null: nullpx
Cargando Video...

Te Doy La Vida Capítulo 46

12 Jun 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

[celular]

pedro: bueno.

ernesto: hola.

no digas nada.

si quieres que le regrese

mi hijo a elena,

tienes que desparecer.

contesta.

¿sí o no?

pedro: sí.

sí, sí, acepto.

ernesto: oye bien lo que te voy

a decir.

absolutamente nadie

tiene que enterarse de esto.

pedro: está bien.

ernesto: ¿estás con elena?

¿estás con elena sí o no?

pedro: sí.

ernesto: lárgate.

quiero escuchar que se lo digas.

así que deja abierta la llamada.

pedro: me tengo que ir.

elena: ¿por qué?

pedro: un--nada, el taller.

tengo que ir para allá.

elena: ok, nos estamos hablando.

pedro: sí.

¿bueno?

¿bueno?

ernesto: hijo.

ven, mi amor.

nicolás: ¿ya nos vamos, pa?

ernesto: ya, mi vida.

vente, vámonos.

[ríe]

elena: ¿no se te hizo raro

que pedro se haya ido

tan rápido?

gabriela: no sé, tú lo conoces

mejor que yo.

elena: sé que algo pasó

y no me quiso decir.

siempre es muy cariñoso

y ahorita ni siquiera

me dio un beso para despedirse.

gabriela: no pienses

cosas que no son.

ya bastante tienes

con que ernesto se llevó a nico.

elena: tienes razón.

solo que es más fácil resistir

todo esto que está pasando

si tengo a pedro conmigo.

mi niño, cómo extraño a nico.

rafael: gracias.

alma: me dijo la señora

que, por favor, la espere

mientras tanto

se terminaba de arreglar.

rafael: gracias, sí.

alma: ¿le ofrezco un café?

rafael: ay, sí, se lo acepto.

cómo no, muchas gracias.

alma: con permiso.

rafael: ahora sí me topé

con una minita de oro.

tiene tremenda casa.

agustín: listo.

nelson: ¿cómo me veo?

agustín: no, hombre,

como todo un galán.

nelson: [ríe]

agustín: ¿y dónde se quedó

de ver con la afortunada?

nelson: en un restaurante

que ella escogió.

me metí en internet para checar

los precios de la comida

y son bastante accesibles.

agustín: no sea marro.

a las mujeres

hay que gastarles.

nelson: ni tanto que quema

el santo,

ni tanto que no lo alumbre.

bueno, ¿y tú qué?

mucho consejo

y contigo no lo veo claro.

pensé que no ibas a venir.

ya nos íbamos.

pedro: perdón por llegar tarde.

he tenido cosas personales

que atender.

me voy a quedar a trabajar

para reponer el tiempo

que he faltado en la semana.

nelson: me parece muy bien.

le voy a decir a rosa

que te deje las llaves.

yo tengo que ir a atender

un negocio y...

nos vemos el lunes.

agustín: bueno, ¿ya me vas

a contar qué traes?

has andado muy raro.

pedro: descubrió ernesto

que elena y yo

nos estamos viendo.

en represalia se llevó a nico.

agustín: te dije que estabas

jugando con fuego, pedro.

pedro: es que no entiendo

cómo es que nos descubrió.

alguien tuvo que haberle dicho

dónde nos veíamos.

agustín: ese tipo

no se iba a quedar

con los brazos cruzados.

de seguro contrató a alguien

para que lo siguiera.

¿quieres que me quede a ayudar?

pedro: no, no.

vete a descansar.

agustín: órale.

pues ahí le ves.

rosa: pedro, me dijo nelson

que te vas a quedar a trabajar.

ahorita te paso las llaves.

pedro: gracias, rosa.

agustín: nos vemos el lunes,

rosa.

rosa: que descanses.

agustín: bye.

[tono de línea]

rosa: gina, ¿dónde andas?

gina: en mi casa, ¿por qué?

rosa: pedro se va a quedar

a trabajar y va a estar solo.

gina: ay, muchísimas gracias,

rosa.

nos hablamos después.

alma: aquí tiene su café, señor.

rafael: muchas gracias.

alma: no, de qué.

con permiso.

rafael: ajá.

[celular]

bueno.

no, no me estoy escondiendo.

señor, le voy a pagar

hasta el último centavo

de lo que lo debo, de verdad.

ya sé de dónde voy a sacar

el dinero.

se lo voy a pedir a una amiga

que nada en billetes.

un poco de paciencia, por favor.

le voy a liquidar

todo lo que le debo.

andrea: buenos días, rafael.

rafael: andrea.

andrea: hola.

rafael: dichosos los ojos.

estás bellísima.

más que nunca.

andrea: gracias.

¿y a dónde me vas a llevar?

rafael: te voy a llevar

al restaurante de el cisne.

