null: nullpx
Cargando Video...

Ringo Capítulo 27

Univision4 Ene 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

[música]

julia: no puedo seguir así no--

no puedo.

[llaman a la puerta]

diego: julia, julia, por favor,

vamos a hablar, ¿si?

¡ábreme!

julia: no grites que vas

a despertar a todos.

diego: mi amor,

por favor hablemos, ¿si?

no me hagas esto.

julia: me voy a bañar.

[alerta de texto]

ringo.

ringo: ¿estás llorando?

julia: no es nada,

no te preocupes.

ringo: ah, no, sí me preocupo.

¿cómo estás, julia?

julia: ¿qué te digo?

no estoy en mi mejor momento,

fichada por la policía.

ringo: pero estás libre,

pudo haber sido peor.

julia: lo sé.

apenas si me miraste

en la delegación.

ringo: la verdad no quiero

que me vinculen

con una delincuente.

julia: [ríe]

tonto.

¿qué querías decimare?

ringo: que cuentas conmigo

para lo que sea.

¿por qué me dijiste lo que

pensaban hacer?

yo los hubiera acompañado,

julia.

julia: no había escuchado

una palabra de apoyo

desde que salí de la delegación.

gracias.

ringo: ¿cómo no voy a hacerlo?

te desvives por ayudar

a la gente--

julia: gracias, de verdad

gracias.

necesitaba oír que a alguien

le importo.

pero no quiero meterte

en problemas.

ringo: ya estoy metido

en un gran problema

desde que te conocí.

julia: ringo.

ringo: me dijo mirta

que tienes la lanchera

con las muestras que tomaron.

julia: sí, nos las

confiscaron.

ringo: te las va

a regresar mirta.

julia: ¿en serio?

no lo puedo creer,

esa es una excelente noticia.

ringo: lo va a hacer

por debajo del agua,

ella sabe muy bien quién

es llorente y va a aportar

su granito de arena.

julia: qué maravilla,

mañana mismo mando por ellas.

ringo: ¿mandas?

¿te vas a perder la oportunidad

de verme?

no lo creo.

julia: sólo porque

me conviene, ¿eh?

no tengo ningún otro interés.

ringo: ya veremos.

que descanses.

julia: tú también y--

y gracias, ¿eh?

de verdad, mil, mil gracias.

manuel: es increíble

el parecido que tienes

con tu hermana,

son igualitas.

mirta: ya olvídate de ella,

me tienes a mí.

manuel: sí, lo sé

pero no puedo corresponderte

estando marta de por medio.

mirta: bueno, pero ¿qué clase

de tonto eres tú?

marta no te quiere.

de hecho está saliendo

con un ingeniero, ¿eh?

manuel: aunque así sea,

no puedo es--

es cosa de sentimientos.

te estimo mucho,

eres una gran persona

pero no puedo verte

más que como amiga.

mirta: pues yo tampoco

quiero más.

con ser tu amiga con derechos

me basta.

alejo: perdón, perdón,

no sabía que tenías compañía.

manuel: ¿qué te pasó?

alejo: me asaltaron.

mirta: ¿y ya lo denunciaste?

alejo: no, no tiene caso,

solamente me quitaron

la cartera.

mirta: pero te golpearon.

alejo: pues sí,

pero contra quién le voy

no le vi la cara,

es por demás.

manuel: deja que te pongo

un poco de hielo.

mirta: bueno, yo mejor los dejo.

nos quedamos con algo pendiente.

buenas noches.

alejo: buenas noches.

manuel: te dejaron como santo

cristo.

¿por qué será que no te creo

que te asaltaron, ¿eh?

¿en qué andas metido?

alejo: en nada.

manuel: a mí no me puedes

mentir, te conozco.

me encontré con tu plomero,

es un tipo muy versátil, ¿eh?

me entere que se dedica

a las peleas clandestinas.

alejo: ah, no sabía.

manuel: basta, alejo,

de seguro estás yendo a pelear

y por eso traes esos golpes,

¿no es así?

te hice una pregunta,

contéstame.

alejo: bueno, ya, ya estuvo

bueno.

no tienes derecho a meterte

en mi vida.

manuel: no lo tomes así,

me preocupas.

alejo: sí, me imagino,

estabas tan preocupado

mientras invitaste a mirta

a tomar una copa, ¿no?

¿o era marta?

bueno, da igual,

para ti da lo mismo.

manuel: ¿qué te pasa, alejo?

te desconozco.

alejo: ¿no entiendes que estoy

harto?

yo estoy acostumbrado a vivir

solo, a no darle cuentas

a nadie.

mira, con mucho gusto

te ofrecí mi casa

por unos días pero no necesito

un papá que me cuestione.

manuel: no te cuestiono,

me preocupo por ti.

y no te creo que esos golpes

fueran producto de un asalto.

si quieres boxear,

¿por qué no te subes a un ring?

deja las peleas callejeras.

alejo: no tengo idea

de qué me estás hablando

y tampoco te estoy pidiendo

consejo.

mira, manuel,

lo siento pero esta convivencia

no está funcionando.

me voy a dar un baño.

