null: nullpx
Cargando Video...

Por Ella Soy Eva Capítulo 150

Univision4 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

mimí: no, no, no y no.

no le puedes llamar a la policía

por ningún motivo,

ni arriesgarte de esa forma

después de--de todo el tiempo

que llevas como eva, mi hija.

eva: es que tal vez sea

lo mejor, mimí.

acabar de una vez por todas

con todo esto y librarme de eva,

y de paso de la sabandija

de tu prima.

mimí: la malandra esa... no,

no, esa sería la peor manera,

mi chula, si lo haces,

vas a quedar peor que criminal,

y ahora sí, ¿quién sabe

quién vaya a creer en tu

inocencia, eh?

así que jala la palanca.

eva: quihúbole.

mimí: mete el freno de mano,

pues, eso no se hace, y no.

eva: está bien, puede que tengas

razón, pero hay que encontrar

otra forma de quitarse de encima

a tu prima.

urge deshacernos de

la delincuenta esa

y de sus negocios turbios.

[celular]

es helena, qué raro

que me marque a estas horas,

¿no?

mimí: sí.

eva: voy a contestar.

mimí: sí, sí.

juan carlos: helena, ¿pasa algo?

helena: no, nada, tú tranquilo,

no es nada urgente.

lo que pasa es que necesitaba

escucharte, juan.

juan carlos: yo también, amor,

me dan ganas de verte, mi amor,

pero en estos días ha estado

bastante difícil hacerlo.

helena: sí, yo me he estado

cuidando y hasta ahorita

parece que nadie me anda

siguiendo, y ya que no

nos podemos ver en la pensión

de eva, mañana podríamos

encontrarnos por donde está

el vivero de mi mamá.

juan carlos: va, podemos vernos

cerca de ahí aunque sea

unos minutos, ¿no?

helena: sí, perfecto, es que

necesito contarte varios asuntos

sobre las pruebas y sobre

las cosas que han estado

pasando en la empresa.

juan carlos: me va a encantar

oír todo eso, pero más me va

a gustar escucharte decir

que me amas como yo a ti.

helena: eso te lo digo desde

ahorita, te amo con todas

mis fuerzas, juan.

juan carlos: y yo a ti, con todo

mi ser.

gracias, helena, hasta mañana.

>> ay, ya se me está

haciendo costumbre verlo

por aquí tan noche,

licenciado camargo.

renato: ya ve, me encanta

mi trabajo, no me importa

quedarme horas extras.

>> ah, muy bien, ¿ya va

de salida?

renato: sí, eh--

>> ¿lo acompaño?

renato: no, no, no, ¿usted

podría abrirme la oficina

de la licenciada moreno

para dejar unos papeles?

>> sí, claro que sí.

renato: ah, lo alcanzo.

>> ok.

eva: chino, sí, o mera,

pues ¿quién si no?

oye, tengo una manera

de pagarte los favores, pues,

que me has hecho, güey.

pues, por mandarme la mercancía

y--y todas esa fregaderas

que haces.

oyes, ¿te siguen gustando

maduritas y de buen ver?

grandotas aunque te peguen, ¿eh?

renato: documentos

de la constructora fitza.

la licenciada moreno no es

tan inocente como parece.

helena está involucrada

en algo muy turbio.

claudia: ay, lo siento,

se durmieron tarde y, pues,

no estaba tan fácil escaparme.

daniel: eso no importa,

lo que cuenta es que ya llegaste

y ya estás aquí.

claudia: ¿y adónde me vas

a llevar?

daniel: a un lugar muy especial.

claudia: no, ay, no tomo.

daniel: pero, a ver, a ver,

¿cómo? ¿ya empezamos mal o qué?

¿no que muy mujer y muy adulta

y no sé qué?

no me digas que mínimo no te vas

a tomar una cerveza.

ni que fueras una niñita, ¿eh?

claudia: no, es que, o sea,

no tomo porque no me gusta

el sabor, no porque sea fresa

ni nada, daniel, de eso.

pero, pues, si eso quieres,

va.

daniel: ah, pues, ¿va?

eso es todo, esa es mi chava.

vámonos.

renato: no cabe duda, todo

indica que entre la constructora

fitza y la licencia moreno

hay algo muy chueco.

daniel: y como desde chico

me mandaron a internados

fuera del país, pues, la neta

es que siempre he pensado

que no les importo a mis papás.

claudia: ¿así tan cañón?

