null: nullpx
Cargando Video...

Por Ella Soy Eva Capítulo 77

Univision4 Dic 2019 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

[tema musical]

juan carlos: siempre te digo

que yo no sé rezar,

que yo no sé pedirte las cosas

como los demás, pero--

pero tú sabes que te hablo

con el corazón en la mano

y no te pido nada para mí.

yo lo único que te pido es que--

es que cuides a helena.

¿sabes? ella es la mujer

más maravillosa que he conocido,

y necesita vivir, para ella,

para lalito, para estar bien

y para seguir en este mundo.

porque créeme que sin ella

no sería el mismo, ¿eh?

este, creo yo.

dios mío, tú sabes cuánto la amo

y de lo que soy capaz por ella.

tú sabes todo, ¿no?

protégela.

haz que todo salga bien,

que se recupere.

por favor, cuídala.

jiménez: [ríe]

y dígame cómo se ha sentido.

eugenia: uy,

como en "el triunfo del amor"

con este "corazón salvaje",

por esos "extraños caminos

del amor", adonde conducen

"las secretas intenciones".

jiménez: señora,

no le entiendo muy bien.

ambos: [ríen]

eugenia: son algunos títulos

de telenovelas, doctor.

me gusta usar juegos de palabras

y hablar con referencias

al teatro o al cine

o a la televisión.

jiménez: ya entiendo.

muy ingeniosa.

lo que es ser actriz.

eugenia: "ser o no ser,

he ahí el dilema".

¿no ve?

siempre tengo un diálogo

por respuesta.

ay, tengo muy buena memoria

y me sé casi todos los papeles

que he interpretado.

jiménez: sí, la felicito.

ejercite su memoria para evitar

el alzheimer, señora.

eugenia: ay, lo voy a tomar

en cuenta, doctor.

fíjese, me sé parlamentos

enteros de mis películas

o de mis obras de teatro,

y hasta de mis telenovelas.

[ríe]

jiménez: señora,

y sobre su hijo,

que en paz descanse,

¿qué me puede usted decir?

eugenia: juan carlos

no está muerto, doctor,

pero tampoco de viaje

como me hizo creer.

tal parece que mi hijo

resultó ser mejor actor que yo.

juan carlos: enfermera,

¿no sabe cómo salió

la paciente helena morena

de la operación, por favor?

enfermera: hace media hora

que la sacaron del quirófano,

doctor.

el reporte dice

que está muy bien

y que la acaban de pasar

a su cuarto.

juan carlos: muchas gracias.

ay, gracias a dios

que estás bien.

gracias a dios que estás bien,

helena.

[pitido]

dios mío,

gracias por protegerla,

por dejarla salir con bien

de todo esto.

muchas gracias.

helena, mi amor,

ya no me puedo quedar

más tiempo.

me tengo que ir,

pero quiero pedirte

que luches para recuperarte

para que salgas de aquí pronto.

lucha

porque yo te necesito viva.

y aunque no sepas adónde estoy,

siempre voy a estar cerca

para cuidarte.

y no voy a descansar

hasta encontrar la manera

de probar mi inocencia

y volver para ser feliz

contigo y con lalito.

te amo.

helena: juan...

juan...

estás--estás vivo.

juan carlos: sí,

estoy vivo por ti.

porque te amo.

helena: eres un mentiroso.

juan carlos: sé que te hice

mucho daño a ti y a lalito,

pero si estoy aquí

es porque quiero resolver todo

para estar juntos.

porque para mí ustedes son

lo más importante de este mundo.

helena: me engañaste.

juan carlos: nomás poquito.

helena: me dejaste sola

y te fuiste y--

juan carlos: no, nunca me fui.

nunca me fui, helena.

siempre estuve cerca de ti.

todo este tiempo

he tenido que estar escondido

para descubrir la verdad.

helena: tú--tú estás muerto.

estás muerto y yo--

y yo estoy soñando, y--

juan carlos: estoy vivo.

estoy vivo

y tuve que fingir mi muerte

para poder estar cerca de ti

y protegerte.

te juro que nunca me he ido.

necesito que seas fuerte,

que te alivies,

porque yo me estoy muriendo

por recuperarte.

helena: juan, juan,

yo te amaba.

te amaba y te amé como--

como nunca he amado a nadie.

a nadie, a nadie, a nadie.

