null: nullpx
Cargando Video...

Te Doy La Vida Capítulo 28

21 May 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

pedro: no puedo seguir

negando que te amo.

no puedo vivir sin ti.

elena: ¿qué vamos a hacer?

pedro: no lo sé.

pero no te voy a dejar.

elena: pero a ver,

mi situación es muy complicada--

pedro: lo sé, lo sé,

estoy consciente de eso.

lo importante es que sé

que me quieres igual que yo

a ti.

elena: eso no te lo voy a negar,

pero hay que ser realistas,

pedro.

pedro: sí, sí, sí.

yo sé que estás casada, elena.

sé que tienes una familia,

sé que tienes una vida hecha,

pero eso no me impide

que te quiera.

y yo estoy dispuesto a esperarte

el tiempo que sea necesario

hasta que resuelvas

tu situación.

elena: ¿y?

¿qué va a pasar con gina?

pedro: me voy a hacer

responsable del niño.

pero con ella no quiero nada.

lo que quiero

es no separarme nunca más de ti.

elena: y eso es lo que yo

más quisiera, pero...

en este momento lo más

imprudente es que estemos aquí,

afuera, en la puerta de mi casa,

ernesto puede aparecer

en cualquier momento.

pedro: ¿vamos a otro lado?

elena: vamos.

nicolás: papá, quiero vomitar.

papá, quiero vomitar.

ernesto: ¿que qué?

nicolás: quiero vomitar.

ernesto: ven, ven, despacito,

despacito.

pase, papi, pase.

despacito, despacito.

eso, eso.

¿ya te sientes mejor?

nicolás: sí, pa.

ernesto: algo te debe

haber caído mal, amor.

nicolás: me comí unas papas

en el cuarto de mi abuelo.

ernesto: ay, mira.

bueno, ¿quieres agua?

nicolás: sí.

ernesto: ¿sí?

bueno, vamos a comprarla

porque no tengo en el coche.

nicolás: no.

mejor una paleta helada

de limón.

ernesto: ah, bueno, eso quiere

decir que ya te sientes bien,

¿eh?

nicolás: [ríe]

ernesto: venga, mi amor.

vamos.

pedro: me enamoré de ti

desde el primer momento

en que te vi.

elena: ay, ya, no seas

mentiroso, pero si me mandaste

a volar.

no querías saber nada de mí.

pedro: no, eso fue

cuando me enteré a lo que ibas.

me refiero al primer momento,

cuando salí ahí debajo del coche

para atenderte, ¿lo recuerdas?

elena: [ríe]

pedro: me deslumbraste.

elena: ay, qué exagerado eres,

estaba llorando.

pedro: es en serio, elena.

me sigues alumbrando,

estás hermosa.

me encantas.

elena: tú también a mí.

tengo que aceptarlo.

tienes una forma de mirar

que me fascina.

bueno, eh...

dije a ernesto que no me voy

a regresar a houston

y que me quiero divorciar de él.

y si se lo dije, no fue

por nosotros, sino porque ya

no puedo seguir al lado

de un hombre al que dejé

de amar.

pedro: o sea que lo ibas a dejar

independientemente

de lo que sientes por mí.

elena: sí.

pedro: me da gusto.

eso hace que lo nuestro

sea mucho más sólido.

no sabes cómo te admiro.

admiro tu determinación

por la vida.

tu amor por nicolás.

no podría tener mejor madre

que tú, eres increíble.

elena: nico...

¿qué va a pasar con mi niño?

yo quisiera evitar que sufra--

pedro: a ver--

elena: él quiere mucho

a ernesto--

pedro: sí, al principio

va a sufrir.

pero va a terminar aceptándolo.

elena: eso espero.

tenemos que evitar

que se entere de lo nuestro

antes de que yo arregle

mi situación.

pedro: así va a ser.

nico está primero y tenemos

que pensar en él antes

que en nosotros.

elena: y el que me preocupa

es ernesto, tú mejor que nadie

sabes de qué es capaz.

tenemos que ser muy cautelosos.

pedro: así va a ser.

pero...

no estaría de más que busques

la ayuda de un abogado

para hacer las cosas...

pues lo mejor posible.

me entiendes, ¿no?

elena: así lo voy a hacer.

pedro: ¿estás consciente

de que junto a mí

no tendrías, pues,

la misma vida que tienes ahora?

elena: sí.

y no me importa.

no espero de ti más

de lo que eres.

gabriela: ¿y tú dónde vives?

modesto: ah, yo soy

de ciudad mante.

tamaulipas.

todos somos de allá.

mi hermana es la única

que vive aquí en la capital.

¿tú conoces por esos lares?

gabriela: no, no, no,

nunca he ido.

¿cuándo llegaste?

modesto: hoy.

en la mañana.

vine a arreglar unos negocios

que me van a dejar buena lana.

gabriela: bien.

¿a qué te dedicas?

modesto: compro y vendo

maquinaria agrícola.

