null: nullpx
Cargando Video...

Ringo Capítulo 47

Univision1 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

[campanadas]

[tema musical]

diego: no voy a permitir

que te desquites conmigo

cuando el que no supo cuidar

a su hijo fuiste tú.

te lo robaron en tus narices.

julia: ¡ringo!

ya, ya, ya, ringo,

por favor, déjalo.

diego: ¡eres un salvaje,

un animal!

no te demando nada más

porque no te quiero dar

más problemas

de los que ya tienes.

ringo: no le creo

ni una palabra.

él debe saberlo todo,

si es que no fue él

el que les ayudó

a sacar a santi.

julia: tienes razón,

es muy raro que se hayan ido

sin decirle nada.

[celular]

[suspira]

ringo: hola, ¿qué pasó?

buenos días.

eva: necesito que me firmes

unos documentos

para lo de tu visa.

estoy en el despacho.

ringo: voy para allá.

voy con eva a firmarle

unos papeles.

julia: ¿vas a estar bien?

ringo: sí.

[jadea]

julia: [suspira]

brenda: yo soy directa, ¿sí?

me gusta hablar de frente,

con buenos modos.

¿te han dicho que tienes

muy bonitos ojos?

rafael: [ríe]

brenda: es que no sabes

cómo me alegro de que...

pues de que no hayas resultado

ser mi hermano.

rafael: ¿por qué?

brenda: porque, pues,

el incesto como que no se me da.

[ríe]

oye, ¿no te gustaría

ir a bailar esta noche?

sí, después podríamos ir

tú y yo juntos...

alejo: ¡brenda!

brenda: [tartamudea] alejo.

¿qué haces aquí?

alejo: la que me va a responder

qué hace aquí eres tú.

rafael: eh, yo los dejo, ¿sí?

con permiso...

alejo: ey, ey, ey,

no te pases de listo conmigo.

aléjate de brenda

si no me quieres conocer.

rafael: mira lo que son

las cosas, yo te pedí lo mismo

con la zorra y te valió.

alejo: ya habíamos hablado

de eso.

y te lo advierto, no te vuelvas

a acercar a ella si no quieres

tener problemas conmigo, ¿eh?

ahora sí, dime, ¿qué haces aquí?

brenda: ¿qué es esto,

una escena de celos?

alejo: vi cómo te le estabas

ofreciendo.

no voy a permitir

que juegues conmigo.

brenda: [tartamudea] alejo.

¡alejo!

diego: ringo es un salvaje.

julia: si quieres que te crea

que no sabes nada del turco,

averigua adónde se llevaron

al santi.

diego: ¿cómo, si el turco

es un tipo impredecible?

¡no me cuenta sus planes!

julia: es que tampoco es creíble

lo que dices.

no me digas que les dejó botado

el contrato que tiene

con la cervecería así como así.

diego: ¡pues sí!

cuando se le mete algo

en la cabeza,

no le importa nada ni nadie.

créeme, créeme,

si hubiera sabido cuáles fueron

sus planes, por supuesto

que lo hubiera impedido,

¡y no por ringo!

sino por el contrato que tiene

como imagen en la cervecería.

julia: papá, ¿tú sabes

en dónde está el turco?

iván: no, ojalá lo supiera.

me acabo de enterar

que se fue a estados unidos.

vámonos, tenemos que impedir

que este asunto

llegue a los medios.

si se filtra que se llevó

al hijo de ringo

de manera ilegal, nuestra imagen

va a quedar por los suelos.

¿cómo está ringo?

julia: mal.

iván: dile que en cuanto sepa

algo del turco,

yo le aviso de inmediato.

julia: sí, papá, yo le digo,

gracias.

iván: vámonos.

[celular]

julia: tío, ¿cómo estás?

>> muy preocupado por ringo,

hija.

tengo miedo que se vaya

a deprimir y no se levante.

sé lo sensible que es,

y si hay algo

que lo puede quebrar y quitarle

hasta las ganas de vivir

es perder a su hijo.

tenemos que apoyarlo.

julia: es lo que estoy haciendo,

y no me voy a separar de su lado

hasta que lo encontremos.

>> me alegro que estés con él.

no sé cómo están las cosas

entre ustedes,

pero, en este momento,

tú eres la persona

más importante de su vida.

julia: sí, lo sé, y para mí

también él es muy importante.

voy a estar a su lado,

no lo voy a dejar caer.

>> gracias, hija, solo era eso.

que tengas un buen día.

julia: igualmente, tío.

ringo, diego olvidó su celular,

lo tengo en mi mano.

si le marcas por este teléfono

al turco, seguro va a contestar.

eva: oso,

estoy juntando documentos

de ringo para lo de su visa.

