null: nullpx
Cargando Video...

Silvia Pinal, Frente a Ti Capítulo 16

Univision18 Jun 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

[música]

>> silvia, la última escena,

caray, no sabes

cómo te queremos.

te vamos a extrañar muchísimo,

tú eres lo máximo.

silvia: ¿javier y tú?

>> somos amigos.

silvia: sí, ¿cómo no?

¿otro ramo de flores

del gobernador?

>> sí.

>> ¿cómo?

¿ya le dijiste a tu mamá

que somos novios?

>> no, obvio no.

no, yo no tengo nada que ver,

mi mamá te está contratando

porque cree en ti,

cree en tu talento.

julio: [ríe]

vamos a casarnos.

>> ¿y tú qué te vas a poner?

>> no sé, no había pensado

en eso.

me late que no voy a estar

en esa boda.

silvia: ¿cómo que no vas

a estar, viri?

julio: este carro es para ti,

viridiana.

silvia: no, no, no,

nosotras no te podemos aceptar

un regalo así.

emilio: quien me tiene

impresionado es tu hija.

tiene gran futuro.

livia: imamá!

estoy nominada a los "arieles".

silvia: quiero que te cuides.

>> no, no, no te vas a ir

con esta lluvia.

te vas hasta que se calme.

[abucheos]

>> yo no sé si te das cuenta,

pero cuando te pones así,

eres insoportable.

[claxon]

[teléfono]

silvia: ¿bueno?

¿mm?

gorda, ¿qué pasó?

¿viridiana?

[bosteza]

me quedé dormida.

viridiana ayer llegó tardísimo,

pero la sentí,

seguramente está en su cuarto

descansando.

¿mm?

¿por qué?

>> enciende la televisión.

yo te llamo después.

no, no soy capaz, ariel.

no tengo valor

para decirle eso.

[llora]

>> estamos viendo

las imágenes de este lamentable

accidente que se registró

esta madrugada.

[teléfono]

silvia: ¿bueno?

livia: mamá.

silvia: ¿livia?

livia: viridiana tuvo

un accidente.

yo la acabo de ver, mamá.

está muerta.

mamá...

imamá!

julio: ¿silvia dónde está?

>> creo que en su recámara.

¿pasa algo?

julio: silvia.

silvia.

silvia: ihija!

ilivia!

viri, ¿dónde está viri?

>> iallá abajo, mamá!

silvia: no, no estoy

preguntando por el carro,

¿dónde está mi niña?

¿tu hermana dónde está?

livia: yo la vi, mamá.

está allá abajo.

es viri.

silvia: quiero verla.

>> por favor, por favor,

señora.

es suficiente, por favor,

señora, se lo suplico.

livia: yo voy contigo, mamá.

>> disculpen, nada más

puede ir una sola persona.

julio: livia, ven conmigo.

>> viridiana.

julio: tranquila, silvia.

silvia: no, no quiero

que la toquen.

igustavo!

gustavo, por favor,

no permitas que se la lleven,

gustavo.

>> ¿por qué, dios mío?

>> lo siento, señores.

hasta aquí pueden pasar.

silvia: no, no, no,

por favor--

julio: le tienen que hacer

la autopsia.

silvia: ino quiero

que la toquen!

julio: es el procedimiento.

silvia: no, espérame,

escúchame, no es justo

que le hagan más daño.

julio: nos concedieron

la autorización

para llevarnos a viridiana.

hablé a la funeraria

y ya vienen en camino.

>> ¿y no le van a hacer

la autopsia?

julio: al final nos concedieron

la dispensa.

los forenses que la examinaron

tienen muy claras las causas

de su muerte.

viridiana murió

prácticamente instantáneamente.

>> no sufrió.

livia: ay, no, no puedo creer

que sea una piedra.

julio: cada quien tiene

su manera de vivir el dolor.

>> livia, tu mamá está

devastada.

no podemos alargarle

esta agonía.

julio, la prensa está ahí afuera

esperando que salgamos.

y lo peor que nos puede pasar

es que esto se convierta

en un circo.

julio: ¿qué podemos hacer?

>> enterrar hoy mismo

a mi hija.

ya puse todo en marcha.

alondra: la directora nos sacó

de clases y nos llevó

a su oficina, ¿qué pasa?

¿qué le pasó a viridiana?

>> dale, señor, descanso eterno.

todos: amén.

>> que descanse en paz.

todos: amén.

emilio: mi más sentido pésame.

no.

quiero algo original,

emocionante.

algo que honre

su memoria.

así que, señores,

pónganse a trabajar.

y todas las soluciones

posibles me las hacen

llegar.

ah, otra cosa.

no se graba nada

sin mi aprobación, ¿está claro?

todos: sí, señor.

emilio: eso espero.

silvia: ¿qué tal?

emilio: silvia.

silvia: emilio, vengo a hablar

con mi equipo para encontrar

la manera de la salida

de mi hija del personaje

dentro de la telenovela.

emilio: ya estamos buscando

una solución, silvia.

silvia: anoche estuve

trabajando, escribí esto.

espero te guste.

espero que lo lean.

puede ser la solución.

viridiana: no sé cómo empezar

para decirte lo inmensamente

feliz que fui.

lo inmensamente amada que fui.

viridiana y silvia: ¿cómo

aprendí a querer cada uno

de tus gestos?

silvia: y cada una

de las cosas que me dijiste.

después de la imagen,

vendría el texto

que te mostré esta mañana.

claro, si estás de acuerdo.

¿te gusta?

emilio: ¿y cómo has tenido

el valor de hacerlo?

cualquiera en tu lugar

estaría hundida.

silvia: mis hijos,

mi mamá, mi nieta.

hasta su papá, todos están

unidos.

yo no me puedo dar el lujo

de meterme a mi cuarto

y morirme.

aunque, ¿quieres saber

la verdad?

sí me gustaría entrar

a mi cuarto y matarme.

gracias a dios

que pude decir ese texto,

porque te lo juro,

lo repetí mil veces.

gracias a dios.

era muy difícil, porque...

se me quedaba en la garganta.

bueno, es muy sencillo, mira,

si te gusta, solamente

tenemos que editarlo

en el próximo capítulo,

¿qué te parece?

emilio: cuenta conmigo.

silvia: emilio, entonces

dime por qué.

ahora yo lo único que necesito

es entender.

para poder seguir adelante.

viri se me fue.

ya no está aquí.

y no entiendo por qué.

la muerte de viridiana

fue para mí como un reloj

que se detuvo

de pronto.

y aunque yo me empeñé

en darle cuerda,

y lo hice mover a la fuerza,

nunca más funcionó igual.

[música]

[música]

>> mamita.

ya cambia esa cara.

mira, yo sé que viri

quería mucho a julio.

y ella estaba muy feliz

con tu amor.

>> vamos.

silvia: denme cinco minutos,

necesito concentrarme.

>> es una boda,

no una obra de teatro.

hay gente esperando.

incluso el presidente.

silvia: gorda, para entrar

y saludar, necesito tener paz.

no la tengo en este momento,

por favor.

¿me pueden dar cinco minutos?

>> sí, claro.

silvia: te ves muy guapo.

>> tú hermosa como siempre,

mamá.

>> perdón.

disculpen.

necesito decirle una cosita

al novio.

julio, por favor.

julio: con permiso, señores.

¿está todo bien?

¿cómo está silvia?

>> está hermosa.

unos diez minutitos, o así,

y podemos empezar, ¿sí?

julio: ¿segura?

>> no, sí, segura.

julio: lo importante es

que ella esté bien,

pero no podemos esperar más.

