null: nullpx
Cargando Video...

Vencer El Miedo Capítulo 10

1 Ago 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

todos: [tararean]

[sirena]

>> ¡patrulla, patrulla!

[sirenas]

marcela: en un mundo

lleno de peligros,

tenemos que encontrar

la manera de salvarnos.

aunque hay veces que,

para salvarnos,

tenemos que poner en riesgo

a otros.

>> ¡yo no hice nada!

tulio: queremos platicar

contigo, mano.

en el mp.

así es que flojito y cooperando.

¡órale!

[silba]

>> por cuarta vez,

ya le dije que yo estaba

en la fiesta del santito

con todo el barrio,

así que ya déjeme ir, ¿no?

no me puede tener aquí detenido.

tulio: por quinta vez,

no estás detenido.

solamente estamos haciendo

una serie de averiguaciones.

>> pues entonces ya quíteme

estas porquerías.

tulio: creemos que marcela durán

no actuó sola en el homicidio

de fabián cifuentes.

una o más personas

debieron haber estado

involucradas.

>> [ríe]

¿por qué no lo pudo

haber hecho ella solita, eh?

¿porque es mujer?

pues fíjese que esa vieja

no es nada inocentita.

tulio: ya sé.

¿qué le sabes tú a ella?

>> pues que nadie la quería

ni en su casa, ¿eh?

tenía problemas con su jefe.

¿por qué no mejor

le rasca por ahí?

a ver si encuentra algo.

tulio: todos los chavos

que se meten a las pandillitas,

como ustedes, es porque vienen

de una familia de porquería.

>> ya deje de fregar, ¿no?

no es justo que por las

tarugadas que hizo esa vieja,

solita, ahora todos estemos

embarrados.

marcela: aunque hay veces

que para salvarnos,

no nos queda de otra

que poner en riesgo a otros.

ambos: [gritan]

rommel: o sueltan a la marcela

o le doy cuello a este güey.

lucho: ya sabía que esto

era una traición.

te pasaste carnal, ¿eh?

pero no te la vas a acabar.

rommel: ya, ya, ya, ya choro

su casa.

ahora quiero que suelten

a la marcela y se larguen

a la fregada.

lucho: ¿porque tú lo dices?

rommel: ¿tú y cuántos más?

marcela: rommel.

neto: déjame, imbécil.

suéltame.

tulio: ¿nada?

>> nada.

tulio: no puedo creer

que me hayan visto

la cara de imbécil.

>> jefe, usted confió.

tulio: ¿te pedí tu opinión,

vega?

el tipo ese que me habló

se debe estar carcajeando

de nosotros.

>> ¿qué hacemos, jefe?

tulio: seguir buscando.

y rápido.

¡tú también, vega!

>> jefe, tranquilo, jefe.

tulio: tranquilo, jefe.

sancho: [susurra]

ni discusiones, ni siquiera

gritos.

¿estás seguro que escuchaste

bien?

a mí se me hace que se fueron

cuando te fuiste.

omar: yo sé lo que escuché.

que marcela iba a secuestrar

a alguien, no estoy loco,

sancho.

sancho: bueno, te voy a dar

el beneficio de la duda.

¿qué tal que si todavía

no lo habían agarrado

y que vieron a los policías

y dijeron "no, pues ya vámonos

porque eso se va a poner

bien feo" y se rajaron, no?

puede ser.

ya vámonos, ya tengo un buen

de hambre--

omar: se quieres vete tú.

no me muevo de aquí

hasta no saber qué pasó.

sancho: espérate, espérate.

¿adónde vas?

¿estás loco? ¿qué te pasa?

omar: [chista]

agáchate, agáchate, ya.

rommel: ahí están sus mugres.

ahora las agarran

y se largan a la fregada.

neto: ya estarás contento,

mal hijo.

nos corren por tu culpa.

rommel: no, no, beltrán, no,

aquí la liendre no tuvo

nada que ver.

fuimos los peñones los que vimos

una buena lana en su business.

martina: tú les diste la idea,

¿verdad?

rommel: no, pero si el marcos

ni a ideas llega.

es más, si quieres, se lo

regresamos, pero a cambio

de que ustedes se larguen

del peñón.

martina: no seas baboso,

chamaco.

¿tú qué sabes de extorsiones?

déjanos trabajar,

igual te damos un moche.

rommel: ¿ah, sí? ¿neta?

¿y yo para qué voy a querer

un triste moche cuando puedo

tener uno completito?

lucho: no nos vamos a largar

nada más porque tú lo dices.

rommel: ah, entonces no se van

a ir.

