null: nullpx
Cargando Video...

Por Ella Soy Eva Capítulo 75

Univision3 Dic 2019 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

nando: bueno, a ver si ahora sí

le gusta a la profesora

marcelita.

ojalá que sí me ponga un 10.

marcela: no empieces con tus

burlas.

¿ves?

¿ves, fernando, cómo sí puedes?

fernando: ah.

marcela: ahora sí ya quedó como

debía quedar.

nando: entonces, ¿qué?

¿me vas a poner mi estrellita

en la frente?

¿por bien portado?

marcela: quedó bien, pero así,

de eso a premiarte...

nando: ¿qué?

marcela: nada.

nando: ándale, dímelo.

¿no me merezco un aliciente

por mi esfuerzo?

marcela: ¿para qué nos hacemos?

nunca has sido muy ducho en eso

de presentar informes.

acuérdate cuando yo era

recepcionista

que siempre me pedías que te

ayudara con todo.

nando: ¿ahora me lo vienes

a cantar?

qué poca.

eso fue hace mucho tiempo.

marcela: no, no te estoy

cantando ni reprochando nada,

nada más te estoy recordando

cómo eran las cosas.

reconoce que eres medio

cuachalote.

nando: lo mismo me decía

mi mamá y mi abuela.

¿qué es cuachalote?

a todo esto, ¿dime qué es

cuachalote?

marcela: "malechote".

reconócelo, fer.

nando: lo que pasa es que

ustedes las mujeres se pasan

de minuciosas.

dame mi premio.

aunque sea un chiquito.

rebeca: que les aproveche su

cena, para de infelices.

[resuella]

onésimo: licenciada,

¿qué hace aquí?

rebeca: me vas a volver

cardíaca,

si me vuelvo diabética es por tu

culpa, naco.

suéltame, naco de quinta.

ya te dije que vine a rogarle

a plutarco para que me diera

otra oportunidad.

no me tienes que tratar como si

fuera una delincuente.

r: ya ni me diga nada que yo

no le creo.

usted se trae algo chueco,

si no la conoceré.

rebeca: me vale lo que pienses.

todo se derrumbó dentro de mí,

al ver que el infeliz de

plutarco tiene preparada una

cena romántica.

r: ay, cálmese.

[ríe]

"se derrumbó dentro de mí".

chale.

bájele que lo llorado a usted no

le queda.

lo chillona, a usted no se le

da.

rebeca: tú y plutarco son tal

para cual.

y par de patanes cretinos

macuernos.

r: mire,

ya deje de enchinchar al

plutarco.

ya él la mandó a chiposcas,

acéptelo ya.

mire, usted llegó a un acuerdo

muy bueno con el señor.

rebeca: ¿ahora resulta que te

contó vida, obra y milagros?

así que ya sabes todos los

detalles de nuestra existencia.

onésimo: no todos,

nada más algunos.

aparte, el plutarco también me

paga por ser discreto.

yo...

rebeca: deja de fingir que no te

queda.

onésimo: está bien, no finjo,

ya. lo que sí le recomiendo es

que mejor usted se mantenga

alejadita.

y bien calladita.

ya, mejor váyase de aquí.

rebeca: [ríe]

gato maloliente.

¿tú crees que voy a seguir tus

consejos?

onésimo: no siga, y ya.

dígame "gato" y dígame

maloliente, si quiere.

no me diga "naco" porque eso sí

me requetepatea.

rebeca: eso es lo que eres.

un vil naco.

[ríe]

oh ¡naco!

onésimo: [ríe]

así nos llevamos.

"flaco", me dice.

que porque estoy muy en forma.

[golpean]

lucía: ¿sí?

mimí: permisito,

vine a dejarla estos reportes

a la licenciada.

¿no está ella?

lucía: se acaba de ir,

déjamelos a mí.

mimí: yo también ya me ando

yendo, y no se queden hasta muy

tarde, porque aquí espantan.

lucía: ah, no, mimí.

un favor.

