null: nullpx
Cargando Video...

Simplemente María Capítulo 3

1 May 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

[música]

maría: alejandro.

me "besastes".

alejandro: no pude resistirme,

maría.

lo deseaba tanto.

¿tú no lo deseabas?

maría: sí.

alejandro: ¿entonces?

¿qué pasa?

maría: perdón, es que...

alejandro: ¿qué?

fue tu primer beso, ¿verdad?

[ríe]

ay, maría, gracias.

es un regalo tan bello.

me emociona tanto saber

que--que yo soy el primero

que besa tus labios.

maría: es que...

pensé que no te iba

a volver a ver.

alejandro: pero ¿por qué

pensaste eso?

maría: pina me lo dijo.

dijo que ustedes nada más

querían jugar con nosotras.

alejandro: no, no, no.

eso no es verdad, maría.

yo no he dejado de pensar

en tus ojos,

en tu cabello, ¿eh?

en esta carita de ángel

tan linda que tienes.

¿sí me crees, sí?

maría: es que yo tampoco

he dejado de pensar en ti.

es como--como si solamente

existieras tú en mi cabeza.

siempre, siempre quise sentir

lo mismito que sintieron

mis papás cuando se vieron.

amor.

alejandro: sí, maría, es amor.

maría: ¿vamos hoy a misa?

alejandro: ¿quieres hoy misa?

maría: sí.

alejandro: muy bien,

vamos a misa, pero aquí no.

quiero llevarte a la iglesia

más linda de toda la ciudad.

¿quieres?

maría: sí.

alejandro: vamos, ven.

vente, vamos.

vamos.

acá está mi coche.

estela: ahí viene vanessa.

karina está superfuriosa

contigo.

vanessa: [suspira]

¿y tú crees que a mí

eso me quita el sueño, amiga?

para nada.

estela: por favor, no inventes.

no hay que llevar las cosas

tan lejos, vanessa.

somos amigas y pues, no sé,

tendríamos que pasarlo--

vanessa: ay, ¿pedimos de comer?

estela: ¿sabes qué?, no puedo.

justo estoy esperando a--

ay, ya llegó.

mi amor, hola.

marco: flaquita.

estela: ¿cómo te fue, mi amor?

marco: bien, corazón, ¿y tú?

estela: bien también.

marco: preciosa.

vanessa: ¿qué onda, marco?

marco: ¿cómo estás, vane?

¿nos vamos, mi amor?

estela: sí, cuando tú quieras.

marco: vale.

oye, vamos a ir a comer

al bistró francés

y luego al cine, ¿quieres?

estela: no, no, no, yo creo

que vanessa tiene otros planes,

¿no? ¿o no?

vanessa: para nada,

no tengo problema.

si no les importa

y me dan diez minutos,

me voy a cambiar.

marco: órale, te esperamos.

estela: ¿por qué

tenías que invitarla?

marco: oye, nada más fui amable.

es la hermana de mi mejor amigo.

estela: sí, y es tu ex también.

[campanadas]

[coro]

maría: buenas tardes.

>> buenas tardes, señorita.

alejandro: buenas tardes.

>> buenas tardes, joven.

alejandro: ¿qué, qué te gusta?

maría: todo.

alejandro: [ríe]

maría: mira.

alejandro: uy, mira,

la virgencita.

maría: ¿cuánto cuesta?

>> 250, señorita.

alejandro: uy, maría,

250, no.

¿me la puede dar, por favor?

maría: no.

alejandro: sí.

maría: no, por favor.

está muy cara, no.

alejandro: hay que consentir

a maría.

¿ok?

maría: muchas gracias.

alejandro: es toda tuya.

maría: muchas gracias.

alejandro: muchas gracias.