¿lo conoces?

tiene un brunch de fin de semana

espectacular, te va a encantar.

andrea: muy bien.

¿alma?

alma: sí, señora.

andrea: voy a salir

con el señor.

cualquier cosa me buscas

en mi celular.

alma: claro que sí, señora.

con cuidado.

andrea: bien, pues vamos.

rafael: vamos.

andrea: sí, sí, muy bien.

gabriela: hola, amor.

no voy a poder verte hoy.

no quiero dejar a elena sola.

está muy mal.

nos pasamos toda la noche

esperando a nico

y es hora de que no regresa.

samuel: ¿pedro no está

con ustedes?

me dijo que iba a ir para allá.

gabriela: sí, vino,

pero se tuvo que ir al taller.

samuel: quédate con elena.

y si más tarde

puedes escaparte un rato,

me llamas.

gabriela: sí, claro.

besitos.

domingo: ¿qué haces?

esther: estoy anotando

tus niveles de azúcar

y de tu presión arterial.

aquí llevo el control de todo.

¿y ya te tomaste la pastilla

que te tocaba?

domingo: sí, mujer.

ya me inyecté.

ya me tomé los medicamentos.

ay, vieja.

esto no es vida.

esther: no seas negativo.

mira nomás qué feo te ves

haciendo esas caras.

tan guapo que eres.

a ver, una sonrisita.

ay, ¿quién es el gordito

que me ha hecho feliz

toda mi vida?

el hombre que me dio

dos hijos maravillosos.

domingo: [ríe]

esther: así está mejor, viejo.

samuel: ya me voy.

esther: ¿vas a ver a gabriela?

samuel: sí, más tarde.

nos vemos después.

domingo: otro que ya perdimos.

esther: así es la vida, viejo.

silvia: nelson.

nelson.

nelson: silvia.

perdón, perdón.

siéntate, siéntate, por favor.

silvia: qué amable que eres.

un segundo.

nelson: sí.

silvia: [ríe]

qué gusto, nelson.

de veras.

nelson: igualmente, igualmente.

un--

mucho gusto.

silvia: ahora sí.

nelson: por favor.

silvia: gracias.

ok.

nelson: eres más guapa

en persona.

silvia: tú también eres

muy atractivo, nelson.

nelson: favor que me haces.

[ríe]

mesero, la carta, por favor.

silvia: déjela sobre la mesa,

por favor.

gracias.

nelson: gracias.

silvia: hay que limpiar todo.

los gérmenes.

nelson: claro, claro.

y más ahora.

silvia: más ahora.

samuel: ¿qué hubo?

pedro: ¿qué haces aquí?

samuel: no, ¿tú qué haces aquí?

¿no deberías de estar con elena?

pedro: tuve que venir a hacer

una urgencia.

samuel: ¿qué urgencia puede ser

que la dejes sola

en un momento tan difícil?

pedro: ¿por qué me cuestionas,

samuel?

no es bueno que esté metido

en su casa, entiéndelo.

¿a qué viniste?

samuel: hablé con gabriela

y me extrañó que me dijeras

que te habías ido.

¿qué te traes?

gina: hola, hola.

pedro: hola.

samuel: hola.

gina: ¿está mi papá?

no lo localizo

por ninguna parte.

pedro: solo estoy yo trabajando.

¿qué no ves?

gina: ok, lo voy a esperar

en su oficina entonces.

pedro: ¿podrías dejar de buscar

pretextos para venir cada vez

que se te dé la gana, gina?

me harta que te hagas

la aparecida, entiéndelo.

samuel: ¿qué te pasa?

¿qué necesidad de tratarla así?

pedro: tienes razón.

gina, gina.

¡gina!

gina.

gina: no entiendo.

¿por qué me tratas así?

desde que te prometí

que me iba a mantener al margen

lo he hecho.

he venido al taller

estrictamente lo necesario.

pedro: lo sé.

te pido una disculpa.

no estoy bien.

gina: ok, te entiendo,

pero no te tienes

por qué desquitar conmigo.

no me merezco

que me trates así, perdóname.

pedro: gina, por favor.

gina: no, sabes qué, olvídalo.

samuel: no me voy a mover

de aquí hasta que me digas

qué te pasa.

pedro: te voy a contar.

me llamó ernesto y me pidió

que me alejara de elena

a cambio de que regrese a nico.

samuel: ¿otra vez ese infeliz?

no le sigas el juego.

pedro: ¿qué quieres que haga?

yo no tengo opción.

o sea, lo único que quiero

es que elena recupere a nico.

se está muriendo de la tristeza,

entiéndelo.

samuel: puede ser una trampa.

pedro: sí, puede ser,

pero no tengo más opción.

por favor, no le digas nada

a gabriela, ¿sí?

el imbécil me la sentenció.

no quiere que nadie se entere

de todo esto.

