null: nullpx
Cargando Video...

Te Doy La Vida Capítulo 40

5 Jun 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

[música]

pedro: no sabes cómo te extrañé.

elena: dime que me amas.

pedro: te amo.

te amo más que a mi vida.

[celular]

jimmy: [suspira]

chale...

dígame.

ernesto: ¿dónde andas?

jimmy: chambeando en el taller.

¿por?

ernesto: ¿está ahí pedro?

jimmy: no, no ha llegado.

elena: quiero que me ayudes

a recordar algo

que no tengo muy claro.

antes del accidente

estaba olvidadiza, estaba ida...

pedro: sí, estabas de malhumor.

tenías cambios de carácter,

y siempre que te llamaba

estabas dormida.

en una ocasión

te pusiste furiosa conmigo

cuando te enseñé una foto

que me mandó ernesto.

elena: ¿qué foto?

pedro: una que no vale la pena

que vuelvas a ver.

solamente me la mandó

para hacerme sentir

que eras suya.

elena: discúlpame, por favor--

pedro: no, no te preocupes,

no tiene importancia.

te lo cuento solamente

para que sepas

que no estabas bien.

elena: y en ese estado

me atreví a manejar con nico.

qué irresponsable.

claramente no estaba

en mis cinco sentidos.

pedro: no, esa no eras tú

definitivamente.

estabas así por la sustancia

que tenías en la sangre

cuando te hicieron los estudios.

elena: ¿qué?

pedro: una droga, mi amor.

y por lo mismo

te convulsionaste.

se cruzó con los medicamentos

que te aplicaron

después del choque.

elena: pero yo jamás

he consumido drogas, pedro.

pedro: por supuesto que no,

lo sé.

pero la única explicación

que le veo a todo esto

es que alguien

te estaba drogando

sin que tú te dieras cuenta.

elena: ¿y--y si era ernesto

el que me estaba drogando?

pedro: lo he pensado,

pero no tengo cómo probarlo.

samuel: ¿dónde

las van a guardar?

gabriela: no sé.

déjame preguntarle a mi mamá

ahorita.

andrea: ay, ya recuperaron

mis productos.

gabriela: sí, sí,

justo te iba a preguntar

dónde quieres que los pongamos.

andrea: ah, pues los que quepan,

en la despensa, por favor,

y los demás

en el cuarto de elena.

hijita, ¿quién pago la multa

y el transporte?

gabriela: yo.

andrea: ay, qué bueno.

porque lo menos que quiero

es estar en deuda

con ese muchacho.

gabriela: ya lo estás, mamá.

gracias a él saliste.

si hubiéramos tenido

que contratar a un abogado,

ni te digo

lo que nos hubiera cobrado.

andrea: pues sí, no puedo negar

que pues, que se portó muy bien.

gabriela: sí,

es muy buena persona.

andrea: ah, sí.

ah, ¿y todavía faltan muchas?

samuel: sí.

andrea: ah.

gabriela: vamos a subirlas

al cuarto de elena.

andrea: bueno, pues vayan,

porque a mí se me va a arruinar

el "manicure".

gabriela: a ver,

ponte estos guantes.

si estamos aquí es por tu culpa.

andrea: ni me lo tienes

que estar recordando.

hasta sueño con el limpiagrasa

de edlume.

gabriela: ay, ya, ya,

bueno ya, a trabajar.

andrea: ¡mis uñas!

ahí voy, ahí voy.

pedro: me preocupa

que seguirás viviendo

bajo el mismo techo que ernesto.

elena: no va a ser

por mucho tiempo.

los divorcios hoy en día

son mucho más rápido.

pedro: voy a preguntarle

a samuel cuánto tiempo

tenemos que esperar

para que nos podamos casar

después de que te divorcies.

¿te parece?

elena: [ríe]

¿me estás proponiendo

que me case contigo?

pedro: a ver,

a reserva de que después

lo haga más formalmente...

sí, sí.

¿me quieres contestar de una vez

o te esperas

a que te dé un anillo?

elena: bueno, mejor--

pedro: ¿ajá?

elena: espero a ver

si me convences.

pedro: ¿ah, sí?

elena: no, ya, en serio,

yo creo que lo del divorcio

va a ser mucho más rápido.

no pienso pelear por nada.

si no me quiere dar

manutención para nico,

que no me la dé. no me importa.

pedro: sabes

que yo no podré darte una casa

tan grande como la que tienes,

¿verdad?

elena: pedro, estando contigo

no me importa vivir donde sea.

pedro: no sabes cuánta emoción

me hace estar juntos los tres,

aunque nico no sepa

que soy su papá.

elena: algún día

se lo vamos a decir.

pedro: no sé.

nico quiere mucho a ernesto

y yo de ninguna manera

quiero quitarle ese cariño.

para mí que él sea feliz,

que esté bien,

es lo único que me importa.

irene: ¡eso, muy bien!

sí.

nicolás: mamá, ¿ya acabaste?

elena: ya, mi amor.

nicolás: ¿puedo jugar

otro ratito?

elena: claro.

irene: ¿cómo te fue?

elena: irene, lo amo, lo amo.

irene: ernesto me llamó,

pero no contesté.

elena: hiciste bien.

irene: ¿y en qué quedaste

con pedro?

elena: en nada.

mientras no me divorcie,

no podemos hacer planes.

irene: pues, si yo fuera tú,

no me andaría

con esos miramientos.

elena: irene,

soy una mujer casada,

me guste o no.

nicolás: ¡ya terminé!