¿le puedo dar estos papeles?

se los quiere mandar helena

a doña eva.

mimí: sí, yo se lo dejo a mi

prima.

en su escritorio...

mimí: ¿muestras de piso?

¿se fue algún hotel en grupo

imperio?

lucía: no, perdón.

estás deben de ser de don

plutarco que se las dio a mi

amiguis con eso de que está

remodelando su casa.

y quiere la opinión femenina.

mimí: ¿no me diga?

así que anda redecorando su

mansión?

lucía: es remodelación

de pe a pa.

por eso ahorita está

durmiendo en uno de los hoteles

de la empresa el licenciado.

mimí: no sabía.

yo soy la chismógrafa oficial,

y soy la última en enterarme.

lucía: no, está en un hotel

de lujo.

ahí se está quedando

el don plutarco.

mientras le dejan su residencia

tan bella como el castillo

de chapultepec.

mimí: así que don pluti

se está quedando en un hotel.

lucía: en una súper suite.

es en uno de los hoteles donde

trabajamos helena y yo antes

de que trabajáramos acá.

yo sigo trabajando ahí.

mimí: adelante.

>> entonces ¿qué?

¿no me vas a dejar pasar a tu

casa?

>> ya te dije que mis

papás no están

y no quiero que cuando lleguen,

vayan a pensar otra cosa

como la otra vez, mi amor.

ya sabes cómo es mi papá,

ya sabes.

>> no vamos a hacer nada malo.

él ya me conoce.

además, ahí está kevin.

>> sí, pero por lo mismo,

va estar molestando

y burlándose. y no está padre.

>> yo quería estar contigo

un ratito.

viendo la tele abrazaditos y...

dándote besitos.

pero bueno, ya me voy.

te veo mañana en la escuela.

>> no, mejor espérate,

yo creo que mis papás no se

enojan si tú estás así como un

ratito.

>> ¿en serio?

bueno, te prometo que va a ser

un ratitito.

>> no, no, si es un ratito tan

chiquito, mejor ya no te quedes

y vete.

>> conste que ya dijiste.

>> te amo.

>> sólo un ratito.

[música]

mimí: ¿encontraste alguna prueba

en los documentos?

juan: no, nada, y anda de lo más

coqueto.

no puede ser.

hay que estar a las vivas

con él,

me la paso como espantando

moscas, no puede ser.

mimí: es normal.

si eva es su novia, el quiere

algo más que miraditas

y que palabras bonitas,

además que ya están grandecitos

para andar de manita sudada.

juan: no te burles,

en buena onda.

estoy más cerca al infierno

de lo que yo me imaginé.

mimí: ey, pélame,

te tengo un notición.

me acabo de enterar que...

[gime]

está durmiendo en la suite de un

hotel.

porque está remodelando

su mansión.

juan: ¿y cómo no sabíamos eso?

mimí: no sé porque no lo

sabíamos pero el caso es que

esta noche nos podemos meter en

la casota y abrir la caja

fuerte.

juan: está buenísimo, perfecto.

vámonos a la pensión,

lo planeamos bien, y ahí, a casa

de plutarco.

bueno, me voy a despedir de mi

amor.

mimí: no te apures.

hace rato que se fue.

juan: ¿ya se fue?

mimí: ¿qué te estoy diciendo?

juan: que se fue.

mimí: eso, si vamos a meternos

a la boca del lobo,

también tú y yo ya deberíamos

irnos.

juan: ¿se fue y no se despidió

de mí?

mimí: ni que fuera la novia

de eva, ni modo.

apechuga, aprieta, aguanta como

los hombres.

¿qué eres?

juan: me urge decirle

toda la verdad a helena.

ya no aguanto este disfraz.

los tacones, la peluca,

las medias.

¿sabes qué?

nunca te acostumbras, nunca.

mimí: ¿otra vez con eso?

ya pareces disco rayado.

mejor agarra tus tiliches

y vámonos a la pensión.

a planear el golpe de esta

noche.

ay, qué emoción,

yo ya tengo el traje que me voy

a poner.

