null: nullpx
Cargando Video...

Por Ella Soy Eva Capítulo 16

Univision2 Dic 2019 – 12:00 AM EST

Comparte

juan carlos: disculpe, ¿no sabe

de alguna pensión por aquí

cerca?

>> una pensión no, pero

tome el periódico, tal vez ahí

encuentre algo en los avisos.

juan carlos: gracias.

juan carlos: estoy muerto.

helena...

helena: mi amor, hoy vamos

a cambiar el ángel de la guarda

por una oración diferente.

lalito: ¿y entonces qué vamos

a rezar?

helena: antes de eso, yo tengo

que decirte algo sobre juan.

es una noticia muy--

es muy difícil y muy triste,

pero tú tienes que saberla.

lalito: ¿qué pasó con juan?

helena: anoche tuvo un accidente

y, ay, a mí me duele mucho,

mucho, decirte esto, pero hoy

supe que--

que juan se murió, mi amor.

adriano: plutarco, tenemos

que arrancar con el proyecto

de playa majahua.

ya obtuvimos el fallo a nuestro

favor, ahora solo nos queda

comenzar.

plutarco: en esas ando, lo que

pasa es que la muerte de juan

carlos nos afectó a todos

y en todo.

adriano: sí, a todos y en todo.

pero no nos queda otra más que

trabajar, tenemos un compromiso

con la comisión de turismo.

plutarco: estoy consciente

de eso.

adriano: pues, a trabajar.

dispón de fernando y santiago,

para eso están.

plutarco: eso haré.

quizá no sea el momento

adecuado, pero--

adriano: ¿qué? habla, habla.

plutarco: ¿recuerdas que habías

dicho de venderme acciones si

levantaba el proyecto?

bueno, pues, lo levanté.

¿podríamos hablar de ello?

adriano: mira, cuñado, si

se concreta el proyecto

de playa majahua y todo resulta

de acuerdo a lo establecido,

a lo planeado, entonces, vamos

a hablar de esas acciones.

mientras tanto, para que todo

salga muy bien, a trabajar.

plutarco: sí, claro, cuñado.

con permiso.

lalito: yo no quiero que juan

se muera.

helena: pues, es que la muerte

no se puede escoger, mi vida.

pasa cuando tiene que pasar

y nadie puede hacer nada para

evitarla.

>> ¿a dónde se va la gente

cuando se muere?

helena: cuando tú crezcas, tú

vas a tener tus ideas sobre eso.

pero yo, yo creo que cuando la

gente se muere, se va al cielo.

>> ¿o sea que juan está allá

arriba?

helena: no sé.

no lo sé, pero--mira, de lo que

yo sí estoy segura es que todo

ese cariño que ustedes

se tuvieron sigue aquí adentro

y aquí.

y siempre que tú quieras

recordarlo, juan va a seguir

vivo en tu corazón.

plutarco: ¿por dónde empiezo?

[llaman a la puerta]

adelante.

fernando: ¿nos llamó licenciado?

plutarco: sí, pasen.

nos urge iniciar el proyecto

de playa majahua, así que

necesito que se pongan

a trabajar.

santiago: sí, claro, nada más

díganos en qué.

plutarco: en lo mismo que

ayudaban a juan carlos,

yo qué sé.

tú, si eres el coordinador

comercial y administrativo,

pues, encárgate de esa área.

santiago: sí, licenciado.

plutarco: y tú, si eres el

coordinador operativo, pues, haz

lo que te corresponde.

mañana a primera hora quiero

propuestas concretas sobre

mi escritorio.

fernando: ¿alguna idea

de por dónde desea comenzar,

licenciado?

plutarco: lo que sea,

ingénienselas.

sean creativos.

santiago: licenciado, ¿ya vio

la hora?

ya casi vamos de salida.

fernando: mañana es el funeral

de mi compadrito.

santiago: sí, a lo mejor

al mediodía--

plutarco: ¿no hablo español?

