null: nullpx
Cargando Video...

Te Doy La Vida Capítulo 79

30 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

[música]

horacio: [suspira]

mira...

horacio: qué "gustote".

elena: [ríe]

pedro: [ríe]

ambos: [ríen]

pedro: estás libre, mi amor.

elena: ay, no sabes cómo soñé

con este momento.

pedro: no, yo, yo soñé

con este momento

no sabes cuánto.

te amo.

elena: yo a ti.

pedro: [ríe]

pedro: todavía no me la creo.

más que a nada.

pedro: créetela, créetela.

elena: papá.

[ríe]

horacio: hija, hija,

nunca debiste haber entrado ahí.

elena: gracias por todo, papá,

muchas gracias.

nunca perdí las esperanzas

porque sabía

que contaba con ustedes.

pedro: salgamos de aquí, ¿sí?

por favor.

elena: sí, por favor, por favor,

quiero ver a nicolás.

eduardo: a celebrar.

horacio: vamos a celebrar,

vámonos por ahí.

[ríe]

gina: ay, por fin,

te dormiste.

[llaman a la puerta]

ay, no, no, no.

maría: [llora]

gina: [chista]

no, no, no, no, otra vez no,

otra vez no.

¡voy!

maría: [llora]

nelson: ¿qué le pasa

a mi chiquita?

gina: no sé, por fin

había logrado dormirla

cuando tocaste en ese momento.

nelson: ay, ya, mi amor.

a ver, tranquila, tranquila,

tranquila, mi vida, tranquila,

aquí está tu abuelo.

ya, ya, ya.

¿no hay que cambiarle su pañal?

gina: no, ya lo hice hace rato,

ya le di su biberón,

así es que si se la pasa

llorando,

es porque es una berrinchuda.

nelson: ya, ya, mi vida, ya.

♪ arrorró, mi vida

arrorró, mi amor

duérmase

pedazo de mi corazón ♪

maría: [deja de llorar]

nelson: [susurra] ¿ves

qué fácil?

[murmura]

gina: ¿a qué viniste, pa?

nelson: [chista]

vine a proponerte

que me ayudes con unos asuntos

del taller.

gina: no, ¿cómo crees?

con esta niña no me da tiempo

de nada.

nelson: si te organizas,

hay modo,

para que puedas cuidar a maría

trabajando desde tu casa.

¿cómo ves?

gina: ¿qué hay que hacer?

nelson: vamos a sentarnos

para que te explique.

mira...

[teléfono]

maru: casa de la familia rioja.

elena: hola, maru, soy yo.

maru: señora, ¿cómo está?

elena: estoy libre, maru.

¿ernesto está en la casa?

maru: no, señora.

elena: por favor,

hazme una maleta

con mi ropa, ¿sí?

voy a pasar a recogerla,

ya voy en camino.

maru: sí, señora.

nelson: esta es la lista

de proveedores

con los que tengo convenio

de pagarles mensualmente.

tendrías que encargarte

de hacer las transferencias

y llevar el control de pagos.

gina: ¿que esto

no lo hacía rosa?

nelson: no, ¿cómo crees?

siempre el dinero

lo he manejado yo.

si aceptas el trabajo,

también lo vas a hacer tú.

¿te das cuenta la confianza

que te estoy teniendo?

gina: y ¿cómo voy a entrar

a la cuenta?

nelson: con esta "net key".

ya aquí están apuntados

el nombre de usuario

y contraseña

para la banca por internet.

gina: ¿y yo qué gano con esto?

nelson: vas a aprender

del negocio, gina.

cuando yo falte,

el taller va a ser tuyo

y, mientras tanto,

te voy a pagar un sueldo

para que te olvides

de la farmacéutica

y tengas tiempo

para atender a maría.

¿qué te parece?

gina: aprovechando que tengo

la licencia de maternidad,

te voy a ayudar.

después, ya veremos.

nelson: está bien.

[pitido]

nicolás: no te vayas.

guillermina: no te preocupes,

me voy a quedar aquí contigo.

¿quieres que le diga a vicky

que venga para que platiquen

un ratito?

¿te late?

nicolás: no, quiero ver a pedro,

dile que venga.

me dijo que iba a estar

ahí afuera.

guillermina: y ahí estaba,

pero tuvo que salir

un momentito.

nicolás: entonces, quiero

hablarle por teléfono,

por favor.

guillermina: ay, me quieres

convencer con tus ojos hermosos.

voy a consultarlo

con el doctor vega, ahora vengo.

andrea: buenos días, señorita.

¿me podría informar

cómo sigue nicolás rioja?

soy su abuela.

ernesto: a ver, perdón,

no le diga nada.

solo yo tengo derecho

a recibir informes de mi hijo.

andrea: ¿qué te pasa?

