null: nullpx
Cargando Video...

Por Ella Soy Eva Capítulo 5

Univision2 Dic 2019 – 12:00 AM EST

Comparte

[tema musical]

juan carlos: explicame,

¿sufrir por amor es un derecho

único de las mujeres?

porque yo lloré por amor.

no me la vergüenza decirlo.

helena: perdóname, juan,

es que he oído esa historia

ya muchas veces

y me cuesta mucho creerlo.

juan carlos: pero ¿quién

entiende a las mujeres?

¿qué quieren que les digamos

nosotros los hombres?

helena: pues que sean directos

y que digan la verdad y ya.

juan carlos: y la verdad

es que sos una mujer bellísima,

helena.

sensual, fuerte, inteligente.

no me importa que me hayan

destrozado el corazón.

vos podés tomarlo, morderlo,

masticarlo, pisotearlo, helena.

¡me encantás, helena!

helena: juan,

yo quiero ser sincera contigo.

juan carlos: no me expliques

nada, solo decime si te gusto.

[celular]

no--no me torturés más.

solo decime si te intereso,

helena.

helena: es que está sonando

tu teléfono.

mejor contesta, ¿no?

juan carlos: en mal momento

suena también.

helena: sí, pero contesta.

juan carlos: aló.

roberto: juan carlos, pensé

que nunca me ibas a contestar.

no quería hablar

con la mamá del niño

antes de hablar contigo.

juan carlos: ¿qué pasa?

roberto: el niño, juan carlos,

se perdió.

juan carlos: ¿qué?

plutarco: listo, ya me voy.

antonia: no, espérate, espérate.

¿por qué no faltas

al trabajo hoy

y así nos podemos ir a--

no sé a tomarnos el tiempo

libre, al cine, a cenar, a...

plutarco: me encantaría,

pero tengo algo urgente

que hacer.

tengo que averiguar

si una empleada

me está jugando chueco.

antonia: ay, bueno,

pero lo puedes hacer mañana.

¿cuál es la prisa?

plutarco: no, cariñito,

entre más pronto, mejor.

esta vez esa mujer

sí se pasó de la raya

y me va a oír.

antonia: ay, bueno,

pues, ¿qué te hizo

que te tiene tan molesto?

plutarco: parece ser

que me engañó.

me mintió descaradamente.

es una cínica.

antonia: ay, no, no, no se vale

que te vean así la cara.

tú te pasas de buena gente,

plutarco.

ponle un "hasta aquí".

plutarco: gracias

por el consejo.

eso es precisamente

lo que voy a hacer.

antonia: sí, mi amor.

roberto: el niño no aparece

por ningún lado.

helena: ¿está todo bien?

juan carlos: sí, todo bien.

¿te importa si volvemos al hotel

rápido?

es que me recordé

de una "conference call"

que tengo a miami que tiene

que ser en este momento

y tenemos que volver.

helena: sí, sí, no hay problema.

vamos.

juan carlos: [carraspea]

helena: ¿te sientes bien?

juan carlos: sí,

es una gastritis

que me viene de repente, pero--

pero todo bien, viste.

¡capitán, tenemos que volvernos!

helena: ¿estás seguro

que estás bien?

juan carlos: sí,

me tomo una pastilla en el hotel

y todo bien, gracias.

helena: oye, pero ¿por qué

se detiene el motor aquí?

¿por qué nos quedamos parados

o qué?

juan carlos: [resuella]

¡capitán!

déjese de [...]

capitán, volvemos al hotel.

plutarco: ¿de casualidad

no vino esta mujer

hace poco al hotel?

>> uh, caballero,

lo que pasa es que yo tengo

una pésima memoria.

plutarco: está bien.

a ver si con esto

se la refresco un poco.

>> más o menos.

sí, sí vino hace poco por acá.

plutarco: ¿con quién?

>> fíjese que de eso

sí no me acuerdo.

plutarco: por ahí

esto le mejora la memoria.

>> pues sí como que ya

me estoy acordando un poco.

vino con un señor.

plutarco: ¿y cómo se llamaba?

>> épale, ahí sí

no sabría decirle, ¿eh?

helena: juan,

pero yo te veo muy mal.

¿por qué no le decimos

al doctor del hotel

que te atienda?

juan carlos: no es necesario.

me tomo una pastilla

y me mejoro rapidísimo.

helena: ¿de veras?

juan carlos: sí.

helena: bueno,

yo voy a ir por lalito y--

juan carlos: no, pará, pará,

te tengo que pedir un favor.

helena: ¿cuál?

juan carlos: tenés que ir

a mi habitación, ten la llave,

¿y me traés unas pastillas?

porque ya casi

es la "conference call".

los americanos, viste,

no perdonan los retrasos.

helena: es que yo le prometí

a lalito que no me iba a tardar.

¿te acuerdas?

juan carlos: no te preocupes,

yo mando por él, de verdad.

traeme la pastilla, por favor.

al fondo de la maleta están.

nos vemos

en el "business center".

helena: ¿al fondo de tu maleta?

juan carlos: sí,

business center después.

gracias, linda, te veo allá.

sí.

plutarco: ¿por qué no busca

entre los "vouchers"?

