null: nullpx
Cargando Video...

Te Doy La Vida Capítulo 47

13 Jun 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

elena: pedro, nos amamos.

tú y yo nos amamos.

tú me amas, pedro--

pedro: a ver, por favor,

no hagas más difícil

esta situación.

no quiero estar contigo.

domingo: ya estoy

hasta la coronilla

de tanto doctor.

y para acabarla de amolar,

esther sacó cita con el urólogo.

>> ni modo, jefe.

como decía mi mamá,

le llegó la edad de los nuncas.

nunca me había pasado esto,

nunca me había dolido

la ciática, nunca le había

fallado a mi mujer--

domingo: ey, ey, ey, ya.

no tienes que recordármelo, ¿eh?

>> está bueno, está bueno,

no se enoje.

pero hay que aprender a aceptar

lo que la vida nos pone

en el camino.

y enfrentarlo, ¿eh?

domingo: eso es lo que estoy

haciendo.

ya déjate de sermones.

>> está bien, está bien,

ya, ya--

domingo: compón bien

esa bayoneta.

>> ay.

se abrieron las puertas

del cielo.

domingo: ¿de qué estás hablando?

>> mire.

nelson: mi taller.

nelson turbina.

más de 30 años dando servicio.

vamos, ven, ven,

te lo enseño.

irene: ¿qué te pasa?

elena: es pedro.

pedro me cortó, irene.

irene: ¿qué?

siéntate.

elena: me dijo

que entre nosotros

hay muchos problemas

y que aunque me divorcie,

van a seguir.

irene: no puede ser.

elena: no, no, pero es que no

puede cambiar de opinión

de la noche a la mañana,

¿verdad que no?

irene: pues no, no,

claro que no.

esto seguro es obra de ernesto.

elena: y si así fuera,

¿por qué no me lo dice pedro?

irene: pues no sé,

porque no puede.

¿quién sabe con qué lo habrá

amenazado?

[llaman a la puerta]

gabriela: ¿qué pasó?

¿por qué estás llorando?

elena: es pedro.

terminamos.

todo se acabó.

me dijo que no estaba seguro

de quererme.

gabriela: ¿qué?

no--no puede ser,

pedro te adora.

qué casualidad que ernesto ande

como corderito y justo pedro

termina contigo.

irene: yo también pienso

que él está detrás de todo.

gabriela: tú que ayer decías

que era una buena persona.

irene: habla con pedro,

insiste en que te diga

qué está pasando.

elena: no sé.

me dijo que lo nuestro no fue

más que una aventura,

y que pensándolo con la cabeza

fría, se dio cuenta que...

que lo mejor era no seguir.

irene: no le creas, no le creas,

está fingiendo.

elena: ya, irene.

pero parecía tan seguro

cuando me lo dijo que...

creo que no lo conozco

lo suficiente, que--que...

que me enamoré de un ideal.

gabriela: no.

yo estoy segura de que hay algo

detrás.

irene: sí, tienes que descubrir

la verdad.

gina: ¿pedro?

me sorprendió mucho

cuando me llamaste y me dijiste

que venías para acá, ¿qué pasó?

pedro: ¿podemos hablar?

gina: sí, claro.

¿quieres que vayamos

a algún lugar o...?

pedro: sí, a algún café

por aquí cerca.

gina: sí, a dos cuadras hay uno.

pedro: vamos.

nelson: estas son las rampas

donde levantamos los coches

para repararlos.

eh, bueno, por allá se hace

todo lo que tenga que ver

con vestiduras y...

y también hacemos

las reparaciones eléctricas.

al fondo, ese cuarto que ves,

es donde se cambian.

ahí cada uno tiene sus lockers,

tienen mesas, horno

de microondas, cafeteras,

en fin, todo lo necesario

para que el ambiente de trabajo

sea el mejor.

¿quieres verlo?

silvia: no.

eh, no, bueno, es que no--

se ve muy bien desde aquí.

nelson: ya, ya.

silvia: sí, gracias.

nelson: ¿qué te parecen

los murales, eh?

son preciosos, únicos

en esta ciudad.

silvia: sí.

muy originales.

[ríe]

benito: ¿de dónde sacaría

don nelson a esa muñeca?

>> ¿dónde la habrá conocido?

agustín: la sacó de ligue.

ahí en donde ustedes

me metieron a mí.

sí, a mí me fue de la patada,

pero a él le está yendo súper,

¿no?

¿o no, jefe?

domingo: pues sí, sí.

qué chulada trae, ¿eh?

jimmy: pues ahora sí

le va a dar gusto al cuerpo,

¿no?

domingo: ey, ey, jimmy.

más respeto.

nelson: quiero presentarte

a parte de mi equipo.

