null: nullpx
Cargando Video...

Silvia Pinal, Frente a Ti Capítulo 13

Univision13 Jun 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

[música]

silvia: me diste un golpe

muy bajo, ¿sabes qué?

yo también quiero aire.

merilú: todavía lo quieres.

silvia: gustavo va a ser

el hombre de mi vida.

gustavo: empecemos de nuevo,

silvia.

silvia: no hay marcha atrás,

no va a haber marcha atrás.

emilio: me dijo sonia

que finalmente te divorciaste,

¿cómo te sientes?

silvia: ya, creo que recuperé

mi dignidad.

lo he visto afuera con su novio

en el carro.

>> momento--

silvia: ¿hace cuánto tienes

relaciones sexuales?

livia: ni sueñes con que te voy

a responder eso.

>> quiero que revises la lista

para ver los invitados

de tus números musicales.

silvia: ajá.

>> ¿felipe román?

livia: si felipe román va a ser

tu novio, a mí ya no me interesa

ni como artista ni como nada.

>> felipe me está proponiendo

una idea buenísima

para tu programa.

silvia: ¿cuál?

felipe: que grabemos...

[habla francés]

[canta]

♪ quiere ser feliz

solo ser feliz

silvia: dos almas en la oscu-- ♪

livia: ¿lo puedes creer, abuela?

estos dos cursis siguen cantando

por teléfono.

felipe: quiero besarte.

no me importaría

morirme después.

ambos: ♪ estando juntos

soñarán y se volverán ♪

silvia: ¿qué te parece?

>> me encantó, me encantó.

qué buen número.

silvia: el jefazo de esta

empresa ya me dio luz verde

y vamos a hacer nuestro

programa, que se va a llamar

"silvia y felipe".

¿qué se supone que tengo

que hacer con esto?

felipe: lo que te mueres

por hacer.

>> creo que aumentaste

un par de kilitos.

felipe: ¿estás embarazada?

silvia: yo siempre me he sentido

culpable porque no tengo tiempo

de estar con mis dos hijas.

yo ya tengo dos, no puedo tener

un tercer hijo sola.

felipe: ¿y quién te está

diciendo que lo vas

a tener sola?

[gritos]

todos: [aplauden]

todas: [gritan]

todos: [aplauden]

>> felipe, felipe, ¿es verdad

que te casaste con silvia

solo por su embarazo?

>> silvia, ¿no le preocupa

la diferencia de edad?

>> felipe, por favor, la gente

quiere saber--

felipe: ¿cómo te atreves a hacer

ese tipo de preguntas?

>> es que la gente

quiere saber--

felipe: qué falta de respeto,

quítate ya.

>> ivieja asquerosa,

no te lo vas a quedar!

ifelipe, escúchanos, por favor!

todos: [hablan a la vez]

silvia: ay, pero mira

qué precioso está este bebé,

hermoso.

ya me quiero ir a la casa,

para disfrutarla a ella, a ti,

y a toda la familia.

qué bebé...

felipe: soy tan feliz, amor.

gracias, gracias por todo

lo que me das.

no me equivoqué cuando dije

que tú eras la mujer para mí.

silvia: más que tus fans.

felipe: más que todo el mundo.

silvia: escucha, escucha.

felipe: te amo.

silvia: te amo.

>> con la más hermosa actriz

de cine, teatro y televisión...

isilvia pinal!

silvia: mi vida, ya decidí

cómo se va a llamar la niña.

felipe: ¿cómo?

silvia: se va a llamar gaby,

gaby, ¿qué te parece?

felipe: mm, a mí me gusta más

alondra.

silvia: ¿qué te pasa?

de ninguna manera voy a permitir

que mi hija se llame alondra,

así que se va a llamar gaby,

gaby.

felipe: está bien, no te enojes.

además...

[suspira]

no me disgusta gaby.

yo tenía una novia

que se llamaba gaby, que me trae

gratísimos recuerdos.

[risas]

silvia: amigos, les presento

a alondra román.

y bueno, una vez aclarado

ese pequeño asunto,

los saludamos con el cariño

y con el respeto que siempre

les hemos tenido.

esta noche iniciamos esta serie,

y no crean que va a ser

un programa complicado.

no, no, no, al contrario:

se caracterizará

por su sencillez.

ah, pero eso sí, les aseguro

que se van a divertir mucho.

y aquí el señor es el que va

a llevar los pantalones.

felipe: buenas noches,

no vayan a creer

que porque llevo los pantalones

soy el clásico cacique.

aquí, como en todo,

silvia hará lo que quiera

y yo haré lo que quiera.

silvia: ¿cómo?

felipe: lo que quiera silvia.

silvia: ah.

emilio: el show de "silvia

y felipe" es un éxito rotundo.

y en cada hogar mexicano

donde hay una televisión

y está encendida,

está viendo el programa.

