null: nullpx
Cargando Video...

Por Ella Soy Eva Capítulo 20

Univision2 Dic 2019 – 12:00 AM EST

Comparte

santiago: chiquibebé,

este es el quinto mensaje

que te dejo en tu buzón,

necesito hablar contigo,

chiquibebé, por favor,

regrésame la llamada.

bueno, voy a seguir insistiendo,

¿eh?

bebé, por fin.

eh, ¿podemos vernos?

es que yo...

quisiera regresar contigo.

rebeca: mira, chula,

aquí además de juventud,

que la tienes,

buscamos excelente presentación,

que más o menos tienes,

y excelentes modales,

que no tienes.

paola: ¿neta?

rebeca: y además te me vas

refinando.

culturízate,

este es un imperio turístico

de fama internacional,

no contratamos a cualquiera.

paola: a ver, mamacita,

¿sí le bajas dos rayitas

a tu tonito, mm?

a mí adriano me dijo

personalmente que me iba

a recibir, ¿ok?

y sin tanto rollazo y así.

rebeca: ah, pero pues hubieras

dicho antes, chulita,

si así lo dijo el dueño

pues qué le vamos a hacer,

¿verdad?

vamos con él,

yo te llevo personalmente.

se te ve hermoso tu vestido.

qué bárbaro, qué guapa eres.

[celular]

helena: no.

ay no, ahorita no.

[suspira]

bueno, ¿quién es?

sí, sí, maestra,

soy la mamá de lalito,

¿le pasó algo a mi hijo?

¿está bien?

¿segura que no es grave?

sí, en este momento salgo

para allá, gracias.

santiago: aquí está el informe

que me pidió, licenciada.

helena: gracias, yo lo chequeo

después.

santiago: ¿no lo va a revisar?

¿no que le urgía?

helena: perdón, es que

mi hijo tiene una emergencia

y ya no me puedo quedar.

santiago: ah, mire,

y yo que pensé que las madres

solteras eran más responsables

en el trabajo que un falto

de compromiso como yo.

helena: voy a cerrar

mi oficina, ¿puedes salir,

por favor?

juan carlos: y bueno, como soy

de la frontera pues trabajé

en hoteles del otro lado,

¿verdad?

¿y sabe, don?

en tucson, arizona.

>> where?

juan carlos: tucson, ari--

tucson, pues.

>> ¿y qué, trae usted

curriculum, cédula profesional,

certificado universitario?

juan carlos: ah, no, todo

eso no, lo dejé en culiacán,

pero si quiere mando por ellos,

no crea que porque

soy provinciana--

adriano: no, señora, señora,

señora, perdón pero usted

no tiene el perfil que estamos

buscando.

[llaman a la puerta]

adelante.

rebeca: con permiso.

adriano: miren qué casualidad,

este es justamente el perfil,

el frente y todo

lo que estamos buscando.

renata: así es, don adriano,

esta señorita lo tiene todo,

la edad requerida,

buena presencia,

suda elegancia por los poros.

adriano: se le nota, se le nota.

¿sabe qué, licenciada?

yo diría que ni falta hace

que la entrevistemos.

renata: si usted me dice,

en este momento la contratamos.

juan carlos: momentito,

momentito.

a ver, chula, ven, ven.

qué guapa estás.

está guapísima,

¿verdad, adriano?

¿sabes tú por casualidad

la clasificación internacional

de los hoteles?

no le diga.

>> [balbucea]

juan carlos: por ahí vas,

pero no, es de números,

es de uno a cinco

y, en algunas ciudades,

como usted bien sabe,

don adriano, en dubái,

son hasta de siete,

¿sabes qué es dubái?

luego te explico,

no te preocupes.

¿y sabes tú de pura casualidad

qué significa booking, bróker?

¿sabes qué es el american plan

o el amadeus?

y no la canción, ¿eh?

de ♪ amadeus ama--♪

no, esa es otra.

>> amadeus, claro,

tipo, o sea, cuando tú tienes--

juan carlos: ¿tipo, o sea?

te vas a lastimar,

mejor ya párale, chula.

como ve, don adriano,

esta belleza de mujer

no tiene los conocimientos

turísticos que tengo yo,

así que por lo tanto

pues no lo consideraría yo

prudente, ¿verdad?

que la contratara a ella.

adriano: ¿sabe qué, señora?

voy a correr ese riego.

juan carlos: qué bueno.

adriano: me pena mucho decirle

que a usted no le voy a dar

el trabajo.

helena: necesito un taxi--

>> helena, espero, por favor,

espere.

helena: ¿si?

