null: nullpx
Cargando Video...

Te Doy La Vida Capítulo 80

31 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

horacio: ¡nico!

nicolás: ¡abuelo!

horacio: ven acá.

ay, qué cosa.

ven acá.

¿cómo estás, hijo?

cuéntame.

nicolás: bien.

>> bueno, los voy a dejar

para que platiquen a gusto.

con permiso.

horacio: muchísimas gracias,

señorita.

nicolás: ella se llama mireya

y es muy buena onda.

horacio: ah, ¿sí?

oye, qué bien.

te manda muchos besos tu mamá,

pedro, gabriela, tu abuelas.

todos, todos.

me dijeron que te dijera

que te aman, te extrañan

y te quieren mucho.

nicolás: ¿mi mamá no va a venir?

horacio: no la dejan

venir ahorita,

pero para eso estoy aquí.

¡para darte un abrazo fuerte!

oye, cuéntame.

¿la comida está buena, mala,

regular?

¿te dan de comer rico?

nicolás: está rica.

horacio: ¿en serio?

nicolás: sí.

horacio: bueno, menos mal.

>> nico, te estamos esperando.

nicolás: es que estoy

con mi abuelo, vengan.

horacio: ¿son tus cuates?

nicolás: sí.

él es quique, él es gaspar,

tito y...

>> fulgencio.

nicolás: no lo puedo decir.

>> dile "chencho".

horacio: ok, mucho gusto,

quique, gaspar,

tito y fulgencio.

nicolás: mi abuelo sí pudo.

horacio: ¿qué edad tienen,

chavos?

>> nueve.

>> nueve.

>> 12.

horacio: muy bien, chavos.

>> tome asiento, por favor.

estoy al tanto de sus asuntos.

su abogada me envió

los documentos,

tanto del caso de su hijo

nicolás como lo relacionado

con su esposa.

ernesto: me urge que usted

encuentre el modo

para que me permitan

visitar a mi hijo.

>> de una vez le comento

que eso es prácticamente

imposible.

ernesto: ¿por qué?

>> hasta que el juez

no determine con quién

se queda nicolás,

no puede ver a ninguno

de sus padres.

ernesto: es injusto.

algo tiene que lograr usted.

necesito decirle a mi hijo

que es lo más importante

para mí.

¿me entiende?

>> lo entiendo,

pero lamentablemente

las condiciones no lo favorecen.

ernesto: ¿por qué?

>> tiene una acusación

por negligencia.

ernesto: ay, por favor.

fue un error, sí.

es el único error

que he cometido

desde que adopté a mi hijo.

¿cómo es posible

que no lo tomen en cuenta?

soy un padre ejemplar.

>> lo siento, pero lo único

que puedo ofrecerle

es representarlo

y trabajar para usted,

de modo que cualquiera

que sea la sentencia del juez

le sea lo más favorable posible.

ernesto: ok.

elena: qué lejos quedaron

todos nuestros sueños, ¿verdad?

pedro: no lo veas así.

solamente se están posponiendo

por un tiempo.

ya verás que pronto

vamos a estar juntos los tres

en italia.

elena: ¿en italia?

pedro: sí, ¿no te había dicho?

quiero hacer una especialidad

en diseño automotriz en bolonia.

elena: ¿y yo qué voy

a hacer allá?

pedro: ¿crees que no hacen

eventos especiales allá?

va a haber un montón

y tú eres una experta en eso.

se van a pelear por ti.

por lo menos pude sacarte

una sonrisa.

eres hermosa.

no perdamos la felicidad,

por favor.

ahí viene tu papá.

elena: ¿cómo está nicolás?

horacio: muy pero muy bien.

nunca deja de sorprenderme.

ya tiene amigos,

se lleva bien con las señoras

que lo cuidan.

no sé, qué muestra de entereza

nos está dando a todos.

pedro: vamos a estar bien.

ven acá, tranquila.

>> considerando lo anterior,

y en vista de que no hay

acuerdo entre los padres,

no hay condiciones

para entregar al niño

nicolás rioja villaseñor

a ninguno de ellos.

por lo tanto,

el estado seguirá custodiándolo.

abreu: si me permite,

señora jueza,

quiero hacer una petición formal

a nombre del señor

horacio villaseñor correa,

abuelo del menor

nicolás rioja villaseñor,

solicitando su custodia.

aquí está el documento.

ernesto: perdón,

yo no lo voy a permitir.

discúlpeme, usted no puede tomar

en cuenta eso.

se están aprovechando

de que no tengo ningún familiar

al que pueda recurrir.

