null: nullpx
Cargando Video...

Por Ella Soy Eva Capítulo 6

Univision2 Dic 2019 – 12:00 AM EST

Comparte

juan carlos: [suspira]

helena, me tenés vuelto loco,

loca.

[ríe]

ay, quién iba a pensar que...

el tango.

y ahora que estamos solos,

helena, te tengo que confesar

que--

¡adelante, pues, pásenle!

fernando: ay, compadre,

menos mal que estás--

no se imagina lo que--

no te imaginas, compadre.

juan carlos: ¿qué?

fernando: pues que desde que

te fuiste al viaje,

el plutarco nos retuvo--

¿qué nos retuvo?

nuestros sueldos, compadre.

nos los retuvo hasta que

no le entreguemos el proyecto

ese de playa majahua.

juan carlos: pero ¿cómo?

o sea, ¿adriano autorizó esto

o qué?

fernando: ay, no, no.

¿quién lo autorizó?

santiago: dile tú.

fernando: pues, adriano,

compadre,

¿quién lo va a autorizar,

compadrito?

santiago: oye, juan carlos,

pero ya se supone

que andamos sobre--

sobre ese proyecto, ¿no?

este--¿ya viste a helena?

¿qué te dijo?

¿encontraste el proyecto

en su oficina o qué?

fernando: ¿ya soltó

la información la vieja esa

o no soltó la información

la vieja esa, a ver?

juan carlos: luego les cuento,

pero lo importante ahora

es no--no permitir

que nos retengan los sueldos,

hombre, y eso es lo que está

mal.

ambos: sí.

todos: [hablan a la vez]

lalito: tengo mucha hambre, ma,

¿ya vamos a comer?

helena: sí, pero antes

yo quiero hablarte

de algo muy importante.

lalito: ¿por qué estás

enojada conmigo?

¿qué hice mal?

helena: a ver, quiero que

me mires a los ojos

y que seas muy sincero,

mi amor.

ayer en la playa tú te escapaste

desde donde yo te dejé

para que te cuidaran.

sí sabes que eso que hiciste

estuvo muy mal, ¿verdad?

lalito: sí, porque tú

me has dicho que no me puedo ir

sin tu permiso.

pero es que te quería contar

lo de juan--

helena: yo te agradezco mucho

que te preocupes por mí, ¿eh?

pero yo soy adulta,

yo soy grande y yo me sé cuidar,

mi amor.

y tú eres un niño.

y si tú me desobedeces

y te vas solo,

te puedes perder

o te podrían robar

o te podría pasar

algo muy malo.

¿me entiendes eso?

lalito: sí, mamá.

helena: además, aunque juan

te haya caído mal

o haya habido un malentendido

o lo que sea,

tú no tienes por qué

ser grosero ni conmigo,

ni con él, ni con nadie.

lalito: es que estaba enojado

por lo de juan.

helena: por lo que sea.

yo soy tu mamá,

y aunque tú estés celoso,

aunque estés enojado,

tú y yo podemos hablar,

mi amor.

eso es lo más importante.

tú y yo siempre podemos

hablar de lo que sea.

de cómo te sientes tú,

de qué piensas,

de qué pienso yo.

porque entre tú y yo

siempre va a haber confianza.

siempre.

juan carlos: a ver, finanzas,

¿se puede saber

por qué no le han pagado

a mi equipo de trabajo?

plutarco: simple.

hasta que no presenten

su proyectito de playa majahua,

no hay nada.

juan carlos: a ver, mano,

no es ningún proyectito.

va a ser el negocio

que va a sacar

a esta empresa adelante.

además, ya está prácticamente

listo.

plutarco: no te creo.

y si es cierto,

exijo verlo inmediatamente.

juan carlos: ¿qué me exiges

tú a mí, por favor, hombre?

adriano: ¿qué pasa aquí?

¿por qué tanto grito?

¿por qué tanto escándalo?

juan carlos: porque este

anormal--o sea, me impresiona

la falta de confianza

de esta empresa.

no se le ha pagado

a mi equipo de trabajo

cuando el proyecto

ya está listo, adriano.

adriano: ¿ya está listo?

quiero verlo.

a ver.

quiero verlo.

juan carlos: sí, sí,

en una semana lo tienes.

adriano, por favor,

yo no te voy a fallar.

este negocio va a ser

el negocio del año

de grupo imperio,

mi palabra está de por medio.

adriano: no, y la mía también.

si hay resultados, te vendo

parte de mis acciones,

si no atente

a las consecuencias.

juan carlos: ok.

helena: ándale, mi vida,

cómetelo antes de que

se te enfríe, ¿eh?

está buenísimo.

lalito: ¿con tenedor, mamá?

pero si es con cuchara.

helena: ay, perdón, mi vida,

es que estoy--estoy distraída.

perdón.

lalito: ¿estás enferma, mamá?

helena: no.

no, nada más estoy distraída

pensando en cosas del trabajo

y así.

lalito: ¿y ya le dijiste a ese

juan perón, viste,

que no vas a ser su novia?

helena: esas son cosas

de adultos y no tienes tú

por qué andarte preocupando,

¿oíste?

ya, ya, por favor,

ya come, mi vida,

se va a enfriar, ya.

lalito: ¿con cuchillo, mamá?

helena: pues, puedes intentar.

ay, ya.

toma, perdón.

ya puedes comer.

ay, qué pesado.

