null: nullpx
Cargando Video...

Te Doy La Vida Capítulo 24

15 May 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

andrea: ¿cómo se te ocurre

traer a esta en golfa a mi casa?

horacio: a mónica no la ofendes.

¿no te habías ido de viaje

a europa?

andrea: no me fui.

¿y ustedes qué pretendían?

¿revolcarse aquí en mi cama?

fuera de aquí.

¡fuera! ¡órale!

horacio: ya, no seas ordinaria,

ya.

andrea: a mí no me dices

ordinaria, ¿eh?

horacio: ya, ya.

ven, por favor.

vámonos, vámonos.

andrea: ya, váyanse,

pero de verdad.

horacio: ya, ya nos vamos.

andrea: ya.

horacio: tú ni a la esquina

te pudiste ir sola.

andrea: cállate.

no se van a burlar de mí.

no se van a burlar de mí.

no se van a burlar de mí.

no se van a burlar de mí.

horacio: andrea está

verdaderamente loca.

mónica: nunca me imaginé

que nos la íbamos

a encontrar aquí.

horacio: ¿no te parece

una chifladura

que nos haya hecho creer

que se fue

y no se haya ido a ningún lado?

mónica: ¿por qué lo habrá hecho?

horacio: pues para demostrarme

que puede ser independiente.

con esto, lo único que demostró,

es que está loca de remate.

mónica: lo que me preocupa

es que si antes te ponía

tantas trabas para el divorcio,

ahora va a ser peor.

horacio: no, no creo.

¿qué más puede hacer?

todo lo que está haciendo es

para que yo siga atado a ella.

pero, por más que lo enmarañe,

no lo va a lograr.

mónica: sea como sea,

es una relación que no se va

a poder cortar nunca.

tienes 3 hijas con ella.

horacio: sí,

y no las voy a perder.

vámonos, ándale.

córrele, córrele, córrele.

vámonos de aquí ya.

ahí estás.

rosa: te traje una torta

para que comamos juntos.

agustín: ¿no traías tú

tu comida?

rosa: me la puedo comer

en la noche.

agustín: gracias.

rosa: no te me apachurres.

agustín: ay...

pues es que no es nada bonito

que te desprecien.

rosa: gina está obsesionada

por recuperar a pedro.

agustín: ah, sigue enamorada

de él.

rosa: por más enamorada

que esté,

tiene que aceptar

que él no la quiere.

yo no le perdonaría

lo que le hizo.

agustín: si me diera

una oportunidad,

te juro que daría lo que fuera

por hacerla feliz.

rosa: ¿siempre te ha gustado?

agustín: sí.

pero jamás la vi con otros ojos.

ella era la novia de mi amigo

y... y nada más.

lo que siento por ella

fue a raíz de lo que pasó.

¿tú crees que algún día

me dé una oportunidad?

rosa: no lo sé.

pensé que la conocía,

pero todo esto que ha hecho,

me tiene muy desconcertada.

agustín: voy a lavarme

las manos.

samuel: ¿se puede?

gabriela: adelante.

¿qué se te ofrece?

samuel: quería entregarte

estos presupuestos.

gabriela: gracias, ¿algo más?

samuel: ¿o sea que va en serio

lo de pintar tu raya?

gabriela: nunca digo las cosas

por decir.

y como no quiero problemas

con tu novia,

de ahora en adelante,

nuestra relación

será netamente trabajo.

samuel: ¿es en serio?

gabriela: sí, claro.

ay, es mejor así.

nelson: hija, tienes que comer.

gina: no tengo hambre, papá.

y, si no quieres

que tire el pollo,

regálaselo a alguien.

llévalo a un orfanato,

no sé.

no quiero nada

que me recuerde lo que pasó.

nelson: está bien, está bien.

está bien, hija.

te entiendo.

gina: ¿qué vas a hacer para

que pedro regrese al taller?

nelson: [suspira]

no sé, gina.

con eso de que ya tiene

trabajo,

va a ser difícil

hacerlo regresar.

gina: bueno, pues averigua

cuanto gana ahí

y ofrecerle el doble.

o de plano,

dile que lo vas a hacer

socio del taller.

nelson: gina, gina,

ahora sí enloqueciste.

gina: no, no enloquecí.

¿por qué no?

si al final, va a ser mi marido.

nelson: hija,

pon los pies sobre la tierra.

te acaba de decir

que no quieren nada contigo.

no fantasees más por favor.

gina: si hubieras hecho caso

cuando te dije

que no lo corrieras,

no estaríamos discutiendo esto.

pero no, te montaste

en tu macho.

no te importó lo que yo quería.

nelson: ay, dios...

andrea: no sabes lo que sentí

de verlos juntos,

aquí en mi propia casa.

no entiendo cómo tu papá

se pudo atrever a tanto.

gabriela: él no sabía

que estabas aquí, mamita.

andrea: ah, te vas a poner

de su parte.

gabriela: es que no es que

me ponga de su parte,

pero lo que te digo

es la verdad.

andrea: aunque así fuera,

no debió venir

con la fulana esa.

profanó nuestro hogar.

jamás se lo voy a perdonar.

gabriela: ay, ya, mamá,

no seas tan dramática.

irene: ya es hora, ¿nos vamos?

gina: sí.

andrea: ¿a dónde van?

irene: mi papá nos invitó

a cenar a su casa.

andrea: no.

no, no pueden ir.

después de lo que hizo,

no se lo merece.

irene: ¿y qué hizo, mamá?