>> cálmese, por favor.

las cosas no se hacen así.

ernesto: ¿cómo se hacen,

entonces?

>> silencio.

se dará curso a la petición

y se resolverá en tiempo

y forma.

abreu: gracias.

>> doy por terminada

esta audiencia.

abreu: gracias.

ernesto: horacio,

tú no te vas a quedar

con mi hijo.

horacio: ¿tú prefieres

que nicolás se quede en

una casa de asistencia social?

ernesto: no, quiero que nicolás

esté con su padre, conmigo.

horacio: estás loco.

ernesto: ¿loco, imbécil?

¡imbécil tú!

horacio: vámonos,

no le hagan caso.

>> desalojen la sala, por favor.

horacio: vámonos, vámonos.

no tiene caso hablar

con este tipo.

ernesto: ¿esto es la procuración

de justicia?

¿eh?

eduardo: lo único que nos está

faltando para sustentar

la suplantación del actual rioja

es demostrar que el verdadero

ernesto está muerto.

y no veo manera de cómo hacerlo.

inés: tal vez sí.

eduardo: ¿cómo?

inés: si hernández se atrevió

a suplantarlo fue porque estaba

seguro de que el verdadero

ernesto nunca iba a regresar

de canadá.

posiblemente,

cuando fue a buscarlo

confirmó que estaba muerto.

o quizá vio su cuerpo.

eduardo: lo cual quiere decir

que estuvo en contacto

con las autoridades de allá

para que se lo confirmaran.

inés: seguramente.

eduardo: creo que

dio en el clavo, inés.

nicolás: ¡abuelo!

horacio: ven acá.

nicolás: ¿vienes por mí?

>> con permiso.

horacio: todavía no,

pero le acabo de pedir al juez,

ya que no te puedes ir

con tu mamá ni con tu papá,

que te vayas a vivir conmigo.

nicolás: ¿y qué dijo?

horacio: que nos iba

a contestar pronto.

nicolás: ¿y si dice que no?

horacio: ey, eso no va a pasar.

ni siquiera hay que pensarlo.

siéntate aquí tantito.

tu mamá te mandó un mensaje.

¿quieres verlo?

nicolás: sí.

horacio: ahí está.

elena: mi amor,

no sabes cuánto te extraño.

no dejo de pensar

un solo minuto en ti.

solo estoy esperando

el día en que podamos

estar juntos otra vez.

estamos haciendo todo lo posible

para que eso sea muy pronto.

me da mucho gusto saber

que tengas tantos amiguitos

nuevos.

no olvides nunca, mi amor,

que te estoy esperando

con los brazos abiertos

para abrazarte,

para comerte a besos,

para apapacharte.

eres lo más preciado de mi vida

y te quiero mucho, mucho.

nicolás: yo también, ma.

[música]

[música]

ernesto: ¿qué probabilidades

hay de que el juez apruebe

la petición de horacio?

>> lo más seguro

es que le otorguen la custodia.

ernesto: ¿por qué?

¿por qué?

qué impotencia.

si se la dan a horacio

es como si se la dieran

a elena, ¿me entiende?

>> supongo que de ser así

el juez pondrá algunas

condiciones.

ernesto: no es justo.

se aprovechan porque yo

no tengo familia.

>> lo que tiene que pensar

es que la custodia que

le otorgan al señor villaseñor

es temporal.

tarde o temprano,

el juez decidirá con cual

de los padres se quedará

en definitiva el menor

y en qué condiciones.

ernesto: sí, sí.

>> lo mejor sería buscar

un acuerdo con su esposa

para que ambos compartan

la custodia.

ernesto: no.

>> después de todo lo sucedido,

es imposible

que se la den a usted

en su totalidad como quiere.

vamos a esperar que resuelva

el juez y veremos.

ernesto: si se la dan a ella

no va a dejar que me acerque

a mi hijo.

gracias.

gina: te juro,

si no fuera por ti

yo hubiera explotado.

estoy harta de cuidar a la niña,

de hacerme cargo

de los asuntos del taller.