lo quiero mañana a primera hora,

funerales van, funerales vienen.

pero proyecto solo hay uno,

el de playa majahua.

santiago: sí, licenciado, pero

mire--

plutarco: háganse a la idea

de que su jefe ya no está.

se esfumó.

ahora sí van a desquitar

sus sueldos, así que apúrense si

quieren conservar sus puestos.

vamos, vamos, a trabajar, vamos.

fernando: ya vamos, licenciado.

eugenia: [ríe]

adivina quién estuvo aquí.

modesto: ¿quién, mujer?

eugenia: juan carlos, estuvimos

hablando.

ay, pobre niño mío, anda en

problemas aunque no me quiso

decir muy bien de qué se trata.

modesto: eugenia, yo entiendo

que tu enfermedad a veces

te impide comprender

la realidad.

pero, eugenia, nuestro hijo está

muerto.

eugenia: ¿qué va a estar muerto?

está más vivo que nunca,

lo hubieras visto.

bueno, eso sí, un poco triste,

sí.

modesto: eugenia, estás

en la etapa de la negación,

pero tienes que aceptarlo.

juan carlos, nuestro hijo,

falleció.

eugenia: ¿por qué no me crees,

modesto?

juan carlos vino a la casa, está

vivo, y él mismo me dijo que no

lo vamos a ver por un tiempo.

modesto: sí, mujer, por mucho

tiempo.

eugenia: pues, modesto, ¿nunca

me crees nada?

bueno, qué cosa contigo,

qué cosa.

modesto: [suspira]

lucía: helena, yo sé que te hizo

mucho daño, pero yo siento

que en el fondo, juan te quiso

tanto como tú a él.

yo estoy segura de que tú fuiste

el único amor en la vida de juan

carlos caballero.

[celular]

helena: ¿no vas a contestar?

lucía: no, es sebastián, quedé

de verlo al rato, pero mejor

me quedo aquí contigo.

helena: no, no, de veras,

contéstale.

vete a dar la vuelta con él.

lucía: no, no, ¿cómo te voy

a dejar aquí sola?

helena: sí, te lo juro que sí.

sí, me haría bien eso ahorita,

yo creo que sí, mejor.

lucía: ¿segurisísima que eso

quieres?

helena: sí.

sí, necesito estar sola para,

pues, para pensar

y para decidir qué voy a hacer.

para recuperarme

y para--

para llorarlo.

vete con tu novio y luego

nos vemos.

ándale, de veras.

lucía: te quiero.

helena: yo también.

lucía: hola, sebastián.

helena: [solloza]

[música]

[música]

plutarco: propuesta

de prospección de territorio.

formulación de plan de acción

turística.

no, no, no entiendo nada.

antonia: ¿todo bien, cariñito?

plutarco: no sé por dónde

empezar.

antonia: ah, bueno, puedes

empezar por aquí o por aquí.

o por aquí.

[suspira]

¿te puedo ayudar? así voy

conociendo mejor el proyecto.

oye, mi amor, estos lineamientos

son muy distintos a los que yo

propuse en mi tesis.

plutarco: claro, amorcito,

recuerda, tu tesis fue un apoyo,

nada más.

antonia: bueno, tienes razón, yo

estaba enfocada en otra cosa.

y cuéntame, ¿cómo lo piensas

manejar?

plutarco: bueno, enfocándome

en los diferentes factores,

oportunidades, debilidades,

fortalezas y amenazas, claro.

esta mujer lo tenía todo

muy bien armado.

antonia: ¿decías, amor?

plutarco: nada, nada, hazme

sentir amado, amorcito.

antonia: ay, claro, mi amor.

plutarco: ve a ordenar algo

de comer, ¿sí?

pero algo muy rico, llenador,

grasosito, así como nos gusta.

antonia: ay, acuérdate que estoy

a dieta, mi amor.

plutarco: ándale, una cosita de

nana, unos bifes con cebollas

caramelizadas.

un heladito.

