null: nullpx
Cargando Video...

Silvia Pinal, Frente a Ti Capítulo 4

Univision31 May 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

[música]

silvia: [grita]

rafael: es la perfección

absoluta.

>> parece un angelito.

rafael: la niña

no te la van a dar.

silvia: ¿por qué?

si ya se le quitó lo amarillo.

rafael: porque no tenemos

suficiente lana para pagar

la cuenta del hospital.

¿y si pedimos un préstamo

al sindicato de actores?

jorge: todos creen

que porque soy jorge negrete

tengo la obligación de resolver

los problemas de todo el mundo,

pero ¿sabe qué?

no.

>> ¿la señorita lo está

incomodando, señor negrete?

silvia: no, es la señorita

la que se retira incómoda.

silvia: y tú, manolo,

¿crees que me puedes

hacer un adelanto?

necesito solo lo justo

para poder sacar a livia

del hospital.

merilú: no hay manera, rafael.

silvia: no quiere pecho,

yo sé que lo que tiene

es hambre.

doctor: el problema, señora,

es que no puede pretender

seguir llevando la vida

de artista y ser madre

al mismo tiempo.

silvia: ¿sabes cuánto me costó

la leche de fórmula que

le mandó el médico a livia?

no.

no sabes, porque la pagué yo

con mi trabajo de artista.

rafael: ¿qué es lo que nos está

pasando, silvia?

¿me quieres dejar por otro?

¿tú crees que yo no me di cuenta

que te molestó

que te fuera a buscar?

merilú: isilvia!

rafael: está muerto.

merilú: ino, no me toques!

ustedes dos se tienen

que arreglar.

silvia: pero ya no sé

si lo amo.

merilú: ¿y qué piensas hacer,

entonces?

silvia: no lo sé.

devuelve esto.

estoy harta.

harta de que todo mundo

me cuestione,

harta de que me señalen,

de que crean que soy una zorra

por el mero hecho

de ser artista.

>> imiren, señores,

las piernotas de la pinal!

silvia: rafael,

quiero que te vayas de la casa.

ay, cómo disfrutaba platicar

con mis hijas y mis nietas

acerca de cuando yo era

jovencita.

las mujeres no teníamos derecho

al voto y pocas estudiaban

en la universidad.

>> todavía no puedo creer

que vas a trabajar

con pedro infante.

>> ¿es la pinal?

>> pues sí, señora,

aquí donde usted la ve,

silvia pinal,

la estrella de cine.

y es mi clienta.

silvia: qué estrella

ni qué nada.

>> [ríe]

¿qué pasa?

silvia: si gana ruiz cortines,

las mujeres vamos a poder votar.

>> ay, ¿tú te crees eso?

toda la vida he oído

esa tontería para nosotras.

no, hombre, es una mentira.

nosotras nunca vamos a votar.

silvia: ¿por qué?

en otros países,

las mujeres votan.

y aquí ya votamos

en las elecciones locales.

ruiz cortines lo ha prometido.

>> pero prométeme

que cuando lo conozcas

le vas a pedir un autógrafo

para mí.

silvia: ¿a ruiz cortines?

>> no, a pedro infante.

todas: ivoten a ruiz cortines!

pedro: ♪ ahora les voy a cantar

a las niñas por bonitas

a las viejas por viejitas

y a mi amor por olvidar

cuántas flores en el flan

cuántas aves en el cielo

cuántas tórtolas en vuelo

pero cuánto gavilán

zopilotes a volar

presumido gavilán

la paloma de san juan ♪

>> ay, pedrito, cómo eres.

pedro: ¿qué, ya no puede mirar

uno o qué?

>> mirar sí, pero hasta ahí,

porque es casada.

pedro: pues eso

que lo decida ella, ¿no?

>> vamos a marcar la bofetada

que tiene que darte andrés,

silvia, por favor.

andrés: bien.

silvia: sí, señor, sí.

déjame seguir con él,

a ver qué más le sacamos.

>> no, no.

eso se ve muy falso.

andrés: pues me pediste

que la marcara.

silvia: ¿por qué no lo hacemos

de verdad?

>> ¿estás segura?

silvia: sí, señor.

>> perfecto.

nada más ayúdale a don andrés

con el movimiento de tu cara.

posiciones.

vamos a filmar.

listos, silencio.

luces.

cámara.

iacción!

silvia: déjame seguir con él,

a ver qué más le sacamos.

iay!

andrés: perdóname.