¿sabes qué significa eso?

que están sintonizando el canal.

silvia: muchas gracias, emilio,

gracias por todo.

emilio: no, gracias a ti.

te veo tan plena y tan hermosa

con ese bebé.

silvia: y yo que alguna vez

pensé que la felicidad

era un invento.

no, mi vida--

ahora te puedo decir

que es una realidad concreta.

mi bebé... yo solo

le pido a dios que esto

me dure para siempre.

emilio: y yo te auguro felicidad

y mucho éxito, ya lo verás.

silvia: muchas gracias, emilio,

gracias una vez más.

porque siempre me has protegido,

porque me facilitas el camino.

bueno, yo diría que hasta

me consientes, haces que aquí

me sienta como si estuviera

en mi casa.

ay, aunque suene trillado.

emilio: tú sabes que te prometí

que siempre te voy a cuidar

mientras viva,

y yo cumplo mis promesas.

felipe: este terreno lo compré

para ti, para que cumplas

tu sueño de tener tu casa

en acapulco.

silvia: ay, por favor, felipe,

no estoy para bromas.

felipe: sí, porque construimos

la casa a tu gusto.

silvia: ¿es en serio?

felipe: claro.

silvia: ¿cómo?

no... no, no, no, no.

este es un sueño para mí.

felipe: y lo estás haciendo

realidad.

silvia: [celebra] iesto es mío!

felipe: todo tuyo.

silvia: eres un loco

maravilloso, el loco

más encantador que me puede

haber tocado en todo méxico.

felipe; ¿qué tal si vamos

a esquiar?

el día está divino,

el agua, tranquila.

¿no quieres venir, amor?

silvia: no, yo no me siento

muy bien, que digamos.

merilú: ¿te sientes mal?

¿quieres que vayamos al médico?

silvia: no, no, no, lo que pasa

es que ayer no dormí bien,

alondra no me dejó dormir

en toda la noche,

y estoy agotada.

felipe: y ahora duerme

como un ángel.

silvia: sí.

felipe: igual es raro

que mi tractorcita preferida

diga que está agotada.

¿no quieres que te acompañemos

al médico?

silvia: no, mi amor,

estoy cansada, nada más.

¿por qué no te llevas a meri,

y así puedo dormir un rato?

felipe: bueno.

¿y qué cree que pueda ser

el malestar?

merilú: yo creo que algo

que comió.

felipe: ah, seguro es eso.

más tragona que de costumbre.

tragona.

merilú: vete tranquilo,

yo me quedo con ella

y con alondrita, diviértanse.

felipe: ¿segura?

merilú: sí.

felipe: bueno... viridiana,

vámonos a la playa.

felipe: ¿y, qué tiene, doctor?

silvia: debe ser lo que dice

felipe, que me faltan

unas vitaminas y nada más.

>> no te falta ninguna vitamina,

pero vas a necesitar

reforzarlas.

silvia: ¿por qué?

>> porque estás embarazada.

felipe: [celebra]

silvia: no puedo creer

que mi hija

esté esperando un bebé.

livia: ¿tienes miedo?

silvia: tantito.

todo te va a salir muy bien.

espero que sea una niña.

livia: [ríe]

para no perder la tradición.

[ríe]

silvia: oye, pero le vas a tener

que decir a tu hijita

o a tu hijito

que no me puede llamar abuela.

livia: tranquila, mamá,

te va a decir como tú quieras.

silvia: te ves tan feliz...

livia: estamos muy contentos.

silvia: dios te bendiga,

los bendiga.

en este momento, le pido

a la virgen de guadalupe

que los ponga bajo su manto.

livia: gracias, mamá.

silvia: ¿cuántos meses tienes?

livia: pues como unos tres.

silvia: entonces la niña

va a nacer el próximo año.

felipe: insistes en que va

a ser niña, ¿y la nuestra?

silvia: en esta casa

solo nacen niñas.

felipe: ya lo veremos.

silvia: cuéntanos,

que te subiste al metro.

>> sí, es rapidísimo.

mira, aquí desde que se abrió

en septiembre, todo mundo

lo utiliza, todo mundo.

y la verdad ha ayudado muchísimo

en la ciudad, ha disminuido

bastante el tráfico.

livia: cinco, seis, siete, ocho,

nueve, diez, joto...

canasta y me voy.

hay que estar en el juego.

>> ay, no.

silvia: [gime]

merilú: hija, ¿estás bien?

¿quieres que llame al médico?

>> toma un poquito de agua.

silvia: voy a hacer la maleta.

merilú: no, no, si quieres,

yo te ayudo a hacerla.

>> despacio, despacio, espérate.

silvia: mamá, no te preocupes,

mira, tengo todo listo arriba

de la caja del baño.

solamente hay que ponerlo

en la maleta.

ah, otra cosa,

en el primer cajón del clóset

tengo unos aretes de una cajita.

y adentro vienen unos aritos

muy chiquititos que me regaló

felipe para mi aniversario,

pero como son tan pequeños

los estoy guardando

para la niña.

