null: nullpx
Cargando Video...

Silvia Pinal, Frente a Ti Capítulo 7

Univision5 Jun 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

silvia: ¿ha hablado con arturo?

gregorio: está preparando

su próxima película.

sonia: olvídate de arturo,

silvia, fue un amor de filmación

como un amor de verano.

silvia: ¿tú me amas?

¿por qué no me respondes?

gregorio: ¿vas a tirar

todo por la borda por un romance

pasajero?

silvia: nos amamos.

jovita: ¿qué dice esa carta?

silvia: que hay hombres

que sí son capaces de dejar

a una mujer.

sonia: ¿sabes quién me estuvo

haciendo preguntas sobre ti?

silvia: ¿tu jefe

qué te preguntó?

emilio: que si sales

con alguien, ¿qué te parece?

parrandea, conoce lugares

y gente nueva.

emilio: soy un hombre viudo,

libre y sin compromiso.

silvia: yo también soy

una mujer divorciada,

libre y sin compromiso como...

tú.

emilio: ¿dónde voy a poner esto?

¿qué? ¿nos vamos a tardar

un año en mudarnos?

sonia: dijo mudarnos.

emilio: a ver, ernesto--

sonia: si hubieras escuchado

la discusión que tuvo

con su padre por ti.

emilio se casa con rocío.

>> ¿así, mami?

mani: así está perfecto.

silvia: livia, mi amor,

deja trabajar a mani.

mani: [ríe]

no me molesta.

lo que me molesta

es el brete en el que me metí

a mi mismo y en el que te metí

a ti con esta pared gigantesca.

silvia: yo ya sé qué

voy a hacer.

me gustaría poner un--

un gran cuatro.

mani: excelente idea.

livia: debería de ser un cuadro

con tu cara, mamá,

como los de las películas

donde hay retratos gigantes.

silvia: [ríe]

¿un retrato mío?

pues, en realidad sí me gustaría

mucho tener un retrato mío

de un pintor que admiro

con todo el corazón,

pero no, no, no,

eso es imposible.

mani: ¿de quién?

silvia: del maestro

diego rivera.

pero ¿qué esperanzas?

si con trabajo te puedo pagar

a ti y a tus albañiles,

¿cómo voy a pagar un cuadro

del pintor más importante

de méxico?

mani: yo lo conozco,

estoy arreglando su casa

en san angel.

¿por qué no le hablas a él?

silvia: ¿podría hablar con él?

mani: claro que sí,

claro que sí.

silvia: la casa del pedregal

es uno de los mayores logros

de mi vida.

entre otras cosas que me ha dado

fue conocer en persona

a uno de los mayores

genios de este país.

¿quién creen que pintó

este cuadro?

el maestro diego rivera.

un placer conocerlo, maestro.

¿ya le contó mani rosen

mi idea?

su cuadro tiene un lugar

especial en mi casa,

en una pared enorme de piedra.

diego: tienes--tienes un brillo

muy particular.

como si estuvieras iluminada,

como un ángel.

quiero empezar a trabajar

contigo de inmediato.

silvia: antes quisiera hacerle

una pregunta,

pero no sé cómo hacerla.

diego: entonces hazla cuando

sepas cómo.

¿quieres que te pinte sentada,

de pie, acostada, vestida,

desnuda?

silvia: desnuda no.

[ríe]

vestida, de pie.

diego: bueno, entonces vamos

a brindar por el inicio

de esta gran relación

y por la primera pincelada

de tu cuadro.

silvia: [ríe]

¿cuándo empezamos?

diego: yo te estoy pintando

desde que te vi, silvia.

ambas: [ríen]

mario: silvia,

pero qué gusto verte.

silvia: mario duarte,

¿cómo estás?

te presento al mejor

modisto de alta costura

que hayas visto jamás.

mario: silvia, no exageres,

por favor.

