null: nullpx
Cargando Video...

Te Doy La Vida Capítulo 30

23 May 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

[música]

ernesto: ¡te dije

que no te acercaras

a mi familia, imbécil!

[gime]

¡no me vas a quitar a mi mujer!

¿entendiste?

[gime]

domingo: ¡pedro!

ernesto: [gime]

domingo: ¡pedro!

¡pedro!

¡suéltalo!

¡pedro, suéltalo!

ernesto: ¡no te vuelvas

a acercar a mi esposa

ni a mi hijo

o te vas a arrepentir!

pedro: no te tengo miedo, ¿eh?

¿cómo ves?

[gritos]

ernesto: ¿de qué? ¿de qué?

domingo: ¡ya basta!

ernesto: ¡este tipo utilizó

a nicolás para seducir

a mi mujer!

es la clase de hijo que tienen.

pedro: ¡con ellos no te metas!

domingo: ¡ya basta!

todos: [hablan a la vez]

domingo: ¡usted váyase de aquí!

ernesto: ¡no, yo no me largo!

domingo: ¡váyase de aquí!

ernesto: ¡qué te quede claro,

te vuelvo a ver cerca

y te arrepientes!

domingo: ¡largo! ¡largo de aquí!

esther: hijo, ¿estás bien, hijo?

¿estás bien?

pedro: estoy bien, mamá,

no te preocupes.

vamos a la casa.

domingo: vamos.

vamos.

nico: ¿y mi papá?

elena: debe estar en su oficina,

no debe de tardar.

¿quieres que te lea un cuento

para que te puedas dormir?

nico: ¡sí!

elena: a ver, vamos a ver.

mm.

te voy a leer

la historia de pipín, el conejo

y su amigo el pájaro fiufiú.

nico: ¡sale!

elena: a ver.

"el mejor amigo del conejo pipín

era fifiú.

el pajarito siempre

lo acompañaba a todos lados

y brincaba junto a él

como si fuera conejito".

ambos: [ríen]

elena: "un día pipín le preguntó

que si por qué no volaba.

es que tengo un ala rota".

nico: [resuella]

elena: "vamos con el doctor

don sapo".

nico: [ríe]

elena: "cuando llegaron

don sapo se puso sus lentes,

se colgó un estetoscopio

y comenzó a revisar a fiufiú.

mm, esto se arregla fácil

con unos cuantos piquetitos.

fiufiú se dejó atender

por don sapo y cuando pipín

lo vino a recoger

su amigo andaba revoloteando

por todo lo alto.

¡ya me curé, ya me curé!

pipín se puso muy,

pero muy feliz y le dijo

ya puedo volar, ya puedo volar,

pero nunca, nunca voy a volar

lejos de ti porque eres mi mejor

amigo".

nico: ¿y se curó?

elena: claro.

don sapo era muy buen doctor.

[ríe]

nico: ya me quiero dormir, mami.

elena: está bien.

a ver.

ambos: uno, dos, tres.

elena: acomódate, mi amor.

que sueñes con los angelitos,

mi amor.

pedro: no imaginé que el tipo

fuera a reaccionar así.

esther: pero ¿por qué?

yo no entiendo.

pedro: acabo de estar con nico

en su casa.

domingo: ahí vas otra vez, hijo.

pedro: no es lo que piensas,

papá.

fue por el correo que me mandó

nico, ¿no te contó mi mamá?

domingo: sí, sí, sí,

me dijo que te escribió

diciéndote que estaba mal

otra vez,

pero de ahí a ir a meterte

a su casa.

pedro: no lo pensé dos veces.

es más, ni siquiera sabía

si lo iba a poder ver, papá,

solamente quería, pues,

estar cerca de él, entiéndeme.

esther: claro, hijo,

hiciste bien, el niño

te estaba pidiendo ayuda.

pedro: sí, además yo estaba

afuera hablando con elena

por teléfono, preguntándole

por la salud de nico cuando--

cuando él apareció en la puerta,

papá.

no sabes que hermoso sentí

cuando nico me abrazó

con sus bracitos,

así, con tanto cariño.

fue algo--fue muy emocionante.

esther: ¿cómo no vas a sentir

bonito si es tu hijo?

pedro: sí.

domingo: todo va a salir bien,

hijo, vas a ver.

pedro: eso espero, papá.

sería una pena

que no fuera de esa manera.

esther: no, ni lo digas.

domingo: y ahora, ¿qué diablos

quería el tipo este?