[música]

[música]

rebeca: [suspira]

aquí tiene que haber

alguna información

que le haga retorcerle el hígado

al traicionero de plutarco.

¿el teléfono de verónica castro?

¿ninel conde?

¿laura león? ¿maxine woodside?

¿y plutarco para qué quiere

los datos de estas artistas?

el celular de eva.

¿el número de eugenia mistral,

la mamá de juan carlos?

¿para qué?

eva y eugenia.

juan carlos: me moría de ganas

por tenerte así, cerquita,

y poder decirte que estoy vivo.

que he estado cerca

y que te sigo amando

con todo mi corazón.

helena: [solloza]

te amo.

te amo, pero--

[solloza]

pero me duele--me duele amarte.

juan carlos: helena, por favor,

no me odies,

porque yo sin ti no puedo vivir.

helena: tú--

tú estás muerto.

juan carlos: volví

para recuperarte.

para que sepas

que no soy un delincuente.

para demostrarte cuánto te amo.

helena: no--no te vayas,

no te vayas.

[solloza]

no--no vuelvas a dejarme nunca.

nunca. no me dejes, ¿sí?

juan carlos: nunca te dejé.

nunca te dejé,

siempre estuve cerca,

nada más que tú no lo sabías.

helena: no lo sabía.

juan carlos: estoy vivo,

mi amor, pero--pero solo

puedo estar vivo para ti.

nadie puede saberlo todavía.

nadie.

necesito que guardes el secreto.

helena: yo te quería olvidar.

quise--quise,

pero no pude, no pude.

y te amo.

te amo, te amo, te amo.

juan carlos: y yo a ti.

yo a ti.

[música]

rebeca: ¿para qué

quiere plutarco el teléfono

de la mamá de juan carlos?

¿para qué?

plutarco: aunque te esmeres,

no vas a encontrar nada

que me implique con el desfalco.

así que deja de meterte

donde no te llaman.

rebeca: a ver, a ver, entonces,

¿tú tuviste que ver

con el fraude

que le achacaron a juan carlos?

no te salgas por la tangente.

aclárame ahorita mismo

si tuviste que ver

en el supuesto fraude

que hizo juan carlos.

¿quién sabe

qué chanchullo hay aquí?

pero yo lo voy a averiguar.

a ver.

eugenia mistral.

¿por qué eugenia mistral?

¿le hablo o no?

[música]

[pitido]

helena: esto no--

no es--no es un sueño, ¿verdad?

[llaman a la puerta]

doctor: ¿cómo está

reaccionando la paciente?

juan carlos: bien, bien.

ya la chequeé y está todo bien.

doctor: por suerte

no hubo complicaciones

en la cirugía.

juan carlos: sí, por suerte.

doctor: con absoluto reposo

se va a recuperar pronto.

juan carlos: sí,

con absoluto reposo, sí.

doctor: ¿qué, acabas de entrar

a esta guardia?

juan carlos: sí, a esta guardia.

pero no, más bien voy saliendo,

colega,

porque se acabó mi turno.

pero si quiere, colega,

le mando otro colega ahorita.

¿le parece?

voy por el colega, permiso.

doctor: ay, estos residentes.

[teléfono]

chepina: ay,

¿dónde dejé el teléfono?

ay, aquí está, yo sabía.

hola,

casa de la familia caballero.

rebeca: buenos días.

¿se encontrará

la señora eugenia mistral?

soy reportera de tv y novelas

y me gustaría hacerle

una entrevista.

chepina: ay, ay, qué pena,

señorita, pero fíjese

que la señora no está.

se fue de viaje.

rebeca: no me diga.

pues qué maravilla.

yo tengo manga ancha para ir

a cualquier punto del planeta

con tal de conseguir

una primicia.