¿y como en cuántos internados

estuviste o qué?

daniel: pues, la verdad,

ya ni me acuerdo.

como siempre me terminaban

expulsando.

claudia: qué loco, y ¿por qué

te expulsaban? ¿por malas

calificaciones o--?

daniel: pues, la verdad,

más bien porque no me dejaba

de nadie.

si me buscaban pleito, pues,

me encontraban.

tampoco iba dejar que me vieran

la cara, ¿no?

claudia: claro, ¿y tienes

hermanos o hermanas?

daniel: no, soy hijo único.

oye, pero creo que ya hablé

mucho de mí, mejor cuéntame

qué onda contigo.

porque tampoco te llevas

tan cool con tu familia,

¿verdad?

claudia: mm... a mi hermano

casi no lo veo, con mi papá

apenas cruzo dos palabras

y aparte ahorita estoy viviendo

en casa de la esposa de mi papá.

o sea, ha sido más patética.

daniel: oye, nunca me has dicho

por qué vives con ella.

claudia: mm... es que, pues,

mi mamá era la amante de mi

papá, entonces, nosotros

no éramos su familia oficial

y cuando ella se murió,

me querían mandar a un internado

y, pues, tenía la opción

de quedarme y preferí quedarme

en ese caso.

daniel: pues, yo digo que salud

porque no te mandaron lejos

y así nos pudimos conocer.

claudia: salud.

[música]

[música]

eva: hasta que se--

mimí: ¡ay! ¡ay! ¡ay!

todas: [hablan a la vez]

eva: ¿qué andan tramando, jijas?

eva: ¿de qué?

eva: ¿dónde andaban?

o me dicen ahorita mismo

o me las deschongo, ¿eh?

con las dos puedo, grandotas

y ponchadas, pero me las friego

ahorita.

ambas: [hablan a la vez]

eva: ¡ya!

qué broncura, ¿eh? pues, ¿qué?

yo sí te pongo un estate quieto,

¿cómo la ves?

eva: ¿ah, sí?

eva: no--no, no, era bromita.

mimí: ya, ya, ya.

eva: era bromita, es que me dijo

mimí en realidad de qué

se trata tu negocito.

ay, qué feo, eres una inmoral,

fíjate.

eva: ya bájale tú, ¿eh?

claudia: y así acabé arrimada

en casa de mi madrastra

con mi mamá y un hermano mayor

muertos y valiéndole gorro

a mi papá y a mi otro hermano.

y, pues, así.

daniel: [ríe]

no, pues, la neta es que sí

has tenido una vida bien

difícil, ¿eh?

claudia: ay, a veces me dan

tantas ganas de irme lejos,

así, ah, de todos ellos,

donde nadie, nadie me conozca.

daniel: no, no, no, no, mejor

quédate aquí conmigo, yo estoy

igual de solo que tú,

a pesar de mi familia.

así que te entiendo perfecto

lo que me estás diciendo,

¿ok?

claudia: gracias por escucharme,

pero igual ya es tarde,

ya vámonos, ¿no?

daniel: no, no, no, no,

espérate, espérate, a ver,

claudia, no tan rápido,

por lo menos déjame abrazarte

y besarte y sentirte cerca.

oye, hermosa, quiero estar

contigo, ¿quieres estar conmigo?

claudia: daniel, andas con

jennifer, es tu novia

y estás con ella, est--está mal.

daniel: no, no, no, a ver, a

ver, espera, si eres mi mujer,

no habrá nadie más importante

para mí que tú, ¿ok?

claudia: [ríe]

daniel: te prometo que desde

hoy en adelante vas a ser

la única en mi vida.

prometido, mi amor.

claudia: [ríe]

daniel: ven, ven, ven,

un ratito nada más, ven,

un ratito.

claudia: no, ¿qué te pasa?

daniel: ya, un poquito, ya.

claudia: ¿qué te pasa?

daniel: ven, ven, ven.

claudia: va.

daniel: vamos, pues, ¿va?

claudia: ¿poquito?

daniel: poquito.

claudia: ¿poquito?

daniel: va, poquito, va, va, sí.

claudia: vamos a ver, poquito.

mimí: úpale, ¿qué te pasa?

