null: nullpx
Cargando Video...

Por Ella Soy Eva Capítulo 74

Univision3 Dic 2019 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

periodista: pues, esta ha sido

una entrevista larga, pero

sustanciosa, mil gracias,

licenciada moreno.

helena: al contrario,

la agradecida soy yo.

periodista: el reportaje va a

salir en el número especial de

mujeres emprendedoras.

helena: qué bueno, muchas

gracias.

periodista: un placer, y mucha

suerte con su proyecto de

playa mahaua.

señora, también quiero que

usted me conceda una

entrevista para el siguiente

número.

eva: ay, ¿me lo jura?

ay, claro que sí, la próxima

semana, santita.

periodista: ok, gracias,

permiso.

helena: eva, muchas gracias.

eva: ay, pues, yo qué, por

favor, nada más hice lo que

usted se merece, darle crédito

al proyecto, cómo, si es su

proyecto de playa mahaua,

por dios, justicia, y no

divina, terrenal.

helena: yo traté de que no me

importara que mi nombre no

saliera en las notas del evento,

pero la verdad sí me importó.

eva: cómo no le va a importar,

si el proyecto es de usted,

lleva cuántos años haciéndolo,

por décadas, envejeció casi 15

años...

ay, no es cierto, es bromita.

¿sabe qué dije?

al césar lo que es del césar,

y sabe lo que voy a decir,

y a helenita lo que es de

helenita.

helena: yo le aseguro que no

es por protagonismo ni por

creerme mucho ni nada,

solamente la satisfacción

de que reconozcan mi trabajo,

mi esfuerzo, por eso le doy

las gracias.

eva: ay, ya.

santiago: oigan, no quiero

meterme donde no me llaman,

pero como que ustedes no se

han dirigido la palabra en un

buen rato.

fernando: fricciones del

matrimonio, luego te vas a dar

cuenta que no todo es color

de rosa.

aquí la flaca me está aplicando

la ley del hielo.

renato: hola.

mira, aquí te traigo unos

trámites que hay que resolver.

es para darle luz verde

a lo de las constructoras de

playa mahaua.

fernando: épale, ¿qué pasó, por

qué le das a mi esposa esto

así directamente?

dámelo a mí, por favor.

no, no, es mi chamba, no--

renato: disculpa, no te has

enterado del nuevo memo,

¿verdad?

en el que el lic. adriano

ordenó que todo lo referente al

operativo pase por las manos de

marcela.

marce, aquí tienes.

santiago, esto es para ti.

oye, no te enojes, a mí solo

me pidieron que los entregara.

santiago: no es por los papeles,

es por tu amistad con mi

esposa, no te hagas, bien que

lo sabes, ¿vas a decir que no

has hablado con ella a solas?

>> la bruja de blancanieves

se va a quedar chiquita,

porque se me va a ocurrir algo

mil veces peor que su manzana

envenenada.

ahora sí, plutarquito, te vas

a llevar el susto de tu vida.

helena: la constructora del

pacífico también mandó su

requisición, qué bueno.

eva: quiere decir que

los documentos ya están

completos.

helena: creo que con esto ya

avanzamos bastante por hoy.

helena moreno--

plutarco: puedes hacer mucho

por mí si vienes a mi oficina--

helena: a su oficina, sí, en

este momento estoy con usted.

disculpe que la deje solita,

pero tengo que salir.

eva: ¿la mandó llamar

el lic. adriano?

helena: no, el lic. ramos--

eva: oiga, no, cómo cree, hay

mucho que revisar todavía--

helena: termino después, no se

preocupe, permiso.

eva: no corro,

no grito,

y no voy atrás de ella,

pero qué ganas de mandar

a plutarco al refrigerador de

su abuela, hijo...

renato: santiago, disculpa,

¿se puede saber qué onda con

el informe bimestral?

santiago: el mío lo entregué

hace días, y si no lo has

visto--

renato: lo vi, el problema es

que trae muchos errores,

los cuales te señalé con

marcador rojo--

santiago: no tiene errores,

¿qué quieres decir, que la pc

se equivocó--?