[golpean]

juan: adelante.

adriano: eva, aquí está su adán.

esperando para llevarla

al paraíso y comer el fruto

prohibido.

juan: no, nada de frutos

prohibidos, no.

ya ve qué mal le fue a mi

tocayita eva por hacerle caso

a la serpiente.

no, yo soy muy temerosa de dios.

adriano: [ríe]

evita, eva maría, era sólo

una alegoría para decirle

que la invito a cenar.

y no acepto un "no"

como respuesta.

que manita tan delicada.

juan: ay, ¿cuál delicada?

en mi familia que son todos

beisboleros, todos se burlan

de mí, ¿sabe por qué?

dicen que tengo manos de manopla

de béisbol, ¿usted cree?

adriano: [ríe]

qué bonita familia,

y que bonita manopla.

juan: [ríe]

ay, ¿de verdad?

adriano: ¿me daría un besito

casto? ¿puro?

juan: de ninguna manera,

yo no soy una exhibicionista.

vea a la gente, por el amor

de dios, no.

adriano: nadie nos está viendo.

juan: entiéndame que para eso

falta mucho, hombre.

yo fui educada a la antigüita.

casi, casi como monja

de clausura.

adriano: está bien, de acuerdo.

pero déjeme decirle que yo no

voy a aguantar mucho así,

sin que usted me dé una prueba

de amor más sustanciosa.

juan: mis condiciones son muy

claras, y se lo dije desde

antes.

ahora que si no le parece,

terminamos y ya.

¡la cuenta!

adriano: no, un momentito,

por favor. no, gracias.

eva maría, ahora que contemplo

su perfil como de esfinge,

le recuerdo que tengo un sueño.

juan: ¿cuál sueño?

¿de qué está hablando?

no asuste.

no se vaya a mandar.

respete el espacio vital.

hágase para atrás

y dígame el sueño.

adriano: tengo el sueño vital de

que usted y yo demos la vuelta

al mundo.

empezando por egipto.

el nilo, el cairo...

juan: no sea ridículo.

¿usted conoce al tata?

adriano: no.

juan: entonces no me sobaje con

sus viajes internacionales.

y antes de hacer cualquier

viaje, cualquier cosa,

mejor soñemos en hacer de grupo

imperio el emporio "number one".

adriano: ¿qué?

juan: número uno.

hablé inglés.

qué pena.

adriano: es usted una

"workoholic".

es usted muy adicta al trabajo,

está bien ser trabajadores.

pero hay que darle al cuerpo lo

que pida, hay que gozar de la

vida.

hay que viajar, descansar.

disfrutar.

ya no haga "rrr".

usted lo ha dicho,

soy adicta al trabajo.

así que dejemos los viajes para

cuando nos jubilemos.

¿cuál es la prisa?

¿qué le pasa? ya.

adriano: por favor, un besito.

juan: cómo joroba usted,

es impresionante.

está bien, pues, pare la trompa.

cierre los ojos.

ándele ya, dese por besado,

deje de molestar.

no sea enfadoso.

qué molesto es.

[música]

[música]

juan: bendito el árbol de donde

sacaron la madera para construir

la pila donde te bautizaron,

helena, estás bellísima, loca.

helena: [ríe]

gracias.

juan: estoy seguro que vas

a encontrar a un hombre

que te merezca.

yo no soy el hombre que vos

pensás.

plutarco: [ríe]

helena,

te amo.

helena: ay, así. ya.

adriano: eva maría.

ay, perdón, no fue mi intención.

juan: sátiro.

lujurioso.

pelado poco hombre.

es lo que es usted.

no se propase conmigo porque me

ve como una mujer indefensa.

débil, frágil y pequeña.

¿vieron lo que me hizo?

adriano: perdón, me ofusqué,

me propasé.

no fue mi intención, pero

estando su carita tan cercana,

fue cosa del destino.

perdón.

qué manota tan pesada tiene.

juan: eso que le di clito, que

le pego fuerte, le disloco el

hombro.

ya me quiero ir, tengo sueño.

¡la cuenta!

adriano: no, perdóneme.