>> que le vaya bien.

alejandro: ¿te gusta?

feli: oye, mi hijo,

¿y qué ha pasado

con ese profesor jiménez?

cristóbal: hasta ahora

no me ha llamado el director.

tal vez su queja

no sirvió de mucho, ¿eh?

feli: ay, bendito sea dios,

mi hijo.

y ojalá que así sean las cosas.

yo sé cuánto te gusta

tu trabajo, lo que quieres

a esos chamacos.

cristóbal: mamá,

dar clases es mi vida.

feli: pero mira, cristóbal,

que también hay otras cosas.

cristóbal: sí, ¿cómo cuáles?

feli: bueno, pues, por ejemplo,

ya va siendo hora

de que tengas una novia.

cristóbal: [ríe]

mamá, ni la burla perdona.

le voy a explicar algo

y ponme mucha atención,

por favor.

a mí--

a mí ahorita

las únicas mujeres

que me interesan son nayeli

y tú.

feli: [ríe]

cristóbal: ahí fuera no tengo

tiempo para otra mujer.

feli: ay, mi vida, eso dices

ahorita, pero acuérdate

que a cada santo se le llega

su capillita.

ay, solamente le pido

a san juditas

que cuando eso pase,

te mande una muy buena mujer

como tú te mereces, mi vida.

maría: morenita linda,

gracias por traerme con bien

a la capital.

te pido que cuides mucho

a mi papacito

y a mis hermanitos.

bendícelos.

quiero agradecerte también

por haber puesto

el amor en mi vida.

vamos a pedirle a la virgencita

para que nos queramos

toda la vida.

alejandro: sí, maría,

vamos a pedirle.

maría: virgencita.

alejandro: virgencita.

maría: te pido

para que este amor--

alejandro: te pido

para que este amor--

maría: esté lleno de respeto.

alejandro: esté lleno

de respeto.

maría: y que siempre guíes

nuestro camino.

tavo: 137, 138 dominadas.

ni maradona.

>> uy, sí, qué presumido.

¿qué chiste tiene subir y bajar

la pelota como si fuera yoyo?

los buenos futbolistas

meten goles.

tavo: ah, ¿sí?

pues yo he metido titipuchales

de goles, ¿eh, metiche?

y de cabeza, de taquito,

hasta de chilena.

>> ¿chilena?

¿qué es eso?

tavo: ay, ¿cómo vas a saberlo?

si tú eres una niña

y las niñas solamente juegan

a las muñecas.

mira, es cuando tú estás

de espaldas a la portería

y en eso que llega la bola

y tú te avientas al aire

haciendo una tijera

con las piernas.

>> ¿a que tú

no puedes hacer eso?

tavo: ¿a que sí?

fíjate, ¿eh?

>> como si pudieras.

>> ¡mataste a mi abuelito!

alejandro: aquí se me queda

usted.

[ríe]

¿cómo ves?

¿te gusta el nombre

del restaurante?

ey, ey, maría, ¿qué pasa?

maría: no sé leer.

alejandro: ¿quieres saber

qué dice?

yo te voy a decir.

dice "maría la bonita".

así como tú.

maría, la bonita.

buenas tardes.

>> bienvenidos, adelante.

maría: gracias.

gracias.

mozo: buenas tardes,

bienvenidos.

¿les ofrezco algo de tomar?

alejandro: eh--

maría: solo agüita.

alejandro: ¿un agüita?

eh, dos agüitas de horchata,

¿quieres?

mozo: dos aguas de horchata.

alejandro: gracias.

mira lo que me encontré.

maría: ay.

alejandro: para ti.

maría: gracias.

alejandro: oye, maría,

¿por qué no sabes leer?

¿en tu pueblo no había escuelas?

maría: sí hay,

pero no podía.

alejandro: ¿y por qué

no pudiste?

maría: cuando los ojitos

de mi mamacita

se fueron quedando sin luz,

me quedé a cuidarla.

y cuando dieguito,

mi hermanito más pequeño, nació,

diosito se llevó a mi mamacita

y yo me quedé a cuidar

a mis hermanitos.

alejandro: ¿y cuántos tienes?

maría: tres.

alejandro: ¿tres?

