null: nullpx
Cargando Video...

Renta Congelada - Madame Deli

Univision28 Abr 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

ana: a ver si entendí bien,

marrano.

¿quieres hacerle creer a delia

que es vidente?

federico: sí.

¿no es genial?

es la mejor manera

de transar gente y ganar lana

al mismo tiempo.

fernando: ¿o sea que quieres

utilizar a delia?

federico: ¿tú no lo harías?

fernando: sí.

ana: oye, te calmas.

entonces, ¿quieres estafar

a tu propia esposa haciéndole

creer que es vidente para

entonces estafar a más gente

y así ganar dinero?

bueno, va, va, va.

¿qué hay que hacer?

federico: este café sabe

a agua de calcetín.

delia: ¿lo tomaste de la olla?

federico: sí, ¿por?

delia: ay, puerqui, no es café.

son mis medias

que estoy pintando.

federico: aunque después

del segundo trago

ya no sabe tan gacho.

ay, casi me lo hecho encima.

delia: y si te manchas,

ahí arriba hay camisas limpias.

bueno, menos percudidas.

federico: no, no creo

que haga falta.

esta todavía aguanta.

bájale.

[grita] esta todavía aguanta.

delia: bueno, nada más digo,

si te manchas,

allá arriba hay limpias.

fernando: [grita]

federico: ay, wally, fíjate.

[tono sobreactuado]

me tiraste el agua de calcetín

encima y ahora me voy

a tener que cambiar.

[resuella]

delia, adivinaste.

me dijiste que me iba a tener

que cambiar la camisa.

delia: [resuella]

¿yo hice eso?

federico: sí.

me dijiste que arriba

había unas menos percudidas

por si me manchaba.

en eso entró el teto de wally

y me tiró

el café de calcetín encima.

fernando: lo hice muy bien.

digo, iwow!

delia, ¿cómo pudiste adivinar?

delia: ay, no, no,

si no fue nada.

nada más fue una corazonada.

fernando: me encantan

tus corazonadotas.

federico: bueno, wally, ¿no

tenías que irte a algún lado?

fernando: sí, ya me voy

a algún lado.

ana: oigan,

fíjense que mi celular dice

que va a llover hoy,

pero quién sabe,

porque siempre se equivoca.

delia: no, entonces llévate

el paraguas, no vaya a ser.

fernando: no, ¿para qué?

si está soleado.

delia: no, bueno,

yo nada más digo, eh.

uh, el perro.

federico: no, el perro

ya se va, húyele.

delia: no, no, digo que me salió

la carta del perro, y eso

significa que--

ay, ¿qué significará, eh?

federico: que posiblemente

te orine un perro.

delia: exacto,

te va a orinar un perro.

fernando: en eso

no habíamos quedado.

federico: sí.

delia: hola, maría.

ana: hola.

"adivina comedia",

"esperando a tarot",

"lo que el viento adivinó".

qué chido.

sí crees en esas cosas, ¿verdad?

delia: ay, claro, maría.

si nuestro destino

ya está escrito, nada más

hay que saber leerlo.

ana: ya.

bueno, [levanta el tono de voz]

yo me voy a hacer un licuado

de alfalfa y zanahoria

en la licuadora.

delia: pues, a ver si puedes,

porque se ha estado yendo

la luz.

ana: ah, a ver si puedo.

[licuadora]

¿viste, delia?

se fue-- se fue la luz.

¿cómo supiste que no iba a poder

hacer mi licuado?

delia: ¿yo lo supe?

ana: claro, tú me dijiste

que se ha estado yendo la luz,

y mira, se apagó la licuadora.

¿cómo adivinaste?

delia: ¿yo lo adiviné?

[silbidos]

fernando: ¿qué te pasa?

federico: delia dijo

que iba a llover.

ana: [canta] no comas vaca,

pues, las vacas son amigas.

come albahaca, y así no tendrás

¿amigas?

