null: nullpx
Cargando Video...

Por Ella Soy Eva Capítulo 35

Univision2 Dic 2019 – 12:00 AM EST

Comparte

[tema musical]

>> ¡policía, policía!

juan carlos: ¡ey, ey!

ya, tranquilícese,

no pasa nada.

yo le pago, tranquilo.

voy por mi cartera.

no me vea las pompas, ¿eh?

ahorita vengo.

lo caché,

me estaba viendo, ¿verdad?

ah, de veras, cómo es usted.

mire, ahí muere.

le doy este dinerito y ya,

todo el mundo feliz.

ándele.

>> con esto no me va a alcanzar,

señora, cáigase con más.

otros mil y ahí muero.

juan carlos: pues si no le pasó

nada. vea, mi parachoques

está destrozado, hombre.

ándele, ahí muere.

ándele.

>> qué argüenderas

son las viejas, me cae.

[juan carlos] qué suerte tienes

que venga de vieja, hijo,

si no te ponía un--

¡adiós, chau!

deme chance,

porque no quepo muy bien.

me cuesta trabajo subirme.

espéreme.

modesto: sí, sí, sí.

entiendo, entiendo.

bueno, independientemente

de todo, me va a dar

mucho gusto verte.

sí, hasta luego.

eugenia: ya te he dicho

que no me gusta que te tardes

en las llamadas telefónicas,

modesto.

juan carlos puede llamar

en cualquier momento.

modesto: era una llamada

de trabajo, mujer.

eugenia: ¿a esta hora?

ni que trabajaras

en el teatro.

"¿qué os admira?

¿qué os espanta,

si fue mi maestro el sueño

y estoy temiendo en mis ansias

que he de despertar

y hallarme otra vez

en mi cerrada prisión?"

lo extraño mucho.

modesto: yo...

yo también extraño

a mi hijo, eugenia, pero--

tenemos que aceptar

que está muerto.

eugenia: ay, ¿de qué

estás hablando?

yo no me refiero a mi hijo.

juan carlos está de viaje,

ya te dije y sé

que en cualquier momento

me va a llamar.

modesto: ¿entonces a quién

te referías?

eugenia: a mi gran amor.

¿a quién va a ser?

[solloza] el teatro.

marcela: ay, flaquito,

pero es que--

fernando: no, no, primero eva

y todas esas viejas

me tratan de macho,

de que no te dejo trabajar

y que--ay, el macho.

y al día siguiente,

regresas por la puerta grande.

¿y quién queda como idiota?

uno.

pero a ti te vale.

obviamente, a ti te vale

lo que yo sienta.

marcela: flaco, ya te expliqué

por qué quería volver

al trabajo.

yo siempre quise hacer más

que estar ahí nomás

en la recepción.

doy para más.

yo necesito realizarme,

quiero aprender más...

no entiendo por qué eso

te enoja.

fernando: pues es cierto

que no me acostumbro

a verte de ejecutiva, pero--

pues a todo se adapta uno.

no de hoy a mañana, ¿eh?, pero,

me voy a acostumbrar, flaca.

marcela: ¿entonces por qué

estás así?

fernando: pues porque quería

saber tu decisión

antes que los demás.

yo sé que a veces soy un gorila

y pego de gritos y así todo,

pero me hubiera gustado

que me tomaras en cuenta

primero que nadie.

eso es todo.

¿es mucho pedir, flaquita,

o qué?

marcela: mi flaco.

eres berrinchudo,

duro, necio, difícil,

y a veces quisiera tirarte

por la ventana.

pero me quedo contigo,

porque yo sé que muy en el fondo

aquí tienes un corazón de pollo

que no puedes con él.

fernando: no es cierto.

marcela: ay, a ver,

¿de quién es este corazonzote

de pollo?

fernando: pues de mi flaquita

nomás, pues si no,

¿de quién va a ser?

marcela: ay, sí, sí.

fernando: pío.

pío.

marcela: ay, pío.

eugenia: tú me separaste de él.

del cine, de la televisión,

de mi público.

[solloza] pero lo sigo amando.

modesto: eugenia...

hace mucho que no teníamos

esta plática.

por favor, no empieces--

eugenia: "y cuando no sea,

extrañarlo no basta,

pues así llegué a saber

que toda dicha humana, en fin,

pasa como un sueño.

y quiero hoy aprovecharla

el tiempo que me dure".

modesto: ay, eugenia...

rebeca: otra vez me mandó

al buzón.

me la está aplicando a mí.

angélica: ay, ya,

bájale la neural.

le llamas más tarde y ya.

rebeca: es que lo estoy

previendo.

siento que--que plutarco

se me va de las manos,

¿y sabes qué es lo peor?

que la "cachalota" parece estar

de parte de esa arribista.

angélica: ¿de la tal helena?

no. ¿cómo está eso?