¿y quién se va a quedar?

¿lucho o saúl báez?

¿doña martina beltrán

o alondra pérez?

¿don neto o marcial díaz?

neto: ¿de dónde sacaste

esos nombres?

rommel: lo sé todo.

los datos a los que

extorsionaban, sus nombres

falsos, dónde metían

las cuentas a los clientes.

lo sé todo.

neto: ¡eres un imbécil!

siempre--

rommel: ey, ey, ey, ya, ya, sí.

neto: te aprietan tantito

y cantas, desgraciado.

rommel: ¿ya ves que no tienen

de otra que largarse del peñón?

¿o voy a tener que ser yo

el que le cante con los tiras,

no?

martina: vámonos, que se queden

con el barrio si quieren.

pero tú, tú ya no eres

de la familia, méndigo.

rommel: no, pues no te despidas

ya, liendre.

si nada más les queda

el resto del día

para pintarse de colores

y para no volver.

¡órale, pues!

vamos, vamos, eso.

y recuerden que el peñón

es de los peñones, ¿eh?

huyan, pues.

órale.

¡órale, pues, andando!

>> ¿qué pasa, papi?

cámbiame esa cara.

vas a una fiesta,

no a un velorio, güey.

yahir: es que ya es bien tarde,

y la chava--

>> tranquilón.

mira, tú disfruta del roll.

¿o qué? ¿a poco te vas a ligar

una navezota como esta?

¿eh, papá?

yahir: no.

>> no, pues no.

yahir: sí está bien mamalona.

>> ahora imagínate

que tu vieja y su familia

se den cuenta de que--

de que estás piloteando

una de estas, ¿eh, papá?

pero que sea tuya, no prestada.

y dale, que dejes eso.

mira, tu vieja no se te va

a pelar del casorio.

¿entiendes?

te voy a dar un consejo.

tú hazte del rogar,

a las viejas les gusta

que seas así.

¿sí o no, mi toques?

toques: ¿cómo no?

>> y ahora súbele a la música.

[música]

[campanas]

inés: ay, yo también ando

esperando a ver a qué hora

aparece tu tía marcela.

areli: sí, yo también.

inés: ¿cómo que yo también?

¿esperas a alguien más, mi vida?

areli: no, equis.

vicente: [chista]

rubén: el haber venido aquí

me hizo darme cuenta

lo mucho que necesitaba

desconectarme del trabajo.

jaqueline: vas a decir que soy

una cursi, pero es que

me encantan las bodas.

padre: pueden ponerse de pie.

los declaro marido y mujer.

puedes besar a la novia.

[aplausos]

padre: en nombre del padre,

del hijo y del espíritu santo.

esta misa ha terminado.

podéis ir en paz.

[aplausos]

rommel: ¿estás así sacada

de onda porque a la liendre

no le quedó de otra

que decirme lo que

te traías con él?

no me quería decir el güey,

pero lo tuve que obligar

porque aluciné que ustedes

se traían algo.

liendre: no, pero ya le expliqué

que nosotros seguimos siendo

carnalitos, ¿sí o no?

marcela: sí.

gracias por salvarnos la vida.

rommel: sabes que tú siempre

puedes confiar en mí, ¿eh?

que yo soy tu único superhéroe.

mira.

no tendré capa ni poderes,

pero cómo te salvé el pellejo

dos veces ya.

marcela: sí, sí lo hiciste.

nomás que no me quieras

voltear la tortilla,

porque el que no confía en mí

eres tú.

y eso que ya te diste cuenta

que yo sí rifo por los peñones

y que la neta--

rommel: otra vez vas a salir

con que quieres ser de la banda.

marcela: no, ya no.

ya no me interesa.

ni la banda, ni tú, ni nada.

rommel: espérame, mi brujita,

espérate.

perdóname, ¿sí?

neta.

me pasé de mamila hace rato,

más que nada después de todo

lo que hiciste por la liendre.

marcela: pues es mi culpa.

pero ya me quedó claro

que nunca voy a ser parte

de la banda.

rommel: ah, que te esperes.

marcela: ¿qué?

rommel: eso te pasa

por andar soñando

cuando deberías andar

bien a las vivas.

y más ahora, que ya eres

una de nosotros.

marcela: ¿cómo? ¿qué?