>> ¿va a algún lado?

helena: ay perdón, perdón,

no le dije que iba a salir

de la oficina,

es que no quería molestarlo.

plutarco: no, no es ninguna

molestia, yo jamás le

reclamaría, tómese su tiempo,

pero la veo muy apurada.

helena: es que me llamaron

de la escuela de mi hijo,

que tuvo un accidente,

que no fue nada grave,

pero yo la verdad no me voy

a quedar tranquila hasta que

no lo pueda ver.

plutarco: muy bien,

entonces no lo piense más,

lo más importante es su hijo,

yo la llevo, no lo piense más,

por favor, déjeme apoyarla.

helena: ay tiene razón,

muchas gracias.

plutarco: vamos a mi carro,

venga, por aquí.

helena: le agradezco mucho,

plutarco.

es que ya sabe que hablan

y no dicen bien lo que pasó,

yo me siento como que muy...

juan carlos: don adriano,

esto que está pasando, esto,

es inaceptable.

usted no me ha entrevistado

personalmente y no me ha dado

la oportunidad de demostrarle

que si algo me sobra, ¿verdad?

son conocimientos turísticos.

adriano: no hace falta, señora,

ya tomé una decisión.

juan carlos: yo a usted, don

adriano, y a toda su empresa

los puedo demandar

por discriminación.

adriano: no--no sé de qué está

hablando, simplemente

entiéndalo, usted no tiene

el perfil adecuado, eso es todo.

juan carlos: ah, caray,

yo a lo mejor no tengo, fu, uy,

ah, ni tengo 20 tantos, ¿verdad?

pero ¿sabe qué?

esto aquí y en china

se llama dis-cri-mi-na-ción,

don adriano,

así que le exijo

que me entreviste.

no me voy de aquí

hasta que no me haga

la entrevista.

adriano: mire, señora,

yo soy dueño de esta empresa

y contrato a quien a mí

me da la gana.

ahora, si me hace usted el favor

retírese,

evíteme la pena de tener

que llamar a seguridad,

por favor.

juan carlos: no me muevo de acá

hasta que me entreviste.

adriano: licenciada oropeza,

acompañe a la dama a la salida,

por favor.

renata: con mucho gusto,

licenciado.

¿me acompaña o prefiere que

llame a seguridad?

juan carlos: uy, uy...

¿sabe qué, don adriano?

esto no se va a quedar así

porque a--

a eva maría león jaramillo,

viuda de zuloaga,

nadie le hace esto.

chula,

estás bien guapota,

¿verdad?

pero de aquí...

[niega]

renata: vamos, por favor.

ambos: [ríen]

paola: ¿es neta?

por favor, esa tipa,

qué horror.

adriano: no sabía cómo librarme

de ese esperpento.

paola: ay ahora sí solitos.

solitos, te extrañé mucho.

plutarco: si quiere me quedo

por si su hijo necesita atención

médica, en serio,

no dude en pedírmelo.

helena: muchas gracias.

ya mi mamá me avisó

que lo trajeron a la casa

y que se siente mejor.

ya hizo bastante con traerme

hasta acá.

plutarco: helena, en la oficina

tenemos un chofer asignado,

así que el día que necesite

salir de improviso me avisa

y se lo pongo a su disposición,

no hay problema.

helena: muchas gracias

por su apoyo.

voy a ver a mi hijo,

con permiso.

[música]

[música]

juan carlos: hola.

todas: hola.

juan carlos: ay qué chulas.

>> gracias.

juan carlos: hola.

¿cómo están?

qué lindos ojos.

qué lindas todas, qué bonitas,

¿no?

a ver, alguna de ustedes chulas,

¿son licenciadas en turismo?

ah, ¿verdad?

¿alguna de ustedes sabe de pura

casualidad lo que significan

las siglas iata y omt?

ah, ¿verdad?

¿me pueden decir qué significa

el término aculturación

o qué es esto por ejemplo?

ah, ¿verdad?

¿lo ve, licenciada?

estas preciosidades serán

jóvenes, serán muy bonitas,

¿verdad?

pero no tienen ni la más mínima

embarrada de lo que es

el turismo.

renata: ¿y eso qué?

juan carlos: ¿cómo que eso qué?

que ustedes tienen que ser

profesionales.

si van a contratar a alguien

que sea por lo que saben,

no por su cuerpazo

o por su cara bonita--

renata: ¿sabe qué, señora?

ya me hartó.

¡seguridad!

¡seguridad!

¡seguridad!

>> ¿qué pasa, por qué esos

gritos?

renata: es que esta señora

está necia con que

la entrevistemos para el puesto

vacante.

