null: nullpx
Cargando Video...

Por Ella Soy Eva Episode 70

Univision2 Dic 2019 – 12:00 AM EST

Comparte

eugenia: ¿cómo me veo, querido?

modesto: bueno, luces bellísima.

eugenia: ¿y adónde

es que nos vamos de viaje, eh?

modesto: bueno, es una sorpresa,

ya verás

eugenia: ¿te acuerdas de nuestra

luna de miel en europa?

oh, venecia es lo que más

me gustó.

bueno, pero parís, oh,

parís, la ciudad del amor.

modesto: quizás, este no sea

un viaje tan lejano.

eugenia: ay, no importa,

modesto.

me hará bien cambiar de aire,

distraerme.

salir de la rutina.

modesto: vamos, vamos.

marcela: entonces, fernando,

¿adónde vamos a ir?

kevin: sí, pa, hace mucho

que no nos llevas

ni a la marquesa.

¿ahora sí podrás llevarnos?

jennifer: ay, ándale, sí, papi.

porque yo tengo ganas de montar,

ándale, ¿sí me llevas?

fernando: [balbucea]

no, no.

marcela: ay, ya, es muy temprano

no empieces de peleonero.

fernando: bueno, tú estás

de mi lado, ¿verdad?

aquí la niña anoche se encierra

en su cuarto.

luego amanece como si nada

y para ti quién es el amargado,

pues yo.

jennifer: ay, ya, eso ya fue,

papi.

mira, es más, para que veas

que yo también te consiento,

pues a ver, ¿quién es el papá

más bonito del mundo, eh?

¿quién es el más lindo

que me da todos los gustos?

[hablan a la vez]

mamá.

daniel: hola, buenos días.

señor, don fernando, ¿cómo está?

fernando: bien.

¿qué haces aquí?

épale, ¿de qué lados estás?

¿de qué lado estás, eh?

anoche te dije muy claro

que no te quería ver aquí.

pero parece que tú

no entiendes, ¿verdad, muchacho?

daniel: no--

fernando: esto, ¿sabes qué?

detenme mi pancito de chocolate.

lo vamos a arreglar

de otra forma.

marcela: no, no, no,

fernando, es un niño, por favor.

daniel: ¿cómo estás?

jennifer: bien.

helena: ¿y cómo estás?

¿descansaste?

plutarco: yo sí,

pero ayer fue un día pesado.

me parece que tú deberías

estar dormida todavía.

¿no es demasiado temprano

para que ya estés trabajando?

helena: quise aprovechar

la mañana y hacer el informe

del evento que tuvimos ayer.

plutarco: no, yo no tengo

cabeza para el trabajo.

la verdad es que desde anoche

no he podido hacer

otra cosa más que pensar en ti.

helena: ay, plutarco,

yo, si no te importa, quisiera

que nos fuéramos despacito.

plutarco: está bien.

como tú digas.

yo lo único que quiero

es estar contigo.

empezar a vivir todas las cosas

que nos esperan de ahora

en adelante, así, juntos.

daniel: señor, escúcheme,

nada más.

vengo a pedirle que me disculpe

por lo que pasó anoche

y yo no debía estar aquí

sin su permiso.

marcela: ay, ¿ves que daniel

es un muchachito decente?

yo te lo dije, se le nota.

daniel: mire, para compensarles

el mal rato,

les pido que nos acompañen

a mi familia y a mí

a una carne asada.

hoy en mi casa con mis papás.

jennifer: ay, ¿verdad que sí

vamos, papi?

ándale, ¿sí? ándale, ¿sí?

fernando: no lo dejan pensar

a uno las cosas con presión.

marcela: ay, pero ¿qué vas

a pensar?

mira, daniel nos está invitando

de buen corazón.

no le vamos a hacer el desaire,

¿verdad?

fernando: está bien, ya qué.

jennifer: gracias.

daniel: de verdad va a ser

un honor recibirlos en mi casa

a todos, son bienvenidos.

marcela: muchas gracias.

eugenia: me dijeron que tomara

un tranvía llamado deseo.

>> acompáñenos por acá, señora.

eugenia: yo siempre he confiado

en la bondad de los extraños.

plutarco: hoy creo

que lo veo todo más hermoso.

el paisaje, el cielo, el mar.

pero más que nada a ti.

helena: yo quiero mucho

a playa majahua.

aquí nació mi proyecto.

y ahora que se está concretando,

estoy tan feliz.

plutarco: esto debe ser en parte

pero a ti te sienta muy bien

el aire de este paraíso.

en serio.

juan: buenos días.

helena: hola, evita.

juan: ¿cómo le va?

helena: ¿cómo está?

¿durmió bien?

juan: ay, fíjese que no,

no pude pegar el ojo.

me faltaron como 18 horas

de sueño.

[ríe]

ay, no es cierto.

es que con tantos pendientes

y preocupaciones, ¿verdad?

plutarco: nos queda un poco más

de medio día antes de regresar

a méxico.

podríamos aprovechar

y dar una vuelta.

juan: excelente idea.

