null: nullpx
Cargando Video...

Por Ella Soy Eva Capítulo 39

Univision2 Dic 2019 – 12:00 AM EST

Comparte

[timbre]

helena: ay, ¿y ahora quién?

ah.

ay, no lo esperaba, plutarco.

pase, pase.

plutarco: gracias, helena.

perdón.

perdón que me aparezca

así sin avisar.

helena: ¿quiere sentarse?

este--

¿se le ofrece algo del trabajo?

plutarco: no.

no, no, se trata de algo

personal.

usted es mi única amiga y--

y a nadie más me atrevo

a contarle que...

estoy desesperado

por mi situación con antonia.

helena: ay, pero ¿por qué?

pues yo ya los hacía

en acapulco a los dos.

plutarco: ese es el mejor

ejemplo de lo que

le estoy diciendo.

ella prefirió ir sola

al convivio y me pidió

que me quedara aquí.

y siento que

está cansada de mí, harta,

que si esto no mejora,

voy a tener que prepararme

para lo peor.

helena: ay, no, no.

me apena muchísimo verlo así.

¿quiere--quiere sentarse?

¿quiere que le prepara un té?

plutarco: no, no, por favor,

no le quiero interrumpir

sus planes.

helena: yo iba por lalito

para sacarlo a dar una vuelta,

pero, si quiere,

pues nos sentamos un ratito

chiquito a platicar,

por si eso le sirve

para desahogarse.

plutarco: con solo escucharme

ya es bastante

lo que hace por mí.

pero, para que siga con lo suyo,

permítame llevarla

a casa de sus padres

y en el camino me escucha,

si no le importa.

helena: sí, encantada, perfecto.

plutarco: muchas gracias.

helena: ni lo diga.

vamos.

vamos.

fernando: ey, ey, ey.

ambos: [ladran]

santiago: dije yo que la india

estaba como quería,

es toda una duquesa.

fernando: te la regalo.

santiago: ah, gracias.

fernando: no, no, no, en serio,

no.

para mí la que está hecha

un forro es la vero, ¿eh?

toda una condesita.

santiago: cindy.

fernando: vero.

santiago: cindy.

fernando: vero.

santiago: cindy.

fernando: ¿vas a querer

que lo arreglemos ya sabes cómo?

santiago: ay, no, pues.

fernando: entonces vero.

jennifer: oye, mami,

¿ya encontraste la página

de tu escuela y todo

lo que necesitas para titularte?

marcela: en esas estoy, mi amor.

nomás que hace tantos años

que no hago estas cosas

que apenas estoy viendo

por dónde empezar los trámites

y cómo--

cómo retomar esta cosa.

jennifer: oye, mami,

te veo como tan cool

y así como relajada

que pues se me hace raro.

¿de veras no te importa

que mi papá se haya ido

sin ti al paseo ese?

marcela: ay, mi cielo,

no es la primera vez

que lo hace.

pues, ¿cómo crees

que le hacíamos cuando

estaban ustedes chiquitos?

yo no lo podía acompañar

y se iba con sus amigos.

no le veo nada de malo, mi amor.

jennifer: ¿no te da miedito

así como que estando por allá

solito te ponga así

como el cuerno?

marcela: jennifer maría

del rocío, ¿qué te pasa?

estamos hablando de tu papá,

no de un chamaquito del barrio

que le pinta el cuerno

a cualquier noviecita.

más respeto, ¿eh?

a su padre y a su sacrosanta

madre.

jennifer: sí, sí,

sacrosanta madre.

[ríe]

es que como tú siempre dices

que el deporte favorito

de los hombres pues es

ponerle el cuerno a las mujeres,

y mi papi es hombre y--

marcela: a ver, a ver, a ver,

las mamás, a veces decimos

burradas sin darnos cuenta.

si yo realmente dijo eso,

que yo creo que lo estás

inventando, si lo dije,

te pido una disculpa

y olvídalo, ¿eh?

tu papá no es así,

nunca me ha visto la cara.

yo confío completamente

en mi flaco.

jennifer: ¿segurísima que mi

papá es fiel, así,

cien por ciento segura?

marcela: segurísima.

ándale, ve a apagar

los frijoles, mala.

jennifer: te quiero.

marcela: yo también.

jennifer: ¿segurisisisísima?

[ríe]

marcela: ¿dije segurísima

o nomás medio segurona?

kevin: ma, ¿me das chance

de ir a dar un rol

con los cuates?

marcela: kevin, no está tu papá,

mi amor.

kevin: ay, pero estás tú, mamá,

por favor.

además, traigo mi cel,

si pasa algo, me llamas y vengo.

marcela: está bien.

yo me voy a echar la bronca

con tu papá.

pero primero me dices

con quién vas, adónde van,

si son puros hombres o van--

todos: [hablan a la vez]

kevin: es a la vuelta aquí.

marcela: no, pues vuelta,

no me importa, pero--

jennifer: mamá, ya.

marcela: oye, es mi cachorro,

lo tengo que cuidar.