¿venir por sus cosas?

algún día tenía que hacerlo.

que te descubriera que estabas

aquí haciendo el ridículo

escondida metida en el clóset

no es su culpa.

andrea: lo que no le perdono

es que haya venido con esa...

con esa señora.

ay, no vayan.

se los ruego.

gabriela: ya le dijimos que sí.

y aparte queremos escuchar

lo que nos quiere decir.

andrea: qué poco solidarias son.

irene: discúlpame, mamá,

pero yo no pienso tomar partido

de un pleito

que no me corresponde.

gabriela: mamá, entiende.

es nuestro papá.

andrea: lo era.

cuando vivía con nosotros.

ahora no.

¿o qué, lo van a seguir

llamando padre

después de que se atrevió

a abandonarnos por esa tipa?

gabriela: ay, mamá, ya,

madura por favor.

te dejó a ti, no a nosotras.

irene: y ya más vale

que no te sigues engañando

diciendo que éramos

una familia perfecta.

nunca lo hemos sido.

vámonos.

andrea: qué amargada.

pobrecita.

siempre fuimos

una familia feliz.

gabriela: ¿quieres que te traiga

algo antes de que nos vayamos?

andrea: no, no, no, no.

ni hambre tengo.

si hubiera tenido una pistola,

mató a la infeliz roba maridos.

[sirenas]

ernesto: toma, gracias.

elena: [resuella]

pensé que no se le iba a acabar

la pila nunca.

estuvo muy contento

toda la tarde.

ernesto: qué linda tarde

nos pasamos, ¿no, mi amor?

hace mucho que no era tan feliz.

elena: yo también me la pasé

muy bien.

ernesto: ¿ves que fácil

son las cosas si los dos

ponemos de nuestra parte?

elena: sí.

es un buen principio.

ernesto: y te prometo,

así va a ser

de ahora en adelante.

horacio: ¿qué tal?

gabriela: ay, qué bonito tienes

el departamento, pa.

me gusta.

horacio: bueno, pues así

me lo rentaron.

¿les gusta?

gabriela: [asiente]

mónica: buenas noches.

horacio: ven.

irene: ¿qué hace ella aquí?

horacio: aquí vive.

las invité a cenar

para decírselos.

irene: pensé que íbamos

a estar solo nosotros.

si hubieras dicho

que ella iba a estar aquí,

no veníamos.

vámonos, gaby.

horacio: ey, no, no, espérate.

no se vayan.

lo que tengo que hablar

con ustedes

tiene que ver con mónica.

mónica: no, creo que irene

tiene razón.

horacio: no, no, no.

mónica: yo no tengo

que estar aquí.

horacio: no, no, no, no.

mónica: es lo mejor.

discúlpenme

por no haberlo pensado.

tienen toda la razón

en enojarse.

ustedes tienen mucho

que hablar con su papá

a solas.

ahorita vuelvo.

vengan.

con permiso.

vamos acá.

vengan.

miren.

[silba]

vénganse.

miren.

horacio: no lo puedo creer.

seguramente es culpa

su mamá, ¿no?

irene: ay, por favor, papá.

no somos ningunas niñas

que nos tengan que decir

qué hacer o qué pensar.

¿es que tú no te has puesto

a pensar

en cómo nos sentimos?

salte de esta burbujita

y piensa en los demás.

horacio: discúlpenme.

pero lo que menos quería

era molestarlas.

solo quería que supieran por mí

cómo están las cosas.

gabriela: papá,

es que debiste haberte esperado

para instalarte con mónica

hasta que estuvieras divorciado.

sigue siendo un hombre casado,

¿eh?

horacio: sí, tienes razón.

y las cosas se pueden ver

como apresuradas.

pero todo hubiera sido más fácil

si cuando le di

el divorcio tu mamá,

me lo hubiera dado,

en lugar de empantanarlo todo.

chicas,

lo que siento por mónica

lleva años.

irene: ay, papá, ahórrate

el discurso de amor por favor.

no quiero oír lo enamorado

que estás de mónica.

¿sí?

sea lo que sea,

nuestra mamá

está de por medio

y nos duele.

horacio: lo último que quiero

es lastimarlas.

gabriela: pero lo hiciste, papá.

ponte en nuestro lugar.

horacio: por favor vamos

a platicar con calma.

no quiero sentir que porque

me separo de su mamá,

voy a perder a mis hijas.

no...

no podrían vivir con eso.

gabriela: bueno, está bien.

y no te preocupes,

a mí no me vas a perder.

siempre voy a ser tu hija.

irene: ahí, hablemos, pues.

horacio: gracias.

gracias.

perdónenme por haber sido

tan torpe, ¿sí?

las amo.

no tienen idea cuánto las amo.

[teléfono]

esther: ¿bueno?

rosa: buenas noches, señora.

habla rosa.

¿está samuel?

esther: no, todavía no llega.

rosa: ¿me haría el favor

de decirle que le hablé?

esther: sí, sí, yo le digo.