¿adónde nos va a llegar,

don pluti? vamos todos.

plutarco: voy a mi cuarto,

ahora regreso.

juan: ¿va a hacer popó?

[ríe]

a ver, dígame la verdad ya.

a ver, ¿qué está pasando

entre usted y don pluti?

helena: ¿a qué se refiere, eva?

juan: tiene razón, una disculpa,

de verdad.

es que me ando metiendo

donde no me llaman,

quedo como una metiche.

evita--me estoy hablando

a mí misma, ¿eh?

evita, no seas tan metiche.

luego te metes en problemas.

listo.

helena: bueno, si vamos a salir,

yo voy a mi cuarto

por unas cosas.

juan: bueno.

[piensa] no desconfiar

de helena,

no desconfiar de helena,

aunque te esté mintiendo,

no desconfiar de helena.

[música]

[música]

mimí: pero ¿cómo que internaron

a la actriz?

¿por qué? ¿cuándo fue?

no puede ser.

chepina: no sé,

pero así mero es, señora.

mimí: es señorita, caramba.

chepina: ay, perdone.

mimí: digo, doña eugenia

tiene sus desvaríos,

pero pues de eso a internarla

en un psiquiátrico,

como que no, ¿no?

chepina: yo no le sabría decir,

señorita.

pero pues ya no vaya a armar

más "burlote", por favor.

mimí: está bien, está bien,

mi hija, despreocúpate,

muchas gracias.

chepina: por nada, permiso.

mimí: ándale.

mi hijo.

juan: ¿qué quieres, mimí?

¿en qué te puedo servir?

¿por qué hablas?

¿por qué molestas?

¿qué se te ofrece ahora?

mimí: ¿estás sentada?

juan: no estoy sentada, estoy

parada y no es parada, mimí.

es parado, hombre.

por el amor de dios, soy hombre.

grábatelo ya por fin,

de una vez por todas.

¿qué quieres?

a ver, ¿qué pasó ahora?

mimí: pues agárrate

los postizos.

la chepi me acaba de informar

que internaron a la primerísima

actriz, o sea, tu mami

en un hospital psiquiátrico.

juan: ¿qué?

voy para allá en este momento.

marcela: jenni, ¿estás segura

que esta es la dirección

que te dio daniel, hija?

para mí que se me hace

que andamos medio perdidos.

jennifer: no, yo le escribí

la dirección a mi papá

tal cual me la dijo daniel.

pues claro que es aquí.

fernando: órale.

mira nomás la casita

que se avientan estos, ¿eh?

fíjate, flaca,

yo que no daba ni un centavo

por el chamaco este--

[hablan a la vez]

ahí viene.

daniel: señores, bienvenidos.

fernando: mi danielón.

daniel: ¿cómo está, señor?

fernando: mi danielón.

daniel: están en su casa.

¿cómo estás?

¿cómo estás?

por favor.

fernando: oye, daniel,

está muy feliz el detalle

de tu casita.

tu casita.

[hablan a la vez]

órale.

daniel: adelante, por favor,

bienvenidos.

juan: hola.

¿cómo puede ser que mi mamá

esté internada, mimí, cómo?

mimí: antes que nada,

no te me alteres, mi hijo.

que con eso no solucionas nada.

tranquilo.

juan: solo te digo una cosa,

soy capaz de--

muy amable, santito.

mimí: gracias.

juan: armar, tremendo escándalo,

decir que soy juan carlos

con tal de sacar a mi mamá

de este lugar, ¿eh?

mimí: ey, tranquilo, serénate,

mi hijo.

descubrir quién eres

no va a servir de nada.

y en una de esas hasta se pone

peor doña eugenia.

así que tranquilo.

juan: entonces, ¿qué hago?

¿me quedo de brazos cruzados

o qué quieres que haga?

claro que no voy a hacer eso.

mimí: pues usa la cabeza, ¿eh?

primero averigua qué tanto

le van a hacer a tu mami,

y después ya verás qué procede,

mi hijo, pero tranquilo.

a ver, a ver, a ver, conmigo--

a ver, inhala, exhala, inhala.

juan: tienes razón, está bien.

es que vengo todo el viaje

pensando lo peor, hombre.

estoy más calmado, ya, gracias.

mimí: para eso estamos

las amigas, hijo.

pero apechuga, aprieta.

juan: estoy apretando.

mimí: respira, pues, mi hijo.

inhala.

fernando: hombre, ya viéndolos

así con detenimiento al chamaco,

como que sí hacen buena pareja,

¿no, compadrito?

pareciera que llevan

toda la vida de novios.

marcela: bueno, mi amor,

yo creo que los muchachos

apenas se están conociendo

y pues yo no creo que sea

la cosa tan formal.

fernando: [balbucea]

>> lo importante

es que se lleven bien

y se conozcan mejor.

se ve que jennifer

es una gran chica.

marcela: ay, ¿qué te puedo

decir?

fernando: una gran chica,

comadre, dices bien,

¿cómo no, cómo no?

lo más importante es que se fijó

en alguien con principios,

de buena familia, ¿no?