¿podemos ir por un helado?

elena: bueno, vamos.

una, dos, tres.

eso, vamos.

nicolás: yo voy a querer de--

samuel: ya me voy, tengo examen.

gabriela: que te vaya muy bien.

te sacas 10, y gracias por todo.

andrea: ¿qué onda

con ese muchachito, hijita?

¿andan en serio?

gabriela: sí, mamá,

somos novios.

andrea: ah, qué ganas

de meterte con alguien así.

¿qué futuro te puede esperar?

gabriela: uno muy bueno.

samuel es muy buen hombre

y va a ser un gran abogado.

andrea: ¿y de aquí que lo logre

van a vivir en la colonia ahí,

esa en donde vive?

gabriela: en primera,

faltan años

para que piense en casarme.

si es que me caso.

y en segunda,

no le veo ningún problema

a la colonia en donde vive.

así es que mejor hablemos

de otra cosa, ¿no?

andrea: ¿de qué?

gabriela: de cuándo

me vas a pagar lo que pagué

para sacarte de los reparos.

andrea: ay...

¿y me vas a cobrar?

gabriela: por supuesto,

si te dije

que utilicé mis ahorros.

andrea: ¿y de dónde quieres

que saque dinero?

gabriela: ese es tu problema,

así que vele pensando.

ya me voy a la oficina.

andrea: solo a mí se me ocurre

meterme de empresaria.

ahora lo único que tengo

son deudas.

>> sí, dígame.

eduardo: buenos días.

>> buenos días.

me dice mi sobrina

que usted anda buscando

a margarita, la que trabajaba

con la familia rioja.

eduardo: así es,

margarita hernández.

>> ay, joven,

la verdad que no sé

si ese será su apellido,

pero yo sí conocí una margarita.

eduardo: ¿y usted sabe

qué fue de ella?

>> uy, no...

la verdad

es que yo la traté muy poco.

yo la veía a veces

cuando pasaba por las tortillas

con su hijo, pero nada más.

eduardo: ah, tenía un hijo.

>> sí.

eduardo: muy bien.

>> vivía con ella

en casa de sus patrones.

eduardo: y de casualidad,

¿usted recuerda

cómo se llamaba el hijo?

>> híjole, déjeme ver...

manuel... no, miguel...

sí, ese era su nombre. miguel.

eduardo: miguel.

miguel, muy bien.

trinidad: hola, nico,

¿cómo la pasaste?

nicolás: estuve jugando

con niños

y me subí a los juegos.

trinidad: ¡qué bien!

elena: ¿llamó alguien?

trinidad: el señor,

preguntando por usted.

elena: ¿y qué le dijiste?

trinidad: pues, que había salido

con la señorita irene

y con nico.

elena: está bien, gracias.

trinidad: de nada.

nicolás: voy a mi cuarto.

irene: voy contigo.

trinidad: señora, ¿me permite?

elena: claro.

trinidad: yo quería decirle

que cuando estaba en el hospital

la señorita irene

se vestía como usted

y estuvo usando sus cosas.

su ropa, su perfume...

elena: ¿y qué tiene eso de malo?

no creo que haya traído

suficiente ropa.

trinidad: pero su hermana

gabriela le trajo

una maleta llena,

y ella siguió usando la suya.

se dormía en su cama,

se ponía su camisón...

yo creo que se quiere parecer

a usted.

un día me la encontré

jugando con nico

a que era su mamá.

elena: debe haberlo hecho

para que nico no me extrañara.

pero muchas gracias

por preocuparte, trini.

trinidad: como usted diga.

la comida ya está lista.

¿me avisa cuando quiera

que le sirva?

elena: sí, gracias.

trinidad: esta bien.

bueno, y qué--

[intercomunicador]

>> señor, tiene una llamada

de la compañía de seguros

de gastos médicos de su esposa.

ernesto: la tomo, gracias.

dígame.

>> ¿el señor ernesto rioja?

ernesto: así es.