¿y de qué conoces a rosa?

gabriela: ah, por samuel.

trabajamos juntos

y como son novios,

pues me la presentó.

modesto: ah, ya.

qué calladito se lo tenía

mi hermanita.

no sabíamos que andaba de novia

aquí en la capital.

¿y cuánto tiempo tiene

que andan?

gabriela: no lo sé.

ay, a poco eres de esos hermanos

celosos.

modesto: no, no.

para nada.

pero como mi hermanita

no es de esas que andan

de novia,

pues se me hizo raro.

samuel: ¿por qué no me habías

platicado de tu hermano?

rosa: te conté de mi familia,

pero no hablamos de nadie

en particular.

samuel: ¿y a qué vino

a la ciudad?

rosa: a conocer, nunca había

venido, me cayó de sorpresa.

samuel: ¿y cómo supo

que estábamos aquí en la fiesta?

rosa: me habló de la central.

y le mandé la ubicación

y pues aquí cayó.

samuel: ¿y por qué te pone

tan nerviosa verlo?

rosa: pues porque no le había

contado de ti.

es muy celoso.

ve nada más cómo me mira.

pedro: [ríe]

anoche...

antes de dormirme, pensé

que nunca más me iba...

a volver a atrever a decirte

lo que sentía por ti.

elena: ¿en serio?

¿y qué te hizo decidirte?

pedro: por un pajarito.

[ríe]

elena: ¿cómo un pajarito?

pedro: me arriesgué

aunque me dieras una bofetada.

pero bueno, era mejor eso

que seguir con la incertidumbre.

¿no crees?

elena: yo también deseaba

que te volvieras a atrever.

pedro: ¿por qué no

me lo dijiste?

elena: porque soy una mujer

casada.

y con familia, toda una vida

hecha.

[celular]

ay, mi papá.

¿papá?

horacio: hija,

quiero que te enteres por mí.

acabo de pelearme con ernesto.

me acaba de decir que pedro

y tú son amantes.

por ningún motivo le voy

a permitir que te ofenda.

elena: gracias por avisarme,

te llamo luego.

pedro: ¿y?

¿me quieres contar?

elena: ernesto le fue a decir

a mi papá que tú y yo

somos amantes.

¿te imaginas que ese comentario

lo escuche nico?

pedro: bueno, mira,

debemos de estar muy cautelosos.

elena: no sé cuándo

nos volveremos a ver.

pero ten por seguro

que voy a estar pensando en ti.

modesto: ¿y esta música qué?

alla de donde somos,

lo que rifa es la banda.

le voy a decir a este compadre

que le cambie a la música.

rosa: no, no, no, ¿cómo crees?

es lo que se acostumbra aquí.

modesto: no, pues están

fregados, ¿eh?

ándale, hermanita,

para que vean lo que es bailar.

gabriela: ¿qué onda

con tu cuñado?

es un naco, y además presumido.

me dijo que había venido

a méxico a hacer unos negocios

que le iban a dejar

mucho dinero.

samuel: a mí rosa no me dijo

eso.

según ella, vino a conocer

la capital porque nunca

había estado aquí.

rosa: tienes que irte.

la policía te anda buscando

por lo que le hiciste a samuel.

modesto: ay, no, mi reina.

no te preocupes,

si en todo este tiempo

no me han agarrado,

no lo van a hacer.

¿eh?

yo vine a quedarme un buen rato.

tengo unos buenos negocios.

aparte quiero estar

con mi mujer.

te lo dije la vez pasada,

que te deshicieras

de ese mocoso, ¿eh?

y ahí sigues.

rosa: pensé que no ibas

a regresar.

modesto: te equivocaste.

me perteneces.

y la última vez que te lo digo,

si no quieres que me quiebre

a ese imbécil, mándalo a volar.

va a ser una pena quedarme

sin cuñado, ¿eh?

ándale.

nicolás: ¡hola, mami!

elena: hola, mi amor.

¿cómo les fue?

nicolás: bien.

fuimos al parque y luego

a la casa nueva de mi abuelo.

elena: ay, guau.

qué bueno.

nicolás: me voy a mi cuarto.

elena: perfecto, pero primero,

¿quieres cenar?

nicolás: no, no tengo hambre.

me comí una paleta.

elena: mm, bueno.

ponte la pijama y ahorita

te alcanzo.

ernesto: te amo.

¿saliste?

elena: no.

ernesto: ¿en serio?

no te imagino toda la tarde

metida aquí en la casa.

elena: pues sí.

hay mucho que acomodar

después de estar un mes fuera.

ernesto: o sea, insistes

en no volver conmigo a houston.

elena: ajá.

no tengo nada que ir a hacer

allá.

aquí está todo lo que necesito,

ernesto.

¿quieres que te prepare

algo de cenar?

ernesto: no, gracias.

también se me fue el hambre.