>> ¿y?

renata: que su hermano

ya la vio y no la quiere

en la empresa,

pero esta señora es terca como--

¡como mula!

juan carlos: ¡bu!

ah, ¿verdad?

silvia: la maestra dijo que

fue muy aparatoso

pero que no necesita puntos

ni cosas mayores.

helena: ¿te duele mucho

todavía?

lalito: ya no me duele tanto

pero sentí feo.

helena: ay, mi amor,

precioso.

eduardo: se cayó de un árbol

grande, claro que le dolió.

pero se aguantó sin llorar

como los hombres,

espero que así sigas, lalo.

lalito: sí, abuelo.

helena: no tiene nada

de malo que los hombres lloren,

mi amor, así que no le metas

esas ideas por favor.

silvia: voy a llevar a lalo

a su recámara para que descanse.

vente, hijito.

juan carlos: ¡igualdad!

todas: ¡igualdad!

juan carlos: ¡legalidad!

todas: ¡legalidad!

juan carlos: ¡fraterni--dad!

todas: ¡fraternidad!

[aplauden]

antonia: en este mismo momento

puede hablar con adriano

para que la entreviste

como dios manda.

renata: pero es que

el licenciado reyes

ya la recibió y él mismo dijo--

antonia: yo también soy

la dueña de esta empresa

y puedo intervenir

en las políticas como mejor

me parezca.

señora, venga conmigo.

juan carlos: gracias, gracias.

un día usted se va a ir derecho

al cielo, con todita,

miss chula.

gracias, véngase.

digo, no, perdón.

¿cómo llegamos, por dónde?

antonia: por aquí, por favor,

venga.

juan carlos: con permiso, chula,

qué linda estás con el traje

de leopardo.

helena: gracias por haber

ido por lalo a la escuela

pero yo ya iba en camino,

la próxima vez que suceda

algo así prefiero ser yo

quien lo recoja.

eduardo: no te preocupes,

a lo mejor a la próxima

ni siquiera te van a avisar.

helena: ¿por qué no

si yo soy su madre?

eduardo: porque hoy hablé

con la directora y le pedí

que si mi nieto necesita algo

me llamen a mí,

quiero ser el primero

en enterarme.

helena: yo te agradezco

mucho que quieras muchísimo

a mi hijo,

pero yo soy la que tiene

que tener el derecho

de enterarse qué es lo que

le pasa a él.

eduardo: una cualquiera como tú

no debería de tener ningún

derecho sobre ningún niño

por muy su hijo que sea.

helena: ¿cómo te atreves

a insultarme?

yo no he hecho absolutamente

nada para que--

eduardo: acabo de ver que

un tipo te trajo a la casa,

todavía no se enfría el cuerpo

de tu amado juan carlos

y tú ya andas con otro.

helena: no te permito

que me faltes al respeto.

mi jefe me trajo porque era

una emergenci--

eduardo: ¿tu jefe?

tu jefe...

qué lista me saliste.

ahora sí ya me imagino

cómo conseguiste ese trabajo

del que tanto presumes.

qué fácil, ¿verdad?

[llaman a la puerta]

adriano: ¿si?

su experiencia, señorita, es--

poca pero parece que usted

ha aprendido lo suficiente

para obtener el puesto.

¡adelante!

>> no, no, para mí sería

un honor trabajar con personas

que tienen la experiencia,

tipo como aquí, ¿no?

adriano: muy bien, señor--

adelante.

juan carlos: límpiese la boca.

antonia: hola, adriano--

ah, ¿no interrumpo?

adriano: antonia, por favor,

de ninguna manera.

justamente estaba entrevistando

a la señor--señorita.

antonia: ah, pues qué

conveniente porque también

quisiera que le hiciéramos

una entrevista como se debe

a la señora.

juan carlos: eva maría león

jaramillo, viuda de zuloaga.

adriano: discúlpame, antonia,

pero la señora no cumple

con los requisitos

para el puesto.

antonia: ay, adriano,

¿qué te cuesta hacerle

la entrevista?

adriano: en todo caso tendría

que esperar un nuevo turno

porque hay varias solicitantes

afuera.

sería injusto si la paso

antes que a ellas, ¿no cree?

juan carlos: claro, pero no

se preocupe, don adriano,

si quiere mandamos

a llamar a las muchachas

que están aquí afuera

y así nos entrevista a todas

de un jalón y vemos

quién está más capacitada.

antonia: eso me parece

muy buena idea.

juan carlos: ¿verdad que sí?

