null: nullpx
Cargando Video...

Te Doy La Vida Capítulo 55

25 Jun 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

gina: me hiciste sentir muy

bien hoy acompañándome al curso.

espero que vayas conmigo

todas las veces, vas a ver,

poco a poco me vas a llegar

a amar tanto como yo te amo

a ti.

pedro: elena.

gina: me dijiste elena.

pedro: fue inconsciente--

gina: peor todavía, quiere

decir que no te la puedes sacar

de la cabeza.

no, no me toques.

dios mío, ya no puedo más,

¿hasta cuándo vas a seguir

pensando en esa mujer?

pedro: no la puedo olvidar,

nunca te mentí cuando te pedí

que nos casáramos y tú--

gina: sí, lo hice, pero ahora

soy tu esposa y me gustaría

escuchar que vas a hacer un--

pedro: lo estoy intentando,

dame tiempo, discúlpame.

nunca ha sido mi intención

lastimarte, discúlpame.

gina: ¿por qué diablos no te

quedaste con ella?

pedro: por el hijo que vamos

a tener--

gina: qué sacrificado eres.

¿ahora adónde vas?

pedro: a caminar, quiero aire.

gina: soy una tonta, íbamos

bien, bebito, debí haberme

hecho la loca como si no

hubiera escuchado que me dijo

elena.

¿para qué le reclamé?

lo único que logré es que

la recordara más.

ernesto: buenas noches,

¿y nico?

te dijo que no fueras a ver

a mi madre.

elena: nico insistió, además

tu mamá disfrutó muchísimo--

ernesto: pudo haber hecho pasar

a mi hijo un mal momento,

caramba.

elena: pero no pasó, ernesto,

para qué--

ernesto: ¿y si hubiera pasado

qué?

elena: pero no fue así, y ya

nico tiene sus fotos para el

árbol familiar.

ernesto, además, ¿por qué no me

dijiste que te perdiste en

canadá?

tu mamá se lo dijo a nicolás--

ernesto: te lo digo, está mal

de la cabeza, inventa cosas.

esta maldita enfermedad

me arrebató a mi madre.

yo no tengo a nadie,

solamente a ti y a mi hijo.

estoy solo.

elena: buenas noches.

ernesto: mejor sería que te

murieras.

hace aproximadamente seis

meses que no sabemos nada

de ernesto, ni una llamada,

su madre está muy preocupada,

¿no tiene idea adónde pudo

haber ido?

>> no, frecuentaba un grupo

de amigos excursionistas,

y lo último que supimos es que

se fue con ellos un par de

semanas, pero ya no regresó.

ernesto: ¿y no conoce a alguno

de los excursionistas?

un nombre, una dirección--

>> no, tal vez debería ir a

la embajada o la policía,

quizás ellos puedan ayudarlo.

ernesto: su nombre es ernesto

rioja armida,

hoy a la mañana fui a la

embajada, pero no saben nada

de él, no hay registro que haya

salido de canadá o que haya

sido detenido por algún delito.

>> no aparece nadie bajo ese

nombre, pero ¿tendría alguna

fotografía, alguna otra cosa--?

ernesto: no, pero le puedo dar

sus señas particulares.

es un chavo de 22 años, tiene

tez blanca, la barba le sale

completo, tiene las cejas

pobladas, ojos cafés,

pelo negro, es muy delgado.

>> tenemos un cuerpo en

la morgue con esa descripción,

tendría que pasar

a identificarlo.

ernesto: está bien, esperemos

no se trate de ernesto.

no es a quien estoy buscando.

¿cómo está la sra. isabel?

>> muy inquieta, no hace más

que preguntar por su hijo.

ernesto: duplica la medicina,

y si pregunta por mí dile que

no me he comunicado.

buenas noches, ¿cómo vas con

el pasaporte?

apúrate que necesito salir

del país con el nombre de

ernesto rioja armida.

yo soy ernesto rioja.

>> comandante, buenas

noches, pásele.

eduardo: vine sin avisar,

¿y mi abuelo?

