null: nullpx
Cargando Video...

Por Ella Soy Eva Capítulo 28

Univision2 Dic 2019 – 12:00 AM EST

Comparte

>> te juro por dios,

no te queda.

está muy cañón.

te lo juro, son dos

y tres de la mantequilla.

y ya, con eso lo haces.

"bye".

>> bye.

>> bye.

[resuella]

¡adri "baby"!

¿cómo estás, bebé?

adriano: ¿y ese quién es?

¿tu novio?

¿exnovio?

>> ¿estás celoso, adri?

adriano: no.

no.

después de todo,

entre tú y yo, como dices,

solo es un...

un "free", ¿no?

>> ajá.

adriano: entre tú y yo

no hay exclusividades,

no hay compromisos.

>> ay, exacto, mi amor.

además, tú sabes que a mí

no me gustan los chavitos.

a mí me gustan los hombres

maduros y experimentados

como tú.

adriano: ¿y guapos?

>> sí, ¿cómo no?

adriano: ¿exitosos?

>> como tú.

adriano: ¿carismáticos?

>> ya, adri.

oye, mi amor.

¿a dónde me vas a llevar?

ya que estoy titulada.

adriano: ¿ya?

>> sí.

ahora me puedes decir licenciada

en turismo.

adriano: bueno, pues,

señorita licenciada,

usted no pida.

ordene.

>> yo solo quiero estar

donde estemos tú y yo juntos,

bebito.

¡adri, vámonos!

vente.

antonia: pero no se vaya, eva.

no quiero estar sola.

juan carlos: ¿sabe qué digo yo,

verdad?

que deberíamos de llamarle

a don pluti, ¿cómo ve?

antonia: no.

no quiero que se entere

de lo que estuve a punto

de hacer.

juan carlos: ay, señora antonia,

siempre lo protege.

mire, si es cierto lo que usted

me dijo, su marido es un hijo--

antonia: ojalá me equivoque

y no me esté siendo infiel.

juan carlos: necesita

más pruebas, pruebas

suficientes.

si no, ¿cómo le va a reclamar?

a ver, ¿qué le va a reclamar?

ni mucho menos puede acusar

a la licenciada moreno

de ser su amante.

mire, no me tardo nadita,

voy a hacer una llamada

y regreso luego luego.

antonia: ay, eva, pero no

se tarde, por favor.

juan carlos: no, ¿cómo cree?

¿tiene reloj?

tómeme el tiempo.

ya salgo, lista, voy.

mimí, me urge que vengas

de volada a casa de los ramos

arrieta, pero de volada.

helena: para eso existe

este centro de capacitación

para adultos.

justamente para que la gente

grande termine de estudiar

su prepa y ya después entras

en una carrera.

>> ay, mi hijita, ya me estás

convenciendo.

helena: tú ya te doctoraste

como mamá, como esposa,

como abuela, ama de casa.

solamente te toca escoger

la carrera que te guste.

>> ay, se me antoja hacer

tantas cosas.

me gustaría estudiar leyes,

periodismo.

helena: pues es cosa

de que te decidas y ya, ma.

tú y solamente tú eres

la dueña de tu vida.

>> ay, mi hijita.

ya te entretuve mucho,

ya vete a tu trabajo.

yo pido a informes.

helena: va.

>> no sabes cuánto

te lo agradezco, de veras.

eres la mejor hija que pude

haber tenido.

helena: y tú la mejor mamá.

y estoy muy feliz de poderte

apoyar a ti como tú me has

apoyado siempre.

y sabes que siempre puedes

contar conmigo, ¿verdad?

>> y tú conmigo, hija.

bueno, ya vete, porque se te va

a hacer tarde.

ay, señorita, perdone

que la moleste.

yo venía a pedir informes

al centro de capacitación

para adultos porque--

eugenia: te digo que me lleves,

modesto.

modesto: ya te dije, eugenia,

que no tiene sentido.

juan carlos no está en su casa.

eugenia: ah, no, pero si eso

ya lo sé, se fue de viaje.

modesto: entonces, ¿para qué

quieres ir allí?

eugenia: me quiero traer algo

de su ropa, por si un día

llega de visita a la casa

o pide que le mandemos algo

a donde él esté.

modesto: a ver, si eso es

lo que te preocupa, pues

antes de vender el departamento,

voy--

eugenia: ¿cómo--cómo que lo vas

a vender?

a ver si el niño lo permite.

modesto: eugenia, eugenia,

por favor.

eugenia: ándale, llévame.