¿ya soy un peñón?

rommel: pues es lo menos

que te mereces.

y de paso, me sirve de pretexto

para tenerte así, cerquita.

marcela: ¿y de cuándo acá

me quieres tener aquí cerquita?

si cuando estuve encerrada

en el tambo me dejaste ahí

olvidada, ¿no te acuerdas?

rommel: si por mí hubiera sido,

habría estado cada día contigo,

¿eh?

pero pues no se pudo.

no todo se puede siempre.

no sabes la falta

que me hiciste.

marcela: ¿sí?

[ríe]

omar: ya se largó la policía,

y se fueron como llegaron.

no se llevaron a nadie.

sancho: y de los peñones

ni sus luces, ¿verdad?

omar: es que no entiendo,

sancho.

¿qué salió mal?

¿por qué se regó el plan?

marcela se los llevó

y cambió el suyo.

sancho: espérate, espérate.

¿adónde vas?

omar: a buscar a marcela.

sancho: aguanta.

rommel: no sabes todo lo que

me recordó ese beso.

el montón de veces

que la pasamos tan bien.

todo el tiempo.

las veces que estuvimos

cerquita aquí de hacer el amor.

¿a poco a ti no?

[sirena]

tulio: ¿qué pasó, chavos?

¿ahora por qué no están haciendo

sus trácalas?

que es lo que se la pasan

haciendo.

rommel: yo no sé de qué habla,

agente.

marcela: no estamos haciendo

nada malo.

tulio: todo depende

de cómo se mire, ¿no?

abusados.

ahí va el agua.

[sirena]

rommel: mira, la liendre me dijo

de los mensajes que se vieron

en la laptop.

yo que tú iba por ella

y me deshacía de esa evidencia.

lo digo por ese tira.

marcela: ¿sabes qué es lo que sí

debería de hacer?

irme a arreglar para la boda

de mi hermano, que ya a la misa

no llegué.

rommel: sí, sí, córrele,

no vaya a ser que te sigan

esperando.

marcela: ¿qué? ¿te estás

burlando?

rommel: no, no, no es burla.

pero me queda claro

que no te quieren.

nunca te han querido.

por eso vives con la rebe

y no con tus papás.

es la misma historia

de hace años, burbuja.

aquí, al único al que

le importas es a mí.

y te lo voy a comprobar, ¿eh?

te tengo una sorpresa.

omar: [llama a la puerta]

sancho: ya, ya, ya te dije

que no hay nadie.

ya vámonos.

omar: [llama a la puerta]

efi: eh, ¿qué pasa?

¿por qué tanto coraje,

joven beto?

omar: es que necesito

imprimir algo.

efi: pues será de vida o muerte,

para los golpes que le está

dando a la puerta.

váyase para allá para el mercado

y ahí--

omar: el mercado está muy lejos,

¿no?

¿no sabe a qué hora regresan?

efi: ay, no, no,

eso va para largo.

muy largo, porque hoy, ahorita,

todos están en una pachanga

de la boda de uno de los durán.

bueno, todos menos yo,

que estoy aquí de niñera

con el chamaco.

a ver ahora si me pegan,

eso quién sabe.

[ríe]

ándele, vaya agarrando camino.

ándele, por allá se lo imprimen,

de verdad.

ya, chiquito.

buen camino.

[música]a]

lorenzo: bueno, ustedes saben

que no soy bueno

con las palabras,

pero tampoco para quedarme

callado, ¿no?

[risas]

lorenzo: querida familia,

queridos amigos,

hoy es un día muy especial

para mí porque me uno

a la mujer que amo.

saben que en el pasado

mi vida fue difícil, ¿no?

pero gracias a dios

existió una persona que--

que me ayudó a salir adelante.

una persona que me regresó

la felicidad, que me escuchó,

que me apoyó.

areli, mi chaparrita,

mi compañera de fútbol,

tan estudiosa, tan...

mi amor, tú eres lo mejor

que me ha dado la vida.

te amo mucho, mi amor.

te amo, te amo, te amo.

[aplausos]

lorenzo: y bueno,

elvira...

ya dije que no soy bueno

con las palabras, ¿no?

un aplauso para elvira.

muchas gracias.

gracias, gracias.

¡salud!

salud, mi amor.

[aplausos]

lorenzo: gracias, gracias.

[música]

marcela: [balbucea]

rommel: los mandé a comprar

con unas chavas del barrio.

ya ves que no me gusta andar

en boca de la gente.

y pues se me hizo fácil.

marcela: ¿y neta sí te gustaron

o solo los compraste

para echarme la mano?

rommel: chale, qué manchada,

burbujita.

