null: nullpx
Cargando Video...

Por Ella Soy Eva Capítulo 17

Univision2 Dic 2019 – 12:00 AM EST

Comparte

[música]

juan: espérate, la gorra.

no, hombre, la gorra.

no--no--no--no.

mimí, por favor, te lo ruego,

no me vayas a delatar

con la policía, por favor.

mimí: te voy a decir algo, j. c.

juan: no, no, yo me voy

por donde vine.

no te meto en problemas.

nada más no me vayas

a denunciar, por favor.

te prometo, me voy y ya.

mimí: escúchame, escúchame

muy bien, j. c.

yo jamás, óyeme bien,

jamás podría delatar al hijo

de la fabulosa y multipremiada

eugenia mistral,

maestra de maestras.

juan: ¿tú conoces a mi mamá?

mimí: ay, por favor, j.c.

me conozco desde la pinal

hasta "el último extra".

yo trabajé con tu mamá

en un telenovelón.

juan: ah.

mimí: ay, mira,

ahí está el cuadro, ¿eh?

me autografió la foto.

ahí estamos las dos.

juan: está mi mamá,

pero no te veo a ti.

mimí: yo no salí,

pero ahí estaba al lado.

yo era su maquillista.

sí la conocí.

juan: ah.

mimí: ¡qué señorona!

sublime actriz.

y de persona, mejor.

en la nota dice que tú eres hijo

de esa señora y dueña

de las tablas, ¿sí?

juan: sí. también dice una cosa

de un fraude que, por supuesto,

no es cierto, ¿eh?

yo no soy culpable

de lo que me acusan.

mimí: tranquilo.

yo voy a ser una tumba.

nadie va a saber que estás aquí.

para acabar pronto, j.c.,

el hijo de la señorona

eugenia mistral,

es mi amigo incondicional,

qué digo amigo, ¡mi hermano!

¿cómo ves? ¿eh?

juan: rebien.

no tengo cómo agradecerte,

mimí, gracias.

mimí: ay, no te preocupes.

hoy por ti, mañana por mí.

uno nunca sabe, ¿eh?

venga pa' acá, pariente.

¡dele un abrazo a su pariente!

[ríe]

marcela: apúrense, chamacos,

que llegamos tarde a la boda.

fernando: ¿todo bien, flaquita?

¿dónde está tu hermana?

kevin: lleva como una hora

hablando por teléfono.

fernando: ¿qué?

jennifer: sí, es la boda

de un amigo de mi papá.

ay, no, claro que no.

digo, obvio te invitaba,

pero pues igual va puro ruco,

y entonces...

oye, ¿qué te pasa?

fernando: pasa de que ya vamos

tarde, señorita.

y la señorita bien divertida

hablando por su celular,

la señorita.

vámonos. órale.

jennifer: ¿sabes qué?

pues ya no tengo gana de ir.

fernando: pues si no es de que

tengas ganas, mija.

vas sola o te llevo.

marcela: ay, ya, fernando.

fernando: ¿qué? no. pero ¿qué?

¿fernando? no, ¿fernando?

[balbucea]

yo tengo la culpa de todo, ¿no?

marcela: pues estábamos

en perfecta armonía, mi amor,

hasta que tú te--espérame,

mi chal.

¡ay, dios!

juan: y resulta que me acusan

de un desfalco por $3 millones.

mimí: [tose]

te entiendo.

yo ya estaría volando a río.

pero me dejaste intrigadísima.

¿no sabes quién fue el pícaro

pelafustán que hizo todo eso

para incriminarte?

juan: por supuesto

que sé quién fue.

nada más que no tengo pruebas.

o sea, el desgraciado lo hizo

muy bien, la verdad, pero pues

eso no es lo que más me duele

y lo más...

mimí: no me lo digas.

lo adivino.

es helena, ¿verdad?

juan: sí.

es que--pues ella cree que jugué

con ella y que le robé

su proyecto,

que la engañé, pues,

pero pues eso no es cierto.

es la primera vez que amo

a alguien, mimí.

y ahora ella me odia.

mimí: tranquilo, tranquilo.

al final todas las cosas

se reacomodan

y vuelven a su sitio original.

esa es una ley cósmica. sí.

juan: mientras el cosmos

hace lo suyo, pues ¿yo qué hago?

yo no existo.

todos me creen muerto y, encima,

tranza, estafador.

mimí: ay, ya se nos ocurrirá

algo.

primero, armonízate y,

pues luego ya veremos qué hacer.

juan: no hay nada que hacer,

mimí.

mi nombre está enlodado.

la mujer que amo me detesta,

perdí a mis mejores amigos,

hoy se casa uno de ellos.

mimí: ay, con lo que me gustan

los bodorrios a mí.

a mí muchas veces me contrataban

para cantar y amenizaba.

a veces, hasta paqueteaba

con las novias.

iba, cantaba, las maquillaba,

las peinaba,

y todo por el mismo precio.

[ríe]

juan: ¿sabes qué?

mimí: ¿eh?

juan: voy a la boda de santiago.

mimí: ¿estás loco?

no, tú no puedes andar por ahí

exponiéndote

a que te reconozcan.

juan: pues, no, pero quiero ver

a mis amigos también,

aunque sea de lejitos.

voy de incógnito, me escondo.

mimí: ¡ay! ¿sabes qué?

se me está ocurriendo algo.

juan: ¿qué?

fernando: ya, por favor, santi.

[balbucea]

en lo que menos te das cuenta

ya, ya te casaste,

ya pasó el tiempo,

ya tienes a tus hijos.

relájate.

marcela: niños, ya.

santiago: no, nando, nando,

es que sigo pensando que debí

esperar un poco,

aunque sea por el luto.

fernando: bueno.

marcela: santi, todos estamos

tristes, pero la vida sigue

y no le puedes hacer

eso a patricia.

ella no tiene la culpa.

fernando: exactamente.

ay, hermano, ya estás de luto

por el compadrito, así de luto

te casas, ya. ¡épale! ya.

jennifer: oye, me está jalando

el cabello.

fernando: ¡no importa! ya.

marcela: ya. mira, santi,

este día tiene que ser un día

inolvidable para ti

y para tu novia, ¿sabes?

piensa en eso.