>> soy federico miranda.

lamento informarle

que el seguro de gastos médicos

mayores de su esposa

no es efectivo

para cubrir los gastos

del evento que acaba de sufrir.

ernesto: pero ¿por qué no?

los pagos del seguro

están al día.

federico: según los informes

médicos, su esposa se accidentó

bajo los efectos de una droga,

y eso anula cualquier tipo

de cobertura.

ernesto: sí, claro, lo entiendo.

¿sería tan amable

de notificármelo por escrito?

federico: con mucho gusto.

se lo voy a hacer llegar

a su correo.

ernesto: gracias.

guau.

[piensa] ¿quién iba a decirlo?

irene: y, entonces,

¿te dijo algo más trini?

elena: no, nada importante.

que usabas mi ropa, nada más.

irene: ¿y eso te importa?

elena: no, al contrario.

te estoy superagradecida

que te hayas hecho cargo de nico

cuando yo estaba en el hospital.

irene: ay, ¿qué agradeces?

tú hubieras hecho lo mismo

por mí.

elena: me preocupa

que ernesto me esté vigilando.

irene: y a mí que piense

que yo te estoy encubriendo.

dejaría de tenerme confianza,

y eso no nos conviene.

¿sabes qué?

voy a recordarle a nico

que no diga nada.

elena: no, no, déjalo,

no va a decir nada, tranquila.

irene: bueno.

andrea: ahí está.

[tono de llamada]

¿daniel?

daniel, ¿cómo estás?

habla andrea villaseñor.

daniel: ¿cómo está,

señor andrea?

¿cómo le va con los productos?

andrea: apenas he vendido cinco.

daniel: téngales paciencia y fe.

mire, los productos

son muy nobles.

va a ver que en algún momento

se van a vender solos.

andrea: no, no, talvez,

pero yo no tengo

ni paciencia ni tiempo.

no puedo esperar, así que quiero

que me devuelva mi dinero.

daniel: no, no,

eso no se va a poder.

está bien estipulado

en el contrato que firmó.

pero lo que sí podemos hacer

es que le cambie

unos productos por otros.

andrea: no, no, es que

ya no quiero más productos.

[suspira]

[música]

[tema musical]

nicolás: ¡papá!

ernesto: ¿qué andabas haciendo?

nicolás: estoy buscando

un coche de juguete.

ernesto: ah, bueno.

nicolás: creo que lo dejé

por aquí.

ernesto: bueno,

si quieres, te ayudo.

¿qué hicieron hoy?

nicolás: fuimos al parque.

fuimos a los juegos

y mi tía me empujó

en el columpio.

ernesto: bien, qué bueno.

nicolás: y luego jugué

a la pelota con otro niño.

ernesto: ¿en serio?

¿y tu mami dónde estaba?

nicolás: no sé,

se fue a ver a alguien.

ernesto: ¿a alguien? ¿a quién?

nicolás: quién sabe.

pero no fue por trabajo,

no te enojes con ella.

¡aquí está!

ernesto: ah, qué bueno.

pedro: ¿se puede?

nelson: adelante.

¿cómo vas?

pedro: de eso venía

a hablar contigo.

estamos a punto de terminar.

¿podemos hacer cuentas?

nelson: ah, de hecho,

ya las tengo aquí.

mira, esto fue lo que quedamos

y esto es lo que te he dado.

mañana te doy lo que falta.

pedro: perfecto, nelson,

muchas gracias.

nelson: espera, espera.

¿qué pasó con lo que te dije

de que te quedaras?

¿de plano no te interesa?

podemos llegar a un arreglo.

ya no la hagas de emoción,

por favor.

has trabajado toda tu vida aquí

y haces muy buen equipo

con los muchachos.

te voy a hacer una superoferta.

te voy a pagar el mismo sueldo

que tenías.

pedro: [ríe]

¿esa es una superoferta?

nelson: no, no he terminado.

más una comisión

por los trabajos de tuneo

y restauración que caigan.

pedro: ¿de cuánto

estamos hablando?

nelson: cinco por ciento.

pedro: a ver, nelson, por favor.

ese tipo de trabajos

dejan muy buena utilidad.

dame el 20 por ciento.

nelson: ¿el 20 por ciento?

¡no!

pedro: ¿qué?

nelson: yo tengo que pagar luz,

predial, agua, teléfono,

los impuestos...

a ver, con ganas de llegar

a un buen acuerdo, que sea...

el siete por ciento.

pedro: no, a ver,

contigo no se puede, nelson.

muchas gracias, de verdad.

nelson: bueno, que sea el 10.

pedro: a ver, no, quiero el 20.

nelson: ni tú ni yo.

que sea el 15.

y más te vale que lo tomes

antes de que me arrepienta.

pedro: está bien, trato hecho.

nelson: [ríe]

mariano: inesita,

qué bueno que la veo.

iba a buscarla porque mi nieto

quiere hablar con usted.

tenga.

inés: ah, muchas gracias.