rebeca: pues, la ballena

le creyó qué sabe qué cuento

sobre su escuincle y--

y ahora resulta

que hasta la respeta.

angélica: ay, amiga,

a ver si la gorda no termina

cediéndole el marido

a la vieja esa.

rebeca: ya cállate

que me pones de malhumor.

mejor ahórrate tu veneno

para alguien más, chulita.

que la otra vez vi a santiago

muy cariñoso con su prometida.

angélica: ay, con la frígida.

rebeca: pues será lo que sea,

pero de que se casa, se casa.

pero bueno, a ti qué, ¿verdad?

al cabo que ni querías.

angélica: no.

no creas que me voy a quedar

así como así.

rebeca: pues muévete

si no quieres tener

las mismas broncas que yo tengo

por andar con un casado.

angélica: por cierto,

el otro día vi que la patricia

esa salió en la revista "cachu".

rebeca: "catch you".

angélica: sí, por eso,

la revista de la salsa,

la que se llama como la salsa.

bueno, la cosa es que ahí decía

que la tipa esta

va a un club deportivo

y pues, seguramente,

tú sabes cuál es.

rebeca: no, bueno,

pero ahorita te investigo.

a ver, le voy a hablar

a un contacto buenísimo.

¿qué club es?

angélica: deja te digo

cómo se llama--ay, "manito",

no seas malo, ¿me pasas la bolsa

que te encargué?

plutarco: [murmulla]

juan carlos: helenita,

¿cómo está su señor padre?

helena: pues, por suerte

ya salió del peligro.

juan carlos: ay, alabado seas,

cristo.

plutarco: helena, ¿no quiere

que la acompañe a cenar algo?

no es bueno que se malpase

y sobre todo en momentos así

que hay que estar fuerte--

helena: muchas gracias,

pero es que no tengo

nada de hambre ahorita.

juan carlos: si no tiene hambre,

¿por qué no echamos un tecito

las dos y así me cuenta

con lujo de detalle

qué fue lo que pasó?

plutarco: no creo

que a la licenciada

le haga bien revivir

lo ocurrido. ¿no le parece?

helena: no se preocupen,

de verdad estoy bien.

juan carlos: bueno,

qué bueno saber eso,

porque lo que se le ofrezca,

yo estoy a su entera

disposición, licenciada.

plutarco: helena,

¿por qué mañana,

para que esté más tranquila,

no se toma el día libre?

no vaya a la oficina, total,

está eva maría que se puede

hacer cargo perfectamente,

¿verdad, eva?

juan carlos: efectivamente,

licenciada, yo mañana

me hago cargo

de lo que se tenga que hacer.

usted cuenta conmigo para todo.

helena: muchas gracias.

juan carlos: ¿dónde está lalito?

helena: ay, está ahí en la sala

de espera con mi mamá.

juan carlos: ah, genial,

lo voy a saludar.

permiso.

doña chivis.

silvia: doña eva,

gracias por venir.

juan carlos: un placer.

silvia: ¿le podría encargar

tantito a lalito?

voy al tocador un momento.

juan carlos: ah, vaya tranquila,

doña chivis.

yo me quedo aquí con el "buqui".

ándele.

lalito...

lalito: hola.

juan carlos: ay...

yo sé cuánto quieres

a tu abuelito, ¿eh?

y va a estar bien.

lalito: es que tengo miedo.

juan carlos: ¿de qué?

lalito: que le pase lo mismo

que a juan.

juan carlos: no, plebe.

eso no va a pasar.

a tu abuelito lo están

atendiendo y en unos días

va a estar superbién.

lalito: ¿en serio?

juan carlos: claro, te lo juro.

lalito: juan me prometió

lo mismo.

que va a estar con nosotros,

pero nunca regresó.

juan carlos: ¿te digo algo

que nunca te he dicho?

lalito: ¿qué?

juan carlos: te quiero mucho,

plebe.

lalito: y yo a usted.

juan carlos: ven.

dame un abrazo.

lalito: sí, pero no muy fuerte,

porque luego me ahoga.

juan carlos: no, no te ahogo.

ven.

lalito: ay.

[música]

plutarco: y por eso

me tomé la libertad

de darle el día libre

a la licenciada moreno.

adriano: entiendo.

entiendo muy bien.

tenemos que cuidarla

en todo lo que podamos.

plutarco: sabía

que comprenderías, cuñado,

porque si somos una gran empresa

es porque ante todo,

somos humanitarios.

adriano: claro.

oye...

¿y entonces helena

se quedó sola

con todo el problema?

plutarco: no.

afortunadamente,

tiene una familia que la apoya.

tiene a su mamá,

tiene a su hijito...

adriano: qué bien.

qué bien, yo creo que a mí

me hace falta algo así.

una familia, no sé.

si muero, voy a morir solo

como un perro.

plutarco: no digas eso, cuñado,

me tienes a mí,

tienes a antonia.

somos tu familia.

adriano: gracias, cuñado,

pero no es lo mismo.

ese señor tiene a su mujer,

a su hija siempre pendiente

de él.

plutarco: pero nosotros

vamos a estar siempre ahí,

ni lo dudes, por favor.

adriano: gracias.

gracias.

talvez deba pensar en casarme

o en tener hijos.

no...

ya es un poco tarde para todo.

antonia: [se queja]

rebeca: "good morning, tony".