¿qué mamá los va a llevar?

juan carlos: ¿saben qué?

tienen que ser más discretos,

muchachos, porque a leguas

se nota que se les van los ojos

con tanta belleza curvilínea

que hay por aquí.

fernando: ¿cómo no?

santiago: la verdad que sí,

pero pues uno no comete

ningún delito con mirar.

juan carlos: no, si no

los culpo ni los critico.

si yo fuera hombre,

también me estaría echando

un taco yo porque--

fernando: ay, ¿cómo ves

a la ruca, eh?

pues, écheselo con nosotros,

órale.

nunca nos había visto

con tan poca ropa, ¿verdad?

juan carlos: [ríe]

santiago: no sin bailecito.

juan carlos: no baile.

¿sabe qué?

no me haga reír.

usted que todavía está

guapo y fortachón,

pero usted está para los leones.

[ríe]

fernando: le quiero pedir

un favor.

ya que estamos acá bromeando--

juan carlos: yo no tengo bromeos

con usted ni confianza.

fernando: bueno, le voy a pedir

un favor.

no vaya a permitir

que el volován de doña antonia

aparezca en poca ropa.

no, porque sino--

ay.

doña anto--doña antonia.

antonia: es usted un grosero.

juan carlos: míreme, míreme,

míreme.

¿sabe qué?

hasta se le congeló

su sonrisota que tiene

tan molesta, ¿verdad?

si tiene un poco de educación,

que dudo mucho que la tenga,

y tiene un poco de decencia,

que también dudo mucho

que la tenga, ¿verdad?

le va a ofrecer ahorita

una disculpa a antonita.

pero que lo vea, órale, ándele,

ándele.

no lo veo, órale, órale.

órale dije.

fernando: ya, eva.

antonita...

adriano: paola, mi amor.

¿qué pasó?

tengo horas esperándote.

¿dónde estás?

¿estás en algún lugar?

¿quieres que vaya por ti?

paola: ay, no, adri, tocinito.

ni al caso, hablo para decirte

que no voy a poder ir a aca.

adriano: pero ¿cómo que

no vienes?

habíamos quedado de vernos aquí.

paola: sí, pero pues

no voy a poder ir.

ya sabes, surgen cosas y así,

y pues equis, nene,

no te claves.

adriano: mira, si--si no quieres

o no puedes,

yo no te voy a obligar,

¿está bien?

si te quieres quedar, quédate.

por mí, haz lo que quieras.

paola: ¿es neta, adri?

o sea, hasta acá veo

tu cara de grinch que tienes.

no manches.

ya, nene, acepta que estás

enojadito y ya equis.

adriano: no, no, no, no,

no es que esté enojado, es que

quería verte, estar contigo.

eso es todo.

paola: qué denso.

¿tanto así me quieres?

adriano: paola,

estoy loco por ti.

¿no te das cuenta

cómo me tienes?

fernando: discúlpeme,

doña antonia.

no, ya, en buena onda, mire,

verdad de dios,

se me cae la cara de vergüenza.

es que ya ve que yo soy acá

como pues chitorestón, ¿no?

juan carlos: no.

fernando: no, bueno, le intento.

¿me perdona?

juan carlos: míreme.

míreme.

fernando: sí.

juan carlos: mire, más le vale

que sea la última vez

que usted se burla

del aspecto físico

de una fémina, frágil y bella

como una.

fernando: ajá.

sí, sí, no, se los juro,

se los juro por mi mamacita

y por mi compadrito,

que en gloria esté, de veras.

juan carlos: míreme.

fernando: sí.

juan carlos: sépase

que no hay mujer fea, no, no.

todas tenemos, aunque a veces

muy adentro de nosotras,

algo que nos hace ser

unas mujercitas--

fernando: unas mujercitas,

¿qué?

juan carlos: bellas.

fernando: ah, sí, usted lo tiene

muy escondido.

juan carlos: no se lleve

que lo cacheteo.

fernando: no, no, con todo

respeto.

no, es más, fíjense.

ya para que se desahogue,

si de veras la ofendí,

deme un cachetada.

no, yo aguanto--

todos: [hablan a la vez]

antonia: así no se resuelve

nada, fernando.

mejor, como dice eva,

nunca te vuelvas a burlar así

de una mujer.

con eso me basta y sobra.

fernando: órale, pues ya está.

es más, le doy mi palabra,

¿de qué?

de hombre, en serio.

antonia: bueno.

juan carlos: míreme.

míreme.

fernando: sí, ya.

juan carlos: más le vale

que sea sincero, ¿eh?

con permiso.

fernando: adelante.

santiago: no.

patricia: ¡pollo! ¡pollo!

te dije que no te metieras

a la alberca sin mí,

que me esperaras.

juan carlos: ay, mi mujercita

bella.

qué pena que escuchó

esas tonterías

dichas por ese macho de quinta.