¿y dónde está ella?

chepina: ah, pues es que no sé

cómo se llama, este...

rebeca: usted dígame

y yo voy a alcanzarla.

nueva york, londres, parís,

los ángeles.

es que va a ser un número

para homenajear, como debe ser,

a esa diva del cine, del teatro

y de la televisión.

chepina: no, no, lo que pasa

es que la señora--

ay, cómo le explico,

fíjese que--

rebeca: ¿o no será más bien

que la señora está malita?

chepina: ándele,

alguito de eso, exacto.

rebeca: no te preocupes, chula,

tú dime dónde está y te juro

que va a ser un reportaje

con todo el respeto

que se merece esa gran estrella.

chepina: ay, pues--

vamos a hacer una cosa, señito,

mire, déjeme que yo le pregunte

al señor o a la señora

a ver qué me dicen,

y ya luego usted me habla

a ver qué pasó.

rebeca: claro que sí,

yo te llamo después y espero

que puedas darme información.

ella y yo te lo vamos

a agradecer muchísimo.

va a salir en la portada

y va a ser

una verdadera sensación.

y a lo mejor hasta tú sales,

chula.

gracias, besitos.

mimí: hágame caso, mi lic.

llevo todo el camino diciéndole

que a lo mejor mi prima, la eva,

se regresó a la pensión

a buscar su celular

y quién sabe

si la encontremos aquí.

adriano: si usted

no se lo hubiera traído

sin querer,

nada de esto hubiera pasado.

mimí: pues si ya le dije que fue

para evitarle la vuelta

a mi prima.

no va usted a creer

que yo lo hice a propósito,

¿verdad? nada más por molestar.

adriano: ¿sabe qué?

mejor ayúdeme a buscar a eva

o algún familiar

de la licenciada moreno

para ver cómo está.

mimí: está bueno.

[altavoz] doctor álvarez,

presentarse en recepción.

[pitido]

helena: mamita.

silvia: todo salió bien,

mi hijita.

le pedí a la virgen de juquila

que te protegiera

todo el tiempo.

helena: ¿lalito?

lalito, tápate, mi amor,

te va a dar frío.

silvia: estás soñando, helena.

debe ser por la anestesia.

helena: que no se vaya

mi niño solo, ma.

pues, ¿cómo adónde?

a la playa.

a la playa.

¿juan?

juan...

¿ya te fuiste?

no te vayas, juan.

no te vayas.

jiménez: en general,

la salud de su esposa

ha sido mejorando.

solo hay algo que ella

no termina de aceptar.

modesto: la muerte

de nuestro hijo.

jiménez: exactamente.

fuera de eso,

hemos logrado muchos avances.

modesto: ella

ha estado evadiendo

el fallecimiento de juan carlos

desde el primer momento

que se lo mencioné.

jiménez: sí.

por otro lado, licenciado,

le insisto que ella debería

volver a tener contacto

con sus actividades,

con su vida artística.

modesto: eso nunca me gustó.

y al final logré convencerla

de que dejara esa carrera.

jiménez: sí,

pero esa situación

le afectó notablemente.

por eso creo que va siendo hora

de que se replantee el retorno

de eugenia mistral

a la actuación.

sí, piénselo.

[música]

plutarco: como comprenderás,

cuñado, la licenciada moreno

no podrá presentarse a trabajar

en toda la semana.

adriano: no importa--no importa

cuánto le den de incapacidad.

lo único que importa

es que se restablezca

y que esté bien.

silvia: muchísimas gracias,

señor.

adriano: no tiene nada

que agradecer.

¿y eva maría no anda por aquí?

silvia: no, no la hemos visto.

mimí: eh... es que, pues,

ya ven cómo es mi prima.

si no se da su vueltecita por

acá es porque, seguramente,

pues no lo quiso importunar.

ella es muy prudente.

plutarco: sí, sobre todo

prudente.

adriano: pero ¿dónde está?

[celular]

mimí: perdón, perdón.

¿bueno?

juan carlos: mimí,

qué bueno que te encuentro.

¿adónde estás?

mimí: ay, mira,

hablando de la reina de roma.

mi hija...

adriano: [murmura]

mimí: ¿dónde estás tú, mi hija?

tengo cosas que decirte, sí.

no, no ahorita, no ahorita,

mi chula.

aquí estoy con don adriano.

aquí te lo paso.

