null: nullpx
Cargando Video...

Ringo Capítulo 74

Univision13 Mar 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

[música]

julia: [suspira]

no, no puedo perderlo,

no puedo.

[llama a la puerta]

gloria: ay, no, ¿tú?

no te cansas de insistir,

¿verdad?

julia: dile a ringo que quiero

hablar con él, por favor.

gloria: está en el baño.

¿no te da vergüenza andar

de rogona?

julia: voy a esperarlo.

gloria: no tienes nada que hacer

aquí, resígnate, ringo

yo no quiere nada contigo.

ahora está conmigo.

deja de dar lástima,

no te humilles, por favor.

julia: tú no estás con ringo.

si estás aquí es porque eres

la mamá de santi, y según tú

no tienes adónde ir

y te aprovechas de eso.

gloria: y si así fuera, ¿qué?

estoy aquí y no pienso soltarlo.

yo te advertí que a mí nadie

me quita lo que es mío.

julia: pues, a mí tampoco.

hazte a un lado, haz--

estúpida.

guevara: [solloza]

guachín: ¿qué le pasa, campeón?

guevara: nada, guachín.

guachín: pues, ¿cómo que nada?

si yo lo vi.

guevara: nada, nada.

no me pasa nada, vete por favor.

guachín: ¿necesita algo,

puedo ayudarlo?

guevara: que no, que--que no

tengo nada, ¡vete!

y--y, ¿qué estás de chismoso?

órale, lárgate, lárgate de aquí,

no me pasa nada.

guachín: ah, perdone, guevara.

guevara: no, quédate,

quédate, guachín.

perdóname, lo que pasa es que

estoy mal porque

me voy a quedar ciego.

guachín: no, ¿cómo que se va

a quedar ciego?

guevara: sí, tengo

una enfermedad degenerativa

en la retina y si no me opero,

voy a perder la vista.

¿sabes lo que eso significa?

no voy a poder trabajar,

no voy a poder entrenar a nadie.

qué coraje tengo.

eva: ¿pasa algo?

julia: todo.

anoche sandra me dijo que diego

estaba robando en la empresa

y que mi papá lo descubrió.

eva: ¿y por qué no lo denunció?

julia: porque lo mataron.

eva: yo nunca confié en diego,

pero como era tu marido...

julia: ya no me digas nada.

estoy muy arrepentida

de no haberles creído a todos

los que me advirtieron

que no era buena persona.

por terca, ahora estoy pagando

con creses.

eva: ¿lo vas a denunciar?

julia: por supuesto,

pero no todavía.

estuve con la notaria isabel

avendaño, ella y sandra

sospechan que diego tuvo algo

que ver con el secuestro

y la muerte de mi papá.

eva: eso fue lo que dijo ringo

cuando fueron a pagar

el rescate.

julia: si lo denuncio ahora

por robo, lo vamos a alertar.

lo que quiero es llegar hasta

el fondo del asunto para que

lo refundan en la cárcel

por sus delitos.

¿sabes cómo me siento?

la peor de las estúpidas.

diego me manipuló a su antojo.

ringo siempre me dijo la verdad

y yo nunca le creí.

eva: ¿ringo ya lo sabe,

ya hablaste con él?

julia: sí, le pedí que

me perdonara, pero está

muy dolido, le hice mucho daño.

no hay peor cosa que no confíen

en uno y no sabes

lo mal que me siento.

eva: ¿todavía lo amas?

julia: con toda mi alma.

eva: estoy segura que él

también.

julia: tal vez, pero ya no

quiere que estemos juntos.

me dijo que nos hacíamos

mucho daño, que mejor dejáramos

las cosas así.

eva: ¿te vas a dar por vencida?

julia: ¿qué quieres que haga?

eva: luchar.

tan terca que eres para algunas

cosas, ¿cómo no vas a serlo

ahora que puedes perder

a quien más quieres en la vida?

julia: pero es que no sé qué

hacer.

eva: ¿cómo luchó el por ti

cuando tú te resistías?

insistió, insistió, insistió

y no se separó de tu lado.

ahí estaba, aunque tú

lo corriste mil veces.

julia: tienes razón, no me puedo

dar por vencida sin luchar

por él.

