null: nullpx
Cargando Video...

Por Ella Soy Eva Capítulo 80

Univision6 Dic 2019 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

juan carlos: estuve viendo

la información que amablemente

usted me confió.

¿y sabe de qué me percaté?

hay una cuenta abierta

a nombre de la actriz

eugenia mistral.

adriano: así es,

pero yo no he querido

comentar nada.

es una situación demasiado

delicada, no solo porque

es mi amigo sino porque además

¿para qué echarle más leña

al fuego en contra de su hijo?

lo que me cuesta creer

es que el infeliz de juan carlos

se haya aprovechado

de los delirios de su madre

para embarrarla.

juan carlos: ya párele, eh.

eso según los reportes.

vaya usted a saber

si sea cierto.

no de todo por sentado.

adriano: ya, ya.

mejor no hablemos de eso

porque se me sube

la sangre a la cabeza.

juan carlos: espero que

lo siguiente que voy a tocar

con usted no le haga hervir

su sangrecita pero--

juan carlos: eva, eva,

por favor, ¿tenemos que hablar

de asuntos que no importan

en este momento?

¿por qué mejor no hablamos

de lo nuestro?

juan carlos: don adriano,

aquí se viene a trabajar

no a echar novios.

¿qué haría si viera

a todas las chicas

echando novio--?

adriano: eva, por favor.

no sabes las ganas que tengo

de que usted y yo

estemos solitos.

juan carlos: válgame

la inmaculada concepción.

jesucristo el redentor,

aplaca tu ira.

helena: [suspira]

ay, juan.

no me puedo deshacer

de tus recuerdos.

no puedo.

y creo que no quiero.

lalito: mamá, ya terminé

la tarea, ¿me la revisas?

helena: sí, claro, mi vida.

a ver, préstame.

lalito: ¿qué guardaste ahí?

helena: nada.

¿es esta página?

ey, bichito, ¿qué pasó?

lalito: ¿qué guardaste?

helena: ¿qué te importa?

lalito: [ríe]

helena: no me vayas a patear.

ambos: [ríen]

juan carlos: para eso falta

mucho, don adriano.

contrólese, sea paciente.

no sea menso, hombre.

a mi belisario le entregué

mi amor después de 3 años

y 10 meses de romance

puro y casto.

adriano: ¿3 años y 10 meses?

juan carlos: fue el caso.

aquí tiene los documentos

que me prestó sobre

el supuesto fraude.

por ahí faltan dos hojitas,

luego se las busco.

adriano: espera, espera.

¿cómo que faltan dos hojas?

te dije que era algo

confidencial, no puede caer

en manos de extraños.

juan carlos: no, señor.

son nada más dos hojitas,

se deben haber quedado

en la pensión donde vivo.

yo le juro por la memoria

de mi mamá, don belisario,

que se las voy a encontrar.

adriano: ¡eva maría,

me va a matar de un coraje!

por favor.

rebeca: esto está en chino.

está más difícil

que un crucigrama.

[suspira]

[celular]

chepina: casa de la familia

caballero.

rebeca: chelita, habla mara--

patricia origel.

sí te acuerdas de mí, ¿verdad?

la reportera que quiere

entrevistar a doña eugenia

para la revista telenovelas.

>> ah, sí, ya.

rebeca: ¿ahora me puede decir

dónde y cuándo puedo ver

a la primerísima actriz

para hacerle su nota

de homenaje?

>> pues mire,

el señor no estaba

muy de acuerdo.

pero la señora sí.

así es que le voy a dar

la dirección donde está ella.

rebeca: eres un amor.

chepina: el doctor de ella

dice que le va a hacer

mucho bien a la señora

si regresa a eso

de la "artisteada".

rebeca: lo mismo opina.

a ver, pasame la dirección.

muy bien.

perfecto.

entonces mañana paso a verla.

¿sabes? eres lo máximo,

nunca cambies.

i love you.

igual y sales en una revista

también.

besitos, bye.

ay, yes.

[música]

[música]

adriano: le advertí

que estos documentos

no podían andarse paseando

por ahí como si nada.

yo se lo dije,

claro que se lo dije.

juan carlos: sí,

pero no se encabrite

porque me asusta.

yo soy muy sensible,

muy susceptible.

si me gritan, lloro.

ya no me vea con esos

ojos de pistola.

[llora]

adriano: lo último que quiero

es mortificarla.

pero no estuvo bien.

encuentre sus papeles,

por favor.

juan carlos: usted no me quiere.

usted es como todos los hombres.

nada más quieren aquellito.

y si una comete un error,

se lo echan en cara.

usted no me quiere.

mi novio no me quiere.