¿se molestó porque viste a nico?

pedro: no, ni siquiera.

vino a reclamarme

lo que tengo con elena.

domingo: ¿y eso es cierto?

pedro: sí, sí, sí,

pero a ver, papá,

no hemos hecho nada

de lo que nos podamos

arrepentir.

esther: ¿se va a divorciar?

pedro: esa es la intención,

mamá, pero quiero que sepan

que yo no tengo nada que ver

con su decisión, ¿sí?

esther: ¿y no deberías hablar

con ella para que esté enterada

de lo que acaba de pasar?

mira, no vaya a ser

que el marido

le salga con un cuento

que a ti te deje muy mal parado,

hijo.

pedro: no, ya tiene bastante

con nico, con lo de su marido,

su matrimonio, ¿para qué, mamá?

mejor así la dejo.

bueno, me voy a acostar.

buenas noches.

domingo: descansa, hijo.

esther: buenas noches, hijito.

pedro: descansen.

esther: voy a rezarle a san

juditas para que le regrese

la salud a nico.

domingo: y haces bien, vieja,

y pídele de mi parte,

porque seguro a ti te va a oír

mejor que a mí.

esther: ¿y ahora a ti

qué te pasó?

primera vez que me apruebas

que haga algo por el niño.

domingo: siempre hay una primera

vez.

ernesto: dame el mismo whisky

de siempre, doble.

[suspira]

>> aquí está, señor.

elena: no, no voy regresar

y no solo eso,

estoy pensando seriamente

que nos divorciemos.

nico: ¡pedro!

pedro: ¿cómo estás, campeón?

nico: bien,

te vi por la ventana.

pedro: vine a verte porque

me preocupé mucho mail.

nico: es que estoy asustado.

ernesto: dame otro.

gina: ¿ni siquiera aprovechaste

que pedro estaba en el taller

para pedirle que regresara?

nelson: sí, le dije

que lo considerara y no por ti,

sino porque realmente me hace

falta.

gina: no importa

para qué haya sido,

con tal de que lo hayas hecho.

¿qué te dijo?

nelson: que no.

gina: ¿y te quedas

tan tranquilo?

deberías ofrecerles por lo menos

el triple de lo que ganaban.

nelson: no, no, a ver,

espérate tantito.

de pagarle le pagaría

lo que es justo, ¿qué te pasa?

gina: me pasa que veo que haces

muy poco para que regrese.

háblale a tus conocidos

de otros talleres

para que no le den trabajo.

diles que es muy malo,

que es irresponsable,

que no cumple.

nelson: ¡basta, gina!

¿cómo es posible que me sugieras

que haga trampas?

con engaños no se consigue

nada bueno.

por dios, hija, vas a ser madre,

tienes que sacar lo mejor de ti

para--para transmitírselo

y darle un ejemplo

a esa criatura que esperas.

me parece mentira oírte hablar

así.

gina: estoy desesperada, papito.

nelson: pues, deja

la desesperación

y empieza a olvidarte de pedro

como pareja.

va a ser el padre de tu hijo

y punto.

y ahí sí que le conviene

que encuentre un buen trabajo

y que gane mucho dinero,

porque la crianza de su hijo

le va a costar.

yo no pienso darle ni un solo

centavo.

gina: eso es lo único

que te interesa, el dinero.

nelson: ¡pues, sí!

no lo voy a negar,

pero ese no es el punto.

lo que dije es cierto.

los hijos cuestan.

eso de que vienen con la torta

bajo el brazo es puro cuento.

samuel: ¿qué hubo? ¿cómo estás?

pedro: ¿qué onda?

samuel: me comentó mamá

lo que pasó con el esposo

de elena.

pedro: sí, por lo menos esta vez

vino de frente

y no me tendió una trampa.

samuel: no te confíes,

no va a parar.

de ese tipo de gente

se puede esperar cualquier cosa.

pedro: sí, más ahora que elena

le pidió el divorcio.

me preocupa que no se lo quiera

dar, ¿sabes?

samuel: no tienes por qué

preocuparte,

actualmente con que uno

quiera divorciarse es

suficiente.

[alerta de mensaje]

pedro: ay, gina.

gina: me contó mi papá

que te ofreció regresar

al taller y que no aceptaste.

¿no te hace ilusión que nuestro

hijo aprenda mecánica contigo

y con sus abuelos?

pedro: me quiere manipular

para que regrese al taller.

ya estoy harto de ella.

¿tú puedes creer que fue

a buscar a elena para decirle

que está esperando un hijo mío?

samuel: se pasa.

pedro: yo ya no sé que hacer

para que entienda que no quiero

nada con ella.

o sea, está obsesionada conmigo,

samuel.

no puede ser.

gina: no, no me importa

que no me contestes.

con que sepas que no me voy

a dar por vencida

me es suficiente.

pedro: pero ya, ya no hablemos

de esto.