él es domingo garrido,

el jefe del taller.

agustín, chano,

jimmy, benito.

todos son excelentes mecánicos.

silvia.

silvia: ay.

mucho gusto para todos, ¿eh?

¿nos vamos?

nelson: no, todavía te falta

conocer mi oficina.

ven, vamos, vamos.

>> es medio rara, ¿no?

como que se le va el avión.

benito: lo que pasa es

que la impresioné, hijo.

no dejaba de mirarme,

mira nomás qué muñecazo.

todos: [ríen]

benito: y eso que ando sucio

ahorita, ¿eh?

nelson: adelante.

siéntate, ¿eh?

silvia: ay, gracias.

nelson: ¿gustas tomar algo?

¿un refresco, un café?

silvia: no, no, muchas gracias.

nelson: ¿y qué te pareció

el taller, eh?

silvia: sucio.

para serte sincera.

o sea, ¿nunca limpian?

hay manchas de grasa

por todas partes.

nelson: bueno, bueno,

es un taller, no un hospital.

silvia: me caes muy bien.

se ve que eres un hombre

muy bueno, muy simpático.

pero creo que lo nuestro

no va a funcionar.

nelson: si lo dices

por las manchas de grasa,

eso se puede solucionar

muy fácil, ¿eh?

no es necesario que vengas

al taller.

yo solo quería que conocieras

el lugar donde trabajo

y lo próspero que soy.

silvia: pero esto es demasiado

para mí.

lo siento, nelson, pero no.

de verdad gracias.

nelson: yo tengo la cura

de todos tus males.

sí.

tengo lo que necesitas.

[grita]

benito: ¿qué le pasó, jefe?

¿qué le hizo esa mujer?

nelson: es una--

es una malnacida.

está loca esa.

me quería matar.

todos: [ríen]

domingo: bueno, bueno, ya.

a trabajar, que tampoco es

espectáculo, ya, ya, ya,

vamos a trabajar.

benito: ¿quiere más?

por si tiene sed.

domingo: ya, ya, ya, benito, ya.

ya, ya, ya, ya.

ya, ya, ya.

oye, pues, ¿qué sucedió?

la vimos salir hasta la raya.

nelson: está loca,

es una maniática.

me roció desinfectante

en la cara, mira--mira

cómo me dejó.

domingo: sí, ¿qué, es maniática

o qué?

nelson: sí, maniática

de la limpieza.

y yo de tarugo no creí

que fuera para tanto, pero no.

esto ya es demasiado.

domingo: [ríe]

nelson: no te burles,

esto no es ningún chiste, ¿eh?

domingo: perdón, es que me estoy

imaginando qué hubiera pasado

si llegan a algo más, ¿eh?

capaz de que te baña en alcohol.

[ríe]

vaya conquista la tuya, hombre.

[ríe]

ni lástima, ¿eh?

porque lo que sea de cada quien,

estaba muy guapa.

nelson: prefiero una no

tan guapa, pero sin manías.

domingo: bueno, pues ahí está

doña leonor, la de la panadería.

siempre te ha visto

con muy buenos ojos.

nelson: tampoco soy tan--

domingo: [ríe]

nelson: no, no, no.

domingo: [ríe]

ambos: [ríen]

gina: ¿de qué quieres

que hablemos?

pedro: de nosotros

y del bebé que viene en camino.

gina: si lo que me quieres decir

es que te vas a hacer cargo,

ya lo sé.

no te hubieras molestado

en invitar un café.

pedro: no, no, no,

no solamente eso, gina.

sé que no me he portado

como se debe y...

quiero que me permitas estar

más cerca de tu embarazo.

gina: ¿y a qué se debe

el cambio?

me dijiste que estabas

harto de que te persiguiera--

pedro: sí, sí, discúlpame.

sé que no debí decirlo.

estaba, pues, confundido,

¿sabes?

que aunque en su momento

me disculpé, pues,

no hablemos de eso.

gina: está bien.

cuéntame, ¿qué quieres decir

con que vas a estar más cerca

de mi embarazo?

pedro: quiero acompañarte

cada vez que te revise

el doctor, que compremos

juntos las cosas para el bebé.

visitar a los hospitales.

todo eso.

gina: ¿y vas a tener tiempo?

porque siempre estás trabajando

o en tus asuntos con elena.

pedro: lo voy a tener.

gina: bueno, siendo así,

pues no me queda más

que agradecerte que hayas

cambiado de actitud.

no puedo negar que me dolía

mucho que estuvieras

tan alejado de nosotros.

pedro: ya no va a ser así.

gina: aprovechando,

de una vez te digo.

va a haber una expo para bebés.