>> ¿estás bien, silvia?

silvia: sí, señor.

andrés: perdóname, silvia,

tenías que ayudarme

con el movimiento de tu cara.

silvia: no se preocupe.

pedro: híjole, pues.

de que salió de veras,

salió de "verísimas".

no, hasta a mí me dolió.

¿estás bien?

silvia: ah, qué, don andrés.

se ve que te pegó

para noquearte.

silvia: la verdad,

sí me duele un chorro,

pero son gafes del oficio.

qué rico huele.

[claxon]

rafael: ¿qué haces?

silvia: [chista]

rafael: ¿qué?

silvia: hazte para acá.

no quiero que mi mamá piense

que la estamos espiando.

me la cuida mucho, por favor.

>> pierde cuidado, silvia.

tu madre está muy buenas manos,

yo voy a encargarme

de hacerla feliz.

silvia: que tengan la mejor

luna de miel, mamita.

merilú: oye, no te me vayas

a mal pasar, silvia.

por favor, me lo prometes.

livia, vas a cuidar mucho

a tu mamá, ¿verdad?

livia: sí.

merilú: muy bien.

muy bien, mi amor.

ve con mamá.

ve, mi amor.

que dios me las bendiga.

silvia: a ti también, mamita.

merilú: gracias, mi amor.

prométeme que me van a ir

a visitar a guanajuato.

silvia: sí.

disfruta, disfruta la vida.

nadie se lo merece más que tú.

maneja con cuidado, ¿sí?

rafael: adiós, suegra.

¿adónde vas?

silvia: a reunirme con sonia.

rafael: ¿me tomas por imbécil?

¿con quién te vas a ver?

silvia: con la gorda,

ya te lo dije.

rafael: no te creo.

silvia: si la niña se despierta,

hay un biberón

en el refrigerador.

gracias.

sonia: muchas gracias.

¿pedimos unas galletitas?

unas galletitas, por favor.

>> sí.

silvia: ¿qué?

¿qué te pasa?

sonia: mira quién está ahí.

silvia: no, no puedo más.

la cuenta, por favor.

vámonos de aquí.

llega un momento

en el que te cansas de discutir

y simplemente ya no peleas.

pero eso no quiere decir

que te rindas, no.

rafael: silvia.

silvia, ya estoy aquí,

traje unos bolillos calientitos.

silvia.

¿silvia?

[teléfono]

sonia: bueno.

sí, por supuesto que sí.

yo me encargo.

rafael, ¿qué haces aquí?

rafael: ¿dónde está silvia?

sonia: ¿por qué no le das

un tiempo para que reflexione?

incluso a ti te va a venir

bien hacerlo.

rafael: dime en dónde está.

prometo no reaccionar mal.

sonia: no lo sé.

solo me dijo que había

conseguido un buen lugar.

un lugar donde ella y livia

van a estar muy bien.

rafael: ¿y dónde está ese lugar?

no puede ser muy lejos,

porque está a punto de empezar

una película, ¿no?

sonia: no tengo idea.

rafael: está bien.

eres su amiga.

entiendo que no me ayudes a mí.

sonia: rafael--

rafael: solo quiero

que le des un recado.

dile que tarde o temprano

la voy a encontrar.

y créeme que no voy a ser

el rafael comprensivo

que ella conoce.

lo que me hizo no tiene perdón.

irse de la casa y arrancarme

así de mi hija no tiene perdón.

esto no se va a arreglar

así nada más.

se las va a ver conmigo

cuando regrese, te lo aseguro.

[truenos y lluvia]

[truenos]

sonia: ¿vas a volver?

silvia: claro que no.

rafael: ¿silvia?

silvia.

silvia: era él.

sonia: ¿qué vas a hacer?

silvia: no sé, pero no voy

a volver con él.

mi amor, tienes que comer.

no quiero que te enfermes.

no has estado comiendo

nada bien.

duérmete, mi niña.

[truenos]

no te asustes, mi amor.

todo va a estar bien, ¿sí?

duérmete.

ay, dios mío.

livia: itengo miedo, mamá!

silvia: no te asustes,

no te asustes.

espérame tantito,

no te asustes.