¿cómo amaneció?

antonia: ay, muy bien.

esta mañana me pesé,

¿y qué crees?

rebeca: ¿qué?

antonia: que bajé tres kilos.

ay, eso significa

que la dieta está funcionando.

rebeca: guau, ¿de veras?

antonia: sí, eso me da

muchos ánimos para seguir

con el régimen y continuar

con el ejercicio.

rebeca: bueno, pues ahora

que lo dice, como que sí

se le nota, tony.

antonia: [resuella] ¿de veras?

rebeca: sí, sí, a ver,

párese, una vueltecita.

antonia: mire.

rebeca: qué bárbara,

felicidades.

ay, no sea malita.

páseme su dieta,

porque yo quisiera

quitarme algunas lonjitas

que la verdad no me gustan

nada, tony.

antonia: ay, rebeca.

mejor luego te paso el dato

de mi nutrióloga.

rebeca: bueno.

antonia: siéntate.

estaba viendo que hoy

hay programada una salida

para playa majahua.

rebeca: ah, ¿sí?

antonia: sí, según el calendario

y la ruta crítica,

la licenciada moreno

tiene que ir para allá hoy

para continuar

con la segunda fase

del proyecto.

rebeca: ay, tony,

pero no se ha enterado, ¿verdad?

antonia: ¿de qué?

rebeca: la licenciada

no vino a trabajar

porque anoche le dio

el "supiritaco" a su papá.

no sé qué tan grave sea,

pero están en el hospital.

antonia: ay, pobre helena.

no, no sabía nada.

rebeca: es que me acabo

de enterar ahoritita.

antonia: bueno, entonces

hay que pensar en un plan b.

voy a llamar a eva

para ver qué opina.

rebeca: seguramente la viuda

se va a apuntar

y va a aprovechar

para irse a la playa,

la muy mustia.

antonia: eva...

ay, me acabo de enterar

lo que le pasó a helena.

ay, qué barbaridad.

¿y cómo está ella?

me imagino.

ay, y hoy tenía programado

un viaje para playa majahua.

paola: si fuera una bolsa así,

como las que me gusta,

¿ya sabes? de, no sé--

adriano: pao...

paola: ahorita las alcanzo,

chavas.

¿qué haces aquí, adriano?

te dije que no quería

volver a verte en toda mi vida.

¿no entiendes?

neta, ¿no entiendes?

¿qué quieres?

adriano: ¿te sientas?

paola: no, no me voy a sentar.

¿qué quieres?

adriano: está bien, está bien.

entonces las cosas

las decimos de pie--

de frente, como debe de ser.

paola: al grano, adriano.

adriano: yo de pie y de frente

te quiero decir que--

que me disculpes,

que me perdones.

me--me ofusqué.

lo que te dije--

no lo siento, no lo pensé--

paola: lo que me insinuaste ayer

fue la peor gatada

que me han hecho

en toda mi vida, ¿eh?

y fuiste tú.

jamás me lo esperé de ti,

adriano.

adriano: tienes toda la razón.

y por lo mismo,

quiero pedirte perdón.

quiero--quiero decirte que--

que soy un idiota,

y no solo quiero

que lo sepas tú,

quiero que lo sepa el mundo.

¡escúchenme bien, todos!

¡yo, adriano--

adriano reyes soy un idiota!

paola: ¡adriano!

cállate, cállate, neta.

¿qué es eso?

adriano: mira, por favor,

perdóname.

pídeme lo que quieras,

pero de veras, perdóname.

paola: no sé.

tipo, todavía no se me pasa

el coraje.

adriano: para que veas

que mi arrepentimiento es serio

yo quiero que dejemos de--

de ser un "free"

y pasar

a algo más serio.

paola: ¿algo en serio como--

como tipo qué?

adriano: algo más--

más formal, más--

¿quieres ser mi novia?

paola: no sé.

déjame lo pienso

y te aviso, ¿va?

"bye".

[silbato]

>> atención, chicos,

vamos a comenzar

el entrenamiento.

por favor, vayan agarrando

parejas de más o menos

el mismo tamaño y peso

y vamos a comenzar. ¡venga!

patricia: [ríe]

¿qué haces aquí?

silvia: eduardo,

¿cómo te sientes?

eduardo: ¿dónde está lalito?

helena: en la escuela.

eduardo: mira

lo que provocaste.

por tu culpa

estoy en una cama de hospital.

silvia: eduardo, no digas eso.

eduardo: por quererte llevar

a lalito...

mira lo que me pasó.

helena: tranquilízate, papá.

no--no tiene caso

que hablemos de eso ahorita.

platicamos después

cuando te recuperes.

eduardo: ¿te das cuenta

de que si me quitas a mi nieto

me matas?