[jadea]

brenda: ¿qué haces?

estás bebiendo.

no me digas, ¿ya tan pronto

con problemas maritales?

diego: déjame en paz, ¿si?

brenda: ay qué humor.

a mí no tienes porqué tratarme

así, ¿eh?

yo no te he hecho nada,

al contrario, siempre he estado

de tu lado.

diego: no siempre,

querida cuñadita.

bastantes problemas me has

causado.

brenda: ¿yo?

¿por qué lo dices?

¿qué tienes en mi contra?

diego: olvídalo.

vete a dormir.

brenda: buenas noches, cuñadito.

y no te recomiendo que sigas

tomando porque la cruda

es durísima.

diego: cállate, cállate.

ya no te soporto.

brenda: mm, qué pena.

querías entrar a la familia,

¿no?

pues esto es lo que somos.

bienvenido.

manuel: "tienes razón,

esta convivencia

no está funcionando.

lamento haberte incomodado

y créeme que nunca fue

mi intención meterme en tu vida.

te conozco desde hace muchos

años, te estimo y no puedo

evitar preocuparme por ti.

si algo anda mal espero

que se solucione favorablemente.

gracias por recibirme

en tu casa, después paso

por mis cosas.

nos vemos en el despacho".

turco: ¿ya oíste lo que dicen

los periódicos de mí?

¿que ringo me va a ganar?

>> que digan lo que quieran.

a ver, el cinturón lo tienes tú

y nadie más que tú.

arriba ese ánimo.

¿quién es el campeón?

tú, ¿no?

a ver, ¿quién tiene el cinturón?

¡tú!

¿quién sigue invicto?

¡tú!

¿quién tiene a la mujer

de ringo?

turco: yo se la quité,

¡yo se la quité!

>> qué mal gusto, hermano,

pero pues ni modo.

turco: [ríe]

ambos: [ríen]

>> ese es quien yo conocí.

no les hagas caso,

el mejor eres tú.

marta: me imagino que vienes

por las pruebas, ¿verdad?

ringo: así es, muchas gracias.

le dio mucho gusto a julia

cuando le dije que se las ibas

a devolver.

marta: espero que esto le sirva

para llevar a juicio a llorente,

es hora de que paguen

lo que hace.

conozco a eva desde hace tiempo

y siempre fue muy entrona,

no cualquiera se le enfrenta

a llorente, ¿eh?

toma y sácale el mejor provecho

a estas pruebas, ¿eh?

ringo: muchas gracias.

gracias.

[música]

[música]

manuel: martita.

ambos: [gritan]

oso: manuel, ¿qué demonios

haces aquí?

manuel: estaba soñando

con martita.

¿tú por qué me abrazaste?

oso: yo no te abracé.

mejor dime qué haces

en mi casa.

manuel: me salí del departamento

de alejo y no puedo ir

a mi casa porque está en obra.

oso: ¿cómo entraste?

¿quién te abrió?

manuel: como siempre dejas

abierto me metí

y como estabas dormido no quise

despertarte y me acosté

a dormir, ya.

oso: qué conveniente, ¿no?

pero ¿qué te crees?

¿que esto es un motel o qué?

manuel: no, no, no, para nada,

pero como siempre me dices

que tu casa es como mi casa,

pues no pensé que te fuera

a molestar.

oso: vaya susto que me diste,

¿eh?

¿y por qué te no fuiste con eva?

manuel: no, porque estoy mejor

aquí contigo.

¿cuántas veces no me has dicho

que si salía de la oficina

me podía quedar aquí?

oso: eso era cuando

no estaba rafael

pero ahora está rafael

y aquí no cabemos los tres.

ni se te ocurra pensar

que vas a dormir todos los días

aquí conmigo, ¿eh?

manuel: bueno, ya encontraremos

una solución, relájate.

no seas neuras.

oso: neuras ni neuras.

dale.

rafael: buenos días.

¿cómo durmieron?

oso: ¿tú sabías que estaba aquí?

rafael: sí, me levanté temprano,

me asomé a tu cuarto

y vi que estaban durmiendo

bien juntitos.

oso: ni se te ocurra,

ni se te ocurra.

rafael: ¿y qué?

¿durmieron calentitos?

manuel: no le muevas.

mejor vamos a desayunar.

oso: qué desayunar

ni qué ocho cuartos.

manuel: déjate querer,

yo preparo el desayuno.