>> bueno, eso si el señor pagó

con tarjeta de crédito,

porque muchos pagan en efectivo.

plutarco: bueno, verifique.

>> por aquí están los pagos.

ah, mire, aquí están.

pues chéquelo, ¿no?

usted es el que sabe.

[ríe]

plutarco: juan carlos caballero.

infeliz, te voy a matar.

roberto: sigan buscando.

cualquier cosa me informas,

por favor.

juan carlos: roberto, por favor,

dime que lo encontraron.

¡dime que lo encontraron, hijo!

roberto: no, parece

que se lo tragó la tierra.

o el mar.

juan carlos: pero ¿qué fue

tan difícil?

les pedí que no le quitaran

los ojos de encima, roberto.

roberto: el niño estaba bien,

estaba jugando,

pero cuando lo buscaron

las cuidadoras, se esfumó.

ya no estaba.

pero cálmate, por favor.

juan carlos: ¿y cómo quieres

que me calme? ¿cómo quieres

que le diga a helena

que su hijo desapareció?

¿por qué todo me sale al revés

con esta vieja?

[gruñe]

>> señor, ¿es el papá del niño?

juan carlos: no, no, no soy.

nada más dígame

si lo encontraron.

>> ¿reconoce esto?

juan carlos: sí, sí,

es la camiseta de lalito.

¿dónde estaba?

>> la encontramos mar adentro.

juan carlos: ¿qué?

>> vamos a seguir buscando,

señor, pero es muy probable

que el niño se haya ahogado.

>> pobre niño.

¿te imaginas

que lo encuentran ahogado?

>> no, bueno,

yo no quisiera estar

en el lugar de sus papás.

>> pobrecito.

>> ay, no, cállate los ojos.

helena: ¡juan! ¡juan!

juan, ¿qué pasó?

¡oí que un niño se ahogó!

¿dónde está mi hijo?

juan carlos: tranquila, helena,

todavía lo podemos encontrar.

helena: esa--esa es la camiseta

de lalito.

onésimo: ¿estás loco, plutarco?

pues, ¿cómo que lo quieres

mandar a matar?

plutarco: ese desgraciado

se merece eso y más.

quiero verlo tres metros

bajo tierra.

hasta lo despedazaría

con mis propias manos.

onésimo: pues sí, pero bájale.

mira, si quieres

nos lo escabechamos,

pero yo digo

que te puedes vengar de él

de una forma

que lo haga sufrir más.

plutarco: ¿qué pasa, onésimo?

¿nunca has matado a nadie

o tienes miedo?

onésimo: ay, cálmate.

miedo, miedo...

si esa palabra

no existe para mí.

plutarco: te ofrezco el doble

de lo que me pidas.

onésimo: no,

si no es por el doblete.

siempre hago todo

lo que se te ofrece.

pero estamos hablando

de mandar un cuate

para el otro mundo,

y eso es retegacho.

y más que nada, retepeligroso.

plutarco: es que quiero hundir

a esa rata inmunda

de juan carlos.

¡quiero que se pudra

en el infierno!

onésimo: órale, ya vas.

yo le voy a dar mataril

al traidor.

tu mandas y yo obedezco,

como siempre, pues para eso

soy tu mano derecha.

lo que sea de cada quien.

nunca--nunca te he quedado mal,

mi plu.

pero piénsalo bien.

plutarco: a lo mejor

tienes razón.

pero una cosa sí te digo.

ese mequetrefe

me las va a pagar.

lo voy a destruir.

>> se le bajó la presión.

nos la llevamos a enfermería.

juan carlos: atiéndala,

por favor.

yo no me puedo mover aquí

hasta que no se resuelva

lo del niño.

lalito: ¡mamá!

juan carlos: hijo de tu madre.

lalito, ¡estás vivo, por dios!

muy bien, pibe, pero ¿sabés qué?

nos tenías a todos

muy preocupados.

¿dónde estabas?

lalito: ay, pues me fui

a buscarlos.

caminé hasta allá, hasta allá,

hasta allá.

luego, como hacía mucho calor,

me quité la playera

y se me cayó al mar.

juan carlos: sí, la encontramos

nosotros en el mar.

estaba un poco mojada,

por cierto.

lalito: oye,

¿dónde está mi mamá?

juan carlos: sos un mini--

te voy a llevar para que la veas

pero antes vení.

lalito: juan...

juan carlos: "juan" nada.

¿cómo "juan"? nada.

ey, ¡encontré al niño!

¡está vivo!

¡no es mi hijo!

[aplausos]

[música]

[música]

lalito: ¡mami!

helena: ay, mi amor.

qué alegaría me da verte,

mi vida.

