null: nullpx
Cargando Video...

Te Doy La Vida Capítulo 51

19 Jun 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

[música]

ernesto: ¿cómo te fue

en la escuela?

nicolás: bien, estuve jugando

con las canicas que llevó

federico.

ernesto: ¿en serio?

nicolás: ¿tú jugabas canicas,

pa?

ernesto: sí, mi amor, claro.

nicolás: ¿me compras

y me enseñas a jugar?

ernesto: eh, sí.

[ríe] de hecho había unas

que les decían "ojos de gato".

[celular]

habían otras canicas que eran

unas canicas de agua,

otras que les decían las canicas

de titanio, eran unas cosas

enormes así, grandotas,

grandotas.

todo lo que quieras, mi amor.

¿qué pasa?

nicolás: ¿qué le pasó a mi mamá?

ernesto: no sé, mi amor,

ya nos contará.

sígueme contando

de la escuela, venga.

nicolás: me hice amigo

de una niña nueva.

ernesto: ¿en serio?

nicolás: se llama liliana,

le tuve que convidar

de mi lunch porque no le gustó

del que le mandaron.

ernesto: ¿en serio?

nicolás: le voy a decir a trini

que me haga dos sándwich...

elena: por qué.

por qué.

[llora]

[celular]

hola, irene.

irene: ya llegó la mantelería

que encargamos, está preciosa.

¿vienes mañana para verla?

elena: sí, sí voy.

irene: ¿qué tienes?

elena: [llora]

pedro se casó, irene.

irene: ¿qué?

elena: me acaba de mandar

las fotos de su boda.

irene: no lo puedo creer,

eso es una crueldad,

no pudo haber venido de pedro.

elena: claro que fue él,

me las mandó desde su celular.

irene: no puedo creer

que haya hecho eso.

elena: ¿qué le hice, irene,

para que me odie tanto?

irene: ¿quieres que vaya

a verte?

elena: no, no quiero que ernesto

se de cuenta que estoy mal.

irene: como tú quieras.

nos vemos mañana.

elena: [solloza]

[celular]

ernesto: un momento,

¿si, mi amor?

bueno.

irene: elena está desecha, ¿eh?

qué necesidad de ser tan cruel.

ernesto: ¿por qué lo dices?

irene: porque se enteró

de la peor manera que pedro

se casó, le mandó fotos

de la boda.

ernesto: ah, mira,

eso no estaba en el libreto

pero qué bien, ¿no?

para que le quede claro

la clase de patán que es

ese imbécil.

irene: pues no creas

que va a ser tan fácil que

se olvide de él, ¿eh?

ernesto: no importa,

aquí estoy yo para consolarla.

gracias.

[tono de colgado]

irene: ¡no sé por qué le aguanto

tanto!

gabriela: ¿a quién le aguantas

tanto?

irene: ay a un idiota,

gerente de un banco.

gabriela: ay no te creo nada,

ese tipo de enojo solo

lo provocan los hombres.

¿estás saliendo con alguien?

irene: no.

¿qué se te ofrece?

gabriela: que me revises

esta cotización.

ay ¿por qué te hizo enojar?

cuéntame.

irene: no hay nada que contar,

¿ok?

lo reviso y te lo llevo.

>> ¿qué pasó, papá?

como que se te durmió el gallo,

¿no?

>> ya sé.

pues ya te traje todo

el surtido que me encargaste,

en la semana paso por el pago

y pues ya después te traigo más.

>> está.

pues estos panecitos

se están vendiendo a todo dar,

¿eh?

yo creo que en la semana

te pido más merca.

>> va, ahí está.

así le hacemos, ¿no?

bueno, nos vemos en la semana.

>> órale, con cuidado, ¿eh?

pedro: ya llegué.

gina: ¿por qué te tardaste

tanto, amor?

pedro: es que fui al super

y luego compré unas revistas

de autos para darme ideas

del coche que voy a tunear.

mira, mm.

gina: hubiera prefiero que

te quedaras conmigo.

no me hagas sentir que

me estás rechazando.

¿y qué trajiste para cenar?

pedro: bueno, traje huevos, pan,

jitomate, cereal, leche, queso,

déjame preparar algo, ¿si?

gina: no, no, no, yo lo hago,

tú siéntate.

¿qué se te antoja, un sándwich?

¿unos huevos?

pedro: un sándwich está bien.

gina: ¿si?

pedro: gracias.

oye, ¿mi celular?

¿dónde lo dejé?

ni me di cuenta.

¿me llamó alguien?

gina: no.

¿esperas que alguien te llame?