[ríe]

plutarco: rebeca, no seas así.

me urge la información

sobre playa majahua.

rebeca: pues qué bueno.

plutarco: te digo que estoy

muy agobiado, ayúdame.

échame la mano.

rebeca: no es justo que todo

lo quieras gratis.

no me das ni una joyita,

ni un cochecito,

ni un viajecito, nada.

plutarco: no seas chantajista.

rebeca: ah, y para colmo

de los males, me pones un chofer

naco, feo y que habla

hasta por los codos.

qué karma el mío.

plutarco: ay, ya déjate

de esoterismos

que no vienen al caso.

rebeca: es la verdad.

quieres todo de aquí para allá

y no das nada a cambio.

¿necesitas informes

sobre playa majahua?

pues que te cuesten, fíjate.

plutarco: eres una

materialista, una interesada.

rebeca: no.

soy práctica.

y la vida no es tan fácil

como tú crees, ni yo soy

tan tonta como para soltarte

la sopa así nada más

sin mínimo un aumentito

de sueldo.

plutarco: está bien, está bien.

rebeca: ay, así me gusta,

cachito.

tú siempre tan complaciente.

sorpréndeme con algo

para que te diga todo lo que sé.

y ahora salte, cachito,

que voy a cerrar mi oficina.

bye, bye, bye, bye.

[ríe]

mínimo.

helena: ay.

no ha llamado juan, ¿verdad?

lucía: no.

helena: en todo el día

no ha llamado.

lucía: no, no, no ha sonado

el teléfono para nada.

pero si es tan listo

como parece,

no tarda en buscarte.

lucía: no quiero hacerme

ilusiones.

lucía: uy, pues ya

te las hiciste, mi amiguis.

ve nomás, tienes carita

de no hacer otra cosa

más que soñar dormida y

despierta con tu juan perón ese.

helena: lucía, a mi edad

y con un hijo, yo no me puedo

dar el lujo de perder

la cabeza por un hombre.

lucía: pues ya la perdiste.

helena: ¿qué?

lucía: ¿eh?

helena: ¿qué?

lucía: ¿eh?

plutarco: bien, me llevo

las dos.

envuélvalas para regalo.

>> sí, señor, enseguida.

onésimo: espérame, pero ¿dos

igualitas?

¿y eso para qué?

plutarco: porque tengo

que contentar a dos mujeres

que me hacen la vida

de cuadritos, por eso.

onésimo: ah, ya caigo.

si ya lo dice la canción:

"no debes tener dos amores

es muy complicado

besar en dos bocas"

no, y cantada sale mejor.

♪ no debes--♪

plutarco: ahórrate tu filosofía

popular, mejor dime qué tanto

hace rebeca, adónde la llevas,

adónde la traes.

plutarco: pues, ahora verás.

del trabajo a la casa,

y luego de la casa al trabajo.

y al otro día,

del trabajo a la casa

y, por consiguiente,

de la casa al trabajo.

y luego vamos variando--

plutarco: ¿algún movimiento

sospechoso?

¿no se ha visto

con algún hombre?

onésimo: con uno.

con miguel.

plutarco: con ese no.

¿se ha visto con algún hombre,

sí o no?

onésimo: pues, no.

nada más conmigo.

con todo esto, ¿para qué

quiere más?

eugenia: gracias.

>> para servirle.

eugenia: a ver, mi niño,

esto te va a caer bien.

juan carlos: gracias, ma.

eugenia: esos dolores

solo te dan cuando tienes

muchas tareas o cuando andas mal

con alguna compañerita.

juan carlos: sí.

sí, sí, ma, tengo muchas tareas,

sí.

y luego helena pues no--

no--no quiere

pues jugar conmigo.

y entonces vine a que

me consintieras,

me siento medio mal.

eugenia: sí, ya lo sabía, sí.

los hijos solo buscan a su mamá

cuando les duele el estómago

o el corazón.

juan carlos: no, es--

eugenia: ándale, ándale, ya,

tómate tu té.

mi vida, ya.

modesto: juan carlos.

juan carlos: papá.

ay, ay, ay.

modesto: ay, ay, ay.

ay, gastritis otra vez.

eugenia: ay, le digo

que vayamos al médico,

pero no quiere.

es igual de terco que tú.

es en lo único

que se parece a su padre,

en lo demás es igualito a mí.

modesto: nuestro hijo

no necesita un doctor,

necesita una mujer

que lo atienda como debe ser.

juan carlos: no, no, no, papá,

¿qué te pasa?

yo no nací para el matrimonio,

¿eh?

aparte no quiero cambiar

mi estilo de vida,

estoy perfecto.

modesto: ¿y quién te dijo

que lo tienes que cambiar?

acuérdate que en esta vida

hay mujeres para todo.

me voy a mi estudio,

no te vayas sin despedirte.

juan carlos: no, no, no,

yo paso.