>> se fue a dormir,

¿le ofrezco algo de cenar?

eduardo: regálame un cafecito--

>> ahorita se lo sirvo,

y se lo voy a acompañar con un

panquecito que le hice a su

abuelo.

me habló la hermana bernardina,

tengo novedades de la sra.

isabel.

resulta que recibió la visita

de su nuera con su nieto

y le preguntó que cómo había

encontrado a su hijo en canadá

siendo que se había perdido

allá, al parecer sí, y dijo que

miguel lo había ido a buscar,

pero nunca lo encontró.

eduardo: ernesto me dijo que

cuando murió la mamá de miguel

no había vuelto a saber de él.

>> o lo que dijo la señora

es de su imaginación.

¿de qué manera lo podríamos

comprobar?

eduardo: voy a ver si consigo

entradas y salidas tanto de

miguel como ernesto.

>> si comprobamos que

mintió, la historia de la

señora no es tan simple como

parece.

eduardo: se ve buenísimo

el panquecito.

todos: [hablan a la vez]

agus: sopas, es la sra. andrea.

>> ¿qué dice?

¿qué tanto le piensas?

quién quita y una señora mayor

como ella te hace olvidar

a la que te trae por la calle

de la amargura.

agus: me va a mandar a volar en

cuanto me vea.

>> ni que estuvieras tan mal.

el gusto es para todos, y tú

tienes lo que a ella le gusta,

¿no que la conquistaste con tu

palabrería?

agus: para qué doy más vueltas,

la voy a citar y que tenga que

pasar lo que tenga que pasar.

yo también estoy deseoso de

verte a los ojos y decirte todo

lo que siento.

nos podemos ver mañana para

desayunar...

listo, a lo hecho pecho, a ver

qué pasa.

>> bien, matador.

agus: encantada, ahí nos vemos.

>> suerte, matador.

>> ay, ¿cuánto lleva samuel?

está desatado.

>> es porque desde que le

pasó lo del secuestro quiere

disfrutar la vida.

>> y parece que va en serio,

porque siendo tan serio, tan

estudioso, siempre pensé que

se estaba perdiendo de algo.

samuel: gabrielita, mi amor,

dile a tus amigas cuánto te

quiero.

gabriela: samuel me quiere

mucho--

samuel: más que eso, la amo,

eres el amor de mi vida,

no lo olvides nunca.

aunque un día no esté, porque

la vida se te puede ir en un

segundo, mi amor,

en un segundo.

domingo: mañana voy a hacer mis

estudios, tengo que ir en

ayunas.

esther: primero dios va a salir

muy bien.

domingo: yo también espero que

vaya mejor, me he estado

cuidando.

pero lo que más necesito es que

hagas un esfuerzo y aceptes

a gina.

no le ayudas en nada a pedro

llevándote como perro y gato

con ella.

esther: está bien, ya entendí.

domingo: gracias, me voy a

dormir, tengo que levantarme

más temprano mañana.

samuel: ¿cómo están los papás

más lindos del mundo?

esther: ay, hueles a puro

alcohol.

domingo: el hombre que te

secuestró anda suelto por ahí

y tú exponiéndote en ese estado.

simón: no voy a dejar de vivir

mi vida normal--

esther: ¿llegar borracho es

vivir tu vida normal?

simón: buenas noches, pastores.

domingo: ya, ya, vete, vete

a dormir.

esther: viejo, tienes que

hablar con él, ya lo único que

nos falta que samuel se nos

descarrile.

domingo: está desahogándose,

no fue cualquier cosa lo que

le pasó.

¿con quién andaba?

esther: seguramente con

gabriela--

domingo: entonces qué te

preocupas, si ella te cae bien--

esther: ¿y ese tonito?

domingo: nomás, me voy a

dormir, pastores.

esther: ay, gina, buenos días,

vine a saludarte y traje pan

dulce para que nos tomemos--

gina: perdón, voy de salida al

trabajo.

esther: ah, no sabía que ya--

gina: pues, sí, ya me tengo que

ir, porque si no voy a llegar

tarde, pedro está, no sé si

quiera tomarse el café con él,

con permiso.

pedro: mamá, ¿qué haces aquí,

pasa algo?

esther: no, vine a hablar con

gina, pero iba saliendo,

me la encontré fuera.