¿tendrás una copia

del contrato de la pelea

y de la bolsa que ganó?

necesitamos demostrar

su solvencia económica.

oso: sí, claro,

aquí tengo las copias.

eva: yo al rato voy por ellas,

gracias.

brenda: ya, ya...

alejo: ya, ya...

brenda: alejo,

¡no seas infantil!

¡yo no estaba haciendo nada!

alejo: basta,

no me quieras ver la cara.

te vi.

brenda: ah, o sea,

yo no puedo platicar con nadie,

pero tú sí puedes acostarte

con la zorra,

y yo me tengo que hacer

como si nada hubiera pasado.

alejo: ya habíamos hablado

de la zorra.

lo que pasó fue un error,

no tiene importancia, brenda.

en cambio, lo que acabo de ver

con rafael...

brenda: a ver, ¿qué quieres?

me gusta.

sí, me genera fantasías

que después cumplo contigo.

alejo: ¿tú me quieres

volver loco o qué?

brenda: solo te estoy pagando

con la misma moneda.

yo no sé por qué pides

exclusividad si no te quisiste

casar conmigo.

alejo: bueno,

tú estás obsesionada con eso.

tienes una obsesión con eso...

brenda: no, no, no,

lo que estoy es enamorada, pero,

como a ti eso no te importa,

mejor,

me voy a ir a buscar a rafael.

a lo mejor,

él sí me toma en serio.

brenda: a ver, a ver,

ni se te ocurra.

tú eres mía y de nadie más,

entiéndelo.

brenda: [ríe]

bueno, pues,

si quieres que solo sea para ti,

entonces, casémonos.

la decisión es tuya.

alejo: está bien, casémonos.

turco: ¿adónde iba santi

tan emocionado?

gloria: a recorrer el hotel.

¿cómo van tus cosas?

turco: [resopla]

bien, pero lleva tiempo.

no nos vamos a ir de aquí

hasta que queden estipuladas

las condiciones que quiero.

gloria: ¿y lo de orlando qué?

turco: ¿cuál es la prisa?

eso puede esperar.

prioridades son prioridades,

no va a cambiar.

gloria: [resopla]

oso: ¿y?

¿qué noticias me traen

de la sucesión?

>> no muy buenas.

el asunto está complicado.

oso: al grano.

>> pues nos encontramos

con antúnez y nos dijo

que la guerra apenas empieza.

>> tu inhabilitación

y la clausura del delta

fueron para entrar en calor,

nada más.

antúnez movió sus influencias,

y el cobro de la bolsa

se va a llevar dos o tres meses,

cuando menos.

oso: infeliz.

no puede hacer eso.

>> ya lo hizo.

brenda: ¡eva!

qué bueno que te veo.

me encanta que seas tú

la primera en enterarte

de la noticia.

alejo y yo nos vamos a casar.

[ríe]

me llevo a este hombre

maravilloso para mí solita.

eva: pensé que era

más inteligente.

casarte con brenda lo único

que demuestra es que eres

un verdadero idiota.

brenda: a ver, no, espérate,

cuidado con lo que estás

diciendo.

eva: ¿qué?

¿qué me vas a hacer,

quemar mi casa?

no tienes idea del daño

que te puede llegar a hacer.

entre muchas otras cosas,

es una pirómana.

alejo: no vuelvas a ofenderla.

sé perfectamente

todo lo que tengo que saber

de ella, ya basta.

brenda: ¿por qué

no te buscas un novio

que te quite lo amargada?

no eres más que una resentida

envidiosa.

eva: ¿me lo dices tú, que vives

tratando de parecerte a julia

desde que naciste?

brenda: ¡estás loca!

eva: ¡no!

la loca eres tú.

por eso todos preferimos

a julia,

y a ti te tenemos lástima.

brenda: no, no vas a lograr

echarme a perder el día.

quédate con tu amargura.

"chaucito", mi amor.

alejo: eva, eva.

[portazo]

julia: toma, marca.

ringo: tiene contraseña.

julia: listo.

ringo: [suspira]

[celular]

gloria: ariel, es diego.

turco: ¡contéstale!

gloria: el turco

se está bañando, ¿qué quieres?

ringo: ¡que me devuelvas

a mi hijo!

¿dónde está?

¡contesta, gloria!

¿dónde está?

voy a hacer lo que sea

para recuperarlo, y a ti,

¡a ti te voy a meter

a la cárcel!

[tema musical]

ringo: ¿crees que santi

no se va a dar cuenta

de que te lo llevaste

sin mi consentimiento?

¿que lo engañaste?

¿qué piensas que va a decir

cuando sepa que te lo llevaste

a la mala?

¡nunca te lo va a perdonar,

gloria!

¿dónde están?