[pitido]

[puerta se abre]

samuel: buenas noches, ma.

esther: hola, hijo.

[puerta se cierra]

te acaba de hablar rosa.

samuel: ah, gracias.

ahorita le llamo.

esther: ¿pues qué no habían

terminado?

samuel: sí, pero anoche

que nos encontramos,

en el hospital,

estuvimos hablando

y, pues volvimos.

esther: ah...

mmm... ¿y no deberías

de estar más contento?

parece como si te pesara.

samuel: es que no es por eso.

es que tuve problemas

con gabriela.

esther: ¿cómo?

si te llevas muy bien

con ella, hijo.

¿y se puede saber por qué?

samuel: porque le dije

que rosa estaba celosa de ella

y pues me dijo

que para no tener problemas,

prefería pintar su raya.

esther: pues tiene razón.

la ofendiste.

bueno, tú estarías mal

si la vieras con otros ojos,

¿eh?

ya con lo de tu hermano basta.

samuel: pues sí.

esther: ¿o te gusta gabriela?

samuel: no, no, no.

ay, bueno, sí.

pero...

me gusta su modo de ser,

y por lo mismo que dices,

no se me ocurriría

fijarme en ella.

esther: mmm...

samuel: voy a lavarme las manos

y te vengo a ayudar.

esther: [asiente]

qué se me hace que este

anda bien emproblemado también.

gabriela: buenos días.

¿hay algo para desayunar?

andrea: no soy la muchacha

de la casa.

si quieres desayunar,

pues prepárate algo.

gabriela: qué genio.

irene: buenos días.

andrea: también va para ti.

no voy a mover un dedo

por ustedes,

así que, se atienden solas.

gabriela: qué mala onda.

nosotras trabajamos y tú no.

andrea: no me importa.

así voy a ser

de ahora en adelante,

y si no les gusta,

pueden ir a vivir con su papá.

irene: ay, mamá,

qué obvia eres.

o sea, no nos vas a perdonar

que hayamos ido a cenar

con papá.

andrea: me parece una traición.

irene: lidiar con unos padres

que se están divorciando

es un engorro.

me voy a la oficina.

gabriela: no te pongas

en ese plan, mamá.

deberías resignarte

a que mi papá no va a volver.

andrea: qué fácil lo dices.

yo no voy a perder

35 años de matrimonio

nada más así porque sí.

oye, ¿qué le vio tu papá?

de veras.

ni clase tiene.

gabriela: educada así es

y bastante juiciosa.

andrea: ay...

ahora resulta...

hablas como si fuera

tu íntima amiga.

gabriela: no la conozco bien,

pero anoche demostró

tener mucha altura.

andrea: no me digas que

se atrevió a invitarla

a cenar con ustedes.

gabriela: están viviendo juntos,

mamá.

más bien, ella y mi papá

nos recibieron en su casa.

andrea: ay, no.

ay, no, no...

ay, no, me va a dar algo.

me está faltando el aire.

me está faltando el aire.

bueno, ustedes...

¿ustedes qué no tienen vergüenza

de sentarse ahí

en la misma mesa con ella?

gabriela: es que no fue así.

mónica fue muy prudente

y se retiró para dejarnos

hablar con mi papá.

por eso te digo

que es muy juiciosa.

andrea: no...

gabriela: ya me voy.

andrea: bueno, ¿y qué?

¿me vas a dejar así?

¿no me vas a contar

de qué hablaron?

gabriela: mami, no hay mucho

qué contar.

mi papá se va a divorciar

mañana, pasado, cuando sea,

pero lo va a hacer.

andrea: ay...

gabriela: así que más vale

que te hagas a la idea.

andrea: ay, sí.

no, no, no lo voy a permitir.

no, no, no, no y no.

no lo voy a permitir.

no lo voy a permitir.

[música]

[música]

rosa: su coche ya está listo,

señora bermúdez.

puede pasar por él cuando guste.

abrimos de nueve a seis.

[celular]

hola, gina.

¿cómo te sientes?

gina: mejor.

gracias.

todavía siento la garganta

bastante raspada,

pero ahí la llevo.

rosa: con la cánula

que te tuvieron que pasar...

no sé en qué momento

se te ocurrió tomarte

todas esas pastillas.

gina: bueno,

yo nada más me quería dormir.

no, no quería pensar

en lo que pedro me hizo, rosa.

y, pues me tomé de más.

rosa: ya no te pongas mal

otra vez.

fue horrible.

pero bueno, ya pasó.

ahora, tienes que pensar

que tienes una vida por delante

y que vas a encontrar

a alguien que te quiera.

gina: ¿has sabido de pedro?

rosa: ay, ahí vas otra vez.

pero ya tiene una nueva vida,

un nuevo trabajo.

gina: sí, tienes razón.

de hecho, todos tienen razón

menos yo.

yo soy la única tonta que cree

que va a volver conmigo.

rosa: no va a suceder.

y ya no lo sigas pensando.

gina: bueno, ahora,

yo lo que quisiera es romper

definitivamente con él.

y necesito sentir

que ya no hay vuelta atrás.