[música]

antonia: ay, qué hermosa

gargantilla, mi amor.

plutarco: vamos a probarlo.

antonia: sí, sí, sí.

plutarco: al revés, al revés.

antonia: [carraspea]

ay.

ay, digo, está divino

y regio el detalle, mi amor,

pero, mi amor--

ay, no me queda.

plutarco: qué--qué barbaridad,

mi cielo.

qué torpe soy.

pero a ver, mira,

lo podrías usar de pulsera.

antonia: ay, plutarco,

gracias por la intención,

pero ¿qué no había

otra más grande?

plutarco: ahí está,

eso debe haber sido.

como había solo uno,

pensé que le quedaría

a cualquiera,

pero lo podemos cambiar,

le puedo reclamar al joyero.

antonia: no, no, no,

olvídalo, olvídalo.

plutarco, yo no quiero

que me regales joyas ni--

ni perfumes caros, ni--

ni quiero cenas

en restaurantes lujosos,

yo lo único que quiero

es tu amor.

plutarco: pero lo tienes.

incondicionalmente.

antonia: no, plutarco,

tú siempre llegas cansado,

tenso, de mal humor.

esto hace mucho

que dejó de ser un matrimonio.

es por eso que te pedí

lo del divorcio.

plutarco: quedamos que nunca

más íbamos a mencionar

esa palabra en esta casa.

antonia: bueno, ¿es que

ya no te gusto, mi amor?

hace meses que no me tocas.

plutarco: no, no, ¿cómo crees?

si tú me encantas, yo--yo te--

te amo apasionadamente.

antonia: pues entonces

demuéstramelo, plutarco.

bésame.

tómame.

plutarco: antonita.

antonia: plutarco.

ay, plutarco,

¿qué te parece si me tomas?

tómame.

tómame.

tómame.

tómame.

plutarco: [gime]

antonia: ay, plutarco.

ay, sí, plutarco, mi amor,

te amo, te amo, mi amor.

eugenia: supongo que esa

compañerita con la que tienes

problemas no es una de tantas

con las que te gusta jugar

a las escondidas, ¿verdad?

juan carlos: este--no.

¿por qué--por qué lo dices, ma?

eugenia: [ríe]

porque es la primera vez

que mencionas el nombre

de una niña en esta casa, hijo.

juan carlos: ¿sí?

eugenia: sí.

helena dijiste, ¿verdad?

juan carlos: sí, helena,

se llama helena.

eugenia: uy, qué bonito nombre.

bueno, entonces, si no es

como las otras niñas

con las que juegas,

¿estás enamorado de ella?

juan carlos: ay.

eugenia: [ríe]

plutarco: [jadea]

antonia: ay.

pasé tanto tiempo

sin sentirme tan--

tan--ay, feliz.

plutarco: qué--qué bueno

que te gustó, corazoncito.

antonia: ay.

me fascinó.

estuviste glorioso.

como galán de película antigua.

plutarco: ah.

antonia: ay, eso era justo

lo que necesitaba, mi amor.

plutarco: yo también, amorcito.

antonia: ay.

ojalá podamos hacerlo

muy pronto, ¿sí?

plutarco: [gime]

eduardo: helena,

¿quién es ese tal juan?

helena: es el--el empleado

del hotel al que fuimos con--

lalito y yo.

eduardo: qué casualidad.

¿y por qué lo dejaste

jugar con mi nieto?

helena: porque era justamente

el que se encargaba de--

de jugar con los niños

mientras nosotros trabajábamos,

las mamás.

eduardo: qué vergüenza

que un hombre haga el papel

de mujer cuidando niños.

¿qué es eso?

¿qué el tipo ese

no tiene dignidad o qué le pasa?

silvia, estas tortillas

están frías.

helena: a ver, yo--yo las

caliento.

silvia: gracias.

[celular]

juan carlos: sí.

déborah: hola, juan carlos.

juan carlos: déborah,

qué milagro.

déborah: ¿estás ocupado?

juan carlos: algo, pero yo

siempre tengo tiempo

para atender a princesas

como tú.

déborah: perfecto.

entonces, ¿por qué no vienes

a mi casa?

he hecho algunos cambios

y me gustaría

saber tu opinión.

juan carlos: ah, claro,

es que eres interiorista,

¿verdad?

muy buena, por cierto.

déborah: bueno,

entonces te espero.

voy a pedir algo de cenar

por si tienes apetito.

pero no te tardes

porque se enfría.

juan carlos, ¿estás ahí?

juan carlos: ah, sí, sí.

sí, déborah, llego en media

hora, ¿te parece?

déborah: perfecto.

aquí te espero.

juan carlos: achi.