¿qué tal?

sonia: encantada.

mario: vengo a cenar

con un muy buen amigo.

severiano: un placer conocerla.

la he visto con pedro infante

en "el inocente".

permítame felicitarla,

estuvo usted encantadora.

silvia: qué amable.

mario: veo que llegamos

un poquito tarde

para invitarlas a cenar,

así que será en otra ocasión.

silvia: claro.

severiano: con permiso.

mario: con permiso.

sonia: gracias.

otro que cayó a tus pies.

es un ingeniero muy importante

con muchas y muy buenas

conexiones políticas.

creo que se dedica a--

a la obra pública o algo

parecido.

muy respetado, por cierto.

silvia: está muy guapo--

>> disculpe, estas rosas

se las envía un admirador.

[susurra] y también pagaron

la cuenta.

silvia: gracias.

sonia: [ríe]

silvia: ¿cómo me veo?

diego: te ves como una diosa

salida de la mitología griega.

¿estás segura que quieres posar

con ese vestido largo?

te advierto que es muy cansado.

silvia: usted no se preocupe.

dígame dónde me pongo

y yo me quedo quieta

y no me muevo ni para respirar.

diego: tú serías mi mejor

desnudo.

silvia: bueno, mi--mi idea

no es que mis invitados

me vean desnuda en la pared

de mi sala.

diego: entonces lo quieres

de pie.

maría félix opinaba lo mismo,

sí, y terminó recostándose.

te advierto que solo el bosquejo

me va a llevar horas.

silvia: u--usted pinte.

yo me aguanto.

diego: a ver si sigues opinando

lo mismo después de las horas

que me lleve hacerlo.

silvia: verá que no lo voy

a defraudar.

claro, como entre emilio y yo

no había oficialmente nada,

pues, yo era una mujer libre

y emilio un hombre guapo

con muchas mujeres detrás de él,

pero yo también tenía mi pegue,

¿cómo que no?

jovita: bueno, pero qué capricho

el tuyo de posar parada.

silvia: pero cómo iba a aceptar

que el maestro diego rivera

me inmortalice sentada.

no sé, yo jamás me siento.

bueno, él no nada más me quería

sentada,

sino que me quería sentada

en sus piernas.

[ríe]

y desnuda.

[ríe]

[teléfono]

yo voy.

jovita: no, no, yo voy.

bueno.

ah.

sí, sí, un momento, por favor.

sí, no, es el ingeniero

de la barra fernández.

"para la señora silvia pinal".

silvia: bueno.

muchas gracias por las rosas,

están preciosas.

me encantaría,

pero es que estoy rendida.

no, de verdad, no te miento.

apenas me puedo mantener

en pie.

¿mañana?

mañana sí, mañana encantada.

perfecto.

nos vemos mañana.

diego: ¿estás enamorada,

silvia pinal?

silvia: he conocido el amor.

conozco el amor.

diego: la felicidad suprema

del vivir.

silvia: no sé si sea

tan suprema, diego.

como tampoco estoy segura

de qué tanta felicidad.

hay amores que...

te hacen sufrir demasiado.

diego: tal vez--

tal vez te pinte con ese gesto,

pensando en él.

¿quién es?

silvia: nadie.

no, lo decía en general.

severiano: ah, por mis negocios

te puedo decir que no hay lugar

en el mundo que no haya ido

y he estudiado mucho

toda mi vida.

me atrae profundamente

la historia de la cultura

de la humanidad.

silvia: sí, qué lindo es viajar.

severiano: podríamos hacer

un viaje juntos.

por lo pronto me gustaría

invitarte a acapulco.

puedo enseñarte secretos

de esa bahía que te aseguro

nunca nadie te ha mencionado.

silvia: me encanta la idea

y sobre todo si hay secretos.

[ríe]

solo que normalmente yo viajo

con--con mi abuela

y con mi hija.

severiano: [ríe]

no hay ningún problema.

¿cuándo quieres ir?

silvia: no, espérame.

[ríe]

déjame revisar mi agenda

de trabajo.

severiano: revísalo y me avisas.

estaré esperando ansiosamente

tu respuesta.

eso sí,

trata de que sea pronto.

silvia: no, sí.

¿por qué la prisa?

severiano: porque estoy seguro

que después de ese primer viaje

no vamos a parar.

silvia: es como una frase

de película.

severiano: sí, de las tuyas.

silvia: [ríe]

emilio: dichosos los ojos

que te ven.

silvia: lo mismo digo de usted.

emilio: me enteré que estuviste

en la gran cena de severiano

de la barra.

silvia: no, no fue una gran

cena, yo diría que fue

una cena íntima.

severiano es un hombre

muy interesante.

emilio: no creas que no me doy

cuenta que no recibes

mis llamadas.