>> ¿y cómo sabes

que es niña otra vez?

¿cómo sabes que es niña?

silvia: espera, espera.

[gime]

felipe: bienvenida

a la realidad.

¿cómo te sientes, mi amor?

silvia: me duele... ¿ya parí?

felipe: [ríe]

ya, ya nació.

te tuvieron que hacer cesárea,

por eso te durmieron.

silvia: ¿dónde está?

felipe: dijeron que ya lo van

a traer.

silvia: ¿lo?

felipe: ajá... ¿los ves?

los vas a tener que guardar.

silvia: no, tú se los tienes

que poner,

¿cómo los voy a guardar?

felipe: no, nuestro hijo

es un hermoso varoncito.

silvia: no me hagas reír,

espérate, ay, ya deja de ser--

ay, siempre tú y tus bromas.

felipe: mira, aquí está,

aquí lo tienes, nuestro varón.

hola, guapo, hola...

silvia: ¿es en serio?

felipe: sí.

silvia: señora, ¿es un varón?

>> sí, es un varón.

silvia: no puede ser.

¿me está diciendo la--?

¿tuvimos un niño?

[resuella] mi amor, permíteme.

ay, no, no, no...

livia: un hombrecito,

ya lo tiene mamá.

silvia: no, discúlpenme,

lo siento mucho, pero yo

le quiero ver el pirrín

antes que nada.

todos: [hablan a la vez]

silvia: no, no, no...

cuidado que es tan niño.

felipe: ya vino malcriado...

iamor!

silvia: ¿qué?

felipe: ilivia ya parió!

silvia: ¿sí?

felipe: isí, tuvo una nena!

silvia: una niña,

gracias a dios.

pero ¿cómo no iba a ser

una niña?

otra pinal, siempre hay mujeres.

siempre hay mujeres.

cariño, me tengo que ir ya,

yo pensé que a livia le faltaba

una semana más.

felipe: pues vámonos.

silvia: tú no tienes por qué ir.

tú si quieres, quédate.

felipe: no, no, yo también tengo

que irme, tengo que dedicarle

tiempo a mi disco.

desde que nos casamos

no he hecho nada nuevo

y el público se está

olvidando de mí.

silvia: estuviste en un programa

muy exitoso.

felipe: me refiero a mi carrera

musical, la abandoné,

y estoy perdiendo vigencia.

si no estás cada tanto

en público,

o haces un nuevo disco,

la gente se olvida de ti.

silvia: ¿dices que eso te pasó

desde que te casaste conmigo?

mira...

felipe: no, no, no--

silvia: sí, me estás haciendo

responsable de tus propias

acciones.

felipe: no, tú no tienes

nada que ver, nada, es natural.

la gente no te acompaña

de por vida.

yo quiero recuperar

a mi público, reconquistarlos.

además, tengo mucha fe

en las ideas que tengo

en la cabeza.

¿nos vamos a méxico, abuela?

silvia: no me digas abuela.

felipe: hermosa, muy hermosa,

la más hermosa.

silvia: quiero conocer

a mi nieta... vamos.

[música]

[música]

silvia: y así, sin darnos

cuenta, llegó el final

de nuestro show de televisión.

fueron cuatro años,

cuando dice uno cuatro años

parece que es muy poquito.

felipe y yo le tomamos un cariño

muy especial al programa.

lo empezamos poco después

de casarnos, y nuestra

primera hija, alondrita,

nació casi casi con la serie.

se las presentamos aquí

cuando tenía un mes de nacida.

[ríe]

yo no sé si es bonita

o se parece a felipe,

pero a mí me parece preciosa.

después nació luis felipe

entre programa y programa.

y, sin ser una hermosura,

es un niño como su padre.

ve por el otro muchacho, ándale.

nuestra hijita viridiana

se hizo casi una señorita.

y además actúa dentro

del programa y nos trae

para la papa, ¿verdad, hija?

andale, ve por la otra,

que todavía nos falta otra.

felipe: pero a esta no la cargo.

silvia: no, livia...

livia se hizo señora.

y esta señora

me dio una nietecita.

esta nietecita que yo adoro

con locura es fanny,

que es una hija para mí.

bueno, además me conviene decir

que es una hija, ¿verdad?

para no ser abuela.

bueno, no importa ser abuela

si me siento todavía

una mamacita.

felipe: mamacita.

silvia: [ríe]

bueno, ahora díganme

si estos cuatro años

no fueron toda una vida.

muchas gracias

a los patrocinadores,

a todos los técnicos,

a todas las personas

que pasaron por esta serie

y que se fueron antes

que nosotros, a todos.

muchas gracias.

y a ustedes, que dios les dé

muchos años de vida

llenos de salud, dinero y amor.