[música]

[música]

pedro: oye, ma, ¿cómo ves

si mañana que hay partido

compro más carnitas

para que comamos y nos juntemos

y todo?

esther: sí, me parece muy bien.

pero vamos a ver el partido

nada más tú y yo.

porque tu papá no lo va a ver

aquí y samuel tampoco.

pedro: ¿dónde lo va a ver?

esther: tu papá

que con un amigo.

yo no pensé que tú tuvieras

ánimo para ver el fútbol, hijo.

¿a qué se debe que andes

tan contento?

¿eh?

pedro: ay, cosas...

cosas de la vida, mamá,

nada más.

esther: no.

tanta alegría tiene que ser

por algo.

pedro: no.

a ver, ¿para qué averiguas?

con que sepas que estoy

más que contento es suficiente,

¿no crees?

esther: bueno, hijo.

ay, en cambio, mira nomás

la cara que trae tu hermano.

pues, ¿no que ibas a ir

de fiesta?

samuel: pues sí, estábamos

muy a gusto hasta que llegó

el hermano de rosa.

y se la llevó.

tampoco la voy a ver mañana

porque el hermanito quiere

conocer xochimilco.

esther: ¿y tú por qué no vas

con ellos?

samuel: pues porque el tipo

es un pesado y dejó claro

que quiere ir solo con ella.

esther: bueno, es que a lo mejor

tienen que hablar cosas

en privado, hijo.

pedro: oye, ¿y el partido

de mañana qué, samuel?

¿no lo ves aquí con nosotros

o...?

samuel: sí, sí.

pedro: ya quita esa cara.

no es para tanto.

samuel: es que el tipo me cayó

como patada de mula.

no me dejó ni hablar.

pedro: no lo tomes a mal.

así son los del norte,

son francos, directos.

pero no son malas personas,

de verdad.

samuel: pues, ¿quién sabe?

algo me vibró mal.

esther: bueno, a mí

la que sigue sin latirme

nada bien es rosa.

domingo: a ti no hay mujer

que te convenza para tus hijos,

¿verdad?

esther: pues no.

yo quiero lo mejor para ellos.

y las dos que han traído

a esta casa no me gustan nada.

pedro: oye, pa.

¿qué no vas a ver aquí

el partido mañana?

domingo: no, no, quedé de verlo

con un amigo.

pedro: pues qué lástima,

voy a comprar carnitas, ¿eh?

¿por qué no te lo traes?

invítalo.

domingo: no, no, ya quedé

con él, sí.

ahí me guardan, ¿no?

pedro: seguro.

elena: el ratoncito le dijo

a su amigo: "pajarito, pajarito,

tú que vuelas tan alto,

ayúdame a encontrar quesito,

que por estos lares

ya se acabó".

nicolás: [ríe]

elena: y el pajarito le dijo:

"conozco a mi amiga la vaca,

que hace lechita--".

ernesto: no hay nada.

[alerta de texto]

pedro: estoy tan feliz

que temo que sea un sueño

y no me quiero despertar.

dime por favor que es real,

que me amas.

que vamos a estar juntos

para toda la vida.

modesto: ¿y esa carita?

aquí nos vamos a quedar

todo el día.

rosa: será obligada.

porque por mi gusto,

me iría ahorita mismo.

modesto: ay, míralo nada más.

qué alzadita me saliste.

rosa: me estás lastimando.

modesto: así te voy a enseñar

a no salirte de acá, mi amor.

[celular]

ándale.

contéstale a ese imbécil.

¿sabes algo?

me gusta oir cuando mientes,

hermanita.

ándale.

rosa: ¿bueno?

samuel: mi amor, dile

a tu hermano que si no quieren

venir a ver el partido

del américa a mi casa.

rosa: no, no creo, a él

no le gusta el fútbol.

y me acaba de hablar

que viene por mí para ir

a xochimilco.

samuel: es medio especial, ¿no?

anoche pensé que me iba

a decir que los acompañara

y nada.

rosa: es buena gente.

sí, sí,

nos hablamos.

¿qué es lo que pretendes?

modesto: ¿cómo qué pretendo?

divertirme.

de ese imbécil

nos vamos a deshacer

cuando y como yo quiera.

ahora sí, ¿qué?

sí sabes cuáles son

mis gustos, ¿no?

elena: es real.

y sí, te amo.

pero por favor no me envíes

mensajes, tenemos que ser

muy cuidadosos.

[ríe]

ernesto: ay, hola.

¿y esa risa?

elena: una tontería.

ernesto: me da gusto que estés

de buen humor, porque te quiero

invitar a comer.

tú y yo solitos.

elena: ¿y nicolás?

ernesto: quiere ver el fútbol.

le podemos pedir a tu papá

que lo vea con él.

elena: está bien, le voy

a llamar a mi papá.

esther: ¿qué buscas?

domingo: mi loción.

esther: ay, ¿y tú de cuándo acá

te pones loción para ir a ver

el fútbol, eh?

domingo: porque lo veo aquí.

¿qué tiene de malo

que me quiera perfumar, eh?

nos vemos.