>> muchas gracias, muy amable.

fernando: [balbucea]

al rato vamos a terminar

siendo qué, pues una--[balbucea]

una gran familia.

abrázala, como la familia

que somos.

>> don fernando, ¿qué le parece

si mejor vamos a ver cómo van

las cosas aquí en el asador?

fernando: vamos, compadre,

vamos.

[balbucea]

¿qué pasó, mi hija? ¿estás bien?

es carne importada, ¿verdad?

>> sí.

fernando: aquí también

hay buena carne, ¿eh?

ah, no es cierto, compadre,

no es cierto.

no, me refiero ya en serio,

me refiero--

hay buena carne--[balbucea]

eugenia: conocía aquello

en lo que prevalecer

sobre mi marido.

y sabía concederle la victoria

en lo que debía.

[llaman a la puerta]

¿ya está todo listo

para filmar mi escena?

juan: ay, pero

¿cómo se encuentra?

no puedo creer

que le hayan hecho esto

de verdad.

eugenia: yo tampoco

puedo creer que sea víctima

de semejante vileza

y de este engaño.

es algo que jamás

voy a poder perdonar.

juan: es que ¿sabe qué?

mire, de veras que don modesto

no se mide.

porque mire, traerla aquí

a base de engaños--

eugenia: ya, ya basta.

basta de mentiras y falsedades,

césar, porque no puedo tolerar.

juan: no, pues si la entiendo,

la entiendo.

yo también quiero que se cure,

de verdad.

pero no en este hospital,

así tan feo.

eugenia: ya, fuera de mi vista.

por favor.

juan: ¿qué?

¿quiere que me vaya?

eugenia: sí, quiero estar sola.

adiós.

juan: pero ¿yo qué le hice?

¿por qué está enojada conmigo?

¿yo qué le hice?

>> señora, ¿se puede saber

qué está usted haciendo aquí?

juan: madre mía.

adriano: eva maría,

¿dónde estás?

>> la señora eva

salió hace como media hora

con todo y sus maletas.

me dijo que iba para méxico,

que tuvo una emergencia.

helena: qué raro,

no me digo nada.

>> bueno, con permiso.

plutarco: ya sabes cómo es

la viuda, siempre con

sus misterios y sus cosas.

helena: sí.

adriano: además no entiendo.

¿adónde fue? ¿qué hizo?

plutarco: adriano, tranquilo,

si es algo realmente importante,

se va a comunicar

con cualquiera de los dos.

no nos preocupemos de antemano.

adriano: pero ¿por qué no

contesta?

¿por qué no lo--? permiso.

plutarco: ¿qué dices, helena?

¿damos ese paseo que teníamos

pendiente?

helena: ah, sí, claro,

yo ya estoy lista, ¿usted?

plutarco: yo también,

con permiso.

adriano, adriano,

¿vienes con nosotros?

adriano: ¿eh?

plutarco: de paseo.

adriano: no, vayan solos, yo--

plutarco: está bien,

cualquier cosa nos llamas.

adriano: eva maría

león jaramillo.

[música]

[música]

juan: ay, doctor,

pues ¿yo qué iba a saber

que usted trabajaba

en este hospital psiquiátrico?

>> tengo mi consultorio

en la clínica y, además,

trabajo en este hospital.

el licenciado caballero

fue a verme y le recomendé

internar a su esposa

en esta institución.

juan: ah, así que el notario

siempre sí se dignó a ver

los estudios de doña eugenia.

>> así, así es, sí.

pensamos que lo mejor

sería tener aquí a la señora

bajo vigilancia médica.

y administrándole correctamente

el tratamiento.

mimí: ¿y con eso usted cree

que la señora se cure?

>> bueno, yo confío

en que con tiempo, paciencia

y la atención debida,

la señora pueda recuperarse

bastante.

juan: qué buena noticia nos da,

doctor, de veras.

>> no digo que será

de un día para otro, no.

pero poco a poco irá recobrando

su estabilidad psíquica

y emocional.

juan: oiga, mi hijo--

digo, perdón.

oiga, doctor, y, pues,

¿cuánto tiempo tendría que estar

aquí internada doña eugenia?

>> pues a lo mucho un mes,

todo depende de cómo vaya

respondiendo al tratamiento.

créanme, la señora está

en buenas manos.

mimí: ay, bendito sea dios.

>> y por cierto,

tampoco don modesto caballero

es el ogro que ustedes

se imaginan.

mimí: ah, ¿no?

>> le importa mucho su esposa.

juan: pues no sabe

cómo le agradezco toda esta

información de verdad.

le quiero pedir, por favor,

de encargarle mucho mucho

a mi mamá--ma--ma--

maravillosa actriz y bella dama,

doña eugenia mistral.

maravillosa.