¿le vas a entrar a la tranca

a la cochina y puerca

de mi prima?

eva: [ríe]

mimí: pues, ¿quién te entiende

a ti? no, que no.

eva: mimí.

mimí: ¿eh?

eva: [habla en inglés]

o sea, aguántame las carnitas,

pues.

eva: a ver, de entrada.

hay que ir viendo cómo la manera

de que tú, pues, como así

no queriendo la cosa,

unas facturitas por aquí

y por allá.

ciertos gatitos, como de parte

del grupo imperio, ¿no? órale.

eva: sí.

sí, pero hay que irnos con

mesura, evita querida,

con tiento, paso a paso,

piempianito.

eva: no, no, no, ya nos vamos

entendiendo tú y yo.

ambas: [ríen]

eva: me vas a meter

en tu empresota y me vas

a dar un puestote de ejecutiva.

eva: s--bueno, sí, nomás

que el problema es que pa'

entrar a trabajar ahí es que te

van a pedir tus documentos

legales, ¿verdad?

eva: ah.

eva: y con eso van a darse

cuenta, pues, de que tú y yo

nos llamamos igual.

eva: pues, mira, a mí no me

gusta andar en pasos chuecos

como ustedes.

eva: ah, caray.

eva: pero, pues, a lo mejor

como que yo me tengo que ir

a buscar también otra identidad,

otro nombre como

los superhéroes.

ambas: [ríen]

eva: ¿o qué? a poco nomás tú

puedes, gigantona, ¿eh?

eva: no, no--

mimí: ya--ya--ya--ya--ya.

nada más eso nos faltaba,

en tremendo margayate estamos

metidos de veras, ¿eh?

¿eh?

eva: bueno, móndrigas,

esta pistola cambió de funda.

[ruidos]

marcela: ay, dios, ¿qué es eso?

fernando: yo como les dije--

plastiquito, como si

les costara tanto.

marcela: [suspira]

mi amor, ¿estás bien?

pensé que se había metido

un ladrón.

fernando: flaca, flaca, flaca,

baja ese bat, no te vayas

a lastimar, ¿eh?

marcela: fernando,

¿tú no estás ciego?

mimí: ahorita mismo me vas

a explicar qué te traes, ¿eh?

¿a poco le vas a entrar

al negocio con esa suripanta?

juan carlos: vamos a...

[carraspea]

vamos a ver hasta dónde llega

tu primate, estoy seguro

que la podemos agarrar en algo

chueco, y en cuanto lo hagamos,

traste, la hundo, me canso

si no, oiga.

mimí: ya, ¿y la pensión?

juan carlos: te juro por

el payaso que está en mi cuarto

llorando insaciablemente

que no voy a permitir

que tu casa acabe convertida

en un p--

[imita explosión]

que me parta un rayo si miento.

[ríe]

mimí: ay, menso.

daniel: bueno, pues, ya

llegamos, digo, entra antes

de que te vean aquí, ¿no?

claudia: antes me gustaría

decirte que... pues, que lo que

pasó fue... no sé ni cómo

explicártelo, pero--pero

fue algo muy, muy, muy especial

para mí.

tú fuiste el primero en mi vida

y eso es bien importante

para mí, daniel.

daniel: a ver, a ver, a ver,

mi chava, a ver, espérate,

a ver, lo que... lo que acaba

de pasar, obviamente ya fue.

no me vayas a salir con que vas

a empezar a clavarte y--eso

no va conmigo, ¿ok?

claudia: ¿cómo? no, no, no,

no entiendo qué me quieres

decir.

daniel: pues, entonces, ¿cómo

te lo explico, con manzanas

o cómo?

a ver, no vas a empezar

con que nos vamos a ver a diario

y que quieres ser mi noviecita

porque nada que ver conmigo,

¿ok?