¿tú cómo estás?

cuéntame.

samuel: pues,

mal.

rosa terminó conmigo.

pedro: ¿otra vez?

samuel: sí, el pretexto ahora

fue gabriela.

la verdad es que desde

que apareció su dichoso hermano

no se separa de él.

no entiendo la clase

de relación que tienen.

el tipo es nefasto.

pedro: mira, a mí rosa

no me cae nada mal,

pero con eso de que te corta

a cada rato, bueno,

me parece que es bastante

inestable, ¿no?

samuel: pues, sí,

las dos veces me ha agarrado

por sorpresa.

ni me lo esperaba.

pedro: no y además si dices

que el hermano también

es medio extraño,

pues, seguro debe ser

de familia.

imagínate a sus papás, samuel.

mejor olvídala.

samuel: ojalá pudiera.

en fin, voy a dormir.

pedro: ánimo, descansa.

vas a estar bien.

nico: [resuella]

elena: mi amor, ¿qué pasó?

nico: estaba soñando bien feo.

que tengo que regresar

al hospital y no me voy

a mejorar.

elena: no, no digas eso,

mi amor, tú te vas a poner

muy bien, ¿vas a ver?

nico: ¿me puedo dormir contigo?

elena: claro, mi amor.

nico: ¿y mi papá?

elena: no sé, pero tú duérmete,

¿va? vamos.

>> ¿esperas a alguien?

ernesto: sí, a--a ti.

¿quieres uno?

>> ¿señor garrido?

domingo: ah, sí.

>> sus resultados.

domingo: gracias.

señorita, aquí dice que tengo

250 y el doctor me dijo

que lo máximo que debo tener

es entre 70 y 100 en ayunas,

¿esto significa

que soy diabético?

>> no sé decirle, señor,

pero si sale fuera de rango

lo mejor es que vea a su médico.

domingo: ah, sí.

gracias.

>> técnico automotriz

y te has especializado

en el tuneo.

pedro: sí, tengo más de diez

años de experiencia.

>> tu currículum es muy bueno,

pero para el puesto que tengo

disponible estás

sobrecalificado.

además aquí no realizamos

tuneos.

pedro: [suspira]

bueno, muchas gracias.

>> pero ¿sabes qué?

déjamelo, igual tengo algunos

conocidos a los que les puede

interesar.

pedro: ah, muy bien.

le agradezco.

>> órale, hasta luego.

pedro: gracias.

nico: ¡papá!

ernesto: ¡ey, mi amor!

nico: pa, ¿por qué no llegaste

anoche?

ernesto: me--me quedé

en la oficina trabajando,

por eso, papacito, disculpa.

¿a qué hora es la cita

con el doctor?

elena: ya casi nos íbamos.

ernesto: no, me cambio

y nos vamos juntos.

nico: ya acabé.

elena: ¿ya?

bueno, entonces nos lavamos

los dientes y nos vamos.

nico: órale.

domingo: hola, doctor.

aquí están los análisis

que me mandó a hacer.

>> no me gustan nada

sus resultados,

me parece que padece diabetes.

domingo: ¿y--y--y eso es grave?

>> si se detecta a tiempo

inicia un tratamiento,

como es su caso,

no tendría por qué ser grave,

pero si se deja

puede convertirse en algo

que termine por afectar

otros órganos y llevar

a la muerte.

domingo: ¿tanto así?

>> sí, se oye muy drástico,

pero es mejor que lo sepa

de una vez.

el porcentaje de mortalidad

derivado de diabetes

es muy alto.

domingo: ¿y--y qué me

recomienda?

>> que vea a un especialista

para que le indique

el tratamiento a seguir.

para estos casos lo mejor

es visitar un endocrinólogo.

él le pedirá un estudio

más especializado

y además de la dieta a seguir

le va a recomendar si debe

de usar insulina o no.

domingo: ¿insulina?

>> generalmente cuando

hay problemas con la glucosa

en la sangre es por falta

de insulina,

así que tendrá que

administrársela diariamente

a través de una inyección.

domingo: ¿diario?

>> así es.

y una vez detectada la diabetes

se debe de llevar el tratamiento

de por vida.

domingo: es que, doctor, no--

no pensé que fuera tan grave.

>> lo es, así que ya no deje

pasar más tiempo.

vaya con el especialista

y empiece una dieta.

el bajar de peso le va a ayudar

mucho.

domingo: gracias, doctor.

horacio: ¿ya van en camino

a que le hagan los estudios

a nico?

elena: sí, papá.

horacio: muchísima suerte.

mónica: salúdame a nico

y a elena.

horacio: mónica les manda

muchos saludos.

elena: gracias, papá.

horacio: oye, ¿y me lo puedes

pasar?

elena: sí, sí, claro.

mi amor, te habla tu abuelo.

nico: hola, abuelo.

horacio: hola, chamaco hermoso.

solo quiero desearte que te vaya

muy bien.

nico: gracias.

horacio: un abrazote.

ay, ojalá que todo salga bien.

mónica: así va a ser,

vas a ver.

horacio: [suspira]

domingo: [jadea]

¡maldita sea!