>> bueno, sí, pero no te quejes.

si tu papá no te hubiera pedido

que le echaras la mano,

no nos hubiéramos podido ver.

gina: eso sí.

y estos momentos

no los cambio por nada.

>> ¿ya pensaste

en lo que hablamos?

gina: ¿de qué?

>> en que te vengas conmigo

a los ángeles.

gina: no, todavía no lo he

pensado.

>> pues, no te tardes,

porque ya casi me voy.

hace rato hablé con un amigo

que vive allá y me dijo

que si consigo trabajo

me puedo quedar con él.

gina: ¿o sea que vas en serio?

>> claro que sí.

en la farmacéutica

estoy atorado,

ya no tengo dónde estar.

gina: no, no quiero

que te vayas,

qué voy a hacer sin ti.

>> ya te dije, vente conmigo.

gina: ¿cómo crees?

no es tan fácil.

¿qué voy a hacer con la niña?

>> tiene papá.

¿no me has dicho

que le encanta cuidarla?

[llaman a la puerta]

pedro: ¿se puede?

>> sí, pásale.

pedro: es la lista

de lo que necesito

para los cambios

que le voy a hacer al coche.

>> a ver.

perfecto.

pedro: ¿puedo tomar la revista?

>> ándale, claro.

pedro: gracias.

>> ¿qué encontraste?

pedro: es un concurso

que me interesa.

"diseño de automóvil deportivo

eléctrico".

estoy a tiempo.

¿puedo llevarme la revista?

>> claro, hombre.

y si necesitas algo más,

sin duda cuenta conmigo.

¿te imaginas que mi mecánico

estrella ganara el concurso?

pedro: le voy a echar todas

las ganas.

pedro: gracias.

>> órale.

pedro: con permiso.

eduardo: adelante, por favor.

elena: buenas noches.

pedro: buenas noches.

eduardo: gracias por venir.

tomen asiento.

elena: mi papá manda a decir

que lo disculpe porque

no pudo venir.

eduardo: muchas gracias.

me permití pedirle que vinieran

para informarles de los avances

que hemos obtenido con el apoyo

de la policía canadiense.

pedro: ¿son buenas noticias?

eduardo: creo que sí.

efectivamente, en 1993,

miguel hernández

estuvo en la estación

de policía de ontario,

preguntando por ernesto rioja.

y mostraba un cuerpo cuyas señas

correspondían,

pero hernández negó

de que se tratara de él.

el cuerpo fue conservado

por un tiempo

y luego se le dio sepultura

en una fosa común.

elena: ¿no hay modo de saber

de que se trataba

del verdadero ernesto rioja?

eduardo: sí, lo hay.

porque antes de enterrarlo,

la policía archivó fotografías

y marcadores genéticos

del fallecido.

en este momento,

tienen los datos

de los estudios de adn

que se le hicieron

a la señora isabel

para compararlos

con los del cadáver.

si el resultado es positivo,

podremos afirmar con certeza

que el actual rioja

es miguel hernández.

[celular]

gina: ¿qué pasó, pa?

nelson: ¿estás con agustín?

gina: no, está en su cuarto

con maría.

nelson: bien, perfecto.

estamos organizando

una fiesta sorpresa

por su cumpleaños,

aquí en la casa.

quiero que tú participes.

gina: ay, no, olvídalo.

no estoy para fiestas ahorita.

nelson: es lo menos

que puedes hacer.

agustín se ha portado muy bien

contigo.

te abrió las puertas

de su casa con las condiciones

que tú pusiste.

ha sido excelente padre

y tú no has sido

una perita en dulce.

gina: no estoy para sermones.

nelson: solo te pido que seas

agradecida con el padre

de tu hija.

nada te cuesta.

gina: está bien,

voy a la dichosa fiesta.

pero no me pidas

que me haga cargo de nada.

con la niña tengo más

que suficiente.

elena: ¿te das cuenta?

estamos a un paso

de que ernesto quede

al descubierto.

pedro: y no solo te vas

a librar de él

porque lo van a meter

a la cárcel,

sino que no vas a estar casada.

elena: me imagino que no.

lo voy a consultar con abreu,

pero lo lógico es que mi

matrimonio se anule.

