null: nullpx
Cargando Video...

Silvia Pinal, Frente a Ti Capítulo 2

Univision29 May 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

a]

>> mamá.

mami, no me dejes.

>> no llega la partera.

>> es una niña, mi amor.

>> ¿qué le vas a decir al papá

de esta niña?

>> esa niña no tiene papá.

juez: por la ley de cuernavaca,

morelos,

los declaro marido y mujer.

todos: [aplauden]

silvia: atención, atención.

el dólar se va a 4,85.

luis: ¿se puede saber

qué estás haciendo, silvia?

merilú: ¿cuánto tiempo piensas

tenerla castigada ahí?

luis: y aparte de todo

la tengo que compensar

acopañándote a la capital

a tu viaje.

silvia: ¿la capital?

¿aquí se hacen las radionovelas?

merilú: sí.

moisés: hola, soy moisés,

moisés marcial.

silvia: yo soy silvia

para servirle a usted y a dios.

agustín: ♪ no son buenas ♪

silvia: ¿es él, es agustín lara?

moisés: sí.

silvia: yo cuando sea grande

quiero ser artista

y trabajar aquí.

>> ¿no te parece que

ya es tiempo de que silvia

ya sepa la verdad sobre su papá?

merilú: a mí no me interesa

que silvia conozca

absolutamente a nadie.

moisés: te guste o no,

silvia también es mi hija

y tengo el derecho a verla

cada vez que yo quiera.

luis: quien tiene derechos

también tiene obligaciones

y ni siquiera la reconoció

y además silvia no lleva

su apellido, lleva el mío,

pinal.

silvia: ¿qué pasa si lo quiero

seguir viendo?

moisés: le he dicho que no

muchas veces, no soy figura

para su revista.

imbéciles, cobardes.

silvia: ¿por qué estás enojado,

papá?

moisés: nunca más me vuelvas

a llamar papá.

>> ¿qué se te ofrece?

silvia: unas medias de seda,

por favor, con rayita.

moisés: cómo pasa el tiempo,

es increíble.

hija.

silvia: nunca más me vuelvas

a llamar hija

y mucho menos delante

de otras personas.

silvia pinal: en 1046

méxico estrenaba

su primer presidente civil

de la era posrevolucionaria,

el licenciado

miguel alemán valdés.

y también tenía lugar la primera

transmisión en blanco y negro

de televisión en el país.

yo estaba a punto de estrenarme

en la pasión de mi vida.

lo que yo más quería

en el mundo era actuar.

pero mi papá

creía que todas las artistas

eran unas libertinas

y no me la iba a poner fácil.

ay, papá.

silvia: tiene poco

sentido práctico.

[llaman a la puerta]

luis: silvia, ¿vas a seguir

perdiendo el tiempo con eso?

silvia: no, papá,

dame un minutito,

ya termino de estudiar--

luis: qué minutito ni qué nada.

¿qué no estás oyendo que están

cantando las mañanitas?

por dios,

no hagas esperar a la gente.

es tu cumpleaños, 15 años.

apúrate.

todos: ♪ las cantamos así

despierta, mi bien, despierta

mira que ya amaneció

ya los pajaritos cantan

la luna ya se metió ♪

merilú: bravo, mi amor.

luis: bravo.

bravo por la quinceañera.

felicidades, mi vida.

silvia: gracias, papá.

gracias por la fiesta,

por quererme tanto,

por aguantarme.

luis: sobre todo por aguantarte.

te amo.

esta es una fiesta, bueno,

pues vamos a comer pastel.

>> sí, por favor.

merilú: yo te quería hacer

una fiesta con chambelán

y todo, pero--

pero te tengo un regalo.

silvia: no.

merilú: sí.

silvia: no, mamá, tú le tienes

mucha cariño a esta cadena,

te la regaló mi abuelita.

merilú: así es

y me dio muchísima suerte

y por eso yo quiero

que tú la tengas.

porque mañana es tu audición

y quiero que te vaya muy bien.

¿sabes que te amo?

silvia: te amo, mamita.

merilú: tú eres mi vida.

>> ♪ me tomaron por el taller

me llevaron al cubo de un zaguán

y en aquella oscura calle

ay, qué me sucedió

con el apagón-- ♪

>> gracias.

ya te llamaremos

cuando haya otra oportunidad.

silvia pinal.

esta es la que me recomendaron

en xew,

la que hace no sé qué

radioteatro.

silvia: es mi primera audición,

no sé muy bien.