[jadea]

[celular]

bueno.

horacio: josé, ¿cómo estás?

domingo: ah, bien, aquí

trabajando.

horacio: oye, te quiero

agradecer la paciencia

con mi nieto.

habíamos quedado de ver el juego

en una cantina y acabamos

de niñera.

domingo: me la pasé muy bien,

todo estuvo perfecto.

sobre todo la compañía,

la disfruté muchísimo.

horacio: es un niño encantador.

y bueno, me tiene muy triste

porque le encontraron algo

y le tienen que volver

a hacer pruebas.

domingo: ay, no me digas.

espero que todo salga bien.

horacio: primero dios

estamos viendo el próximo juego

juntos.

domingo: yo encantado, ¿eh?

horacio: estamos en contacto.

domingo: un abrazo.

[ríe]

nelson: [piensa] esthercita

tiene razón.

este algo se trae.

nico: ¿qué me van a hacer?

>> nada que desconozcas,

ya eres un experto en estos

asuntos.

mira, las pruebas son para

corroborar que estés bien.

nico: ¿me voy a tener que quedar

en el hospital?

>> no, terminando las pruebas

te vas a tu casa.

nico: bueno.

elena: tú mi amor, ¿estas

tranquilo con lo que dice

el doctor?

¿no le quieres preguntar otra

cosa?

nico: no.

andrea: hola.

irene: ¿qué haces aquí, mamá?

andrea: necesito que me hagas

un favor.

irene: dime.

andrea: ¿me prestas tu tarjeta

de crédito?

irene: ¿para qué, mamá?

¿para que me metas un cuentón

como a mi papá?

olvídalo.

andrea: no es para comprar,

es para invertir en cripto

monedas.

clara ha ganado mucho dinero.

irene: ay, mamá, no seas

ingenua.

ya deja de estar pensando

en obtener dinero fácil.

¿por qué no mejor buscas

un trabajo?

andrea: pero, hija, ¿cómo?

si no sé hacer nada.

irene: pues, quizás podrías

trabajar con nosotras atendiendo

clientes.

andrea: ay, no, no, no,

yo no vine a buscar trabajo,

yo vine a que me prestaras

tu tarjeta, pero si no quieres,

pues, ni modo.

ya sé que contigo no cuento

para nada.

gracias, hijita, ¿eh?

samuel: sigo sin entender

por qué de la nada decidiste

cortarme y ni siquiera me diste

tú la cara, sino que lo hiciste

a través de tu hermano.

cuando menos ten el valor

de decírmelo de frente.

gabriela: ¿a quién le escribes?

samuel: a rosa, no la entiendo.

gabriela: pues, yo tampoco,

pero si ella no te quiere,

yo sí.

andrea: ¿gabriela?

¿qué haces con este muchacho?

[música]

andrea: ¡contéstame!

¿qué estás haciendo abrazada

de este muchacho?

gabriela: no sé qué te estás

imaginando, pero entre samuel

y yo no hay absolutamente nada.

andrea: eso no fue lo que yo vi.

samuel: solo somos amigos,

señora, entre nosotros--

gabriela: ¡no le des

explicaciones!

y si fuéramos algo más, ¿qué?

¿cuál es el problema?

andrea: este muchacho no es más

que un empleado.

samuel: ahora es un empleado

como le dices, pero está

estudiando y va a ser un gran

abogado.

odio que descalifiques

a la gente sin conocerla.

y para que lo sepas de una vez,

este empleado es el hombre

de mi vida.

andrea: ¿qué dices?

estás loca, ¿cómo se te ocurre?

tú eres una villaseñor y este--

este es un nadie.

gabriela: no tienes por qué

ofender a samuel y mejor--

y mejor vete porque no quiero

decirte algo de lo que luego

me vaya a arrepentir.

andrea: arrepentida estoy yo

de haberte criado tan--

tan libertina.

[resuella]

samuel: ¿por qué le dijiste

que era el hombre de tu vida?

gabriela: por molestarla,

me choca que sea tan

prejuiciosa.

samuel: no debiste, ahora se va

a quedar con la idea--

gabriela: ay, pues, que se

quede, ¿qué importa?

samuel: las cosas ya de por sí

están complicadas

por lo de pedro

como para que además nosotros--

gabriela: ¿qué te pasa?

y si anduviéramos ¿qué?

¿tan mala idea es para ti?

¿no te puedo gustar

de otro modo que no sea

de amiga?

samuel: a ver, gabriela,

espérame.

nico: no me gusta estar aquí.

elena: es porque no te trae

buenos recuerdos, mi amor,

pero todo va a ser más rápido,

ya oíste al doctor vega.

nico: quiero hablar con pedro.

ernesto: ahora no, hijo.

¿para qué?

estamos nosotros, papi, ¿eh?

nico: porfa, papá.

ernesto: bueno, si quieres

cuando termine el estudio

le llamas, ¿eh?

nico: porfa, llámalo.

ernesto: ¿y tú qué opinas?

elena: si le tranquiliza hablar

con él, que lo haga.

ernesto: ah, claro, ¿verdad?

¿por qué no?

mira, papi, todo va a estar

bien, mi amor, ¿de acuerdo?

voy a ver lo del seguro.

te amo.

márcale.

elena: pedro, soy yo.

pedro: no me vas a creer,

pero estaba pensando justamente

en nico.

