null: nullpx
Cargando Video...

Te Doy La Vida Capítulo 54

24 Jun 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

[música]

jimmy: ¿qué hubo, don?

¿y ahora qué va a querer?

no traigo mucho que ofrecerle

porque la cosa se puso difícil--

ernesto: no te llamé para eso.

¿cuánto quieres para deshacerte

de pedro?

jimmy: no, no, a ver,

a ver, espéreme.

eso ya son palabras mayores.

ernesto: mira, te voy a pagar--

te voy a pagar muy bien

y nadie va a sospechar de ti.

solamente debes buscar la forma

de provocar un accidente.

jimmy: eso está cañón.

ernesto: en tu vida vas a ver

tanto dinero como el que te voy

a dar.

así que

lo tomas o lo dejas.

jimmy: órale.

nomás déjeme le echo cerebro.

ernesto: aquí tienes

un adelanto.

el resto cuando el trabajo

esté hecho.

>> todo está bien con su bebé.

pedro: ¿por qué los dolores?

>> ¿ha estado estresada

últimamente?

gina: sí, mucho.

>> no es conveniente

que durante el embarazo

esté estresada,

no solo por usted,

al bebé también le afecta.

gina: yo sé,

pero ¿qué quiere que haga?

la situación que estoy viviendo

no es nada fácil.

pedro: ¿por qué dices eso?

gina: ¿tú crees que no me duele

saber que solo estás conmigo

por el bebé?

mi esposo se casó conmigo

sin estar enamorado.

él fue sincero al decírmelo,

así lo acepté,

pero igual me afecta mucho.

me siento insegura.

>> mire, si quiere que el

embarazo llegue a buen término

tendrá que hacer un esfuerzo

por darle seguridad, cariño

y tranquilidad a su esposa.

pedro: sí, doctora.

ernesto: hola.

elena: nico se quedó dormido

esperándote.

quería que le dieras las fotos

que te pidió.

ernesto: lo siento.

se me juntó el trabajo,

pero ahora las busco.

¿cómo estás?

elena: bien.

ernesto: ¿ya cenaste?

elena: sí.

ernesto: bueno, como algo

y busco las fotos.

buen provecho.

horacio: ¿no te vas a acostar?

mónica: todavía no,

pero ven, ven, ven,

siéntate conmigo a ver esto

que está superinteresante.

es sobre el parto y explican

que hay varias maneras

de tener un bebé y eso.

horacio: sí, lo sé,

pero digo, los partos naturales

en una primeriza, pues,

no van con la edad que tienes.

seguramente te harían

una cesárea.

mónica: ¿tú crees?

horacio: lo sé.

además, como te dije,

eres primeriza y eso cuenta.

mónica: bueno, soy primeriza,

añoza, eso.

ambos: [ríen]

horacio: bueno, pero ya no somos

nosotros jovencitos.

mónica: ¿somos?

horacio: bueno, soy.

ya estoy mucho más viejo que tú.

ándale, ¿eh?

pero yo no me imagino criando

hijos a esta edad.

sería como el abuelito

de mi hijo.

mónica: no exageres.

horacio: no son exageraciones.

además los hijos te quitan

mucho tiempo.

una vez que llegan

ya nada vuelve a ser igual.

olvídate de irnos de viaje,

irnos al cine.

[resuella]

olvídate hasta de dormir,

ni de seguidito ni juntitos.

mónica: [ríe]

pues, ¿sabes qué?

no me importa.

horacio: ¿no te importa?

mónica: no.

horacio: un bebé te demanda

todo el tiempo.

mónica: bueno, pero no voy

a estar sola, tú me vas

a apoyar y con tu experiencia

vamos de gallo.

así es que ándale,

ponte a ver esto.

horacio: [ríe]

[alerta de mensaje]

>> acéptame como contacto,

por favor, soy tu admirador.

desde mi ventana te veo pasar

con tu andar y me tienes

cautivado.

qué porte, qué cadencia,

con esos ojos azules,

eres una belleza

de la naturaleza.

andrea: ¿y en dónde me habrá

visto?

¿quién será?

gabriela: ay, contestó,

contestó.

andrea: te acepté de contacto

porque me intriga saber quién

eres, dónde me has visto.

¿eres un vecino de por aquí?

gabriela: ay, mi mamá,

qué linda, qué ingenua.

agustín: ¿qué hago?

¿le contesto?

gabriela: sí, sí, pues, si no

la pobre no va a poder dormir.

nada más agradécele que ella

te aceptó y dile que te llamas

nelson.

agustín: ya.

[celular]

samuel: bueno.

rosa: hola, samuel.

¿estás ocupado?

samuel: dime.

rosa: solo quería saber

si tienes noticias

del comandante robles.

samuel: nada,

no he hablado con él.

lo más seguro es que modesto

se haya ido de la ciudad,

sabe que la policía

lo anda buscando.

rosa: es probable,

pero mientras esté libre

se puede esperar cualquier cosa.

samuel: andémonos con cuidado,

pero no podemos dejar de hacer

una vida normal.

rosa: sí, eso intento.