ándale, ¿sí?

antonia: ay, está bien, lo que

sea para consentir a mi maridito

tan talentoso, tan trabajador

y tan sexy.

plutarco: anda, ve.

antonia: sí, mi amor.

helena: [solloza]

juan carlos: ¿qué decís, helena?

helena: sí, juan, sí quiero ser

tu novia.

juan carlos: solo quiero

que sepas, helena, que nunca

me había sentido así con nadie,

nunca.

helena: [solloza]

a mí todo esto me parece

un sueño.

juan carlos: yo quiero soñar

con vos toda la vida.

quiero estar contigo siempre.

no te voy a dejar ir nunca,

nena.

te amo.

helena: [solloza]

juan carlos: cásate conmigo,

yo quiero amanecer con vos,

lo mejor está por venir.

helena: [solloza]

lucía: helena, yo sé que

te hizo mucho daño, pero yo

siento que en el fondo, juan

te quiso tanto como tú a él.

yo estoy segura de que tú fuiste

el único amor en la vida de juan

carlos caballero.

helena: a lo mejor, a pesar

de tus mentiras, juan,

tú también--

tú también te enamoraste tanto

como yo.

padre: estamos aquí acompañando

a nuestro buen amigo juan

carlos caballero.

plutarco: no somos nada,

licenciada oropeza, no somos

nada.

rebeca: no cabe duda que

los buenos van al cielo primero,

licenciado ramos arrieta.

por eso, juan carlos

se nos adelantó en el camino.

pobre.

plutarco: sí, pobre.

eugenia: esto me recuerda

a una escena que hice en "adiós

al amor".

no se imagina cuánto tuve

que llorar en esa película.

antonia: ¿y también se moría

alguien?

eugenia: sí, el personaje

que hacía de mi hijo.

pero me costó tanto trabajo

llorar en la escena.

ha de ser que amo tanto a

mi hijo juan carlos que no puedo

ni imaginar el dolor de perder

a un hijo.

no, no, no.

modesto: no sabes cuánto

me duele que mi hijo traicionara

tu confianza, los valores

que yo le inculqué.

y acabara su vida así, huyendo

de la justicia.

adriano: no te atormentes,

modesto, tú sabes lo mucho

que te aprecio.

y nada, nada de lo que haya

hecho juan carlos va a cambiar

nuestra amistad de tantos años.

modesto: gracias, gracias.

santiago: fernando.

fernando: ya no va a estar

en mi boda para burlarse de mí.

se me fue mi compadre,

se me fue.

[solloza]

[música]

[música]

silvia: helena pasó muy temprano

por lalito para llevarlo

a la escuela.

la vi tan triste a mi niña.

eduardo: ¿y por qué?

silvia: ¿todavía lo preguntas?

la muerte de juan ha sido

un golpe muy duro para ella.

eduardo: después de todo

lo que le hizo ese mal hombre.

a la larga le hizo un favor

a helena muriéndose.

silvia: no digas eso, eduardo.

todavía ni lo entierran y tú ya

estás hablando mal de él.

eduardo: yo no soy de esos

hipócritas que hablan bien de

la gente cuando ya está muerta.

y, por cierto, ya tomé

una decisión.

silvia: ¿cuál?

eduardo: así como tú le diste

permiso a tu hija para

que hipotecara mi casa sin mi

autorización y a mis espaldas,

yo voy a hacer algo

te guste o no.

silvia: ¿qué?

eduardo: le voy a quitar

a helena la patria potestad

de lalito.

padre: que el alma de juan

carlos caballero descanse en paz

y vaya con dios.

en el nombre del padre, del hijo

y del espíritu santo, amén.

juan carlos: no viniste,

mi amor.

helena: cómo la muerte cambia

las cosas.

ayer pensé que te odiaba.

y ahora--

ahora sé cuánto te amo.

cuando

tú me dijiste a los ojos que yo

fui el único amor de tu vida.

[solloza]

yo sí te creí, yo sí.

mi amor.