[tono de llamada]

samuel: ¿rosa?

ya lo comprobé.

rosa: no me digas.

samuel: localicé a barratos,

con tal suerte de que,

no solo comprobé que teníamos

razón, apareció un tipo a dejar

mercancía y vi claramente

el intercambio.

rosa: qué arriesgado,

¿no te vieron?

samuel: no, no, no,

tuve mucho cuidado.

por lo que veo,

estos infelices se mueven

por toda la ciudad.

la lista tiene más de 100

códigos postales.

con esa información ya podemos

denunciar a modesto.

rosa: mañana mismo podremos ir

a la hora de la comida.

samuel: sí, entre más pronto

muchísimo mejor.

nos vemos afuera del metro

portales.

rosa: gracias.

lo que estás haciendo por mí

no tiene precio.

nos vemos mañana.

modesto: ay, ay, ay.

por lo que veo te fue muy bien

en la boda de tu amiguita, ¿eh?

rosa: super bien.

modesto: más te vale que

no te le hayas pegado

al imbécil ese, ¿eh?

rosa: ni al caso tu comentario,

samuel ya tiene novia.

modesto: ajá.

rosa: ¿quieres que te prepare

algo de cenar?

modesto: a ver, ándele.

hazme unos huevos con chorizo,

ponle harto chile

que quiero estar bien vigoroso.

pásame una cheve.

ernesto: nicolás preguntó por ti

mientras lo acostaba.

elena: ¿ya se durmió?

ernesto: sí, ya.

¿estás bien?

elena: sí.

ernesto: así rato no parecía.

elena: me dolía la cabeza,

por eso me recosté un ratito.

ernesto: ¿te preparo algo

de cenar?

elena: no, solo bajé por un té.

ernesto: espera, espera.

me dijo mi abogado

que mañana tenemos cita

en la oficina de tu abogado

ya para ponernos de acuerdo.

elena: sí, a mí también me llamó

el licenciado.

ernesto: no creo que tengamos

ningún problema

en la repartición de bienes,

te voy a ceder todo,

no voy a pelear por nada.

elena: gracias.

ernesto: ojalá mañana pongamos

punto final a este asunto

porque es--

es doloroso para mí

pensar que me tengo que ir,

¿sabes?

si no fuera porque no dormimos

juntos, todo parece normal

entre nosotros.

si te fallé,

te pido perdón.

elena: con que nunca le falles

a tu hijo...

ernesto: nunca lo he hecho.

chano: órale, pensamos que

no ibas a venir, ¿eh?

¿te casaste y ni siquiera

te tomaste un día?

pedro: eso no me importa,

tenemos mucho trabajo

así que metámosle velocidad

al coche que vamos a tunear,

¿les parece?

benito: mejor vete a ver

a tu mujer, uno no se casa

todos los días.

nosotros le echamos un montón,

nada más dinos qué hay

que hacer.

pedro: no, benito,

muchas gracias, agradezco,

pero apenas tenemos tiempo

para terminar el coche

para el concurso,

y casado voy a estar

toda la vida.

además, pregúntenle aquí

a chanito, es bien difícil,

los años difíciles vienen

más adelante, ¿verdad?

no es cualquier cosa un hijo.

chano: no, pues uno no es

ninguno, ¿eh?

cuando tengas seis como yo

entonces vas a saber

lo que es bueno.

todos: [ríen]

pedro: hay que comprarse

una televisión.

chano: no, si tele sí tengo,

pero mi vieja y yo aprovechamos,

hay días que duermen un chorro

y ahí se pone la fiesta,

se arma.

todos: [ríen]

pedro: bueno, voy a cambiarme

y le damos, ¿eh?

chano: órale.

pedro: ahorita nos vemos,

me voy a cambiar.

benito: yo mientras voy

sacando la herramienta.

samuel: hola.

pasé a saludarte temprano

pero no habías llegado.

gabriela: ¿cómo te fue ayer

en la universidad?

samuel: bien, bien.

gabriela: me alegro.

samuel: ¿qué crees?

ya decifré las claves

de modesto,

rosa y yo vamos a ir

a denunciarlo a la hora

de la comida.

¿qué tienes?

gabriela: nada.

solo que el asunto ese de rosa

ya me tiene un poco harta y,

como no es mi problema

y no me importa,

prefiero que no me cuentes.

[música]

agustín: me dijo rosa

que quería hablar conmigo.

nelson: sí, sí, pasa, pasa,

y cierra la puerta, ven.

ven, ven, ven.

ve.

¿cómo la ves?

agustín: pues se ve bien.

nelson: vaya, con ese entuciasmo

motivas a cualquiera, ¿eh?

agustín: ¿y qué quiere

que le diga?

cumple con todos sus requisitos,

¿no?

nelson: "me parece buen

partido", "es guapa, divorciada,

sin hijos".

agustín: "tons" no está mal.

¿ya me puedo ir?

nelson: ¿y a ti qué te pasa?

agustín: es que todavía

sigo mal del estómago.

nelson: por ahí hubieras

empezado, hombre.

si quieres vete a tu casa

y te tomo el día a cuenta

de tus vacaciones.

agustín: usted nunca le pierde,

¿verdad?

mejor me quedo a trabajar aquí,

allá me voy a sentir igual.

nelson: a ver, eso sí,

hay que meterle velocidad,

sobre todo al coche de--

de la competencia y,

cuando puedas, échale una mano

a pedro, lo necesita.

agustín: si.

nelson: eh, oye, oye, a ver,

no me has dicho qué hago.

agustín: no sé, invítela a cenar

para que compruebe

si le conviene o no.

nelson: ah.

esther: gina, buenos días,

pásale.