¿qué, qué, qué?

no, espérate, espérate,

salte, salte, no sientas eso,

salte, salte.

salte.

silvia: entonces, ese juan

que estuvo jugando con lalito,

era juan perón, ¿verdad?

helena: sí.

sí, y yo le dije a lalito

que no dijera nada de él,

pero pues no sé, se le olvidó.

silvia: helena,

¿dijiste mentiras

delante de tu hijo?

helena: ay, ya sé, ma.

pero lo hice para que

no se alterara mi papá.

además, lo que dijo lalito

es cierto, pues ellos jugaron

y ya.

silvia: a ver,

ese era un viaje de negocios,

pero cada vez que hablas

de ese señor, te noto como--

como diferente.

dime la verdad,

¿pasó algo entre ustedes?

helena: no, no pasó nada

entre nosotros.

juan es un hombre divertido,

bueno, inteligente

y se la pasó increíble

con lalito y ya.

silvia: yo te veo muy ilusionada

y me da mucho gusto por ti,

pero por favor,

toma las cosas con más calma.

helena: ¿por qué dices eso?

silvia: ¿cómo que por qué?

porque tu papá no sabe

que te despidieron,

que hipotecamos la casa

y que abriste tu propio negocio,

y encima de todo,

¿le vas a esconder un novio?

acuérdate de lo del papá

de lalito.

helena: juan no es mi novio.

silvia: pero ¿puede llegar

a serlo?

helena: ay, pues no sé

qué pueda pasar más adelante

entre nosotros.

yo qué voy a saber.

silvia: hija, ¿te estás

enamorando de--

helena: ay.

ay, sí, enamorando.

no, no.

silvia: no.

¿por qué?

rebeca: ay.

plutarco: ya está.

rebeca: ay, cachito,

qué lujo asiático.

un poco grande,

pero mejor que sobre

a que falte.

está precioso, mi amor.

plutarco: había otra

gargantilla igual,

un poco más chica,

pero preferí darte una grande

para que veas lo mucho

que te valoro, preciosa.

rebeca: es un sueño.

voy a ser la envidia

de las mugrosas de mis amigas.

aquel plan, qué eventazo,

me la voy a estrenar, cachito.

plutarco: hablando de eventos,

rebe, si mal no recuerdo,

algo sabías de playa majahua

que querías contarme, ¿no?

cierta información importante.

rebeca: ¿yo dije eso?

plutarco: sí, rebequita,

haz memoria.

quizás, si te quito

la gargantilla--

rebeca: no, no, no, no, no.

[ríe]

no, no, no, no.

creo que ya me acordé, cachito.

fíjate que parece que nuestra

principal competencia,

"alberta travel company",

está apoyando una pequeña

agencia de viajes

que abrió hace poco.

plutarco: sigue, sigue.

¿qué más?

rebeca: pues todo indica

que esa agencia le va

a entrar al concurso

que te conté.

y, seguramente, con el respaldo

de los canadienses,

"viajes moreno" lo ganará

sin el menor problema.

plutarco: ¿la agencia se llama

"viajes moreno"?

rebeca: sí, cachito, tal cual.

qué nacada, ¿no?

plutarco: el tour que me

mencionaste no fue cancelado,

félix.

aquí dice que fue canalizado

a una agencia que se llama

"viajes moreno".

así que "viajes moreno".

rebeca: [afirma]

ay, ¿cómo se me ve?

lucía: amiguis.

amiguis.

¿qué tanto haces?

helena: ah, estoy repasando

lo más importante

para la presentación

que voy a hacer

para alberta travel.

lucía: a ver, a ver.

pero si todo lo de playa majahua

ya te lo sabes de memoria,

por dios.

para mí que tu cabeza anda--

quién sabe dónde anda tu cabeza.

helena: no.

no, estoy pensando

en el trabajo.

lucía: mm.

helena: ¿no tenemos este--

llamadas así como pendientes?

lucía: si lo que quieres

es saber si te ha hablado

juan perón, la respuesta es no.

pero me encanta verte

con tu cara de que te mueres

por tenerlo enfrente.

helena: ay, por más que trato,

la verdad es que no dejo

de pensar en juan.

lucía: ay, entonces imagínate

cómo va a ser todo de intenso

cuando llegue y se arrodille

frente a ti y te diga:

"¿querés ser mi novia, nena?"

ambas: [ríen]

helena: si juan y yo

empezamos una relación,

para mí sería algo muy serio,

lucía.

lucía: ¿serio cómo?

¿como de boda y toda la cosa?

helena: ay, no te vayas

tan lejos todavía.

no, yo hablo de compartir

juntos el tiempo con mi hijo

y que él se integre

al trabajo de playa majahua,

que--

lucía: a ver, uo, uo, uo.

o sea, esto es más que serio.

¿estás segura de que lo harías

socio de tu proyecto?

helena: sí.

sí, para mí una pareja

es alguien con quien compartirlo

todo y--y yo quiero hacer eso

con juan.

lucía: mi amiga está enamorada.

no, no, ¿qué digo enamorada?

ven, por favor, sácame a bailar.

ándale, por favor, para--

para que ensayes para tu boda.

¿qué quieres, vals

o quieres otra?

¿o quieres rock and rollito?

[música]

[música]

santiago: sí, ya lo sé,

paty bebé.

pero ahorita no puedo

hacer ese gasto.

sí, ya sé que se trata

de nuestra boda.

pero es que, bebé--

juan carlos: grandulón.

santiago: sí, bebé.

está bien, te prometo

que voy a ver cómo le hago,

¿está bien?