>> juan carlos,

¿por qué me dejaste sin ti?

[solloza]

yo sé, yo sé que fui tu único

amor.

me lo decías siempre.

mi amor.

juan carlos: no, es helena.

helena: hasta muerto

me la hiciste.

juan, pelón.

plutarco: licenciada, espere,

espere.

sé que fui injusto con usted en

la comisión de turismo, no debí

acusarla de plagio y le suplico,

acepte mis disculpas.

helena: lo siento, pero este

no es el lugar ni el momento.

plutarco: licenciada, una cosa

más, por favor.

leí ambos proyectos y sí, tienen

semejanzas que pueden levantar

sospechas, como lo del turismo

ecológico, la participación

de la comunidad y, claro,

los dos están en playa majahua.

helena: no sé quién sea más

descarado, si juan carlos

caballero o usted.

pero no puedo seguirlo

escuchando.

plutarco: licenciada,

licenciada, lo que quiero

decirle es que estos factores

pudieron ser una gran

coincidencia.

helena: usted sabe perfectamente

que juan carlos estuvo detrás

de todo esto.

no insulte mi inteligencia.

plutarco: no, no quería faltarle

el respeto a la memoria

de un muerto, pero tiene razón.

al final fuimos sus víctimas.

juan carlos nos engañó a todos.

helena: sí, eso ya me queda

muy claro.

pero grupo imperio no tiene

nada de qué quejarse.

ustedes se quedaron

con mi proyecto y la única

que salió perdiendo fui yo.

con permiso, licenciado.

[timbre]

helena: ¿a qué te refieres

con eso?

lalito: ya estoy, mamá, mira qué

bonitos me quedaron los dientes.

helena: a ver, guau, cómo

te brillan, qué bonitos.

ve a despedirte de tus abuelos

y ya nos vamos a ir a dormir,

mi amor.

lalito: buenas noches.

silvia: buenas noches, hijo.

lalito: buenas noches,

mi teniente.

eduardo: buenas noches, capitán,

marchando, ya.

un, dos, un, dos.

un, dos, un, dos, un, dos,

un, dos, un, dos.

un, dos, un, dos, un, dos,

un, dos, un, dos.

un, dos.

[música]

[música]

juan carlos: buenas noches,

¿hay alguien que atienda

la pensión?

¿informes?

buenas noches.

mimí: ahí voy.

¿buscas algo, cielo?

juan carlos: buenas noches,

quería informes, por favor,

de los cuartos en la pensión.

¿usted me los puedo dar?

mimí: ah, pues, yo te doy

lo que quieras, si soy la dueña.

mimí de la rose, mucho gusto.

juan carlos: ok, mucho gusto,

juan carlos caba--

sí, juan carlos, mucho gusto,

señora.

mimí: ¿señora?

no, ¿cómo está eso?

señorita.

llámame mimí.

juan carlos: ah, bueno, mimí.

mimí: qué bonito se oye.

mimí.

y luego, pues, dicho

por un hombre tan guapo,

aún más.

helena: lo más urgente para mí

es conseguir un trabajo, yo no

quiero darle pretextos a mi papá

para que intente quitarme

a lalito alegando que no puedo

mantenerlo.

lucía: ay, ¿en serio te salió

con eso don eduardo?

de veras, ya ni la amuela, digo,

tan guapo, pero tan--

helena: no me lo dijo

claramente, pero yo lo conozco

y sé que sería muy capaz

de intentarlo.

lucía: no te preocupes,

mi "amiguis", mira, la vida

es tan bonita que no hay que

dejar que se la amarguen a uno.

helena: ¿y de dónde te salió

esa filosofía ahora?