¿cómo estás? ¿estás bien?

lalito: yo bien,

nada más me perdí un poquito.

helena: ay, mi amor.

yo todavía me siento

muy mareada, doctor, como débil.

doctor: señor perón, la señora

todavía tiene el ritmo cardíaco

un poco elevado.

yo recomendaría que pasara

la noche en observación

aquí en la enfermería del hotel.

juan carlos: ¿qué opinás,

helena?

helena: ah, pues, este...

sí, si el doctor lo indica,

pues no creo que haya de otra.

doctor: es lo mejor.

aquí va a estar monitoreada

y va a descansar mucho mejor.

juan carlos: y, mucho mejor,

así descansás,

no te molesta nadie, viste.

todo en orden.

doctor: ándale,

despídete de tu mami

que tiene que descansar.

helena: sí, mi amor.

no pongas esa carita,

todo va a estar bien.

fue solamente el susto

de no haberte encontrado.

lalito: es que tengo

que contarte algo malo de juan.

fernando: yo de inicio

no quería tocar el tema

así tan directamente,

pero ya que salió el tema--

salió el tema.

fíjese que el licenciado

ramos arrieta, suponemos,

es un "supón", que nos ha

retenido nuestros sueldos

sin su autorización.

santiago: sí, "chief".

y ya que estamos aquí, pues,

queremos ver si usted

puede resolver eso, así,

esa pequeña bronquita.

fernando: a lo mejor

fue un malentendido--

"ay, ay, se me pasó".

y sabemos que usted

no lo permitiría,

porque somos sus consentidos--

santiago: los, los.

fernando: los consentidos

del jefazo, ¿no?

adriano: efectivamente,

el licenciado ramos arrieta

fue el que giró esa orden.

fernando: ¿ya ve?

adriano: pero yo la aprobé.

de ahora en adelante

habrá mano dura

para juan carlos y ustedes,

si no me entregan a tiempo,

completo y definitivo

el proyecto.

¿no hay nada más?

ambos: no, no.

adriano: ¡retírense!

fernando: ay, sí, sí.

helena: ¿qué de malo pudiste

haber escuchado de juan?

juan carlos: estos pibes...

¿qué no escuchaste al doctor,

lalito?

tiene que descansar tu mamá.

es que la tecnología,

la cantidad de información

que tiene el doctor.

si yo no hacía caso al doctor

de pibe, ¿sabés qué?

la cachetada que me daba

mi madre, de aquellas.

doctor: muy bien, ándale.

despídete de tu mami

que tiene que descansar, ¿sí?

helena: sí, mi amor.

todo está bien.

ya después me platicas, ¿va?

lalito: bueno.

juan carlos: y de nuevo,

vos no te preocupés

que yo lo voy a cuidar

como nadie al pibe.

corré al cuarto, lalo,

que te tomo el tiempo.

¡corré ya! ¡vamos!

doctor: a ver, la ayudo.

helena: gracias.

lalito: no te hagas.

yo lo oí todo

cuando iba a la playa.

juan carlos: pero no entiendo.

¿qué fue lo que escuchaste,

lalo?

lalito: lo de la operación

"luna de miel".

juan carlos: y, lalito,

son niñerías, por favor.

ni siquiera sabés

qué significa, loco.

lalito: no, pero sé

que es algo malo para mi mamá

y se lo yo a contar.

juan carlos: lalito, pará, no,

mi único interés

que tengo con tu madre

es profesional, creeme.

lalito: prométemelo.

prométeme que nunca

vas a ser novio de mi mamá.

¡ya prométemelo!

juan carlos: pará,

qué agresivo que sos.

te lo prometo.

lalito: ¿en serio?

juan carlos: por la virgen

de luján que está

en la catedral del tigre,

que eso no me interesa

con tu madre.

entre ella y yo

nunca va a haber nada.

solamente negocios, lalo,

te lo prometo.

lo que sí me preocupa

es tu agresión, viste.

tenés que ver un terapeuta.

¿te le caíste a tu mamá de niño?

¿qué pasó?

lalito: cállate.

juan carlos: viste, todo mal.

increíble.

plutarco: rebequita de mi vida

y de mi amor,

necesito que me des

toda la información

sobre el choque

que le diste a mi carro.

rebeca: ¿qué quieres saber,

cachito?

un carro se me estampó

y salió huyendo.

uno de esos nacos irresponsables

y sin valor cívico.

plutarco: sí, qué gentuza.

es que hay personas

que son capaces

de cosas inimaginables.

rebeca: ¿verdad?

plutarco: pero ¿dónde fue

el accidente precisamente?

rebeca: ay, ¿dónde más?

en la comisión de turismo.

para eso te pedí el coche

prestado, plutarco, acuérdate.

a ver, ¿por qué tanto interés?

¿estás dudando de mí?

plutarco: [ríe]

no digas eso, jamás.

ya sabes que confío en ti

con los ojos cerrados.

es por lo del seguro, ya sabes.

el tramiterío para que paguen.

rebeca: ¡ouch!

por cierto, cachito,

tengo que hablar muy seriamente

contigo.

plutarco: ¿algo que se te olvidó

contarme sobre el choque,

rebequita?

rebeca: no, me urge

que me des un coche o un chofer.

la encargada

de relaciones públicas

de esta empresa no puede andar

en un taxi todo el tiempo.

plutarco: qué curioso

que lo menciones, rebe.

justamente, contraté un chofer

de toda mi confianza.

era la sorpresa que te tenía.

rebeca: ¡ay, cachito!

onésimo: tantísimo gusto,

señorita oropeza.

onésimo garza torres

para servirle a dios y a usted.