¿y qué te trae por aquí?

gina: en el trabajo me dieron

unos días libres por mi boda

y aproveché para venir

a saludarla.

esther: muchas gracias.

gina: además quiero pedirle

un favor.

¿me enseña a cocinar?

esther: ay pero si a ti

nunca te ha gustado la cocina.

gina: pero ahora quiero hacerlo

por pedro.

cocinar para él me va a hacer

muy feliz.

quiero que mi hijo diga

que su mamá cocina tan rico

como su abuelita.

lo que más deseo en la vida

es que seamos una linda familia.

esther: pues sí, claro,

todos queremos lo mismo.

gina: ¿qué dice?

¿me enseña?

esther: sí, con mucho gusto.

hoy voy a hacer chiles rellenos,

me puedes ayudar y así

vas aprendiendo.

gina: perfecto.

>> bien, pues ya tengo

todo listo.

¿y el licenciado villalobos?

ernesto: no sé, ya debería

estar aquí.

déjeme llamarlo, por favor.

[tono de llamada]

no, no está entrando

la llamada.

[teléfono]

>> sí.

>> tengo al licenciado

villalobos en la línea,

quiere hablar con usted.

>> la tomo.

abogado, lo estamos esperando.

entiendo, es una lástima.

esperemos que su mamá

se reponga.

no se preocupe,

yo se lo explico.

ernesto: ¿qué pasó?

>> villalobos tuvo que salir

con urgencia a veracruz,

su madre está hospitalizada.

ernesto: lo--lo siento

por la señora pero--

pero qué mal que haya sucedido

esto ahora, perdón.

>> ¿y no tiene a nadie más

con quien podamos ver

este asunto?

ernesto: no, abogado,

evidentemente no tengo otro

licenciado, ¿verdad?

y no quiero empezar este proceso

con otra persona.

pues ni modo,

lamentablemente tendremos que

hacer otra cita.

lo siento, de veras.

elena: no, no hay problema.

bueno, gracias por su tiempo,

licenciado.

>> qué agradeces.

ernesto: lo siento, abogado,

jamas pensé--

bueno, quién espera que pase

un asunto de fuerza mayor,

lo siento.

>> no, no se preocupe,

pero eso sí,

usted me avisa cuando podemos

arreglar otra cita, ¿no?

ernesto: así será.

en cuanto mi abogado

esté disponible

yo me pongo en contacto

con usted.

>> adelante, yo les abro.

elena: gracias.

[música]

esther: mira, pásame esa bolsa

de plástico, por favor,

para ponerlos a sudar un rato.

y mientras licuamos el jitomate,

el ajo y la cebolla

que ya los tengo cocidos.

¿qué haces?

gina: tomándonos una foto

para mandársela a pedro.

esther: ah...

[tono de llamada]

gina: mi amor, ¿te llegó

la foto?

¿ya viste con quién estoy?

tu mamá y yo estamos haciendo

chiles rellenos.

pedro: ah, qué bien.

gina: me los llevo

para que te los cenes

esta noche.

pedro: está bien, gracias.

gina: besos, mi amor.

¿qué más hago?

esther: ve cortando el queso

para rellenarlos

y luego bate las claras

para el capeado.

gina: no lo puedo creer.

casada con pedro y cocinando

con mi suegra.

chano: ¿qué húbole?

modesto: ¿qué pasó,

como que qué?

ando buscando a mi hermana.

chano: ah, se fue a comer.

modesto: ¿y saben a dónde?

jimmy: no, nel.

modesto: ah, no, pues entonces

me di la vuelta de "oquis".

pues ahí estamos, ¿no?

que estén bien.

chano: me cae bien el hermano

de rosa, ¿eh?

jimmy: simón, sí, y más cuando

invita los tacos, ¿no?

chano: sí, ¿verdad?

ah, pues que nos invite.

[chifla] ¡ey!

samuel: rosa le sacó fotos

a las claves que estaban

escritas en la libreta

de modesto.

yo me dediqué a decifrarlas.

descubrí que se trataban

de códigos postales,

de puntos de venta.

así que ayer me fui

específicamente a uno

de los lugares que marcaba

y vi como un tipo le entregaba

unos paquetes al de la tienda.

>> muy buen trabajo, ¿eh?

con la información que

me estás proporcionando,

la policía de investigación

puede darle un buen golpe

a esa bato.

permítanme.

comandante robles,

¿cómo está?

habla bautista.

están aquí unas personas

que tienen información

sobre una banda de narcomenudeo,

¿podemos verlo?

vamos para allá, gracias.

acompáñenme, vamos a ver

al comandante robles.

esther: a ver, ¿cómo la ves?

gina: ahí, gracias.

esther: ¿qué te pareció?

gina: mm, muy rica.

ya quedó.

esther: sí, ahora vas

a meter los chiles

aquí en la salsa para que

se bañen, ¿mm?