¡contéstame, gloria!

te lo podrás llevar

al fin del mundo,

pero ¡santi nunca

se va a olvidar de mí!

¡podrás inventarle

lo que tú quieras, pero él sabe

que lo quiero más que a mi vida,

y que no voy a parar

hasta encontrarlo!

¡te va a odiar

con lo que hiciste!

¡devuélveme a mi hijo!

no me dijo nada.

nada.

[jadea]

no lo voy a encontrar nunca.

julia: ey, no digas eso,

claro que lo vamos a encontrar.

ringo: ¿cómo no la vi venir?

¿cómo no...?

julia: a ver, no vuelvas con eso

otra vez, por favor.

si no la viste venir, es porque

tú eres un hombre bueno,

que no ve maldad en la gente.

ringo: ¿y de qué

me ha servido ser así, eh?

se llevaron a mi hijo.

julia: no va a ser para siempre.

lo vamos a encontrar.

se me acaba de ocurrir algo.

voy por mi laptop,

espérame aquí.

oso: los voy a denunciar

ante la comisión mundial

de boxeo por estar coludidos

con antúnez.

son una vergüenza

para el boxeo nacional.

ahora no, rosa, ahora no,

no estoy de humor.

rosa: ya me dijo pepe

lo que pasó en esa sesión.

y con enojarse

no va a conseguir nada.

oso: por lo menos,

le dije sus verdades.

rosa: ¿y qué gana con eso?

a ellos no les importan

los problemas que tenga ringo.

lo que me parece mal

es lo de guevara.

con tanto dinero que tiene,

¿qué le costaba apoyarlo?

oso: ¿y tú cómo te enteraste?

rosa: rafael me lo dijo.

oso: no hay nada que hacer,

es su decisión, y ni modo.

no quiero hablar de eso.

rosa: bueno, está bien,

pero no se enoje conmigo.

oso: ay, no es contigo.

problemas tras problema.

ay, cómo quisiera escuchar

una buena noticia.

rosa: bueno, pues,

no sé si sea buena, pero...

la zorra fue a verme

a la pensión.

oso: otra que es igual

que antúnez.

rosa: no, ya no está con él,

le jugó chueco.

se quedó con su dinero

de la pelea.

oso: pero ¿ese desgraciado

no tiene llenadera?

rosa: pues ahora quiere

que peleemos de nuevo.

parece que la gente se quedó

muy entusiasmada, y ella cree

que nos puede ir bien.

subiríamos al ring a darlo todo,

y ahora sí que gane la mejor.

oso: no suena mal.

pero aquí lo que importa

es lo que tú quieras.

rosa: pues es que no sé,

por eso quería consultárselo,

porque yo voy a hacer

lo que usted me diga, porque,

pues, usted es mi entrenador.

oso: ¿solo eso soy para ti?

rosa: bueno, también otra cosa,

pero...

¿y?

¿qué piensa de lo que le dije?

oso: que me quiero

casar contigo.

rosa: ah, eso no.

ya póngase serio.

oso: en mis planes no estaba

que te enfrentaras de nuevo

a la zorra...

pero me parece que puede ser

una muy buena oportunidad.

el desempate

puede crear buenas expectativas.

la decisión es tuya.

rosa: pues yo lo voy a pensar.

como dicen, lo voy a consultar

con la almohada, ¿mm?

oso: bueno.

rosa: me voy a trabajar, ¿eh?

oso: [ríe]

julia: voy a buscar a santi

en izzi huk.

ringo: santi no tiene

nada de eso.

julia: yo estoy segura

que debe estar ahí.

ringo: no, no, una vez

se lo pregunté y me dijo que no,

él nunca me miente.

julia: [ríe]

pues aquí está, mira.

ringo: no lo puedo creer.

me engañó.

julia: mira, en esta foto

que subió está contigo.

ve lo orgulloso que está de ti.

"mi papá es un campeón,

el mejor".

ringo: hijo escuincle.

me desobedeció...

y bendita sea la hora

en que lo hizo.

¿y a través de esto

nos podemos comunicar con él?

julia: sí.

le voy a escribir un mensaje.

ringo: no, no, no,

lo va a ver gloria.

julia: si te mintió a ti,

seguro también a ella.

no debe saber

que tiene esta página.

vamos a escribirle un mensaje.

"santi...

por favor, comunícate...

al teléfono de tu papá...

en cuanto puedas".

ringo: ya, ya, ya,

no le pongas más,

para no preocuparlo.

julia: ahora a esperar

a ver si responde.

ringo: ay, ojalá.

bueno, pues, me voy a la caseta.

cualquier cosa,

me avisas, por favor.

julia: claro.

ringo: y gracias, julia.

creo que voy a pasar el resto

de mi vida agradeciéndote.

eva: hola.