¡niños!

que tiene que ser un día

inolvidable para su tío.

ya. ¡ya!

jennifer: bueno,

pero me está despeinando.

marcela: ya, por favor.

ya, tranquilos.

fernando: a ver, tú te--pásate,

pásate para acá.

marcela: perdón, santi, perdón.

ya--ya, niños, ya.

todos: [hablan a la vez]

marcela: perdón, perdón,

perdóname. ya. ¿ven?

no le están ayudando en nada

a su tío. ya, ya.

padre: hermanos, estamos aquí

reunidos para celebrar la unión

de patricia y santiago

en sagrado matrimonio,

y al igual que en el día

de la proclamación

de este sagrado lazo,

si alguien conoce

algún impedimento

para que este sacramento

no sea consumado,

que hable ahora

o calle para siempre.

helena: yo tengo algo que decir.

¡ese hombre no se puede casar!

patricia: ¿quién es esta mujer?

santiago: pati, bebé,

no tengo ni idea.

¡no la conozco!

helena: este hombre

no es quien aparenta ser.

es una persona sin escrúpulos.

es un mentiroso, un hipócrita,

capaz de jugar

con los sentimientos

de una buena mujer,

enredándola con sus halagos,

con sus juramentos,

cuando en realidad está a punto

de casarse con otra.

y por un rato de placer

la llenó de ilusiones.

yo estoy segura que su novia

tampoco conoce en realidad

a la persona

con la que se va a casar,

y que es una víctima más

de sus engaños.

santiago: ¡está loca, está loca!

¡yo no sé de lo que está

hablando!

¡yo nunca--yo no la conozco!

de verdad.

helena: a mí no me conoce,

pero sí a la que le hizo daño.

santiago: ¡yo no conozco

a esa mujer!

helena: no me vengas ahora

con que no conoces a lucía,

por favor.

lucía: es que sí es cierto,

mi amiguis.

helena: ¿sí es cierto qué?

lucía: no, no sé quién es.

yo no lo conozco.

nunca lo había visto.

ese no es mi sebastián.

helena: ¿qué?

lucía: no, sí está muy guapo,

pero--pero no es.

helena: ¿qué? ¿de--de verdad

estás hablando en serio?

por favor, lucía,

dime que no estoy en la boda

equivocada haciendo el ridículo

más grande de mi vida.

lucía: sí, es que te lo juro

que no sé qué pasó,

pero él no es--

él no es mi sebastián.

velo, está guapo, es más...

helena: ¡ya!

lucía: ¡ah!

helena: [ríe]

¡qué pena con ustedes!

eh, cometí un error.

bueno, lo cometió ella.

lucía: yo.

helena: cualquiera se equivoca,

¿no?

lucía: perdón.

helena: este hombre no es nada

de lo que dije, no.

lucía: nada. no, no.

helena: ay, les deseamos mucha

felicidad en su matrimonio.

lucía: sí.

helena: hacen una pareja

preciosa.

sigan con la boda.

con permiso.

lucía: permiso.

helena: perdón.

¡y qué vivan los novios!

lucía: sí, qué vivan.

helena: va-va-vamos, vamos.

juan: ¡helena!

mimí: ¡shhh! ¡siéntate!

¿qué te pasa, mijo?

ay, qué bárbaro.

juan: es que me urge hablar

con ella, mimí.

mimí: ay, ¿y causarle shocks

a su vida?

¡por dios!

ella piensa que estás muerto,

tieso, enterrado.

además, te puede agarrar

la policía.

juan: es que la tenía

tan cerquita.

mimí: a mí se me hace

que mejor nos vamos.

padre: bueno, vamos a continuar

con esta sagrada ceremonia.

estamos aquí reunidos

para celebrar la unión

en sagrado matrimonio

de santiago y patricia.

espero que no haya impedimento

alguno para que esta boda

se pueda celebrar.

helena: yo siempre supe

que eras distraída, pero esto,

esto fue el colmo, lucía.

¿cómo pudiste equivocarte

de iglesia y de boda

y de novio y de todo?

lucía: no, no me regañes

porque estoy muy sensible.

helena: ay, sensible.

muertas de pena deberíamos

de estar las dos

por haberle echado a perder

la boda a esa pobre novia.

¿te das cuenta?

va a ser una boda inolvidable,

pero por las peores razones.

ay, yo no puedo creer

lo que hicimos, lucía.

¡se me cae la cara de vergüenza!

lucía: pues es que lo que yo

no entiendo

es cómo nos pudo pasar esto.

helena: a ver,

si tú no entiendes, yo menos.

mira, agarré la invitación

esta que aventaste

en los papeles.

yo--yo la tomé, me la traje

y aquí está la dirección

perfectamente clara, mira.

léela.

lucía: no, espérate, espérate,

espérate.

aquí dice "santiago y patricia".

esto no es.

a mí el que se me casó

es sebastián y mi sebastián

se llama sebastián,

no santiago, ¿eh?

helena: ¡lucía!

has tenido como 50 novios

desde que te conozco.

¿cómo no iba a confundir

el nombre de ese tipo?

lucía: no seas gacha, ¿eh?

he tenido más de 50.

helena: ¡ay!

lucía: además, el sobre decía:

"sebastián y paloma".

yo no me fijé en la dirección

porque tú me dijiste

que tú sabías qué iglesia era.

tú me dijiste.

helena: a ver, y entonces,

¿por qué tenemos esta

invitación? a ver, ¿por qué?

lucía: ¿yo qué voy a saber?