¿tú cómo estás?

oye, me gustaría verte.

samuel: lo siento,

pero no puedo.

si tengo alguna noticia

te aviso.

cuídate.

rosa: ay, samuel.

gabriela: ¿qué quería?

samuel: saber si había hablado

con el comandante robles.

agustín: mira, mira,

¿qué te parece, eh?

gabriela: sí, sí.

agustín: órale, órale.

lo mando.

gabriela: listo.

[ríe]

jimmy: ¿qué hubo sabas?

sabas: el jefe quiere saber

cómo andan las cosas por allá.

jimmy: escuché a pedro platicar

con su jefe.

la policía lo sigue buscando

y en el taller andan dos

patrullas bien a las vivas.

yo creo que la neta, lo mejor,

es que no se acerquen por acá

en un buen rato.

sabas: está bueno, jimmy.

cualquier cosa me informas

de volada, ¿eh?

dice que hay dos patrullas

rondando el taller.

que la policía anda sobre

nuestros huesos, jefe.

¿qué vamos a hacer?

modesto: nos vamos para durango

en lo que se enfrían las cosas.

yo ya tengo unos compas

que me deben varios favores.

ya después veo cómo le hago

para hacerles pagar

a rosa y a ese imbécil.

ernesto: aquí tienes las fotos

para nico.

elena: gracias.

ernesto: son las únicas

que tengo.

cuando mi madre comenzó

a ponerse mal, pues, se ponía

agresiva y en un arrebato,

cuando llegué a casa,

me encontré con que había

quemado todos los álbumes

de fotos.

son las únicas que rescaté.

elena: qué lástima.

esos recuerdos no se recuperan

nunca.

ernesto: lo sé.

elena: buenas noches.

>> ¿dónde están los álbumes

de las fotos de mi familia?

ernesto: ¿yo qué voy a saber?

no he visto ninguna foto.

>> no mientas, miguel,

tú las tomaste.

ernesto: ¡no tomé nada!

ya te dije, no soy miguel,

soy ernesto.

>> ¿ernesto?

tú no eres mi hijo.

tráeme las fotos.

¿qué hiciste con ellas?

ernesto: si quieres que te diga

qué hice con ellas

tómate tus medicinas.

>> [tose]

ernesto: así está mejor.

>> las fotos.

quiero ver las fotos.

mi hijo.

[balbucea]

mi hijo.

hijo.

ernesto: miguel no existe.

pedro: ¿está bien así?

gina: sí, mi amor,

está perfecto.

¿vas a dormir conmigo?

pedro: no, no quiero molestarte.

el doctor dijo que descansaras.

gina: pues, sí, pero si no te

siento a mi lado no voy a poder

dormir.

pedro: ¿cómo dices eso, gina?

siempre has dormido sola.

gina: pero no estaba casada

y ahora siento el vacío

que tú me dejas.

duérmete conmigo, ándale,

no seas así, por favor.

pedro: está bien.

termino algo en la computadora

y regreso a dormir.

gina: te voy a estar esperando.

domingo: [resuella]

[ríe]

[jadea]

[ríe]

horacio: [ríe]

¿cómo estás?

domingo: tenía rato

que no te veía, ¿eh?

horacio: ¿cómo has estado?

domingo: bien, bien, bien,

¿tú qué me cuentas?

horacio: bien, ahí traigo

una cosa en la cabeza

que me trae así

como con un nudo, ¿no?

domingo: ¿de trabajo o qué?

horacio: no, no, personal.

no sé si te conté que al final

sí me divorcié de andrea,

de mi mujer.

domingo: no, no sabía.

horacio: ah, bueno,

ahora vivo con mi novia,

con mónica.

la conociste cuando me fuiste

a ver a la oficina.

domingo: ah, sí, sí, sí, claro,

muy amable, muy amable ella,

sí, claro.

horacio: ¿qué te digo?

es una gran persona y por eso

me enamoré de ella.

[suspira]

pero me salió con que quiere

tener un hijo

y pues, para mí sería

como un nieto, ¿no?

y la verdad es que no sé qué

hacer.

domingo: ah, caray,

yo lo pensaría dos veces.

es muy lindo tener hijos,

pero se necesita mucha energía

para criarlos y nosotros

ya no nos conocemos

al primer hervor.

horacio: claro que no.

pues, eso es lo que digo,

pero ella lo desea

con toda el alma.

domingo: entiendo.

solo tú puedes poner

en la balanza qué pesa más,

cumplirle su deseo

o las complicaciones que eso

traería.

horacio: ¿no te parece

muy egoísta de mi parte

que no se lo conceda?

domingo: tal vez sí,

pero es más egoísta traer

un hijo al mundo sabiendo

que no vas a poder darle

lo que se merece

por que ya no tienes

la misma energía.

horacio: sí, tienes razón.

pues, vamos a darle, vente.

domingo: vamos, vamos, vamos.

ambos: [resuella]

domingo: uno, dos, tres.

horacio: vámonos, órale.

no muy rápido.

domingo: no.

samuel: ¿papá se fue a correr?

esther: sí y me alegra mucho.