>> escuché todo.

eva: no sé de qué hablas.

>> por favor, eva, los gritos

se oían en todo el despacho.

lo que se me hace curioso

es lo que le dijiste a alejo.

es lo mismo que te quiero decir.

pensé que eras más inteligente.

eva: no tienes

por qué ofenderme.

>> no, no,

si el ofendido soy yo.

aunque reconozco

que es mi culpa,

porque te idealicé.

cuando te veía pasar

por la parroquia,

yo creía que eras una mujer

independiente,

libre, inteligente.

al final, eres tan banal...

eva: a ver, ¿qué te pasa?

>> ¿hasta cuándo vas a seguir

molesta porque alejo eligió

a brenda y no a ti, eh?

qué absurda es la vida...

yo te quiero a ti, tú quieres

a alejo, él quiere a brenda,

y ella...

quiere a ringo.

si esto es amor,

no sé si realmente

es lo que quiero.

alejo: malas noticias,

la cita en la embajada

para lo de tu visa...

la dieron

para dentro de 10 días.

ringo: ¿10 días?

ay, es mucho tiempo eso.

¿no se puede hacer algo

para que me reciban antes?

alejo: pues argumentar

que se trate de una emergencia,

e igual y te adelantan la cita.

ringo: ¿y lo puedes hacer?

alejo: lo voy a intentar.

[llaman a la puerta]

eva, por favor,

no quiero discutir.

eva: no, yo tampoco.

¿podemos revisar los documentos

que me dio el oso?

alejo: claro.

por favor.

ringo: me habló alejo,

que la cita para la visa

es en 10 días.

es mucho tiempo, julia,

me voy a volver loco

sin ver a santi.

julia: y te fue bien, ¿eh?

a veces, tardan más de un mes.

ringo: ¿en serio?

julia: sí.

ringo: oye, ¿y no conoces

a alguien de la embajada

con quien pueda yo hablar

o checar eso?

julia: no, no conozco a nadie.

espera, en la facultad

tenía una compañera

que su hermana trabajaba

en la embajada de canadá.

ringo: ¿qué tiene que ver canadá

con estados unidos?

julia: [ríe]

pues nada, pero, bueno,

puede tener algún contacto.

voy a llamarle a matilde.

ringo: ajá, sí, gracias.

julia: [suspira]

mati, ¿cómo estás?

soy julia garay.

bien, gracias.

la última vez que nos reunimos

no te vi.

mm.

entiendo.

oye, te llamaba para preguntarte

si tu hermana todavía trabaja

en la embajada de canadá.

ah, mira, es que quiero

consultarte algo...

[celular]

ringo: ya, oso, ¿qué pasó?

oso: ¿cómo vas?

¿cómo amaneciste?

ringo: no, aquí, trabajando.

no quise quedarme ahí encerrado

en la casa, pensando

y haciéndome rollos

en la cabeza, tú sabes.

oso: ah, eso sí.

ringo: ¿cómo va el asunto

de la bolsa?

oso: bien, bien.

estoy viendo

cuándo sale tu dinero.

ringo: en cuanto se desatore

el tema de la visa,

me voy a buscar a santi, y sabes

que voy a necesitar dinero.

oso: claro, claro, claro,

tú cuenta con eso.

ringo: gracias, oso.

por lo menos, una buena noticia

dentro de tantas cosas malas.

oso: tú despreocúpate.

rosa: ¿por qué le mintió?

ringo no se merece eso.

si el dinero no está,

pues no está y ya.

oso: no pude decirle la verdad.

no pude.

julia: ya hablé

con la hermana de mi amiga.

me dijo que su jefe,

el embajador de canadá,

iba a estar en un cóctel

en el club de golf

y se iba a encontrar

con el embajador

de estados unidos.

ringo: ah, bien, bien.

pero ¿cuál es tu idea?

tu amiga va a hablar con él,

le va a explicar la situación...

julia: no, no, no,

nosotros vamos a ir

y lo vamos a abordar.

ringo: ¿tú y yo, julia?

julia: sí.

mi amiga nos va a recibir

para dejarnos entrar.

ringo: [resopla]

¿y tú crees que eso

sea una buena idea?

julia: querías una oportunidad

para hablar con alguien

de la embajada, ¿no?

ringo: sí, sí, sí.

julia: pues, ¿qué mejor

que hablar directamente

con el embajador?

ringo: [suspira]

julia: pero eso sí,

vamos a cambiarnos.

ringo: ¿cómo que a cambiarnos?

julia: no vas a pensar que así

podemos ir a un cóctel.

rosa: le hubiera dicho

la verdad.

solamente va a hacer

que se haga ilusiones.

si le dan la visa,

tampoco se va a poder ir,

no tiene dinero.

