null: nullpx
Cargando Video...

Sin Miedo a la Verdad Capítulo 35

25 Abr 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

[música]

[música]

[música]

[música]

[música]

[música]

berenice: pues ¿es que no se

te hace muy sospechoso

que la boda sea tan precipitada?

no sé, a mí se me hace muy loco.

[tono de mensaje]

manu: a ver, dame un minuto.

berenice: ¿qué pasa?

¿es algo de andrea?

manu: no, es un mensaje

para gus.

es un secuestro de un perro.

berenice: manu,

tienes que ayudarlos.

manu: sí, sí.

voy a ver qué es lo que puedo

hacer.

hay que asegurarnos

de que este señor

quiera las mejores intenciones

con doña cata, ¿no?

berenice: gracias, manu.

de verdad.

manu: me tengo que ir.

juan: ¿te gusta?

ay, por favor, dime algo,

catita.

cata: me--

me encantó.

juan: mira, ¿el material

te parece?

cata: está precioso, juan.

juan: ¿de verdad?

cata: pero, juan, ¿no dicen

que es de mala suerte

si el novio ve el vestido

antes de la boda?

juan: ay, por favor, catita.

¿a estas alturas?

esas son supersticiones.

mira, lo que yo quiero es que--

que te guste,

que--que si no está bien,

que--que te lo ajusten

y que si no te gusta

lo cambiamos.

sí, de verdad, yo quiero

que seas--

que estés muy contenta.

cata: gracias, juan.

de veras soy muy feliz.

me has hecho muy feliz, sí.

juan: y tú a mí también, cata.

¿tengo buen gusto?

cata: claro que sí.

juan: qué bueno.

cata: juan.

te quiero pedir un favor.

juan: sí, claro.

el que tú quieras.

cata: quiero conocer

a tus hijos, a tus nietos.

juan: [tose] sí, claro.

qué casualidad que lo mencionas

porque fíjate que acaban

de llegar a la ciudad.

cata: ¿de veras?

juan: sí, acaban de llegar

y lo que pasa

es que están ansiosos

por conocerte.

por conocer a mi futura esposa.

entonces, se me está ocurriendo

que para que no sea

el mero día de la boda

y te familiarices

con cada uno de ellos,

¿qué te parece

si organizo una comida?

mañana mismo.

cata: ¿mañana?

juan: y yo cocino.

¿te gusta la idea?

cata: me parece perfecta.

me parece increíble.

juan: pues ya está.

entonces, les aviso

y mañana comemos juntos todos

para que los conozcas.

cata: gracias, juan.

gracias.

juan: te van a encantar.

horacio: necesitamos agarrar

a manuel montero ya.

y a ese idiota que nos engañó.

así que, señores,

necesito propuestas.

pérez: señor, con todo respeto,

creo que es momento

de cambiar la estrategia

para dar con ellos.

horacio: ¿de qué está hablando,

señor pérez?

pérez: usted ya depositó

su confianza en la clase alta

creyendo que ahí

estaba el poder.

creo que es un error.

el poder está en la clase baja,

la clase obrera.

la raza.

horacio: ¿cuál es su propuesta?

pérez: convertirlo en el líder

de uno de los gremios

más grandes.

ellos le entregarán el poder

al mejor postor.

[música]

[llanto]

madre: hija, ya no estés así.

yo estoy segura

de que marley va a aparecer,

de verdad.

rosi: es que yo no quiero

que le pase nada.

además, ¿qué voy a hacer sin él?

[llaman a la puerta]

madre: ay, hola.

tú debes de ser gus.

manu: no, soy manu.

pero gus me mandó

para ayudarlas.

madre: adelante, por favor.

manu: gracias.

madre: ella es mi hija rosi.

pasa, pasa, por favor.

manu: gracias.

hola.

rosi: manu.

manu: necesito que me digas

qué fue lo que pasó.

rosi: entré a la panadería

a comprar un poco de pan

para la comida.

buenas tardes, richard.

vendedora: ¿garibaldi?

rosi: sí, por favor.

vendedora: ¿laurel?

rosi: también.

cuando salí

alguien se había llevado

a marley.

¿marley?

madre: después nos llamaron

para pedirnos 200 mil pesos

de rescate por él.

rosi: por favor, señor.

ayúdenos a encontrar

a mi perrito.