¿tú tendrás la dirección

de donde trabaja?

rosa: ¿qué vas a hacer?

gina: ¿cómo? voy a ir

a devolverle las argollas

y eso para mí

va a ser el final de todo.

rosa, ayúdame por favor.

rosa: puedes verlo en su casa.

gina: no, no quiero

ver a esther.

esa bruja me odia.

por favor dime dónde trabaja.

rosa: no lo sé.

gina: bueno, puedes conseguirme

la dirección, ¿no?

necesito hacer este último acto,

rosa, por favor.

solo así me voy a quedar en paz.

ayúdame, ándale, no seas mala.

rosa: está bien.

voy a tratar de conseguírtela.

pedro: le quiero pedir un favor.

>> sí.

pedro: tengo un canal de vídeo

en el que subo consejos

de mecánica.

>> [asiente] qué bien.

pedro: quiero ver si me da

permiso de grabarlo aquí

en el taller.

solamente viene mi hermano

y mi mejor amigo.

>> claro que sí.

no hay problema.

pedro: qué amable.

muchas gracias.

>> para servirte.

hasta luego.

nelson: ¿puedo pasar?

esther: pasa.

¿y ahora qué quieres, eh?

aquí no eres bienvenido.

nelson: eh...

estuve pensando y...

a veces uno...

uno toman decisiones

precipitadas, ¿no?

pero no ya...

ya recapacité

y aquí estoy.

esther: no, ya párale.

porque anoche me contó pedro

que le ofreciste

que regresara al taller

y te dijo que no.

así que no tienes

nada que hacer aquí.

nelson: no seas tan dura

conmigo, esthercita.

vengo a hablar con domingo.

esther: no, no, no,

qué esthercita ni qué nada.

y ya no me vengas con eso, ¿eh?

porque no te importó

despedir a domingo

después de tantos años,

sin contar que gracias a él,

tú montaste el taller.

porque tú no sabes

ni apretar una tuerca, nelson.

nelson: por eso estoy aquí.

dile por favor

que puede regresar al taller

si me devuelve el dinero

de la liquidación.

esther: ay, pues te diste

la vuelta en vano, fíjate.

domingo no necesita de ti.

está trabajando por su cuenta,

dando servicio domicilio.

bueno, hasta le hiciste

un favor al correrlo.

fíjate.

que te vaya bien, ándale.

nelson: esthercita.

esther: adiós, nelson. gracias.

yo le digo que viniste. ándale.

nelson: esthercita, por favor--

esther: que te vaya bien.

no necesitamos de ti.

nelson: ¡esthercita!

esther: ay...

rosa: aquí está el aceite

que me pediste.

agustín: gracias.

me urge terminar este coche

y empezar con la camioneta,

mano.

si nelson no consigue

más mecánicos,

vamos empezar a quedar mal

con los clientes.

pues si todavía falta, ve nomás,

la parrilla, marco, radiador,

la fascia.

[celular]

¿bueno?

¿qué pasó, pedro?

¿y dónde lo vamos a grabar?

órale.

oye, ¿y ya le avisaste a samuel?

órale.

allá los veo en la noche.

bye.

rosa: ¿van a grabar otro vídeo?

agustín: sí.

sí, a pedro le dieron chance

de grabar ahí en el taller

donde trabaja.

rosa: ah, mira qué bien.

¿y dónde trabaja?

agustín: en servicio ramírez.

rosa: ah...

está medio lejos.

bueno, te dejo trabajar.

agustín: órale.

[celular]

domingo: ¿bueno?

esther: ¿cómo vas, viejo?

domingo: bien, ahí la llevo.

esther: ¿no te ha hablado

nelson?

domingo: no, ¿por qué?

esther: vino a buscarte.

quiere que regreses al taller.

pero eso, siempre y cuando

le devuelvas el dinero

de la liquidación.

domingo: [ríe]

¿y qué le dijiste?

esther: ay, lo mandé al demonio.

¿vienes a comer?

preparé un caldito de pollo,

mmm...

delicioso.

domingo: sí, en cuanto termine,

voy para allá.

nelson: don genaro, qué gusto.

genaro: ¿cómo estás, nelson?

nelson: qué gusto.

qué gusto verlo por acá, hombre.

genaro: un gusto verte, hombre.

nelson: igualmente, igualmente,

igualmente.

¿para qué soy bueno?

genaro: mira, traía mi coche

porque se le está prendiendo

el foco rojo del check engine.

nelson: ajá.

genaro: voy a salir a carretera

el fin de semana.

no vaya a ser la de malas,

me va a dejar por ahí tirado.

nelson: no, no, claro que no.

ahorita le digo a jimmy

para que lo revise.

genaro: ¿a jimmy?

¿qué no está pedro?

nicolás: no, pedro

ya no trabaja aquí.

genaro: ah, qué caray.

¿y sabes dónde puedo

localizarlo?

nicolás: no. no...

no tengo idea.

genaro: bueno,

mejor lo traigo otro día.

ahí nos vemos.

gracias, ¿eh?

nicolás: a usted.

genaro: [gime]

[motor se enciende]

andrea: le pedí que viniera

porque estoy un poco

preocupada.

ayer vino mi esposo

muy urgido por unos documentos

y yo tengo la corazonada

que puede estar preparando,

pues algo en mi contra.

abogada: ¿qué documentos son?

andrea: pues algo

de unas escrituras.

pero no sé bien qué pueda ser.

estuve revisando

en el cajón en el que guardamos

los papeles importantes,

pero...

pero no me queda claro

qué fue lo que se llevó.

me temo que...

pues que sean

las escrituras de la casa

y... y la quiera vender

a mis espaldas.

abogada: eso es imposible.

sería ilegal.

estando el juicio de divorcio

de por medio,

no puede hacer nada.

andrea: [suspira]

cómo me tranquiliza

porque hoy más que nunca,

quiero hacerle

la vida imposible.

el muy miserable,

ya está instalado,

viviendo ahí con la tipa.