¿qué te pasó para que estés

tan contenta?

lucía: ay, mira, no estás tú

para saberlo ni yo para

contarlo, pero hoy estuve

con sebastián y yo creo que ya

regresamos.

helena: ay, con razón te veía

algo en esos ojitos

y esa sonrisa.

pero cómo es eso de yo creo.

lucía: ah, es que no hablamos

mucho, pero hicimos mucho.

así que, mira, ya nos vamos

derechito al altar.

helena: no sabes cuánto deseo

que este novio tuyo sí sea

el bueno.

porque eres una gran amiga

y porque te quiero mucho, lucía.

lucía: prométeme que si me caso

vas a ser mi dama de honor.

helena: claro que sí.

y te deseo mucha, mucha suerte,

porque nos ha ido tan mal

últimamente que--

que, bueno, por lo menos una

de las dos sea feliz, ¿no?

lucía: ay, ya, no, ya, tú

también lo vas a ser algún día,

¿sabes por qué?

porque nadie se lo merece tanto

como tú.

no, no, no.

mimí: ¿por cuánto tiempo piensas

quedarte?

digo, a mí me da lo mismo,

por mí quédate lo que quieras,

nada más que para saber qué

habitación te doy.

juan carlos: sí, pues, días,

meses, realmente no sé.

mimí: entonces, este es el lugar

indicado para que aquellos

que prefieren la espontaneidad

de la vida, así como yo.

juan carlos: pues, algo así,

digamos que yo estoy en alguna

situación similar.

mimí: ah, pues, haces muy bien.

yo siempre he improvisado

y me ha funcionado muy bien.

juan carlos: ah, mira, estás tú

en las fotos.

mimí: sí, la mismísima mimí

de la rose.

aspirante a cantante, aspirante

a actriz, aspirante a modelo,

pero maquillista como profesión,

peinadora y caracterizadora

también.

juan carlos: sí, porque se

la ve ahí con muchos artistas.

o sea, siempre quisiste ser

artista.

mimí: soy artista.

soy la reina del pincel,

de las sombras y de las chapas.

juan carlos: ok.

mimí: ¿qué? ¿te quedas

en la pensión?

es modesta, pero limpia,

tranquila y discretísima.

[chista]

[música]

[música]

adriano: señores, señoras,

todos estamos consternados por

la súbita muerte de juan carlos.

es un hecho lamentable, porque

fue una persona muy importante

para esta empresa.

es un hecho lamentable

por los lazos de amistad

que hizo con todos nosotros.

con todos.

pero a partir de este momento no

quiero volver a escuchar

su nombre ni que se llore por él

en esta empresa.

no quiero oír nada, no quiero

escuchar un solo comentario

acerca del hombre que traicionó

mi confianza y la de esta

empresa.

que tanto trabajo le ha costado

mantenerse como lo que es,

la número uno.

juan carlos caballero

está muerto.

y lo menciono por última vez,

juan carlos caballero

está enterrado.

¿entendido?

aprovecho este momento

para hacer un anuncio oficial.

las vicepresidencias operativa

y financiera se van a fusionar.

el licenciado plutarco ramos

arrieta será de ahora

en adelante el único

vicepresidente

del grupo imperio.

he cedido mi autorización y todo

mi poder para que en mi nombre

haga los cambios que crea

convenientes.

cambio de personal, cambios

en la plantilla, de mover a

quienes él crea necesario para

que lo apoyen en el proyecto

de playa majahua.

y les recuerdo, que aunque

este proyecto sea la prioridad

de la empresa no podemos darnos

el lujo de descuidar lo demás.

las agencias, los hoteles.

los servicios a los consorcios.

les recomiendo que no se duerman

en sus laureles.

les recomiendo que se pongan

a trabajar.

a trabajar, señores.

fernando: comprenda, licenciado,

era el funeral de mi compadrito.

un día no alcanza para hacer

todo lo que nos pidió,

licenciado.

santiago: no, no, además, usted

sabe que nosotros no tenemos

tanta experiencia en esto

del ecoturismo, ¿no?

fernando: lo que no quiere decir

que no lo podamos hacer.

pero, bueno, se va a llevar

más tiempo del que pensábamos,

licenciado.

santiago: sí, además,

tendríamos que hacer un viaje

de familiarización a playa

majahua para recaudar más datos.