él es mi mejor amigo,

el que me cuida.

manu: no te preocupes, rosi.

te prometo que voy a hacer

todo lo posible, ¿sí?

necesito que me den

la ubicación de la panadería.

[celular]

rodrigo: bueno.

juan: sí, bueno, amigo rodrigo.

oye, fíjate

que surgió un problemita

y necesito tu ayuda.

rodrigo: ¿qué necesitas, juan?

juan: necesito una familia.

rodrigo: ¿qué?

¿una familia?

juan: así es, una familia

exprés.

con todo, eh.

me refiero a hijos, nueras,

nietos.

todo el paquete.

sí, sí, es para--

para mañana mismo.

mañana.

oye, que sea gente bonita,

bien parecida.

manu: lo tengo.

horacio: ¿encontró algo,

señor pérez?

pérez: sí, señor.

los tres gremios

más grandes y poderosos son

el de taxistas,

los huachicoleros

y los vendedores ambulantes.

horacio: muy bien.

¿y de esos

cuál es la mejor opción?

pérez: considero

que los taxistas

son un grupo grande y poderoso.

[música]

pérez: si lo convertimos

en el líder de los taxistas,

ellos le entregarán

dinero, poder,

pero aún más importante,

el control total de la ciudad.

podemos hacer que ellos

hagan el trabajo sucio.

ellos serán sus ojos

y sus oídos.

horacio: muy bien.

apache, necesito para mañana

a primera hora una reunión

con el líder de los taxistas.

apache: así será, don horacio.

horacio: señor pérez,

necesito tener

el control absoluto.

así que le voy a pedir

que me haga

un expediente detallado

de cada uno de los taxistas

que van a ir mañana.

quiero tenerlos en mis manos

para que nadie

se salga del huacal.

quiero saber quiénes son,

dónde viven,

si tienen familia,

qué les gusta.

cuánto cuestan.

pérez: eso es sencillo, señor.

horacio: y una vez que tengamos

armado nuestro ejército,

empezaremos la guerra.

manu: pancracio gómez.

líder de una

de las mafias más grandes

de pelea clandestina de perros.

piden rescates altos

para que la ecuación

sea ganar-ganar.

si la gente paga

los rescates de sus perros

ganan.

si no lo pagan,

de cualquier manera ganan,

porque utilizan los perros

como carne de cañón

para las peleas de perros.

y él obtiene altas cantidades

de dinero.

madre: dios mío.

rosi: ¿qué le van a hacer

a marley?

manu: nada, rosi, te prometo

que yo voy a llegar antes

de que le puedan hacer algo,

¿está bien?

esto es lo que vamos a hacer.

me voy a infiltrar

en las peleas de perros

para intentar ubicar a marley.

me voy a hacer pasar

por un apostador más.

hombre: ya estoy cansado, [...].

manu: hola, carnal.

hombre: ¿qué pasó, carnal?

¿a dónde vas o qué?

manu: estoy esperando

a uno de mis perros.

va a pelear con uno de ustedes.

hombre: ¿a poco?

topo, carnal.

¿cómo te voy a dejar pasar?

manu: no, mira, si no se arma,

está chido.

pues no le va a gustar

a pancracio, güey.

hombre: ¿a poco lo conoces?

manu: te estoy diciendo.

hombre: ah, pues me hubieras

dicho, carnal.

pues pásate ya.

manu: gracias, güey.

hombre: nomás revísalo,

carnalito.

[disparos]

manu: necesito que estén

atentas al teléfono.

les voy a mandar un mensaje

para que llamen a la policía

y le manden la ubicación

que les voy a mandar.

[celular]

madre: es gus, hija.

es gus.

señorita, quiero reportar

unas peleas clandestinas

de perros

en la colonia esperanza.

[ladridos]

joven 1: échale, échale.

joven 2: venga, venga.

venga.

pancracio: no, no, la otra vez

me quedaste a deber.

me quedaste a deber.

venga, venga, cae.

échale, échale tú también.

ponle, güey, ponle, ponle.

¡preparados!

¡suéltenlos!

mátalo, mátalo, mátalo.

mátalo, mátalo.

hombre 2: ey, ¿quién eres?

manu: tranquilo.

[disparo]

pancracio: ¿qué [...]

está pasando?

[disparos]

¿qué [...]?

aquí no vengas a hacer [...].