¿qué te cuesta?

modesto: voy a avisarle

al chofer que saque el auto.

eugenia: ay.

¿qué escondiste aquí,

juan carlos?

¿qué travesura hiciste?

>> ¿ves por qué te digo

que me encantan los hombres

maduros?

son lo máximo.

adriano: ¿sabes qué?

por favor vístete, paula,

porque...

tengo una reunión y...

se me está haciendo un poco

tarde.

>> ¿cómo, baby?

yo pensé que esto nada más

era una probadita, "babe".

aparte, pues,

tú eres el dueño y puedes

decirle a tus "achichincles"

que hagan todo el trabajo

por ti, babe, y te quedas

conmigo todo el día.

adriano: no.

quisiera, pero como soy

el dueño, tengo

más responsabilidades y...

no seas malita, me tengo

que ir.

>> ok, ok, está bien.

juan carlos: gracias

por quedarte con ella, ¿eh?

esperemos que cuando despierte,

esté más tranquila, ¿no?

mimí: tú despreocúpate

que yo le levanto el ánimo,

para eso me pinto sola.

juan carlos: bueno, voy

para allá para averiguar

si es cierto que plutarco

y helena tienen sus queveres.

mimí: válgame, ¿a poco eso

te chismeó la tonis?

juan carlos: pues por eso voy.

a ver si puedo enterarme,

averiguar algo, no sé.

y si es cierto, ¿qué voy

a hacer?

no sé qué voy a hacer,

me muero, los cacheteó

a los dos, a plutarco

y a helena, o me muero

y luego le jalo las patas

a los dos--

mimí: tranquilo, tranquilo, ya.

¿tú crees que haya algo

entre ellos?

juan carlos: pues por parte

de helena sí lo dudo.

aunque a plutarco no se le sepa

que sea mujeriego y todo,

pues ya no sé, porque--

mimí: no te habrás dejado

influenciar por la tonis,

¿verdad?

juan carlos: pues puede ser.

mira, desde que yo conozco

a plutarco, lo he visto adorar

a su esposa, pero ella dice

que encontró pruebas.

mimí: a ver, vamos a aterrizar

este asunto.

yo no digo que tu helenita

ande con don plutarco

ni mucho menos, pero...

pero--

juan carlos: pero ¿qué, qué,

qué?

ahora, ¿qué traes?

pero ¿qué?

mimí: shh.

que no le va a guardar luto

eterno al difunto.

y más si se portó

como un verdadero infeliz.

desgraciado, canalla, perro

del mal--

juan carlos: oye, aquí estoy.

o sea, soy yo.

[música]

>> ¿cuándo me vas a dar

trabajo en tu empresa, eh?

fíjate que me quedé

superenojada cuando le diste

el trabajo a esa--esa bruja.

adriano: ¿a eva?

>> sí, nada que ver

con la imagen de tu empresa,

babe.

adriano: lo que pasa

es que antonia intercedió

por la viuda y, bueno,

eva maría tiene mucha

experiencia en el ramo

turístico y...

>> bueno.

pues entonces convence

a tu hermanita

de que me dé trabajo a mí

y así podamos estar tú y yo

más tiempo juntos, mi amor.

adriano: sí, pero--pero ahorita

ya vístete y vámonos, por favor,

porque tengo una reunión.

>> hoy te sacaste un 10

en tu desempeño, ¿eh?

como si fueras un chavito

de 20 años.

eres lo máximo, bebé.

adri baby.

aquí te dejo tu camisa, mi amor.

mimí: el caso es que helena

estaría en todo su derecho

de fijarse en otro.

porque ultimadamente pues tú

estás muerto.

no lo habías pensado, ¿verdad?

juan carlos: no, la verdad no.

y es que yo esperaba recuperarla

antes de que ella se fijara

en otro hombre, ¿no?

pero--

mimí: bueno, pues

aunque nos duela,

esa posibilidad existe.

y como todavía no puedes

demostrar tu inocencia,

pues tampoco puedes contarle

a ella toda la verdad.

juan carlos: no me digas más,

me pongo piojo, ve cómo

me pongo, mira.

así, peor me pongo.

ahí te encargo a antonia.

mimí: sí.

que te vaya bien.

juan carlos: así

como me enseñaste, mira.

mimí: ándale, ándale, ándale.