¿qué tienes?

¿quién te crees que eres?

ernesto: su papá,

¿te parece poco?

estoy harto de todos ustedes.

de horacio, el patriarca,

de pedro, el mecánico,

de ti, traidora.

andrea: señorita, ¿puede deci--?

ernesto: además, sordita.

olvídense de nico.

jamás lo van a volver a ver.

andrea: estás muy equivocado

si crees que vamos a permitir

que nos alejes de nico.

ernesto: ah, ¿tú crees?

eso está por verse.

ajá.

[celular]

pedro: ¿bueno?

¿nico?

nicolás: ¿por qué te fuiste?

me dijiste que no te ibas

a ir de aquí.

pedro: tuve que salir,

pero ya voy de regreso.

nicolás: mi papá vino a verme

y no quiero que me lleve con él.

pedro: campeón, tranquilo.

yo voy a estar siempre contigo,

nunca lo olvides.

nicolás: prométemelo.

pedro: te lo prometo.

siempre te voy a proteger, ¿mm?

mira, voy a llevarte

una sorpresa, ¿qué te parece?

nicolás: ¿qué es?

pedro: bueno, si te digo,

ya no es sorpresa,

se va a arruinar.

oye, campeón,

¿quién te prestó el teléfono?

nicolás: guillermina,

aquí está con el doctor vega.

él tenía tu número.

pedro: ah, me alegro mucho

que te hayan dejado marcarme.

¿me puedes pasar al doctor?

nicolás: bueno.

es pedro, quiere hablarle.

vega: gracias.

¿bueno?

pedro: doctor, quisiera pedirle

un favor.

vega: sí, claro, dígame.

elena: bueno, con esto

es suficiente.

ya me voy, no vaya a ser

la de malas que ernesto regrese.

maru: ay, señora,

pobrecita de usted.

elena: ya estoy libre,

eso es lo que importa.

vega: señora villaseñor,

lamentablemente, no va a poder

pasar a ver a nico.

andrea: pero ¿por qué no?

si soy su abuela.

ernesto: a ver, dígale,

por favor.

cualquier asunto relacionado

con nico,

yo soy el único

que puede autorizarlo.

vega: discúlpeme,

pero si no autorizo

ver a la señora,

es porque necesita

estar solo y tranquilo.

después de la visita

que usted le hizo,

quedó muy alterado.

por el momento,

nadie puede ver a nico.

ernesto: perdón, usted

no tiene derecho.

vega: por supuesto que lo tengo.

soy el médico tratante

de su hijo.

ernesto: sí, sí,

pero está pasando por encima

de los derechos de mi hijo

y los míos.

¿quiere que le hable

a mi abogado?

vega: llámele, llámele.

estoy seguro

de que le va a confirmar

lo que le acabo de decir.

permiso.

[música]

elena: gabriela.

gabriela: ¿elena?

elena: sí, soy yo, estoy libre.

[ríe]

gabriela: ay, no lo puedo creer.

qué maravilla.

elena: sí, sí, sí,

justo acabo de salir

y--y voy al hospital

a ver a nicolás.

¿tú estás en el trabajo?

gabriela: sí, sí, sí,

en un rato pensaba

darme una vuelta

por el hospital.

elena: ¿irene está ahí contigo?

gabriela: sí, aquí está.

elena: no le vayas a decir

que ya salí, por favor.

no quiero que ernesto

se vaya a enterar,

quiero que le caiga de sorpresa.

gabriela: ay, qué alegría

que ya estás libre.

elena: sí, al rato nos vemos,

¿va?

gabriela: [celebra]

samuel: [ríe]

irene: ey, ey, ¿qué hacen?

aquí se viene a trabajar.

ay...

samuel: ¿qué pasa?

gabriela: elena está libre.

samuel: qué buena noticia.

gabriela: sí.

[ríe]

andrea: ay, hija.

ernesto: ¿qué haces aquí?

tú deberías estar encerrada.

elena: pues, ya ves que no.

creíste que te ibas a salir

con la tuya y te equivocaste.

voy a recuperar a mi hijo.

ernesto: no, eso no va a pasar.

elena: ya lo veremos.

horacio: déjala pasar.

ernesto: está muy grande

el hospital, ¿no?

[tono de llamada]

villalobos,

¿dónde demonios estás?

>> cálmate, por favor.

ernesto: ¿cómo quieres

que me calme?

en este lugar nadie me respeta.

eres un inepto.

¿por qué no me avisaste

que elena

ya salió del reclusorio?

>> porque me acabo de enterar

y estaba hablando

con mi contacto

para que me explicara

qué fue lo que pasó.

ernesto: bueno, explícamelo.