¿y cómo van las cosas entre

ustedes?

pedro: normal, toma asiento.

esther: tu cara me dice otra

cosa.

¿por qué te casaste si sabías

que no la amabas?

te lo he preguntado muchas

veces y nunca has sido sincero

conmigo.

pedro: mamá, mira, si no lo

hacía, ernesto le iba a quitar

a nico a elena y yo no lo iba

a permitir, así como lo oyes.

si elena pierde a nico se

muere, no se puede separar una

madre de su hijo--

esther: pero tú no debiste

caer--

pedro: ¿qué hacía, mamá?

pensé mucho y no tenía opción,

te lo juro.

tiene todas las de ganar,

basta que utilice el asunto de

la droga para quitarle a

nicolás.

esther: pero tenías que

habérselo dicho y juntos

buscado una solución.

pedro: tiene todas las de ganar,

no hay salida, por eso hice

lo que hice, tuve que mentir

y hablarle con dureza o el que

iba a flaquear era yo.

esther: ya me imagino lo que

te debe haber pesado.

pedro: elena dice que le rompí

el corazón.

tenía que ver cómo quedó el

mío, quedó hecho polvo.

mamá, esto que te acabo de

decir no tiene que saber nadie,

menos elena.

esther: ¿alguien más lo sabe?

ay, cómo me duele que hayas

tenido que--

pedro: tenía que hacerlo por

nico, ¿te imaginas el futuro

al lado de ernesto?

esther: pobre niño.

y te entiendo, uno hace lo que

sea por sus hijos.

pedro: sí, y ahora me toca

velar por el que viene en

camino también.

andrea: ¿cómo me veo?

>> muy guapa, ¿adónde vas?

andrea: nelson me invitó

a desayunar, por fin voy a

conocer a mi vecino, estoy tan

intrigada de saber cómo es,

guapo, feo, chaparro,

gordo, flaco.

aunque después de las cosas que

me escribe ya no sé si tenga

importancia.

>> pásatela bien y en la noche

me cuentas--

andrea: claro.

>> chau.

bernardina: ¿le gustó conocer

a su nieto?

isabel: es un niño muy lindo,

pero no se parece nada a

ernesto.

bernardina: es que es adoptado,

no sé, tal vez no pudieron

tener hijos.

isabel: no sabía que mi hijo

se había casado.

no lo he vuelto a ver desde que

regresó de canadá.

bernardina: ha venido muchas

veces, lo que pasa que se

le olvida.

isabel: ¿cómo no voy a saber yo

que soy su madre?

oye, ¿ya llegó catita?

bernardina: ¿quién es catita?

isabel: ay, por dios,

la modista.

oye, no sé dónde tienes

la cabeza que se te olvida todo.

bernardina: ah, no, sí, todavía

no ha llegado, ¿le parece bien

si la esperamos en el jardín?

isabel: está bien, vamos.

andrea: ¿nadie ha preguntado

por mí?

me llamo andrea espinosa,

gracias.

samuel: si nos llega a ver va a

descubrir que estamos detrás

de todo.

¿por qué no llega nelson?

>> no comas ansias, estás más

nervioso que mi mamá.

>> anda, nada.

no, no, ¿qué pasó?

>> ánimo, va a caer rendida a

tus pies, pero métele a

la labia, porque eres medio

burro.

>> ¿te echaste loción?

te echaste el frasco completo,

mano.

>> ya no lo pongas más

nervioso, aquí vamos a estar

echándote porras.

órale, vas, ándale.

samuel: ¿es agustín, qué pasó

con nelson?