>> sin duda.

fernando: [ríe]

está bueno, está bueno.

[balbucea]

luego que no haya "pájaras"

en el ala, hombre.

>> mejor ¿por qué no les

ofrecemos algún digestivo,

algún café a las señoras?

¿algo que se les antoje?

marcela: yo estoy muy bien,

muchas gracias.

>> no, querido, yo estoy bien,

gracias.

fernando: están bien, compadre,

están bien.

marcela: ¿y dani cómo--

cómo se adaptó a la escuela?

¿fácil o le costó trabajo?

>> ¿a qué se refiere?

¿a nivel académico

o con sus compañeros?

¿o a qué?

marcela: no, o sea, yo decía

como en general que luego

ya ve que les cuesta trabajo

adaptarse.

y porque ser el nuevo

siempre es difícil, ¿no?

entonces--él no estaba

en esta escuela el año pasado,

¿no?

>> no, no, es el primer año

que daniel está en este colegio.

el año pasado se fue

a un internado en estados unidos

y no nos quedó de otra

que traerlo de regreso.

ustedes saben

cómo son estas cosas.

marcela: pero ¿cómo?

o sea, ¿por qué no les quedó

de otra?

>> bueno, lo que mi señora

quiso decir es que extrañábamos

mucho a daniel.

no nos quedó más remedio

que traerlo de vuelta

a nuestro país.

y bueno, así podemos estar

más cerca de él.

>> claro, ya ven cómo crecen

los muchachos en esta época.

y lo más importante

es tener una familia unida,

¿verdad, mi amor?

fernando: eso.

no, es lo mismo que nosotros

pensamos, ¿a poco no, mi amor?

no, no, o sea,

más vale estar juntos, unidos,

así como [balbucea].

ser más que sus padres, ser qué.

pues sus amigos, ¿a poco no?

no, no, ahora ya somos

una gran familia, ¿a poco no?

[balbucea]

todos para uno y uno para...

comadre.

>> todos.

fernando: para todos, comadre.

[balbucea]

>> salud.

mimí: pues será lo que tú

quieras y mandes,

pero el doctor tiene razón.

tu papá se portó bien esta vez

y se preocupó por tu madre.

juan: pues sí, ¿verdad?

mi hizo caso

con lo de los estudios.

y buscó atención especializada.

mimí: para mí eso indica

que todavía ama a doña eugenia.

juan: bueno, se tardó años

en tomar la decisión, ¿verdad?

tampoco es un santito, ¿no?

sí, según tú la ama, ¿no?

pero ándale.

[balbucea]

y tiene otra familia.

valiente forma que tiene

de demostrar su amor, ¿no?

mimí: mi hijo, por favor, mira,

no todo es blanco o negro.

hay gama de grises,

no seas tan radical.

tu papá no es tan malora,

simplemente pues

patinó gacho, un resbalón.

juan: ¿resbalón?

¿un resbalón?

está bien, sí.

la naturaleza humana creo, ¿no?

todos tenemos virtudes

y defectos.

pero pues qué defecto

le tocó a él, por dios.

mimí: sí.

pero tú traes algo mal,

andas como "agüitadón".

juan: es que no entiendo

a mi mamá.

o sea, ¿por qué está

tan enojada con eva?

¿cuándo le perdió la confianza?

no entiendo.

mimí: pues ha de ser porque

todavía no está del todo bien,

falta ajustar.

dale tiempito, mi hijo.

mira, cuando salga de la clínica

se me hace que todo

va a volver a la normalidad.

juan: eso espero, ¿eh?

porque si le agarra "tirri"

a eva, no voy a poder estar

cerca de mi mamá.

mimí: no se me apachurre ni

adelantes vísperas por piedad.

mira, vamos a seguir viéndola,

mi chulo, y vamos a estar

al pendiente para ver pues

cómo se va comportando, ¿eh?

juan: está bien, mimí.

es que ya lo perdí todo.

no quiero perderla a ella

ni a helena.

[música]

santiago: casita.

angélica: ay, chiquito.

qué trapos más chidos

me compraste.

aguas, aguas, pero están súper.

como para estrenar

todos los días durante un mes.

santiago: qué bueno

que te gustó la ropa

que te compré.

angélica: ay, es que esto

ya va más con la onda

de una señora casada como yo.

el nuevo look de la señora

escudero.

santiago: sí, te vas a ver

muy bien, créeme.

angélica: ya lo sé, santi.

bueno, entonces, hoy tenemos

que salir para estrenar.

santiago: ¿qué?

angélica: vamos a un antro,

bailamos como locos,

nos echamos unas copitas.

santiago: no, no, no, morena,

ha sido mucho reventón,

últimamente.

yo francamente no puedo

con más desveladas.

angélica: ay, no seas aburrido.

pareces ruco,

cómo has cambiado, de veras.