marcela: así que nunca perdiste

la vista.

fernando: eh--eh--flaca...

milagro, milagro,

flaquita, te puedo ver clarito.

es--es--

marcela: no tienes vergüenza,

pero ahora sí me las vas

a pagar.

fernando: espérate, flaquita.

marcela: [grita]

fernando: espérate, flaquita.

re--relájate.

marcela: no tienes vergüenza,

fernando, no tienes

sentimientos, ¿eh?

fernando: te puedes descargar,

flaquita--

marcela: no tienes escrúpulos,

fernando, no tienes nada.

no tienes nada.

[música]

[música]

claudia: pero si tú me dijiste

que ibas a dejar a jennifer,

y que yo iba a ser la única

en tu vida y que--

daniel: a ver, a ver, no, no,

no, no, a ver, tú anduviste

de ofrecidita, diciendo

que eras más mujer que ella

y no sé cuántas cosas más.

yo no iba a despreciar

a una chava así como tú,

tan bonita, pero yo jamás

dije que iba a cortar

a jennifer, ¿eh?

claudia: pero me dijiste

que yo iba a ser la única.

daniel: no, nada que ver,

nada que ver, además se me hace

que tú tienes un trauma cañón,

por eso estás aferrada a que

deje a jennifer, porque como

tu mamá fue la segundona de tu

madrastra, pues, igual y tú

tienes una bronca con eso,

y por eso te clavas así, ¿no?

claudia: no puedo creer

que estés diciendo eso.

daniel: ah, ya, ya, ya,

¿sabes qué?

ya estuvo, ¿bueno?

tengo sueño, ya, ya, a ver,

tengo que manejar

hasta mi casa.

vete a dormir, camínale hasta

tu casa además, porfa.

no quiero que te vean salir

de mi carro.

ya, vete.

marcela: ¡eres un mentiroso!

mis hijos y yo con el jesús

en la boca pensando que estabas

ciego, y tú nada más querías

hacer un chanchullo, fernando.

fernando: flaca, flaca,

lo de la ceguera era temporal,

en lo que recibía

la indemnización

de esa mugrosa empresa

y era pa--

marcela: fernando, eres

un corrupto.

jennifer: ¿qué pasa?

[gritos]

¿qué pasa?

marcela: ¡váyanse a sus cuartos!

kevin: mi papá está ciego.

marcela: ¡váyanse a sus cuartos!

su papá no está ciego.

mañana hablamos de esto,

por favor, váyanse a sus

cuartos, váyanse a sus cuartos.

¡cállate!

te rompo el...

[grita]

[solloza]

[celular]

helena: ah, es tu abuelito.

¿papá?

eduardo: te hablo para saber

a qué horas van a estar

en tu casa, quiero ir a ver

a mi nieto.

helena: ah, te quiere ver.

pues, en realidad, apenas

estamos saliendo, porque como

vamos a pasar el día

en el vivero de mi mamá, no sé

muy bien a qué horas vamos

a volver.

eduardo: no sabía que silvia

ya era dueña del vivero ese

que quería.

bueno, entonces, ¿puedo visitar

a lalito o no?

helena: hmm, sí, pero para no

tenerte esperando, yo creo

que sería mejor si nos alcanzas

y juegas un rato con lalito

allá.

no, no creo que haya problema.

¿bueno? sí, ahí te esperamos,

papá, bye.

va a ir a verte al vivero

tu abuelito.

lalo: qué bueno, hace mucho

tiempo que no estamos juntos.

oye, ¿puede ir eva?

helena: ah, ¿eva también?

ah, ¿y quién más quieres

que vaya?

[ríe]

silvia: invitamos a eva.

eugenia: ajá, chino.

[habla en inglés]

mi chino.

oye, chino, chicos, los leones

que te cargas, de veras, ¿eh?

oye, pues, muchas gracias

por haberme guardado

mi mercancía en la bodega, pues,

en la tuya, ¿no?

chino: [ríe]

no hay problema, hoy por ti,

mañana por mí.

eva: ajá, así mero, pues.

y ahora relámete los bigotes

porque te voy a pagar con una

guajolotota así como esas

que te gustan, ya sabes,

grandota, frondosa, pechugona,

norteñona, así como a ti

te gustan.

chino: ah, ¿y adónde vamos

"pol" mi reina?