¿tienen jitomates, cebolla,

chiles?

voy a preparar unos huevitos

a la mexicana.

rafael: sí, hay de todo.

oso: no, no, no le des cuerda

que sino no lo vamos

a sacar de aquí nunca, no.

bueno, yo tengo cosas que hacer,

me voy.

>> alejo, parece que

te arrolló un tren.

ringo: ¿qué te pasó?

¿estuvo buena la tranquiza?

alejo: unos tipos me asaltaron

y como no me dejé pues me dieron

con todo.

ringo: ¿ya fuiste a poner

la denuncia?

alejo: no, luego voy,

tardan horas en la delegación

y yo tengo cosas que hacer.

ringo: bueno, avísame

y yo te acompaño, alejo,

por favor.

alejo: gracias.

>> ringo,

¿tú crees que alejo esté

diciendo la verdad?

ringo: ¿y por qué

me va a mentir?

>> ¿no te ha dicho nada

mi mamá?

ringo: no, ¿qué me tenía

que decir?

>> buenos días.

qué bueno que te veo.

venía a pedirle a tu mamá

un acta de nacimiento

y la cartilla de vacunación

de santi.

ringo: se fue en la mañana

a la central pero si quieres

yo te los puedo llevar

más tarde a tu casa.

sirve que también veo a santi.

>> es que me urge,

quedé de llevarlos a la escuela

hoy mismo.

ringo: está bien,

vamos a la casa

para que te los de.

julia, buenos días,

ya tengo la lanchera.

¿ya saliste de tu casa?

julia: no.

ringo: ah, si no te importa

te la puedo entregar más tarde

en mi casa, ¿te parece?

julia: de acuerdo,

ahí te veo.

rosa: por su culpa me ficharon,

ahora hasta antecedentes penales

tengo.

oso: en lugar de reclamarme

deberías agradecerme

que me preocupé por ti.

rosa: bueno, pues sí se siente

bonito que alguien

se preocupe por uno.

oso: y--y yo sólo--

no me preocupo.

eh...

también te quiero.

rosa: pero--

¿me quiere?

¿cómo?

oso: co--

como un hombre

quiere a una mujer.

rosa...

no es bueno que estés sola.

rosa: no, pues si pero pues qué

le hacemos, así es la vida,

no hay de otra.

oso: sí hay, sí hay.

rosa: ¿si?

oso: sí hay.

rosa: ¿tú?

oso: ¿y este quién es?

rosa: ru--rubén,

es mi marido.

[música]

[música]

oso: ¿este señor es tu marido?

rubén: ¿y usted quién es?

ah, su papá.

vaya, por fin apareció.

oso: no soy su papá, yo soy--

rosa: es mi entrenador.

rubén: ¿entrenador de qué?

oso: ¿así que eres su marido

y no sabes a qué se dedica

su mujer?

rosa: mire, ya, don oso,

mejor no le siga.

¿qué haces aquí?

[celular]

conteste, conteste mientras yo

hablo con él, ándele.

oso: ¿bueno?

damasio: soy yo, damasio.

oso: ¿qué quieres?

estoy ocupado.

damasio: te tengo noticias

sobre el marido de rosa.

oso: ¿qué averiguaste?

necesito saberlo todo, dime.

damasio: después de seguir

varias líneas de investigación

y consultar con todas

mis fuentes,

he llegado a la conclusión

de que el tal marido de rosa

no existe.

oso: ¿cómo que no existe?

damasio: así es,

todo es un invento de rosa.

ahora sólo cabe averiguar

porqué lo hizo.

oso: eres un fraude

como investigador.

el marido de rosa sí existe

y está aquí.

damasio: no puede ser,

debe haber alguna confusión.

oso: qué confusión ni que nada.

eres--eres un fiasco

como investigador.

guachín: ¿qué pasa?

damasio: que el oso dice

que tiene al marido de rosa

en frente.

guachín: oso, ¿cómo que tiene

al marido de rosa en frente?

oso: así es, guachín,

el marido de rosa está aquí.

guachín: ¿y a qué vino?

oso: ¿cómo voy a saber?

guachín: que la canción.

no, pues ya valimos, jefe.

ringo: espérame aquí.

ariel: estás llamando

al teléfono de ariel turco

nasif, campeón invicto.

deja tu recado.

gloria: ¿en dónde dormiste,

desgraciado?

si no tienes una buena

explicación ni te aparezcas

por la casa.

[llaman a la puerta]

julia: buenos días.

no esperaba encontrarte aquí.

gloria: lo mismo digo yo.

julia: eh, ¿está ringo?

gloria: sí, en su cuarto.

julia: ringo, te buscan.

ringo: julia, no pensé

que ibas a llegar temprano.

julia: disculpa,

no quise interrumpir.

ringo: no, no interrumpes.

gloria: ¿qué onda con ustedes?