>> a ver, la idea

de que cenáramos juntas

era para levantarte el ánimo.

merilú: pero no lo logramos,

ya ves, no probaste

ni un solo bocado.

silvia: yo sé que ustedes

no me creen, pero yo lo sé,

lo siento:

felipe está muy cambiado.

merilú: el nada más está

más ocupado en sus cosas

y tú en las tuyas.

tú estás acostumbrada

a que tus parejas te sigan

el paso.

>> mira, yo lo conozco mucho

a felipe, y por lo poco

que te conozco a ti,

no creo que el estar ocupado

sea un problema.

merilú: felipe siempre ha sido

un artista muy reconocido

y querido.

no está mal que quiera retomar

contacto con su público.

silvia: es un público

que me odia.

>> por dios, ¿quién no ha

odiado a las mujeres

de sus ídolos?

son fantasías, silvia,

no le des más importancia

de la que tiene.

silvia: está alejado.

distante, ausente,

ya no es la misma persona,

la que estaba loca por mí.

merilú: será que ya maduró

y que su afecto tiene

una intensidad distinta.

>> a ver, dime,

cuéntame de ti, ¿qué haces tú,

qué haces para mantener

la llama viva?

silvia: yo hago todo,

me dedico a los niños,

a mi trabajo, a la casa.

>> sí, amiga, eso está muy bien,

pero eso es rutina.

yo me refiero,

¿qué haces para sorprenderlo?

¿qué tipo de detalles?

no sé, por ejemplo,

de estar sentada aquí,

deprimida, ¿por qué no vas

y te pones linda?

¿y vas y lo visitas al teatro?

merilú: exacto, silvia, ve,

yo me quedo a cuidar

a los niños.

>> ahí está, ve, amiga.

le va a encantar,

exprésate con libertad,

déjalo saber que lo quieres.

te apuesto que le va a encantar.

felipe: ¿tú qué haces aquí,

silvia?

te estaba esperando,

me tenías preocupado,

¿dónde estabas?

son las dos de la mañana.

silvia: estás borracho.

felipe: te estoy haciendo

una pregunta, silvia.

irespóndeme!

silvia: te recuerdo que no estás

en posición de exigirme nada,

y mucho menos de gritarme.

déjame pasar, déjame pasar.

felipe: ¿qué tengo que hacer

para que me oigas, amor?

silvia: en primer lugar,

levantar este basurero.

ya sabes que odio que tomes

aquí en mi recámara, mira.

usas mi cama como si fuera

el cuarto de los niños,

¿por qué eres tan egoísta?

solamente piensas en ti.

felipe: ¿ya, ya podemos hablar

como dos personas civilizadas?

silvia: no creo después

de los whiskies que tomaste.

felipe: la chava que viste

en el camerino se llama luz.

tú la conoces, es la presidenta

de mi club de fans, y no estaba

pasando absolutamente nada.

silvia: sí, se la estaban

pasando muy mal.

bueno, ahora me dejas

más tranquila,

porque sé que es la presidenta

de tu club de fans.

donde me digas que lo que yo vi

no fue real, te lo juro

que no me vuelves a ver

en tu vida.

felipe: me estaba pidiendo

dinero para la operación

de no sé quién.

de su mamá, de su hijo, no sé.

me decía que yo era su ídolo,

que tenía todos mis discos

y que yo era el único

que la podía ayudar.

estaba tratando de calmarla

cuando tú entraste al camerino--

silvia: ia mí no me quieras

ver la cara de estúpida

como si no tuviera

cuatro dedos de frente!

yo sé lo que tú hiciste.

felipe: te juro por nuestros

hijos que no estaba pasando

absolutamente nada.

silvia: ¿y crees que yo

te voy a creer?

¿ni siquiera lo vas a aceptar?

yo ya pasé por esto,

yo ya lo viví.

no lo voy a volver a vivir

con nadie más.

felipe: a mí no me compares

con los otros,

yo nunca te he traicionado

y jamás lo haría.

silvia: ya no voy a discutir

contigo más.

te vas tú del cuarto

o me voy yo.

me voy yo.

felipe: ya, silvia, ya, silvia.

ya...

[música]

[música]

silvia: buenos días, teresa.

teresa: buenos días, señora.

silvia: esta casa parece

un santuario,

¿y los niños dónde están?

teresa: ay, es que se los llevó

el señor muy temprano

para que no la despertaran.

sonia: no te cases con ese tipo,

silvia, felipe no te llega

ni a los talones.

silvia: gorda...

estoy embarazada.

sonia: ¿y?

tú has criado a tus hijas sola,

no necesitas un marido

para tener a tu bebé.

ese hombre te va a amargar

la vida, es un inmaduro,

un mujeriego, todo el mundo

lo comenta en el canal.

silvia: ah, ¿sí?