[celular]

¿bueno?

ah, sí, sí, sí.

ok, mándame la ubicación,

ya voy saliendo, ¿eh?

pedro: ¿sí te vas a ir

con tu amigo, pa?

¿no ves aquí el partido?

domingo: no le puedo cancelar,

sería una grosería.

arriba las águilas.

pedro: qué fea playera.

te vamos a ganar.

esther: ¿viste--viste a tu papá

qué contento iba?

pedro: sí, y todo perfumado.

ernesto: te traje

a este restaurant, amor,

porque...

en este lugar fue el primer día

que te dije que te amaba,

¿te acuerdas?

me declaré.

además nos encantó la comida.

elena: sí, gracias.

qué rico, y...

gracias también por pensar

en lo que me gusta.

ernesto: pues no te oculto nada,

la verdad es que lo hago

con toda intención

porque quiero halagarte.

quiero...

darte lo mejor y realmente--

mesero: buen día,

¿desean ordenar algo?

ernesto: ah, gracias.

ya, ya sabemos lo que queremos.

la señora quiere

unas enchiladas suizas.

para mí un--un molito plano.

mesero: perfecto, ¿de tomar?

elena: una limonada mineral.

ernesto: sí, limonada

para mí también,

una limonada.

mesero: perfecto, enseguida

se las traigo.

ernesto: gracias.

bueno, terminando de comer

me gustaría llevarte al mirador

de la torre mayor.

tiene una vista hermosa

de toda la ciudad.

hermosa.

elena: bueno, ¿y eso por qué?

ernesto: es que me gustaría...

que con esa inmensidad...

esta vista tan inmensa

de la ciudad que tendríamos,

pues, pueda yo convencerte

de que es...

la misma inmensidad

con la que yo siento amor

por ti.

no te quiero perder, elena.

voy a luchar por ti.

[televisión]

esther: hola--

nelson: ¡buenas, buenas, buenas!

ya mero empieza el partido, ¿no?

le dije a mi hija: "vámonos

con los garrido", siempre vemos

con ellos los partidos

del américa, ¿eh?

[música]

horacio: bienvenido, estás

en el lugar correcto, ¿eh?

esta es la dirección

que te envié.

domingo: no entiendo.

horacio: ¡mi niño!

mira, ven.

nicolás: hola.

me dijo mi abuelo que ibas

a venir a ver el partido.

horacio: él es mi nieto nicolás.

ya le hablé de ti.

domingo: hola, mucho gusto,

nicolás.

nicolás: yo también tengo

mi camiseta.

los tres le vamos al américa.

domingo: como debe ser.

horacio: véngase, vamos.

córrale, ándale, vámonos, vente,

pasa, pasa, pasa.

¿todo bien?

ernesto: ¿qué piensas

de lo que te dije?

elena: ¿de lo de la torre mayor?

ernesto: no, o sea--

de que voy a luchar por ti.

elena: lo único que te puedo

decir, ernesto, es que quiero

tener una vida en paz.

ernesto: yo también quiero eso.

una vida en paz juntos.

elena: no me malinterpretes,

ernesto.

quiero que estemos en paz,

pero...

nosotros no tenemos

ninguna posibilidad de ser

felices juntos.

mira, nos hemos dado

la posibilidad de--de recomponer

las cosas una y otra vez.

y no lo hemos logrado.

yo creo que...

nuestro tiempo se acabó.

ernesto: no, no, no puedes decir

eso cuando sabes que yo

no he dejado de adorarte.

de amarte.

elena: yo también te amaba.

y puse todo de mi parte

para salvar nuestra relación,

pero...

no sé, por eso acepté

que nos fuéramos a houston.

pero no funcionó.

ernesto: no, no hables por mí,

por favor.

porque yo puedo seguir

esforzándome por rectificar

todo lo que tú dices

que he hecho mal--bueno,

no lo que tú dices,

sino lo que realmente he hecho

mal, ¿no?

o sea, sí.

elena: ernesto, ya no creo

en ti.

ernesto: yo te he dicho

una y mil veces que todo

lo que he hecho

es porque los amo más

que a mi vida.

elena: es que yo no creo

en esa manera de amar.

me parece más egoísmo que amor.

ernesto: de acuerdo,

si te refieres a lo que le hice

a pedro, debes entender--

elena: no, no, no, lo de pedro

no tiene nada que ver.

me propuse olvidarlo y entender

por qué lo habías hecho.

ernesto: por celos, por celos.

elena: pero me refiero

a lo que le hiciste a nicolás.

tengo miedo que le causes

un daño irreparable.

ernesto: fue lo que--

por dios, por dios,

yo jamás le haría daño

a mi hijo.

a nuestro hijo, jamás, jamás.

elena: ya no estoy tan segura.

nelson: ¿cómo que domingo

se fue a ver el partido

con un amigo?

si siempre lo vemos juntos.

esther: pues sí, pero no sé.

algo se trae, ¿eh?

que a mí no termina de gustarme.

nelson: ¿por qué lo dices?

esther: vieras qué contento

se fue.

bueno, hasta se bañó en loción.

nelson: ¿qué estás pensando?