pedro: totalmente.

y la adopción de nicolás

también.

ya no sería su padre.

elena: y tú lo vas a recuperar,

mi amor.

pedro: ojalá que algún día

pueda aceptar

que yo soy su padre.

elena: creo que ya lo aceptó,

no te hubiera buscado

cuando se escapó.

quería tu protección.

nicolás te ama.

te has ganado su cariño,

todo su amor.

pedro: si algún día

me dice "papá",

no sé qué voy a hacer.

elena: mi amor.

abreu: horacio,

estoy en el juzgado.

el juez resolvió favorablemente

la solicitud que presentamos.

horacio: no me digas.

abreu: te dieron temporalmente

la custodia de nico.

horacio: ay.

qué noticia tan maravillosa.

abreu: vente al juzgado.

hay que firmar

muchos documentos.

aquí te espero.

horacio: sí, claro.

voy para allá.

mónica: ¿qué pasó?

horacio: nada.

¡claro que me voy a quedar

con nico!

mónica: ¿qué?

ay, qué maravilla.

felicidades.

horacio: voy al juzgado.

mónica: perfecto.

¿sabes qué?

me voy a ir temprano

porque quiero adornarle

padrísimo toda la casa.

horacio: todo para mi niño.

mónica: te amo.

horacio: te amo.

mónica: [suspira]

[celular]

ernesto: licenciada, dígame.

>> le llamo para informarle

que el juez autorizó

que horacio villaseñor

tenga la custodia temporal

de su hijo.

señor rioja, ¿me escuchó?

ernesto: sí.

[suspira]

[música]

eduardo: "en virtud

de que los comparadores

genéticos de la señora

isabel armida coinciden

con los del cadáver,

podemos confirmar que se trata

de ernesto rioja armida".

bendita intuición la suya.

perdón, perdón.

fue la emoción.

tenemos que decírselo

a doña isabel.

¿me acompaña?

inés: sí, vamos, pobrecita.

le va a doler mucho,

pero finalmente va a saber

la verdad.

eduardo: sí, vamos.

elena: ¡gabriela!

gabriela: ¿qué?

elena: le dieron la custodia

de nicolás a mi papá.

gabriela: ay, qué maravilla.

¿cuándo van por él?

elena: en un ratito más.

estoy esperando que me avise.

está en el juzgado

recibiendo la documentación.

no lo puedo creer,

me parece un sueño.

gabriela: todo se empieza

a componer.

elena: ya me voy,

porque pedro pasa por mí.

te quedas a cargo, ¿sí?

ernesto: ¿podemos hablar?

elena: sí.

>> a ver, samuel.

este es el registro

de tu ensayo.

samuel: muchísimas gracias.

>> por nada.

samuel: ¿ya se sabe

quiénes son parte del jurado?

>> así es.

es el maestro armando carpizo,

el doctor luis domínguez

y el profesor alfonso briones.

samuel: gracias.

>> suerte, samuel.

samuel: con lo que pasó

con briones, difícilmente

me va a calificar bien.

>> no te adelantes.

briones es un hombre justo.

samuel: mejor me voy haciendo

la idea de que ya valí.

no le voy a poder pagar

a gabriela.

y ahora más que nunca

quería terminar con eso.

allí anda restregándome

el imbécil con el que anda.

ernesto: sé que le dieron

la custodia de nuestro hijo

a horacio.

elena: así es.

y hoy mismo va a salir

de ese lugar en el que nunca

debió haber estado.

ernesto: sí,

tienes toda la razón.

hubiera querido que las cosas

no se dieran así.

elena: pero se dieron

y por tu culpa, ernesto.

¿qué quieres?

ernesto: déjame verlo,

aunque sea unos días.

elena: yo no tengo la custodia,

eso pregúntaselo a mi papá.

