null: nullpx
Cargando Video...

Te Doy La Vida Capítulo 70

16 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

gina: tu papá estaba ahí

y me quería llevar con él,

pedro.

pedro: mi papá está muerto.

gina: no, pero se murió

por mi culpa,

yo soy la culpable.

pedro: no digas tonterías.

estaba enfermo.

gina: no, fue por mi culpa.

le dio un infarto porque

se enteró que el bebé

que estoy esperando no es tuyo.

pedro: ¿qué estás diciendo?

gina: no es tu hijo,

pedro, te mentí.

pedro: ¿cómo pudiste

engañarme con algo así?

gina: perdóname.

pedro: ¿por qué lo hiciste?

gina: para que me quisieras.

para que regresaras conmigo.

pedro: ¿cómo fuiste capaz de

usar a tu hijo para retenerme?

gina: perdóname, te lo ruego,

por favor, perdóname.

trata de entenderme,

me volví loca.

loca el día que me dejaste

plantada en la iglesia.

por eso me metí con el primero

que me pasó por delante,

me quería desquitar, perdóname.

pedro: nada justifica

lo que hiciste.

gina: lo que menos

me imaginé es que fuera

a quedar embarazada.

además, si decía que iba a tener

un hijo con un desconocido,

me iban a repudiar a mí.

pedro: solo pensaste en echarme

a perder la vida diciéndome

que este hijo era mío.

se acabó esto.

estoy harto de las mentiras.

gina: dame un poco de tiempo--

pedro: ¿para qué, gina?

¿para qué?

¿para seguir enredando

las cosas?

has hecho bastante daño.

no quiero volver a verte.

lo que hiciste no tiene perdón.

no te quiero ver aquí

cuando regrese.

gina: [llora]

perdón.

nelson: vamos a tener que

arreglárnosla sin nuestro

jefe de taller.

pueden seguir avanzando

en lo que estaban.

ahora que regrese pedro, estoy

pensando en que se haga cargo

del puesto.

creo que es el más indicado.

chano: ¿y si no acepta, jefe?

nelson: pues tendré que buscar

otra persona.

pero ya vieron lo que pasó

cuando domingo no estuvo aquí.

agustín: sí, pero ahora se nos

fue definitivamente.

lo vamos a extrañar.

nelson: lo sé.

pero no queda de otra

que echarle ganas.

la vida continúa, ¿sí?

chano, te encargo, cuando

acaben lo que están haciendo,

hagas el rol de trabajo.

chano: sí, patrón.

nelson: pues a darle, pues,

muchachos, adelante.

vamos.

gabriela: ¿y hoy tampoco

piensas ir a trabajar?

irene: buenos días, gaby.

buenos días, mami.

andrea: ¿te sientes mal?

irene: no, ¿por qué me voy

a sentir mal?

¿solo porque no me levanté

temprano?

andrea: no, no, no.

pero me parece extraño

que siendo tan cumplida

dejes de ir a trabajar dos días.

¿nos estás ocultando algo?

irene: no, mami,

no estoy ocultando nada.

nada más llegué

a las dos de la mañana

y me quedé dormida.

¿algún problema?

andrea: no, no, no.

irene: al rato voy a trabajar

si eso es lo que les importa.

andrea: no, la que me importa

eres tú, hijita.

irene: ¿de cuándo a acá

la señora villaseñor

se preocupa por mí?

andrea: siempre lo he hecho.

que no te des cuenta

es otra cosa.

gabriela: ¿y adónde

fuiste anoche?

irene: a un lugar donde fui

inmensamente feliz.

y como no quiero que ninguna

de ustedes dos me amargue,

me voy.

provecho, ¿eh?

andrea: ¿qué le pasa?

gabriela: anda con alguien

y no quiere que nos enteremos

quién es.

andrea: no debe ser una persona

muy recomendable, porque no

se estaría comportando así.

gabriela: ¿qué te dijo?

andrea: no.

ernesto: ¿dónde estás?

elena: acabo de dejar a nicolás.

voy a la oficina.

ernesto: ¿no vas a regresar

a la casa?

elena: no, tengo mucho trabajo.

ernesto: me urge hablar contigo.

elena: dime.

ernesto: es que por teléfono

no puede ser.

elena: bueno, entonces,

te esperas a que regrese

a la casa.

marcia: pase, por favor.

pedro: gracias.

licenciada, muchas gracias

por recibirme.

>> tome asiento,

por favor.

¿en qué lo puedo ayudar?

pedro: quiero divorciarme

de la mujer con la que me casé.

resulta que me mintió diciéndome

que iba a tener un hijo mío

para obligarme a que me casara

con ella.

>> ¿y el hijo no es suyo?

pedro: no, me lo confesó

esta misma mañana.

no quiero pasar

ni un solo segundo más

al lado de esa mujer.

me engañó con una mentira

tras otra y yo de idiota

y fui a creerle.