>> tú me quieres matar

de un susto, ¿verdad?

silvia: toda la mañana

he intentado concentrarme

para estar a la altura

de lo que todos esperan de mí.

estar, como siempre, espléndida.

pero todo, absolutamente todo,

me parece

frívolo.

absurdo.

irrelevante.

>> nadie está esperando

que seas la alegría

de la fiesta ni estamos aquí

para armar un relajo, silvia.

todos sabemos por lo que estás

pasando.

silvia: no dejo de pensar

en mi hija.

todo lo que hago o digo,

lo interpreto, es el personaje

que me toca hacer

para que mi familia

no se venga abajo.

pero la verdad

es que la que estoy abajo

soy yo.

me siento hueca.

desprovista.

no.

esta vez no quiero entrar

a escena.

>> ¿y qué quieres hacer?

dime en qué puedo ayudarte.

silvia: en nada.

nadie puede ayudarme.

¿tú crees que alguien me puede

ayudar?

>> tienes que acostumbrarte

a convivir con ese dolor.

tú eres una mujer fuerte,

silvia, tienes muchos recursos

para salir adelante.

silvia: no sé, es que a mí

no me dan las cuentas, gordita.

tengo pánico escénico,

¿te imaginas?

yo que nunca me enojo

por ningún personaje,

de verdad no sé cómo interpretar

el personaje que me toca hacer

hoy.

la sola idea de toparme

con personas que no conozco

y que no me conocen,

y que por supuesto

me van a tratar

con condescendencia

o con lástima.

y que por supuesto van a hablar

mal de mí a mis espaldas

y van a hacer cuentas,

y me van a ver todo el tiempo

a ver si me río o no

sin ni siquiera saber

lo que realmente siento,

me da pánico.

y no tengo ganas de entrar.

>> el caso es que ya estamos

aquí, silvia, y tienes

que decidir.

o sales de esta y esta noche

te vas a descansar tranquila

a tu casa con tu marido

y con tus hijos,

o dejas plantado a julio,

al presidente y a todo

el gentío para que esto

se convierta en la comidilla

de la prensa durante meses.

¿vas a poder lidiar

con esa pesadilla?

¿así como estás?

julio: escúchame, livia.

si tu mamá está indispuesta

o no está de acuerdo

con esta boda, la suspendemos.

no pasa nada.

lo importante es que ella

esté bien, ella está por encima

de todo.

ah, mi amor.

¿estás bien?

silvia: estoy bien,

te amo.

julio: ¿estás lista?

[ríe]

señoras, señores.

procedamos, por favor.

[aplausos]

silvia: al final conseguí

estar a la altura

de las circunstancias.

aunque en mi mente

y en mi corazón

solo había espacio

para viridiana.

aun así, todo el mundo

me juzgó,

algunos minimizaron mi dolor

y me trataron de frívola.

otros, en cambio, me veían

como una mujer fuerte,

inmune a la tristeza.

el vacío que me dejó

mi hija

es tan enorme

que la única forma

que encontré para convivir

con él

fue metiéndome de lleno

al territorio que me hace

fuerte: mi trabajo.

[guitarra]

ya.

oye, te dije que pararas, ya.

alondra: [ríe]

¿no está padrísima?

silvia: ¿de dónde sacaste

la guitarra?

alondra: me la regaló mi papá.

me enseñó a tocar

y estuvimos ensayando

toda la noche.

iguau!

silvia: ¿qué?

¿no me vas a venir

a dar un beso porque traes

guitarra eléctrica?

alondra: ya, ya, ya.

oye.

¿cómo te fue en tlaxcala?

ya tenía ganas

de que volvieras.

quiero hablar contigo.

me salió una oportunidad

increíble, mamá.

silvia: ¿una oportunidad

de qué?

alondra: de trabajo.

jenny me ofreció cantar

en los coros, ¿te imaginas?

silvia: ¿jenny?

¿quién es jenny?

alondra: jenny, la cantante,

mamá, ¿cómo que no la conoces?

tiene un show en vivo

en la mejor discoteca

en méxico.

quiere que la acompañe

yo a cantar.

silvia: te recuerdo

que tienes 15 años.

y las menores de edad

no pueden entrar

a ninguna discoteca.

alondra: no si tú me firmas

un permiso para poder

cantar en los coros.

silvia: ¿sabes qué te tengo

que firmar?

a ver.

tus calificaciones.

¿qué?

¿pensabas que no me iba

a enterar?

ven, ¿qué te pasa?

¿cómo reprobaste historia?

¿matemáticas?

alondra: no sé.

los profesores me tienen rabia,

me odian.

silvia: no, no me vengas

con eso.

te vas olvidando de discotecas,

de coros y de la amiga esa

jennifer.

alondra: no, no, no, ma, no.

silvia: pero si tú nunca fuiste

mala estudiante,

¿por qué vas a empezar ahora?

bueno, ya, si quieres ser

cantante, perfecto.

pero antes me terminas

la preparatoria

y con buenas calificaciones.

de lo contrario, no vas a ser

cantante nada.

[música]

[música]

>> ahí viene su mamá.

alondra: mi mamá.

mi mamá, mi mamá.

silvia: ¿a qué huele?

alondra: mamá.

silvia: ¿a qué huele?

les pregunté.

por favor apaga la música.

la fiesta se terminó,

tienen 15 segundos para salir

de mi casa.

todos: [hablan a la vez]

alondra: mamá, no estamos

haciendo nada malo.

silvia: te voy a decir

una cosa.

a mí no me importa

si tu papá te lo permite.

yo no.

yo no soy ninguna tonta

ni nací ayer.

lo único que me faltaba,

que fumes esa...

porquería.

vete a tu cuarto.

vete a tu cuarto.

>> ¿qué es lo que estás

buscando?

silvia: mira, por favor.

por favor, déjame sola.

>> cualquier cosa

que tenga que ver

con alondra, quiero saberla.

al fin y al cabo,

yo soy la que pasa más tiempo

con ella.

silvia: está bien.

mira, estoy buscando

unos aretes, mamá,

te pido por favor

que me dejes sola.

alondra: ¿qué haces

esculcando mis cosas?

silvia: ¿me puedes dejar,

por favor?

explícame.

¿qué hace esto

entre tu ropa?

>> ¿marihuana?

silvia: sí.

sí.

alondra me jura y me perjura

que esa cochinada no es

de ella, que se la estaba

guardando un amigo.

pero anoche llegué a la casa

y estaban todos reunidos

en la alberca y ella tenía

los ojos rojos.

>> ay, dios mío,

esto es gravísimo, silvia.

¿qué dice julio?

silvia: gordita,

eres la primera persona

a la que se lo cuento

y no se lo voy a decir

a nadie más.

ya después veo qué le digo

a julio.

>> ¿y qué vas a hacer?

silvia: no sé, no sé.

no sé.

tengo mucho miedo

que mi niña tenga una adicción

como esa.

¿te imaginas?

yo no sé cómo se manejan

esas cosas.

es una niña.

es una adolescente.

yo no sé con quién hablar,

con un especialista,

con un psicólogo, no sé.

>> tú habla con quien quieras.

yo que tú, la amarraba,

enciérrala.

tenla bajo vigilancia extrema.

lo primero, cero amigos.

cero salidas.

silvia: gordita, las cosas

no se hacen de esa manera.

cuando uno quiere hacer algo,

lo hace.

si se lo prohibes,

lo hace al doble.

>> y que tú, también,

que no estés en tu casa,

tampoco ayuda.

silvia: ¿y qué quieres

que haga?