por favor.

samuel: ¿luego qué va a pasar?

porque elena no se va a quedar

tranquila de que la dejes así

nada más.

pedro: yo lo sé y no sé

qué voy a hacer.

por mí le diría a todo el mundo

la clase de imbécil

que es ernesto,

pero no puedo hacerlo.

los únicos perjudicados

serían elena y nico.

silvia: ¿no quieres

que te limpie los tuyos?

nelson: no, no, no--

[ríe] no es necesario.

lo que no mata engorda.

silvia: me encanta

tu sentido del humor,

pero ¿sabes una cosa?

no deberías de ser tan confiado.

hay muchos gérmenes

por todas partes.

sí.

nelson: provecho.

silvia: igualmente.

nelson: ¿y vienes seguido

a este lugar?

silvia: sí, sí, ¿sabes qué?

es de los más higiénicos

que he encontrado.

es muy sencillo,

pero muy limpio.

nelson: a mí lo que más me gustó

fueron los precios.

muy razonables.

no quiero ser indiscreto,

pero me gustaría saber

si esta la primera vez

que tienes una cita

de este tipo.

silvia: sí, ¿y tú?

nelson: también para mí

es la primera vez.

[ríe]

me quedé viudo muy joven

y ahora pensé en rehacer

mi vida.

silvia: yo nunca me casé.

pero la verdad es que nunca

es tarde para encontrar

el verdadero amor.

nelson: ¿y a qué te dedicas?

si se puede saber.

silvia: soy gerente de compras

de una tienda departamental.

seguro que la conoces,

porque es muy famosa.

europa internacional.

nelson: por supuesto que sí.

¿cómo no lo voy a conocer?

sí.

así que eres una mujer

independiente, triunfadora

y sin ningún compromiso

y muy...

muy limpia.

silvia: [ríe] es verdad.

nelson: me alegra mucho

que hayas aceptado

salir conmigo.

silvia: ¿a qué te dedicas?

nelson: a la industria

automotriz.

[titubea]

silvia: permíteme.

permíteme, por favor.

dame.

ok.

ahora sí.

alma: señora,

¿me permite decirle algo?

andrea: sí, dime.

alma: fíjese que escuché

al señor rafael

hablando con alguien

y decía que ya le iba a pagar.

y pues yo creo

que tiene muchas deudas.

andrea: no, ¿cómo crees?

de seguro oíste mal

si rafael tiene mucho dinero.

alma: no, señora.

lo oí bien clarito.

andrea: no, yo creo

que estás malinterpretando.

alma: no, además había--

andrea: sabes qué,

ya mejor cállate.

ya no quiero oírte.

alma: está bien, me callo.

pero luego no diga

que no le dije.

andrea: que te calles.

alma: sí, señora.

andrea: y deja de andar oyendo

conversaciones ajenas.

alma: sí, señora.

[música]

[música]

gina: algo le tuvo que haber

pasado a pedro con elena,

porque estaba de un humor.

¿tú qué sabes?

rosa: nada.

gina: ¿y tú qué?

¿cómo van las cosas con modesto?

rosa: quiero que veas algo.

buscando una prueba

para deshacerme de él

me encontré con una libreta,

con unas anotaciones

que no entiendo nada.

mira.

gina: solo son letras y números.

no tengo idea de qué sean.

son como claves.

rosa: tengo que averiguar

qué quieren decir.

algo me dice que con esto

me puedo deshacer de él.

gina: pues sí,

pero ni cómo ayudarte.

modesto: en cuanto terminen

de descargar,

hay que armar los paquetes.

mañana mismo tenemos

que distribuirla.

jimmy: sí, jefe.

secuaz: ahora sí llegó

un buen surtido.

modesto: hay que tener contenta

a la clientela.

ándale, ya vas, muévete.

secuaz: sí, jefe.

pedro: es mejor así, mi amor.

es mejor así.

[tono de mensaje]

[ernesto] nos vemos mañana

a las diez en la plaza

del centro de tlalpan.

elena: [gime] es que no entiendo

por qué pedro no me contesta.

ya lo llamé no sé cuántas veces.

gabriela: deberíamos de llamarle

a mi papá.

algo sé que podrá hacer.

por muy padre

que ernesto sea de nico

no se lo puede llevar

así nada más.

que activen la alerta amber

o yo qué sé.

elena: sí, tienes razón.

le voy a marcar a mi papá.

nicolás: mami.

elena: mi amor.

mi amor, mi amor.

no sabes cómo te extrañé.

nicolás: ma, me estás apretando.

elena: es por la emoción,

mi amor.

me moría sin ti.

nicolás: fuimos al zoológico

de puebla.

está padrísimo.

vimos hipopótamos, elefantes

y pandas.

mi papá tomó muchas fotos.

elena: qué padre, mi amor.

nicolás: enséñaselas, pa.

