null: nullpx
Cargando Video...

Te Doy La Vida Capítulo 35

29 May 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

pedro: gracias.

uh.

no sabes cómo te extrañaba.

elena: ¿y para decirme eso

querías verme?

pedro: eh, no.

no, te quiero contar algo.

elena: ah, dime.

pedro: eh, me mandó ernesto

una foto y un mensaje

que no sé cómo tomarlo.

elena: bueno, muéstrame.

pedro: mira.

elena: "elena podrá decirte

lo que sea,

pero con quien hace el amor

es conmigo.

¿es en serio esto?

¿es en serio que tú estás

pensando esto de mí?

¿qué--qué--qué puedo decirle

a ernesto que estoy con él,

que puedo hacer el amor con él

y luego venir contigo

y decirte que te amo?

¿de verdad estás pensando eso?

¿de verdad es lo que crees?

¿de verdad piensas que soy

una cualquiera?

pedro: a ver, cálmate.

¿qué te pasa?

elena: me pasa que no entiendo

tu reclamo, eso me pasa--

pedro: no es ningún reclamo,

elena, tranquila.

elena: ¿y entonces?

entonces, ¿para qué me muestras

esto?

¿para demostrarme que ernesto

es un imbécil? ya lo sé,

vivo con él, lo vivo

todos los días, lo tengo claro--

pedro: a ver, a ver, cálmate,

por favor.

¿estás bien?

elena: no, no, no.

no estoy bien.

mi marido me acosa,

y tú, que necesito que creas

en mí, no lo haces,

no estás conmigo y te necesito--

pedro: a ver, aquí estoy, elena.

elena: no, no, no, estoy harta,

estoy cansada--estoy--de luchar

contra todos, contra todo,

ya, no puedo, no puedo.

ya--ya me voy, me voy.

pedro: ¿a dón--a dónde vas?

elena: ¡suéltame!

pedro: a ver, ele--elena.

¡elena!

elena.

elena, discúlpame si te lastimé.

mira, en la vida dudaría de ti,

créeme, por favor.

elena: ¡pero lo hiciste!

y estoy harta de los celos,

estoy harta de ernesto,

estoy harta de ti, estoy harta--

pedro: amor, amor, esa nunca fue

mi intención.

elena: ¡ya, suéltame!

estoy harta de todos,

de todo, estoy cansada,

no quiero hablar, suéltame--

pedro: calma, calma--amor.

cálmate, elena.

[alarma coche desactivada]

pedro: ¿qué le pasa?

[celular]

domingo: ¿cómo estás,

mi estimado?

horacio: bien, josé.

¿tú cómo estás?

domingo: aquí, trabajando.

horacio: excelente.

oye, el fin de semana

juega el américa en el azteca.

tengo un palco, este,

¿te animas?

domingo: por supuesto.

muchas gracias

por la invitación.

y tengo que platicarte algo

en lo que tú resultaste

involucrado.

horacio: ¿yo?

domingo: sí, no sé quién

demonios nos tomó

unas fotografías en el parque.

se las llevaron a mi mujer,

asegurándole que yo era gay

y que tú eras mi pareja.

hazme el favor.

[puerta se abre]

agustín: ya sé.

ya sé quién es quién

en su historia.

usted es juan.

domingo es pablo,

doña esther es maría.

y no me salga con que no

porque acabo de oír

a domingo contárselo a un amigo.

nelson: pues, sí.

es mi historia.

yo soy juan.

el eterno enamorado

de esthercita,

pe--pero lo de domingo,

no lo inventé,

fue una gran confusión.

agustín: ah...

ay, ¿y si no se hubiera

aclarado?

¿qué?

¿usted se hubiera

aprovechado de la situación

para declararle su amor

a doña esther?

¿eh? ¿eh?

dígame.

nelson: bueno, e--es que,

todo parecía cuadrar.

a--agustín--agustín, por favor,

te voy a pedir como amigo.

por favor, que esto quede

solamente entre nosotros.

yo prometo enterrar la historia

de pablo,

de maría

y de juan.

agustín: [suspira]

está bien.

yo no sé nada.

nelson: gracias.

ahora...

cuéntame de tu historia.

para mí, tú eres pepe,

pero ¿quiénes son beto

y manolita?

agustín: ¿eh?

nelson: ¿ah?

agustín: ¿yo?

no.

no, no.

no, no, no, no, no.

yo na--nada que ver

con esa historia, yo--me voy

a trabajar.

[balbucea]

no nos da abasto,

usted nos pone mucha chamba.

andrea: no, no, no,

ya estoy harta

de que horacio esté

como cuenta chiles.

apenas si me alcanza

con lo que me da.