comandante, ¿cómo está?

eduardo: bien, muy bien,

gracias.

buenas noticias, ¿eh?

encontré a alguien que conocía

a margarita hernández.

inés: ¿le dijo

dónde encontrarla?

eduardo: desafortunadamente, no,

pero descubrí algo

que le va a dar un giro

a la investigación.

margarita tiene un hijo

de nombre miguel

y vivía con ella

en casa de la familia rioja.

inés: oiga, ¿y no será

que ese miguel es "el otro",

el que menciona

la señora isabel?

eduardo: lo mismo pensé yo,

pero mientras no tengamos

una prueba contundente,

no lo podemos asegurar.

mire, busque la manera

de mencionarle el nombre

de miguel a la señora isabel.

vamos a ver cómo reacciona.

inés: sí, yo me encargo

y le aviso.

muchas gracias por llamar.

muchas gracias, don mariano.

elena: sí, me urge que inicie

los trámites del divorcio

lo antes posible.

sí, está bien,

prepáreme la demanda

y paso a su oficina.

muchas gracias.

ernesto: hola.

elena: hola.

ernesto: me dijo nicolás

que fueron al parque.

elena: sí, salimos un rato.

ernesto: ¿y tú

a quién fuiste a ver?

elena: no entiendo

de qué me hablas.

ernesto: no, sí, sí entiendes.

yo sé que te viste con alguien.

¿con quién, eh? dime.

elena: con pedro.

ernesto: vaya,

por fin eres honesta.

y yo de iluso pensando

que después de lo que te pasó

te ibas a dar cuenta

de lo mucho que te amo.

de lo mucho que te amo

y que te he amado siempre,

pero de nada sirvieron

mis desvelos, mi cariño--

elena: ernesto, ernesto, para.

no te hagas la víctima.

antes del accidente

te había dicho

que me quería divorciar,

y mi intención

sigue siendo la misma.

no tiene caso

que sigamos juntos.

ernesto: no, sí, sí lo tiene,

porque yo te amo

y voy a hacer todo

para retenerte, para logar

que vuelvas a amarme.

elena: ¿y cómo lo vas a hacer?

mm... drogándome.

[música]

ernesto: ¿por qué dices eso?

elena: sé que me encontraron

droga en la sangre,

y quién pudo haber sido sino tú.

ernesto: ah, claro,

yo soy el culpable de todo.

yo--yo hago todo.

elena: sí, sí, sí.

y aunque no tengo pruebas,

puedo jurar que fuiste tú.

provocaste que chocara.

¿qué pretendías, eh?

ernesto: no, no, tú chocaste

por haber salido a reunirte

con ese imbécil.

yo no acepto

ninguna de las acusaciones

que me estás haciendo.

ninguna,

porque no me las merezco.

yo solamente te he amado

desde el primer día que te vi.

elena: tus palabras

suenan tan vacías...

ya ni siquiera te creo, ernesto,

y no quiero seguir a tu lado.

ve, ve esto, esto que eres.

eres un monstruo.

ernesto: tú no vas a dejarme.

y menos

por ese muerto de hambre.

elena: no me puedes retener.

ernesto: oh, sí, sí puedo.

elena: no me puedes obligar,

ernesto.

ernesto: te voy a quitar--

te voy a arrancar

esa insana obsesión

por ese infeliz a como dé lugar.

elena: ernesto, basta.

acepta las cosas como son.

lo nuestro se acabó.

ernesto: nunca--

nunca voy a aceptar eso.

nunca.

irene: ernesto.

¿qué pasó? ¿por qué discutieron?

ernesto: eres una traidora,

una falsa.

irene: ¿por qué me dices eso?

ernesto: yo no sé

cómo diablos confié en ti.

elena salió con su amante

y tú le serviste de tapadera.

alcahueta hipócrita,

no te quiero volver a ver.

irene: ernesto--

ernesto: no, no, fuera de aquí.

cuando vuelva

no te quiero ver aquí.

inés: [llama a la puerta]

doña isabel, hola.

oiga, ¿no le apetece

dar un paseo por el jardín?

isabel: no, no puedo,

es que estoy esperando

a mi esposo.

inés: ay,

¿va a venir don gerardo?

qué--qué bueno.

¿y su hijo ernesto también?

isabel: no, él anda de viaje.

inés: ¿y se fue solo

o con miguel?

isabel: ¡solo!

¿por qué iba a salir de viaje

con el hijo de la sirvienta

con lo mal educado que es ese?

>> lamento mucho

la muerte de tu mamá.

isabel: ¿ya pensaste

adónde te vas a ir?

>> no, no tengo a nadie.

ustedes son como mi familia.

>> mamá, tú necesitas

alguien de confianza

que se quede contigo

ahora que yo me voy a canadá.

isabel: está bien,

que se quede por un tiempo

hasta que tú regreses.

y tú ve pensando adónde vas a ir

cuando regrese ernesto.