ernesto: ¿por qué mejor

no te das un baño?

y después se las enseñamos

juntos.

nicolás: órale.

ernesto: ¿lo puedes llevar

a bañar mientras platico

con tu hermana?

gabriela: vente, vámonos.

ernesto: toma, mi amor,

los regalitos.

elena: y ahora dime

cómo diablos me vas a explicar

lo que hiciste.

ernesto: vamos a la recámara.

aquí no quiero hablar.

elena: ¿y tú qué te creíste,

infeliz?

con mi hijo no vas a jugar,

ernesto.

ernesto: discúlpame.

pero cuando te vi con pedro,

pues me volví loco.

yo solamente quería estar

con nicolás,

sentir que no lo había perdido.

elena: no tenías derecho

de llevártelo sin avisar.

me puedo morir

si no sé dónde está mi hijo.

ernesto: sí, lo entiendo,

yo también soy papá,

de acuerdo, pero tú entiéndeme.

mi vida entera se derrumbó.

elena: ¿y le dijiste algo?

ernesto: no.

nuestros problemas

son nuestros.

no, no, de él.

estoy--

estoy hasta acá.

no puedo más.

tú ganaste, te doy el divorcio.

ya.

elena: y después de todo

lo que has hecho, ernesto,

¿tú crees que yo te voy

a creer así nada más?

ernesto: no me importa

si no me crees.

elena: dime, dime

qué traes entre manos.

¿qué estás planeando, ernesto?

ernesto: no tengo nada.

estoy harto.

estoy derrotado.

ya no puedo seguir luchando

una batalla que--

que está perdida, o sea...

te doy el divorcio.

elena: ¿y?

¿qué me vas a pedir a cambio?

ernesto: te pedirías

que me amaras.

tú ya decidiste

con quién quieres estar.

¿qué más puedo hacer?

dame en unos días, por favor,

para encontrar en dónde vivir.

y sobre todo,

preparar a mi hijo.

yo quiero darle la noticia.

yo soy el responsable.

sí, te perdí por mi culpa.

[música]

nicolás: estuvimos bien cerquita

de las jirafas, de los elefantes

y luego nos fuimos a ver

a las serpientes.

¿sabes por qué se llama

serpiente de cascabel?

gabriela: porque tienen algo

que suena como cascabel, ¿no?

nicolás: sí, en la cola.

[imita cascabel]

gabriela: oye, ¿y no extrañaste

a tu mamá?

nicolás: sí, mucho.

pero mi papá me dijo

que no podía acompañarnos

por su trabajo.

gabriela: sí.

nicolás: mamá.

elena: mi amor.

cómo te extrañé.

nunca más nos vamos a separar,

¿va?

nunca más.

[celular]

horacio: buenas noches, alma.

alma: disculpe que lo moleste,

don horacio.

horacio: no, no te preocupes.

dime, ¿qué se te ofrece?

alma: necesito decirle algo

del amigo de la señora.

horacio: sí, dime.

alma: pues que se la quiere

pachuquear.

horacio: ¿pachuquear?

alma: lo oí hablando

con alguien que le decía

que ya sabía quién le iba

a dar el dinero.

y pues yo pienso

que a la que le quiere sacar

la lana es a doña andrea.

horacio: [resuella]

alma: se lo dije a la señora,

pero no me hizo caso.

horacio: gracias, gracias

por avisarme, alma.

chau.

mónica: ¿pasa algo con andrea?

horacio: no, no te preocupes.

nada importante.

elena: cuéntame todo

lo que hiciste, pero así,

pegadito a mí,

pegadito, pegadito.

nicolás: si no me sueltas,

no te puedo dar

el regalo que te traje.

elena: ¿me trajiste un regalo?

nicolás: sí, ¿te lo enseño?

elena: a ver.

nicolás: toma.

elena: guau.

qué bonitos elefantes,

mi amor.

nicolás: este es el papá

elefante.

esta es la mamá elefante.

y este es el hijo elefantito.

elena: guau.

nicolás: son una familia.

¿te gusta?

elena: claro, mi amor.

me encanta.

nunca más me voy a alejar

de ti, mi amor.

nunca, nunca.

ven así, qué rico me abrazas.

qué rico, qué rico.

nicolás: yo también.

gabriela: es que todavía

no puedo creer que ernesto

te quiera dar el divorcio

así nada más.

elena: en un principio

tampoco lo creí, pero parece

que va muy en serio.

no me ha vuelto a molestar.

gabriela: ¿qué dijo pedro?

