null: nullpx
Cargando Video...

Por Ella Soy Eva Capítulo 66

Univision2 Dic 2019 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

juan carlos: es que mira,

helenita, yo soy cliente

aquí del notario.

porque recordará que el

licenciado caballero leyó

el testamento de mi señora

bella antonia, que en paz

descanse, ¿verdad?

helena: ah, sí, sí.

juan carlos: y le traje

unos documentos, licenciado.

mire, cheque. tome.

modesto: pero señora--

juan carlos: mire, nada más

véalos y luego me echa

una llamadita, ¿le parece?

pero sí revíselos, porque

son documentos bien importanes,

¿eh?

modesto: pero señora, yo le

dije que usted y yo no teníamos

nada de qué hablar--

juan carlos: véalos.

ándele.

aparte, no se preocupe, ¿eh?

no tiene nada que ver

con carmen o con claudia.

nada que ver, no se preocupe.

son importantes.

helenita, ¿nos vamos?

pásele.

helena: ya, eva, vámonos,

vámonos.

fernando: flaquita, yo no sé

por qué sigues enojada, flaca.

marcela: ah, ahora resulta

que tú no tienes la culpa

de que mi niñito se enamore

de una mujer de moral distraída,

por decirlo bonito.

no sabes por qué estoy enojada.

fernando: ay, flaca, ni pasó

nada entre ellos.

ya me lo dijo la cali

y se ve que es una persona

seria y confiable.

ya, que no es para tanto.

marcela: ¿no es para tanto?

ahí está mi muchachito

con el corazón hecho pedazos,

¿y tú me dices que no es

para tanto?

fernando: a ver, a ver,

flaquita.

¿estás así, segurisisísima

que ese condón era de kevin?

marcela: pues, no.

baja las patas de ahí.

la verdad, no se lo encontré

al niño.

se lo encontré a jennifer.

fernando: [ríe]

¿qué?

allá--allá--

¡no, hija!

ambos: [discuten]

marcela: ven acá, ven acá.

tranquilo, tranquilo, tranquilo.

no te pongas como loco.

fernando: ¿cómo no me voy

a poner--?

si tú eres la que anda

de alcahueta con la chamba

y luego me dices--

marcela: no es que esté

de alcahueta.

no se te pueden decir

las cosas porque ya te

conozco cómo te pones

en un ratito.

mírate nada más.

fernando: ah--

ah, ok, entonces si a esas

vamos, ¿sabes qué?

no te dije que estaba

enamorado de la candy

el chamaco, ¿sabes por qué?

porque eres ¿qué?

súper percinada.

no, sí, no, no.

jennifer: lo bueno es que

no se iban a decir nada, ¿no?

kevin: qué poca.

juan carlos: mire, no le acepto

un "no" como respuesta.

déjeme llevarla a su casa

en el "efete" de mi prima,

ándele.

oiga, anda como que muy

misteriosilla usted, ¿no cree?

helena: no, no, misteriosa

usted, eva.

juan carlos: ¿yo?

helena: sí, yo no sé qué hacía

en casa de los caballero.

y luego, de verdad,

con lo de los papeles,

mucho, mucho misterio, ¿eh?

juan carlos: no, ¿cómo cree?

lo que le dije es lo que es,

créame--

helena: está bien, está bien.

ya, no me importa.

yo respeto su silencio,

pero estoy segura que hay

algo más.

juan carlos: no, no hay nada.

nada de nada, hombre.

¿cómo cree?

helena: bueno, no importa.

así como yo le pido a usted

que no se meta en cosas

de mi vida privada,

yo no me voy a meter

con la suya.

juan carlos: bueno.

¿y usted no me va a decir

a qué vino a la casa de aquí

del notario?

porque también usted tiene

los suyo, ¿no?

pues, ¿qué?

helena: vine a aclarar algo.

para entender algunas cosas.

y...

y poder--

mirar en adelante.

y ya, así.

juan carlos: ay--[carraspea]

pues, qué misteriosa, ¿eh?

oiga, ¿por qué no vamos

usted y yo a echar

un té o un cafecito?

helena: ¿ahorita?

juan carlos: sí.

¿sabe qué?

es que nos tenemos muy

abandonaditas, la verdad.

y tenemos que pues, pachar

el chale el a gusto, ¿no?

helena: sí.

juan carlos: es más, podemos

ir a su casa.

así yo saludo a doña chivis

y a lalito, que ese plebe

me cae rebien.

helena: sí, a ellos también

les va a dar mucho gusto

verla.

vamos.

juan carlos: vamos.

marcela: ni siquiera cenaron

bien mis hijos de lo enojados

que estaban.

ay, andan muy serios

con nosotros.

siento muy feo.

fernando: dales chance,

flaquita.

ya mañana que estén más

descansados, se les va

a pasar, vas a ver.

marcela: ¿tú crees?

fernando: ajá.

marcela: es que ya ves

que luego siempre se enoja

uno o el otro.

pero ¿los dos al mismo tiempo

en contra de los dos?

es como--

fernando: a mí la que me sigue

preocupando es la jenny.

eso de que traiga un condón

en su bolsa, flaca,

me da muy mala espina,

por así decirlo.

seguro que el paposo ese

de daniel la está sonsacando,

¿eh?

marcela: no, no.

ya te dije que lo trae

como por no dejar nomás;

porque se lo dieron en la clase

de educación sexual.

no es que lo compró ni nada.

y no lo va a usar mañana

o pasado.

tú tranquilo.

fernando: no, no, no me

consuelas, flaquita.