¡que se vaya!

no lo quiero en mi casa.

¿por qué se quedó

a vivir conmigo? ¡por qué!

[celular]

pedro: mi amor, ¿pasó algo?

elena: ernesto se enteró

que nos vimos.

le dije que lo voy a dejar,

pero sigue insistiendo

que sigamos juntos, así que

la que se va de la casa soy yo.

y me voy a ir con nicolás

a casa de mi mamá.

pedro: sé que hubieras querido

que todo fuera distinto, pero--

ni modo, mi amor.

elena: hablé con el licenciado

abreu para que entable

la demanda de divorcio

formalmente.

pedro: siento el mal rato

que tuviste que pasar.

pero por lo menos

las cartas están sobre la mesa.

elena: sí, así es.

te dejo porque irene

quiere decirme algo.

"bye".

irene: ernesto me corrió.

elena: ¿por qué?

irene: me dijo que era

una alcahueta.

es justo lo que me temía.

nunca más va a volver

a confiar en mí.

elena: no, no, no te preocupes.

las dos nos vamos a ir de aquí.

irene: ¿y pero por qué?

que se vaya él.

elena: él no lo va a hacer.

voy a hablar con mi mamá

para decirle que nos reciba

en su casa.

irene: no entiendo por qué

insiste tanto en retenerte,

si sabe que tú no lo quieres.

elena: porque está obsesionado,

irene, está loco.

ve a recoger tus cosas, ¿sí?

irene: sí.

[andrea] elena, hija,

¿cómo sigues?

elena: mucho mejor, mamá,

gracias.

te quería preguntar

si nos puedes recibir

a nico y a mí en tu casa.

andrea: con mucho gusto,

¿pero por qué?

elena: porque la situación

con ernesto es insostenible,

mamá, y como él no se va a ir

de la casa, me voy yo.

andrea: claro que puedes

venirte para acá.

pero no me parece--

elena: mamá, mamá...

luego hablamos y te explico

todo lo que quieras, ¿sí?

[elena] no te hagas la víctima.

antes del accidente,

te había dicho que me quería

divorciar y mi intención

sigue siendo la misma.

ernesto: no me vas a dejar.

no, no lo voy a permitir.

elena: nos vamos a ir a vivir

a casa de tu abuela

por un tiempo, ¿sí?

nicolás: ¿por qué?

elena: porque tu papá y yo

hemos tenido algunos problemas.

nicolás: ¿por mi culpa?

elena: no, mi amor.

a veces los adultos

dejamos de entendernos.

así como te pasa a ti,

de repente te quieres cortarla

con algún amigo.

así.

nicolás: ¿se van a divorciar

como mis abuelos?

elena: probablemente, mi amor.

nicolás: pero yo no quiero

que se divorcien.

elena: no te preocupes

por eso ahora.

mejor dime qué juguetes

te quieres llevar

a casa de tu abuela.

nicolás: mis coches,

la pista, los cuentos,

mis cuadernos de dibujar

y mi "táblet".

elena: muy bien.

entonces, vamos empezando

por los cuadernos de dibujar.

escoge los que más te gusten

y nos los llevamos.

nicolás: ¿mi papá

se va a quedar solo?

elena: no.

se va a quedar trini con él.

haz lo que te dije, ¿va?

irene: ahora sí,

ahora sí lo perdí.

no puede ser, ¿por qué?

¿por qué, por qué?

todo iba tan bien.

[suspira]

no puedo perderlo.

no puedo perderlo.

[suspira]

¿"lexbutrol"?

elena: me voy de la casa, papá.

las cosas con ernesto

ya son insostenibles.

ya hablé con abreu

para que entable la demanda

de divorcio.

horacio: ¿adónde te vas a ir?

elena: a casa de mi mamá.

horacio: en la noche

paso a verte.

elena: muchas gracias, papá.

irene: "lexbutrol".

"lexbutrol medicina--¿equina?

contiene "meteasunil",

sustancia que es usada

para tranquilizar y adormecer

a los equinos, caballos,

asnos, cebras.

en dosis muy altas

puede anestesiar completamente."

ernesto drogaba a elena.

por eso se accidentó.