[música]

fernando: contaba con ese

para tantas cosas, flaquita,

pero no ganamos para disgustos.

marcela: ya, ya, flaco,

no te hagas problema.

grupo imperio no te va a pagar

el hígado cuando lo tengas

así todo hinchado,

a punto de estallar

como tu tío ese

el que se murió de cirrosis.

¿te acuerdas?

fernando: ah sí, mi tío pedrito,

pues cómo no.

échale, flaca, échale.

marcela: toma, mi amor,

por si te hace falta.

fernando: toma, toma, flaquita.

y si necesitas más, me pides,

ya sabes cómo soy yo.

>> hola, marce.

fernando: ¿cómo estamos,

todo bien?

>> con permiso.

fernando: por favor, propio.

trae acá y sé más discreta

antes que todo el mundo

se entere

de que mi mujer me mantiene

como si fuera yo un mandilón.

marcela: no tiene nada de malo,

flaco.

para eso son las parejas,

en las buenas y en las malas,

mi amor.

fernando: que conste

que te lo acepto

para no hacerte desprecio.

pero cuando me paguen

yo te voy a dar.

no me vas a andar manteniendo.

mi vieja no me va a andar

manteniendo.

siento feo, flaquita, la verdad.

este, tráeme un cafecito

de la máquina, ¿no?

no tengo morralla, flaca,

no tengo morralla.

dos cafés.

juan carlos: buenos días, lali--

lalito, ¿te estás bañando, loco?

muy bien, la higiene

es primordial, viste.

la--

¡lalito!

hijo de su madre,

se volvió a escapar.

¡lalito!

¡lalito!

che, lalito,

no me lo hagas otra vez, loco.

¡lalito!

increíble, increíble.

che, ¿cómo están, lindas?

estoy buscando un niño

que se me perdió.

es lindo, es muy lindo.

ni el 2% de lindo como yo.

¿no lo hayn visto?

uno peque--

todas: no.

juan carlos: lalito, hombre.

lalito, pero ¿vos me querés

matar de otro susto, monstruo?

¿qué pasa, lalito?

lalito: que me llamo eduardo.

juan carlos: como sea.

¿por qué te salís sin avisar?

lalito: es que quería

ir a ver a mi mamá.

no pude y me vine para acá.

juan carlos: ah, qué lindo,

¿verdad?

bueno, ¿qué quieres hacer?

¿jugar futbol?

si querés ir, "i".

entretenete con el futbol, dale.

lalito: es que necesito

un adulto.

es que como el partido

es de padres e hijos...

juan carlos: y, no sabés

qué lástima me da, ¿eh?

pero yo no soy tu padre.

lalito: sí, pero a eso

nadie lo sabe.

y aparte, si juegas conmigo,

no le digo a mi mamá

lo de la operación

"luna de miel".

juan carlos: mirá que sos vivo,

lalito.

sos tan vivo

que podrías ser argentino, loco.

¡sos un fenómeno!

dale, jugamos al futbol,

buenísimo.

lalito: ¡sí!

juan carlos: ¿sabés qué?

maradona es mi hijo,

yo soy el padre de messi.

[llaman a la puerta]

plutarco: pase.

félix, ¿has averiguado algo más

de lo que están haciendo

los ineptos de fernando

y santiago en playa majahua?

félix: sí, patrón,

pero no han avanzado gran cosa.

van muy lentos.

plutarco: ay, son un par

de buenos para nada.

pero como son gente

de juan carlos,

no me puedo dar el lujo

de correrlos.

en fin, al menos

pude retenerles sus sueldos.

félix: el único

que hizo un movimiento diferente

fue santiago.

hace unos días

había un tour programado

y lo canceló de última hora.

plutarco: a veces así pasa,

no es raro.

dime una cosa, félix.

¿hay manera de que yo pueda

acceder desde mi computadora

a las computadoras de otros

sin que se den cuenta?

félix: ¿quiere decir

lo que viene siendo "hackear"?

plutarco: exactamente.

félix: hay muchas maneras,

patrón.

cuando quiera, le muestro.

[murmullo]

juan carlos: ¡vamos, vamos!

helena: ¡no! ¡con la mano no!

[ríe]

¡bien!

¡muy bien!

¡ah!

qué mal.

muy mal.

juan, ¡para adelante!

[celebra]

¡bravo!

¡bravo, juan!

ese fue un golazo de campeón.

¡eh, eh, eh!

[ríe]

félix: y así accedemos

al sistema.

ahí lo tiene, patrón.

estamos en la computadora

de santiago.

plutarco: ¿así de fácil

es entrar?

félix: bueno, es sencillo

si se tiene lo que viene siendo

la llave para decodificar,

como la que instalé

en su sistema.

aquí está lo que viene siendo

una copia,

para cuando quiera instalar

en alguna de sus computadoras,

patrón.

plutarco: muy bien.

a ver, vamos a ver qué tiene

este inepto en su computadora.

muévete, muévete.

