null: nullpx

Te Doy La Vida Capítulo 27

20 May 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

[música]

elena: eres un hombre

capaz de engañar

y de usar a la gente

y eso no me gustas.

ernesto: pues, sí,

sí, soy capaz de eso

por mi familia, por mi mujer

sí soy capaz de eso.

lo hice para no tener

obstáculos, para revivir

nuestra relación, elena,

por dios,

ya lo habíamos logrado.

vámonos a houston.

volvamos a houston,

ahí estamos muy bien, mi amor.

elena: no, no, no, no.

no voy a regresar

y no solo eso, ernesto,

estoy pensando seriamente

que nos divorciemos.

ernesto: ¿qué dices?

elena: que cada vez se vuelve

más difícil que volvamos

a ser los mismos de antes.

no veo el caso que sigamos

juntos, ernesto.

ernesto: yo no voy a separarme

de ti nunca.

no me puedes dejar.

mi amor, tú no sabes

de lo que soy capaz

para no perderte.

jamás me vas a abandonar.

jamás.

nico: papá.

ernesto: hijo,

ven, papi.

nico: ¿cuándo llegaste?

ernesto: ay, mi chiquito

hermoso.

vengo llegando, papi.

por eso no fui a saludarte.

nico: ¿y por qué te viniste?

ernesto: bueno, porque--

porque no puedo estar lejos

de ustedes,

porque no puedo estar lejos

de ti,

porque los amo.

nunca nos vamos a separar,

te lo prometo, mi amor.

gina: si no vas a casarte

conmigo no voy a permitir

que estés cerca de--

pedro: gina, sé razonable.

gina: estoy siendo razonable,

no me interesa tu lástima.

pedro: a ver, no es lástima,

es mi hijo.

gina: no, esto que llevo dentro

es mío, nada más.

pedro: no digas tonterías.

ey, ey, ¿podemos hablar,

por favor?

gina: es todo o nada.

pedro: no voy a casarme contigo.

gina: pues, entonces te quedas

sin hijo.

ya te dije, es todo o nada.

>> ¿qué estamos haciendo aquí?

horacio: voy a sacar mis cosas.

>> horacio, por favor.

horacio: no me discutas,

porque lo voy a hacer

y necesito que tú me ayudes.

>> no, no, no, eso sí que no.

conmigo no cuentes

para tus tonterías.

horacio: pero no es ninguna

tontería.

>> ¡para mí sí!

horacio: ¿cómo puedes ser

tan fría?

son--son los recuerdos

de toda mi vida.

a ver, si tu ex fuera

el que estuviera vendiendo

todas las cosas

no pensarías igual.

>> me importaría un cacahuate

quedarme sin mis cosas

si lo que tengo

es lo verdaderamente importante.

horacio: ¿adónde vas?

¿vas a acompañar--?

¿qué pasó? ¿qué haces?

>> ya, me voy a la casa.

ya te dije, yo no voy a ser

cómplice de tus tonterías.

horacio: no, mónica.

¡no, mónica--mónica, espérate!

¡mónica!

¡món--món--mónica!

¡ey!

[resuella]

ernesto: "ella le pidió

que le prestara sus alas

para ver si así podía conocer

otros horizontes"--

nico: papá.

ernesto: ¿qué pasó?

nico: yo no quiero regresarme

a houston.

ernesto: ¿por qué no?

¿no te gusta?

nico: sí, está bonito,

pero me gusta más aquí.

ernesto: bueno, hijo,

pues, ya veremos

porque mi trabajo está allá,

no está aquí

y yo no me quiero separar

de ustedes.

¿tú te quieres separar de mí?

nico: no.

ernesto: yo tampoco, mi amor.

jamás nos vamos a separar,

jamás.

yo no lo voy a permitir.

¿te sigo leyendo?

nico: sí.

ernesto: [resuella]

horacio: [tose]

¿qué pasa?

¿cambió la combinación?

¿qué hago?

¡tengo que entrar!

[resuella]

[sirenas]

>> ¡deténgase! ¡manos arriba!

horacio: oficial, es un--

esta es mi casa.

es un error.

>> no me salga con cuentos.

recibimos una llamada

andrea de villaseñor

reportando el intento de robo.

horacio: ah, claro, yo soy

horacio villaseñor,

es mi esposa.

¡andrea! ¡andrea!

¡andrea!

va a ver que ahorita

ella le aclara todo.

¡andrea!

permítame.

andrea: ay, qué gritos,

qué escándalo.

¿qué estás haciendo aquí?

horacio: dile al señor oficial

que yo no soy ningún ladrón.

andrea: ¿y qué pretendías?

¿entrar?

ay, pero ¿qué te pasa?

tú no tienes ningún derecho.

nos estamos divorciando.

ay, ¿qué quieres?

¿que ponga una orden

de restricción?

horacio: andrea, por favor.

andrea: ¿andrea qué?

ganas no me faltan de que te

lleven detenido por allanamiento

de morada.

bueno, ¿qué? ¿tú no tienes

vergüenza?

>> ¿nos lo llevamos?

horacio: ¿qué?

¿ah, sí?

andrea: ay, pues--

pues, no.

¿para qué tener más problemas

con mi ex marido?

mejor llevar la fiesta en paz,

¿no cree, oficial?