eres un encanto, antonia.

voy por las chicas.

adriano: no--

juan carlos: dile a las

muchachas que pasen--

[grita]

[música]

[música]

helena: bueno, mamita,

ya me voy a la oficina.

si a lalito le duele la cabeza

me llamas por favor, ¿eh?

silvia: ya está bien,

vete tranquila.

me preocupa más que

te hayas enojado con tu papá.

helena: a veces no sé

cómo me aguanto las ganas

de decirle todo lo que pienso

cada vez que me trata así

como hoy.

silvia: ay, mi hijita,

cómo quisiera que las cosas

fueran diferentes entre ustedes.

helena: ahora lo que tengo

que ver es cómo me llevo

a mi hijo de aquí

porque yo no me puedo arriesgar

a que me lo quiera quitar.

silvia: no, tu papá dice

muchas cosas, hija,

pero yo no creo que sea capaz

de llegar a tanto.

helena: yo de mi papá

puedo creerlo todo, mamá.

silvia: bueno, ya, ya,

no pienses en estoy vete

ya antes de que vayas a tener

un problema por haberte salido

de la oficina.

cuídate, mi hijita,

y no te preocupes por lalito,

¿eh?

helena: adiós, ma.

silvia: vete, mi hijita,

que dios te bendiga.

fernando: ¿entonces qué?

¿todas las viejas están

en la oficina del jefazo?

marcela: pues no, estaban,

pero después del escandalazo

que se armó con doña eva...

[ríe]

ya no le quedó al licenciado

reyes otro remedio

que entrevistarlas a todas

en bola y luego ya fueron

saliendo en filita india

y nada más se quedó la señora

y una muchachita.

fernando: órale,

sí salió aventada la vieja, ¿eh?

nomás que si es así como dicen,

así y así, y así...

pues no creo que se quede

con la chamba, la verdad.

marcela: pues ¿quién sabe, eh?

no es tan así y tan así.

y además yo creo que

le sabe mucho a este negocio,

se ve que es una mujer bien

preparada.

fernando: flaquita,

por favor, es que es vieja,

flaca, seguramente sabe menos

de lo que dice.

ha de ser como mi nueva jefa.

marcela: tú no soportas que

una mujer te mande, ¿verdad?

fernando: flaca, en primer lugar

a mí ninguna vieja me manda,

¿ok?

marcela: arréglate esa corbata.

fernando: ok.

en segundo lugar,

yo lo que digo es que el puesto

le queda muy grande

a la tal helenita, ¿eh?

a mí me va a dar la razón,

¿quién me va a dar la razón?

el tiempo.

te veo luego.

qué húbole, qué húbole.

[balbucea]

marcela: ¡fernando!

fernando: ey...

todas: [hablan a la vez]

juan carlos: sed de hotelería,

de la amplia gama de servicios

turísticos así como

de desarrollo de proyectos

a gran escala.

llevo años en el rango.

[golpea la mesa]

adriano: ay--

ay ¿qué sabe usted, señora,

de ecoturismo,

de la integración de comunidades

al trabajo turístico?

juan carlos: bueno,

mi especialidad, así,

mi especialidad, no es,

pero conozco del tema,

¿y sabe qué considero,

don adriano?

considero que es el mercado

del futuro,

lujo y confort con un sentido

ecológico, bien chic, ¿verdad?

además le da un beneficio

a la comunidad,

responsabilidad social

corporativa, don adriano.

antonia: ay eso es justamente

a lo que nos estamos enfocando

ahora.

juan carlos: me parece

una actitud vanguardista,

don adriano,

y la vez, ¿sabe qué?

muy redituable.

hay gobiernos, chula,

que no dan su apoyo

si no se toma eso en cuenta,

¿verdad que sabías?

no, bueno.

antonia: por ejemplo, querida,

¿nos podrías dar los principios

del ecoturismo?

juan carlos: [ríe]

>> los principios del

ecoturismo, este, ay, obvio no,

o sea, es como que esos

ucranianos vienen así, o sea,

ni al caso, nada que ver, o sea.

juan carlos: ay si, ¿verdad?

ni al caso, nada que ver.

a mí, don adriano,

me gustaría poder aportar

mis conocimientos sobre turismo

que, ¿sabe qué?

llueve como pétalos de rosa.

en una empresa, desde luego,

como grupo imperio,

"the number one",

el número uno.

rebeca: [susurra] vieja barbera.

juan carlos: perdón, chula,

¿qué dijiste?

porque ¿sabes qué?

cuando hablas tú no te escucho

bien, ¿qué dijiste?