[música]

[música]

helena: no te preocupes, papá.

yo no me voy a llevar a lalito.

que se quede con ustedes.

al menos mientras te recuperas.

silvia: hija...

yo sé lo que te cuesta

tomar esta decisión.

muchas gracias.

eduardo: hasta que entraste

en razón.

silvia: eduardo, descansa

para que te pongas bien.

helena: voy a hablar

a la oficina a ver

si no se ofrece algo.

silvia: sí, hija.

helena: ahorita regreso.

silvia: ya no hagas corajes.

mira nada más lo que te pasó

por enojarte.

eduardo: no fue cosa mía.

fue la terquedad de tu hija

la que casi me lleva a la tumba.

angélica: si ya sabes

que me ama, ¿por qué

no lo dejas en paz?

patricia: antes que nada,

contéstame una cosa.

¿qué hacen cuando están juntos?

¿por qué está enamorado de ti?

[silbato]

>> ¡cambio!

patricia: ¡contesta!

angélica: es la pasión.

él dice que me ama,

pero yo sé que es la pasión.

patricia: ah, la pasión--

angélica: sí, la química

que hay entre los dos

es perfecta.

nos besamos, nos abrazamos--

patricia: yo sé perfectamente

bien a qué te refieres.

no tienes que explicármelo, ¿ok?

>> ¡cambio!

angélica: pues entre ustedes dos

no hay nada igual, fíjate.

patricia: no, fíjate que no.

nosotros cuando estamos juntos

hablamos del futuro,

y de los hijos

que queremos tener.

me supongo que ustedes

nunca han hablado de eso,

¿verdad?

angélica: no, fíjate que no,

porque cuando nosotros

estamos juntos,

nos compenetramos

de una manera que--

no nos da tiempo ni de hablar.

patricia: ah, pues mira,

parece que contigo

tiene lo que conmigo no,

y viceversa.

angélica: qué raro, ¿no?

entre las dos podríamos ser

la mujer perfecta para él.

[silbato]

>> ¡cambio!

angélica: contéstame.

¿todavía te vas a casar con él?

patricia: ahora más que nunca.

antonia: cariño, anduve buscando

por toda la casa y no encuentro

ni un ejemplar de mi tesis.

¿seguro tú no tienes uno

por aquí?

plutarco: no, no. qué raro.

todos estaban allá.

se deben haber traspapelado.

antonio: ni modo. voy a tener

que ir a la universidad

por otra copia.

plutarco: no te preocupes,

luego te acompaño por ella.

¿y?

antonia: mira, corazoncito,

es que estaba viendo

el calendario de la ruta crítica

del proyecto, ¿y a que no sabes?

pues resulta que está previsto

un viaje a playa majahua

justamente esta tarde, amor,

y para hablar con la gente

de allá.

pero con el penoso asunto

del papá de helena,

pues ella no va a poder ir.

plutarco: no, no, imposible.

ahorita helena no puede moverse

del hospital, lógicamente.

voy a hablar

para que pospongan todo.

permiso.

antonia: ay, no, amor.

eva me dio una idea mejor.

¿qué te parece si vamos tú y yo

a playa majahua?

sería como una probadita

antes de nuestra segunda

luna de miel, ¿sí?

plutarco: eva y sus ideas,

pero--no puedo, vida mía.

de haberlo sabido antes, claro.

pero ahora ya tengo agendadas

juntas importantísimas.

antonia: ay, cancélalas todas,

amor y nos vamos tú y yo, ¿sí?

vemos lo del trabajo y de paso

estamos tú y yo solitos.

plutarco: oye, ¿cómo crees

que quedaría grupo imperio

si le salgo con eso

al subdirector

de la comisión de turismo?

antonia: no, pues mal.

ay, amor,

tenía unas ganas de ir...

me había ilusionado mucho.

plutarco: pues hazlo.

¿por qué no se van

eva y tú allá?

sirve que descansan

y se pueden quedar

todo el fin de semana.

antonia: ay, es que yo quiero

ir contigo.

a eva la quiero muchísimo,

pero no es lo mismo

ir con mi mejor amiga

que con mi esposo, ¿sí?

plutarco: perdón

que te contradiga,

pero a mí me parece

un plan sensacional.

adriano: a ver, un momento,

ingeniero, no nos estamos

entendiendo.

no le estoy pidiendo,

le estoy exigiendo

los diseños de construcción.

bueno, ¿pero qué se cree?

un momento.

>> discúlpeme, licenciado reyes,

yo le dije a la señorita

que se esperara,

pero no me hizo caso

y se metió como chiflón.

adriano: no se preocupe.

déjenos solos, por favor.