ándale.

bueno, pues a ver qué dice

la "tuitisa".

eugenia: el niño es

muy ordenado.

modesto: sí.

¿ya es todo lo que quieres

llevarte?

eugenia: sí.

creo que sí.

modesto: entonces vámonos ya,

no tiene caso estar más tiempo

aquí.

eugenia: hay que disfrutar

el silencio.

la presencia de las cosas

tiene alma.

modesto: vámonos ya.

eugenia: ¿y esto?

oh, es el anillo

de la emperatriz.

el de las memorias del imperio.

modesto: ¿de qué estás hablando?

eugenia: que es el anillo

que le di a mi hijo

para esa niña helena.

creo que nunca se lo dio.

juan carlos: te amo.

te amo como no amé a nadie.

y con gusto moriría por ti

si con eso pudiera demostrarte

que eres lo más importante

de toda mi vida.

te amo.

te amo como no amé a nadie.

y con gusto moriría por ti

si con eso pudiera demostrarte

que eres lo más importante

de toda mi vida.

>> entonces que voy a buscar

a maximiliano montes

en el face y luego me voy

a poner a twittearlo.

>> yo mientras busco

en la web, seguramente

debe haber alguna página

donde se hable de este señor--

plutarco: señoritas, eh,

¿por qué tanto interés

en el señor montes?

>> ay, no, licenciado,

no, no es nuestro interés.

¿cómo cree?

es de doña eva.

>> fíjese que entre ella

y el señor montes hubo algo más

que un romance pasajero.

>> está muy enamorada.

pero está muy triste

porque no puede encontrarlo.

>> por eso nosotras estamos

investigando para tener

toda la información

y así poder localizarlo.

plutarco: ah, bueno, yo mismo

me encargo de pasarle

la información a la viuda.

conozco al señor montes,

así que yo me encargo.

pero de esto ni una palabra

a nadie.

que sea una sorpresita.

>> ay, sí.

con permiso, licenciado.

>> muchísimas gracias.

[música]

[música]

plutarco: [llama a la puerta]

helena, ¿me permite pasar?

juan carlos: ay, rebe, rebe,

¿no has visto a mi jefa?

>> ah, ¿la facilota de helena?

no, chula.

a mí no me pagan para saber

dónde y con quién está

esa trepadora.

juan carlos: [imita voz]

pesada.

plutarco: lo único que puedo

aconsejarle es que...

olvide a juan carlos, helena.

helena: lo sé, y tiene toda

la razón.

juan carlos: helena y plutarco,

¿cómo pude ser?

ese buitre quiere con--

la está acechando,

quiere con ella, ¿sabes qué?

sobre mi cadáver, plutarquito,

eres un buitre.

alerta sísmica,

alerta sísmica.

ay.

don pluti, no sabía

que estaba usted aquí.

¿no interrumpo nada?

¿no oyeron la alerta?

helena: no.

pase.

juan carlos: ay, gracias.

ay, es que luego llego yo

a ciertos lugares y paso,

y no me dice nada nadie,

me dicen vieja metiche--

helena: eva.

juan carlos: ay, por cierto,

fui a ver a su señora esposa.

a la que le prometió amor

eterno en el altar, ¿se acuerda?

ay, ¿qué cree?

anda un poquitín deprimida,

¿verdad?

yo sé que usted anda lleno

de chamba, ¿no?

pero debería echarle

una llamadita.

¿a quién?

a su señora esposa.

a la que le prometió amor

eterno--

helena: eva, eva.

plutarco: está bien, está bien,

claro.

tengo algunas cosas que hacer.

la veo luego, helena.

helena: muchas gracias

por sus palabras.

juan carlos: de nada.

plutarco: con permiso.

juan carlos: lic,

no es que sea mal pensada,

¿verdad?

pero--pero a ver, ¿qué hacía

usted agarrada de don pluti

de las manos--?

helena: eva, eva, estábamos

hablando de un asunto privado.

y otra vez se lo digo,

no se meta en mi vida.

juan carlos: perdone

que insista, lic,

pero le recuerdo

que el licenciado ramos arrieta

es un hombre casado, ¿eh?

y ya ve cómo es la gente,

la gente es mala

y la gente habla.

no dé motivos para que la gente

invente chismes de usted--

helena: ¡eva!

entre el licenciado y yo

solamente hay una relación

amistosa, además de la laboral.

no confunda las cosas, eva,

no sea chismosita.

juan carlos: ay, ¿yo?

no, si yo no confundo nada.

la gente, que es mala,

es la que confunde, le encanta

hablar de los demás y--

helena: sí, empezando por usted.

eva, se lo advierto,

respéteme

y manténgase al margen.