>> ¿qué pasa aquí?

este depravado,

lujurioso...

quítese de aquí.

adriano: ey, párele

a su carro.

no invente cosas que no son.

eva maría, por favor,

perdóneme.

para que vea que estoy

arrepentido y que no soy

lo que dice aquí la señorita,

déjeme invitarla

a un lugar muy romántico.

juan carlos: no quiero,

estoy muy sentida.

gracias.

adriano: perdón.

discúlpeme,

no volverá a pasar.

ándele, acepte mi invitación.

por favor.

juan carlos: no.

no va a pasar.

déjeme pensarlo.

bueno.

acepto.

una cena.

usted y yo, mañana.

ya.

adriano: oye...

[susurra]

[solloza]

kevin: mamá, ahora sí

que te quedó riquísima la cena.

te luciste.

marcela: óyele, ¿en qué me voy

a gastar el bono que me dieron

si no es mi familia?

por cierto, para jenny

hay una sorpresita.

jenny: ¿para mí?

marcela: a ver, abre la boca.

jenny: ya, mamá...

marcela: ya, abre los ojos.

jenny: guau, una compu nueva.

gracias, mami.

marcela: ya, ya.

jenny: gracias.

marcela: y a mi hijito

también lo vamos a consentir.

te voy a comprar tu arpa

para que puedas ensayar

aquí en la csa.

kevin: si me dan a elegir,

prefiero una moto.

marcela: estaría loca

si te comprara una moto.

kevin: bueno, está bien.

marcela: si me dan otro bono

el mes que entra,

nos podríamos ir de vacaciones

a la playa.

ambos: [discuten]

juan carlos: no creo que deba

quitarle mucho tiempo.

nada más quería ver

cómo seguía

y si se puede,

saludar a lalito

y a doña chivis.

y luego me voy porque ya sé que

en esta casa nadie me quiere.

helena: eva, a ver,

lalito se está poniendo

su pijama y mi mamá

está con él, ya no tardan.

¿por qué no se sienta

y me dice qué le pasa?

juan carlos: no me pasa nada

y no me quiero sentar.

helena: desde esta mañana

que nos vimos en el hospital

siento que está como

rara conmigo.

¿qué pasó?

juan carlos: es que me siento...

molesta,

porque hasta hoy

me enteré que usted...

me cuesta.

anda con don plutarco.

[llora]

helena: ¿eso le molesta?

juan carlos: mira, nena.

son cosas tuyas.

una como sea,

¿pero las criaturas qué?

se supone que usted y yo

nos tenemos confianza.

no me dijo nada.

¿no que muy amiga?

comadres,

evita para acá, para allá.

helena: tiene razón.

se lo debí haber contado antes.

discúlpeme.

también entienda que es

algo delicado y no es un asunto

como para andarlo gritando.

juan carlos: no era ir

a decirle a cualquiera tampoco.

era confiar en su amiga evita.

pero me quedó claro que

las cosas no son como una cree

y menos como una quiere.

helena: a ver.

póngase por un momento

en mi lugar.

plutarco enviudó hace poco,

es accionista

y de pronto empieza a salir

con alguien de la misma empresa.

queríamos cuidarnos

de los rumores malintencionados,

eso es todo.

juan carlos: helena,

escúchame bien.

don plutarco no le conviene.

helena: ¿por qué me dice esto?

¿qué tiene en contra

de plutarco?

juan carlos: yo sé por qué.

helena: usted sabrá,

pero no me da razones.

no sé ni qué pensar

cuando se pone así terca,

en contra de plutarco.

juan carlos: si usted me dijera

que ya de plano olvidó

al difunto sr. caballero,

que en paz descanse,

yo entendería.

porque no sé si en estos días

se haya acordado de él,

pero usted siempre se acuerda--

[timbre]

juan carlos: dígame que

se acuerda.

helena: ¿puede callarse

un momentito? aturde.

juan carlos: ya estoy callada.