¿digo la escena que mandaron?

rafael: no.

olvídate de eso.

quiero que improvices

una escena dramática.

silvia: ¿que improvice qué?

¿así de la nada?

rafael: no, de la nada no.

busca la emoción

que hay dentro de ti.

piensa en algo que te haya hecho

sufrir mucho y muéstrame

todo ese dolor.

pero no tenemos todo el día.

silvia: ay, no, no puedo.

rafael: está bien, ya.

la siguiente.

>> siguiente.

silvia: no, no, no.

espere.

es que si usted está ahí

mirándome, es muy difícil.

rafael: yo soy el director,

¿dónde quieres que me meta?

silvia: no sé.

¿podría no mirarme tanto?

rafael: [ríe]

¿pretendes que te audicione

dándote la espalda?

silvia: pues podría ser.

rafael: no, no estás hablando

en serio.

silvia: por favor, señor,

¿podemos intentarlo?

rafael: es en serio.

silvia: un padre que abandona

no es un padre,

un padre que rechaza,

que humilla,

que maldice a su hija

no es un padre.

tengo tu sangre, sí,

pero no tengo tu amor,

¿y de qué vale entonces?

voy a tener que quedarme

con esos poquitos recuerdos.

esos momentos donde,

sin saber quién eras,

te sentía parte de mí.

yo sé que no soy

lo que esperabas

y que sientes verguenza de mí.

pero soy tu hija,

tu hija.

esa que muere

por una mirada tuya,

un gesto, una caricia.

esa hija que jamás

le va a poder gritar al mundo

que eres su papá.

rafael: bravo.

muy bien, muchachos,

terminamos por hoy.

vámonos a cenar.

estuvieron muy bien todos,

felicidades.

silvia,

estuviste estupenda.

silvia: gracias.

rafael: deberías de venir

a cenar con nosotros.

silvia: la verdad es que

me encantaría.

rafael: ¿y entonces?

merilú: hola, buenas noches.

silvia: mamá, papá, miren,

él es rafael banquells,

mi director.

rafael: qué tal, mucho gusto.

ahora entiendo de dónde viene

la belleza de su hija.

merilú: ah, gracias.

merilú.

luis: vámonos.

rafael: señor, déjeme decirle

que usted tiene una hija

muy educada y muy talentosa.

tiene un gran futuro

como artista.

luis: no es el que yo quisiera,

pero en fin.

vámonos.

merilú: eh, a silvia

le encantaría ir a cenar

con sus amigos.

todos: sí, por favor.

luis: ¿y cómo le hago?

porque yo me levanto

muy temprano, no puedo ir por ti

y no puedo acostarme tarde,

trabajo--

rafael: bueno, yo la podría

llevar a su casa.

prometo cuidarla muy bien.

silvia: si usted dice

que no vaya, no voy.

luis: pues...

rafael: aunque es la primera vez

que hace teatro,

nos tiene impresionados a todos.

tienes que verla.

de verdad, confía en mí.

>> no te prometo nada, rafael.

prácticamente tengo

el elenco completo de la obra.

bueno, pero cuando quieran

pueden darse una vuelta

por el teatro y ahí los recibo.

tú siempre serás bienvenido.

rafael: gracias.

>> buen provecho, señores.

silvia: ¿tú crees que me va

a audicionar?

no lo vi muy convencido.

rafael: tocar en la puerta

no es entrar.

hay que intentarlo.

yo te voy a ayudar a prepararte.

eso sí, no le vayas a pedir

que te dé la espalda

si accede a hacerte una prueba.

todos: [ríen]

silvia: la culpa fue tuya

que me estabas traspasando

con los ojos.

y yo ahí, muerta de la pena.

rafael: pues qué bueno

que esa pena ya se te quitó.

ahora te puedo mirar

lo que yo quiera.

>> con permiso,

voy al servicio.

rafael: me da mucho gusto

que estés aquí compartiendo

este momento con nosotros.

silvia: a mí también.

se hace tarde,

quedamos con mi papá

en regresar a las diez.

rafael: no te preocupes,

vamos a hacer las cosas bien.

silvia: muchas gracias

por todo, rafael.

nos vemos en el teatro mañana.

rafael: a ver, espérame.

quería decirte que

te estás convirtiendo en alguien

súmamente especial para mí.

te tengo aquí enfrente

y ya te echo de menos.

luis: vaya, por fin llegas.

rafael: disculpe el retraso,

don luis.

no sabía que vivían tan lejos

y la verdad es que no calculé

bien el tiempo.

señora, buenas noches.