¿por qué haces eso?

¿por qué te alejas de mí?

silvia: porque tú me obligas

a que me aleje de ti.

¿porque no podemos tener

una relación normal?

emilio: porque no somos

una pareja normal.

¿qué no te das cuenta

de la clase de pareja que somos?

podemos durar así toda la vida.

silvia: no.

no, no, no, yo no quiero

una vida así.

emilio: ¿quieres un marido?

no lo creo.

tú naciste para ser libre.

silvia: a mí me gusta mucho

ser libre.

emilio: porque eso

es lo que somos.

silvia: emilio...

yo sé que no voy a tener

un lugar en tu mundo,

así que voy a seguir saliendo

con severiano.

me voy a acapulco.

me llevo a mi hija

y a mi abuela.

emilio: yo te deseo buena suerte

si es lo que quieres.

diviértete en acapulco.

¿y quién sabe?

tal vez encuentres el marido

que quieres.

silvia: iabue!

juvita: ay, está incansable.

no se quiere salir

ni de la playa ni de la alberca.

silvia: te relevo.

jovita: no, no, quédate.

desde aquí la vigilamos,

ella se sabe cuidar.

silvia: estoy tan contenta

porque le cumplí su sueño,

estoy más tiempo con ella.

jovita: pues, sí,

pero parece que no lo estás

disfrutando.

silvia: me siento incómoda,

apenas lo conozco.

me llena de regalos caros,

te trajo a ti, a mi hija.

no me dejó ni siquiera pagar

los boletos de avión.

jovita: una invitación

es una invitación.

mejor disfrútala.

silvia: ay, severiano,

te quiero agradecer todo.

tantas cosas,

este viaje ha sido tan bonito.

gracias a nombre de las tres.

severiano: esto es ni más

ni menos lo que pretendo

que tengas a tu disposición

todos los días de tu vida.

silvia: vas muy rápido.

ambos: [ríen]

silvia: apenas me conoces.

yo quiero hablar contigo

de algo.

severiano: ajá.

silvia: de los regalos.

severiano: no es de muy buen

gusto hablar de regalos

en ocasiones como esta.

en ocasiones como esta

hay que darlos.

silvia: ino!

severiano: abrelo.

silvia: no puedo.

no, severiano, no.

severiano: me sentiría muy mal

si no lo hicieras.

tú me regalas mucho más

con tu encantadora presencia

que espero no me falte nunca.

silvia: si apenas me conoces.

a ver, ¿qué conoces de mí?

severiano: no necesito saber más

para saber que tú eres la mujer

que quiero el resto de mi vida.

diego: ¿te gusta?

es tuyo, bella mujer.

silvia: es maravilloso,

es precioso.

inigualable.

es tan hermoso.

es tan linda como usted.

diego: eres una aduladora

de primera, pero te voy a creer

y me hace muy feliz que te haya

gustado.

silvia: y me lo da hoy,

el tres de noviembre de 1956,

es el día de mi santo.

diego: [ríe]

silvia: ¿cuánto le debo, diego?

diego: nada.

silvia: ¿cómo?

diego: nada.

te lo regalo...

por ser el día de tu santo.

silvia: diego,

de verdad no tengo palabras.

muchas gracias.

[música]

[música]

silvia: no estoy bien, gordita,

siento que tengo que tomar

una decisión y eso a mí

me pone muy nerviosa.

severiano ya me pidió matrimonio

cinco veces y no le puedo decir

que sí.

sonia: ¿y emilio?

silvia: nada, no me ofrece nada.

sonia: a mí me pregunta todo

el tiempo por ti.

silvia: ¿qué harías tú

en mi lugar?

sonia: yo pensaría qué es lo

mejor para mí y para mi hija.

silvia: entonces tú te quedarías

con severiano.

no, no te imaginas,

para mí también es muy difícil

negarme a la idea de poder

tener una vida con él,

porque sí es perfecto,

sí está guapísimo

y tiene una posición económica

privilegiada.

no tiene nada que ver

con este ambiente,

cosa que me encanta.