¿algo más?

ernesto: no seamos tontos,

que horacio tenga la custodia

es solamente una figura legal.

tú vas a estar al lado

de nicolás.

tú te vas a encargar de él.

déjame ver a nico, por favor.

elena: qué poca vergüenza

tienes, ernesto.

después de todo el daño

que me has hecho,

¿ahora quieres que te conceda

lo que me pides?

ernesto: no es para ti,

es para él.

nico es mi vida.

yo nunca lo he dejado de amar.

de acuerdo, sí,

he cometido muchos errores.

te pido perdón, lo siento.

pero necesito ver a mi hijo.

habla con tu papá

y lleguemos a un acuerdo.

elena: lo siento, ernesto.

es demasiado tarde

para llegar a acuerdos.

ernesto: hago lo que sea,

todo lo que me pidas.

pero déjame ver a mi hijo,

no quiero que crea

que lo abandoné.

elena: no me vas a conmover.

cedí a todo lo que me pediste

siempre y me clavaste un puñal

por la espalda.

vete.

vete, por favor, que no tengo

nada que hablar contigo.

ernesto: le estás quitando

a su papá a tu hijo.

elena: vete, ernesto.

ernesto: por favor.

bernardina: señora isabel,

mire quiénes la vinieron a ver.

isabel: inés, ¿cómo has estado?

¿por qué no me habías venido

a ver?

inés: discúlpeme,

he andado muy ocupada.

isabel: ¿y este joven tan guapo

quién es?

tu marido.

no me digas que te casaste.

inés: no,

es el comandante robles,

el nieto de don mariano.

¿no se acuerda de él?

isabel: ahora que me lo dices,

creo que sí.

¿y qué los trae por acá?

inés: el comandante y yo

le traemos noticias de su hijo.

isabel: ¿ya regresó de canadá?

inés: precisamente de eso

queríamos hablarle.

hemos estado investigando

de su hijo

y de miguel hernández.

isabel: a ese ni me lo nombres,

es un desgraciado.

le gusta hacerse pasar

por mi hijo.

¿dónde está mi ernesto?

¿está--?

¿está bien?

¿está bien?

inés: no, señora isabel.

lamentablemente

su hijo falleció.

señora isabel, ¿está bien?

isabel: ¡mi hijo!

¡no, no!

¡mi niño, no!

¡mi hijo!

¡no, no!

[llora]

pedro: ¿cómo se atreve

a rogarte para que le permitas

ver a nico?

elena: tengo que reconocer

que el cariño que le tiene

sí es sincero.

horacio: mira quién está ahí.

nicolás: ¡mamá, pedro!

todos: [ríen]

pedro: ¿no extrañaste?

todos: [ríen]

elena: gracias, papá.

horacio: hola, hola.

mónica: ya llegaron.

gabriela: nico, nico.

qué bueno que ya viniste.

¿cómo estás?

nicolás: bien.

mónica: me da mucho gusto

tenerte de nuevo con nosotros.

nicolás: ¿voy a vivir

en tu casa, abuelo?

horacio: sí, con mónica

y conmigo.

nicolás: ¿y mi mamá?

horacio: ella también va a estar

con nosotros, no te preocupes.

nicolás: mamá, tengo sed.

mónica: permítanme tantito,

ahora les traigo algo de tomar.

pedro: yo te ayudo.

gabriela: ¿hiciste amigos allá?

nicolás: sí, un chorro.

quique, gaspar, tito y chencho.

horacio: muy bien.

nicolás: yo dormía al lado

de quique y de chencho.

quique contaba chistes

con la luz apagada en la noche.

gabriela: ¿nunca lo escucharon?

nicolás: sí, mireya se enojaba,

pero de mentiritas.

una vez ella también

se puso a contar chistes.

[timbre]

horacio: ¿sí?

ah, ok.

está bien, que pasen, que suban.

nicolás: también eran chistosos.

gabriela: ya no te voy

a contar chistes.

horacio: cuéntales que eras

el portero de tu equipo

y cómo se llamaba.

nicolás: los pingüinos.

jugábamos contra los tiburones.

horacio: pasen.

bienvenida, andrea.

pasen, pasen.

nicolás: hola, samuel.

samuel: hola, nico.

qué gusto que estés aquí.

nicolás: abuela.

andrea: hola, hermoso.

me da tanto gusto verte.

pensé mucho en ti.

gabriela: ven, sígueme

platicando del equipo.

elena: mamá.

andrea: que conste

que estoy solamente por el niño.

elena: muchas gracias.

nicolás: quedaba un segundo

para el minuto 90

y metimos un gol.

bueno, voy con mi abuela.

samuel: ¿y gustavo?

gabriela: ¿eh?

samuel: ¿gustavo no va a venir?

gabriela: tenía muchísimas

cosas que hacer.

entonces, no pudo.