¿qué dijo pedro?

elena: con él no he podido

hablar todavía.

le mandé un mensaje diciéndole

que nico había regresado

y me contestó

que se alegraba mucho,

pero nada más.

gabriela: qué raro.

irene: hola.

elena: qué bueno que viniste,

porque tengo mucho

que contarte.

ernesto: cumpliste.

yo también lo hice.

nicolás ya está con elena.

pedro: ¿qué más quieres de mí?

ernesto: no basta

con que te alejes de mi esposa,

sabes, no lo va a aceptar.

pedro: si no puedo hacer nada.

no puedo obligarla

a que te quiera.

ernesto: le vas a demostrar

de forma contundente

que no quieres nada con ella.

pedro: ¿y cómo lo voy a hacer?

ernesto: te vas a casar

con gina.

irene: no puedo creer

que ernesto se haya decidido

a darte el divorcio.

elena: pues estoy tan asombrada

como tú.

pero al parecer así es.

está de lo más tranquilo

y manteniéndose en su postura.

anoche ni siquiera

se intentó acercar.

irene: ¿y ahora dónde está?

elena: no sé.

salió y me dijo

que al rato regresaba.

pero me tiene muy inquieta

que no he podido hablar

con pedro.

ya lo llamé muchísimas veces

y no contesta.

gabriela: insístele.

con tremenda noticia no veo

cómo no has corrido a verlo.

elena: ganas no me faltan.

así que voy por mi celular

para tratar de localizarlo.

pedro: eso no va a pasar.

no voy a casarme con gina,

por favor.

ernesto: eso tú lo decides.

pero es eso o procedo

legalmente contra elena

por adicción y adulterio

y te aseguro que jamás volverá

a ver a nuestro hijo.

pedro: no hace falta

que me case con ella

para que deje de verla.

ernesto: no, sí hace falta,

¿sabes?

es la única manera

para que elena no quiera

volver a saber de ti.

le vas a romper el corazón

con esa boda.

pedro: me case o no me case

dudo mucho de que ella

quiera estar contigo.

ernesto: ese es nuestro

problema.

además, te estoy haciendo

un favor.

te vas a casar con una mujer

que te adora,

que te va a dar un hijo

para ti solito,

para que dejes de mendigar

el cariño de mi hijo.

mira, después de ver

cómo elena sufrió

cuando me llevé a nicolás,

¿realmente serás capaz

de provocarle ese dolor?

el dolor que nico va a sentir

cuando se entere

de que su mamá es adicta

y además adúltera.

piensa en el niño.

espero la invitación a la boda.

mónica: ¿me acompañas a sacar

a los perros al parque?

horacio: ve tú.

voy a casa de andrea

por el papel que me tiene

que firmar.

mónica: ¿no crees que has dado

muchas vueltas por ese asunto?

dile que te lo mande.

horacio: no, yo prefiero

recogerlo personalmente.

y aparte, quiero pasar

a ver a elena.

mónica: vamos, pégate.

vámonos al parque.

horacio: adiós, amor.

mónica: sí, que te vaya bien.

vamos, vénganse, vénganse.

horacio: ¿amor?

[celular]

pedro: bueno.

elena: por fin.

te llamé infinidad de veces

y no contestabas.

te quiero ver.

necesito decirte

algo muy importante.

te tengo muy buenas noticias.

pedro: sí, yo también

tengo algo que decirte.

elena: veámonos, sí, me urge.

pedro: bueno, hoy no puedo.

elena: ¿por?

pedro: quedé de ver a alguien.

elena: ¿de trabajo?

pedro: sí, sí, de trabajo,

pero si quieres

nos podemos ver mañana

en el departamento.

elena: está bien, pero--

pero ¿qué tienes?

¿por qué te siento

tan extraño?

pedro: mañana hablamos, ¿sí?

elena: mi amor, te amo,

te amo más que a mi vida.

que no se te olvide, ¿sí?

pedro: cuídate mucho.

elena: ¿qué le pasa?

irene: ¿qué, qué te pasa?

¿hablaste con pedro?

elena: sí.

y le dije que tenía

algo muy importante

que decirle y me dijo

de lo más frío que no,

que hoy no, que hasta mañana

podía verme.

gabriela: ha de estar ocupado.

elena: sí, eso dice,

pero siempre que lo llamo

deja lo que sea

para que nos veamos.

y ahora que voy a darle

la mejor noticia del mundo

resulta que no,

no tiene tiempo.

gabriela: qué curioso, ¿no?

que ernesto se comporte

tan, pero tan bien,

y pedro se vuelva

el hombre más frío del mundo

cuando nunca lo ha sido.

[música]

[celular]

gina: te ha estado mandando

mensajes y no me contestas.

¿por qué?

ernesto: déjate de tonterías.

agradéceme que con lo que hice

saldrás beneficiada.

gina: no me digas.

no veo cómo.

¿qué fue lo que hiciste?

ernesto: eso es lo de menos.

aquí lo importantes

es que pedro te va a pedir

matrimonio.

gina: ¿qué?

horacio: alma,

¿se encuentra la señora?

alma: sí, pero--

andrea: horacio.