¿cómo voy a andar contento

si mi muchachita que es--?

es casi una niña, flaca.

trae globitos en su bolsa.

no, no quiero--no me gusta

nada eso, no.

marcela: lo que sí está

de preocuparse es que mi kevin

está enamorado de esa--

persona.

[música]

[música]

juan carlos: ay, mi buki

adorado.

pero qué gusto verte.

y que gusto verla a usted

también, doña chivis.

pero la verdad, más al buki.

lalito: ¿puedo ver caricaturas,

mamá?

helena: bueno, cinco minutitos,

en lo que voy a tu recámara.

lalito: está bien.

helena: bueno.

juan carlos: córrele.

silvia: ¿ya le dijo helenita

que vamos a buscar

otro departamento?

juan carlos: ay, no sabía.

¿y eso por qué?

silvia: ay, siéntese,

por favor.

juan carlos: ay, bueno, gracias.

helena: es que necesitamos

un poquito más de espacio

para acomodarnos mejor los tres.

por eso es que en cuanto

regresemos de playa majahua

voy a buscar dónde cambiarnos.

juan carlos: ah, pues me da

mucho, mucho gusto.

aquí está pues, pues tan monón.

¿no?

pero con eso de que

lo consiguió don pluti...

helena: yo lo que no entiendo

es por qué ahora que tiene

mejor sueldo, usted no se ha

buscado un mejor lugar así

donde vivir, más cómodo,

en lugar de seguir en la

pensión--

juan carlos: [resuella]

helena: digo, cambiar

a un lugar con más espacio

estaría bien.

juan carlos: qué de que

le hago de cuenta.

esta me dijo coda, ¿verdad?

[ríe] mire, ni crea que me dan

ganas, me da flojera

la mudanza.

aparte vivo yo muy a gusto

con mi prima mimí.

no me falta nada.

y en lugar de gastar en renta,

¿verdad?

pues, mejor ocupo el dinero

en cosas de mucho más provecho.

helena: bueno, lo que importa

es que usted viva donde esté

a gusto.

juan carlos: es lo que le estoy

diciendo, pero no me hace caso.

helena: bueno, voy con lalito

ahí para que se duerma

y en seguida regreso, ¿eh?

juan carlos: ay, me voy

a cambiar de lado, espere.

ay, ahora sí, doña chivis.

cuéntemelo todo.

la vida le ha cambiado

desde que dejó al cavernícola,

baboso, neanderthal.

con todo respeto, pero es que

me cae remal su marido.

silvia: ay, doña eva,

tengo tantísimo que contarle.

pero le voy a traer

un cafecito, ¿eh?

juan carlos: ay, no, cómo cree.

no se moleste.

dos de azúcar, vainilla

y canela.

silvia: y unas galletitas.

juan carlos: ay, ¿cómo no?

las de chocolate que traen

cosa blanca adentro

para chuparle, así.

gracias.

adriano: se lo encargo

especialmente.

a esa orden.

esa dirección.

del precio no se preocupe,

por favor. [ríe]

gracias.

♪ usted es

la culpable... ♪

¿todavía trabajando, joven?

renato: sí.

ya ve, licenciado.

tenía varios pendientes.

quiero adelantar lo más

posible para adelantar

el viaje a playa majahua.

adriano: ya veo.

siéntese.

renato: todo debe estar

a la perfección para cuando

ustedes arriben allá.

¿y usted, licenciado?

pensé que yo era el único

en la oficina.

adriano: a veces perifero

estar en la empresa

que en mi casa.

no sé si aquí es mi primer

o mi segundo hogar.

lo felicito por su dedicación

al trabajo.

renato: no, bueno.

es un placer.

adriano: seguramente le va

a ayudar para un pronto ascenso.

renato: sería un gran

estímulo, licenciado.

es lo que más me gustaría.

adriano: siéntese.

así empezó un joven

que llegó a ser vicepresidente

de esta empresa, ¿sabe?

era emprendedor, trabajador,

responsable.

juan carlos caballero.

mi mano derecha, mi...

renato, ¿le puedo pedir

un favor?

necesito que me prepare

algo para el viaje.

[ríe]

silvia: y aunque sí he estado

a punto de marcarle,

mejor no.

me aguanto.

pero la verdad, me cuesta

mucho trabajo.

juan carlos: ah, no.

usted manténgase firme

con su decisión.

firme.

silvia: yo le digo a mi hija

que no es fácil volver

a empezar.

pero sí se puede.

juan carlos: pero claro que

se puede.

¿qué no oye las porras?