[disparos]

reportero: hace unos momentos,

gus de sin miedo a la verdad

reveló la ubicación

de un lote baldío

que operaba como arena

de pelea de perros

de manera clandestina.

esta red secuestraba perros

para usarlos

como carne de cañón

para las peleas y, además,

pedían rescates a sus dueños.

todo se desató

por el secuestro de marley,

el perro de asistencia

de rosi segura,

una niña invidente

de 11 años de edad.

rosi: [ríe] te extrañé mucho.

marley, qué bueno

que estés aquí.

qué alegría.

[música]

[música]

[tarareo]

cata: ¡oh!

manu.

no te oí cuando llegaste.

manu: ¿cómo está, doña cata?

cata: feliz.

feliz.

como hace mucho

no lo había estado,

pero es que no hemos tenido

oportunidad de platicar,

pero...

juan me ofreció matrimonio.

manu: pues no me ha pedido

su mano.

estoy jugando.

ambos: [ríen]

cata: qué bueno.

manu: tranquila.

cata: me asustaste,

porque yo ya le dije que sí.

manu: ah, bueno.

cata: bueno, claro que le dije:

"si no aparece andrea,

no hay boda".

manu: no, no, doña cata.

cata: ay, manu, yo sé que están

pasando muchas cosas.

también a mí me están pasando

muchas cosas.

cosas maravillosas.

manu: doña cata,

no tiene que cancelar

absolutamente nada por mí.

yo entiendo muy bien

que el mundo sigue girando.

cata: ¿estás seguro?

manu: sí, y es exactamente

lo que yo le quería preguntar

a usted también.

¿está segura

de lo que está haciendo?

cata: ¿por qué me lo dices?

manu: no, no, no.

no por nada malo.

simplemente

pienso que puede ser

un poco precipitado

esto de la boda, ¿no?

digo, porque conoce

de hace muy poquito a juan.

cata: bueno,

¿qué te voy a decir a ti

que tú sabes perfectamente

lo que es el amor?

enamorarse.

bueno, es como--

como un huracán

que te atrapa

y te hace vibrar

y te sacude.

manu: sí, por eso me preocupo,

doña cata.

sé muy bien lo que se siente

y sé que cuando uno

está enamorado

piensa mal las cosas.

ya ve lo que me pasó con lety.

y pues no quiero

que me la lastime nadie.

cata: no te preocupes.

estoy bien.

con la vejez no hay de otra,

pero estoy bien.

sé lo que hago.

pero tú no estás bien, manu.

¿qué pasa?

manu: es que con todo esto

de andrea no he podido pensar

en otra cosa.

¿sabe lo que me pidió

antes de que se la llevaran?

cata: no.

¿qué te pidió?

andrea: pero antes dame

un beso.

manu: me pidió que le diera

un beso antes de que fuera

por las hamburguesas.

y yo le dije que no.

que se quedara tal cual estaba,

que cuando regresaba

la iba a llenar de besos.

pero ya no se los di.

y me pongo a pensar

que, pues, ¿qué tal

que ya no la vuelvo a ver?

que ya no le vuelvo a dar

un beso.

he estado pensando

que tal vez le tengo tanto miedo

al amor que me la paso

huyendo de él.

bere tenía razón

cuando me decía

que siempre había algo

que se ponía en medio

de nosotros.

si no era lety,

era el presidente o los casos.

y ahora entiendo que...

pues, bere me aceptaba como era.

ella solamente quería vivir

lo nuestro.

y yo no la dejé.

[chista]

creo que solo soy un cobarde.

cata: no, mi hijo.

tú puedes ser cualquier cosa,

pero no un cobarde.

tú eres el ser humano

más hermoso

que he conocido en mi vida.

un hombre con un corazón

muy noble.

y que tiene un misión.

no es fácil, mi amor.

si tú fueras un cobarde,

no arriesgarías tu vida

por salvar las de otros.

manu: ¿y si solamente uso

todo eso de pretexto

para huir de mis sentimientos?

cata: ¿eso es lo que te dice

tu corazón?

manu: lo que quiero

es hacer las cosas bien.

quiero estar bien con andrea,

quiero cambiar,

quiero que funcione.

no quiero que me pase lo mismo

que me pasó con lety y bere.

solamente espero

que no sea demasiado tarde.

cata: nunca es tarde.

taxista 1: caballeros.

horacio: buenos días, señores.

taxistas: buenos días.

horacio: creo que ya todos saben

quién soy.

vengo a ofrecerles una alianza,

un negocio.

ganar-ganar.

mujer: bueno, pues, mucho gusto.

hombre: mucho gusto.

rodrigo: tranquilos, tranquilos.

juan: muy buenos días.

hola, ¿cómo están?

rodrigo: juan.

te presento a tu linda familia.

tus dos adorados hijos.

tus dos maravillosas nueras.

tus maravillosos y tiernos

nietos.

juan: hola, pequeños.