[timbre]

horacio: no, que no suba.

ya bajo.

¿qué haces aquí?

ernesto: quiero ver a mi hijo.

horacio: no lo vas a ver.

confórmate con saber

que está bien.

ernesto: necesito verlo,

hablar con él.

te doy lo que quieras.

retiro la demanda,

te doy las acciones

que tengo en la empresa,

pero necesito verlo.

horacio: ¿con quién crees

que estás hablando?

no voy a aceptar tus sobornos.

la demanda no te va a servir

de nada.

mi abogado ya tiene los

documentos donde queda clarísimo

que no fue fraude de mi parte.

en cambio hay una cantidad

muy grande de dinero

que no se sabe dónde está.

ernesto: eso lo podemos

aclarar después,

pero no lo uses

para no permitirme

ver a mi hijo.

horacio: no lo estoy usando,

pero si crees que me voy

a compadecer de ti,

después de todo

lo que le hiciste a mi hija,

estás muy equivocado.

¡la metiste a la cárcel,

desgraciado!

¡la metiste a la cárcel!

ernesto: no tiene nada que ver

con el amor que yo siento

por mi hijo.

nada.

horacio: ¿no tiene nada que ver

quitarle un hijo a su madre

y verla desgarrarse del dolor

tras las rejas?

estás mal, ernesto.

muy muy mal.

¿nunca te has dado cuenta

del daño que le has hecho

a elena?

lárgate, lárgate.

no te vuelvas a aparecer

por aquí.

ernesto: por favor.

horacio: ¿qué?

ernesto: te lo suplico,

te lo pido como padre.

como papá, por dios.

llevamos años juntos, horacio.

nos hemos apoyado mutuamente.

horacio: sí, hasta que te

convertiste en una pesadilla.

mientras más lo recuerdo,

más coraje me da.

ernesto: yo no quiero perder

el cariño de mi hijo,

de nicolás.

es lo único que tengo

en mi vida.

horacio: no lo vas a perder.

y seguramente él va a recordar

los buenos momentos

que pasó contigo,

porque aquí nadie

se ha encargado

de envenenarle el alma

como lo hiciste tú contra elena.

ya vas a tener tiempo

para pensar todas

las estupideces que has hecho.

ahora te queda resignarte,

nada más.

ni siquiera pedir perdón

es válido, cuando has actuado

con tanta saña.

[música]

nicolás: ¿puedo invitar

a mis amigos al taller?

les conté que eres el mejor

mecánico del mundo.

pedro: claro que sí, campeón.

déjame avisarle a nelson,

porque ya no trabajo

en ese taller.

pero no creo que haya

ningún problema.

nicolás: ¿por qué?

pedro: porque estoy

en otro taller.

para ir con tus amigos

vamos al de nelson,

porque todos te conocen.

tú mismo le dices.

nicolás: bueno, pero luego

me llevas a conocer

donde trabajas ahora.

pedro: prometido, es un trato.

también te voy a llevar

a una exposición de autos.

¿quieres ir?

nicolás: ¿puedo ir, ma?

elena: claro, mi amor, sí.

nicolás: abuelo, voy a invitar

a mis amigos al taller

nelson turbina.

¿quieres venir con nosotros?

horacio: por supuesto que sí.

¿cuándo es?

pedro: ¿cómo ves mañana vamos

con nelson y tú le dices?

nicolás: ¡sí!

pedro: muy bien, campeón.

elena: te necesito.

no sabes cómo te extraño.

no me castigues.

por favor, contéstame.

pedro: ¿se durmió?

elena: sí, pero le costó

mucho trabajo conciliar

el sueño.

tiene miedo de que nos vayamos

a separar.

pedro: es que te extrañó

muchísimo.

horacio: pero ya pasó.

está con nosotros y ya.

no nos pongamos tristes.

les voy a comentar algo

que pasó hace rato.

ernesto estuvo aquí.

vino a rogarme

para que lo dejara ver a nico

y por supuesto que no se lo voy

a permitir.

mónica: debe estar arrepentido.

elena: es muy tarde para eso.

horacio: no creo

que esté arrepentido

ahora que sabemos la verdad

de todo lo que ha hecho.