creo que me ama.

bueno, ¿qué más podría pedir?

sonia: ¿entonces?

silvia: pues que me da miedo,

porque yo creo que está

enamorado de--

de silvia pinal.

de la actriz, no de mí,

no de la mujer.

sonia: ¿miedo de qué?

silvia: pues, de fallarle,

de resultar un fraude

cuando me conozca realmente.

sonia: ¿por qué dices eso?

tú siempre te has mostrado

auténtica frente a todo el mundo

y eso es lo que más le atrae,

tanto a él como a todos.

silvia: no, es que no me refiero

a eso,

me refiero--

[suspira]

gorda, mira, yo no sé

si me voy a poder acostumbrar

a una vida conyugal.

a ser la mujer de fulano

de tal.

a compartir mi vida, así,

de la noche a la mañana

con alguien.

sonia: ay, bla, bla, bla.

silvia: ¿por qué te burlas?

sonia: porque tu miedo

no es ese, amiga,

tu miedo es casarte y descubrir

que nunca vas a poder enamorarte

de él,

que lo quieres,

pero que no lo amas.

silvia: pero el amor

se puede construir.

sonia: ¿tú quieres construir

un amor con severiano?

silvia: sí.

sonia: entonces adelante.

dile a emilio

que ya no te llame,

que vas a casarte

y que no hay ningún chance

de nada con él.

silvia: y luego le doy el sí

a severiano y ya.

sonia: luego vas a poder

pensarlo tranquilamente

por lo menos,

pero si no terminas una cosa

difícilmente vas a poder empezar

con otra.

silvia: en eso tienes razón.

sí, es hora de sentar cabeza.

este lugar es absolutamente

encantador, no lo conocía.

todo me gusta

cuando estoy contigo.

ino! ¿qué es esto?

severiano: es un anillo

de compromiso.

silvia: no, no, no, de verdad,

yo no te puedo aceptar

ninguna joya más.

severiano: no es una joya

cualquiera.

te estoy ofreciendo matrimonio

formalmente.

silvia: me lo has pedido tantas

veces.

severiano: y esta es la última

y la definitiva.

si hoy me dices que no,

entonces ya no voy a insistir

con el tema.

>> su champaña, señor.

silvia: [ríe]

¿te estás adelantando

a los hechos

o ya sabes mi respuesta?

severiano: las dos cosas.

silvia: entonces mi respuesta...

es sí.

severiano: ¿y cómo te sientes

de ser la futura señora pinal

de la barra fernández?

nos vamos a divertir muchísimo.

silvia: [ríe]

no tengo la menor idea

de cómo me siento.

[ríe]

severiano: de todos modos

esto es un acto simbólico.

quiero pedir tu mano

formalmente delante de testigos.

ya hablé con tulio demicheli

para hacerlo en su casa.

claro, siempre y cuando tú

estés de acuerdo.

silvia: bueno, ya no puedo

decir que no, ya tienes todo

organizado.

severiano: lo hacemos

el viernes, ¿te parece bien?

silvia: el viernes tengo teatro.

severiano: terminas la función

y ahí vamos a estar todos

esperándote.

especialmente yo.

silvia: y así de pronto

me vi comprometida para casarme.

por fin podría formar

una familia

con un hombre elegante,

distinguido.

ah, bueno, había que estar

feliz, ¿no?

emilio: patito.

silvia: estoy apurada.

emilio: lo sé,

ya estoy enterado.

silvia: ¿enterado de qué?

emilio: de que esta noche

te van a pedir en matrimonio

y vengo a darte mis bendiciones.

silvia: no seas irónico.

emilio: no soy irónico,

pero si eso es lo que tú quieres

lo menos que puedo hacer

es desearte toda la felicidad

del mundo.

¿lo quieres?

silvia: no me hagas esto,

emilio, por favor.

[truenos]

[llora]

[música]

[música]

todos: [hablan a la vez]

severiano: qué extraño,

en su casa no contesta nadie.

sonia: entonces debe estar

en camino.

severiano: ¿tan tarde termina

la función?

sonia: seguramente se retrasó,

no debe tardar en llegar.

[timbre]

severiano: debe ser ella.

sonia: yo voy.