¿có--có--

si yo también--

bebé, ¿cómo no te voy a querer?

si tú eres mi bebé.

bye.

no, cuelga tú.

juan carlos: ¿todo bien

con tu prometida, mano?

santiago: no.

es que quedamos esta semana

de cubrir un pago pendiente

de la boda, y con lo que

sucedió, pues, ¿de dónde

voy a sacar la lana?

juan carlos: tranquilo, mano,

para todo hay una solución,

tranquilo.

santiago: fuera de que

nos paguen o pedirle

dinero prestado a mis papás,

pues no sé cuál otra.

juan carlos: yo sí sé.

pero ven, más bajito

porque tú eres muy indiscreto.

ven, ven, ven, ven.

no te cases.

santiago: ya, ya.

¿me vas a decir que casarme

va a ser lo peor

que puedo hacer?

patricia es la mujer de mi vida.

juan carlos: eso decías

de angélica y mírate nomás.

santiago: a esa ni me la

menciones.

tú sabes bien en qué acabó

todo eso.

además, entre angélica

y patricia hay una gran

diferencia.

tú sabes que yo nunca

me hubiera casado con angélica,

y sabes por qué, ¿eh?

juan carlos: ya sé.

porque digo, además de que

te puso el cuerno,

es de otro código postal, ¿no?

no es el tiempo de mujer

que hombres como tú

escogen para esposa

y madre de sus hijos.

¿sabes por qué?

es una gata, ¿no?

pero eso no impidió

que te clavaras con ella.

no, no, no, pero me acuerdo

que te daba pena

que te vieran con ella.

¿por qué?

porque es una gata, ¿no?

a ver, niégalo.

si te atreves, niégalo.

santiago: no, no, no, sí, sí,

ya está bien, ya estuvo, ya, ya.

¿sí?

ya.

juan carlos: si te quieres poner

la soga al cuello con patricia,

allá tú, mano.

y por el dinero no te preocupes,

yo te presto, mano.

santiago: no, ¿cómo crees,

juan carlos?

juan carlos: me lo pagas

cuando nos regresen el sueldo.

es más, si quieres, espérate,

y cuando ganemos

la licitación, me lo pagas.

santiago: si es que ganamos,

¿eh?

juan carlos: vamos a ganar.

santiago: porque parece

que helena no va a soltar

prenda.

juan carlos: helena va

a soltar, no una,

todas las prendas.

con lo que voy a hacer,

en menos de 72 horas,

el proyecto de playa majahua,

mira,

acá, papá.

onésimo: [llama a la puerta]

no, estamos solos.

pero a ver, barájamela

más despacio.

¿para qué tengo que ir

a eso de la agencia de viajes

o qué?

plutarco: necesito saber

qué tiene de especial

"viajes moreno" como para que

los canadienses

le estén brindando

todo su respaldo.

onésimo: ah.

órale, está bueno.

plutarco: además, me tienes

que averiguar qué relación

tiene juan carlos

con la dichosa helena moreno.

lo que consigas,

me va a ser muy útil.

onésimo: ay, ¿tú crees

que tengan sus queveres

o que sean amantes o algo?

plutarco: eso me vale.

lo que me preocupa

es que juan carlos

les esté vendiendo

información confidencial

a los canadienses

a través de ella.

onésimo: ¿a poco te está

haciendo la competencia?

pensé que lo de las cosas

chuecas nomás era asunto tuyo.

plutarco: [chista]

cállate.

ahórrate tus comentarios,

sé discreto.

onésimo: está bueno, ya,

no digo más nada.

plutarco: bueno, vete pitando

a "viajes moreno".

entérate de todo

lo que me pueda servir.

onésimo: está bueno.

plutarco: y más que nada--

todo lo que haya

sobre playa majahua.

onésimo: órale.

oye, pero para averiguar

eso que quieres,

¿cómo le hago o qué? ¿qué digo?

plutarco: ay, onésimo, no sé.

yo te pago, tú resuelves.

si encima me tengo que encargar

de ingeniármelas por ti,

estoy fregado.

onésimo: pues, ¿cómo preguntar?

>> [grita]

helena: voy por lalito

y ya me lo llevo a la casa.

¿te traigo algo de comer?

lucía: no, no, no, ¿cómo crees?

hora, hora, que si tu mamá

me quiere mandar ella

un té con mole

o unas sopitas de esas

de lentejas que a ella

le salen tan buenas,

pues tampoco la voy

a despreciar, ¿no?

digo, no la quiero ofender.

helena: sí, yo sé.

oye, si me llama juan--

lucía: sí, ya sé,

te paso la llamada

a tu celular, a tu casa

o donde estés, pero no lo dejo

colgar hasta que hable contigo.

helena: gracias.

lucía: de nada.

juan carlos: bueno, de entrada,

no podemos descartar

nuestros bosquejos

para el proyecto

de playa majahua.

santiago: ¿por?

fernando: ¿ya te estás

arrepintiendo de lo de helena,

compadrito?

onésimo: [carraspea]

buenos días, güerita preciosa.

¿cómo está?

buenos días.

¿aquí se ve lo de un "tours"?

lucía: sí, sí.

permítame presentarme.

soy lucía zárate.

onésimo: lucía.

lucía: sí.

onésimo: ¿cómo está?

onésimo garza, para servirle.

qué bonitas manos tiene usted.