¿qué digo de quinta?

de séptima.

ay, dios mío,

espero que no se me sienta mal

ni se me deprima

por semejantes tarugadas.

antonia: no, no, no,

si no me afectó.

lo que me molesta

es que la gente se exprese así

de los que somos diferentes.

juan carlos: sabe que sí.

cualquier tipo de discriminación

es horrorosa.

como si no tuviéramos todas

uno que otro defectito

por ahí, ¿verdad?

mire, si viera usted

mis juanetes.

ambos: [ríen]

antonia: no, si yo no soy

la insegura de antes, eva.

y para demostrarle

que ese comentario me hizo

lo que el viento a juárez,

voy a hacer algo muy atrevido

para que vea lo mucho

que me quiero y que me acepto

como soy.

juan carlos: ay, bravo.

[música]

plutarco: es un verdadero

placer para mí saludarlo

y ver que su recuperación

va muy avanzada, teniente.

lo felicito.

eduardo: siéntese, licenciado.

plutarco: gracias.

eduardo: ni tanto, ¿eh?

todavía estoy convaleciente.

pero le agradezco

que esté al pendiente

de la salud de un servidor.

silvia: ¿le sirvo un cafecito,

un refresco, licenciado?

plutarco: no, muchas gracias.

solamente vine a traer a helena

y a saludarlos.

sobre todo para saber

cómo seguía el teniente.

helena: yo solamente vengo

por lalito para llevarlo

al cine, ma.

¿ya estará listo?

silvia: sí, mi hijita,

voy por él.

eduardo: yo no dije

que pudieras llevarte al niño.

helena: papá, nos fuimos

a acapulco para darte gusto,

para que estés tranquilo,

pero--pero yo te dije

que iba a pasar

el fin de semana con mi hijo,

y eso no lo vas a evitar.

eduardo: la única manera

de que yo permita

de que el niño salga de aquí

y me quede tranquilo

es si usted y su señora esposa

los acompaña, licenciado.

helena: papá.

eso no--

plutarco: para nosotros

será un honor llevarlos

a dar un paseo, teniente, claro.

lalito: mamá, mamá, mamá.

helena: hola, mi amor.

lalito: ¿ya nos vamos?

helena: ya.

lalito: ¿él nos va a acompañar?

plutarco: sí, amigo.

vámonos.

lalito: sale, vámonos.

plutarco: teniente,

gracias por la confianza.

con su permiso.

señora.

helena: adiós, papá.

adiós, ma.

silvia: que les vaya bien, hija.

helena: gracias.

juan carlos: ay, se cambió

de ropa mi mujercita bella.

bravo.

antonia: sí, así es.

usted sabe que siempre

he negado mi cuerpo

al punto de avergonzarme de él.

en otro momento de mi vida

nunca me hubiera atrevido

a hacerlo.

juan carlos: ay, no, ¿y ahora?

antonia: pues ahora estoy

muy feliz conmigo misma,

que me acepto como soy.

y gran parte se lo debo

a usted, eva.

juan carlos: ay, no, ¿qué va?

¿cómo cree?

quizás un poquitito, pero no.

no, ¿cómo ve?

no, no, no.

antonia: yo sé que hay

muchas mujeres que, como yo,

han pasado por lo mismo,

que les da pena

no ser modelitos de revista.

juan carlos: ¿sabe por qué?

porque la belleza

es invisible ante los ojos.

la verdadera belleza

está por dentro, no por fuera.

usted no está gordita, antonita,

no, no, no.

lo que pasa es que es demasiado

vieja pues.

antonia: bueno, por eso mismo

voy a hacer lo que voy a hacer

y nunca me había atrevido.

voy a mostrar mi cuerpo al sol

y nadar, que me encanta.

juan carlos: ¿qué?

la voy a ayudar, ¿eh?

a la cuenta de tres.

ay, bueno, ya.

ay.

[aplaude]

no me dio chance

ni de contarle, oiga.

antonia: venga, véngase,

está bien rica el agua.

juan carlos: no, no, no, no.

antonia: ándele, no acepto

un no por respuesta.

si no sabe nadar,

nos quedamos en lo bajito.

juan carlos: oiga, me ofende,

yo nado como sirenita.

lo que pasa es que--

es que lo que pasa es que--

es que no traigo traje de baño.

antonia: ay, eso no es motivo.

yo traigo varios.

agarre la llave de mi cuarto

y vaya, ándele.

juan carlos: no creo que

me queden, aquí entre nos,

¿verdad?

antonia: ay, sí, voy a salir

por usted y nos vamos a meter

así vestida, ¿eh?

juan carlos: oiga, tampoco sea

agresiva, ¿eh?

antonia: ándele.

juan carlos: está bien,

está bien, ahorita vengo.

voy corriendo y vengo.

no--no me tardo.

no, ahorita vengo, ¿eh?