¡no queremos la cuenta,

por favor!

se lo digo por segunda vez.

es que usted me desespera,

me mata, me enloquece.

muero por estar con usted en la

intimidad.

juan: hombre había de ser.

nada más pensando en eso.

¿no tiene otra cosa en la

cabeza, de pura casualidad?

adriano: los del género

masculino, al cual

orgullosamente pertenezco,

creemos que así se culmina

de una bella forma

el amor que dos seres

se profesan.

no tiene nada malo.

juan: lo malo es la urgencia

que tiene usted.

¿qué le pasa? parece perro ahí.

adriano: eso y un vasito de

agua, a nadie se le niega.

es una necesidad fisiológica.

espiritual.

juan: cállese, gandhi.

¿cuál espiritual?

reprímala, nadie se ha muerto

por no tener sexo.

y yo soy la prueba viviente.

y fiel de eso.

es puro pretexto de los machos

para justificar su sed

de lujuria.

para llevarnos a la perdición.

adriano: de veras que usted está

chapada a la antigua.

yo creo que ni mis bisabuelas

ni mis abuelas, ni todas mis

mujeres eran así como usted.

helena: qué hermoso.

plutarco: me gustaría que

brindáramos por este maravilloso

encuentro.

por ti y por mí.

permíteme.

[música]

[música]

plutarco: brindemos por el amor.

helena: por el amor.

plutarco: ¿qué pasa?

helena: es que yo...

yo no bebo.

plutarco: si no te gusta el

vino, déjame ofrecerte un poco

de champagne.

helena: lo que pasa es que no

tomo alcohol.

y hoy prefiero no beber.

plutarco: no quiero presionarte

para nada.

¿sabes qué?

eres la mujer más hermosa

del mundo.

helena: y tú eres un caballero.

y no sabes cómo lo aprecio.

juan: en mi casa sépase que

todas hemos sido muy recatadas,

propias. y nos hemos dado

a respetar.

no unas casquivanas, descocadas

sin remedio como sus abuelas

y sus bisabuelas.

con todo respeto, usted lo dijo.

adriano: que una mujer disfrute

y le dé al cuerpo lo que pida,

que ame con pasión,

no significa que sea una mujer

ligera, casquivana.

juan: ya, ya.

está desatado, parece perro, ya.

sit. stay.

bendito dios que no entré

a trabajar cuando vivía

el difuntito, que dios lo tenga

en su gloria,

juan carlos caballero.

porque ha de haber sido igual,

¿qué digo igual?

yo creo que peor que usted.

adriano: era todo un casanova,

igual que yo.

los dos conquistábamos a las

damas siempre de manera galante.

como caballeros.

juan: ya que hablamos de él,

estamos en confianza, con un

rato súper ameno.

cuénteme cómo estuvo eso del

fraude que le achatan.

adriano: ¿cómo vamos a hablar

de eso?

y menos en estos momentos

tan especiales.

tan románticos.

no rompamos el romanticismo.

qué ojos más negros.

juan: ojos negros, un chapopote

horroroso.

adriano: qué pestañotas.

juan: como de camello, horrible.

adriano: qué hermosas cejas

arriba de esos dos ojos.

juan: me las tengo que pintar,

aparte me las depilo porque

están súper pobladas,

porque si no.

adriano: quedaría como frida

kahlo.

juan: no, como el loco valdés.

ambos: [ríen]

juan: ¿así lo hacía, verdad?

[silba]

ay.

renato: ve la hora que es,

y todavía nos falta un buen.

lucía: sí.

pero vele el lado bueno.

nos vamos a quedar un ratote

tú y yo solitos.

sí tiene como su lado muy

romántico, ¿no?

órale, ay, a ver, qué bien.

esas gráficas te quedaron súper

geniales.

¿quieres que te dicte?

renato: no,

estoy muy concentrado.

se me va la idea.

yo creo que esto se ejemplifica

mejor haciendo unas tablas.

lucía: sí, seguro, sí.

hazlas, vas.

mientras haces eso, te voy

a hacer un masajito en los

hombros.

porque uno se estresa mucho

cuando está frente a la

computadora.

yo creo que sería mejor

sin el saco, quítate este.

sí tienes los...

mira, qué bonito tu lunar.

qué bonito.

renato: lucía, lo que quieres

es tener relaciones conmigo,

¿o qué?

juan: no sé qué me oculta.

adriano: tantas cosas.