plutarco: basta, basta, ese no

es mi problema.

como vicepresidente del grupo

imperio no puedo dedicarle

el 100% a este proyecto.

tengo muchas otras cosas

que hacer.

fernando: nosotros

lo entendemos, licenciado,

pero entiéndanos a nosotros.

tampoco podemos dedicarle

ese 100% al proyecto de playa

majahua.

plutarco: sí, sí, eso me queda

clarísimo.

son un par de inútiles.

santiago: mire, licenciado,

yo creo que--

plutarco: vamos, muévanse.

por lo menos, hagan

como que hacen algo.

vamos, muévanse, vamos.

fernando: hable claro,

licenciado.

[teléfono]

plutarco: sí.

adriano: necesito que me des

informes de lo que va sucediendo

con el proyecto.

plutarco: sí, sí, claro,

adriano, en eso estoy.

[música]

[música]

>> y a pesar de que no somos

un hotel de gran lujo,

constantemente estamos

saturados.

helena: es que tienen

una excelente ubicación para

la gente que viene a conocer

el primer cuadro de la ciudad.

>> ¿sabe, helena? esa

es la actitud que estamos

esperando de nuestra nueva

gerente de relaciones públicas.

es importante que realcen

nuestros valores como empresa.

le quiero enseñar nuestra suite

principal.

helena: gracias.

>> esta es la suite principal.

helena: ¿cómo? ¿esta es la--?

¿y a usted qué le pasa?

¿tú qué crees, preciosa?

juan carlos: ¿y ahora qué voy

a hacer?

[llaman a la puerta]

mimí: buenos días.

♪ alegría ♪

[tararea]

¿se puede?

pues, ya pude, ¿verdad?

¿cómo dormiste, mi hijo?

digo, si no está bueno

el colchón, te lo cambio.

juan carlos: no, no, todo bien,

todo bien.

mimí: ¿pasaste mal la noche

o andas preocupado por algo?

porque a mí no me engañas.

juan carlos: no, no, estoy,

estoy cansado, nada más.

mimí: ay, esa misma cara tenía

yo cuando andaba de cantante

por toda la república.

porque yo cantaba por toda

la república.

si vieras lo que son esas giras,

matadísimas.

juan carlos: sí, me imagino.

mimí: ya no sabía si andaba

en el palenque de tulancingo

o en el de río frío

o en el de culiacán.

ay, mi culiacán, qué recuerdos.

allá tuve un amor, pero luego

te cuento.

eso de la cantada es agotador,

es agotador.

es que la vida de la farándula

es pesadísima, pero eso sí,

llena de satisfacciones.

¿no vas a querer?

juan carlos: no, gracias, no,

no.

mimí: como no me fue muy bien

de cantante, pues, me dediqué

de lleno al maquillaje, empecé

a vender mis productos

embellecedores y con eso, pues,

puse mi pensión.

es que a mí me gusta mucho

atender a la gente, estar en

comunicación cercana y--

juan carlos: ah, ándale.

mimí: por suerte todavía

conservo a mis amistades.

la vero, la méndez, las flanes

y la thalía, la rubia.

ah, y mi comadrita la maxim

gutsai.

sí sabes de quiénes te hablo,

¿verdad?

juan carlos: no.

mimí: ah, ¿cómo que no?

te voy a prestar todas

mis revistas de chismes

para que te pongas al día, ¿eh?

yo me sé vida, obra y milagro

de toda la gente de show,

del espectáculo.

hay que ver tele, mi hijo.

juan carlos: sí, es que no,

no ubico, porque es que no es

mi giro.

mimí: a ver, vámonos

entendiendo.

tú traes una depresión marca

chamuco, porque se te nota.

¿qué tienes?

juan carlos: tengo problemas,

mimí, pero es que prefiero no

hablar de ellos, en serio.

mimí: pues, yo solo te digo que

el sol sale para todos.

ahorita seguro lo ves todo

negro, pero ya verás que eso

cambia.