[vocaliza]

delia: ¿estás bien?

fernando: no, me llovió [...]

un naco y asqueroso

perro encima.

delia: ah, yo te dije

que te llevaras paraguas.

federico: [sobreactuando] wally,

¿qué te pasó?

fernando: ¿qué crees?

federico: no, ¿te llovió?

como dijo delia.

eres adivina.

delia: ay, no digas eso,

puerqui.

ana: es que sí lo eres, delia.

acuérdate, me dijiste que

no me iba a poder preparar

mi licuado, y pum,

se fue la luz.

federico: a mí me dijiste

que me tenía que cambiar

la camisa, entró el sin cerebro

y me tiró el agua de calcetines.

fernando: a mí me dijiste

que me iba a llover.

federico: y que te iba

a [...] un perro.

fernando: y que me iba

a hacer pipi un perro.

aunque en eso

no hayamos quedado, naco.

federico: la evidencia

es "agrumabola".

ana: abrumadora, naco.

federico: eres vidente.

delia: ay, ¿soy vidente?

federico: "agrumabolamente".

imagínate todo el dinero

que podríamos ganar, delia.

delia: no, pero cobrar

cuando se leen las cartas

trae mal karma, puerqui.

ana: bueno, sí,

pero por ejemplo,

cuando tú vas al estilista,

¿te cobra?

delia: sí.

ana: pues, no debería.

pero, ¿por qué lo hace?

fernando: ¿por abusivo?

ana: sí, pero también

porque te está ayudando.

a que se vea más naca,

pero te ayuda, ¿o no?

delia: sí.

fernando: bueno, pues,

tú harías lo mismo, ¿no?

estarías ayudando a la gente

a que conozca su futuro.

federico: y te los atoras

con una feria.

ana: y les cobras por ayudarlos.

delia: ay, no, oigan,

no creo que deba hacerlo.

ana: a ver, delia.

¿tú puedes adivinar qué pasaría

si no pagamos la deuda

de la casa?

delia: pues, nos quitan la casa.

fernando: adivinaste.

federico: y si eso pasa,

¿qué pasa con nosotros?

delia: pues,

nos quedamos en la calle.

fernando: wow.

esta mujer está cañona,

adivina todo.

ana: entonces, por eso tú

nos tienes que ayudar a nosotros

a conseguir dinero

ayudando a los demás

a conocer su futuro.

delia: ah, ay.

ana: debo aceptar que, a pesar

de que eres un vulgar tramposo,

ignorante, desgraciado y

marrano, te salió bastante bien.

federico: ¿sí, no?

ana: sí.

digo, engañar a la naca

para que creyera que es vidente.

cortar la luz para que no me

pudiera preparar el licuado.

tirarte el café encima.

te salió muy bien, naco.

federico: soy un genio.

fernando: me empapaste.

federico: ¿qué?

delia dijo que te iba a llover.

fernando: sí, pero el que dijo

que me iba a [...] un perro,

fuiste tú.

federico: ups, ups,

qué "delicadiux".

delia: supongamos

que les hago caso

y me dedico a ser

tarotista profesional.

fernando: sí,

eso deberías de ser.

y deberías vestirte

como mi bella genio y así,

con cosas transparentes,

casi invisibles.

tapada del cuello

a los tobillos, eh.

ana: ok, gente,

tenemos que pensar en un nombre.

delia: roberto.

ana: un nombre para ti, delia.

delia: ah, no.

no, roberto no.

oigan, ¿cómo creen

que me debería llamar, eh?

ana: pues, no sé, por eso

estoy viendo las revistas.

hay muchas ideas.

federico: madame cua cua.

fernando: [ríe]

ana: seriedad, por favor.

delia: lo tengo.

seré deliu.

madame deliu.

ana: madame deliu.

sí, sí, me gusta, eh.

fernando: madame deliu,

la vidente más candente.

ana: fernando.

fernando: estoy dando ideas.

federico: madame deliu,

la vidente.

delia: más confiable

que vidente fox.

federico: deli, dedícate

a predecir,

nosotros a promover.

bien, ahora hay que hacerle

publicidad

para que la vengan a ver.

ana: no es un chango

en el zoológico.

fernando: tengo una idea.

ana: no la vas a vestir

de odalisca.

delia: oigan.

federico: espera,

estamos hablando los adultos.

delia: ay, bueno.

yo les quería sugerir

que por qué no me llevan

al trabajo de fer

y así puedo hacer

predicciones al azar.

ana: ¿cómo crees que te vamos

a llevar a gastarbucks

a que hagas el ridículo?

bueno, va, va, va.

vamos al gastarbucks.

fernando: what?

no entiendo.

ana: ahorita va a venir

el naquete para hablar

de la nigromántica

y su piedra filosofal.

fernando: ¿invitaste al saco

de compost a nuestro cuarto?