>> tranquilícese, por favor,

señor, está usted muy alterado.

pedro: ¿y cómo voy a estar?

nunca me había sentido

tan engañado.

ese bebé que espera no es mío

y yo sintiéndome culpable

porque no podía quererla

como se merece, por favor.

¿sabe lo que es eso?

>> creo que la ama

y por eso le duele tanto.

pedro: no, no, no,

¿qué la voy a amar?

eso es lo peor de todo.

ella sabe perfectamente

que yo amo a otra mujer

y que solamente me sacrifico

por el bebé.

resulta que ese bebé no es mío.

¿sabe cómo me siento?

>> me lo puedo imaginar.

bueno, mire, actualmente

el divorcio puede solicitarse

unilateralmente.

o sea, por uno solo

de los conyugues.

el trámite es relativamente

fácil y más cuando no hay

hijos de por medio.

¿usted cree que pueda conseguir

una confesión por escrito

de que el hijo no es suyo?

pedro: bueno, sí, se la pido.

pero si se niega,

la voy a obligar,

exijo un examen de adn.

>> exacto.

entonces, lo que podemos hacer

es elaborar una demanda donde

se expongan los motivos

y presentarla a los tribunales.

pedro: muy bien, hágalo.

>> de acuerdo, yo me encargo.

pedro: licenciada, ¿será mucho

pedirle que la redactara

en este momento?

como le comenté, no quiero pasar

al lado de esa mujer

ni un segundo más.

por favor.

>> ¿tiene tiempo de esperar?

pedro: todo el tiempo del mundo.

>> entonces, pase a la sala

de espera y, mientras,

yo preparo la demanda.

pedro: muchas gracias.

>> en cuanto la tenga,

le llamo.

pedro: sí, gracias.

gracias.

>> marcia, ven, por favor.

esther: ¿qué te pasa?

¿discutiste con pedro?

gina: sí.

¿por qué es tan buena conmigo?

esther: no es que sea buena.

yo me ofrecí a cuidarte porque

quiero que tu bebé nazca bien.

y ahora que domingo ya no está

con nosotros, pues a mí me hace

más ilusión que nunca.

¿qué tienes?

¿qué tienes?

no, no, no, no.

no te pongas así.

gina: perdóneme.

esther: no, pero yo no tengo

nada que perdonarte,

tranquilízate, por favor, hija.

tranquila.

gina: esther, necesito estar

sola un momento, ¿sí?

esther: sí.

tranquilízate.

gabriela: buenos días,

qué tempranera.

elena: me vine directo

de la escuela de nico.

gabriela: ¿y cómo van las cosas

con ernesto.

elena: por lo menos,

ya no está encima de mí.

con suerte, encontró a alguien

y deja de insistir.

anoche lo agarré en una mentira.

me dijo que se iba a quedar

en la oficina a trabajar,

pero no contaba que mi papá

me dijo que había salido

temprano.

gabriela: pues qué se me hace

que anda con alguien.

elena: esa sería una bendición.

ojalá se enamorara

para que me dejara en paz.

¿irene dónde está?

gabriela: va a llegar tarde

porque se desveló.

¿quién sabe con quién anda?

anda muy misteriosita.

elena: ay.

samuel: buenos días.

elena: samuel, ¿qué haces aquí?

pensé que te ibas a tomar

unos días.

samuel: no, prefiero trabajar

para distraerme.

de hecho, quería preguntarte

si sería posible

que me contrataras

de tiempo completo.

elena: yo tenía entendido

que en las tardes

ibas a al universidad.

samuel: ya no.

elena: bueno, déjame consultarlo

con el contador y, en cuanto

tenga una respuesta,

yo te aviso.

samuel: gracias.

gabriela: bueno, yo también

voy a trabajar.

samuel, ¿puedes venir

un momento, por favor?

samuel: ¿qué se te ofrece?

gabriela: tengo algo

que decirte.

samuel: ¿de qué se trata?

gabriela: te regresaron la beca.

samuel: ¿cómo?

gabriela: es que le comenté

a mi mamá que la habías perdido

y que te ibas a dar de baja

y resultó que ella es amiga

de la esposa del director

de estudios de tu facultad.

así que habló con ella

para ver si se podía hacer algo

y ya te lo regresaron.

samuel: no lo puedo creer,

¿de verdad?

gracias.

perdón, perdón, es que me ganó

la emoción.

no me estás tomando el pelo,

¿verdad?

gabriela: ¿cómo crees?

jamás jugaría con algo así.

samuel: gracias, de verdad.

mil, mil gracias.

gabriela: no me lo agradezcas

tanto, mejor ponte a estudiar

para el extraordinario

porque ese sí lo tienes

que presentar.

samuel: por supuesto.

gabriela: no.

no me malinterpretes.

lo nuestro sigue igual.

lo que menos quiero es que

te sientas obligado a regresar

conmigo por agradecimiento.

samuel: está bien.

pero no me voy a cansar

de agradecértelo.

le voy a llamar a mi mamá

para contarle,

se va a poner feliz.

gabriela: sí, hazlo, hazlo,

que tenga una alegría

después de tanta pena.

samuel: gracias.

gabriela: ay, ¿sí valen

las mentiras piadosas, verdad?

samuel: elena, disculpa

la molestia, pero ya no es

necesario que le hables

al contador.

se arregló mi problema

de la universidad y voy a seguir

estudiando por las tardes.

elena: qué bueno.

es mejor que sigas estudiando.

me da mucho gusto, samuel.

samuel: gracias.