¿y con quién se quedaron?

maría: pues con mi papacito.

alejandro: ¿con tu papacito?

¿y tu papacito fue

quien te mandó a ti a la capital

para que trabajaras o--?

maría: no, no.

yo vine porque quise venir aquí

a trabajar para ayudar

a mi papacito a saldar

una deuda que tiene.

y la verdad

es que no me arrepiento.

tengo trabajo, un techo,

comida.

y no necesito nada más.

alejandro: ¿nada más?

maría: nada más.

alejandro: qué linda.

maría,

eres admirable, ¿sabes?

maría: ¿yo?

alejandro: sí, tú.

[música]

[música]

zenaida: aquí están los centavos

que le manda su maría.

me acaban de llegar

y se los traje corriendito.

juan: muchas gracias,

comadre zenaida.

dios y la virgen bendigan

para siempre a mi maría.

no me gusta que se haya ido,

pero, pues, era lo mejor.

así el isauro ya no la está

molestando.

oiga, comadre, ¿y usted sabe

cómo está mi muchacha?

zenaida: ay, ha de estar

retebien.

hoy en la noche le voy a hablar

a mi crispina.

digo, por si usted quiere hablar

con la maría.

trabaja en la casa de enfrente.

juan: harto gusto me va a dar

hablar con mi muchacha, comadre.

cristóbal: no se ve tan grave.

al parecer, solamente

es ese golpe en la cabeza.

a ver, pero ¿qué le pasó?

¿se cayó usted de la silla

o qué pasó?

>> no, fue tavo,

que le dio un balonazo

en la mera cholla.

cristóbal: ¿y dónde está

ese hermano mío, eh?

>> ¡ahí está, ahí está!

cristóbal: gustavo,

ven acá.

rápido.

ven.

¿por qué te escondes?

>> por collón, por eso.

tavo: qué collón

ni qué ocho cuartos,

si tú me provocaste.

cristóbal: ey, ya, a ver, niños,

no discutan.

tavo: cristóbal, tú sabes

que fue un accidente.

cristóbal: tavo, sí,

claro que eso lo sé.

>> ¿no lo vas a castigar o algo?

cristóbal: sí te voy a regañar,

gustavo,

pero no por lo que tú crees.

no por provocar un accidente,

eso puede pasar,

sino por esconderte,

por no afrontar

las consecuencias

de lo que haces.

ahora le vas a pedir disculpas

a don zacarías

y quiero que lo hagas

sinceramente, ¿me oíste?

tavo: ¿me disculpa,

don zacarías?

zacarías: sí.

cristóbal: ¿lo ves?

al menos en ese sentido

ya se arreglaron las cosas.

alejandro: yo te abro, maría.

maría: muchas gracias,

alejandro, por este día.

lo voy a guardar

aquí adentrito.

y gracias por esta morenita,

que nos va a proteger a los dos.

alejandro: ajá, sí.

maría: nos vemos el domingo.

alejandro: hasta el próximo

domingo.

[ríe]

te acompaño.

ay, maría.

eres tan diferente

a todas las mujeres

que he conocido.

tan diferente.

feli: dichosos los ojos

que se dignan verte por aquí.

¿y ese milagro?

pina: ay, me recordé

de las viejas amistades

y quise venir a saludar.

cristóbal: ay, ¿en serio, pina?

¿no será más bien

que no organizaste ningún plan

con cualquiera

de todos esos pretendientes

que tienes?

pina: ah, profesor,

se han vuelto recodos.

para llevarme a comprar

un helado en la esquina,

mejor me lo compro yo.

feli: pina.

ambas: [ríen]

feli: pásale para que tomes

un cafecito, que es de olla.

pina: qué sabroso el cafecito

de olla, doña feli.

tavo: por tu culpa me regañaron

solo a mí

cuando tú me provocaste.

>> porque eres un tonto.

ni una peruana sabes hacer bien.

tavo: no es peruana,

es chilena, tonta.