¿qué se te ofrece?

horacio: ¿encontraste el papel

que tienes que firmar?

andrea: ay, sí.

y sin estar muy convencida

lo firmé

solo para no enemistarme más

con elena.

[celular]

es rafael.

permíteme.

bueno.

claro que me encantaría.

¿para cuándo hay boletos?

oye, permíteme.

es que me voy a alejar

un poquito de dónde estoy

porque hay pájaros

en el alambre.

oye, ¿cómo crees?

ay, claro que me encantó.

sí, sí, estoy contentísima.

el día que a ti te acomodo,

yo soy materia dispuesta.

discúlpame, te vuelvo a llamar.

necesito atender un asunto

que ya me colmó la paciencia.

no, amor, no te preocupes.

estoy muy bien.

¿hasta cuándo me vas a seguir?

horacio: hasta que me entregues

el papel que vine a buscar.

te dije que me atendieras

a mí primero, pero no, no.

ah, le estás haciendo

el jueguito al tal rafael,

como si fueras una quinceañera.

andrea: ah, pues fíjate

que tienes toda la razón.

así me siento,

como quinceañera rejuvenecida.

horacio: ¿y tan siquiera sabes

quién es el tal rafael

que te tiene tan embaucada?

andrea: por supuesto.

pues si no soy tonta.

además cumple

con todos los requisitos

que me gustan en un hombre

guapo, adinerado, educado.

ah, y con mucho mundo.

horacio: me parece muy extraño

que muestre tanto entusiasmo

contigo.

debe ser un vividor.

andrea: eres un idiota.

¿cómo se te ocurre decirme eso?

ni que estuviera dada

a la desgracia.

horacio: no, no, no,

todo lo contrario.

eres mucha tentación

para un gigoló.

es cosa de ver

la casa donde vives.

andrea: no tienes por qué

ofenderme.

¿o qué?

¿crees que mónica se fijó en ti

por tu guapura?

si no tuvieras dinero,

ni siquiera se volteaba a ver.

toma lo que viniste a buscar

y ya vete, por favor.

ah.

y te voy a pedir

que si quieres venir a mi casa

tengas la delicadeza

de llamarme antes

y preguntar si tengo tiempo

y humor para recibirte.

horacio: no te preocupes.

ya tengo lo que quería.

andrea: [gime] me choca.

[llaman a la puerta]

pedro: adelante.

samuel: te busqué temprano

y ya no estabas.

pedro: no, fui a ver

al imbécil de ernesto.

quiere que me case con gina.

samuel: ¿qué?

pedro: sí.

samuel: ¿cómo te va a pedir eso?

pedro: quiere que le dé

un golpe definitivo a elena

para que deje de quererme.

samuel: espero que no le vayas

a hacer caso.

pedro: lo he pensado mucho,

samuel, no tengo salida.

si no hago lo que me pide,

le va a quitar a nicolás.

y si puedo impedirlo,

lo voy a hacer.

no puede quitarle un hijo

a su madre, no es justo.

samuel: ¿cómo te vas a casar

con gina?

tiene que haber otra solución.

pedro: no la hay.

samuel: vas a cometer

el peor error de tu vida.

pedro: voy a hacer lo que sea

para que estén juntos

nico y elena, ¿me entiendes?

samuel: ¿y a ti que te lleve

el diablo?

pedro: me da igual

a estas alturas.

me tiene en sus manos

el desgraciado.

nelson: ¿por qué evitas pisar

las rayas del piso?

silvia: bueno, no es

de buen gusto hacerlo.

bueno, mi mamá me lo dijo

desde chiquita, ¿a ti no?

nelson: no.

silvia: ¿no? qué raro.

nelson: ah, chicharrones.

qué rico.

¿quieres?

silvia: no, no.

no, yo no como nada de la calle.

ve tú a saber si ese señor

se lavó las manos.

nelson: le preguntamos.

silvia: no, se nota.

vendedor: una flor

para la señorita.

nelson: ¿cuánto cuestan?

vendedor: 20 pesitos.

nelson: ¿tanto por una flor?

silvia: no, no, no.

mire, por favor, aléjese.

yo soy alérgica al polen.

nelson: gracias, gracias.

silvia: gracias.

nelson: bueno, será

para la próxima, ¿no?

silvia: sí, para la próxima.

nelson: ¿de verdad no querías

el chicharrón?

silvia: no, no.

horacio: por fin ya tengo

el papel firmado por tu mamá.

lo acabo de recoger.