>> bueno, si es así,

nos pasamos a retirar.

andrea: gracias, buenas noches.

muy amables.

horacio: gracias, oficial.

¿y se puede saber por qué

cambiaste la combinación?

andrea: porque esta ya no es

tu casa.

horacio: oye, andrea--

andrea--andrea--

¡andre--andrea!

[resuella]

gina: te lo dije,

no debí haber ido a hablar

con pedro.

nelson: ¿qué te dijo?

gina: que se hace cargo

de su hijo, pero que no se va

a casar conmigo.

¡me dijiste que iba a responder,

papá!

¡se tiene que casar conmigo!

nelson: si pudiera llevarlo

a rastras a la iglesia

lo haría, pero nadie puede

obligarlo.

gina: tú me pediste que hablara

con él, yo no lo quería ver,

así que a ver ahora

cómo le haces, papito.

nelson: me estás pidiendo

algo imposible.

además va a responder

por el niño.

gina: yo no necesito de él

para sacar un hijo adelante.

que se olvide que va a tener

un hijo.

¡maldita sea la hora

en la que te hice caso!

nelson: ¡gina, gina!

esther: ¿cómo te fue?

pedro: ah, mal.

le dije que me voy a hacer cargo

de mi hijo, pero que no me voy

a casar con ella.

domingo: en eso no habíamos

quedado.

pedro: no, nunca quedé en nada,

papá.

dije que voy a responder,

en ningún momento hablamos

de volver con gina

y menos de casarme con ella.

domingo: ¿qué pretendes?

¿ser papá de fin de semana

o qué?

pedro: por supuesto que no,

me voy a hacer cargo,

eso dije, ¿no?

pero eso no incluye a la mamá.

domingo: ¿te has puesto a pensar

que gina está en todo su derecho

de negarse a aceptar tu ayuda?

pedro: sí, sí, y me lo dijo,

y no solo eso.

me dijo que era todo o nada,

pero no estoy dispuesto

a permitir que me chantajee.

domingo: [suspira]

samuel: no sabía nada

del embarazo de gina.

rosa: yo tampoco.

me enteré porque pedro

se lo dijo a agustín.

samuel: cómo debe de estar

pedro.

si el que elena esté de regreso

lo tiene inquieto,

imagínate esto.

rosa: ¿elena está aquí?

yo creí que no iba a regresar.

samuel: pues, regresó.

ayer pedro se la encontró

en el aeropuerto

y hoy quedó de verse con ella.

rosa: ¿y para qué se va a ver

con ella?

samuel: para hablar de nicolás,

es su hijo.

pero dejemos de hablar

de los otros.

cuéntame tú cómo estás.

rosa: preocupada.

desde que ya no están pedro

y tu papá en el taller

ha bajado mucho la clientela.

si las cosas siguen así

voy a tener que buscar

otro trabajo.

samuel: por algo pasan

las cosas.

si tienes que cambiar de trabajo

seguro vas a encontrar

algo mejor.

pedro: ¿te ayudo?

esther: no, gracias, hijo,

ya casi termino.

¿quieres algo?

pedro: no, solo vengo por agua.

aunque de buena gana

me tomaría un tequila.

tengo tanto coraje.

parece como si la vida

estuviera jugando conmigo.

primero me aparece un niño

de seis años del que no tenía

ni la menor idea de que existía.

y ahora voy a tener otro

con una mujer a la que no amo.

es increíble, ¿no?

yo solo quería formar

una familia como la de ustedes,

mamá,

pero parece que cada vez

estoy más alejado de tenerla.

esther: y yo qué más quisiera

que así fuera, hijo,

pero si no se puede, pues,

¿qué se le va a hacer?

lo único que importa es que tú

estés bien.

pedro: no, no lo estoy

y no sé cómo estar.

voy a ser padre de dos hijos

a los que solamente podré ver

de vez en cuando.

si gina me la cumple

y no me deja ver a mi hijo--

esther: no pienses en eso

ahorita.

gina está enojada porque no le

salieron las cosas como ella

quería y quién sabe

qué puede pasar de aquí

a que nazca el bebé.

dale tiempo al tiempo, mi amor.

pedro: sí, tienes razón.

esther: ánimo, no te me

apachurres, por favor, ¿eh?

pedro: sí.

ernesto: ¿qué haces?

elena: me voy a dormir al otro

cuarto.

ernesto: ay, mi amor,

vamos a hablar.

elena: ¿de qué, ernesto?

ya hemos hablado lo que teníamos

que hablar muchísimas veces.

me prometiste que ibas a cambiar

y vuelves a caer en lo mismo

de antes.

ernesto: no, a ver,

te equivocas.

yo te dije que iba a cambiar

y lo hice.

si te refieres a lo del e-mail

que mandé en tu nombre,

bueno, eso fue antes.

eso no me lo puedes reprochar

ahora.

elena: ¿y por qué

no me lo dijiste tú?