parece que está más consciente

que tiene que bajar de peso.

samuel: ¿y sigue con su dieta?

esther: bueno, hasta donde

yo lo puedo controlar sí,

pero ya sabes que las

tentaciones

no están aquí en la casa,

así que.

samuel: tengo que contarte

que regresé con gabriela, ma.

esther: ay, con razón

traes esa sonrisa, hijo.

samuel: la amo mucho, ma.

esther: me alegra mucho.

ella es muy buena muchacha.

samuel: la que me tiene

un poco preocupado es rosa.

creo que mal interpretó el apoyo

que le di en todo lo de modesto

y se ilusionó conmigo otra vez.

esther: sí, yo también así

lo percibí y valdría la pena

que hablaras claro con ella

y no dejar que se siga

ilusionando.

pedro: ¿cómo te sientes?

gina: bien.

dormí como bendita.

me hace tan feliz

tenerte a mi lado.

pedro: bueno, pero cuídate

de cualquier forma.

no hagas esfuerzos innecesarios.

gina: claro que me voy a cuidar.

nuestro hijo es lo más

importante para mí.

quiero ir a ver lo de los cursos

de partos psicoprofilácticos.

¿me puedes acompañar a la hora

de la comida?

pedro: sí, vamos.

¿ya sabes dónde es?

gina: hay un local

en el centro comercial

tulipanes.

pedro: bueno, vengo por ti

a la hora de la comida.

ya me voy.

provecho.

gina: ¿y mi beso?

gina: [suspira]

paciencia, paciencia.

[música]

[música]

nico: no te pareces a tus papás,

¿también eres adoptado?

ernesto: no, no,

así es la genética, hijo.

nico: ¿qué es la genética?

elena: son los parecidos

que hay entre las familias.

el color de los ojos,

el pelo, la estatura,

la forma de la nariz, las manos,

los pies

y se transmite por lo que se

llama genes

y la ciencia que lo estudia

se llama genética.

por eso, genes, genética.

ernesto: y como los genes

vienen por la familia,

muchas veces los hijos

podemos salir más parecidos

a los abuelos que a los papás.

nico: ¿y yo a quién me parezco?

¿a mi papá?

elena: o a tu mamá o a tus

abuelos.

nico: nunca lo voy a saber,

no los conozco.

¿me vas a llevar a conocer

a mi abuelita isabel?

ernesto: ¿qué más quisiera,

mi amor?

pero como te explicó tu mami,

ella está en una casa de reposo

y mi mamá no está bien

de su cabeza.

nico: ¿no recibe visitas?

ernesto: no, sí, pero no es

bueno para ti, ¿sabes?

mejor quédate con esa foto,

recuérdala así.

eso es lo que yo tuve que hacer

cuando mi padre murió.

después mi mamá, pues,

se enfermó, ¿no?

y yo me hice a la idea

que estoy solo en el mundo.

únicamente los tengo a ustedes,

por eso no quiero perderlos

nunca.

nico: nunca nos vamos a separar,

papito.

ernesto: ven.

irene: ya me voy,

tengo cita con mi dentista.

voy a llegar un poco más tarde.

provechito.

andrea: oye, hija,

¿de casualidad no conoces

a un vecino o alguien

que se llame nelson

y que viva por aquí?

gabriela: no, no, no, ¿por qué?

andrea: es que me han estado

llegando mensajes de un tal

nelson que quiere ser mi amigo.

gabriela: ¿y por qué piensas

que vive por aquí?

andrea: ah, porque me dice

que me ve pasar.

gabriela: ay, ¿quién te viera

a tus años levantando pasiones?

[ríe]

andrea: y yo que creí

que a estas alturas

ya nadie me iba a voltear

a ver.

gabriela: pues, para que veas.

[celular]

"mándale otro mensaje

a mi mamá, está ilusionada".

bueno, mami, te dejo

porque se me hace tarde.

andrea: ajá.

gabriela: provechito.

[celular]

andrea: ay, es él.

oye, ¿entre tus amigas

no hay ninguna que trabaje

con alguien que se llame nelson?

>> no, señora.

>> oye, ¿sabes qué?

se me hace que anda fallando

el clutch.

me cuesta mucho trabajo

meter las velocidades.

pedro: hay que revisarlo.

>> ojalá no sea algo caro,

porque la verdad ya no le quiero

meter nada de lana,

lo estoy vendiendo.

pedro: ¿cuánto quieres por él?

>> mira, pido 60,

pero si alguien se interesa

le descuento

lo de la reparación.

me urge venderlo.

pedro: déjame revisarlo

para ver en cuánto está

lo de la reparación, ¿te parece?

>> hecho, estamos en eso.

pedro: bueno.

>> estamos en contacto.

pedro: claro que sí.

>> gracias.

pedro: que estés muy bien.