¿cómo está?

luis: no se preocupe,

que pase buenas noches.

rafael: bueno, antes de irme

quisiera pedirle un favor.

hace más de dos meses

que estoy trabajando con su hija

en el teatro

y, con todo mi respeto,

me encantaría que me diera

su consentimiento para poder

salir formalmente con ella.

silvia: rafael.

luis: ¿usted sabe qué edad

tiene mi hija?

rafael: bueno, yo sé que es

menor que yo, pero me imagino

que no va a ser ningún problema.

luis: ¿que no es problema dice?

le lleva más de 15 años.

váyase de mi casa.

fuera de mi casa.

te lo dije que esto del teatro

no iba a terminar bien.

anda con un maldito teatrero.

silvia: papá.

luis: tú vete a tu cuarto.

vamos.

merilú: luis, por dios santo.

luis: fuera de mi casa.

fuera.

rafael: [susurra] silvia.

silvia.

silvia.

silvia.

silvia.

silvia: ¿qué haces?

rafael: ¿puedo entrar?

silvia: ¿estás loco?

¿no viste cómo se puso mi papá?

rafael: bueno, pues entonces

tendremos que hablar así,

pero si me caigo,

no te vayas a asustar.

silvia: si mi papá te encuentra

aquí, me mata

y a ti también te va a matar.

tú no sabes cómo es,

no me deja ni mirar

para los lados.

yo daría mi vida

para poder ser libre.

rafael: ¿de verdad eso es

lo que tú quieres?

bueno, pues entonces

vamos a casarnos.

silvia: no, no, ahora sí

perdiste la cabeza.

rafael: no, no, no,

te estoy hablando en serio.

mira, a ti y a mí

nos apasionan las mismas cosas,

nos llevamos bien,

trabajamos juntos,

pasamos horas y horas juntos,

¿sí o no?

silvia: sí,

pero ¿de ahí a casarnos?

rafael: te amo.

silvia: yo también

te quiero mucho

y me siento a gusto contigo,

pero...

¿de verdad sí sabes

cuántos años tengo?

rafael: mira, silvia, eres

mil veces más mujer

que cualquiera de mi edad.

silvia: no sé.

no sé, me da miedo.

rafael, casarse

son palabras mayores.

rafael: a ver, imagínate esto.

mira, viviríamos solo para hacer

lo que más nos gusta.

actuar,

trabajar en el teatro,

salir con nuestros amigos,

disfrutar de la vida.

si eso no es ser libre,

¿entonces qué otra cosa

podría serlo?

silvia: a mí lo que más

me interesa ahorita

es mi carrera.

rafael: mira, silvia,

yo te prometo que no nada más

vas a ser la mujer

más feliz del mundo.

yo voy a hacer de ti

una estrella.

la estrella más brillante

de todo méxico.

te lo prometo y te lo afirmo.

silvia: está bien.

sí me caso contigo.

rafael: ¿sí?

[balbucea] a ver, dame un beso.

silvia: cuidado, cuidado.

rafael: está bien, ahí está.

[música]

[música]

rafael: llegó la hora.

laguardia te está esperando.

¿cómo te sientes?

silvia: ay, mal.

me tiemblan las piernas.

rafael: silvia, esa no es

la actitud.

no te puedes dejar dominar

por los nervios.

recuerda todo

lo que hemos platicado.

cree en ti misma,

trabaja al personaje

desde la verdad.

recuerda que el movimiento

y la palabra

son una prolongación

del sentimiento.

saca toda la fuerza

y toda la intensidad

que tienes aquí,

¿entendido?

vamos.

yo te voy a dar réplica.

silvia: [ríe]

rafael: silencio.

¿a qué viene esa risa estúpida?

silvia: si son ellas

las que empiezan.

rafael: no quiero oír

ni una risa más.

silvia: señora directora,

señora marquesa,

¿acepta usted

estas pobres flores

que han regado nuestras manos?

rafael: no, no las acepto.

y en fin, no acepta las flores.

¿cómo la ves?

laguardia: no me sirve.

rafael: la edad se puede

corregir con maquillaje.

lo que importa es el talento,

la gracia, la entrega que tiene.

silvia nació para actuar,

dale la oportunidad

para que lo demuestre.

silvia: mi primera obra

en el teatro profesional,

rafael.

hasta me van a pagar y todo.