[timbre]

plutarco: mi amor.

helena: ay, hola.

juan carlos: qué bárbaro

es usted.

no deja a esta niña ni a sonia

sombra, déjela en paz.

seguramente la va a contagiar

de algo, vaya a saber

qué enfermedades traerá.

plutarco: yo simplemente

estoy al pendiente de mi novia.

usted debería entenderme

mejor que nadie porque

supongo que a adriano

le pasa lo mismo que a mí.

helena: ¿qué tiene que ver

don adriano?

plutarco: ¿doña eva no te ha

dicho que ella y adriano

también tiene una relación

igual que discreta

que la nuestra?

ellos también son novios.

helena: eva...

santiago: mira lo que

me encontré en la basura.

toda la comida la compraste

hecha, angélica.

angélica: te dije que

desde un principio

que a mí la cocina me da...

santiago: ¿sabes el dineral

que nos gastamos en pedir

comida a domicilio?

angélica: claro que lo sé,

si ya no me queda ni un peso.

así que "cayitos",

que mañana quiero ir

al salón de belleza.

santiago: olvídalo,

porque ahora sí se acabó

el dinero.

angélica: no seas codo.

tu esposa no puede andar

sin el manicure.

luego ves por qué tus amigos

no me bajan de gatona.

santiago: escúchame bien,

estoy quebrado.

no tengo ni un peso.

ahora sí vamos a tener

que apretarnos el cinturón.

angélica: ¿quebrado así

como estar en bancarrota?

santiago: sí, angélica.

estoy quebrado.

tengo muchas tarjetas,

firmé un contrato para

un departamento cuando me iba

a casar con patricia.

ella no lo canceló,

yo tampoco.

ahora tengo que pagar

una millonada que

por supuesto no tengo.

angélica: méndiga güera.

santiago: ella no importa

ahorita.

lo que contamos somos tú y yo.

para salir juntos de esto

necesito que me ayudes.

angélica: ¿o sea, cómo?

santiago: yo creo que

este es el momento de que

vayas pensando en conseguir

un trabajo para que me ayudes

con los gastos de la casa.

angélica: con la pena, mi santi.

no estoy de acuerdo con eso.

en todo caso, pídele una lana

a tus papis.

santiago: ¿cómo crees?

este es mi problema.

yo tengo que salir de esto.

angélica: entonces búscale

otro modo, porque yo me casé

para que mi marido apoquine

con la lana, no yo.

santiago: ¿qué quieres decir?

¿que te casaste conmigo

por interés?

¿de verdad no me quieres,

angélica?

angélica: claro que no, bebé.

yo te quiero, mi santi.

mucho, mucho.

¿quién lo quiere más que yo?

¿por qué dices tonterías?

[música]

[música]

helena: a mí me encanta

que don adriano y usted

estén saliendo.

me da gusto que se hayan

animado a darle una oportunidad

al amor.

¿qué le puedo decir?

me sorprendió, pero estoy

muy feliz por ustedes.

juan carlos: qué lástima que yo

no puedo decir lo mismo

de ustedes, porque ni se crea

que estoy contenta de verla

con este señor que no la suelta.

le va a contagiar algo.

ambos: [discuten]

lalito: hola.

plutarco: ¿cómo estás?

¿cómo te fue en el colegio?

juan carlos: ¿cómo jugaste

fútbol? cuéntame.

plutarco: ¿necesitas ayuda--?

juan carlos: ¿sigues metiendo

muchísimos goles--?

helena: perdón, pero creo

que ya es hora de que acompañe

a lalito a dormir.

mejor mañana hablamos.

ambos: [discuten]

juan carlos: despídeme

a doña chivis, eh.

escúchame.

muy pronto se va a dar cuenta

de lo que en verdad siente

por este sujetete.

helena: ya, adiós.

sí, sí, ya sé

que siempre me está viendo.

kevin: qué padre.

vacaciones.

jenny: sí, de vacaciones

a la playa.

kevin: pero hay que ir

a acapulco.

jenny: no, mejor ixtapa.

a acapulco ya fuimos.

kevin: tú todo pides.

mi mamá te acaba de regalar

una computadora.

jenny: sí, pero a ti te van

a regalar una moto.

kevin: hasta crees

que me la van a regalar.

me van a regalar un arpa.

jenny: yo digo que está padre

que conozcamos más lugares.

mis amigas acaban de ir y

dicen que ixtapa está increíble.

[llaman a la puerta]

>> buenos días,

sra. mistral.

llegó con la señorita

que va a entrevistarla.

eugenia: qué bueno.

¿me veo bien?

>> hermosa, como siempre.

¿pero le pasa algo?

¿se siente usted bien?

eugenia: estoy un poco

confundida.

no recuerdo muchas cosas

y no quisiera decir algo

que no sea debido.

pero me da pena que la reportera

haya venido hasta aquí.