¿que renuncie a televisa?

¿que le diga a tulio adiós,

sí, si te vi, no me acuerdo?

no, yo tengo mis compromisos.

>> pues llévate a alondra

a tlaxcala.

silvia: ahí sí me termina

de odiar.

¿y cómo lo hago ahora

si están a la mitad del curso?

no, no, no.

yo tengo que ver la manera

de cómo conciliar mi trabajo,

mis hijos.

no sé cómo.

estoy muy...

preocupada con alondra,

no sé qué voy a hacer con ella.

[guitarra eléctrica]

alondra: iel ruido

del rock and roll!

silvia: no la toques más.

alondra: ino toques nada!

silvia: estoy reunida

para un asunto serio

y tú te pones a armar

un escándalo.

[guitarra eléctrica]

alondra: solo quiero

expresarme, castradora.

¿te crees que eres la única

que tiene derechos

en esta casa?

[guitarra eléctrica]

silvia: iconmigo sales

perdiendo, no me busques!

así que dame la guitarra.

idámela!

no--dame--conmigo no.

alondra: está bien, está bien,

está bien.

voy a hacer lo que tú quieras,

no voy a tocar mientras tú

estés en la casa, lo prometo.

pero dame mi guitarra,

por favor.

silvia: cuando aprendas

a respetar, cuando pases

todas tus materias,

hablamos de la guitarra.

y de paso, de tus derechos.

mientras tanto, todo está

suspendido, todo.

alondra: no, pero por favor

te lo ruego, "please",

dámela, dámela.

silvia: que yo no me entere

que tú vuelves a tocar

esta guitarra sin mi permiso.

yo no soy tu papá.

alondra: imamá!

silvia: hola, ¿cómo le va?

>> buenas tardes.

silvia: hablé con julio

y me dijo que se tenía

que quedar en tlaxcala

porque tiene mucho trabajo,

que no puede venir a la ciudad

de méxico.

>> señora, vengo

a que me acompañe,

es urgente.

está un carro oficial

esperándonos, tenemos que irnos

inmediatamente.

silvia: ¿pasó algo?

>> el gobernador sufrió

un traumatismo cráneo encefálico

que le produjo un edema

cerebral.

silvia: ¿qué es eso?

>> es una acumulación

de líquidos en el cerebro.

para controlar la presión

intercraneal y evitar

que pueda haber una falta

de oxigenación que provocaría

la muerte,

le he suministrado

un tratamiento químico

para mantenerlo en estado

de coma.

silvia: ¿por cuánto tiempo

lo van a tener así?

>> pues dependerá mucho

de la evolución del paciente,

señora.

silvia: la silla, por favor.

la silla.

>> bienvenido, julio.

silvia: amor.

ya traen la silla de ruedas.

julio: no.

silla de ruedas no.

silvia: julio,

estamos en casa,

aquí nadie te va a ver.

julio: ino!

yo no...

necesito...

silla de ruedas.

gracias.

estoy bien.

y dejen

de mirarme.

tlaxcaltecas,

es para mí un honor,

más que un...

más que un...

silvia: deber.

julio: ya, ya.

tlaxcaltecas,

es para mí un honor,

más que un honor,

el poder dirigirme--

silvia: amor, es--

es para mí un honor,

más que un deber.

julio: ay, silvia,

maldita sea.

silvia: cariño,

¿por qué no lees el discurso

y ya?

¿por qué te empeñas

en memorizarlo?

julio: no voy a leer un papel.

silvia: ¿por qué no?

tú eres un gran político,

no un actor,

¿para qué lo quieres memorizar?

léelo.

julio: yo nunca he leído

un discurso, si leo un papel,

van a pensar que estoy

mal de la cabeza.

mira, silvia, vete de aquí.

no me hagas perder mi tiempo.

silvia: mi corazón,

déjame ayudarte,

por lo que más quieras.

julio: tlaxcaltecas,

es para mí un honor--

¿qué?

silvia: es para mí un honor--

julio: ime estás confundiendo,

silvia!

[teléfono]

icontesta el aparato ese!

silvia: honor, deber--

julio: teléfono, por favor.

silvia: ¿bueno?

sí, soy yo, ¿quién habla?

sí, señor presidente,

ya se lo paso.

julio: no estoy, no estoy,

dile que no estoy,

no quiero hablar con él,

por favor, por favor, silvia,

no quiero hablar con él.

silvia: señor presidente,

discúlpeme, en este momento

mi marido no está.

ino!

el está muy bien,

se encuentra perfectamente.

en cuanto pueda, le regresa

la llamada.

por supuesto.

nos veremos en tlaxcala.

hasta luego.

¿escuchaste?

el presidente de la república

va a acompañarte en tlaxcala,

así que lo tienes que hacer

muy bien.

tú me dices, ¿te vas a dejar

ayudar o no?

julio: ¿qué querías

que le dijera?

¿que no puedo ni pronunciar

un discurso?

silvia: vas a poder.

julia: señora pinal,

yo soy un político.

no un actor.

así es que su ayuda

no me está sirviendo

de absolutamente nada.

me estorba.

retírate, silvia, por favor,

déjame en paz.

tlaxcaltecas, es para mí

un honor, más que un--

más que un...

más que un deber,

el poder dirigirme a ustedes...

queridos tlaxcaltecas,

es para mí un honor,

más que un deber,

el venir aquí ante ustedes

para rendir cumplida cuenta

de mi gestión

al frente del gobierno

de este hermoso estado.

es decir,

de la tarea que ustedes,

ciudadanos, me han conferido

a través de su voto.

para poder realizar

las gestiones necesarias

para beneficio de nuestro

terruño.

en este, nuestro amado

y hermoso estado de tlaxcala.

[aplausos]

[música]

[música]

todos: [hablan a la vez]

silvia: ¿hija?

livia: mamá.

silvia: mi amor.

qué hermoso.

pero qué gusto verte.

con permiso.

¿qué tal?

fanny me dijo que venías,

¿cómo estás?

livia: eh, muy bien,

muy contenta, ya tenía ganas

de volver.

silvia: mi amor, te he extrañado

tanto.

oye, tengo unos proyectos

en los cuales quiero incluirte.

pero unos proyectos, livia...

>> ¿fernando?

fernando: moni, qué gusto.

>> igual, cuánto tiempo.

pensé que estabas

en los angeles.

fernando: ahí estábamos.

justo regresamos hoy.

>> ¿regresamos?

livia: ay, mónica.

hola, ¿cómo estás?

>> bien, bien, no sabía

que habías regresado.

fernando: este champagne

está riquísimo.

¿gustan más?

>> yo no.

livia: ten cuidado

con ese champagne,

no has comido nada.

>> fernando, hola.

fernando: jorge.

>> te has vuelto loca.

livia: ¿por qué?

>> andas con fernando.

¿cómo se te ocurre?

livia: ¿qué quieres que haga?

nos encontramos por casualidad

en los angeles.

fernando estaba supermal,

mónica, yo no podía dejarlo así.

y bueno, sí, después una cosa

nos llevó a la otra y...

vamos, que terminamos retomando

lo que habíamos dejado

inconcluso.