¡yo no sé!

helena: ¡a ver!

lucía: ¡ay!

helena: "para mi querido amigo

juan carlos caballero.

sé que estás en contra

del matrimonio, pero,

por favor, no me dejes

morir solo el día de mi boda.

firma, santiago".

entonces, esta invitación

seguro se le olvidó

a--a juan carlos.

lucía: ¡ay!

helena: ¡no puede ser!

¡ese hombre hasta muerto,

muerto me mete en problemas!

lucía: echamos a perder una boda

y viste qué guapo

estaba el novio, ¿viste?

helena: ¡lucía, ya!

ahorita van a venir

a decirme--¿sabes qué? ya.

[música]

padre: la santa unión

del matrimonio...

angélica: ¡momento!

santiago: ¿otra vez?

angélica: la mujer que vino

hace rato tenía razón.

este hombre jugó conmigo,

con mis sentimientos.

fuimos novios muchos años

y ahora se va a casar con otra.

santiago: ¡angélica!

patricia: ¿esa es la tal

angélica?

santiago: sí.

patricia: ¿cómo se te ocurre

invitar a tu ex a nuestra boda?

santiago: [balbucea]

angélica, tú y yo terminamos

hace mucho tiempo.

¿qué haces aquí?

angélica: pues es que yo todavía

te amo y estoy segura

que tú también estás enamorado

de mí.

¡no te puedes casar con otra!

¡no se vale!

patricia: ay, no. ya, pollo,

please, please, please,

soluciona esto y dile

a la loca esta que no la amas

y que yo soy la mujer

de tu vida y ya.

santiago: sí.

angélica: no, la mujer

de su vida soy yo. ¡dile, dile!

no te puedes casar con ella,

¡no!

patricia: ¿qué? ¿la amas?

santiago: yo...

patricia: ¿no estás seguro

de casarte conmigo? pollo.

santiago: yo, yo, yo, yo...

todos: [hablan al mismo tiempo]

¡santiago!

plutarco: no, el lugar no se ve

nada malo, onésimo,

pero habría que deshacerse

de esas chozas

que dan una pésima imagen.

¡mira nada más, qué miseria!

onésimo: no, espérate, plutarco.

nomás no digas eso tan fuerte

porque aquí la gente

es muy alebrestada.

mejor bájale.

plutarco: por mí que se enteren.

si total, dentro de muy poco

vamos a arrasar con todo

para construir puros hoteles

de cinco estrellas.

a ver, tú, muchacho, ven. ven.

¿qué servicios ofrece

el hotel aquel?

hombre: ¿ustedes vienen de parte

de la licenciada moreno?

plutarco: no, de ninguna manera.

y para que se entere de una vez,

la licenciada moreno no ganó

el concurso para el desarrollo

turístico, lo ganó grupo

imperio, que es una prestigiosa

empresa a la que tengo el honor

de representar.

hombre: pues sépase que no vamos

a tratar con nadie

que no sea la licenciada moreno.

plutarco: ah, ¿no?

hombre: no.

plutarco: no, pues qué mal,

porque dudo

que la vuelvan a ver.

y vayan haciéndose a la idea

que la única persona

con la que van a tratar

va a ser conmigo, con nadie más.

regidor: ¿qué se le ofrece,

señor?

plutarco: ¿quién es, onésimo?

onésimo: es el mero mero

de aquí.

plutarco: ¿usted sería?

regidor: yo soy el regidor

de playa majahua.

plutarco: [ríe]

amigo, qué gusto.

ven--venga--venga--venga.

mire, a ver si con esto logra

convencer a su comunidad

que sea un poquito

más cooperativa con nosotros.

con esta cantidad, usted

y su familia tienen la vida

asegurada por un buen rato.

tómelo, tómelo.

fernando: oye, hermano.

santiago: ¿qué?

fernando: la--la vieja esta,

la--la primera que llegó,

la que te dijo: "tú que no"--

¿no se te hizo conocida?

santiago: ¡no, nando!

¿qué momento

es ese para preguntarme eso?

¡por favor!

si estuviera juan carlos,

sí sabría qué hacer.

fernando: lo sé.

santiago: no, es que ahorita

lo extraño más que nunca.

fernando: yo también, carnal,

yo también,

pero el compadrito--

¿dónde está el compadrito?

santiago: ¿dónde?

fernando: pues en la gloria,

hermano.

tú tienes que tomar

una decisión.

ya pagaste la iglesia,

te salió recara.

[balbucea]

¡ahí está! ¡ya está!

santiago: no, nando, mira--mira.

pati bebé fue la novia perfecta,

la mujer con la que cualquier

hombre quisiera estar.

con la que yo quiero tener

mis hijos.

pero ahora que vi a angélica,

la morena,

pues como que me di cuenta

de que no estoy completamente

enamorado de pati bebé.

fernando: ¡shhh! ¡calla, boca!

¡calla! ¡shhh!

santiago: ¿qué?

fernando: ¿cuántas

angélicas hay?

santiago: ¿cuántas?

fernando: ¡miles, hermano!

pero--pero patito bebé.

santiago: bebé.

fernando: pues nomás una.

no, mira, la neta.

la flaca y yo no celebramos

nuestras bodas de bronce.

patricia: santiago.

fernando: ay, mira.

santiago: patito bebé,

patito bebé.

patricia: te odio.

eres un miserable.

fernando: ¡ay!

santiago: ¡uh!

fernando: ya, hombre.

santiago: ¡ay, nando! ¡ay!

fernando: este--este.

no, sí se enojó, ¿verdad?

santiago: ¡oh!

regidor: entérese que este lugar

no está en venta.

nosotros no vamos a tratar

con nadie que no sea

la licenciada helena moreno.

plutarco: eh--no, con calma.

hablemos como gente civilizada.

onésimo: plu, te dije que esta

gente es bien alebrestada.

regidor: no vamos a permitir

que su compañía haga ningún

desarrollo aquí.

mujer: ¡si no es con helenita,

con nadie!

todos: [hablan al mismo tiempo]

¡helena, helena!

plutarco: por favor.

déjenme explicarles, por favor,

por favor.

tranquilos, déjenme explicarles.

déjenme explicarles.

helena moreno perdió el concurso

porque me robó mi idea.

regidor: seguro que lo que dice

fue al revés.

hace años que ella viene

y trabaja con nosotros.

hombre: si usted le hizo

una tranza a helena,

se la va a ver

con todo el pueblo.

onésimo: te lo dije, plu.

es mejor "aquí corrió

que aquí murió".

todos: [hablan al mismo tiempo]

¡helena, helena!