ándale.

gina: [gime] ay me quemé,

me quemé.

esther: ay, niña, por dios,

que para eso están las

agarraderas.

gina: ay ¿qué hace, qué hace?

esther: ay es para que

no se te haga ampoya.

aguántate.

gina: soy un desastre.

esther: no es para tanto,

hombre, son gajes del oficio.

querías aprender, ¿no?

eduardo: bautista,

gusto en saludarlo.

bautista: igualmente,

comandante.

le presento a samuel garrido,

rosa garcía,

son las personas de las que

le hablé.

decifraron unas claves

importantes de una red

de narcomenudeo.

samuel: lo que denunciamos

fue que esas claves corresponden

a códigos postales

de los lugares de distribución

de la droga,

uno de ellos es abarrotes

miscuac, ya lo comprobé.

eduardo: pues los felicito,

dar con una red de narcomenudeo

no es tarea fácil.

rosa: modesto flores beltrán

es mi esposo.

yo sabía que estaba

en el tráfico de drogas

pero no había podido denunciarlo

porque no tenía pruebas.

¿con esto será suficiente?

eduardo: por supuesto,

no solo eso,

con estas claves vamos

a identificar todos los puntos

de venta,

ganar un operativo

para desarticular toda la red.

solo les pido un poco

de paciencia.

samuel: entendemos.

eduardo: bueno, necesito que

me proporcione la dirección

de donde vive con ese maliente,

voy a poner a dos agentes

las 24 horas.

rosa: ¿y si los descubre?

eduardo: usted compórtese

de manera normal,

confíe en nosotros.

vamos a encerrar a ese tipo

y toda su banda,

no podemos dejar pasar

esta oportunidad.

gina: creí que no ibas a llegar.

¿cómo te fue con el abogado?

elena: el abogado de ernesto

no llegó así que habrá que

agendar otra cita.

gabriela: qué lástima.

pero ¿cómo va el ánimo?

elena: mal.

¿sabías que pedro se casó ayer?

gabriela: ¿qué?

elena: y me enteré de la peor

manera.

me mandó fotos de su boda

desde su celular.

gabriela: ¡pero qué infeliz!

ahora entiendo porqué samuel

me pidió permiso para faltar.

te juro que si lo hubiera sabido

te lo hubiera dicho.

¡samuel me lo ocultó!

ah, no, no, no, pero ahora mismo

me va a oir.

[tono de llamada]

ay, contesta, contesta.

elena: ya, ya, no la agarres

contra él, por algo no te dijo

nada.

lo que no entiendo es porqué

pedro quiere causarme tanto

daño.

primero me dice que terminemos,

luego que no me ama,

y después se casa así,

así, de la noche a la mañana.

parece como si estuviera

ensañándose conmigo,

como si yo le hubiera hecho

algo, como si se estuviera

vengando.

y yo nada más ando

como una estúpida.

nadie, nadie me dijo nada

de la boda.

parece como si todos

hubieran confabulado contra mí.

incluso esther se lo cayó.

gabriela: vamos a tener que

olvidarnos de toda esa familia,

¿eh?

[música]

[música]

jimmy: rosa.

rosa: ¿qué pasó?

jimmy: vino tu hermano

a buscarte.

rosa: ¿qué--qué le dijiste?

jimmy: no, que te habías ido

a comer, nada más.

nelson: ¿dónde estabas, rosa?

te metiste tres horas

para comer.

rosa: perdón, se me fue el

tiempo, no me di cuenta.

nelson: me urge revisar

los pagos que le hicimos

a la refaccionaria ramírez

el mes pasado.

según ellos tenemos una deuda,

vamos.

rosa: no, no puede ser,

estamos al corriente.

ahorita se la busco--

jimmy: ándale, ándale.

[tono de llamada]

jimmy: jefe, acaba de regresar

su hermana de comer,

y como que se puso muy nerviosa

cuando le dije que había venido

a buscarla.

patricia: tengo un negocio

propio, fabrico velas

aeromáticas.

nelson: ¿y qué tiempo tienes

con ese negocio?

patricia: cinco años,

lo inicié después de mi divorcio

y me ha ido bastante bien,

se venden en varias tiendas

departamentales.

¿y tú?

cuéntame, ¿a qué te dedicas?

nelson: yo me dedico

a la industraia automotriz.

patricia: [ríe]

qué bien, ¿y nunca te casaste?

nelson: sí, sí, quedé viudo

hace muchos años,

tengo una hija que se acaba

de casar.

como quien dice,

me quedé solo.

qué raro.

juré que había un salero

sobre la mesa.

patricia: ah, no, yo no vi nada,

seguro se lo llevó el mesero.

nelson: sí, puede ser.

joven, por favor.