¿quién anda ahí?

rafael: soy yo, silvia.

abre la puerta.

silvia: vete, rafael.

por lo que más quieras,

déjame en paz.

rafael: iabreme

o tiro la puerta, silvia!

silvia: no, rafael, vete.

vete, no estoy para momentos

de conversaciones y tú tampoco.

rafael: es que no me puedes

hacer esto, silvia.

déjame ver a livia.

silvia: livia no te va

a ver ahorita.

hablamos cuando estés

más tranquilo.

rafael: ¿cómo crees

que te puedes ir así?

silvia, eres mi esposa,

me debes una explicación.

silvia: no quiero discutir

contigo, rafael.

ya no quiero, por favor.

vete.

vete, rafael.

[música]

[música]

jovita: me da mucho gusto

poder ayudarte.

en cuanto tu mamá me llamó,

le dije: "claro que sí".

y aquí me tienes.

silvia: gracias por venir.

me estás salvando la vida.

jovita: ay, qué exagerada.

¿dónde está livia?

silvia: durmiendo una siesta.

afortunadamente.

solo cuando duerme tengo tiempo

de estudiar un poco.

jovita: oye, qué linda

está tu nueva casa.

silvia: la renté amueblada

a un muy buen precio.

jovita: pero me costó mucho

encontrarla, hija.

silvia: esa era la idea,

que fuera difícil de encontrar.

aunque rafael ya dio conmigo.

jovita: ¿y cómo están

las cosas con él?

silvia: muy complicadas, abuela.

rafael está como loco.

vino aquí, a tocarme la puerta,

a gritonearme barbaridades.

pero no lo dejé entrar.

jovita: hija, tienes que hablar

con él para que lleguen

a un acuerdo.

tú no puedes vivir así, corazón.

pedro: muy buenos días.

y perdón por el ruido.

silvia: estás perdonado.

no sé cómo soportas el escándalo

que hace ese traste.

pedro: pues se lo perdono

porque esta muñequita

me hace volar sobre el asfalto.

es más, te invito a pasear

cuando terminemos.

silvia: no, muchas gracias,

pero le tengo pavor a las motos.

y ya me dijeron que manejas

como alma que lleva al diablo.

pedro: pues no te preocupes,

silvita, porque puedo manejar

a velocidad de carrito de bebé.

pero ¿aceptas a dar una vuelta

conmigo?

silvia: ni loca.

pedro: cobarde.

a ver, una cosa, silvita.

¿a qué le tienes miedo?

¿a la moto o...

a mí?

silvia: [ríe]

pedro: [ríe]

silvia: [carraspea]

pedro: ¿no se habían separado?

>> a mí no me pregunte nada.

las maquillistas

somos ciegas, sordas,

mudas y amnésicas.

pedro: pues, deberán serlo.

rafael: ¿podemos hablar?

silvia: vamos.

[suspira]

rafael: ahora te ayudo.

silvia: me da mucho gusto que

por fin quieras hablar conmigo

como gente civilizada,

porque la verdad

es que sí necesitamos platicar.

rafael: mira, silvia,

las cosas entre tú y yo

siempre estuvieron mezcladas,

pero en este caso vengo

a pedirte que me dejes

ver a livia.

también vengo a hablarte

de trabajo.

necesito dar un respuesta

de inmediato y no la puedo dar

sin tu consentimiento.

silvia: dime.

rafael: ya tengo fecha

en el teatro imperial

para que produzcamos

"anna christie", de o'neill.

silvia: ¿me estás proponiendo

que la produzcamos juntos?

no sé si es una buena idea.

rafael: silvia,

los dos somos profesionales

y creo que es una oportunidad

que no podemos dejar pasar.

silvia: no estoy segura de que

en estas circunstancias

seamos capaces de hacerlo.

rafael: por favor, sabes

que va a ser un éxito total.

lo supimos desde que le echamos

un ojo a esta obra.

además, yo sé que a ti y a mí

nos va a hacer muy bien

volver a trabajar juntos.

silvia: si tú ves en esto

la posibilidad de que yo regrese

contigo, rafael,

de una vez te lo digo, no.

rafael: ¿por qué estás

tan cerrada?

silvia: ya tomé una decisión.

me voy a quedar viviendo solo

con livia y mi abuela.

y tú deberías de aceptarlo

de una buena vez.

rafael: quiero ver a mi hija.

eso no me lo puedes negar,

ni a mí ni a ella.