¿por qué me tuve que enterar

por pedro?

ernesto: otra vez.

elena: cuántas cosas has hecho

a mis espaldas, ernesto,

por favor.

ernesto: perdón, perdón,

tú me has ocultado muchas cosas,

la diferencia entre

mis ocultaciones y las tuyas

es porque lo que yo he hecho

es por conservar nuestro amor,

nuestra familia.

elena: ay, ¿cómo va a ser eso

amor? ¿cómo lo llamas amor

si lo haces en base a mentiras,

en base a engaños?

ni siquiera te importó

hacerle daño a nico

para salirte con la tuya

y eso sí no te lo voy a perdonar

nunca, ernesto.

ernesto: si nos separamos

nuestro hijo va a sufrir más,

¿ya pensaste en eso?

elena: peor sería que lo

condenáramos a vivir con unos

papás que no se quieren.

ernesto: pero tú y yo nos

amamos, nos amamos, por dios.

elena: ernesto, ernesto,

le dije a pedro que puede seguir

viendo a nico,

así que te ruego, por favor,

no hagas nada para impedirlo,

¿sí?

ernesto: [balbucea]

¿de qué se trata esto?

¿de fastidiarme?

o sea, ¿quieres fastidiarme?

elena: no, no, ernesto, no.

ernesto: ¿entonces?

elena: se trata de que nuestro

hijo esté bien.

ernesto: ¿y después qué sigue?

¿que tú también estés bien

y que te le entregues

al mecanicucho este

y después le pongas a mi hijo

en sus manos, eh?

elena: no voy a caer en tu juego

de ofensas.

con permiso.

pedro: señora elena,

necesito decirle algo.

gina está embarazada de un hijo

mío, pero eso no quiere decir

que--

ay, ¿para qué le escribo

si no somos nada?

[suspira]

[resuella]

[suspira]

señora elena, tal vez

no le interese saberlo,

pero yo quiero que sepa por mí

que gina está embarazada--

soy un idiota.

tengo que olvidarla.

eso es lo que tengo que hacer,

olvidarla.

[celular]

rosa: hola.

¿cuándo pensabas decirme

que estás embarazada?

gina: ¿cómo te enteraste?

rosa: por agustín que se puso

como loco con todo

lo que le dijiste.

gina: ¿y qué querías que

hiciera?

el muy idiota se atreve

a preguntarme si el hijo

es suyo.

rosa: ¿y no podría ser?

gina: pero por supuesto

que no y si me vas a seguir

con lo mismo,

mejor aquí la dejamos.

rosa: cálmate.

es lógico que lo piense.

no puedes negar lo que pasó

entre ustedes.

gina: pues, como si no hubiera

pasado, porque este bebé

ya tiene tiempo gestándose, ¿eh?

y eso lo dice el ultrasonido,

no yo.

rosa: bueno, y siendo así.

gina: y más vale que te olvides

del asunto y no lo vuelvas

a mencionar.

si pedro se llega a enterar

por una indiscreción

no te lo voy a perdonar jamás.

rosa: está bien.

¿y para qué me llamaste?

gina: para pedirte

que me ayudes.

pedro me dijo que se va a hacer

responsable del niño,

pero no se quiere casar conmigo.

rosa: era de esperarse.

no porque estés embarazada

va a empezar a quererte,

si ya te dijo que no te ama.

gina: no sé qué hacer

para presionarlo.

está tan seguro que no se va

a casar.

ni siquiera lo dudó tantito

cuando me lo dijo.

rosa: debe ser por elena,

ya regresó.

gina: ¿elena está aquí?

rosa: sí y pedro y ella

ya se vieron.

gina: ahí está, por eso

me desprecia el muy--

maldita vieja,

otra vez se va a meter

entre nosotros.

rosa: ¿cuál nosotros

si pedro y tú ya no tienen nada?

gina: no, no, perdóname,

sí, sí tenemos, tenemos un hijo.

bueno, ¿me vas a ayudar sí o no?

rosa: bueno, pues, si me dices

cómo con mucho gusto,

porque pedro ya no trabaja

en el taller, ni es mi amigo

y ni me escucha.

gina: contigo no se puede, rosa,

de hecho no sé ni para qué

te llamé.

nico: papá.

ernesto: ¿mm?

nico: ¿por qué no le dices

al abuelo que ya no te mande

a houston?

ernesto: si tenemos que vivir

en houston es porque la empresa

lo necesita.

nico: ¿y por qué no mandan

a otro?

yo no quiero ir.

ernesto: yo tampoco.

amo méxico.

¿sabes qué?

voy a hablar con tu abuelo

a ver qué se puede hacer.

yo solamente quiero

que estemos contentos los tres,

no importa donde sea.

nico: ya acabé.

¿me puedo ir a mi cuarto?

elena: claro, mi amor.

ernesto: efectivamente

voy a hablar con tu papá,

pero no para lo que nico

me está pidiendo,

voy a hablar con él

sobre tus intenciones

de divorciarte.

elena: pues, ese no es un asunto

de mi papá y pierdes tu tiempo

en pedir su apoyo.

ernesto: mm,

eso, mi amor, ya lo veremos.

elena: exacto, ya veremos.

ernesto: mm, te amo.

[música]

horacio: oiga, ese--ese es mi

traje, espérese.

>> no, estoy es mío--

horacio: ¡no, no, eso es mío!

>> no, no, no.

horacio: ¡no se lo puede llevar,

son mío! ¿qué le pasa?

>> no se los voy a dar.

horacio: ¡espérese, esa lámpara

es mía!

es mi lámpara.