¿vamos?

pedro: claro.

vamos.

gina: y luego nos podemos ir

a comer por ahí,

como en los viejos tiempos.

pedro: sí, de acuerdo.

como--como en los viejos

tiempos, ¿no?

a ver si así, pues...

gina: ¿a ver si así qué?

pedro: no, nada.

no, no me hagas caso.

mira, era...

todo lo que yo te quería decir,

gina, nada más.

¿nos vamos?

gina: bueno.

samuel: aquí está la cotización

del evento de la asociación

de banqueros.

gabriela: gracias.

samuel: oye, ¿qué le pasa

a elena que la vi llegar

muy mal?

gabriela: pedro la cortó.

¿tú sabías que lo iba a hacer?

samuel: no.

para nada.

gabriela: elena está desecha,

no entiende cómo la cortó

de la noche a la mañana.

averigua por qué lo hizo,

por favor.

samuel: me pones en un aprieto,

pedro es muy hermético

en sus asuntos personales.

gabriela: es que elena necesita

saber cuál es la verdad.

yo sospecho que ernesto

está detrás.

samuel: es mejor que elena

se lo pregunte directamente.

perdón, pero yo no me puedo

meter.

gabriela: sí, entiendo.

no te quiero poner

entre la espada y la pared,

pero...

prométeme que si te enteras

de algo, me lo vas a decir, ¿sí?

samuel: está bien.

gabriela: reviso la cotización

y si todo está bien,

la mandamos.

[celular]

andrea: hola, rafael.

rafael: hola, andrea.

estoy por entrar a una junta,

pero quería quedar contigo

antes para esta noche.

dime, ¿quieres salir a cenar?

andrea: encantada.

rafael: estoy pensando reservar

una mesa en el hotel bucarest.

andrea: ¿en el hotel bucarest?

rafael: sí, en el hotel

bucarest, ¿lo conoces?

andrea: ay, rafael, pues te pedí

tiempo.

rafael: no, andrea, por favor,

no me malinterpretes.

elegí ese lugar

porque la cocina es excelente,

yo no estoy pensando

en otra cosa.

andrea: perdón.

rafael: bueno, ¿sí quieres o no?

andrea: sí, sí, claro

que quiero, gracias.

rafael: genial, bueno, entonces

en eso quedamos.

nos vemos allá a las 09:00.

andrea: perfecto.

a las 09:00.

rafael: te dejo, andrea,

voy a entrar a mi junta.

nos vemos a las 09:00.

andrea: ¿vivi?

me muero de los nervios.

rafael me invitó a cenar

al restaurante del hotel

bucarest.

yo creo que es una insinuación,

¿verdad?

viviana: obvio.

ay, ese hombre está loquito

por ti.

pónteme muy guapa, ¿eh?

andrea: ay...

[música]

ernesto: mira.

ahora vas tú.

nicolás: ay, no, se me va

a caer.

ernesto: no se te va a caer,

no pienses negativo, venga.

positivo.

"focus".

pero despacito, despacito.

eso, así--no, no, no--

eso fue a propósito.

ya no quieres jugar, ¿verdad?

nicolás: pues es que tengo

hambre.

ernesto: me hubieras dicho eso,

ya, vamos a comer.

nicolás: mami.

ernesto: ah, mira.

nico tiene hambre.

y yo también, ¿comemos?

elena: no sabía que ibas

a venir a comer.

ernesto: sí, yo tampoco.

pero bueno, aquí estoy.

vamos a comer.

elena: no, coman ustedes.

yo no tengo hambre.

ernesto: ¿te sientes bien?

elena: sí, ve a comer

con tu papá y lávate las manos,

¿va?

ernesto: elena.

hablé con mi abogado.

le pedí que se comunicara

con el tuyo para concertar

una cita y ver lo del divorcio.

elena: gracias.

[tono de llamada]

pedro, contéstame, por favor.

[tono de llamada]

por favor, contéstame.

[tono de llamada]

agustín: ¿qué horas son estas

de llegar?

te pasas, ¿eh?

está bien que andes enamorado,

pero pues también hay

que chambear.

pedro: terminé con elena.

agustín: ¿y eso?

pedro: demasiados problemas.

agustín: ay, pues cuéntame otra.

desde que decidiste andar

con ella, pues siempre

los has tenido.

pedro: mira, agus,

no quiero hablar de eso, ¿sí?

tengo que olvidarla

y rehacer mi vida, no hay otra.

además gina está esperando

un hijo mío y eso amerita

que esté más cerca de ella.

agustín: ah, o sea que para ti

un clavo saca a otro clavo.

pedro: si así fuera, ¿qué?

es mi asunto, ¿no?

agustín: pues es que no se vale

que la estés usando.

¿cuántas veces has dicho

que no la quieres?

nelson: ¡agustín!

