null: nullpx
Cargando Video...

Silvia Pinal, Frente a Ti Capítulo 11

Univision11 Jun 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

[música]

>> esa.

>> la del vampiro.

>> exacto.

>> ay, y ¿de veras

se va a divorciar?

gustavo: me placería mucho

que quisieras casarte conmigo.

>> [aplauden]

>> bravo.

gustavo: ¿cuál es tu gran sueño

como actriz?

silvia: hacer una película

con luis buñuel.

luis: silvia.

¿de dónde sacamos un productor?

silvia: aquí está el productor,

mi marido.

no tengo palabras,

usted está haciendo

mi carrera,

me ha dado

el personaje de mi vida.

muchas gracias.

gustavo: tenemos que filmar

en españa.

si vamos a hacer

una provocación,

la vamos a hacer completita.

silvia: nos van a suspender

la película.

gustavo: pues el censor

determinó

que tiene que cambiar

el final de la película,

si no,

no se va a poder realizar.

luis: están requisando

todas las copias de la película.

silvia: yo tengo una copia

en mi bolso,

usted me la dio don luis

y no la voy a entregar.

luis: ten cuidado, silvia,

¿qué vas a hacer?

livia: mira a la abuela.

>> ¿estás bien?

livia: abuela.

[llantos]

gustavo: la prueba de la rana

que te hicieron

salió positiva,

estás embarazada, mi amor.

silvia: amor.

luis: el camino de "viridiana"

no lo va a detener

ni franco ni nadie.

silvia: salud por eso,

¿cómo no?

luis: bueno, espero

que "el ángel exterminador"

corra con la misma suerte.

silvia: [gime]

merilú: te ayudo,

al rato le vuelvo a hablar

a gustavo.

silvia: "porfa", vámonos, ma--

[gime]

livia: ¿estás bien, mami?

silvia: así es.

son dolores,

pero se tiene así,

dolorcitos normales.

gustavo: otro brindis

por mi hermosa mujer

que está a punto de dar a luz.

salud.

>> salud.

gustavo: gracias, dios, gracias.

fue niña, fue niña.

silvia: ¿dónde se metió gustavo

que no estuvo en un momento

tan importante?

merilú: tú sabes mejor que nadie

cómo son esas reuniones

de producción, hija.

se le debe de haber

pasado el tiempo

sin que se diera cuenta.

silvia: mamá,

él sabía que yo estaba

en la última semana de embarazo.

merilú: tampoco se puede

adivinar

la hora y el día exactos.

no debe tardar en llegar,

quédate tranquila.

silvia: ay, mira cómo come

esta bebé.

merilú: ay, sí, está preciosa.

y ¿ya decidieron

qué nombre le van a poner?

silvia: es que pensábamos

que era hombre,

no tenemos nombres

para mujeres...

[llaman a la puerta]

...y salió una bebé hermosa.

gustavo: amor.

silvia: y ¿tú dónde estabas?

¿estabas

en una reunión de producción

o estabas

en una degustación de whiskies?

gustavo: ay, no me regañes,

mi amor.

tuve un presentimiento

que nuestra bebé

ya iba a nacer

y me fui ahorita con mis amigos,

¿qué tiene de malo?

silvia: ya llegó tu papá.

mira.

gustavo: ay, qué hermosa,

chiquita.

y tú más bella que nunca,

mi japonesita hermosa.

silvia: en 1964

se inauguraron

en el bosque de chapultepec

los museos de arte moderno

y de antropología e historia.

todos referentes mundiales

de nuestra capital.

en nueva york,

se anunciaba la construcción

de las torres gemelas

y del "world trade center".

los beatles

sonaban en todas partes.

padre: esta niña va a recibir

en el bautismo

una nueva vida que procede

del amor a dios.

¿creéis en dios todopoderoso,

creador del cielo

y de la tierra?

>> sí, creemos.

padre: usted, hermano,

¿escuchó la pregunta?

luis: sí, claro, sí.

padre: pues no escuché

que la respondiera.

se la repito:

¿cree usted en dios todopoderoso

creador del cielo

y de la tierra?

perdone, pero no le escuché.

luis: soy ateo.

gracias a dios.