¿a ver?

el tour que me mencionaste

no fue cancelado, félix.

aquí dice que fue canalizado

a una agencia

que se llama "viajes moreno".

viajes moreno...

no me suena.

onésimo, averíguame de volada

todo lo que sepas

de una agencia de turismo

que se llama "viajes moreno".

[teléfono]

silvia: ¿bueno?

helena: ¿cómo están?

silvia: ay, hija, me tenías

con el alma en un hilo.

tu papá ya hasta

te quiere ir a buscar.

helena: no, por eso te llamo.

no se preocupen por nada.

seguramente no llegaremos tarde.

silvia: hija,

¿tú y lalito están bien?

helena: sí, perfectamente bien,

ma.

de verdad no se preocupen

y ahí nos vemos más tarde, ¿ok?

"bye", te quiero.

juan carlos: helena,

me da tanto gusto

que la hayan pasado tan bien

vos y el pibe en este viaje.

tomá, helena.

escondelo, rápido.

helena: ¿qué es, qué es?

juan carlos: es algo

que me gustaría mucho

que vieras después

llegando a méxico.

pero a solas de preferencia,

¿sí?

helena: ajá, gracias.

y gracias también

por cuidar tanto a mi niño.

tú no sabes lo que eso

significa para mí.

juan carlos: es un pibe bárbaro.

¿no es cierto, lalito,

que sos bárbaro?

vení, ¡vámonos!

[música]

[música]

lalito: ¡vamos a cantar!

♪ un elefante se columpiaba

sobre la tela de una araña

como veía que resistía

fueron a llamar a otro elefante♪

lalito y helena: ♪ dos elefantes

se columpiaban

sobre la tela de una araña--

15 elefantes se columpiaban

sobre la tela de una araña

como veían que resistía

fueron a llamar a otro elefante

16 elefantes se columpiaban--

25 elefantes se columpiaban

sobre la tela de una araña

como veían que resistía

fueron a llamar a otro elefante

26 elefantes se columpiaban--

78 elefantes se columpiaban

sobre la tela de una araña ♪

lalito: ¡canta, juan! ¡canta!

todos: ♪ que resistía

fueron a llamar a otro elefante

79 elefantes se columpiaban

sobre la tela de una araña

como veían que resistía

fueron a llamar a otro elefante

80 elefantes se columpiaban

sobre la tela de una araña

como veían que resistía ♪

onésimo: es que chale, plu.

desde que empecé a trabajar

aquí en la empresa,

la tal señorita oropeza

nomás me trae de aquí para allá,

de allá para acá,

luego de aquí para allá,

y por consiguiente

de allá para acá.

que la tintorería, el súper,

que pagarle las tarjetas--

plutarco: bríncate eso ahora,

onésimo.

¿qué pudiste averiguar

de "viajes moreno"?

onésimo: pues casi nada.

apenas acaban

de abrir la empresa

y la mera mera es una

que se llama helena--

helena moreno romero.

ahora, lo más curioso

es que ella también era empleada

aquí del grupo imperio.

helena: ustedes no me conocen.

me llamo helena moreno.

[barullo]

todos: ¡recontratación!

¡recontratación!

plutarco: helena moreno.

onésimo: ¿qué dije?

juan carlos: helena,

quiero que sepas

que yo no pensaba

que el amor existía

hasta que te vi.

todo ha sido tan inesperado...

quiero compartir mi vida,

mis sueños,

mis proyectos con vos.

quiero que me des la oportunidad

de quererte, de ser tu novio,

y de hacerte la mujer

más feliz del mundo.

pero, pará--[chista]

no me des una respuesta ahora.

pensalo el tiempo

que vos necesites.

y, helena, por favor, ¡confiá!

lucía: ay, qué emoción.

ay, qué romántico, mi amigui.

qué romántico y qué emoción.

helena: nunca me hubiera

imaginado que el video

se trataba de esto.

lucía: le vas a decir que sí,

¿verdad?

le tienes que decir que sí,

punto, sí.

helena: no sé, lucía, no sé.

lucía: ¿có--cómo que no sabes?

¿cómo que no sabes?

por favor, ve al tipo.

es alto, es guapo, trabajador.

tiene un futuro prometedor,

quiere todo contigo,

conoce a tu hijo.

¿qué más quieres? ¿quieres más?

helena: es que no es tan fácil.

lucía: ¿cómo no?

helena: tengo que confesarte

que esto me da pánico.

ahora que juan me pidió

que sea su novia, no sé si--

lalito: ¿cómo que juan

quiere ser tu novio, mamá?

helena: ay...

no, lalito, yo creo

que no entendiste bien.

lalito: juan es un mentiroso,

mamá.

él lo que quiere contigo

es algo malo.

es la operación "luna de miel",

mamá.

santiago: está guapísima,

"brother", es un bombonzote.

juan carlos: te dije, pero ya.

santiago: oye, pero como que

te estás tardando, ¿no?

¿se te escapó otra vez?

¿se te fue?

juan carlos: se me escapó

otra vez, se me fue ya.

tú no sabes

lo que he tenido que hacer

para soportar al chamaco ese.

¿por qué la gente se castiga

teniendo hijos?

no entiendo, ¿sabes?

pero ¿sabes qué?

está así, así de caer, ¿eh?

santiago: ah, así estás tú

de clavarte, así.

juan carlos: ¿qué te pasa?