>> más te vale que le bajes

de tono conmigo.

ernesto: explícamelo,

con un demonio.

>> lo único que pude averiguar

es que el juez

aceptó como atenuante

la demanda de negligencia

que puso contra ti

y otorgó la fianza.

a fin de cuentas, es tu culpa.

ernesto: bueno, le vas a poner

una orden de restricción.

y me preparas una denuncia

contra el doctor

porque seguramente está coludido

con esta señora.

>> más vale no moverle, ernesto.

en las condiciones actuales,

la restricción

te la pueden poner a ti.

cálmate o vas a salir perdiendo.

ernesto: cállate...

[resuella]

estoy rodeado de imbéciles.

guillermina: entonces, todos

los dibujos que tienes,

los metes en una carpeta

y ya cuando los quieras ver,

solamente los volteas.

[llaman a la puerta]

elena: ¿se puede?

guillermina: claro, señora,

pase.

nicolás: mamá.

elena: mi amor.

mi amor.

te extrañé tanto.

cómo te quiero, mi niño hermoso.

te tienes que poner bien, ¿eh?

sin ti, mi vida

no tiene sentido, mi amor.

nicolás: ¿la policía

no te va a volver a llevar?

elena: no, mi amor, ya no,

ya no.

nicolás: no te vayas nunca más.

elena: no, mi amor,

no me voy a ir nunca,

nunca, nunca.

nicolás: nunca, nunca.

elena: [ríe]

nicolás: ¿tú eres la sorpresa

que me dijo pedro?

elena: sí, ¿te gustó?

nicolás: mucho.

elena: [ríe]

nicolás: quiero quedarme

contigo.

no dejes que mi papá

me lleve con él.

elena: ¿por qué, mi amor?

¿qué pasó?

cuéntame, ¿por qué

te escapaste, eh?

nicolás: porque oí que mi papá

le dijo a mi tía irene

que no te iba a sacar

de la cárcel

para que él se case con ella.

andrea: ¿qué haces aquí?

te pedí que no vinieras.

irene: vine a ver cómo seguía

nico.

andrea: la idea es

que no te topes con ernesto,

especialmente ahorita,

que las cosas están tan tensas.

lo mejor es que te vayas.

ay, infeliz, ni siquiera

se atreve a mirarte a la cara.

bueno, ¿que no te da vergüenza?

irene: no me importa.

voy al baño.

vega: es un alivio

que nico esté bien.

muchas gracias, doctor.

>> con permiso.

[teléfono]

vega: dígame.

>> lo busca

una trabajadora del dif,

dice que es urgente.

vega: hágala pasar, por favor.

¿qué tal?

bienvenida.

emilia: emilia córdoba,

mucho gusto.

necesito hablar con usted

sobre el caso del niño

nicolás rioja villaseñor.

[celular]

irene: estoy en el pasillo

que da a los baños.

ernesto: mi--

¿estás loca?

¿qué haces aquí?

irene: pues, es que como no

me contestas las llamadas,

vine a buscarte.

ernesto: no compliques más

las cosas,

elena está aquí.

irene: ¿cómo?

ernesto: así.

la dejaron en libertad

por la maldita demanda

que puso en mi contra.

vete antes de que te vea,

por favor.

irene: mi mamá ya sabe

que estoy aquí.

ernesto: bueno, inventa algo

para que te vayas.

después te busco.

por favor, vete.

elena: me duele

que te hayas enterado

que tu papá no es

una buena persona, mi amor.

pero tú ya no debes

de pensar en eso, ¿ok?

es mejor que te quedes

con todas las cosas buenas

que hizo por ti.

nicolás: no quiero vivir con él.

elena: y no va a ser así,

mi amor.

pero no es bueno

que este corazoncito

tan bonito que tienes

se llene de sentimientos feos

contra él.

tu papá no siempre fue así,

mi amor.

a su manera, pero siempre

te ha querido muchísimo.

nicolás: ¿me vas

a llevar contigo?

elena: ay, es lo que más deseo

en este mundo, mi amor.

nicolás: no quiero ver nunca más

a mi tía irene.

elena: y así será, mi amor,

te lo prometo.

nicolás: me hice amigo

de unos niños

cuando estaba buscando a pedro.

elena: ¿en serio?

ay, qué bueno

que se encontraron, mi amor.

nicolás: dile que venga.

me dijo que iba a estar

allí fuera.

elena: sí, yo voy por él.

ay, te amo, te amo.

te amo con toda mi alma,

mi amor.

nicolás: yo también.

irene: voy a tener que regresar

al trabajo,

surgió un problema.

qué lástima,

ya no pude ver a nico.

elena, estás libre,

qué maravilla.