ándele.

plutarco: le ruego que

me disculpe por no haberle

aclarado a su señor padre

que mi esposa no venía

con nosotros.

helena: sí, me extrañó,

pero conozco a mi papá

y no quise contrariarlo

delante de él.

plutarco: le juro que no quise

engañarlo.

lo que pasa es que sabía

que la situación podía prestarse

a un malentendido

y quise evitarle

un problema con él.

helena: sí, lo entiendo

perfecto, pero--

angélica: ¿mesa para tres?

plutarco: sí, sí, por favor.

angélica: adelante, por favor.

ambos: gracias.

angélica: plutarco ramos arrieta

y con una nueva familia.

plutarco: helena, permítame,

por favor.

helena: ay, gracias.

¿aquí yo?

¿te sientas ahí, mi amor?

¿junto a mí?

angélica: por favor.

helena: qué amable, gracias.

ay, gracias.

angélica: su carta, señor.

plutarco: gracias.

rebeca: plutarco,

como que ya te estás tardando.

cálmate, blancanieves,

no lo presiones.

[celular]

cachito, ¿cuál de los siete

enanos me habla?

¿gruñón, tontín?

angélica: ¿enanos? ¿enanos?

¿de qué me estás hablando?

ay, rebeca, no me digas

que ahora estás

con esas perversiones.

rebeca: ay, chulita, eres tú.

siempre tan oportuna.

¿qué quieres?

angélica: pues, solo quería

saber cómo la estabas pasando

en tu viaje de fin de semana

de encerrón en acapulco.

rebeca: ay, chulis,

mejor imposible.

la lujuria me agarró confianza,

no he dejado de pecar y pecar.

angélica: ¿ah, sí?

¿y se puede saber con quién?

porque justo estoy viendo

a plutarco delante de mí.

vino a comer al restaurante

con una mujer bastante mona,

que hasta trae un chamaquito.

ay, ternurita.

están de foto.

hasta parecen familia

de comercial de televisión.

rebeca: ¿me juras que estás

viendo a mi plutarco

comiendo ahí?

angélica: pues a menos que tenga

un hermano gemelo.

pero este es idéntico

a tu cachito.

[música]

[música]

rebeca: plutarco me las va

a pagar.

maldito apestoso, poco hombre.

angélica: tranquila, amiga.

te hablé para contarte,

no para que te pusieras

toda loca, desquiciada.

rebeca: ¿y cómo quieres

que me ponga?

pero ese infeliz va a ver

de lo que soy capaz.

angélica: ¿qué vas a hacer,

amiguis?

¿le vas a ir a contar todo

a la ballena?

rebeca: ¿ella qué?

el asunto es con esa

trepadora de helena.

la muy mustia y descarada

va a ver que a mí nadie

me quita a mi hombre.

ahora sí, helena,

te echaste a todo

un alacrán encima.

lalito: me voy a los juegos.

helena: ¿a los juegos?

lalito: [afirma]

helena: ve, corre.

diviértete con cuidado, ¿eh?

plutarco: helena,

la noté algo seria

durante la comida y...

bueno, si hice o dije algo

que le hiciera sentir mal, yo--

helena: plutarco,

yo le agradezco con toda el alma

lo que hace por mí

y por mi hijo,

sobre todo ante mi papá...

plutarco: pero.

helena: pero aunque su amistad

es un gran honor para mí,

yo quisiera que eso no fuera

motivo de malos entendidos.

plutarco: fue por la mentira

que le dije a su padre.

helena: yo entiendo que lo hizo

para evitarme un conflicto

con él, pero, para ser sincera,

yo sí preferiría

que la señora antonia

estuviera aquí con nosotros

y sí conviviéramos con ella

de verdad.

plutarco: claro, claro.

lo entiendo y le juro,

no fue mi intención

hacerla sentir mal.

yo, créame que--

helena: bueno, plutarco--

[celular]

plutarco: permítame, permítame.

helena: sí.

plutarco: ¿cómo estás,

blancanieves?

rebeca: aquí, extrañándote tanto

que hice un cambio de planes

de último segundo

y ya voy de regreso para méxico.