>> [ríen]

padre: acérquense, por favor.

yo te bautizo, viridiana,

en nombre del padre, del hijo

y del espíritu santo.

amén.

viridiana: [llora]

>> ¿me permiten una foto,

por favor?

silvia: ay, se hubieran quedado

un rato más.

gustavo: don luis,

yo sé que estoy a un mundo

de estar a su altura,

pero me gustaría dar

mis primeros pasos

como director.

silvia: ay, mi marido

siempre cree

que eso es fácil, dirigir.

luis: hazlo.

yo te voy a ayudar en todo

lo que sea necesario, ¿mm?

silvia: no sé por qué,

si es productor.

gustavo: muchas gracias,

don luis.

y ¿qué mejor

que tener un maestro

que esté a su altura?

silvia: no, pero ¿para qué

le das ilusiones?

tú eres el mejor productor

de méxico, mi amor,

quédate así.

luis: déjalo vivir

esa experiencia,

no es tan grave.

gustavo: ¿puedo saber

por qué me haces quedar

como un tonto

cada vez que hablo

de dirigir una película?

silvia: ¿yo?

mi amor, ¿yo cuándo

te hice quedar a ti

como un tonto?

gustavo: no sé por qué

te pone tan mal ese tema.

silvia: bueno, yo pienso

que no cualquier persona

puede dirigir.

gustavo: y ¿por qué

das por sentado

que no puedo hacerlo?

silvia: es que yo

no te estoy diciendo eso

tampoco.

gustavo: yo pensé

que me ibas a apoyar en esto,

que tú serías la primera

en estar al lado mío en un set

filmando una película.

silvia: sí, sí te apoyo,

pero no por eso

te voy a decir que dirigir es

soplar y hacer botellas.

gustavo: ayúdame.

sé tú la estrella

de una película dirigida por mí.

con lo que tú sabes

y con mis ganas,

podemos hacer muchas cosas,

lo sé, lo presiento.

silvia: ¿qué tonterías dices,

gustavo?

pero ¿no te acuerdas?

me acaba de dirigir

don luis buñuel,

acabamos de ganar

la palma de oro en cannes.

gustavo: y ¿a ti se te olvida

que todo fue posible

porque yo te apoyé,

porque yo produje la película?

silvia: "'una injusticia

cometida en cualquier lugar

es una amenaza a la justicia

en todas partes', escribió

martin luther king

desde la cárcel de birmingham".

merilú: y ¿por qué

lo metieron a la cárcel?

¿por ser negro?

silvia: porque no acató

la orden de la policía

durante una protesta.

merilú: eso dicen.

no les creo nada.

silvia: ¿supiste

que metieron a la cárcel

a martin luther king?

el líder de la lucha

contra el racismo

en los estados unidos.

gustavo: sé quién es, gracias.

silvia: hace cuatro días

que no me hablas,

¿vas a seguir así?

pareces un niño,

parece que estás

haciendo un berrinche

y vas al kínder.

gustavo: hasta que se me pase

el coraje.

sé lo que puedo llegar a decir

cuando estoy enojado

y te puedo asegurar

que no son palabras

de un niño de kínder.

silvia: a ver, oye,

está bien, lo estuve pensando,

sí.

sí, sí quiero que me dirijas.

vamos a hacer

una película juntos,

vamos pensándola.

gustavo: a la fuerza no,

gracias.

silvia: no es a la fuerza,

gustavo.

tuvimos una discusión tremenda,

porque quieres dirigir

una película,

ahora te digo que sí,

y ¿tampoco esa es la solución?

gustavo: lo haces por culpa

y no de corazón

y, mucho menos, convencida.

no pretendo

que te arriesgues

con las aventuras

de un aprendiz

de director de cine.

no te preocupes.

silvia: es que no podemos

seguir así.

dentro de unos días

vamos a españa,

tenemos que hablar

de la película de buñuel.

oye, ¿no puedes separar,

por favor, tu enojo

de nuestras actividades

laborales,

compromisos adquiridos?

gustavo: siempre he honrado

mis obligaciones.

silvia: ¿también las de padre

y las de esposo?

gustavo: ¿qué estás insinuando?

silvia: que dónde

estuviste anoche.

¿dónde estuviste anoche?

¿por qué no llegaste?

gustavo: no estoy para estas

escenas patéticas.

silvia: nosotros vamos a estar

unos meses aquí,

pero después

queremos regresar a méxico.

si la niña

se encariña con usted,

¿sí sería capaz de acompañarnos?

josefina: [acento español] si

sigo así soltera

y sin compromiso, señora,

a mí me encantaría

vivir en américa,

¿por qué no?

silvia: muy bien,

entonces, vamos a darle

tiempo al tiempo.

estos tres días con viri

resultaron muy bien,

así que queda contratada.

josefina: ay, muchas gracias,

señora.

silvia: firme aquí, por favor.

gustavo: hola.

silvia: cariño, llegaste

en el momento preciso.

acabo de contratar a josefina

y, si todo sale como pensamos,

está dispuesta a irse

con nosotros a méxico.

gustavo: ah, pues qué bien.

josefina: encantada.

gustavo: silvia me comentó

que te acoplaste muy bien

a viri.

josefina: sí, es que es

un encanto de niña, señor.