>> pero ¿cómo se te ocurre

traerlo aquí?

silvia está aquí.

la prensa está aquí.

livia: mónica, por favor,

mi mamá se va a enterar

tarde o temprano.

no estamos haciendo nada malo,

sería peor escondernos, ¿no?

fernando.

fernando: princesa.

todos: [hablan a la vez]

josé luis: ♪ culpable soy yo

por haberte tenido

olvidada

por dejar que muriera

el amor

por haberte negado

mi mano

culpable soy yo

culpable soy yo

[aplausos]

por haberte tenido olvidada

por dejar que muriera-- ♪

fanny: pero ¿por qué no

me puedo quedar unos días

más aquí?

hace mucho que no estoy

en casa de mi abuela.

livia: fanny, por favor.

no me lo discutas todo.

fanny: ay, pero ¿por qué, mamá?

¿por qué no puedo quedarme

un poquito más?

silvia: ¿livia?

livia: está bien,

puedes quedarte.

me llamas cuando quieras

que vuelva por ti.

silvia: tú y yo tenemos

que hablar.

livia: ¿de qué?

ay, mamá, por favor.

a ver, ¿qué daño hacemos

fernando y yo?

los dos somos--somos adultos

y sin compromiso, ¿no?

silvia: ¿no te da verguenza?

livia: esto no tiene nada

que ver contigo, mamá.

el mundo no gira en torno a ti.

fanny: el muy imbécil

sacó a mi papá.

y de verdad no sé

qué le ve mi mamá.

no la entiendo.

alondra: pero ¿qué?

¿te da órdenes o qué?

livia: fanny, ya recoge

tus cosas que nos vamos

a la casa.

fanny: ay, ma,

pero me habías dado permiso

de quedarme unos días más.

alondra: ¿qué pasa, livia?

livia: nada,

que nos vamos y punto, ya.

vámonos, fanny.

fernando: silvia.

silvia: ¿qué haces tú aquí?

fernando: estoy esperando

a livia.

silvia: no quiero volver a ver

ni a livia ni a ti nunca más.

fernando: no te vayas así.

silvia, ¿nunca te has preguntado

el por qué de las cosas?

silvia: la falta

de verguenza no tiene

explicación.

fernando: es por ti, silvia.

siempre por ti.

silvia: ¿qué estás diciendo?

fernando: nunca he podido

olvidarte, silvia.

ese es el problema.

bastaría una palabra tuya

y yo volvería contigo.

silvia: ¿quieres una palabra

mía?

aléjate de mi vista

o llamo a seguridad.

emilio: en el camino vamos

platicando, necesito ir

a televisa chapultepec

a supervisar las obras.

¿cómo vas con la telenovela?

silvia: no es una telenovela,

es un programa de la vida real.

ficcionado.

es un programa que tiene

contenido social,

basado en historias de la vida

real.

tú sabes que en este país

hay muchas injusticias

de las que nadie se ocupa.

y a mí me gustaría

que tu pantalla sirva

para mostrar los problemas

que tenemos como sociedad.

darle voz a las mujeres

que nadie escucha.

>> disculpen.

jefe, aquí está el presupuesto

que estaba esperando.

emilio: gracias.

>> permiso.

silvia: gracias.

entonces,

¿qué?

no, no pongas esa cara.

¿te acuerdas el problema

que me hiciste

cuando salí en la revista

española?

tú me hablaste

de mi responsabilidad social

como artista.

¿te acuerdas?

emilio: claro que me acuerdo

de esas fotografías.

silvia: no, pero no te quedes

con las fotografías,

quédate con la responsabilidad

social.

mira, a través de los servicios

sociales de tlaxcala

he conocido a mujeres

que me cuentan sus problemas.

que buscan ayuda.

que nadie las escucha.

tengo unas historias

y unos testimonios

que te ponen la piel chinita.

en verdad quiero--quiero hacer

un programa que sirva

para denunciar esos problemas.

que sirva para crear conciencia.

es más, ¿qué te parece

si escribo la propuesta

y te la mando?

emilio: pasan cosas

que nos hacen conscientes

de la realidad.

y si el asunto es ayudar,

pues cuenta conmigo.

aunque en este momento,

después del terremoto,

la verdad la situación económica

está muy difícil.

estamos en crisis.

silvia: pero confía en mí,

emilio, mira, yo no te voy

a defraudar ni a ti

ni a la audiencia.

yo soy 100 por ciento televisa.

todos: [hablan a la vez]

silvia: buenas, ¿qué tal?

bueno, entonces te vas a tomar

el vermouth.

>> y también la cava.

silvia: ah.

>> ay, me duelen las piernas,

caminamos mucho.

silvia: sí.

>> su llave, señora pinal.

silvia: gracias.

>> mientras estaba fuera,

ha recibido varias llamadas

desde méxico.

me han dicho que por favor

se comunique inmediatamente

con ellos.

silvia: ¿y me puede comunicar

desde aquí con la operadora,

por favor?

>> por supuesto,

inmediatamente.

silvia: gracias.

>> ¿quién te llamó?

silvia: muchas personas,

mira, julio, sonia.

varios.

julio: ¿dónde está livia?

livia: murió el mismo mes

que mi hermana.

no debí de haberle puesto

su nombre--

[llora]

>> no, no, no.

no pienses eso.

son cosas que pasan.

fernando: te quiero.

julio: hija, hija.

te hace falta resignación.

livia: ¿a mamá ya la llamaste?

¿ya lo sabe?

silvia: no, es que ya no sé

ni a quién marcarle.

ni en la casa ni en la de sonia,

ni en la de mónica hay nadie.

>> gracias.

>> ¿por qué no le llamas

a rafael o a felipe?

ellos deben de saber qué pasó.

>> hotel gran vía,

buenas noches.

enseguida.

señora pinal,

es para usted.

silvia: ¿bueno?

ah, julio, por fin.

julio, ¿dónde estás?

¿qué es lo que pasa?

julio: silvia, mi amor.

silvia: ¿qué pasó?

julio: hay algo

muy importante que tienes

que saber.

escúchame bien.

livia: mi niña se me fue.

se murió, mamá.

dios me castigó, mamá,

perdóname.

perdóname, mamá.

[música]

[música]

[teléfono]

livia: mugre teléfono.

¿fernando?

vaya...

[ríe]

esto sí que es un milagro.

silvia: ¿cómo estás?

livia: ¿cómo crees, mamá?

se murió mi hija

hace menos de un mes.

silvia: ay, yo sé

cómo te sientes, livia,

yo también pasé por eso.

livia: el problema es que...

que yo no soy como tú, mamá.

yo sí soy más normal, ¿eh?

yo sí soy de carne y hueso.

silvia: cada quién tiene

su manera de vivir el dolor.

lo importante es sobreponerse,

buscar en qué apoyarse,

tú no estás sola.

livia: ¿puedes dejar tus frases

comunes?

claro que estoy sola, lo sabes.

lo estás disfrutando.

silvia: a ver, hija,

baja la guardia.

yo no te estoy hablando

para pelear.

yo te quiero ofrecer mi ayuda.

livia: ay, mamá, por favor,

no vengas a hacerte la buena

conmigo, silvia pinal,

después de todo lo que has

estado hablando de mí.

¿o crees que no lo sé?

[llora]

que me vaya mal con fernando

es un triunfo para ti.

silvia: no me merezco

que me trates así,

livia: no, claro, tienes razón.

si tú eres una santa, ¿no?

tú ya estás más allá

del bien y del mal.

somos todos los demás

los que al lado tuyo

no somos nada.

silvia: mira--

livia: adiós.

[llora]

>> mi mamá ya no es la mujer

fuerte y con carácter

que era antes, no.

mi mamá está destrozada.

lo único que hace es beber,

y se pone borracha,

y pelea con fernando.