¿cómo está?

¿ya le hicieron los estudios?

elena: no, todavía no han

empezado, pero quiere hablar

contigo.

pedro: pásamelo.

quería marcarles, pero bueno,

no lo hice por obvias razones.

nico: hola, pedro.

pedro: campeón, ¿cómo estás?

¿ya hablaste con tu doctor?

nico: sí.

me dijo que me van a hacer

los estudios y me voy a la casa.

pedro: ¿ya viste?

solamente son cosas de rutina.

seguramente cuando salgas

te va a llevar tu mamá

a comerte una hamburguesa.

nico: sí, ¿quieres venir

con nosotros?

pedro: ojalá pudiera,

pero tengo que trabajar.

otro día vamos, ¿sale?

nico: ¡sale!

pedro: imagina que voy a estar

ahí contigo en los estudios

y cuando te comas

tu hamburguesa.

nico: bueno.

te paso a mi mamá.

pedro: ojalá que lo que le dije

haya servido

para tranquilizarlo.

elena: estoy segura que sí.

pedro: todo va a estar bien.

elena: eso espero.

pedro: gracias por permitirme

estar cerca de él.

te amo.

elena: yo también.

nico: ¿saliendo de aquí

me llevas a comer

una hamburguesa, mamá?

elena: claro,

pero por supuesto.

nico: [ríe]

[celular]

ernesto: bueno.

>> disculpe que lo moleste,

señor rioja, pero el agente

de aduana dice--

ernesto: a ver, que lo resuelva

rodríguez.

¿qué ni eso pueden hacer sin mí?

nico: ¿vas a venir conmigo,

mami?

elena: ya sabes que no puedo

entrar a donde te hacen

los estudios, mi amor.

nico: es que tengo miedo.

elena: no tienes por qué,

ya oíste al doctor.

además tú eres un niño

muy valiente.

>> y además yo voy a estar

contigo por si se te ofrece

algo, pero ya sabes que no pasa

nada.

mejor piensa lo que vas

a hacer cuando salgas.

¿te vas a ir al cine?

nico: no, voy a ir a comer

hamburguesas.

>> mm, qué rico.

ahí está, piensa en eso

y el tiempo se pasa volando,

¿sí?

elena: ¿viste?

nico: está bien, ma.

elena: aquí te voy a estar

esperando.

te amo.

[celular]

ernesto: ¿qué pasó, irene?

irene: es que estoy tratando

de localizar a elena,

pero no me contesta

y quiero saber cómo está nico.

ernesto: elena está con él,

por eso no te contesta.

seguramente ya debe de haberlo

pasado a hacer sus estudios.

irene: ¿y tú por qué no estás

con ellos?

ernesto: ah, bueno,

porque la cuestión es dejarlos

solos, ¿sabes?

a nico se le ocurrió hablarle

a pedro, el mecánico, y yo

no estoy como para escuchar

sus conversaciones.

irene: pedro, siempre pedro,

¿por qué lo permitiste?

ernesto: ¿qué querías

que hiciera?

tu hermana no pierde oportunidad

de promover al tipo ese.

irene: es que debería darte

tu lugar.

ernesto: pues, sí, sí,

pero es lo último que le importa

en este momento.

irene: ya sabes que en lo que yo

pueda ayudarte,

no tienes más que pedírmelo.

yo siempre he pensado

que sería un grave error

que elena te dejara.

ernesto: para que veas,

me está cambiando por un--

por el tipo ese.

irene: pedro no te llega

ni a los talones.

ernesto: eso me queda claro,

¿no?

te dejo, ahí viene elena.

irene: dale mis saludos.

ernesto: claro, de tu parte.

¿todo bien con el papá

de tu hijo?

elena: me dijeron que se van

a tardar en los estudios,

así que voy a pedir algo.

>> el dueño del taller

no se encuentra, joven,

igual y no tarda.

pedro: lo espero.

>> ándele.

pedro: gracias.

>> por nada.

¿qué pasó, carnalito?

¿cómo vas?

>> estoy esperando la caja

de dirección que pedí

de la refaccionaria

para montársela,

pero ya lo demás ya está listo.

>> no, allá en la bodega

hay una reconstruida,

hay que montarla.

dijo el patrón que en cuanto

llegara un coche

la utilizáramos.

>> ¿así de plano?

>> sí, al cliente se la cobra

como nueva, así es el business.

>> ah, esa no me la sabía.

[ríe]

pedro: oye, disculpa.

>> sí.

pedro: ya me tengo que ir,

pero te agradezco.