¡helena, helena!

¡helena, helena!

plutarco: ¡onésimo!

todos: [hablan al mismo tiempo]

¡helena, helena!

¡helena, helena!

plutarco: ¡onésimo!

[música]

[música]

juan: te diste cuenta, ¿verdad?

¿te diste cuenta

de lo hermosísima que se veía

helena o no?

mimí: sí.

juan: moría de ganas de correr,

de besarla, de abrazarla,

de decirle que me perdone,

que la amo.

[exhala]

es que sí, sí va a estar

muy difícil acostumbrarme

a vivir sin ella, mimí.

mimí: vas a tener que aprender

a hacerlo, mijo.

¿o qué plan tienes o qué?

juan: pues, no. pues ni uno.

pues ¿cómo que qué plan tengo?

pues ni modo que vaya

yo y me le apersone a helena.

primero que nada,

la mato de un susto,

y después, ¿qué va a pasar?

va a decir que me odia

con toda el alma.

pues, nada,

estoy fregado pues. ya.

mimí: yo la vi muy convencida

cuando dijo todo eso sobre

los hombres que juegan

con los sentimientos

de una mujer.

juan: pues, sí.

pues será porque yo--

por lo que le hice, mimí,

pues obviamente.

está enojadísima conmigo.

mimí: pues, sí,

pero eso no quiere decir

que te odie.

si te amó,

pues te puede seguir amando.

juan: quién sabe, ¿eh?

yo sí lo dudo mucho, la verdad.

ay, lo que yo no daría, mimí,

por volver a escuchar su voz.

mimí: oye, ¿y si le hablas

de aquí?

la oyes y luego le cuelgas.

juan: ¿te cae?

mimí: me cae, me recae.

¡espérame tantito!

¡ah, ándale, ándale! márcale.

juan: sí, ¿verdad?

mimí: ¡sí!

juan: espérame.

aguanta, aguanta.

[discado telefónico]

helena: ¿bueno? ¿bueno?

¿quién es? ¿bueno?

bueno, bueno, bueno.

¿bueno?

juan: estuvo peor, mimí.

santiago: [golpea la puerta]

¡angélica!

[golpea la puerta]

¡angélica!

[golpea la puerta]

¡angélica!

[golpea la puerta]

¡ábreme!

[golpea la puerta]

[grita]

[golpea la puerta]

angélica: ¡ojitos, mi amor!

santiago: ¿qué "ojitos,

mi amor", que nada?

¡arruinaste mi boda!

angélica: mi vida,

te la arruinaste tú solito.

nadie te puso una pistola.

si no te casaste con ella

es porque todavía me amas.

santiago: tú y yo terminamos

hace más de un año.

no te acuerdas por qué--

por qué fue, ¿no? ¿ah?

¡porque me pusiste el cuerno!

[gruñe]

angélica: sí. sí, santi.

no sabes lo arrepentida

que estoy de lo que hice.

por favor, perdóname, ¿sí?

santiago: sí.

pues qué raro que de repente

te aparezcas ahora.

¡no tienes ningún derecho

de volver a meterte en mi vida!

¿me entiendes? no.

angélica: santi,

yo nunca te he olvidado.

y cuando me di cuenta

que te ibas a casar,

me di cuenta que nunca

te he dejado de amar,

y algo me dice que tú tampoco.

santiago: angélica,

por favor, no. no me hagas...

angélica: ¡por favor nada!

solo quiero saber una cosa.

¿quién te besa con más pasión,

patricia o yo?

[beso]

[timbre de teléfono]

todos: [hablan a la vez]

santiago: es el teléfono.

angélica: ¡ay, mi amor!

santiago: ¡ah! ¡pati, patricia!

¡espera!

[timbre de teléfono]

¡pati!

pati. ¿cómo estás, pati?

yo también tengo muchas ganas

de hablar contigo,

pero este es un terrible

momento, ahorita no, no.

¿cómo que dónde estoy, pati?

estoy en mi casa.

yo--yo mañana te busco

con más calma y hablamos

y, a lo mejor, pati.

no. no, pati.

no--no--no te pongas así.

no te pongas a llorar.

¡ay!

[balbucea]

¿cómo que por qué, pati?

porque, porque a mí también

me dan muchas ganas de--

me dan ganas de llorar, pati.

[solloza]

helena: ¿no te gustaron

tus hotcakes?

lalito: sí, porque los hiciste

con caritas felices y todo.

helena: ay, se las copio

de tu carita feliz que tienes.

a ver, hazme carita de hotcake

feliz, más feliz.

¡feliz! ¡ay, sí, así!

[beso]

ay, te extraño.

ya quería verte.

lalito: yo también te extraño.

no estoy acostumbrado

a que no estés aquí.

helena: pero eso de que vivamos

separados va a durar poquitito

y, ya muy pronto vamos a estar

juntitos otra vez tú y yo,

como siempre.

oye, ¿y por qué no me has dado

ni un abrazo?

a ver, mi abrazo fuertísimo.

¡rapidísimo, así!