>> ay, no soy una tonta,

pero tú sí eres

un tilico baboso.

tavo: y tú una cara

de lagartija.

>> [se burla]

carmina: bueno, qué barbaridad.

¿por qué ustedes dos siempre

se la pasan peleando, eh?

>> ay, porque tavo me cae

bien gordo.

ay, y además está retefeo.

carmina: uy, pero ellos crecen

y se ponen bien guapos.

>> [ríe]

¿ese?

ay, ese tilico no se pone guapo

ni aunque vuelva a nacer.

carmina: [ríe]

>> ay, no me haga reír.

carmina: qué bárbaro,

todo el tiempo están...

yolanda: hola, baboso.

fíjese por dónde camina.

fausto: qué chulada de mujer.

ay, ya aplasté las campechanas.

maría: papacito, ¿me oye?

juan: sí, mi hija, sí te oigo.

estás gritando.

maría: es que estoy retelejos.

¿cómo está usted, papacito?

pina: [susurra] bájale.

juan: bien, hija, bien.

extrañándote reteharto.

ah, gracias por esos centavos

que mandaste, ¿eh?

maría: parte de eso

es para pagarle la deuda

al isauro.

juan: ¿tú sabías de la deuda,

mi hija?

maría: sí, papacito.

yo no quiero que le deba nada

a ese hombre.

juan: ni te apures, mi hija.

isauro se enojó reteharto

cuando supo que te fuiste.

tanto que ya ni se llevó nada

del granero.

maría: ay, qué bueno por usted

y por mis hermanitos.

de todas formas, le voy a mandar

a usted su dinerito cada mes.

juan: gracias, mi hija, ¿eh?

te extraño reteharto.

pero estoy tranquilo

porque te oigo bien contenta.

maría: sí, papacito.

estoy retefeliz acá.

pina: ya córtale, manita,

que me van a regañar.

maría: papacito,

ya tenemos que cortar.

le mando muchas bendiciones.

juan: y yo a ti, mi hija.

que diosito y la virgencita

te me cuiden, mi hija.

maría: deles besos

a mis hermanitos.

dígales que todas las noches

rezo por ellos.

hasta más ver, papacito.

pina: se ve que te dio

reteharto gusto hablar

con tu papá.

maría: sí, pina.

pero también estoy contenta

por otra cosa.

pina: ¿por qué?

cuéntame, hermanita.

maría: porque...

alejandro fue a buscarme

a la iglesia y me besó.

fue mi primer beso de amor.

[música]

[música]

adolfo: ¿y cómo vas

en la universidad, hijo?

estás por presentar

los exámenes semestrales, ¿no?

alejandro: sí, pa,

ya están encima.

vanessa: la que está encima

de mi hermano es karina pineda,

papá.

no lo deja ni a sol ni a sombra.

¿no te distrae mucho

de tus obligaciones, hermanito?

adolfo: mira, no está mal

que te intereses

por esa muchacha.

es de buena familia,

conocemos a sus padres,

pero recuerda,

para ti lo único y principal

son tus estudios.

georgina: pues yo opino

que el amor puede ser

un gran incentivo.

y si alejandro realmente

está interesado en esa muchacha,

ella podría ser la motivación--

vanessa: para nada, mamá.

karina tiene

una pésima reputación.

karina es una--

georgina: vanessa.

por favor.

alejandro: ¿saben que sí

me motivaría un buen para--

pues para meterle ganas

a los estudios?

¿no saben?

[ríe]

la copa hípica, papá.

aún puedo competir, ¿eh?

adolfo: olvídalo, alejandro.

hemos hablado

en muchas ocasiones

de este asunto.

mientras tú no termines

tu carrera,

nada de competencias hípicas.

alejandro: pa, pero es

mi oportunidad, por favor.

adolfo: he dicho, punto.

pina: ay, hermanita,

ese es el primer paso

de ese ricachón.

así empiezan todos y terminan

burlándose de una.

maría: no, pina.

alejandro es sincero conmigo.