[llora]

y ese fernando es un tipo

de lo peor...

y hace lo que le da la gana.

siempre llega a la casa drogado,

mete a mujeres a la casa

sin importar que mi mamá y yo

estemos ahí.

merilú: bueno, ¿y por qué

no lo deja?

>> porque no tiene otro remedio.

mi mamá no tiene trabajo,

mi mamá depende de él para todo.

merilú: tenemos que traerla,

silvia, hay que sacarla

a la fuerza de esa casa,

alejarla de ese hombre.

silvia: no es una niña, mamá,

esa no es la solución.

>> no, mamá,

tienes que ayudarme,

mi mamá se está matando.

>> livia es mi amiga

y es una profesional de primera.

no la voy a dejar en paz

hasta sacarla del hoyo

en el que está metida.

silvia: mañana es el estreno

de la obra de teatro de livia

y no pueden dejar de ir.

julio: [gime]

silvia: gracias.

julio: desde que regresó

de cancún, livia ha cambiado

mucho... aquí tienes tu tequila.

yo creo que tú

deberías de acudir.

luis: mandó cuatro invitaciones.

a mamá la dejó fuera.

con la pena, ma,

pero no estás invitada.

merilú: pues me parece muy mal.

ahora mismo le llamo para

que te envíe una invitación.

silvia: [niega]

no, mamá, te voy a pedir

de la manera más atenta

que no te metas,

porque de todas formas

yo no voy a ir.

alondra: estoy harta del orgullo

y la mala onda de esta familia.

merilú: ¿ya se lo dijiste?

silvia: ¿qué?

julio: mónica nos está invitando

a pasar el fin de año con ella

en acapulco.

silvia: no, yo no tengo ganas.

yo prefiero quedarme aquí,

y aprovecho y hablo

con tu amiga.

merilú: lo que pasa

es que alondra y luis felipe

van a pasar la navidad

con su papá.

yo no quiero que nos quedemos

como el año pasado viéndonos

las caras tristes y aburridas.

julio: y además hortensia viaja

por todo el mundo, no va a estar

seguramente, ni te va a recibir

antes de las fiestas.

silvia: ¿qué se traen?

¿qué se traen ustedes dos?

julio: iya apáguenle al agua!

[música]

>> qué bueno que viniste,

estoy segura que no te vas

a arrepentir.

silvia: ¿de qué me voy

a arrepentir?

¿qué hace livia aquí?

>> ay, silvia, ya.

estamos hartos de esta guerra

que hay entre tú y livia.

una guerra que nos ha hecho daño

a todos, y que ha fracturado

a tu familia, amiga.

silvia: ¿y qué pretenden,

que lo solucionemos aquí,

en una fiesta con tanta gente?

¿de quién fue la idea?

estupenda idea: ¿tuya o tuya?

¿o tuya, o de livia?

¿o también le mintieron a livia?

livia: no, no, mamá, yo sí sabía

que ibas a estar aquí.

silvia: julio, dame las llaves

del carro.

julio: silvia, por favor.

silvia: como no somos siameses,

tú te puedes regresar

con mi mamá cuando tú quieras.

livia: mamá, espérame,

dame solo cinco minutos.

después, si quieres, te vas.

fernando y yo terminamos, mamá.

silvia: ¿qué te digo?

¿te felicito o me pongo

como paño de lágrimas?

te voy a decir una cosa:

no quiero saber nada

de ese señor, y mucho menos

que me cuentes las intimidades

que tuviste con él,

porque me ofende.

livia: fue un error, mamá,

el más grande y doloroso

de mi vida.

y lo pagué muy caro.

perdí a mi hijita, mamá.

caí muy bajo.

silvia: lo que no puedo entender

es por qué lo hiciste, por qué.

habiendo 1000 hombres

en el mundo, ¿por qué te tuviste

que meter con una pareja

con la que yo estaba?

livia: no sé, mamá, no sé,

supongo que estaba mal.

yo, después de la muerte

de miri--

silvia: no metas aquí

a tu hermana.

tú te casaste con él.

tuviste una hija con él

y le pusiste el nombre

de tu hermana para molestarme

a mí, porque siempre has querido

estar a mi altura.

livia: es verdad.

mamá... aunque se me caiga

la cara de verguenza,

tengo que reconocer

que tienes razón.

mamá, yo he pasado toda mi vida

tratando de llegar tan alto

como tú, y no por vanidad,

ni por creerme mejor.

al contrario,

por sentir que no te llego

ni a los talones.

silvia: pero eso no es cierto,

livia, ¿no te ves?

tú eres muy talentosa

y estás llena de luz,

pero tú no te lo crees.

livia: yo no quería

traicionarte, y lo hice.

mandé mi vida al [...]

traicioné mis valores,

mis convicciones,

les fallé a todos.

pero sobre todo a juani,

y a ti... mamá, tú eres

muy importante para mí,

y no tenerte conmigo

es mi peor castigo.

te necesito mucho, mamá,

perdóname.

[llora]

por favor, perdóname.

perdón.

silvia: mi cielo.

livia: perdóname.

mamá...

>> ibravo!

todos: [hablan a la vez]

[fuegos artificiales]

silvia: con el año viejo,

mi hija y yo cerramos una etapa

muy triste de nuestras vidas.

pero no hay mejor augurio

que comenzar uno nuevo

en paz con uno mismo.

y 1988 fue un gran año para mí.

después de tanto tiempo

deseándolo,

conseguí realizar mi sueño:

construir mi propio teatro.

con la ayuda de una socia,

convertí el viejo cine estadio

en un teatro espectacular.

con capacidad para 1200 personas

y tecnología de punta.

el año había comenzado

con una reconciliación familiar,

y qué mejor que compartir cartel

del primer musical que montamos

con una de mis hijas.

[música]

>> no paren,

sigan con todo el número.

¿qué tal?

silvia: te quiero presentar

a mi socia.

hortensia: mucho gusto,

hortensia.

silvia: ella es una coreógrafa

impresionante neoyorkina.

hortensia: ¿y quién es tu hija?

silvia: ¿qué pasa que alondra--?

no veo a alondra.

¿que no está ensayando, no vino?

alondra: ay, mamá, ya hombre,

por favor, deja el dramatismo.

sí, falté a un ensayo

de una obra que me sé de memoria

y que he representado

más de 1000 veces en mi vida.

por favor.

silvia: eso no es excusa,

tú tienes un compromiso

profesional conmigo.

no vas a faltar ahí mintiéndole

a todo el mundo para ir a perder

el tiempo en unas--audiciones

que no te toman en cuenta

y que no te llevan

a ningún lado.

alondra: es lo que tú crees,

mamá.

silvia: te rechazaron.

no es la primera vez

que te pasa: no tienes

formación como cantante.

alondra: porque tú no me dejas.

¿cuántas oportunidades

he perdido por tu culpa?

tú me sacaste de fresas

con crema, de garibaldi,

de las flans.

silvia: ajá, ¿y por qué crees

que lo hice, por loca?

¿por mala?

no, lo hice por tu bien,

para protegerte.

alondra: no te gusta mi voz,

reconócelo, no crees en mí.

pero me vale,

yo quiero ser cantante.

y aunque te reviente,

lo voy a conseguir.