¿qué?

¿qué no tiene trabajo o qué?

juan carlos: uy, muchísimo.

ah, ah, ya entendí.

bueno, ya no molesto,

voy para allá, voy a mi zona,

usted no se preocupe.

cualquier cosa

que se le ofrezca,

me puede avisar aquí

por la ventanita

que usamos para comunicarnos.

pero mientras tanto--

antonia: ay, ¿quién es usted?

¿qué está haciendo

en mi recámara?

¡por favor, ayúdenme!

mimí: señora, por favor.

no se alarme.

mucho gusto, soy mimí

de la rose.

prima de eva.

es que ella se tuvo que regresar

a la chamba y pues me pidió

que la viniera a cuidar.

está muy preocupada por usted.

antonia: ay, eva es un ángel

que me cayó del cielo.

es una gran amiga.

y pues es la única persona

que me quiere en este mundo.

porque pues a mi marido

no le importo.

mimí: ay, no, no.

no se ponga así

por ningún hombre.

por ninguno.

antonia: pues es que me da pena

decírselo, porque pues usted

y yo no nos conocemos,

pero...

pero mi esposo me es infiel.

mimí: pues como todos

los de su género.

mire, señora, si quería

fidelidad, se hubiera

comprado un estéreo

o un perro, porque óigame bien,

¿eh?

no hay hombre fiel.

no existen.

juan carlos: ¡licenciada!

solo me queda una dudita,

licenciada.

helena: ¿qué quiere, qué, qué?

juan carlos: de mujer a mujer,

licenciada.

¿usted tiene algún interés

personal con el licenciado

ramos arrieta, licenciada?

helena: ¡por supuesto que no!

él es un hombre casado.

es mi jefe y eso es todo.

ay, me sacan de quicio

sus preguntas, ya.

juan carlos: ¡perdóneme,

licenciada!

¡licenciada!

entonces mi intuición femenina

me está fallando, ¿verdad?

se me deben de haber cruzado

los cables.

y el que tiene interés en usted

es don pluti.

helena: ¡ya, eva!

¿cómo puede decir eso?

él está muy enamorado

de su esposa.

llevan años siendo

un matrimonio feliz.

él solamente me quiere ayudar,

pero como amigo.

nada más.

¿sí me entendió eso?

como amigos, solamente.

juan carlos: sí.

y ahorita no gritamos, ¿ve?

porque estamos cerca.

es mucho mejor estar cerca.

pero ¿sabe qué?

ay, no me haga reir.

¿una mujer y un hombre amigos?

[ríe]

helena: no, es perfectamente

normal.

¿qué?

a ver, eva, no tiene

por qué ser todo romance,

pasión entre dos personas

del sexo opuesto, no.

juan carlos: mire, se lo digo

por experiencia.

en todos los años de mi vida

nunca he podido ser amigo

de ninguna mujer.

helena: ¿cómo?

¿cómo dice?

juan carlos: ¿qué?

helena: ¿qué?

juan carlos: ¿qué?

ah, ah, sí.

es una frase que dijo

una personalidad,

pero no me acuerdo quién.

en todos los años

de mi vida, nunca he podido

ser amigo de ninguna mujer.

así lo dijo una personalidad.

helena: sí, pero ha de haber

sido, este, la personalidad

debe haber sido don juan,

o casanova, ¿no?

juan carlos: no, no, ¿cómo cree?

fue un hombre muy conocido

en mi pueblo.

que trató, pero nunca pudo ser

amigo de ninguna mujer.

se enredaba con todas el pobre.

mira cómo se enredaba.

helena: ya.

ya, mejor sigamos trabajando

con lo de playa wahaba ya.

juan carlos: ya que se fue

otra vez, licenciada,

pues tenemos que gritarnos.

pero yo voy a trabajar en esto,

no se preocupe, y cualquier

cosa, usted se asoma

por la ventanita esa

y pues ya me dice

lo que se le ofrece, es que yo

puedo ir corriendo, me puede

chiflar, sonar los dedos,

aplaudir y yo--

antonia: mi plutarco me juró

fidelidad y lealtad

frente al altar.

mimí: ay, mi hija.

pues ellos saben que prometer

no empobrece.

pero de eso a que cumplan,

aunque ese no es el punto.

antonia: pues entonces,

¿cuál es?

mimí: que si andan de golfos

y facilotes, pues allá ellos

y su conciencia.