¿verdad que sí?

livia: otra vez.

rafael: ¿otra vez?

el chiste es que los niños

necesitan a sus papás,

y sus papás necesitan

a sus niños.

pero despiértate, tú.

[ríe]

oye.

silvia: mi amor,

papito ya se tiene que ir.

jovita: livia, despídete

de tu papá que ya es hora

de dormir.

rafael: creo que primero--

[gime]

jovita: [ríe]

besito, aviéntale un besito.

rafael: [ríe]

chau.

jovita: [ríe]

listo, a dormir, chica.

livia: a dormir, chica.

rafael: los niños

necesitan de sus padres.

silvia, tú y yo podemos--

silvia: buenas noches, rafael.

rafael: este es el libreto

de "anna christie".

quiero que lo leas

y decides si quieres

el papel o no.

yo voy a respetar

lo que decidas.

[risas]

jovita: yo voy.

silvia: gracias.

sonia: todo el mundo

ya se está enterando

de tu separación.

y ya sabes, la gente

siempre tiene algo que decir.

"anna christie.

dirección: rafael banquells".

ay, no me digas

que vas a trabajar con rafael.

silvia: ay, no lo sé.

es una obra maravillosa.

es de o'neill, me encanta,

pero temo que rafael

está esperando otra cosa de mí,

porque yo de él solo quiero

el divorcio.

jovita: mira lo que acaba

de llegar.

silvia: es de pedro.

jovita: ¿de pedro infante?

ay, me va a dar algo.

silvia: las voy a poner en agua.

jovita: no, no.

yo lo hago.

sonia: ¿no será que pedro

infante es lo que te hace dudar

si trabajas con rafael o no?

el parece muy interesado en ti.

silvia: para nada.

es un gran compañero,

un encanto de persona, pero no,

no hay nada entre nosotros.

sonia: ay, cuesta mucho creerte.

es muy guapo.

silvia: guapísimo.

y divertido como no te imaginas.

pero no, no siento nada

por él como hombre.

ni tampoco quiero sentir

nada por nadie.

en mi cabeza lo único

que tengo es el divorcio.

¿cómo convencer a rafael

de que lo firme, por dios?

[música]

pedro: ♪ les traigo

este alegre canción ♪

jovita: [ríe]

silvia: ¿pedro?

pedro: ♪ mis jaranas canto yo

y a las mujeres bonitas

que son de mi adoración

de altamira, tamaulipas,

traigo esta alegre canción ♪

¿cómo estás, silvita?

fíjate que vine a saludar

a unos amigos por aquí cerca

y se me ocurrió pasar

a saludarte.

y aquí tu encantadora abuelita

me tentó con esta exquisitez.

y no me pude resistir.

jovita: ¿te sirvo a ti también,

hija?

silvia: no, abuelita,

estoy muy cansada.

hasta se me fue el hambre.

lo único que quiero

es bañar a livia y ya, dormirla.

pedro: no te puedes perder

estos tacos.

están deliciosos, silvita.

silvia: es que hacer cine

y teatro al mismo tiempo

me está matando.

jovita: tienes que comer,

mi niña.

con tanto trabajo

y tanta mal pasada,

se me va a enfermar, ¿verdad?

pedro: pues sí.

pero, bueno,

vamos a dejarla descansar

porque mañana nos espera

otro día largo, pero eso sí.

hermoso día de trabajo.

silvia: ay, perdóname, pedro.

te acompaño a la puerta.

pedro: señora mía,

usted tiene que poner

un restaurante,

porque usted cocina

como los mismísimos dioses.

jovita: ay, no.

qué amable, pedrito.

¿sabe qué?

el gusto es mío,

porque le estoy sirviendo

a un artista tan grande

como usted.

pedro: no, hombre, ¿qué va?

que conste

que yo soy muy simpático

con las mujeres bellas.

y eso sí, no es cumplido,

es la puritita verdad.

rafael: ¿estás lista?

silvia: espero que sí.

rafael: siempre tan modesta.

los dos sabemos que vas a salir

y vas a conmover

a todo el mundo.

silvia: gracias por decirlo.

rafael: gracias a ti

por haber aceptado este papel.

sin ti todo sería

tan diferente.