¿qué te pasa, hijo?

¿cómo que así de clavarme?

yo soy juan carlos caballero.

todas para mí y yo para ninguna.

helena: a ver, mi amor,

explícame bien

porque no te estoy entendiendo.

lalito: un señor del hotel

dijo que juan perón

quería seducirte,

dejarte con el corazón roto.

¿qué es eso de seducirte, mamá?

helena: no,

eso luego te explico,

pero ¿qué más te dijo?

lucía: explícale para que--

helena: ¡cállate, lucía!

¿qué más te dijo de juan?

lalito: que él hacía llorar

a las mujeres como tú.

helena: no, no puede ser.

eso no puede ser.

lalito: cuando estuviste

enferma, juan me prometió

que solo quería

trabajar contigo.

también me prometió

que nunca iba a ser tu novio.

helena: ¿eso te dijo?

lalito: sí.

hasta hicimos un pacto

de hombres y todo.

yo prometí no decirte nada,

pero si él no cumple,

yo tampoco.

lucía: ay, lalito, lalito,

mira, eso que estás diciendo

es así como--como muy fuerte.

¿estás seguro, lalito,

de que escuchaste eso, lalito?

lalito: seguro.

juan es un mentiroso, mamá,

y no quiero volverlo a ver

cerca de ti, ¿me entendiste?

santiago: te entiendo,

la verdad que está muy guapa,

pero nosotros

no tenemos ese tiempo.

nos estamos quemando.

juan carlos: respira, mira--

[inhala y exhala]

todas las cosas buenas

vienen con paciencia.

santiago: yo tengo paciencia,

pero la empresa no.

juan carlos: ¿qué quieres decir

con eso?

santiago: "brother",

es que no sé si decírtelo,

pero tú me dijiste

que estabas seguro de que--

de que helena iba de volada

directito a tu cama, ¿no?

pues yo lo veo claro,

yo lo veo claro.

[celular]

juan carlos: ay, "ring, ring".

¿que no ves claro? ¿qué decías?

[chista]

hola, linda, qué sorpresa.

¿viste el video?

helena: sí, juan,

y quiero que nos veamos.

juan carlos: pero desde luego.

esta noche si querés.

paso por vos en media hora.

helena: no,

prefiero que sea mañana

a primera hora en la agencia.

juan carlos: ¿mañana?

pero qué cruel que sos.

¿me vas a dejar extrañándote?

tu cabello, tu cara...

dale, pues, qué ganas que tengo

de verte, linda.

soñá conmigo.

sos una mina hermosa.

santiago: [ríe]

plutarco: sí,

licenciada oropeza, tome nota.

antonia: ¡sorpresa!

plutarco: amorcito.

antonia: hola, mi amor.

rebeca: señora ramos arrieta,

qué gustazo.

antonia: ay, ¿no interrumpo

nada importante?

plutarco: no, mi amor,

tú nunca interrumpes nada.

rebeca: la verdad

que estábamos planeando

nuestra junta del corporativo.

nada especial,

como todos los días.

plutarco: sí,

como todos los días.

antonia: ay, amor,

y trabajas demasiado.

por eso llegas tan cansado.

[música]

[puerta se cierra]

juan carlos: la puerta abierta.

la confianza en este barrio

me mata, viste.

te traje las flores

más bellas que encontré, helena.

pero claro,

todo junto a vos palidece.

helena: no te hubieras

molestado.

juan carlos: si no es

ninguna molestia, linda.

la verdad es que quiero saber

qué pensaste de mi propuesta.

me muero por saber.

helena: he pensado que...

ers un miserable.

juan carlos: [gime]

ay, dolió, loca.

pero ¿qué pasó?

helena: que ya lo sé todo, juan.

lo que no entiendo es por qué

me has estado engañando.

juan carlos: ¿qué--

quién te contó?

helena: lalito, ¿quién más?

¿de veras creíste

que nunca me iba a decir nada?

juan, es mi hijo.

juan carlos: ah, ah, lalito, ya.

pero no entiendo nada.

¿qué te dijo el pibe, helena?

helena: eso es lo de menos.

lo que importa es que tú

pusiste en riesgo a mi hijo.

tú lo pusiste en riesgo.

le pudo haber pasado algo,

se pudo haber ahogado

por tu culpa.

juan carlos: helena, por favor,

pero yo jamás le haría daño

a tu hijo.

pero ¿de qué hablás?

helena: que yo lo dejé encargado

porque tenía confianza

en que estábamos trabajando,

y me llevaste

con engaños a ese yate

para intentar acostarte conmigo

juan carlos: no sé a qué

te referís, helena, explicate,

por favor.

helena: que lalito me contó

lo de la operación

"luna de miel".

antonia: ay, vine a robarme

a mi marido

para llevarlo al spa.

ay, es que está muy estresado

y siempre llega bien cansado.

claro, tantas juntas

del corporativo...

pero un masaje turco

lo va a relajar.

rebeca: seguramente.

pero dígame qué está haciendo,

señora, porque la veo muy bien.