"dijistes" que no me buscaría

y me buscó.

me llevó a la catedral.

hasta me regaló una virgencita

bien linda para que nos cuide

a los dos.

pina: maría, maría,

lo hace para ganarte.

segurito que ese canijo

también tiene novia.

maría: no, pina.

si tuviera novia, no me diría

cosas tan lindas.

pina: esas son puras palabras

que nunca te va a cumplir.

maría: alejandro

no me ha prometido nada.

pina: ni falta que hace,

hermanita.

a esos empiringotados

lo que les sobra es labia.

¿ya te "fijastes" bien?

maría: ¿en qué?

pina: en que son muy distintos.

él es rico y tú...

nunca te va a tomar en serio.

maría: el corazón no elige

a quién querer, pina.

y yo lo quiero.

y él me quiere.

pina: yo nomás espero

que tu corazón no se equivoque.

yolanda: chicas, mis clases

de aeróbic, no se las pierdan.

están superbuenas.

cristóbal: yolanda.

qué sorpresa.

yolanda: cristóbal,

qué gusto verte.

cristóbal: oye, me enteré.

entraste a trabajar al gimnasio

de la esquina.

ay, la nueva maestra de aeróbic.

cuéntame, ¿qué tal te va?

yolanda: pues no me puedo

quejar, aunque me encantaría

tener más alumnos.

sería mucho más feliz

si uno de ellos fuera

un maestro de secundaria

muy guapo que vive por aquí.

cristóbal: [ríe]

yola, por favor.

¿yo tomando tus clases?

yolanda: ándale.

cristóbal: a mí me encantaría

tener tiempo, en verdad.

pero bien lo sabes,

con los cursos en la secundaria

y luego en las tardes

y las noches

las regularizaciones

con mis alumnos,

no me da tiempo de nada.

yolanda: ándale,

date un tiempito.

te tienes que relajar,

cristóbal, estás muy tenso.

cristóbal: yola, justamente

te lo decía.

ve la hora,

se me hace tardísimo.

yolanda: no.

cristóbal: qué gusto

me da verte.

yolanda: pero, cristóbal--

cristóbal: cuídate mucho.

yolanda: pero por--

fabián: ey, ey, ey,

justo a ti te andaba buscando,

mulilla.

yolanda: ¿cómo?

¿es a mí?

fabián: sí, a ti.

¿a poco no te acuerdas de mí?

yolanda: ah, sí,

eres el mirón.

me acuerdo.

¿qué se te ofrece?

fabián: no, pues conocerte,

criatura.

mira, ¿cómo ves que tú

me das tu teléfono

y yo luego te invito a salir?

yolanda: lo siento,

yo no les doy mi teléfono

a desconocidos.

adiosito.

fabián: condenada mulilla esta.

pero ya se interesará en mí

cuando sea un cantante famoso.

sí, señor.

fausto: fabián, fabián.

fabián: cómo te tardas, "bro".

fausto: oye, morro,

¿en serio que vamos a ir

a buscar personalmente

al bato ese que nos dio

su tarjeta allá en monterrey?

fabián: es que hemos llamado

y llamado y nada, hombre.

no hay de otra.

ándale, morro, vámonos, sígueme.

apúrese, apúrese.

cristóbal: pina, hola.

pina: profesor cristóbal,

qué gusto.

pero ¿qué anda haciendo

tan lejos de sus rumbos?

cristóbal: vine a enviar

unos documentos.

pina: ah, ella es mi amiga

maría.

maría, te presento

al profesor cristóbal.

cristóbal: mucho gusto, maría.

maría: buenos días tenga usted,

maestro.

pina: el profesor cristóbal

es bien buena gente.

en sus ratos libres da clases

a todos los que quieran

estudiar.

maría: yo no tengo dinero

para pagar.

cristóbal: mis clases

son gratuitas.