[suspira]

[música]

domingo: de que se me antoja,

pues sí se me antoja, pero--

no, voy a comer lo que me mandó

mi mujer, gracias.

benito: ¿ni un taquito

de carnitas?

chano: ey, ya,

no lo sonsaques tú, hombre.

tiene años queriéndose poner

en forma.

si ya se animó, pues,

no hay que darle tentaciones.

domingo: sí, gracias, chano.

chano: de nada.

domingo: cuesta tener

fuerza de voluntad.

pero uno no es ninguno, ¿no?

todos: [ríen]

benito: ¿qué hubo?

domingo: ey, nada más

de carnitas, ¿eh?

no voy a querer la tentación

de las quesadillas.

benito: se las voy a traer

de todos modos.

vámonos, vámonos.

quítate, quítate.

domingo: ahí los veo--

inés: estuve hablando

con doña isabel y efectivamente,

miguel es el hijo de margarita.

habla con mucho desprecio de él

y no le gustaba que viviera

con ella en su casa.

mire, sacando conclusiones,

yo creo que miguel es "el otro".

eduardo: al parecer, sí.

y cuando va a visitarla su hijo,

los confunde.

inés: por eso lo rechaza.

si viera lo nerviosa que se pone

nomás con escuchar su nombre...

es que no sé,

debe de haberle causado

algún trauma.

eduardo: bueno,

ahora lo que toca es averiguar

todo sobre miguel hernández.

inés: ¿y cómo?

con doña isabel no hay manera.

eduardo: a ella

déjela tranquila.

yo me hago cargo.

seguimos en contacto.

esther: ¿cómo te fue, viejo?

domingo: bien, bien,

mucho trabajo.

esther: siéntate,

te sirvo de cenar.

domingo: no, no,

no tengo hambre.

esther: te estás malpasando.

nomás te puse una pechuga asada

y verduras.

domingo: y con eso

fue más que suficiente.

esther: si quieres,

te puedo preparar unos nopalitos

con queso panela o atún--

domingo: no, no, no, gracias.

prefiero irme a recostar,

estoy muy cansado.

a mí se me hace

que me va a dar gripe.

tengo malestar general.

[suspira]

[resopla]

¿y ahora este adormecimiento

en los pies?

debe ser por tanto tiempo

de estar parado.

[se esfuerza]

ay, ay, ay.

ay...

[suspira]

andrea: si hubiera sabido

que venías, hubiera puesto

las cajas en otro lado.

espero que no te molesten

mis productos.

elena: no, no, mamá,

no te preocupes.

pero a propósito,

¿cómo vas con eso?

andrea: pues nada bien.

no se venden.

lo único que me han traído

son problemas,

pero no quiero hablar de eso.

lo que quiero es que me digas

por qué te saliste de tu casa.

elena: porque ya no puedo

seguir viviendo con ernesto,

mamá.

me voy a divorciar.

andrea: supongo que es

por pedro garrido.

elena: no, mamá,

lo de pedro es muy aparte.

ya no tengo nada en común

con ernesto.

además de que se ha vuelto

celoso, egoísta.

descubrí que es capaz

de hacerme daño.

andrea: ¿cómo dices eso?

ernesto te ama.

jamás te haría daño.

elena: ¿y por eso

me drogaba, mamá?

andrea: ¿qué dices?

elena: sí, sí, sí,

la droga que salió

en los estudios de sangre

la puso ernesto.

andrea: ay, no, no,

qué disparates estás diciendo.

¿tienes pruebas?

elena: no, no, no,

pero estoy segura de que fue él.

¿quién más?

yo ni siquiera tomo alcohol,

¿cómo voy a consumir drogas?

andaba como ida todo el día,

mamá, me quedaba dormida

donde fuera.

por eso tuve el accidente.

él fue el causante de todo--

andrea: elena, elena, por dios.

ernesto sería incapaz.

elena: es que no lo conoces,

mamá.

el hombre perfecto

que tú ves en él, no existe.

andrea: no me convences.

alguien te está metiendo

ideas en la cabeza.

elena: si te lo digo

es porque es cierto

y necesito tu apoyo

más que nunca.

pareces más mamá de ernesto

que mía, por dios.

andrea: ¿pero cómo dices eso?

hijita, yo lo único que quiero

es lo mejor para ti.

cualquier mujer estaría feliz

de tener un marido así--

el mecánico no le llega

ni a los talones.

elena: mamá, si vieras que es

exactamente al revés.

pero no voy a tratar

de convencerte.

reconozco que un tiempo

fui muy feliz con ernesto,

pero ya no.

andrea: no todo es su culpa.

si no se te hubiera metido

ese mecánico entre ceja y ceja,

seguirían juntos.

lo único que ernesto ha hecho

es tratar de conservar

su matrimonio.

elena: ay, mamá, por favor, ya.

andrea: está bien, está bien,

ya no digo nada.

pero conste que yo no estoy

de acuerdo que te separes

de tu marido.

elena: no me lo tienes

que decir, lo sé.

andrea: ah, qué bueno.

elena: voy a ver

dónde está nico.

andrea: voy contigo.

mónica: ¿y por qué elena

se fue a casa de andrea

si no se lleva nada bien

con ella?

horacio: bueno, como sea,

es su madre y esa fue su casa.

mónica: no va a ser fácil

la convivencia.