>> con permiso.

adriano: le llamo después,

ingeniero, le llamo después.

¿te puedo servir en algo?

paola: bueno, tocinito,

pues quiero decirte que--

después de lo que me dijiste

anoche, pues estuve pensando

más las cosas.

y quiero decirte

que ya tomé una decisión,

"baby".

adriano: ¿y?

paola: que a pesar

de que me hiciste enojar mucho

y como nadie en este mundo,

quiero decirte que--

quiero intentar algo

más serio contigo.

adriano: ¿de veras?

paola: ajá.

pero no me vuelvas

a hacer enojar, ¿eh?

porque ahí sí, me pierdes

"forever and ever", ¿ok?

adriano: nunca.

nunca más volveré

a pensar mal de ti.

paola: conste, tocinito,

si no me pierdes.

te lo juro, ¿eh?

yo te quiero mucho.

antonia: ay, me alcanzas

mañana tempranito

después de tu junta,

¿sí, mi amor?

plutarco: es que mañana

tengo otra reunión

con los del banco para revisar

el financiamiento del proyecto.

es una cita crucial.

antonia: pues entonces,

si no es contigo,

mejor no voy, mi amor.

plutarco: ¿quién te entiende,

antonia? primero me dices

que quieres trabajar

de lleno en la empresa,

y ahora que se presenta

la oportunidad, te niegas.

antonia: no, no es eso, es--

plutarco: querías demostrar

tu profesionalismo, ¿no?

ahora es cuando.

no seas berrinchuda.

no siempre se hace

lo que uno quiere.

antonia: ay, ya, está bien.

le voy a decir a eva

que me acompañe a playa majahua.

plutarco: eso es, cariño.

ya vas demostrando tu madurez

y tu compromiso con la compañía.

ya que helena no puede,

vayan eva y tú.

antonia: ¿y mi besito, mi amor?

[música]

[música]

antonia: así que como mi marido

tiene muchas ocupaciones,

pues decidió que fuéramos

usted y yo a playa majahua.

juan carlos: ah, chispas.

ánimas benditas, no.

yo no puedo hacer eso, toñita.

¿cómo cree?

yo no puedo dejar desatendida

la oficina de mi jefa.

usted comprenderá

que es muy precipitado y--

antonia: eva, pero yo no quiero

ir sola.

aparte no va a pasar nada

si se ausenta un día nada más.

juan carlos: le voy a decir--

rebeca: aquí traigo esto

para la licenciada moreno.

es muy importante

que lo revise, ¿sí?

juan carlos: ¡milagro!

¡milagro!

mire, de esos guadalupanos,

pero milagro.

os digo, sin tocar.

pero llegó como caída del cielo.

así cayó y se materializó.

rebeca: ¿de veras?

juan carlos: sí.

¿qué me diría, rebecucha,

que veo en tu futuro muy cercano

un viaje?

a playas vírgenes--

todavía quedan.

pero playas vírgenes.

con un solazo de esos

que queman. ay, me quemo.

bloqueador, ¿lo trajeron?

con olas y con mar.

y con esa esa arena blanca

donde una pisa y ahí se quema.

ahí se quema.

y palmeras con coco.

toñita, cuidado, ¡coco!

se salvó de milagro

de ese cocazo, ¿eh?

¿qué dirías?

rebeca: pues que quiero ir

ahora mismo.

juan carlos: pues tus deseos

son órdenes, chula.

hoy mismo sales a playa majahua.

rebeca: ¿yo? ¿por?

antonia: eva, ¿pero para qué

quiere que rebeca

vaya a playa majahua?

juan carlos: ¿cómo para qué,

toñita?

rebeca es la jefa directora

de relaciones públicas.

ella tiene que relacionarse

con la gente local.

es la persona perfecta

para acompañarla a su viaje.

rebeca: ¿irnos la tony--

la señora tony y yo, juntas?

juan carlos: pues no veo

a nadie más en la oficina,

chula, ¿tú sí?

¡"ahoy, ahoy"!

nadie contesta, ¿verdad?

claro, ustedes dos

se llevan rebién.

tú vas a relacionarte

con la gente local y toñita,

como la jefa de la empresa,

va encabezando

la visita oficial.

antonia: ay, pues por mí,

encantada.

rebeca: pues la verdad, no sé.

me parece como que es

muy precipitado.

además, pues,

tengo que avisarle

al licenciado ramos arrieta.

juan carlos: no.

rebeca: no vaya a ser

que se moleste si me voy

sin avisarle.

antonia: ay, él es tu jefe,

pero yo soy la dueña, querida.

juan carlos: así se habla,

toñita, muy bien.

antonia: así que

no te preocupes,

la playa nos espera.

juan carlos: ay, no saben

qué envidia me da.

me pongo hasta verde

de la envidia.