¿sabes qué?

a mí me engañaron cantidad

de veces.

¿para qué le cuento?

me la pasaba llorando

por los rinconces como la muñeca

fea, pero ¿sabe qué?

antonia: ¿qué?

mimí: el día que me di cuenta

que con o sin ellos

podía ser feliz,

se acabó mi sufrimiento

y me dije a mí misma: "mimí,

más vale sola que mal

acompañada".

antonia: ¿y mandó a volar

a los hombres?

mimí: bueno, tampoco.

nada más pensé que pues

cuando apareciera el bueno,

le iba a echar ganas.

y mientras, yo bien campante,

contentísima, risa y risa.

eso sí, esperando que llegue

el bueno, porque tampoco

me voy a quedar sola.

antonia: ay, qué curiosa

filosofía tiene usted, mimí.

mimí: además sépase esto.

nosotras le llevamos ventaja

a ellos.

antonia: ¿y por qué?

mimí: cuando un hombre pierde

a su esposa, no dura ni un año.

y cuando una pierde al marido,

sigue cocinando, planchando--

ambas: [ríen]

[música]

[música]

>> aquí, mi amor.

adriano: ¿acá?

>> sí, sí, luego mis papás

me vienen--

adriano: ¿segura?

>> sí.

adriano: como digas.

pero es--

>> te amo, bebé.

bye, hablamos después.

[celular]

adriano: jesús legarreta.

no puede ser.

¿algún problema en la comisión?

>> bueno, ¿qué no puedo llamarte

para algo que no sea de trabajo?

hace mucho que tú y yo

no nos vamos de parranda.

adriano: oye, eso es muy cierto.

pues veámonos, ¿no?

echémonos un trago para recordar

viejos tiempos, ¿no?

>> ah, ¿recordarlos?

vamos a revivirlos,

a revivirlos.

hay por ahí un par de chiquitas

que te quiero presentar.

adriano: legarreta, no has

cambiado nada, eres igual

que siempre, eres igual

que yo.

igual de mujeriego.

tú di dónde.

¿seguro?

plutarco: quiero que averigues

si los datos del currículum

son ciertos, si trabajó

donde dice, quiénes fueron

sus jefes, todo.

>> órale, sí.

ah, caray, está regacha

la ñora,

es de las que me gustan.

pero ¿por qué?

¿es una maldición de los padres?

¿por qué está tan fea?

plutarco: no sé.

esa señora anda metiendo

las narices donde no debe

y me hace sospechar.

tú no preguntes

y haz lo que te digo.

>> no, sí, con muchísimo gusto

la investigo, plu,

pero tendrá que ser mañana, ¿eh?

porque seguramente

la rebequita me va a traer

todo el día de aquí para allá,

entonces mejor--

plutarco: dale cualquier excusa

y me vas a hacer lo que te pido.

nomás faltaba que esa fulanita

mande sobre mí.

>> ah, caray.

¿ya la llamas fulanita?

ya no te mueve ni un pelo,

¿verdad?

plutarco: hay otra mujer

ocupando su lugar.

>> no, la licenciada moreno.

ah, esa es la que te está

moviendo, con razón,

pues si tiene todo, pluti.

oh, bueno, perdón,

pues es que uno la ve.

a ver, ¿para qué están hechos

los ojos, a ver?

pues para ver.

plutarco: voy a conquistar

a helena cueste lo que cueste.

>> oye, si le vas a entrar

con la helenita, entonces,

¿ya la rebeca queda libre?

digo, porque si uno se puede--

plutarco: onésimo, lárgate.

>> órale, yo decía

que si la portería queda

desguarecida, puede entrar--

helena: confirme lo del viaje

a playa majagua esta semana,

por favor.

juan carlos: ya tengo todo

agendado, licenciada.

el jueves les caemos allá.

helena: bueno, no sé si regrese

más tarde porque tengo cita

con victoria infante,

de la comisión de turismo.

juan carlos: ¿con victoria?

helena: sí, ¿la conoce?

juan carlos: pues de oídas.

¿sabe qué?

si va a verla, la va a dejar

impactada con su trabajo,

porque usted es muy profesional

y sabe muy bien lo que hace.