ándale, adiosito.

adriano: con permiso.

¿bueno?

eva maría.

juan carlos: ay, jefecito santo,

es que no sabe,

ha sido un día de pavor, ¿sabe?

fui muy tempranito

a ver a helenita.

adriano: por el hospital

nadie la vio.

juan carlos: es que llegué

muy temprano.

¿sabe a quién alcancé a ver?

alcancé a ver a don pluti,

al padre de helenita y claro,

como no soy santa

de su devoción, ¿verdad?,

pues me hice la occisa

y no saludé.

adriano: eh... ¿y luego?

juan carlos: pues supe que iban

a operar a helenita, ¿verdad?

pero, pues como ¿yo qué se

de medicina?

pues ni modo que me quede

a ayudarles, ¿verdad? pues no.

así que me vine a la pensión

mejor porque me sentí bien mal.

adriano: ¿qué tiene, eva maría?

juan carlos: ¿no me oye

que ando ronca?

ah, ah, ah.

a lo mejor dormí

medio despechugada

y me entró un aire colado.

que no se imagine nada,

que no se imagine nada,

por favor.

adriano: no me diga.

la estuve llamando, eva,

hasta que supe

que la señorita mimí

se trajo su celular.

juan carlos: pues con razón.

yo aquí como loca buscándolo

y nada.

lo bueno es que no lo perdí

en la calle, ¿verdad?,

porque si no, no--

adriano: bueno, lo importante

es que usted apareció

y está bien.

la señorita mimí y yo

nos vinimos de grupo imperio

para buscarla.

juan carlos: ¿cómo?

¿juntos? ¿juntos?

oiga, no dé motivos

para que me ponga celosa.

ustedes dos conviven demasiado.

¿sabe qué?

no haga cosas buenas

que parezcan malas.

que le guste,

que le guste mimí,

que le guste mimí, por favor.

adriano: eva maría, me honra.

me halaga muchísimo

que usted me cele.

pero no se preocupe por nada.

ya le he dicho que yo

solo con usted, con nadie más.

con usted, usted

y nadie más que usted.

juan carlos: ay...

santiago: no, y por eso

quiero agradecértelo mucho,

marce.

es que gracias a tus consejos,

yo estoy haciendo

todo lo posible

por sacar a flote mi matrimonio.

bueno, y angélica también

le está echando muchas ganas.

es que yo siempre

he admirado mucho

el matrimonio de ustedes dos.

son algo así como--

como mi ejemplo a seguir.

ustedes siempre salen adelante--

¿dije--dije algo malo--?

fernando: [grita] nada, nada--

marcela: está pasando algo,

santiago, nada más que es

entre este y yo.

no te preocupes, no es contigo.

santiago: ¿y está tan cañón

la cosa?

digo, no, disculpen,

yo no quisiera meterme

en sus cosas, de verdad.

yo me--

renato: disculpa, santi.

¿tienen las cartas

del regidor de playa majahua?

santiago: sí.

fernando: aquí está.

santiago: oye, renato,

la verdad es que quisiera

pedirte disculpas

por lo del otro día.

mira, yo no soy

un hombre agresivo--

discúlpame, ¿no?

>> ¿qué creen? ¿ya se enteraron?

lucía y renato

pasaron la noche juntos

en la oficina.

renato: [carraspea]

>> ay.

fernando: ay, pícaro.

>> no sabía que estabas aquí.

fernando: ya suéltalo.

¿qué pasó entre lucía y tú?

[se mofa]

galán, ¿eh?

plutarco: solo voy a ver

cómo están las cosas en

la oficina y regreso a la tarde.

silvia: sí, don plutarco.

ahorita helena todavía anda

muy sedada.

la enfermera me dijo

que para la tarde

ya va a estar completamente

consciente.

que le vaya muy bien

y otra vez muchas gracias

por todo.

plutarco: no, no tiene nada

que agradecer.

si sabe que lo más importante

del mundo para mí

es que su hija esté bien.

con permiso.

eduardo: licenciado.

plutarco: sí, teniente, dígame.

eduardo: yo también

le quiero agradecer

lo que hace por helena.

pero le repito:

si usted quiere algo serio

con mi hija,

o aprende a controlarla

o no le va a ir nada bien

con ella.

silvia: no le haga caso

a este señor, don plutarco.

si usted ama a mi helena,

usted sabrá tratarla

y valorarla como ella se merece.

plutarco: gracias.

con permiso.

silvina: eduardo...

desde anoche estás aquí

y creo que ni siquiera

has comido.

ya no tenemos edad

para malpasarnos.