¿sabes lo que nos va a costar

que se vaya el olor

a mandril sudado?

ana: sí, pero--

bájale.

fernando: yo no fui.

ana: ¿ya entró o qué?

federico: ¿qué hubo?

[gritan]

federico: el mandril sudado

entró antes que ustedes,

pero me quedé en el rincón

y vi hasta cuando se ponían

la pijama.

ana: ¿no te da verguenza?

federico: verguenza debería

darte a ti tener

las patas tan flacas.

ana: ¿tiene otra observación,

atorrante?

federico: sí, ese tatuaje

de gatito, qué escondidito

te lo tienes.

fernando: ¿tienes un tatuaje

de gatito?

ana: ven acá.

fernando: ya ves, mi amor,

flaquita, tranquila.

si ya sabes cómo es,

¿para qué lo invitas?

ana: ya me calmé.

federico: bueno,

¿qué quieres, traga alpiste?

ana: ¿cómo que qué?

ponernos de acuerdo para mañana

con la prima de la princesa--

fernando: ¿y cuál es el plan?

ana: yo voy a hacer el anuncio

para que todo mundo sepa

que estamos en el gastarbucks.

fernando: ¿y yo?

ana: tú vas a conseguir

a luis alberto para que

le haga de palero.

federico: ¿y yo?

ana: tú te vas a largar

de mi cuarto [...] marrano.

federico: ¿me invitaste

solo para correrme?

ana: yes, i did.

federico: [burla]

[música]

[música]

fernando: que tenga buen día.

delia: sí, este es el lugar.

definitivamente siento algo.

siento hambre.

milton: ¿viste a la señora?

fernando: no, ¿cuál?

milton: la que parece que está

buscando a aladino.

fernando: ah.

milton: no te pregunté

si la conocías o no, ferguango.

fernando: sale latte para dona.

dona melcacho.

dona melcacho.

milton: neta,

no dejas pasar una.

delia: ay, hola, mi fer.

qué gente tan rara hay aquí,

¿no?

fernando: ¿cómo supo mi nombre,

señora?

delia: ay, ¿qué no me reconoces?

soy delia.

bueno, madame deliu.

fernando: jamás la había visto.

si me cacha, el jefe me corre.

¿qué se le ofrece?

delia: ay, qué distraído

andas hoy, eh.

con razón te comiste

el chorizo de mi puerqui.

fernando: yo no comí

ese chorizo.

milton: pero lo viste

con cariño.

¿no que no la conocías?

delia: ¿cómo no me va a conocer,

si vivimos juntos,

verdad, mi fer?

milton: mira nada más.

y yo que pensé que eras

closetero.

¿y tú dónde dejaste estacionada

a la alfombra voladora?

¿o llegaste en escoba?

delia: no, ni una ni otra.

vine caminando con mi puerqui.

bueno, ¿dónde me voy a colocar

para leer las cartas?

milton: ¿leer qué cosa?

fernando: lo que pasa es que

está hecha a la antiguita y

todavía lee la correspondencia.

sí.

milton: ¿y de dónde son

las cartas que te llegan?

¿narnia, hogwarts, catemaco?

delia: no, son de tarot.

milton: tarot.

ya sé dónde queda tarot.

ah, ya sé, queda despedido.

[grita]

fernando: bueno,

vas a hacer negocio, porque

la gente solo deja propina.

delia: ay, no.

mi puerqui dice que son

500 pesos por cada lectura.

milton: idespedido!

fernando: le doy el 10%.

milton: no, y pegas éste letrero

cuando vayas de salida.

fernando: se busca barista

que no sea teto como fernando.