¿podemos hacer algo

en su contra?

abogada: no.

de todas formas,

le recuerdo que lo único

que estamos haciendo,

es empantanar

el proceso de divorcio.

porque a la larga,

vamos a terminar aceptando

lo que marca la ley.

andrea: no, no me importa.

mientras tanto,

lo quiero atar de manos.

que no tengan nada,

nada que ofrecerle

a la tipa esa.

y que no le quede

más que mantenerla

como amante,

así, escondida e ilegal.

¿cuánto dijo que podemos

aguantar así?

abogada: por lo menos

unos dos años.

andrea: suficientes

para que el supuesto amor

que siente la bruja esa por él,

se le vaya.

¿no dicen que cuando el dinero

sale por la puerta,

el amor salta por la ventana?

[música]

[música]

horacio: mi querido rodolfo,

mucho gusto.

rodolfo: qué bonito verte.

horacio: siéntate por favor.

rodolfo: a ver, ¿qué me tienes?

horacio: acá guardadito,

guardadito.

aquí están los documentos

que me pediste.

rodolfo: eso es.

horacio: acta constitutiva

de la ferretera a mi papá.

rodolfo: ok.

horacio: y aquí está

el testamento

donde me la hereda.

rodolfo: perfecto.

pues mira, los voy a estudiar.

estoy casi seguro que con esto

vamos a demostrar que tu empresa

no entran dentro

del patrimonio matrimonial.

horacio: ¿y esto acorta

el tiempo del proceso?

me urge divorciarme.

rodolfo: lamentablemente no.

horacio: oh...

rodolfo: mira, no sabemos

con qué patrañas

nos van a salir

para volverlo más engorroso.

lo que sí te garantizo

es que al cabo de dos años,

vamos a ganar.

horacio: ¿dos años?

rodolfo: ojalá pueda ser menos.

esperemos que vayan sucediendo

las cosas en el camino,

y esperemos que eso

hará que el plazo se acorte.

horacio: no te preocupes.

la aguanté 35 años.

dos se me van a pasar volando.

rodolfo: [ríe]

pues, sí.

horacio: ¿quieres algo de tomar?

rodolfo: un cafecito.

ernesto: pamela.

pamela: diga.

ernesto: venga, por favor.

necesito que entregue

personalmente esta solicitud

de inscripción

en el "dr. roger

children school".

pamela: sí, señor, con permiso.

pedro: órale.

samuel: cuando quieras,

voy a empezar a grabar, ¿eh?

pedro: hola, amigos,

bienvenidos a nuevo video

de "rugen los motores".

[imita motor]

hoy vamos a hablarles--

gina: hola, vine a ver

cómo graban el video,

pero síganle,

yo no quiero interrumpir.

pedro: ¿cómo supiste

que estábamos aquí?

gina: ah, hablé con rosa.

samuel: yo no he hablado

con ella.

agustín: yo.

yo le dije dónde ibas a estar.

pedro: [suspira]

vamos a grabar.

samuel: tú me dices.

cuando quieras.

pedro: hola, amigos.

bienvenidos a un nuevo video

de "rugen los motores".

[imita motor]

hoy vamos a hablarles

de los orígenes del tuneo.

>> tengo dos hijas traidoras.

bueno, tres, porque seguro

elena también se puso del lado

de su padre.

de un marido que se fue

con otra, ¿eh?

¿ustedes creen que yo voy

a andar muy de buenas?

irene: ay, ya basta, mamá.

a ver, para que de una vez

por todas te quede claro:

nosotras no estamos de parte

ni de uno ni de otro, ¿ok?

son nuestros padres

y así va a ser para siempre,

mamá.

el problema de ustedes

es de ustedes, no de nosotras.

voy por pizza o algo.

gabriela: mamá, ya bájale,

de verdad, te estás pasando.

y no nos sigas poniendo

en conflictos de lealtades,

porque divorciados o no,

los queremos a los dos.

voy a llamar a alma

para que regrese.

esto no puede seguir así,

de verdad.

alma, habla gabriela,

qué bueno que te encuentro.

sí, sí, todo bien.

te quería decir

que queremos que regreses.

nos haces muchísima falta.

no, no te preocupes,

eso ya se resolvió.

los ruidos no eran ni ladrones

ni aparecidos.

era mi mamá que estaba

escondida en su recámara,

porque nunca se fue de viaje.

sí, porque finalmente

le dio miedo viajar sola.

ay, regrésate, por favor.

te necesitamos.

gracias, alma,

aquí te esperamos.

solucionado el problema.