>> adelante.

silvia: gracias.

luis: gracias.

gustavo: pues qué complicado,

yo pensé que silvia

iba a ser la protagonista

de las tres historias.

silvia: bueno, yo no sé,

ese capricho de los directores

de querer dirigir a sus esposas.

luis: bueno, así es, así es.

fellini

acepta dirigir mi historia,

si la protagonista

es giulietta masina,

su mujer.

silvia: [suspira]

luis: y lo mismo jul--jul--

>> "jules dassin, mon amour".

luis: jules dassin.

su esposa es la que estelariza.

¿cómo se llama ella?

ni siquiera la conozco.

>> es melina mercouri,

así se llama

la esposa de jules dassin.

y no es tan desconocida.

estuvo nominada también

a la "palme d'or".

luis: me da igual.

mi idea no era tener

tres protagonistas,

sino una dirigida

por tres directores.

gustavo: y ¿si lo hacemos?

tres directores

dirigiendo a sus esposas,

sería buena publicidad.

silvia: ay, mi amor,

estás diciendo una locura.

no, tú me puedes dirigir

en otra película,

en esta no.

luis: bueno, bueno, bueno,

dejemos la trilogía de lado.

nuestra película

será un mediometraje.

y tú, gustavo,

puedes ir pensando tranquilo

tu propio proyecto.

silvia: ah, estupendo.

luis: claro,

sabes que cuentas conmigo, tío,

lo sabes.

y ¿hasta cuándo se quedan?

pensé que podríamos

trabajar el guión aquí,

en españa

y luego ir juntos para filmar

en méxico.

silvia: mm.

luis: dime, ¿qué pensáis?

silvia: mi amor.

gustavo: pues que--que ella

decida,

la señora es la profesional.

luis: [carraspea]

[música]

[música]

silvia: por fin terminé

de filmar

la última escena

de "simón del desierto".

livia: mami.

silvia: estoy muerta.

livia, ven acá

que te doy un--

no me di--

¿viri está despierta?

livia: más o menos.

josefina: casi.

silvia: ay, muerta.

esa película me dejó,

pero drenada.

ven aquí.

josefina: se han portado

muy bien las dos.

livia es una gran ayuda

con viri.

silvia: ah, ¿sí?

josefina: la trae

para arriba y para abajo

y la chiquilla se va

de lo más contenta

con su hermana.

livia: le gusta que le cante,

¿verdad, viri?

silvia: ¿gordita?

espérame.

escúchame, por favor,

ya no sé qué hacer.

yo llego exhausta

de las filmaciones

y gustavo no está.

ya van más de tres noches

que llega tarde.

pero ¿dónde lo voy a buscar

si cada día llega más tarde?

sonia: ¿no será que gustavo

se siente desplazado?

entre el trabajo y las niñas...

silvia: no, no es eso.

el está enojado

porque dice que yo no lo apoyo

en su sueño de ser

director de cine.

sonia: no es

que no lo hayas apoyado,

le diste una opinión

y hasta accediste

a que te dirigiera, ¿o no?

silvia: pues sí,

pero gustavo

es muy orgulloso.

yo creo

que me está haciendo pagar

la ofensa

con lo que más me duele.

otra mujer.

sonia: ¿tú crees

que gustavo tiene una amante?

silvia: o varias.

y si no,

¿por qué motivo llega tan tarde

y sin el más mínimo deseo

de tener intimidad conmigo?

gustavo: [resopla]

silvia: hola.

hola.

gustavo: hola.

silvia: ven,

quiero hablar contigo.

gustavo: ay, por favor,

evítame estas escenas

a estas horas,

lo único que quiero

es descansar.

gustavo: no, no te voy a hacer

ninguna escena,

más que una escena

de muchísima pasión.

gustavo: además,

tengo que releer algunas cosas.

silvia: ¿ahora?