>> están las llaves puestas.

pedro: sí, gracias.

domingo: ¿qué tanto le ves,

hijo?

pedro: lo anda vendiendo, papá.

no está nada mal.

lástima que no me alcanza,

sino se lo compraba.

domingo: ¿cuánto quiere por él?

pedro: 60.

toma en cuenta la reparación,

anda mal del clutch.

domingo: pues, chécalo y si vale

la pena yo te presto

para lo que haga falta.

pedro: no, papá, a ver,

¿cómo crees?

domingo: necesitas un coche

y más ahora que nazca el bebé

para no andar cargando con él

así en transporte público, ¿no?

pedro: te quiero.

gracias, papá.

domingo: vamos a revisarlo,

a ver.

pedro: vamos.

domingo: ¿ya le abriste?

exacto.

samuel: buenos días.

gabriela: buenos días.

samuel: ¿y esa carita

de traviesa?

gabriela: es que ya hasta pena

me está dando lo que le estamos

haciendo a mi mamá.

samuel: ¿por qué lo dices?

gabriela: porque está bien

ilusionada con el tal nelson.

cree que es un vecino

que la está observando.

samuel: qué bueno, ¿no?

era lo que queríamos,

que se animara.

gabriela: ay, pero nelson

ni sabe lo que estamos haciendo

con su nombre.

samuel: ese es asunto

de agustín.

vamos a llamarle.

gabriela: órale.

agustín, aquí estamos gabriela

y yo.

agustín: buenos días.

¿para qué soy bueno?

gabriela: es que mi mamá

está emocionadísima

con los mensajes que le mandas.

tendrías que ir preparando

a nelson para que se conozcan,

¿eh?

agustín: híjole,

es que esa va a ser la parte

difícil.

samuel: ya estamos en esta,

no te vayas a rajar, ¿eh?

agustín: bueno, a ver qué

se me ocurre.

gabriela: ahí nos dices.

por ahora síguele mandando

mensajitos,

ella está encantada.

eres todo un poeta, ¿eh?

agustín: ¿qué?

¿ustedes qué creen?

¿que uno no tiene lo suyo o qué?

bye.

[música]

[música]

nico: ¿ya terminaste el árbol

de tu familia?

>> todavía no.

como tengo cuatro papás,

estoy esperando que me manden

unas fotos.

nico: ¿cuatro papás?

>> sí, mi papá y la esposa laura

y mi mamá y su nuevo esposo.

nico: entonces yo también

tengo cuatro papás

mis papás que me adoptaron

y los papás que me tuvieron.

>> [ríe]

chócalas.

¿y tienes fotos de los cuatro?

nico: no, los que me tuvieron

ni siquiera los conozco

y mi papá dice que no son buenas

personas.

>> y entonces ¿para qué

te tuvieron?

nico: ¿quién sabe?

[llaman a la puerta]

agustín: ¿puedo pasar?

nelson: pasa, pasa.

¿qué se te ofrece?

agustín: es que quería hablar

con usted de un asuntito.

nelson: si se trata

de un préstamo de una vez

te digo que no.

no estoy en buena situación--

agustín: no, no, no, espérese,

no se trata de dinero,

se trata de una mujer.

nelson: vaya.

ya era hora que te sacaras

las telarañas que traes

en la cabeza, ¿eh?

agustín: no, no, espérese,

espérese, es que--

es que esta mujer no--

no es para mí,

es para usted.

nelson: ¿qué? ¿có--?

a ver, a ver,

ya yo tuve bastante

con las mujeres de "liguer"

que hasta al bote fui a dar.

no, no, no, no.

estoy curado ya de citas, no.

agustín: no, espérese,

es que, a ver, esta señora

no es como las de liguer.

tendría que conocerla.

nelson: ¡que no!

me vas a salir con paquita

la de la refaccionaria.

agustín: ¡no, hombre!

no, no, ¿cómo cree?

no, no, esta sí está guapa

y muy distinguida.

nelson: no es no.

y si era todo lo que tenías

que decirme vete a trabajar

y no me hagas perder más

mi tiempo.

adelante.

agustín: mire, debería--

nelson: ¡te dije que no!

[resuella]

>> ¿y este?

ey, ¿tú qué traes o qué?

agustín: no, es que me metí

en un tremendo lío y ahora

no sé cómo salir.

benito: ¿con el jefe?

agustín: sí.

por andar queriéndole hacer

de cupido para encontrarle

pareja me puse a mensajearle

a una señora a su nombre

y ahora la señora anda toda

ilusionada ahí.

y ahora lo que toca

es que se conozcan y don nelson

no quiere por ningún motivo.

está ciscado.

>> pues, ¿cómo no?

si le ha ido de las patada.

[ríe]

oye, ¿y qué vas a hacer?

agustín: no sé, no sé, no sé.

benito: pues, ya que

la ilusionaste lígatela tú.

pues, no estás tan dado

al catre, tienes lo tuyo, mano.

agustín: no, ¿cómo crees?

no, ¿cómo crees?

no, esa señora no es para mí,

ella quiere--quiere a alguien

con dinero que la saque

a pasear, que le gaste.

benito: pues, entonces ¿para

qué le presentas al jefe?

[ríe]

no le va a invitar ni un helado.

[ríe]

ya sabemos de qué tipo es.