>> ay, bueno, ¿y tus hijas

no te apoyan?

andrea: ay, no.

como ellas son las que

lo administran,

pues me dan lo básico.

>> no sé si te interese...

clara me comentó que su sobrino

daniel ha hecho muchísimo dinero

con eso de los multiniveles.

va a dar una plática

para explicar de qué se trata.

andrea: para ese tipo

de negocios, hay que invertir

y--y pues, en mi situación,

no puedo.

>> ay, bueno, andy,

habla con tus hijas.

andrea: no, no sé.

>> pues, no te entiendo, ¿eh?

esto es una súper oportunidad.

andrea: ¿y cuándo va a ser

la plática?

>> ah, pues, no me dijo,

pero, te averiguo.

andrea: bueno.

[ríe]

pedro: ¿qué onda, agus?

agustín: ¿qué onda?

pedro: ¿qué onda?

agustín: pues, ¿de dónde vienes?

es qué traes una cara...

pedro: [suspira]

no sé qué le pasa a elena.

le enseñé un mensaje

que me mandó el estúpido

de ernesto

y se pone en contra mía

como si yo pensara mal de ella,

¿lo puedes creer?

agustín: pues, ¿qué decía

el mensaje?

pedro: ah, una estupidez

para picarme la cresta.

para que yo creyera que

se acostaba con ella.

agustín: ¿y tú caíste en

su juego?

pedro: no, por supuesto

que no caí,

pero, yo no sé qué le pasa.

está muy rara últimamente.

se la pasa dormida,

¿y ahora esto?

no es la elena que yo conozco.

agustín: es que, a lo mejor,

no la conoces tan bien, ¿no?

pedro: no, no, sí la conozco

y sé que, esa que acabo de ver,

pues, simple y sencillamente,

no es ella.

ah, pero, bueno, ya.

vamos a darle.

me voy a cambiar.

gabriela: va, va, va.

¡no, quítala!

se va a caer, se va a caer,

se va a caer.

[grita]

nicolás: no.

¡mami!

ma, ¿no estás enojada?

elena: no, mi amor,

no estoy enojada.

estoy un poquito

cansada, nada más.

gabriela: sí, te ves...

nicolás: ¿jugamos al teatrito?

elena: sí, mi amor,

pero voy a armarlo, corre.

estoy que me hierve la sangre.

pedro me acaba de reclamar

una estupidez

que le mandó ernesto.

gabriela: ¿qué le mandó?

elena: una foto mía, dormida,

semidesnuda,

mandándole un mensaje

diciéndole que con quien

me acostaba era con él.

gabriela: ay, qué ordinario,

qué mal gusto, ¿eh?

elena: sí, sí, ya sé, ya sé.

pero pedro no tenía por qué

restregármelo en la cara.

ahora estoy peleada con él

y no--no me--no me aguanto

ni yo sola.

gabriela: pero ¿por qué estás

enojada con pedro?

con quien deberías de estar

molesta es con ernesto.

elena: porque no soporto

que dude de mí

y se porte como un macho

cualquiera.

gabriela: ¿no estás exagerando?

te noto muy alterada.

elena: ¿y cómo no voy a estarlo?

si todo me sale mal,

gabriela, todo me sale mal.

gabriela: estás nerviosa,

¿qué te pasa?

elena: no sé qué me pasa.

y no me estés preguntando,

porque me pones peor.

>> señora.

el jardinero--

elena: [grita] ¿qué no ves que

estoy ocupada, tu también?

gabriela: a--algo te está

pasando, tú no eres así.

elena: tú ya no me sigas

atosigando,

¿qué no te tienes que ir

a la oficina?

gabriela: sí, sí, sí.

elena: ¡pues, rápido!

gabriel: ya me voy.

me despides de nico.

papá.

horacio: hija.

qué gusto que me hables.

gabriela: te llamo porque estoy

muy preocupada por elena.

horacio: ¿qué le pasa o qué?

gabriela: no sé.

anda de muy malhumor,

trata mal a todo el mundo...

horacio: bueno, será porque

está mal por tantas cosas

que le están pasando, ¿no?

gabriela: pero ella siempre

ha sabido cómo darle cara

a los problemas, pa.

¿por qué no vienes a verla?

tal vez, no sé, a ti te diga

qué es lo que le pasa.

horacio: no te preocupes,

voy para allá.

gracias por avisarme.

ernesto: espero que me hayas

citado porque me tienes

buenas noticias.

>> pues, mis socios y yo

estudiamos tu propuesta.

y lo que nos detiene es que,

de hacer la operación,

tendríamos que lidiar

con horacio.