¿cuándo saliste?

elena: eres una descarada.

irene: [gime]

elena: tú y este infeliz

son los culpables

de que nicolás se haya escapado.

irene: no, yo no tuve

culpa de nada, te lo juro.

elena: los oyó diciendo

que te ibas a convertir

en su esposa

porque yo me iba a pudrir

en la cárcel.

irene: no es cierto.

se equivocó, te lo juro.

elena: no me trates de ver

la cara de imbécil

porque hace tiempo

que sé que son amantes.

de este tipo no me extraña nada

porque es un sinvergüenza.

pero ¿tú, mi hermana

en la que más confiaba?

me clavaste un puñal

por la espalda,

me traicionaste.

peor aun, le envenenaste el alma

a mi hijo

y eso no te lo voy a perdonar

jamás, ¿me oíste?

para que lo sepas,

este infeliz jamás te va a dar

tu lugar, nunca.

ve

a consolar a tu amante.

vega: ¿qué tal?

tengo que hablar

con todos ustedes.

elena: ¿qué pasó, doctor?

¿qué pasó?

¿las pruebas no salieron bien?

vega: no, no,

no se trata de eso.

los resultados de laboratorio

salieron bien.

los problemas que presentó nico

fueron por la falta

de medicamente y del estrés.

elena: ay, bendito sea dios.

vega: voy a darlo de alta.

ernesto: bueno, ya me lo puedo

llevar.

vega: eh, no, no,

la señorita aquí presente

es una representante del dif,

vino a darles una información.

por favor.

emilia: mi nombre

es emilia córdoba,

soy trabajadora social.

se analizó el caso de su hijo

y la autoridad determinó

que nicolás

no puede ser custodiado

por ninguno de ustedes

en las condiciones actuales.

lo vamos a tomar en resguardo.

horacio: ¿qué?

elena: ¿qué?

ernesto: no lo voy a permitir.

emilia: lo siento, el niño

se va al dif.

elena: ¿qué?

no--no, no, no, no.

no.

[música]

nicolás: ¿ya me voy a ir?

guillermina: sí, ya.

nicolás: ¿y mi mamá?

guillermina: está ahí fuera.

nicolás: y ¿por qué no viene?

guillermina: ya son muchas

preguntas, ¿no, jovencito?

ándale, ayúdame a vestirte, ¿sí?

nicolás: sí.

[llaman a la puerta]

mireya: hola.

nicolás: ¿quién eres?

mireya: yo soy mireya.

tú eres nicolás, ¿verdad?

nicolás: sí.

mireya: ya me habían dicho

que eras muy guapo,

pero sobre todo simpático.

guillermina: sí, nico es un niño

encantador.

mireya: pues, nos vamos

a llevar muy bien tú y yo.

nicolás: ¿por qué?

¿me voy a quedar contigo?

mireya: unos días nada más.

nicolás: no, yo me quiero quedar

con mi mamá.

mireya: ahorita

te van a explicar,

pero, mientras, vamos a terminar

de vestirte, ¿quieres?

nicolás: sí.

mireya: [ríe]

andrea: no pueden llevarse

a nico al dif,

para eso nos tiene a nosotros.

elena: tú tienes la culpa

de todo esto.

ernesto: si no te hubieras

largado con este tipo,

nada de esto hubiera pasado.

pedro: no, no,

no te escudes con eso

para tapar tu incapacidad

de padre.

ernesto: ¿tú qué me criticas?

ni siquiera lo quisiste,

lo abandonaste.

elena: cállate.

tú no fuiste capaz

de cuidarlo como se debe

cuando yo no estaba.

vega: a ver, por favor, dejen

de discutir.

es un hecho que nico

se tiene que ir al dif.

horacio: es que no puede ser,

somos sus abuelos, lo podemos

cuidar también nosotros.

emilia: le aseguro que el niño

estará en buenas manos,

lo vamos a procurar

como se debe.

ernesto: a ver, señorita,

¿no se puede reconsiderar

el dictamen?

¿quizá volver a evaluar

el cuidado que yo le brindo

en la casa?

emilia: lo siento, el juez

ya determinó

que en este momento

ninguno de sus padres es apto

para la custodia de su hijo.

andrea: qué desgracia, dios mío.

elena: [solloza]

ernesto: ¿hasta cuándo

va a estar con ustedes?

emilia: hasta que el juez

vuelva a revisar el caso

y determine con quién de los dos

se va a quedar.

elena: ¿y nicolás ya lo sabe?

emilia: en este momento,

está con una compañera,

no sé si ya le habrá explicado.

elena: por favor, permítame

hacerlo yo, ¿sí?

no quiero que se entere

por nadie más.

emilia: está bien,

vamos a esperar a que salga.

[pitido]

gina: guau, el taller

es mucho mejor negocio

de lo que pensé.