¿sabe qué?

la felicito de todo corazón.

¿le puedo dar un abrazo

de felicitación?

helena: no, no, gracias.

fíjese que don plutarco

me ofreció la vicepresidencia

operativa.

juan carlos: ¿qué, qué, "what"?

el puesto de juan carlos,

que en paz descanse.

oiga, pero con eso va a estar

todo el día pegada

y con don pluti, para arriba

y para abajo, de un lado

para el otro.

helena: no, no, porque rechacé

esa propuesta.

juan carlos: ¿qué, qué, what?

helena: y le recuerdo que no

quiero escuchar el nombre

de juan carlos caballero.

juan carlos: claro.

ese que no se puede nombrar.

helena: mire, es más,

cuando salga, llévese esto

y destrúyalo en la trituradora,

por favor.

juan carlos: ¿el video?

donde aparece

ese que no se puede nombrar.

helena: sí, eva.

tengo que olvidarlo.

>> flaca, ¿qué crees?

tengo hambre.

¿tendrás algo de comer por ahí?

>> tengo unas galletas

en mi bolso.

>> ok, hazme el favor,

pásamelas, flaquita.

pásamelas, flaca.

>> ten, sácalas tú,

estoy ocupada, mi amor.

>> invítame un café, ¿no?

sí, claro, galletas secas,

galletas duras.

¿cómo me las voy a pasar?

un cafecito.

>> estoy trabajando, espérate.

>> uy, perdón, perdón, ¿eh?

no sabía que a la señora

ejecutiva le molestaba invitarle

un cafecito a su marido.

>> no me molesta, nomás

que estoy ocupada y tú no estás

haciendo nada.

>> ¿qué pasa?

no, el jefazo me indicó

que te supervisara el proyecto,

¿no?

por cierto, tienes varios

errores, flaquita, ¿eh?

>> ¿cuáles?

>> tráeme el cafecito

y luego te digo.

chale.

helena: y llévese esto también.

era de juan--

de juan carlos.

tírelo o regálelo, hágale

lo que quiera.

juan carlos: ay.

no.

no se deshaga de esto.

uno no debe olvidar

a la gente que significó tanto.

y por lo que usted me ha

contado, ¿verdad?

ese que no se puede nombrar

fue un hombre muy importante

en su vida.

helena: sí.

sí fue, pero está muerto.

tres metros bajo tierra

y mejor yo entierro todo

lo que tenga que ver con él.

juan carlos: ay.

no.

¿y sus recuerdos?

helena: ¿qué recuerdos cree

que tengo?

yo solamente tengo rencores

y dudas, y miles de preguntas.

pienso y pienso y llego

a la conclusión de que...

de que él...

nunca...

me amó.

juan carlos: ay.

ay, ¿cómo cree?

yo no estaría tan segura, ¿eh?

mejor averigue si él murió

mintiéndole o amándola

con todas sus fuerzas.

ya verá que se va a sentir

mucho mejor cuando lo sepa.

helena: ¿usted cree?

juan carlos: claro.

salga de dudas.

¿qué le quita?

¿qué le cuesta?

¿qué pierde?

[música]

[música]

>> ¿y no te dio miedo ir

tan temprano al panteón?

>> hubiese sido peor ir

en la noche.

además no me hubiese sentido

a gusto si no le llevo

unas flores de cumpleaños

a juan carlos.

>> ay, pobre licenciado

caballero.

bueno, bueno, ya me apuro,

con permiso, licenciada.

helena: jacquie.

>> sí, licenciada.

helena: oí que fuiste

a la tumba de juan carlos.

>> sí, licenciada.

helena: perdón que me meta,

pero ¿tú lo conocías muy bien?

>> uy.

era un coqueto de primera.

y a veces un poco macho,

pero la verdad es que era

un gran hombre.

helena: hablas con cariño de él.

¿fue tu novio o así?

>> al principio

cuando nos conocimos tuvimos

nuestros queveres.

pero eso fue mucho antes

de que él me consiguiera

un trabajo aquí en la empresa.

helena: ah, ¿él te ayudó

a entrar a trabajar aquí?