él siempre ha sido muy hostil

con nosotros.

y lo más seguro,

es que se convertirá

en un problema.

ernesto: [resopla]

entonces, es un "no".

>> no, exactamente.

nos interesa el grupo ferretero.

entero.

ernesto: es que eso no va

a ser posible,

horacio jamás vendería.

>> ahí está tu tarea.

convencerlo de negociar.

forzarlo de alguna manera.

seguramente, debe de haber

algunas piezas

que tú puedas mover

para que nos favorezca.

tú me entiendes.

ernesto: sí.

elena: hola, papá.

no te esperaba.

horacio: bueno, andaba por aquí

y vine a ver si estaban.

¿cómo estás?

elena: mal.

me he sentido con un cansancio

terrible, me estoy durmiendo

en todos lados,

y ahorita estoy de un humor...

que no me aguanto ni yo sola.

horacio: ¿y por qué no vas

a que te revise un médico?

a lo mejor, te faltan

vitaminas, mi amor.

elena: ay, qué vitaminas

ni qué nada, papá.

¿es tanto problema que yo estoy

harta, estoy cansada?

agotada me siento

todos los días.

horacio: a ver, amor.

¿qué problemas tienes?

elena: ah...

¿qué problemas?

¿te parece poco estar viviendo

con un hombre al que no amo?

¿en serio?

y todavía tengo que estar atada

a él, para no perjudicar

a mi hijo y el muy imbécil

se aprovecha de eso,

¿en serio no te parece

un problema?

horacio: bueno, pero ya estás

tomando cartas

en el asunto, ¿no?

elena: ay, ¿cuáles cartas, papá?

si me tiene atada de manos.

horacio: ¿qué te dijo abreu

cuando hablaste con él?

elena: ¿abreu?

horacio: sí...abreu.

el abogado me dijo que habías

hablado por teléfono con él.

elena: ¿yo?

horacio: sí...tú.

a ver.

ven, ven, ven, ven.

estás muy nerviosa.

yo creo que por eso

se te olvidó.

elena: sí,

no, sí, claro.

claro que hablé con él

y--y me dijo que ernesto

no me puede quitar a nico.

horacio: está.

entonces, tranquilízate, mi--

elena: ay, papá,

¿cómo me pides eso si todo

me está saliendo mal?

¡todo!

horacio: a ver, hija,

estás muy alterada también, ya.

y te tienes que calmar

o vas a terminar mal

con todo el mundo.

y tú no eres así.

¿ok?

elena: sí, sí,

está bien, está bien, ya, ya.

me calmo, me calmo.

horacio: a ver, aprovecho,

entonces, me prestaron un palco

en el azteca.

¿puedo llevarme a nico

al partido de mañana?

elena: sí, sí, sí llévatelo,

papá.

horacio: hija, mi amor,

¿qué te pasa?

elena: ay, papá, no sé

qué me pasa.

y tengo muchas ganas de llorar.

nicolás: ¡abuelo!

horacio: ¡nico!

[aplaude]

ven para acá.

mañana nos vamos a ir al estadio

a ver el partido, ¿eh?

nicolás: [festeja]

¿vienes con nosotros, mamita?

elena: no, mi amor, no.

a mí no me gusta el futbol.

ve con tu abuelo, ¿sí?

horacio: va a estar.

nicolás: bueno.

pero ya no estés enojada.

[televisión]

irene: ¿qué haces, mamá?

andrea: estoy viendo un programa

de concurso,

pero, qué bueno que llegas

porque necesito hablar contigo.

irene: dime.

andrea: necesito dinero.

irene: ¿para algo de la casa?

andrea: no.

no.

es para invertir en un negocio.

quiero generar mis propios

ingresos.

irene: ¿y qué negocio es?

andrea: un multinivel.

con una pequeña inversión,

te conviertes en socia

y tendría mi propio negocio.

¿no es lo que ustedes

quieren de mí?

¿que yo sea independiente?

irene: ¿y cuánto vas

a invertir, mamá?

andrea: no sé bien todavía.

mañana voy a ir a la plática

introductoria,

pero, entre más invierta,

más grande será

mi propio negocio.

¿me prestas 30 mil pesos?

irene: ¿30 mil?

andrea: sí.

te los devuelvo muy rápido.

el negocio es redondo.

irene: pues, sí.

pero, no.

no tengo 30 mil pesos.

y aunque los tuviera,

no te los prestaría, mamá,

esas inversiones son fraude.

andrea: ¿cómo crees?

las personas que me invitan

son de mucha confianza.

somos un grupo muy selecto.

irene: no.

andrea: hija...

yo sé que tienes tus ahorros.

además, no gastas en nada.

pídele a gaby.

andrea: tu hermana apenas si

me dirige la palabra.

no sé para qué me desgasto

en pedirles un favor.

elena: ay, ay, ay.