¿por qué dices eso?

marcela: neta, a veces no sé

si me quedan bien los dibujos

o no.

rommel: a ver, a ver, a ver.

¿quién siempre ha creído en ti?

yo nunca he dudado

de que tú pintas bien chido.

marcela: te los hubieras

regalado.

rommel: ¿ah, sí?

¿cómo los vas a regalar?

si esos dibujos valen,

y valen un billetón.

es más, un día vas a ser

bien famosa y te vas a olvidar

de mí.

así como se olvidó de mí

mi jefe.

pues mi jefa, que hace un chorro

que no sé de ella.

marcela: ¿por qué no los buscas?

rommel: pues, ¿para qué?

si no me quieren.

aunque yo no me olvidé

de ellos, ¿no?

así como nunca me olvidé de ti.

estás aquí, mira, aquí,

dentro de mi corazón.

¿sientes cómo late de fuerte?

es por ti.

tú también sientes lo mismo.

no lo puedes negar.

sin importar lo que haya pasado,

estamos hechos el uno

para el otro.

solo yo puedo salvarte

del barrio, sacarte de aquí.

marcela: qué salvarme

ni qué ocho cuartos.

eso pudiste haber hecho

hace tres años, cuando estuve

ahí encerrada.

pero me dejaste ahí olvidada.

rommel: brujita, no te me

esponjes, si íbamos tan bien,

y te tenía que salir

la vieja rencorosa

que llevas por dentro.

marcela: no, pues con todo

y la vieja rencorosa

que llevo por dentro,

ya soy parte de los peñones,

¿cómo la béisbol?

y yo creo que mejor aquí

la dejamos.

rommel: burbujita.

burbujita.

[música]

lorenzo: ¿qué tanto ves

para allá? ¿qué hay?

areli: no, nada, estoy esperando

a mi tía marcela.

lorenzo: mira, mi amor,

no esperes mucho,

es obvio que no va a venir.

areli: ay, pero ella me prometió

que iba a venir.

¿por qué nadie la quiere?

lorenzo: yo sé que tu tía

es a todo dar contigo,

pero no quiero que te enganches,

¿ok?

tu tía es un poco especial

y no quiero que te haga sufrir.

si no te dejo que te juntes

con ella es porque te amo

con toda mi vida.

eres lo más importante

en mi vida.

y voy a hacer lo que esté

en mis manos para que

no te lleve por malos pasos.

areli: pero ya está libre.

¿por qué todo el mundo dice

malos pasos?

lorenzo: es un decir, mi amor.

¿cómo está la fiesta?

está padre.

[aplausos]

>> ¡y ahora sí,

que suene la música!

¡y vamos todos a gastar

las suelas!

[música]

rubén: no esperabas

que viniera a la boda, ¿verdad?

cristina: no es eso, licenciado.

me sorprendió verlo aquí.

rubén: seré tu jefe,

pero me gusta divertirme.

¿o no querías que viniera?

es que tu papá fue a verme

al mp, me preguntó si iba a ir

y yo no sabía de qué me hablaba.

cristina: ¿fue a verlo?

rubén: sí, me comentó

que me ibas a dar

mi entrada al evento,

y como no me la diste,

supuso que te habías olvidado

y me la dio él.

cristina: ah, sí, sí,

mi papá me dijo.

lo que pasa es que me hice

bolas y por eso no se la di.

qué bueno que pudo venir.

rubén: no te fijes,

fue una confusión,

pero te veo un poco rara.

¿estás bien? ¿te sientes bien?

cristina: es que desde la mañana

tengo un dolorcito.

ya sabe, cosa de mujeres.

rubén: ah, sí.

cristina: vuelvo ahorita.

rubén: sí, sí, claro, por favor.

[música]

rubén: cosas de mujeres.

cristina: ¿todo bien?

aldo: todo bien.

jaqueline: no conocemos a nadie

de la mesa.

cristina: ya sé, yo también

estoy aburridísima.

ay, ¿y si vamos a la barra

por algo de tomar?

jaqueline: ¿por qué no van

ustedes?

yo voy a hablar con doña efi

para ver cómo está juanito.

cristina: ¿vamos?

aldo: sí, claro.

[música]

[música]

marcela: ¿qué onda, ma?

acabo de ver tus llamadas

perdidas.