♪ no hay que llorar que la vida

es un carnaval, todo es color

de rosa, todo es felicidad.

todo es color de rosa,

todo es felicidad ♪

>> yo ya te dije, helena, si tú

te quedas con el puesto, a mí

tu perfil me encanta, pero tú

tienes la última palabra.

helena: yo vine a pedir trabajo,

señor, y usted se está

confundiendo.

>> no, no, yo ya vi

tu solicitud, helena, tú estás

muy necesitada.

además, tú eres madre soltera,

¿no?

helena: ¿y eso qué tiene

que ver?

>> ¿cómo que qué?

una madre debe de estar

dispuesta a todo, con tal

de mantener a su hijo.

helena: siempre estoy dispuesta

a trabajar muy duro.

pero ni por mi hijo ni por nadie

voy a dejar que me chantajeen

o que me quieran comprar.

>> no te quiero comprar,

yo sé que estás boletinada.

así que no te hagas de rogar

y dame ya un besito.

helena: ¿quieres un besito?

>> [tose]

¿qué te pasa?

helena: ve a pedirle besos

a tu abuela.

rebeca: con permiso.

plutarco: antonia, te voy

a pedir que no me andes

cuestionando frente

a los empleados.

antonia: no, mi amor.

plutarco: me haces ver como si

escondiera algo, como si fuera

un mentiroso.

la vez pasada, sí fui a playa

majahua, ¿estamos?

helena: ¿puedes creer que

un infeliz quería acostarse

conmigo a cambio de darme

trabajo?

yo no entiendo cómo la gente es

tan miserable y tan nefasta

y tan, tan--

¿lucía?

¿qué pasó?

¿estás llorando?

sí, ¿qué?

lucía: que en la mañana

sebastián vino por mí, ¿no?

después de que anoche estuvimos

juntos y yo creí que ya habíamos

regresado.

helena: sí, me dijiste que esta

vez creías que todo era muy

en serio.

¿y luego qué pasó?

lucía: es que él quería que

fuéramos otra vez al hotel

y mira lo que me encontré

en su coche.

una invitación de boda y, pues,

ahí voy por curiosa y la leí.

y el que se va a casar es él.

helena: ¿cómo que se va a casar?

no puede ser.

lucía: todavía hoy me buscó

para hacerme el amor.

o sea, a unas horas de su boda,

se casa hoy, el infeliz se casa

hoy, helena.

solo a mí me pasan estas cosas.

helena: no sé qué decirte,

lucía.

lucía: y yo que creí que este

era el bueno, que este era

el hombre de mi vida y me salió

peor que todos los otros juntos.

helena: ¿sabes qué?

¿sabes qué? esto no puede seguir

así, ven conmigo, ven.

lucía: ¿qué? ¿a dónde vamos?

helena: vamos a hacer algo

para que ningún hombre se vuelva

a burlar de nosotras.

lucía: pero ¿qué? no, no quiero

salir.

por favor.

mimí: ay, no me contesta.

juan carlos: ¿quién?

mimí: mi intimísima amiga, ha

de estar deshecha la pobre.

peguisú es una actriz que sale

en telenovelas, para

que me entiendas.

juan carlos: ah, ¿novelas?

no, yo no veo novelas, pero

¿cómo me dices que se llama

esa?

mimí: peguisú.

juan carlos: ah, ¿qué le pasó

o qué le pasó?

mimí: se le murió uno de

sus grandes amores a la pobre.

no lo conocí, pero dicen que era

un ejecutivo muy guapo él.

mujeriego a morir y anduvo

con peguisú hace un tiempito.

según me contaba ella, era un

tipo encantador, pero el pobre

se murió de una muerte bien

fea.

se desbarrancó en una carretera

y se chamuscó, todito

achicharrado quedó.

ah, mira, déjame que te enseño

quién es, aquí lo tengo.

este es, se llamaba juan carlos

ca--

Cargando Playlist...