[televisión]

nicolás: te toca.

ma.

¡ma, te toca!

elena: ¿a mí?

ah, mi amor, perdón,

necesito un café

para despertar.

nicolás: ¿se lo pido a trini?

elena: no, mi amor, yo se

lo pido, gracias.

nicolás: mejor, yo,

para que no la regañes.

elena: ¿por qué dices eso?

¿cuándo la regañé?

nicolás: en la mañana.

elena: ay...

trini, ¿qué? ¿te regañé?

trinidad: ay, no se preocupe,

señora.

elena: discúlpame, la verdad

no me acuerdo.

pero, cuando termines

de arreglar la ropa,

¿me traes un cafecito,

por favor?

trinidad: está bien, señora.

elena: gracias.

vas.

ernesto: hola, hola.

nicolás: hola, pa.

ernesto: trini.

trinidad: señor.

nicolás: mañana voy a ir

al estadio con mi abuelo.

ernesto: ¿qué? ¿no íbamos a ir

al zoológico?

nicolás: sí, pero, prefiero ir

al estadio a ver el partido.

ernesto: no te preocupes,

mi amor.

¿y tú cómo estás?

¿cómo te has sentido?

elena: ¿por qué lo preguntas?

ernesto: porque, últimamente,

no te he visto bien.

elena: estoy bien.

ernesto: ¿sí?

elena: ¿seguimos?

nicolás: sí.

¿qué?

mami...

trinidad: ay.

¿y esto qué es?

¿y esto?

[suspira]

ernesto: trini, necesito

una camisa blanca,

por favor, creo que me manché.

trinidad: aquí tiene.

ernesto: gracias.

¿y esto?

trinidad: pues, no lo sé.

lo encontré entre la ropa

de la señora.

ernesto: medicina no es.

¿no será droga?

trinidad: ¿droga?

ernesto: no, a ver, no.

trinidad: ¿la señora se

está drogando?

ernesto: no, no, no, no.

trinidad: con razón

anda tan mal.

ernesto: no, a ver, no--no diga

esas cosas, mire, si--si

si ella está tomando esto,

seguramente, es porque se siente

mal, ¿sí?

usted no le diga a nadie

lo que encontró,

yo--yo me voy a encargar

de ayudarla.

trinidad: está bien, señor.

ernesto: bueno, gracias.

[música]

[música]

domingo: ya llegó el hombre

de la casa.

[ríe]

esther: ¿y cómo te fue, viejo?

domingo: bien, bien, bien.

las cosas en el taller

están regresando

a la normalidad.

nomás era cosa de que

los clientes se enteraran

que los garrido

estábamos de vuelta

y regresaron, ya.

esther: claro.

bueno, y además,

nelson debe estar feliz, ¿no?

domingo: [ríe]

ya sabes.

mientras la casa gane,

que ruede el mundo.

¿en qué te ayudo?

esther: pásame los moldes

y--y lo s de estos para los--

domingo: ¿los pilotines?

esther: sí.

domingo: ¿cuántos?

esther: cuatro, nada más.

domingo: oye, vieja.

por cierto,

¿dónde guardaste mi playera

de américa?

esther: está en el clóset,

¿por qué?

domingo: es que mañana juegan

las águilas,

y oriberto me invitó al estadio.

esther: pues, después

del partido, deberías

de invitarlo a comer aquí.

les puedo preparar un mole

de olla y sirve que lo conozco.

domingo: es que quedamos

con otros amigos de ir después

a la barbacoa, ¿sí?

¿quieres que vaya prendiendo

el horno?

esther: no.

todavía no.

mejor, vele poniendo mantequilla

a los moldes

y después, tantita harina.

domingo: pero, primero,

la mantequilla.

ernesto: ¿cómo estás?

me preocupas.

elena: estoy bien, ya te

lo dije.

¿a qué vienes?

¿a tomarme otra foto?

ernesto: vaya.

veo que ya viste a tu mecánico.

elena: no sé qué pretendes,

pero no voy a caer

en tus jueguitos, ernesto.

y no quiero que te andes

metiendo en mi recámara

cada vez que se te dé

la gana, ¿eh?

ernesto: perdón, pero también

es mi recámara.

todavía tengo cosas aquí.

elena: pues, sácalas.

o mejor aún,

lárgate de la casa,

vete, fuera de aquí,

ernesto, salte.