[alerta de texto]

trinidad: la señora va a verse

con el señor rafael a las 09:00

en el restaurante del hotel

bucarest.

horacio: se me olvidó

mi celular, corazón.

mónica: justo te lo iba a llevar

ahorita.

horacio: ay, mil gracias,

mi amor, "bye".

mónica: bye.

gabriela: ¿cómo estás?

elena: mal.

ya le llamé a pedro mil veces

y no me contesta.

gabriela: samuel no sabe nada,

está igual de sorprendido

de que hayan terminado.

elena: pero ¿por qué?

¿por qué, por qué?

si estábamos dispuestos

a todo, gabriela.

gabriela: es que sigo pensando

que ernesto tuvo algo que ver.

elena: es que no lo parece.

él sigue en el nicho

y va a pedir cita

para que nuestros abogados vean

lo del divorcio.

gabriela: tanta generosidad

lo hace aún más sospechoso.

de verdad, hay que averiguar

por qué pedro cambió

de la noche a la mañana.

elena: ¿y cómo?

¿cómo lo hago?

si no me contesta las llamadas,

¿cómo lo hago?

[llora]

samuel: gabriela me dijo

que elena estaba desecha.

me pusiste entre la espada

y la pared.

pedro: no dijiste nada, ¿verdad?

samuel: en eso habíamos quedado,

pero en algún momento

va a salir la verdad a flote.

gabriela sospecha que ernesto

está detrás de esto.

no sé si sea mejor que elena

sepa por qué tomaste

esta decisión.

pedro: a ver, si yo se lo digo,

samuel, ese imbécil va

a proceder legalmente

contra ella y le va a quitar

a nicolás, ¡entiéndelo!

o sea, ¿de qué le va a servir

mi amor si no tiene a su hijo?

me dio una semana

para que me case con gina

o va a proceder.

samuel: ese señor--

pedro: no lo va a hacer.

gina quiere que estemos juntos.

samuel, no importa

el por qué tomé la decisión,

entiende eso.

samuel: tampoco se vale

que la engañes.

¿vas a estar con ella

amando a otra mujer?

pedro: no tengo otra opción.

solo espero que con el tiempo,

el amor

que alguna vez le tuve

regrese o la costumbre

me ayude a...

olvidar a elena.

gina: hola, ernesto.

ernesto: dime.

gina: solo quería avisarte

que pedro fue a buscarme

al trabajo.

quiere estar cerca de mí.

ernesto: ¿no te pidió

que se casaran?

gina: no.

y espero que tu plan funcione

y me lo pida.

o voy a tener que hablar

con tu mujer.

ernesto: no seas tonta.

lo tienes ya a tus brazos.

bueno, él te va a pedir

que se casen, tiene una semana

para hacerlo.

gina: esperemos entonces.

nelson: ¿qué?

¿y por qué tan sonriente?

gina: pedro fue a verme

al trabajo.

quería hablar conmigo.

nelson: ah, qué bien.

bueno, eso quiere decir

que va en serio eso

de apoyarte en todos

los gastos, ¿no?

gina: no, no solo eso.

me dijo que las cosas

entre nosotros van a cambiar.

hasta aceptó ir conmigo

a una expo para bebés.

nelson: no te ilusiones.

gina: una nunca sabe.

este bebito va a lograr

lo que yo no pude.

buenas noches, pa,

me voy a descansar.

nelson: buenas noches, querida.

que descanses.

[música]

mónica: ¿ya nos vamos?

horacio: se me había olvidado

decirte que tengo una cena.

tú vete a la casa

y ahí nos vemos, ¿sí, mi amor?

mónica: está bien.

bueno, ¿sabes qué?

mejor voy a aprovechar

para sacar unos pendientes

y luego ya me voy a la casa.

horacio: está bien, mi amor.

mónica: bye, bye.

rosa: ¿a dónde vas?

chano: a pachuca.

voy a estar unos días fuera.

rosa: está bien.

cuídate.

chano: así me gusta.

que te preocupes por mí.

estamos en contacto.

rosa: cómo descifrar

claves.

[celular]

samuel: ¿bueno?

rosa: samuel, necesito

que me ayudes con algo

muy delicado.

samuel: ¿qué pasa, estás bien?

rosa: sí.

¿podemos vernos?

no tengo a quién recurrir.

samuel: ahora no puedo,

tengo un examen y estoy

estudiando.

márcame mañana y nos ponemos

de acuerdo.

andrea: ay, no.

ay, no, no, no.

mi marido--

bueno, no, no, mi exmarido.

horacio: buenas noches.

no esperaba encontrarte aquí.

qué coincidencia.

¿me presentas a tu amigo?

andrea: sí, sí, sí.

rafael zuliñaga.

horacio, mi--mi exmarido.

rafael: mucho gusto.

horacio: ¿qué tal?

encantado.

rafael: eh...