¿son amantes?

ringo: ¿qué estás diciendo?

gloria: ¿qué quieres que piense

de una mujer que viene a ver

a un hombre a su casa

mientras su marido

está trabajando?

julia: eres tan malpensada

que no mereces que

te lo explique, pero te voy

a decir a qué vine solamente

para que dejes de decir

estupideces.

ringo: no tienes porqué

darle explicaciones,

vino por unos papeles de santi

pero ya se va.

julia: no tienes que darme

explicaciones.

ringo: no, sí,

yo no quiero que nadie

malinterprete las cosas.

gloria: disculpen que

les interrumpa su momento

romántico pero tengo prisa.

¿puedes darme esos papeles

o entro yo a buscarlos?

ringo: permíteme.

no te vayas, pasa.

julia: si quieres me los das

en el club.

ringo: no, no, de una vez,

de una vez, no me tardo.

gloria: ¿y diego sabe

que estás aquí?

julia: no, pero si quieres

cuéntale, ¿eh?

no tengo ningún problema.

gracias.

te veo más tarde.

ringo: sí.

gloria: ¿y qué es eso

tan misterioso que le entregaste

a julia?

ringo: eso no es asunto

tuyo.

y más vale que no le vuelvas

a hablar así,

no tienes porqué molestarla.

gloria: me encanta

cómo defiendes a la señora

de jáuregui,

a mí nunca me defendiste así,

¿eh?

rafael: ¿y hace cuánto

que conoces a alonso?

manuel: de toda la vida,

fuimos juntos a la primaria

nada más para que te des

una idea.

rafael: órale, ¿y cómo era

cuando boxeaba?

manuel: muy bueno,

de los mejores,

pero ya sabes cómo es esto,

cayó en manos de un mal promotor

y no supo manejarlo.

rafael: oye, ¿y cómo fue

que se hizo del delta?

manuel: una fábrica,

el negocio tronó,

remataron el edificio

y así fue como se pudo hacer

del club.

montó el gimnasio

y fue haciéndose de prestigio.

el gimnasio se volvió algo

muy importante en el barrio,

todos los jóvenes lo empezaron

a buscar.

así fue como llegó a ringo

y el oso lo adoptó como hijo.

rafael: sí, se ve que lo quiere

mucho.

en cambio conmigo es muy seco,

y eso que yo sí soy su hijo.

manuel: no es que lo quiera

defender pero tu aparición

lo tomó por sorpresa.

dale tiempo, ¿mm?

bueno, ¿y tú qué?

¿dónde estuviste todo

este tiempo?

rafael: pues de chico vivimos

en durango, luego nos regresamos

porque mi mamá empezó a trabajar

en la cervecería garay,

estudié la prepa

en la benito juárez--

manuel: ¿la que está sobre

la avenida?

rafael: sí.

manuel: no me digas,

ahí da clases martita,

de matemáticas, ¿no?

rafael: sí, claro,

la miss carabajal,

fue mi maestra.

manuel: ¿y te llevabas bien

con ella?

rafael: sí, ¿por qué?

manuel: igual y tú me puedes

ayudar.

rafael: ¿en qué?

manuel: hablándole bien de mí,

es que estoy profundamente

enamorado de ella

pero ella no quiere verme

ni en pintura.

oso: ¿todavía sigues aquí?

manuel: estábamos lavando

los platos nada más.

oso: ¿y dejaron algo

para desayunar?

rafael: no, no pensamos

que fueras a regresar.

manuel: ¿y tú de dónde vienes,

eh?

oso: fui a disculparme

con rosa pero para mi mala

suerte llegó el marido.

manuel: no me digas que está

casada.

oso: pues sí, y con un rufián.

[música]

[música]

iván: ¿de dónde vienes?

julia: fui a recoger

las muestras que tomé anoche

de la fábrica de llorente.

iván: qué necia eres.

¿vas a seguir con eso?

julia: por supuesto.

diego: ¿y cómo las conseguiste?

julia: las tenía

la policía.

iván: ah, y así sin más ni más

te las dieron.

julia: como haya sido,

no importa, el caso es que

las tengo en mi poder

y voy a seguir adelante.

diego: ¿qué te pasa, julia?

¿quieres terminar en la cárcel

de nuevo o qué?

iván: deja ya de insistir

con ese asunto de llorente,

no vas a lograr nada,

no tienes pruebas,

no tienes testigos,

no tienes nada, nada.

julia: te equivocas,

estas son las pruebas

que necesitaba.

[celular]

¿qué pasó?

>> ¿conseguiste las evidencias?

julia: sí, aquí las tengo.

>> perfecto.

hay que levantar la denuncia ya.

aunque, antes hay algo

muy delicado que tengo

que comentarte.

julia: ¿de qué se trata?

>> mi amigo el fiscal

descubrió que la cervecería

garay es dueña del 20%

de las acciones de la fábrica

de llorente.

tenía que decírtelo antes

de proceder con la denuncia.