échame aire, échame aire.

ay, gracias, mucho mejor.

es que qué envidia de la buena.

todas: buenas, licenciado.

juan carlos: ¡jesús del huerto!

ando con el corazón así, mire,

agorzomado por mi jefa querida.

plutarco: todos estamos

muy preocupados por ella

y por la salud del teniente,

claro.

juan carlos: sí. oiga,

¿le puedo hacer

una pregunta indiscreta?

¿qué tipo de interés

tiene usted con helena, eh?

plutarco: en efecto,

es una pregunta muy indiscreta.

juan carlos: ¿verdad que sí?

yo no miento, le dije:

"va a ser indiscreta".

sobre aviso no hay engaño.

y que se la dejé--

plutarco: ¿qué interés

puedo tener si no es

en lo laboral, eva?

por eso le brindo

todo mi apoyo a helena y a--

y mi esposa también, claro.

juan carlos: sí.

ándele. claro--

plutarco: toñita y yo

queremos ayudar a helena

a sobrellevar este mal trance.

y a lalito también.

juan carlos: sí, ya lo decía yo.

usted tiene un corazón, mire,

así de grande,

como el de doña antonia,

mi mujercita bella.

plutarco: por cierto,

¿a qué hora salen

a playa majahua?

juan carlos: ¿qué?

plutarco: playa majahua.

juan carlos: ah. ah, sí, sí,

en un rato, es que todo

fue tan de repente, ¿verdad?

pero de que vamos, vamos.

¿cómo no? claro.

a menos de que surja

algún imprevisto,

que no creo la verdad.

plutarco: pues antes

de que se vaya,

le encargo que me tenga listo

el presupuesto global

del proyecto.

lo quiero presentar mañana

en el banco.

juan carlos: ¿qué, qué--"what"?

oiga, no, ¿cómo el global,

don pluti? no, no, es que mire,

hay detalles que no hemos

afinado, ¿verdad? y--

plutarco: pues afínelos.

mañana tengo cita en el banco

y los tengo que presentar

a todos.

juan carlos: ay, sí,

¿cómo afínelos?

si no es guitarra, oiga.

eso va a llevarme

un chorro de horas hacerlo.

no, hombre--

si que me cae--no, hombre.

[celular]

plutarco: qué lata dan

algunas personas. eva...

quiero ese presupuesto

hoy mismo en el escritorio.

sin excusas.

juan carlos: ay,

cuando así me grita,

siento que me va a pegar.

ay, y se ríe.

[protesta]

helena: estaba pensando, papá,

que puedo quedarme aquí

en tu casa mientras te mejoras.

por si se ofrece algo.

eduardo: de ninguna manera.

no quiero verte aquí.

silvia: entiende, eduardo,

no es mala idea.

yo voy a tener que atenderte

y helena me puede ayudar

con todo lo de la casa.

eduardo: que no.

¿dónde está mi nieto?

helena: ahorita lo llamo

para que venga a saludarte.

silvia: eduardo,

perdón que insista, pero,

yo no me voy a dar abasto.

si helena se quedara--

eduardo: ya, mujer, no insistas.

tu deber es cuidarme.

a helena no la quiero

en mi casa.

lalito: ¡abuelito!

eduardo: aquí está, mi coronel.

lalito: oye, mamá,

¿esta noche me puedo quedar

a dormir con mi abuelo?

eduardo: lalito,

yo decido, mi hijo.

claro que te quedas conmigo.

lalito: sí, señor.

juan carlos: mira,

como que me dejo

de llamar juan carlos,

pero plutarco se trae algo

entre manos.

me canso si no.

mimí: ah, y entonces por eso

te mandó con la toñis

a la playa.

juan carlos: exactamente.

obvio, va a aprovechar

la ausencia de su mujer

para acercársele a helena.

¡me lleva!

mimí: espérame tantito,

mi reina.

¿estás seguro jc?

a lo mejor estás viendo cosas

que no son.

juan carlos: mira, a lo mejor

es por el disfraz de eva.

¿yo qué voy a saber?

pero desde que lo uso,

como que se me despertó

un sexto sentido.

agudísimo, por cierto, ¿eh?

mimí: se llama

intuición femenina, mi hijo.

juan carlos: bueno, mimí,

te veo luego, ¿eh?

porque ya llegué aquí

a la casa de helena.

ándale pues.

silvia: ¡señora eva!

juan carlos: ay, ¿qué, está

oyendo las conversaciones?

¿qué escuchó? ¿qué? dígame.

silvia: no, yo no escuché nada.

juan carlos: ay, qué bueno.

silvia: qué sorpresa.