¿cómo están?

niños: bien.

juan: es un placer.

muchas gracias.

bueno, pues les voy a dar

toda la información,

porque quiero que nos pongamos

bien de acuerdo.

así que pongan mucha atención.

yo soy un hombre

que se casó con una mujer

y éramos muy jóvenes.

ella fallece, me quedo viudo

y, entonces, me hago cargo

de ustedes dos,

que son mis hijos.

[murmura]

taxista 1: a eso venimos, ¿no?

taxista 2: exactamente.

horacio: esa voz me agrada.

y, bueno, ahora que ya estamos

hablando el mismo idioma

y que estamos sincronizados

en la misma sintonía,

les voy a platicar

de dónde va a venir la lana.

ustedes se acaban de integrar

a la red más importante

y más grande

de robo de autos

y autopartes del país.

les aseguro que esto va a ser

como ganarse la gloria.

de cualquier manera

cada uno de ustedes

va a tener un sueldo fijo

de cien mil pesos al mes.

más aparte la comisión

por cada auto robado.

pero necesito que sean

mis ojos en la ciudad.

que me reporten todo.

esta ciudad es nuestra.

berenice: buenos días.

[música en auriculares]

¿estás bien, manu?

manu: no.

berenice: no, pues sí se nota

como a tres kilómetros

a la distancia.

manu: es que todo esto

de andrea me tiene muy mal.

que, por cierto,

quiero hablar contigo.

¿se puede?

berenice: sí.

manu: bere.

quería pedirte

que me perdonaras.

por todo.

mira, apenas entiendo

que todo lo que me decías,

todos los reclamos y--

pues, además de que tenías

toda la razón,

entiendo que era para que...

que no me alejara de ti.

de verdad perdóname, bere.

berenice: eso ya quedó

en el pasado, manu.

tú me has dado

tantas cosas buenas

que, pues, ya estamos tablas.

yo estoy muy agradecida contigo

porque por ti tengo una familia

y tengo tanto cariño

que jamás pensé tener.

gracias por recordarme

quién soy y lo que valgo.

gracias por quererme

y cuidarme a tu manera.

yo sé que el amor es así.

pues no era tu intención

lastimarme.

gracias por ayudarme

a sanar tantas cosas.

lo de mi hermanita.

el miedo que tenía

de sentirme o verme bonita.

yo siempre te voy a querer.

siempre voy a estar ahí

para ti.

porque somos una familia.

manu: ven.

berenice: bueno, pues,

ya estuvo, ¿no?

ya no tienes nada que decir.

y, pues, yo no me voy a volver

loca como la lety.

manu: no, no, no.

lo que menos queremos ahorita

es otra loca

que me quiera matar.

[ríe]

berenice: y pues vas a ver

que todo lo de andrea,

pues, se va a solucionar.

no te preocupes.

manu: gracias, bere.

eso espero.

[música]

[música]

lety: doña cata.

cata: ay, hija.

hija, por el amor de dios.

no te me aparezcas así.

me puedes provocar un infarto

con todas las cosas

que están pasando.

lety: perdón, doña cata.

no era mi intención.

solo quería decirle

que he tratado de dar

con la canción,

pero nada más no logro descifrar

cuál es.

cata: gracias por preocuparte,

mi hija, pero mira,

ya toda la información

que me diste

ya se la di a las personas

que pueden hacer algo.

y lo están procurando hacer

con manu también.

perdóname, hija,

pero ya me tengo que ir.

tengo mucha prisa.

lety: doña cata.

¿cree que pueda ver a manu?

cata: no, hija.

no lo creo.

lety: solo le quiero pedir

perdón.

cata: hija.

si realmente estás arrepentida

piensa en todo

lo que se quisieron

y por ese amor déjalo en paz.

juan: [tararea]

[timbre]

aguántenme, ya voy.

ahora vengo.