>> muy buenas tardes.

silvia: buenas.

rafael: este es solo

el principio.

yo te juro que vas a subir

como la espuma.

silvia: todo lo bueno que

me está pasando es gracias a ti.

bueno, ya me voy,

nos vemos mañana.

estoy loca por decirle

a mi mamá.

rafael: oye, oye, oye.

yo también quiero hablar

con ella y también quiero hablar

con tu papá.

silvia: ¿hablar de qué?

rafael: de--

de una urgencia que tengo.

quiero casarme contigo.

silvia: no, no, no,

mi papá te va a tirar

la puerta en la cara.

mira, deja que yo hable

con ellos antes, ¿sí?

yo veré en qué momento

se los digo.

[música]

merilú: ya deja eso,

ya vamos a cenar.

[música]

luis: ¿por qué tienen

que escuchar la música

a tanto volumen

tanto la madre como la hija?

de tal palo tal astilla.

silvia: deberías darnos gusto,

papá.

luis: pero me vas a volver loco

con tu herencia.

merilú: ay, está feliz, déjala.

luis: pero me va a volver loco

con su herencia.

¿por qué tiene que escuchar

música a ese volumen?

vamos a cenar.

silvia: porque a ella le gusta.

luis: bueno, vamos.

silvia: tengo dos cosas

muy importantes que contarles.

luis: silvia,

los codos.

silvia: conseguí que me dieran

el papel.

voy a trabajar

en el teatro real.

merilú: mi amor, es

un gran teatro, felicidades.

tanto esfuerzo y dedicación,

te lo mereces.

luis: ¿y la segunda?

espero que sea algo

más alentador que lo primero.

merilú: ¿y entonces?

silvia: rafael me pidió

matrimonio.

merilú: ¿qué?

silvia: que me quiero casar.

luis: bueno, ¿te volviste loca

o qué?

apenas sabes cruzar la calle

tú sola, ¿te volviste loca?

merilú: a ver, tu papá

tiene razón, tú no estás

en edad de casarte.

silvia: a ver, la abuela jovita

era más joven que tú.

tú tenías casi mi edad

cuando me pariste, mamá.

merilú: sí, silvia,

pero era otra generación.

luis: ¿y qué da la generación,

la época, qué más da?

yo no voy a permitir

que te cases con un hombre

que te dobla la edad,

que no tiene un solo quinto

con qué mantenerte,

que es un pelagatos,

es un artistete.

¿para eso te educamos, niña?

silvia: me educaron

para ser feliz.

luis: déjate de cursilerías,

silvia.

¿crees que estás preparada

para casarte, hija?

silvia: pues aunque te parezca

cursi,

yo a rafael lo amo

y eso me basta para--

luis: ay, ¿qué sabes del amor,

por dios?

silvia, eres una niña.

silvia: digan y piensen

lo que quieran,

pero yo me voy a casar

con rafael les guste o no.

público: [aplaude]

silvia: ¿qué tal?

rafael: genial, te luciste.

silvia: gracias.

ay, qué buena función dimos.

rafael: sí.

silvia: rafael, por favor.

dame un minuto para cambiarme.

rafael: me tienes loco, silvia.

cuento los días, las horas,

los segundos que faltan

para que tú y yo podamos

estar juntos.

silvia: yo también.

ya me estoy viendo

con el vestido blanco, de reina,

una fiesta en un lugar muy chic

con todos nuestros amigos

del teatro.

una fiesta de película.

rafael: ay, la verdad es que

había pensado en algo

más sencillo.

no tenemos dinero para pagar

ese fiestón como tú

te lo estás imaginando.

silvia: ¿a poco no vamos

a hacer nada?

rafael: mira, había pensado

en una reunión con la familia,

unos amigos más íntimos,

un ambigú con unos bocadillos,

una copita de champaña, no sé.

lo que importa es que nos amamos

y que vamos a estar el resto

de nuestros días juntos.

¿te pasa algo?

no has dicho ni una sola palabra

en todo el camino.

silvia: estaba pensando,

¿dónde vamos a vivir

cuando nos casemos?

rafael: bueno, supongo que

en casa de mis papás.

es una casa muy grande.

silvia: no, a tus papás

casi ni los conozco, rafael.