renato: santiago, lo que me

encantaría entender es por qué

no te puedo indicar nada sin

que te enojes conmigo, ¿yo qué

te he hecho?

santiago: ¿quieres que te diga?

me molesta tu disque amistad

con mi esposa, es por eso.

es mi esposa, está claro,

y si hay algo que me molesta es

la infidelidad.

renato: no está tan claro que te

moleste, porque cuando

estuviste casado con patricia

le ponías el cuerno con

angélica.

santiago: mira, es algo que no

voy a discutir contigo, aléjate

de angélica y se acabó.

renato: santiago, ¿a qué le

tienes miedo, que te vuelva a

poner el cuerno como hizo

antes?

santiago: ¿tú cómo sabes eso?

renato: cosas que pasan, lo que

sí deberías hacer es

recomendarle a tu mujer que no

se vista así tan

como se viste, es un consejo

de cuates.

ambos: [hablan a la vez]

marcela: santiago,

tranquilízate.

eva: ¿se puede saber qué está

pasando aquí, orangutanes?

adriano: pensar cosas que para

qué las pienso.

mimí: ay, era un chascarrillo,

no aguanta usted nada.

adriano: mejor ya váyase.

mimí: está bien, usted se

lo pierde, ahí le dejé el clip.

ya sabe, cualquier cosa que se

le ofrezca yo lo puedo

atender, lo que quiera...

eva: miren, par de animales,

por mí pueden darse un gancho

al hígado como en el box

o se pueden romper

las costillas como en la lucha,

pero no dentro de la empresa--

renato: discúlpeme, doña eva,

pero no fue mi culpa, fue

santiago, yo solamente le

indiqué los problemas en su

informe.

eva: ya, no sea chismoso

y asuma su responsabilidad,

que no vuelva a ver un acto de

trifulca o me los ajusticio

a los dos yo misma, órale,

a trabajar, renato, cúchale,

a trabajar.

marceluca, ¿me dejas a solas

con santiago para platicar

con él?

te llevas tu hombre de cromañón

contigo también.

cierren la puerta.

bueno, ¿y a ti qué te pasa,

santiago?

te desconozco, nunca has sido

ni de golpes ni de puñetazos.

santiago: no, doña eva, es que

renato me llenó el buche de

piedritas.

eva: pero siempre has manejado

todo pacíficamente, eres

enemigo de la violencia, jamás

te has metido en problemas de

este tipo--

santiago: no, ¿usted cómo sabe?

si apenas me conoce.

eva: porque tengo vista de

radiografía, así...

te vi y me di cuenta que no

eres un hombre agresivo.

sabes dialogar, evitar

la confrontación, siempre has

sido responsable, santi,

¿por qué te pusiste así?

yo puedo hacer mucho por ti si

pones de tu parte, pero si no

me dices, ¿cómo te hecho

la mano?

santiago: ¿por qué quiere

echarme la mano, por qué o qué?

eva: aunque lo dudes, te estimo

mucho más de lo que imaginas.

y creo mucho en ti y en tus

capacidades.

y una de mis misiones, entre

muchas tantas que tengo

como eva...

o sea, como yo misma,

mis misiones que yo misma

tengo, es pelear por la gente

buena, y apoyarla.

¿te gustaría que te apoye?

helena: al ritmo que llevamos

cuando mucho para mañana

tendremos todo el material de

las constructoras.

ajá, y con eso estaríamos

prácticamente listos para

empezar la siguiente etapa de

playa mahaua.

plutarco, ¿de veras me hablaste

para que te diera un informe?

plutarco: claro, ¿por qué me

preguntas?

helena: no sé, porque tengo

la sensación de que no has oído

nada de lo que te he dicho.

plutarco: la verdad es que

cuando estoy contigo me vuelvo

como adolescente,

no puedo pensar en nada más

que en ti.

todo lo demás puede esperar.

helena: pero estamos en horas

de trabajo.

plutarco: a mí ya no me importa

nada más que tú.