renata: nada, nada, nada.

juan carlos: ah.

don adriano.

adriano: sí.

juan carlos: yo estoy dispuesta

a pasar todas las pruebas

que sean necesarias

para obtener el puesto.

y le garantizo

que no se va a arrepentir.

marcela: ¿ya terminaste--?

fernando: ¿por qué no avisas,

flaquita?

marcela: ¿tú cómo vas?

fernando: pues atrasado,

tengo que hacer parte

de la presentación de playa

majuhua para el empresario ese

que está por llegar

y todavía no tengo nada,

flaquis.

marcela: pero ¿cómo

¿y eso te lo encargó el

licenciado ramos arrieta?

fernando: no, me lo encargó

la jefecita esa, helena,

estoy hasta el gorro de ella.

pero tengo que llevar

la fiesta en paz.

marcela: pues entonces con mayor

razón te tienes que aplicar

y demostrarle lo que sabes

hacer.

fernando: es que soy creativo,

flaca, soy creativo,

¡es que no la soporto

a la vieja esta,

lo odiosa que--!

ni siquiera me puedo concentrar

en el informe de transporte

que le tengo que entregar.

marcela: bueno, pero yo te puedo

ayudar para que acabes temprano.

fernando: mi flaquita linda,

preciosa.

marcela: qué flaquita

ni que nada, te voy a ayudar

pero en la casa porque quiero

estar con mis hijos.

fernando: órale, pues.

marcela: nomás recojo las cosas

y nos vamos.

fernando: pero ya nomás

llévate esto, ¿no?

lo que necesito.

esto y esto también.

y este avioncito que me quedó

muy bien para mi hijo.

ay pero apúrale, flaquita,

se nos hace tarde,

no voy a estar esperándote

todo el tiempo, flaca.

antonia: pues a mí la señora

me da mucha confianza, adriano,

y es verdad que sabe mucho

de turismo como dice ella,

pongámosla a prueba.

adriano: licenciada oropeza,

paola, espérenme afuera,

por favor.

renata: claro que sí,

licenciado.

vamos, chulita.

vamos.

juan carlos: estás bien guapa,

chula.

paola: suerte.

juan carlos: señores reyes,

si en algo vuelvo a fallarles,

yo misma salgo por esa puer--

no por esa,

por la de abajo, la principal,

la que da a la calle

y no vuelvo a poner un pie

en su corporativo, se lo juro.

antonia: ay, adriano,

el proyecto de playa majahua

está detenido,

nos urge un asistente

para helena y tampoco

nos podemos tardar siglos

en tomar una decisión.

juan carlos: ni tampoco puede

tomarla así al aire, ¿eh?

ni contratar a cualquier

chicuela improvisada

para el puesto, no, no, no,

señor, ¿sabe qué es usted?

usted es grande,

tiene que irse a lo grande.

mire nomás su cuadro qué grande

está.

y cuando digo grande,

don adriano, digo grande.

antonia: ay a mí me parece

que la señora cuenta

con la experiencia suficiente

para asumir el cargo, adriano.

juan carlos: ¿qué dice, pues,

don adriano?

¿me da la oportunidad?

adriano: eva maría león

jaramillo, viuda de zuloaga.

juan carlos: ¿si?

adriano: el puesto es suyo.

juan carlos: ay ¿sabe qué?

no le voy a quedar mal.

perdón que lo alborote,

pero estoy bien emocionada,

gracias, gracias.

adriano: yo también.

juan carlos: ay.

ya me puede soltar, don adriano,

gracias, gracias.

[música]

[música]

juan carlos: me costó uno

y la mitad del otro,

pero ya estoy adentro

del grupo imperio,

mi vida.

mimí: ¡ay no lo puedo creer!

esto hay que celebrarlo

con la cidra que tengo ahí

reservada para una ocasión

especial.

pero cuéntame, cuéntame--

deja eso.

¿viste a helena, no la viste?

¿qué pasó?

juan carlos: no, por desgracia

no la vi.

mimí: ¿y eso?

vas a ser su asistente,

¿qué no te entrevistó?

juan carlos: pues es que

por políticas de la empresa

todas las decisiones

las toman los hombres.

mimí: pues qué machistas.

juan carlos: ya ni me digas

porque yo fui el que impulsó

esas propuestas.

mimí: ah, ¿ya ves?

juan carlos: nada más que ahora

las decesiones las toma

directamente adriano, ¿no?

mimí: ay adriano,

mi muñequito, ese guapo,

mi pachoncito, pachoncito,

pachón, pachón, pachón.

juan carlos: me gusta,

me gusta ese besito, sí eso.