maría: ¿gratu--?

gratu--

cristóbal: gratis.

maría: ah, ¿gratis?

pina: sí, hermanita.

maría: ay, no, me gustaría

reteharto aprender a escribir.

cristóbal: eso me da

mucho gusto.

pina sabe dónde es la pensión.

todas las noches doy clases ahí

a cualquier persona

siempre y cuando tenga deseos

de aprender.

maría: ay, pero me daría

harta vergüenza

siendo tan grandota

y sin saber leer.

cristóbal: no, maría,

vergüenza le debería dar

a todo aquel que no se quiere

superar.

yo tengo alumnos

de todas las edades

en todos los niveles,

así es que si te animas,

pina te puede llevar.

a mí me va a dar mucho gusto

verte por allá.

[música]

fabián: ¡condenado hijo

de su recontra--!

nos vieron la cara de zopencos.

este dizque representante

artístico nomás nos hizo venir

al df aquí a lo tarugo.

no hay contrato

ni carrera artística ni nada.

fausto: ¿y ahora?

¿qué vamos a hacer?

fabián: pues no lo sé, bro.

me canso que no lo sé.

alejandro: ey, llegaste.

[ríe]

¿hace una semana que no te veo

y me haces sufrir así, maría?

llevo horas esperándote.

¿qué pasa?

maría: es que tenía que dejar

lista la cocina.

¿te gusta mi vestido?

alejandro: sí.

maría: es de los que traje

allá de mi pueblo.

alejandro: te ves hermosa.

eres tan bella,

tan linda.

cada día que pasa

necesito tenerte

más y más cerca, maría.

maría: a mí también.

me paso contando las noches

y los días para volver

a mirarte.

eres como--

como el agua que necesita

el campo.

¿te puedo hacer una pregunta?

alejandro: sí, claro.

maría: ¿tú tienes novia?

alejandro: por supuesto que no,

maría.

¿a que tu amiga pina

te está metiendo ideas

en esta linda cabecita, verdad?

maría: es que piensa que somos

muy diferentes

y que tú nunca te vas a fijar

en una mujer como yo.

pero yo no tengo la culpa

de lo que me está pasando.

soy pobre y sé que no debo mirar

para arriba.

pero te quiero, alejandro.

te quiero con toda mi alma.

alejandro: maría,

miramos al mismo lugar.

al mismo, ¿ok?

el amor no sabe de diferencias.

pero ¿sabes qué?

en lugar de estar hablando

tanto, mejor te lo voy

a demostrar.

¿quieres?

hoy tengo para ti una sorpresa

que yo sé que te va a gustar.

¿quieres saber qué es?

¿quieres saber qué es?

sí, ¿quieres saber?

ven, vamos.

vanessa: ¿alejandro?

[timbre]

marco: va, va, va.

bueno, qué manera de tocar.

¡voy!

ey, sí, ya.

¿qué onda, vane?

qué manera de tocar.

¿qué estás haciendo aquí?

vanessa: vengo a que me digas

quién es la guarachuda

con la que vi a mi hermano

alejandro.

[claxon]

maría: ¿qué es aquí?

alejandro: es una sorpresa,

maría, tranquila.

[ríe]

este lugar, maría,

es muy importante para mí.

¿qué tal, eh?

toma, maría, para que se lo des.

hola, tornado.

ambos: [ríen]

alejandro: mi querido

y bello tornado.

con este caballo, maría,

yo quería competir

en las olimpiadas.

pero bueno, eso tendrá

que esperar.

son solo sueños guajiros.

maría: está rechulo.

alejandro: ¿te gusta?

maría: me gustaría verte

en el caballo.

alejandro: ¿eso quieres?

tus deseos son órdenes.

¿ok?

tornado, vámonos, a correr.

vente, vente, chiquito.

vanessa: ¿no me lo vas a decir,

marco?

quiero saber quién es

esa pueblerina.