antes no eras así, me cae.

santiago: no es eso, lo que

pasa es que tengo que trabajar.

y yo no rindo igual si duermo

dos o tres horas.

compréndeme, morena.

angélica: ay, pues si no quieres

ir, allá tú.

yo me voy por ahí

aunque sea con mi amiga la rebe.

santiago: como quieras.

angélica: pues como no vino

a la pachanga,

le voy a caer en su casa.

es mi mejor amiga,

y ella sí jala conmigo.

quiero se muera de la envidia

cuando me vea así.

tan, tan, tan lady.

lalo: te extrañé mucho,

qué bueno que regresaste.

helena: mi vida, ya me moría

de ganas por este abrazo

de oso, precioso.

plutarco: ¿y a mí, señor,

no me va a saludar?

lalo: sí, ¿cómo estás, plutarco?

plutarco: contento de verte.

te traje un recuerdo

de guerrero.

seguro que te van a gustar.

lalo: dulces y tamarindo.

me los voy a comer todos.

[hablan a la vez]

helena: [ríe]

muchas gracias por pensar

en mi hijo, plutarco.

no tenías por qué haberte

molestado en traerle algo.

plutarco: nada que tenga

que ver con lalito

puede ser molestia para mí.

le tengo un gran cariño.

no solo por ser tu hijo,

sino porque es un niño

me ganó el corazón

desde que lo vi.

tú lo sabes.

helena: a él también le caíste

muy bien desde el principio.

pero yo prefiero que todavía

él no sepa lo de nosotros.

ya se lo diré después,

cuando lo crea conveniente.

plutarco: por supuesto,

por mí no hay ningún problema.

tú sabes que mis intenciones

contigo son las mejores.

y en todos los planes

que hagamos,

lalito siempre será el primero

para mí, te lo aseguro.

helena: muchas gracias.

plutarco: creo que es hora

que me vaya.

el viaje fue pesado y mañana

tenemos un día de oficina

muy largo.

helena: vete con cuidado.

y gracias por traerme.

silvia: ay, buenas noches,

don plutarco.

hija, ¿cómo les fue?

bendito sea dios que llegaron

con bien.

plutarco: bueno, con su permiso,

doña silvia.

las dejo descansar.

silvia: adiós.

ay, hijita, no me quiero meter

en lo que no me importa,

pero yo veo esto muy raro.

¿pasó algo entre tú y plutarco?

angélica: pues que manchada,

porque no.

rebeca: ¿para qué?

¿con tus amigos con macuarros?

olvídalo.

sigues con tus amistades

nacas de allá

y yo, la verdad, paso sin ver.

son unos vulgares

raspas pandrosos.

angélica: no te hagas.

pero si tú anduviste

hasta con el johnny.

y bien que se daban

sus encerrones

en la carcacha de él,

no te hagas.

rebeca: bueno,

eso fue un tropezón.

en la adolescencia una comete

muchas tonterías.

pero ya cambié.

y no quiero que me vinculen

con esos gatos que dicen

"chale, chido, qué húbole".

angélica: pues no hubiera

sido por ellos,

sino por los cuates de santi.

que a fin de cuentas,

también son amigos tuyos

de allá, de grupo imperio.

rebeca: no te hagas.

si andas con el pazguato

de santiago es por su lana.

así que no me vengas

con que ten sientes

la señora de escudero.

angélica: pues así maté

dos pájaros de un solo tiro,

¿cuál es la bronca?

rebeca: ninguna.

pero no te hagas la esposa

que adora a su marido.

no conmigo, chiquita,

que te conozco muy bien.

lo tuyo es purito interés.

angélica: ¿sabes qué?

yo vine aquí al cotorreo,

no a que me estés viboreando.

cuando se te quite lo amargada,

me avisas.

se me hace que te mueres

de envidia porque yo

me casé primero.

[tararea marcha nupcial]

ay, a ver si ya te casas.

ay, no la cachó.

rebeca: pobrecita naquita.

lo que se dice,

qué pena me da tu caso.

estúpida.

[música]

[música]

helena: y aunque estamos

muy contentos,

los dos preferimos

mantener esto en secreto

por un tiempo.

por eso te pido

mucha discreción.

especialmente con eva, mamá.

por favor.

silvia: bueno, como tú quieras,

hija, lo importante es

que te hayas animado a darte

otra oportunidad en el amor.

y sobre todo, que sea

con un buen hombre

como plutarco.

helena: es una gran persona.

mientras más lo conozco,

más lo admiro.

silvia: mi hijita, qué bueno

que lo veas así porque eso

te puede ayudar a que dejes

el recuerdo de juan carlos

en el pasado.

helena: oye, ma, ya no

me contaste cómo te fue

en tu examen.