¡qué rico abrazo!

eduardo: ya, deja de chiquear

a ese niño.

¿cómo se va a hacer hombre

si no se puede quitar de encima

a su madre?

helena: ¿por qué no te vas

a apurar para que no lleguemos

tarde a la escuela?

vas por tu mochila

y nos vamos, ¿va?

lalito: ¡sí, señor!

helena: [ríe]

onésimo: plu, que yo te estoy

dice y dice y nunca me haces

caso. ¿a poco no te dije?

yo, yo te lo advertí.

esa gente es rete corajuda.

no les gustan los fuereños.

nos iban a linchar.

nos salvamos por un pelito.

plutarco: malditos revoltosos.

y para colmo, tan honestos.

si no aceptan sobornos,

me complican todo.

onésimo: sí, hombre.

y qué lástima porque,

pues el lugar estaba retesuave.

bueno, ¿y qué?

ya no me dijiste.

¿sí utilizaste esas fotos

comprometedoras?

plutarco: sirvieron

para demostrar que helena

y juan carlos eran amantes.

onésimo: pues, sí. eso me consta

porque yo--oye, plu,

¿me estás pelando?

plutarco: se me está ocurriendo

una genialidad.

podría buscar a helena

para contratarla

y que trabaje conmigo.

onésimo: ¡ay, sí, cálmate!

eso va a ser rete--va a aceptar

luego, luego, ¿eh? no, carnal.

eso va a estar bien complicado.

plutarco: labia me sobra,

y la puedo convencer.

mi cuñado me dio mangancha

para hacer y deshacer,

así que puedo contratar

a quien yo quiera.

onésimo: no, pues eso sí.

pues si tú ya eres

rete poderoso aquí dentro

del grupo imperio.

plutarco: ¿quién mejor

que helena para sacar adelante

mi proyecto de playa majahua?

onésimo: que en realidad

es el proyecto de ella, ¿no?

[ríe]

plutarco: sigue hablando

de más y te corro.

ese proyecto es mío.

¿entendiste? ¡mío!

helena: lalito todavía

es un niño, y no tienes

por qué avergonzarlo

por ser cariñoso con su mamá.

eduardo: eduardo necesita

zapatos, necesita mochila nueva,

y tú tienes una deuda conmigo y,

además, una hipoteca que pagar.

en vez de perder el tiempo

con arrumacos,

deberías ponerte a trabajar,

¿no crees?

helena: no voy a quedarte mal.

y, créeme, como sea, pero voy

a lograr pagártelo todo.

silvia: hija, ¿y cómo te ha ido

buscando trabajo?

¿ya tienes alguna cosa?

helena: pues ya entregué

solicitudes en muchas partes,

mami, pero todavía no logro

encontrar nada.

eduardo: ahí está.

¿me vas a servir, silvia,

sí o no?

silvia: sí, eduardo.

helena: con permiso.

[música]

[música]

silvia: guárdalo bien.

helena: mi amor, papacito,

ya guarda tus cosas,

por favor.

no quiero que lleguemos tarde.

silvia: ya, ya ahorita está

listo. ya, contesta nomás.

helena: a ver, espérame. ¿bueno?

¿quién habla?

plutarco: plutarco ramos

arrieta, vicepresidente

corporativo de grupo imperio.

y le llamo para ofrecerle

que en el momento

que usted guste,

regrese a trabajar

a nuestra empresa.

angélica: buenos días, ojitos.

santiago: ¡ay! ¡ay!

¿qué hora es?

angélica: es hora

de que volvamos a estar juntos

tú y yo.

santiago: ¡ay! ¡es tardísimo!

angélica: ¡hey, no, no!

¿te vas a despedir así,

y dejarme como si nada?

santiago: ¿y cómo quieres

que me vaya?

¡tú y yo terminamos

hace mucho tiempo!

angélica: ¿y lo de ayer qué fue,

un recordatorio o qué?

santiago: angélica, por favor,

no empieces.

angélica: ay, santi, perdóname.

yo no sabes lo arrepentida

que estoy de haberte

sido infiel, ojitos.

santiago: angélica, ahorita

no puedo hablar de esto, ¿sí?

angélica: ¿entonces cuándo?

santiago: ¡nunca!

angélica: ¿cómo que nunca?

¡santiago, santi! ¡ojitos, ven!

¡ven, te estoy hablando!

¡ojitos! ¡santiago!

¡santiago, ven acá!

¡ojitos, ven acá!

helena: ¿cómo que por qué estoy

molesta?

¡porque me están ofreciendo

trabajo en la misma empresa

en la que me robaron

mi proyecto!

¿que usted se está burlando

de mí o qué cosa?

plutarco: no--no--no.

jamás me atrevería a burlarme

de una mujer como usted.

mi propuesta es muy seria.

y le ofrezco quitarle el veto

que le impuso la comisión

de turismo.

helena: pues, no--no--

no sé qué decirle, licenciado.

la verdad no sé.

plutarco: al menos dígame

que va a considerar mi oferta,

por favor.

el trato puede ser

muy conveniente para usted,

helena.

se lo aseguro.

helena: pues, sí.

lo voy a pensar, licenciado.

adiós.

[exhala]

silvia: ¿estás bien, hijita?

helena: me están hablando

de grupo imperio

para ofrecerme trabajo otra vez.

o sea, ¿qué?