de hecho, podría perder

cualquier cosa en la vida,

perderlo todo,

menos a ti.

helena: ¿y por qué me dices

esto?

mimí: no, pues, será,

pero él ni me fuma.

le conté mis mejores chistes

y ni así.

está bien difícil que te sea

infiel conmigo.

eva: si no tiene ojos más que

para eva.

me lleva, ¿quién me mandó a ser

tan irresistiblemente guapa?

mimí: no lo sé, pero lo traes

loquito.

eva: y tengo que ir a verlo

para el plan de recontratación

de las empleadas y va a andar

de manipronta.

ay, todos los hombres son

iguales, no sé qué les pasa,

te toca para decirte que te ama,

¿por qué no nada más te aman

o nada más te tocan, pero por

qué mezclan los conceptos?

mimí: ay, pues, ahí está, hijo,

dile que eres pudorosa,

recatadísima, chapada

a la antigüita, educada por

monjas y casta como mi--

eva: no estés albureando.

y es que no puedo más con

la situación esta, es que

todavía no me has averiguado

los horarios de plutarco para

meternos a su casa, no te das

cuenta que esto urge, mimí.

mimí: tranquilo, no te me

sulfures ni me regañes, hijo,

si no son enchiladas, han

pasado un montón de cosas,

con lo del viaje a playa mahaua

no he tenido tiempo ni de

twittear con mi comadre maxime.

eva: no sé quién es, pero nada

contra ti, es que estoy

desesperado, la verdad.

mimí: porque tengamos

las llaves de esas casa no

significa que tengamos que

meternos ahorita, no, hay que

preparar el plan bien, porque

si nos agarran sabes que nos va

como en feria.

eva: todos al bote.

mimí: a mí me echan unos meses,

pero a ti años, porque además

está lo del fraude, que no se

te olvide.

está bien, no hay tos,

me pongo en tu lugar y te

entiendo, pero aguanta vara,

hijo, apechuga.

¿qué paso que se te salió el

chamuco así tan de repente?

eva: cada vez me cuesta más

trabajo aguantarme mis celos.

ahora por ejemplo helena

y el buitre

están en su oficina, solos.

mimí: están trabajando.

eva: qué van a estar

trabajando--

mimí: si ella te dijo que no

anda con nadie, créele--

eva: cómo le voy a creer, si ni

la conozco, no sé quién la

educó, así, cree a todos, no,

hombre.

mimí: ey, ¿te sientes bien?

eva: sí, amo mucho a helena.

fernando: ¿vas a seguir

encorajinada conmigo, flaca?

marcela: sí, y no sé si se me

vaya a pasar, así que mejor ya

ni le muevas, nando.

no empieces, déjame trabajar.

fernando: ya no puedo seguir

así, total, ¿la cosa a quién

terminó afectando?

pues, a mí, flaca.

como quien dice, ahora soy tu

subordinado y tú mi jefa.

¿no te das cuenta que al que

pasaron a perjudicar con esta

medida fue a mí, que me

humillaron en mi orgullo de

hombre?

marcela: de macho querrás decir.

fernando: sí, como sea.

estoy dispuesto a aguantar eso

con tal que estemos bien,

flaquita.

marcela: ay, sí, te vas a tragar

tu orgullo, ¿no?

fernando: sí, y para

demostrártelo...

toma, revisa el informe que

acabo de hacer así como pidió tu

jefazo, anda.

marcela: va a entrar alguien y

te va a ver hincado.

sin resentimientos.

fernando: ninguno, ponme a

prueba para que veas que a

pesar de todo yo me apechugo,

flaca.

helena: plutarco, ya me tengo

que ir, estamos trabajando.

plutarco: quédate aquí conmigo.

helena: mejor fírmame lo que

tenemos pendiente, y ya si

quieres revisamos de una vez

las propuestas de las

constructoras.

plutarco: después, helena,

ahora lo que quiero es verte,

grabarme tu imagen en lo más

profundo de mi corazón.

helena: ay, qué romántico,

me gusta lo que me dices.

y me gusta cómo me miras.

plutarco: a mí me vuelves loco,

me muero por descubrirte,

por tenerte.