seguramente esas sesiones

en el vaporcito la han ayudado.

antonia: bueno, un poquito eso

y otro poquito de ejercicio,

pero me alegra mucho

que lo notes.

rebeca: no, pues cómo

no lo voy a notar.

y, por favor, dígame qué hace,

porque yo tengo unas lonjitas

que no me gustan nada.

a veces me siento

como una ballena.

antonia: bueno, pues si no estás

a gusto con tu cuerpo,

deberías de ir a un spa.

ay, te va a venir de maravilla.

sí sabes que es uno de los temas

de mi tesis, ¿verdad?

rebeca: sí, claro, el licenciado

en alguna de nuestras juntas

del corporativo me lo comentó.

antonia: bueno,

vámonos, mi amor.

plutarco: mi amor, no puedo.

tengo un trabajal

que ni te imaginas.

antonia: pero es que eso

dices siempre.

digo, por un día que te ausentes

no se va a caer la empresa,

plutarco, vámonos.

plutarco: mi amor, no puedo.

tengo que entregarle

un balance financiero

a tu hermano,

si no yo encantado de la vida.

el fin de semana vamos,

te lo juro.

antonia: pero es que nunca

te pido nada, y cuando lo hago

no me complaces.

plutarco, estoy llegando

al límite de mi paciencia.

con permiso, rebeca.

rebeca: así la ballena

va a explotar.

¿y sabes por qué?

porque le hace falta

un servicio completo.

ay, cachito, lo siento por ti,

pero si no lo haces,

ahora sí te van a divorciar.

juan carlos: helena, por favor,

te aseguro que la operación

"luna de miel" fue un tremendo

malentendido de tu pibe.

helena: un malentendido

que me hizo pasar

el peor momento de mi vida.

juan carlos: yo solo quería

pasar un rato a solas con vos

sin interrupciones, helena.

jamás pensé que tu pibe

fuera a entender todo mal.

no tenía alternativa.

helena: ¿y por qué

no me lo dijiste directamente?

juan carlos: ¿y vos me ibas

a dar la oportunidad

de explicártelo?

¿vos que pensás

que todos los hombres

somos iguales, y que vos,

por ser una madre soltera,

no tenés derecho a amar, helena?

helena: ay, ya, juan, por favor.

juan carlos: yo solo quería

estar a solas con vos

para decirte que me encantás,

que me muero por vos.

helena: ay, juan.

juan carlos: liberate, helena,

liberate de una vez por todas

de todos tus miedos.

aceptá que te gusto

como vos me gustás a mí, helena.

date la oportunidad

de volver a amar.

confiá, helena, ¡confiá!

¿me creés?

por favor, decime que sí.

helena: [suspira]

juan, me gustas mucho,

pero antes

de empezar algo contigo

y de dar el siguiente paso...

hay otras cosas

que debes saber sobre mí.

rebeca: me prende

saber que la elefanta

ante deambulando cerca de aquí.

es que porque me excita

el peligro--

plutarco: ay, rebeca,

no seas encimosa.

¿sabes qué? estoy harto.

rebeca: ¿de mí?

bueno, dímelo a la cara

y no me vuelves a ver.

te dejo en brazos

del hipopótamo de tu mujer,

y si te vi ni me acuerdo.

plutarco: no, no,

estoy harto de todo.

estoy harto

de mis problemas con juan carlos

estoy harto de playa majahua,

y ahora encima

tengo que contentar a mi esposa.

rebeca: con qué poquito

te estresas.

¿a poco te agobia

lo de playa majahua?

eso quiere decir

que vamos a entrar al concurso.

plutarco: a ver, rebeca,

¿qué concurso?

rebeca: el de la comisión

de turismo para promover

playa majahua como un desarrollo

ecoturístico sustentable.

se rumorea que va a ser

un supernegocio.

plutarco: pero--

pero qué bruta eres.

estás viendo lo presionado

que estoy

y no dices media palabra.

rebeca: ¡no me grites!

a una relación

a estas alturas de la vida

te podría sonar hasta ridículo,

pero yo no quiero volver

a salir lastimada.

juan carlos: ¿lastimada?

¿tanto daño te hicieron?

helena: sí, juan.

[suspira]

cuando tenía 21 años,

un hombre me hizo mucho daño.

mario: pero un niño

vendría a complicarnos

toda la vida, helena.

no creo que podamos con esto.

además, apenas estamos

terminando la universidad.

helena: pero ¿qué me estás

diciendo, mario?

¿que no quieres

que tenga a nuestro hijo?

mario: no, no, ¿cómo crees?

mira, talvez la cosa

se ponga difícil,

pero vamos a encontrar la manera

de salir adelante juntos

y con nuestro bebé.

helena: después de eso,

yo me sentí tan segura,

tan amada,

que empecé a prepararme

para ser una buena madre

y una buena esposa y--

y todo iba perfecto.

aunque mi papá

no se enteró de mi relación

hasta que mario habló con él

y le pidió mi mano.

y ese fue uno de los primeros

infiernos que viví.

juan carlos: ¿por qué?

helena: porque mi papá

es un hombre muy difícil.

si no me corrió a patadas

de su casa cuando se enteró

de que estaba embarazada,

fue gracias a mi mamá.

juan carlos: pero ¿por qué?