¿qué hacemos?

julia: después hablamos.

¿es cierto que eres socio

de llorente?

iván: no es posible.

ya lo único que faltaba,

que mi hija me acuse

de ser socio de llorente.

julia: ¿eres su socio

sí o no, papá?

iván: claro que no,

¿de dónde sacas eso?

julia: lo sé de buena fuente.

iván: pues qué buena fuente

puede ser esa que me calumnia

y difunde mentiras

para difamarme, ¿eh?

julia: créeme que estoy

deseando con toda mi alma

que esté equivocada,

porque si eres cómplice

de llorente jamás

te lo perdonaría.

iván: qué está pasando

con mis hijas, dios santo,

tú no crees en mí

y brenda--

brenda--

¿qué he hecho yo

para merecerlas?

¿qué?

diego: ¿se puede saber

quién te dijo esa tontería?

¿de dónde la sacaste?

julia: ¿qué importa?

diego: ahora sí te pasaste.

ofendiste a tu papá

y todo por un estúpido chisme.

[llaman a la puerta]

iván: sí.

diego: ¿se puede?

iván, ¿estás bien?

iván: sí.

parece que es ley de vida

recibir la ingratitud

de los hijos.

no me lo esperaba de julia.

diego: desde que tiene

el consultorio en el delta

ha cambiado mucho.

¿de dónde habrá sacado

esa tontería?

iván: eso ya es lo de menos.

lo que me duele

es que piense tan mal de mí.

en fin, pues qué se le va

a hacer.

gracias por preocuparte.

rubén: por lo menos podrías

fingir que te da gusto verme,

¿no?

rosa: es que me sorprendiste,

no--no te esperaba.

¿cuándo saliste del reclusorio?

¿por qué no me avisaste?

rubén: ¿cómo te iba a avisar

si cuando llegué al pueblo

ya no estabas?

te me desapareciste.

rosa: porque tenía que conseguir

trabajo,

las cosas están muy difíciles

allá.

por eso me vine a méxico.

rubén: bueno, ¿y en dónde

estás trabajando o qué?

rosa: estaba en una fábrica

pero ahora voy a trabajar

en la cafetería del club,

ahí en donde entreno.

don oso me hizo el favor

de darme trabajo ahí.

rubén: [ríe]

¿y sí crees que vas a llegar

muy lejos entrenando

con ese ruco?

[ríe] por favor.

rosa: se llama oscar villar

y es uno de los mejores

entrenadores que hay, ¿eh?

rubén: pues mira,

yo nunca he oído hablar

de ese tipo,

además ni me importa.

yo vine porque quiero

que tú y yo nos regresemos

al pueblo.

rosa: rubén, yo no me puedo ir

de aquí, allá está muy difícil

conseguir trabajo.

rubén: ¿y nuestra hija qué?

¿que se crie sola o ya también

te olvidaste de ella?

rosa: para nada.

al contrario, fíjate.

la rocío me hace mucha falta

pero es que entiéndeme,

todo esto que hago es por ella.

quiero salir adelante

para que no le falte nada,

quiero--quiero juntar

para comprar una casita,

para poder pagarle sus estudios,

para que ella sí sea alguien

en la vida.

y si me regreso al pueblo

pues nada de eso

va a poder ser.

rubén: no te estoy preguntando,

rosa, tú vas a hacer lo que yo

diga, ¿eh?

rosa: [jadea]

[llaman a la puerta]

rubén: ¿y ahora quién fregados

es?

abre.

guachín: hola, rosi.

¿qué tal?

rosi, perdón que te venga

a molestar pero te necesitamos

en el club, el presidente

de la asociación quiere verte.

rosa: no, no puedo,

dile que estoy ocupada.

rubén: ¿y este pelafustán

quién es?

rosa: es guachín.

guachín: soy el entrenador

de la rosi.

rubén: ¿otro?

pues ¿cuántos entrenadores

tienes?

guachín: varios, ¿eh?

y todos somos boxeadores,

¿cómo la ves?

rubén: y yo soy superman, ¿no?

mira, ni tú ni el rucote ese

tienen pinta de boxeadores.

guachín: no, pues a las pruebas

me remito,

ahí cuando quieras

nos damos un tiro, ¿eh?

rosa: ay no--

rubén: te voy a hacer bailar

como un trufo, ¿eh?

y ahuecando el ala, órale,

porque rosa no va a ningún lado,

¿cómo ves?

rosa: ya vete.

rubén: órale, ya.

ringo: buen día, oso.

oso: ey, buen día, buen día.

bueno, no tan buenos

pero qué le vamos a hacer.

ringo: ¿por qué?