¿qué te pasa, te sientes mal?

eva: no, no, una náusea, pero

ya--ya se me pasó.

julia: ¿estás enferma?

eva: no, estoy embarazada.

julia: ¿qué?

no lo puedo creer.

felicidades.

[ríe]

ay, vas a ser mamá.

eva: sí, qué lindo.

>> ¿y qué quiere que haga

por usted?

alejo: que le otorgue el perdón

y retire su denuncia.

>> lo siento mucho, pero

la política de la empresa

no me lo permite.

su esposa cometió un delito

y tendrá que hacerse

responsable.

[murmullos]

damasio: rosa, qué gusto verte,

no sabíamos que ya te habían

dado de alta.

pepe: ya te extrañábamos.

oso: ¿lo ves?

te dije que le iba a dar

mucho gusto verte.

teresa: bendito sea dios

que ya estás bien.

buen susto nos diste.

rosa: doña teresa.

oso: sí, sí, ella es teresa,

y él es--

rosa: ah, d--don oso, pues,

¿cómo cree que no voy a saber

quién es si--si aquí trabajo?

eh, d--damasio, pepe,

al que no veo es a guachín.

oso: por ahí debe andar.

teresa: deberías irte

a descansar, lo que te pasó

no fue cualquier cosa.

rosa: eh, no, me siento

muy bien, yo prefiero quedarme

a trabajar.

oso: teresa tiene razón,

tienes que descansar, ¿sí?

rosa: g--g--gracias de verdad

por preocuparse, pero en serio

me siento muy bien, además,

pues, ¿qué voy a hacer

ahí encerrada en el cuarto?

me voy a morir de la aburrición.

¿e--en qué le ayudo?

teresa: bueno, está bien,

pero eso sí, nada de hacerte

la valiente.

si te sientes mal, te me vas

a descansar.

rosa: lo prometo.

oso: por fin todo vuelve

a la normalidad.

ambos: [ríen]

brenda: por fin, ya, ¿verdad?

¿ya me puedo ir?

alejo: no, las cosas

se complicaron.

brenda: ¿qué? ay, no, no, alejo,

¿cómo, por qué se complicaron?

alejo: la gerenta de la tienda

no va a retirar la denuncia

ni va a otorgar el perdón.

brenda: no, no puede ser,

¿y tú qué, qué clase de abogado

eres que a una tipa como esa

no la puedes convencer?

policía, policía, a mí me--

necesito que me abra la puerta,

¿sí?

porque tengo que ir convencer

a la estúpida que me denunció

que--que retire la demanda,

ábrame.

a usted le estoy hablando,

ábrame, por favor, ábrame--

alejo: brenda, ¡brenda, brenda!

por favor no empeores

la situación, ya de por sí

es complicada.

brenda: tú cállate, ¡cállate!

alejo: ya, brenda, ya por favor

compórtate.

estás histérica.

brenda: ahora resulta

que soy una histérica, ¿no?

alejo, anoche perdí a mi bebé

y hoy estoy encerrada

en una cárcel a punto

de que me consignen.

alejo: te robaste una blusa,

aretes y collares, ahora

asume las consecuencias.

brenda: que yo no robé nada.

alejo: ten, te compre un par

de trotar porque las cosas

se pueden tardar.

brenda: ¿qué?

no, no, no, no, no, no, a ver,

alejo, alejo, no.

¡yo no me voy a comer

estas porquerías!

¡alejo, sácame de aquí, no!

¡ay, no, no, no!

y--y--y ahora qué hago--

[música]

[música]

guachín: por fin ya estás aquí.

qué buena onda,

¿cómo te sientes?

rosa: b--b--bien, guachín,

gracias.

ay, ¿y tú cómo estás?

¿cómo te va de casado, eh?

guachín: ah, pues, ando rete

enamorado.

me enteré de lo que pasó

con carrizo, ¿eh?

no se vale que se aproveche

de que no te acuerdas

de las cosas bien, pues,

pa' decir que son novios

y que tienen una hija.

rosa: ah, ¿eso anda diciendo?

guachín: eso y quizás cuántas

cosas más.

pues, por eso se enojó el oso.

¿qué, no te acuerdas

que se la armó de tos?

rosa: no, no me acuerdo.

y--yo pensé que carrizo

era un buen tipo.

guachín: ah, ese no va a ser

un buen tipo nunca, aunque

ahorita se ande haciendo

el bueno, ¿eh?

aguzada mi rosi, ya no seas

tan confiada.

rosa: no, pues, si no soy tanto,

pero igual y gracias

por preocuparte por mí, ¿eh?

guachín: ¿cómo no me voy

a preocupar si eres

mi mejor amiga?

rosa: ¿ah, sí?