¿cuándo me vas a permitir estar

a solas contigo?

si te estoy incomodando con mi

pregunta, si no quieres hacer

el amor conmigo, dímelo,

yo voy a tratar de entenderlo.

helena: no es eso,

yo estoy muy consciente de que

no somos dos niñitos como para

no saber que lo natural como

pareja es estar juntos.

plutarco: ¿entonces, tú no

quieres estar conmigo?

vamos a vernos hoy mismo, puedo

mandar hacer una cena

romántica, y si tú quieres

podemos estar juntos en mi

suite esta misma noche, ¿estás

de acuerdo, verdad, sí?

>> grupo imperio.

sí, lo comunico.

>> ay, eva--

eva: pues, andas ahí jugando a

la invisible, oye, ¿qué te pasa?

siempre andas de genio,

¿qué te pasa?

bueno, reconozcamos que nunca

has sido miss simpatía, ¿verdad?

pero te noto más amargada que

otros días, ¿qué te pasa?

>> tengo muchas

preocupaciones y cantidad de

cosas que hacer, pero nada que

a usted le importe.

eva: ay, yo tengo que revisar

unos papeles muy engorrosos,

pero veme, risa y risa,

sabes cómo, así...

deberías hacer lo mismo,

prueba, te ayudo, rosquillitas--

>> no, yo no voy a

aplicar esa filosofía chafa de

andar risa y risa, no soy

payasita de fiesta infantil.

eva: nomás acuérdate algo muy

importante, no hay que llorar,

¿sabes por qué?

porque la vida es color de

rosa...

[canta]

[silba]

juan: en una hora, ¿va?

>> bueno, pero una copita

y ya, ¿eh?

juan: desde luego, oye, yo soy

un caballero ante todo.

[silba]

>> eso chiflaba juan carlos.

no...

plutarco: te juro que no te

quiero presionar, pero de verdad

muero por estar contigo,

por abrazarte, por recorrerte

a besos.

¿me vas a dejar que te haga

sentir cuánto te amo?

ay, no te quedes callada, dame

una respuesta--

helena: estoy de acuerdo en que

nos veamos hoy en la noche,

pero no te puedo prometer nada

todavía.

yo sé que no es romántico

decirte esto, pero prefiero

seguir siendo honesta contigo.

sí quiero estar contigo a solas

y quiero que me abraces y pasar

tiempo juntos,

pero te pido que esperes a que

las cosas se den solas,

no quiero que nos apresuremos.

plutarco: no te voy a apresurar,

lo único que quiero es

abrazarte, llenarte de besos

y no tener que estar

cuidándonos de quién pasa

o quién nos mira.

helena, yo te amo,

y te juro, no me quiero

aprovechar de ti, nunca haría

eso.

helena: ay, yo lo sé, gracias,

yo lo sé.

plutarco: mis intenciones

contigo son las mejores,

lo que siento es grande y te

lo voy a demostrar.

bueno, a trabajar.

helena: yo me tengo que

regresar a mi oficina y nos

vemos más tarde.

plutarco: te acompaño a

la puerta, no quiero que

alguien te vaya a robar por

el camino.

helena: sí, muy bien.

eva: me lleva, helena con

plutarco.

tienes que confiar en helena,

si te dice que no anda con

plutarco, no anda con plutarco,

tienes que confiar.

adriano: abran paso a

la belleza.

eva: gracias.

adriano: ay, eva maría, cada

día que pasa la veo más

hermosa, irradia belleza.

eva: espérese que me da

escalofríos, no me toque el

pelo, a las mujeres no nos

gusta que nos toquen el pelo.

adriano: por favor, es que

usted parece una estatua griega.

eva: no sea payaso.

venimos a ver lo de

la recontratación

de las empleadas.

aunque ya sé que estoy

muy guapa, no vinimos a ver eso.

pero ya lo sé.