¿todo bien?

es que traía mi teléfono

en silencio.

inés: ¿qué pasó, hija?

me tienes aquí con el alma

en un hilo.

medio mundo me pregunta por ti,

yo no asunto decirles

a qué hora llegas.

marcela: ay, sí, ¿cuál medio

mundo?

seguramente nadie se dio cuenta

que no llegué a la misa.

inés: ay, ¿cómo de que no, hija?

si areli y yo nos la pasamos

volteando a la puerta

para ver a qué hora llegabas.

marcela: [ríe]

mira, ¿sabes qué?

lo que sea de cada quien,

si voy, nomás es por ustedes

dos, ¿eh?

inés: lo importante es que

estés aquí, hija.

¿ya estás lista?

marcela: no, ¿qué voy

a estar lista?

pero ahorita me arreglo

de volada, me pongo lo que sea.

inés: ándale, pues,

que de todas maneras,

con lo que te pongas,

te ves preciosa.

marcela: ¿qué? ¿qué dijiste?

inés: que con lo que te pongas

te ves hermosísima, hija.

ya vente, apúrale,

acá te espero.

marcela: sí, ma, órale.

ahorita, no me tardo, ya llego.

[música]

inés: hablé con tu tía marcela,

que dice que viene para acá

en un ratito.

cristina: areli, ven,

vamos a bailar con mis amigos.

vicente: qué amigos

ni qué ocho cuartos.

ándale, vete con tu patrón,

no lo descuides.

¿cómo se la está pasando?

cristina: estaba muy a gusto.

vamos.

vicente: ay, mira, niña,

tápate, por favor.

yo no sé cómo lorenzo

le permite andar así

toda despechugadota.

inés: ay, chente, si se ve

rechula.

vicente: qué chula ni qué nada.

parece una--

inés: no, no, no parece nada.

¿qué te pasa?

está guapísima.

[música]

liendre: oye, carnal,

muchas gracias.

rommel: ¿por qué?

liendre: pues, ¿cómo que

por qué?

por dejarme vivir aquí.

rommel: no, no tienes nada

que agradecer, liendre.

nosotros somos peñones,

y así nos apoyamos, ¿no?

liendre: me cae que eres la ley.

sabes que siempre

voy a estar para ti.

rommel: así me gusta, liendre,

que sepas dónde y con quién

ser leal, carnal.

liendre: pues si sos mi familia.

como marcela mi carnalita.

rommel: la marcela.

liendre: ya, no le eches

cabeza, fue buena idea

aceptarla.

mira, ella viene por lana,

no por venganza.

areli: qué bueno que llegaste,

porque esto está mega

aburridísimo.

yahir: ¿neta?

yo veo a la gente bien prendida.

está chido el lugar.

areli: sí, equis.

tu regalo para los nuevos

y flamantes esposos,

puedes ponerlo en la mesa

de regalos.

ven, te llevo.

yahir: ah, no, no, no.

es que este regalo no es

para los novios,

es para ti.

lo hice yo, y se me cayó.

así que ¿por qué no lo ves

luego en tu casa?

areli: no, lo quiero ver

ahorita.

gracias.

es el regalo más lindo

del mundo mundial.

yahir: ah, qué chido

que te gustó.

¿vamos a bailar?

[música]

cristina: tu hermano

es muy tímido.

jaqueline: sí, igual que tú.

rubén: con permiso.

ya que nadie me saca a bailar,

¿puedo integrarme con ustedes?

jaqueline: si quieren,

mejor vayan ustedes,

yo me siento con mi hermano.

rubén: claro.

cristina: yo no soy muy buena

bailarina.

rubén: no seas tan modesta.

te veo desde la mesa,

bailas muy padre.

además, eres nadadora,

te desempeñas muy bien

en la chamba.

resultaste todo un estuche

de monerías.

hay que ver cómo lo hago yo.

¿me permites?

[música]

[aplausos]

yahir: ahora sí,

vamos a demostrarles

quiénes son los reyes

de la pista.

areli: tú eres el rey,

yo nada más te sigo.

yahir: areli baila así.

[música]

cristina: licenciado,

disculpe, estoy un poquito

cansada por eso del dolorcito.

rubén: sí, sí, claro, entiendo.

cristina: voy por algo de tomar.

rubén: ¿te acompaño?

cristina: gracias.

rubén: ¿segura?

vicente: cristina,

no seas majadera.

atiende a tu jefe como se debe.

ándale, no lo dejes ahí solo

como salero.

cristina: ay, papá,

si tanto quieres que lo atienda,

atiéndelo tú.

vicente: no me hables así, ¿eh?

respondona.

cristina: voy por algo de tomar

y regreso.

¿me regalas un vaso con agua?

gracias.