>> ándele.

pedro: gracias.

ernesto: debes estar satisfecha.

lograste que nico y pedro,

el mecánico, sean íntimos, ¿no?

verdad que sí.

elena: no quiero discutir,

mejor hablemos civilizadamente,

¿no?

ernesto: bueno, de acuerdo.

civilizadamente te pregunto,

¿no te parece que estás

exagerando con darle tanta

entrada al mecánico?

o sea, lo haces llegar a casa

como un héroe a salvar a nico.

y ahora lo conviertes en qué,

¿como su ángel de la guarda?

solamente falta que su padre

biológico para rematarme.

elena: a ver, a ver--

ernesto: a ver, a ver, nada.

elena: sabes perfectamente

que jamás haría algo

para lastimar a nico.

parece que no me conoces.

ernesto: no, no, la verdad

es que no te conozco.

últimamente te desconozco.

te has vuelto una descarada.

elena: no empieces

con tus ofensas.

ernesto: ninguna ofensa,

es la verdad

elena: sabes perfectamente

que estamos aquí por nico

y si no fuera por eso

ni un café me tomaba contigo.

ernesto: obvio, ya tienes

el segundo, ¿no?

el repuesto.

[celular]

¿qué pasó, suegro?

horacio: discúlpame

que te interrumpa.

ernesto: no te preocupes.

horacio: el ingeniero rodríguez

me llamó alarmado para decir

que hay problemas

con los documentos de recepción

de la mercancía de aduana.

ernesto: ah, este imbécil.

sí, voy para allá, horacio,

voy para allá.

tengo que irme a la oficina.

elena: qué bueno.

ernesto: te veo en la casa.

elena,

tú y yo no hemos terminado.

elena: para mí sí.

[música]

gabriela: ¿qué quieres?

samuel: entregarte

los presupuestos que me pediste

y regalarte esta flor

para que me perdones.

gabriela: ¿de qué quieres

que te perdone,

de que no quieres ser el hombre

de mi vida?

samuel: no me malinterpretes,

lo que no quiero es perderte.

si tu mamá piensa

que entre nosotros

hay otra cosa

olvídate de nuestra amistad.

gabriela: me importa un bledo

lo que piense mi mamá

y el mundo entero.

samuel: lo mejor es no meternos

en terrenos prohibidos.

me siento muy afortunado

de que seas mi amiga,

cualquier otra cosa la tengo

bloqueada de mi pensamiento.

gabriela: creo que estoy

entendiendo.

soy tan prohibida para ti

que mejor me borraste como mujer

y me metiste al casillero

de mejor amiga.

samuel: pues, algo hay de eso.

así que mejor así la dejamos.

gabriela: es una pena

que por las prohibiciones

que te impones nos vamos

a quedar con las ganas

de que me veas como mujer.

y gracias por la flor.

>> ¿estás listo, nico?

nico: sí.

>> vamos a empezar.

ya sabes que vamos a estar

detrás de ese vidrio

todo el tiempo.

nico: ajá.

>> venga esos cinco.

domingo: [tose]

nelson: ey, ¿cómo vas?

domingo: en una hora queda

listo, pueden avisarle

al cliente.

nelson: ok, le voy a decir

a rosa.

oye, ¿qué tal el juego

del américa?

estuvo bueno, ¿eh?

domingo: jugaron bien, sí, sí.

nelson: yo voy a tu casa

como de costumbre y no estabas.

domingo: ah.

nelson: ¿con quién lo viste?

domingo: con un amigo.

nelson: ¿qué amigo?

domingo: ay, no lo conoces.

tenía mucho tiempo de no verlo.

¿alguna otra cosa?

nelson: no, no.

qué carácter, ¿eh?

solo era una pregunta.

domingo: y esta es una

respuesta.

nelson: vamos a dejarlo aquí,

se ve que no estás de humor.

ernesto: ¿cómo es posible

que no puedan resolver

un asunto de aduanas?

son unos ineptos, caramba.

horacio: a ver, cálmate.

al parecer hubo una auditoría

en aduanas y no encuentran

un documento que tú tienes

en tus archivos.

ernesto: siempre hay formas,

maneras de resolver las cosas

sin tener que molestar a nadie,

caramba.

horacio: a ver, ya bájale

tantito, ¿sí?

yo entiendo tu punto,

pero en este caso se trata

de un documento aclaratorio

que se necesita.

¿le pasó algo a nico?

¿por qué estás de tan mal humor?

ernesto: no, tú hija.

fue tu hijita, sí.

me hizo pasar un mal rato.

mira, como no le bastó meter

a pedrito a la casa ayer,

hoy simplemente se lo pasó

a nico.

ahí, para que lo tranquilizara

antes de entrar a los estudios

y discúlpame, pero no estoy

pintado.

horacio: yo entiendo tu razón,

pero no puedes permitir

que tus asuntos personales

interfieran en tu trabajo.

aunque se trate de mi hija

y de mi nieto.

ernesto: discúlpame, perdón,

yo pensé que por un momento

podías ponerte en mis zapatos,

pero ya veo que me equivoqué.

voy a atender mis obligaciones

laborales.

horacio: ok, sí.

[resuella]

nelson: o sea que domingo

anda portándose mal.

no, no, no, esthercita

no se lo merece.