[música]

♪ y nadie, nadie

puede cambiarme ♪

un productor español que estaba

en la disquera el día que fui

a hacer la audición le gustó

mucho mi voz y me va a producir

un disco... permiso.

estamos trabajando en eso.

silvia: no me digas, entonces,

¿te vas a ir a grabar

tu disco a españa?

alondra: no, pero me voy a mudar

a un departamento.

ni me mires con esa cara,

necesito mi espacio.

por lo menos mientras esté

grabando el disco.

quiero componer, concentrarme,

estar sola, y esta casa siempre

está llena de gente.

silvia: ¿y a mí me lo dices así?

y a mí que me parta un rayo.

alondra: tranquila, mamá,

no voy a dejar la obra de teatro

antes de que consigas

una sustituta que, por cierto,

fanny se la sabe de arriba

abajo y está sin chamba.

no es el fin del mundo, hombre,

no quiero mala onda contigo,

¿sí?

ya tengo 20 años.

es lógico que quiera

hacer mi vida, ¿no?

silvia: es lógico, pero a mí

no me deja de doler.

alondra: ya, hombre, ven, venga.

>> probando audio,

uno, dos, tres.

audio, uno, uno, dos, dos,

tres, tres, uno, dos, tres.

silvia: ¿cómo va la ta--?

¿y tú qué haces aquí?

alondra: te traje un regalo.

silvia: ¿un regalo a mí?

¿qué día es hoy,

qué estamos festejando?

alondra: abrelo.

abrelo, ábrelo, ábrelo.

silvia: ya sé qué es.

alondra: mi primer sencillo,

mamá... ilo logré!

[ríe]

y también luis felipe, porque--

él toca la guitarra eléctrica.

silvia: por eso,

vamos a escucharlo, vamos

al camerino, lo quiero poner.

alondra: no, no, a ver,

prefiero que tú lo escuches sola

y después me dices qué opinas,

¿ok?

[ríe]

[música]

[música]

[música]

alondra: no sé si luis felipe

te lo comentó,

o ya te llamaron de televisa.

pero raúl velasco

lo quiere presentar

en "siempre en domingo".

quiere que estés,

y claro, yo también quiero.

silvia: no, no,

no me han llamado.

silvia: dime una cosa, alondra,

¿quién escribió la letra

de la canción?

¿tu papá?

alondra: no, mi papá no tiene

nada que ver en esto.

silvia: [gime]

pues qué bien, me encanta

el concepto que tienes de mí.

alondra: ay, no me digas

que estás ofendida.

silvia: ¿ofendida, yo?

¿por qué, por qué podría ser?

alondra: ay, ya, hombre,

no le busques tres pies al gato,

es una canción, una catarsis.

silvia: una catarsis mezquina

e injusta conmigo,

¿y qué quieres?

¿en verdad piensas que yo

no pasé más tiempo contigo

y con tus hermanos

porque soy una frívola?

¿porque soy una ególatra?

¿una madre represiva, una peste

de la que tienes que huir?

alondra: eso no lo dice

la canción, mamá.

siento muchísimo

que lo interpretes así.

silvia: mira, alondra,

no nos vamos a hacer las buenas

porque lo interpreto como es.

me diste una puñalada

en el centro de mi corazón.

alondra: [suspira]

locutor: televisa presenta...

su programa internacional

de variedades

"siempre en domingo".

[música]

raúl: hacemos un programa

muy especial con estrellas

muy conocidas

internacionalmente.

hoy nos acompañan

lupita d'alessio,

emmanuel, silvia pinal.

en especial importancia,

a emmanuel

en "siempre en domingo",

porque estamos llegando

a europa.

todos: [aplauden]

[música]

emmanuel: ♪ yo tenia

mi vida llena

había dicha en cualquier rincón

siempre estaba mi alma abierta

por si ella pedía amor ♪

alondra: el programa ya está

al aire, ¿sabemos algo de mamá?

luis: no.

emmanuel: ♪ que me ha robado

el sueño de mis ojos

y me ha dejado noches

que no acaban

que se ha llevado

de mi vida todo

por no dejar

no me ha dejado nada

detenedla ya ♪

luis: ¿qué vas a hacer?

alondra: avisarle al productor

que no va a llegar,

para que cambie la pauta.

y le avise a raúl velasco,

no vaya a ser que la anuncie

estando en vivo.

ma...

silvia: ¿qué?

aquí estoy, acabo de hablar

con raúl velasco, y después

de que tú cantes tu canción,

yo también les voy a dedicar

una canción a ustedes dos.

a ti también, luis felipe,

porque tú también estás

involucrado en este show.

¿qué pasa?

¿por qué me miran así,

yo no tengo derecho a réplica?

no, no se preocupen,

yo sería incapaz de dejarlos

públicamente tan mal

como lo vas a hacer tú, alondra.

alondra: [ríe]

raúl: por eso, cuando digo

"aún hay más" es una promesa.

hay mucho que hacer

en el campo de la comunicación,

del entretenimiento y pues ojalá

y dios nos dé salud y vida

para que sigamos juntos

mucho tiempo en este camino.

>> ma, ¿quieres que te enseñe

a jugar?

está superdivertido.

silvia: no, mi amor, a mí

esos juegos me dan angustia.

todo pasa demasiado rápido.

¿cuántos meses tienes?

flacuchita, apenas se te nota,

no pueden ser muchos.

>> ¿quién te lo dijo?

silvia: ¿qué importa?

¿ya lo sabe tu mamá?

>> fue la primera

a la que se lo dije.

estaba esperando el momento

para contárselo al resto

de la familia.

silvia: ¿y quién es el papá?

porque yo no te conozco

un novio.

>> no, no lo conoces

porque no existe,

yo no tengo pareja.

y no quiero que nadie,

ni mucho menos la prensa,

sepa quién es el papá.

silvia: no entiendo.

no entiendo nada, a ver,

¿cuál es el misterio?

>> no hay ningún misterio,

él y yo somos superamigos,

nos conocemos desde hace

uh, muchos años.

y nos queremos un montón.

y pues pasó, pero ya, hasta ahí.

el tiene su vida,

yo tengo la mía.

el es un ídolo en este momento,

está en su momento cumbre

en su carrera, y entre

sus planes no está casarse.

ni mucho menos va a ser

tener un bebé.

imagínate, si yo digo

que él es el papá,

la prensa lo va a volver loco.

lo van a presionar para tomar

una decisión que no está

entre nosotros tomar.

nos van a hacer la vida

imposible a él, a mi bebé

y a mí.

silvia: pero, a ver,

¿tú lo quieres tener o no?

yo soy tu abuela, cuéntame,

cuéntame la verdad.

>> ma, yo soy hija única.

he pasado toda mi vida muy sola.

bueno, hasta ahora.

este bebé es mi bendición,

y de verdad es lo que más

deseo en esta vida.

silvia: si es una bendición

para ti, es una bendición

para mí, así que cuenta conmigo,

mi amor.

[suspira]

bienvenida al club

del matriarcado pinal.

julio: ya llegaron, ya llegaron.

mira nada más.

>> bienvenidas.

julio: cinco generaciones juntas

no es una imagen muy frecuente.

¿cómo le van a poner?

>> raquel.

julio: ¿raquel?

>> ¿y qué opina el papá?

>> mamá...

>> bueno, ¿qué?

¿ya ni nosotros podemos

hablar de eso o qué?

julio: oigan, si sale dientona

no van a decir que salió a ti.

[ríe]

>> sino a luis, mi rey.

julio: claro, siendo hija

de quien es...

>> pónganse para la foto todos.

silvia: no, en estas fachas, no.

>> no es para la prensa,

pónganse, por favor.

silvia: pero ven,

ven tú también, salgan todos.