[ríe]

elena: mi amor.

nico: mami.

elena: ¿cómo te fue?

nico: bien.

elena: ¿bien?

vamos.

nico: ma.

¿es cierto que los papás

que me tuvieron no me querían?

elena: mi amor,

no sabemos qué circunstancia

los obligó a darte en adopción.

lo más probable

es que no pudieran cuidarte.

y--y por eso pensaron

que lo mejor para ti

era darte a otra personas

que no podían tener bebés

y que tenían muchísimas,

pero muchísimas ganas

de tener un bebé.

y tú eres la persona

que más quiero en este mundo,

mi amor.

¿me acompañas a recoger

una ropa a la tintorería?

nico: sí.

elena: vamos.

nico: ¿y me compras un helado?

elena: ay, qué pillo, vamos.

nico: [ríe]

samuel: ¿de plano dijo que no?

agustín: no, de plano.

o sea, es que al pobre

le ha ido muy mal con las citas

de liguer.

gabriela: no, no es para tanto.

debe estar exagerando.

agustín: pues, es verdad.

mira, yo estaría igual

si me hubieran llevado detenido

dos veces.

samuel: ¿por qué?

agustín: mira, una tenía

la enfermedad esta del sueño

y la policía la detuvo

porque es que se quedó dormida

manejando y creyeron

que iba drogada.

no, hombre, lo tuvieron detenido

hasta que se aclaró todo.

y la otra--

[resuella]

pues, era esta, ¿cómo se llama?

cleptómana.

le metió unas cosas a la bolsa

para llevárselas sin pagar,

¿tú crees?

ahí sí de plano hasta

lo ficharon por ladrón.

pobre, mira, será lo que sea,

pero ladrón no es.

samuel: qué mala suerte.

agustín: pues, sí.

espérame.

me está escribiendo tu mamá.

espérame, espérame, espérame.

quiere saber de dónde

la conozco.

gabriela: eh, eh, dile que la

has visto en el supermercado.

no, no, no, no, mejor dile

que cuando vendía sus productos

de lume.

agustín: ¿y eso qué es?

gabriela: tú ponle así,

ella va a entender.

ay, no sé cómo le vas a hacer

para convencer a nelson,

pero no podemos desilusionarla.

agustín: tú tranquila.

yo soy--soy un caballero

y desilusionar a una mujer

jamás.

algo se me va a ocurrir.

bye.

nico: ma, ¿sabes dónde está

la casa esa donde vive

mi abuelita isabel?

elena: sí, mi amor, ¿por qué?

nico: ¿sabes llegar?

elena: también.

nico: vamos a verla

y no le decimos nada a mi papá.

elena: ay, mi amor.

nico: por favor, ma.

elena: mi amor, tu papá

no quiere que vayamos

a esa casa.

nico: por favor, ma.

no conozco a mis verdaderos

papás y ahora tampoco

a la familia de papá.

ándale, ándale, no le decimos

a nadie.

elena: bueno, está bien,

pero si nos dicen que no podemos

entrar nos regresamos

y no vuelves a insistir.

nico: te lo prometo.

¡pedro!

pedro: campeón.

¿cómo estás?

¿de dónde vienes?

nico: de la escuela.

¿quién es ella?

pedro: se llama gina.

gina: soy su esposa.

he oído hablar mucho de ti,

nico.

pedró te donó su médula

cuando estabas malito.

nico: sí.

¿vas a tener un hijo?

gina: sí.

nico: ¿se mueve?

gina: a veces.

nico: ¿lo puedo tocar?

gina: claro.

[música]

gina: en este momento

es de este tamaño.

nico: ¿tan chiquito?

gina: sí, pero ya tiene

su cabecita, sus manitas,

sus piernitas,

todo su cuerpecito está formado,

nada más falta que crezca

un poco más.

nico: ¿y cómo se va a llamar?

¿como tú?

pedro: no, no, no,

porque no sabemos todavía

si va a ser niño o niña.

nico: si es niño que se llame

nicolás como yo.

elena: mi amor, mi amor.

ya nos tenemos que ir.

con permiso.

nico: adiós.

pedro: adiós, nico.

gina: nos vemos, mi amor.

[resuella]

tenías toda la razón,

nicolás es absolutamente

encantador.

pedro: vamos a lo que venimos.

gina: vamos.

nico: yo no sabía que pedro

tenía una esposa.

me cayó bien.

cuando nazca su bebé

¿podemos ir a conocerlo?

elena: mi amor, basta, basta

de hablar de pedro, ¿sí?

ya.

nico: ¿por qué te enojas?

elena: perdona, perdóname, ¿sí?

nico: ¿qué? ¿ya no te cae bien

pedro?

elena: no, mi amor,

no es eso.

es solo que ya no quiero

que sigamos hablando de él.

mejor vamos por un helado, ¿sí?

¿quieres uno?

nico: sí, vamos.

[celular]

samuel: hola, rosa.

rosa: te llamaba para

preguntarte si te gustaría

que comiéramos juntos.

samuel: ¿vas a estar

en el taller?

rosa: sí.

samuel: ahí te veo.

rosa: perfecto, aquí te espero.

gina: estás muy callado.