>> no se preocupe.

si gusta, le puedo explicar.

seguro lo va a entender.

ambos: [gritan]

jenny: mami, es tarde.

marcela: okay, mi amor.

flaquito, ¿ya nos vamos?

fernando: ya.

los chavos ya salieron.

marcela: pero quiero

hablar contigo.

desde ayer andas muy serio

conmigo, me imagino por qué.

pero no quiero

que estemos así.

siento muy feo

que no me hables como siempre.

ya quita esa carita.

fernando: vámonos

que se hace tarde.

marcela: tú te adelantas

con los niños.

yo voy a llegar más tarde

a la oficina.

fernando: ¿y eso?

¿a dónde vas o qué?

marcela: hay varias cosas

que tengo que hacer

antes de llegar a la oficina,

pero allá te veo

más tardecito.

fernando: bueno.

marcela: que les vaya muy bien.

>> señorita, lamentablemente,

la srta. mistral

se siente indispuesta.

me indica que no podrá

recibirla.

rebeca: pero si me hizo

dar la vuelta.

no me puedo regresar

sin la entrevista.

mi jefe me mata.

>> lo siento mucho, señorita,

pero no puedo hacer nada.

con permiso.

[bullicio]

>> la sorpresa es...

¡ya tenemos coche nuevo!

todos: [festejan]

fernando: muchas gracias...

[bullicio]

helena: no es necesario

que faltes al trabajo.

ya me siento bien.

silvia: aun así, me voy a sentir

tranquila si te acompaño.

¿qué tal que se te ofrece algo?

hablé con la dueña del vivero

y me dio permiso de faltar.

helena: no está bien

que dejes tus cosas por mí.

además, me voy a poner

a trabajar y te vas a quedar

aquí aburrida.

silvia: hija, tú sí que no sabes

estar en paz.

en lugar de trabajar,

ponte a descansar

como dios manda.

helena: la verdad es que

si no me pongo a hacer algo

que me mantenga distraida

me voy a poner a pensar en juan

y no quiero eso.

¿te vas a quedar viéndome?

silvia: bueno,

me voy a la cocina.

si necesitas algo, me hablas.

helena: sí, eva 2...

[llaman a la puerta]

>> listo, sra. mistral.

ya le expliqué a la señorita

que no la puede recibir.

¿cómo se siente?

¿quiere que llame al doctor?

eugenia: no, gracias.

es solo que no logro

poner en orden mis ideas.

intento recordar cosas

pero no sé si son realidad.

mejor no exponerme al ridículo.

>> ¿cómo dice eso?

usted nunca haría el ridículo.

eugenia: ni me diga.

entre sueños recordé un momento

bochornoso en una obra de teatro

y las cosas que dije.

>> pero afortunadamente

está reaccionado muy bien

al tratamiento.

está dejando de pensar

que su hijo sigue vivo.

eugenia: claro, o que descubrí

que mi hijo se hace pasar

por eva, una empleada

del grupo imperio.

rebeca: ¿qué?

perdón, es que me perdí.

no encuentro la salida.

[música]

[música]

>> ¿qué es lo que hace

usted aquí?

no tiene permiso.

rebeca: ya que estoy aquí,

déjame hablar algunas cosas

con eugenia, porque esto

lo tengo que saber.

>> lo siento, está prohi--

eugenia: está bien.

permítale que se quede

un minuto, por favor.

rebeca: ¿ya ve?

la sra. mistral sí sabe

darle su lugar a la prensa.

>> está bien, señora.

estaré en el pasillo

si necesita algo.

con permiso.

santiago: guau.

este coche se vendió muy bien

el año pasado.

marce, ahora sí te pasaste.

¡marcela!

fernando: sin porritas,

y menos con chocolatito.

>> tienen que darnos

el estrenón.

fernando: ¿se puede saber

de dónde sacaste dinero

para comprar un coche nuevo?

marcela: una parte con lo que

nos dieron del seguro

del otro coche.

pero no te quise decir

para darte la sorpresa.

y la otra parte con mi bono.

fernando: [asiente]

pues qué ganas de tirar

el dinero a la basura, flaca.

pero bueno, es tu lana.

evidentemente tú haces con ella

lo que se te pega

la regala gana, ¿no?

pues ahí está.

marcela: no. no, no, no, fer,

déjame que te explique.

fernando: no, no, lo peor

de todo es que hayas agarrado

parte del seguro

¿del coche de quién?

mío.

¿que me compre con el dinero

de quién?

mío, flaca.