¿cómo está?

juan carlos: ¿cómo está,

mi mujercita bella?

vine a ver si andaba por aquí

mi adorada jefecita.

silvia: ay, no, salió hace rato

a su departamento.

don plutarco tuvo la amabilidad

de acompañarla.

juan carlos: ah, ya lo sabía.

bueno, pues ni hablar,

mi chivis.

me di la vuelta de "oquis",

¿verdad? pero es un gustazo

saludarla como siempre.

silvia: ay, igualmente.

a ver qué día se viene

a tomar un cafecito conmigo.

juan carlos: sí.

silvia: nada más que no esté

mi marido porque ya sabe.

juan carlos: no se preocupe,

yo encantadísima.

cualquier día de estos

me tiene por aquí.

usted pone el cafecito,

yo pongo las galletitas

y le traigo una plática, mire,

cuando yo nací allá en--

silvia: bueno, entonces

nos ponemos de acuerdo.

juan carlos: bueno.

silvia: adiós, eva.

que le vaya muy bien.

juan carlos: adiós.

no me dejó platicarle nada.

bueno.

[música]

[música]

helena: gracias

por acompañarme, plutarco.

me quedé con el pendiente

del viaje a playa majahua.

plutarco: ah, despreocúpese.

mi esposa y eva

fueron en su lugar,

así que no se canceló

y seguimos adelante con

la ruta crítica del proyecto.

helena: ¿eva fue?

ay, no me dijo nada. qué raro.

plutarco: rara.

rara, mi esposa.

helena: ¿por qué dice eso? ¿qué?

¿qué tiene la señora antonia?

plutarco: no sé,

he percibido cosas.

ya no es la de antes.

hasta--

he llegado a pensar que--

me está dejando de querer.

helena: ay, no, hombre.

no, no, no, no,

pero si ella lo adora.

plutarco: no.

como muestra, ahí tiene.

el viaje a playa majahua.

se enteró que usted

no podía ir y ella se ofreció.

lo extraño es que ni siquiera

me pidió que fuéramos juntos.

yo podría haber ido con ella,

pero no me lo propuso.

helena: es que ella ha de pensar

que usted está lleno de trabajo

y esas cosas.

plutarco: helena, perdone,

pero yo conozco muy bien

a mi mujer.

ella me está dando señales

de que ya no me ama.

helena: ay...

dígame qué--qué puedo hacer--

[timbre]

ay, a ver, perdón.

juan carlos: [llora]

mi vida es un "tragedión".

un tragedión.

helena: ¿pero qué pasó, eva?

juan carlos: pues nada,

es un calvario, helenita.

me llueve sobre mojado.

♪ cristo

¿por qué te ensañas conmigo?

cristo ♪

así cantaba yo

en mi coro de la iglesia--

helena: ay, pobrecita.

¿pero qué pasó, eva?

juan carlos: pues nada,

el agua me llegaba hasta acá.

mis cosas flotaban

como en el titanic.

hasta un poco romántico, pero--

y pude recuperar

muy poquitas de mis cosas,

pero casi nada.

plutarco: explíquese, eva maría,

por favor que no le entendemos

ni media palabra.

juan carlos: ¿pues que

no me está oyendo?

el cuarto en la pensión

en donde vivo se inundó.

no tengo dónde pasar la noche.

no tengo dónde pasar la vida.

helena: ay...

juan carlos: [llora]

helena: no se ponga así, eva.

rebeca: mira, plutarco,

este es como el recado 4000

que te dejo.

como sabrás, la ballena y yo

vamos a ir a playa majahua.

y si no quieres

que esta boquita hable de más,

devuélveme la llamada.

no creo que quieras

que le cuente al cachalote

de nuestras juntas

en el corporativo, ¿verdad?

entonces llámame.

ay, cuando me ponga

este traje de baño,

la marsopa se va a morir

de la envidia.

ay, qué guapa soy, qué bárbaro.

juan carlos: ay, es que les juro

que las cantidades de agua

eran industriales.

yo creo que ni en el diluvio

universal había tanta agua--

helena: tómese esto

para que ya se calme

y se queda tranquilita.

y por supuesto que puede pasar

la noche aquí conmigo.

juan carlos: ay, yo sabía

que podía contar con mi jefecita

adorada. ¿sabe qué?

plutarco: eva, eva, eva...

¿no se suponía que usted

y mi esposa iban a ir

a playa majahua?

juan carlos: no, fíjese que no.

a última hora,

tan linda y comedida,

la licenciada oropeza

decidió acompañar a toñita.

plutarco: ¿mi esposa y rebeca

fueron juntas a ese viaje?

juan carlos: sí, ¿sabe qué?

lo considero muy apropiado.

le voy a explicar por qué.

la dueña del grupo imperio,

¿verdad?, y la directora

de relaciones públicas,

representando a helenita

en playa majahua.

qué bonito, ¿verdad?