¿qué? ¿te afectó ver a nico

o a elena?

pedro: gina, no empieces, ¿sí?

por favor.

gina: tienes razón,

perdóname.

obviamente te va a afectar

ver a nico, pues,

es tu hijo.

bueno, a lo mejor algún día

las cosas cambien.

pedro: no, eso no va a pasar.

gina: pero ¿por qué no?

es más, si lo quieres seguir

tratando por mí no hay ningún

problema.

cuando nuestro hijo nazca,

pues, hasta se pueden conocer,

van a ser medios hermanos.

pedro: no insistas, ¿sí?

por favor.

agustín: ¿qué onda, rosa?

¿vamos a comer?

los muchachos se fueron

al mercado, yo voy a ir

a las tortas de finito, ¿vamos?

rosa: gracias, pero estoy

esperando a samuel.

voy a comer con él.

agustín: ah, ni modo.

pues, comeré solo entonces.

rosa: ay, perdóname.

agustín: no, hombre,

no te preocupes.

nos vemos al rato.

samuel: ¿qué onda, agustín?

¿cómo va nuestro asunto?

agustín: ahí, pues,

me ando quebrando la cabeza

pensando cómo resolverlo.

a ver si ahorita que voy

a comer se me ocurre algo.

samuel: más te vale.

agustín: [ríe]

nos vemos.

rosa: oye, este, ¿qué traes

con agustín?

samuel: le pedí que le eche

un ojo al coche de un amigo

de la universidad.

rosa: ¿nos vamos?

samuel: espera.

solo vine a hablar contigo

para dejar las cosas en claro.

rosa: ¿sobre qué?

samuel: sobre nosotros.

me he dado cuenta que te has

vuelto a ilusionar conmigo

y antes de que sigas

haciéndolo quiero que decirte

que yo no puedo corresponderte.

rosa: pensé que con todo

lo que pasó, tú y yo podríamos--

samuel: no, lo siento,

de verdad, malinterpretaste

las cosas.

si decidí ayudarte

con lo de modesto

fue porque te aprecio,

pero nada más.

rosa: no sé cómo pude pensar

que me ibas a querer

después de que te mentí, ¿no?

debí haberte hablado

con la verdad desde el principio

y--

samuel: ese no es el motivo.

entiendo por qué lo hiciste

y no tengo ningún resentimiento.

yo estoy para ayudarte

en lo que se te ofrezca,

pero ya no te amo.

rosa: ¿y a gabriela sí?

samuel: sí, pero ese no es el

punto.

lo nuestro es independiente

y fue muy bonito,

pero ya se acabó.

rosa: ¿sabes qué?

ya, ya no digas nada más.

samuel: sé que te estoy causando

un dolor, pero tenía

que decírtelo.

sería peor permitir

que te siguieras ilusionando.

gabriela: mamá.

andrea: [ríe]

no te esperaba para comer.

pásale.

alma.

alma: dígame, señora.

andrea: ¿le puedes servir

a la señorita gabriela?

alma: sí, señora.

andrea: ¿vas a creer

que el vecino me sigue mandando

mensajes?

gabriela: ¿de verdad?

¡ay, debe estar bien

entusiasmado contigo!

andrea: no sé, no sé,

pero mira, escucha esto,

te lo voy a leer.

"¿qué hiciste de mí

que estoy hechizado

por tu mirada poderosa?

rompe el hechizo y dime

si algún día podré tenerte cerca

y hundirme en esos ojos azules

profundos como el mar.

dime que aceptas tener

una cita para conocernos

en persona".

quien quiera que sea,

esto que me escribe,

es de un hombre sensible.

ay, de un poeta.

gabriela: tienes razón.

no, no cualquiera escribe así.

andrea: no, no, no.

gabriela: ¿y vas a aceptar o--?

andrea: no sé, no sé.

¿tú qué harías?

gabriela: por supuesto

que aceptaría.

no me quedaría

con la curiosidad.

andrea: ¿y si me sale

un adefesio?

la verdad me da miedo.

mira, te voy a confesar algo.

yo me metí en una cosa

que se llama "liguer"

y los dos hombres

que he conocido ahí,

pues, fueron un fiasco.

gabriela: piensa que no todos

los hombres son iguales.

quien no te dice

que es el bueno.

andrea: se llama nelson.

tiene nombre de lord inglés.

gabriela: ¿qué vas a hacer?

andrea: ay, no sé, no sé,

pero--

[balbucea]

yo creo que sí me voy a animar.

gabriela: [resuella]

salud, salud, salud.

[ríe]

>> me da mucho gusto

que hayan venido a visitar

a doña isabel.

se va a alegrar muchísimo

de conocer a su nieto.

nico: ma, ¿puedo ir a conocer

el jardín?

elena: sí, mi amor,

pero no te tardes mucho

que ya vamos a ver

a tu abuelita, ¿eh?

nico: ok.

elena: ¿y cómo está ella?

>> gracias a dios no le han

vuelto sus crisis,

era una hermana

la que se las provocaba.

¿no le comentó nada su esposo?

elena: no, nada.