¿te veo mañana en el juzgado

para interponer la demanda?

elena: no, papá,

ya no va a ser necesario.

ernesto me va a dar el divorcio.

horacio: ¿aceptó dártelo

así nada más?

elena: sí.

me dijo que estuvo recapacitando

y que no tiene caso

que sigamos juntos

si no lo amo.

horacio: ¿por qué ese cambio

tan drástico?

elena: no sé.

al parecer se resignó.

horacio: ¿y no será una trampa

para hacer tiempo?

elena: no, no creo.

se dio cuenta

de que no vale la pena luchar

por lo que no puede conseguir.

horacio: ¿pues qué te digo?

me da gusto,

pero de cualquier manera

voy a guardar este documento.

uno nunca sabe

cuándo se va a necesitar.

elena: sí, pa.

muchas gracias.

ahora sí creo

que todo se va a solucionar.

[música]

nelson: silvia es la mujer

ideal.

sí.

la cita de hoy resultó ser

la más barata de mi vida.

lo único que aceptó

que le regalara

fue un paquete de toallitas

desinfectantes.

agustín: de contacto

ni hablamos, ¿verdad?

nelson: [gime]

agustín: ándale, pillín.

a ver, cuente, cuente.

nelson: no es lo que estás

pensando.

pero sí hubo contacto.

con eso de que no le gusta

pisar las rayas del piso,

pues tropezó, dio un mal paso

y ¡zas!, ahí la agarré.

agustín: ¿y?

nelson: todo lo tiene muy bien

y en su sitio.

agustín: ay, órale.

¿y después qué pasó?

nelson: no, no, nada.

tenía cosas que hacer

de su trabajo y--

con todo y todo,

pues la pasé muy bien.

agustín: la verdad es que me da

mucho gusto por usted.

hasta lo veo animado,

como que ya se olvidó

de su amor prohibido.

nelson: ahí la llevo.

gina: ¿qué pasó, pa?

nelson: hola, hijita.

agustín: hola, gina.

gina: ¿tú qué haces aquí?

nelson: vino a platicar conmigo

y trajo tamales para cenar.

[llaman a la puerta]

a ver quién será a esta hora.

voy.

josefina: buenas noches,

don nelson.

nelson: buenas noches, josefina.

dígame.

josefina: perdón que lo moleste,

pero es que me quedé sin luz.

se fundió un fusible

y a mí me da mucho miedo

cambiarlo.

nelson: a ver, no se preocupe.

ahora mismo lo cambiamos, ¿sí?

ustedes dos vayan poniendo

la mesa, no me tardo.

gina: yo.

horacio: alma, necesito

que sigas muy pendiente

de por qué andrea

defiende a capa y espada

al tipo este.

en cuanto sepas algo,

cuándo va a volver a salir

con este tipo,

me llamas luego luego.

bueno, ya que yo no estoy

en la casa,

tú te tienes que convertir

en mis ojos y en mis oídos.

gracias, alma.

agustín: ¿y cómo va tu embarazo?

gina: bien.

agustín: ¿has tenido náuseas?

gina: no.

y francamente no quiero

hablar de este tema contigo.

agustín: ¿por qué me tratas así?

¿eh?

lo único que hago es quererte.

y eso no puede ofenderte.

gina: pues sí me ofende.

es más, me molesta.

para mí el único hombre

que existe en la vida

es pedro.

agustín: ¿aunque no te quiera?

gina: ¿eso a ti qué te importa?

agustín: no, sí me importa,

porque podría jurar que ese bebé

que estás esperando es mío.

gina: ay, brincos dieras,

mi vida.

yo jamás tendría un hijo tuyo.

y créeme, no hay día

en que no me arrepienta

de lo que pasó entre nosotros.

agustín: en cambio para mí

fue el día más feliz de mi vida.

discúlpame con tu papá,

lo mejor es que me vaya.

[abre y cierra puerta]

nelson: ey.

¿por qué se fue agustín?

¿qué pasó?

gina: no sé.

creo que alguien lo llamó.

bueno, me pidió

que lo disculpara contigo.

nelson: [resopla] bueno pues,

vamos a cenar.

gina: sabes qué, cena tú.

como que se me quitó el hambre.

me voy a acostar.

bye, papito.

nelson: qué descanses, mi vida.

gina: igualmente.

nelson: todos míos.

horacio: ¿me extrañaste?

mónica: no.

horacio: ¿ni tantito?

mónica: no, nada.

horacio: ¿ni un poquito?

ay, ¿de verdad?

mónica: ¿cómo te fue con andrea?

horacio: muy bien.

ya me entregó el papel firmado,

pero ya no va a ser necesario.

me dijo elena que ernesto

accedió a darle el divorcio.

mónica: discúlpame, mi amor,

estoy muy cansada

y ya me quiero dormir.

horacio: ¿ni el besito

de las buenas noches?

mónica: ay, no, mi amor.

horacio: ¿y te importa

si veo la tele?

mónica: no, para nada.

horacio: ¿hasta puedo ver

el fútbol ahorita?

¿no te enojas?

mónica: no, lo que quieras.