♪ sí se puede

sí se puede

sí se puede

sí se puede ♪

silvia: ay, eva.

amigas como usted la hacen

sentir a una más fuerte.

gracias por echarme porras.

juan carlos: para eso estamos,

¿eh?

oiga, a propósito, ¿verdad?

hablando de esto.

¿cómo ve a helena?

porque la siento muy rara.

¿usted no?

¿no sabe qué le pasa?

silvia: bueno, es que no han

sido días fáciles para ella.

últimamente...

juan carlos: sí.

silvia: bueno, pero no--

[susurra] doña eva, no le vaya

a decir que yo le conté, ¿eh?

juan carlos: ¿cómo cree?

soy una tumba.

¿sabe cómo? así.

silvia: ay, bueno.

está bien.

juan carlos: ay, ayúdeme.

gracias.

silvia: últimamente se ha

acordado mucho del difunto

juan carlos.

y pues, eso siempre la pone

muy triste.

juan carlos: ay, es que amores

como esos ya no hay, doña

chivis.

afortunados ellos, ¿verdad?

que conocieron algo tan

bonito como ese amor

que se tuvieron.

silvia: bueno, además helena

está preocupada por lalito.

juan carlos: ay, ¿por qué?

silvia: pues, es que en

la escuela le dijeron

que le afectaron todos

esos cambios, de que vino

el papá y luego se fue.

parece que anduvo diciendo

que el papá se había quedado

aquí y no sé cuantas cosas más.

juan carlos: es que le hace

falta su papá a ese buki,

¿verdad?

silvia: sí, yo también creo eso,

pero lo bueno es que mi nieto

tiene una mamá muy fuerte

que está saliendo adelante

con todo y sus problemas.

silvia: sí, es lo que le digo.

pero usted no hace caso.

el amor tan grande que

se tuvieron juan carlos y ella,

pues le da a helenita

fuerzas, ¿verdad?

para dar y repartir,

¿cómo de que no?

es tan bonito que le siga

siendo fiel al recuerdo

de juan carlos, ¿verdad?

tan romántico que--

que hasta ganas me dan

de llorar. [llora]

silvia: ay, eva, no.

por favor, no vaya a llorar--

helena: se tarda--

¿de qué estaban hablando?

juan carlos: ay, pues de usted.

¿qué más?

la verdad ante todo,

doña chivis.

la estábamos destrozando.

helena: [ríe]

juan carlos: bueno, ya me voy

porque se ve usted muy cansada,

helenita, ¿verdad?

me voy a mi pensión.

nada más le voy a dar

un beso a mi buki porque

no tuve tiempo de despedirme.

helena: no me lo vaya

a despertar.

ya la conozco, ¿verdad?

juan carlos: ¿yo?

ay, cómo cree.

voy y vengo.

helena: pero nomás calladita.

juan carlos: sí.

helena: ¿de qué estaban

hablando?

juan carlos: ¡de usted!

helena: ay. [ríe]

[música]

[música]

lalito: [grita]

juan carlos: ¡ay!

¡ay!

¡qué te pasa, plebe!

¿estás loco?

me vas a matar de un infarto.

¿quieres que me dé un soplo

o qué? ay, santa virgen--

lalito: eva, quédate

un ratito conmigo, ¿sí?

juan carlos: a ver, talibán.

¿qué no tienes sueño

o qué te pasa?

ve la hora que es, por dios

santo.

ay.

lalito: sí tengo sueño,

pero estoy pensando en--

cosas que pasan, tú sabes.

juan carlos: "cosas que pasan,

tú sabes".

tranquilo, adultito.

¿qué eres? ¿enano o qué?

bueno, mira, yo no se

mucho, ¿verdad?

pero tú sabes que a mí

me cuentan todos los pajaritos

que andan dando en los árboles,

¿verdad?

lalito: ay, eva.

los pajaritos ni hablan.

juan carlos: qué agresivo

eres, lalito.

pero bueno, los pajaritos

que yo conozco, fíjate

que sí hablan.

y uno de ellos me dijo

que te vio triste, ¿verdad?

porque tuviste problemas

con otros niños por unas

mentirillas ahí piadosas

que se te fueron por ahí

sobre tu papá.

y que lo extrañas mucho.

¿es cierto eso?

¿o esos pajaritos son

unos chismosos, mentirosos?

voy a matarlos a todos

con resortera.

[imita resortera]

lalito: sí, sí lo extraño

mucho, eva.

juan carlos: ay...

yo entiendo que quieres

tener a tu papá contigo,

¿verdad?

que tu corazoncito se te movió

cuando lo conociste;

y que estás triste porque

no puede vivir contigo.

pero ¿qué crees?

lalito: ¿qué?

juan carlos: no necesitas

probarle a nadie que tienes

un papá, lalito.

porque tú y yo sabemos

que el corazón de tu papá

se quedó contigo.

¿o no lo sabemos?

lalito: él me dijo que

me quería mucho.

juan carlos: pues, es

exactamente lo mismo que dejarte

un cachito de su corazón.