>> él mismo me pidió

que dejara de hacerse cargo

de ella y con toda razón.

la hermana inés se siente

investigadora y quería

averiguar santo y seña

de la vida de doña isabel.

incluso hasta involucró

al comandante robles.

elena: ¿y quién es el comandante

robles?

>> es el nieto de don mariano,

un ancianito que también vive

con nosotros.

las cosas llegaron a tal grado

que el comandante

fue a visitar a su esposo

con el afán de averiguar

sobre el servicio doméstico

que tenían en ese tiempo

y con mucha razón su esposo

se molestó.

qué raro que no le haya dicho

nada.

elena: bueno, hemos tenido

muchos problemas y tal vez

no me quiso preocupar.

>> eso debe de haber sido.

vamos a ver a doña isabel.

elena: sí, claro.

mi amor, ven,

vamos con tu abuelita.

nico: sí.

elena: eso, vamos.

agustín: bueno, ya quedamos,

rosita, arriba corazones.

>> ¿qué hubo?

agustín: ¿qué onda?

>> oye, a ver, ayúdame.

hay que cambiar--

agustín: oye, oye.

que ya no sé qué hacer.

por andar haciendo la de cupido

estoy metido en un liote, mano.

la señora se está aferrando

a conocer a don nelson

y él ya no quiere saber más nada

de mujeres.

>> a ver, ya te dijimos,

llégale a la señora.

sí, mira, ¿qué tal que es

tu oportunidad y hasta

te saca de pobre?

agustín: no, ¿qué?

¡no!

no, ¿qué oportunidad

ni que ocho cuartos?

no, no, no, no.

tú eres el que me debe

echar la mano.

estás--estás ahí de medio ver,

tienes tu ojo claro, o sea,

de acá.

>> ¿yo?

no, no, estás loco, no.

mi mujer no nada más

me divorcia,

me mata.

agustín: ay, pues, no tienes

que decirle.

solamente es para que vayas

a la cita, la señora te vea,

se desilusione y pues ya, ¿no?

>> ey, ey, ey, ¿y por qué

se va a desilusionar conmigo

si tengo el ojo claro?

tú dijiste.

agustín: pues, espérate,

sin ofender.

o sea, ella está esperando

que le llegue, pues, un poeta,

un galán, y tú como que sí

le chapurreas al español,

pero así que digas tú, órale,

qué lenguaje tan florido tienes,

pues, no.

>> ya quisieras.

benito: a mí ni me voltees

a ver, ¿eh?

que la señora será muy muy,

pero pues por lo que dices

podría ser mi jefa.

elena: ¿se acuerda de mí?

soy la esposa de su hijo.

isabel: ¿vino ernesto contigo?

elena: no, ernesto está

trabajando,

pero traje a nicolás.

es su nieto.

para que la conozca.

isabel: ¿nieto?

ven acá.

yo no sabía que tenía

un nieto.

estás guapísimo.

nico: y tú muy viejita.

isabel: [ríe]

es que ahora estoy viejita,

pero si vieras cuando era joven.

mira, era tan guapa como tú.

¿cuántos años tienes?

nico: seis.

isabel: seis añitos.

oye, ¿y cuántos años crees

que tengo yo?

nico: como cien.

isabel: [ríe]

más o menos, mi vida,

no andas tan perdido, ¿eh?

ay, qué amor.

[música]

[música]

pedro: lo subimos a la rampa,

revisamos la suspensión,

cambiamos amortiguadores

y resortes de una vez, ¿sí?

benito, hacemos la conversión

a sistema abs, con discos

hiperventilados, por favor,

te lo encargo.

benito: si con el otro coche

ganamos el concurso,

con este vamos a la segura.

está quedando de poca y va

a jalar con todo.

la máquina está bien cañona.

pedro: era uno de los requisitos

del concurso,

llevar al máximo la potencia

del motor.

benito: no, hombre, estaría

de lujo salir a probarlo, ¿eh?

pedro: es lo que voy a hacer.

quiero probarlo el fin de semana

y por lo mismo me urge terminar

todo lo mecánico.

benito: de que sale, sale.

ahorita le echamos velocidad.

ernesto: ¿cómo vas

con la demanda contra horacio?

>> con los documentos

que recibí le aseguro

que no hay manera de que salga

bien librado.

el fraude sería incuestionable.

ernesto: perfecto.

cuando lo hayas terminado

de redactar

hablas con homero

y dejas todo listo

para la junta.

si elena persiste

con lo del divorcio

de inmediato vamos a presentar

la demanda contra su padre

en el juzgado.

>> como usted me indique.

ernesto: si todo sale

como yo espero,

quizás, no necesitemos

ninguna de las dos cosas.

puede que mis problemas

se resuelvan antes.

estamos en contacto.

¿cómo vas con mi encargo?

jimmy: en eso estoy.

pedro va a probar

el fin de semana el coche

que está tuneando.

le voy a fregar los frenos

para que tenga un accidente.

ernesto: bien.

jimmy: la máquina está bien

tocada, seguro le va a pisar

a fondo para probarla

y pues, la neta,

va a estar difícil que la libre.

ernesto: bueno, me mantienes

informado, gracias.