¿gusta tomar asiento?

horacio: eh, sí, claro,

si no les molesta,

me tomo una copa con ustedes.

se me hizo muy temprano

para mi cita.

irene: ¿a qué estás jugando, eh?

ernesto: no sé

a qué te refieres.

irene: ¿qué hiciste

para obligar a que pedro

termine con elena?

ernesto: ah, eso.

irene: ¿lo estás haciendo

para retenerla, ernesto?

ernesto: ¿por qué tanta

pregunta?

quítate la ropa.

irene: ay, por favor,

o me hablas con la verdad

o le cuento todo.

ernesto: ¿me amenazas?

te recuerdo que en esto

tú tienes más que perder

que yo, ¿eh?

cuando decidiste callarte

sobre eso, te convertiste

en mi cómplice.

irene: puedo decir

que me acabo de enterar.

elena confía en mí.

ernesto: habla con ella.

dile todo lo que tú quieras.

yo también le voy a decir

que eres mi amante.

y no solamente a ella,

sino a toda tu familia.

¿te imaginas lo que van

a pensar tus papás

cuando le cuente

las revolcadas que me das?

irene: no te van a creer.

ernesto: ¿qué apuestas?

irene: ¿qué estás haciendo?

ernesto: saluda a tu familia.

dile que estás en un hotel

conmigo.

suegros, hola, ¿cómo están, eh?

elena, ¿cómo pudiste confiar

con tu hermanita?

o sea, es--me la he pasado

tan bien.

toda la vida me la he pasado

tan bien.

aquí es donde nos encontramos

cuando queremos estar juntos,

que por cierto, últimamente

es muy seguido.

irene: a ver, dame eso--

ernesto: ey, ey, ey.

tú decides.

solamente mando el video

y todo se acabó.

¿o prefieres compartirme?

irene: te pasas.

¿crees que me ilusione

así como así?

ernesto: ¿así lo creíste?

¿que iba a dejar a mi familia

para quedarme contigo?

no.

irene: nadie te va a querer

más que yo.

ernesto: eso ya lo sé.

y por eso estás aquí.

[llaman a la puerta]

pedro: voy.

[suspira]

[música]

a]

elena: atrévete a decirme--

pedro: elena.

por favor.

elena: ¿por favor qué?

¿que te deje de querer

de la noche a la mañana?

¿en serio crees que puedo?

me costó muchísimo aceptar

que te amaba y estaba dispuesta

a todo, pedro.

¿cómo quieres que lo vaya

a dejar de hacer?

veme, veme, veme.

dime que no jugaste conmigo,

por favor.

pedro: por supuesto que no jugué

contigo.

por supuesto que no.

elena: ¿entonces?

habíamos decidido luchar juntos.

sabíamos que no iba a ser fácil,

¿qué pasó?

dime qué pasó.

pedro: ¿para qué quieres

que lo repita?

fui demasiado claro

cuando te dije que pensé mejor

las cosas.

me di cuenta que esto era

solamente algo pasajero, elena.

elena: no te creo.

nunca lo sentí así.

dime si ernesto tuvo algo

que ver con--

pedro: a ver, ¡basta ya!

por favor.

no soy incapaz de tomar

una decisión solo, ¿eh?

¿no me conoces?

¿no sabes quién soy?

elena: por favor--

pedro: no va a funcionar,

entiéndelo, por favor.

elena: pero es que no me hables

así, porque me duele.

me duele mucho.

pedro: no me dejas de otra.

elena: es que ¿cómo quieres

que te crea que dejaste

de amarme si apenas

ayer me lo decías?

estabas feliz de que tu mamá

había conocido a nico.

rentaste un departamento

para nosotros.

estuvimos juntos e hicimos

el amor, por favor.

[llora]

no puede ser que te olvidaras

de eso.

pedro: no, no lo olvidé.

solamente pensé mejor las cosas.

lo siento.

no tiene caso que sigamos

hablando, entiéndelo, por favor.

no insistas.

andrea: ¿y tu cliente

ya--ya no va a venir?

horacio: no sé.

a ver, ah, mira, efectivamente

me canceló.

aquí tengo un mensaje

que no había visto.

pero qué gusto haberlos

encontrado y así no vine

en balde, ¿no?

zuriñaga, ¿verdad?

¿tu apellido es de origen

español?

rafael: sí.

nosotros somos de cataluña.

horacio: ¿de qué parte?

rafael: de cataluña,

la cataluña.

horacio: ah.

cataluña es la región

o una provincia,

pero no la ciudad.

rafael: ah, sí.

qué torpe, perdón.

ah, lo que me refiero

es que son de barcelona, sí.

horacio: barcelona, qué bonita

ciudad, ¿y vas seguido

a visitarlos?

rafael: cuando el trabajo

me lo permite, claro,

voy a visitar a la familia.

horacio: oye, y dime,

¿ya terminaron la construcción

de la sagrada familia?

rafael: ¿de la qué?

horacio: de la sagrada familia.

la obra maestra de gaudí.

rafael: ah, la--la iglesia, sí,

sí, sí--

andrea: bueno, creo que ya

están muy intensos,

muy elevados en su conversación.