está claro que es un desalmado.

creo que lo único bueno

que tiene es el amor

que siente por nico.

elena: ya, no quiero acabar

este día hablando de ernesto.

pedro: totalmente.

elena: mi hijo está aquí

y eso es lo único que importa.

pedro: exactamente.

ya me voy.

te veo mañana.

don horacio, muchas gracias

por todo, de verdad.

horacio: al contrario.

mónica: es una maravilla

que nico esté con nosotros.

elena: te acompaño.

pedro: con permiso.

eduardo: le agradezco mucho

que nos permita interrogarla,

señora.

abreu: usted dirá.

eduardo: ¿usted nos puede decir

si conoce a miguel hernández?

isabel: sí, es el hijo

de la sirvienta.

un muchachito muy malcriado,

por cierto.

eduardo: ¿recuerda cuántos años

vivió en su casa?

isabel: muchos,

desde que era un niño.

cuando margarita murió,

se quedó con nosotros.

a mí no me caía bien.

era tan pretencioso.

yo lo hubiera echado a la calle,

pero mi hijo no quiso.

no sé por qué lo defendía tanto.

eduardo: sabemos que miguel

estuvo en canadá.

¿recuerda por qué fue?

isabel: lo mandé a buscar

a mi hijo.

es que tenía tanto tiempo

de no saber de él.

y como no estaba en condiciones,

le pedí que fuera él.

eduardo: cuando miguel

regresó de canadá,

¿qué fue lo que le dijo?

isabel: que no lo había

encontrado.

me prohibió

que le dijera "miguel".

y empezó a decir

que él era mi hijo.

pero no, comandante,

él es el otro.

no quiero verlo,

no quiero verlo.

mi hijo, ernesto.

mi hijo.

¿por qué tenía que morirse?

eduardo: muchas gracias.

no la molestamos más.

bernardina: tranquila.

nelson: pedro.

doña elena.

elena: hola.

nelson: nico, cómo has crecido.

pero qué grata sorpresa.

nicolás: ¿tienes un bebé?

nelson: sí, se llama maría.

es mi nieta.

es hija de este.

agustín: hola, nico.

nicolás: hola.

elena: muchas felicidades.

nelson: gracias.

ay, me trae loco

esta princesita.

nunca me imaginé lo que iba

a significar ser abuelo.

pedro: me da mucho gusto.

nelson: ¿qué los trae por aquí?

pedro: ¿por qué me pediste

que viniéramos, campeón?

dile a nelson.

dile.

nelson: a ver,

¿qué quieres decirme?

nicolás: es que le platiqué

a mis amigos de tu taller.

y quería invitarlos

a que lo conozcan.

nelson: oh, qué honor.

¿cuándo quieren venir?

nicolás: ¿puede ser mañana?

nelson: ¿mañana, mañana?

por supuesto que sí.

[ríe]

pedro: gracias, nelson.

nelson: ¿de qué, de qué?

ya sabes que aquí se te estima.

y si algún día quieres regresar,

las puertas de este taller

siempre van a estar abiertas.

nicolás: a mí me gusta mucho

este taller.

pedro: a mí también, campeón,

pero ya tengo un compromiso

y no puedo fallar.

bueno, ya nos vamos.

nicolás: adiós.

nelson: adiós, adiós.

pedro: con permiso.

nelson: hasta mañana.

pedro: hasta luego.

[música]

[música]

gina: ¿qué hacen aquí pedro,

esa mujer y su hijo?

nelson: ni al caso

tu comentario.

vinieron a pedirme un favor.

gina: ¿y se los vas a hacer?

esa mujer y pedro

solo se han burlado de mí.

dame mi lugar.

nelson: no me vengas con eso.

si las cosas están así

es porque tú las provocaste.

gina: si esa mujer y su hijo

no se hubieran aparecido

en la vida de pedro,

todo sería diferente.

nelson: no lo es.

y no puedes hacer nada

para cambiarlo.

gina: nunca me vas

a entender, ¿verdad?

nelson: por favor,

lo único que te pido

es que trates de vivir en paz.

dale vuelta la página.

gina: qué fácil lo dices.

y yo de estúpida que venía

a comentarte algo de los pagos

de los proveedores.