¿me puede traer un salero

si fuera tan amable?

>> claro que sí, señor,

¿le ofrezco algo más?

nelson: gracias.

no, nada más, todo bien,

gracias.

patricia: [ríe]

andrea: hola.

>> hola.

andrea: ay ¿esa es tu camioneta?

>> sí.

yo prefiero decir que es

mi oficina movil,

aquí me paso gran parte

de mi día.

¿cómo estás?

andrea: bien, bien, muy bien,

la verdad estoy sorprendida,

¿eh?

¿y a dónde vamos a ir a cenar?

>> a un lugar muy especial

para mí.

¿vamos?

no, no te molestes,

yo voy, yo lo hago.

gabriela: samuel.

samuel: ¿qué haces aquí?

acabo de ver tu llamada,

estaba en clases.

¿pasó algo?

gabriela: no te voy a perdonar

que le hayas seguido el juego

a pedro para arruinarle la vida

a mi hermana.

samuel: ¿por qué dices eso?

gabriela: ayer se casó

y tú me lo ocultaste.

samuel: a ver, lo hice porque

pedro me dijo que no te dijera

nada.

¿cómo te enteraste?

gabriela: porque el infeliz

de tu hermano le mandó

las fotos de su boda

a su celular.

samuel: ¿qué?

pedro no pudo haberle mandado

esas fotos.

gabriela: ¿qué más pruebas

quieres?

se las mandó de su celular.

samuel: mi hermano jamás haría

algo así.

gabriela: como haya sido,

el daño ya está hecho.

y se pudo haber evitado

si tú no me hubieras ocultado

que pedro se casaba.

samuel: entiéndeme,

estaba con las manos atadas

y sigo así.

gabriela: ¿qué, aún hay más

o cómo?

¡habla, samuel!

samuel: no, nada, nada,

fue un decir.

gabriela: lo que me queda claro

es que no confías en mí.

así es que hasta aquí llegamos.

samuel: no me puedes cortar

por algo que no es asunto

nuestro.

gabriela: ¿no es asunto nuestro

el que no me tengas confianza?

samuel: gabriela.

gabriela: ¿qué, qué, qué?

déjame ir ya,

y olvídate de mí.

andrea: ¿y te gusta mucho

este restaurante?

no me parece como para ti.

>> sí, a mí este lugar

me trae muchos recuerdos,

aquí venía con mis abuelitos

y también con toda mi familia.

andrea: entiendo,

es por la nostalgia.

un poquito excéntrica

tu nostalgia, pero--

pero me gusta.

>> muchas gracias.

es que quería que supieras

algo más de mí para que

me pudieras conocer

un poco más.

andrea: pues, hasta ahorita,

todo lo que he conocido

ha sido perfecto.

y este detalle de humildad

de tu parte me tiene encantada.

>> yo soy una persona humilde,

jamás voy a negar mis raíces.

y la mujer que me quiera pues

me tiene que querer así.

realmente--

pues a mí lo material

nunca me ha importado.

andrea: a mí tampoco.

>> eso supuse desde que

te vi.

ahora que terminemos de cenar

me gustaría mostrarte

uno de mis lugares favoritos

y hacerte--

pues hacerte un regalo

muy especial, ¿qué dices?

andrea: ay, sí, sí,

llévame a donde quieras,

soy materia dispuesta.

>> ¿en serio?

[timbre]

[llaman a la puerta]

esther: voy.

¿elena?

pase, por favor.

pase.

elena: quiero saber porqué

no me dijo que pedro se iba

a casar.

esther: ¿qué le puedo decir?

a nosotros también nos tomó

por sorpresa.

elena: es que no entiendo

por qué me hace tanto daño.

justo hoy en la mañana lo veo

en la escuela de nicolás,

y en la tarde me manda esto.

esther: no, no, esto no pudo

haberlo hecho mi hijo,

yo lo conozco muy bien.

elena: pues discúlpeme,

pero al parecer no es así.

[solloza]

y no sabe cómo me duele

que usted no me haya dicho nada.

pensé que entre nosotras

había confianza.

esther: lamento no haber podido

hacerlo, yo nunca estuve

de acuerdo en que se casara.

es más, traté de convencerlo

para que no lo hiciera,

pero no lo logré.

ni siquiera se ve feliz

y no sabe lo que me duele

verlo así.

elena: pues es una pena.

pero va a tener que vivir

con eso.

domingo: buenas noches.

elena: buenas noches.

ya me iba.

con permiso.

domingo: ¿qué pasó, vieja?