>> sí.

y se lo voy a agradecer

toda la vida.

juan carlos: sigo en la oficina,

mimí, muriéndome de los celos

por ver a helena y a plutarco

juntos.

mimí: ey, ey, no te me aceleres.

si dices que solo los viste

tomados de la mano.

juan carlos: ay, sí.

y el ascenso que le ofreció,

¿qué?

es para tenerla cerca, hombre,

es obvio.

y luego helena va y me pide

que triture el video

y que tire a la basura

una cajita que me regaló

en playa mahaua.

me duele mucho verla

llena de rencores, dudando

si la amé o no, o sea,

no se vale.

mimí: relájate.

te oigo mal.

estando así, puedes hacer

un "despapaye".

juan carlos: a estas alturas

me conformaría

con que me llevara flores

a la tumba, mimí.

>> la verdad es que...

yo antes trabajaba en un table.

pero quería cambiar de ambiente.

cuando juan carlos se enteró,

me dio una oportunidad

para cambiar de vida

y sin pedirme nada a cambio.

por eso llegué a este trabajo.

helena: el mérito es tuyo

por querer superarte.

pero sí hay que reconocer

que...

juan carlos hizo algo

muy noble por ti.

>> sí, imagínese si no voy

a estar agradecida.

sé que mucha gente lo creía

un patán, o un estafador,

pero la verdad es que tenía

un corazón de oro, licenciada,

se lo aseguro.

helena: jacquie, yo necesito

irme, pero necesito

que me consigas una dirección,

por favor.

te voy a anotar mi celular

para que me llames

en cuanto la tengas, ¿sí?

>> claro que sí, licenciada.

>> plutarco, qué sorpresa.

creí que habíamos finiquitado

nuestro asunto.

plutarco: estoy tratando

de localizar a tu amigo max.

necesito preguntarle algo,

pero parece que es más fácil

localizar al presidente.

a lo mejor tú me puedes

responder, se trata

de una mujer con la que él--

>> lo siento.

pero como tú dices,

max es mi amigo, no mi hijo.

así que lo que quieras saber,

pregúntaselo directamente a él

y te dejo porque tengo

mucho trabajo.

plutarco: me colgó.

vamos a ver si esta vez

me contesta este imbécil.

vaya, hasta que te dignas

a contestarme.

¿se puede saber dónde te habías

metido, montes?

>> tranquilo, plutarco.

estaba atendiendo mis negocios.

pero tú dirás.

¿para qué soy bueno?

plutarco: quiero saber

si conoces a eva maría león

jaramillo, es una viuda

cuarentona, muy alta,

properona, y con muchos años

trabajando en el medio

turístico, bueno, eso dice.

>> no, por lo que me dices,

esa mujer no es mi tipo.

y la verdad no recuerdo a nadie

así.

plutarco: ya sé que eva no es

tu tipo de mujer.

no es más que una simple

empleada sin herencia ni poder.

como te gustan.

>> mira, plutarco.

yo no permito que nadie

se meta en mi vida.

así que si no tienes nada más

que decir--

plutarco: sí, sí.

hay algo más.

desaparécete por un tiempo.

no vaya a ser que quien te busca

nos meta en un problema

a los dos.

[música]

[música]

>> pues la comisión

de turismo siempre ha apoyado

en todas sus gestiones

al grupo imperio.

así es que dígame,

¿en qué puedo ayudarle?

helena: ah, sí.

es por eso que yo quería

hablar con usted, licenciada.

>> dígame victoria.

¿y sabe qué?

permítame confesarle que tenía

especial curiosidad

en conocerla.

porque yo sé quién es usted,

helena.

helena: ay, no, perdón,

es que no entiendo.

>> sé todo lo que ocurrió

en aquella junta

donde se le adjudicó playa

mahawa al grupo imperio.

sé todo lo que pasó

con juan carlos caballero.

helena: sí, entonces no debe

tener muy buenas referencias

sobre mí.

>> no, ¿sabe?

yo no quería incomodarla.

de hecho, esto no tiene nada

que ver con el asunto

profesional.

helena: ¿entonces?

>> lo único que quiero decirle,

si me lo permite,

es que juan carlos debió sentir

por usted algo muy profundo

para hacer todo lo que dicen

que hizo.

helena: yo creo que a usted no

le contaron bien la historia.

en realidad juan carlos

me engañó.

>> no le voy a mentir.

yo tenía con él más que...

una amistad.

nos veíamos ocasionalmente y...

eso sucedió por años.

sí me comprende, ¿verdad?

helena: sí.

sí, claro que sí, entiendo.

>> nos teníamos mucha confianza.

y un día le hablé para vernos,

él me dijo que las cosas

habían cambiado.

que había conocido a una mujer

y por fin estaba profundamente

enamorado.

helena: y...