¿te traigo algo?

eduardo: no quiero nada.

silvia: bueno, pues yo sí

voy por un café.

mimí: ahora sí me vas a oír,

y no me vas a interrumpir

porque no me tienes

nada contenta.

te tengo un listón negro, mira.

juan carlos: está bien, pues.

regáñame. ¿qué te pasa?

mimí: por empezar,

anoche te desapareciste

y anduve toda la madrugada

con el jesús en la boca.

y para colmo, pues,

no podía hablar a la policía

porque se supone

que tú estás muerto.

juan carlos: pues sí.

mimí: "pues sí", y te fuiste

para colmo sin tu celular.

juan carlos: a ver, momento,

la que me quitó mi celular

fuiste tú, acuérdate.

mimí: ya, ya, ya, cállate ya.

me vas a dar un paro cardíaco,

me vas a venir matando tú.

juan carlos: no, perdón, mimí.

perdóname, mimí.

te ves tan fea cuando te enojas.

mimí: ay, no.

juan carlos: pero ¿sabes qué?

valió mucho la pena, ¿eh?

créeme.

ya me di cuenta de que helena

me sigue amando.

mimí: ¿de veras?

juan carlos: sí, hija,

no me ha olvidado.

¡no me olvidado!

mimí: [celebra]

ey, estoy enojada. ¿y luego?

juan carlos: pues ya lo decidí.

ahora que helena sabe

que estoy vivo, pues,

le voy a decir toda la verdad.

mimí: ¿qué?

juan carlos: sí.

no quiero más secretos.

entre dos seres que se aman

no debe de haber ningún secreto.

ni uno solo.

[música]

[música]

mimí: ¿le vas a confesar

a helena que todo este tiempo

que estuviste a su lado

haciéndote pasar por eva?

juan carlos: es lo de menos,

hombre.

mimí: ¿cómo va a ser

lo de menos, menso?

¿tienes alguna prueba,

alguna pruebita, chirri,

chiquitita diminuta así,

chiquitilla que demuestre

tu inocencia?

no, ¿verdad? ninguna.

juan carlos: no.

mimí: no.

juan carlos: no importa eso,

hombre.

te fijas en nimiedades.

con que helena me crea,

es suficiente. ya con eso.

hoy la voy a ver

vestido de eva, ¿no?

le voy a contar

absolutamente todo

lo de las pruebas,

de por qué el disfraz...

mimí: ay, si eres bruto tú.

ahí vas como res al matadero.

piensa con la cabeza.

estás pensando con las tripas,

con las patas,

con todo lo de abajo,

menos con la cabeza, ¿eh?

y deja al menos

que la pobrecita se recupere.

a ver, aclárame algo.

juan carlos: ¿qué?

mimí: cuando le dijiste

que estabas vivo,

¿fue saliendo de la operación?

juan carlos: sí.

y me dijo que me amaba,

que no me había olvidado...

sí, estuvo increíble--

mimí: comprobado.

juan carlos: ¿qué?

mimí: eres bruto.

juan carlos: ¿qué te pasa, hija?

mimí: estaba sedada, mi hijo.

digo, no es por desanimarte,

pero no la friegues.

no puedes creer 100%

lo que dice una persona

que está todavía sedada

con anestesia, medicamento,

atarantada, pues.

juan carlos: no, no,

lo dijo de verdad,

lo dijo de verdad.

sabe que estoy vivo.

o sea, todo bien.

mimí: mejor tantéale primero

antes de hablar otra vez

con ella. en una de esas,

pues ni se acuerda.

juan carlos: está bien.

voy a esperar

a que se recupere, pues.

de todas maneras, el doctor

dijo-- ¿qué dijo el doctor?