>> no, no, a ver, yo pagué

300 pesos por ella.

horacio: ¿cómo 300 pesos

si cuesta una fortuna?

>> pues, gracias, ya es mía.

horacio: ¡vaya, vaya!

¡váyase antes que se la quite!

>> sí es una antigüedad,

no como las cosas que venden

ahora, ¿eh?

>> sí, se ve, pero está caro.

¿cuál sería el último precio?

horacio: ¡ey, ey, ey!

¡no se atreva a tocar

mi globo terráqueo!

nada de esto está en venta.

¡fuera de aquí!

andrea: nadie sale de aquí.

el que es va es este señor

que está loco.

horacio: ¡ningún loco,

la que está loca es esta mujer

y no tiene derecho a vender

mis cosas!

andrea: claro que lo tengo,

no son tuyas.

desde el momento que te fuiste

de esta casa dejaron de serlo.

además yo hago lo que quiero

con ellas, así que te me vas

si no quieres que le llame

a la policía.

>> me llevo la pluma.

horacio: pero ¿cómo 300 pesos?

esta pluma cuesta como 15.000

pesos.

andrea: ¡oye, no seas grosero,

no puedes hacer eso!

tenga su pluma, señora.

horacio: ¡no, no, no!

te doy el doble,

te doy el doble.

ah, bueno, lo siento, señora.

está bien.

>> señora, 200 por el caballo.

horacio: ¡no, no, no!

el caballo--

¡toma, aquí está, toma!

¡no, no, no, te doy el doble

por el caballo!

¡es más, te doy el doble

por todo!

¡váyase todo el mundo!

¡deja mi quijote ahí donde

estaba!

andrea: a ver, a ver, me van

a dar el doble.

horacio: deja el quijote

donde estaba.

para afuera, para afuera,

para afuera.

¡a ver! ¿cuánto va a salirme

todo?

andrea: ay, qué pena, de veras.

horacio: ¿qué pena de qué?

¡son mis cosas!

andrea: pero no grites.

no grites.

horacio: ¡bueno, ya!

[resuella]

nelson: esperemos que la semana

que entra mejore la chamba.

si sacaron poco en comisión

es por la falta de trabajo,

pero su semana está completa.

>> oye, dile que vimos al jefe.

>> ¿qué?

>> sí.

>> ¿neta?

>> dile.

>> patrón.

nelson: ¿qué pasó?

>> eh--

nelson: no me vayas a salir

con que vas a tirar la toalla.

llevas muchos años conmigo, ¿eh?

>> sí, no.

nelson: ah.

>> no, ¿cómo cree?

pues, es otra cosa.

nelson: ¿qué pasó?

>> lo que pasa es que, este,

¿cómo le digo?

este--

[ríe]

nelson: ¿este qué?

>> eh--eh, es que--

domingo: buenas tardes.

nelson: domingo, qué milagro.

domingo: vengo a hablar contigo.

nelson: pásale, vamos

a la oficina.

>> ¡jefe!

¿y a qué habrá venido, eh?

¿será a quedarse?

>> sería lo mejor que nos podría

pasar, mano.

>> no, pues, sí.

>> pues, no creo, ¿eh?

porque de ser así

nos lo habría dicho

en la mañana.

>> no, eso sí.

>> es que nos lo encontramos.

nelson: tú dirás para qué soy

bueno.

domingo: mira, nelson, yo--

te quería decir que--

bueno--

¿todavía está en pie tu oferta?

nelson: ¿ya te cansate

de hacer trabajos a domicilio?

domingo: no es eso.

la verdad de las cosas

es que los extraño.

estos días he tratado

de hacerme tonto,

pero no he podido.

los echo mucho de menos.

nelson: y me alegro mucho

de que hayas reconsiderado.

sin ti y sin pedro

el nelson turbina se estaba

yendo a pique.

domingo: pues, aquí estoy

dispuesto a dar pelea.

¿me aceptas otra vez?

nelson: ¡la pregunta sobra,

caramba!

¡un abrazo, eh! ¡vamos, hombre!

ambos: [ríen]

domingo: gracias.

nelson: vamos a darle la noticia

a los muchacho.

domingo: ah, sí, vamos, vamos.

nelson: cuidado con la puerta.

domingo: sí.

>> andy, estás poniendo

el precio que traía,

pero él dijo que te va a pagar

el doble.

andrea: ay, qué tonta.

horacio: ni cómo contradecirte.

andrea: cállate y ve preparando

la chequera o cómo me vas

a pagar, ¿eh?

horacio: te voy a hacer

una transferencia y no tengo

tu tiempo, ya dime cuánto es.

andrea: ay, bueno, espérame.

tengo que volver a empezar

porque me ponen nerviosa,

me distraes.

horacio: el total, velo,

multiplícalo por dos,

¿o no sabes multiplicar?

andrea: deja de insultarme.

si me sigues ofendiendo

no te vendo nada.

horacio: ¡haz la cuenta

como se te pegue tu regalada

gana, pero hazla ya! ¡ya!

andrea: bueno, está bien,

pero ¿sabes?

voy a empezar desde el principio

porque ya--ya me confundí, ya.

a ver, amiga, ¿me traes los

precios de los de atrás?

>> sí.

andrea: por favor, sí.

de esos de allá.