[celular]

elena: ¿mamá?

andrea: ya te tengo

una muchacha.

es la prima de alma

que se quedó sin trabajo.

elena: ¿y cuándo puede empezar?

andrea: hoy mismo si quieres.

¿a qué hora estás en tu casa?

elena: a la hora de la comida,

después de recoger a nicolás.

andrea: ahí nos vemos,

yo te la llevo.

elena: muchas gracias, mamá.

irene: buenos días.

elena: buenos días.

pensé que ibas a llegar

más tarde.

me dijo gabriela

que te desvelaste.

irene: un poco.

¿a ernesto no le molesta

que vengas a trabajar?

elena: no sé y no me importa.

no veo la hora que me pueda

separar de él.

ernesto: hola.

¿qué pasa?

parece que vieron un fantasma.

elena: ¿qué haces aquí?

ernesto: no puedo esperar

hasta que llegues a la casa

para hablar contigo.

¿nos dejas solos, por favor?

gracias.

elena: ¿qué pasa?

¿cuál es la urgencia?

ernesto: necesito que sepas

cuál es el estado en que

se encuentra la ferretera.

por el asunto de la autoría,

lo proveedores no están

renovando los contratos

que tenían con nosotros.

elena: ¿de qué te quejas?

tú fuiste el que provocó

todo esto.

ernesto: sí, por supuesto.

porque no iba a permitir

que tu padre me robara.

yo estoy dispuesto a subsanarlo

de una forma cordial,

sin juicio de por medio.

elena: ¿y qué quieres

que haga yo?

ernesto: que convenzas

a tu padre de aceptar

el trato que le ofrecí.

mira, se requiere darles

una muestra de confianza

a la gente que está afuera.

que vea que la empresa ha

solucionado sus problemas

y que estamos fuertes,

que estamos bien.

elena: no pensé que estuviera

tan grave la situación.

ernesto: de hecho,

es muy crítica.

por eso, creo que si tú

intercedes, tal vez tu padre

acepte el ofrecimiento

que le hice.

elena: voy a hablar con él,

pero no te puedo prometer nada

porque mi papá tiene sus ideas

y es muy difícil movérselas.

ernesto: sí, dímelo a mí.

pero a ti siempre te escucha.

elena: voy a ver

qué puedo hacer.

ernesto: te lo agradezco.

perdón por la interrupción,

nos vemos en la casa.

irene: ¿se puede saber

qué viniste a hablar con elena?

ernesto: le pedí que interceda

con el necio de tu padre.

si seguimos así, la empresa

se va a la ruina.

irene: despreocúpate,

mi papá no va a perder

todo lo que consiguió

durante años por un capricho.

ernesto: bueno, está bien, ya.

irene: oye, quiero

que nos veamos a la noche.

ernesto: ¿qué te pasa?

no seas imprudente,

nos pueden ver.

irene: relájate, no pasa nada.

hasta la noche.

elena: acaba de venir

ernesto a la oficina

para pedirte que interceda.

para que aceptes el trato

que te ofreció.

horacio: pues se siente

con el agua al cuello y eso

es muy bueno para nosotros.

elena: si vieras la sangre fría

con la que dice las cosas.

es tan convincente, papá.

cualquiera que no supiera

la rata que es le daría

la razón.

horacio: es muy perspicaz.

si no tuviera una gran

inteligencia, no llegaría

hasta donde está.

elena: es que ¿cómo pude estar

tan ciega todos estos años,

papá?

horacio: aguanta,

ya falta muy poco.

elena: sí, claro, en eso estoy.

te dejo, solo quería contártelo.

horacio: gracias, hija.

que tengas un muy bonito día.

elena: igualmente, pa.

[música]

[música]

[timbre]

nicolás: yo abro.

abuela.

andrea: ¿cómo estás?

qué gusto verte.

nicolás: ¿y ella quién es?

andrea: ah, ella es maru

y viene a quedarse con ustedes.

elena: mucho gusto, maru.

yo soy elena y él es nicolás.

maru: hola, nicolás.

nicolás: hola.

elena: bueno, ven conmigo

y te enseño la casa, ¿sí?

andrea: vayan, vayan,

yo me quedo con nico.

que hace mucho

que no platicamos.

a ver, cuéntame, mi cielo,

¿cómo te ha ido?

nicolás: bien.

andrea: ah, qué bueno.