"reposo absoluto"

dijo el doctor.

ya sabes como dice "reposo",

como si pudiera estar

reposado sin hacer nada

todo el día.

y aparte no la van a dejar

recibir visitas por lo menos

hasta mañana.

pero es que ya no puedo más,

mimí, ya no aguanto.

mimí: juan carlos, aguanta,

te lo ruego.

te lo imploro, mi hijo.

te lo suplico.

no le digas nada todavía.

aguántate tantito, mi hijo, ¿eh?

no lo eches todo a perder.

por favor.

plutarco: ¿fuiste a mi suite

por las muestras de vino

y de la cena que tuve

con helena?

onésimo: simón. mira.

aquí tienes la botella.

aquí tienes lo demás.

¿pero para qué quieres

que analicen todo eso tú?

plutarco: no vayas a decir nada,

pero sospecho que alguien

trata de envenenarme.

onésimo: sopas, perico.

¿cómo que envenenamientos?

ahora resulta.

¿no te estás volviendo

medio paranoico?

además, se me hace

que la helena ya iba

medio enferma desde antes

o algo. le hizo daño una cosita

de la cena, pero no todo--

plutarco: ¿yo te pregunté algo?

no, ¿verdad?

entonces abstente

de hacer comentarios y obedece.

onésimo: está bien.

plutarco: tú fuiste

el que preparó lo de la cena

de anoche, ¿verdad?

onésimo: simón. ¿por qué?

plutarco: o sea que fuiste

el último en llegar

antes de que llegáramos

helena y yo.

onésimo: no, no, no, espérate,

espérate, espérate, plutarco.

¿me estás echando la culpa

de la envenenada--?

me ofendes, ¿eh?

si yo soy como tu carnal.

plutarco: no, claro.

¿qué ganarías haciéndome daño

si yo te estoy dando chamba

y un sueldazo?

onésimo: sí, chamba, sí.

sueldazo, la neta, no, ¿eh?

yo debería estar ganando

un poco más.

la neta sí piénsalo bien.

tú eres mi principal fuente

de ingresos.

¿cómo te voy a estar haciendo--?

ingresos, poquitos.

pero pues ahí está.

silvia: vele dando de comer

a lalito, por favor.

yo ya voy saliendo para allá.

gracias, lidia.

eduardo: ¿de cuándo a acá

tan moderna con celular

y toda la cosa?

¿y luego dándole órdenes

a la sirvienta?

no, hombre, ver para creer.

silvia: mira, eduardo--

enfermera: ¿familiares

de la señora helena moreno?

silvia: sí, yo soy su mamá.

¿cómo sigue?

enfermera: ya despertó.

si gustan, alguno de los dos

puede pasar a verla.

silvia: ay, muchas gracias,

señorita.

enfermera: con permiso.

silvia: eduardo, yo ya la vi

cuando estaba dormida.

¿no quieres ir a ver a tu hija?

[helena] juan, estás--

estás vivo.

juan carlos: sí.

estoy vivo por ti.

porque te amo.

helena: tú estás muerto.

estás muerto y yo--

y yo estoy soñando y--

juan carlos: estoy vivo.

estoy vivo

y tuve que fingir mi muerte

para poder estar cerca de ti

y protegerte.

helena: [solloza] te amo.

te amo, te amo, te amo.

juan carlos: y yo a ti.

yo a ti.

helena: te amo...

[llaman a la puerta]

¿juan?

pasa.

pasa.

mimí: hazme caso, mi hijo.

analiza bien la situación

antes de que le cuentes

todo a helena.

por lo menos date un tiempito.

un último intento

para encontrar algo

que demuestre tu inocencia

antes de que le digas la verdad.

juan carlos: es que la razón

me dice que siga tus consejos,

pero el corazón me dice

otra cosa.

[adriano] ¡eva maría!

estoy seguro de que eva maría

está aquí.

jovenazo, usted me la está

escondiendo.