¿que domingo te va...?

¿te puede hacer una trastada?

no.

sería incapaz.

esther: pues sí, ¿verdad?

ay, tienes razón, me estoy

imaginando puras tonterías.

samuel: nelson, ¿cómo estás?

no sabía que ibas a venir.

nelson: siempre vengo a ver

el partido con tu padre,

pero ahora resulta que no está.

samuel: pues con eso de que ya

tiene tiempo de que no venías...

nelson: sí, sí.

seguramente fue por eso, ¿eh?

gina: ¿te molestó que viniéramos

a ver el partido con ustedes?

pedro: no me lo esperaba,

nada más.

gina: bueno, quise venir

para que te dieras cuenta

de cuántas cosas lindas podemos

vivir en familia.

no me gustaría que este bebé

que viene en camino

se las perdiera.

pedro: no tiene

por qué perdérselas,

cuando nazca yo pienso compartir

con él todo lo que yo pueda.

gina: pues sí, pero sin mí.

y lo que más desean los niños

es que sus papás estén juntos,

felices.

pedro: sí, felices,

tú lo has dicho, gina.

pero ese no sería nuestro caso.

gina: ¿por qué no?

yo sé que te puedo hacer

el hombre más feliz

de la tierra, sería la mejor

esposa del mundo.

pedro, nadie te va a amar

como yo te amo a ti.

pedro: ya, ya, por favor.

samuel: hola, gina, ¿cómo estás?

no te había saludado.

gina: samuel, ¿cómo estás?

samuel: no sabía que venían

a ver el partido.

gina: sí, a mi papá

se le ocurrió la idea.

y ahora que nuestros papás

se reconciliaron,

pues todo va a ser como antes.

domingo: ay, gracias, gracias.

horacio: mi hija me pidió

de último momento que viniera

a cuidar a nico.

por eso el cambio de planes.

domingo: no, no, entiendo,

no te preocupes, sí.

nicolás: ¿tú has ido al azteca?

domingo: sí, sí, algunas veces

con mis hijos, sí.

nicolás: ¿y trabajas

con mi abuelo?

domingo: no, no, no, yo soy

mecánico.

nicolás: yo tengo un amigo

que también es mecánico.

se llama pedro.

y hace tuning.

domingo: mira, qué casualidad.

nicolás: una vez me invitó

a su taller, está padrísimo.

domingo: ah.

nicolás: yo también quiero ser

mecánico como él.

domingo: ah.

horacio: los coches son

su máximo.

enséñale tus dibujos, ándale.

nicolás: ah, voy por ellos.

domingo: sí, sí, sí, nico, sí.

elena: ¿podemos pedir la cuenta,

por favor?

ernesto: sí.

¿estás consciente del dolor

que le vas a causar a nico?

cuando--cuando se entere

que nos vamos a divorciar.

elena: mira, no dudo que va

a ser un golpe fuerte

para nicolás.

pero si se lo explico bien,

lo va a terminar entendiendo

igual que entendió

lo de sus abuelos.

ernesto: bueno, mañana

me regreso a houston.

supongo que vas a hablar

con nicolás y aprovecharás

también para hablar

con tu familia, ¿no?

elena: no.

no, eso lo vamos a hacer juntos.

ernesto: ¿juntos tú y yo?

elena: sí.

ernesto: ok.

hagamos las cosas como quieras.

todavía tenemos un poco

de tiempo.

¿vamos a la torre mayor?

elena: ernesto, por favor,

prefiero que me acompañes

al súper, ¿sí?

[música]

[música]

nicolás: estos dos

me los regaló pedro.

son los que más me gustan.

horacio: nico.

ya va a empezar el juego,

¿dónde está tu banderín

que te compré?

nicolás: en mi cuarto,

voy por él.

horacio: no te incomoda

mi nieto, ¿verdad?

domingo: no, no, para nada,

no.

al contrario, estoy...

impresionado de lo bien

que se ve después

de la enfermedad que tuvo, ¿no?

horacio: sí, va muy bien.

está dando la batalla, ¿eh?

ay, es otro niño

gracias al trasplante de médula

que le hicieron.

ey, nico no sabe que es

adoptado.

ni idea tiene que ese mecánico

al que tanto quiere es

su padre biológico, por favor,

por eso le pudo donar la médula.

domingo: ah.

horacio: no dejo de agradecerle

a la vida que lo hayamos

encontrado.

¿por qué estás tan emocionado?

domingo: perdón, es que...

es una historia muy conmovedora.

nicolás: aquí está.

horacio: justo a tiempo.

ya va a empezar el partido.

ahora sí, ¿listo?