¿y desde cuándo somos amigos,

eh?

guachín: no me salgas

con que no te acuerdas.

rosa: ay, claro que sí

me acuerdo...

[ríe]

guachín: más te vale, ¿eh?

porque a los amigos

no se les olvida.

nos vemos al rato, ¿eh?

nomás vine por una botella

de agua, ahí me la anotas.

rosa: sí.

¿sabe qué, don oso?

lo que pasa es que usted

no confía en mí.

y con eso no se puede.

oso: rosa--

rosa: y mejor ahí la dejamos,

¿sí? porque si no, me va a hacer

hablar y vamos a terminar peor.

así que buenas noches.

ahora sí ya me acordé.

alejo: ¿manuel?

soy yo, alejo.

manuel: ¿qué pasó con brenda?

alejo: se robó unas prendas

de una tienda.

manuel: válgame dios.

cada día que pasa esta muchacha

está peor de su cabeza.

alejo: te llamo para que

me eches una mano con mirta.

la denunciante no quiere

dar el perdón.

manuel: voy para allá.

alejo: gracias, aquí te espero.

rosa: ya sé por qué estaba

enojada con usted.

oiga, mire que desconfiar de mí.

oso: rosa, eso ya lo aclaramos.

rosa: ¿qué se aclaró

ni qué nada?

yo nunca le he dado motivos

para desconfiar de mí.

oso: rosa, rosa, no volvamos

a lo mismo.

rosa: ¿sabe qué? yo no quiero

estar con alguien que desconfía

de mí, que me miente

y que no me habla con la verdad.

oso: yo nunca te he mentido.

rosa: mire, no se haga,

porque bien que sabe que tiene

cola que le pisen.

a poco cree que no me acuerdo

de susana y de la tal verónica.

oso: ya habíamos hablado de eso.

rosa: mire, usted nomás

me quiere tomar la píldora.

así que mejor usted por su lado

y yo por el mío.

oso: rosa, no me digas eso.

rosa: ya se lo dije.

oso: rosa, rosa.

guachín: ¿se puede?

susana: claro, pasa.

¿qué se te ofrece?

guachín: el campeón me contó

de su problema.

pues, está regacho que se tenga

que quedar ciego porque no tiene

lana pa' operarse.

susana: voy a ver de qué manera

puedo conseguir el dinero.

por lo pronto el cirujano

ofreció operarlo sin cobrar.

el problema es el costo

del hospital.

guachín: ¿y eso como cuánto

cuesta?

susana: aproximadamente

unos 60 mil pesos.

mañana quiero ir al hospital

de la ceguera, a ver si logro

que lo operen ahí, aunque

la lista de espera es muy larga.

guachín: ¿de veras es muy grave

lo de guevara?

susana: sí, tiene

una degeneración macular.

no sé cómo va por la vida

porque casi no ve, y cada día

se va a ir acentuando mucho más

su problema.

guachín: qué caray.

no, pues, si quiere, yo puedo

cooperar con lo del hospital.

susana: es mucho dinero.

guachín: no importa, aún tengo

de lo que me dejó mi papá

y qué mejor que usarlo

pa' una buena causa.

susana: qué buen corazón tienes,

guachín.

guachín: pues, es que el dinero

va y viene, pero, pues,

los ojos no.

nomás no le vaya decir

al campeón, ¿eh?

con eso de que es bien orgulloso

igual y no acepta.

ahí le inventa cualquier cosa.

susana: gracias, guachín.

eres un ángel.

oso: vamos, fuerte.

¡fuerte, pega con todo!

¡vamos, con todo!

¡con todo!

eso, eso, eso--

julia: oso, ¡oso!

oso: descansa.