>> eh, don severiano,

don severiano.

severiano: sí.

silvia: [suspira]

qué pena con ese señor,

pobre hombre.

había metido la pata.

ahora tenía que enfrentar

mi grosería y disculparme.

severiano: solo vengo a decirte

que eres una oportunista,

una desalmada.

silvia: nada más porque entiendo

que vienes de un dolor muy

grande no te volteo la cara

de una bofetada.

severiano: iah,

solo eso me faltaba!

ime aceptaste un anillo

de diamantes que vale

una fortuna!

silvia: ¿y qué?

¿crees que porque tienes dinero

puedes comprar a una mujer?

por favor, te voy a agradecer

que me dejes de agredir.

siéntate, vamos a hablar.

te ofrezco una disculpa,

de verdad no tengo palabras.

severiano: no hasta que me

devuelvas todo lo que invertí

en ti.

yo no soy uno de esos estúpidos

con los que andas.

silvia: no te preocupes,

precisamente te iba a buscar

para ofrecerte una disculpa,

pero te adelantaste.

no, yo no soy un pavo

que se engorda para después

sacrificarlo en navidad.

la próxima vez que te quieras

comprometer con una mujer

conquista su corazón

con lo que eres, severiano,

no con lo que tienes.

claro, bueno, para eso

tienes que dejar de ver

a las mujeres como--

como un adorno,

como una adquisición más

y vernos como lo que realmente

somos, mujeres,

que tenemos el derecho de sentir

como ustedes, como cualquiera.

severiano: no, silvia,

tú no tienes sentimientos.

jovita: no, no, no,

no puede ser, no es cierto.

esto no es cierto.

[llora]

ino!

no es posible.

[llora]

tv: la noticia del momento.

pedro infante,

el ídolo del pueblo mexicano

ha muerto en un accidente

aéreo en la ciudad--

silvia: ¿mamita, qué pasa?

¿le pasó algo a mi mamá?

jovita: no, no, es pedro.

ipedro!

ipedro murió!

parece que fue en el avión.

[llora]

silvia: iay, no, no, no,

no puede ser, no, no!

no--

tv: qué gran pena,

qué gran dolor para su público

y mucho más para su esposa,

la señora irma dorantes.

ella está destrozada.

todo el pueblo mexicano

comparte su dolor.

sí, allí vemos cómo desciende

el ataúd que trae los restos

de pedro, llevado por sus

compañeros del espectáculos

y de sus amigos entrañables.

la gente, desesperada,

quieren acercarse, quieren ver

porque no pueden creer

la tragedia, la tristeza

y el dolor que sienten

en sus corazones.

quieren estar cerca de él.

pedro infante fue quien

piloteaba la aeronave

que lo llevó a la muerte.

el avión que despegó

de la ciudad de mérida

y a los pocos minutos

cayó en pleno centro

de esa ciudad provocando así

la muerte del máximo ídolo

del cine mexicano.

una irreparable pérdida.

los restos de pedro infante

son velados de cuerpo presente

en el teatro jorge negrete.

>> señora, señora,

ahí le habla la señora silvia,

que es urgente.

sonia: silvia, ¿qué pasó?

¿qué?

tv: se ha montado una guardia

del honor por parte

del escuadrón

de policías motorizados

que saltaron a la fama

por la interpretación de pedro

en las películas

"a toda máquina"

y "¿qué te ha dado esa mujer?".

como un mar de personas

acuden para darle el último

adiós al hijo de guamuchil.

hemos perdido al hijo predilecto

del mundo artístico.

descanse en paz pedro infante.

los restos de pedro infante

serán depositados en el panteón

jardín al sur de la ciudad

de méxico.

la muerte de pedro ha sido

un enorme golpe para el país

entero.

el pueblo que lo seguía

en su enorme carrera

llorará por años esa irreparable

pérdida.

inconsolable la muchedumbre

se abraza entre sí

compartiendo sus lágrimas

y su dolor.

silvia: pero ¿por qué

si se lo dije? ise lo dije!