oso: bueno, ya, ya, rosa,

ya, ya, no sigas reprochándome.

entiende que no quería

mortificarlo más.

de algún lado va a salir

el dinero, no te preocupes.

guevara: ¿se puede?

rosa: ah.

oso: disculpa, rosa,

¿nos dejas un momento?

rosa: sí.

guevara: tome.

oso: ¿y esto qué es?

guevara: lo único que tengo

para ayudar a ringo.

oso: ¿tu cinturón?

guevara: pensé que nunca

me iba a deshacer de él.

es lo único valioso que tengo.

este reloj, el anillo,

la pulsera, son falsos.

llegó el momento

de darle un buen uso.

véndelo

y dale el dinero a ringo,

que lo necesita más que yo.

oso: no, no, es un muy lindo

gesto de tu parte...

pero no puedo aceptarlo.

guevara: por favor, oso,

déjame retribuirles

de alguna manera

todo lo que han hecho por mí.

oso: no, guevara,

hiciste bastante.

que me ayudaras a entrenar

a ringo, que estuvieras

a su lado el día de la pelea,

por favor, fue fundamental

para que ganara.

no, no, no, no,

no te lo puedo aceptar.

guevara: ringo necesita

el dinero, por favor.

oso: no te preocupes,

de una u otra manera

lo vamos a conseguir.

además, uno no se deshace

de un cinturón.

es la coronación

de tanto esfuerzo,

de tanto trabajo,

de tantos años de lucha.

no, no,

es algo que no tiene precio.

guevara: bueno, por lo menos,

acepta mi parte de la bolsa.

quiero colaborar con algo.

oso: está bien, está bien,

aunque de momento

no sirve de mucho.

el infeliz de antúnez

no deja que salga el pago.

guevara: desdichado.

oso: bueno, ¿qué piensas hacer?

guevara: ¿qué más?

seguir estacionando coches.

[ríe]

oso: mira,

aquí no se gana mucho,

pero podrías entrenar

a los nuevos prospectos.

guevara: te lo agradezco,

pero estoy pensando

en ir a mazatlán a buscar

un viejo amor que me contactó

porque me vio en la pelea.

oso: no me digas que es shury.

ambos: [ríen]

oso: mucha suerte, campeón.

y nunca te olvides

que esta es tu casa.

guevara: gracias, oso.

oso: y vamos, vamos,

no me gustan las despedidas.

guevara: cuídate.

oso: tú también.

rosa: don guevara...

quería pedirle perdón por haber

pensado tan mal de usted.

yo creí que era usted

un egoísta, pero me equivoqué...

es puro corazón.

guevara: no te preocupes,

yo me lo busqué.

acuérdate, tienes talento.

si haces lo que este

cascarrabias te dice,

vas a llegar muy lejos.

rosa: cuídese mucho,

y que dios lo bendiga.

guevara: igualmente.

julia: toma, encontré esto

en el clóset de mi papá.

póntelo.

ringo: ¿no se va a molestar?

julia: ay, no tiene por qué.

además, es una emergencia.

espero que te quede.

ringo: me va a quedar.

cuando fue la conferencia

de prensa de la pelea,

me prestó un traje,

y no tuve ningún problema.

julia: perfecto.

ringo: voy a cambiarme.

julia: sí, yo también.

iván: gracias por venir,

comandante.

siéntese, por favor.

comandante: gracias.

iván: ¿qué noticias me tiene?

comandante: mancuso

y su cómplice insisten

en que actuaron por su cuenta.

es evidente

que están encubriendo

a quien les encargó el trabajo.

cuando atacaron a su hija

brenda, se podría haber pensado

que la intención

era secuestrarla,

pero esa hipótesis se descarta

con el robo a su casa.

todo parece indicar

que es una venganza

de una cuenta pendiente.

¿tiene usted enemigos?

iván: que yo sepa, no.

comandante: hay

una contradicción

en las declaraciones

que han hecho los detenidos.

dicen que nunca antes

habían estado en su casa.

sin embargo, su vigilante

de seguridad dijo

que había visto a uno de ellos

hablando con su yerno

en la puerta de su casa.

iván: sí, nada más que eso

también se aclaró.

diego dijo que se le habían

acercado para pedirle

una dirección.

comandante: ¿cómo se lleva

con su yerno?

iván: muy bien.

de hecho, hace muchos años

que trabaja conmigo

aquí en la empresa.

yo confío plenamente en él.

comandante: vamos a seguir

investigando.

iván: tiene que hacerlos hablar,

porque, si como usted dice,

alguien se quiere vengar de mí,

no va a parar hasta conseguirlo.

comandante: en cuanto

tenga resultados,

le garantizo que será usted

el primero en saberlo.

iván: se lo agradezco,

comandante.

diego: envíale estos documentos

a guzmán.

secretaria: sí, señor.

diego: gracias.

iván: que le vaya bien,

comandante.

muchas gracias por su visita.

comandante: hasta luego.

diego: ¿se puede saber qué hacía

aquí el comandante padilla?

iván: vino a informarme

cómo iban las investigaciones.

diego: mm.

uy...

brenda: ¡papá!

ay, papá, ¡ay!

