publicidad
Chela no se atreve a confesarle su amor a Pancho.

Chela sufre, ¡pero no se pone lista!

Chela sufre, ¡pero no se pone lista!

Chela surfe porque está enamorada de Pancho, ¿creen que debería decirle lo que siente?

Chela no se atreve a confesarle su amor a Pancho.
Chela no se atreve a confesarle su amor a Pancho.

Chela (Luz Elena González) es uno de los personajes que más me gustan de Una Familia Con Suerte. Además de que es muy buena y cuida a los cincuenta mil hijos de Pancho (Arath de la Torre) es bonita, pero lo que no me gusta es que ¡no le dice a Pancho lo que siente!

El burro de Pancho está perdido y no se da cuenta del gran amor que le tiene Chela. Ayer sentí muy feo cuando Chela pensó que la sorpresa que le tenía Pancho era una cena romántica. Está tan perdida y locamente enamorada que se imaginó a Pancho llegando como todo un galán, ¿vieron que puso una gran sonrisa? Pero lo malo fue cuando se dio cuenta de su triste realidad: Era Chacho y no Pancho el que estaba ahí. ¡Sentí tan feo!

publicidad

La verdad si alguien merece el amor de Pancho es Chela, ¿no creen? Y yo creo que él debería reconocerle más lo que hace. Claro que debo aceptar que Chela también tiene algo de culpa, ¿pues qué Pancho es adivino para saber que lo quieren? Ella se preocupa demasiado porque está enamorada de su cuñado pero, ¿qué tiene de malo si Pancho ahora es libre? Chela debería tomar valor y decirle a Pancho que lo ama porque si no (como ella dice), ¡se lo va a quitar la tísica de Rebeca (Mayrín Villanueva)!

¿Qué opinan ustedes? ¿Creen que Chela debería declararle su amor a Pancho?

¡Siguenos en Twitter y en Facebook!

publicidad
publicidad
La ayuda es asignada por el estado de California y los acreedores podrían llegar a ahorrarse más de 1,300 dólares por año. En el área metropolitana de Los Ángeles ya son más de 1,200 familias las que han recibido la instalación y los paneles solares sin costo. Organizaciones no lucrativas que sirven a comunidades en zonas marginadas o en desventaja socioeconómica también son elegibles para recibir el beneficio.
Así lo expresa Ahmed Radwan, miembro del Centro Islámico de Santa Ana en California. Esta comunidad brinda comida a quienes la necesitan sin importar religión ni nacionalidad. Los musulmanes ayunan por 30 días por la celebración del Ramadán para experimentar los mismo que las personas de escasos recursos cuando tienen hambre.
A diario son asechados por los ladrones que les roban la mercancía y los agreden físicamente. Aseguran que en varias ocasiones han sido asaltados en frente de su familia y estos hechos han ocurrido tantas veces que ya perdieron la cuenta. Son presa fácil de la delincuencia ya que trabajan en horas de la noche y en zonas consideradas peligrosas, además que todas sus ventas son en efectivo. La policía de Los Ángeles investiga varios de estos asaltos.
La policía pidió ayuda para identificar a los dos sospechosos que abandonaron el lugar tras la explosión en un restaurante indio de Mississauga, a 15 millas de Toronto.
publicidad