¿cómo vamos a vivir con ellos?

rafael: bueno, tú tranquila,

hombre.

vamos a encontrar

algo que te guste.

un lugar lindo para que tú y yo

podamos formar una familia.

silvia: rafael, si no tenemos

dinero para una fiesta,

menos vamos a tener

para pagar un departamento.

con lo que gano en el teatro

más lo que me van a pagar

en la película

no alcanza para todo.

rafael: ah,

pero mi obra de teatro

va a ser un exitazo, vas a ver.

no te enojes conmigo.

silvia: enojarme no,

pero lo de casarnos

va a tener que esperar.

yo no quiero una boda

sin fiesta.

quiero casarme

como siempre lo soñé.

[música]

[música]

>> esta es tu primera película,

¿verdad?

silvia: sí, ¿por qué

lo preguntas?

¿hice algo mal?

>> no, pero se te nota.

silvia pinal: en 1948

hice mi primera película.

se llamó "bamba".

mi papel era muy pequeño

y me pagaban muy poco.

ah, pero yo era feliz

porque por fin

era una actriz de cine.

>> a mí no me caería mal

que me quisiera tantito.

silvia: lárguese,

lárguese de aquí o lo mato.

miguel: corte.

que se note más la angustia,

silvia, estás mal,

estás sufriendo.

un hombre de te dejó embarazada

y no está dispuesto a asumirlo.

silvia: sí, señor.

miguel: bien.

a ver, va de nuevo.

córrela, por favor.

>> luces, cámaras.

miguel: acción.

>> porque tú me das de alazo

y bien fuerte.

silvia: lárguese.

lárguese de aquí,

lárguese o lo mato.

miguel: corte.

¿de veras crees que puedes

convencer a alguien

con esa vocecita

de perrita abandonada?

quiero fuerza, silvia,

quiero tragedia, quiero dolor,

quiero odio,

no unos chilliditos

de niñita de párbulos.

silvia: señor, es que

yo pienso que--

director: se supone que eres

actriz, silvia.

yo soy el director.

silvia: sí, señor.

director: si te vas a limitar

a hacer como que lloras

de mentiritas,

sin desgarrarte por dentro

porque un desgraciado

te dejó preñada

y ni tú, ni tu hijo

le importan un rábano,

entonces en este momento

te puedes largar de este set.

silvia: no, señor.

lo voy a hacer como usted dice.

miguel: esto es lo que pasa

cuando se contratan

actores principiantes.

vamos a correrla otra vez,

por favor.

>> luces.

miguel: cámara.

silvia: si no fuera porque

necesito la lana, renunciaría

ahoritita mismo.

>> calma, silvia.

el lo hace con todas,

es su manera de sacar

lo mejor de cada actriz.

y déjame decirte que lo logró.

hiciste una escena maravillosa.

mira, por estas manitas

han pasado las actrices

más grandes de méxico.

créeme cuando te digo

que tienes el don.

no lo desperdicies.

silvia: gracias por decírmelo.

>> andale, ya.

mira, sécate esas lárgimas

porque te tengo que maquillar

para la próxima escena.

rafael: conseguí una cita

con uno de los productores

más importantes

del cine de méxico

y además, te conseguí

una audición, ¿con quién crees?

silvia: ¿con quién?

rafael: ¿con quién crees?

silvia: ¿con quién?

rafael: con el personaje

más famoso de méxico,

el cómico más famoso.

el chato mexicano.

[ríe]

silvia: se está tardando mucho,

rafael.

¿y si se arrepintió y no viene?

rafael: no, silvia, tranquila.

ahorita va a entrar,

no te preocupes.

mario: les pido mil y un

perdones por el retraso

y por la facha.

ay, yo no sé como para qué

agrego el uno

si ya con mil perdones

son más que suficientes,

¿verdad?

todos: [ríen]

mario: tengo que regresar

a la filmación.

silvia: es un placer tan grande

conocerlo, don mario.

yo a usted lo admiro muchísimo.

mario: pero si todavía

no me conoces,

¿cómo vas a admirarme tanto?

silvia: me refería a su carrera

y a todo lo que ha logrado

como actor.

he visto todas sus películas.

mario: muchas gracias, chato.

lo importante es que tengas

ganas de estar en una de ellas.

silvia: ¿ganas?

he esperado toda mi vida

para poder estar

en una película suya.

mario: entonces no has

esperado tanto, ¿no?

todos: [ríen]

mario: estás muy jovencita,

eres casi una niña.

rafael: se va a sorprender

de lo que silvia es capaz

de hacer como actriz,

ya lo verá.

>> el es mi amigo,

rafael banquells.

director de teatro

y futuro marido de la señorita.

mario: oiga, joven,

no hay derecho, chato.

¿de verdad ya te vas a casar?