¿qué?

julia: perdón ¿puedo hablar

contigo?

oso: sí, sí, claro, ¿qué pasa?

julia: vine a traerte

lo de la renta del consultorio

como habíamos quedado.

oso: ah, gracias.

julia: y también quería

preguntarte si es posible

que alguien me entrene,

ahora que se ha puesto de moda

el box femenino.

oso: ¿quieres ser boxeadora?

julia: no, no, no, no, estoy

muy estresada y estuve pensando

que me vendría bien hacer

un poco de ejercicio,

tirar unos buenos golpes.

oso: cuando uno anda mal

darle duro al costal ayuda.

julia: ¿tú podrías entrenarme?

oso: hay que ver tus condiciones

para saber si yo soy

el entrenador adecuado para ti.

julia: hmm, vengo preparada,

¿tienes tiempo?

oso: claro, claro, vete

a cambiar y aquí nos vemos, va.

julia: gracias.

>> la investigación previa

ya está en curso, esperamos

que se obtengan las pruebas

que se necesitan.

sí, yo lo mantengo informado.

¿y ese milagro?

siéntense.

manuel: gracias.

>> ¿ahora quién se metió

en un lío?

manuel: eh, mi sobrina brenda.

>> ¿la que está un poquito

deschavetada?

manuel: sí, ella.

se robó unas prendas

de una tienda de ropa

y no hay manera de que retiren

la denuncia.

alejo: por más que le expliqué

a la gerente que brenda sufre

de trastornos emocionales

no cedió.

manuel: ¿qué podemos hacer

para sacarla?

>> ¿está detenida aquí?

alejo: sí.

>> déjenme hablar

con el ministerio público,

el que lleva el caso.

ahora vengo.

alejo: gracias.

alejo: [suspira]

manuel: te casaste

con un estuchito de monerías.

alejo: ya ni me digas.

manuel: ya, hombre.

carrizo: rosa, rosa,

¿qué haces aquí?

rosa: aquí vivo, ¿y esta niña

tan bonita quién es?

carrizo: nuestra hija,

¿ya no te acuerdas?

rosa: no, usted y yo no tenemos

ninguna hija y a propósito,

¿por qué anda diciendo

que somos novios, eh?

carrizo: bu--pues--porque

nos llevamos muy bien

y--y porque celia

te quiere mucho.

digo, nunca te lo pedí así,

ya derecho, pero podríamos

intentar una relación.

tú boxeadora, yo entrenador,

¿qué mejor pareja?

rosa: a ver, más le vale

que no ande pensando cosas

que no son.

carrizo: discúlpame si te ofendí

con mis deseos.

rosa: está bien, disculpado.

¿qué andan haciendo por aquí?

carrizo: eh--vine a recoger

unas cosas que se me quedaron,

y también íbamos a ir un rato

al parque a tomar un helado.

¿quieres venir con nosotros?

rosa: bueno, sí.

oso: yo no podría entrenarte,

no tengo tiempo.

¿sabes qué? conozco a alguien

que lo podría hacer.

julia: ¿quién?

oso: tú sigue dándole,

ahora regreso.

ringo, ¿dónde andas?

ringo: aquí, llegando al club.

oso: perfecto.

te veo aquí, necesito que

entrenes a un nuevo pupilo.

ringo: sí, ahí voy.

oso: bien, muy bien, vamos.

vamos a seguir, ¿eh?

ringo, ah, te presento

a tu nueva pupila.

[música]

>> hablé con el ministerio

público que lleva el caso

de brenda.

me comenta que estaría dispuesto

a ayudar siempre y cuando

se le proporcione un informe

médico que diga que brenda

padece de sus facultades

mentales.

manuel: hay que llamarle

a su siquiatra,

¿tienes el teléfono?

alejo: no, pero le hablo

a julia, ¿me permiten por favor?

ay, no contesta.

le voy a llamar a elsa.

manuel: ajá.

alejo: ay, elsa, qué bueno

que te encuentro.

¿tienes el teléfono de leticia,

la siquiatra de brenda?

elsa: sí, claro.

¿le pasó algo a brendita?

alejo: no, ella está bien,

pero necesitamos que leticia

nos dé un papel,

¿me puedes dar el teléfono

por favor?

sí, permíteme.

gracias.

¿sí?

mil gracias, elsa.

de una vez le voy a llamar

a la siquiatra.

¿te la puedo pasar para que

le expliques exactamente

lo que se necesita?

>> sí, claro, ¿cómo no?

>> consultorio de la doctora

leticia montes de oca.

alejo: sí, buenas tardes,

soy alejo correa, el esposo

de brenda garay.

me urge hablar con la doctora

montes de oca.

está bien, espero su llamada.

está en una consulta y en cuanto

se desocupe me va a llamar.

manuel: me apena mucho quitarte

tu tiempo.