¿en este momento?

gustavo: sí.

silvia: mm, no,

en este momento no.

vamos.

gustavo: y ¿ese vestidito?

es nuevo.

silvia: sí.

lo compré para ti,

para tener una noche especial.

dime, ¿te gusta?

gustavo: está hermoso.

además, tú...

estás bella.

silvia: gustavo, en verdad,

quiero que me dirijas,

dirígeme,

te lo digo de todo corazón.

gustavo: en otro momento.

silvia: no, yo quiero--

gustavo: lo único que quiero

es aventurarme contigo

en otra cosa.

silvia: bueno, entonces,

aventúrate conmigo.

aventúrate conmigo.

ambos: [gimen]

silvia: [ríe]

gustavo: [jadea]

silvia: [solloza]

[niños jugando]

merilú: ¿ves eso?

viri, viri, ven.

silvia: viri.

mira.

gustavo: ¿cómo está

la princesa de papá?

felicidades, mi amor.

mi princesa,

mira lo que te traje, mira.

silvia: oh, pero qué regalo.

dale un abrazo a papá fuerte,

fuerte.

gustavo: ay, hermosa, hermosa.

silvia: no sé por qué

estaba triste.

payaso: yo me llevo a viri.

silvia: bueno.

ve con el payaso, mi amor.

gustavo: [ríe]

silvia: pasen.

qué bueno que llegaste,

estaba preocupada

por tu tardanza.

gustavo: bueno, pues,

fue un día muy complicado,

pero muy fructífero,

ya tengo todo resuelto

para filmar nuestra película.

¿qué pasa, japonesa?

¿ya te arrepentiste

del sí que me diste

para filmar conmigo?

silvia: no, no--

es--bueno, es que tengo--tengo

que checar la agenda.

gustavo: pero tampoco tienes

tanto trabajo.

silvia: bueno, eso sí es cierto.

haber trabajado con luis buñuel,

ser reconocida en europa,

tener muchísimos premios

no me garantizó nada,

mal negocio.

gustavo: pues sí, mira,

los empresarios

deben de creer

que se te subió

la fama a la cabeza,

que debes de cobrar fortunas.

silvia: ¿tú crees?

pues hay que demostrarles

lo contrario, ¿no?

gustavo: pues al filmar conmigo,

estarías demostrándolo.

silvia: es que para mí

es muy complicado.

es mi carrera,

me han dirigido

los mejores directores

del mundo,

ser dirigida por un amateur,

pues, es difícil,

aunque sea mi marido

y aunque lo ame.

gustavo: mira, ya te dije

que si es a la fuerza,

así no lo quiero.

silvia: oye, no es a la fuerza,

es por amor.

[aplausos]

silvia: o--

payaso: ¿ahora quieren

que lo haga viri?

todos: sí.

payaso: ¿sí lo vas a hacer,

viri?

yo lo hice.

uno...

todos: dos, tres.

payaso: y viri hace así.

>> [aplauden]

iviri, viri, viri, viri!

gustavo: [resuella]

josefina: ay, perdone usted,

señor gustavo,

que no sabía que estaba aquí.

gustavo: no te preocupes,

¿qué necesitas?

josefina: no, vine

a dejar los libros,

pero puedo traerlos

en otro momento.

gustavo: déjalos allí.

josefina: gracias.

gustavo: y ¿la niña?

josefina: pues ya se quedó

dormida, por fin.

es que hoy

estuvo muy inquieta,

preguntaba muchas veces

por su madre.

gustavo: silvia

tuvo un compromiso.

josefina: sí, sí, sí.

sí, tiene muchos compromisos,

¿verdad?

lleva una vida tan agitada.

gustavo: vida de artista,

como le dicen.

josefina: pues sí,

debe ser agotador.

porque yo a veces

la veo que entra

y al poco rato

tiene que salir corriendo.

bueno, tiene tan poco tiempo

que tiene que llevarse

el teléfono al armario

y hablar desde ahí.

digo yo que no podrá tomarse

unos minutos

para hablar tranquila, normal.

gustavo: a ver, a ver,

¿cómo está eso

de que se lleva el teléfono

al armario?

josefina: ah, bueno, bueno,

al clóset, como dicen ustedes.

que, pues eso,

que coge el teléfono

y se lo lleva al clóset,

se encierra ahí a hablar.

digo yo que será

para--para cambiarse,

elegir su ropa

mientras hace sus--sus llamadas,

vaya.

gustavo: y ¿eso pasa

con mucha frecuencia?

josefina: pues,

casi todos los días.

y por la noche, pues,

a veces también.

yo cuando paso y veo

que el cable

llega hasta el clóset,

ya sé que no puedo molestarla.

gustavo: ¿y es por esta basura

de papelito

que no tienes tiempo

en tu agenda

para filmar conmigo?

silvia: oye, no es una basura.

gustavo: sí, pero no dices

ni una sola palabra

en toda la película.

silvia: y ¿qué?

chaplin no dijo

una sola palabra

en toda su carrera

y es un genio.