[música]

[música]

antonia: ay...

lucas: buenas tardes.

antonia: hola, ¿qué tal?

lucas: deben venir de parte

de la licenciada moreno.

nos informaron que llegaban

esta tarde.

antonia: sí, así es.

lucas: lucas barregan

para servirles.

el regidor me las encargó

hasta mañana que tengan

su cita con él.

antonia: ay, muchas gracias.

yo soy antonia reyes.

soy socia del grupo imperio.

y ella es la licenciada

rebeca oropeza,

nuestra directora

de relaciones públicas.

lucas: un gusto, bienvenidas.

antonia: ay, gracias.

lucas: esperábamos a helenita,

pero nos informaron

que tuvo un contratiempo.

antonia: ay, sí,

desafortunadamente.

pero aquí estamos nosotras

en su representación.

lucas: no le hace.

quien venga de parte de ella

siempre será bien recibida

en playa majahua.

les hemos preparado

una cena muy especial.

rebeca: espero que no sean

insectos, ni gusanos de maguey,

ni escamoles.

los bichos me repugnan.

lucas: no se preocupe.

nada de eso, aquí pura cosa

del mar. ya verá qué platos

más sabrosos.

rebeca: oiga, ¿y los cuartos

tienen televisión por cable,

aire acondicionado, internet?

lucas: no, licenciada.

aquí no hay nada de eso.

pero todos los cuartos

tienen su ventilador.

antonia: rebeca,

estamos en playa majahua,

no en un hotel

de cinco estrellas

en las bermudas.

rebeca: yo soy una mujer

muy viajada, muy cosmopolita.

muy de mundo.

no estoy acostumbrada

a miserias.

antonia: ay, rebeca,

no digas eso, ¿qué van a decir?

a mí me parece que el lugar

es maravilloso.

rebeca: sí, maravilloso

con tantos mosquitos.

y dígame, ¿qué otra clase

de alimañas hay por aquí--?

digo, para estar prevenida.

¿víboras, tarántulas, alacranes?

¿nativos?

lucas: hay de todo, licenciada.

de todo. pasen por acá,

les muestro sus cuartos.

antonia: ay, qué lindo.

qué amable de verdad.

rebeca: esto es como la película

"las vacaciones del terror".

ay...

adriano: ¿adónde quieres

que te acompañe,

mi querido chucho?

jesús: a un cóctel

que se organizó

en la comisión de turismo.

ya sabes, para apoyar

la fotografía de paisaje

y esas cosas, ¿no?

adriano: ¿cuándo? ¿hoy?

jesús: sí, sí, en un rato.

mira, quizá no te interese

en lo profesional, ¿verdad?

no es gran cosa.

pero van a venir unas nenas...

de antología, como nos gustan.

adriano: por ellas, talvez.

ya sabes que esos cocteles

nunca han sido de mi agrado.

perdón que te lo diga,

pero en los eventos sociales

de la comisión hay pura gente

vieja, aburrida.

jesús: sin ofender

a los presentes, ¿verdad?

tú olvídate de nosotros.

no sabes qué edecanes, viejo.

además te quiero presentar

a mi novia, y pues,

ahí me das tu opinión, ¿no?

adriano: ¿quién?

¿la chica que me dijiste

que andas pretendiendo?

pensé que todavía

estarías con nayeli,

la que me presentaste

la otra vez.

estaba bastante potable.

jesús: [ríe] no.

no, hombre, andas bien atrasado

de noticias.

ella pertenece al pasado.

mi nueva adquisición

da como quiere.

adriano: la verdad,

no sé si desvelarme, jesús.

jesús: ándale, ándale,

no te vas a arrepentir, hombre.

igual conoces por ahí

un bizcochito de esos

que te vuelve loco.

a lo mejor--a lo mejor

te llevas una sorpresa

y consigues una más

para la colección.

helena: sí, mi amor,

yo también te extraño a ti

como no tienes una idea.

sí.

te juro que todo

se va a arreglar.

te mando muchos, muchos besos

y que sueñes con los angelitos.

sí.

yo también.

eso.

te amo, mi amor.

"bye".

sí, amor, "bye, bye".

¿qué?

juan carlos: ¿qué?

ah...

ah, no, que si se le ofrece

alguito o nada.

helena: ¿a mí?

no, no, nada, eva.

no, yo creo que ya vamos

a dormir, ya es bien tarde.

juan carlos: ay, sí, ¿sabe qué?

no sé usted,

pero yo voy a caer como costal.

¿sabe cómo? así, ¡cuac!

bueno, ¿dónde tiene una sábana

y unas cobijas para que

me acomode aquí en el sofá?

porque pensé dormir

en la cama de lalito,

¿pero qué cree?

helena: ¿qué?

juan carlos: que todavía no hay.

ambas: [ríen]

helena: sí, es que quiero

que él la escoja.

juan carlos: ay, qué bonito.

bueno, ¿dónde está la sábana?

voy por ella.

helena: no, no, no, no.

¿qué sábana ni qué cobijas

ni nada? no, ahí no,

está muy incómodo. ¿en el sofá?

además, con su tamaño

ni cabe ahí, eva. no.

no, mi cama es muy grande,

así que se duerme conmigo.

juan carlos: ¿que yo "what"?

[música]

Cargando Playlist...