>> apenado tú, ay, no me hagas

reír.

efectivamente tengo

mucho trabajo, pero sí quiero

ayudarte a resolver este asunto.

alejo: muchas gracias.

manuel: bueno, vamos a esperar

a que llame al siquiatra.

mientras, nos podrías ofrecer

un cafecito, ¿no?

>> [ríe]

julia: no me dijiste que él

me iba a entrenar.

oso: pero qué pero le pones

a ringo.

ah, no cualquiera tiene

la suerte de lo entrene

un campeón, ¿eh?

ringo: no creo que tenga

condiciones, pero, está bien,

podemos intentarlo.

oso: a darle, ¿mm?

estoy seguro que con buena

voluntad le vas a sacar

su veta boxística.

[ríe]

ringo: dale cinco minutos más

de costal y cambiamos

de ejercicio.

ya que decidiste ser boxeadora,

te advierto que no es fácil,

julia, además soy muy estricto

como entrenador.

pégale.

más fuerte.

más fuerte.

más rápido.

más rápido.

más rápido, con fuerza.

julia: [jadea]

¿ya?

ringo: más.

uno dos, rápido, con ritmo,

con ritmo, mantenlo, mantenlo,

mantenlo, vista al frente.

otra vez, del inicio, vamos.

vista al frente.

con ritmo, vamos.

carrizo: me gustaría

que fueras la mamá de celia.

verlas juntas me emociona mucho.

rosa: ya, carrizo, no empieces.

carrizo: está bien, está bien,

ya, no vuelvo a decir nada.

aunque es una lástima que

no nos hayamos conocido antes.

rosa: carrizo.

celia: papi.

carrizo: vente, eso, hasta allá.

voltea, eso.

rosa: ay, qué valiente eres.

muy bien.

brenda: gra--gracias.

oiga, ¿usted sabe hasta cuándo

me van a tener aquí?

>> eso es asunto

de las autoridades.

brenda: ¡oiga! oiga.

es que quiero ir al baño.

>> la llevo.

brenda: sí.

no, pero suélteme.

>> no, no se resista.

tengo que llevarla así.

tengo que llevarla así.

brenda: que me sueltes,

que me sueltes,

porque yo me voy a ir, porque

me voy a ir, ¿me está oyendo?

no, ¿qué está haciendo?

me voy a ir de aquí.

>> suélteme, suélteme.

brenda: ¿qué--qué? no.

>> compórtese.

a la autoridad se le respeta.

acaba de incurrir en una falta

grave y esto se le va a agregar

a su expediente.

alejo: la única manera de poder

sacar a brenda es que vengas

a declarar sobre su estado

de salud.

sí, estamos en la delegación.

acá te esperamos.

dijo que en cuanto pueda

viene para acá.

manuel: ni modo, seguiremos

esperando.

[llaman a la puerta]

>> adelante.

ay, gracias.

me acaban de informar que brenda

agredió a una policía.

manuel: ay, no, no, no.

>> incurrió en una falta grave

que ya estamparon

en su expediente.

manuel: no lo puedo creer,

de veras que a mi sobrina

le falla el cerebro.

alejo: nada más eso faltaba,

agredir a la autoridad.

>> por la falta se paga

una multa, pero unido

a la denuncia que tiene

por robo, no va a ser tan fácil

sacarla de aquí.

manuel: [suspira]

>> voy a hablar otra vez

con quien lleva su asunto.

julia: [jadea]

ringo: último esfuerzo, dale.

sin parar, sin parar.

vamos.

julia: ya, ya, ya, me voy--

ringo: ey, ey, tranquila,

tranquila.

julia: ¿podemos descansar?

ringo: claro, claro,

¿estás bien?

julia: sí.

ringo: bien, respira.

ringo: se me fue la mano,

discúlpame, te exigí mucho.

¿quieres un poco de agua?

julia: sí.

ringo: respira.

tranquila.

respira, respira, tranquila,

tranquila, tranquila.