¿tú qué sabes?

gustavo: ¿yo qué sé, verdad?

silvia: no, no--

gustavo: pero ¿cómo me atrevo

a hablarle así

a la gran estrella?

es por eso, ¿verdad?

entonces, edúcame

y explícame cómo prefieres

hacerla de muda

que protagonizar una historia

creada por mí.

silvia: a ver, espérame,

me estás preguntando

como si fueras la policía.

hablé con bolaños,

le dije que todavía no sé

si voy a filmar su película,

lo estoy pensando.

gustavo: dile

que no te interesa,

que ya estás comprometida

conmigo.

silvia: pero ¿cómo te atreves

a decirme eso?

no, gustavo alatriste,

tú puedes dirigir las películas

que tú quieras.

perdóname, mi carrera,

esa la dirijo yo.

[música]

silvia: pues le he dado

muchas vueltas al asunto,

así que sí,

acepto.

lo asumo

como--como un desafío personal.

>> excelente.

entonces, solo queda

ultimar detalles

y a filmar "la soldadera".

silvia: a filmar "la soldadera".

hola.

¿ya viste qué hora es?

¿por qué llegaste tan tarde?

gustavo: estoy trabajando

en un proyecto.

silvia: y ¿en qué proyecto?

gustavo: ¿que no conoces

las supersticiones del medio?

sabes que no se puede decir

ningún detalle

hasta que no esté concreto,

eso es de mala suerte.

silvia: anoche su ropa

olía a perfume de mujer.

y era perfume caro.

sonia: mm, eso no prueba nada,

silvia.

silvia: ¿tú crees

que yo no me doy cuenta

de que gustavo perdió

su interés en mí?

lo que no sé

es si es una amante fija

o es nada más una noche.

mira, que hay otra mujer,

estoy segura que sí,

hay otra mujer...

[solloza]

...y no sé qué hacer.

¿qué, qué piensas?

sonia: no, en nada,

una tontería.

silvia: cuéntamela.

sonia: pensaba en susana,

¿te acuerdas de ella?

esa guerita, de la oficina,

la de pelo largo.

ella tuvo una crisis

con su marido

y, bueno, recurrió a una bruja.

silvia: ¿qué?

ay, no.

[ríe]

gorda, ¿qué me estás diciendo?

sonia: ay...

silvia: ¿una bruja?

sonia: sí, hombre,

pero te dije

que era una tontería.

o no,

porque el caso es que susana

resolvió su crisis

y salvó su matrimonio.

silvia: ¿de verdad?

sonia: ajá.

silvia: a ver, cuéntame.

sonia: susi sospechaba

que el marido le estaba poniendo

los cuernos.

el hombre se le perdía,

llegaba tarde,

ya casi ni la tocaba.

así que ella fue a hablar

con una bruja

en el mercado de sonora.

silvia: y ¿luego?

sonia: la bruja

le dio un remedio

que fue mano de santo,

porque de la noche a la mañana,

volvió a arder la llama

que se había apagado

en esa cama.

¿cómo lo ves?

y la susi, feliz.

silvia: san cipriano

de cartago,

santo mártir de la fe,

devuélveme, te suplico, el amor

de gustavo alatriste rodríguez.

haz que vuelva enamorado

y lleno de deseo

a pedirme perdón por mentir.

haz que olvide

a cualquier mujer,

que solamente piense en mí,

en mi cabeza,

en mi cuerpo,

desde los pies,

desde la espalda.

haz que esté conmigo,

que no se vaya

con ninguna otra mujer,

que no tenga ojos

más que para mí.

[llaman a la puerta]

gustavo: silvia.

silvia: ¿qué pasa?

gustavo: silvia, ¿estás ahí?

silvia: sí, voy, mi amor.

espérame, mi vida.

mi amor.

gustavo: ¿qué es todo esto?

silvia: mm, ¿cómo que qué?

¿qué es todo esto?

gustavo: [ríe]

silvia: mira, te preparé

un rico baño

para que te relajes.

gustavo: ay, ¿cuándo

me he relajado

con algo así, mi amor?

sabes que no me gustan

estas cosas.

silvia: además, ¿sabes qué?

te quiero enjabonar la espalda.

gustavo: ah, pues eso suena

muy bien.

[llaman a la puerta]

silvia: ¿quién?

livia: mamá, necesito dinero

para ir a la tiendita.

silvia: tómalo del domingo.

livia: no, ya no me queda nada.

silvia: bueno,

tú quítate la ropa

y ve metiéndote.

se enfría, mi amor, ve.

ya voy.

¿qué pasa, mi amor?

livia: necesito dinero.

silvia: ah, sí, espérame.

ten.

¿algo más?

livia: gracias.

silvia: ino!

gustavo: ¿qué pasa?

silvia: no, no podías

quitar el agua.

gustavo: mejor quítate la ropa

y vamos a meternos a bañar.

además, ¿qué le echaste al agua

que huele horrible?

silvia: pero es que son

unas hierbas

que me recomendaron

para relajarte.

gustavo: se me hace

que tú le pusiste otra cosa

para que yo huela horrible

y no se me acerque

ninguna otra mujer, ¿verdad?

silvia: ¿tú crees?