[llaman a la puerta]

elena: adelante.

ernesto: vengo por mi pijama.

elena: pasa.

ernesto, de verdad,

gracias por acceder

a darme el divorcio.

ernesto: es lo mejor.

¿qué caso tiene que vivamos

bajo el mismo techo

si no vamos a estar juntos?

elena: pues sí.

ernesto: aunque no quiero

que olvides que esto es

porque tú me dejaste de amar.

porque yo te sigo amando

como el primer día.

pero ¿para qué te digo?

si tú ya lo sabes.

descansa.

elena: buenas noches.

[elena] mi amor, te amo,

te amo más que a mi vida.

que no se te olvide, ¿sí?

pedro: yo también te amo, elena.

te amo.

mariano: hoy le brillan los ojos

más que nunca.

isabel: ¿usted cree?

mi marido no me dijo nada.

y él siempre se fija.

mariano: ¿sus hijos

tampoco se fijaron?

isabel: yo no tengo

más que un hijo.

ernesto.

mariano: ah, claro, claro.

es que como a veces habla

de otro.

isabel: no quiero hablar

del otro.

no, no quiero, no quiero.

no quiero hablar del otro.

refugio: ¿qué pasa, doña isabel?

¿la está molestando don mariano?

mariano: ¿cómo cree que la voy

a estar molestando?

isabelita es mi amiga.

refugio: qué casualidad

que haya quitado

a la hermana inés

del cuidado de doña isabel

y usted se vuelve muy amigo

de ella.

mariano: bueno, la dejo,

que ya es la hora

de mi medicina.

que tenga linda tarde.

elena: mi amor.

me moría de ganas por verte.

pedro: ¿podemos hablar?

elena: sí, claro.

ernesto está muy arrepentido

de todo lo que ha hecho

y ya no se va a oponer

a que nos divorciemos.

por fin voy a ser libre,

mi amor.

¿no te da gusto?

pedro: sí, sí, solo que quiero

que me escuches, ¿sí?

elena: ¿qué pasó?

¿me estás asustando?

pedro: mira, todo esto

que ha pasado, elena,

me ha hecho pensar muchas cosas

y he llegado a una conclusión.

creo que es mejor

que terminemos.

elena: ¿qué?

pero no puedes estar

hablando en serio.

te estoy diciendo

que ya voy a ser libre

y ¿cómo me dices eso?

pedro: lo sé, pero ya han sido

demasiadas complicaciones.

y no porque te dé el divorcio

ernesto, se van a terminar.

o sea, nada garantiza

que una vez que te divorcies

esto va a funcionar o no.

o sea, las diferencias

siempre van a estar, elena.

nos van a separar.

elena: no puedo creer

lo que me estás diciendo.

tú sabes que eso a mí

nunca me ha importado.

yo te amo como eres.

y yo sé que tú también me amas.

pedro: a ver, no.

no estoy seguro de eso.

elena: no me puedes estar

diciendo eso.

no después de todo

lo que hemos vivido juntos.

y no después de que estuve

a punto de perder a nicolás

por ti.

no me puedes salir con esto,

pedro.

pedro: a ver, escúchame.

¿qué pasaría si nico me rechaza

porque yo soy su papá?

a ver, dime.

elena: eso no va a pasar.

pedro: ah, ¿no va a pasar?

elena: te quiere desde siempre.

pedro: porque soy su amigo,

elena, por eso me quiere.

pero voy a ser el culpable

de que ya no esté

con la persona que él quiere

como papá, date cuenta de eso.

me va a odiar

por separarlo de su papá.

y tú, elena,

tú vas a padecer por todo eso.

yo no voy a poder suplir

todo ese cariño

que te va a faltar a ti.

elena: ¿qué te está pasando,

pedro?

hace unos días me decías

que darías todo

por que estuviéramos juntos.

que soy tu vida

y que sin mí te mueres.

¿dónde quedó todo eso?

pedro: me dejé llevar

por el momento, eso fue.

elena: o sea que solo fui

una aventura para ti.

pedro: sí, así es.

y supongo que yo una novedad

para ti, ¿no?

tenemos que reconocerlo.

la atracción, pues,

nos cegó por un momento,

pero créeme que ya estoy

viendo muy claro.

elena: no puedo creerlo.

te desconozco.

pedro: o es que en realidad,

pues, no nos conocemos tanto

como creemos.

estoy seguro de que a la larga

me vas a agradecer

que haya tomado esta decisión.

elena: ¿o sea que ya la tomaste?

pedro: así es.

hasta aquí llegamos.

elena: ni siquiera me das

la posibilidad de luchar.

pedro: no, no tiene caso.

elena: pedro.

pedro, nos amamos.

tú y yo nos amamos.

tú me amas, pedro.

pedro: por favor, no hagas

más difícil esta situación.

no quiero estar contigo.

Cargando Playlist...