¿qué piensas tú de eso?

silvia: ay, bueno,

pues yo--yo creo--digo,

a veces, pues que a veces

es mejor tragarse el orgullo

antes que permitir que--que,

pues que tu familia

pase privaciones.

digo--digo, bueno,

eso es lo que yo creo.

yo que tú, pues pensaba en lalo

y en ti antes de tomar

una decisión.

ay, hijita,

pues ¿yo qué más te puedo decir?

mimí: [toca la puerta]

¿puedo, mi chelo?

hey, ¿qué te pasa?

no has probado nada.

no puedes estar así apachurrado

y, encima, hambreado.

juan: es que no tengo hambre.

pues no tengo ganas

de hacer nada, la verdad.

me gustaría saber

cómo está helena.

mimí: mira,

vamos a hacer un trato.

tú te me acabas esos molletes

y yo te prometo que te averiguo

todo sobre helena.

juan: ¿te cae?

mimí: ¡sí!

juan: ¿lo harías por mí,

en serio?

mimí: a mí no me cuesta nada

darme una vueltecita

a su changarro,

hacer como--como que pido

informe sobre algún viajecito

y ver cómo está, ¿eh?

¿cómo ves?

juan: no, pues así sí me acabo

todo.

mimí: ah, ándale.

no, si ya sabía.

así son los hombres.

se enamoran y, mira,

aquí los traes.

ah, dicen que no, pero no pueden

vivir sin nosotras.

[ríe]

ándale.

lucía: yo que tú ni la pensaba.

no, y en menos

de lo que te cuento,

yo me iba y le hablaba

al tipo este que me ofreció

el trabajo y le decía que sí.

helena: mi mamá dice lo mismo,

que acepte el trabajo,

pero yo no creo que sea buena

idea volver a entrar

a grupo imperio.

lucía: helena, por favor,

el desempleo, mi "miguis",

está terrible, está muy cañón.

ya ves, tú y yo no hemos podido

conseguir nada.

no desaproveches

esta oportunidad.

helena: y, además, me serviría

para arreglar mi situación,

poder rentar un departamento,

llevarme a lalito conmigo.

lucía: piensa en eso.

eso es lo más importante.

helena: y ya estando adentro

de grupo imperio,

podría enterarme quién se puso

a plagiar mi proyecto

y de alguna manera tratar

de recuperarlo. eso también.

lucía: ándale, eso sí es cierto.

yo no había pensado en eso.

¡sí, háblales! ah, ¿ves?

helena: sí.

lucía: ¡bien!

helena: sí.

licenciado ramos arrieta,

soy helena moreno,

¿se acuerda de mí?

plutarco: por supuesto

que la recuerdo, helena.

dígame, ¿en qué la puedo servir?

helena: le llamo porque quiero

hablar sobre la propuesta

de trabajo que me hizo.

plutarco: me alegra que esté

considerando mi oferta,

pero me gustaría tratar

esto en persona.

¿le parece si nos vemos

en un café para hablar

del asunto?

helena: muy bien.

a esa hora estaré allí

con usted.

[música]

santiago: pues es que voy

tardísimo, fer.

fernando: no, hombre.

no creo que pueda hacerte mucho

el paro, ¿eh?

ramos arrieta acaba de convocar

a una junta.

santiago: ¡pues invéntale algo!

¡se supone que fue mi noche

de bodas!

fernando: no--no, carnal.

ya se corrió el chisme

de que no te casaste.

santiago: ¡ay, ya--ya!

¡ya--ya, me lleva!

¡ya--ya--ya!

me baño y voy saliendo.

¡voy volando para allá!

plutarco: y, además

de las condiciones de trabajo

que ya le mencioné, usted

se haría cargo por completo

del proyecto de desarrollo

turístico en playa majahua.

helena: me está ofreciendo

que me haga cargo

del que fue mi proyecto.

plutarco: helena, usted sabe

mejor que yo cómo pasaron

las cosas.

no tiene sentido entrar

en esa discusión de nuevo.

helena: ese fue mi proyecto

y lo conozco mejor que nadie.

plutarco: por ese conocimiento

fue que la llamé.

por eso quiero contratarla,

porque sé que es la persona

más capacitada para sacarlo

adelante.

y debo decirle que también

la llamé porque es una forma

de compensarla por lo bajo

y ruin que se portó juan carlos

con usted.

helena: no--no creo

que sea buena idea aceptar esto,

licenciado.

plutarco: llámeme plutarco,

por favor.

además de que quiero que trabaje

en la empresa,

quiero que me considere

su amigo, helena.

yo respeto a las mujeres

valiosas.

le ofrezco un excelente empleo,

prestaciones superiores

a las de la ley,

un sueldo más que razonable

y la oportunidad de crecer

profesionalmente,

pero la única que puede

tomar esa decisión es usted.

helena: entonces acepto trabajar

con usted en grupo imperio.

plutarco: es un trato.

mimí: ¿clausurado? válgame dios.

lucía: ¿se le ofrece algo?

mimí: sí, mi chula.

¿no sabe usted qué pasó

con viajes moreno?

lucía: pues ¿que no ve?

nos clausuraron.

mimí: válgame.

¿tú trabajabas aquí?

lucía: sí. mami helena y yo.

éramos socias.

ay, no, se armó un margallate

y nos clausuraron.

qué mala onda, ¿no?

mimí: no, pues, sí.

pues yo venía por un btp.

es que me quiero ir

de vacaciones a la playa

porque hace mucho que no voy.

lucía: ay, yo la ayudaría

encantada, pero todo

se nos quedó adentro.

no nos dejaron sacar nada.

mimí: ah, qué barbaridad.

¿y tú crees que--que tu amiga

helena pueda ayudarme?

helena: uy, claro que sí.

seguro, ¿eh?

pero nomás que ella no está.

ay, es que a la pobre, mire,

le ha llovido sobre mojado.

sí.

mimí: ¿sí? ¿por qué?

lucía: sí, así como le estoy

diciendo. fíjese.

sí, no, sí le digo--sí le digo.

mire, primero que nada

nos clausuraron, ¿no?

la agencia.

el que creía ella que era

el amor de su vida resultó

ser un farsante de lo peor.

ya ve cómo son los hombres.

mimí: ¡mira! sí.

lucía: sí, sí le digo,

sí le digo.

no--no, y para rematarla,

se le mató en un accidente.

ay, no, y eso no es todo.

no, fíjese.