¿dónde anda la gallinota?

eva: pues, nomás te digo,

y tú también oyes, ¿eh?

chino: ¿qué?

eva: que ya con eso queda

saldada nuestra cuenta, ¿ok?

chino: bien.

eva: además, salida la mercancía

no se aceptan devoluciones.

pues, ya sabes, políticas

de esta empresa.

ambos: [ríen]

chino: está bien, tú me avisas

y yo mando a mis hombres,

pero no me quedes mal

o... cuello.

eva: ay... tú aguántame

las carnitas aquí, ¿eh?

tómense una soda, una beer

bien "helodian", y así como

en cosa de media, una hora,

van por la potranca, ¿sale?

oye, sí, no te me desesperes

mi chino, ¿eh?

chino: no.

eva: órale.

no me tardo, ahí te ves, ¿eh?

chino: pechugona.

eva: [ríe]

como te gustan.

chino: norteña.

ambos: [ríen]

eva: como le gustan al chino,

pues.

chino: la norteñota.

eva: ahí vengo. ¡ah!

[música]

marcela: no me pongan

esas caras, por favor.

se van a casa de sus abuelos

y si se les ofrece algo,

me llaman, me tengo que quedar

a hablar largo y tendido

con su papá.

después hablamos con ustedes.

fernando: bien, mi hijos,

kevin.

princesa.

marcela: con cuidado.

fernando: bueno, ya que íbamos

a hablar, hablemos.

todo el desayuno ustedes

estuvieron como--como si yo no

existiera, como si fuera

un fantasma, ¿no?

y eso sí que está mal,

esto no está bien, yo no

lo aguanto porque tampoco tengo

que estar ahí viendo--

marcela: fernando, anoche estuve

pensando mucho, no quise hablar

contigo, no--no podía hablar

contigo anoche porque tenía

ganas de matarte.

[timbre]

>> buenos días, señora.

marcela: buenos días,

licenciado, adelante, por favor.

fernando: licenciado, hola.

>> ¿qué tal?

fernando: ¿qué se le ofrece?

yo no le llamé ni le cité para--

marcela: yo lo llamé.

silvia: ¿y qué le pareció

mi vivero, doña eva?

eva: ¿cómo qué me pareció?

si está chulísimo de bonito,

oiga, y aquí el plebe se la debe

pasar increíble, ¿no te encanta

aquí?

lalo: sí, está muy padre, eva.

además yo tenía muchas ganas

de verla a usted.

helena: en cuanto le dije

a lalito que veníamos para acá,

él fue el primerito

que la quería invitar, eva,

¿verdad?

lalo: sí.

eva: es que yo, la verdad, pues,

cuando estoy con ustedes, pues,

como la guanera, me siento

como de la familia.

silvia: ay, así nos sentimos

nosotros también, doña eva.

y, aprovechando que tengo

mi familia aquí, ahí les encargo

el negocio mientras lalito y yo

traemos más fertilizante

para las plantitas nuevas.

vente, mi hijito.

eva: qué linda doña chivis.

oiga, doña chivis y lalito

están bien felices aquí,

¿verdad?

helena: mm, sí, y qué bueno,

así me quedo tranquila ahorita

que tenga que irme porque

quedé de ver a juan aquí cerca

y yo quiero que usted me

acompañe a verlo.

mimí: ya te dije que la juana

tuvo que salir, que quién sabe

a qué hora regrese.

eva: tss, más les vale a ti

y a la grandulona esa que no

me ande jugando chueco porque,

mira, me las voy a ajusticiar,

verdad de dios.

mimí: ya, ya, ya, ya bájale,

¿eh? aquí las dos, la juana

y yo, somos de ley.

eva: sí, tú, cómo no.

de ley, de ley.

pero ¿sabes qué, prima?

para que veas que no tengo nada

contra ti, al rato viene

un amigo que se muere de ganas

por conocerte, es un señor

que está en el show business,

ese medio que a ti tanto

te gusta, pues.