¿para qué vine?

nelson: hija, gina.

horacio: nelson aceptó encantado

que los niños visiten el taller.

le voy a mandar una solicitud

a la directora.

mónica: qué padre, increíble.

[celular]

horacio: es robles.

comandante.

eduardo: se acaba de integrar

al expediente de rioja

la declaración

de la señora isabel.

horacio: qué bien.

¿va a ser de utilidad?

eduardo: sí, afortunadamente

la señora estaba muy lúcida.

su declaración refuerza

la suplantación y confirma

que quien la visitaba

era miguel.

y no su hijo, ernesto rioja.

ayer le comunicamos

que su hijo falleció.

horacio: ¿cómo se lo tomó?

pobrecita.

eduardo: mal,

pero finalmente lo aceptó.

de alguna manera lo sabía,

pero no lo quería

hacer consciente.

se lo dijo inés,

entre ella y bernardina

la consolaron.

horacio: qué bueno.

¿ahora qué sigue?

eduardo: que el juez conceda

la orden de aprehensión

contra miguel hernández,

supuesto ernesto rioja.

agustín: gina.

gina, te estoy hablando.

¿qué te pasa?

no tenías por qué tratar

así a rosa.

mucho hace con ayudarnos

con maría.

gina: sí, ¿cómo no?

¿crees que no me he dado

cuenta que lo que ella quiere

es quedar bien contigo?

está enamorada de ti, por favor.

agustín: nada que ver, hombre.

tú no tienes por qué

tratarla así.

le arrebataste a maría

de los brazos.

gina: pobrecita,

no la quiero cerca de maría.

y si tanto te preocupa,

corre y ve a consolarla.

agustín: solo te soporto

por mi hija, que si no...

>> hola, mi reina.

gina: estoy harta.

me voy contigo.

necesito que sea ya.

>> aún no he juntado el dinero.

gina: ¿cuánto necesitamos?

>> unos 300.000 pesos,

en lo que nos establecemos

y consigo trabajo.

gina: lo consigo yo.

te marco cuando tenga todo.

elena: ¿han tenido alguna

noticia de ernesto?

horacio: no.

a la oficina no ha ido.

mónica: yo hablé con su

secretaria y me dijo que está

trabajando desde su casa,

porque le pidió unos archivos.

horacio: ¿qué te preocupa?

elena: que alguien lo alerte

y se escape, papá.

horacio: esperemos que no.

elena: ha hecho tantas cosas

truculentas que me preocupa

que esté planeando algo.

horacio: tranquila.

él no sabe que se descubrió

la suplantación.

gracias a dios,

eso nunca se coló.

y confiemos en que lo van

a atrapar, ¿sí?

nicolás: mamá.

elena: mi amor.

te despertaste.

nicolás: sí.

¿mañana vamos a ir al taller?

elena: sí, mi amor.

horacio: ven para acá, campeón.

venga con su abuelo.

¿vamos a llevar a tus amigos

al taller?

nicolás: sí,

estoy muy emocionado.

horacio: qué bueno.

yo quiero que me enseñes

todo lo que sabes de mecánica.

nicolás: ok, pero me voy

a tardar horas.

horacio: [ríe]

>> se liberó la orden

de aprehensión contra

miguel hernández.

eduardo: vamos por él.

pedro: no se les olviden

las reglas de seguridad

que les acabo de decir.

¿estamos?

todos: ¡sí!

pedro: venga, vamos.

[chifla]

eduardo: buenos días,

buscamos a miguel hernández.

>> aquí no vive ese señor.

esta es la casa

de la familia rioja.

eduardo: ernesto rioja

y miguel hernández

son la misma persona.

tenemos una orden de aprehensión

en su contra por el delito

de suplantación.

agustín: esta es una herramienta

que usamos mucho los mecánicos.

los mexicanos le pusimos

"la matraca", porque es como

la que usamos en los estadios

de fútbol.

detrás tienen estas piezas

que se llaman dados,

como los de los juegos de mesa.

nomás que estas son piezas

metálicas que tienen diferentes

tamaños para los diferentes

tornillos.

no me estás entendiendo nada,

¿verdad?

¡papá!

pedro: ¿cómo me dijiste?

nicolás: papá.

pedro: soy tu papá, mi amor.

soy tu papá.

Cargando Playlist...