¿ya te dieron los resultados?

silvia: sí, ¿y qué crees?

parece que ya lo aprobé,

mi hijita.

helena: ay, estoy

muy orgullosa de ti, ma.

felicidades.

silvia: ¿sabes con cuánto

lo pasé?

helena: ¿cuánto?

silvia: como con 11.

helena: ¿sobre 100?

qué bueno, ma.

está increíble.

juan carlos: ya sé, hombre.

tengo que volver a revisar

los papeles con adriano,

averiguar bien lo del fraude

y demostrar que a helena,

¿qué le hicieron?

le robaron su proyecto.

claro, a ella parece

que no le importa nada.

mimí: ¿estás cómodo sentado así,

mi hijo?

juan carlos: muy.

mimí: digo, porque no

hay necesidad.

estamos tú y yo solos.

juan carlos: ay.

se pega, se pega.

se pega.

¿sabes qué nos puede ayudar?

mimí: ¿qué?

juan carlos: adriano.

[llaman a la puerta]

mimí: ¿qué pasó?

>> madrina, ya me voy.

mimí: está bien, está bien,

mi hijo, que dios te ampare.

no te vayas por lo oscurito,

vete por la sombrita.

>> ah, aquí hay un señor

que está pregunte y pregunte

por doña eva.

el licenciado reyes.

mimí: dile que ahorita va,

ahorita va, mi hijo.

>> órale, ahí se ven.

juan carlos: ¿ahora qué quiere?

¿qué quiere?

¿irá a notar que tengo

mal el manicure?

mimí: no creo que se fije

en eso.

ándale, peluca, peluca.

rápido, anda.

juan carlos: es de pelo natural,

espérate.

¿ya?

voy.

mimí: pues apúrate.

jennifer: entonces, ¿sí me vas

a dejar ir al cine?

fernando: a ver, venga para acá,

mi hijo.

no, tú no, el otro.

venga para acá, mi hijo.

claro que sí.

claro que sí.

con un chamaco tan responsable

como él puedes ir casi, casi,

a donde quieras, mi hijita.

eso sí, con la condición

de que se regrese temprano.

nada de andar llegando

a las 12 de la noche.

daniel: no, señor,

le juro que estamos antes

de las diez aquí, ¿verdad?

claro que sí.

jennifer: gracias.

fernando: ey, mi beso.

daniel: lo que usted diga,

señor.

fernando: no, tú no.

mi hija.

mi hijita.

cuídense.

jennifer: ay, sí, sí, papá.

daniel: bueno, con permiso.

marcela: ¿yo estoy pintada

o qué?

oye, tú estás muy pintada, ¿eh?

hazte así.

nos vemos.

fernando: órale.

jennifer: bye.

fernando: todo un caballero.

muy buena onda el chamaco.

marcela: ¿buena onda?

primero lo criticas,

hablas pésimo de él.

y luego dejas ir a tu hija

al cine con él así como así.

sin tomarme en cuenta siquiera.

¿quién te entiende, fernando?

kevin: bueno, yo voy a ir

a mi cuarto.

fernando: ándele, mi hijo.

flaquita, no vayas a empezar

otra vez.

marcela: te viste fatal.

te viste muy convenenciero.

y luego luego se notó

que diste el cambiazo

nada más porque viste

que la familia de daniel

es de dinero.

eso no se vale,

es muy feo que seas así.

fernando: a ver, flaquita,

es muy grave

lo que estás diciendo.

es que para tu información,

no me fijé en la lana.

yo vi que son personas decentes.

marcela: ay, sí,

como si no te conociera.

fernando: ok, en todo caso,

si así fuera, ¿qué?

¿qué tendría de malo

que emparentáramos

con gente pudiente?

¿no podemos o qué?

marcela: qué descarado eres.

fernando: uno rezonga, malo.

si le pone buena cara

al chamaco, también está mal.

o sea, tú no tienes lado,

de veras, flaquita.

marcela: mira, yo encantada

de que hayas dejado

de fastidiar a los muchachos,

ese no es el problema.

fernando: entonces, ¿qué es

lo que te molesta o qué?

marcela: pues es que la verdad

hubo algo que no me latió

con los papás de daniel.

cuando pregunté por qué

lo sacaron del internado,

no te puedo explicar

exactamente qué es,

pero algo no me gusta de ellos.

fernando: ay, flaquita,

el caso es que tú siempre andas

viendo monos con trinchetes.

¿quién te entiende, flaca?

el muchacho es decente.

adriano: eva, por dios,

estaba con un pálpito.

¿qué pasó?

¿por qué se vino

tan intempestivamente?