él te dejó el suyo;

y un día va a volver.

porque nada más te lo prestó.

porque si no, él sin corazón

¿cómo le hace? ¿verdad?

pero además de eso,

tú eres un niño tan especial

que no vas a tener un papá,

no, no, no, no.

tú vas a tener dos papás.

lalito: ¿en serio?

juan carlos: cuando menos

te lo esperes, vas a tener

contigo un papá que te va

a querer muchísimo, cantidad.

que te va a hacer todo

lo feliz que tú te mereces.

eso yo te lo prometo.

lalito: ay, eva.

juan carlos: es que me la

debías del susto, no te hagas.

[ríe]

mimí: ¿cómo te fue con

mis tres efes, ese pachón?

¿revisaron la contabilidad?

juan carlos: no.

es una labor titánica, mimí.

no se puede.

son muchísimos papeles, hombre.

muchos más de los que imaginaba.

porque los que me dio

plutarco al principio, pues

son nada más los informes

preliminares.

mimí: pues, ni modo,

ni modo, mi cielo.

eva tendrá que entrarle

al atalaya y desquitar

su quincena, ¿no?

juan carlos: bueno.

pero ahorita no.

yo ahorita nada más quiero

descansar.

¿sabes qué me duele?

mimí: ¿qué?

juan carlos: me duelen

las pstañas.

¿cómo te pueden doler

las pestañas?

mimí: ay, ya, no te quejes.

ya pronto te vas a ir

a playa majahua y vas

a estar cerquita de helena.

juan carlos: sí, cerquita

de helena.

[resuella]

y también cerquita de adriano.

tengo que estar a las vivas

para que no se quiera

propasar conmigo.

mimí: ey, ey, ey.

¿qué haces--?

juan carlos: hace frío,

hace frío, tengo frío.

por eso me tapé así.

♪ óscar: eres la culpable

de todas mis angustias... ♪

mimí: un trío.

esto me huele a serenta.

voy a ver, voy a ver.

juan carlos: buena onda, ¿no?

que le traigan serenata

a una inquilina.

qué romantico.

¿a quién le habrán traído

serenata?

está la del tres--

est--

[resuella]

♪ óscar: te llevo

aquí en mi sangre

y aquí en mi corazón

y soy aunque no quiera

esclavo de sus ojos-- ♪

adriano: ¡mimí!

dígale por favor a eva

que estoy aquí.

por favor, dígaselo, mimí.

mimí: ey, ey, ey, ey.

mi hijo, mi hijo.

adivina quién viene

con el trío.

juan carlos: ¿cómo quién?

pues, adriano viene con el trío.

mimí: ¡sí! ¡él, el!

♪ óscar: mi única esperanza

comprenda de una vez

que usted me desespera... ♪

[música]

[música]

♪ mariachi y adriano: usted

me desespera... ♪

mimí: qué romántico

que resultó el machote.

eh, no, mi hijo.

eva va a tener que salir

a darle las gracias.

juan carlos: ni loco voy

a salir y volverme a maquillar

y vestir para recibirlo.

mimí: ah, cómo eres,

de veras.

adriano: mimí, mimí,

por favor, dígale

a eva maría que me ilumine

con su mirada.

que vengo a pedirle

perdón por todo lo que pasó,

y para eso le traigo serenata.

bueno, le traigo a óscar.

mimí: ay, mi lic.

es que--

es que--

mi--mi primita está dormidísima

y se tomó su pastilla--

y no hay poder humano que

la despierte.

eh...

óscar, óscar.

adriano: [ríe]

mimí: mi hijo.

juan carlos: ay, ¿qué?

mimí: mi hijo, me parte el alma

este hombre de dios.

juan carlos: ay, me trajo

una flor.

ridícula.

mimí: ay, ridícula no, mamacita.

apechuga aunque sea.

aunque sea asómate y dale

las gracias.

juan carlos: no voy a salir,

punto.

[serenata]

no, ¿sabes qué?

sí voy salir.

pero vas a ver cómo.

♪ óscar: de besarla

a usted... ♪

adriano: no salió.

mimí, ¿no cree usted que

vayamos a despertar

al resto de sus inquilinos?

mimí: no, y ¿qué, mi lic?

una vez al año no hace daño.

además, el trío es tan

romántico.

y con óscar, ¿eh?

a ver, mis panchos.

arránquense con una de esas

bien machín, bien sentidas.

venga, ósacar.

¡ahua!

[serenata]

♪ óscar: sin ti

no podré vivir jamás

y pensar que nunca más

estarás junto a mí... ♪

juan carlos: ¿qué?

adriano: [grita]

juan carlos: ¿qué es esto,

por el amor de dios?

¿qué les pasa?

¿qué no se encuentran

estos ridículos?

y usted--[resuella]

virgen de dairjuato.

[indistinto]

la voz méxico--

óscar: sí.

juan carlos: don óscar

primerísimo lugar.