¿y es usted la mera mera?

lucía: bueno, no.

somos--somos dos, mire.

mire, mi socia, aquí presente,

helena moreno, y--y--

y su hijito.

onésimo: y el socito.

lucía: sí.

onésimo: más bonita usted

cuando se ríe, ¿eh?

lucía: ay.

onésimo: qué bonitos ojos.

lucía: dígame, ¿en qué--

en qué puedo servirle?

onésimo: ¿de un "tours"

se ve aquí?

lucía: [afirma]

fernando: compadrito,

nunca te habíamos visto

tardarte tanto con una vieja,

compadre.

juan carlos: ¿sabes?

es que no es tan fácil.

santiago: no.

y menos si te estás

entusiasmando con ella.

juan carlos: ¿qué le pasa?

no es así.

nada más que no quiero

verla sufrir, eso es todo.

fernando: ahí es, ahí es.

juan carlos: ¿qué les pasa?

eso no quiere decir

que me esté entusiasmando.

simplemente pues no la quiero

dejar desamparada

cuando le robe su proyecto,

eso es todo.

fernando: ok.

¿y piensas ofrecerle

tu sueldo, compadre?

¿tu puesto, tu todo?

juan carlos: [gime]

fernando: ¿qué pasó?

juan carlos: pues, claro que no,

hijo, por supuesto que no.

la recontratamos,

como vamos a recontratar

a las que corrimos

injustificadamente.

santiago: ah, ya entendí, claro.

después que usemos su proyecto,

¿ella va a querer volver

a su puesto de subgerente

en un hotel express?

juan carlos: ¿qué le pasa?

por supuesto que no.

le vamos a ofrecer

más prestaciones.

fernando: ah.

juan carlos: ah.

pues, claro.

además, su proyecto

debe de estar

lleno de deficiencias.

pues si es una vieja.

todos: [hablan a la vez]

juan carlos: simplemente

agarramos pues los datos

técnicos, los que nos hacen

falta para nuestro proyecto

y ya.

obvio.

fernando: ok, compadre.

no te quiero presionar,

no vayas tú a pensar,

nada más que ¿sabes qué?

el tiempo corre, compadre.

juan carlos: está bonito.

fernando: sí, me lo regaló

la flaca.

juan carlos: sí, nada más

que ustedes tranquilos,

déjenme todo a mí.

todo está bajo control.

fernando: ok.

y corre y corre.

juan carlos: está bonito.

fernando: me lo regaló

el día del padre.

y corre.

[música]

lucía: ¿por qué no se estudia

toda la folletería?

mire, siéntese, por favor,

póngase cómodo.

y yo le hago su viaje,

se lo hago como usted quiera,

le traigo mientras tanto

un cafecito, un tecito,

algún refresquito.

¿se le ofrece?

onésimo: un cafecito, por favor.

lucía: claro que sí.

onésimo: ¿y sabe qué?

que sea con--con cuatro

de azúcar y bien cargado.

lucía: cuatro de azúcar

y bien cargado.

onésimo: ¿y sabe qué?

lucía: sí.

onésimo: con lechita,

y deslactosada, por favor,

porque mi "panchita" me duele.

lucía: ah, "pobechito".

onésimo: ¿y sabe qué?

yo creo que también

agüita con harto hielo

para que está fresquita.

lucía: sí, claro.

onésimo: ¿y sabe qué?

de una vez, pues unas galletitas

paquete.

lucía: ahorita se las traigo.

al cliente lo que pida.

un segundo.

onésimo: "proyecto de desarrollo

ecoturístico playa majahua".

lucía: ay, perdón.

¿me dijo con tres de azúcar

o cuatro?

¿tres me--tres me dijo?

no, cuatro.

me dijo.

digo, si no le gusta muy dulce,

no le dé vuelta,

pero tres, cua--

a ver, cuatro, dijo cuatro.

plutarco: en vista de que

se nos cayó el negocio

con furbags global resort,

tenemos varios focos rojos

en algunas filiares,

como puedes ver en el informe

que--

adriano: la única solución

es que juan carlos

consiga ese proyecto.

solamente así podemos

recapitalizar la empresa.

estamos completamente

en sus manos.

[llaman a la puerta]

antonia: ¿interrumpo?

adriano: no, no, no interrumpes,

no interrumpes.

tú nunca interrumpes.

antonia: [ríe]

adriano: qué bonito verte.

antonia: ay.

plutarco: qué sorpresa

tan grande, mi vida.

antonia: ay.

mira, te hice caso

y convertí mi gargantilla

en brazalete.

¿no está divina?

adriano: preciosa.

una joya digna de ti.

antonia: ah.

[ríe]

plutarco: y, ¿qué te trae

por aquí?

antonia: bueno, ahora sí

vine a secuestrarte

y no hay excusa que valga, ¿eh?