¿y la escuela qué tal?

nicolás: me dejan mucha tarea,

¿me ayudas?

andrea: sí, sí,

claro que te ayudo.

a ver, enséñame de qué se trata

la tarea.

rosa: ¿qué haces?

¿comemos juntos?

samuel: no puedo,

estoy llegando a la universidad.

rosa: ¿que no te habías

dado de baja?

samuel: me regresaron la beca.

voy a poder seguir

con mis estudios.

rosa: qué buena noticia.

¿y cómo fue?

me dijiste que no se podía

hacer nada.

samuel: gabriela me echó

la mano.

rosa: ¿gabriela?

¿y cómo?

no entiendo.

samuel: resulta que su mamá

es amiga de la esposa

del director académico.

habló con él y consiguió

que me la regresen.

rosa: ah, mira.

me da gusto por ti.

samuel: gracias.

rosa: entonces, ¿volviste

con gabriela?

samuel: no, una cosa no tiene

que ver con la otra.

te dejo, tengo que ir

a control universitario.

gracias por llamar.

rosa: suerte.

pedro: mamá.

mamá.

gina: tu mamá no está.

fue a la iglesia a ver

lo de los rosarios de tu papá.

pedro: ¿qué haces aquí?

te dije que no quería verte.

gina: yo sé.

no puedo irme

sin que me perdones.

no quiero que me odies, pedro.

todo estaba bien entre nosotros

hasta que apareció elena.

pedro: a ella no la metas, ¿sí?

por favor.

aquí está la demanda

de divorcio.

cuando lo firmemos,

no quiero saber nada más de ti.

para mí no existes.

elena: ¿nos puedes preparar

todo para comer?

maru: sí, señora, con permiso.

elena: ¿te quedas a comer, mamá?

andrea: sí, sirve que me cuentas

cómo te está yendo con ernesto.

elena: bueno, pues bien.

dentro de lo que cabe.

tengo que soportarlo,

pero muy pronto las cosas

van a cambiar radicalmente.

andrea: ¿por qué lo dices?

elena: estoy esperando

el resultado de algo

que me va a permitir librarme

de él de una vez por todas.

andrea: ¿y de qué se trata?

elena: prefiero no decir nada

hasta que no sea un hecho.

así que, por favor,

sigue fingiendo

como que todo está muy bien,

todo está perfecto.

ernesto: hola, buenas tardes.

andrea: ernesto,

qué gusto verte.

ernesto: el gusto es mío.

andrea, te quedas a comer, ¿no?

andrea: sí, sí, sí.

ernesto: perfecto.

elena: maru, él es mi esposo.

maru va a estar trabajando

con nosotros.

ernesto: mucho gusto, encantado.

¿y nico?

elena: en su cuarto.

maru, ¿le avisas que ya vamos

a comer, por favor?

ernesto: no hace falta, yo voy.

con permiso.

andrea: ¿nos habrá oído?

elena: no, no creo.

ya habíamos terminado de hablar,

¿no?

padre: pedro, qué milagro

verte por aquí.

pedro: hola, padre.

vine a ver si encontraba

aquí a mi mamá.

iba a venir para ver

lo de los rosarios de mi papá.

padre: sí, aquí estuvo

hace un rato, pero ya se fue.

¿y cómo estás?

¿cómo te sientes?

sigues muy afectado

por lo de tu papá, ¿verdad?

pedro: sí, padre.

me cuesta mucho resignarme

a que se haya ido.

pero bueno, no es solamente

eso lo que me tiene mal.

acabo de enterarme de algo

que me sacudió completamente.

padre: ¿y de qué se trata?

pedro: el bebé que espera gina

no es mío.

padre: válgame dios.

pedro: me lo confesó esta mañana

porque ella piensa que mi papá

se murió porque la escuchó

diciéndoselo a alguien.

bueno, después de eso

le dio un infarto.

yo no dejo de pensar que así fue

y que si mi papá no la hubiera

escuchado, pues él estaría vivo.

pedro: nadie se muere

por escuchar una noticia,

por más mala que esta sea.

a tu papá le dio un infarto

porque estaba mal.

su salud estaba muy deteriorada.

pedro: sí.

me tranquiliza que me lo diga

porque si ya es imperdonable

lo que hizo conmigo, imagínese

si además sería culpable

de la muerte de mi papá.

padre: sácate esa idea

de la cabeza porque eso

no puede ser.

y trata de perdonarla,

no te quedes con ese rencor.

el daño ya está hecho.

allá ella cómo limpie

su consciencia, pero tú líbrate

de los malos pensamientos.

y por ningún motivo se te ocurra

buscar venganza.

pedro: no, no.

mire, con que no la vuelva a ver

nunca más en mi vida,

con eso me basta.

padre: y a mirar con la cabeza

bien en alto, porque tú actuaste

bien, responsablemente.

por eso te casaste con ella.

deja que dios la juzgue

por sus actos.

pedro: sí, padre, gracias.