¿sí le cuento o no le cuento?

mimí: sí. no, sí.

sí, sigue, por favor.

lucía: ¿sí--sí?

ah, pues entonces le cuento.

mire, le voy a contar.

¿sí trae tiempo?

mimí: sí, mucho--mucho. sí.

lucía: uy, horrible, viera.

todo ha sido una tras otra,

tras otra, tras otra.

santiago: ¡pa-pati!

¿qué haces aquí, pati?

patricia: se supone

que iba a vivir aquí.

no sé si te acuerdas, ¿verdad?

es increíble.

oye, ¿de dónde vienes, santiago?

¿dónde pasaste la noche?

¡ay! no me digas que...

santiago: ¡no--no--no--no!

pati, por favor,

no empieces ahorita.

tengo mucha prisa.

tengo que bañarme

y tengo que irme a la oficina

porque si no...

patricia: pues, sorry, sorry.

tú y yo tenemos que hablar.

y no me salgas con que no puedes

faltar ni siquiera un día

al trabajo, ¿eh? please.

santiago: no--no--no--no, pati.

es muy importante, de verdad.

ahorita no, hoy no.

patricia: ¿y lo nuestro qué?

ten un poco de consideración.

al menos por todos

los sacrificios que he hecho

por ti. ¿estás de acuerdo?

santiago: patricia,

¿de qué sacrificio

me estás hablando?

patricia: ¿cómo qué?

acepté que nos casáramos

entre semana,

que cambiáramos la fecha

de nuestra luna de miel.

me dejaste como una idiota

en el altar en frente

de todo el mundo,

y te pido un poquito de tiempo

y ve nada más cómo me tratas.

[llora]

[música]

[música]

juan: ¿qué pasó?

¿qué investigaste?

¿qué averiguaste? ¿qué fue?

mimí: pues es que su amiga

no me explicó bien,

pero según me dijo,

helena regresó a grupo imperio.

juan: ¿qué?

plutarco: por lo que veo

aún no están todos.

fernando: ah, no, el licenciado

santiago no debe tardar

en llegar.

ya ve que le fue mal ayer.

plutarco: ahórrese

las explicaciones, contreras.

no las necesito ni me interesan.

fernando: ah, bueno.

plutarco: quiero presentarles

a la señorita helena.

santiago: con permiso.

plutarco: escudero, cuando

quiera.

tenemos todo el día.

santiago: sí.

plutarco: como les decía,

les quiero presentar

a la señorita helena moreno.

la licenciada será la encargada

a partir de hoy

del proyecto de playa majahua.

todos: [hablan al mismo tiempo]

¿qué?

¿se puede saber

qué hace esta mujer aquí?

helena moreno no tiene nada

que hacer en esta empresa.

salga inmediatamente de aquí.

mimí: si sigues caminando así,

me vas a abrir un hueco

en el piso y ahorita

ando bien bruja para poder

pagar la compostura.

juan: ¡me urge ir a grupo

imperio para investigar

qué demonios hace helena ahí!

mimí: mijo, pero lo hubieras

dicho antes.

ya ves que a mí se me da

eso del histrionismo.

juan: no te entiendo.

¿qué me quieres decir?

no entiendo.

mimí: que me lanzo para allá

y a ver de qué me entero.

ah, recurso me sobran.

igual en una de esas hasta

hablo con ella.

juan: sí, no, si vas tú,

voy yo contigo. ¿cómo la ves?

mimí: bueno, qué afán el tuyo

de exponerte a que te descubran,

¿como para qué o qué?

juan: ¿pues no tienes ahí

un cuarto lleno

de vestuarios y disfraces?

me disfrazo otra vez y listo.

mimí: pues, sí, pero tenemos

que buscar uno muy bueno

porque en esa empresa

te reconoce todo mundo.

juan: pues el que quieras,

hombre. con que no sea

el de payaso, ya lo hicimos,

pero el que tú quieras.

mimí: ay, ya sé.

tengo uno maravilloso

con lentejuelas,

shakira, canutillo,

pluma de cabaretera,

de cabaretera. ¿eh?

¡ay, era broma!

¿cómo crees que te voy a vestir

de cabaretera con ese cuerpo

que tienes? no.

tú de mujer nunca, mijo.

juan: ¿cómo? ¿qué se te ocurre

pensar que yo de mujer, hombre?

mimí: pues, no. ¡jamás!

juan: [sopla]

pero, bueno, eso no importa.

antes de ir al grupo imperio

tenemos que pasar a casa

de los papás de helena

para ver si averiguamos algo.

y de paso, quién quita,

igual y nos la encontramos, ¿no?

mimí: me doy mi manita de gato

y ya. pero vamos a ver

qué vestuario te queda, ¿eh?

juan: vamos.

mimí: yo diría que

el de las plumas estaría bien.

juan: no, no.

plutarco: yo le pedí

que viniera, adriano.

¿puedo hablar un minuto contigo,

por favor?

adriano: a mi oficina.

y espero que tengas una buena

justificación para todo esto.

¿está bien?

plutarco: sí.

adriano: a mi oficina.

plutarco: sí.

helena: ay, qué pena,

licenciado. si quiere yo...

plutarco: no, no, no.

no se preocupe, helena.

yo arreglo esto.

usted espéreme aquí.

helena: muchas gracias.

bueno, pues no sé qué--

no sé qué vaya a pasar aquí,

pero antes que todo quiero

ofrecerte una disculpa.

santiago: [ríe]

nosotros sí sabemos

lo que va a pasar, y nosotros

creemos que el licenciado ramos

arrieta no va a poder convencer

al chief de que te quedes aquí.

fernando: a menos que sea

de secretaria.

todos: [ríen]

fernando: o de recepcionista,

pero ese puesto ya está ocupado,

¿por quién?

pues por mi mujer, fíjate.

rebeca: qué mala suerte la tuya.

primero te corrieron

casi a patadas,

y ahora ni siquiera contrato

te dan.

se me hace que esta vez

sí te hicieron

dar el "vueltononón"

en balde, ¿verdad, chulita?

eduardo: ¿diga?

mimí: ¿qué tal, mi estimado

señor?