¿tan joven?

pues, ¿cuál es la prisa,

chamaca?

si así vas a llevar tu carrera,

uy, cuando tengas mi edad

de seguro ya vas a andar

apantallando al mundo

desde hollywood.

silvia: por el momento

lo único que quiero

es participar en su película.

mario: ¿quieres ser mi rosita?

silvia: sí.

mario: bueno, rosita no es

una chamaca glamorosa como tú,

ella camina mal, cojea.

¿te animas a hacer eso,

a representar

a una muchacha renga?

silvia: claro que me animo.

yo lo que el personaje requiera.

mario: ¿y sí tienes claro

que las jornadas de trabajo

son larguísimas?

silvia: no me importa.

con tal de trabajar con usted,

don mario, soy capaz

de no dormir hasta que termine

la filmación.

rafael: te acaban de traer esto.

silvia: no, no puede ser.

rafael: ¿qué pasó?

silvia: mira esto.

merilú: ay, por dios,

no me asusten.

luis: ¿qué pasa?

¿qué pasa?

silvia: que nuestro padrino,

don mario moreno cantinflas,

como regalo de bodas

nos acaba de regalar

5.000 pesos.

luis: ¿5.000 pesos?

silvia: ¿sabes lo que eso

significa?

podemos pagar el depósito

del departamento,

comprar los muebles,

lo que haga falta

para la fiesta, pero--

pero sobre todo

iremos de compras.

vámonos, mamá.

vámonos, vámonos.

silvia pinal: en parís

se lograba legitimar

los derechos civiles,

políticos, sociales

y culturales

a todas las personas

sin discriminación alguna.

yo estaba al día.

ay, exigía mis derechos

como cualquier persona.

¿qué hijo no reclama

esos derechos tarde o temprano?

¿y qué padre o madre no intenta

inútilmente protegerlo

de sus propias decisiones?

silvia: gracias.

¿cómo me veo?

merilú: hermosa.

espectacular.

silvia: mamá, me veo

y no lo creo.

me voy a casar, mamita,

me voy a casar.

te pusiste sentimental.

merilú: es que eres tan joven.

no tengo nada

en contra de rafael,

pero tienes tantas cosas

que vivir antes de tomar

una decisión tan importante,

mi amor.

silvia: pues no sé qué cosas

puedo vivir con un papá

que me limita todo el tiempo,

que me controla.

merilú: lo hace para protegerte.

silvia: ¿para protegerme

de qué, mamá?

merilú: de que no cometas

errores.

silvia: ¿y mi boda es un error?

suponte que sea un error.

mamá, yo tengo derecho

a equivocarme.

merilú: tú no amas a rafael,

tú no estás enamorada de él.

el te cumple tus caprichos

del teatro y la actuación--

silvia: mamá, ya.

merilú: ay, silvia,

el matrimonio no es ese campo

de libertad que tú crees que es.

vas a pasar de ser la hija de

para ser la esposa de.

yo no creo que sea la libertad

que estás buscando, silvia.

>> ¿entonces?

¿qué decidiste?

[campanadas]

[marcha nupcial]

todos: [vitorean]

[música]

[música]

>> muchas gracias, caballero.

señorita, por favor.

silvia: claro que sí.

>> muchas gracias.

silvia: gracias a usted.

merilú: felicidades, mi amor.

me encantó tu película

y aún más tu actuación.

silvia: gracias, mamita.

luis: felicidades, artista.

silvia: gracias, papá.

gracias por estar en una noche

tan importante para mí.

luis: gracias a ti

por ser tan talentosa.

don mario, muchas feliciades

por su película

y por la oportunidad

dada a nuestra hija.

mario: no, felicidades

a ustedes.

tienen una hija muy talentosa.

luis: muchas gracias.

silvia: rafael, ¿me ayudas?

rafael: ¿ayudarte a qué?

silvia: a nada.

bueno, cuando termines.

rafael: ¿quieres te que ayude

a pasar los textos

de la película?

a ver,

lo primero que vamos a hacer

es necesito verte en situación.

vamos con la primera escena.

silvia: a ver si preguntando

por todos

alguien ha pasado por lo mismo.

rafael: de aquí, silvia,

de aquí adentro.

silvia: no vuelvas a colgarme

nunca.

si uno se levanta, bu--

rafael: [burla] no vuelvas

a colgarme nunca.

para arriba, no, ciérralo.

silvia: rafael,

eres el amor de mi vida.

rafael: ay.

tú también eres

el amor de mi vida.

silvia: gracias, gracias,

gracias por ayudarme siempre.

rafael: ay, ya.

silvia: hola.