¡salte de mi recámara!

ernesto: está nico.

¿eh?

elena: ¿qué me está pasando?

[suspira]

pedro: [piensa] elena,

sé que no quieres verme

ni hablarme

porque estás muy enojada

conmigo.

pero, quiero que sepas

que nunca fue mi intención

lastimarte.

domingo: ya me voy, vieja.

esther: qué te vaya bien,

viejo.

creí que tu amigo

iba a pasar por ti.

domingo: no, quedamos de vernos

afuera del estadio.

esther: ¿y en qué te vas?

domingo: en el metro

y en tren ligero, ¿sí?

esther: ten mucho cuidado

porque cuando hay partido,

el tren ligero se atasca, ¿eh?

domingo: no te preocupes.

el problema es que yo quepa.

[ríe]

[canta]

horacio: ¿cómo amaneciste,

corazón?

elena: ay, con mucho dolor

de cabeza, papá.

horacio: pues, aprovecha

para descansar, hija,

y para, pues, para que ordenes

tus ideas, ¿no?

elena: sí, es lo que voy

a hacer.

horacio: y yo te regreso

este hombrecito como

a las cinco, ¿está bien?

elena: sí, está bien, papá.

horacio: ¿vamos?

nicolás: adiós, mami.

elena: bye, mi amor.

diviértete mucho, ¿eh?

horacio: bueno, vámonos.

bye, amor.

>> es por eso que nuestra marca

se preocupa por la contaminación

ambiental.

y además, nuestros productos

son cien por ciento

biodegradables.

señoras,

yo estoy aquí para invitarlas

a que formen parte

de edlumi,

empresa cien por ciento líder

a nivel mundial de productos

de limpieza y biodegradables.

cuidar el mundo

para nuestros hijos.

¿qué le vamos a dejar

a las siguientes generaciones?

>> amiga.

no me contaste cómo conseguiste

el dinero para invertir en esto.

andrea: ya sabes.

una que tiene labor

de convencimiento.

de aquí sacaba.

yo sé que la tenía aquí.

aquí está.

aquí está.

¿cómo era?

ay, no.

está en menos...a ver.

[alerta de texto]

pedro: "elena, sé que no quieres

verme, ni hablarme

porque estás muy enojada

conmigo,

pero necesito decirte

cuánto te amo

y no quiero, por nada del mundo,

perderte.

no sabría cómo vivir sin ti.

te amo más que a mi vida,

por favor, hablemos.

si te ofendí,

déjame pedirte perdón,

mirándote a los ojos,

para que veas la verdad

de lo que siento por ti.

te amo".

[escritura táctil]

elena: [piensa] no entiendo

por qué me dices que no quiero

verte.

[alerta de texto]

elena: "no entiendo por qué

me dices que no quiero verte.

sí quiero y no sé por qué crees

que no te amo,

si eres el amor de mi vida.

veámonos a las seis en el café

de la glorieta".

pedro: ¿qué le pasa?

¿ya se le olvidó lo que me dijo?

[música]

una orden de alitas, por favor?

gabriela: y papas a la

francesa.

samuel: me encanta que

te guste comer.

me choca las mujeres que siempre

hacen la dieta.

gabriela: ay, esos dicen todos,

pero bien que les gustan así,

todas flaquitas.

samuel: a mí me gustas

como estás.

ni un gramo menos.

gabriela: ni un gramo más

porque, luego,

no me entra la ropa.

[ríe]

samuel: me encanta tu risa.

desde que te vi la primera vez,

me gustó.

gabriela: qué mentiroso,

si cuando nos conocimos,

jamás me reí.

al contrario, te traté pésimo.

samuel: bueno, pues, después,

ya que me empezaste a sonreír.

[ríe]

perla: no.

no, no, no.

con razón...

no sé nada de ti,

andas bien ocupada.

samuel: hola, perla.

perla: qué calladitos

se lo tenían.

ya se me hacía raro que

no fueras a mi casa

a llorar por...

gabriela: cállate.

te prohíbo que digas algo.

samuel: ay, cuenta, cuenta.

gabriela: no.

samuel: [diálogo inaudible]

perla: sí.

horacio: pasen,

pasen detrás del palco.

[público ovaciona]

domingo: guau.

qué bien se ve, ¿verdad?

nicolás: sí.

domingo: de aquí vamos a ver

el partido superbién, ¿no?

horacio: ajá.

domingo: muchas gracias

por la invitación, ¿eh?

horacio: a ver,

qué gusto que estés aquí

con nosotros.