¿por qué? ¿por qué?

tv: descanse en paz,

pedro infante.

silvia: qué vacío tan grande

nos dejó la muerte

de pedro infante.

era el mejor actor de méxico

de esa época.

me parece estar oyéndolo,

"silvita"--

[silba]

"acá estoy, pedrito".

siempre sonriendo,

siempre bromeando,

siempre derrochando felicidad.

sé que estás ocupado

y yo también,

pero no podía aguantar

hasta la noche sin verte.

emilio: aunque no lo creas

tenía pensado ir a visitarte

al set en cuanto terminara

todos estos pendientes.

¿sabes una cosa?

te extraño.

silvia: y yo a ti.

todo el tiempo.

acompañada, sola, dormida,

despierta, todo el tiempo

pienso en ti.

emilio: necesito ir a nueva york

por negocios,

¿quieres acompañarme?

silvia: ¿me estás leyendo

el pensamiento?

emilio: ¿por qué?

¿pensabas ir a nueva york?

silvia: exactamente.

emilio: ¿y para qué?

silvia: pues, para ver

musicales.

musicales y musicales,

todos los que se puedan.

emilio: [ríe]

no sabía que te gustaba

ese género.

silvia: no, no solo me gusta,

quiero traer el teatro musical

a méxico.

emilio: ¿tú estás loca?

silvia: no, no estoy loca.

las películas musicales

son un éxito, ¿por qué

no hacerlo en el teatro?

emilio: ven acá, loquita.

silvia: ¿qué?

emilio: ven acá.

silvia: ¿qué? ino!

[ríe]

emilio: ven acá.

[música]

[música]

silvia: mi amor, ¿qué haces ahí?

livia: ¿por qué no puedo ir

a estados unidos contigo?

silvia: ya te lo expliqué,

corazón, porque esta vez

voy a ir a trabajar.

livia: ¿y por qué no le hacemos

como siempre?

la abuela jovita me cuida

mientras que tú trabajas

y cuando tú terminas

nos vamos de paseo las tres.

silvia: porque esta vez

no puede ser, mi cielo.

livia: ¿por qué?

¿porque te quieres ir sola

con tu novio?

silvia: oye, ¿cómo le estás

hablando a tu madre?

livia: iporque es verdad,

siempre me prometes

pasar más tiempo conmigo,

llevarme al trabajo

y nunca lo cumples

porque siempre te vas!

silvia: vengo a contentarme

con la niña más linda del mundo.

livia: perdón, mamita.

silvia: no, corazón.

ven aquí, perdóname.

perdóname tú a mí,

yo no te debí de haber gritado.

livia: perdón por lo que dije

de tu novio,

es que estaba muy molesta.

silvia: ¿quieres que comamos

pastel?

mira, tengo de queso

y de chocolate,

¿de cuál prefieres?

livia: chocolate.

silvia: lo sabía.

livia: [ríe]

silvia: mi amor.

solamente me voy a ir pocos

días y te voy a traer

tantos regalos que no van

a caber aquí en la casa.

livia: ¿muñecas, vestidos

y perfumes?

silvia: mm, ¿ya tienes tu lista?

emilio: pato--

silvia: ay, no.

emilio: guau.

silvia: mi amor.

emilio: mira lo que conseguí.

los boletos

de "bells are ringing".

silvia: eres un tesoro.

emilio: pato, estoy algo

intrigado.

me gustaría saber por qué

te gusta tanto el teatro

musical.

silvia: mi amor, deberías

producir una comedia musical,

¿te imaginas?

una gran orquesta,

artistas bailando, cantando

en vivo en un escenario

fabuloso,

con los mejores artistas

de méxico.

claro que eso sería un éxito.

emilio: bueno, todo es posible,

depende cuánto cueste,

cuál es el riesgo,

cuál es la ganancia

que vamos a recibir

y sobre todo medir

costo beneficio.

silvia: [ríe]

cariño, tú te imaginas

qué hermoso sería que pudiéramos

producirlo juntos?

[ríe]

emilio, no, emilio.