>> esto va para largo

y la verdad no sé para cuándo

pueda solucionar el problema.

está más complicado

de lo que creía.

paco: no se preocupe, patrón,

nosotros aguantamos bara.

>> gracias, paco,

pero esto no pinta nada bien.

sé que había quedado

con ustedes en pagarles

mientras estuviera cerrado

el taller,

pero ante los hechos

lo mejor es que busquen

por otro lado.

aquí está lo de su semana.

ojalá y logren acomodarse

lo antes posible

y créanme que cuando se abra

el taller todos son bienvenidos.

elena: otra vez tú.

¿qué haces aquí?

gina: vengo a pedirte

que dejes de meterte entre pedro

y yo, porque ahora hay un hijo

de por medio, estoy embarazada.

tal vez tú no lo puedas

entender porque no sabes

lo que es concebir un hijo,

pero este niño necesita

a su papá junto a él

y si pedro no se aparta de ti

eso nunca va a ser así.

elena: no entiendo por qué

me vienes a decir todo esto.

gina: pedro está confundido

y otra vez es por tu culpa.

si quieres que te ruegue,

que te suplique, pero por favor,

desaparece de su vida.

si no quieres hacerlo por mí,

hazlo por esta criatura inocente

que tiene derecho a estar

con su papá, por favor.

por favor.

[música]

[música]

horacio: ¿vas a estar ahí

paradota?

mejor ayúdame, envuelve esto.

andrea: no, hombre, por supuesto

que no, ni que fuera tu mozo.

estoy aquí para vigilar

que no te lleves nada

que no hayas pagado.

horacio: hablas como si alguna

vez hubieras puesto un mísero

peso.

andrea: ¿aguantarte todos estos

años no cuenta?

horacio: yo soy el que debería

haberte cobrado por todos

estos años de estarte

aguantando.

andrea: ¡oye, no, no, no, no!

¡ese no! ¡no me lo has pagado!

horacio: ¿cómo no?

te di todo lo que me pediste

por todo.

andrea: sí, pero ese

no lo apunté.

horacio: no es problema mío

que no te fijes.

¿sabes qué? mira.

voy por el carro

porque si te sigo viendo

esa cara soy capaz de--

andrea: ¿qué? ¿qué?

horacio: de--de--de--

andrea: ¿capaz de qué?

horacio: [grita]

¡ay, dios mío!

>> ahora sí, patrón, con el jefe

aquí va a haber orden de nuevo,

va a ver.

nelson: [ríe]

>> y esperemos que más trabajo,

¿eh?

nomás es cosa de que se enteren

los clientes que ya regresó

y el taller lleno.

todos: [hablan a la vez]

domingo: ¿tú qué te traes?

parece que ni te da gusto

mi regreso.

agustín: no, no es eso,

¿cómo cree?

domingo: te conozco y tú

no eres así.

¿te puedo ayudar en algo?

agustín: no, no, gracias.

lo que me pasa--

[suspira]

ay, no tiene solución.

qué bien que ha regresado,

este taller no era lo mismo

sin usted.

domingo: [ríe]

ya párale que me la voy a creer.

agustín: pues, créasela,

créasela, porque usted

no solo sabe de mecánica,

usted sí es un verdadero jefe.

domingo: [ríe]

agustín: salud por su regreso.

domingo: salud.

agustín: ¡salud por domingo!

todos: ¡salud, salud!

gina: ¡ernesto!

ernesto: ¿qué haces aquí?

gina: vine a hablar con tu mujer

para decirle que estoy

embarazada de pedro.

qué bueno que te veo

para que lo sepas tú también.

aprovéchalo para que evites

que ande de arrastrada

y se olvide de él.

ernesto: no te permito

que insultes a mi esposa.

gina: no te hagas el tonto,

tú y yo sabemos cómo están

las cosas, ¿no?

pedro y tu mujer se siguen

viendo así es que más vale

que nos pongamos de acuerdo

para que ya no sigan con eso.

ernesto: no, perdóname,

yo no necesito ponerme

de acuerdo contigo en nada.

gina: nunca digas de esa agua

no he de beber.

ernesto: quiero que te vayas,

por favor, y te pido

no te vuelvas a aparecer

por aquí.

gina: si me necesitas

ya sabes cómo encontrarme.

nos vemos.

[celular]

ernesto: sí, hijo.

ya, ya estoy llegando, mi amor,

ya estoy llegando.

nelson: ¿recuerdas cuando

inauguramos el taller?

domingo: ¿cómo no me voy

a acordar?

trajiste hasta una marimba.

[ríe]

oye, ¿cómo se llamaba

el primer mecánico?

ese que contrataste

para que me echara la mano.

nelson: a ver,

eusebio.

domingo: ¡eusebio!

nelson: [ríe]

nosotros tres parados ahí

en la puerta a ver quién llegaba

como primer cliente,

¿te acuerdas?

domingo: y por ahí del mediodía

llegó el primero.

una camioneta toda destartalada.

nelson: qué buena memoria,

yo no me acordaba de eso.

domingo: [ríe]

poco a poco fuimos creciendo.

y aquí estamos,

después de 38 años,

juntos.

nelson: por otros 38 años.

domingo: ¡sí!