¿mmm?

marcela: oye, te recuerdo

que ese coche

estaba a nombre de los dos.

marcela: y además,

este coche no es para mí, fer.

es mi regalo para ti.

fernando: no, no, no, no...

no está bien, no está bien

que la esposa de uno le regale

a uno así cosas tan caras.

no.

marcela: ¿qué tiene de malo,

fernando?

fernando: tiene todo de malo,

flaca, por favor.

yo no necesito que mi esposa

me regale un coche.

yo para eso me sobo el lomo

todo el día trabajando,

para comprarme mis cosas,

por favor.

marcela: tú y tu machismo,

fernando, de verdad...

fernando: ya estarás contenta,

¿no?

marcela: ya delante de todos

me humillaste.

me pusiste en ridículo, ¿eh?

me cae que no se vale, flaca.

no es justo.

qué mala onda, me cae.

adriano: señorita mimí.

marcela: ¿sí?

adriano: usted no fue convocada

a esta junta.

mimí: está bien, mi "lic".

pues siendo así, me voy.

juan carlos: no, espérate.

¿cómo te vas?

no, siéntate.

jefecito santo, ¿verdad?

y bueno, aprovechando

esta hermosa reunión,

yo quiero decirle

que tampoco estoy de acuerdo

en que esté renato en todo caso

porque deberíamos mejor

de aplazar esta reunión

hasta que la licenciada moreno

salga de su convalecencia.

adriano: no podemos

aplazar esta junta, eva maría.

por eso renato está al frente.

en ausencia

de la licenciada moreno.

señorita mimí, le repito,

usted no fue convocada

a esta junta.

mimí: está bueno.

pues siendo así,

permisito.

adriano: señores,

ahora sí podemos ver

los proyectos que propusieron

cada una de las constructoras

que ustedes

dignamente representan.

fidsa.

rebeca: a ver, señora mistral,

antes que nada,

¿qué hace usted

en este hospital?

eugenia: bueno,

tuve algún desorden mental

que me hacía confundir

la realidad.

pero afortunadamente

ya estoy mucho mejor, ¿eh?

rebeca: ¿y por qué dice

que su hijo sigue vivo?

eugenia: ah, seguramente

el dolor de perder un hijo

y mi estado,

pues me llevaron

a tener esa idea.

pero ¿esas son las preguntas

que tenía preparadas?

rebeca: no, no,

por supuesto que no.

también sobre su última película

en hollywood.

pero ¿usted dice

que aparte de no estar muerto,

su hijo se hace pasar por eva?

eugenia: ¿mi película

en hollywood?

mire, señorita, yo le permití

que se quedara un minuto

por la pena

de haberla hecho venir,

pero le ruego que se limite

a las preguntas

de mi trayectoria como actriz.

rebeca: cómo no, chulita.

pero el público está

muy interesado en su vida.

es que está muy rarito

eso de que su hijo esté vivo.

¿usted cree que un macho

como juan carlos

andaría disfrazado de mujer?

eugenia: [suspira]

¿sabe qué?

me parece de muy mal gusto

el tono de sus preguntas.

y si me permite,

le voy a rogar

que demos por terminada

esta entrevista.

¡enfermera!

rebeca: no, no, señora mistral,

solo un minuto.

por favor dígame

si usted sabe si su hijo

abrió una cuenta de banco

a su nombre.

eugenia: pero ¿de qué habla?

¡enfermera!

enfermera: ¿qué pasa, señora?

¡oiga, hágame el favor

de retirarse de aquí!

¡deje en paz

a la señora mistral!

eugenia: está bien, chulita.

ya tengo toda la información

que mis lectores necesitan.

con permiso.

representante: como pueden

apreciar, aprovecharemos

al máximo los materiales

típicos de la región.

adriano: mmm...

¿y usted qué opina, eva maría?

juan carlos: ¿yo?

ay, pues que está excelente.

a fin de cuentas,

pues nada nuevo, ¿no?

digo, con todo respeto.

pero es lo que siempre ha dicho

la licenciada moreno, ¿verdad?

aprovechar los recursos locales.

sí, pero todo bien.

representante: así mismo

hemos considerado

que las construcciones

mantuvieran--

mimí: eh, hagan de cuenta

cómo que no entré, ¿eh?

como que no soy yo y...

es que no encuentro mi celular.

adriano: mimí, mimí...

mimí: ¿qué?

adriano: ¡mimí!

¡mimí, no puede

interrumpir una junta

así nada más porque sí!

¡mimí!

mimí: pues es que les estoy

diciendo que ustedes le sigan.

hagan de cuenta como que

yo no estoy aquí.

es que ¿dónde lo dejé?

prosiga, ingeniero, por favor.

representante: eh...

por la misma razón,

las construcciones serían

de colores naturales.

mimí: ah, caramba.

aquí está.

qué bonito, mira.

¿para qué me lo escondes?