[ríe]

quedé enamorada del montaje.

mi amor, te confieso

que nunca me fui a imaginar

como el personaje principal

de la obra.

ay.

la telefonista enamorada.

emilio: ese personaje

fue escrito especialmente

para ti, pato.

silvia: ¿quiere decir

que te animarías

a que la produzcamos juntos?

emilio: voy a comprar

los derechos de esa obra

de teatro para producirla

en méxico, pato.

silvia: vamos a dar mucho

de qué hablar.

esta obra va a hacer historia.

es más, ya sé cómo la vamos

a llamar.

emilio: ah, ya tienes el título.

silvia: [imita teléfono]

"ring, ring, llama el amor".

ambos: [ríen]

silvia: te hablan.

aquel viaje a nueva york

fue inolvidable.

no solo porque las cosas

entre emilio y yo estaban

en su mejor momento,

sino porque nos trajimos

a méxico una gran obra

de teatro.

nos daría tantas satisfacciones.

"el hombre que me gusta".

gregorio: me imaginé que a lo

mejor no te iba a gustar

la idea de volver a filmar

con arturo de córdoba,

sin embargo yo creo

que a los dos les conviene hacer

esta película.

es un guión que, como te puedes

dar cuenta, es para lucir

esa química tan especial

que hay entre ustedes dos.

silvia: que había.

gregorio: te hago esta propuesta

porque es muy buena y oportuna

para este momento de tu carrera.

bueno, pero si no quieres

volver a trabajar con arturo

estás en todo tu derecho.

silvia: no se trata de que

quiera o no trabajar con él.

la idea me provoca una profunda

incomodidad,

pero--

pero yo soy una actriz

profesional y es trabajo.

la voy a hacer.

gregorio: excelente decisión.

silvia: ¿y él qué dijo?

gregorio: lo mismo que tú,

que es un profesional.

>> felicidades, señora.

silvia: no, está mucho mejor

de lo que yo pensaba.

aquí entre nos,

está mejor montada

que en nueva york.

>> ah, no, no, la gente sale

enloquecida.

y eso comenta,

que la obra no le envidia nada

a los musicales de broadway.

emilio: disculpa, ¿nos dejas

solos, por favor?

>> claro que sí, claro que sí.

silvia: mi amor.

¿qué pasa, mi amor?

emilio: las cosas no andan bien,

patito.

silvia: ¿cómo?

pero si la obra de teatro

es un éxito, ¿qué puede estar

mal?

emilio: sí, es un éxito

de calidad ante la gente,

ante la crítica,

pero el problema es lo que

cobramos en la entrada.

apenas cubrimos los gastos

mínimos y si seguimos así

creo que vamos a tener

que cerrar en un mes.

silvia: [suspira]

nos podemos ir de gira

con la obra.

¿y ese gesto?

a ver, qué me vas a decir.

emilio: que creo que tienes

una excelente idea.

¿ir a otros lugares,

sin regente?

silvia: ajá.

emilio: podemos cobrar

los 22 pesos que necesitamos.

silvia: así es y en los estados

de este país hay teatros

maravillosos.

emilio: pues déjame echar

números y a lo mejor,

con un poco de suerte,

podemos recuperar.

silvia: amo que siempre tengas

una solución para todo.

emilio: esta vez la solución

la diste tú.

silvia: y amo que seamos

el mejor equipo del mundo.

todos: [hablan a la vez]

[cristal]

silvia: atención.

quiero hacer un brindis.

primero quiero agradecerles

a todos ustedes por haber

confiado en mí.

por mi locura de traer teatro

musical a méxico con el menor

de los costos para poderla

mantener en cartelera.

muchas gracias.

todos: [hablan a la vez]

isalud!

silvia: sé que les costó

muchísimo esfuerzo,

pero primero dios,

nos vamos a recuperar

en la gira.

emilio: sí, que sea así,

por favor.

[risas]

silvia: y también quiero

agradecerle a emilio azcárraga

milmo, nuestro productor,

por ser el capitán de lujo

de este barco,

por haber confiado en todos

nosotros y por confiar en mí.

muchas gracias.

emilio: muchas gracias a ti.

silvia: y por último,

quiero desearles y desearme

la mejor de las suertes

en esta última etapa

de "ring, ring" y primero dios

y tengamos muchas, muchas

temporadas más.

emilio: y así será.

muchas temporadas más.

claro que tiene que ser así.

todos: [hablan a la vez]

emilio: permíteme.

todos: [hablan a la vez]

[música]

[música]

emilio: hola.

sonia: hola.

emilio: son tus preferidas.

sonia: muchas gracias,

tú siempre tan detallista.