¡soy la mujer más feliz

de la tierra, papá!

iván: ¿y eso por qué?

brenda: ¡me caso, me caso!

yo sé que alejo debería de estar

aquí para darte la noticia,

pero está tan ocupado.

y yo ya no me aguanté, entonces,

vine a decírtelo, papá.

[ríe]

¿qué, no te alegras?

es la mejor noticia de mi vida,

¿y tú no haces nada más

que mirarme

como si estuvieras pasmado?

¡papá!

iván: [balbucea]

así me dejaste con la noticia.

brenda: ah, ya entendí.

claro, te sientes triste

porque tus dos hijas

están abandonando el nido.

no te preocupes, pa,

te vamos a llenar de nietos,

te lo prometo.

en un abrir y cerrar de ojos,

tu casa va a estar

llena de niños

corriendo por todos lados.

¡ay!

papá, ¡la felicidad me desborda!

quiero una boda espectacular.

sí, en la playa.

es que no se me antoja para nada

aquí en la ciudad.

mi vestido lo quiero

de un diseñador de renombre.

¿me regalas un viajecito

a italia?

ándale, para comprarme

mi vestido, papito chulo.

di que sí, di que sí,

¡di que sí!

tú me tienes que llevar

al altar, entonces, imagínate,

¡yo me tengo que ver radiante,

papá!

[ríe]

papi, alégrate, por favor,

te lo estoy rogando.

iván: mira...

[suspira]

entiendo tu felicidad, pero creo

que te estas apresurando mucho.

brenda: ¿qué?

iván: hay que tomar

las cosas con calma.

brenda: ay, ay, no, papá,

¿para qué?

yo no voy a pasar años de novia

como mi hermana.

o sea, no tiene ningún caso,

no sirve para nada.

¿verdad, diego?

a ver, ¿o me vas a decir

que todos estos años con julia

te dieron felicidad?

si es cosa nada más

de verte la cara

para darse cuenta de que no.

[ríe]

diego: a mí no me metas

en tus delirios.

brenda: a mí no me hables así,

porque no tienes ninguna

autoridad moral

para decirme nada...

más que porque eres un cornudo.

[ríe]

diego: ¿qué te pasa, eh?

deberías de estar

en el psiquiátrico.

iván: ¡ya, ya!

diego, basta.

y tú también, brenda.

más vale que moderes

tu lenguaje.

no tienes por qué

ofender a diego.

tú y yo tenemos que hablar.

brenda: ¿hablar?

¿de qué?

iván: ¿cómo de qué?

de esa boda al vapor,

que me parece un disparate.

brenda: claro, sí.

como la loca de la casa

solo puede hacer disparates...

¡un hombre bueno, inteligente,

con un futuro espléndido,

que me ama y que se quiere casar

conmigo es un disparate!

¡un tremendo disparate!

iván: no lo tomes así, brenda.

brenda: ¡tengo derecho

a ser feliz!

¿qué, eso es muy difícil

de entender?

iván: brenda.

¡brenda!

secretaria: don iván.

brenda: [llora]

iván: ¡brenda!

brenda, ¡detente!

brenda: ¡no, no, no!

iván: ¡brenda!

secretaria: ¡cuidado, don iván!

iván: ¡brenda!

¡brenda, ven!

¡brenda!

[cláxones]

brenda: ¡déjame en paz!

¡vete, no quiero

tu consentimiento,

no quiero tu cariño,

no quiero nada, papá!

iván: hija, cálmate, por favor.

no vayas a hacer una locura.

brenda: y, si la hago, ¿qué?

a nadie le importa.

iván: a mí sí me importas.

y lo que más deseo en este mundo

es verte feliz.

brenda: no es cierto.

para ti,

todo lo que yo hago está mal.

en cambio,

lo que hace julia es perfecto.

iván: hija...

por favor,

ya deja de decir esas cosas.

para mí, las dos son iguales.

brenda: eso no es cierto.

cuando julia hace algo mal,

a ti te parece que es

porque es muy valiente.

en cambio, si yo lo hago,

¡es porque estoy loca!

iván: eso no es verdad.

brenda: claro que es verdad.

cuando la detuvieron por entrar

en la fábrica de llorente,

estabas orgulloso de ella, papá.

iván: siempre he estado

orgulloso, pero de las dos.

además, tú eres mi chiquita,

mi consentida.

brenda: no te creo.

iván: tú siempre

has sido mi compañera.