¿saben qué?

con permiso.

voy al baño.

en un momentito regreso, ¿eh?

rafael: sí.

horacio: salud.

salud.

mira, a andrea...

la puedes engañar,

pero a mí no me haces tonto.

eres un farsante.

y no voy a permitir

que te aproveches de mi mujer.

rafael: no entiendo

por qué me estás diciendo

todo eso.

horacio: no te hagas.

conozco a los tipos como tú,

así es que más te vale

que inventes un muy buen

pretexto y desaparezcas

de la vida de andrea

si no quieres

que te desenmascare

enfrente de ella.

¿cómo ves?

andrea: ah--ay, ¿qué pasa, eh?

¿por qué esa cara?

rafael: mira, andrea.

lo siento, no--no era esto

lo que yo esperaba

cuando te invité.

la presencia de este señor,

tu marido, tu exmarido,

lo que sea--

horacio: marido, marido.

todavía no nos hemos divorciado.

rafael: lo que sea--

andrea: tienes toda la razón.

horacio, por favor, retírate.

rafael: no, andrea.

el que se va a retirar soy yo.

andrea: no, no, no, tú no.

horacio, por favor, vete.

rafael: andrea, por favor

no insistas.

yo pensé que eras una mujer

sin compromisos

y claramente veo que no.

con permiso.

horacio: ay, no, bueno,

qué digno.

[ríe]

andrea: eres un idiota.

por tu culpa rafael

no me va a volver a buscar.

horacio: mejor.

tu amiguito no es más

que un vividor que se aprovecha

de las incautas como tú

y solo te quería prevenir.

andrea: ¿y a ti quién te pidió

que intervinieras?

horacio: si no te sabes cuidar

sola, voy a tener que hacerlo

yo.

andrea: lo único que has hecho

es arruinarme la vida, de veras.

¿qué incauta ni qué nada?

¡metiche!

mónica: ¿qué pretendes

espantándole los novios

a tu esposa?

horacio: ¿tú qué haces aquí?

mónica: siguiéndote.

y me alegro,

porque con lo que oí,

es suficiente para entenderlo

todo.

jamás te vas a desvincular

de andrea.

horacio: oye, a ver, déjame

explicarte.

solo vine a evitar

que andrea se metiera

en problemas.

ese tipo es un estafador.

mónica: aun así, no era

tu asunto.

y ella tenía derecho a darse

cuenta por sí misma.

horacio: la conozco,

la iban a estafar.

y cuando ya no hubiera nada

que hacer, iba a correr

a pedirme ayuda, entiéndeme.

es la mamá de mis hijas.

mónica: a mí más bien me parece

que lo que no quieres es

que ella se relacione

con nadie más que no seas tú.

horacio: por favor, me haría

muy feliz que encontrara

a alguien que valga la pena

para que me deje en paz.

pero no un idiota que la deje

en la calle.

pero a ver, espérame.

¿tú desde cuándo te dedicas

a seguirme?

no te conocía yo esa faceta.

mónica: ¿y qué crees?

¿que solamente tú puedes

hacerlo?

¿o qué era lo que tú estabas

haciendo con tu esposa?

horacio: ya te estás pareciendo

a andrea.

mónica: ¿me estás comparando

con ella?

horacio: ¿qué quieres

que te diga?

me celas, me espías,

me persigues.

mónica: lo que me faltaba.

esther: escuché la voz de elena.

¿era ella?

pedro: sí, sí, era--era ella.

esther: ¿estaban discutiendo?

pedro: sí.

terminamos, mamá.

esther: pero ¿por qué?

pedro: era una relación

problemática.

esther: no, no me salgas con eso

porque así fue

desde un principio y nunca

te importó.

pedro: pues sí, pero...

mira, mamá, la situación

cada vez se puso peor,

entiéndelo, por favor.

estuve pensando,

llegué a la conclusión

que es lo mejor para todos.

sobre todo para elena

y para nicolás.

esther: pero--pero ¿cómo puedes

decir que es mejor

que se quede al lado

de ese tipo que nada más

le ha hecho daño, hijo?

pedro: va a estar con su hijo.

eso es lo importante.

esther: ¿qué te está pasando?

elena es el amor de tu vida.

pedro: ya te dije que es

lo mejor.

esther: yo estaba tan ilusionada

de que por fin había conocido

a nico.