viera cómo me gritan

en la calle, cómo me chiflan.

así. [chifla]

y en el metro a los arrimones,

parece que todo mundo se robó

un caballito de tequila, mira.

adriano: ¡xopilotes!

eva: es que son arrimones--

adriano: no diga eso, por favor,

eva maría.

tenga compasión de mí.

siéntese.

vamos a trabajar.

eva: es la verdad, hombre.

oiga, ¿don pluti ya presentó

el plan financiero para

las mujeres despedidas?

adriano: déjelo a él hacer

lo suyo, eva maría.

eva: no.

mejor me meto y hago

un plan urgente, ¿verdad?

porque hay que darle velocidad

a esto, don adri.

adriano: no es su área,

es la de plutarco.

mejor--[jadea]

eva: ¿qué?

adriano: déjeme darle

un "bechito" para demostrarnos

nuestro amor.

eva: hoy amaneció más caliente

que otros días, ¿verdad?

qué bárbaro el calor que hace.

adriano: eva maría, solo quiero

demostrarle lo mucho

que la quiero.

eva: a mí se me hace que usted

está haciendo algo malo

y por eso está de lo más lindo

conmigo, ¿verdad?

¡dígame qué me oculta,

dígame qué me oculta!

adriano: ¿qué le voy a ocultar,

eva maría, por favor?

si yo--solo tengo ojo

para usted.

eva: ay, ¿de verdad?

¿cuál?

adriano: averíguelo.

[llaman a la puerta]

mimí: perdón por

la interrupción, pero aquí están

los papeles que me pediste,

prima.

y si gustan, me quedo con usted

para revisar el plan

de recontratación.

eva: ay, qué buena idea.

siéntate, porque mimí

tiene unas ideas geniales, ¿eh?

adriano: mimí, váyase.

mimí: no, pues sí.

está bien.

adriano: esto lo vamos

a arreglar usted y yo

como socios, eva maría.

eva: no, no, no.

siéntate, ¿cómo que no?

mimí: no, pues está bien.

eva: está desperdiciando

el talento de mi prima.

así como la ve--

yo sé que no parece nada, ¿no?

pero así como la ve, es bien

abusada.

mimí: órale.

adriano: mimí, déjenos solos.

mimí: no, pues está bien.

eva: siéntate.

mimí: está bien--

adriano: váyase.

mimí: ah, pues ¿quién los

entiende a ustedes, pues?

ya me voy.

desperdician este derroche

de talento.

eva: ¿qué me ve?

adriano: con qué ojo.

[música]

[música]

fernando: [gime]

marcela: ¿qué pasó?

fernando: ay, flaquita, avisa.

pues, ¿cómo "qué pasó"?

marcela: oye, fer, ya revisé

tu informe.

fernando: ¿qué tal?

marcela: tienes algunos

errorcitos sobre la operatividad

en playa majahua.

fernando: ajá, ajá.

marcela: te los marqué con un

plumoncito fosforescente

para que los puedas corregir.

fernando: si lo revisé como

20 veces, flaquita.

uy, no, flaca.

subrayaste todo.

ay, flaquita, yo de veras

lo hice como me lo pidieron.

marcela: fer, no defiendas

lo indefendible, por favor.

está mal prospectado,

mal redactado, con unas faltas

de ortografía peores que las

de kevin, mi amor.

fernando: qué ganas de fregarlo

a uno, de veras, ¿eh?

son detallitos sin importancia.

son nimiedades, flaquita.

marcela: a ver, ¿te acuerdas

de la plática que tuvimos

hace rato?

fernando: ah, sí.

marcela: habías quedado

que me ibas a dejar revisar

tu trabajo sin broncas.