¿estás mejor?

julia: sí.

ringo: ¿de verdad quieres

boxear?

julia: no.

no, lo que quería era acercarme

a ti y no se me ocurrió

una mejor manera.

esta mañana me dijiste que--

que lo mejor era que cada quien

siguiera su camino, pero

no me puedo resignar.

ringo: julia, por favor.

julia: cometí un error muy grave

al no haber creído en ti

y me voy a arrepentir

por el resto de mi vida,

pero no puedo perderte, ringo.

no.

ringo: se acabó lo nuestro

el día que pensaste que--

que te mentí y le diste la razón

a diego.

desde que te conocí no hice

más que apoyarte y, sin embargo,

dudaste de mí y me hiciste

a un lado.

julia: no sabes cómo

me arrepiento de haberlo hecho.

¿qué hago para que me perdones?

julia: te lo juro que nunca

he dejado de amarte, nunca.

aun cuando te haya dicho

otra cosa.

ringo, por favor, perdóname.

¿ya no me amas?

ringo: no es eso.

pero--

julia: pero ¿qué?

ringo: tengo miedo,

tengo mucho miedo de que

me vuelvas a lastimar.

julia: te juro que jamás, jamás,

jamás volveré a dudar de ti.

te lo prometo.

te amo con toda mi alma,

eres, eres el hombre de mi vida.

entiendo, perdí mi oportunidad.

ringo: julia.

[música]

[música]

damasio: oso, tengo que decirte

algo.

oso: ahora no, damasio.

damasio: es importante, de hecho

me pasé un buen rato pensando

en si te lo decía o no.

y luego de darle muchas vueltas

llegué a la conclusión

de que tienes que saberlo.

oso: ya, ya, suéltalo,

¿qué pasó?

damasio: vi a rosa con carrizo

y su hija en el parque.

se veían encantados, disfrutando

como si fueran una familia.

oso: gracias por la información.

damasio: ¿no piensas hacer nada?

oso: no, damasio, no pienso

hacer nada.

si rosa anda con carrizo,

es por mi culpa y lo tengo

que asumir.

damasio: ¿cómo?

oso: perdón, damasio, pero

no quiero dar explicaciones

en este momento.

hasta mañana.

julia: [ríe]

aquí fue donde hicimos el amor

por primera vez.

ringo: así es, y en este lugar

quiero que empecemos de nuevo

otra vez.

rosa: no sabes cómo te he

extrañado.

ringo: yo también, julia,

mucho, mucho.

julia: no me quiero separar

de ti nunca, nunca más.

quiero estar contigo siempre.

[ríe]

aunque para lograrlo tenga

que volverme boxeadora.

ringo: [ríe]

no, no, no, por favor.

no quiero que te me vayas

a morir.

julia: ¿por qué dices eso?

ringo: porque tienes una pésima

condición física, tienes

que mejorar mucho, ¿eh?

mucho.

julia: dime cómo.

ringo: sí, así.

ambos: [ríen]

julia: ¿voy bien?

ringo: sí, así, muy bien.

oso: rosa.

rafael: ¿qué pasó?

oso: la perdí para siempre.

sigue pensando que desconfío

de ella, que le he ocultado

cosas, que--me tachó

de mentiroso.

rafael: ya sabes cómo es,

ya se le pasará.

oso: no, esta vez va en serio.

eligió y ya está saliendo

con carrizo.

rafael: ¿y te vas a quedar

de brazos cruzados?

tú la quieres.

oso: sí, pero ella a mí ya no.

tengo que aceptar que lo nuestro

ya acabó.

fue bonito mientras duró

y si decidió que se acabara,

no me queda más que respetar

su decisión.

rafael: oso, no me gusta verte

así.

oso: es la historia de mi vida.

nunca he podido sostener

una relación.

tal parece que mi destino

es estar solo.

rafael: ah, ya, papá, no seas

tan azotado.

oso: vete a dormir, hombre.

ya me voy a poner música.

ringo: bendito oso que

se le ocurrió llamarme

para que te entrenara,

¿o tú se lo pediste?

julia: no.

ringo: ¿no?

julia: a mí también

me sorprendió que llegaras.

ringo: oye, julia.

julia: ¿mm?

ringo: ¿cómo va lo de tu

divorcio?

julia: ya está en trámite,

solo falta firmarlo para que

deje de ser esposa

de ese miserable.

ringo: ¿y lo vas a denunciar?

julia: sí, pero hasta que

la licenciada isabel avendaño

tenga las pruebas

que lo incriminan

en el secuestro y muerte

de mi papa.