¡el caso es que ya estoy

adentro del grupo imperio!

mimí: [ríe]

juan carlos: eva, o sea yo,

pero en eva, ¿no?

¡voy a ser la asistente

de helena, yes!

mimí: oye, tenemos que seguir

ensayando otros modales, ¿eh?

porque es que a veces

te ves como bien [...]

juan carlos: pues es que soy.

mimí: sí, te brota el hombre

ese que traes así de--

no.

juan carlos: si, ¿verdad?

hay que seguir practicando,

lo que pasa es que ser mujer

es difícil, ¿eh?

mimí: pues dímelo a mí.

juan carlos: ahí te voy,

ahí te voy, mira.

mimí: a ver.

a ver.

": ¿qué pasó,

qué pasó?

¿qué traes?

aquí afuera, hija, si quiere--

mimí: cálmate.

a ver, ¿qué se siente, eh?

¿qué se siente?

juan carlos: se siente gacho.

mimí: pues es que los hombres

nos tratan como lavadora

de dos patas,

pero somos mucho más de lo que

se pueden imaginar.

ser mujer es una dicha

pero es un trabajo.

juan carlos: sí, la verdad

es que sí, no me hubiera quitado

la ropa ni el maquilla, ¿verdad?

mimí: ¿por?

juan carlos: pues para salir

a la calle a caminar

a la ciudad,

tengo yo que ser toda

una mujer y practicar, ¿no?

mimí: ¿quieres que te acompañe?

juan carlos: no, mimí,

la verdad no, prefiero ir solo

que es como voy a estar

la mayoría del tiempo,

yo, solo, en los tacones de eva.

así que bueno, pues atrás

de la ralla que estoy

trabajando por favor.

con permiso.

mimí: ¿quieres que te ayude?

juan carlos: no, ya domino,

ya domino la brocha,

y la sombra aquí

y la sombra allá.

mimí: señora, venga.

juan carlos: ándale, pues.

mira nomás, ¿eh?

mira.

>> hola, mi reina--

juan carlos: ay, hijo de tu--

¿saben qué hizo el caballero?

el caballero...

me agarró una pompa.

¿sabe qué?

es usted un pelado

y un abusivo.

vaya usted a tortear

a la más vieja de su familia.

todos: [hablan a la vez]

>> ¿qué húbole, mi ruquita?

gallina vieja hace buen caldo,

¿qué no?

juan carlos: ¿perdón?

>> que quiero asarla

al pan, mi ruquis.

qué--no-

[gime]

juan carlos: ¡pelado!

¡es usted un patán!

es usted un abusivo.

>> perdón, perdón, perdón.

juan carlos: taxi.

taxi.

[grita] taxi.

[voz gruesa] ¿qué no oyes, hijo,

o qué?

>> con permiso, señorita.

juan carlos: [voz gruesa] ¿cómo?

nada más se aprovecha uno

porque una es mujer, ¿no?

chale.

fernando: flaca, aquí te dejo

esto, ¿no?

sino luego se te olvida

y no me ayudas.

marcela: sí, mi amor.

fernando: ¿ya vamos a cenar

o qué?

marcela: pues sí,

si me ayudaran, cielito.

fernando: [grita] jenifer.

marcela: ay.

fernando: ayuda a tu madre

a servir la cena,

no te hagas, ándale.

jenifer: oye, yo también estaba

ocupada.

mira, kevin nada más está

jugando a la computadora,

que él te ayude.

kevin: bueno, está bien,

yo lo hago.

fernando: [niega] tú sigue

haciendo lo que estabas

haciendo, mi hijo.

para eso hay mujeres

en esta casa, ¿no?

faltaba más.

jenifer: mira, papá, yo--

marcela: mi amor,

ya sabes cómo es, ¿eh?

jenifer: ¿sabes qué?

yo ceno esto y me voy

porque aunque a nadie

le importe, yo mañana tengo

un examen muy importante.

marcela: a ver, flaco,

ya está, vente a sentar.

fernando: voy a cenar acá,

flaquita, pásamelo, ¿no?

marcela: oye,

¿ya le avanzaste algo

a la chamba?

fernando: [niega] no,

no te vayas a tardar mucho

en ayudarme porque ya tengo

sueño, flaquita.

¿y las tortillas?

marcela: sí, a eso voy.

fernando: se me van a enfriar,

flaquita.

santiago: ay, bebé,

me hace tan feliz que me des

otra oportunidad.

>> tengo miedo, pollo.

santiago: ¿de qué, chiquibebé?

mira, ya te dije que esta vez

sí me voy a comprometer

de verdad.