¿ya se te olvidó?

fernando: no, no.

me equivoqué, flaquita.

fue sin querer, flaquita.

marcela: ya sé, mi amor,

no lo dudo.

yo sé que no lo hiciste

a propósito.

nada más sé más cuidadoso

y porfa modifica

lo que te marqué, ¿sí?

eso es todo, no pasa nada,

mi amor.

fernando: está bien, flaquita.

pero es que--o sea,

luego dicen que uno es un

malechote, que qué se yo cuánto.

pero pues, es que se pasan

de perfeccionistas, flaquit--

marcela: amor, ¿"plalla"

con doble ele?

fernando: ah, ¿verdad?

era para ver si te dabas

cuenta, flaquita.

muy bien--

marcela: ah, sí. [ríe]

ay, fernando.

lucía: mira, mira.

y con esta gráfica

vamos a explicar cómo podría

ser la selección

de constructoras que le van

a entrar al proyecto.

¿cómo ves?

helena: yo creo que está

clarísimo.

a don adriano le va a gustar

esta presentación.

y va a ser muy útil para todos.

lucía: [festeja]

helena: ay, [indistinto]

excelente trabajo, qué bonita.

lucía: así soy yo, mi amiguis.

oye, te veo contenta de más.

estuviste mucho rato

en la oficina de plutarco.

cuenta ya.

¿ya?

helena: ¿qué? ¿eso qué?

lucía: ya.

helena: no, por supuesto

que no va a pasar eso;

y menos aquí en el trabajo.

¿quién crees que soy o qué?

lucía: ay, bueno, yo lo decía

nada más porque muy de vez

en cuando pues, estas cosas

pasan.

sí, cuando uno está enamorado

sí pasan.

sí se ve que don plutarco

está que se derrite por ti.

se le nota a kilómetros

al pobre.

no, mira, camina y va dejando

un rastro de baba.

ve nomás cómo está babosos

el piso.

helena: de hecho, plutarco...

pues, sí ya quiere tener, este,

intimidad.

lucía: [resuella]

intimidad.

helena: [ríe] bueno, me invitó

en la noche a cenar a la suite

en la que se está quedando.

lucía: [resuella]

no, eso hay que celebrarlo.

por favor, "mimis".

pero ¿por qué esa cara?

pero si vas a estar con

tu novio.

helena: sí, sí.

o sea, sí, pero es como que

todo está así, muy planeado.

y no es espontáneo.

ni siquiera estoy segura

de si quiero o no quiero.

lucía: ay, no, no, no.

a lo mejor te estás presionando

sola.

nomás mira, relájate y deja

que todo fluya.

y si se da, bien.

y si no, ay, pues qué mal.

helena: [ríe] lucía.

yo sé que si estoy

aceptando ir a donde vive

ahorita, pues todo puede pasar.

pero también puede ser

que a mí no me--

y yo lo que no quiero es que

plutarco crea que soy una mujer

que quiere jugar con él

o que lo estoy provocando

así nada más--

lucía: te sientes así

porque todavía estás pensando

en juan.

helena: ay, ya, lucía.

en vez de decir cosas

sin sentido, a ver,

sígueme hablando de las

gráficas.

a ver, falta la otra página.

quiero estar bien preparada

para cuando don adriano

me pregunte y para saber.

lucía: ok, ok.

pero sí es por eso, ¿verdad?

helena: ya, hombre.

ya, da--a ver.

lucía: sí, sí, pues mira.

esta es la gráfica

de cómo se siente helena

con juan--[golpe]

¡ay!

[balbucea]

silvia: ¿todas las personas

que vienen aquí son mujeres?

>> no necesariamente.

los miembros de coda

son hombres y mujeres

codependientes.

aunque efectivamente

tenemos mayoría femenina.

silvia: bueno, a mí me

recomendaron este lugar.

yo nunca había venido

a un lugar así.

¿sabe?

yo me separé de mi esposo

y esto, pues no es fácil.

yo necesito a alguien que--

pues, que me ayude.

>> siéntese, por favor.

silvia: gracias.