>> ¿agustín se le va a lanzar

a mi mamá?

samuel: ¿cómo lo ves para papá?

agus: andrea.

andrea: ¿tú eres nelson?

agus: sí.

este, no, no, es que

yo soy el asistente

del sr. nelson, y me pidió que

le trajera estas flores para

disculparse, porque dice que no

puede venir.

tuvo un problema y me pidió que

por favor lo disculpe.

andrea: sí, gracias, qué

detalle, dígale que está

perdonado, que las flores

están muy lindas.

qué caballero, gracias, pero no

es necesario, sabe, prefiero

ir a casa y que se vuelva a

comunicar conmigo, pase.

¿qué hacen aquí?

>> ¿te le ibas a lanzar a mi

mamá o cómo?

agus: no, cómo crees, le iba a

decir la verdad, pero a la mera

hora me rajé y le dije que era

asistente de don nelson.

o sea que para el caso estamos

igual que al principio, tu mamá

sigue esperando conocerlo.

>> bueno, nosotros los dejamos,

si no el patrón nos va a

descontar--

agus: ey, espérate, si pregunta

por mí dile que fui al doctor.

>> ay, tienes que buscar

la manera de convencer a don

nelson para que acepte conocer

a mi mamá.

irene: ernesto, es que hace

tiempo no te veo.

te necesito, quiero verte,

te extraño.

¿por qué siempre es cuando tú

quieres?

ernesto: tú sabes muy bien

cuáles son las reglas

de lo nuestro.

irene: pues, no sé de qué se

trata, explícamelo, porque

estoy arriesgando todo.

elena: ¿tú qué tienes que ver

con ernesto?

elena: ¿tú qué tienes que ver

con irene?

ernesto: abre el speaker.

irene, explícale a tu hermana

por qué estabas hablando

conmigo.

si tú no hablas, voy a hablar

yo.

mira, irene está enamorada de

un hombre casado que resultó

ser amigo mío.

se llama adolfo novoa, y me

imagino que si no quiere

contarte es porque le da

vergüenza.

ella descubrió hace poco que

era casado y cree que se lo

oculté, por eso me está

reclamando.

irene: pues, sí, no sé qué

hacer, me prometió que se iba a

separar, que me ama,

pero en el fondo sé que me

está usando.

elena: hablamos después,

ernesto.

no te sientas mal, irene,

no te voy a juzgar.

debiste haber tenido confianza

desde el principio.

irene: pensaba presentárselos,

decirles que por fin había

encontrado al hombre

de mi vida.

elena: no te sientas mal,

te engañó, irene.

irene: sí, y yo como una

estúpida caí, me había

prometido que nunca más iba a

sufrir por un hombre

y mírame.

elena: ¿qué te puedo decir?

a mí también me engañaron,

¿cuál es la diferencia, irene?

a las dos nos engañaron,

no vale una sola de nuestras

lágrimas, aunque cueste hay

que hacerlo.

nadie que nos haga daño merece

que lo amemos.

lo que no entiendo es por qué

le pediste consejo a ernesto--

irene: es que como ernesto

lo conoce pensé que podía

hablar con él.

elena: ¿para qué quieres un

hombre casado?

irene: tienes razón, vamos a

trabajar, que tengo que hacer--

elena: para esto no hay mejor

medicina que mantenerse

ocupada.

te quiero.

nelson: ¿tú qué haces vestido

así, vienes de una primera

comunión o qué?

agus: no, vengo de la cita

a la que no quiso ir.

ninguna loca, la sra. andrea es

muy educada.

y no solo lo digo porque

la conocí, sino porque sé de

qué familia viene.

le tengo que confesar que hace

días me encontré con samuel

y gabriela--

nelson: esa es la hermana de

la mamá del niño, de nico.

agus: exacto, esa mera, resulta

que estaban platicando

y le estaba diciendo que su

mamá se acaba de divorciar y

que le gustaría tener una nueva

pareja.

nelson: o sea que la sra.

andrea es la mamá de gabriela.

agus: exactamente, entonces

a mí se me ocurrió, esta señora

es tan guapa, elegante,

pues, tiene que ser para don

nelson, y a ellos les pareció

buena idea, entonces empezamos

a mandar mensajitos a su nombre.

nelson: ¿usaste mi identidad

sin mi permiso?