[altavoz] segunda llamada.

silvia: rafael, por favor.

¿en qué quedamos?

rafael: perdóname.

ve a escena y déjalos sin habla,

sin aliento.

incéndialos como tú sabes

hacerlo, sí.

silvia: lo haré, maestro.

rafael: silvia,

he estado pensando.

quiero decirte que--

que no tiene ningún sentido

luchar contra lo irremediable.

te firmo el divorcio

cuando tú quieras.

silvia: eres un gran hombre,

rafael.

te mereces toda la felicidad

de este mundo.

[altavoz] su atención,

por favor.

esta es tercera llamada.

[aplausos]

silvia: en aquellos tiempos,

ser una mujer divorciada

no era ni de lejos

lo mismo que es ahora.

estábamos marcadas.

quienes no te criticaban,

te miraban con lástima.

y los hombres te miraban

con deseo.

muchas gracias por venir,

pedro.

haces muy feliz a mi abuela.

pedro: a la que quiero

hacer feliz es a ti.

vente, vamos a dar

una vuelta en la moto.

silvia: no, no, qué vuelta

ni qué nada.

pedro: ¿por qué no?

silvia: es mi primer día

de descanso.

quiero estar con mi hija.

además, ya te dije

que no me voy a subir

a ese traste.

nos vemos mañana.

pedro: mira qué chula está.

ambas: isalud!

sonia: por méxico

y por nosotras.

silvia: iviva méxico

y vivan las mujeres mexicanas!

abuelita, ven.

ven a brindar con nosotras.

jovita: ¿qué están celebrando?

¿o beben así por beber

a estas horas?

silvia: ¿te acuerdas

que tú decías que las mujeres

nunca íbamos a poder votar?

jovita: sí.

sonia: acaban de informar

por la radio que el presidente

ruiz cortines reformó

el artículo 34

de la constitución.

la mujer ya puede votar.

silvia: de ahora en adelante,

las mujeres mexicanas

vamos a poder votar

en todas las elecciones.

por fin.

jovita: no, no,

a mí dame un tequila,

para que me pegue así.

[teléfono]

sonia: enseguida.

jovita: espero estar viva

para cuando toque votar.

pues nada más

para ver qué se siente, ¿no?

silvia: gracias.

espérenme, que ahora sí tengo

un motivo más para brindar.

el productor más importante

de este país quiere

ofrecerme un contrato.

tengo cita con él mañana.

jovita: ahora sí: iviva méxico!

todas: isalud!

silvia: a veces nos parece

que el mundo no cambia,

por más que uno quiera.

pero sí cambia, ¿cómo no?

aunque sea lentamente.

y ninguna lucha es inútil.

las mujeres mexicanas

obtuvimos el derecho a votar.

yo, que me estrenaba

como mujer divorciada,

estaba aprendiendo a golpes

el peligroso sabor

de la libertad.

¿mi coche?

ay, mi coche, ¿dónde está?

mi coche.

no, dios mío.

pedro: buenos días.

¿por qué tienes esa cara?

silvia: pedro,

me robaron mi coche.

estaba estacionado aquí

como siempre y no está.

pedro: qué caray.

bueno, si quieres,

puedo llevarte a levantar

un acta.

no, no me da tiempo, tengo cita

con gregorio walerstein.

pedro: ¿gregorio walerstein?

bueno, súbete, te acerco.

yo me encargo de levantar

el acta.

silvia: no, muchas gracias,

pero yo no me subo a eso.

ahorita pido un taxi.

pedro: bueno, como quieras.

silvia: itaxi, taxi, taxi!

pedro: se fue.

bueno, ¿te vas a subir o no?

si no, vas a llegar tarde.

andale, súbete, sin miedo.

silvia: ay, pedro.

eres un angelito que se aparece

afuera de mi casa.

pedro: vámonos, pues.

silvia: no me gusta esto, pedro.

pedro: pero agárrese fuerte.

fuerte, fuerte, fuerte.

vas a sentir lo que es volar

sobre el asfalto.

ivámonos!

[ríe]

silvia: esto es una pesadilla.

me están temblando

hasta los dientes.

pedro: por lo menos

llegaste a tiempo.

ya viste que mi moto no muerde.

[ríe]

silvia: ¿tú por qué te ríes?

pedro: tu coche

no se lo robaron.

anda escondido.

silvia: ¿qué?