¿pasó algo?

juan carlos: no sea dramático.

fue una falsa alarma.

es que a una amiguita mía, sí,

se puso mal, ¿verdad?

y no tiene a nadie en el mundo

más que a mí.

adriano: qué generosa es usted,

eva maría.

tan solidaria, tan buena.

ojalá me dejara retribuirle

esa bondad y hacerla feliz.

juan carlos: ah, don adri.

yo no le quiero romper

su corazoncito de pollo,

¿verdad?

yo lo aprecio, yo lo estimo.

pero nunca me voy a volver

a enamorar, nunca.

porque el único hombre

en mi vida fue

y será mi belisario.

adriano: que me achicharre

un rayo verdaderamente

si mi intención fue insultar

a ese hombre que en gloria está.

pero en gloria está, eva maría.

y nosotros no nos estamos

haciendo muy jóvenes.

es hora de tomar una decisión.

acépteme.

véngase a vivir conmigo.

juan carlos: virgen

del divino miembro, no.

no, no, de ninguna manera,

¿cómo cree?

yo no puedo vivir en pecado.

¿qué va a pensar dios de mí?

¿y si va con el chisme

y le dice a belisario?

no, no, no.

adriano: perdón.

me ofusqué, me ofusqué.

es que la verdad,

yo no puedo vivir sin usted,

eva maría, no puedo.

juan carlos: se lo repito

bien clarito.

lo nuestro no puede ser.

adriano: está bien.

si usted no me acepta,

no tiene ningún caso

que yo siga enfrente

de grupo imperio, me iré.

me iré a viajar solo.

venderé mis acciones

a plutarco, no sé.

que se encargue de todo.

juan carlos: no sea enfadoso

tampoco.

no tiene que ser enfadoso,

¿verdad?

si usted se va,

no va a poder lograr

todo lo que tiene que lograr.

adriano: ¿a qué se refiere?

juan carlos: no se haga.

usted quiere hacer

muchos cambios en la empresa,

¿que no?

quiere materializar

el sueño playa majahua, ¿que no?

ahora menos que nunca

se puede ir, jefecito.

adriano: está bien.

me quedo si usted me acepta,

sino me voy.

decida.

decida.

juan carlos: ¿sabe qué?

cae gordo con su chantaje.

en buena onda.

no me venga a chantajear.

adriano: ¿acepta o no acepta ser

mi novia?

juan carlos: acepto.

jennifer: todavía no puedo creer

que mi papá nos haya dejado

venir al cine juntos.

daniel: ¿ya ves como puedes

confiar en mí?

te dije que mi plan era bueno.

jennifer: sí, mi amor,

eres todo un genio.

daniel: ¿y crees que tu genio

se merece algo así

como un premio?

yo creo que tu genio se merece

un premio más grande.

jennifer: yo creo que mejor

basta de premios porque sino--

[chistan]

ya va a empezar la película.

adriano: eva maría león

jaramillo, viuda de zuloaga,

me hace el hombre más feliz

del mundo.

¿qué digo del mundo?

del universo.

juan carlos: ya párele con eso,

en buena onda.

póngame atención.

acepto ser su novia, sí.

pero con mis condiciones.

adriano: lo que usted diga.

juan carlos: está bien.

vamos a ir paso a pasito,

porque yo estoy bien chapada

a la antigua.

además, yo estoy

marcada de por vida

por mi amado belisario.

adriano: por favor, ya deje

de mencionarme ese nombre.

parte mi corazón.

juan carlos: está bien.

pero espéreme que no

he terminado aún.

le pido mucha discreción.

no quiero andar en boca

de medio mundo.

y menos en boca

de grupo imperio,

que es un poquito peor.

adriano: se lo prometo, lo juro.

juan carlos: no quiero caer

en chismes de ningún tipo.

soy una viuda respetable.

ya habrá momento de hacer

oficial nuestro noviazgo,

pero ahorita no.

adriano: usted no pida,

usted ordene.

pídeme.

no quepo en mí

de tanta felicidad.

juan carlos: ¿por qué se infla?

¿por qué para la trompa?

¿qué le pasa?

adriano: para sellar nuestro

compromiso con un beso.

juan carlos: ¿qué?

adriano: para sellar

nuestro compromiso con un beso.

juan carlos: no sea payaso.

ya, para eso falta mucho.

falta un mundo de tiempo.

si quiere sellar

nuestro noviazgo,

no sé, escríbame un poema.

ahora que si no le gustan

mis condiciones, pues ya sabe,

tan tan.

adriano: no, no,

yo le escribo un poema,

yo puedo escribir los versos

más tristes esta noche.

escribir, por ejemplo,

las estrellas que gritan.

juan carlos: entiende mi rollo.