[celular]

ernesto: es el tuyo,

te llegó un mensaje.

pedro: "¿te puedo marcar?

necesito hablar contigo".

elena: "ahora no puedo".

ernesto: ¿con quién te escribes?

elena: con irene.

nicolás: ma, ya acabé.

¿puedo ir a mi cuarto?

elena: sí, pero te lavas

bien los dientes.

andrea: ven y dame un beso

porque yo ya me voy.

nicolás: adiós, abuela.

andrea: adiós, mi amor.

bien, pues gracias por invitarme

a comer, me dio mucho

gusto verlos.

y me voy muy tranquila al ver

que las cosas entre ustedes

están mejor.

ernesto: estoy muy contento.

¿y tú, amor?

elena: sí, también.

andrea: pues qué bueno.

adiós, nos vemos.

elena: suéltame.

ernesto: ey, ey, ¿por qué

me rechazas?

¿a qué estás jugando?

elena: a nada, pero no me gusta

que me sorprendas.

ernesto: ¿te sorprenda?

pero ¿cómo?

estamos tratando de arreglar

las cosas, ¿no?

bueno, es en todos los sentidos.

y perdón, pero no veo que tú

pongas mucho de tu parte.

a ver, elena, eres mi mujer,

yo tu esposo.

y yo ya no quiero seguir

viviendo como amigos.

elena: te pedí tiempo, ernesto.

ernesto: y te lo he dado,

te lo he dado.

pero siento que yo pongo todo

el empeño y tú no pones nada.

elena: tienes que entender

que me cuesta trabajo,

no es tan fácil olvidar

todo lo que me hiciste.

ernesto: yo ya olvidé

lo que tú me hiciste.

tú dime qué tengo que hacer

para que lo olvides.

elena: no presionarme, solo eso.

ernesto: no juegues conmigo,

por favor.

no me quiero volver loco

otra vez porque sabes

que cuando me pongo así,

hago cosas que no quiero hacer.

[música]

[música]

>> no puedo creer

que te hayan devuelto la beca.

samuel: ni yo, me agarró

de sorpresa.

ya iba a darme de baja

y tratar de entrar a la unam.

>> la unam es muy buena,

pero no te iban a revalidar

todas las materias.

el plan de estudios

es diferente.

¿cómo le hiciste para recuperar

la beca?

samuel: pues fue gracias a que

la mamá de gabriela

es amiga de la esposa

del director académico.

>> me da gusto por ti.

samuel: pues gracias.

voy a ver lo del extraordinario.

[celular]

samuel: perla.

perla: hola, samuel.

hoy es el cumpleaños de joaquín

y nos vamos a reunir en mi casa,

¿vas a venir?

samuel: voy a ver si puedo.

perla: ¿cómo estás?

¿cómo te has sentido?

samuel: triste

por lo de mi papá,

pero por otro lado,

pues contento de que

me regresaron la beca.

perla: ah, qué buena onda,

vas a poder seguir estudiando.

samuel: así es.

de hecho, ahora estoy

en la universidad.

perla: bueno, entonces, te dejo.

ojalá puedas venir en la noche.

samuel: voy a ver si me animo.

gracias por llamar.

ernesto: irene.

irene: de verdad que nada más

de oír tu voz,

vuelvo a estremecerme.

ernesto: ya deja de decir

tonterías.

¿qué le estabas mensajeando

a elena?

irene: ¿qué? ¿cuándo?

ernesto: hace como una hora,

más o menos.

irene: yo no le he enviado

ningún mensaje, ¿por qué?

ernesto: porque me dijo que eras

tú la que le estaba escribiendo.

irene: pues no, te mintió.

no me extraña, seguramente

se estaba mensajeando con pedro.

solo tú te crees que eso de

que ya no tienen nada que ver.

de verdad que no entiendo

tu necedad de que te vuelva

a querer, menos teniéndome a mí.

ernesto: tengo la certeza

de que está planeando

deshacerse de mí.

la escuché hablando con tu mamá.

dijo que estaba esperando

el resultado de algo

y, la verdad, ¿tú no sabes

de qué se trata?

irene: ni idea.

ernesto: bueno, averígualo.

irene: si lo hago, ¿qué me vas

a dar a cambio?

tengo muchas ganas

de que nos vayamos

de viaje de fin de semana.

ernesto: no estoy de humor, ¿sí?

[celular]

nelson: dime, gina.

gina: papá, ¿pedro está

en el taller?

nelson: no, no ha venido.

le dije que se tomara

unos días.

¿por qué?

gina: le confesé que el hijo

que estoy esperando no es de él.

nelson: no te entiendo.

me dijiste que no iba

a saberlo nunca.

gina: si lo que te preocupa

es que te haya mencionado,

no te preocupes,

no lo voy a hacer.

nelson: eso no es

lo que me preocupa, gina,

sino cómo haces las cosas.

gina: papá, te juro

que esto sí lo voy a cumplir.