¿eh?

oiga, eso que usted está

diciendo de las construcciones

de colores,

en la playa, ¿verdad?

ah, pues allá va mucho

el naranja,

el morado obispo,

el verde perico,

el amarillo huevo también.

uh, son colores

chillones, chillones--

plutarco: si ya encontró

su celular,

señorita mimí,

retírese por favor.

mimí: está bueno,

don "plutiarco".

permiso.

hay que ponerle

color a la vida, alegría.

la vida es color de rosa.

la vida es felicidad.

enséñales prima,

llueven flores.

llueven flores, enséñales.

eh, eh... permicito.

[música]

[música]

rebeca: ¿será posible

que juan carlos sea eva?

juan carlos, juan carlos,

esto lo encontré por ahí.

sé que tienes gastritis

y dicen que es muy bueno.

juan carlos: oye, gracias.

rebeca: doña eva, ¿qué tiene?

¿está bien?

juan carlos: sí.

un ataque de gastritis,

pero todo bien.

ahora regreso.

¡no me toque!

¡usted me vuelve a tocar

y se muere!

rebeca: una copita y ya, ¿eh?

juan carlos: desde luego,

"baby".

oye, yo...

yo soy un caballero ante todo.

[silba]

la vida es color de rosa.

la vida es felicidad.

¡y llueven flores!

[ríe]

[silba]

enfermera: pero afortunadamente

está reaccionando muy bien

al tratamiento

y ya está dejando de pensar

que su hijo aún sigue vivo.

eugenia: ah, sí, claro...

o que descubrí que mi hijo

se hace pasar por eva.

una empleada del grupo imperio.

rebeca: ¿eva o juan carlos?

plutarco: a mí me parece

que la propuesta

de la constructora fidsa

es la mejor.

adriano: [asiente]

es bastante original, sí.

sí, sí, pero tome en cuenta,

plutarco,

que es la constructora

con menos experiencia.

juan carlos: yo opino igual

que nuestro jefecito santo,

¿verdad?

no estaría de más revisar

las propuestas

de las otras compañías.

plutarco: hay, por favor.

es una empresa joven,

novedosa, vanguardista.

sus diseños son muy modernos,

mira, adriano, por favor.

renato: yo estoy de acuerdo

con el licenciado ramos arrieta.

su propuesta me recuerda

a los desarrollos

del mediterráneo.

juan carlos: ah, chi...

adriano: renato, no diga cosas

que usted no conoce.

¿está bien?

bien.

voy a necesitar tiempo

para tomar una decisión

y evaluar todas y cada una

de las propuestas.

juan carlos: ¿cómo así?

¿cómo "tomar"?

caballeros, una disculpa,

¿verdad?

pero no se olviden que falta

que tomemos en cuenta, ¿verdad?,

la opinión

de la licenciada moreno.

que a fin de cuentas,

es la directora del proyecto,

¿qué no?

plutarco: digan lo que quieran,

pero fidsa me parece

la mejor propuesta.

y si lo vemos

en el aspecto financiero,

sin duda es la opción.

juan carlos: pero ¿cómo

se te ocurre entrar

a la sala de juntas?

no solo entrar,

interrumpir

y encima,

opinar, mimí.

no estás capacitada para opinar.

estás de acuerdo conmigo

en que fue muy poco profesional,

¿verdad?

mimí: ¡ya, ya, ya,

ya no me digas!

¡ya entendí!

juan carlos: ¿qué vas

a entender? no entiendes nada.

[llaman a la puerta]

adelante.

muy bien que esperó el adelante,

jefecito.

muy bien.

adriano: con permiso.

juan carlos: sí.

adriano: señorita mimí,

necesito hablar muy seriamente

de lo que pasó.

mimí: a sus órdenes, mi "lic".

adriano: le recuerdo

que usted estaba aprueba

en el grupo imperio.

pero acaba de demostrar

que usted no nació

para la vida corporativa.

así que, lo mejor

es que vuelva a lo suyo

y se vaya de la empresa.

juan carlos: si me permite,

jefecito, ¿verdad?

mimí: prima.

juan carlos: ¿sí?

mimí: ¿nos dejas a solas

un momentito por favor?

juan carlos: sí.

¿para qué?

mimí: prima, ¿nos dejas a solas

un momentito por favor?

juan carlos: sí.