¿qué pasó aquí?

rafael: estoy revisando

los textos que me han enviado.

silvia: ya veo.

¿de qué se trata?

rafael: no, no, no, no me hables

ahora que me distraes,

después te cuento.

silvia: mejor,

porque yo estoy muerta.

el rodaje de hoy fue infinito.

ay, no veo la hora

de meterme a la cama.

[suspira]

rafael: silvia, mi amor,

¿qué vamos a hacer para cenar?

silvia: ¿eh?

rafael: tengo mucha hambre.

merilú: menos mal,

hoy calculé mal el guisado,

tengo tinga de guajolote.

ahí están las tortillas.

¿cómo vas con tu película,

mi amor?

silvia: bien.

bien, quintana es un encanto.

merilú: qué bueno.

ya vete a tu casa

porque te veo muy cansada.

silvia: oye, ¿no te importa

que caliente el guiso aquí?

es que se nos acabó

el tanque de gas

y no lo voy a poder pedir

hasta el fin de semana

que me paguen.

merilú: mi amor, no puedes

seguir así.

tú estás manteniendo esa casa.

silvia: tranquila, mamita,

las cosas van a mejorar.

rafael está manos a la obra.

mira, en cuanto estrene

su producción en el teatro

va a poder ayudarme

con los gastos.

rafael: ¿cómo puedes estar

tan bella?

el matrimonio te está sentando

bastante bien.

cada vez estás más bonita.

silvia: no he terminado

de estudiar.

rafael: ah, ¿sí?

[ríe]

pues mañana sigues, ¿no?

no va a pasar nada.

eso.

germán: cómo es usted buena,

carmelita.

silvia: [hipa]

ay.

[hipa]

germán: ay,

ya le pegué la borrachera.

silvia: hasta mañana.

gilberto: corte, corte.

corrijan la iluminación

para la canción, por favor.

germán: ¿estás bien, silvita?

silvia: sí.

o sea, es que no comí nada

en todo el día y estoy

un poquito mareada.

germán: pues ahorita mismo

cómete algo, mujer.

¿qué es eso de andar trabajando

con la panza vacía?

maricruz, por favor,

que le den de comer algo.

maricruz: sí, claro.

¿quieres una torta o prefieres

que te prepare unos tacos?

silvia: una torta.

no, mejor no.

creo que voy a vomitar.

rafael: silvia,

¿qué pasó?

silvia: nada, me volví a sentir

mal en el rodaje

y el señor valdés insistió

en que me viera un médico.

rafael: pero ¿estás enferma?

¿por qué no me habías

dicho nada?

silvia: rafael, yo creo que--

rafael: ¿qué?

¿estás bien o estás mal?

médico: señora pinal,

señor,

muchas felicidades.

el resultado dio positivo,

va a tener un bebé.

rafael: [ríe]

voy a ser papá.

[ríe]

silvia: perdóname.

es que no sé...

¿voy a ser mamá?

no, creo que no estoy preparada.

rafael: ¿cómo que no?

esto es lo mejor

que nos podía haber pasado.

silvia, un hijo.

silvia: tengo una mezcla de--

de felicidad, de miedo.

rafael, no tenemos

ni un quinto ahorrado.

yo no me puedo dar el lujo

de dejar de trabajar

y menos ahora que me están

empezando a caer oportunidades.

rafael: tú vas a trabajar

hasta que tú quieras

o hasta que la barriga

te lo permita.

este niño va a traer

una torta bajo el brazo.

[música]

[música]

rafael: te dije que este bebé

iba a traer suerte.

me acaba de hablar andrés,

el productor,

y dice que vaya para allá,

que me tiene una

muy buena propuesta.

silvia: ay, dios y la virgencita

quieran, rafael.

estoy segura

que te va a interesar

lo que te van a ofrecer.

por fin vamos a tener dinero.

rafael: sí, exactamente.

silvia: bueno, ¿y?