>> ¿y tuviste que decirle todo?

me dejaste en ridículo

con la muchacha.

gabriela: ¿quién te manda

a hacer tonterías?

pedro: y ahora que ya saben

los orígenes del tuneo,

que rujan los motores.

samuel: corte.

gina: ay, lo hiciste muy bien.

pedro: gracias.

gina: oye, ¿qué tal si nos vamos

a tomar un café?

pedro: no, ha sido un día

muy pesado, ya quiero descansar.

gina: sí, se ve que tienen

mucho trabajo, ¿verdad?

pedro: afortunadamente.

gina: oye, pero acompáñame

a mi casa, no me quiero ir

solita.

pedro: está bien, vamos.

voy a acompañar a gina.

samuel: nos vemos en la casa.

pedro: te veo mañana, paco.

paco: órale.

pedro: mil gracias.

>> buenas noches, le llamé

para darle noticias.

ya me enteré qué es lo que trama

el abogado de su marido.

>> ¿qué es lo que pretende?

>> van a demostrar

que la ferretera que le heredó

el padre de su marido

es el origen del grupo

comercial ferretero,

de modo que, al considerarlo

herencia, queda fuera

de los bienes obtenidos

dentro del matrimonio.

>> ¿y entonces

qué vamos a hacer?

>> tomar en cuenta

que la empresa no está incluida

en el patrimonio a repartir

en el divorcio.

>> ¿y no podemos hacer nada

contra eso?

>> no, la ley los ampara.

>> ¿y ahora qué voy a hacer?

samuel: no le hubieras dicho

a rosa dónde iba a estar.

agustín: ah, ahora es mi culpa.

¿yo qué iba a saber

que se lo iba a decir a gina?

samuel: es su mejor amiga,

era lógico que se lo iba

a decir.

agustín: mira, ¿sabes qué?

en buen plan.

si pedro no quiere saber nada

de ella, ¿para qué la acompaña?

que le ponga un alto y se acabó

el problema, ya.

gina: mira, no era necesario

que vendieras tu coche

para pagarle a mi papá,

yo hubiera podido hablar con él.

pedro: ya, no sigas

buscando pretextos

para que estemos juntos.

eso no va a pasar.

gina: es que tú me dijiste

que podíamos ser amigos.

pedro: sí, pero después

de un tiempo, no ahorita.

gina: no, no me digas eso,

es que yo no me quiero alejar

de ti.

pedro: a ver,

no podemos seguir viéndonos,

entiéndelos, gina, por favor.

no quiero ilusionarte.

no te puedo corresponder.

gina: entiéndeme.

para mí es muy difícil

aceptar que ya no te voy a ver.

pedro: lo único que quiero

es no sentirme acosado.

ojalá lo entiendas.

buenas noches.

[música]

>> me habló la abogada

y me dijo que se enteró

que su papá piensa dejarnos

en la calle.

irene: ¿que no eras tú

la que planeaba hacer eso?

>> contigo no se puede hablar.

tenemos que hacer algo.

gabriela: vamos a ser realistas.

mi papá nunca nos dejaría

sin nada.

no es ese tipo de hombre

que tú nos quieres pintar.

>> pero al parecer, la empresa,

que es el patrimonio más grande,

es solo de él.

a mí no me toca nada de eso.

gabriela: aquí está la casa,

seguro no te va a correr

de aquí.

¿por qué mejor no le llamas

y dices que aceptar el acuerdo

que te propuso?

si mal no recuerdo,

tenías muchísimas ventajas.

>> ¿y retractarme de todo

lo que he hecho?

gabriela: ¿qué importa,

si es por tu bien?

>> va a pensar que estoy loca.

irene: ay, mamá,

¿qué te preocupa?

con las tonterías que hiciste,

no me cabe duda que ya cree

que estás loca de remate.

>> si es para ofenderme,

mejor no me dirijas la palabra.

gabriela: háblale,

dile que lo pensaste mejor

y que crees

que lo más conveniente

para los dos es que regresen

al primer acuerdo.

>> por mucho

que lo sigas queriendo,

no tenías por qué ir a buscarlo.

date tu lugar, por favor.

gina: mi lugar está al lado

de pedro y voy a hacer

lo que sea para recuperarlo.

>> pero ten un poco de dignidad

por lo menos.

no te vendría nada mal.

cuando vino a pagarme,

me dijo que no quería verte

para que no te hicieras

ilusiones, mi amor.

gina: no me importa

lo que te haya dicho.

y tú, en lugar de reclamarme,

deberías de apoyarme.

si tú no lo hubieras corrido,

yo no tendría por qué

ir a buscar a pedro

a su nuevo trabajo.

¿siquiera ya les ofreciste

recontratarlos?

>> sí, sí,

y nada más fui a hacer

el ridículo.

me mandaron a volar.

gina: pues, insísteles.

aunque sea que regrese domingo.

si él lo hace, en una de esas,

pedro también.

>> hija, hija.

gina.

ay, dios, mío, ilumínala.

ya no sé qué hacer

para darle gusto.

gabriela: ya está en la línea.