¿qué pasó?

oso: mira, no quiero hablar

del asunto, ya te enterarás

porque los chismes corren

como el viento.

a propósito, me acaba

de hablar jáuregui,

que nos veamos al rato

en casa de garay

para hablar sobre la revancha

con el turco.

ringo: [suspira]

oso: si no te interesa

le llamo y--

ringo: no, no, no, vamos

y escuchemos qué proponen.

oso: vale.

acompáñame a almorzar algo

y luego nos vamos.

ringo: va.

eva: buenos días.

máximo: buenos días,

¿cómo te fue?

eva: bien.

traigo una notificación

del caso de alarcón y asociados,

lo estás llevando tú, ¿verdad?

máximo: sí.

eva: ahora te la entrego.

alejo: buenos días.

eva: buenos días.

máximo: ¿viste cómo trae

la cara alejo?

eva: sí, lo vi.

máximo: lo asaltaron.

eva: ah, mira.

máximo: pensé que le ibas

a decir algo.

eva: la verdad no me importa

lo que le pasa,

estoy harta de alejo.

máximo: ¿y eso por qué?

eva: estoy harta de aguantar

su desprecio, no tengo porqué

ser amable con él.

desde que anda con mi prima

está insoportable,

¿vas a creer que me lo encontré

haciendo el amor con ella

en su despacho?

hasta aquí llegué.

aquí está tu notificación.

máximo: gracias.

iván: después de la pelea

que dieron, el público espera

la revancha.

las cosas se quedaron bastante

calientes.

oso: cómo no,

si el ringo merecía ganar.

diego: un segundo, un segundo.

el turco.

lo detuvo la policía

en querétaro.

mario: el famoso boxeador ariel,

el turco nasif, fue detenido

por la policía en la ciudad

de querétaro.

se le sorprendió en compañía

de su asistente y dos mujeres,

al parecer sexo servidoras

de la entidad,

grafiteando un monumento

histórico.

el boxeador escribió

con letras grandes, "el turco

es el campeón del universo".

iván: ¿qué le pasa a este

imbécil?

¿qué demonios fue a hacer

a querétaro?

mario: el turco nasif

y compañía se encontraban

en estado de ebriedad

cuando fueron detenidos.

estas son las imágenes

del momento en que fueron...

gloria: maldito turco,

qué vergüenza.

mario: del centro histórico

de la ciudad.

santiago: era el turco, ¿verdad?

gloria: no, no,

¿cómo se te ocurre?

santiago: sí era.

¿por qué lo agarró la policía?

gloria: que no era el turco.

santiago: sí era, no soy tonto.

gloria: ¡ya basta, santi!

no voy a discutir,

¿necesitas algo?

santiago: no.

ya voy a hacer mi tarea.

gloria: esta sí que no te la voy

a perdonar, ariel nasif.

oso: bravo por el campeón.

iván: no sé qué tiene

en la cabeza ese tarado.

[celular]

¿bueno?

sí, lo sé,

ya nos enteramos,

sacaron la nota

en la televisión.

me dan ganas de dejarlos

encerrados.

era carrizo,

tenemos que ir a querétaro.

localiza al abogado

para que él se vaya

con nosotros.

perdón, tenemos que irnos.

¿les parece que dejemos

que los abogados redacten

los contratos y nosotros

nos volvemos a juntar?

oso: me parece bien.

nosotros nos retiramos.

ringo: con permiso.

diego: hasta luego.

iván: hasta luego.

esto es el colmo, caray,

el colmo.

alejo: ¿se puede?

manuel: adelante.

alejo: leí la nota

que me dejaste,

no tenías porqué haberte ido,

manuel.

manuel: te agradezco mucho

tu hospitalidad,

pero no quiero dañar

nuestra relación y así está

mejor, seguimos siendo

tan amigos como siempre.

alejo: ¿y dónde te estás

quedando?

manuel: con el oso.

mando a recoger mis cosas

lo antes posible.

alejo: no, no, tranquilo,

no hay prisa, no te preocupes.

manuel: al rato hay dominó,

¿vienes?

alejo: otro día,

tengo compromisos.

manuel: órale, mañana nos vemos.

alejo: nos vemos.

julia: eva.

eva: hola, julia.

julia: me dejaste fría

con lo que me dijiste.

le pregunté a mi papá

si era cierto que tenía que ver

algo con llorente y lo negó,

pero no sé porqué hay algo

que me hace dudarlo.

vente para hablar del asunto.

eva: mejor vamos a otro lado,

ahí nos puede ver tu papá.

julia: no está,

diego y él se fueron

a querétaro a resolver un lío

en el que se metió el turco.

eva: bueno, al rato nos vemos

en tu casa.

julia: te espero.