¿cómo ves, cachito?

plutarco: no, no, no,

¿cómo crees?

si yo ya salía para allá.

yo sé que me retrasé un poco,

pero espérame, no te vayas.

rebeca: "sorry", pero si vienes

igual y hasta nos cruzamos,

porque yo ya voy adelantadísima.

plutarco: no, espérate.

ey.

rebeca: ups, viene una patrulla

y tengo que colgar.

bye, cachito.

plutarco: hola.

hola.

rebeca: angélica, ¿plutarco

todavía está en el restaurante?

angélica: por supuesto que sí,

amiguis.

y yo creo que van para largo.

el chamaco ya se fue

al área de juegos

y ellos pidieron café.

yo creo que hasta el postre

se van a echar.

rebeca: maldito mentiroso,

me las va a pagar.

lucía: vero.

vero.

oye, vero.

de casualidad, así,

como no queriendo la cosa,

¿no has visto a mauricio?

mauricio,

el de recursos humanos.

uno así como--

pues simpaticón, nada feo.

no, al contrario, muy guapo.

ambas: [ríen]

vero: no, creo que no.

pues no estaba

en el autobús de empleados.

tampoco lo he visto por aquí.

ah, igual y está en la playa.

como todos se fueron para allá.

bueno, muchos se fueron

para allá, ajá.

lucía: ay, pues, qué bueno.

gracias.

digo, porque una amiguita mía

lo está buscando, ¿no?

no me veas así.

no vayas a pensar--

grosera.

gracias.

bye.

¿dónde está?

santiago: oye.

¿no te conozco yo

de alguna parte?

lucía: no, no.

santiago: no, espera.

sí, ven.

espera.

perdón.

¿me permites?

a ver.

lucía: ay, no, no, no.

santiago: sí, yo te conozco.

lucía: no, no, no.

santiago: tú fuiste

la que interrumpió mi boda.

lucía: no, no.

ay, perdóname.

perdón, perdón, perdón.

qué oso, discúlpame, por favor.

pero te lo juro

que no fue mi culpa.

santiago: ¿qué?

lucía: ni siquiera

fue mi intención.

mira, no, te voy a explicar.

me confundí de invitaciones.

son así las dos, ¿no?

santiago: ¿sabes qué?

no te preocupes.

de alguna manera

te lo agradezco.

lucía: ¿eh?

santiago: sí.

lucía: pero ¿cómo?

fue un osote.

santiago: sí, fue un osote.

pero gracias a ese osote,

me hiciste cuestionar

mi relación con mi novia.

lucía: ah.

mira.

¿ya ves?

por algo pasan las cosas

y nadie sabe para quién trabaja.

[ríe]

bueno, pero ¿y qué?

¿quedaste solterito?

ay, sin perrito que te ladre.

patricia: te estoy buscando,

mi amor.

santiago: paty bebé.

oye, tú--

ella es patricia, mi prometida.

lucía: ay, qué gusto.

hola, ¿cómo estás?

gracias.

santiago: ahora sí nos vamos

a casar como se debe.

lucía: ah, qué padre, qué padre.

felicidades, ¿eh?

[balbucea]

ay, "con per".

bye, felicidades, qué gusto.

patricia: bye.

santiago: gracias.

patricia: oye, pollo,

¿qué no esa fue--

santiago: bueno, paty bebé,

tú siempre pensando cosas.

patricia: está igualita, pollo.

santiago: no.

plutarco: ¿está segura

que aquí quiere quedarse?

helena: sí.

muchas gracias por acompañarnos

hasta acá, pero me parece mejor

que lalito y yo entremos solos

al cine.

plutarco: sí, sí, sí, claro,

yo entiendo que es

un asunto de familia

y no tengo por qué estar aquí.

usted bastante hace con--

con escucharme y eso,

de verdad, se lo agradezco,

helena.

helena: yo valoro mucho

su amistad.

es usted un gran hombre.

y aunque me parezca más sano

mantener una distancia

prudente entre nosotros,

si un día necesita

apoyarse en alguien,

pues cuente conmigo.

plutarco: igualmente.

gracias por todo.

lalito, cuídate.

lalito: sí.

plutarco: que se diviertan.

helena: adiós.

antonia: adriano,

¿no ha regresado eva?

ay, qué bárbara,

voy a tener que ir por ella.

juan carlos: ¿qué hago, mimí?

o sea, ¿cómo me voy a poner

un traje de baño?

por el amor de dios.

¿estás loca? ¿en el agua,

con las pestañas y el maquillaje

y la peluca?

se van a salir las bubis

y otras partes corporales, mimí.

mimí: a ver, a ver,

antes que nada, cálmate, jc,

que me estás poniendo nerviosa,

mi hijo.

mira, intenta ponerte el traje

y ya después pues te metes

al chapoteadero.

juan carlos: estás loca, hombre.

¿cómo crees que voy a enseñar

las piernas si no me he

depilado?

por eso traigo tres medias,

para que no se me vean

los pelos.

mimí: entonces quítate la bata

ya hasta que estés al borde

de la alberca te la quitas.

aguas con la peluca,

que no se te moje.

tú nada más moja los pelos

de las patas, pero los de arriba

nada.

ah, las cejas, las cejas

también, mi hijo.

que te diviertas, mi chulo.

juan carlos: ¿sabes qué?

me pones de mal humor.

adiós.

ya con este me quito

toda la peluca

y me la tapo y ya.

antonia: eva.

¿juan carlos?