[música]

neto: vámonos.

vamos, que nos van a caer aquí.

lucho: ¿qué? ¿a poco nos vamos

a rajar?

martina: ay, no te hagas

el muy machito.

mira, aquí está el billete,

eso no nos lo quitaron, hombre.

lucho: pero podemos hacer

más baro, jefa.

neto: y lo vamos a seguir

haciendo.

¿o qué crees? ¿que estamos

acabados o qué?

martina: no, hombre,

regresamos y seguimos

haciendo lana.

mira, esa no nos la quitaron.

[celular]

lucho: bueno.

>> lucho, ponte trucha.

alguien los denunció en el mp

y ya abrieron una carpeta

de investigación en su contra.

lucho: ¿quién fue?

>> es todo lo que sé.

aguas.

martina: ¿qué pasó?

lucho: nos echaron a la tira.

inés: ahorita que llegue

marcelita, quiero que brindemos

todos juntos, por favor.

lorenzo: sí.

creí que la había visto

ahí en la iglesia, pero no,

¿verdad?

inés: no, es que parece

que se le atoró algún asunto

de chamba.

pero ya no tarda en llegar.

vicente: ay, inés,

solo falta que quieras

sacarte la foto del recuerdo

con la fichita de tu hija.

ay, quiero una foto--

lorenzo: hasta donde yo

me acuerdo, vicente,

es tan hija tuya

como de mi mamá.

y si hubiera tenido

un buen padre,

estaríamos hablando

de otra historia.

no te metas conmigo.

inés: ya, por favor.

ya, por favor.

elvira: reyecito, mira quién

llegó.

mi tía.

ven, quiere bailar contigo.

inés: ve, hijo, ve.

ándale.

diviértete.

y tú ya déjate de cosas,

y mejor sácame a bailar.

hace años que no bailamos

tú y yo.

vicente: qué bailar

ni qué ocho cuartos.

no, ando bien cansado.

además, me duelen mucho

las piernas porque yo

sí trabajo.

¿ya viste lo que hizo

la sonsa de tu hija?

inés: ¿qué? ¿qué pasó?

vicente: pues, cristina

dejó ahí a su jefe

como veladora.

encendido y con vasito.

pues voy a ver si la encuentro.

[música]

aldo: hace mucho que no bailaba

tanto.

y me gusta bailar, ¿eh?

¿a ti te gusta bailar?

cristina: sí, sí, más o menos.

no bailo muy seguido,

pero sí, sí me gusta.

aldo: oye, tienes unos ojos

muy bonitos.

vicente: cristina.

cristina, ven.

perdón, joven, un momentito.

¿qué estás haciendo?

cristina: estoy tomando

un vaso de agua con aldo,

el hermano de jaqui.

vicente: pues sí, ya vi,

si no estoy ciego.

mientras tú estás aquí,

divertida, ¿sabes dónde está

el licenciado olivo?

allá, sentadote en su mesa,

¿verdad?

así, aburridote.

mientras tú estás aquí.

ándale, ve a atenderlo

como dios manda.

cristina: pero, papá--

vicente: no, nada de papá,

nada de papá.

ándale.

¿sabes por qué está aquí

el licenciado olivo, verdad?

está por ti, por ti,

porque tú le diste alas.

así que vas y acabas

lo que empezaste.

órale, así, así, a este ritmo.

ándale.

perdón, joven, ¿eh?

sígase divirtiendo.

salud.

ándele, no lo veo divertirse.

aldo: ve con él,

no hay problema.

seguro él vino solo

para estar contigo.

y pues no sé, así te evitas

un problema con tu papá.

tú tranquila.

con permiso.

[música]

omar: ¿por qué no atraparon

a nadie, agente?

tulio: mira, canijo,

cuídate de que me entere

quién eres porque me debes una

y te la voy a cobrar.

omar: esa gente está planeando

algo, no soy un mentiroso,

y se lo puedo demostrar.

tulio: ¿tienes pruebas?

omar: sí.

tulio: acábala.

te voy a dar una última

oportunidad.

nos vemos en dos horas ahí,

donde me mandaste.

omar: ahí lo veo,

con las pruebas.

sancho: ¿pruebas? ¿pruebas?

¿qué te pasa? ¿estás loco?

¿qué tienes en la cabeza?

¿de dónde vas a sacar

las pruebas?

omar: de la laptop.

voy ahorita por ella.

igual, todos están

en la fiesta, ¿no?

sancho: pero ¿y si todavía

están ahí? ¿y si te cachan?