eso es un abuso de confianza

y te puedo--

agus: no, tranquilo, lo hice

por su bien, y ahora que

la conocí en persona me da más

seguridad, me da certeza para

decir que es la mujer ideal

para usted.

es guapa, fina, además

es muy dulce, y el dinero para

ella es lo de menos.

es una mujer romántica,

le encantan los mensajes que

le mando.

nelson: le mandamos, para ser

más exacto, porque estás

usando mi nombre.

agus: sí, correcto, mandamos,

entonces, ¿qué, se anima a

entrarle?

nelson: ¿cómo le haríamos?

ella cree que nelson eres tú.

agus: no, en la mañana

le dije que era su asistente,

que me mandó a disculparse,

le compré un ramo de flores,

por cierto, me debe--

nelson: momento, esa idea fue

tuya.

agus: bueno, sí, fue el detalle,

también le dije que tiene que

desayunar algo, que usted

invitaba.

nelson: además tengo que pagar

el desayuno--

agus: espérese, para que vea

que soy buena onda, las flores

las pago yo, y la señora no

quiso desayunar, le digo que

no es ninguna aprovechada.

¿qué me dice, le entra?

nelson: pues, ya me entró

curiosidad.

y confieso estoy muy fuera de

forma en estas lires amorosas,

así que, ¿por dónde empiezo,

qué hay que hacer?

agus: mire, por lo pronto vamos

a mandarle un mensajito,

yo se lo escribo para que vaya

aprendiendo.

distinguida y guapa señora,

¿le parece?

>> los resultados de los dos

semestres son muy positivos,

quiero felicitar a todos,

de verdad gracias y felicidades

a todos ustedes.

señor, qué gustazo, necesito...

ernesto: ¿puedes hablar, qué

dijo elena?

así es ella, por eso la amo.

irene: te podrías ahorrar

el comentario--

ernesto: disculpa, no debería,

sabes que estoy enamorado

de mi mujer.

no, de hecho estoy llamando

para reclamarte, porque

tu imprudencia nos pudo haber

costado la cabeza a los dos.

irene: entiende, si no me

llamas lo voy a hacer.

ernesto: si quieres que

sigamos pasando bien espera

que yo te busque.

adiós.

gina: ok, perfecto, sí.

pedro: ¿podemos hablar,

ya comiste?

gina: no, iba a ir a la fonda--

pedro: vamos, podríamos

platicar.

vamos.

>> ¿algo más?

>> no me gusta verte tan

seria, sé que es por el niño

que quieres tener, ya te

expliqué el motivo por el cual

no quiero tenerlo.

entiendo tu deseo y me duele

no poder cumplírtelo.

pero se me pasó el tiempo,

lo que quiero es disfrutar

lo que queda a tu lado, amor,

antes de que se te ocurriera

querer embarazarte estábamos

muy bien.

>> no es que se me ocurriera,

siempre he querido ser madre.

y precisamente porque te amo

pensé que podía cumplir

mi sueño.

>> pero es un sueño que llegó

tarde.

>> está bien, ya entendí

tu postura, con permiso.

gina: ¿y de qué quieres hablar?

pedro: desde que nos casamos

las cosas de mi parte no han

estado bien, no te he tratado

como mereces, y he estado

pensando mucho y quiero que

sepas que mi actitud va a ser

otra, quiero dedicarme a ti

y al bebé, hacer todo para que

nuestra vida sea la de una

verdadera familia.

gina: pedro, ¿estás seguro de

lo que estás diciendo?

no me quiero ilusionar en vano.

sería muy difícil para mí

volverte a perder.

pedro: no va a pasar, dame una

oportunidad, por favor.

¿borrón y cuenta nueva?

gracias.

domingo: ¿cómo los ve, doctor,

he mejorado, verdad?

>> no, prácticamente está

igual y es señal de que no está

siguiendo lo que le indiqué.

domingo: qué quiere, no es

fácil una dieta tan estricta de

buenas a primeras.

además que he tenido presiones

y eso cuenta.

>> mire, entiendo, pero si no

sigue mis indicaciones corre

el riesgo de morir,

lo que usted padece requiere

cuidado y disciplina.