[celular]

espera, espérame un momento.

bueno.

esther: viejo, ¿a qué horas

vas a venir a comer, eh?

domingo: no me tardo.

estoy aquí con nelson,

ya regresé a trabajar con él.

nico: le va ganando el rojo,

pero le gana el azul.

ernesto: hola, hijo.

nico: ¡hola, pa!

ernesto: venga para acá, usted.

nico: ¿podemos ir a algún lado?

ernesto: sí, ¿qué quieres hacer?

nico: quiero ir al parque

y a comer hamburguesas.

ernesto: me parece buena idea.

¿y tu mami?

nico: no sé.

ernesto: la busco, le aviso

que llegué y le digo que vaya

con nosotros, ¿te parece?

recoge la pista, ¿va?

nico: sí.

otra carrerita y ya.

ernesto: nico quiere que vayamos

al parque y a comer

hamburguesas.

elena: ve con él, yo no quiero

ir, gracias.

ernesto: ¿por qué?

digo, ¿tienes otros planes?

elena: no, simplemente no tengo

ganas, gracias.

ernesto: ¿te pasa algo?

elena: ¿tú qué crees?

ernesto: seguro va a verse

con el muerto de hambre ese.

ahora sí voy a saber donde estás

siempre.

horacio: ¡mónica!

¡mónica!

¡ay, estos perros!

¡mónica! ¿dónde estás?

[celular]

bueno.

mónica, ¿dónde andas?

pues, necesito que vengas

a ayudarme.

ya traje todas mis cosas.

bueno, necesito acomodarlas.

mónica: ¿cómo le hiciste?

horacio: pues, no me quedó

de otra más que comprárselas.

mónica: ¿cómo? ¿le compraste

tus propias cosas?

horacio: era eso o perderlas.

¿ya vienes?

mónica: no, voy camino a taxco.

horacio: ¿qué?

mónica: voy a visitar

a mi hermana.

regreso mañana en la noche.

horacio: pero--pero ¿cómo te vas

así sin avisarme?

mónica: estoy cansada

de tanto pleito con tu ex mujer

y yo no quiero ser parte de eso.

te encargo que le des de comer

a los perros y los saques

a pasear.

horacio: [suspira]

o sea, aparte de los perros--

[música]

[música]

pedro: ya llegué, ma.

esther: ¿qué tal, hijo?

¿qué tienes, eh?

pedro: traigo la suerte

volteada.

no sabe hasta cuándo don anselmo

pueda arreglar el problema

que tiene.

nos pagó la semana,

pero nos comentó que buscáramos

en otra parte,

que eso va para largo.

esther: ay, no me digas,

y tan agusto que estabas allí,

hijo.

pedro: lo sé, pero qué le vamos

a hacer.

esther: en cambio tu papá

me acaba de decir que regresó

a trabajar con nelson.

pedro: ¿y eso?

esther: no lo sé, me lo dijo

por teléfono,

pero si lo hizo es porque ahí

está contento, ¿no?

independientemente de todo,

nelson y él son amigos.

pedro: sí--

domingo: [carraspea]

hola.

esther: justo estábamos hablando

de ti, viejo.

domingo: [ríe]

esther: le estaba contando

a pedro que regresaste

a trabajar con nelson.

domingo: sí, sí, sí.

lo pensé mucho y para qué

andar con falsos orgullos.

ya me cansé de andar

como judío errante haciendo

servicios a domicilio.

prefiero volver a mi trabajo

de años.

pedro: pues, sí.

domingo: además, parece

que desde que tú y yo nos fuimos

no se le paraban ni las moscas.

[ríe]

y a ti, ¿cómo te fue, hijo?

pedro: ay, mal, papá,

la bronca que trae don anselmo

va para largo.

así que tengo que empezar

a buscar trabajo de nuevo.

domingo: podrías volver

con nelson.

no creo que tenga inconveniente,

sino todo lo contrario.

pedro: no, no, si regreso ahí

con--con nelson no voy a poder

quitarme a gina de encima.

esther: tienes toda la razón.

pedro: ya encontraré trabajo,

es cosa de paciencia

y de buscarle.

ahorita vengo,

voy por el periódico.

domingo: ve, está bien, hijo.

no tardes.

esther: ¿te sirvo de una vez?

domingo: sí, por favor,

tengo hambre.

elena: te la pasas increíble,

mi amor.

nico: pero ¿por qué no vienes

con nosotros?

elena: todavía tengo mucho

que acomodar aquí en la casa,

prefiero quedarme.

aquí te voy a estar esperando

cuando regreses.

nico: es que yo quería

que fuéramos los tres.

ernesto: a ver, mi amor,

no presiones a mami, ¿sí?

mira, mejor que ella termine

de hacer sus cosas

para que la siguiente vez

pues nos pueda acompañar

sin ningún pendiente.

nico: bueno.

elena: pásatela muy bien.

te quiero.

nico: te quiero.

ernesto: a ver.

vente.

[celular]

elena: irene.

irene: ¿no quieres salir

a comer?

elena: no, no tengo ganas.

ernesto llegó ayer y para variar

discutimos.

no, no voy a regresar a houston

con él.

irene: ¿y por qué tomaste

esa decisión?

elena: porque no lo voy

a poder perdonar nunca.

¿para qué me voy a houston

con él?

no tiene caso.

me quiero divorciar.

irene: pues, si tú crees

que eso es lo mejor

yo te apoyo.