¿cómo?

eres un tarugo, te odio.

pedro: fui con unos amigos

y lo empujamos hasta la vuelta

de tu casa.

así no te iba a quedar de otra

que irte conmigo

en esta preciosura.

silvia: ¿cómo te atreves?

ahora sí que me picaste

la cresta.

solamente un granuja como tú

se atreve a meterse así conmigo.

no te quiero volver a ver

nunca más.

pedro: silvia.

silvita.

por favor, perdóname.

silvia: dame una razón

para no llenarte la cara

de bofetadas.

y no te pido dos,

con una me basta.

pedro: yo solo quería

que le perdieras

el miedo a la moto,

y pues, a mí.

mira, silvita,

francamente, tú me gustas.

además de que me caes rebién.

silvia: vamos a hablar de esto

de una buena vez, pedro.

yo te perdono si aceptas

hacer un trato conmigo.

pedro: ¿de qué trato

estamos hablando?

silvia: que vamos a ser

los mejores amigos por siempre.

pedro: ah, pero

con una condición.

pedro: una sola chiquita,

nada más.

que pares esa trompita

y me des un besito, nada más.

silvia: qué besito ni qué nada.

pedro: ya, no hagas

esperar a walerstein.

[música]

gregorio: conmigo te vas

al estrellato, silvia pinal.

de verdad.

silvia: para mí es un honor

que el productor más importante

de méxico esté interesado

en contratarme en exclusiva.

gregorio: yo creo

que tienes talento y madera

para llegar lejos.

a ver, cuéntame.

¿cuáles son tus sueños?

¿cuáles son tus pretensiones?

silvia: muchas cosas.

quiero destacar como actriz,

trabajar en teatro, televisión,

en cine.

gregorio: por ejemplo,

¿te gustaría trabajar con,

digamos, arturo de córdova?

silvia: bueno,

eso sí sería como un sueño.

gregorio: yo estoy a punto

de empezar una película

con arturo.

es muy exigente

con sus protagonistas

y tiene cierta debilidad

por actrices europeas.

silvia: ¿y qué tienen ellas

que no tengamos nosotras,

las mexicanas?

gregorio: según don arturo,

una cierta exuberancia

y una exquisita sensualidad.

silvia: pues, entonces,

lo veo difícil, don gregorio.

hasta ahora solo he representado

a las damitas jóvenes.

no me imagino de "femme fatale".

gregorio: bueno, ya todo llegará

en su momento.

por lo pronto,

tienes que conformarte

con trabajar con la gran

libertad lamarque.

silvia: sí, don gregorio.

por supuesto que estoy feliz.

muchas gracias.

gregorio: yo soy muy protector

con mis actrices exclusivas.

yo me voy a encargar

de que crezcas como la espuma.

y tú encárgate de prepararte

cada día más.

¿trato hecho?

silvia: claro que sí, señor.

cuenta con eso.

buenos días.

>> buenos días.

silvia: qué bonita silla.

>> una silla para ti

con tu nombre,

como se merece toda

una diva como tú.

silvia: diva, por dios.

me falta mucho camino

por recorrer para ser una diva.

¿a quién le doy las gracias

por esta silla?

>> a ti y a tu trabajo.

evita.

libertad: buenos días.

evita: buenos días.

silvia: doña libertad,

qué gusto y honor más grande

trabajar junto a usted,

con la gran libertad lamarque.

le confieso

que fue una de mis musas

cuando decidí dedicarme

a esta profesión.

me sé casi todas sus canciones.

libertad: ay, sos muy amable.

para mí también es un honor

filmar con una joven

tan hermosa como vos.

¿sabes dónde puedo dejar

mis cosas?

silvia: sí, claro,

por aquí está su camerino.

libertad: gracias, silvia.

me hacés sentir como en casa.

silvia: ¿te puedo hacer

una pregunta?

es que corren tantos rumores

sobre esa anécdota

que uno ya no sabe

si es verdad o no.

libertad: ay, querida.

se dicen tantas cosas sobre mí.

silvia: ¿es verdad que le dio

una bofetada en su propia cara

a la señora eva perón?

que en paz descanse.

libertad: pero, dios mío.

no puedo creer que esos chismes

hayan llegado hasta acá.

silvia: evita siempre me pareció

una mujer imponente.

libertad: a ver, cariño.