[música]

sonia: solo está bailando,

se está divirtiendo.

¿no querías que se relajara?

silvia: que no,

estoy segura

de que las mujeres

que no conozco

y que están aquí

es porque se están acostando

con él.

sonia: no tienes

manera de comprobarlo,

así que hazme un favor,

relájate y disfruta.

mira lo animado y hermoso

que está todo.

ese es felipe román.

¿y su novia?

¿te llevas con ellos?

silvia: seguramente,

los invitó gustavo.

mira, míralo,

está bailando con otra.

sonia: ay.

[música]

silvia: hola, mucho gusto.

felipe: hola.

silvia: ¿felipe?

felipe: claro.

silvia: soy silvia pinal,

esta es tu casa.

felipe: muchas gracias.

muchas gracias

por la invitación.

silvia: ¿te puedo

pedir un favor?

felipe: claro.

con ella, muy bien.

hola, livia, mucho gusto.

esta sorpresa es para ti.

livia: gracias.

>> [celebran]

silvia: ve--mi amor, ven, ven,

¿sabes dónde está gustavo?

livia: no sé,

aquí estaba hace un ratito.

gustavo: ¿qué pasa?

silvia: pensé que te habías ido

de la fiesta.

gustavo: estuve a punto

de hacerlo,

pero preferí venirme a dormir.

silvia: ¿por qué?

hace un rato te veías

muy contento,

¿te pasó algo?

gustavo: ay, silvia,

me parece que con tantos años

de ambiente artístico,

ya deberías de saber

que todo no es como se ve.

silvia: a ver, gustavo...

¿qué es lo que me quieres decir?

gustavo: que ya estoy harto

de toda esta gente,

que ya no puedo respirar

tanta estupidez

cuando el mundo y yo mismo

estamos pasando por una crisis.

silvia: pero son

nuestros amigos.

gustavo: ¿a toda esa gente

tú la llamas amistades?

silvia: bueno, algunos

son tus amigos,

otros son mis amigos,

a ti te gusta festejar.

gustavo: yo ya no la paso bien

en ningún lado.

a veces me siento

como un extraño

dentro de mi propia piel.

silvia: yo te quiero ver bien.

¿qué te pasa?

gustavo: estoy harto

de todo y de todos.

quisiera estar

muy lejos de aquí.

silvia: ¿estás harto

hasta de mí?

gustavo: de todo y de todos.

lejos, muy lejos.

silvia: [solloza]

[música]

[música]

sara: silvia pinal.

silvia: ¿mm?

sara: qué honor

trabajar con usted.

me confieso

su más ferviente admiradora.

silvia: muchas gracias.

tú eres sara, ¿verdad?

ay, no, no, no, tú no sabes,

yo amé a tu tío,

ese era un artista,

pedro infante,

no, una persona,

un ser humano sensacional.

sara: llevo con orgullo

su sangre.

silvia: ay, qué placer

y vamos a estar juntas aquí,

¿verdad?

>> silvia, perdón.

eh, necesito que hablemos

de las escenas

que vamos a grabar ahora.

silvia: sí, claro que sí,

señor director.

ahora te veo, linda.

sara: sí.

silvia: qué gusto.

gustavo: hola.

tú debes de ser sara,

la sobrina de pedro.

te he visto en fotografías,

pero nunca pensé

que fueras tan hermosa persona.

gustavo alatriste.

encantado.

sara: gracias, señor alatriste.

estoy muy contenta de participar

en esta hermosa película

al lado de su esposa.

silvia está ahí,

con el director.

gustavo: sí, a ella

la veo todos los días,

en cambio, a ti no.

pero háblame de ti.

¿bolaños te paga bien?

sara: [ríe]

bueno, creo

que me están pagando

más de lo que esperaba

por mi participación.

gustavo: eso nunca lo digas,

siempre hazte valer.

tienes un nombre,

una belleza,

un talento extraordinario

y una encantadora juventud.

sara: [ríe]

gracias, señor alatriste,

se lo agradezco.

para mí es muy importante

viniendo de alguien

con su experiencia, con permiso.

gustavo: encantado.

[suspira]

silvia: hace mucho tiempo

que no te veía

tan guapo y tan sonriente.

¿qué haces aquí?

gustavo: ¿qué tiene de malo

que venga a ver

cómo va tu filmación?

silvia: me estás vigilando.

gustavo: en lo absoluto.

ay, esto me encanta.

silvia: ¿sí?

gustavo: el set,

los directores, las luces,

los actores

y las estrellas como tú.

silvia: muchas gracias.

nada más me falta una escena

y termino.