[celular]

hola.

>> ¿cómo estás, preciosa?

gina: con muchas ganas de verte.

>> pues, en un rato

salgo de trabajar.

¿paso por ti?

gina: ay, no, ¿qué más quisiera?

pero estoy cuidando a la niña.

además, mi papá me pidió

que le echara la mano

con unas cosas del taller.

¿tú crees que podríamos vernos

mejor mañana?

>> pero ¿qué vas a hacer

con la niña?

gina: ay, no sé, ya veré,

tú no te apures.

¿qué tal si nos vemos

a las 09:30 en los cántaros?

desayunamos, nos vamos por ahí.

>> perfecto.

te mando un beso.

gina: yo te mando más.

elena: mi amor.

mi amor...

nicolás: ¿por qué no me puedo ir

contigo?

elena: te lo voy a explicar,

mi amor.

como tuvo que hacerse

una investigación

para averiguar por qué te fuiste

de la casa,

un juez determinó

que por un tiempo era mejor

que no te quedaras

ni con tu papá ni conmigo.

nicolás: entonces, ¿con quién

me voy a ir?

yo quiero irme contigo.

elena: no va a ser

por mucho tiempo, mi amor.

nicolás: no quiero que me lleven

lejos de ti.

ernesto: ¿qué más quisiera yo

que esto nunca hubiera pasado?

nicolás: yo quiero estar

con mi mamá.

elena: y así va a ser,

mi amor, te lo prometo,

pero ahorita tienes

que ir a ese lugar.

vas a estar con otros niños

que te van a tratar muy bien.

nicolás: ¿es muy lejos?

elena: no, no, no, mi amor.

nicolás: ¿me vas a ir a ver?

elena: si el juez lo permite,

por supuesto que sí.

nicolás: perdóname, mamá.

elena: ¿por qué, mi amor?

si no tengo nada que perdonarte.

nicolás: si no me hubiera

escapado,

no hubiera pasado esto.

ernesto: tú no tienes culpa

de nada.

en este caso, veme,

la culpa es mía

y espero que algún día

me perdones, mi amor.

elena: ¿usted lo va a cuidar?

mireya: sí, señora.

elena: le encargo mucho

sus medicinas,

que no deje de tomárselas,

por favor.

mireya: sí, sí, por supuesto,

el doctor vega

ya me mantuvo informada.

elena: nico es un niño

muy bueno, por favor,

cuídenmelo mucho.

mireya: no tenga pendiente,

señora.

elena: te prometo

que en un abrir y cerrar de ojos

vamos a estar juntos otra vez

y esta vez

va a ser para siempre.

nicolás: sí, ma.

elena: mi amor.

te amo.

nicolás: yo también.

elena: vente.

mireya: acompáñame.

con permiso.

elena: te amo, mi amor.

[solloza]

[música]

[música]

andrea: te dije que no fueras

al hospital.

irene: pues, no me esperaba

encontrarme con elena,

no sé cómo es que salió

de la cárcel.

andrea: pareciera

que no te da gusto.

¿hubieras preferido

que siguiera ahí?

irene: bueno, por lo menos,

en el tiempo en el que--

andrea: ¿en el que qué?

no me digas que sigues esperando

que ernesto se case contigo.

irene: ¿por qué no?

andrea: porque ya

me habías dicho

que no estabas interesada en él.

irene: no puedo dejarlo, mamá.

andrea: ¿qué dices?

irene: ay, ya basta, mamá,

¿para qué nos hacemos tontas?

yo lo amo desde antes

de que conociera a elena

y ella me lo quitó.

yo nunca he dejado de amarlo

ni lo dejaré de amar

y ahora más que nunca

lo único que quiero

es estar a su lado.

andrea: me asustas, hijita.

estás en una terapia,

me decías

que te estaba haciendo bien.

irene: [ríe]

nunca fui

y no voy a ir.

entiéndelo bien,

lo único que yo quiero

es estar con ernesto.

elena: se me está acabando

la fuerza, papá.

horacio: no, no digas eso, hija.

vamos a dar pelea

para sacar a nico del dif, ¿ok?

elena: no puedo ni imaginármelo

durmiendo en ese lugar.

debe estar muy asustado.

por favor, no importa

lo que haya que hacer,

saquémoslo de ahí,

por favor, ¿sí?

horacio: ya le pedí a abreu

que presente una solicitud

para que me otorguen

la custodia, ¿sí?

mónica: ya está listo tu cuarto.

elena: ah, muchas gracias,

mónica.

qué pena dar tantas molestias.

mónica: no, no, ¿qué dices?

no es ninguna molestia, ven,

te acompaño.

elena: gracias.

horacio: gracias, corazón.