no sé cómo me voy a aguantar

las ganas de escupirle

en la cara.

es que soy una estúpida,

¿cómo pude estar engañada

tantos años?

ringo: ya, ya, ya no pienses

esas cosas.

mejor piensa en que estamos

juntos de nuevo, y esta vez

para siempre.

te amo.

julia: es que me siento tan mal,

te lo juro, tan mal de haber

dudado de ti.

cuando tú lo único que has hecho

es quererme y apoyarme.

no me voy a cansar de pedirte

perdón, en serio.

ringo: shh.

con saber que me amas tanto

como yo a ti, vale más

que mil perdones.

brenda: no te lo voy a perdonar,

¿eh?

me dejaste encerrada

en una celda.

alejo: ahora resulta

que es mi culpa.

tú solita te metiste en ese lío.

y por si no lo sabes, robar

es un delito, esas son

las consecuencias.

agradece que te pude sacar.

brenda: ¿sigues pensando

que yo me robé esas cosas?

¿no me crees?

yo no sé para qué diablos

me casé contigo.

alejo: brenda.

brenda: me hartas.

alejo: la que me harta eres tú

que con el pretexto de que estás

enferma te permites ofender

a quien sea.

hoy estuviste a punto de que

te procesaran y no solo

por el robo, sino por golpear

a la autoridad.

brenda: [ríe]

autoridad... no son más

que unos mugres policías.

alejo: no, tú no tienes

remedio.

brenda: y tú no eres más

que un estúpido que le da

la razón a cualquiera menos a mí

que soy tu esposa, alejo.

julia: gracias.

buenas noches.

ringo: buenas noches,

que descanses.

[ríe]

te voy a extrañar.

julia: y yo a ti.

[ríe]

alejo, ¿qué haces a estas horas

aquí?

alejo: te estaba esperando

a que llegaras.

julia: ¿por qué, qué pasó?

alejo: me apena echarte a perder

esa sonrisa que traes,

pero tenemos que hablar

sobre brenda.

julia: ay, ¿ahora qué hizo?

alejo: se la llevaron detenida

porque la sorprendieron robando

unas prendas de ropa.

julia: ¿qué? no lo puedo creer,

lo que faltaba.

¿está detenida?

alejo: no, no, no, no,

afortunadamente la pude sacar

gracias a la ayuda de manuel,

mirta y leticia que tuvo

que declarar que es una persona

con trastornos emocionales.

julia: híjole,

debe haberlo hecho

a consecuencia de la pérdida

del bebé, no puede aceptar

que fue un embarazo sicológico.

alejo: no sé, esto es cada vez

más insostenible.

ni siquiera reconoce que robó.

según brenda todos tienen

la culpa de lo que pasa

y yo no soy más que un inútil

para ella.

julia: bueno, no hagas caso

de todo lo que dice,

está enferma.

alejo: sí, pero yo no me siento

capaz de lidiar

con su enfermedad.

ya no sé cómo manejarla.

no sé ni con quién me casé.

julia: sí sabías, alejo,

no lo quisiste ver, pero todos

te dijimos que era un error

y te empeñaste en casarte

con ella.

alejo: sí, y ahora estoy

sufriendo las consecuencias.

julia: ¿qué vas a hacer?

alejo: no sé.

yo lo siento, pero no puedo

quedarme aquí.

voy a ir a mi casa, necesito

estar solo.

julia: sí.

[música]

[música]

julia: brenda, tenemos que

hablar de lo que pasó ayer.

brenda: ay, no pasó nada.

julia: ¿cómo no?

a ver, fuiste a dar

a la delegación acusada de robo.

brenda: sí, porque en este país

prefieren creerle a una simple

empleada que a mí que soy

una garay.

julia: pero encontraron

las cosas en tu bolsa.

brenda: porque ella me las puso.

julia: ah, ok.

alejo está muy molesto

y si sigues haciendo estas

cosas, lo vas a perder.

¿estás tomándote

tus medicamentos?

te pregunté si estás tomándote

tus medicamentos.

brenda: ¿por qué nadie puede

entender que estoy mal?

acabo de perder un hijo

y lo único que recibo de todos

no es nada más que reproches.

