publicidad
Con esta mascarilla llegué a un compromiso entre productos naturales y comerciales.

Una mascarilla de frutas natural y casera (bueno, no del todo)

Una mascarilla de frutas natural y casera (bueno, no del todo)

Hoy les vengo a dar una receta para una mascarilla de belleza casi, casi hecha de productos naturales.

Con esta mascarilla llegué a un compromiso entre productos naturales y c...
Con esta mascarilla llegué a un compromiso entre productos naturales y comerciales.

M’hijas queridas, hoy les vengo a dar una receta para una mascarilla de belleza casi, casi hecha de productos naturales. Yo sé que muchas prefieren los productos comerciales, y pa’ que estamos con cosas, yo también. Pero con esta mascarilla llegué a un compromiso entre ambos productos. La mascarilla va muy bien después de las vaporizaciones que les enseñé el otro día.

Una amiga me dice, “Mira, Mimí, yo sé que a ti te gustan los productos naturales, pero yo le tengo más confianza a los de marca que están hechos por profesionales”. Y yo que le respondo: “Mamacita, si pienso igual que tu, yo también tengo mi confianza depositada en marcas muy prestigiosas. Pero sucede que prefiero cosméticos hechos con frutas, flores y otras cositas que nos ofrece a Madre Naturaleza”.

publicidad

Por ejemplo, yo uso una mascarilla comercial con base de pepino y té verde, con tan buena suerte que la marca también trae un gel limpiador, una loción humectante y una crema, todos hechos con los mismos ingredientes.

Sólo que hace poquito me cayó un desastre encima. Tenía una cita con Mi Machote Adriano, y antes me quería dar mi tratamiento de belleza. Después de la vaporización, y como tenia el cutis cansado y un poquito rugoso, decidí aplicarme mi mascarilla antes de la loción humectante. Pero, ¿qué creen? Se me había acabado la mascarilla. Ahí está Mimí aprieta que aprieta el canijo tubo... ¡Y nada!

Tan negra era mi suerte que no me daba tiempo de ir a la tienda. Peor tantito, la señora que me vende el producto se había ido a Cancún. Pos, ni modo, hora de ir al refrigerador y sacar mis pepinos y pasarlos por la batidora. Pero como que el menjunje no me convencía. Entonces que me digo: “Mira Mimí, hay de las dos sopas. O te embardunas la cara con esto o te vas a tu cita sintiéndote como si tuvieras el pellejo de un rinoceronte”.

Quien me vino a sacar del aprieto fue mi Prima Eva que se le ocurrió que combinara los pepinos con un poco de crema hidratante, dizque para que se viera más “comercial”. Así mero lo hice, le agregue dos cucharadotas de crema a la pasta de pepinos. Me la apliqué y me eché en la cama.

Media horita más tarde, cuando me quito todo el emplasto con agua tibia, la piel se sentía suavecita y libre de impurezas. ¡Pa’ que les digo que a Adriano le encanté! En lo que va de entonces, he probado mezclar mi crema con otras frutas y todas las mascarillas me han dado buenos resultados.

Así que aquí les dejo, paso por paso, las indicaciones para diferentes mascarillas de belleza. Como les estaba diciendo, las pueden combinar con el sauna facial, después de las vaporizaciones y antes de aplicarse el humectante.

Materiales

3 cucharadas soperas de crema nutritiva o humectante de su marca favorita

2 pepinos picaditos, o 3 fresas molidas, o 1 aguacate pequeño molido como para guacamole, ó 2 chabacanos (damascos) hechos puré. Si les da cosa usar fruta o son alérgicas, mezclen su crema favorita con una cucharada de miel de abejas, con eso se hacen una mascarilla digna de una reina

2 ruedas de pepino

1 brocha.

Revuelvan en una taza la crema con la fruta hasta hacer una pasta homogénea. Con la cara ya limpia (y preferiblemente vaporizada), se aplican la pasta con la brochita desde el mentón hasta la frente, pero evitando los ojos. Pongan música suave, prendan una vela aromática y échense a descansar, mínimo 20 minutos. Tápense los ojitos con las ruedas de pepino (buenísimas para deshinchar parpados) y relájense. Después, se me levantan, se quitan la mascarilla con agua tibia y se pasan un algodón con loción astringente. Van a ver lo chulas que quedaron. Luego me escriben y me cuentan cómo les fue.

publicidad


publicidad
publicidad
El capitán de la albiceleste cumplió con su primera práctica premundialista en Buenos Aires y dejó ver, una vez más, su acostumbrada magia durante el jueguito del voley-fútbol.
El juvenil fue recién adquirido por la Máquina celeste, pero antes de integrarse a su nuevo equipo, viajó con el Tri Sub-21 a Toulon.
Nuestros expertos de Línea de Cuatro debatieron los aspectos positivos y negativos de ambos técnicos. El argentino dirigió el Mundial Alemania 2016 y el colombiano encarará el de Rusia 2018.
Este martes, 200 profesores firmaron una carta exigiendo la dimisión del presidente de la Universidad del Sur de California (USC), C. L. Max Nikias, luego de las denuncias de varias mujeres que alegan haber sido víctimas del ginecólogo George Tyndall, quien trabajó en el centro médico de la institución durante tres décadas.
publicidad