[música]

[música]

julia: a ver, ¿cómo fue

que te enteraste

de lo de mi papá?

eva: andrés, mi amigo,

me comentó que revisando

una investigación de otra cosa,

se encontró con que

la cervecería garay

aparece ligada a la sociedad

de la fábrica de llorente.

julia: o sea que es un hecho.

eva: pues eso es lo que dicen

los documentos.

julia: es que no lo puedo

creer.

eva: es que a mí también

me cuesta creerlo.

julia: y ahora entiendo

porqué siempre se opone

a que siga investigando

la fábrica de llorente.

y yo que esperaba su apoyo,

pues imagínate.

voy a tratar de encontrar algo

en los papeles de mi papá.

no sabes cómo deseo

que no sea cierto, me siento

entre la espada y la pared.

eva: sí, te entiendo

perfectamente.

julia: pero bueno,

si llego a encontrar algo

no me voy a tocar el corazón.

brenda: ay, alejo,

que no me hagas reír.

eva: [susurra] pensé que brenda

no estaba.

brenda: oye, pero a ver,

espérate, ¿por qué el cambio

de planes?

sí, es que pensé que

no nos íbamos a ver esta noche.

sedúceme, sí, tiéntame.

sí, porque yo no soy tan fácil,

¿eh?

ay qué presumido.

[ríe] sí, sí, tienes lo tuyito,

pero no, no es para tanto.

sí, está bien.

sí, te veo ahí en tu casa,

al ratito.

[ríe] bye.

perdón, chicas, pero es que

alejo no, no me suelta.

tiene una energía el hombre,

qué bárbaro.

¡elsa, elsa!

¿me sirves?

¿y ustedes qué onda?

julia: estás muy acelerada.

brenda: así me deja alejo.

es que te estoy diciendo,

chorrea una energía ese hombre.

¿y qué, todo bien contigo

o por qué siempre tienes

esa carita de amargada?

[ríe] diviértete, prima,

búscate un novio o algo.

provechito.

rubén: a ver.

¿cómo me das de cenar

un sándwich?

¿qué no sabes hacer otra cosa?

rosa: sí, sí sé, pero pues aquí

no tengo cómo,

¿que no ves que no tengo cocina?

rubén: en qué cuchitril vives.

rosa: es para lo que me alcanza

porque tengo que mandarle

dinero a rocío,

ya que tú te desentendiste

pues en cuanto te metieron

preso.

rubén: bueno, ¿y qué querías

que hiciera, eh?

ni siquiera tienes mayonesa,

¿no tienes un aguacatito, algo?

rosa: no, pero puedo ir

por una mayonesa--

rubén: no, no, no, espérate,

y además, ¿sabes qué?

yo no quiero esta cochinada.

porque--

pues se me están ocurriendo

mejores cosas.

te has puesto bien buena,

rosita, y pues yo con tanto

tiempo en ayunas

y extrañando a mi mujercita.

[llaman a la puerta]

rosa: ¿qué pasó, doña gertrudis,

qué se le ofrece?

gertrudis: nada más vine

a traerte esto.

rosa: ¿y eso qué es?

gertrudis: la cuenta de lo que

me debes.

rosa: pero ¿por qué me lo trae

ahorita si todavía

no es fin de mes?

gertrudis: ¿no que te vas

mañana?

rosa: no.

rubén: yo se la pedí

porque mañana nos vamos.

manuel: detuvieron al turco

en querétaro.

oso: ah, sí, sí,

ya nos enteramos.

¿y ustedes cómo van?

>> damasio y yo vamos ganando

como siempre.

manuel: tú y yo retamos, oso,

recuerda que somos el dúo

dinámico.

ringo: [ríe]

>> sí, siempre ganan

porque se la pasan haciendo

señas.

oso: no, no, no, no.

vamos a demostrarles

de qué cuero salen más correas.

damasio: mira, te toca,

toma mi lugar,

yo tengo que ir al baño.

oso: a ver, a ver, a ver,

a ver si me acuerdo

cómo se juega.

a ver.

damasio: [silba]

ringo: damasio.

¿cómo van las investigaciones,

eh?

damasio: de maravilla.

aunque descubrí algo

que tiene muy mala luz.

apareció el marido de rosa.

ringo: no me digas.

damasio: pues ya te dije.

y ni le muevas,

el oso anda de capa caída.

ringo: pues claro,

andaba ilusionado con rosa.

¿y tú qué, eh?

¿cómo vas con elsita?

a ver, cuéntame.

damasio: ay las cosas con elsita

son como el viento,

van, vienen.

ringo: ahora entiendo,

hace rato que no te veo

por la casa de garay.

¿hace cuánto que no la ves?

damasio: uy, tendrá...

15 días más o menos.

ringo: ¿15 días?

anda muy triste elsita, ¿eh?

¿sabes qué?