¿tú lo has visto

con alguna mujer?

sonia: yo no, pero--

silvia: ¿y entonces?

ya deja de alimentar

esos chismes, de crearle

mala fama, de hablar mal de mí

y de él a mis espaldas.

te voy a decir una cosa, gorda,

si vas a seguir hablando mal

de felipe, déjame en paz,

no te metas en mi vida.

sonia: no te preocupes,

no me voy a meter más.

silvia: gorda, gorda, ven.

me separé de la gorda,

mi mejor amiga,

para evitar peleas con él.

yo lo asumí como algo normal,

o peor, como un acto de amor.

la verdad es que ni es normal

ni es amor, es el principio

del aislamiento.

en una relación sana

e igualitaria, la pareja

no tiene por qué renunciar

a sus otros afectos.

tampoco puedes permitir

que tu pareja ridiculice

lo que piensas o menosprecie

tus conflictos.

consciente o inconscientemente,

lo que intenta

es hacerte sentir culpable.

¿qué tal?

habla silvia pinal,

quiero hablar con sonia, sí.

viridiana: mamá, mamá,

te tenemos un regalo.

felipe: tranquila,

su mamá le está hablando

a su amiga sonia,

así que hay que esperar.

tú, tranquila, sigue hablando

lo que tú quieras,

tus hijos y yo podemos esperar.

silvia: ¿cuál es el regalo?

>> mamá, nos vamos de viaje

a esquiar.

silvia: a ver... a ver.

ah, los boletos, a esquiar.

felipe: ¿quién se quiere ir

a esquiar?

todos: iyo!

felipe: eso... eso.

[habla inglés]

silvia: ¿a ti te parece

que hacerle al cuento delante

de los niños con esto

de las vacaciones va a resolver

nuestros problemas?

felipe: ¿por qué siempre todo

te lo tomas tan mal?

¿no te puedes relajar un minuto?

siempre contigo

todo es vida o muerte.

silvia: ¿qué quieres que haga?

¿que te aplauda,

que te felicite?

¿o que te solape que me faltaste

el respeto con esa--chiquilla

poniéndome los cuernos?

cuando ella no ha hecho--

felipe: ¿cuáles cuernos?

deja de fantasear,

de hacerte películas

en la cabeza.

ya te expliqué lo que pasó:

la chava esa no tiene

nada que ver conmigo,

es insignificante,

punto, es una fan.

no te tengo que explicar a ti

cómo tenemos que procurar

a nuestros admiradores.

[gime]

estás haciendo una tormenta

en un vaso de agua

porque te gusta,

porque te apasiona el drama.

deja de sufrir, silvia,

tú y yo no tenemos problemas.

solo tenemos que pasar

más tiempo juntos.

concentrarnos menos en nuestros

trabajos y concentrarnos más

en nosotros, en nuestra familia.

en tu lista, tus hijos y yo

siempre somos los últimos.

prefieres irte a trabajar

o con tus amigos

que estar con nosotros,

con tu familia.

silvia: no, felipe...

eso no es la verdad.

felipe: ah, ¿no?

¿no intentaste hablarle

a la gorda, a tu amiguita esa?

que no es ni tu amiga ni nada,

nada más se la pasa metiéndote

basura en la cabeza

y hablándote porquerías de mí.

¿o me vas a decir

que no me odia?

que no le caigo gordo

a la gorda.

[suspira]

me tienes a mí, silvia,

y yo te quiero mucho.

eres lo más importante para mí.

deja que sea yo

el que te hace feliz.

merilú: ay, ¿cómo les fue

a mis princesas?

felipe: la pasamos de lujo,

merilú, silvia y yo estamos

hechos el uno para el otro.

cuando mejor estamos es juntos.

merilú: ven acá.

silvia: bueno, la verdad es

que sí la pasamos maravilloso,

lo teníamos que hacer.

merilú: te apuntamos

los teléfonos de las personas

que te llamaron.

felipe: bueno, pero no vas

a revisar eso ahorita.

vamos a abrir las maletas

y a enseñarle a tu mamá

lo que compramos.

¿quién quiere abrir los regalos?

todos: yo.

silvia: ¿me habló robert lerner?

merilú: muchas veces,

dice que le urge hablar contigo,

ahí está su teléfono.

felipe: pero no le vas a marcar

ahorita.

silvia: cariño, ¿cómo no le voy

a hablar si es el productor

de teatro más importante

de méxico?

felipe: ¿en qué quedamos,

silvia?

silvia: es que--

felipe: lo primero es la familia

y el trabajo, para después.

merilú: ay, a ver,

¿y te regalaron--?

silvia: ay, enséñale.

livia: te va a dirigir

juan josé llanes, qué suerte

tienes, qué envidia.

felipe: ¿envidia de qué?

silvia: estábamos hablando

de la comedia musical

que me propuso lerner,

voy a comprar los derechos

autorales.