¿y vos te pensás

que una mujer como eva perón

se dejaría abofetear

por otra en el set

de una filmación?

mira, evita siempre quiso

ser actriz.

bueno, y vaya que lo logró.

pero, por supuesto, cariño,

no arriba de un escenario.

silvia: entonces,

sí es verdad lo de la bofetada.

libertad: ganas no me faltaron,

pero no.

lo que sí tuvimos

fue una tremenda discusión.

claro, doña eva

siempre llegaba tarde,

como era la protegida

del presidente perón.

a ver, ¿quién iba

a decirle algo?

silvia: cuando evita murió,

yo leí en una de esas

revistas de chismes,

que ustedes dos también

se habían peleado

por el amor del general.

libertad: eso sí

es una vil mentira.

yo nunca sería amante de nadie.

no soy de esas.

y te aconsejo, silvia,

que vos nunca lo seas.

nunca seas amante de nadie,

¿entendés?

nunca.

[música de mambo]

>> no sabía

que bailabas tan bien.

silvia: las actrices tenemos

que saber de todo un poco.

>> ¿emilio conoce a silvia?

>> emilio azcárraga es el jefe.

y no, no he tenido

la oportunidad de presentarlos.

>> emilio es un gran amigo mío

y va a empezar un programa

de televisión.

yo creo que te convendría

conocerlo.

>> ¿no me quieres

acompañar al baño?

silvia: sí, claro.

>> ay, con permiso.

y emilio está guapísimo.

[música de mambo]

>> belleza de mujer.

no me lo puedes negar.

>> aparte de que es

buenísima persona.

emilio: corten la transmisión.

corten la transmisión.

asegúrate del corte.

que pongan comerciales.

[música]

silvia: no, qué horror.

no puedo creer que se me haya

salido un seno en televisión.

>> no, si te hicimos

señas desesperadamente,

pero mira, tú ni por enterada

te diste.

>> véanlo por el lado positivo,

estamos haciendo historia.

silvia: oye, cállate,

por el amor de dios.

qué verguenza.

>> nos van a matar a todos,

pero él tiene razón.

hiciste el primer desnudo

en televisión.

>> silvia, el jefe quiere

hablar contigo.

silvia: este es el fin

de mi carrera en televisión.

>> ¿qué pasó?

¿qué pasó?

emilio: lo que acaba

de ocurrir puede costarme

una multa millonaria,

si es que no me quitan

la señal del canal.

silvia: le juro por lo más

sagrado que no fue mi intención,

señor azcárraga.

emilio: eso es lo que vamos

a alegar con las autoridades

y la prensa.

son los riesgos

de las transmisiones en vivo.

silvia: dios mío,

qué pena tan grande.

va a ser terrible.

va a salir en todos

los periódicos.

emilio: y van a hablar de ti

un tiempo, hasta que salga

otro escándalo.

en este medio, todo se olvida.

silvia: no sé si alegrarme

o echarme a llorar.

emilio: ve a cambiarte

y no te desanimes.

al final,

la gente va a recordarte

por tu talento

y no por tus errores.

silvia: gracias por el cumplido,

señor azcárraga.

emilio: llámame emilio.

gregorio: ya encontré

a tu laura.

a mí me parece bellísima.

se llama silvia pinal,

¿la conoces?

arturo: sí, claro.

filma mucho con pedro infante.

gregorio: ¿qué te parece?

arturo: es una colegiala

haciendo de sexi.

muy bella,

eso no te lo niego, pero no.

no es laura.

definitivamente,

no es ese mujerón

que el personaje requiere.

gregorio: mira, arturo,

yo entiendo que quieras

una coprotagonista a tu altura,

tú lo vales.

pero los sueldos de esas

actrices son incosteables.

arturo: es un gran guion.

de los mejores que he leído

en mi carrera.

gregorio: ¿crees que no lo sé?

pero ¿qué puedo hacer,

si no me alcanza el presupuesto?

arturo: tú sabes el tipo

de mujer que se necesita

para hacer de laura.

dime si no es la lollobrigida.

gregorio: está bien.

pero, mira, estoy seguro de que

silvia pinal--

arturo: lo siento, gregorio.

vamos a tener que hacer

el esfuerzo de conseguir

más dinero y llamar a otro tipo

de protagonista.

va a ser difícil

de encontrar a una mujer así

en méxico.

gregorio: perdón por venir

sin avisar, silvia.

no quise hacerte ir

hasta mi oficina.

silvia: mi casa es su casa,

don gregorio.