¿por qué no aprovechas

que don iván se fue a querétaro

a sacar al turco del bote?

igual y llega hasta mañana.

damasio: ¿tú crees?

ringo: si, si, si,

ya ves cómo son las cosas

con la policía,

deberías caerle de sorpresa

y no sé, llevártela por ahí.

damasio: [ríe] qué buen dato,

¿eh?

te debo una, campeón.

brenda: lo que más me gusta

de alejo es que es adicto

a la adrenalina,

se atreve a todo.

¡hicimos el amor

en su oficina!

ay es un salvaje,

es que no se imaginan, ¿eh?

fue sobre el escritorio y lueg--

julia: brenda, ya,

córtale con tus hazañas

con alejo.

brenda: ay qué mojigatas,

¿no me digan que nunca han hecho

algo parecido?

a ver, brenda, tú,

¿a poco nunca has hecho

el amor en tu oficina?

ah, pues muy mal, ¿eh?

porque no sabes de lo que te has

perdido.

la adrenalina se pone a tope

pensando que en cualquier

momento te van a descubrir.

oye, ¿por qué no te buscas

a alguien que te cumpla

esa fantasía?

eva: no es mi fantasía.

julia: ya, brenda, bájale

a tus cuentos.

eva: no, no, no es cuento,

está diciendo la verdad.

así es de promiscua tu hermana.

brenda: a ver, no, no, cálmate,

o sea, ¿por qué me tienes

que insultar?

eva: no, no es insulto,

es la verdad y si no te gusta

ni modo, a mí tampoco me gusta

tener que soportarte

y sin embargo lo hago.

julia: eva, tranquila.

eva: es que perdóname,

si hubiera sabido que brenda

iba a estar aquí no hubiera

venido.

brenda: a ver, ¿y qué pretendes,

que me vaya de mi propia casa?

mira, primita,

lo que pasa es que no soportas

que yo ande con alejo.

eva: el problema no es

lo que me pasa a mí con alejo,

sino lo que te pasa a ti con él.

hace poco te gustaba ringo,

le dijiste a todo el mundo

que tenías algo con él,

hasta viajes juntos

te inventaste y ahora alejo.

¿lo estás usando

para desquitarte?

porque si es para darle celos

a ringo olvídalo, ¿eh?

él no siente nada por ti.

julia: eva, eva, ya,

por favor cállate--

eva: no, que se calle ella.

todos sabemos que es una loca

que inventa cosas.

julia: ¡por favor, eva!

brenda: déjala.

lo que pasa es que ella

es una pobre resentida

porque como siempre quisiste ser

una garay.

eva: ¡ay no seas estúpida,

soy una garay!

¡mi madre era una garay!

brenda: ah, si, si, si,

pero una garay sin dinero.

julia: bueno, ya basta.

eva: ¡es que ya deja

de defender a tu hermana,

asume de una vez por todas

quién es!

¡tu hermana es una loca

peligrosa pirómana,

debería estar encerrada!

julia: brenda.

brenda, ¿a dónde vas?

eva: discúlpame, no--

no quería provocar esto

pero no me pude aguantar.

ya me voy.

damasio: ¿elsita?

elsa: damasio.

damasio: sí, elsita, soy yo.

¿no quisiera salir conmigo

a ver la luna llena?

vamos al mirador de tres marías.

elsa: ¿hay luna llena?

damasio: si no la hay

no importa, contigo basta

para alumbrarnos, ¿qué dices?

elsa: ¿dónde nos vemos?

ay perfecto, me apuro

a lavar los trastes y salgo

de volado.

¡ay sí!

damasio: [ríe]

ringo: alejo.

¿que no vienes a jugar dominó?

ah, entiendo.

no, si ya quedaste con brenda

pues ni modo.

nos estamos viendo.

listo.

oso: ¡guachín!

¡guachín!

ey, ¿qué haces?

no me digas que también

quieres vivir aquí.

guachín: no, nomás vine a ver

la tele un rato pero ya me fui.

oso: va, para luego es tarde,

vamos.

[celular]

¿rosa?

rosa: perdone que le hable

a esta hora, don oso,

pero es que--

oso: ¿qué tienes, rosa?

¿quieres que vaya a verte?

rosa: no, no, no.

[susurra] aquí está rubén,

yo me salí a hablar al pasillo.

quería decirle que siempre

voy a estar muy agradecida

con usted por haber confiado

en mí y por haberme dado

la oportunidad de boxear.

oso: no tienes nada

que agradecer,

con tu empeño tú sola

te ganaste tu lugar.

guachín: ¿qué pasa?

rosa: yo nunca voy a olvidar

todo lo que me enseñó, ¿eh?

aunque, pues ya no voy

a estar con usted.

oso: ¿y por qué no vas a estar

conmigo?

guachín: a ver,

¿qué está pasando?

¡dígame!

oso: sh.

¿qué es lo que me quieres decir,

rosa?

¿por qué me está oliendo

como despedida?

rosa: pues es que me voy,

don oso, me regreso

a mi pueblo.

Cargando Playlist...