>> no, hombre,

yo no le estoy escondiendo nada.

adriano: hablé con ella

hace rato, por favor.

está mal de la garganta, lo sé.

no creo que haya salido.

si usted no va por ella,

yo voy.

mimí: nosotros aquí

en la plática sin pensar

que don adriano se quedó

intranquilo porque no ha visto

a su eva pues.

juan carlos: pero me voy a tener

que cambiar otra vez

y ya no me quiero

cambiar otra vez.

mimí: ni modo, mi hijo.

apúrate o nos cachan.

porque estoy segura

que mi ahijado le dijo

que eva no estaba.

pero que el que estaba

era su sobrino juan carlos.

juan carlos: ah, no, no,

pues vas, vas a entretenerlo

y ojalá tengas una plática

porque me toma dos horas.

mimí: pues ojalá y te tardes

15 minutos, mi hijo,

porque él no viene a verme a mí.

si viene a ver a la eva.

juan carlos: te quedó mal.

no, no te quedó mal.

>> señor, ¿por qué

no se calma y se sienta--?

adriano: ¡ni me calmo,

ni me siento hasta que

no salga e--!

[carraspea] eva ma--

¿ya ve? ya me lastimé

la garganta por su culpa.

¡eva maría!

>> oiga, tranquilícese.

siéntese, por favor.

adriano: no puedo ni hablar.

¡eva maría!

eduardo: ¿te gustan?

helena: sí.

están muy bonitas, papá,

gracias.

eduardo: cuando eras niña

también te gustaban las flores.

a veces te llevaba una

y tu mamá ponía su cara

porque a ella no le llevaba

nada.

helena: yo nunca entendí

cómo podías ser un papá dulce

cuando era niña.

yo era tu princesa,

¿te acuerdas?

y cómo de pronto

te fuiste haciendo más duro.

primero con mi mamá,

y después conmigo.

eduardo: ¿dónde pongo

las flores?

helena: desde que me embaracé

ya nunca más volviste a ser

tierno conmigo nunca.

y de eso ya pasaron nueve años.

así que no me es fácil

acordarme de esa parte de ti.

eduardo: no creo que este

sea el momento

para hablar de cosas personales.

no es el momento, ni el lugar.

ahora lo que importa

es tu salud.

¿cómo te sientes?

helena: me siento bien. bien.

eduardo: bueno...

pues eso era todo

lo que quería saber.

aquí las dejo.

helena: papá, a lo mejor

yo ya no sé cómo demostrártelo,

pero te agradezco de corazón

que te preocupes por mí

y que hayas venido a verme.

eduardo: bueno.

tú sabes dónde las pones.

helena: ajá.

[música]

[música]

silvia: ¿de veras

te sientes bien, hija?

¿no te duele?

¿no quieres que llame

al doctor? ¿no quieres algo?

helena: no, ma, estoy muy bien.

uy, además estoy tan feliz

de tenerlos a todos cerca.

a mi hijo, a ti...

hasta mi papá.

ma, lalito sabe

dónde estoy, ¿no?

silvia: sí, vengo de la casa

precisamente. él quiere venir.

no sé si tú quieras que vea

para ver si me dan permiso

de meterlo al cuarto.

helena: no, no, no tiene caso.

ya mañana me dan de alta.

además, está muy chiquito

para que lo dejen pasar.

silvia: sí.

oye, y cuéntame,

¿cómo te fue con tu papá?

helena: pues me conmovió

verlo aquí con sus flores.

no sabía ni qué decir el pobre.

no hay mucho de qué hablar

entre él y yo.

hay como una barrera

que ninguno de los dos

puede superar.

silvia: desde ayer

que nos avisaron,

se vino para acá

y no se ha movido de aquí.

igual que don plutarco.

ha estado al pendiente de ti

desde que te internaron.

ese hombre te ama, hija.

helena: sí.

sí, yo lo sé.

y tengo que hablar

muy seriamente con él.

silvia: ¿de qué? ¿pasa algo?

[llaman a la puerta]

doctor: ¿cómo se siente, helena?

helena: muchísimo mejor, doctor.

muy bien.

doctor: qué bien.

[llaman a la puerta]

plutarco: adelante.

>> disculpe, patrón.

solo preguntarle si puedo este--

ver lo de los datos

del celular de doña eva.

plutarco: sí, sí, es verdad,

lo había olvidado por completo.

pero no--no, no está aquí.