¿y si ese policía

te está poniendo un cuatro

y te mete a la cárcel?

omar: ¡no queda de otra, sancho!

martina: ándale, hay que

largarnos.

lucho: lárguense ustedes,

yo aquí me quedo.

neto: ¡no te hagas chistosito

y obedece a tu mamá!

lucho: ¿qué no se dan cuenta

que eso del pitazo

fue pura pantalla

de los del peñón?

han de haber comprado

a su informante.

[sirenas]

martina: sí, mira,

oye tu pantalla.

ahí vienen, vámonos.

neto: ándale, lucho,

que la denuncia ha de haber

venido de alguien con palancas

porque no nos pudieron

hacer el paro ahora.

lucho: qué palancas

ni qué palancas.

han de haber sido los peñones

los que nos echaron de cabeza.

martina: ay, sí, los peñones.

¿y para qué quieren

un territorio que está

vigilado por la tira?

no seas menso.

neto: fue otro que nos

identificó.

ándale, vámonos ya, pues.

lucho: y si no fueron ellos,

entonces fue la vieja

del cibercafé.

neto: ay, qué carambas.

martina: haya sido quien haya

sido hay que largarnos ya,

lucho, carambas.

lucho: adelántense ustedes,

yo aquí me quedo.

yo no me voy sin darle

un recadito a la zorra esa.

neto: vamos, pues.

martina: vámonos.

yahir: yo digo que te cae

al rato.

si tu tía te prometió venir,

¿por qué se iba a perder

este reventón?

areli: pues, sí.

ay, le hubiera tenido

que dar su entrada al canijo,

para que esté aquí

divirtiéndose.

yahir: ah, por cierto,

me pidió que le enviara

una foto de la fiesta.

y una foto tuya

para ver cómo estás de guapa.

areli: ay, ese canijo

es bien chismoso.

y ahora una selfie,

para que vea que estamos juntos.

dile que la próxima lo invito.

ay, no, que no haya próxima.

[ríe]

yahir: ah, oye, el canijo

también te envía un beso.

no sé si puedo.

areli: [afirma]

yahir: y, oye, quería decirte

que...

areli: ¿qué?

yahir: desde hace rato

que te traigo--

me acuerdo siempre

el día que nos conocimos

y yo quería preguntarte si

te latería ser...

areli: ¿tu novia?

obvio.

yahir: [ríe]

qué chido.

qué chido.

areli: qué chido.

ambos: [ríen]

rommel: es por ti.

y tú también sientes lo mismo.

marcela: rommel.

mire, don, si usted

no pone trabas para que

yo salga de aquí,

yo le entrego a todos

los que tuvieron que ver.

con todo y pruebas.

[música]

[gritos]

lorenzo: [ríe]

[gritos]

lorenzo: háganse para atrás.

hazte para atrás, atrás.

¡una, dos, tres!

[gritos]

>> a ver, vamos a bailar.

[música]

lorenzo: oiga, primo.

hola, preciosa.

vicente: ¿qué te traes?

¿ya encontraste a la

despechugada de tu hija

o todavía la andas buscando?

lorenzo: ¿tú qué traes?

¿ya llegó mi hermana marcela

o no va a venir porque

no quiere verte la cara?

vicente: uh, sí, hasta risa

me das.

sí, tú acá muy entrón,

echándome habladas,

y no te das cuenta,

no ves que estamos

igualito de amolados los dos.

lorenzo: no sé de qué

estás hablando y, la verdad,

no me interesa, vicente.

no me voy a quedar a escuchar

de tonterías.

vicente: aunque no quieras,

me vas a oír,

porque te voy a decir una cosa.

tu hija te va a hacer

la vida de cuadritos,

igual que marcela

me la hizo a mí.

lorenzo: no metas a areli

en esto.

vicente: y mira, areli es

igualita que marcela.

y las dos son igualitas

que todas las viejas del mundo.

no te hagas tarugo.

te la vas a pasar cuidándola,

y mira, te van a dar

puros dolores de cabeza.

lorenzo: no metas a areli

en eso, te lo digo en serio.

vicente: aunque no quieras,

te la vas a pasar

a rodeado de viejas,

igual que yo.

mira, porque aquí tu madre

presente, fíjate que no sudo

darme un macho.

así como tú no lo vas

a tener jamás.

lorenzo: yo sí puedo, ¿cómo ves?

ambos: [hablan a la vez]

vicente: no, no me calmo.

y ya vámonos.

vamos a pintarnos de colores.

todos: [hablan a la vez]

elvira: el día más importante

de mi vida, arruinado

por un pleito de machos.