[ríe]

plutarco: mi amor, si vieras

el trabajal que tenemos.

antonia: ay, adriano,

¿me das permiso de llevarme

a mi adorado esposo un ratito?

por favor, no seas explotador.

plutarco: mi vida,

estamos en medio

del balance financiero.

adriano, dile--

adriano: basta, basta, basta,

esto no--no puedo verlo, no.

a ti no puedo negarte nada.

estoy en tus manos totalmente.

antonia: [ríe]

adriano: tómate el día.

mañana hablaremos de negocios.

la familia siempre debe estar

por encima del trabajo.

antonia: ay, gracias por

consentirme.

ay.

adriano: no, no, no.

cosquillas, no, ya sabes que--

antonia: ay, bueno,

voy al tocador y regreso

por ti, amor.

plutarco: claro.

lucía: mire, ¿sabe qué?

mejor le voy a traer ahorita

la azucarera para que usted

le ponga--

onésimo: nada más que, güerita,

híjole, mira nada más

la llantota que tengo,

¿cómo me voy a estar

comiendo todo eso?

mejor, mire, me llevo este

y este otro para que

los veo, los estudio

y luego me hace examen.

[ríe]

lucía: no, pero--pero ¿cómo?

aunque sea cómpreme un tour

a las pirámides de teotihuacan

o un paseo en trajinera

a xochimilco.

onésimo: sí, no, suenan

buenísimos todos sus viajes,

pero fíjese, los voy a estudiar,

los voy a ver bien

porque ahorita se me está

haciendo tarde.

se los traigo, muchas gracias.

lucía: sí, de na--

onésimo: "playa majahua".

esto te va a costar el doble,

mi plu.

adriano: plutarco,

eres un gran hombre.

gracias, de verdad gracias

por hacer tan feliz

a mi hermana.

plutarco: no, no tienes

nada que agradecer,

lo hago con todo mi amor.

adriano: eres un marido

ejemplar.

qué bueno que no saliste

como juan carlos.

o como yo.

plutarco: no me cuesta

ningún trabajo serle fiel

a mi esposa.

ya ves, soy hombre

de una sola mujer.

adriano: más te vale.

porque si acaso le llegas

a poner el cuerno a mi hermana,

ella se va a morir,

pero antes yo te mato.

plutarco: [ríe]

[música]

[música]

helena: es que yo la dejé

aquí encima.

aquí, segurisisísima.

lucía: mira, yo la verdad,

la verdad, he movido

tantas cosas que hoy sí

ni me fijé lo que tenías encima.

¿por qué?

helena: sí, quería seguir

repasando lo del proyecto.

puedo imprimir otro juego.

lo que se me hace raro

es que toda la carpeta

de playa majahua se haya

desaparecido así como así nomás.

pero ¿dónde--

[teléfono]

ay, espérame.

voy, voy, voy, voy.

viajes moreno, le atiende lucía,

buenas tardes.

sí.

sí, sí, claro.

no.

no, de ninguna manera, no.

no, no, claro que entiendo,

claro.

sí, perfecto.

no, no hay problema, sí.

buenas tardes,

gracias por llamar.

helena: ¿quién era, lucía?

lucía: ¿quién era?

¿quién? ¿quién era? ¿quién?

helena: ¿quién era?

lucía: ¿quién era?

helena: qué raro.

¿quién llamó por teléfono?

lucía: ah.

juan perón.

es que quería saber

si la próxima semana

podríamos recibir otro tour,

pero no preguntó por ti.

juan carlos: antonia.

¿cómo estás?

oye, te ves guapísima, ¿eh?

antonia: ay, gracias,

es que me arreglé un poquito

porque voy a salir

con mi marido.

juan carlos: ay, pues con razón.

es que te ves espectacular, ¿eh?

que se diviertan.

antonia: gracias.

santiago: juan carlos,

¿es la hermana del chip

o se parece?

fernando: ¿conoces a otra

que use esa talla?

[ríe]

juan carlos: se esmera,

se esmera.

le echa los kilos,

lo que pasa es que

pues luego los kilos

se le echan a ella.

todos: [ríen]

juan carlos: es que mira,

nada más alguien tan pesado

como plutarco aguanta

ese peso encima.

híjole, es media tonelada.

plutarco: cálmate y no llores,

amorcito, que no te entiendo

nada.

antonia: que te olvides

que vamos a salir.

escuché algo y me siento fatal.

plutarco: pues, ¿qué oíste,

vida mía?

antonia: ay, no me hagas

repetirlo otra vez

que me pongo peor.

nos vemos en la noche

en la casa, ¿sí?

plutarco: claro que sí, amor.

tú tranquila.

chau.

rebeca: no tienes vergüenza,

plutarco.

mira que regalarnos

a la ballena y a mí

la misma joya.

qué poca imaginación tienes,

de veras.

plutarco: párale ahí, rebeca.

no te permito que me hables así.

rebeca: y yo no te permito

que me humilles de esta forma.

bastante es que te aguante

que me pongas los cuernos

con la ballena de tu mujer

como para que ahora

me hagas esto.

plutarco: al menos ella es

mi esposa por todas las leyes.

en cambio, tú te acostaste

con juan carlos.

estamos a mano, cachita.

rebeca: ¿de dónde sacaste eso,

cachito?

yo sería incapaz de--

plutarco: ni te atrevas

a negarlo porque lo sé.

así que no me vengas

a reclamar nada

que ligera de cascos eres.

cínica, desfachatada,

zorra.

rebeca: [solloza]

ya no me digas tan feo que--

que hieres mis sentimientos.

plutarco: si no quieres

la gargantilla, regrésamela

y se la pongo--

rebeca: no, no, no, no, no, no.

no es de gente bien

rechazar regalos.

y más si son tan generosos

como este.