>> bueno.

horacio: buenas noches, andrea,

¿qué se te ofrece?

andrea: eh...

es que bueno, aquí platicando

con irene y gabriela,

pensando como están las cosas,

creo que los más conveniente

es que regresáramos

al primer acuerdo

que me propusiste.

horacio: pues, no creo que sea

tan fácil.

ahora, las cosas se complicaron

por las demandas

que tú interpusiste.

andrea: pero algo se podrá

hacer, con buena voluntad.

horacio: la voluntad la tengo,

pero tendré que consultarlo

con mi abogado.

las cosas ya están en un proceso

y no podemos estar jugando.

andrea: habla con él.

los abogados siempre encuentran

el modo de arreglar las cosas.

horacio: lo voy a intentar.

pero de entrada,

no creo que pueda darte

lo que te ofrecí

en el primer acuerdo, ¿eh?

y vas a quedarte

con una gran parte de los bienes

y una maravillosa

pensión mensual.

si acaso, tendrá que ser ahora

algo más modesto.

sí, sí, yo te aviso.

andrea: sí, adiós.

mónica: ¿por qué le dijiste eso?

es la oportunidad que tenemos

para que las cosas se arreglen

de una vez por todas.

horacio: quiero darle

una lección,

por haberse querido pasar

de lista.

mónica: entonces es revancha.

horacio: pues, algo así.

mónica: no, no estoy de acuerdo.

horacio: amor, amor,

déjame divertirme un rato.

tú sabes que soy incapaz

de hacerle daño a nadie.

mónica: yo sé.

andrea: su papá es de lo peor.

ahora quiere dejarme

en la calle.

¿con quién me casé, dios mío?

pero que ni crean que los voy

a dejar ser felices.

les voy a hacer

la vida imposible

hasta el último segundo

que pueda, aunque acabe

perdiendo el caso,

se los juro.

>> hijo, ya nos contó samuel

que gina se apareció

en tu trabajo.

¿y para qué tenías

que acompañarla a su casa?

>> no la iba a dejar sola.

hizo bien en acompañarla.

pedro: me voy a dormir.

buenas noches.

>> buenas noches.

samuel: yo me voy a editar

el video para subirlo a la red.

que descansen.

>> igualmente, hijo.

>> pero ¿cómo se te ocurre

decirle que hizo bien

en acompañarla?

estás viendo y no ves, viejo.

>> antes que nada,

hay que ser caballero.

y por favor, ya no te metas.

pedro no es ningún niño.

él sabrá lo que hace.

>> bah.

nicolás: salió un nuevo video

de pedro.

ven a verlo conmigo, ma.

pero ¿por qué ya no me contesta

cuando le escribo?

elena: no sé, mi amor.

debe tener mucho trabajo.

nicolás: le voy a preguntar.

rosa: qué pena, yo se lo dije,

pero fue porque ella me dijo

que le iba a regresar

las argollas de matrimonio.

samuel: fue un pretexto.

lo de gina es patológico,

por favor, no fomentes

que ande tras de pedro.

rosa: no, no, claro que no.

a cada rato le insisto

que se olvide de él.

a mí también

me parece que esa obsesión

ya es enfermiza.

samuel: qué bueno

que estemos de acuerdo.

rosa: ¿quieres que hable

con pedro para explicárselo?

samuel: no hace falta,

yo le digo.

rosa: gracias.

y perdóname.

gina: doña ester, buenos días,

qué bueno que la alcanzo.

oiga, fíjese a que una amiga

mía le estaba comentando

que usted hacía unos pasteles

deliciosos, entonces

me pidió que quiere unos

para el cumpleaños de su hijo.

¿podrá?

ester: ya deja

de buscar pretextos

para acercarte a pedro.

lo que hubo entre ustedes

ya se acabó.

gina: no, no, pero yo vine

para decirle--

ester: no te creo.

como tampoco te creo

lo del dichoso suicidio.

para mí, que tú te tomaste

esas pastillas nada más

para manipular a mi hijo.

porque el que de veras

se quiere suicidar,

lo consigue.

gina: ester, ¿cómo puede

decirme una cosa así?

eso no es cierto.

si lo hice es porque estaba

completamente desesperada

porque mi vida sin pedro

no tiene sentido.

¿qué quiere que le diga?

ester: ya no insistas.

ten dignidad, gina,

y olvídate de él.

tú no eres mujer para mi hijo.

[música]

[música]

>> hola, buenas tardes,

¿la ayudo?

andrea: ay, sí, sí.

porque no voy a poder con todas

las cosas que me voy a llevar.

>> qué bueno.

ester: ay, oiga, ¿esa bolsa?

¿cuánto cuesta?

>> vale 30 mil pesos.

andrea: ay, no está tan cara,

sí.

la quiero, sí la quiero.

ay, qué bueno tamaño tiene.

[resuella]

¿este suéter?

¿es de cashmire?

>> sí, además tiene alpaca.

cuesta 18 mil pesos.

andrea: no, perfecto,

está perfecto para mi hija.

ay, claro que me lo llevo.

ay, ¿sabes qué?

me estoy divorciando.

y antes de que mi marido

me quite todo,

le voy a meter

un buen tarjetazo.

a ver.

ay, no, nada para él.

ya nada.

pero mire, este me encantó.

nicolás: hola, pedro.

vi tu nuevo video

y me gustó mucho.

ya sé más sobre tuneo.

te he mandado varios correos,

¿por qué no me contestas?

dice mi mamá que debes estar

muy ocupado en tu trabajo.

yo me acuerdo mucho de ti.

samuel: oye, pedro,

¿tendrás un--?