óscar: sí.

juan carlos: no sabe cómo

lo admiro.

yo vi todos los programas,

te lo juro que vi todos

los programas.

ay, ya lo manché de ahuacate.

qué vergüenzas.

adriano: eva, eva, eva.

espero que me disculpe

por el atrevimiento.

es que usted me desespera,

me mata, me enloquece.

juan carlos: no sea ridículo,

que le doy.

a ver, ¿quién le dio

mi dirección? ¿quién se la dio?

adriano: como usted lo dice,

me lo dijo un pajarito.

juan carlos: ay, qué mal chiste.

qué payaso es.

adriano: eva, perdóneme

por lo de hace rato.

le juro que soy un caballero.

pero no puedo evitar que

su presencia me trastorne.

juan carlos: ¡no sea ridículo!

¿qué lo voy a trastornar,

por favor?

mire, aquí es una pensión

de gente decente.

y usted no puede llegar

aquí a despertar a los

inquilinos.

¿qué van a decir nuestros

vecinos? ¿qué?

adriano: ella me dijo que no hay

problema.

juan carlos: a mí qué me importa

lo que dijo mi prima.

y tú, cállate y no digas nada.

mire, no está usted

para saberlo ni yo para contar.

pero ¿sabe cómo me encontró?

porque no son horas de visitar

a mujercitas bellas.

no son horas.

me encontró depilándome

las piernas y haciéndome

el "brazilian wax".

adriano: ya, ya, ya, ya.

no--no me diga eso

que me vuelve loco.

me excita--

yo solo le digo que estoy

seguro de que usted

siente por mí lo mismo

que yo siento por usted.

y se lo voy a demostrar.

juan carlos: ¿sabe qué le voy

a demostrar yo a usted?

un moscato.

¡órale!

mimí: no, espera--

juan carlos: don óscar,

qué placer conocerlo.

úchale.

ay, no me mande de esos.

qué asqueroso, qué asco.

¿qué le pasa?

mimí: prima, ese hombre

te quiere.

es más, te idolatra.

juan carlos: [voz normal]

ya sé.

me trajo serenata, mimí.

y es hombre.

y yo soy hombre y me trajo

serenata a mí.

mimí: sí.

juan carlos: me trajo serenata,

mimí.

y me gustó, mimí.

no me puede gustar.

se me hace que se me está

pegando, mimí.

mimí: pues, disfrútalo.

juan carlos: cállate los ojos.

marcela: este, ¿quieres,

hijito, un poco más de huevo

o te paso más frijolitos?

kevin: no, gracias.

fernando: este--[carraspea]

hijita, casi no desayunaste.

¿no quieres un panecito

con su, eh, y su--?

jennifer: no.

voy a mi cuarto.

marcela: ¿no que ya en la mañana

iban a estar como si nada?

fernando: pues, eso creí,

flaquita, pero a ver cuándo

les baja la bronca a estos dos.

marcela: ¿y ahora qué hacemos?

fernando: ni ide, flaquita.

marcela: todo el huevo

me dejaron, ¿lo viste?

fernando: bueno.

marcela: ¿qué pasó?

¿siempre sí van a tomar

una lechita, un cerealito,

un algo?

kevin: no. yo nada más quiero

que sepan que si lo que ustedes

quieren es que yo ya no vea

a cándida, está bien.

marcela: ¿de veras, amor?

¿ya no la vas a buscar?

kevin: no, ma.

si lo que mi papá quiere

es que yo sea un machito,

pues esta bien.

voy a andar con todas

las niñas de mi escuela.

fernando: ese es mi hijo, ¿eh?

¿machín como quién?

como su padre, y no fregadera--

marcela: flaquito, ¿en qué

habíamos quedado?

fernando: no, perdón, flaquita.

se me salió, perdón.

¿y tú, mi hijita?

ya no vas a seguir

enojada con nosotros, ¿va?

jennifer: yo nada más te digo

que si tú lo que quieres

es que yo sea virgen

para toda la vida,

pues me voy a meter en un

convento para que estés

bien a gusto viéndome de monja.

fernando: ándale, mi hijita.

a mí eso me da mucho gusto, ¿eh?

¿de aquí derechito a dónde?

al cielo, mi hija.

esa es mi hijita--

marcela: flaco, parece que

naciste ayer.

no entiendes nada.

ya, déjalos que vayan

por sus cosas o vamos tarde.

fernando: hay que respetar

sus ideas--

marcela: sus ideas.

fernando: se va a ver

muy bonita de monja, flaca.

mimí: ¿se puede?

ah, pues ya pude, ¿verdad?