[celular]

plutarco: ¿me permites?

es algo privado.

rebeca: sí, cachito.

plutarco: ¿qué pasó, onésimo?

muy bien, te veo ahí.

lucía: ay, mi amiguis,

ya quita esa cara.

mejor ni te hubiera dicho

que el que habló fue juan.

helena: no, está bien,

si no preguntó por mí

es porque no--

no quiere nada conmigo,

y ya me quedó muy claro.

lucía: oye,

¿y qué tal si en lugar

de estarle dando vueltas

al asunto, nos vamos a brindar?

porque tenemos la agencia.

oye, eso ni siquiera

lo hemos celebrado, ¿sí?

helena: no, gracias, lucía,

pero no tengo ganas de salir.

lucía: ey, ey, ey.

¿cuántas veces tú

me has dicho a mí que no se vale

quedarse encerrada

porque un hombre no llamó?

a ver.

un hombre es un hombre nomás.

los hombres son

como los camiones,

ahí viene uno, pasa, se va,

pero ahí viene otro, pasa,

y tú te subes al que tú quieras.

helena: [ríe]

está bien, vamos a dar

una vuelta.

lucía: ay, eso es todo, amiguis.

pero--pero ¿sí sabes qué?

sí te--sí te voy a prestar

una ropita que tengo reservada

así como para ocasiones

especiales.

helena: ¿para qué?

lucía: [balbucea]

¿cómo para qué?

para que te quites

ese uniforme y te pongas guapa.

¿y--y sabes por qué?

porque vas a salir conmigo,

reina.

¿qué más quieres? ¿quieres más?

helena: ¿sabes qué?

lucía: ¿qué?

helena: qué bueno que juan

no me llamó.

lucía: ¿y eso por qué?

helena: porque, a su manera,

fue honesto.

si no llamó fue porque

no quería algo serio y yo...

le agradezco en el alma

que no haya jugado conmigo.

lucía: ándale, vente, ya,

vamos a cambiarnos.

vas a ver qué bonita

que te vas a ver.

aunque te apriete,

porque yo soy talla cero.

déjame ver si--

[música]

[música]

silvia: entonces, ¿regresas

hasta el lunes?

eduardo: sí, ya ves cómo son

las reuniones del batallón.

silvia: salúdame al compadre.

por favor, te abrigas si sales.

eduardo: ¿a qué hora

se supone que llega

la irresponsable de tu hija?

silvia: por favor, eduardo,

no exageres.

sabes perfectamente que todavía

sigue en el trabajo.

eduardo: ni se te ocurra

llamarle para avisarle

que siempre sí me fui

a guadalajara.

no vaya a irse de cusca por ahí

para llegar a las tantas,

aprovechando que no estoy.

silvia: ay, eduardo, por favor,

helena ya tiene edad suficiente.

eduardo: mientras viva

en esta casa,

hará lo que yo diga,

así tenga 65 años.

voy a hablar a la casa

más tarde.

más le vale ya estar aquí.

plutarco: este proyecto

sobre playa majahua

está muy bien hecho.

yo diría que es excelente.

y es ni más ni menos

que de helena moreno romero.

onésimo: [ríe]

¿es que esperabas menos de mí

o qué?

[ríe]

¿y ahora qué vas a hacer?

plutarco: esto va a ser

mi pasaporte para mandar

a juan carlos derechito

al averno.

lo voy a arruinar

de una vez y para siempre.

onésimo: chaca chacha.

helena: ay, lucía,

¿segura que es aquí?

lucía: sí, sí, sí, segurísima,

este es el teatro,

te lo juro por diosito.

helena: o llegamos muy temprano

o la obra no ha tenido

mucho éxito.

lucía: a ver, siéntate

en el mero medio.

ahí, ahí, ahí, más ahí,

ahí, ahí está bueno.

¿sabes qué?

ya me metiste la duda

si es cierto.

mejor, ¿sabes qué?

voy--voy a ir a la taquilla

rápido y voy a preguntar.

pero nomás apártame mi lugar,

no vaya a ser que se meta

de repente toda la gente así

de golpe y--y me quedo

sin lugar.

no te vayas de ahí, ¿eh?

por favor, mi amiguis,

no te muevas, ahí vengo, ¿eh?

helena: no, no.

¡lucía!

lucía.

[música]

juan carlos: ♪ cómo fue

no sé decirte

cómo fue

no sé explicarme

qué pasó

pero de ti

me enamoré

[violines]

fue una luz

que iluminó

todo mi ser

tu risa como un manantial

llenó mi vida de inquietud

fueron tus ojos o tu boca

fueron tus labios o tu voz

o fue lo mejor la impaciencia

de tanto esperar

ay, tu llegada, más no sé

no sé decirte cómo fue

no sé explicarme qué pasó

pero de ti, helena

me enamoré ♪

vení.

¡vení, helena!

quiero decirte

que acepto absolutamente

todo de vos.

y que respeto que tu hijo

esté antes que nada.

pero te pido que me aceptés

vos a mí también.

y que seas mi novia.

¿qué decís, helena?

helena: sí, juan.

sí quiero ser tu novia.

[música]

Cargando Playlist...