¿por qué no las descubre?

juan: ya no me falte el respeto.

yo no sé qué pasa, pero cada vez

que le pregunto sobre

el desfalco,

usted siempre esquiva el tema.

adriano: yo no le escondo nada

a usted.

juan: ¿por qué no me cuenta?

una verdadera relación debe de

basarse en la confianza mutua.

si no confía en mí,

yo le entiendo perfectamente

bien.

¡la cuenta!

adriano: no, por favor.

¡no quiero la cuenta!

¿qué no entiende?

juan: es un agresivo.

adriano: nada de eso, es

simplemente que el tema de juan

carlos es algo muy delicado,

muy doloroso.

juan: ya sé, era casi como su

hijo, ¿verdad?

y él lo veía a usted

como un segundo padre.

adriano: así es.

otro día le cuento todo.

mejor, déjeme contarle un

secreto que ya no puedo con él.

juan: ¿ya va a empezar otra vez?

cuéntemelo, a ver con qué me

sale. dele.

adriano: un caballero no debería

de decir esto,

pero se trata de un familiar

suyo.

su prima mimí me confesó

que está enamorada de mí.

juan: virgen de vadiraguato,

válgame.

adriano: a mí me sorprendió

tanto como a usted.

y me causa enorme conflicto

porque de cualquier manera,

es su pariente.

sépase que yo sólo tengo ojo

para usted.

ni ella ni nadie puede hacer

que yo mire a otra.

en mi mente y mi corazón,

sólo existe usted.

usted, usted, usted.

[música]

[música]

angélica: ¿qué tienes?

desde que llegaste andas rete

serio.

¿es por tu chamba?

¿o todavía sigues enojado por

el otro día?

¿no quieres que vayamos a cenar

con tus papis?

háblales, nos vamos a un

restaurante de esos súper

chidos.

entonces, pedimos pizzas.

¿nos echamos unos alcoholes?

algo para quitarte el malhumor.

dime qué tienes.

¿qué tiene el santi?

dígame.

santiago: ¿quieres que te diga

qué tengo?

ok.

no me pareció para nada que le

hayas dicho a renato cosas que

no tiene porqué saber.

angélica: no exageres,

ni que fuera para tanto.

si se lo conté es porque es mi

amigocho.

santiago: si apenas se conocen.

¿se volvieron amigos de la noche

a la mañana?

angélica: si me acerqué

a "renatiux" fue

por ti, porque quiero hacerme

amigocha de tus amigochos.

santiago: ¿y eso?

angélica: ¿no me anduviste

criticando a mis cuates

por corrientes y vulgares?

ando abriendo mis horizontes

con gente de más nivel.

santiago: ¿de verdad lo hiciste

por mí?

angélica: obvio, sí.

deja tus celos de a grapa.

quedamos en echarle ganitas

a nuestro matrimonio.

no lo arruines con esas

babosadas.

dame besito.

santiago: discúlpame, morenita

de fuego.

tienes razón, vamos a echarle

todos los kilos a esta relación,

a este amor.

helena: nunca me habías contado

de ti.

de cuando todavía no te casabas

con la señora antonia.

plutarco: para mí lo más

importante es el presente, y en

este momento, mi presente

eres tú.

helena: siempre es divertido

contarnos de cuando éramos

jóvenes.

o niños, o así.

y me da mucha ternura imaginarte

de 10 añitos.

qué lindo.

plutarco: ¿me aceptarías

un brindis? por nosotros.

ay, cierto, perdóname,

tú no bebes alcohol.

helena: además la champaña

se me sube muy rápido.

y me duele la cabeza, es fatal.

plutarco: lo que pasa es que un

brindis no vale si no bebes al

menos un sorbo.

helena: este, sí.

con el vino, mejor.