¿le dijo quién era ella?

>> como buen caballero,

fue muy discreto.

yo apostaría que hablaba

de usted.

y ahora que la veo,

la verdad es que no se me ocurre

que pudiera estar enamorado

de nadie más, helena.

helena: yo le agradezco mucho

sus palabras.

pues es que este es un tema

muy difícil para mí, yo no sé

ni qué decirle siquiera.

>> sí.

yo...

necesitaba decirle esto

que me parecía importante.

pero bueno, volvamos al asunto

de playa mahawa y vamos

a mi oficina.

helena: sí.

[celular]

perdón, un segundo nada más.

¿bueno?

ah, jacqueline, gracias.

sí, gracias, gracias

por conseguirme el dato.

claro, aquí tengo

con qué apuntar.

ajá.

ajá.

[llaman a la puerta]

plutarco: adelante.

>> listo, mi plu.

ya investigué, ya conocí,

ya averigué.

plutarco: ¿qué averiguaste?

>> mira.

resulta que todos los lugares

que menciona la viudita

sí existen.

pero en provincia.

plutarco: sí, ya sé,

ella es del norte.

¿y eso qué?

>> los lugares existen,

pero todos están cerrados.

esos changarros todos.

plutarco: ¿ya no operan?

>> no, ninguno.

por lo menos eso fue

lo que me dijeron mis fuentes

que están en el gabacho

y en la frontera.

plutarco: ya sabía yo

que aquí había algo turbio.

>> tú dime, ¿quieres que vaya

con la viudita y le doy

una calentadita para que suelte

toda la sopa?

plutarco: no, no.

espérate, antes de llegar a esos

extremos, quiero investigar

mucho más sobre ella.

helena: buenas noches.

usted no me conoce,

yo soy helena moreno.

modesto: sí, ya sé quién es.

usted es la señora

con la que mi hijo se involucró

antes de morir.

helena: sí, disculpe

por haber venido así.

es que yo no quiero incomodarlo

ni nada, pero sí necesito

saber más de...

de juan carlos caballero.

juan carlos: ay, válgame dios.

pero qué guapa quedó.

¿qué digo guapa?

guapísima.

¿qué digo guapísima?

guapisísima.

¿qué digo guapisísima?

guapisisisisisi--

¿sabe qué parece usted ahora?

artista de la tele--

ay, ¿qué digo la televisión?

del celuloide.

antonia: ay, pues todo

se lo debo a su prima,

mimí hizo maravillas.

mimí: no, la percha cuesta

y usted, mi reina chula,

tiene una carita

a la que se le puede sacar

mucho partido.

pero sí aprendió cómo hacerlo,

¿verdad?

antonia: pues más o menos.

si tengo alguna duda,

pues yo le llamo.

mimí: las veces que quiera,

yo la asesoro, mi hija.

por cierto, le voy a hablar

a mi ahijado para ver

cómo anda todo allá

en la pensión, ¿eh?

antonia: si quieres, utiliza

el teléfono de la sala.

mimí: gracias, con permiso.

juan carlos: ándale.

bravo, mi prima.

bravo, prima.

júrame por lo que más quiera

que no volverá a atentar

nunca contra su vida, júrame.

antonia: ay, se lo juro, eva.

estoy muy arrepentida.

y por suerte, y gracias

al cielo, apareció usted.

juan carlos: y qué aparición,

¿verdad?

es que mire, usted es muy linda

por dentro y por fuera.

valórece, haga lo que sea

para subir esa autoestima.

usted vale mucho.

sí.

modesto: yo estaba seguro

de haberlo educado

como a un hombre de bien.

hasta que supe que no era más

que un delincuente.

helena: entonces usted cree

todo lo que dicen de él.

modesto: bueno, lo que creo

es que se equivocó

al defraudar a adriano.

eso de robarle a un amigo es...

es algo que nunca voy a poder

entender.

helena: lo siento muchísimo,

señor.

modesto: yo sé que planeaban

casarse y criar a su hijo

como si fuera de él.

pero yo conocí a juan carlos

mejor que nadie.

y sé que no hubieran durado

juntos.

usted fue nada más

otro de sus caprichos.

helena: bueno, yo--yo ya no

quiero molestarlo más.

con su permiso, señor caballero.

gracias.

eugenia: tú eres

helena moreno.

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.