¿te acuerdas

cuando me acompañaba a ver

los cargamentos de cebada,

al box, a las comidas

con la familia?

tú, mi pequeña,

mi hija más querida.

brenda: papá...

iván: mis hijas son

lo que más quiero en mi vida,

que no se te olvide nunca.

brenda: entonces,

¿sí te da gusto que me case?

iván: sí, claro, claro.

brenda: ¿y alejo te cae bien?

iván: sí, también.

bueno, luego vemos

los detalles de tu boda,

pero, mientras tanto,

quiero que estés tranquila.

brenda: sí, papá.

gracias por quererme.

iván: ¿me puedes traer

un agua mineral, por favor?

secretaria: enseguida, señor.

iván: [suspira]

diego: el comandante

de la policía

sigue investigando.

tienes que asegurarte

de que nadie abra la boca.

iván: [suspira]

matilde: ¡julia!

julia: mati, ya estamos aquí.

mira, él es ringo.

matilde: mucho gusto.

ringo: igualmente.

muchas gracias

por lo que estás haciendo.

matilde: ¿qué agradeces?

¿y por qué vienen tan elegantes?

julia: pues para el cóctel.

matilde: ¿qué cóctel?

julia: ¿no me dijiste

que era un cóctel?

matilde: [ríe]

no, te dije que mi jefe

venía de un cóctel

y que se iba a encontrar aquí

con el embajador

para ir a jugar al golf.

ringo: ¿o sea

que nos vestimos así por nada?

julia: pues sí.

ni modo, no hay tiempo

para irnos a cambiar.

matilde: bueno, vamos para que

les enseñen dónde están...

>> ahí está.

vámonos.

matilde: ahí están.

el de pantalón azul es mi jefe,

el otro es el embajador

de estados unidos.

yo no puedo presentarlos,

más bien, acérquense

como si fuera cosa de ustedes.

julia: oh, entiendo,

no te preocupes.

ringo: otra vez, muchas gracias.

matilde: [ríe]

encantada.

suerte.

julia: gracias.

ringo: pues vamos de una vez,

¿no?

le pedimos lo de la visa

y "tan tan".

julia: ¿cómo crees?

no nos van a dejar acercarnos,

mira cómo están custodiados.

hay que pensar

cómo le vamos a hacer.

ringo: espérame aquí.

julia: ¿qué vas a hacer?

ringo: voy a conseguir

unos palos y unas pelotas

de golf, no me tardo.

>> ¿y ahora?

>> no comas ansias.

pica, lica y califica

los movimientos

de nuestro objetivo.

el primer paso

de la investigación.

>> conque le gustan

las jovencitas, ¿eh?

>> [ríe]

ah, conque viene a darle gusto

al cuerpo, ¿eh?

>> [ríe]

tenemos que agarrarlo

con las manos

en el cuerpo del delito.

>> ¿cómo?

no, no, estás loco, no.

no, no.

>> estás de suerte, muñeco.

>> no, no...

¿estás loco tú?

>> es nuestro aniversario

y venimos a festejar.

¿lo molesto con un cuarto,

si me hace el favor?

>> sí, sí, claro, permítame.

es el cuarto 40,

y son 400 pesos.

>> amor, paga...

a mí me tocó la vez pasada.

>> ahora sí te pasaste, ¿eh?

¿qué tal que me llega a ver

alguien conocido?

>> [chista]

>> acabaste con mi hombría.

>> [chista]

¿quién nos va a ver?

un hotel es sinónimo

de discreción,

como en las vegas, mi estimado.

lo que pasa aquí, aquí se queda.

>> ¿y ahora qué?

¿cómo vamos a saber

en qué cuarto está antúnez?

>> tienes mucho que aprender.

¿no te fijaste

en el tablero de las llaves?

el hotel está vacío,

solo tenemos dos posibilidades,

cuarto 39 y cuarto 41.

justo estamos en medio.

[gemidos]

>> ¿se escucha como acción?

>> necesitamos fotografías,

los quejidos no son pruebas

incriminatorias.

>> no.

bueno, ¿y ahora qué hacemos?

>> a ver, párate aquí.

me voy a subir en tus hombros.

>> ¿qué?

no, estás loco, no.

me vas a arruinar

la columna vertebral, piensa.

>> ay, contigo no se puede.

>> mira, una escalera.

>> vamos.

ringo: tú empieza.

julia: ¿qué?

pero ¿qué hago?

nunca he jugado esto.

ringo: no importa,

tú pégale fuerte, julia.

así hasta que lleguemos

cerca de ellos y los saludamos.

¿cómo se dice "hola" en inglés?