mireya: no llores,

vas a ver que el tiempo

se te va a pasar volando.

nicolás: extraño a mi mamá.

mireya: lo entiendo,

pero no te pongas triste,

solo hay que esperar

a que se solucionen las cosas

para que te puedas ir con ella.

nicolás: y ¿si nunca

se soluciona?

mireya: eso no va a pasar.

vas a ver que estar aquí

no es tan malo.

mañana vas a conocer

otros niños,

te vas a hacer muchos amigos,

estoy segura.

ahora, lo mejor es

que nos durmamos.

nicolás: no puedo.

mireya: y ¿qué hacían tus papás

para que te durmieras?

nicolás: me leían un cuento.

mireya: uy, pues, ¿qué crees?

yo me sé muchísimos cuentos.

¿quieres que te cuente uno?

nicolás: bueno.

mireya: ¿conoces el del delfín

y la gaviota?

nicolás: no.

mireya: uy, es buenísimo,

mira...

en medio del inmenso mar,

vivía un delfín

que cargaba una gaviota

en su espalda todo el tiempo.

nadie entendía

por qué nunca se separaban.

el delfín se sacrificaba

del placer de sumergirse

en el agua

y la gaviota no quería volar

para no estar separados.

se habían enamorado.

el delfín

agarraba pequeños pececitos

para que se alimentara

y la gaviota, agradecida,

lo cubría con sus alas,

abrazándolo.

un día, apareció el tiburón

más temido entre los peces

y empezó a dar vueltas

y vueltas

y vueltas

a su alrededor

como hacen cuando están

al acecho de su presa.

¿has visto alguna vez

un tiburón?

[ríe]

a dormir.

gabriela: no puedo creer

que se hayan llevado

a nico al dif.

andrea: nos ha llovido

sobre mojado, hija.

irene.

irene.

>> la señorita irene no está.

andrea: ¿no te dijo a dónde iba?

>> no, señora,

salió con una maleta.

andrea: ha de haber sido

por lo que me dijo

llegando del hospital.

irene está mal, muy, muy mal.

está obsesionada con ernesto,

lo único que desea

es estar con él.

gabriela: pero ¿no

te había dicho

que habían cortado

y que su terapia

le estaba sirviendo?

andrea: ay, era mentira.

nunca fue con ningún terapeuta.

y yo que me creí

que era una pobre víctima.

me dijo que desde antes

que elena se casara con ernesto,

ella está enamorada de él.

gabriela: te lo dije, mamá,

irene nunca ha sido

una blanca paloma.

todo lo ha hecho

con alevosía y ventaja.

andrea: así es,

y yo sin darme cuenta.

solo espero que esté bien.

ernesto: ¿ya pensaste

qué vas a hacer

para que me devuelvan a mi hijo?

>> no tenemos

muchas posibilidades,

las autoridades del dif

son muy estrictas.

ernesto: sobórnalas.

todo el mundo tiene un precio.

>> parece

que no estás entendiendo

el peso de la situación.

ernesto: el que no entiende

eres tú.

sí, eres un inepto.

contigo nada me sale bien.

es más, ¿sabes qué?

llégale...

[chasquea los dedos]

hasta aquí llegamos,

me hartaste.

>> ¿me estás corriendo?

ernesto: ¿es en serio

la pregunta?

lárgate.

voy a buscar a alguien

que en serio me sirva, vas.

>> va a estar difícil

que alguien pueda hacer

lo que pides,

tú solo has cavado tu tumba.

ernesto: ay, imbécil.

[música]

[música]

rosa: me ganaste.

¿qué estás tomando?

samuel: un café.

¿tú qué quieres?

rosa: un capuchino.

samuel: señor, un capuchino,

por favor.

y ¿cómo estuvo tu día?

rosa: bien, lo mismo de siempre,

¿y tú?

samuel: pues, a gabriela

se le ocurrió

que hiciéramos un nuevo formato

para los eventos.

no sabes lo creativa que es.

me sorprende todo

lo que se le ocurre,

es de esas personas

que siempre está viendo

más allá de lo que uno ve.

me gusta mucho trabajar

con ella.

te reta a pensar

e imaginarte cosas.

rosa: la admiras, ¿verdad?

samuel: la verdad, sí.

rosa: y por lo que veo,

están muy bien otra vez.

samuel: sí.

estuvimos aclarando las cosas,

entendí lo que había pasado,

así que borrón y cuenta nueva.

rosa: ¿eso qué significa?