¿por qué nadie se compadece

de mí?

el único que me entendía

era mi papá.

vete, julia, vete de aquí.

oso: ¿cómo que ya vas

a entrenar?

rosa: sí, tengo una pelea,

¿o qué, ya se le olvidó?

oso: ¿cómo se me va a olvidar,

rosa?

pero ¿no crees que es demasiado

pronto?

rosa: ¿por qué? si estoy bien.

oso: bueno, está bien,

en un rato te veo en el ring.

rosa: ah, no, no, ni se moleste

porque yo no quiero que usted

me entrene.

oso: ¿qué estás diciendo?

rosa: lo que oyó.

ah, y si eso le molesta, pues,

no hay problema, yo me puedo

ir a otro club.

oso: no me salgas con eso.

en el delta te hiciste boxeadora

y aquí vas a seguir,

pero necesitas a alguien

que te supervise, y necesitas

que alguien te ponga

una estrategia para combatir

a la japonesa.

rosa: ese no es problema,

yo ahorita me consigo

un entrenador.

ahorita regreso.

teresa: ¿qué le hiciste que

no quiere ni que le entrenes?

guevara: con ganas.

rosa: don guevara.

guevara: aguanta.

rosa: ¿quiere ser mi entrenador?

guevara: ¿cómo, cómo que

tu entrenador?

rosa: sí, es que necesito

alguien que me entrene

para enfrentar a la japonesa.

guevara: este--pu--pues, yo--yo

con gusto, pero tu entrenador

es el oso.

rosa: era, puede entrenarme,

¿sí o no?

guevara: lo siento, pero no.

tú eres del oso.

rosa: ah, ¿y dónde me vio

un letrero que diga que soy

de su propiedad o qué?

ya mejor no me diga nada, ¿eh?

y olvídelo.

no, no se haga, damasio

porque bien que escuchó,

necesito un entrenador,

¿se anima?

damasio: eh, mira, rosa,

desgraciadamente la técnica

pugilística que yo domino

no es la adecuada para ti.

de verdad lo lamento, no puedo

aceptar tu propuesta.

rosa: guachín, tú no me puedes

fallar, muchas veces me has

dicho que tú me podrías

entrenar.

guachín: ay, mi rosi, se me hace

que ahora sí te quedo mal,

entre la chamba y mi mujer,

pues, no me da tiempo.

pepe: no, a mí ni me veas, ¿eh?

alguien le tiene ayudar

a teresa mientras tú entrenas.

rosa: bueno, ¿qué, nadie aquí

tiene los pantalones

para enfrentar a don oso o qué?

no, ni crea que se va

a salir con la suya.

oso: [ríe]

gloria: buenos días, licenciada,

habla gloria ortiz.

>> precisamente la iba a llamar.

vengo de casa del señor

ariel nassif, fui a que

me firmara el último acuerdo

y no lo encontré.

un tal carrizo me dijo que él

ya no vive ahí.

gloria: ¿y no le dijo adónde

se fue?

>> no.

como usted comprenderá, si no

tenemos esa firma, los trámites

de divorcio no pueden avanzar.

gloria: bueno, no puede ser,

maldito turco.

santiago: mamá.

gloria: ¿cómo te fue, mi amor?

santiago: súper bien.

gloria: a mí también me fue

muy bien.

fui a ver lo de un nuevo

trabajo.

santiago: ¿o sea que vas

a volver a trabajar?

gloria: sí, claro, para ayudarle

a tu papá con los gastos

de la casa.

ahora que estamos juntos

quiero colaborar.

santiago: ¿o sea ya vamos

a volver a ser una familia?

gloria: mm, ya casi, ya casi.

¿te da gusto?

santiago: sí, mucho.

gloria: y a mí también, mi amor.

no sabes cuánto.

oso: mira que eres orgullosa.

prefieres entrenar sola.

rosa: se equivoca, ya tengo

entrenador.

carrizo: listo, rosa, súbete

al ring, ya ve calentando.

venga, rosa, guardia arriba

y a darle, jab cruzado.

jab cruzado.

venga, otra vez, va.

jab cruzado.

venga, venga, rosa, más rápido,

venga, ¿sí?

quiero sentir los puños, venga.

jab cruzado.

otra vez, venga.

jab cruzado.

venga, rosa, más fuerte, vamos.

rosa: no puedo.

oso: ¿rosa, qué tienes?

rosa: no sé, no tengo fuerza

en los brazos.

[música]

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.