¿estás seguro que me lo diste?

>> se lo juro. se lo traje

en una memoria usb.

plutarco: pues no está.

a lo mejor lo dejé en mi suite.

bueno, en cuanto lo revise,

te aviso si me fue de utilidad.

ya. vete, vete.

rebeca: ya me voy de regreso

al grupo imperio.

nada más recoge mi ropa sucia

y la pones en el canasto.

onésimo: ¿nomás eso?

rebeca: sí, chulito.

siempre te quejas de que

te mando a hacer muchas cosas,

pero hoy me agarraste de buenas.

onésimo: ¿y eso a cuenta de qué

o qué?

rebeca: estoy de buen humor

nada más.

oye, onésimo, una cosita.

¿te acuerdas

del fraude que cometió

juan carlos caballero?

onésimo: algo escuché de eso.

rebeca: que en paz descanse

el pobre.

¿tú no sabes qué tiene que ver

la mamá de juan carlos,

doña eugenia mistral,

en todo ese relajito?

onésimo: [ríe]

ahora sí ya entiendo

lo de la sedita.

pues andaba usted

queriendo sacar algo, ¿verdad?

yo nomás le advierto una cosa.

el plutarco ya mandó

a analizar la cena

con la que se intoxicó helena.

rebeca: ¿y eso qué?

por mí que le hagan

la necropsia al lobo

de caperucita, ¿a mí qué?

onésimo: no, pues,

es que si encuentran algo,

a usted le puede ir

como en feria.

rebeca: ¿y a mí por qué?

además, no van a encontrar nada

que no sea langosta termidor.

onésimo: [ríe]

híjole, a pesar de todo,

usted me cae rebién.

entonces por eso mejor

le voy a hacer una aclaración

de advertencia.

nomás acuérdese de mis palabras.

ándese con cuidado

porque se le puede aparecer

el chamuco.

rebeca: bueno, ¿vas a hacer

lo de la ropa sucia o qué?

pues ahorita antes

de que se me ocurran

otros 50 encargos

y ya se me quitó lo de buena.

ándale.

onésimo: ahí voy, hombre, ya.

doctor: la intoxicación

por fortuna se la controlamos

de inmediato.

y el tumor, como era benigno,

pudimos extirparlo

sin complicaciones.

helena: qué bueno.

le agradezco todo

lo que hizo por mí, doctor.

¿sabe qué no me queda claro?

¿cómo que--cómo me intoxiqué?

¿con qué?

doctor: bueno, ahora

lo importante es que no deje

pasar mucho tiempo

sin hacerse un chequeo médico.

silvia: ¿entonces mi hija

tiene que hacerse

más estudios, doctor?

doctor: sí, es importante

la revisión periódica

con su ginecólogo.

además, sirve para comprobar

que el tumor no vuelva

a aparecer.

helena: yo le prometo

que voy a estar al pendiente

y me voy a hacer los estudios

cuando usted me diga.

doctor: bueno.

por lo pronto, descanse.

y mañana vengo a darla de alta.

helena: sí.

doctor: en un momento

viene una enfermera

a tomarle la presión.

con permiso.

silvia: gracias, doctor.

helena: gracias por todo,

doctor.

silvia: gracias.

a ver, mi hijita,

hace rato me estabas

diciendo algo

y te vi muy seria.

como--como rara, no sé.

¿qué es eso tan importante

que tienes que hablar

con don plutarco?

¿hay algún problema con él?

helena: ¿me prometes

que no le vas a contar a nadie

lo que te voy a decir?

silvia: ay, hija,

¿qué, es algo muy grave?

helena: anoche--

anoche juan estuvo aquí.

él no se murió como creímos, ma.

juan está vivo.

está vivo,

¿lo puedes creer?

ay...

lucero: ♪ me lanzo

en tus brazos sin paracaídas

sé que en tu corazón

yo voy a reposar

enamorada sigo mis instintos

nada que pensar

contigo hago círculos

de los cuadrados

lo que nunca hice

yo lo haré por ti

solo te pido

que no mientas nunca

no me dejes ir ♪

Cargando Playlist...