¿quieres volver con ella?

samuel: no te puedo negar

que ahora que ya no hay

problemas entre nosotros...

rosa, tal vez, fue un error

que regresáramos.

rosa: lo dirás por ti.

porque yo nunca

he dejado de quererte.

samuel: yo también te quiero.

rosa: no, no, no, no,

pero--pero no como yo quisiera.

gabriela te tiene cautivado

y--y yo no sé cómo luchar

contra eso.

interpreto tu silencio

y--y como nunca me ha gustado

rogarle a nadie,

te facilito el camino.

fue muy lindo mientras duró.

samuel: rosa, no quisiera

que las cosas terminaran así.

rosa: no, no, no me salgas

con que podemos ser amigos.

samuel: gracias.

eduardo: voy a despedirme

de mi abuelo

y a lavarme las manos, ¿mm?

gracias.

[alerta de mensaje]

>> "abusado,

ya te voy a marcar".

eduardo: ¿le ayudo?

[celular]

claudia.

claudia, qué gusto,

¿cómo estás?

>> pues, aquí,

haciéndole al cupido.

¿estás con inés?

eduardo: ay, discúlpame,

lo que pasa

es que he andado muy ocupado

y por eso no te he llamado.

>> uy, qué mal,

cómo me haces sufrir, ¿eh?

eduardo: sí, sí, yo también

tengo muchas ganas de verte.

oye, pero podría ser

mañana, ¿qué dices?

>> pues claro,

si trabajamos juntos.

eduardo: ah, perfecto,

yo te marco.

buenas noches, un beso,

que descanses.

perdón, perdón.

inés: no, no se preocupe.

eduardo: bueno, me toca--ay,

lavar a mí.

usted preparó la cena.

a ver, por favor.

[alerta de mensaje]

agustín: buenas noches, mi amor.

que sueñes con los angelitos.

[celular]

¿bueno?

rosa: ¿agustín?

agustín: ¿qué tienes, rosa?

¿estás llorando?

rosa: [solloza]

samuel terminó conmigo.

agustín: ¿por qué, qué pasó?

rosa: sigue queriendo

a gabriela.

agustín: me encantaría

hacer algo

para que te sintieras mejor,

ir a verte,

pero ahorita estoy con maría.

rosa: no, no, no,

no te preocupes, solamente...

[solloza]

...quería hablar con alguien,

desahogarme, sentirme querida.

agustín: ay, rosa, es mejor

que te haya hablado

con la verdad.

¿para qué seguirte haciendo

ilusiones?

rosa: me siento--me siento

tan mal.

[solloza]

agustín: mira, ahorita descansa.

todo va a estar bien.

mañana nos vemos

y ya seguimos platicando, ¿vale?

[timbre]

[timbre]

[alerta de mensaje]

irene: "ábreme,

sé que estás ahí,

me corrieron de mi casa".

pedro: no sabes la impotencia

que sentí cuando se llevaron

a nicolás.

no sé qué decirle a elena, mamá,

para que se sienta mejor.

esther: pues, en estos momentos

no hay palabras que valgan,

hijo.

lo único que puedes hacer

es demostrarle

que estás con ella,

que la amas y que juntos

van a luchar para recuperar

a nico.

pedro: sí, a veces siento

que todo, todo lo que hago

es en vano.

nada nos sale bien.

esther: no, no digas eso, hijo,

tienes que seguir luchando,

tienes que tener fe.

dios no va a desampararlos.

y ahora más que nunca,

elena te necesita.

pedro: sí.

me preocupa mucho nicolás.

no puedo ni imaginarme

todo lo que está sintiendo,

¿te imaginas?

esther: sí, pobrecito.

pero vas a ver

que es cuestión de tiempo

para que las autoridades

decidan que el niño

tiene que estar con su madre.

pedro: ¿cuánto tiempo?

¿cuánto tiempo más, mamá?

en esas condiciones,

la vida se hace eterna.

esther: lo sé, hijo, ya lo sé.

[música]

>> oye, nos falta uno.

>> nos falta uno.

¿quién puede?

>> hola, ¿quieres jugar "fut"?

nicolás: no.

>> ¿no sabes jugar?

nicolás: sí sé, pero no quiero.

>> bueno.

no quiere.

mireya: ¿qué pasó, nico?

¿por qué no quieres jugar?

nicolás: porque no.

mireya: a ver, dime la verdad,

¿no sabes jugar futbol

y te da pena?

nicolás: no, sí sé,

soy muy buen portero.

mireya: es que eso es justo

lo que le hace falta

al equipo de quique.

siempre le andan metiendo goles.

¿no les quieres echar una mano

para que no pierdan tan feo?

nicolás: bueno, pero nada más

un rato.

mireya: claro, solo un rato.

niños, nico

va a entrar de portero

en el equipo de quique.

todos: [celebran]

nicolás: ¿acá?

>> vamos, vamos, de portería.

agustín: buenos días.

mira quién te vino a visitar.