[música]

[música]

no lo puedo creer.

estás vivo, juan carlos.

juan carlos: antonia,

déjame explicarte.

antonia: todo fue una mentira.

eva, tú.

me engañaste.

juan carlos: no, no,

no lo veas así.

por favor.

te voy a explicar lo que pasó

y por qué tuve que hacer esto.

antonia: es que no quiero

que me expliques nada.

juan carlos: no, antonia,

por favor.

antonia: suéltame o grito.

juan carlos: está bien,

está bien, por favor,

nada más te suplico,

te pido por favor

que no te vayas sin escucharme,

sin saber lo que pasó.

por favor.

déjame explicarte, por favor.

[risas]

>> ay, es que están buenísimos.

[ríe]

esto de bombón asesino

me encanta.

fernando: ¿verdad que está--

ambos: [ríen]

>> ay, es que eres tan tierno.

fernando: ¿cómo? ¿cómo?

no, no, es más, me tiro

unos chistes acá,

más elevadones de todo.

sí, más coloradones.

xxx, porno.

no, por no dejar de contarlos.

no, ya en serio, no, de verdad.

>> a ver, cuéntamelos.

aparte yo no me sonrojo

con nada, ¿eh?

no.

¿sabes qué?

me prenden mucho.

fernando: ay, pues, la apago,

la pago.

ambos: [ríen]

fernando: no, a ver, a ver,

si te prende, encanto,

pues, yo me ofrezco, ¿a qué?

>> ¿a qué?

fernando: a apagarte.

ambos: [ríen]

fernando: ya vamos avanzando.

>> pues es que siempre

hay un papichulo ahí

que anda de cosijoso, ¿no crees?

fernando: pues yo soy

tu cosijoso.

no, sí, no, en serio.

aquí tienes a tu cosijoso.

yo me ofrezco a prenderte

y a apagarte cuantas veces

quieras.

>> no, tú eres casado.

¿qué va a decir tu esposita?

fernando: no, ¿qué?

no va a decir nada.

nadie la va a decir nada.

no tiene por qué enterarse.

es más, la caja ya no--

¿qué onda?

¿le entras o te pandeas?

>> pues, por mí no hay bronca.

ah, pues aquí el casado eres tú.

fernando: pues ya rugiste.

entonces ahí te van.

estaban adán y eva en el paraíso

y adán pues bien cosijoso--

>> [ríe]

fernando: no, sí, no,

se acercaba a eva y más,

y más bien cosijoso.

salud, salud.

ambos: [ríen]

marcela: kevin, ¿dónde andas?

kevin: eh, en las canchas

que están cerca de la escuela,

ma.

¿por?

marcela: ¿cómo por?

ya es tarde, no quiero que andes

en la calle cuando se haga

de noche, mi amor.

estás con tus amigos, ¿verdad?

kevin: sí, nada más jugamos

una cascarita y ya.

marcela: bueno, ándale.

pues acá te esperamos

para cenar, no te tardes.

kevin: no, ma,

ahorita nos vemos.

bueno, bye.

>> señor, señor, disculpe.

me voy a mi pueblo

y vuelvo el lunes.

plutarco: sí, sí, lárgate.

ni se te ocurra regresar antes.

quiero estar solo

todo el fin de semana.

>> sí, señor.

vuelvo el lunes temprano,

primero dios.

hasta luego.

plutarco: maldita gorda.

nada más eres un estorbo,

no me sirves para nada.

ni para hacerme socio

de grupo imperio

ni para hacerme un viudo

que conquiste a helena.

ay, dios.

déjame ser feliz con helena.

llévate pronto a la gorda.

y tú, ojalá revientes

y te mueras pronto,

maldita ballena.

juan carlos: y obligado

por las circunstancias,

tuve que usar este disfraz.

pero créeme, todo lo hice

por amor.

por el gran amor que le tengo

a helena.

antonia: y por eso eva entró

a trabajar a grupo imperio.

juan carlos: sí, sí, para estar

con helena.

y para demostrar mi inocencia

también.

yo--yo no hubiera querido

que fuera así, antonia, pero--

pero todo me fue llevando.

créeme.

antonia: te burlaste de mí.

para mí, eva era mi mejor amiga,

la única.

y resultó ser la peor

de las farsas.

eso jamás, jamás te lo voy

a perdonar, juan carlos.

juan carlos: sé que eva

es un personaje,

pero la amistad

que nació entre tú y yo,

antonia, es real.

antonia: ay, no me hagas reír,

por favor.

qué decepción.

juan carlos: antonia,

en este tiempo,

aprendí a quererte.

y gracias a eva

yo te quiero mucho.

tú y yo somos amigos, antonia.

antonia: ay, por favor,

no digas tonterías.

me usaste para colarte

en mi empresa,

fingiste esta amistad

para burlarte y aprovecharte

de mí.

juan carlos: no, yo--yo te juro,

te juro que el cariño

que te tengo es verdadero.