¿una cervecita?

domingo: claro, vale.

ya, venga.

horacio: ¿tú, qué?

¿algún refresquito?

nicolás: y sí.

horacio: ahora le va, vengo.

[público ovaciona]

pedro: "elena, sé que no quieres

verme ni hablarme porque estás

muy enojada conmigo,

pero necesito decirte

cuánto te amo

y no quiero, por nada del mundo,

perderte".

ernesto: imbécil.

pedro: "no sabría cómo vivir

sin ti.

te amo más que a mi vida.

por favor, hablemos.

si te ofendí,

déjame pedirte perdón,

mirándote a los ojos,

para que veas la verdad

de lo que siento por ti.

te amo".

elena: "no entiendo por qué

me dices que no quiero verte.

sí quiero

y no sé por qué crees

que no te amo

si eres el amor de mi vida.

veámonos a las seis

en el café de la glorieta".

ernesto: [susurra] maldita.

olvídate de tu cita,

mi amorcito.

[televisión] "que va, que amaga,

que engancha

y la pone de zurda,

pero es una pedrada,

es una sandía".

[público ovaciona]

horacio: pásala, pásala.

tira, tira.

público: ¡gol!

[público ovaciona]

[televisión]

"¡gol!"

esther: oye...

andrea: aquí está.

vendedor: muchas felicidades,

usted ya es socia de edlume.

de verdad, gracias

por elegirnos, ¿eh?

empresa a nivel mundial,

número uno en venta de productos

biodegradables.

por cierto, mañana temprano

va a llegar toda la mercancía

a su domicilio, ¿eh?

andrea: ay, mañana.

qué eficientes.

vendedor: bueno, es que

nos preocupamos mucho

por nuestras socias

y nuestros clientes.

además, entre más rápido

tenga el producto, pues,

más rápido lo puede ofrecer--

andrea: pues, claro.

vendedor: ah, por cierto,

permítame, mire,

le voy a dar esta carpeta.

es una herramienta

muy importante,

trae un cd adentro

con estrategias de venta

y toda la información

de nuestros productos.

de verdad, si usted se concentra

en esto, va a tener un cambio

de calidad de vida increíble.

tanto con los productos,

como en su economía, ¿eh?

nelson: ¿qué tal?

¿cómo vas?

pedro: bien.

no pensaba que fuera usted

a venir hoy, te hacía viendo

el partido.

nelson: ah, ya acabó,

ganó el américa.

[ríe]

pedro: debió estar feliz

mi papá.

[ríe]

nelson: vine a traerte algo

de dinero,

el cliente me hizo

una transferencia

y, conforme me vaya haciendo

pagos, pues, te voy dando

lo que acordamos.

pedro: ah, muchas gracias.

eh, ponlo aquí, nelson, gracias.

nelson: a ti.

pedro: ese dinero lo voy

a--a ahorrar,

para cualquier gasto

que se venga con el bebé.

nelson: ah, muy bien.

eso de que los niños vienen

con una torta bajo el brazo,

es puro cuento.

lo que traen son gastos

y muchos,

uno nunca acaba de comprar

pañales, medicinas.

pedro: estoy pensando de comprar

un seguro

para asegurarle su educación.

nelson: yo no sé por qué gina

piensa que tú no te preocupas

de su hijo.

pedro: no, claro que

me preocupa.

sé muy bien la responsabilidad

que es traer un niño al mundo.

por supuesto.

nelson: bueno, te veo, ¿eh?

pedro: nos vemos, nelson.

nelson: nos vemos.

[música]

mesero: buenas tardes, ¿qué van

a ordenar?

nicolás: yo voy a querer

una milanesa.

aquí son bien ricas.

domingo: ah, o sea, que ya

has venido.

nicolás: sí, con mi abuelo.

domingo: eh, que se me hace

que yo voy a pedir lo mismo, sí.

[ríe]

horacio: a mí tráigame

un pozole y también tráiganos

un jarra grande

de agua de jamaica, ¿sí?

mesero: enseguida, señor.

horacio: gracias.

nicolás: ¿tú tienes nietos?

domingo: sí, bue--bueno, no.

bueno, sí, u--uno que viene

en camino.

horacio: yo no sabía que tu hijo

estaba casado.

domingo: bueno, no, pero,

pero me va a hacer abuelo.

[ríe]

horacio: ah, ok, ok,

te entiendo, te entiendo.

[ríe]

nicolás: yo soy adoptado.