[suspira]

elena: una, dos, tres.

sonrían.

isabel: ay, qué bonita risa.

>> no había visto a doña isabel

tan contenta desde hace

muchísimo tiempo.

elena: al parecer nico

le cayó muy bien.

>> ¿cómo no?

si es su sangre.

elena: pues, no precisamente.

nicolás es adoptado.

>> perdón.

elena: no, para nada.

él lo sabe y ya lo tiene

muy bien asimilado.

>> ah, me alegro.

nico: cuéntame de mi papá.

isabel: pues, eh,

era muy lindo y a todo

el mundo le caía bien.

le encantaba subirse

a los árboles y le gustaba mucho

nadar.

¿y sabes qué?

él era portero de su equipo

de fútbol.

nico: a mí también me gusta

el fut y siempre juego con él.

isabel: él nunca viene a verme.

nico: ah, es que está

trabajando.

isabel: ¿cómo fue que

encontraste a mi hijo en canadá?

miguel fue por él y nunca

lo encontró.

nico: ¿quién es miguel?

isabel: el otro.

el otro.

no, no quiero verlo.

no quiero verlo,

no quiero verlo.

no quiero.

>> tranquila, tranquila,

doña isabel, por favor.

isabel: no quiero, no quiero

verlo, no quiero verlo.

>> es mejor que se retiren.

isabel: no quiero, no quiero,

no quiero, no quiero.

nico: ¿qué le pasó

a mi abuelita?

¿se asustó por mi culpa?

elena: no, mi amor,

contigo estuvo feliz.

se debe haber puesto nerviosa

o se cansó,

pero no te preocupes,

la hermana bernardina

la va a calmar, ¿eh?

horacio: mi amor, ¿puedes venir

por favor?

mónica: voy.

dime.

horacio: por favor, siéntate,

¿sí?

vamos a platicar, ¿sí?

mónica: ¿qué pasó?

horacio: [suspira]

eh, lo he estado pensando mucho

y la verdad es que no está

en mis planes ser papá

y no quiero que te sigas

haciendo ilusiones.

dime algo, por favor.

no te quedes callada, ¿sí?

mónica: ¿qué?

¿qué quieres que te diga?

horacio: no sé, que lo

entiendes, que estás de acuerdo

o te parece que soy

muy egoísta.

mónica: ¿qué puedo decir

si tú ya lo decidiste?

no te interesa tener un hijo

conmigo.

horacio: no, mo--mo--

[resuella]

nico: ¿mi papá se perdió

en canadá cuando era chico?

elena: no sé, mi amor,

ni siquiera sabía que había

estado en canadá.

nico: le voy a preguntar.

elena: lo más probable

es que tu abuelita se confundió.

a lo mejor lo vio en alguna

película, en algún video.

nico: entonces ¿por qué dijo

que le gustaba nadar

si no sabe?

elena: ya te dije que tu

abuelita no está muy bien

de la cabeza

y suele inventar cositas.

nico: ¿cuántas fotos tomaste?

elena: uy, varias.

y ahorita mismo las vamos

a imprimir para que las pegues

en tu árbol familiar.

nico: ¡sí!

>> vinieron a ver a doña isabel,

la esposa del señor ernesto

con su hijito y le preguntó

que cómo había encontrado

a su hijo en canadá

porque miguel lo había ido

a buscar y no lo había

encontrado.

>> ¿y será cierto

o solo es su imaginación?

>> no sé,

voy a tratar de insistir

con lo de canadá

y se volvió a poner mal

cuando el niño le preguntó

que quién era miguel.

hasta lo espantó al pobrecito.

>> ese miguel es la clave,

tenemos que investigar por ahí.

>> te dejo, ahí viene la madre

refugio.

refugio: bueno, entonces

muy bien, póngase a trabajar.

mónica: estoy embarazada.

¿ahora cómo se lo digo?

[suspira]

horacio: ¿estás sentida conmigo?

entiéndeme, por favor,

yo ya no soy un jovencito.

estoy para--

[resuella]

para ser abuelo,

no papá.

y lo que menos quiero

es lastimarte o ser egoísta,

pero entiéndeme,

mi energía no es la misma

y los hijos demandan mucha,

mucha energía y no voy a poder

criarlo como se merece.

mónica: ya no sigas,

ya entendí.

horacio: ¿adónde vas?

mónica: a la cocina.

[resuella]

pedro: ya llegué.

gina: mi cielo, buenas noches.

mira, compré sushi para cenar,

¿te gusta?

pedro: sí, gracias.

gina: voy a tomar un curso

para aprender a hacerlos.

pedro: me parece bien.

gina: te ayudo, te ayudo.

pedro: gracias.

gracias.

gina: me hiciste sentir muy bien

hoy acompañándome al curso.

espero que vayas conmigo todas

las veces.

pedro: voy a tratar.

gina: vas a ver,

poco a poco me vas a llegar

a amar tanto como yo te amo

a ti.

pedro: elena.

Cargando Playlist...