pedro: confórmate con eso,

mamá.

realmente nunca lo tuvimos

y nunca lo tendremos.

esther: apenas puedo creer

lo que estoy oyendo.

qué indolente te has vuelto,

hijo.

gabriela: ¿qué pasó?

elena: no debí ir a buscarlo.

no quiere saber nada de mí,

gabriela.

gabriela: no lo puedo creer.

qué decepción, y mira

que yo metía las manos

al fuego por él.

pero con esto me dan ganas

de matarlo.

elena: ¿qué voy a hacer?

siento que me falta el aire,

siento--siento que me voy

a morir.

gabriela: no, no digas eso, no,

no vale la pena llorar

por alguien

que te ha decepcionado como él.

elena: yo--yo tenía

la esperanza que me dijera

que lo perdonara.

que todo había sido un error.

gabriela: ay, ya, ya, ya.

no te martirices pensando

en eso.

que vea que no agachas

la cabeza, que eres una mujer

con mucha dignidad.

¿qué se ha creído

el muy imbécil?

elena: ¿tú crees que nada más

jugó conmigo?

gabriela: no lo sé.

y ni lo sabremos, pero ya

ni para qué preguntárselo,

hermana.

a olvidar.

y si te falta fuerza,

aquí estoy yo para apoyarte.

[música]

andrea: tienes que perdonarme,

todo es mi culpa.

no debí permitir que horacio

se sentara en nuestra mesa.

rafael: me dolió, andrea,

¿qué te digo?

pero ¿sabes?

me di cuenta que entre tu marido

y tú todavía tienen muchas cosas

por resolver.

andrea: no.

no, no, ya está todo dicho

entre nosotros.

estoy a punto de divorciarme.

yo...

pues yo quiero tener

una relación contigo.

rafael: y yo no.

perdóname, andrea,

así no me gustan las cosas.

yo no me voy a prestar

para que me usen

para resolver sus asuntos.

yo soy un caballero

y tú no me supiste apreciar.

andrea: no, por favor.

no me digas eso.

por supuesto que lo aprecio,

pero--pero--

ay, bueno, dime ya, ¿qué hago

para convencerte?

te juro que el estúpido

de mi exmarido no me interesa

en lo más mínimo.

rafael: andrea, es evidente

que ustedes tienen

una relación codependiente.

andrea: ¿co qué?

rafael: codependiente.

andrea: ¿y eso qué es?

rafael: averígualo, ¿sí?

y te voy a suplicar

que no me vuelvas a llamar.

andrea: [balbucea]

horacio, te odio.

te odio.

[alerta de texto]

gina: hola, pedro.

mira, estoy viendo

lo de tomar el curso

psicoprofiláctico para el parto.

no sé si quieras acompañarme

o le pido a mi papá que vaya

conmigo.

bueno, avísame lo que decidas,

¿sí?

por favor.

que tengas linda noche.

irene: ¿qué haces despierta

todavía?

andrea: tengo insomnio.

¿tú de dónde vienes?

irene: tuve una cita

para arreglar unos asuntos

de trabajo.

andrea: a juzgar por la hora

en la que regresas,

debe haber sido el negocio

del siglo.

irene: no viene al caso

tu comentario, mamá,

me voy a dormir.

andrea: como que últimamente

te ha dado por salir

muy seguido, ¿no?

¿estás saliendo con alguien?

irene: no.

andrea: yo podría jurar que sí.

solo espero que sea

de buena familia, hijita.

irene: ay, mamá, buenas noches.

gabriela: me voy a trabajar.

nos vemos en la noche.

elena: adiós.

ernesto: ¿te sientes bien?

te veo...

como desganada.

elena: no sé cómo tomar

tu preocupación por mí.

ernesto: te lo pregunto

de buena fe.

no sigas dudando

de mis intenciones.

elena, yo quiero rectificar

todo el mal que he hecho.

créemelo.

elena: está bien.

no te preocupes porque me veas

desganada, no tiene nada

que ver contigo.

ernesto: me alegra oírtelo

decir.

¿vas a decirle a nico

que pedro es su padre

antes o después del divorcio?

elena: después.

ernesto: como tú quieras.

me voy.

que tengas bonito día.

elena: gracias.

domingo: aquí están

mis análisis.

doctor: muy bien, permítame.

a ver.

efectivamente, señor garrido.

su disfunción eréctil

es producto de su diabetes.

domingo: maldita diabetes.

doctor: entiendo su sentir.

mire, le aclaro

que el tratamiento que vamos

a seguir

va de la mano con su control

glucémico, es decir

que su glucosa se mantenga

en rangos aceptables.

domingo: qué noticia

tan alentadora.

o sea que como tengo diabetes,

no voy a recuperar mi hombría.

doctor: no, mire, no lo vea

de esa manera.

pase al cuarto de oscultación,

póngase la bata

con la apertura hacia atrás.

lo voy a revisar.

domingo: pues, ¿ya qué?

samuel: en esta hoja

vamos a poder vaciar

la información de cada evento

e ir conociendo su estatus

día con día.

gabriela: muy bien,

eres un buenazo

para el diseño de páginas.