>> entonces, llegó

al lugar indicado.

aquí lo que hacemos

es reunirnos y participar

contando voluntariamente

lo que nos preocupa.

en coda todos trabajamos

para rehabilitarnos

de la codependencia,

esa que tanto nos ha lastimado.

silvia: yo dejé a mi esposo

hace poco.

teníamos una relación

muy difícil y muy destructiva.

pero a pesar de eso, pues

yo no se lo he dicho a nadie,

pero...

seguido me asomo a mi casa

a ver si lo veo.

a veces estoy a punto

de llamarle; y todo esto

a mí me da mucha vergüenza.

>> no se preocupe.

aquí todos entendemos

porque hemos pasado por

los diferentes tipos de

relaciones destructivas.

lo importante es que siguiendo

el programa de 12 pasos todos

podemos aprender a relacionarnos

con otras personas.

a través de la libertad

y de la paz.

silvia: entonces, ¿usted cree

que puedan ayudarme?

>> sí.

sobre todo porque usted

acaba de dar el primer

paso para ayudarse a sí misma,

al aceptar que tiene

una codependencia.

y el otro paso enorme

es haber terminado la relación

que le hacía daño.

silvia: sí, pero esto es

mucho más difícil de lo que

yo creía.

>> es difícil y lleva tiempo.

no la voy a engañar, silvia.

esto no es de la noche

a la mañana.

pero si está dispuesta a hacer

algo por usted misma, aquí

la podemos ayudar.

>> ¿licenciado ramos arrieta?

dígame en qué puedo servirle.

espero que no haya tenido

ninguna queja durante

su estancia en nuestro hotel.

plutarco: no, no, ninguna.

lo que quiero es que

me preparen una cena de gala

para esta noche en mi suite.

quiero que haya vino italiano,

champaña, velas.

en fin, ya sabe.

>> a la orden, licenciado.

¿a qué hora?

cuando regrese usted,

todo va a estar más que listo.

yo me encargo.

plutarco: por favor.

de cualquier forma,

voy a mandar un propio

para que supervise

que todo esté como a mí

me gusta.

gracias.

[marca el teléfono]

¿onésimo?

ya, ya--no te empieces

a quejar, por favor.

hoy va a ser mi noche

especial con helena.

cállate.

quiero lo mejor de lo mejor.

te encargas, porque yo

tengo muchas cosas que hacer.

[llaman a la puerta]

eduardo: ¡voy!

[llaman a la puerta]

¡voy!

licenciado, qué milagro.

pase, pase, pase.

plutarco: siempre es un placer

saludarlo.

eduardo: pero siéntese.

plutarco: no, no, gracias.

estoy bien así.

eduardo: ¿cómo está?

plutarco: bien.

eduardo: ¿quiere tomar algo?

plutarco: no, no, no.

solamente pasé para ver

cómo está.

eduardo: bien.

pero no creo que haya venido

hasta acá solo para hablar

de mí, ¿verdad?

plutarco: no.

tiene razón.

voy a serle muy directo.

quiero que sepa que acabo

de empezar una relación

de noviazgo con su hija

y que mis intenciones

son muy serias, don eduardo.

eduardo: por mí pueden

hacer lo que quieran.

yo no tengo problemas con eso.

nada más le advierto

que si termina casándose

con ella, luego no me venga

con reclamaciones.

plutarco: [ríe] no entiendo.

eduardo: es muy simple.

si helena no lo atiende

o es una irresponsable,

yo no tengo la culpa.

en todo caso, puede ser

que como esposa puede ser

igual que desobligada

que su madre.

rebeca: alabado sea el veneno.

ahora tengo que ingeniármelas

para darle a plutarco

su merecido.

ay, claro, el servibar.

eres una genia, rebeca.

la rata inmunda de plutarco

debe seguir en la oficina.

ay, cachito, lo que te espera.

[música]

[música]

buenas.

>> ay, licenciada.

qué gusto verla de nuevo

por el hotel.

rebeca: lo sé, chula.

se nota a leguas que estás

feliz de verme.

>> usted debe ser la persona

que envió el licencado

ramos arrieta para supervisar

lo de la cena de esta noche,

¿no es así?

rebeca: la misma.

a eso vine, precisamente.