¿qué estás viendo?

traes una cara.

pedro: me llegó

otro correo de nicolás, me dice

que se acuerda mucho de mí

y me pregunta que por qué

no le contesto sus correos.

samuel: ¿y por qué no lo haces?

pedro: porque elena me lo pidió

antes de que se fueran

a houston.

no sabes lo que me tengo

que aguantar.

samuel: te entiendo,

pero aunque sea tu hijo,

tus padres son ellos.

nicolás: pedro no me contesta.

yo creo que ya no me quiere.

elena: no creo que sea eso,

mi amor.

a veces, a los adultos

se nos olvida contestar

los correos.

nicolás: regresando a méxico,

le voy a decir a mi papá

que me lleve al taller

para preguntarle.

elena: me parece muy bien.

pero ahora hay que ponernos

la pijama y a dormir.

dame eso.

pijamita.

[piensa] ¿por qué

no le contesta?

nico nada más fue un pretexto

para acercarse a mí.

josé: no, no podemos seguir

alargando la apertura

de la sucursal.

es obvio que gonzález

no funcionó.

ernesto: voy a despedirlo.

y mira, mientras encuentro

quién lo sustituya,

yo me voy a hacer cargo.

por lo menos, hasta que hayamos

inaugurado.

josé: pero ustedes estaban

por regresarse.

ernesto: eso no importa.

esto hay que sacarlo adelante,

horacio.

horacio: ¿y elena va a estar

de acuerdo?

ernesto: estamos muy a gusto

aquí.

además, nico todavía sigue

sin poder regresar a la escuela.

horacio: de acuerdo,

está bien.

¿qué?

¿está loca?

mónica: ¿pasa algo?

horacio: andrea se volvió loca.

se gastó 800 mil pesos

en la tarjeta.

me quiere reventar.

está loca.

>> ¿me mandó llamar?

ernesto: sí, por favor.

toma asiento.

>> ¿qué es esto?

ernesto: es tu liquidación.

lo siento mucho,

pero es obvio que no has dado

el ancho para lo que fuiste

contratado.

>> a ver, pero si vamos

muy bien, y estamos a punto

de inaugurar.

¿cuál es el problema?

explícamelo.

ernesto: [ríe]

perdón, discúlpame,

pero es que no necesito darte

más explicaciones.

por favor.

elena: te quería pedir

que me hicieras una pequeña

despensa con lo básico

para no llegar

con el refrigerador vacío.

irene: claro, yo la hago.

¿cómo van las cosas

con ernesto?

elena: bien, muy bien.

ernesto volvió a ser el mismo

de antes.

tengo que reconocer

que este tiempo en houston

ha sido muy positivo.

irene: me alegro.

es elena, que regresa mañana.

gabriela: ay, qué gusto.

a ver.

ya tengo muchísimas ganas

de verlos.

¿a quehoras llegan?

para ir por ustedes

al aeropuerto.

elena: todavía no sé,

pero al rato que llegue ernesto

te mando mensaje.

gabriela: nos vemos mañana.

te dejo estos documentos

para que los revises, ¿sí?

>> [suspira]

los ingresos bajaron

un 25 por ciento

respecto del mes anterior.

¿qué voy a hacer?

gina: papito, ¿me das para pagar

mi tarjeta de crédito?

>> ¿cuánto debes?

gina: 14 mil pesos.

>> ¿qué?

¿qué compraste?

no puedes estar gastando

esas cantidades.

¿qué te pasa, gina?

por favor, el trabajo ha bajado

muchísimo.

desde que se fueron los garrido

no tenemos cómo pagar.

gina: yo te dije,

no los corras.

>> mira, habla al banco

y pregunta

cuál es el pago mínimo

y punto.

no puedo desembolsar

esa cantidad.

¿qué te pasa?

¿qué tienes?

gina: no, nada, me dio náuseas.

ay, algo me debe haber caído

mal.

>> ¿quieres que vayamos

al médico?

gina: no, no, pa.

ya se está pasando.

bueno, nos vemos después.

>> [suspira]

agustín: gina, gina.

oye.

gina: ¿qué quieres?

agustín: es que mira,

se va a estrenar

una película muy buena

y te quiero invitar al cine.

¿no quieres ir?

gina: no, no, no estoy de ánimos

para ver películas.

agustín: ¿y para ir a tomar

un café?

gina: tampoco.

no quiero salir contigo

a ningún lado.

entiéndelo.

agustín: ¿qué tienes?

¿qué te pasa?

¿te sientes mal?

gina: no, algo me ha caído mal

en el estómago.

ernesto: hola.

elena: hola.

ernesto: buenas noches.

mm, qué rico.

elena: estoy preparando

una pasta para cenar.

ernesto: ¿cómo estuvo tu día?

elena: muy bien.

justo ya empecé a empacar.

ernesto: eh...

no nos vamos a poder ir.

elena: ¿cómo?

ernesto: sí, tenemos

que quedarnos un tiempo más.

finalmente, no encontramos

director para la sucursal.

y debo quedarme a cargo.

gina: [suspira]

no.

no, no puede ser,

no puede ser.

yo no voy a tener un hijo

de agustín.

Cargando Playlist...