[alerta de texto]

tu teléfono.

rosa.

samuel: sí, es un mensaje

de ella.

gabriela: no sabía que seguían

en contacto.

me dijiste que ya no la veías.

samuel: y es verdad,

pero me pidió que nos viéramos

porque tiene algo que decirme.

gabriela: con que no sea

que sigue enamorada de ti...

samuel: por favor, eso ya pasó.

gabriela: ¿cómo te caería

que me busque un exnovio

y que me diga que me quiere ver

porque me va a decir algo?

samuel: pues lo dejaría

a tu criterio.

si crees que vale la pena

averiguar qué te quiere decir...

gabriela: o sea que tú crees

que vale la pena ver a rosa.

samuel: solo porque

cuando me llamó, se oía

muy afligida.

gabriela: entonces la que está

aquí de más soy yo.

samuel: a ver, gabriela.

gabriela: ¡vete a consolarla!

samuel: rosa.

rosa: hola.

perdón por molestarte,

solo quería saber

si nos vamos a ver.

samuel: sí.

a la hora de la comida

en la cafetería del parque.

domingo: buenas.

¿de qué tiene, joven?

>> tenemos tinga,

chicharones salsa verde,

hígado encebollado.

rajas y chorizo con papás.

domingo: deme dos de tinga

y dos de chorizo con papas,

por favor.

>> ¿y de tomar?

domingo: un refresco

de naranja, gracias.

horacio: buenos días.

mónica: ¿qué haces aquí?

horacio: bueno, como no llegaste

a dormir ni contestas

mis llamadas, supuse

que te habías regresado

a tu casa.

mónica: ya lo confirmaste.

ahora, ¿qué quieres?

horacio: mónica, por favor,

no te pongas en ese plan.

mónica: más bien tú ponte

en mis zapatos.

¿cómo te sentirías

si a mí me diera por cuidarle

las sombras a un exnovio?

horacio: bueno, no es lo mismo,

porque yo tengo tres hijas

y lo hago por ellas.

además ya conoces a andrea.

puede hacer muchas estupideces.

mónica: y anoche me comparaste

con ella.

a buen entendedor,

pocas palabras.

hasta aquí llegamos.

horacio: yo nunca te dije

que fueras como andrea.

confío en ti,

en tu buen criterio.

mónica: y si confías tanto

en mi criterio como dices,

escucha bien lo que te voy

a decir y que lo aceptes.

horacio: te escucho.

mónica: no voy a regresar

contigo.

horacio: pero ¿cómo me dices

eso?

mónica: fue un error

haberte aceptado

cuando aún no terminabas

ni resolvías tu situación

con andrea.

divórciate primero.

y demuéstrame que vas a tratar

con ella solamente

para lo necesario

y luego hablamos.

sin eso,

vete olvidando de mí.

con permiso.

horacio: mónica.

mónica...

samuel: quedé de ver a rosa

porque me pidió ayuda.

me dijo que se trataba

de un asunto delicado.

al parecer es un problema legal.

gabriela: ¿y qué problemas

legales puede tener?

samuel: no tengo idea

y no entiendo

por qué te molestas.

gabriela: me molesta

el hecho de que ya hayas quedado

con ella y no me dijiste nada.

ve y atiende a tu ex.

ahí si tienes ganas,

me cuentas para qué te quería,

¿no?

samuel: como quieras.

pero créeme que ni al caso

que te molestes.

nicolás: mira, ma,

este carrito es el que me regaló

pedro.

elena: a ver.

nicolás: quiero hablar con él.

¿me marcas?

elena: no, mi amor,

está trabajando.

no podemos estarlo molestando,

¿sí?

nicolás: él me dijo

que yo lo llamara

cuando yo quisiera.

elena: pero ahora no.

tiene mucho trabajo.

nicolás: bueno.

elena: bueno, ya va a ser hora

que nos vayamos con el doctor.

voy por mi bolsa y nos vamos,

¿sí?

nicolás: sí.

gina: hola.

vine a traerle las medicinas

a tu papá.

le conseguí un muy buen precio.

pedro: sí, gracias.

gina: yo se las puedo seguir

surtiendo para que no

las tenga que comprar

en la farmacia, ahí son

mucho más caras.

[celular]

pedro: ¿bueno?

nicolás: hola, pedro.

[música]

[música]

Cargando Playlist...