[llaman a la puerta]

adelante.

agustín: patrón, hay que llamar

al técnico para que venga

a revisar el escáner.

nelson: déjalo ahí y yo

me encargo.

agustín, eh,

cierra la puerta y siéntate.

quiero saber qué piensas, eh--

fíjate que un amigo

tiene un primo y--

y ese--ese primo tiene otro

amigo que--que--

que descubrió que--

que otro amigo le anda

poniendo los cuernos a su mujer.

agustín: perdón, barájemela

más despacio, pues, que ya me

hice bolas con tanto amigo.

nelson: a ver, a ver.

[suspira]

digamos que pablo

se casó con maría, ¿eh?

y--y pablo tiene un amigo

que se llama juan que--

que siempre estuvo enamorado

de maría y ahora, eh,

pablo engaña a maría.

¿tú crees que si pablo y maría

se separan

juan tenga algún chance

con maría?

agustín: [suspira]

pues, eso depende de maría.

al fin y al cabo las mujeres

son las que toman la última

decisión.

pero pues, ay, si maría

nunca le dio entrada, pues,

lo mejor es que juan

ni la mueva, porque de seguro

lo van a mandar a caracas

y con el corazón deshecho.

nelson: ya--ya puedes irte

a trabajar.

y cierra la puerta al salir.

no, no, nelson, nelson,

déjate de pensar en imposibles.

no.

ay, yo pecador, me confieso

ante dios todopoderoso.

esther: hijo.

¿cómo te fue?

pedro: mal, mamá, no encuentro

trabajo.

y se me están cerrando

todas las puertas.

esther: no, no, no.

no digas eso, mi hijito,

algo va a aparecer.

pedro: oye, pero ¿qué crees?

pude hablar con nicolás

antes de que entrara a hacerse

sus estudios.

esther: ay, qué bueno.

¿quiere decir que lo vas

a poder seguir viendo?

pedro: bueno, elena me lo

prometió y lo está cumpliendo.

solo espero que esto pues

no le traiga más problemas

con su marido.

esther: pues, seguro los va

a tener, pero si ella está

decidida a divorciarse

tendrá que saberlos manejar,

hijo.

y cuéntame, ¿cómo se quedó nico?

pedro: espero que más tranquilo,

pero está muy inquieto, mamá,

¿sabes?

y no tanto por lo que le vayan

a hacer, sino por volver

a pasar por lo mismo.

esther: ay, sí, pobrecito

mi chiquito.

pedro: lo bueno es que tiene

a elena a su lado.

mi hijo no pudo haber encontrado

mejor mamá que ella.

esther: la quieres mucho,

¿verdad?

pedro: con toda mi alma.

ella y nico son todo para mí.

esther: ay, hijo,

me encanta oírte decir

lo que sientes por ellos

y yo lo único que le pido

a dios es que este amor

no se vaya a convertir

en una desgracia.

vega: ¿cómo te sientes?

¿tuviste algún problema

con los estudios?

nico: no.

nomás que se tardaron muchísimo.

oye, ma, tengo hambre,

¿podemos ir por la hamburguesa?

vega: vayan, vayan por esa

hamburguesa.

en cuanto tengamos

los resultados

yo les marco, ¿ok?

elena: yo espero su llamado,

doctor, muchísimas gracias.

nico: ¿vamos?

vega: adiós, nico, y disfruta

esa hamburguesa, ¿eh?

[ríe]

elena: gracias, doctor.

nelson: [piensa] una carta.

jimmy: ¿qué pasó, jefe?

¿ya se va?

domingo: sí, ya.

jimmy: bueno, que descanse.

domingo: buenas noches.

gracias.

[celular]

jimmy: ¿qué onda, sebas?

sebas: ¿cómo vas con los dulces?

jimmy: ya mero se acaban.

sebas: métele velocidad.

para este business

hay que moverse.

jimmy: simón, yo te aviso

para que me surtas más

y entregarte tu lana.

órale.

domingo: y para el especialista

para los estudios,

van a ser como unos 4.000 pesos.

[resuella]

esther: ay, mi viejo,

¿ya estabas aquí?

¿y por qué no me dijiste

que habías llegado, eh?

domingo: ¡porque estoy ocupado!

¿qué no ves?

esther: ¿qué haces?

domingo: ¡cuentas!

¿qué no estás viendo?

necesito usar un poco de dinero

de los ahorros.

esther: pues, ¿para qué?

domingo: ¡pues, yo sabré!

es mi dinero ¿y te tengo que dar

cuentas de todo?

esther: mira, en primer lugar

no me grites y en segundo lugar

habíamos quedado que ese dinero

era para nuestros ahorros.

¿en qué lo vas a gastar?

domingo: ¡con un demonio

no te lo voy a decir

y déjame en paz si no quieres

que la agarre contigo!

esther: ¡domingo!

domingo: ¡ya estoy harto!

¿lo entiendes?