¿como yo?

el 20%.

milton: no.

y me quemas ese mandil.

no vaya a ser que luego

se le pegue lo--

fernando: el 30%.

milton: recontratado.

bienvenido.

pero me tapas las cámaras

de seguridad.

no quiero que el corporativo

me cache.

delia: ay, puerqui, no ha venido

nadie a leerse la mano.

federico: no te preocupes,

delia.

ya va a caer algún descerebrado

bueno para nada

que crea en estas jaladas.

wally, ¿dónde está luis mamerto?

tiene que hacerla de palero.

no ha caído nadie.

ana: te dije que no podíamos

confiar en ese rocanbolero.

fernando: a ver, tranquilos.

no debe tardar en llegar.

de hecho, me dijo que iba

a venir disfrazado para que

delia no lo reconociera.

>> necesito un café

para ahogar esta pena.

ana: oye, qué buena

caracterización, ¿no?

federico: yo lo veo

igual que siempre.

bienvenido, pásale.

aquí te espera la grande.

>> ¿qué?

ana: la gran deliu,

madame deliu.

>> ¿qué?

no, yo no la conozco.

federico: ya, siéntate.

>> yo nada más vine por un café.

ana: que te sientes.

gran disfraz.

>> pues,

¿qué le ponen al café aquí?

delia: pues, café, ¿no?

federico: adivinaste.

ana: ¿tiene chinches?

>> no, creo que no.

federico: pues, ya,

estate quieto.

>> no me acomodo.

delia: le gusta el arroz.

>> claro que no, no,

yo no como gluten.

federico: sí te gusta.

no te hagas.

luis: jefe, ya llegué.

pero tardé un poquito

porque una chiquirrita

que me ando adjudicando

me ayudó a escoger el disfraz.

fernando: ¿luis alberto?

luis: ves, ¿a poco

no quedé increíble?

ni tú me reconociste.

fernando: ¿tu disfraz es un vil

sombrero y unos lentes?

luis: a ver, si no vas a valorar

mi trabajo histriónico, me voy.

pero bueno, primero dame

mi café y mi panini.

oye, la sabrosura de delia.

está con tu gemelo.

fernando: pensamos que eres tú.

luis: no.

pues, ¿cómo crees?

se ve que a ese guey

lo corrieron sin aceite.

aunque no tiene

tan mal gusto, eh.

fernando: ¿entonces a quién

está atendiendo deli?

>> ay, no, perdón, en serio.

¿eres adivinadora o secretaria

de una dependencia de gobierno?

porque se ve que no te sale

nada, eh.

no has adivinado nada.

delia: ¿tiene problemas

con el banco?

>> ¿cómo lo supo?

problemones.

ana: es que madame deliu

es una gran adivinadora.

acérquense, ¿quién quiere saber

lo que le depara el futuro?

federico: le leerá la mano,

le leerá el café,

les sacará hasta el mas

pequeño de sus secretos.

ana: la fila empieza aquí.

son 500 pesos por consulta.

y bueno, ¿quién más

quiere saber su futuro?

>> ¿y mi problema con el banco?

federico: ¿qué me viste?

¿cara de contador o qué?

>> pero no dejan de llamar.

ana: dígales que se murió.

eso hicimos nosotros,

y sí funciona.

>> qué buen tip.

mil gracias, madame deliu,

mil gracias.

federico: ya, ya, la lana.

>> es que ahí sí vengo

muy pobrecito, pobrecito.

federico: mira qué bien.

delia: ¿naciste en enero?

>> no.

delia: ¿en febrero?

>> no.

delia: ¿empieza con jota?

>> sí.

delia: ay, el jueves.

federico: son 500 pesos.

muchas gracias.

si es tan amable.

ana: piénselo bien

porque solo tiene dos preguntas.

>> ¿solo dos?

ana: esa fue una, le queda una.

>> ¿en serio?

ana: son 500 pesos, gracias.

el que sigue.

delia: pues, las cartas dicen

que tu vida ha estado llena

de sufrimiento, de decepción,

que siempre has sido

un segundón.