¿se encuentra helenita?

eduardo: ¿usted quién es?

mimí: ¿cómo que quién es?

mimí de la rose,

servidora y amiga.

pariente lejana de una amiga

de helenita de cuando

iba a la universidad.

eduardo: mire, señora,

lo que pasa...

mimí: señorita.

¿cómo que "señora"?

eduardo: muy bien, señorita.

mimí: es que necesito verla

porque, ¿qué cree?

ya viene la cena de generación

y se pone rebuena.

entonces, mi prima me encargó

que le avisara personalmente,

pero no a usted, a helenita.

eduardo: lo que pasa es que...

mimí: no sea gacho,

no me la niegue.

es que sino mi prima se pone,

no la conoce usted,

se prende de la lámpara.

es tremendísima.

se enoja y se injerta

en pantera. bueno, con decirle

que hasta ruge, imagínese.

entonces...

eduardo: señorita,

helena ya no vive aquí.

fernando: no--no--no.

es que no puedo creer

que aquí esté la mismísima

helena moreno.

santiago: ¡ah!

fernando: la vieja que armó

toda la bronca con juan carlos.

santiago: no, hijo,

la que interrumpió mi boda,

nando, imagínate.

mónica: ay, santi, por dios.

a lo mejor te hizo un favor.

santiago: ¿eh?

marcela: ¿que no todo el tiempo

dudabas en casarte?

santiago: marce,

¿me permites un--un...?

marcela: claro que sí.

santiago: un momentito, ¿eh?

si la contratan, sería lo peor

que le podría pasar

a esta empresa, ¿eh?

fernando: pues, sí.

marcela: ¿qué tiene de malo

que la contraten?

por algo el licenciado ramos

arrieta quiere que ella dirija

ese proyecto.

fernando: flaquita, flaquita...

[balbucea]

es una cosa de dos, ¿no?

¿tú por qué vas a saber?

cómo por qué podrías saber

de por qué contratan

a las mujeres en esta empresa.

marcela: óyeme, yo entré aquí

por mi esfuerzo.

ya sé que somos pocas,

pero por lo menos que contraten

a otra que también trabaje.

no como la mayoría,

que se la pasan aquí

en la pasarela.

santiago: marce, ¿me permites

otro momentito? eh, aquí.

mira, yo dudo mucho que el chief

le quiera dar un puesto

directivo a una vieja.

fernando: sí, pues sí.

santiago: y mucho menos a ella.

marcela: ¿y a la oropeza qué?

santiago: ¡oh!

fernando: flaquita, estamos

hablando entre nosotros.

la licenciada oropeza

es directora de relaciones

públicas. eso lo hace cualquier

mujer. a fin de cuentas,

¿de qué se trata ese puesto?

de estar en el chisme.

se les da por naturaleza,

flaquita.

santiago: marce, ¿me vuelves

a permitir? ¿sí?

lo que daría yo por verle

la cara a plutarco,

de seguro con la regañina

que le está poniendo el chief

ahorita.

todos: [ríen]

marcela: bueno, nada más

no se vayan a llevar

una sorpresa.

fernando: ¡bueno, ya, flaca!

¡ya estuvo!

marcela: ya, bueno--bueno.

fernando: no--no--no--no.

¡ya sabes cómo me pongo!

te pones aquí, ya no se hace.

santiago: ¡deja hablar!

fernando: perdónala, perdónala.

santiago: [ríe]

fernando: sería el colmo

que la vieja por la que juan

carlos perdió la cabeza,

terminara trabajando aquí.

todos: [ríen]

santiago: ¡imagínate!

¡dirigiendo el proyecto

que trató de robarle!

todos: [ríen]

fernando: sí, muy buena.

todos: [ríen]

plutarco: adriano, helena moreno

es indispensable para sacar

adelante el proyecto.

la gente de playa majahua

solo está dispuesta a tratar

con ella.

adriano: ¿con ella?

pero ¿no habías hablado

tú con ellos?

plutarco: sí, sí, pero cuando

traté de explicarles,

casi me linchan.

mujer: ay, mi amor, ¿y por qué

no me lo platicaste antes?

¿ves, adriano?

no nos podemos arriesgar.

plutarco: adriano, tú sabes

que si no llegamos pronto

a un acuerdo con los lugareños,

el proyecto se puede atrasar

muchísimo.

adriano: ¡pero esa mujer fue

la cómplice de juan carlos!

¡por dios, plutarco!

plutarco: ¿y si no fue así?

adriano: ¿cómo? a ver--a ver.

no te entiendo.

plutarco: estuve pensando

en el asunto,

estuve atando cabos.

yo creo que helena moreno

fue otra víctima de juan carlos.

adriano: ¿víctima?

plutarco: juan carlos

era un delincuente.

estoy seguro

que él se le acercó

para robarle alguna

de sus ideas,

igual que hizo con nosotros.

adriano: no sé--no sé.

todo esto es muy raro.

además, sería darle a esa mujer

un puesto directivo.

plutarco: no hay nadie

más capacitado que ella

para hacerlo.

adriano: ¡pero es mujer,

plutarco, por favor!

plutarco: sí, ya lo sé, lo sé.

pero la situación de la empresa

es muy delicada.

mujer: pero él tiene razón.

adriano: hermanita, por favor.

permíteme.

plutarco: te prometo no quitarle

los ojos de encima

a helena moreno.

¿qué dices?

¿aceptas que ella sea directora

del proyecto?

[música]

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.