livia, ¿por qué no trabajas ahí?

hay un personaje maravilloso

para ti.

livia: no, mamá, no necesito

que me incluyas

en tus proyectos,

ya tengo los míos.

estoy a full con la telenovela

que voy a hacer en argentina

y la película.

felipe: a tu mamá le gusta

disponer de la vida

de todo el mundo, livia.

pero eso sí, cuando ella

toma decisiones no consulta

ni le pide opinión a nadie.

me voy a bañar.

livia: ¿a este qué mosco

le picó?

silvia: lo de siempre, no sé.

de verdad, gracias por haber

aceptado ensayar aquí

en mi casa, porque para mí

es mucho más fácil.

guillermo: la casa

es maravillosa.

silvia: es tu casa--ah, mira,

te presento a mi esposo, felipe.

guillermo monroy,

mi compañero en "main".

guillermo: yo lo conozco.

¿cómo estás?

¿cómo va tu programa?

sigue en el aire, ¿verdad?

felipe: sí, sí, sí, estamos

por grabar los nuevos capítulos.

guillermo: ¿y de música qué?

hace tiempo que no te escucho

en la radio,

¿vas a sacar un nuevo disco?

felipe: sí, sí, supongo que sí,

en algún momento.

le estoy dando vueltas a eso

en la cabeza.

silvia: sí, ya pronto,

ya pronto.

bueno, ¿les parece que les sirva

una taza de café antes

de que empecemos el ensayo?

guillermo: por favor, sí.

silvia: amor a manos libres--

niños: [gritan]

guillermo: se acabó, por favor.

niños: [gritan]

guillermo: mejor me voy.

niños: [gritan]

silvia: [susurra]

felipe: ¿qué pasó?

¿por qué se fue tu amigo?

silvia: porque no se podía

concentrar.

felipe: no me estarás

echando la culpa.

al final, para no molestar

al señor tuve que llevar

a los niños al estudio.

silvia: no, yo no te estoy

diciendo eso.

se fue porque--porque tenía

que irse, se fue por--

porque tenía otro compromiso.

felipe: mejor, tú no necesitas

la ayuda de ese creído

para nada, de verdad.

si quieres, yo te ayudo

a repasar los textos.

silvia: oye, no le digas creído.

felipe: andale.

silvia: guillermo no es

un creído.

felipe: silvia, por favor,

¿no viste cómo me trató?

¿las impertinencias que me dijo?

ay, no te hagas.

"¿tu programa sigue al aire?

hace mucho que no te escucho

en la radio".

me estaba exponiendo para quedar

como un dios frente a ti.

silvia: mira, yo la verdad

no creo que esas hayan sido

sus intenciones.

felipe: ah, encima lo defiendes.

silvia: no, no lo defiendo.

no me voy a pelear contigo.

felipe: bueno, ¿y qué es

lo que estás pensando?

¿que ese tipo es mejor que yo?

silvia: claro que no.

felipe, ¿cómo puedes decir eso?

estás celoso de un hombre

que podría ser tu papá,

por favor...

felipe, ven, créeme.

¿quién te quiere?

yo te quiero mucho,

eres mi esposo.

¿por qué te pones celoso?

felipe: yo también...

eres lo que más amo.

[música]

felipe: ahora sí tienes prisa.

alondra ya se durmió.

silvia: felipe, te prometo.

iba a llegar antes--

felipe: ya, ya, no tienes

la decencia de disimular.

llegas a la hora que se te pega

la gana, hecha una loca.

silvia: estaba trabajando.

[gime]

felipe: mírate, mírate,

mírate ahí, mírate.

silvia: oye, ¿qué te pasa?

llevo diez horas ininterrumpidas

de ensayos, por eso me veo así.

felipe: ¿y quién te despeinó,

tu amigo guillermo?

silvia: sí, él y otros

veinteañeros más que trabajan

conmigo en la obra.

felipe: ya te quedé anciano.

quieres andar en un modelo

más joven.

silvia: por favor, ya párale.

deja de ofenderme,

no me faltes el respeto.

felipe: lo que me faltaba,

que la que se enoja porque llega

a la hora que se le pega la gana

y de quién sabe dónde seas tú.

tuve que consolar a los niños,

se durmieron llorando

y preguntando por ti.

alondra te quería contar

que la eligieron

para el papel principal

de la obra de la escuela.

pero eso a ti te da igual,

¿verdad?

silvia: mi hija sabe que yo

estoy trabajando.

felipe: insinúas que yo no.

¿qué crees, que me gusta vivir

en esta casa con ellos?

¿esta casa que compartiste

con otro?