¿tú sabes lo que es eso?

domingo: sí, sí, claro,

claro, sí.

nicolás: mis papás no me querían

y por eso, me regalaron.

no eran buenas personas.

horacio: oye, nico.

tú no puedes decir eso.

no los conocemos.

nicolás: mi papá, sí.

y dice que son malos.

domingo: bueno, no se puede

juzgar a quien no se conoce.

nicolás: pues, yo no los quiero

conocer.

y yo ya tengo unos papás

que sí me quieren mucho.

domingo: ¿cómo no te van

a querer?

si eres un niño adorable

y le vas al américa.

[ríen]

vendedora: ¿qué le parece?

agustín: está muy bonito.

vendedora: [ríe]

agustín: me llevo ese.

eh, ¿tendrá una cajita?

es para regalo.

vendedora: claro que sí.

son 500 pesos.

agustín: sí.

ándele, está bien.

vendedora: está linda, ¿verdad?

aquí tiene.

agustín: muchas gracias.

vendedora: de nada.

agustín: permiso.

hola.

gina: agustín, ¿qué haces aquí?

agustín: vine a comprar

un regalo.

gina: ¿ah, sí? ¿para quién?

agustín: para ti.

bueno, para tu bebé.

gina: ahora sí me sorprendiste.

agustín: lo hago con mucho

cariño.

gina: gracias.

agustín: ah, pues no hay nada

que agradecer.

tú sabes perfectamente bien

lo que siento por ti

y por el bebé.

si tu quisieras, yo podría

quererlos a ustedes como--

gina: a ver, a ver, ya, ya, ya,

por favor, párale a tu tren.

ibas todo muy bien

hasta el regalo, pero, ya sé

para dónde vas.

no te lo voy a permitir.

mi hijo tiene un padre

y es pedro.

así es que olvídate de cualquier

otra cosa.

agustín: pero, pedro no tiene

ningún interés en ustedes--

gina: a ver, ya, por favor,

no te voy a seguir escuchando.

y no pienses que con un regalito

me vas a convencer.

seguro, no.

ernesto: espero que no se

me hubiera pasado la mano.

¿ya viste lo que me haces hacer?

domingo: ¡ya llegué, vieja!

ah.

esther: ¿cómo te fue?

domingo: ay, muy bien.

ah.

no sabes qué a gusto

vimos el partido en el palco.

esther: ¿y quién más fue?

domingo: nada más oriberto y yo.

esther: ¿hasta cuándo me ibas

a seguir ocultando que tu amigo

es horacio villaseñor,

el abuelo de nicolás?

y que te estás viendo

con el niño, ¿eh?

domingo: híjole, ¿cómo te

enteraste?

esther: pues, porque los vi

en la televisión,

en el estadio.

te pasaste diciéndome

que no tratara de conocer

a mi nieto, que porque él

ya tiene una familia

y que quién sabe qué.

mientras tú, no nomás

lo conoces.

hasta te vas al fútbol con él.

esta sí que no te la voy

a perdonar, domingo.

domingo: pues, no--no, te juro

que todo fue una casualidad.

esther: ajá.

domingo: sí, sí, un--un día,

horacio llegó con él,

con el niño y--y...

y yo no supe qué hacer.

esther: ¿y por qué no me lo

dijiste? ¿eh?

domingo: pues, porque si te

lo decía,

te ibas a enojar.

esther: pues, yo no sé

cómo le vas a hacer.

pero la única manera que tengo

de perdonarte,

es que me traigas a mi nieto.

domingo: pero ¿cómo se te

ocurre?

me estás pidiendo un imposible.

horacio no sabe que yo soy

el papá de pedro.

esther: ah...

o sea, que a él también

le estás viendo la cara.

pues, ya dije.

o me traes a nicolás,

o vas viendo a ver a dónde

te mudas, ¿eh?

[música]

nicolás: estaba padrísimo.

ernesto: ¿sí? me alegro,

mi amor.

horacio: ¿y elena?

ernesto: está en su cuarto,

descansando.

nicolás: adiós, abuelo,

voy a ver a mi mamá.

horacio: ven acá.

adiós.

ernesto: dale las gracias.

nicolás: gracias, abuelo.

horacio: ándale, dale un beso

a tu mami, córrele.

elena no anda bien

y tanto cansancio,

no me gusta nada.

ya le dije que fuera al médico,

pero no me hace caso.

ernesto: sí, también se lo he

dicho, pero, ya conoces

a tu hija, siempre hace

lo que quiere.

horacio: pues, insístele.

por favor.

hasta luego.

ernesto: bye.

pedro: [suspira]

[tono de llamada]

[celular]

nicolás: ma, es pedro.

hola, pedro.

pedro: nico, ¿cómo estás?

qué padre escucharte.

nicolás: fui al estadio

con mi abuelo.

pedro: ah, qué bien,

¿y estuvo padre?

nicolás: padrísimo.

pedro: [ríe]

oye, ¿tu mamá está por ahí?

nicolás: está dormida.

y no se despierta.

pedro: ah, ¿y por qué está

dormida a esta hora?

nicolás: no sé.

siempre me dice que está

cansada.

se queda dormida en todas

partes.

pedro: ah, bueno,

¿le puedes decir que me llame

cuando se despierte, nico?

nicolás: ya le digo.

adiós.