>> ¿me lo juras

santiago: pinky promise, bebé.

>> [ríe]

no sabes las ganas que tengo

de estar contigo solitos.

santiago: ay yo también muero.

bueno, bebé,

¿por qué no aprovechamos

un poco el tiempo y desquitamos

todo ese tiempo que no estuvimos

juntos?

>> no,no, sorry, sorry,

pollo, pero si es cierto

todo lo que me dijiste

y quieres que regresemos,

tenemos que empezar de nuevo,

que vuelvas a pedir mi mano

y así, ¿me explico?

santiago: pero, bebé--

>> ey, es hora que demuestres

que realmente tienes palabra.

si de verdad quieres

comprometerte y estar conmigo,

pues tienes que hacer todo bien.

santiago: está bien, bebé.

¿quieres casarte conmigo?

>> ay ¡obvio que sí!

antonia: ¿en qué piensas,

tarroncito de azúcar?

plutarco: nada, nada,

en que tengo hambre.

antonia: ¿hambre de mí?

plutarco: eh, ¿qué prefieres,

pollo rostizado, pizzas

o hamburguesas dobles

con queso?

antonia: ay pero si ya sabes

que estoy a dieta, plutarco,

no seas cruel conmigo.

plutarco: ay, amorcito,

una vez al año no hace daño.

ya sé, te voy a pedir

dos hamburguesas de las enormes

con doble queso.

antonia: no, no, plutarco,

¿y la diabetes?

no debo, es un exceso

de calorías y carbohidratos.

plutarco: solicito, vidita,

corazoncito,

si te la pasas a punta de apio,

zanahorias y jugos que

se ven repugnantes.

date un gustito, ¿si?

antonia: ay, amor,

por eso te amo,

porque siempre quieres

complacerme en todo.

bueno, en casi todo.

plutarco: hola, ¿si?

quiero ordenar cuatro pizzas.

[música]

[música]

helena: no, uh,

ni esperanzas de salir temprano.

todavía tengo que ir a la casa

a darle de cenar a lalito,

acostarlo, regresar aquí,

trabajar un poco más.

lucía: pues ten cuidado, ¿eh?

porque tampoco es seguro

que salgas tan tarde.

¿cómo va lo de tu asistente?

helena: ya me avisaron

que contraron a una mujer

y yo espero que se presente

mañana y nos adaptemos bien ya,

¿no?

¿a ti cómo te fue hoy?

lucía: ah, pues fui a buscar

trabajo y no encontré.

ay pero lo que sí encontré

fue unos hombres guapísimos.

¿cómo dónde?

pues en la calle,

¿dónde va a ser?

helena: ay, lucía,

tú no tienes remedio.

lucía: uy, ahora ni te hice

reir, a ti te pasa algo,

¿verdad?

helena: ay lo de mi papá

va de mal en peor,

cada vez está más raro

y tengo miedo de que intente

algo para quitarme a mi hijo.

lucía: ¡pero no puede!

tú eres la mamá,

él es el abuelo, ¿eh?

que no invente.

helena: sí, ya sé,

pero no deja de ponerme

nerviosa.

como sea yo tengo que ser

fuerte y encontrar

cómo lo resuelvo.

oye, ya me tengo que ir

y te veo más tarde, ¿va?

bye.

juan carlos: ¡voy tardísimo,

voy tardísimo, voy tardísimo!

mimí: la pintura y todo

lleva mucho tiempo.

juan carlos: hay que pintarse

como dos horas antes, ¿verdad?

mimí: no, yo diría que unas tres

o cuatro--

juan carlos: ¿qué?

mimí: si, pues mientras

le agarras la onda tú solo

a los apliques, la maquillada,

la peluca, la pestaña--

juan carlos: es que nadie

explica, ¿verdad?

ser mujer es difícil,

y luego anda uno ahí

ninguneándolas--¡órale!