"hello", ¿no?

julia: sí

ringo: ahí está, llegamos,

y los saludamos, y le decimos:

"hello, 'místeres'".

julia: [ríe]

nadie se va a creer que estamos

jugando vestidos así.

ringo: no importa lo que digan.

empieza.

fuerte, ¿eh?

no, pégale a la bola.

no, julia.

así nunca vamos a llegar.

a ver, te ayudo.

ambos: [hablan a la vez]

julia: a ver, ¿cómo le hago?

ringo: a ver...

julia: [gime]

no puedo, no sé.

ringo: déjame hacerlo yo.

julia: [balbucea]

pero ¿qué hiciste, o...?

ringo: no sé.

¿y la bola?

ambos: [murmuran]

[obturador de cámara]

julia: ¿quién te manda a pegarle

con tanta fuerza, eh?

el golf es un deporte

de precisión.

ringo: ¿yo qué voy a saber

de juegos de precisión?

lo mío es el box.

julia: pues sí,

pero el embajador

no está en un ring,

está en un campo de golf.

ringo: nada más

voy a cargar esta cosa y ya.

a ver, qué juego más aburrido.

no entiendo cómo pueden llamarle

deporte a esto.

julia: pues sí es un deporte.

ringo: ¿cómo va a ser

un deporte ahí andarle pegando

con un palito a una pelotita?

por favor, julia.

deporte es el box.

ahí es energía, saca la fuerza,

la adrenalina,

todo lo que llevas adentro...

julia: sí, sí, claro, el box,

el "bax", el box.

¿eso es lo único que vale?

a mí no me gusta el box.

ringo: ¿no te gusta?

yo te vi muy entusiasmada cuando

fuiste ahí a apoyarme, ¿eh?

gritabas: "ringo, ringo,

sí, ringo".

julia: ay, no me pudiste

haber oído entre tanta gente.

ringo: aunque no lo creas,

te escuché.

tu voz resaltaba entre todas.

julia: bueno, basta,

dejemos esta discusión absurda.

voy a tirar.

ringo: por favor.

tome, ándale, a ver.

julia: no...

ringo: ¿quieres?

julia: ya no están.

no puede ser.

ringo: ¿cómo que no están?

¿adónde se fueron?

[llaman a la puerta]

cachito: alejo, tienes visita.

alejo: por favor, cachito,

estoy muy ocupado,

no puedo atender a nadie.

alfredo: ¿ni siquiera

a tu padre?

¿qué, no te da gusto verme?

alejo: no te esperaba.

pensé que no querías

volver a saber de mí.

alfredo: [resopla]

tengo problemas en el rancho.

a fito lo pateó una vaca

y se murió,

no tengo quien se haga cargo.

alejo: te agradezco

que hayas pensado en mí,

pero no me veo

cuidando cabezas de ganado.

alfredo: es el negocio familiar.

ya es hora de que te hagas cargo

de lo que va a ser tu herencia,

hijo.

alejo: mi vida está aquí.

por cierto, ya que te veo,

aprovecho para decirte

que me voy a casar.

alfredo: ¿y marilú qué?

te está esperando.

alejo: no me voy a casar

con la mujer que tú quieres.

tampoco me voy a hacer cargo

de tu rancho.

alfredo: pero

¿quién te crees que eres, eh?

alejo: el que sea tu hijo

no te da derecho a que hagas

de mi vida lo que tú quieras.

alfredo: me avergüenzo

de que seas mi hijo.

bueno, y conste que vine

a pedírtelo de buena manera.

pero ya que no te interesa

el negocio familiar,

no tienes por qué recibir

ningún beneficio.

olvídate de tu herencia.

alejo: jamás he contado

con ella.

me dio mucho gusto verte,

ven a verme más seguido.

tus visitas son muy gratas

para mí, papá.

salúdame a marilú.

alfredo: [gruñe]

>> alfredo,

no sabía que estabas aquí.

ringo: ay, ya se fueron,

y como se mueven

en los carritos, quién sabe

dónde están ahora, julia.

julia: no nos queda más

que volver a la entrada

y esperar a que salgan.

ringo: no,

si no es que ya se fueron.

julia: no creo,

todavía les faltan muchos hoyos.

[suspira]

¿son esos que están allá?

ringo: son ellos.

¡corre, corre, corre,

no se vayan a escapar!

julia: ¡sí, sí, sí!

ringo: ¡"místeres, místeres"!

[habla mal inglés]

julia: ringo, ¡no, no, no!

ringo: ¡se lo robó, no!

¡suéltenme, no, suéltenme!

¡no soy ningún delincuente!

[habla mal inglés]

¡quiero hablar con el embajador,

suéltenme!

[grita]

¡no soy ningún delincuente!

Cargando Playlist...