¿cómo estás, mi hija?

eh, ¿qué estás haciendo tú,

que ni me pelas?

juan carlos: [voz normal]

te oí.

me dijiste "mi hija".

está bien, estoy de mujer.

todo bien.

estoy intentando entrar

a la biblioteca de la

universidad de antonia

para ver si puedo conseguir

una copia de esa tesis.

pero me piden mil contraseñas.

ya le puse "plutarquito",

que "miamoi", que "michiquito".

y no, no entro.

mimí: no, pues nomás no hay

por dónde buscar las pistas,

¿verdad?

juan carlos: ya sé, no hay nada.

bueno, luego le sigo.

voy a la notaría para ver

si mi apá ya vio los estudios

de mi mamá, ¿eh?

ahí te encargo.

mimí: sí, mi hija.

que te vaya bien.

juan carlos: está bien.

mimí: yo aquí te la cuido, ¿eh?

juan carlos: por favor.

modesto: buenos días.

juan carlos: licenciado

caballero.

modesto: ¿otra vez usted?

ya le dije que no quiero

verla.

juan carlos: ay, pero no

se altere, que no vengo

a reclarmarle ni a hacerle

pleito de nada.

solo vengo a preguntarle

si pudo ver los estudios

que le hicieron a su señora

esposa.

modesto: dígame.

¿con qué derecho llevó

a mi mujer a hacerse

esos análisis?

juan carlos: no se frene en

pequeñeses y nimiedades,

por favor.

lo más importante, ¿sabe qué es?

la salud de doña eugenia.

y hay que hacer todo para que

se recupere.

todo, ¿me escuchó? tod--

modesto: ya tomaré cartas

en ese asunto.

y si tanto le preocupa

su salud, aléjese de mi esposa.

desde que usted la frecuenta,

ella ha empeorado.

juan carlos: oiga, pero es

que mire que mi intención--

modesto: ya está advertida,

señora.

y si usted se vuelve a aparecer,

voy a tomar medidas legales.

juan carlos: ¿así de plano ya?

¿legales?

modesto: señora, usted

oculta algo y yo no le tengo

confianza.

váyase, váyase y no vuelva.

avísele al personal de seguridad

que esta señora no puede entrar

a la notaría.

secretaria: sí, licenciado.

rebeca: ¡ay!

fíjate por dónde vas.

estos gatos que vienen

papando moscas, de veras.

renato: ahora me llamas así.

pero me late que muy pronto

vamos a estar en igualdad

de circunstancias.

rebeca: [ríe] un asalariado

con aspiraciones.

empiezan fregando excusados

y ya quieren ser jefes.

sueñas, maría la del barrio.

renato: aunque te burles,

muy pronto voy a ascender.

¿y quién sabe?

en una de esas hasta

termino siendo tu jefe.

rebeca: "hasta termino

siendo tu jefe".

sí, claro.

[música]

[música]

[llaman a la puerta]

plutarco: adelante.

rebeca: buenos días.

vengo para que me firmes

los gastos de viaje

de toda la comitiva

que va a playa majahua.

plutarco: así que en serio

decidiste cambiar de actitud.

adiós a la desaforada

y bienvenida a la profesional.

rebeca: búrlate cuanto quieras.

y firma, que tengo muchas cosas

que hacer.

plutarco: pues, a ver cuánto

duras así.

aunque agradezco que estés

calladita y de buen modo.

porque me chocan tus arrebatos.

rebeca: solo te recuerdo que

el tiempo corre y te queda

un mes para formalizar

nuestro matrimonio.

plutarco: tú y tus amenazas.

rebeca: qué pocas agallas

tienes, plutarco.

te creí más ambicioso

y eres un conformista.

a un paso de ser un mediocre.

plutarco: ¿de qué hablas,

rebeca?

rebeca: te conformaste con

un mísero 20% de las acciones

que te dejó la ballena.

¿dónde quedó el plan para

quitarle sus acciones a la

caballona de eva?

plutarco: ¿tú qué sabes?

rebeca: ¿no que ibas

aconquistar el mundo?

¿dónde quedó el napoleón

ambicioso que decías ser?

plutarco: yo sé mi cuento.

un día te vas a ir de espaldas,

cuando sepas de qué se trata.

rebeca: pues, cada quien

su cuento.

yo también me sé el mío;

y no es el de caperucita

ni el de blancanieves--

plutarco: mira, ándate con

cuidado y no andes fraguando

nada en mi contra.

o te va a pesar.

rebeca: ajá.

un mesecito.

tienes un mes para que yo

guarde silencio.

si no, aténte a las

consecuencias, cachito.

♪ cachi, cachitito

cachi, cachitito ♪

[ríe]

y bien chiquito.

juan carlos: ¿cómo no me voy

a preocupar si se trata

de mi mamá, mimí?

mimí, mi mamá, mimí.

mimí: pues, mi hija, ya.

yo creo que don modesto

va a hacer algo después

de haber visto esos análisis.

juan carlos: si no hizo nada

en estos años, ¿por qué

iba a hacerlo ahora?

¿sabes qué va a hacer?

va a guardar los estudios

y va a fingir que no pasa nada.

porque eso hace él.

finge que no pasa nada.

mimí: bueno, ¿y entonces?

juan carlos: entonces tengo

que buscar la manera para

acercarme a mi mamá--

[llaman a la puerta]

[voz aguda] adelante.

>> doña eva, la manda

a llamar el licenciado reyes.

juan carlos: voy corriendo,

chula, gracias.

mimí: gracias.

juan carlos: ¿sabes qué estoy

harta--?

¿qué digo harta? harto.