¿me esperas

en el servicio de comida?

gustavo: ahí te estaré

esperando.

[llanto de bebé]

silvia: la palma.

livia: [canta]

silvia: ¿adónde vas a ir

a esta hora?

livia: voy a una reunión

en casa de los o'farril,

nos vamos a reunir

para pasar el rato

y escuchar música.

silvia: muy bien.

y ¿estudiaste

para tu examen de biología?

livia: ay, sí, mamá.

silvia: ¿el gorrito?

livia: ¿a quién le importa

el aparato digestivo

de una rana?

silvia: no le faltes el respeto

a tus maestros,

que por algo te lo enseñan

en la escuela.

livia: ok, "mom".

silvia: no vengas

después de las 12:00.

el apache.

livia: sí.

silvia: ¿el apache?

livia: ¿ganas, viri?

[ríe]

silvia: el mundo.

gustavo: [carraspea]

silvia: buenas no--

sara: no existe ser

en este mundo

que pueda escapar a su destino

y menos, mi querida,

cuando se trata del amor.

[ríe]

>> me estás hablando en clave.

ya dime, ¿quién es ese galán

tan tierno,

pero tan atrevido?

ambas: [ríen]

silvia: ¿qué pasó?

¿se les acabó

el tema de conversación

o estaban hablando de mí?

sara: ay, ¿cómo se te ocurre?

estábamos hablando

de puras tonterías.

silvia: mm.

mm, qué rico,

yo también tengo uno.

cuéntenme las tonterías

para que yo también me ría.

sara: ay, cosas sin importancia

que suceden en la filmación.

silvia: mira, diste justamente

con el tema:

cosas que suceden

en la filmación.

¿me puedes explicar

qué tienes con mi esposo

que cada vez que viene

no dejas de acaparártelo?

>> con permiso.

silvia: ¿me puedes decir

qué tanto platican?

sara: podría decirte

que se lo preguntes a él,

pero para aligerarte la tarea

y te quedes más tranquila,

te lo voy a contar.

le pregunto por buñuel,

soy su admiradora

y como tu marido

era su productor.

silvia: yo también lo produje.

sara: ah, ¿sí?

mira qué bien.

actriz y productora, hombre.

¿sabes?

me encantaría algún día

llegar a ser como tú.

silvia: ¿de veras?

no, no se puede,

una persona no puede ser

igual que otra.

lo que sí puede

y lo que sí debe ser

es la mejor versión

de sí misma.

sonia: en eso tienes razón.

silvia: ahora que si te da

por imitarme en todo,

te voy a dar un consejo:

nunca te cases con un hombre

tan mujeriego como gustavo.

las esposas sufren

por las amantes.

las amantes,

por las otras amantes,

porque se acuestan

con quien puedan.

y mujer que se acuesta con él

sufre mucho.

dios te libre de eso, ¿no?

llegas a la hora que tú quieres,

ni siquiera avisas

y, por si fuera poco,

no me haces caso

a mí ni a tu hija.

¿sí me estás escuchando?

gustavo: sinceramente, no

y no pienso hacerlo.

trato de relajarme

después de un largo día

de trabajo.

silvia: y ¿por qué?

¿por qué, si soy tu esposa?

¿por qué no me dices

en dónde estabas?

¿por qué ni siquiera

me puedes avisar

si te puedo esperar

para cenar juntos?

gustavo: por dios, silvia,

¿cuándo hemos sido tan formales

en esta casa?

las únicas

que respetan los horarios

son las niñas,

así te conocí y así somos:

de fiesta en fiesta

y viviendo de noche.

silvia: y ya no te gustó.

ya no te gustó la fiesta

y estás criticando

mi manera de vivir.

ya se te olvidó

que soy tu japonesa.

gustavo: critico

que ahora y conmigo

te has vuelto

tan casera y tan formal.

silvia: porque tenemos

una hija juntos

a la cual casi no le haces caso.

gustavo: eso no es cierto.

si fuera mal padre,

viri no estuviera

tan apegada a mí, ¿no crees?

silvia: ay, por favor,

viri es una niña.