¿a qué vino?

esther: alguien cometió

la bajeza de mandarle fotos

de la boda desde el celular

de pedro, así fue como

se enteró que se casó.

domingo: válgame dios...

esther: y no pudo haber sido

otra más que gina,

esa bruja es la esposa

de tu hijo y nosotros

permitimos que se casara

con ella.

pedro: buenísimo.

gina: ¿te gustaron?

pedro: por supuesto,

no hay como la sazón

de mi mamá.

gina: se portó muy linda

conmigo.

yo creo que me está empezando

a querer.

pedro: qué bueno.

gina: ¿quieres un café,

algo más?

pedro: un café, sí,

quiero trabajar un poco.

gina: ah, no, no, hoy no.

pedro: hoy sí,

quiero aterrizar unas ideas

para el coche que estoy

tuneando.

gina: oye, ¿y si lo dejas

para mañana y nos vamos

a la cama?

pedro: eh, no, no puedo.

ve tú, ándale, seguramente

voy a desvelarme haciendo

todo esto.

domingo: estoy de acuerdo

en que pedro no pude haber sido

el que envío esas fotos,

pero no puedes dar por hecho

que haya sido gina.

esther: ¿quién más, a ver?

ella es la única interesada

en hacerle daño a elena.

domingo: como haya sido,

es la esposa de nuestro hijo

y no está bien que te ensañes

con ella.

esther: esposa o no de pedro,

lo que hizo es una bajeza.

domingo: compréndela,

se debe sentir insegura,

siempre ha sido muy celosa.

esther: pero ¿qué celos

puede tener si finalmente

pedro se casó con ella?

domingo: sí, pero no por ella,

sino por el bebé que está

esperando y quizá piense

que algún día conseguirá

que pedro la ame.

esther: dudo mucho que lo logre,

y menos con esas cosas que hace.

conste que yo hice el esfuerzo

para llevarme bien con ella,

pero con esto que hizo

no la quiero ni ver.

domingo: ¿y tú a dónde vas, eh?

esther: voy a hablar con pedro.

domingo: no, no, no, tú no vas

a ningún lado.

esther: ¿por qué no?

domingo: piénsalo.

pedro ya tiene suficientes

problemas.

no colabores a destruir

un matrimonio que acaba

de empezar.

lo de gina no va a pasar

de ser un arrebato y ya.

esther: ojalá no más fuera eso.

lo hizo con toda la intención

de lastimar a elena.

y eso no la hace

una buena persona, ¿eh?

domingo: no entiendo por qué

eres tan dura con ella.

esther: porque no me creo

sus buenas intenciones.

es hipócrita.

es egoísta, es caprichosa.

es capaz de lo que sea con tal

de salirse con la suya.

domingo: es tu punto de vista.

y más vale que te lo guardes,

¿eh?

porque como quiera que sea,

es la mujer que pedro eligió

por esposa.

esther: sí.

y por eso va a terminar siendo

profundamente infeliz.

domingo: no le eches más leña

al fuego.

¿para qué le cuentas

lo de las fotos, eh?

¡y por una vez en la vida

hazme caso, mujer!

¡ya!

[música]

[música]

elena: buenas noches.

ernesto: buenas noches.

¿pasa algo?

elena: no, no pasa nada.

ernesto: te llamé a la oficina

y me dijeron que no estabas ahí.

elena: fui a otro lado.

¿para qué me llamaste?

ernesto: nunca dejas a nicolás

solo con trinidad

así que supuse que saliste

por algo urgente.

elena: sí, así es.

ernesto: mira, cuando tengas

que salir avísame

para que yo venga

antes de la oficina, ¿no?

y así nuestro hijo

no se quede solo

con la servidumbre.

elena: sí.

ernesto: gracias.

elena: así va a ser.

buenas noches.

ernesto: descansa.

>> traigo su medicina.

tenga, tómasela

isabel: tienes que ir a canadá

a buscar a ernesto.

hace más de dos meses

que no sabemos nada de él.

>> ah, pero no se preocupe.

ya se va a comunicar.

isabel: es que no sé,

tengo un mal presentimiento.

>> vamos a esperarnos unos días

y si no se comunica,

lo voy a buscar.

no la puedo dejar sola aquí.

tengo asuntos pendientes

aquí en la casa.

hay que pagar el predial,

los servicios.

isabel: ni que fueras

tan eficiente.

todavía me tienes que aclarar

qué pasó con ese dinero

que falta.

>> en cuanto se sienta mejor

lo vemos.

isabel: en cuanto me sienta

mejor...

lo primero que voy a hacer

es deshacerme de ti.

ernesto.

¿dónde está ernesto?

inés: cálmese, cálmese,

doña isabel.

isabel: mi hijo, ¿dónde está

mi hijo?

hijo...

inés: tranquila.

no ha podido venir a verla.

isabel: desde que se fue

a canadá

no lo he vuelto a ver.

inés: no se preocupe.

va a regresar.

isabel: hijo, ernesto.

inés: tranquila.

doña isabel,

todo va a estar bien.

todo va a estar bien.

tranquila.

así está mejor, tranquila.

tranquila, por favor.

trate de descansar.

isabel: [suspira]

mariano: mm.

inés: ¿quiere algo más?

¿un café, un té?

mariano: gracias.

estoy bien así.

pero no te levantes todavía.

quiero que me cuentes más

de doña isabel.