[resopla]

catita, te ves hermosa

con ese vestido.

no te lo había visto nunca.

cata: no, es nuevo.

lo compré especial para hoy,

para este evento.

mira, mira lo que te traje.

un vinito sa--

juan: qué rico, gracias.

cata: juan.

juan: ¿qué tal, eh?

ay, las flores.

lo preparé yo todo.

cata: ¿todo?

juan: todo, tuve que madrugar,

no sabes.

espérate que pruebes mi pasta.

es mi especialidad.

al pesto.

perdón, ¿qué me ves?

¿me ensucie con algo?

cata: no, juan,

es que te ves tan guapo.

juan: mi bella.

[timbre]

ay, ya llegaron.

aguántame.

voy por ellos.

espérame, ya voy.

ya voy, ya voy, ya voy.

aguántenme.

ahora sí, pasen, pasen por acá.

pasen, pasen.

eso.

pasen por acá.

les presento a mi prometida.

la señora catalina.

niño: qué rico.

diana: mucho gusto.

juan: catalina,

esta es mi familia.

cata: sí, qué gusto verlos.

juan: ellos son mis hijos.

ramiro, yair.

ramiro: mucho gusto.

cata: mucho gusto.

yair: ¿qué tal? mucho gusto.

papá, no me habías dicho

que tu novia era modelo.

cata: ay, por favor.

¿qué dices?

juan: bueno, te presento también

desde luego a mis nueras.

por favor, diana.

diana: diana, mucho gusto.

cata: diana.

celia: celia, mucho gusto.

juan: y ellos son mis nietos.

aquí tenemos a brian.

cata: hola, brian.

juan: te presento a fernando.

y a la hermosísima julita.

cata: tan hermosa ella.

son muy lindos todos,

son muy hermosos.

juan: se parecen a su abuelo.

siéntense, por favor.

cata: sí, siéntense.

por favor, siéntense.

juan: ah, ¿sabes qué?

voy a traerles un refresco

y algo para abrir el vino.

aguántenme tantito.

mora: teniente machado.

¿qué sabemos

del teniente salcido?

machado: no se ha reportado

al área 16 desde el accidente,

brigadier.

[vibra celular]

[tono de línea ocupada]

juan: estos don siempre

estaban compitiendo.

yo me distraje

y se meten a la alberca.

estaba helada.

cuando los saco estaban morados

y temblaban como locos.

juanita: oye, papá,

¿cómo se llamaba el señor?

juan: [titubea]

juan, juan.

es que con lo de rogelio

y juan la pobre se hace bolas.

pero ¿sabes qué, mi hija?

dime abuelito.

así nada más.

[ríe]

es que los niños...

cata: se le pasó.

salud.

todos: salud.

juan: salud.

manu: ¿qué vas a querer?

andrea: unas papas

y unas hamburguesas.

pero antes dame un beso.

manu: ahorita que regreso

te voy a dar como 20, mujer.

andrea: antes de irte uno.

manu: no me tardo.

no me tardo nada.

andrea: ¿qué es esto?

cinco, cinco...

[gime]

tres.

[vibra celular]

manu: bueno.

andrea: manu.

manu: andrea.

¿dónde estás, mi amor?

¿estás bien?

andrea: sí.

creo que sí.

pero no sé dónde estoy.

es un bosque.

manu: espera, mi amor.

¿estás bien?

¿alguien te tiene?

¿estás con alguien?

andrea: no, estoy sola.

pero desperté aquí,

en medio de la nada

y encontré este celular.

manu: tranquila, mi amor.

ya estoy rastreando tu celular.

tranquila.

espérame un segundo.

estás en el ajusco.

no te muevas de ahí.

voy para allá, mi amor.

andrea: por favor,

no te tardes.

manu: no me tardo, mi amor.

quédate ahí, te amo.

[vibra celular]

nico: ¿qué pasa, manu?

manu: nico, encontré a andrea.

está en un bosque en el ajusco.

tengo que ir por ella.

nico: dime si escamilla

tiene algo que ver.

manu: no, no, no.

al parecer despertó sola

y tengo que ir por ella.

horacio no tiene nada que ver.

mira, cuando esté allá te marco

y te aviso.

nico: mantenme al tanto,

por favor.

[música]

[música]

pérez: huella.

horacio: quiero decirles

que la gente que trabaja para mí

trabaja con lealtad.

y quien no lo hace se muere.

manu: hola, cibernautas.