¿pedro tiene algo que ver?

elena: entre pedro y yo

no hay nada.

[suspira]

y no sabes, otra vez vino gina,

la novia, ahora a decirme

que está embarazada,

hazme el favor.

irene: ¿quieres que vaya para

allá y platicamos?

elena: la verdad quiero estar

sola.

irene: está bien.

cualquier cosa me llamas.

elena: gracias.

gabriela: samuel, ¿qué haces

aquí en sábado?

samuel: se me quedó la tablet

y vine por ella, ¿y tú?

gabriela: no quiero estar

en mi casa.

la vibra es horrenda,

mi mamá no hace más que hablar

pestes de mi papá.

samuel: ¿y te vas a pasar

todo el día aquí?

gabriela: no quisiera,

pero perla se fue con sus papás

de fin de semana y no localizo

a nadie para hacer plan.

samuel: yo voy a ir con rosa

a una tocada, si se te antoja,

bienvenida.

gabriela: ¿no crees que rosa

se moleste?

samuel: no tiene por qué,

va a haber mucha gente,

es de paga.

gabriela: no sé.

samuel: se ponen buena,

hay buena música, anímate.

gabriela: mándame la ubicación

a mi celular y lo voy a pensar.

samuel: órale.

ahora mismo la envío.

domingo: oye, vieja,

mañana juega el américa

y quiero invitar a los muchachos

del taller a verlo aquí.

esther: ¿a todos?

domingo: no son tantos.

seremos como--

como ocho.

¿no habrá modo de que me

prepares unos sopecitos,

quesadillas de chicharrón

prensado y un guacamolito

para botanear?

esther: ¿qué sopesito,

ni qué chicharrón prensado

ni que ojo de hache?

si quieres botana te voy

a picar jícama y pepino

con chile piquín y limón.

y antes di que te fue bien, ¿eh?

ya llevas buen tiempo de ir

a correr y no has bajado nada

de peso, viejo,

así que desde mañana

empiezas de nuevo la dieta.

domingo: ay, no me hagas eso

y menos el día que juegan

mis águilas.

esther: pues, aunque jueguen

los zopilotes.

tienes que cuidarte.

mira nomás qué panza traes,

viejito.

ni siquiera te haz hecho

los exámenes que te mandó

a hacer lolita.

domingo: ah, lolita, lolita,

¿ella qué va a saber?

[celular]

buenas.

sí, permítame un momento.

¿cómo ha estado?

horacio: bien, ¿y tú?

domingo: pues, aquí pasándola.

horacio: mañana juega

el américa,

¿tienes con quién verlo?

domingo: pensaba verlo

con los muchachos del taller,

¿por qué?

horacio: te hablo para invitarte

a que lo veamos juntos.

hay una cantina coyoacán

con unas botanas buenísimas.

domingo: oye, oye, pues,

no se oye nada mal,

porque aquí mi mujer insiste

en darme brócoli y lechuga,

y así ¿quién puede disfrutar

de un partido?

¿a qué hora nos vemos?

horacio: ¿te parece bien

a la una y media?

domingo: perfecto.

horacio: te mando la dirección

en un mensaje, ¿va?

domingo: va.

esther: ¿con quién hablabas?

domingo: con eriberto,

un amigo que no veo

desde hace tiempo.

esther: ah, ¿y por qué tan

misterioso?

y además me andas acusando

de que yo--

domingo: ¿cuál acusarte?

ah, por cierto, olvídate

de lo que te dije.

me voy a ir a ver el partido

con él.

esther: ah, pues, ¿no que ibas

a invitar a los del taller

a verlo aquí en la casa?

domingo: pues, sí,

pero ya cambié de opinión,

me late más el plan con él.

permiso.

[música]

úsica]

nico: papá, no das una,

así no tiene chiste.

ernesto: después lo--

[celular]

espera, un segundo.

bueno.

horacio: hasta que te localizo.

te ando buscando desde ayer.

ernesto: ah, horacio, ¿qué tal?

no, aquí estoy, en méxico.

horacio: ¿estás aquí?

¿cuándo llegaste?

ernesto: ayer en la noche.

bueno, no importa.

qué bueno que me hablas.

quiero platicar contigo.

horacio: bueno, nos podemos

ver en mi departamento.

ernesto: mira, estoy con nico.

horacio: tráetelo, te mando

la dirección, ¿sí?

ernesto: ah, bueno.

mira, si gustas comemos algo

y después vamos para allá.

vale, adiós.

gracias.

bien, vamos al coche,

vamos a casa de tu abuelo.

nico: ¡ey, sí!

ernesto: a ver, nicolás,

te dije vamos al coche

y vamos a casa de tu abuelo,

mi amor, no seas tramposo.

nico: te metí gol.

ernesto: no seas tramposo,

no seas tramposo.

nico: no soy tramposo.

ernesto: venga.

pedro: ¿qué pasó, paco?

¿para qué soy bueno?

paco: estoy afuera de osvaldo

reina y tiene dos vacantes.

¿te interesa?

pedro: por supuesto que sí.