andrea siempre le da la razón

a ernesto.

deberían de venirse aquí.

yo creo que estarían

más a gusto con nosotros.

horacio: no creo

que aquí esté cómoda.

mónica: si lo dices por mí,

yo me puedo ir

a mi departamento.

el caso es que ella

se sienta apoyada por ti.

horacio: gracias, mi amor,

pero no creo que acepte.

y yo tampoco me quiero

separar de ti, ¿ok?

mónica: entonces,

que se vaya a mi departamento.

ahí puede estar bien, ¿no?

horacio: mm...

esa no es mala idea.

para que veas,

se lo voy a decir, ¿ok?

gracias por tu apoyo, mi amor.

bueno, te veo al rato, ¿eh?

mónica: sí.

horacio: "bye".

ernesto: elena...

elena...

elena...

no.

¡trinidad!

¡trinidad!

trinidad: dígame, señor.

ernesto: ¿en dónde está

la señora?

trinidad: no sé, señor.

a mí nada más me pidió

que le ayudara a subir

las maletas al taxi.

ernesto: ¿adónde se fue?

trinidad: ay, no lo sé, señor.

ernesto: ¿y por qué no me llamó

para avisarme?

trinidad: pues es que yo pensé

que usted sabía.

ernesto: ¡usted no piensa,

caramba!

¡solamente sigue órdenes!

todo lo que pase en esta casa,

me lo debe comunicar, ¿sabe?

gracias.

ya, ya, ya, gracias, gracias.

me lleva.

no te vas a salir con la tuya.

elena: ¿estás seguro

de que quieres

que platiquemos aquí?

horacio: si puedo evitar

ver a tu mamá, mejor, ¿sí?

¿cómo te recibió?

elena: bien.

a su estilo, pero bien.

insiste en que no debería

separarme de ernesto.

horacio: siempre ha pensado

que es una gran persona.

y yo también lo creía.

bueno, hasta ahora

que me he dado cuenta de que--

pues, no es lo que aparenta.

¿cómo lo tomó nico?

elena: mal, papá.

quiere mucho a ernesto.

pero lo entendió.

aunque le sigue preocupando

que nos divorciemos.

¿crees que puedas

platicar con él?

horacio: sí, claro.

ah.

mónica me pidió que te dijera

que si no estás a gusto aquí,

te puedes ir a su departamento.

elena: qué detalle.

dile que muchísimas gracias.

horacio: ¿dónde está nico?

elena: en el cuarto

de huéspedes.

horacio: ¿y tu mamá?

elena: no sé,

pero vamos, te cuido.

horacio: sí.

ernesto: no, no, no.

no quiero que me prepares

la demanda, solamente un escrito

en que se sienta amenazada.

no--en términos legales.

¿lo puedes tener

para mañana temprano?

necesito el escrito

a primera hora.

hecho, paso por él.

gracias.

¿qué haces aquí?

te dije que no quería

volver a verte.

irene: pues cuando escuches

lo que vengo a decirte,

vas a cambiar de parecer.

ernesto: ¿qué?

irene: encontré esto.

es obvio que se lo diste

a elena. es para caballos

y estaba entre tu ropa.

ernesto: ¿y?

¿vas a chantajearme?

irene: no.

tus razones habrás tenido,

como yo tengo las mías

para estar aquí.

ernesto: no te entiendo.

irene: eres

demasiado inteligente

como para que no te hayas

dado cuenta de lo que siento

por ti.

debiste haberte casado conmigo,

no con elena.

[llaman a la puerta]

nicolás: ¡abuelo!

horacio: ¿cómo está el niño

más hermoso y más querido

del mundo, eh?

nicolás: bien.

andrea: vaya, qué sorpresa

verte por aquí.

horacio: vine a ver a elena

y a platicar con mi nieto.

andrea: ah, muy bien.

horacio: y lo que vamos

a platicar nico y yo

no es para mujeres, ¿verdad?

¿nos permites?

andrea: ay...

lo que me faltaba.

horacio: ahora sí,

vamos a platicar

de hombre a hombre.

¿cómo te sientes?

nicolás: estoy enojado.

horacio: ¿por qué?

nicolás: porque mis papás

se van a divorciar

como tú y mi abuela.

y yo no quiero

que se divorcien.

horacio: ven para acá.

siéntate acá conmigo.

aquí. ven.

te voy a explicar despacito

para que me entiendas, ¿sí?

mira, cuando las parejas

ya no se llevan bien,

pues es lo mejor.

¿para qué quieres vivir

con unos papás que se la pasan

peleándose todo el día,

que se miran feo,

y que ya no tienen

nada bonito que decirse?

pero hay algo

que nunca va a cambiar,

¿y sabes qué es?

nicolás: ¿qué?

horacio: el cariño que te tienen

tu mamá y tu papá.

estén juntos o separados,

te van a querer siempre.

así como tu abuela y yo.

nicolás: bueno.

horacio: ¿sí?