¿eso es lo que sufren todas

las mujeres cuando un hombre

las acosa de esa forma?

mimí: no, eso no es nada,

mi chula.

ni que el licenciado

es galante, caballeroso.

hay otros, como tú comprenderás,

que son léperos, abusones,

vulgares, manos prontas

y largas, así--

juan carlos: epa, epa, a la otra

me quedo, ¿eh?

ya entendí, ya entendí.

lucía: ay, a ver.

o sea--o sea que la famosa carta

sí era de la mamá de juan

y no de él.

o sea, estás bien

segurisisísima.

helena: su papá me lo dijo.

parece que juan y su mamá

tienen la letra parecida

y por eso la señora

se confundió.

ya ves que no se acuerda

bien de las cosas.

bueno, el caso es que

ella las pidió, y no juan.

lucía: ah, entonces el video

aquel, ese donde salía juan,

así, con toda su carota y te

decía que te quería y no sé qué.

y lo que te dijeron esas mujeres

que conociste, que él tenía

buen corazón y que--

helena: lucía, a ver.

tú ayer me dijiste que juan

me había visto la cara siempre.

y ahoita lo defiendes.

¿quién te entiende?

lucía: bueno, es que estoy

tratando de ser

imparcial, nada más--

helena: ay, imparcial.

sí, sí, ya.

lucía: bueno, ¿qué no se puede

ser imparcial? ¿no se puede?

helena: a estar alturas,

lo único que me queda claro

es que no fui tan especial

para juan como creía.

cuando mucho, me quiso como

a una más del montón.

pero nada más.

yo nunca fui alguien

especial en su vida, lucía.

¿y sabes qué?

ni una sola lágrima más,

ni una más por este infeliz.

lalito: no, no, ahí sí

te voy a contradecir.

porque aguantarse la chilladera

hace daño.

y mira, te lo digo yo

que sé mucho de lágrimas.

[solloza] espérame.

adriano: [susurra]

juan carlos: ya no sea baboso.

deje de mirarme y concéntrese

en las finanzas de la empresa

que para eso vinimos, hombre.

adriano: es que usted--

es irresistible, eva maría.

lo que yo siento por usted

es muy profundo--

juan carlos: lo que usted siente

por mí es puritita fantasía.

no se haga, hombre.

usted no es más que un machito

que quiere disfrutar de este

cuerpecito jacarandoso

que dios me dio.

y aunque aquí lo tenga,

¿sabe qué va a pasar?

me va a dar un patadón

en el trasero y me va a botar

como un pañuelo deschave.

ay, no conoceré yo a los de

su género.

por favor, mire.

así que tenga.

adriano: no juegue con mis penas

ni con mis sentimientos,

que es lo único que--

juan carlos: no me recite

canciones, ridículo.

usted está encaprichado conmigo,

nada más.

mire, yo sé que levanto

pasiones.

lo veo todos los días

en la calle, en restaurants,

cuando me subo al metro,

en el cine.

¿sabe qué hace lo ridículo

del cácaro?

para la película y dice:

"que se pare la grandota

para una vuelta".

pues, ¿qué es eso?

pero la verdad, lo que usted

trae es un capricho.

adriano: ¡no es un capricho,

eva maría!

yo estoy dispuesto a cambiar

por usted.

es más, pongame a prueba.

juan carlos: ay, ajá.

mire, usted es un macho

que dirige una empresa

machista donde las mujeres

no son más que objetos,

por favor.

adriano: ¿eso cree?

juan carlos: no.

creer es un acto de fe.

yo lo sé.

y se lo firmo aquí

y se lo firmo donde sea.

por más ejecutivas que seamos,

nos trata como objetos.

adriano: espérame tantito.

cindy, preciosa, hágame

el gran favor de llamar

a la licencaida moreno

y que por favor venga

a mi oficina.

y también a plutarco.

por favor, cindy.

y perdón por la molestia.

ah, ¿sabe qué?

usted vino preciosa

el día de hoy, ¿eh?

hasta--

se desmayó.

juan carlos: ay, qué cambiazo,

¿eh?

pero ¿y eso qué?

adriano: le voy a demostrar

que estoy dispuesto a cambiar.

ya verá.

[música]

[música]

plutarco: la veo triste.

sigue pensando en lo que

hablamos de juan carlos,

¿verdad?

helena: sí, sí.

algo así.

plutarco: yo entiendo

que es duro cambiar el concepto

de alguien a quien hemos

querido tanto.

tú sabes, yo adoré a antonia,

pero los últimos meses

de mi matrimonio fueron

muy difíciles para los dos.

helena: a mí doña antonia

siempre me pareció una gran

mujer.

plutarco: sí, claro.

pero al fin ella estaba

harta de la relación.

me despreciaba.

yo creo que sí anduvo

con samuel de la cavada,

aquel que le dio su tarjeta,

¿recuerda?

helena: sí, sí.

plutarco: en fin, helena.

lo que le quiero decir

es que entiendo lo que se siente

saber que el ser que uno ama

nos engañó.

lo entiendo.

pero le aseguro que con

el tiempo, hasta eso

se puede superar.

helena: gracias.