si estoy metido en todo este lío

es por amor y para demostrarles

a todos, obviamente,

que yo no traicioné a adriano.

adriano es como mi padre,

antonia.

yo no le robé nada.

antonia: pero es que si eres

inocente, ¿por qué no fuiste

con la policía y aclaraste todo?

juan carlos: porque alguien

me quiso inculpar

en todo este fraude.

y lo hizo tan bien que--

que no tengo cómo comprobar

que no fui yo.

antonia: ay, no te creo nada.

eres el mismo mentiroso

de siempre, un patán.

el que se rio de mí

a mis espaldas, el que me vio

la cara de estúpida,

el que vestido de eva

se hizo pasar por mi amiga.

juan carlos: por favor, antonia,

piensa en lo que te he dicho.

trata de entenderme.

no me quedaba de otra

más que usar este disfraz.

antonia: no te creo nada.

juan carlos: te lo suplico.

todo lo que te estoy diciendo

es cierto.

[música]

[música]

juan carlos: esa es toda

la historia.

y ahora quiero suplicarte,

implorarte, antonia,

que no me delates.

antonia: ay, no sé.

no sé, debo pensar en todo esto.

y según tú, ¿quién te traicionó

en la empresa?

¿quién hizo ese fraude

inculpándote a ti?

juan carlos: me da mucha pena

contigo, antonia, pero

tengo mis razones

para sospechar de plutarco.

antonia: ay.

eso es una calumnia,

juan carlos, por favor.

juan carlos: es que--

es que todo indica que fue él.

me tendió una trampa.

y--y piénsalo, antonia,

¿quién salió ganando

con mi supuesta muerte?

él.

él y nadie más que él.

antonia: ay, mi marido

no sería capaz de eso.

juan carlos: de eso y mucho más.

y por eso me urgía ir a tu casa,

para abrir la caja fuerte.

estoy seguro de que ahí

están todas las pruebas

de que fue él

quien hizo el desfalco.

antonia: es que si eso

fuera cierto,

plutarco sería un monstruo.

y no lo es.

juan carlos: yo sé que

lo adoras,

pero si él se atrevió

a planear todo esto por dinero,

inclusive adriano y tú

podrían estar en peligro,

antonia.

antonia: ay, plutarco sería

incapaz.

no, no, no, plutarco no.

juan carlos: bueno, claro,

la única manera

de que estés segura es

ayudándome a conseguir

estas pruebas.

juntos podemos resolver esto.

tú eres una mujer noble,

eres una mujer justa.

ayúdame, por favor,

a encontrar la justicia.

antonia: déjame sola,

necesito pensar.

juan carlos: sí.

sí, claro.

solo te suplico

que no le digas nada a nadie.

al menos no ahora.

pregúntame lo que sea,

haz lo que quieras,

pero por favor, antonia,

no me descubras en este momento.

te lo pido por favor.

antonia: es que ya no me digas

más.

necesito procesar todo esto.

vete, juan carlos,

déjame sola por favor.

juan carlos: sí.

antonia: [solloza]

plutarco: espero que no tome

a mal mi insistencia

por saber de usted y de lalito.

helena: ah, no, no,

no se preocupe, plutarco.

todo bien, aquí estamos

en la casa.

plutarco: qué envidia me da.

eso es lo que yo anhelo.

una familia.

y como ya ve que ahorita

mi matrimonio muy bien

que digamos...

helena: yo estoy segura

de que si habla con su esposa,

todo se va a arreglar.

la comunicación en la pareja

es indispensable.

ahí voy, mi amor.

ah, disculpe, es que lalito

está haciendo su tarea, ya sabe.

plutarco: cuánta ternura

le muestra al niño.

no sabe cómo me conmueve.

helena: bueno, pues yo creo

que ya le tengo que colgar,

plutarco, para ayudarle

a lalito.

gracias por llamar.

adiós.

plutarco: no creo que le moleste

a helena si le caigo

de sorpresita.

rebeca: ya que los enanos

no van a blancanieves,

blancanieves viene

por los enanos.

plutarco: no, rebeca,

no te esperaba.

rebeca: no, claro que no,

eso pensé.

¿la ballena?

plutarco: en acapulco.

iba a salir justo para allá.

rebeca: ay, así que no hay

nadie, ¿eh?

estamos solos.

plutarco: rebeca.

rebeca: tómame.