>> entonces, acompáñeme.

ya verá que todo quedó

de maravilla.

rebeca: no lo dudo,

pero no está de más echar

una revisadita.

>> sí.

helena: entonces, ¿crees

que la presentación

todavía se puede mejorar?

renato: sí, licenciada.

yo creo que podemos hacerle

unos cambios para don adriano.

sobre todo en los gráficos

y en los porcentajes

de inversión y de ganancia.

helena: ¿a ti te parece

esta propuesta?

lucía: sí, sí, me encanta.

yo creo que él tiene razón

en todo lo que dijo

y que puede quedar mucho mejor

como el dice.

helena: bueno, entonces

me parece bien.

lo que sí es que la presentación

ya está encima.

¿tú crees que dé tiempo

de hacer esos cambios?

renato: yo me puedo hacer

cargo de que estén

listos para mañana.

puedo trabajar el resto

de la tarde, toda la noche

si es necesario.

lucía: y yo te puedo ayudar

si quieres.

digo, si él quiere,

yo puedo ayudarlo--

helena: no, pero es que tú

ya le invertiste mucho tiempo

a esto.

mejor que renato lo haga solo.

lucía: no, no, no.

yo creo que mejor yo le ayudo

y así ya nos quedamos a darle--

a la chamba, ¿verdad?

helena: sí, claro.

renato: eh, yo no tengo

inconveniente en que lucía

me ayude.

al contrario, así terminamos

más rápido.

helena: bueno, entonces le voy

a avisar a don adriano

que ya mañana temprano

le entregamos el informe.

lucía: sí.

[suspira]

adriano: con que no pase

de mañana, yo no tengo

ningún problema en esperar

un poco para recibir

ese informe.

helena: sí, licenciado.

mañana a primera hora

tendremos lista su presentación.

con permiso.

adriano: licenciada moreno.

siéntese.

hay otra cosa de la que

le quiero hablar.

helena: sí.

usted dirá, licenciado.

adriano: no acostumbro meterme

en la vida privada de mis

empleados, pero...

plutarco me dijo que ustedes dos

están empezando una relación

de noviazgo.

helena: sí, sí--

así es, eh--

eh, yo entiendo que él era

su cuñado y--

adriano: precisamente por eso

quise hablar con usted.

para que sepa...

que yo no tengo ningún problema

al respecto.

plutarco estuvo casado

con mi hermana, yo lo sé.

siempre lo voy a recordar.

y él siempre va a seguir

siendo como de mi familia.

licenciada moreno, plutarco

es un buen hombre.

necesita rehacer su vida.

¿sabe, licenciada?

con los años he comprobado

que los hombres no nacimos

para estar demasiado tiempo

sin una mujer al lado.

además, usted ha demostrado

ser una gran mujer

y tiene toda mi admiración

y todo mi respeto.

helena: muchas gracias,

licenciado, gracias.

adriano: no, soy yo el que

le agradece el tacto

y la discreción con la que

ha manejado todo esto.

pero cuando ustedes decidan

hacerlo público, tienen

todo mi apoyo.

helena: se lo agradezco

mucho, don adriano.

rebeca: qué lindo.

cena para dos.

>> sí, una cena romántica.

mire, nuesra mejor vajilla,

velas y arreglos florales

muy especiales.

rebeca: sí, todo está

muy lindo.

el licenciado estará más que

satisfecho.

ah, este vino italiano

es el favorito del licenciado.

está perfecto.

bueno, pues felicidades.

esto promete ser una gran

velada.

muchas gracias, puede retirarse.

yo solamente me voy a quedar a

acomodar los arreglos florales.

>> con permiso.

rebeca: sí.

así que hoy vas a tener

tu cenita romántica con

la "chiquitrepadora".

y a mí ni a una mugrosa fonda

me llevabas para que nadie

nos viera.

con esto...

se te va a congelar

tu sonrisa hipócrita,

maldito plutarco.

vas a sentir la muerte cerquita.

te vas a retorcer como tlaconete

infeliz, desgraciado.

esta va a ser

una noche inolvidable...

Cargando Playlist...