¿por qué crees que compré

el terreno de acapulco?

para no tener ese olor

a extraño y a pasado.

silvia: a ver, ¿cuántas horas

llevas tomando?

o dime si te metiste algo más

que alcohol, que por eso estás

así fuera de control.

rodolfo: es un honor

que hayan venido.

felipe: muchas gracias,

hermosa casa.

rodolfo: a la orden.

señoras y señores, la pareja

más famosa del momento.

todos: [hablan a la vez]

antonia: yo soy antonia,

hermana de rodolfo.

felipe: ah, la que vive

en cuernavaca.

antonia: vivía, a mi marido

lo acaban de trasladar al df

y estamos viviendo aquí.

silvia: ¿y vino tu marido?

antonia: no, lo que pasa

es que siempre está trabajando,

es un adicto al trabajo.

felipe: ay, qué aburrido.

antonia: ay, sí.

toda mi gente está

en cuernavaca, de hecho estamos

buscando colegio para mis hijos.

silvia: ¿cuántos años tienen

tus hijos?

antonia: seis y 11 años.

silvia: qué casualidad,

casi los mismos

que tienen las nuestras.

mis hijas van a una escuela

maravillosa, si tú quieres,

yo conozco muy bien al director

y te puedo acompañar.

antonia: ¿me harías ese

grandísimo favor?

silvia: por supuesto,

yo te puedo recomendar.

eso sí, te digo que el colegio

es extraordinario.

antonia: eres lo máximo.

no solo una gran actriz,

sino una mujer encantadora.

ahora entiendo por qué tu marido

te mira con ojos de borrego

a medio morir.

¿están enamoradísimos

o me equivoco?

felipe: no te equivocas.

¿verdad, amor?

silvia: ven acá.

los niños están felices

de que te los lleves

a cuernavaca este fin de semana.

felipe: y tú estás

más que contenta con eso.

encontraste la excusa perfecta

para quitarme del medio

y quedarte sola

el fin de semana.

silvia: [gime]

oye, no sé qué estés pensando.

pero mi intención, que te lleves

a los niños a cuernavaca

este fin de semana

es para que se diviertan.

no sé qué está pasando

por tu cabeza.

felipe, ¿sí me estás escuchando?

es que yo quisiera aclarar

este tema.

felipe: no hay nada que aclarar,

silvia, hasta mañana.

¿adónde vas con esa maleta?

silvia: felipe, me asustaste.

no me digas, ¿le pasó algo malo

a los niños?

felipe: contéstame,

¿adónde mandaron

a la esposa de guillermo?

porque supongo que también

la quitaron del medio

para irse a revolcar

todo el fin de semana juntos.

silvia: ¿de qué me estás

hablando, es en serio?

estás mal de la cabeza, felipe,

te tienes que hacer ver.

tienes puras cochinadas

en el cerebro.

felipe: ¿adónde quedaste con él,

en un hotel?

¿qué hay en la maleta?

puras cosas sexis, ¿verdad?

¿qué hay?

silvia: pues ¿cómo ves?

felipe: déjame ver.

silvia: ino vas a ver!

felipe: dame las llaves.

dámelas.

ambos: [hablan a la vez]

felipe: dame las llaves,

dame las llaves.

silvia: enfermo.

felipe: dámelas.

¿qué es esto?

¿qué es esto?

respóndeme.

silvia: [suspira]

le iba a dar una sorpresa

a los niños, me pusieron

una suplente para mañana.

quería pasar el domingo

con ustedes.

nada que tenga importancia

para ti.

felipe: silvia... amor.

silvia: no...

felipe: perdón por lo de anoche,

mi vida.

deja que te lo ponga.

silvia: ¿de verdad tú crees

que con un collar vas a resolver

lo que pasó?

¿con una baratija se me va

a olvidar tu desconfianza,

tu maltrato,

tu falta de respeto?

felipe: amor, perdóname.

perdóname.

[suspira]

reconozco que me volví loco.

me volví loco e hice las cosas

sin pensar, me equivoqué.

silvia: así las cosas

no pueden seguir.

es que tú ves cosas

que no existen.

tú ves fantasmas.

y yo lo único que veo

es mi trabajo,

a ti y a los niños.

felipe: ya lo sé, mi amor,

ya lo sé y te juro que esto

no va a volver a pasar.

te lo juro, yo te quiero,

silvia, eres lo más importante

para mí, tú y mis niños.

sin ti yo no soy nadie, nadie.

no me dejes.

perdóname, ¿sí?

[música]

[música]

antonia: teresa,

¿me regalas un café?

teresa: con mucho gusto, señora.

antonia: ¿y a esta qué le picó?

felipe: ¿yo qué sé?

no le hagas caso.

antonia: silvia me pidió

que pasara a buscar a los niños

para llevarlos a pasear.

felipe: teresa, prepare

a los niños, por favor.

>> aquí, aquí hay un niño abajo.

aquí, aquí hay un niño abajo.

felipe: aquí hay niños...

niños: [gritan]

felipe: teresa, escúchame,

si quieres conservar tu empleo,

tú en esta casa, como el monito.

no oyes, no ves y no hablas,

¿estamos?

teresa: claro, señor.

felipe: eso... échamela.