>> de verdad.

julio: claro que sí.

todos: [hablan a la vez]

julio: pónganle julieta, mejor.

silvia: es una lástima

que alondra no esté.

julio: bueno, bueno, a las tres

decimos--ay, ya salió.

todos: [hablan a la vez]

[música]

[música]

julio: ¿no te da un poquito

de nervios que vayas

a dirigir protea?

por favor.

silvia: soy una mujer de teatro,

amor, soy empresaria,

sé cómo se maneja.

julio: yo lo sé.

silvia: para mí es un gran honor

que proteja a los intereses

de mi gremio.

julio: sí, por supuesto,

pero el día solamente tiene

24 horas y tú ya tienes

suficientes cosas encima.

silvia: ¿y qué?

mi vida siempre ha sido así,

hacer malabarismo.

400.000 cosas al mismo tiempo.

julio: bueno, tú sabes bien

en lo que te metes.

yo nada más digo,

no quiero que sufras.

silvia: la modernidad

dejó de ser solo una palabra

y es hoy día un motor

que impulsa a la humanidad

a superar sus limitaciones.

las actuales generaciones

no podrían imaginar su vida

sin energía eléctrica,

sin teléfono o sin esa ventana

mágica que es el televisor.

ese es el legado

de la tecnología,

un regalo que nos ha

simplificado la vida

y ha convertido al mundo

en un territorio accesible

para todos.

en esta tarea, la televisión

ha jugado un papel fundamental.

¿y tengo de qué preocuparme?

alondra: no sé.

silvia: vamos a mi recámara.

alondra: estoy embarazada.

[ríe]

silvia: ¿es en serio?

hija, te están sudando

las manos,

¿cuántos meses tienes?

alondra: dos meses.

y dice el médico

que todo está perfecto.

pero los que no están

nada contentos con la noticia

son los de la disquera.

dicen que yo, pues el público

me ve como la rebelde, ¿no?

la "destroyer",

la que todo lo desafía.

que me peleo con quien sea,

y pues que eso no combina

con el papel de mamá.

y pues ellos creen

que mi embarazo puede terminar

con mi carrera, hazme el favor.

silvia: ese machismo de siempre.

bueno, ¿y tú qué quieres?

alondra: la verdad es que estoy

muerta de miedo, mi relación

con carlos no va nada bien.

y se supone que estoy

en la cúspide

de mi carrera musical.

y pues esto es--no sé, no,

no sé cómo decirlo.

silvia: quiero que me lo digas

aquí, dímelo...

dímelo a mí.

olvídate de carlos

y de la disquera.

aquí está.

alondra: nunca había sido

tan feliz, mamá.

silvia: entonces vamos a pedirle

a la virgen de guadalupe

que te ayude, y que te guíe

en tu embarazo.

y vamos a agradecerle

por ese bebé.

¿qué pasó?

no me digas que te vas de viaje.

julio: sí, pero por el pasillo.

silvia: ¿cómo por el pasillo?

julio: me mudo al cuarto

de livia, si a ti no te importa.

silvia: ¿por qué, pasó algo?

julio: no, no, tengo el sueño

muy ligero y tú lo sabes bien.

me cuesta mucho dormirme.

cada vez que llegas tarde

por la noche, con esos hermosos

taconcitos sensuales

que están tirados

a la mitad de la habitación,

haces mucho ruido

y me despiertas.

me desvelo.

silvia: perdóname.

sí, sí, tienes razón,

yo tengo horarios muy locos.

y seguramente ya estás harto,

discúlpame.

julio: jamás estaré harto.

tampoco me mudo al otro lado

del mundo, es solamente

aquí al lado, a dos pasos.

a ver, ayúdame.

silvia: pero cuando llegue

temprano...

julio: tú siempre vas a estar

invitada a mi cuarto.

y a lo mejor, yo, a la mitad

de la noche, me invito a este.

[ríe]

silvia: no, pero a ver,

espérame, ¿y si con el tiempo

a mí no me gusta este convenio?

julio: me vuelvo a pasar

para acá y listo.

silvia: ese ángel de la guarda.

alondra: ginamaría.

¿no es perfecta?

mira esos deditos tan hermosos.

silvia: no huelen a patas.

ah, me recuerda tanto

cuando te tuve a ti.

parece que fue ayer.

alondra: [ríe]

silvia: sí, con ella vas a saber

lo que es ser madre,

lo que es amar sin límites.

ella sí te va a sacar canas

verdes, como tú me sacaste a mí.

silvia: ¿y esto, adónde vas?

julio: nada, me estoy llevando

mis cosas al departamento

que tengo en el centro.

silvia: pero ¿por qué?

¿alguien te hizo

alguna mala cara?

julio: no...

mira, silvia.

no tiene sentido que siga

durmiendo aquí.

me paso la vida en el tráfico,

mi departamento

está prácticamente

al lado de mi oficina.

merilú, ten cuidado

con esa caja, por favor.

ahí llevo ilusiones

y muy buenos recuerdos

que no quiero que les pase nada.

merilú: sí, julio.

silvia: ¿y cómo la vas a hacer?

¿allá quién te va a consentir

como una mamá?

julio: no me tientes

que me la robo al departamento.

silvia: uy, no, mi mamá no sale

del pedregal ni aunque la mate.

¿y a ti cuándo te voy a volver

a ver la cara?

julio: invítame a comer

los domingos y me tienes aquí

segurito... y cuando quieras

visitarme y necesites

cualquier cosa,

sabes que siempre estoy para ti.

mi abogado te va a hacer llegar

los papeles del divorcio.

¿te conviene más aquí

o en el teatro?

silvia: aquí, aquí en la casa

está bien... muchas gracias.

muchas gracias por haber sido

mi esposo.

julio: [ríe]

¿me permite?

señora hermosa, gracias a usted,

porque el placer ha sido mío.

silvia: y así nos despedimos,

queridos amigos.

gracias, marta, por contar

tu historia, y nos vemos

en el próximo programa.

emilio: corte.

silvia: ¿adónde te vas?

emilio: a estados unidos.

silvia: pero si tú viajas

a cada rato a estados unidos.

¿por qué ese tono de despedida?

emilio: porque esta vez no sé

cuándo... cuándo voy a regresar.

silvia: así perdí

a mi gran amigo, mi hermano,

mi eterno compañero.

el señor emilio azcárraga.

todos: [aplauden]

[música]

[música]

silvia: no había tenido tiempo

de asimilar esta muerte cuando--

cuando tuve que asimilar

otra más dolorosa todavía.

merilú: no tengas miedo.

tú nunca me vas a perder,

porque yo vivo en ti.

gracias por todo, hija.

dios te bendiga.

[gime]

en el nombre del padre,

del hijo,

del espíritu santo.

amén.

[jadea]

silvia: así, vete tranquila.

yo voy a estar...

yo voy a estar.

mi mamá ya no está.

se fue, ya se fue.

>> "24 horas" termina hoy.

muchas gracias, buenas noches.

todos: [aplauden]

silvia: la ausencia de mamá

retumba, a veces pienso

que la casa se me va

a venir encima.

mira, yo no sé cómo voy

a aprender a vivir sin ella.

>> ya puedes ir cambiando

esa carita triste,

porque te escriben

desde brownsville, texas.

te dan el premio mr. amigo.

silvia: ¿en serio?

déjame ver.

qué bonito...

>> ¿todavía te emocionan

los premios?

silvia: el día

que no me emocionen

será porque estoy muerta.

además este premio

es muy entrañable.

>> espera, silvia, mira esto.

el secretario de seguridad

pública del distrito federal

te demanda por un fraude

de 9.500.000 pesos en prejuicio

de la asociación nacional

de productores de teatro,

protea.

silvia: no, no lo puedo creer.

no, no puede ser, mira,

menos mal que mi mamá no está

para ver esta calumnia.

no, no, esto no tiene nombre,

es lo más humillante

que me ha pasado en la vida.