¿fue a ver al psicólogo?

domingo: sí, pero con tanto

trabajo no he podido ir de

nuevo, con lo que me dijo esa

vez es suficiente para

entender--

>> esto no es un juego,

o sigue mis instrucciones

o puede tener una crisis

muy grave.

mantener controlada

su diabetes depende de usted,

no puedo hacer más, lo quiero

ver en un mes, y espero

los resultados sean otros,

vaya a ver a la nutrióloga.

agus: ya me contestó, dice que

encantada va a cenar con usted.

¿adónde le digo--?

nelson: caray, no sé, puede

ser a las tortas--

agus: ay, no, hombre, como

siempre un espléndido.

cómo que a las tortas, la va

a espantar.

apantállela con un buen

restaurante, siquiera la primera

cita inviértale, gaste un

poquito, ya después va bajando.

a ver, ya sé, ¿qué tal le

parece el pierre ángelo?

nelson: bueno, está bien.

agus: le voy a escribir.

a ver, andrea, aquí está.

mi corazón...

andrea: late con su respuesta.

¿te parece nos encontremos en

el pierre ángelo el día de

mañana a las ocho de la noche?

perfecto, ese restaurante me

encanta, ahí nos vemos.

agus: dice que perfecto.

nelson: ¿y cómo es que si

escribes esas cosas la mujer

que te trae de un ala no te

da entrada?

agus: no le mueva a ese

asuntito que es un amor

imposible.

mejor a lo que estábamos,

usted tiene que decirle cosas

bonitas que le lleguen,

que le salgan del alma.

imagine que yo soy ella,

¿qué diría?

nelson: está muy difícil.

agus: ¿por qué?

nelson: porque está feo con efe

mayúscula.

agus: no es que esté feo, estoy

mal envuelto, que es diferente.

piénsele, si quiere no me vea,

a ver, ¿qué le diría?

nelson: andrea, de veras que

tienes ojos bonitos, ¿tuyos?

agus: no, estamos fregados.

a ver, cierre los ojos.

a ver, respire profundo,

imagine que está con

la sra. andrea viendo cómo se

mete el sol en la playa,

los rayos rebotan en su rubia

cabellera.

nelson: andrea, siento que me

ahogo en tu profundidad.

gina: hola, gracias.

vengo a disculparme, no fui

amable con usted esta mañana.

ester: no te preocupes, solo

iba a saludar, pero pasa, no te

quedes ahí.

¿quieres un café--?

gina: no, muchas gracias.

estuvo hablando con pedro,

¿verdad?

gracias a lo que le dijo

decidió cambiar de actitud,

está dispuesto a todo por que

tengamos una familia,

no sabe lo feliz que estoy,

pedro es todo para mí.

me prometió que no iba a

pensar otra cosa más que

nosotros, ojalá signifique

que se olvide de elena.

desde que apareció en su vida

no ha sido más que sufrimiento,

¿no cree?

ester: ajá.

¿qué quieres que te diga?

discúlpame, pero no sé qué

es lo que quieres escuchar.

gina: por lo menos que diga

que se alegra por nosotros.

ester: claro que me alegro.

te ofrezco un café--

gina: no, gracias, solo venía

de pasadita.

la dejo con todo lo que tenga

que hacer, que esté bien.

ester: igualmente.

pedro nunca va ser feliz con

esta aunque se lo proponga.

jimmy: ¿y qué, no vas a ir a

comer?

pedro: comí temprano, ¿no sales?

jimmy: traje mi comida.