¿no se puede estar harto?

pedro: ¡ey, papá, ey!

¿qué te pasa?

¿por qué gritas?

domingo: ¡todos me quieren

controlar!

estoy harto de que me digan

lo que tengo que hacer,

como si de veras les importara.

pedro: ¡obvio nos importas!

oye, ¿qué te pasa?

domingo: ¡me pasa--!

¡me pasa lo que me pasa!

¡deja de entrometerte

tú también!

no tienes ni idea

por lo que estoy pasando.

pedro: pues, dinos para saber.

domingo: ¡si pensaran un poco

más en mí esto sería

muy diferente!

pedro: a ver, papá,

no te entiendo nada.

domingo: ¿tú no lo ves?

no entiendes.

¡nadie me entiende!

[celular]

esther: bueno.

nelson: esther, soy yo.

¿puedes hablar?

esther: sí, nelson, dime.

nelson: tienes razón, eh,

domingo anda muy raro.

todo el día lo estuve observando

y varias veces quise hacer

de plática, pero no hubo modo.

esther: ¿y tú crees que todo

eso tiene algo que ver

con otra mujer?

nelson: ¿qué más quisiera yo

decirte que no?

pero te voy a decir algo.

cuando se estaba cambiando

vi que sacó una carta

de su locker.

esther: [resuella]

una carta.

y pero ¿de quién?

nelson: ah, no, no, no,

no tengo ni idea.

esther: bueno, pero ¿no tienes

modo de averiguarlo?

nelson: voy a hacer el intento,

¿sí?

esther: pues te lo voy

a agradecer mucho, nelson,

porque si descubro que domingo

me está engañando con otra

le pido el divorcio.

gracias por llamar, nelson.

nelson: [suspira]

nico: papá, ya llegamos.

elena: no debe haber llegado,

mi amor.

mejor vete a poner la pijama

mientras llega, ¿va?

nico: ya no quiero.

elena: [ríe]

pero te las comiste todas,

nomás dejaste una.

nico: [ríe]

ernesto: hola.

elena: hola.

ernesto: ¿cómo les fue?

elena: bien,

en cuanto tengan los resultados

el doctor vega me va a llamar.

ernesto: ¿cómo está nico?

¿tranquilo?

elena: sí, fuimos a comer

una hamburguesa después

del hospital.

ernesto: ¿y fueron solos

o invitaste al mecánico?

pedro: ¿cómo estás?

esther: pues, ¿cómo quieres

que esté?

ve nada más cómo me trata

tu papá, es que nunca me había

hablado así.

pedro: yo intenté que me dijera

qué le pasa,

pero no le entiendo.

esther: yo estoy pensando

lo peor.

pedro: ¿que está enfermo?

esther: no, otra cosa.

pedro: ¿qué cosa?

esther: una cosa entre él y yo.

pedro: no les entiendo nada.

mejor me voy a dormir.

buenas noches.

>> ¿les puedo tomar su orden?

rosa: sí, un café, por favor.

>> con gusto.

gina: mira, te voy a enseñar.

ve que cosas más hermosas

le compré, ¿te las enseño?

[celular]

rosa: ¿qué pasó, modesto?

modesto: ¿dónde andas?

rosa: como no quedamos en nada

me vine a tomar un café

con gina.

modesto: estás con el imbécil

ese.

rosa: ya te dije que estoy

con gina.

si quieres puedes venir

a corroborarlo.

estamos en un lugar a dos

cuadras del taller.

modesto: está bueno.

rosa: sí, descansa.

gina: ¿qué onda con tu hermano?

¿así ha sido siempre?

rosa: sí, es muy celoso

y posesivo,

como la mayoría de los hombres

del norte.

gina: no parece tu hermano,

parece otra cosa.

¿por eso terminaste con samuel?

rosa: no.

no, no, no fue eso.

ya teníamos problemas

por gabriela.

gina: ay, rosa, no sé por qué

pienso que me estás ocultando

algo.

rosa: ¿por qué lo dices?

gina: no se me olvida

que el día que me iba a casar

se te salió decir

que estabas muy nerviosa

por el día de tu boda.

estás casada con modesto.

es tu esposo, ¿verdad?

rosa: sí.

sí.

ernesto: ¿sabes qué?

lo que me molesta

es que no te importa nada.

¿cómo no quieres que te diga

que te has vuelto una descarada?

elena: en ningún momento

te he faltado el respeto.

ernesto: ah, ¿no?

no, perdóname, es un insulto

cada vez que aparece ese tipo

en nuestras vidas, por dios.

jamás me imaginé que fueras

una adúltera.

elena: ¡estás loco!

no he hecho nada de lo que tenga

que arrepentirme, ¿me oíste?

ernesto: ¡que no te arrepientas,

no te exime de tus pecados!

¿qué sigue?

¿que yo salga sobrando?

¿que le digas a nico

que no es nuestro hijo,

que es adoptado?

[ruido]

[música]

Cargando Playlist...