>> cálmate, tiene que haber

una explicación.

silvia: ¿bueno?

ah, qué bien que me contestas.

me acaba de llegar una carta

espantosa, me acusan de fraude.

¿cómo que me ibas a llamar,

por qué?

no, es que no te estoy

entendiendo.

te voy a marcar

en cinco minutos.

>> ¿qué pasó?

silvia: me acaba de decir

el abogado que tengo una orden

de aprehensión en mi contra.

>> ¿qué?

silvia: me van a meter

a la cárcel.

me quieren meter a la cárcel.

>> no, no, no.

silvia: me siento muy honrada

de recibir este premio mr. amigo

que otorga la cámara de comercio

de brownsville, texas,

a mexicanos que han contribuido

a la relación de amistad

entre los estados unidos

y méxico, muchas gracias.

creo que las artes

y la comunicación son puentes

privilegiados entre los países.

y yo a esto he dedicado mi vida.

muchas gracias.

"thank you".

todos: [aplauden]

de corazón, arriba méxico,

y por favor, sigan disfrutando

de la fiesta.

todos: [aplauden]

esto es una locura,

¿cómo voy a tener que salir

de mi casa así?

como si fuera una ladrona.

>> vamos, silvia.

>> no se preocupe,

todo va a estar bien.

>> la otra opción es ir

a la cárcel injustamente.

silvia: qué humillación.

luis: tranquila, mamá.

tú te vas a ir a acapulco.

tranquila.

>> antes de que se den cuenta

de que no estás en la fiesta.

silvia: te la encargo.

>> cuídese mucho.

silvia: [llora]

>> vamos, vamos.

>> vámonos, jefa.

>> te paras en donde puedas,

por favor.

ten mucho cuidado, ¿ok?

[música]

[música]

alondra: bueno, este es el plan.

te vas para miami.

silvia: ¿y si me detienen?

alondra: no, no, no, ya está

todo arreglado, te vas a ir

en un vuelo privado en el avión

de unos amigos míos, ¿ok?

silvia: no es justo.

no, no es justo, ¿por qué tengo

que salir así como si fuera

una fugitiva?

alondra: no tenemos

mucha opción, así que mejor

no perdamos tiempo quejándonos,

¿ok?

aquí están las llaves

de mi departamento en miami.

silvia: tengo el programa

de "mujer...", hay mucha gente

que depende de mí.

alondra: bueno, "efi" ya

se encargó de todo eso,

está arreglado

hasta que tú regreses.

así que, por favor, toma

las llaves del departamento.

y esto también.

silvia: ¿y este cheque

en blanco?

alondra: vas a necesitar dinero,

seguramente te van a congelar

todas las cuentas y no tienes

ninguna en estados unidos.

así que saca todo

lo que necesites de mi cuenta

de miami, ¿ok?

también las llaves del coche

están en la cocina, úsalo.

las llaves del departamento,

por favor.

silvia: [llora]

pero hija...

alondra: ya, ya, ya,

déjate querer y dame un abrazo.

todo está bien.

silvia: [llora]

ese año que tuve que pasar

en estados unidos fue horrible

para mí, horrible.

el tiempo se me hacía eterno

y la soledad, muy densa.

por una parte me aliviaba

que mi madre no estuviera

para verme sufrir así.

y por la otra, le echaba

mucho de menos, mucho.

afortunadamente, pude seguir

trabajando, gracias a mi casa,

televisa y al equipo

de mi programa, de "mujer,

casos de la vida real".

así pude mantenerme ocupada.

de otra manera,

no sé qué habría sido de mí.

el tiempo pasaba y pasaba,

y yo seguía sola ahí en miami.

mientras tanto, en méxico,

mi socia dejó a sus nietos

a cargo del teatro silvia pinal.

vendieron sus acciones

a un grupo religioso.

y yo, dios mío,

sin poder hacer nada.

tuve que vender mi parte.

así perdí mi querido teatro.

todos: [aplauden]

ay, esperen.

no me miren como si estuviera

loca, quiero sentir mis pies.

esto, esto, mi casa.

mi país...

mi méxico.

gracias, mamá, gracias.

todas: [celebran]

alondra: dame un beso.

ginamaría: déjame, todo el mundo

tiene una mamá normal menos yo.

silvia: no le puedes hablar así,

oye, a tu mamá.

alondra: gina tiene razón,

soy una pésima madre.

me tuvo que esperar dos horas

en el colegio, dos horas.

livia: ¿qué estabas haciendo?

¿jugando? claro que no.

silvia: livia...

alondra: estaba en una grabación

que no terminaba nunca.

>> el chiste es que nadie

puede estar en dos lugares

al mismo tiempo.

por eso yo decidí dedicarme

únicamente a mis dos hijas.

aunque me critiquen.

silvia: ya verás cómo te van

a criticar tus hijas cuando

sepan que dejaste tu trabajo.

porque si trabajas en casa

está mal, porque si no trabajas

en casa también está mal.

porque así le toca a una,

que es mujer.

livia: eso es lo injusto,

que una mujer tenga que escoger

entre ser madre

o ser profesionista,

porque ningún hombre se tiene

que ver obligado a escoger.

alondra: para mí la prioridad

es gina, aunque ella no me crea.

silvia: ¿y qué vas a hacer?

¿piensas dejar de trabajar?

eso a gina se le va a olvidar.

uh, hablando de olvidar...

una vez, a mí se me olvidó livia

mientras me estaban haciendo

un vestido para una película.

livia: ¿te olvidaste de mí,

mamá?

silvia: te deje ahí.

livia: no me acordaba.

silvia: gina tampoco se va

a acordar de esto, por favor.

pero de lo que sí se va

a acordar es de tener

a una madre presente,

que siempre está cuando

la necesita.

además, hay que enseñarles

que el dinero, no, no, no,

mis hijitas, no cae del cielo.

y que las mujeres tenemos

que amar nuestro trabajo.

cuando jovita nació,

las mujeres prácticamente

no tenían ningún derecho.

la vida era mucho más dura

para ellas que para los hombres.

ginamaría: ¿por qué?

silvia: porque los hombres

tenían todos los privilegios.

y la opinión de las mujeres

no contaba para nada.

no podían decidir si iban

a tener hijos o no,

ni cuántos hijos tendrían.

livia: no, se pasaban toda

la vida trabajando sin que nadie

les reconociera su esfuerzo.

>> a algunas incluso les pegaban

sus maridos.

silvia: no, hoy ocurre eso

y cosas peores.

pero ustedes van a tener

vidas más libres, y mejores.

y eso es gracias a sus mamás.

y a otras mujeres que han

luchado y que siguen luchando

por cambiar las cosas.

a ser independientes,

a no bajar la cabeza

ante nadie ni ante nada.

las mujeres mexicanas

tenemos mucho que aportarle

a nuestro país.

cada vez se reconoce más nuestra

valía, pero todavía nos queda

mucho camino por recorrer.

y no podemos rendirnos.

bueno, queridos amigos,

todo tiene un principio

y todo tiene un final.

para mí, estar en estas paredes,

con estos actores,

con estos técnicos,

con mi gente, mis amigos.

con los que me han ayudado

a subsistir, a triunfar,

a hacer todas las cosas

que he podido hacer... gracias.

gracias, y espero verlos pronto

en otra cosa muy buena

y muy importante y muy fuerte

que seguramente vamos a hacer.

gracias, felicidades.

Cargando Playlist...