¿tú crees que viri sabe

lo que realmente haces?

gustavo: ¿y qué se supone

que hago?

silvia: nunca estás en la casa,

llegas a la hora

que se te da la gana.

y a ver, dime,

dime hasta dónde quieres llegar.

gustavo: tú tampoco

nunca estás en casa,

te la vives trabajando

y se te olvida que tienes

un marido que atender.

silvia: claro.

gustavo: sin ir tan lejos,

pasado mañana

te vas por dos meses

a filmar a brasil.

a ti nada más te importa

tu carrera.

silvia: es que no--no,

ni siquiera te puedo contestar.

ah, entonces,

ya no te gusta quién soy,

no te gusta que yo soy actriz.

entonces, ¿por qué no te casaste

con una ama de casa?

no busques excusas,

si ya quieres terminar conmigo,

¿por qué no me lo dices

de frente?

gustavo: tú tienes tus reglas

que valen para ti,

pero no para mí.

ah, pero como eres la estrella.

¿sabes qué?

me agotas.

me voy a otra habitación.

[música]

[música]

gustavo: josefina.

josefina: ¿desea algo el señor?

gustavo: quiero que me dé

una información.

josefina: bueno,

si es algo que yo sepa,

se lo digo, señor.

gustavo: necesito que me diga

cuántas veces

ha escuchado

a la señora silvia

hablar por teléfono

a escondidas en el clóset.

y, si lo recuerda,

quiero que me diga exactamente

con quién hablaba.

josefina: pues casi siempre

habla con amigas,

mucho con la señora sonia,

con--bueno, con don ernesto.

pero hace poco la llamó

un portugués.

bueno, o de brasil, no sé,

como hablan igual.

gustavo: pero ¿estás segura

que era un extranjero?

josefina: sí, sí, sí, señor,

si yo le contesté

varias veces al teléfono

y cuando la señora

cogía el teléfono,

se encerraba en su armario

a hablar con él.

merilú: gustavo se fue,

se llevó a viri.

silvia: ¿a viridiana?

igustavo!

igustavo!

gustavo, ábreme,

sé que estás aquí.

gustavo: abrele a la señora.

silvia: ile voy a hablar

a la policía!

abreme.

¿qué te pasa?

gustavo: ¿ahora te acuerdas

que tienes una hija?

silvia: tráeme a mi hija.

la traigo yo.

iviri!

ahora sí te pasaste.

no te lo voy a perdonar nunca,

te metiste con lo más sagrado.

y no me interesa saber

con qué intención lo hiciste,

no me importa.

gustavo: nunca te ha importado.

silvia: itú cállate

que yo trabajo para ella

y yo la parí!

no, tú y yo

siempre volvemos a lo mismo,

no vuelvo a discutir contigo.

gustavo: no te la lleves,

silvia.

silvia: ah, ¿no?

claro que me la llevo,

llámale a la policía.

primero me matas

antes de que no me lleve

a viridiana.

gustavo: vamos a hablar, silvia,

por favor.

silvia: yo contigo no tengo nada

que hablar,

tú vas a hablar con el abogado.

gustavo: no te puedes llevar

a mi hija sin mi consentimiento.

silvia: tranquila.

el que no se puede

llevar a mi hija

sin mi consentimiento,

eres tú.

así que hablas con mi abogado,

conmigo no más.

gustavo: silvia, por favor,

espera.

silvia: y ustedes dos

váyanse preparando

a ver qué les va a pasar

por haber sacado

a mi hija de su casa

sin mi consentimiento.

josefina: pero, señora,

yo hice lo que él--

silvia: tú cállate, cállate.

vas haciendo tu maleta

y te regresas a españa.

josefina: ¿por qué?

viridiana: no, mami.

silvia: y tú, gustavo,

vas haciendo lo mismo,

porque a mi casa

te juro por dios

que no vuelves a entrar.

vámonos.

gustavo: silvia, por favor.

vamos a hablar, silvia.

silvia, espera.

¿no podemos hablar

como la gente razonable?

silvia: [ríe]

súbete, mi amor, súbete.

¿la gente razonable?

te fuiste de la casa

sin ni siquiera decirme adiós.

ten, mi amor.

te llevaste a mi hija viridiana

y ni siquiera me pediste permiso

y con la clara intención

de separarla de mí.

¿eso te parece razonable?

que venga dios y me lo diga.

gustavo: silvia,

necesitaba aire,

pensar unos días.

tú y yo no estábamos bien.

silvia: ¿y ahora?

estamos peor.

gustavo: silvia, por favor--

silvia: ¿no te da pena?

de verdad, ¿no te da pena?

todo lo escuchó tu hija.

era su nana.

¿no te da pena?

quítate, quítate.

gustavo: cálmate, silvia.

¿podemos--podemos hablar mañana?

silvia: [jadea]

te voy a decir una cosa,

gustavo alatriste,

me diste un golpe muy bajo,

no sé si quiero hablar contigo.

¿sabes qué?

yo también quiero aire.

quítate.

Cargando Playlist...