¿él se oponía al matrimonio?

helena: mi papá

desconfiaba mucho de mario.

mi mamá lo convenció

de tener la única gentileza

que hasta ahora

él ha tenido conmigo.

nos apoyó

con el dinero para la boda,

y también dio el enganche

para un departamentito.

juan carlos: y, ¿la única?

pero es un gran detalle.

helena: fue más mérito

de mi mamá que de él.

lo que mi papá realmente quería

es que yo me casara

y me fuera lejos,

para evitarles la vergüenza

de saber que todos supieran

que me casaba embarazada.

el problema fue que yo,

estúpida, yo--

confiaba demasiado

en el padre de mi hijo.

y faltando poco para la boda...

>> helenita, ¿qué mi hijo

no te contó nada?

helena: ¿contarme qué, señora?

>> ayer se fue a estados unidos

y me dijo que nunca jamás

regresaría a méxico.

helena: mario se fue

con el dinero

que mi papá nos había dado,

y nos dejó en la calle.

juan carlos: pero qué infeliz

[...]

rebeca: si no te lo comenté,

es porque pensé que eso

de los proyectos sustentables

y ecológicos no van

con el perfil de grupo imperio.

plutarco: rebequita, no pienses.

habla.

¿quién más sabe de esto?

¿con quién más lo hablaste?

rebeca: es un secreto a voces.

que tú no lo sepas

es tu bronca, no mía.

y si no te lo dije antes

es porque últimamente

te la has pasado tratándome mal.

plutarco: ay, ¿y me vas a llorar

o qué?

rebeca: ¿sabes qué?

tengo mucha más información,

pero si me sigues tratando mal,

no te digo nada.

plutarco: espérate--

¡habla, habla!

rebeca: ¡suéltame, me lastimas!

si quieres saber algo,

averígualo tú mismo,

porque no soy ni tu mandadera

ni tu recadera

y mucho menos tu espía.

juan carlos: me imagino

que después de todo eso

enfrentaste sola a tu padre.

helena: sí.

y ese fue uno de los días

más amargos de mi vida, juan.

¿y cómo iba a desconfiar

del padre de mi hijo, papá?

eduardo: pues no sé,

pero lo siento por ese niño

que va a andar rodando

en la calle contigo,

porque tú te me vas ahora mismo

de esta casa.

silvia: tú no puedes correr

a tu hija.

eduardo: ¡claro que puedo!

silvia: esta también es su casa

y somos su única familia.

nunca te contradigo, eduardo,

pero si mi hija se va,

me voy con ella.

eduardo: [se queja]

helena: ¿papá?

silvia: eduardo, ¿qué tienes?

helena: ¿qué pasa? ¿estás bien?

mi papá estuvo a punto de morir.

quedó mal del corazón,

y desde entonces mi mamá y yo

tratamos de que viva en paz,

de no contrariarlo.

y yo tuve que ponerme una--

una coraza para poder aguantar

todas las recriminaciones,

los rechazos, las humillaciones

que de todos modos me duelen.

juan carlos: pero, helena,

lo que le pasó a tu padre

no es culpa tuya.

helena: yo siempre

me sentí responsable.

[suspira]

y cuando volvió del hospital,

él aceptó

que yo me quedara en su casa,

pero con sus reglas.

y ya no tuve otra opción.

yo me voy a encargar

de que a mi hijo no le falte

nada, papá, te lo juro--

eduardo: más te vale

que así sea.

y si un día me sales

con que te dejaste engañar

por otro hombre,

olvídate de que tienes padre.

helena: y desde entonces,

tuve que trabajar

y estudiar al mismo tiempo

para sacar adelante a mi hijo.

juan carlos: comprendo,

muy difícil.

helena: ser mujer

y ser madre soltera,

no es fácil.

juan carlos: y me supongo

que después tu padre

terminó por querer

y aceptar a lalito.

helena: ay, lo adora.

y para mí lalito es mi alegría,

la mayor bendición de mi vida.

es lo mejor que me ha pasado,

y estoy muy orgullosa de él.

juan carlos: helena,

ahora te respeto

mucho más que antes.

sos una gran mujer.

la más grande que he conocido.

helena: juan,

no quiero salir lastimada.

juan carlos: yo no quiero

que sufras, helena,

y mucho menos por mí.

yo quiero una relación seria,

una relación bonita con vos.

helena: ¿nunca has salido

con una madre soltera?

juan carlos: jamás.

helena: para mí, lo primero

en la vida es mi hijo.

él está por encima de todo

y de todos, y yo no sé

si tú puedas entender eso.

juan carlos: y bueno,

habría que--

helena: no, no,

no me contestes ahora.

piénsalo y decide

si quieres seguir adelante.

y si después de pensarlo

no quieres regresar, te lo juro

que no te voy a culpar.

juan, fui tan sincera contigo

porque tengo muy clara

cuál es mi situación,

y así de clara

quiero que la tengas tú

antes de decidir si quieres o no

empezar una relación conmigo.

[música]

Cargando Playlist...