¿Qué pasó ayer en 'Por Ella Soy Eva'? Resumen capítulo 101, 4/12/2012

Plutarco habla por celular con Mendoza para informarle que ya sabe a quien más pueden implicar en el fraude.
5 Dic 2012 – 9:37 AM EST

Plutarco habla por celular con Mendoza para informarle que ya sabe a quien más pueden implicar, pero en el justo momento en que está diciendo eso, Helena lo escucha y queda muy desconcertada. Plutarco se percata de que Helena lo escuchó, se le congela la sonrisa y cuelga disimuladamente.

Helena, incómoda, pide disculpas por haberlo interrumpido, y pregunta por qué Rebeca regreso a su puesto, aclarando que ella está en total desacuerdo con esa situación.

Plutarco finge estar apenado con ella y justifica que reinstalaron a Rebeca en su trabajo porque comprobaron que Fernando fue quien la embaucó, y que Adriano fue el que decidió darle otra oportunidad.  Juan Carlos le habla por celular a Helena justo cuando Plutarco está presente, ella, disimulando, dice que es Silvia.

Juan Carlos le suplica a Helena que lo deje verla una vez más para explicarle todo lo sucedido, pero Helena se niega y le cuelga.

 Adriano entra a la oficina de Eva y la ve murmurando muy sospechosamente por celular, muerto de celos le reclama a Eva con quién está hablando, ella, fingiendo indignación, logra convencerlo de que estaba hablando con su sobrino. Adriano anuncia que Renato será el nuevo asistente de la presidencia.  

Fernando a va solicitar trabajo a una agencia de viajes, pero no aceptan entrevistarlo porque ya saben que lo corrieron de Grupo Imperio por robo.  A Helena le empiezan a surgir muchas dudas sobre Plutarco, por todo lo que Juan Carlos le ha dicho.

Helena va a oficina de Plutarco para hablar con él,  pero al ver que no está, no se resiste más, y empieza a revisar la computadora de Plutarco.

Onésimo dice a Rebeca que, gracias a él, Plutarco la reinstaló en su puesto de trabajo. Rebeca le da las gracias. Onésimo le advierte que ya le debe tres favores y que la próxima vez, no se conformará con unas simples gracias.  Helena, totalmente distraída, no se da cuenta de que Plutarco entra, él, muy desconcertado, le pregunta a Helena que está haciendo, ella por poco grita del susto al verlo.