¿usted también va a la oficina

de don adriano?

plutarco: sí, me avisó

que quería hablar conmigo.

helena: vamos.

con permiso, licenciado reyes.

me dijo que me buscaba.

adriano: así es.

juan carlos: aunque esperábamos

nada más a la dueña del circo,

veo que también se colaron

los changos, ¿verdad?

[ríe e imita mono]

helena: evita, ya.

a sus órdenes, licenciado.

dígame.

adriano: helena, ¿usted

todavía quiere que la señorita

lucía zárate esté en su equipo?

helena: ay, sí.

sí, lucía me sería de gran

ayuda, pero usted ya me asignó

a renato.

adriano: pero no se preocupe.

yo me encargo de eso.

lo que importa es que a partir

de hoy la señorita zárate

pasa a formar parte

de su equipo, ¿eh?

plutarco: ¿tú la vas a evaluar?

adriano: yo no necesito

evaluar nada.

la licenciada moreno

tiene todo el derecho

y toda la libertad de elegir

a la asistente que mejor

le parezca.

y si la señorita zárate

es de su confianza, adelante,

licenciada.

porque les aviso que desde hoy

los directivos van a tomar

la última decisión respecto

a la contratación de sus

empleados, sin importar

si son mujeres, si son

jóvenes o maduras,

o guapas o poco agraciadas.

¡esa práctica machista

se acabó en grupo imperio,

he dicho!

helena: pues, muchísimas

gracias, licenciado.

yo no me lo esperaba.

juan carlos: no lo puedo creer.

plutarco: yo también estoy

muy sorprendido.

pero a mí no me has dicho

para qué me llamaste.

adriano: ah, sí.

eh, si eva maría quiere

que se recontraten a las 100

mujeres que despedimos,

pues las recontratamos, ¿eh?

juan carlos: ¿está usted seguro

de lo que está diciendo,

don adri?

adriano: más seguro que nunca,

eva maría.

plutarco: adriano, ¿cómo quieres

recontratar a esas 100 mujeres?

¿te das cuenta que eso

nos ocasionaría un desequilibrio

financiero?

y más ahora que acabamos

de invertir una fortuna

en playa majahua.

adriano: ¿estás diciendo

que no lo vas a hacer, plutarco?

plutarco: es que definitivamente

no lo podemos hacer.

es una locura.

además, esto ya lo habíamos

discutido con eva y ya había

quedado claro, ¿verdad, señora?

juan carlos: a mí ni se atreva

a reclamarme, don pluti.

porque esta decisión

la tomó el dueño del changarro,

don adriano. no yo.

pero ¿sabe qué?

yo lo apoyo.

así que si mi jefecito

dice "recontratación"...

recontratación.

recontratación--

plutarco: no lo voy a permitir--

adriano: por favor, esa es

tu área--

todos: [discuten]

helena: ¡silencio!

no van a llegar a ningún

lado, caramba.

adriano: plutarco.

perdón, licenciada.

perdón.

hablemos, plutarco.

si de verdad no se puede

hacer de un solo golpe,

por lo menos podemos elaborar

un plan para ir recontratando

a esas mujeres dentro de un

tiempo razonable, ¿no te parece?

juan carlos: ya me está hablando

al oído, ¿eh?

esa voz me gusta.

no sé cuánto les lleve.

lo importante, ¿verdad?

es no quitar el dedo

del renglón.

plutarco: antes de tomar

una decisión, les pido

por favor que la analicen.

la prioridad ahora es

la presentación a prensa

del proyecto playa majahua.

helena, ¿no es así?

helena: sí, este evento

es mañana.

y yo creo que con todo

respeto deberíamos enfocarnos

a eso.

ya después habrá tiempo

para otras cosas igual

de importantes.

plutarco: señora, ¿me permiten

hablar a solas con adriano?

por favor.

helena: sí, claro.

con permiso.

vamos a mi oficina.

juan carlos: sí.

adriano: eva maría.

plutarco: ¡te recuerdo que soy

el vicepresidente de la empresa

y el encargado del área

de las finanzas!

¿qué pasa, adriano?

¿no me tienes confianza?

adriano: por supuesto que

te tengo confianza.

pero ya sabes cómo son

las viejas, son desconfiadas.

plutarco: lo que pasa es que

eva no me tiene confianza,

no me quiere, no me puede

ni ver--

adriano: plutarco, plutarco.

a ver.

necesito que hagas un plan

para recontratar a esas

exempleadas.

tal vez poco a poco,

sin que afecte a la empresa.

¿está bien?

plutarco: te veo

y te desconozco, adriano.

¿qué te puso así, tan dadivoso,

tan generoso?

adriano: estoy...

estoy enamorado.

plutarco: ay.

¿y se puede saber quién

es la joven universitaria?

¿la conozco?

adriano: no se trata de ninguna

joven universitaria.

y sí, sí la conoces.

plutarco: ¿quién es?

adriano: eva maría león

jaramillo, viuda de zuluaga.

¡ay! [ríe]

yo en flores.

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.