¿para qué?

mimí: ¡nos dejas a solas

un momentito y te vas!

juan carlos: con el mayor

placer.

mimí: gracias.

juan carlos: ¿quiere que

le cierre...?

mimí: claro.

qué mensa me estoy viendo,

¿verdad?

ahora encontró el pretexto

perfecto para alejarme

de su vida.

para que ya no sea yo

una tentación para usted,

¿verdad?

adriano: no sé de qué

me está hablando.

mimí: no se haga.

adriano: mire, mimí,

su prima ya sabe

lo que usted siente por mí.

y por lo mismo,

la verdad no me gustaría

que mi novia pensara

algo que no hay

entre usted y yo.

mimí: a ver, así de plano,

a calzón quitado.

¿no siente nada,

lo que se dice nada,

nadita por mí?

¿su corazoncito

no palpita aceleradamente

cuando me ve pasar,

cuando me acerco?

¿eh?

adriano: mimí,

¿cuántas veces tengo que decirle

que yo no tengo ojos

más que para una sola mujer?

para eva maría.

mi corazón sí late

así como usted dice,

pero es por ella.

yo amo a eva maría.

mimí: pues entonces ni hablar,

¿verdad?

lo mejor es que me vaya.

adriano: sí.

yo creo que es lo mejor.

mimí: claro.

pues ni hablar.

está bien.

adriano: mimí.

mimí: ¿sí?

adriano: le deseo mucha suerte.

[suspira]

[música]

[música]

helena: pues si ya estás aquí,

¿por qué no te quedas a comer?

no falta mucho

para que llegue lalito.

y lo esperamos

y comemos todos juntos.

plutarco: yo solo vine

a verte,

a abrazarte,

a besarte...

por eso me salí

antes de la oficina.

se me hacían demasiadas horas

sin estar contigo.

helena: bueno, y cuéntame,

¿cómo van las cosas

en la oficina, en la empresa?

plutarco: hoy tuvimos una junta

con los representantes

de las constructoras,

las que van a trabajar

en playa majahua.

helena: ¿por qué

no me esperaron?

yo tenía que haber estado

en esa reunión.

plutarco: te juro que intenté

posponerla, mi amor,

pero adriano y eva

querían avanzar

y no pude hacer nada.

helena: pues qué lástima

que los demás accionistas

no pudieron esperarme.

plutarco: dentro de lo que

vimos hoy,

la que más me convenció

fue lo que presentó

la constructora fidsa.

estoy seguro que aquí también

te van a gustar sus propuestas.

helena: si a ti te gustaron,

deben ser muy interesantes.

plutarco: bueno, pero al final

la decisión es tuya.

ya veremos qué te parece

cuando regreses a la empresa

y las puedas revisar.

helena: ay, sí,

ya no veo la hora

para regresar a la oficina.

ya no me aguanto aquí.

plutarco: deberías disfrutar

el tiempo tu casa con lalito,

sin preocupaciones de negocios

en vez de estar pensando

en regresar.

helena: es que debe ser

que me gusta mucho lo que hago.

y por otro lado,

acuérdate que yo soy

el sostén de esta casa.

tampoco me puedo dar el lujo

de no trabajar.

[puerta se abre]

¡hola, mi amor!

lalito: hola, mamá.

helena: ¿cómo estás?

plutarco: ¿cómo estás, lalito?

helena: ¿cómo te fue

en la escuela?

lalito: bien.

me dejaron mucha tarea.

plutarco: a ver.

dime que te dejaron.

a lo mejor te puedo ayudar.

lalito: ¿en serio?

plutarco: sí, claro.

lalito: gracias.

plutarco: si es matemáticas,

soy buenísimo, ¿eh?

lalito: sí.

plutarco: a ver, muéstrame.

santiago: ¿a poco no sabías

de la sorpresa?

fernando: ahí vas otra vez...

¿cómo voy a saber

de la sorpresa?

si no, no sería sorpresa.

>> felicidades

por tu coche nuevo.

fernando, quién tuviera

una mujer así.

fernando: no, esto sí lo vamos

a arreglar--

santiago: no, no, tranquilo--

fernando: no, no,

no más le faltó decirme

"paquetón" y "mandilón".

no, ya le eché.

siempre se viste

como de entre verde y amarillo.

santiago: tranquilo, tranquilo,

pues si no lo hicieron

con mala intención.

fue en buena onda.

fernando: ay, sí, muy...

a ver, a ver, a ver,

¿qué de buena onda va a tener

que mi mujer

me regale un coche?

para eso está uno.

debería ser al revés, santiago.

santiago: a ver, las cosas

cambiaron.

son otros tiempos, nando.

modernízate.

fernando: no.

lo que más me purga

es que ante los ojos

de toda la empresa

yo soy el que quedo

debajo ¿de quién?

santiago: ¿de quién?

fernando: pues de mi mujer.

lo que estamos hablando, santi.