¿vas a querer?

nelson: ¡gol!

pedro: los defensas

lo dejan solo.

todos: [festejan]

domingo: qué buena jugada

hicieron, la fueron tejiendo

desde la media cancha.

qué buen pase, ¿no?

nicolás: sí, muy buen pase,

muy buen--

domingo: excelente jugada, sí.

horacio: mira, mira, mira

el pase.

ahí estuvo la clave.

nicolás: ahí, ahí estuvo

el gol.

gina: yo pensé que no íbamos

a volver a esta casa

y mire, aquí estamos.

¿y usted y yo cuándo vamos

a hacer las paces?

esther: mientras sigas

con dobles intenciones, nunca.

gina: no entiendo por qué dice

eso, esther.

esther: porque eres

una manipuladora.

yo no creo que la idea

de venir a ver el fútbol

con nosotros haya sido

de nelson.

lo que tú quieres es aprovechar

cualquier pretexto para estar

pegada a pedro.

gina: bueno, pero ¿qué tiene

de malo?

si voy a ser la madre

de su hijo, señora.

esther: él ya te dijo

que se va a hacer cargo

del niño, pero eso a ti

no te incluye.

gina: que conste que yo tenía

la mejor voluntad.

pero si usted sigue

en las mismas,

es una pena que mi hijo

no vaya a disfrutar a su abuela.

ay, aquí no te quieren,

mi vida, bebé.

esther: ahora vas a usar

a tu hijo para chantajear.

gina: piense lo que usted

quiera, lo único que le digo

es que va a ser de esas abuelas

que nunca va a disfrutar

de sus nietos.

fíjese, a nicolás ni lo conoce.

y con esa actitud,

prefiero que mi hijo ni sepa

que existe.

esther: a mí no me amenaces,

¿eh?

porque yo no voy a caer

en tu juego, gina.

gina: no es ningún juego.

ya está advertida.

samuel: pásala, pásala, pásala.

gina: papá, ¿ya nos vamos?

nelson: ¿qué?

estamos muy a gusto.

gina: es que no me siento bien.

nelson: ¿qué--qué te pasa?

gina: estoy cansada,

tengo náuseas y francamente

necesito aire.

nelson: vámonos.

gina: adiós, samuel.

me dio gusto saludarte.

samuel: igualmente.

esther: menos mal

que ya se fueron, no aguanto

a gina, es tan obvia.

a leguas se nota cuáles son

sus intenciones.

pedro: conmigo se topó

con pared.

tranquila.

vamos a ver el partido,

vente, ma.

horacio: qué partidazo.

domingo: sí, sí, sí.

horacio: el próximo nos vamos

al azteca, ¿eh?

¿va?

nicolás: sale, y que venga

tu amigo con nosotros.

horacio: por supuesto que sí.

nicolás: di que sí, di que sí.

domingo: gracias, gracias.

sí, pero ya me tengo que ir.

nicolás: no te vayas.

vamos al parque a jugar

con el balón.

¿te late?

domingo: pues sí, pero--

pero ahora no puedo.

nicolás: ni modo.

horacio: ven, vamos.

domingo: muchas gracias

por todo.

horacio: no, ¿qué agradeces?

ándale, despídete.

domingo: adiós, nico.

me dio mucho gusto conocerte,

¿eh?

[ríe]

horacio: vamos, te acompaño.

ahí vengo.

nicolás: sí.

pedro: a ver, ¿qué le pasa

a gina?

o sea, ¿cómo se le ocurre venir

aquí con el pretexto de ver

el partido?

bueno, y nelson que entiendo

que quiere apoyarla,

pero se pasan.

samuel: a mí también

me sorprendió verlos aquí.

pedro: lo peor gina haciéndose

la buena onda, por favor.

es más falsa que una moneda

de tres pesos.

samuel: nunca te había escuchado

hablar así de ella.

pedro: pues porque no tienes

idea de lo que es capaz

de hacer para conseguir

lo que quiere.

o sea, lo único que va a lograr

con esa actitud es

que la deteste y es

lo que menos quiero.

finalmente va a tener un hijo

mío.

gina: no sé ni para qué vinimos,

de verdad.

pedro ni caso me hizo

y esther...

mira, si la traía atravesada,

ahora la traigo mucho más.

nelson: ¿por qué?

gina: yo bien mona,

lo único que quería era hacer

las paces con ella, y me dijo

una de cosas tan horrorosas,

papá.

pero yo nomás te digo una cosa.

si pedro no se casa conmigo,

no pienso permitirle que vea

a mi hijo.

nelson: cálmate, cálmate.

cuando te alteras, dices

tantas barbaridades.

gina: pero yo no estoy alterada,

lo que estoy es enfurecida.

y tú no me ayudas en nada.

nelson: no, no, no, un momento.

párale al tren, no la agarres

conmigo, no.

gina: no, a ver.

me dijiste que le ibas a pedir

a pedro que regresara al taller.

y ahorita no dijiste nada.

nelson: a ver, perdóname,

pero yo nunca dije eso.

al contrario, te dije bien

claro que no puedo forzar

a pedro ni a que se case

contigo ni a que regrese

al taller si él no quiere.