¿ya te dijeron que tu padre

te está esperando

en la oficina?

emilio: ¿mi padre?

sonia: sí.

¿quieres que les lleve algo?

emilio: ordéname dos cafés,

por favor.

>> señorita sonia.

sonia: sí.

>> tiene llamada.

sonia: ah, gracias.

bueno.

silvia, por fin te comunicas.

lleva dos cafés a la oficina

del señor azcárraga, por favor.

>> ah, sí, claro.

silvia: hola, gordita,

¿qué me cuentas?

sonia: pues, nada, trabajando

mucho, ¿y tú?

ya llevas más de tres meses

de gira.

¿cómo te fue en ese debut

de monterrey?

silvia: no sabes el éxito.

la gente sale feliz.

¿está emilio por ahí?

tengo tantas cosas buenas

que contarle.

sonia: sí, sí está,

pero no te lo puedo comunicar.

silvia: ¿qué pasó?

sonia: está en una junta

con su padre.

no solo no puedo interrumpirlo,

sino que va para largo.

silvia: con tu tono de voz

me asustas.

¿sabes algo que no me quieras

contar?

sonia: no sé qué está

sucediendo, pero es bien raro

que don emilio azcárraga padre

aparezca por aquí.

en general se reúnen

en su oficina.

silvia: ¿tiene algo que ver

conmigo?

sonia: ¿por qué dices eso?

silvia: pues, por la foto

que nos publicaron.

sonia: [suspira]

no nos anticipemos.

tal vez es algo de negocios

o algo familiar.

silvia: ay, ojalá, gordita,

no sé, te hablaba tan contenta

y ahora estoy tan amargada.

sonia: tú concéntrate

en el trabajo y disfruta

de tu gira.

silvia: no se te vaya

a olvidar,

dile a emilio

que me llame en cuanto pueda.

qué bueno volverte a ver.

emilio: lo mismo digo.

estás hermosa.

silvia: no, tengo una cara

de cansada que no puedo ni

conmigo misma, pero estoy feliz.

no sabes, el teatro

es todo un éxito.

la gira espléndida.

valió la pena

estar separados tanto tiempo.

emilio: sí, han pasado

varios meses y en estos meses

han pasado muchas cosas,

pero esta noche no quiero hablar

de trabajo.

silvia: ah, ¿no?

y entonces, ¿de qué quieres

hablar?

emilio: me voy a casar, pato.

nuestras vidas están tomando

cursos totalmente diferentes.

tú tienes tu carrera,

tu familia y eso es importante

para ti y esto yo lo entiendo,

pero yo quiero encauzar mi vida

en otra dirección.

para eso necesito

de tu comprensión.

eso habla de una mujer

inteligente.

silvia: eso habla de una mujer

estúpida.

emilio: no, tú y yo hemos pasado

momentos maravillosos.

aún esto es hermoso.

silvia: ¿y por qué me hiciste

tocar el cielo si después

me ibas a mandar al infierno?

emilio: nunca quise herirte,

al contrario.

mi propósito es que brillaras

siempre, mejor aún,

que ese brillo que tú tienes

jamás se apagara.

silvia: a mí lo único que me

hacía brillar era tu amor.

emilio: no me lo hagas más

difícil.

silvia: entonces, ¿qué quieres

que te diga, emilio?

dime, ¿qué quieres,

que te mienta?

con lo que me estás diciendo,

¿qué pretendes de mí?

emilio: hacértelo menos

difícil,

lo menos doloroso.

silvia: ¿y se puede saber

quién es la afortunada?

seguramente debe ser una mujer

de alta sociedad.

emilio: es una extraordinaria

mujer y nos vamos a casar

en parís, en notre dame.

silvia: qué maravilla.

al final iba a ser verdad,

para que nada nos pudiera

separar,

no debía haber nada entre

nosotros, salvo una profunda

y bella amistad.

pero para llegar ahí

necesitaría tiempo

para cerrar mi herida.

ay, el año de 1957

fue muy duro.

al dolor por la muerte

de pedro infante,

se sumó el temblor del ángel,

llamado así porque se vino abajo

el ángel de la independencia.

silvia pinal, encantada.

Cargando Playlist...