¿y qué estabas jugando?

nicolás: ah, aquí

con los bloquecitos

y mis cochecitos.

horacio: ¿trajiste la pista?

nicolás: no--sí--

ambos: [jadean]

elena: ya estoy instalada

en la casa de mi mamá.

pedro: ¿y vas a estar bien?

elena: sí.

aunque no nos llevamos muy bien,

es mi mamá.

pedro: ¿cómo está nico?

elena: enojado.

no quiere que me separe

de su papá.

lo quiere mucho y yo no voy

a hablarle mal de él.

ahora ya está platicando

con mi papá que nos vino a ver.

pedro: ¿y se lleva bien con él?

elena: adora a su abuelo.

¿y cómo no?

si mi papá se desvive por él.

pedro: qué afortunado es nico.

no sabes qué feliz

me hace saber que esté

con tanta gente que lo quiere.

te extraño, elena.

quisiera estar ahí contigo.

elena: yo también

tengo ganas de verte,

pero por ahora va a ser

muy difícil.

pedro: [suspira] sí, pero,

el tiempo se me hace eterno.

elena: cada día que pasa,

estamos más cerca

de estar juntos para siempre.

te amo.

pedro: yo a ti.

descansa.

elena: tú también.

hasta mañana.

irene: [suspira]

[ríe]

por fin eres mío.

[suspira]

domingo: ya me voy, vieja.

esther: ¿no vas a desayunar?

domingo: no.

no, quiero irme a correr

a ver si así se me quita

un hormigueo que traigo

en las piernas desde anoche.

esther: eso es falta de potasio.

es que tienes que comer plátano.

es muy bueno para eso.

horacio: está bien, está bien.

al rato me lo como, ya.

esther: es que no es suficiente,

viejo, anoche no cenaste,

¿y hoy no vas a desayunar?

domingo: ¿pero quién

te entiende?

primero me pones a dieta

y luego te enojas

porque no como.

esther: ¿y a ti quién te dijo

que estar a dieta es no comer?

bueno, de veras,

a veces me sorprende

la cantidad de tonterías

que se te meten en la cabeza.

domingo: ay, ya, ya, ya,

bueno, ya, adiós, adiós.

ya.

[celular]

ernesto: buenos días, andrea.

andrea: ernesto, por favor,

tienes que hacer algo.

elena está de lo más enganchada

con el imbécil del mecánico.

los oí hablando por teléfono

como si fueran novios.

ernesto: tu hija perdió

el respeto por todo.

este imbécil le lavó la cabeza.

la está convirtiendo en otra.

andrea: es que no te puedes

quedar con los brazos cruzados.

mi hija no puede echar a perder

su vida así.

ernesto: a ver, yo tengo un as

bajo la manga, ¿sí?

lo voy a usar

para retenerla a mi lado.

andrea: ¿y qué vas a hacer?

ernesto: no, ya, ya lo sabrás.

solamente te pido

que haga lo que haga, recuerda:

es por amor a elena.

andrea: lo sé.

por eso te ofrezco

mi ayuda incondicional,

pero detén esta aberración,

por favor.

ernesto: así será.

adiós.

me lleva.

este muerto de hambre.

domingo: [tose]

[jadea]

horacio: ¿josé?

¿josé?

ey, josé, josé.

¡josé, reacciona!

a ver, voltea.

voltéate, ponte de lado.

así, así.

¡alguien ayúdeme por favor

a subirlo!

date vuelta.

[timbre]

elena: ya me voy, mamá.

nico está en su cuarto,

así que te lo encargo.

andrea: ¿y tú adónde vas?

elena: con el abogado

para ver lo de mi divorcio.

andrea: ¿sigues con eso?

elena: claro, mamá,

yo me voy a divorciar

te guste o no.

ernesto: hola.

elena: ¿qué haces aquí?

ernesto: vengo a buscarte.

vuelve a la casa.

elena: no voy a regresar.

ernesto: lee esto.

elena: infeliz.

ernesto: bueno.

te dije.

estoy dispuesto a todo

con tal de que no te vayas

de mi lado.

y te lo voy a cumplir.

tengo pruebas toxicológicas

que avalan que consumes droga

y que pusiste en riesgo

la vida de mi hijo.

elena: yo jamás

he consumido drogas.

y si aparecieron en los estudios

es porque tú me drogabas.

ernesto: eso solamente

está en tu mente.

yo tengo pruebas contundentes.

y finalmente,

eso es lo que un juez

va a tomar en cuenta, ¿sabes?

me va a dar la custodia

de mi hijo.

así que ya sabes,

te divorcias de mí,

te quito a nicolás.

simple.

[música]

Cargando Playlist...