[teléfono]

todos: [hablan a la vez]

felipe: viri... basta,

ve lo que estás haciendo.

¿no te quemó?

antonia: sí, un poquito,

pero no la regañes,

no pasa nada.

felipe: no pasa nada, viri.

merilú: ¿silvia viene

o no viene?

teresa: no, le surgió

un problema en el canal

y va a venir hasta la noche

cuando salga del teatro.

merilú: bueno, pues entonces

vamos a llevar a los chamacos

al parque antes de que destruyan

la casa.

viridiana: isí, sí!

teresa: eh, no, señora,

ya está haciendo mucho frío,

yo creo que va a llover.

merilú: si llueve

nos regresamos,

al fin queda al lado.

niños, al parque.

ven, chango.

felipe: ivamos al parque!

merilú: iacá!

♪ vámonos al parque

los lindos soldaditos

nos vamos, nos vamos al parque ♪

felipe: creo que tengo

el remedio perfecto

para esa quemadura.

antonia: [ríe]

viridiana: uno, dos, tres.

[grita]

merilú: estás muy callada,

teresa, ¿te pasa algo?

teresa: no, debe ser

el cansancio.

merilú: es normal, es mucha

la lata que dan tres niños.

teresa: bueno,

últimamente cinco.

pero ese no es el problema.

merilú: ¿cuál es el problema

entonces?

teresa: cosas que pasan

y que no son de mi incumbencia.

merilú: teniendo en cuenta

el tiempo que llevas trabajando

con silvia y la confianza

que te tenemos ella y yo,

puedes decir lo que sea.

además, yo soy tan discreta

como tú.

teresa: júreme, por favor,

que no va a decir nada.

merilú: ¿tan grave es?

teresa: es que--todos los días,

apenas la señora silvia sale

a trabajar y yo a llevar

a los niños a la escuela...

llega la señora antonia

a la casa y se queda sola

con el señor felipe y...

bueno, no tiene uno que echarle

mucha imaginación para adivinar

lo que hacen.

silvia: no puedo creer,

ella era mi amiga.

era hermana del amigo de felipe,

pero le abrí las puertas

de mi casa, sus hijos jugaban

con mis hijos... y se estaba

acostando con mi marido.

merilú: sí, yo también

me quedé helada

cuando teresa me lo contó.

no le vayas a hacer ningún lío,

ella necesita su trabajo.

silvia: primero se va a ir--

merilú: y también antonia.

esa mujer es una descarada.

silvia: es que todavía

no me cabe en la cabeza.

bueno, ya era como parte

de mi familia, ella y su esposo.

yo le abrí las puertas

de mi casa, pasamos muchos

fines de semana juntos.

sus hijos... entonces, ¿qué fue?

felipe y ella me vieron la cara.

en mi casa,

en medio de mis hijos.

¿por qué?

dime por qué.

merilú: aunque no lo creas,

a algunas personas

eso les parece excitante.

silvia: por eso me maltrataba

tanto, claro...

se estaba defendiendo.

[llora]

me pasó lo mismo

que con gustavo.

merilú: ay, hija.

¿qué piensas hacer?

silvia: no sé.

yo te digo, mamá, la sola idea

de volver a fracasar

en el matrimonio me llena

de tristeza y de pánico.

no voy a fracasar.

el consiguió que me sintiera

culpable por trabajar.

pensé que de verdad era egoísta,

que no era capaz

de anteponer mi amor por él

a mi supuesta vanidad.

mi vanidad como artista,

que me merecía su desprecio,

su enfado... había conseguido

hacer tambalear mi autoestima.

debilitarme para una guerra

que no vi venir.

guillermo: silvia, tienes

mucha fiebre, yo no sé cómo

pudiste hacer la función así.

silvia: si parí en medio

de un escenario,

¿qué me puede hacer una fiebre?

guillermo: es que estás

muy caliente, ¿no sería

conveniente avisarle a felipe?

silvia: no, no alborotes

los avisperos, mejor que felipe

no sepa nada, que se quede

en casa, está bien ahí.

guillermo: ok.

dame un segundo, me voy

a cambiar y tú no te puedes

ir manejando de ninguna manera.

te vas conmigo, preciosa.

silvia: te lo agradezco

infinitamente.

felipe: ahora sí qué me puedes

negar, "preciosa".

andas con él, ¿verdad?

es tu amante, con razón

querías aplazar el viaje.

silvia: por favor, felipe,

no, aquí no.

felipe: "deja a ese tonto

de felipe en casa.

ya no alborotes el avispero".

silvia: estoy enferma de verdad.

felipe: no me mientas, silvia,

ya deja de mentirme.

los estoy viendo.

no, y no te pongas a llorar,

no te pongas a llorar... cínica.

Cargando Playlist...