este no me cae mal.

y la ocasión lo amerita.

plutarco: perfecto.

ambos: salud.

mimí: me siento como belinda

en tu poncho verde camaleón.

juan: ¿qué?

mimí: ¿sí sabes de qué te estoy

hablando, verdad?

juan: por supuesto que no.

mimí: una telenovela.

juan: yo no veo novelas.

es de viejas, ver novelas.

bueno, no te quiero meter

en problemas, no te quiero

comprometer.

así que me esperas en el fdt,

me echas aguas,

y yo entro mientras.

mimí: no, no.

discúlpame, no.

no habíamos quedado en eso.

sino en que íbamos a entrar

los dos.

no seas gacho, no me dejes fuera

de la jugada.

juan: está bien, entramos

los dos.

mimí: son muchos obstáculos

los que hay que surtir.

juan: sortear.

mimí: eso, tenemos que saltar

el muro, agazaparnos en las

sombras y adentrarnos en la

residencia.

juan: no, aquí traigo las

llaves.

hay que entrar por la puerta

principal.

y ya, por ahí.

mimí: cierto,

ahora sólo falta que llegue la

persona que nos va a ayudar

a abrir la caja fuerte.

juan: ya no tarda, ¿verdad?

mimí: no, no debe tardar.

[sirenas]

oficial: ¿qué hacen a estas

horas por aquí?

tienen pinta de sospechosos.

¿no, pareja?

oficial 2: sí.

oficial: ¿por qué están vestidos

todos de negro?

plutarco: helena...

¿bailamos esta melodía?

[música]

helena...

tu olor me embriaga.

te amo como nunca antes había

amado a otra mujer.

oficial: estamos esperando

una respuesta.

¿qué se me hace que habrá

que llevarlos ala delegación?

mimí: estamos vestidos de negro

porque venimos de un funeral.

es que la tía chata se comió

un bombazo y se le fue chueco.

y se asfixió, la pobrecita.

juan: prima.

mimí: y mi primita se ofreció

a dejarme aquí en mi casa.

me vio muy afectadísima.

¿verdad, primo?

juan: claro.

mimí: qué bueno que anda aquí

vigilando la zona.

ya ve que aquí abundan

los malandros.

y los amantes de lo ajeno.

una se siente más segura

con su presencia.

oficial: bueno, señora.

mimí: señorita.

oficial: señorita.

métase a su casa y nosotros aquí

esperamos a que entre.

mimí: qué lindos,

qué acomedidos.

gracias, que les vaya muy bien.

aquí están las llaves. sí.

bueno, vamos.

gracias, oficiales,

váyanse con cuidado.

que dios los ampare.

adiós.

oficial: ¿algún problema?

[celular]

helena: ay, perdón.

lo voy a apagar.

plutarco: ¿qué tienes ahí?

¿qué es eso?

no, no.

espera.

no lo guardes.

¿qué guardas aquí adentro?

una foto de juan carlos

caballero.

helena: son mis recuerdos.

plutarco: ¿y lo llevas siempre

contigo?

helena: antes de venir para acá

contigo, pensé en deshacerme

de ellos.

tirarlos por ahí,

lejos de mi casa.

y de verdad lo intenté.

de verdad, pero

no pude.

[música]

[música]

plutarco: después de todo lo que

él te hizo,

¿cómo entender que sigas

pensando en juan carlos?

no lo puedo creer.

helena: de verdad lo siento

mucho.

plutarco: yo esperaba que ahora

que tú yo somos pareja,

ya podrías olvidarte de él,

pero veo que me equivoqué.

helena: yo también pensé que

sería más rápido, pero me doy

cuenta que olvidar es algo que

me tomará mucho más tiempo.

plutarco: no es cuestión de

tiempo, es cuestión de que te

decidas a dejar atrás todo eso.

es lo que tú no has hecho

todavía.

helena: yo no lo recuerdo por

gusto, es algo que está mucho

más allá de mí.

plutarco: sabes cuánto amé

a antonia.