[música]

[música]

mimí: aguántate

y sé la novia, ni modo.

ay, qué envidia.

ya quisiera estar en tus tacones

y dejarme querer por él.

juan carlos: ya, hombre.

yo daría lo que fuera

por que tú estuvieras

en mi lugar, la verdad.

me lleva.

mimí: te digo.

te vas a tener

que poner muy buzo.

porque un viejo lobo de mar

como él, no se va a conformar

con andar de manitas sudadas.

va a querer más

y más y más.

juan carlos: ya, hombre,

¿qué te pasa, hija?

pues ya veré cómo

lo voy toreando yo.

además no va a ser tan difícil.

pues todo lo que sabe,

se enseñé yo.

nada más es aplicar las técnicas

que le enseñé pero a la inversa,

¿no?

mimí: pues sí, no ha de ser

tan difícil.

santiago: ¿ya viste la hora

que es, angélica?

ya regrésate a la casa, ándale.

angélica: santi, mi amor,

¿qué crees?

la rebeca estuvo

insiste e insiste y me trajo

a pachanguear a un bar.

ay, no, ¿y qué crees?

me dejó aquí botada.

ven por mí, ¿sí?

sirve que nos echamos

un traguito juntos.

santiago: no, no, no, no.

mejor toma un taxi,

pero regrésate ya.

pero toma uno de sitio.

por eso de la seguridad.

angélica: no,

pues por eso mismo.

ven tú por mí, ándale.

sirve que bailamos

y tomamos y todo, ¿sí?

santiago: no, no,

no puedo, angélica.

mañana tengo que madrugar

y trabajar todo el día.

angélica: ¿y vas a dejar

que tu esposa se arriesgue

a la inseguridad

de la selva asfáltica?

¿no te da cosita

que me hagan algo?

me podrían hacer cositas malas.

mimí: hola, buenos días.

>> buenos días, señorita,

a sus órdenes.

mimí: gracias, guapo.

fíjese que me dijeron que usted

es el experto

en las cuestiones contables

de aquí de grupo imperio,

¿verdad?

>> así es.

¿en qué le puedo servir?

mimí: pues fíjese

que mi jefecita, que es mi prima

y que también es socia de aquí,

eva maría león jaramillo,

¿sí la conoce, verdad?

>> por supuesto, ¿quién no?

mimí: bueno, pues ella me pidió

que me adentrara en el mundo

de los estados financieros

y ¿usted me podría ayudar,

guapo?

>> con mucho gusto.

¿por dónde le gustaría empezar?

¿por el balance general?

¿o un estado comparativo?

¿o tal vez un estado

de pérdidas y ganancias?

¿en qué ejercicio

se quiere focalizar?

mimí: ay, mi querido

contabilizador.

esto se ve bien complicado,

¿verdad?

>> un poquito sí.

mimí: ¿qué le parece si me voy

y luego vuelvo al ratito?

>> estoy para servirle.

mimí: gracias.

plutarco: helena.

helena: hola, plutarco.

¿qué tal?

plutarco: pensé en pasar por ti

esta mañana, pero creí que si

nos veían llegar juntos,

iban a empezar las sospechas.

helena: sí, así estuvo mejor.

plutarco: helena.

helena: plutarco.

plutarco: te extraño.

tengo ganas de abrazarte.

de estar cerca de ti.

¿nos vemos en la noche?

paso por tu casa.

helena: sí, sí, claro que sí.

ahí nos vemos.

ahora voy a ver los pendientes

de lo de la junta.

plutarco: allá te veo.

eres hermosa.

helena: hola, buenos días.

renato: licenciado,

qué bueno que lo veo.

perdón que lo aborde así,

pero es que tengo días esperando

que me diga cómo voy a quedar

aquí, en la empresa.

plutarco: ¿cómo vas a quedar

en qué?

renato: en qué puesto me van

a colocar, licenciado.

usted me dijo que cuando

regresara de playa majahua,

íbamos a hablar de ese asunto,

¿sí se acuerda?

plutarco: ah, sí, claro.

luego lo vemos.

rebeca, ¿qué haces aquí?

no puedes entrar en mi oficina

así como si nada.

respeta.

te advierto, la próxima vez

le cambio la cerradura

a la puerta.

rebeca: eso es de paranoico.

¿a qué le temes?

¿escondes por aquí algo

que no quieres que yo vea?

plutarco: nada, nada.

rebeca: ¿estás enojado conmigo?

el naco onésimo

te vino con el chisme.

plutarco: ¿qué hiciste?

¿con qué chisme me tenía

que venir onésimo?

rebeca: con ninguno,

no alucines.

lo que pasa es que ese gato

anda de boquiflojo últimamente

y anda inventando cosas

que por supuesto no son verdad.

plutarco: no puedo, rebeca,

perdóname.

estoy muy ocupado

y, además, no estoy de humor.

rebeca: pues llevas varios días

que no estás de humor.

plutarco: tengo que hacer

varias llamadas, en fin.

rebeca: muy bien, cachito.

pero te recuerdo

que el tiempo corre.

tic, tac, tic, tac.

faltan pocos días

para que nos casemos

si no hablo claro.

plutarco: ¿no habíamos quedado

que sin reclamos?

¿no que habías cambiado?

mírate, estás idéntica

a la ballena.

rebeca: lu, mi amor,

te recuerdo que falta menos

de un mes para nuestra boda.

y si no, ya sabes, mi amor,

esta boquita que te ha dado

tanto placer, puede ser

tu ruina y tu perdición.

y te recuerdo que por ahí

hay un video no apto

para menores.

mi amor.

Cargando Playlist...