[música]

helena: a ver, pero ¿qué fue

lo que más, más, más te gustó

de la película que vimos?

la parte que más.

lalito: eh, el traje que hace

"push, push, push".

helena: ah, el traje de--

ah, ¿cómo le hacía?

lalito: "push, push, push".

helena: te sale mucho mejor

a ti.

increíble.

los efectos especiales

son lo tuyo, ¿eh?

lalito: cuando sea grande

voy a ser actor, cantante

o el que hace los disfraces.

voy a hacer películas,

vas a ver.

helena: no me digas.

hace un mes querías ser bombero.

y antes de bombero, policía.

y antes barrendero.

lalito: no, barrendero no.

helena: claro que querías ser

barrendero, porque hasta

te compré una escoba chiquita

y querías ser trapeador.

ambos: [ríen]

helena: ¿sabes qué, mi amor?

tú vas a ser lo que tú quieras

ser cuando seas grande,

y vas a escoger

lo que más te guste.

y yo voy a trabajar mucho, mucho

para apoyarte siempre.

lalito: me gusta mucho

estar contigo.

helena: ay, mi vida.

a mí me fascina,

me fascina tenerte así conmigo.

así, así.

así, como un bebé.

¿a poco ya tienes sueño?

qué raro.

yo también.

oye, aunque sea, así,

de contrabando,

tú y yo vamos a dormir juntos

aquí en esta casa nueva.

¿sí?

lalito: sí.

helena: aunque sea por hoy.

lalito: sí.

helena: ¿te late?

lalito: sí.

helena: va.

lalito: va.

helena: ¿nos dormimos?

va.

pero cierra los ojos.

ya, cerrados, el que los abra,

pierde.

ya--ya los abriste,

ya los abriste.

lalito: no.

helena: ¿ah, no?

lalito: no.

helena: yo los abrí

y no me viste.

ay.

ya, ya, a dormir.

juan carlos: me cachó

en calzones y ni siquiera

tenía la peluca puesta.

mimí: ay, jc, menos mal

que no le dio el temafate

a la antonia, imagínate.

lo que debe haber sentido

de ver allí al muerto.

juan carlos: pues, sí.

y como no sé si va a denunciarme

o no, pues voy a tener que huir,

mimí.

mimí: pero ¿adónde vas, mi hijo?

juan carlos: ya se me ocurrirá

algo, no sé.

yo no quiero ni pasar

a la pensión,

porque si me denuncia,

es el primer lugar adonde me va

a buscar la policía.

mimí: tranquilo, tranquilo,

serénate.

la antonita tiene un corazón

enormísimo y, si lo piensa bien,

créeme, yo estoy segura

que no te va a echar de cabeza.

juan carlos: pues, la verdad,

no sé, de verdad.

o sea, si la policía

no va a la pensión,

avísame por favor.

voy por las cosas,

me voy a provincia,

al extranjero,

a ver qué se me ocurre.

mimí: ni a pasaporte llegas,

mi hijo.

te pido cordura, por favor.

búscala a antonita

y habla con ella, pídele tiempo.

juan carlos: sí, mimí,

a ver, le pido tiempo.

y si no me lo da, ¿qué?

mimí: pues ahí sí,

¿patitas para qué las quiero?

te me vas derecho

a la cochinilla mi tierra.

sí, ahí tengo unos primos

en culiacán y en guasave,

en badiraguato y el salado,

y son los pueblos circunvecinos,

pero vete, inténtalo.

habla con ella.

juan carlos: bueno,

voy a tratar.

pero si no me desaparezco

un buen tiempo y ya.

mimí: ¿no quieres que yo

le marque a la antonita

y le explique?

juan carlos: no, no, no, mira,

no me ayudes, nada más

agrandaría más las cosas.

mejor déjalo por la paz.

pero igual muchísimas gracias.

ya veré qué hago, ¿eh?

te llamo luego.

me lleva.

me lleva, me lleva, ¡me lleva!

antonia: [solloza]

juan carlos: a la de tres

quiero escuchar la disculpa.

hínquense frente a ella.

órale.

a la una, a las dos

y a las tres.

ambos: perdón, señora.

juan carlos: qué bárbaro,

qué lindo se escucha

la justicia.

pero cuénteme, ¿cómo se siente

en esta nueva etapa de su vida?

cuénteme.

antonia: ay, es lo mejor

que me ha pasado, eva.

me siento autosuficiente,

dueña de mí, más segura.

y todo se lo debo a usted, eva.

usted ha sido mi salvadora.

me llevo todo esto.

gracias.

juan carlos: lo pone

a la tarjeta de ella, por favor.

qué amable.

¿sabe qué?

de vez en cuando es bueno darse

una apapachadita.

¿por qué no?

¿para qué es el dinero sino?

antonia: ay, usted me contagia

de alegría, de ganas de vivir.

a su lado se me olvidan

todas las calamidades.

ay, gracias, eva.

váyase, eva, déjeme morir.

juan carlos: a ver.

¿en verdad se iba a suicidar

con vitaminas?

no sea ridícula.

y según tú, ¿quién te traicionó

en la empresa?

¿quién hizo ese fraude

inculpándote a ti?

juan carlos: me da mucha pena

contigo, antonia, pero

tengo mis razones

para sospechar de plutarco.

antonia: no.

plutarco no pudo haber hecho

eso.

plutarco no.

[llora]

Cargando Playlist...