>> [llora]

fernando: el que sigue.

guárdalos para el psicólogo.

federico: qué psicólogo.

luis: no sabes muy bien

quien soy, no me conoces,

pero fíjate que tengo una

pregunta que necesito hacerte.

si me cayera en una alberca

de leche, ¿me sacarías?

federico: te lo advertí.

ese tipo de preguntas no.

largo.

[música]

[música]

fernando: ahora sí, flaquita.

creo que le dimos al clavo.

naco, ¿cuánto juntamos?

federico: ¿quieres saber?

ven.

fernando: no, me vas

a encapsular de nuevo.

federico: te estas volviendo

adivino.

>> buenas noches.

federico: ¿qué hubo?

>> es que quería hacerle

una pregunta a madame deliu.

ana: sí, yo le quiero hacer

una pregunta a usted primero.

¿cómo entró a mi casa?

delia: maría, es mi casa.

¿cómo entró a mi casa?

>> la puerta estaba abierta.

federico: ¿otra vez dejaste

abierto, teto?

fernando: yo no fui.

federico: ah, fui yo.

ana: ¿sabe qué?

ya cerramos.

si quiere, regrese mañana.

delia: ay, no.

ay, señora, ¿está usted bien?

>> no, tengo problemas.

me han consumido

y me pesa mucho.

fernando: igual que a ti, nopal.

federico: yo no tengo problemas.

fernando: no,

pero te pesan mucho.

ana: fernando, seriedad,

por favor.

pero estuvo bueno.

>> es que quiero saber.

delia: momento.

yo sé lo que usted quiere saber.

ana: ¿neta?

delia: sí.

madame deliu lo sabe todo.

federico: ¿neta?

ya se la creyó.

delia: ¿tiene problemas

con el banco?

>> no, hombre.

ni siquiera tengo dinero.

federico: ¿entonces

con qué nos va a pagar?

delia: puerqui,

no me interrumpas.

¿le va al cruz azul?

>> no, hombre.

¿dónde me viste

el cemento en los pies?

delia: ¿nació usted en enero?

>> no.

delia: febrero.

>> no.

delia: ¿el jueves?

>> no.

ay, ya, lo que quiero

es encontrar a mi hijo.

delia: [resuella]

¿su hijo es luis miguel?

>> no.

se llama luis alberto.

desde que me dejó,

yo sigo pagando sus deudas.

fernando: oiga,

¿y cómo es ese luis alberto?

>> es un mal hijo,

medio abusivo, aprovechado,

siempre llega de gorra,

vividor, y sobre todo [...].

fernando: ah, sí,

sí es el mismo.

federico: seguro es el mismo.

>> necesito que me ayude

a encontrarlo.

delia: mira, sabrina.

>> no, norma.

delia: mira, norma,

yo sé donde está tu hijo.

>> ¿dónde?

luis: a que no sabes a quién

me acabo de merendar en la sala

de juntas de la oficina.

fernando: tu mamá, luis alberto.

luis: no, si tampoco

estoy tan enfermo.

delia: no, luis alberto.

aquí está tu mamá.

>> no, no,

este no es mi luis alberto.

mi hijo no es tan feo,

si no se me cayó al nacer.

delia: no, pues, entonces

no sé dónde está tu hijo.

federico: son mil pesos

por consulta a domicilio.

piénsalo bien, delia.

estamos ganando un montón

de feria con tus "masufadas".

delia: lo siento mucho, puerqui,

pero esto es un engaño.

igual que madame patu.

federico: delia.

delia: no, puerqui,

¿no entiendes?

yo no puedo leer el futuro,

no puedo adivinar nada.

soy un fraude.

federico: no, delia, por favor,

porfi, porfi.

delia: que no, puerqui.

y no pienso leer más cartas

aunque supiera que se va a caer

la mitad de la cocina.

ay, madame deliu se acabó.

luis: no sabes el miedo

que sentí cuando me dijeron

que esa ñora era mi jefa.

fernando: ¿por qué?

luis: porque a mi jefa

de verdad le debo una lana.

fernando: sale americano

del día para pato.

pato carlo.

pato carlo rico.

Cargando Playlist...