¿sí?

obviamente pedro ya no quiere

que siga aquí.

entonces, por favor, ven por mí.

nelson: en cuanto pueda,

lo hago.

¿le dijiste que agustín

es el padre?

gina: no y no se lo voy

a decir ni a él ni a nadie,

papá, ya, por favor.

nelson: tiene derecho a saberlo,

gina.

gina: claro que no.

¿cuántas veces quieres

que te diga que no

quiero nada con él?

el bebé es mío, de nadie más.

nelson: algún día se va a saber

y tú vas a quedar muy mal.

gina: ¿mal frente a quién?

¿agustín?

por favor, me importa

un pepino agustín.

nelson: ¿esther ya sabe

que la estabas engañando

con un nieto que no era de ella?

gina: no.

nelson: pues tendrás

que decírselo.

gina: sí, pero ahorita

no se lo voy a decir.

por favor, ya no me presiones

más, ¿sí?

nelson: arregla tus cosas.

en cuanto pueda, voy por ti.

esther: voy a salir.

¿qué haces?

gina: yo creo que me voy

a regresar a mi casa, esther.

allá me siento mejor

y no quisiera seguir

dando molestias.

esther: pero--pero--

¿por qué dices eso?

si no es ninguna molestia.

al contrario.

mira, ahora que no está domingo,

tu compañía me está haciendo

muy bien.

gina: a mí también la suya,

esther, pero...

las cosas entre pedro

y yo no están bien

y no van a mejorar.

entonces, lo mejor es

que me vaya.

mi papá va a venir por mí.

esther: pues me vas a hacer

mucha falta.

pero, bueno,

si tú ya lo decidiste,

pues ¿qué le vamos a hacer?

lo siento.

[música]

[música]

irene: hola.

gabriela: no pensé

encontrarte aquí.

irene: por un par de días

que no llego temprano.

es una excepción.

en cambio tú llegando tarde

como siempre.

gabriela: tuve cosas que hacer.

ya me voy a la oficina.

irene: oye, ¿tú sabes

qué es lo que elena está

esperando para dejar a ernesto?

gabriela: no, la verdad no.

no me ha comentado nada.

irene: ni a mí.

ojalá sea pronto.

gabriela: ¿y a ti por qué

te urge tanto?

irene: ¿sabes qué?

son muy molestas

tus suspicacias.

me ponen de malas.

gabriela: entonces, no hagas

cosas buenas que parezcan malas.

chano: no, nomás no le hallo.

ya le cambié la bomba

de la gasolina, le hice

limpieza a los inyectores

y sigue presentando la falla.

agustín: ¿ya le escaneaste?

chano: ya, tres veces

y no me manda ningún código.

agustín: pues a lo mejor salió

defectuosa la bomba de gasolina,

¿no?

chano: si fuera eso,

también presentaría la falla.

pasando los 60 kilómetros

trabaja perfectamente, muy bien.

es que si el jefe estuviera

aquí, ya me hubiera

dicho qué hacer.

la salía bien el sistema

de inyección.

agustín: al rato quedé de ver

a pedro, le voy a preguntar,

seguro él sabe.

chano: pues sí, gracias.

mientras voy a afinar

la camioneta que llegó.

ey, aguacate.

prepárate la camioneta.

>> señora, la busca

el joven samuel.

andrea: ¿a mí?

no, no, es a gabriela.

>> no, preguntó por usted.

andrea: qué raro.

>> pase, joven, por favor.

samuel: gracias.

buenas noches.

andrea: me enteré

de lo de la muerte de tu papá.

lo siento mucho.

samuel: muchas gracias.

andrea: bueno, y ¿por qué

estás aquí?

gabriela no está.

samuel: vine a verla a usted.

andrea: ¿a mí?

pero ¿por qué?

samuel: quería agradecerle

lo que hizo por mí

y le traje estas flores.

andrea: muchas gracias,

están muy lindas,

pero yo no he hecho nada por ti.

samuel: ¿le parece poco

que me haya ayudado

a recuperar mi beca?

andrea: ¿qué beca?

samuel: la que perdí por haber

reprobado una materia.

gabriela me dijo que usted

intercedió hablando con--

andrea: no, no, no.

a ver, a ver, a ver.

yo no sé qué te dijo gabriela,

pero yo no tengo nada que ver.

ni siquiera sabía que tenías

beca y mucho menos saber

que la habías perdido.

no, no tenía idea.

samuel: pero entonces, ¿quién

fue la que llamó a la esposa

del director académico?

andrea: no lo sé, no tengo idea,

pero yo no fui.

samuel: ay, gabriela.

andrea: pues sí,

pídele que te explique.

y a mí, por favor,

no me metan en sus cosas.

samuel: siento haberla

infortunado, señora.

buenas noches.

andrea: está bien, está bien,

buenas noches.