o sea, de veras, ¿eh?

no puedo creer que ni siquiera,

por un momento tan especial,

puedan poner sus pleitos aparte.

de ti, todavía, porque eres

un atrancado, pero de usted,

señor, me extraña, ¿eh?

me extraña.

todos mis invitados aquí--

lorenzo: corazón--

elvira: no, corazón nada.

pídeselas a ellos, a ellos.

y por esta vergüenza

que me acabas de hacer pasar.

no, no, no, yo les pido perdón.

rubén: cristina, creo que

mejor me retiro.

cristina: qué vergüenza,

licenciado.

rubén: no te preocupes.

ya sabes, pasa hasta

en las mejores familias.

hasta el lunes.

con permiso.

cristina: qué vergüenza,

¿verdad?

jaqueline: ay, pues,

en las bodas siempre pasa,

¿no?

aldo: yo aprovecho

para despedirme.

la verdad, vivo bien lejos.

cristina: no, no--

no te vayas todavía.

por cierto, ¿dónde está

mi mamá?

jaqueline: creo que hace rato

dijo que iba al baño.

¿quieres que te acompañe

a buscarla?

cristina: sí.

no te vayas.

>> gente bonita del peñón,

aquí no ha pasado nada.

músicos, tóquense algo

papachoso, que siga la fiesta.

que siga el pachandón.

[música]

lorenzo: [ríe]

te amo.

vamos a bailar, vamos a bailar.

cristina: ma.

¿qué te pasa? ¿estás bien?

inés: sí, estoy perfecta.

¿por qué?

vicente: inés, ándale, mujer.

estoy búscate y búscate,

ya vámonos.

inés: lo que pasa

es que marcela no ha llegado.

ya le hablé y no me contesta.

vicente: ¿cómo va a contestar?

es una mentirosa, no va a venir.

ya vámonos te digo.

inés: ay, hija,

ustedes síganse divirtiendo.

y si llega marcela,

dile que pues que nosotros

nos tuvimos que ir.

cristina: mi hija,

no llegues tarde.

cristina: sí, ma, está bien.

omar: apúrate, sancho clós.

ya perdimos un buen de tiempo

consiguiendo las mugres

herramientas.

sancho: ay, sí, mugres

herramientas, pero bien

que nos van a hacer el paro,

¿no?

omar: solamente si sabes

utilizarlas.

sancho: ¿estás dudado de mí?

si yo soy sancho clós,

el maestro de las cerradura.

>> ¿qué onda, sancho clós?

¿ya trabajando?

sancho: nel, al rato empiezo.

>> ah, vas a empezar de vez.

la merca que me diste,

está bien mala.

una vieja se puso mal

y ahora quiere armar

un escándalo.

sancho: no manches.

¿cómo crees?

si yo vendo pura merca bien.

>> ah, la vieja amenazó

con cantar.

a menos que le des algo

para pasar el malviaje.

omar: alcánzame en cuanto

resuelvas ese rollo.

al rato te veo.

rommel: la liendre me contó

de esos mensajes

que escribieron en la laptop.

yo que tú iba por ella

y me deshacía de esa evidencia.

lo digo por ese tira.

marcela: sí, sí, liendre, claro

que sé lo que vamos a hacer.

ya deja de andarte azotando

con lo de las fotos, ¿eh?

tú nada más piensa

que con esto del secuestro

vamos a lograr lo que queremos.

[sirena]

marcela: ¿qué hubo?

ey, está bien chida la nave

esa que te compraste.

omar: entonces, ¿sí te gusta

o qué?

marcela: ey, pero si tú

no necesitas nave ni nada.

así solito estás bien muñeco,

mi rey.

omar: no, pues a mí se me hace

que te gusta más mi nave que yo.

marcela: no, no.

pues, además, eso da igual.

hace un chorro que no me subo

a una nave.

pues también hace mucho

que no salgo con nadie ni nada.

[sirena]

lucho: ¿cuál de ustedes

fue la soplona?

marcela: no sé de qué me hablas.

lucho: fue la que tiene

el chamaco, ¿verdad?

me reconoció la voz

cuando me escuchó.

marcela: no, no te claves

con eso.

lucho: y nos echaron

a la policía.

pero ¿sabes?

a mí me vale que las protejan

los peñones.

esto es para que no nos olviden.

marcela: [gime]

salvar a los demás

nos convierte en héroes

verdaderos.

que alguien nos salve,

nos pone en deuda

con nuestro salvador.

Cargando Playlist...