¿puedo ir de una vez?

paco: pues, no, es sábado

y ya cerraron,

pero el lunes te das una vuelta

a primera hora.

pedro: a ver, dame la dirección.

paco: te la mando por mensaje.

pedro: órale, va.

te agradezco, ¿eh?

muchas gracias.

nico: ¿aquí vives?

horacio: sí.

esta también es tu casa.

nico: ¿y por qué está todo

desordenado?

horacio: bueno, pues, porque

acabo de traerme todas las cosas

y aún no las he ordenado.

nico: ¿puedo ver la tele?

horacio: sí, claro que sí.

sube a mi cuarto, ándale.

córrele.

nico: gracias.

horacio: ¿cómo estás?

ernesto: bien, gracias.

qué bueno que me llamaste,

estaba yo a punto de hacerlo,

¿sabes?

necesito que hablemos

sobre mi esposa.

horacio: ¿qué pasa con mi hija?

ernesto: pues, estamos mal.

he hecho algunas cosas

que a ella le han molestado

mucho, pero bueno, si lo hice

fue por salvar mi matrimonio.

¿sabes?

porque desde que apareció el

mecánico, pues, simplemente

no puedo estar en paz.

horacio: pues, gracias a él

nicolás está bien.

¿por qué te hace sentir

tan inseguro que no seas tú

el padre biológico?

ernesto: es que--

no solamente es eso.

horacio: sí.

ernesto: [balbucea]

estoy seguro que ese tipo

y elena tienen algo que ver.

[música]

>> ¿qué onda?

¿traes dulces o qué?

>> simón, ando bien surtido.

te veo en el baño, órale.

samuel: ey, ¿qué onda?

¿qué pasó, mi benito, mi jimmy?

¿dándole o qué?

benito: no hay de otra, mano.

¿qué les voy a servir?

samuel: dos cervezas,

una para rosa y otra para mí.

benito: jimmy, pásame dos

cervezas.

rosa: la mía con limón y sal.

benito: órale.

excelente.

horacio: no te permito

que vengas a difamar a mi hija.

pedro y ella no son más

que conocidos.

ernesto: y por eso busca

la menor oportunidad

de verse con el tipo.

mira, horacio, eso del

agradecimiento es puro cuento.

horacio: que lo vea,

que le agradezca, incluso

que se lleve bien con él

no la hace infiel.

ernesto: eso pensaba yo, ¿sabes?

horacio: no te permito

que vuelvas a hablar mal

de mi hija.

lo único que me queda claro

es que estás paranoico

y así no vas a salvar

tu matrimonio.

ernesto: yo le he pedido

mil veces que ya no lo vuelva

a ver y ¿qué es lo que hace

llegando a méxico?

o sea, verse con él

en el aeropuerto, por dios.

horacio: no fue más que una

casualidad.

ernesto: que casualidad tan--

tan conveniente, ¿no?

yo--yo sé que tienen algo que

ver.

horacio: ¡si no tienes pruebas

te exijo que no vuelvas

a hablar mal de ella!

con tus celos absurdos

lo único que estás haciendo

es separarla más de ti.

ya la tienes bastante, bastante

desilusionada.

ernesto: si yo te demuestro

que tiene algo más

con el mecánico, ¿aprobarías--?

horacio: mira, ernesto,

elena es mi hija,

es obvio que siempre voy a estar

de su parte.

ernesto: claro.

¿qué puedo esperar de ti

si no te importó dejar

tu matrimonio por mónica?

horacio: no te permito

que vengas a insultar aquí

a mi mujer ni a mi hija.

en este momento te largas

de mi casa.

ernesto: bien.

nicolás.

nico: ¿qué pasa, pa?

ernesto: ya nos vamos, mi amor.

horacio: ven acá, mi niño.

nico: adiós, abuelo.

horacio: adiós, mi amor.

te amo.

nico: yo también.

horacio: córrele, anda.

ernesto: vamos, papi, vente.

rosa: voy al baño,

ahorita regreso.

samuel: sí.

>> oye, samuel, no te había

visto.

¿con quién vienes?

samuel: con mi novia.

>> ah.

samuel: sí, ¿y ustedes qué onda?

¿hace cuánto llegaron?

>> hace un rato.

samuel: ¿sí?

modesto: hola, mi reina.

rosa: modesto, ¿qué haces aquí?

modesto: buscándote, mi alma.

rosa: me quedé esperándote,

pensé que no ibas a regresar.

modesto: no, pues, hubo cambio

de planes, pero ya estoy aquí.

¿qué haces con ese imbécil?

ándale, vámonos, no tienes nada

que hacer aquí.

samuel: rosa, rosa, ¿adónde vas?

rosa: iba al baño cuando

me encontré con--

con mi hermano.

gabriela: ¿tu hermano?

modesto: ¿qué húbole, chula?

modesto garcía para servirte.

nico: ¿por qué te enojaste

con mi abuelo?

ernesto: no me enojé, hijo,

tuvimos una diferencia

por cuestiones de trabajo.

nico: ay, no me gusta

que se enojen.

ernesto: me lleva.

nico: y ahora ¿por qué

te enojas?

papá.

¡papá!

pedro: tenemos que hablar.

elena: ¿de qué?

¿de que gina está embarazada?

pedro: no, no.

de nosotros.

elena: ¿nosotros?

pedro: no puedo seguir negando

que te amo.

no puedo vivir sin ti.

Cargando Playlist...