>> ¿por qué tan sola?

gabriela: no estoy de ánimos

de platicar con nadie.

>> estás de malas.

gabriela: no.

estoy deprimida.

>> por samuel.

gabriela: sí.

>> si quieres hablar,

soy todo oídos.

gabriela: no hay mucho

que decir, pues terminamos.

>> ese es punto a mi favor.

gabriela: ¿qué cosas dices?

>> bueno, por lo menos

te hice sonreír.

perla: ¿ya viste quién llegó?

gabriela: samuel.

no pensé que se acordara

del cumpleaños de joaquín.

perla: yo hoy se lo recordé.

gabriela: hola.

no pensé que fueras a venir.

samuel: fui a tu casa

a agradecerle a tu mamá

lo que supuestamente

había hecho por mí.

y me dijo que no tenía idea

de que había perdido la beca.

gabriela: está bien,

te lo voy a decir,

yo pagué la colegiatura.

samuel: ¿por qué lo hiciste?

gabriela: porque no me parece

justo que pierdas tu carrera.

samuel: no pensaba perderla,

te dije que iba a aplicar

a la unam.

gabriela: pero ibas a tener

que empezar casi desde cero,

los planes de estudios son

distintos y no todo se puede

revalidar.

samuel: aún así, era mi decisión

y a ti no te importó.

gabriela: al contrario,

porque me importas

y me siento culpable,

hice lo que hice.

samuel: a ver,

¿culpable por qué?

gabriela: porque cuando

te conocí eras un chavo

súper estudioso y yo te sonsaqué

a que dejaras de ser tan nerd.

¿cómo no me voy

a sentir culpable?

samuel: fue mi decisión.

yo decidí cambiar.

a mí me gustó la fiesta.

¿qué te pasa?

no manejas mi vida.

gabriela: mi intención no era

ofenderte, ¿ok?

samuel: lo hiciste.

me tratas como a un niño

que no sabe tomar las riendas

de su vida.

y me engañaste con ese cuento

de tu mamá.

gabriela: lo hice porque

si te decía la verdad,

no ibas a aceptar que

te pagara la colegiatura.

samuel: por supuesto que no.

¿lo hiciste para que volvamos?

gabriela: ¿qué te pasa?

¿por qué no puedes aceptar

que alguien haga algo por ti?

lo hice solo por ayudarte,

por solidaridad.

si quieres, puedes tomarlo

como un préstamo a largo plazo.

y cuando te recibas

y empieces a ganar, ya,

me lo devuelves y ya.

di algo, por favor.

samuel: voy a ver cómo te pueden

devolver ese dinero.

gabriela: no, samuel.

samuel: ¿que no te das cuenta

que me haces sentir que no

puedo resolver mis problemas?

como si fuera un imbécil.

no, gabriela, lo siento,

pero no puedo aceptarlo.

gabriela: qué pena que me hayas

mal interpretado.

para mí solo fue un acto

de generosidad.

lo menos que quise

fue ofenderte.

samuel: pues lo hiciste.

voy a ver qué me dicen

en la universidad

para regresarte tu dinero.

buenas noches.

perla: ¿por qué se fue samuel?

gabriela: se enteró

que fui yo la que pagué

lo de la colegiatura

y está indignado.

es un tonto, un orgulloso,

no entendió nada.

ya me arruinó la noche.

me voy a despedir.

perla: tu bolso.

esther: me preocupa que no vayas

a tener tiempo para atenderla,

nelson.

¿quién le va a hacer la comida?

nelson: nos la vamos a arreglar.

no te preocupes.

tú ya has hecho bastante.

esther: bueno, si el doctor

dijo que gina tenía que guardar

cama, es porque su embarazo

es de alto riesgo y yo quiero

que mi nieto nazca bien.

gina: me voy a cuidar, esther,

no se preocupe.

esther: eso espero, por favor.

mira que ahora

que domingo no está,

ese bebé va a venir a llenar

el vacío que él me dejó.

gina: ¿ya nos vamos, papá?

quisiera irme a recostar

un rato.

esther: sí, vayan.

nelson: gracias, gracias,

esther, y buenas noches.

esther: qué descanses.

gina: gracias.

nelson: vamos, hija.

gracias.