>> "ahí está tu tarea,

convencerlo de negociar.

forzarlo de alguna manera.

seguramente, debe de haber

algunas piezas

que tú puedas mover

para que nos favorezca".

[tono de llamada]

horacio: hola, hija.

irene: ¿papá?

horacio: sí, soy yo.

hace mucho que no nos vemos

y te quería invitar a desayunar

mañana aquí a la casa.

irene: pues, gracias,

me encantaría verte,

pero no tengo ningún interés

de ver a mónica, ¿eh?

horacio: bueno, entonces,

¿nos vemos en "casa paquita"?

ahí se desayuna muy bien.

irene: está bien, ahí nos vemos.

¿quieres que le avise a gaby?

horacio: no, no, no, mi amor,

yo le llamo.

sí, hasta mañana.

amor.

no quiso venir a la casa,

lo siento, de verdad.

mónica: no te preocupes,

yo entiendo.

tú ve con tus hijas,

que yo a ti te tengo

todos los días.

[ríe]

horacio: gracias, mi amor.

horacio: a ver.

esther: es que no se lo voy

a perdonar,

todo este tiempo,

me ha estado engañando.

samuel: no lo puedo creer.

¿y qué ganaba con ocultarlo?

pedro: ¿de qué hablan?

esther: de que tu padre

se ha estado viendo con nico

a nuestras espaldas.

pedro: ¿qué?

esther: resulta que su amigo,

el tal "oriberto", no es otro

que horacio villaseñor.

hoy se fueron al estadio

y nico iba con ellos,

los acabo de ver

en la televisión.

pedro: ¿por qué no me dijiste

nada, papá?

¿qué pretendes?

domingo: no, yo no pretendo

nada.

las cosas se dieron.

yo no las busqué.

ya estuvo bueno de que me anden

catalogando como un traidor.

nicolás: papá.

ernesto: [susurra] duerme.

elena: mi amor.

¿qué haces aquí?

nicolás: estaba esperando

hasta que despertaras.

elena: ah, no sé qué me pasa,

mi amor, me duele mucho

la cabeza.

nicolás: ay, ahora te llamó

pedro, ¿eh?

elena: ¿pedro?

nicolás: sí.

elena: a ver.

[tono de llamada]

[celular]

pedro: mi amor.

elena: ah--nico me dijo

que me llamaste.

pedro: sí, así es.

me quedé preocupado

porque no llegaste

a nuestra cita.

elena: ¿qué cita?

pedro: ¿es en serio, elena?

quedamos de vernos

en el café de la glorieta.

elena: ah, perdóname,

me quedé dormida.

¿te parece bien si nos vemos

en 45 minutos ahí mismo?

pedro: ahí te espero.

elena: vamos a ir a ver a pedro,

mi amor.

me baño rápido y vamos, ¿va?

nicolás: sí.

domingo: ya me voy, vieja.

esther: dile a tu padre

que no le voy a dirigir

la palabra hasta que haga

lo que le pedí.

domingo: dile a tu madre

que justo voy a eso.

buenos días.

[teléfono]

ernesto: maricruz, estás

con valdivia, ¿verdad?

bueno.

dile que venga, por favor.

pase, siéntese.

>> dígame, señor,

¿qué se le ofrece?

ernesto: necesito que me traiga

los listados financieros,

las declaraciones anuales

de los últimos cinco años

y también los pagos parciales

del año en curso

de esta empresa.

>> ¿quiere que se los imprima

o se los mando a su correo?

ernesto: tiene razón.

mándemelos a mi correo.

>> ok, sí, señor.

con permiso.

ernesto: ándele, gracias.

[frenada brusca]

ernesto: "si no puedo

pretenderte,

si no podemos ser una familia,

a nuestro hijo,

pues, me quedo yo con él".

pedro: "pero necesito decirte

cuánto te amo y no quiero,

por nada del mundo, perderte.

no sabría cómo vivir sin ti.

te amo más que a mi vida".

nicolás: ¡mamá!

¡mamá!

[frenada brusca]

[choque]

Cargando Playlist...