yo no puedo obligarlo y punto.

gina: si tú no me apoyas,

entonces, ¿quién, papito?

estoy sola.

sola en el mundo.

nelson: gina, siempre te voy

a apoyar, hija, pero si son

tonterías, no.

domingo: [tose]

>> ¿qué tiene, se siente mal?

déjeme lo ayudo.

aquí cerca

hay una farmacia con doctor.

venga.

nicolás: eso.

horacio: uy, qué bien.

elena: hola, hola.

nicolás: ma, mira

lo que estamos haciendo.

elena: ay, esa torre se ve

muy alta.

ernesto: ¿qué tal estuvo

el partido?

nicolás: buenísimo, ganó

el américa.

ernesto: ¡guau!

bueno, ahora el que te quiere

disfrutar soy yo.

mañana me regreso a houston,

mi amor.

nicolás: no quiero que te vayas.

dile que se quede, abuelo.

horacio: no, la decisión

no depende de mí.

tu papá fue el que se quiso ir.

nicolás: no te vayas, pa.

ernesto: tengo que hacerlo,

mi amor, dejé cosas pendientes.

y debo cumplirlas.

nicolás: yo no me quiero ir.

ernesto: ya sé que no te quieres

ir, mamá tampoco.

pues ni modo, me iré solito.

elena: bueno, yo sé de alguien

que va a querer una paleta

helada deliciosa.

nicolás: ¡sí, yo, yo, yo!

elena: bueno, guardo las cosas

y te traigo una, ¿va?

horacio: te ayudo, te ayudo.

elena: gracias, pa.

ernesto: ¿quién metió el gol?

horacio: ahí está.

pongo todo aquí, ¿verdad?

elena: sí, sí, sí.

horacio: ya está.

oye, hija.

ey, ey, ey, hazme caso tantito.

¿qué está pasando

entre ernesto y tú?

ayer me salió con el disparate

de que pedro y tú son amantes.

y ahorita los veo muy tensos.

elena: mira.

las cosas entre nosotros ya...

ya no dan para más.

hemos hecho miles de intentos,

pero algo...

algo se rompió definitivamente.

y ya no lo amo.

[música]

horacio: si el amor ya no

existe, no hay nada

que pueda sostener a la pareja.

elena: así es.

horacio: veme a los ojos.

¿pedro tiene algo que ver

en esto?

elena: no.

mi decisión de divorciarme

es independiente.

entre pedro y yo no ha pasado

nada de lo que tenga

que arrepentirme, papá.

y no va a pasar

hasta que resuelva mi situación.

horacio: me alegro.

porque, bueno, yo no soy

el mejor ejemplo, pero mira,

antes de empezar una relación

cierra círculos.

termina bien una cosa

para que puedas iniciar

otra sanamente, ¿sí?

nicolás: ¡mamá, mi paleta!

elena: voy, mi amor.

¿dónde están esas, eh?

horacio: acá están, toma.

elena: ¿y la mía?

horacio: ¿cómo tuya?

no, eran dos, una es mía.

[suspira]

doctor: a ver, dígame qué es

lo que le pasa.

domingo: fui a ver el partido

a casa de un amigo.

seguramente comí algo

que me cayó mal.

con un antiácido me voy

a sentir mejor.

doctor: ¿anteriormente

le había sucedido eventos

como este?

domingo: sí, sí.

doctor: ¿qué síntomas ha tenido?

domingo: me falta el aire,

me sofoco.

doctor: ¿ha experimentado

cambios de humor?

domingo: la verdad sí, sí,

me pongo de mal humor

sin motivo, ¿no?

doctor: ¿sed?

domingo: ya que lo dice, sí.

me da mucha sed.

doctor: ¿aumento de apetito?

domingo: nomás vea la panza

que me cargo.

doctor: ¿frecuencia para orinar?

domingo: sí, doctor.

por las noches voy dos o tres

veces al baño.

doctor: ¿cambios de visión,

ve borroso?

como lucecitas.

domingo: sí, hoy me sucedió

dos veces.

doctor: es muy probable

que tenga la glucosa muy alta.

domingo: ¿y eso qué significa?

doctor: probablemente

hiperglucemia.

más comúnmente llamada diabetes.

permítame, voy a tomarle

la presión.

perla: ¿y a dónde fuiste anoche

con samuel?

gabriela: a una tocada

cerca de su casa.

perla: ¿y qué tal?

gabriela: más o menos.

me tuve que aguantar

a la pesada de rosa

y a su hermano, que es peor

de antipático que ella.

perla: a ver, es que solo a ti

se te ocurre salir con ellos.

pareces masoquista.

gabriela: no es eso.

samuel es mi amigo y...

perla: mejor di:

"estoy enamorada

y lo que me diga mi amorcito,

lo hago".

gabriela: ay, ya.

es que traigo una espinita

atravesada, algo me late

muy mal entre rosa y su hermano.

perla: ¿y eso?

gabriela: cuando llegué, los vi

muy abrazaditos.

claro que había muchísima gente

y todo, pero podría jurar

que se estaban besando, ¿eh?

perla: ay, ¿cómo crees?

ya bájale.

a ver, tú con las ganas

que tienes de que samuel corte

con ella, eres capaz de inventar

hasta que anda con su hermano.

gabriela: de verdad que no.