¿por qué te empeñas tanto

en descubrir qué hay detrás

de su historia?

inés: en primera, ya sabe

que a mí me gusta averiguar

y desentrañar misterios.

pero en el caso de doña isabel

fue porque mientras la cuidaba

me empezó a parecer muy extraño

que siempre pedía ver

a su hijo ernesto.

pero cuando este aparecía

se ponía muy mal.

lo rechazaba y le gritaba

que se fuera.

mariano: entiendo que te haya

llamado la atención.

sobre todo porque

con el resto de las personas,

isabelita es muy amable.

inés: sí, así es.

al principio creí que todo

era cuestión de que su cabecita

le jugaba una mala pasada.

pero cuando empezó a hablar

de el otro,

sospeché que algo

mucho más intrincado

estaba pasando.

y me propuse tratar de averiguar

la verdad.

mariano: fue cuando le pediste

ayuda a mi nieto.

inés: sí.

y él también se interesó

en resolver el misterio.

hay algo muy grave

que sucedió en la vida

de doña isabel

que--que la hace sufrir.

y a mí me gustaría

desentrañarlo

para poder colaborar

a que recupere la paz.

mariano: [ríe]

modesto: ¿dónde estuviste

toda la tarde?

te fui a buscar al taller

no te encontré.

te estuve marcando al celular

y no me contestas.

rosa: fui al centro

a un encargo de don nelson.

de seguro iba en el metro

cuando me marcaste.

en los túneles no hay señal.

modesto: no te creo nada.

rosa: no tengo por qué mentirte.

si sigues sin confiar,

allá tú.

modesto: a ver, espérate.

todavía no acabo de hablar.

andas muy misteriosa.

igualito que cuando

te escapaste.

¿a dónde fuiste?

rosa: ya te dije.

modesto: ¿te andas revolcando

con el imbécil ese?

rosa: no.

modesto: a mí no me vas ver

la cara.

rosa: ¡ay!

bautista: arriaga y nosada

ya están vigilando

el domicilio de modesto.

acaban de reportar

que ya llegó a su casa.

eduardo: bien.

¿y qué hay de las claves?

bautista: ya estamos cruzando

datos.

hasta el momento se tiene

localizado cerca de 50 puntos

de venta.

entre tiendas de abarrotes,

deportivos y hartos.

eduardo: voy a pedirle al juez

las ordenes para proceder

con el cateo.

y la detención

de los involucrados.

gracias.

>> siempre me ha gustado

observar las estrellas.

descubrir las constelaciones...

esperar a que pase

una estrella fugaz

y pedir un deseo.

andrea: [ríe]

qué sensible eres.

>> [ríe]

pues es que me gusta sentirme

insignificante ante tan

inmensidad.

digo, para que--

para que nunca se me olvide

quién soy, ¿no?

andrea: [ríe]

me sorprende tu sencillez.

>> ¿de verdad?

andrea: sí, qué admirable

lo que dices.

>> bueno, pues es que

siempre he sido

un hombre sencillo y...

y pues no sabes lo que me agrada

que lo valores.

¡mira!

¡una estrella fugaz!

ahí va, ahí va, ahí va.

pide un deseo, pide un deseo,

pide un deseo.

[ríe]

andrea: ya.

[celular]

gina: hola, papi, cómo estás?

nelson: bien, hija, bien.

esta es la segunda noche

que no estás en casa

y ya te extraño.

gina: oh, yo también

te extraño, papi.

nelson: ¿cómo te va en la vida

de casada?

gina: muy bien.

estoy feliz.

hoy estuve con mi suegra

y me enseñó a cocinar

chiles rellenos.

la verdad se portó muy bien

conmigo.

nelson: ay, qué gusto me da.

¿y pedro qué tal?

gina: está en el comedor.

está haciendo unos dibujos

para el coche que van a tunear.

nelson: ah, muy bien, muy bien.

eso urge.

bueno, que descanses hija.

bonita noche, mi vida.

gina: igualmente, papi.

te mando un beso.

¿ya te vas a acostar?

pedro: eh, no, vengo por mi

cargador.

no he terminado.

[música]

[música]

irene: buenos días.

no esperaba encontrarte aquí.

elena: quiero trabajar

para no pensar en pedro.

irene: ¿y has sabido algo

de él?

elena: no.

pero...

fui a ver a esther.

quería que me explicara

qué está pasando.

irene: ¿y qué te dijo?

elena: que tampoco ella

se explica el cambio de pedro.

y me aseguró que las fotos

que recibí no me las pudo haber

mandado él.

irene: es que yo tampoco

lo creo.

pero bueno, lo que importa

es lo que piensas tú.

elena: a pesar de todo

lo que me ha hecho,

me cuesta mucho creerlo, irene.

irene: sí, sí.

insisto, hay algo atrás

de todo esto.

tendrías que averiguarlo.

elena: ¿y cómo?

irene: pues hablando con él.

elena: no.

ya me rebajé lo suficiente,

irene.

y si todavía me queda algo

de dignidad,

no lo quiero perder.

lo que tengo que hacer

es olvidarlo y ya.

gina: ¿qué tal me quedaron

los chilaquiles?

pedro: tengo mucha hambre,

pero no te vendría nada mal

otras clasecitas con mi mamá.

ambos: [ríen]

gina: voy a ir con ella

otra vez, te lo prometo.

ojalá no se harte

de tenerme ahí.

pedro: me tengo que ir.

gracias.

gina: de nada.