fue mi esposa, estuve 10 años

a su lado, pero cuando me quedé

solo, decidí olvidar todo

para empezar de nuevo.

tú mejor que nadie eres testigo

de eso.

helena: sí, lo sé, pero es que

nuestras historias fueron

diferentes.

juan fue...

plutarco: juan fue el hombre que

te engañó desde el principio.

te mintió.

abusó de tu confianza,

abusó de tu amor.

y es hora de que te deshagas

de los recuerdos de alguien

que te hizo tanto daño.

y si no lo puedes hacer tú,

yo sí puedo.

helena: no te atrevas.

solamente yo voy a decidir

qué hacer con esos recuerdos.

y lo que quiero hacer en este

momento es conservarlos.

plutarco: tienes que sacar

a juan carlos de tu corazón

de una vez por todas.

no puedes dejar que su recuerdo

te siga lastimando así.

yo te voy a ayudar.

helena: plutarco.

mimí: ay, ¿por qué me pasa esto

a mí?

este, debo haber confundido

las llaves.

lo de mi tía me trastornó mucho.

oficial: esto está muy raro.

¿como que no abre?

¿seguro vive aquí?

mimí: por supuesto.

ojalá no haya dejado la llave en

la cabina de la tía chata porque

la van a enterrar con todo

y todo.

fábula: ¡auxilio, socorro!

¡policía, policía!

cálmese, pero aquí a tres

cuadras están asaltando una

tienda.

yo creo que se apuran porque

la están asaltando a punta

de pistola.

la van a desvalijar, vámonos.

que ellos confían en que ustedes

lleguen.

ándele, con cuidado.

[sirenas]

mimí: mishuga, llegaste.

[ríe]

juan: ¿quién es?

mimí: es mi amiga,

la que nos va a ayudar a abrir

la caja fuerte.

juan: ah.

fábula: mucho gusto.

juan: yo pensé que venía

un hombre.

mimí: pensaste mal,

la fábula es una mujercita

hecha y derecha.

nos salvaste de la policía.

gracias.

juan: ya que le sabe usted

a esto de las puertas,

¿le sabe a las puertas también?

no puedo abrir con la llave.

no me está abriendo la puerta.

fábula: usted ni se preocupe,

porque yo le hago a todo.

¿eh?

juan: preparadísima, ¿no?

[ríe]

¡bárbaro!

mimí: eres única.

juan: platicas con ella después,

vamos, pásale.

helena: no la tires.

plutarco: es la única manera

de librarte de él.

helena: en todo caso,

tendría que hacerlo yo.

este fue el primer recuerdo

que guardamos cuando le regalé

la cajita a juan.

plutarco: no estamos aquí

para recordar, sino para que

te deshagas de los recuerdos.

mi amor, hazlo.

no puedes seguir siendo

tan infantil.

déjalo ya.

ándale, tíralo.

helena: [solloza]

esta es la última carta

que escribió antes de morir.

plutarco: tú me dijiste que ni

siquiera es suya,

la escribió su madre.

helena: aunque así fuera,

esta no la puedo tirar porque

dice cosas muy importantes,

y cada palabra

me recuerda a juan.

como la pulserita esta.

y todo

lo que está adentro.

plutarco: no me gusta verte

sufrir así.

tienes que dar el paso

para empezar de cero.

tienes que deshacerte de todo

lo que tenga que ver con él,

para que tú y yo podamos ser

felices.

no lo hagas por mí,

hazlo por ti, por lalito.

para que tenga una mamá plena,

sin ataduras. feliz.

hazlo de una vez, por favor.

fue lo mejor,

te juro que no te vas

a arrepentir de haberlo hecho.

helena: me siento... mal.

como que no puedo respirar bien.

plutarco: es que estuviste

muy tensa.

pero de ahora en adelante,

todo va a estar bien.

helena: no.

plutarco: yo te voy a cuidar,

vas a ver.

helena: no es eso, es que me

falta el aire, y me...

me duele, me duele.

plutarco: ven, voy por tu saco

y vamos a caminar un poco,

el aire de la noche te va

a hacer bien.

Cargando Playlist...