¡cómo que el maquillaje,

cómo que estás tarde!

mimí: ahí está, mi hijo,

ya aprendiste algo nuevo.

ser una mujer cualquiera,

ser una diva muy pocas.

juan carlos: si, nada más

que eva no es ninguna diva, ¿eh?

es una ejecutiva común

y corriente.

mimí: es cierto.

vas a tener que cronometrar

cuánto te tardas tú solito

en ponerte los apliques,

la peluca, vestirte,

maquillarte, los postizos,

enchinarte las pestañas, poner--

juan carlos: razurarme la mano,

razurarme la cara,

razurarme las piernas,

razurarme el pecho, no,

esto está cañón.

mimí: lo tienes que hacer todo

a la perfección,

no te puedes dar el lujo

de que te cachen porque, hijo,

vas directito al bote.

juan carlos: [ríe]

está buena la plática,

me gustaría más pero ya

es el primer día de chamba

y no quiero llegar tarde,

¡así que detrás de la raya,

hombre!

deje trabajar a la señora.

mimí: señora, por favor.

juan carlos: respete

la privacidad de la dama--

mimí: perdón, ya, ya, ya.

juan carlos: dame chance.

renata: ay voy a ir

a la villa de rodillas

para agradecer que por lo menos

hoy no haya venido la ballena.

plutarco: se quedó en casa

tragando seguramente.

renata: ay pues esperemos

que se llene de comida

para que reviente pronto.

¿cómo ha durado con tantos

achaques?

plutarco: ya sabes,

era un vil capricho

de la gorda, tarde o temprano

se iba a hartar.

renata: ojalá, primero

elefanta, luego la mustia

de helena y ahora la bruja

de eva, es que ya no aguanto,

cachito.

ya no es lo que era antes,

antes había hombres,

mandaban los hombres,

ahora cualquier pelandruje

es jefa, había pura gente bonita

y ahora hay puro naco.

plutarco: por cierto,

hablando de nacos,

al rato viene el creído

de diego fanticuda.

renata: ah.

plutarco: ese tipo me cae

en el hígado,

es de esos trepadores

que se creen del jet set.

renata: ah, pues no es tan

feo, pero más que nada

tiene un super puesto

en aerolíneas--

plutarco: por favor,

diego es una revista

venido a más.

así que te voy a avisando

que yo a esa junta no voy,

se encargan ustedes.

renata: mejor que helenita

se las arregle como pueda, ¿no?

a ver si no la riega.

plutarco: ella va a lograr

que fanticuda firme el contrato.

renata: pues yo no estaría

tan segura, cachito,

si ella tuviera lo que yo,

chance.

pero es muy poquita cosa,

pobrecita, paliducha,

sin chiste, con los pelos así.

plutarco: yo sólo te advierto

que tengas mucho cuidado

con diego, caperucita,

tú eres tan inocente,

no te vaya a deborar ese lobo.

renata: mi cachito,

solamente tengo ojos para ti.

[música]

[música]

renata: pues muy bien,

licenciado contreras,

esto complementa perfectamente

la presentación para la

aerolínea.

¿tiene la propuesta

de comercialización que le pedí?

¿qué cree?

está incompleto.

falta el cronograma

de ejecución.

santiago: discúlpeme,

pero necesito más tiempo

para eso, clarito le dije

que un día no era suficiente,

también tengo vida.

helena: ¿y usted cree

que yo no?

pero me las arreglo para

terminar mi trabajo

y cumplir con mis obligaciones

de mujer y de madre soltera,

las que usted se encargó

de recalcar, ¿se acuerda?

santiago: bueno, licenciada,

si no le parece, mire,

yo creo que--

helena: mejor no vamos

a discutir eso porque ya tenemos

mucha prisa, nos tenemos que

apurar, la presentación

es en la tarde,

no nos podemos tardar más.

¿se lo pasa, por favor?

fernando: con mucho gusto.

helena: ¿y alguien sabe

dónde se metió la nueva

asistente?

se supone que ya debería

de estar aquí.

fernando: no, yo no sé

la verdad, ¿y tú?

santiago: no, ¿tú?

fernando: no, no, no, ¿tú?

santiago: no, no, ¿y tú?

marcela: no, fíjese que ya

no trabaja aquí hace tiempo,

¿gusta que le pase a la persona

que está encargada

de esa área?

juan carlos: buenos días,

bonita.

marcela: ay, buenos días, oiga,

no está la licenciada

en su oficina, doña eva.

renata: espero que

cuando se muera la ballena

y me hagas tu esposa

también a mí me cumplas

todos mis caprichitos.

juan carlos: ahora es cuándo,

papá.

a ver, esto, a ver, ay no.

los estados, los estados

financieros...

creo que están por acá.

nel.

ay, ay, híjole.

ahí está.

aquí.

aquí está.

"información de auditorías

y desglose financiero", papá.

plutarco: voy a la oficina,

recojo los papeles y voy.

juan carlos: hijo.

cerca la bala.

es que ser vieja me cae

que es un castigo, hijo.

[gime]

aprieta, todo es incómodo,

no aguanto más, no aguanto más.

[jadea]

ambos: ay.

juan carlos: ay bálgame dios.

Cargando Playlist...