¿no me vas a dar un beso?

pedro: nos vemos.

gina: algo es algo.

agustín: buenos días, rosa.

¿te molesto con una garrafa

de aceite multigrado?

rosa: claro.

¿cómo vas?

agustín: si lo dices por gina,

pues ahí la llevo.

ay, lo que siento por ella

pues no desaparece,

aunque se hayan casado

y yo no tenga

ninguna esperanza.

rosa: tienes que hacer

un esfuerzo por olvidarla.

[jadea]

agustín: ¿qué te pasa?

rosa: nada, traigo lastimada

la costilla.

agustín: ¿y cómo te lastimaste?

rosa: ay, me pegué

con el estante.

agustín: ajá.

oye, y...

¿has sabido algo?

no sé, ¿gina te ha llamado

o algo?

rosa: no, y ya no me preguntes

por ella.

¿para qué te sigues hiriendo?

ya es la esposa de pedro.

convéncete y olvídala.

agustín: solo quiero saber

si está bien.

rosa: va a estar bien.

mejor encuentra a alguien

que te quiera de verdad,

te lo mereces,

eres una muy buena persona.

agustín: pues tú también.

la verdad es que yo no entiendo

cómo es que tú y samuel

tronaron, ¿eh?

rosa: problemas.

nos veíamos poco,

él está muy ocupado

con la escuela y su trabajo.

agustín: hacían bonita pareja.

me voy a chambear.

bonito día.

rosa: igual.

bonita pareja.

nelson: te quedó muy bien,

algo sencillo, de buen gusto,

de acuerdo a las normas

del concurso.

pedro: ¿los colores cómo

los ves?

nelson: bien, muy bien,

muy bien.

¿y qué hay de las modificaciones

al motor?

pedro: voy a salvarle

un turbocargador

y cambiar las cabezas

por unas múltibles válbulas

de escape,

además de una intercular

también.

nelson: adelante,

hay que ganar ese concurso.

pedro: así va a ser.

ambos: [ríen]

samuel: pedro.

pedro: ¿qué pasó?

samuel: gabriela me dijo que

elena ya se enteró

que te casaste.

pedro: algún día se iba

a enterar, ¿no?

¿cómo lo hizo?

samuel: alguien le mandó

las fotos de la boda

y lo hizo desde tu celular.

pedro: gina...

gina, tuvo que haber sido ella.

salí de la casa por algunas

cosas y dejé ahí el celular.

samuel: pues buena la hizo,

hasta yo salí perjudicado.

gabriela terminó conmigo

por su ocurrencia.

¿qué ganaba con mandárselas?

ya te casaste con ella

y eso era lo que quería, ¿no?

esther: hola.

gina: vine a que me siga

enseñando a cocinar.

¿qué le pasa?

la noto muy seria.

esther: me duele la cabeza.

gina: esta pastilla es super

efectiva.

esther: a mí no me gusta tomar

medicina, gracias,

y hoy no voy a cocinar, fíjate,

tengo mucho para recalentar

así que puedes ir a hacer

tus cosas.

gina: no, ¿cómo cree?

si no cocinamos la ayudo

con el quehacer.

esther: [suspira]

gina: usted descanse.

samuel: hola.

rosa: ¿qué haces aquí?

samuel: vine a hablar con pedro

y pasé a saludarte.

rosa: por favor vete.

modesto vino ayer a buscarme

mientras estábamos

en la delegación y en la noche

me reclamó, tuve que mentirle.

samuel: ¿crees que sospecha

algo?

rosa: no lo sé, pero

conociéndolo se puede aparecer

en cualquier momento

y ya sabes de lo que es capaz.

samuel: tranquila,

muy pronto nos vamos

a deshacer de él.

rosa: [gime]

samuel: ¿qué tienes?

rosa: nada.

samuel: ¿te golpeó?

samuel: infeliz, ¡ahorita mismo

vamos a denunciarlo!

rosa: no, no, por favor.

vamos a seguir con nuestro plan.

si lo denuncio por maltrato

lo van a dejar libre

y lo otro no va a prosperar.

samuel: te juro que se va

a arrepentir.

gina: si no quiere tomar

medicina va a ver que con este

té de ruda se le quita

el dolor de cabeza.

tómeselo y descanse,

yo hago todo lo que le haga

falta, para eso soy su nuera.

pedro: ¿por qué le mandaste

las fotos de la boda a elena?

Cargando Playlist...