¿se han puesto a pensar

cómo la misión

de llegar a la cumbre

no hace más que hundirnos

en el lodo cada vez más?

horacio: ahora todo ustedes

están bajo mis órdenes.

¿está claro?

todos: sí, señor.

horacio: pronto

seremos los dueños

de esta ciudad.

pérez: huella.

amigo: mi bonita, ¿cómo estás?

¿cómo te fue?

¿pudiste hablar con manu?

lety: no.

pero ya no va a ser necesario.

y ¿sabes?

si terminé así

fue por obsesionarme tanto

con él.

él se sabe cuidar solo.

y ya.

por fin entendí que--

que lo tengo que dejar ir

por completo.

manu: lo importante

es que aprendamos

cada una de las lecciones

que se nos presentan

en el camino.

que aprendamos a no aferrarnos.

a aceptar las cosas como son.

a perdonarnos a nosotros mismos.

cata: mucho gusto.

que les vaya bonito.

manu: aunque muchas veces

preferimos vivir una mentira,

es una ilusión

que nosotros mismos inventamos.

un intento fallido de sanar

aquello que nos duele.

de intentar llenar aquello

que sentimos que nos hace falta.

juan: no, no, ¿qué haces?

no, yo lo hago.

no te preocupes.

dime, ¿qué te parecieron?

cata: gracias, juan,

por presentarme a tu familia.

es encantadora, hermosa.

juan: te voy a hacer la mujer

más feliz y más dichosa.

cata: juan.

te amo.

manu: la ilusión desaparecerá

como una nube de humo.

[vibra celular]

mora: nicolás, dime, por favor,

que estás bien.

nico: sí, brigadier,

estoy bien, ¿por qué?

mora: ¿cómo por qué?

te he llamado millones de veces.

¿por qué no me contestas?

nico: perdón, brigadier.

lo que pasa es que estaba

en mi casa,

acomodando algunas cosas

y descansando un poco.

sinceramente, no me siento bien.

me siento todavía

un poco adolorido

por el accidente,

pero no se preocupe.

ya me reincorporo.

mora: qué bueno.

me tenías muy preocupada.

nico: por cierto, brigadier,

habló manu y me dijo

que ya apareció andrea.

mora: ¿cómo?

qué bueno.

¿dónde está, cómo está?

¿qué explicaciones dio?

nico: no sé, solo me comentó

manuel que--

que andrea le había marcado

y que iba a ir por ella,

pero al parecer está bien.

mora: ¿y escamilla?

¿qué sabemos de él?

nico: nada aún, brigadier.

mora: necesito que te presentes

cuanto antes.

nico: no se preocupe.

en este preciso momento

salgo para allá, brigadier.

manu: no importa quién seas

o lo que hagas.

todo tenemos una misión

importante.

con nuestras familias.

con nuestra sociedad.

con el país.

pero hay que entender

que para poder cumplir

esa misión,

primero hay que enfrentar

nuestros peores miedos.

nuestros demonios.

la verdad.

para entonces

poder encontrar la paz.

¡andrea!

y muchas veces duele,

porque toparnos de frente

con la realidad

no es nada fácil.

pero si algo he aprendido

es que después de cada tormenta

siempre llega la calma.

sin miedo a la verdad.

berenice: ey, qué bueno

que ya llegaron.

¿están bien?

andrea, ¿estás bien?

manu: tranquila, mi amor.

tranquila.

mira, por seguridad,

es mejor que nos quedemos aquí.

no quiero que estés sola

por ningún motivo.

andrea: está bien.

manu: tranquila.

vamos a doblar la seguridad

para que estés tranquila,

mi amor, ¿ok?

¿quieres algo de cenar,

mi amor?

algo en especial,

lo que quieras.

andrea: no.

solo quiero bañarme.

manu: ok.

lo que necesites, mi amor.

si necesitas algo más

me avisas, ¿sí?

¿está bien?

andrea: sí.

berenice: manu.

¿andrea está bien?

manu: le voy a preparar

algo de comer.

berenice: no, no te preocupes.

doña cata dejó comida.

si quieres yo se la caliento.

manu: gracias.

berenice: ¿ustedes están bien?

¿andrea está bien?

manu: no lo sé.

no lo sé.

andrea: [recuerda gemidos]

[recuerda música]

[recuerda gemidos]

Cargando Playlist...