santiago: no...

nando, nando,

tranquilízate.

estás alucinando.

nadie piensa eso aquí.

ambas: [ríen]

fernando: ¿ves?

se rieron de mí.

es que todo el mundo sabe

que mi mujer es mi jefa,

que gana más que yo.

entiéndelo.

santiago: pues no exageres.

vele el lado amable a las cosas.

ya quisiera yo

que angélica trabajara

y me ayudara con los gastos.

fernando: a ver,

¿qué lado amable va a tener,

santi, por favor,

que mi mujer sea mi jefa,

que gane mejor que yo,

que me habiente,

que me restriegue en la cara

su sueldo?

por favor...

santiago: pues, nando,

como están las cosas,

yo creo que angélica va a tener

que conseguir chamba

de medio tiempo porque si no,

no la libramos.

fernando: ¿por qué, santi?

¿por qué?

santiago: ay, "brother".

estoy en la ruina.

ambas: [ríen]

fernando: no les hagas caso.

no les hagas caso.

sí, vente, vente.

ven.

plutarco: mira, lalito,

el dibujo te quedo muy bien,

pero cuando tengas

que exponer en tu salón,

es mejor si te llevas

unos dinosaurios

y les enseñas cómo rex

se comía a las especies

más chicas.

lalito: pues sí, ¿verdad?

así me va ayudar en mi trabajo

de la feria de la ciencia.

plutarco: claro.

si quieres, luego vemos

qué dinosaurios tienes

y yo te digo cuáles llevas.

¿va?

lalito: va.

gracias por ayudarme

en mi tarea, plutarco.

plutarco: de nada.

a mí me gusta mucho ayudarte,

¿sabes?

lalito: oye, ¿y si vas a

la feria de la ciencia conmigo?

ándale, es la próxima semana.

helena: mi amor, plutarco

tiene muchas cosas que hacer.

es un hombre muy ocupado.

lalito: ah...

es para que vea mis dinosaurios.

y para que los dos estén ahí.

ándale, ¿sí?

plutarco: yo por supuesto

que voy.

tu mamá yo vamos estar contigo

en esa feria.

te lo prometo.

lalito: plutarco,

me caes muy bien.

plutarco: y tú a mí también.

helena: ya es tarde, mi amor,

y no has comido.

ve a lavarte tus manitas

y ya luego guardas

los útiles, ¿va?

lalito: sí, mamá.

gracias, plutarco.

plutarco: de nada.

¿qué pasa?

helena: yo sé que lalito

te invitó de corazón,

pero pienso que todavía

no es buen momento

para que nos acompañes

en un evento en la escuela.

es demasiado pronto.

plutarco: ¿pronto para qué?

helena: para que lalito

se ilusione.

ya le pasó con juan

y no quiero

que le pase otra vez.

>> y le regaló a su esposo

un coche recién salidito

de la agencia.

huele a nuevecito.

>> aunque parece que a fernando

no le gustó mucho la idea

que digamos.

juan carlos: ay, pero

¿por qué no?

pues ni que a uno le anduvieran

regalando carros todos los días.

debería de andar pegando brincos

de la felicidad.

¿cómo de que no?

marcela: eva.

juan carlos: ay, ¿qué?

marcela: qué bueno que la veo.

¿me puede firmar estos papeles?

juan carlos: ay, por supuesto.

¡pluma!

gracias.

ya supe que te luciste

y que le regalaste un coche

al cavernícola de tu marido.

marcela: ya ni me diga,

doña eva.

se enojó.

se enojó por lo del carro.

dice que es una humillación

que su esposa se lo haya dado.

juan carlos: ay, voy yo a creer.

todos: [hablan al tiempo]

juan carlos: ¿qué tu marido

no entiende la bendición

que es tener una mujer

tan exitosa como tú a su lado?

marcela: ojalá él lo viera así,

pero pues no.

juan carlos: ah, caray.

ay, yo no entiendo.

ay, ¿tú lo entiendes?

oye, ¿tú lo entiendes?

¡cindy! ¡cindy!

cindy: aquí, aquí.

juan carlos: ah, no te me vayas.

¿tú lo entiendes?

cindy: no.

juan carlos: pues claro que no.

nadie.

marcela: yo creo que lo mejor

va hacer devolver el coche

a la agencia.

todos: [hablan al tiempo]

juan carlos: ¡ya!

hablen.

discútanlo.

ustedes se quieren

y él debe de entender

que fue un gesto muy bonito

tu parte.

marcela: pues sí, pero lo malo

es que él no lo vio así...

Cargando Playlist...