[música]

[música]

rosa: samuel.

samuel: rosa.

rosa: ¿qué haces?

samuel: vine por agua.

tengo la boca seca

del coraje que hice.

rosa: ¿por qué? ¿qué pasó?

samuel: no es verdad

que me hayan regresado la beca.

gabriela pagó la colegiatura.

rosa: no me digas.

samuel: me hizo sentir

un inútil.

rosa: si tienes ganas de hablar,

podemos irnos a tomarnos

un café.

gracias.

andrea: gabriela.

señorita, venga para acá.

necesito hablar con usted.

gabriela: dime.

andrea: ¿qué fue eso de que yo

le ayudé a samuel a recuperar

la beca?

gabriela: le mentí para que no

rechazara mi ayuda.

andrea: ay, hijita.

gabriela: es que pagué

la colegiatura

con la mejor intención, pero es

que lo malinterpretó todo.

es un tonto.

andrea: no, no, mi hijita,

a ver.

lo que uno hace por amor,

¿verdad?

gabriela: pues sí.

es que yo no quería

que dejara de estudiar.

es muy inteligente

y tiene un gran futuro.

andrea: sí.

gabriela: y si pierde la beca,

se va a tener que dar de baja

y ¿quién sabe hasta cuándo

se vaya a recibir?

andrea: y por lo que veo,

también es muy orgulloso.

gabriela: me dijo que no quería

que le resolviera la vida.

andrea: tienes que dejar

que se demuestre a sí mismo

que él puede.

ya si te pide ayuda

para algo concreto,

pues ya será otro cuento.

gabriela: gracias

por el consejo,

pero ya no importa.

terminamos.

andrea: ay, muñeca.

me voy a morder la lengua,

pero es una lástima.

parece que promete,

pero en fin.

gabriela: nunca te había

oído tan comprensiva.

andrea: la vida, hijita.

la vida algo me ha enseñado.

lo que siempre he tenido claro

es que lo único que quiero es

que mis hijas sean felices.

rosa: o sea que no vas a aceptar

que gabriela te pague

la colegiatura.

samuel: por supuesto que no.

le voy a pedir a la universidad

que le devuelvan su dinero.

lo que más me choca

es esa manera que tiene

de resolver los problemas.

rosa: es que ella no es

como nosotros, no sabe

lo que es no tener dinero.

le han dado todo en la vida.

samuel: pues sí.

sabe muy poco lo que es

luchar por conseguir

lo que uno quiere.

rosa: nunca entendí cómo es

que congeniaron.

son tan diferentes.

samuel: ¿qué quieres

que te diga?

me enamoré y el amor es ciego.

rosa: sí, pero parece

que ya se te quitó

la venda de los ojos,

¿o todavía la amas?

samuel: ¿y si hablamos

de otra cosa?

ya tuve bastante por hoy

de gabriela.

rosa: de acuerdo.

te cuento.

soy una mujer divorciada.

aprovechando que está

en la cárcel, hice los trámites

y ya salió mi acta de divorcio.

samuel: qué bien,

¿y cómo te sientes?

rosa: feliz, libre por fin.

samuel: ¿piensas regresar

con tu familia?

rosa: no, no, no, no, ya estoy

acostumbrada a la ciudad.

todos mis intereses están aquí.

y ahora más que nunca.

samuel: ya es tarde.

vamos, te acompaño a tu casa.

voy a pedir la cuenta.

nelson: ¿quieres

que te ayude en algo?

gina: no, papá.

puedo sola, gracias.

nelson: ¿no te daba pena

escuchar lo ilusionada

que estaba esther?

gina: sí, papá,

pero ¿qué quieres que haga?

nelson: decirle la verdad.

y no dejar que

se siga ilusionando.

gina: papá, no pude.

que se lo diga pedro.

nelson: voy a ver qué puedo

recalentar para traerte

de cenar.

gina: por mí no te preocupes,

papá, cena tú,

yo no tengo hambre.

nelson: estaba pensando

que tal vez socorro pueda

venir a hacerte de comer

y echarte una mano.

al cabo, vive aquí junto.

puede ir y venir sin problema.

gina: no, socorro no,

me choca socorro.

jamás me ha visto

con buenos ojos, no.

nelson: ni modo, no estás

para que te pongas tus moños.

gina: ay, hijo,

no me serviste para nada.

agustín: me ganaste.

¿qué onda?

pedro: con más tiempo ahora

que no voy al taller.

agustín: a propósito del taller,

fíjate que chano trae una bronca

con el sistema de inyección

de un coche.

pedro: ¿qué le pasa?

agustín: pues no sé.

falla en baja, ya le cambió

la bomba de la gasolina,

le dio servicio los inyectores,

lo escaneó tres veces y no anda.

todo lo marca bien,

pero la falla

se sigue presentando.

pero solamente

se normaliza en alta.

pedro: le está llegando

suficiente gasolina

al cuerpo de aceleración.

en alta no falla porque

la succión es mayor.

dile que revise, porque lo más

seguro es que sea el conector.

en ocasiones se afloja

el sujetador, hay que cambiarlo.

haz la prueba y si no queda,

avísame y me doy una vuelta

para revisarlo, ¿sí?

agustín: sí.

¿y tú cómo vas?

pedro: mal, mal.

y no solamente por mi papá.

sino también por gina.

agustín: ¿qué?

¿está mal otra vez o qué?

pedro: no, no, no.

el bebé que está esperando

no es mío.

Cargando Playlist...