[celular]

es samuel, lo invocaste.

¿bueno?

samuel: ¿qué haces?

gabriela: estoy con perla, ¿por?

samuel: quería ver

si se te antoja ir al cine.

es que rosa anda con su hermano.

gabriela: sí, sí, vamos,

me late.

ahí nos vemos.

me voy al cine con samuel.

perla: hazte de lugar

tantito aunque sea.

gabriela: ¿para qué?

no voy a perder la oportunidad.

chaucito.

doctor: tiene 312 de glucosa,

cuando el rango normal

es de menos 140.

es necesario que se haga

un análisis de sangre.

porque es probable que sufra

de diabetes.

modesto: ándale, mira.

¿ya viste quiénes están ahí?

ándale, tu noviecito salió

vivo el hombre.

rosa: vámonos.

modesto: no, no, hasta crees,

vamos a hacérsela de tos.

ándale.

mira nada más qué casualidad,

¿eh?

samuel: ¿rosa?

modesto: los agarramos

con las manos en la masa.

¿qué traes con la morrita esta?

samuel: gabriela es solo

mi amiga.

modesto: pues para ser solo

tu amiga, como que se ven

muy seguido, ¿no?

anoche en la fiesta y ahora

en el cine.

ya se me hace que te están

poniendo el cuerno, hermanita.

gabriela: óyeme, ¿qué te pasa?

¿por quién me tomas, eh?

modesto: uy, no,

si hasta la morra ya se enojó.

diles algo.

te están viendo la cara.

ándale.

rosa: mejor vámonos.

modesto: no, no, no,

esto no se va a quedar así.

¿quieres que le parta la cara?

de una vez mándalo al diablo.

rosa: mejor hasta aquí llegamos.

samuel: no puedes hacer caso

de las estupideces que está

diciendo tu hermano.

rosa: no, no, no son

estupideces, estoy harta

de que andes con gabriela

para todos lados.

hasta aquí llegamos,

vámonos, modesto.

modesto: estás advertido.

no vuelvas a buscarla.

samuel: ¿qué le pasa a rosa?

me cortó.

gabriela: samuel, yo...

samuel: no, no, tú no tienes

la culpa de nada.

me volvió a cortar igualito

que la vez pasada.

pedro: ¿qué pasó, papá?

me dijo mi mamá que no

te sientes bien.

domingo: algo me debe haber

caído mal.

pedro: ¿te llevo al doctor?

domingo: no, no, no.

con uno de los remedios

de tu madre tengo.

pedro: papá...

domingo: ey, no insistas.

lo que me preocupa es que quedé

con nelson de sacar un trabajo

que se le complicó

a los muchachos.

¿me harías favor

de reemplazarme?

pedro: claro, por supuesto.

domingo: gracias, hijo.

nicolás: ¿cuándo vas a regresar,

papá?

ernesto: no sé, mi amor.

pero te aseguro, campeón,

que va a ser lo más pronto

posible.

sufro cada vez que me separo

de ustedes.

te portas bien, ¿ok?

nicolás: sí, pa.

ernesto: ¿me das un beso?

eso.

hasta pronto.

[teléfono]

los amo.

trinidad: señora,

le habla el doctor vega.

elena: ay, gracias, trini.

buenos días, doctor.

vega: necesito que hablemos.

¿puede venir a mi consultorio,

por favor?

elena: sí, claro.

voy para allá.

nicolás: ¿qué te dijo?

¿otra vez me van a sacar sangre?

elena: no.

solo quiere hablar conmigo.

pero ¿qué te parece

que le llamamos a gabriela

para que se venga a quedar

contigo?

nicolás: ¡sí!

elena: vamos.

jimmy: ándale,

te estoy diciendo.

¡pedro!

pedro: ¿qué onda?

benito: ¿qué pasó, pedrito,

cómo has estado?

pedro: bien.

¿ustedes qué tal?

¿cómo va todo?

benito: pues bien, a todo dar,

qué gusto verte, mano.

nelson: buen día, pedro.

¿qué te trae por aquí?

pedro: amaneció mal del estómago

mi papá.

me pidió que lo supliera.

nelson: ¿qué le pasó?

pedro: algo le cayó mal.

voy a cambiarme.

nelson: adelante, adelante.

jimmy: nos vemos.

benito: vente, vamos a darle.

elena: ¿qué pasa, doctor?

¿de qué quiere que hablemos?

vega: tengo el resultado

de los últimos análisis

que se hizo nicolás.

y encontré un parámetro

que no me gusta nada.

[música]

[música]

Cargando Playlist...