¿pasa algo malo?

pues, depende del cristal

con que se mire.

silvia: no termino

de entenderle.

gregorio: existe una remota

posibilidad de que tu sueño

se haga realidad

y que puedas filmar una película

con arturo de córdova.

silvia: ¿qué?

gregorio: como lo oyes.

pero definitivamente

vas a tener que hacer

un sacrificio.

silvia: ¿a qué se refiere?

gregorio: no, no te asustes.

se trata de una pequeña

transformación.

necesito que te conviertas

en la mujer más sexi

de este país.

silvia: ¿yo?

ya sé por qué lo dice,

por el programa de ayer.

yo le juro que fue un accidente.

se me cae la cara de verguenza.

gregorio: para mí, lo de anoche

solo fue una muestra

de tu capacidad para cambiar

de registro.

esa mujer despampanante

que salió a bailar

no tiene nada que ver

con lo que te he visto

hacer hasta ahora.

silvia: ¿no querrá

que salga desnuda?

gregorio: ¿por qué no?

está bien, no te veo convencida.

si crees que no es lo tuyo,

que no vas a poder, olvídalo.

a mí me pareció que era

una gran oportunidad

para dar el gran salto

que necesitamos en tu carrera,

pero si no estás lista...

silvia: un momento.

¿usted dice que la única manera

de filmar con arturo de córdova

es demostrando que puedo ser

una mujer sexi?

gregorio: exactamente

lo que dije.

silvia: pero ¿él está de acuerdo

en que sea yo la protagonista?

gregorio: te voy a ser sincero:

para él no estás a la altura

de las circunstancias,

pero yo creo en ti

y normalmente no me equivoco.

silvia: señor

gregorio wallerstein,

productor de silvia pinal,

dígame usted cuando tengo

que estar lista.

así que,

según don arturo de córdova,

yo era una niña aburrida

que no estaba a su altura.

ay, qué coraje.

iyo tampoco me iba a rendir!

y le iba a demostrar

que estaba muy equivocado.

así como lo oyes, angelita.

arturo de córdova dice

que no estoy a su altura,

que soy una provinciana

y una mojigata.

¿cómo ves?

angelita: perdona, silvia,

pero es que ese

arturo de córdova es un dios.

silvia: pues necesito cerrarle

la boca a ese dios tan engreído.

y tú me tienes que ayudar.

angelita: tengo por aquí

estos últimos figurines.

silvia: están maravillosos,

pero se me hace que voy

a necesitar algo más--

más audaz, ¿me entiendes?

angelita: ¿más audaz que estos

vestidos de ultimísima moda?

silvia: tiene que ser algo

que a mí misma me dé miedo,

que tenga que tener el valor

para ponérmelo.

me arriesgo

o no paso esta prueba.

angelita: déjame ver qué tengo

por aquí.

mira qué telas más bellas.

livia: mamá.

silvia: ay, mi amor, cuidado.

angelita.

angelita: dime.

silvia: creo que tengo una idea

de lo que necesito.

angelita: ya no quieres más,

¿verdad, cariñito?

bueno, vamos a limpiarte

la carita, ¿sí?

silvia: estoy en tus manos,

angelita.

de ti depende en buena medida

que consiga ese papel o no.

angelita: espero que este

diseño logre todos

tus objetivos.

silvia: esa es la idea.

el señor quiere una vampiresa

y eso va a tener.

ay, mira la hora que es.

hasta mañana.

ay.

abuela, ya llegué.

ay, aquí huele tan rico.

jovita: una sopita de fideo

que le hice a livia.

¿y la niña dónde está?

silvia: mi niña.

gregorio: ¿lista para el cambio

de imagen, cariño?

silvia: esto.

esto es lo que quiero.

[silbidos]

¿cree que así le pueda gustar

al señor arturo de córdova?

¿o le va a dar miedo

que le haga sombra?

arturo: espero que no te haya

molestado el cambio de escena.

silvia: no.

arturo: la que vamos a hacer

es mejor para probarte.

digo, para ver si hay

química actoral entre nosotros.

Cargando Playlist...