¿la puedo poner aquí?

rosa: sí.

ay, maría, qué bonita te ves

con ese mameluco.

agustín: yo lo escogí.

¿estás un poco más tranquila?

rosa: sí, gracias.

¿por qué la trajiste?

nelson: ey, y ¿qué hace

maría aquí?

agustín: es que no me quedaba

de otra que traerla,

pues, gina tenía que ir

a la farmacéutica.

nelson: y ¿a qué fue?

tiene permiso de maternidad.

agustín: no tengo idea.

y la verdad es que tampoco

se lo pregunté,

pues, ya ve cómo es.

y, pues, para no faltar

al trabajo,

me traje a maría.

rosa: si quieren,

yo la puedo cuidar.

nelson: no, no, no, no,

tú también tienes mucho

que hacer.

para eso está el abuelo.

venga acá, preciosa,

tu abuelito te va a cuidar.

agustín: [ríe]

nelson: ¿quién es la más bonita,

la más consentida, la más guapa

de todo...?

gina: si eligieras un lugar

donde pudiéramos estar

lejos de todo,

¿a dónde te irías?

>> eh, ¿tahití?

gina: [ríe]

¿por qué a tahití?

>> no, solo lo dije por decir,

era broma.

lo que yo realmente quiero

es irme a estados unidos.

me han dicho que lo mismo

que hago aquí en el laboratorio

allá me lo pagarían el triple.

gina: y ¿tienes visa?

>> sí, mi plan

es conseguir la residencia

y quedarme a vivir ahí

para siempre.

los gringos sí saben vivir bien.

gina: sí.

y ¿a qué parte te gustaría ir?

>> los ángeles.

gina: uy, yo fascinada

me iría contigo.

>> anímate.

gina: [ríe]

>> ay, ahora sí, cuénteme.

nelson: ¿todo bien?

>> sí, sí, no, todo bien,

muchas gracias.

cuénteme qué pasó con esa beba.

nelson: ah, mi nieta,

la alegría de mi vida.

>> ay, felicidades.

nelson: gracias, gracias.

>> ay, está bien bonita.

nelson: sí, está dormidita.

>> ay, ay, ay,

¿a quién se parece?

¿a su papá?

nelson: no, ni que lo quiera

dios.

por favor, es una lópez

hecha y derecha.

>> ah, bueno.

nelson: ¿verdad que eres

idéntica a tu abuelo?

>> [ríen]

nelson: no, está dormida ahora,

no te preocupes.

agustín: ¿cómo lo ven?

anda culeco con maría.

>> pues, ¿cómo no?

si está chulísima.

además, se ve que es

bien tranquila, ¿eh?

agustín: no, no te creas, ¿eh?

hay noches que no me deja

cerrar los ojos,

pero--pero no me importa.

benito: ay, pues, con que no

saque el carácter de la gina...

agustín: tan bien que íbamos.

nelson: ah, qué buena está

la "georgia", ¿eh, eh?

vamos a trabajar

que hay mucho que hacer, vamos.

benito: no, pues, ni su nieta

le quita lo gruñón.

nelson: ¿qué fue lo que dijiste?

benito: que su nieta

le alegró el corazón.

nelson: ah.

benito: de veras

que hasta se parece un buen

a usted, ¿eh?

nelson: ah, sí, ¿verdad?

agustín: ¿qué traes, qué traes?

es igualita a mí

cuando yo era bebé.

nelson: ay, sí, pe--

maría: [llora]

nelson: mira,

ya la hiciste llorar

diciendo que se parece a ti.

por favor.

agustín: oh, ¿qué pasó?

¿qué vas a saber, hombre?

llora porque ya es

hora de su mamila,

por eso está llorando.

a ver, pásamela.

nelson: no, no, no,

yo me encargo,

tú a trabajar que si no,

no te va a alcanzar

ni para los pañales.

vamos, vamos, a chambear.

vamos, mi vida,

yo te voy a dar tu lechita.

sí, ven, ven.

>> de aquí lo vemos.

gabriela: ¿cómo ves

en este espacio?

samuel: mm...

mejor aquí, ¿no?

gabriela: no, no, no, no, no.

samuel: ¿por qué no?

terminé con rosa,

¿no me darías una oportunidad?

gabriela: es que...

samuel: ¿cuál es el problema?

gabriela: anoche le dije que sí

a gustavo.

>> mira, mira, sí puedo,

sí puedo.

es que--mira.

no, ya, ya no puedo.

>> hay que escalar.

mireya: nico,

ven un momento, por favor.

horacio: ¡nico!

nicolás: ¡abuelo!

horacio: [ríe]

ven acá.

ay, qué cosa.

ven, ven, ven.

[música]

[música]

Cargando Playlist...