¿cómo te fue, fuiste al teatro?

rafael: sí.

silvia: ¿y qué pasó,

te gustó la obra?

rafael: ah, me pareció

muy interesante.

está bien escrita,

es para que se luzcan

los actores.

silvia: lo sabía, rafael.

lo sabía, es que--

es que tú eres un genio.

rafael: es una puesta en escena

para el próximo año.

dice que por ahora está

buscando algo más comercial

y que yo le ayude a encontrarlo,

así que estamos en las mismas.

silvia: ¿qué pasa?

rafael: no sirve.

todo lo que me han ofrecido

es una verdadera porquería.

silvia: ay, no puede ser,

algo debe funcionar.

tú tienes mucho talento.

nadie dirige ni actúa como tú.

rafael: pues sí, pero necesito

tener una buena historia

en las manos.

así sí van a saber quién soy,

pero no la tengo.

silvia: lo que estás es cansado.

llevas varios días sin dormir.

acuéstate un rato, descansa.

cuando te levantes

te pones de nuevo

con la mente despejada, ¿sí?

rafael: ¿me regalas un café?

silvia: lo siento,

pero se acabó el café.

rafael: ¿si le pides

una tacita a tu mamá?

la necesito

para seguir trabajando.

silvia: pues voy a su casa,

a ver si no me oyen y se asusta.

luis: ¿qué haces tú aquí?

silvia: perdone, papito,

no lo quería despertar.

solo--

luis: deja eso en su lugar.

silvia: es que nos quedamos

sin café y rafael lo necesita

para seguir trabajando.

yo cuando pueda se lo repongo,

¿sí?

luis: se volvieron a quedar

sin dinero, no es problema mío,

ni de tu madre.

pero te quisiste casar, ¿no?

pues que tu marido deje

de holgazanear

y que te mantenga

como un hombrecito.

que te mantenga.

merilú: luis, no seas tan duro.

luis: ¿duro?

¿qué no se lo advertí a tu hija?

si me hubieras hecho caso,

ahorita no estuvieras robando,

ni pidiendo limosna.

chelo: ♪ solamente una vez

amé en la vida

solamente una vez ♪

silvia: no puedo aceptarte

este dinero, mamá.

menos si lo reuniste

a escondidas de papá.

merilú: no, no, a ver,

no fue a escondidas.

es nuestra contribución

para comprar todo lo que falta

del bebé.

a ver, ya, mi amor,

no te pongas así.

cálmate.

todo se va arreglar.

silvia: ¿cuándo, mamá?

¿cuándo?

estoy harta de correr

de aquí para allá,

de salir a trabajar de madrugada

con esta panza

y rodar la película,

luego ir al teatro,

volver de madrugada

exhausta como mula de carga.

merilú: míralo

por el lado bueno.

todos los días

salen oportunidades.

lo que tienes que hacer

es tomarlo con calma.

silvia: yo soy la única

que trae dinero a esta casa.

si rafael no consigue

trabajo donde sea,

no vamos a poder mantener

al niño cuando nazca

y yo tenga que estar

en cuarentena.

merilú: ¿no eras tú

la que siempre dice que

siempre llueve

en el huerto de los buenos?

silvia: eso lo dices tú.

merilú: ah, sí, ¿verdad?

[música]

vamos a bailar, vamos a bailar.

silvia: baila tú.

merilú: no, ven acá.

silvia pinal: nos echamos

a la vida con lo mucho

o poco que aprendemos

en la casa de nuestros padres.

de mi madre que me crió sola

y tuvo que trabajar muy duro

para sacarme adelante

aprendí a espantar

las moscas con alegría,

a sonreír en medio

de la tormenta,

a sacar fuerzas de la nada.

ay, solo dios sabe lo mucho

que me iba a hacer falta.

silvia: voy a casarme

con el señor brown.

>> ¿casarse, casarse?

silvia: [chista]

sí.

>> ¿y él lo sabe?

silvia: ay.

>> ¿lo sabe o no lo sabe,

"miss"?

>> silvia, ¿estás bien?

silvia: no.

>> no y no debe saberlo.

silvia: no y no debe saberlo.

nadie debe saberlo.

ay, se me rompió la fue--

se me rompió la fuente.

>> ¿qué fuente, miss elizabeth,

qué fuente?--

silvia: iya viene, ya viene,

voy a parir!

>> itelón, telón!

silvia: [grita]

rafael: la perfección absoluta.

silvia: parece un angelito.

rafael: la niña

no te la van a dar.

silvia: ¿por qué si ya

se le quitó lo amarillo?

rafael: porque no tenemos

suficiente lana para pagar

la cuenta del hospital.

jorge: todos creen que

porque soy jorge negrete

tengo la obligación de resolver

los problemas de todo el mundo,

pero ¿sabe qué?

no.

>> el problema, señora,

es que usted no puede pretender

Cargando Playlist...