¿qué, siempre sí pruebas el

coche mañana?

me encantaría ir,

con los ajustes que le hiciste

debe tener un arranque--

pedro: dile a nelson que te dé

chance.

yo no tengo bronca.

jimmy: no, hasta crees, se me

cargó la chamba, me quedo para

sacarla.

pero bueno, me voy a echar un

taquito.

pedro: provecho.

ester: viejo, ¿cómo te fue con

el doctor, qué te dijo el

dr. araiza, qué te pasa,

te interrumpí, verdad?

domingo: no, bueno, sí, estoy

con un coche que no--

ester: nomás dime cómo te fue

y no te interrumpo más.

domingo: bien, mejor de

lo que esperaba.

ester: ay, qué bueno, viejo,

bueno, te dejo y sigue con tu

coche.

domingo: está bueno.

nelson: ¿qué pasa?

pedro: no pude subir el coche

a la rampa, hace ruido muy

raro--

nelson: mañana le hablo al

técnico, ¿a qué hora vas a

probar el coche?

vámonos, pues.

ey, cierra bien cuando salgas,

gracias.

pedro: nos vemos mañana, que

sea leve, gracias, igual.

samuel: buenas noches, ma.

ester: buenas noches, hijito,

hice sincronizadas, ¿tienes

hambre?

samuel: sí, la verdad sí,

¿y mi papá?

ester: no ha llegado, me dijo

que traía un problema con

un coche.

hijo, quiero hablar de pedro,

me contó que ernesto le dijo

que si no se casaba con gina

elena nunca volvería a ver

a nico, y también me dijo que

el único que sabía eras tú.

¿por qué te callaste?

samuel: no había nada que hacer,

ernesto tenía todo calculado,

y si no se hubiera casado con

gina, elena pierde a su hijo.

ester: hay secretos que dañan

más si se guardan que

si se dicen.

no sé, a estas alturas aunque

lo sepa no va a remediar nada,

solo le va a destruir la vida

a gina.

sabes que no es santo de mi

devoción, pero no le quiero

hacer daño, ¿estará al tanto de

todo esto, por qué aceptó

casarse con pedro sabiendo que

ama a elena?

samuel: eso querría decir que

están coludidos.

yo ni siquiera sé si se

conocen, ahora sí te fuiste

hasta la cocina.

ester: algo me dice que no ando

tan errada, no sé, pura

intuición.

samuel: es una lástima que no

sirva para probar nada.

horacio: mi amor, he estado

pensando mucho lo que hablamos,

me duele mucho verte

tan triste.

no sabes cómo quisiera

remediarlo.

y le he dado mil vueltas

a la situación y quiero

encontrar una salida.

creo que sí, pero va a ser un

sacrificio para mí.

pero no veo otra solución.

tu ilusión por ser madre es

lo que importa ahorita.

no tengo duda serás una mamá

maravillosa.

puedo imaginar dándole todo

tu amor a esa criatura.

por eso tengo que dejar de

lado mi egoísmo y pensar solo

en ti.

mónica, te amo más que a mi

vida, y por ese amor estoy

dispuesto a dejarte libre

para que encuentres alguien

con quien cumplir tu deseo.

dime algo.

mónica: ¿qué quieras que te

diga?

me sorprendes, jamás pensé que

fuera tu forma de amar.

horacio: te amo, eso no lo dudes

nunca, por eso te estoy dando

la libertad.

es un acto de amor, no tienes

idea lo que me duele

sacrificarme a mí.

mónica: gracias, qué amable,

hubiera preferido otro tipo

de sacrificio, ¿te lo tengo

que decir?

si tanto me amas, sacrifícate

y tengamos un hijo.

a ver, ya te entendí, basta,

gracias por darme mi libertad.

horacio: mónica, mónica,

espérate, vamos a seguir

hablando, mónica.

mónica: ahora solo me voy a

llevar esto, luego vengo por

lo demás.

horacio: no te vayas, por favor.

mónica, no sé por qué dije

eso, de verdad te amo mucho,

te necesito.

mónica: lo dijiste y me dolió

en lo más profundo de mi

corazón, no quiero

seguir aquí.

horacio: mónica, perdóname,

no puedo vivir sin ti.

mónica: tendrás que aprender.

déjame pasar, ya es tarde para

arrepentirse.

horacio.

horacio: uff.

¿estás embarazada?

¿estás embarazada?

jimmy: ay.

pedro: jimmy, jimmy.

jimmy, jimmy, ey, jimmy, jimmy.

jimmy: ay.

Cargando Playlist...