¿de dónde la sacó?

marco: bueno.

vanessa: se veía tan marginal,

tan corriente,

tan insignificante.

no dudaría que sea la criada

de alguno de sus amigos,

¿verdad?

es que no puedo creer

qué bajo ha caído mi hermanito

en sus gustos.

[grita] ¿quién es la gata?

marco: tranquila, no me grites,

vane, no tengo ni la menor idea

de quién estás hablándome.

vanessa: no te creo.

marco: bueno.

vanessa: tú sabes todo

lo que hace y deshace

mi hermano.

marco: ¿qué?

bueno, no todo es--

estela: ¿vanessa?

¿qué--qué estás haciendo aquí?

vanessa: vine a tratar

unos asuntos personales

con marco.

y como al parecer no puede

ayudarme a despejar mis dudas,

pues ya me voy.

chao.

estela: ¿qué onda con eso,

marco?

marco: tranquila.

estela: ¿qué vino a tratar

contigo?

¿qué asunto personal?

marco: mi amor, solamente

me vino a preguntar

acerca de unos medicamentos

que está tomando su mamá.

estela: ay, por favor,

no inventes.

eso se lo pudo haber preguntado

a su papá.

te estás viendo con ella,

¿verdad?

marco: tranquilízate, flaca,

claro que no.

estela: entonces es ella

la que te está buscando,

¿verdad?

y yo sé con qué intención,

marco.

ella quiere volver

a conquistarte.

marco: mi amor, para nada.

a vanessa no le intereso

ni tantito.

estela: ¿vanessa?

vanessa es impredecible.

sí, con eso de que me puse

del lado de karina

en una diferencia

que tuvieron...

es eso, ella quiere molestarme.

marco: no, no, estela, yo creo

que estás exagerando.

¿por qué vane haría eso?

o sea, no tiene ningún sentido.

estela: no, porque a lo mejor

se le está ocurriendo revivir

tiempos pasados.

como ningún chavo la aguanta...

marco: flaquita, vane es pasado,

olvídate de eso.

mira, yo ya la olvidé.

estela: no, no la has olvidado.

¿sabes por qué?

porque sigues siendo atentísimo

con ella.

¿o por qué se te ocurrió

invitarla a comer con nosotros?

es más,

hasta nos acompañó al cine.

[grita] ¿por qué, marco?

dímelo, por favor, dímelo.

¿por qué?

[música]

hortensia: ay, señora,

qué bueno que decidió regresar

a trabajar al patronato

del hospital.

georgina: el nuevo medicamento

me cayó mejor.

me he sentido muy bien

al retomar mis actividades.

hortensia, muchas gracias

por preocuparte tanto por mí

y por cuidar de esta familia.

hortensia: la agradecida soy yo,

señora.

les debo mucho a usted

y al señor.

y sabe por qué se lo digo.

usted me ofreció una salida

a mi desgracia

cuando era chamaca

y yo sé corresponder.

georgina: no nos pongamos

tristes, hortensia.

oye, ¿ya fuiste a misa?

hortensia: para allá voy,

señora.

georgina: yo también.

el chofer me va a llevar

porque adolfo tuvo que salir

al hospital, pero acompáñame.

¿sí?

hortensia: sí, claro que sí.

con mucho gusto.

ambos: [ríen]

maría: ¿y es peligroso?

alejandro: no, qué peligroso.

es muy fácil, maría,

es cosa de práctica.

dame esta, está toda sudada,

"fuchi".

¿nomás cómo agarras eso?

[ríe]

maría: estoy feliz.

muchas gracias por traerme aquí.

alejandro: eres tan linda.

sí lo sabías, ¿verdad?

maría,

te necesito tanto.

quisiera

besar

cada parte de ti.

maría: [ríe]

alejandro: ven para acá.

ah, ¿sí?

¿maría?

¿maría?

ambos: [ríen]

¡maría!

maría.

maría.

¿maría?

maría: [grita]

Cargando Playlist...