mimí: ah, pues, sí, ya sabes

que desde plebilla a mí siempre

me gustó eso de la artisteada

y... yo pude llegar a haber sido

una gran cantante, algo así

como--como lucha reyes,

como lola beltrán.

eva: hombre, ándale, pues,

pues, igualita, pues, por eso

te ando diciendo que en quinta

y en una de esas puedes retomar

la carrera, pues, así como

cuando empezaste esto del

mentado dagoberto ese que--pero

qué mal rima ese--qué bárbaro--

mimí: ¿cómo da--? espere,

¿cómo que qué mal rima?

¿tú has visto a dagoberto?

eva: ¿a dagoberto?

mimí: sí.

eva: tss, ¿sabes qué?

hazme mis huevos de rancho

con guacamolito que--que amanecí

con un hambre de la fregada.

órale.

qué bonito quedó la pintura

y mi autorretrato, oiga,

encuerada, bueno, ahora le dicen

el desnudo.

mimí: ¿esta conoce a dagoberto?

>> pues, les confieso

que me sorprende que quieran

echar atrás el asunto

de la indemnización,

pero con estos papeles

detenemos el trámite.

señores, ¿están seguros de eso?

marcela: absolutamente,

licenciado, como le expliqué,

todo fue un malentendido

de mi marido.

además, fíjese, gracias a dios,

ya recuperó la vista.

>> bueno, de todos modos

van a tener que pagarle

una cantidad por ley,

ya nada comparado con lo de

la demanda, pero--

marcela: mire, con que se le

pague lo justo es más

que suficiente, y por sus

honorarios no se preocupe, ¿eh?

mi esposo se los va a pagar

peso sobre peso.

eva: como que ya se tardó

un poco el exmuertito, ¿verdad?

helena: ay, ¿no le habrá pasado

algo?

eva: no se acelere ni se

angustie de a grapa, ya ve

el tráfico infernal que tiene

esta ciudad, todo el mundo

nos tiene así de estresadas,

y como que no estamos

tranquilas, pero es porque así

es la ciudad.

sea paciente, él no la va

a dejar plantada.

de eso estoy segura.

[celular]

¡ah!

helena: eva.

eva: ¿ve cómo nos tiene esta

ciudad?

toda estresada.

es mi primita mimí, ¿sabe qué?

tengo un problema, la tengo

que atender por--porque--

[música]

mimí: hombre, se me prendieron

todas las alarmas

cuando a la mula

de la eva se le salió decir algo

del mentado dagoberto ese.

hice memoria, mi hijo,

y agárrate, agárrate.

me di cuenta de que ella y él

nunca se conocieron.

juan carlos: bueno, a lo mejor,

te habrá oído decirlo a ti

o al alguien de tu parentela,

¿no crees?

no lo veo tan sospechoso,

la verdad, mimí.

mimí: no, no--no--no--no, a mí

esto me huele muy mal.

algo me dice que detrás

de mi primate esa está ese

infeliz que le gusta tanto rimar

aunque lo haga tan mal, ¿verdad?

juan carlos: ¿se te hace?

mimí: claro, todo checa, mira,

él se apersonó aquí, ¿no?

y luego se desapareció, ¿no?

y al chico rato, se apareció

la sabandija de mi prima, ¿no?

me canso que en una de esas,

él le dio el pitazo.

juan carlos: no te des cuerda

tú sola, mimí, por favor,

chance tengas razón,

no sé, pero lo más

importante es que seamos

discretos y nos vayamos con

tiento, es una palabra nueva,

tiento se llama.

mimí: ojalá la culebra de la eva

empiece a meter la patota

pa' que, y pa' agarrarla

en la movida, ¿no?

y deshacernos de una vez

por todas de esa alimaña

rastrera, culebra ponzoñosa,

rata de dos patas.

eva: así que la juana

me quiere traicionar,

las hijas de--

méndigas tlacuachas,

me las van a pagar.

juan carlos: uy, ahora sí,

ahora sí.

[jadea]

a ver los aretes, los aretes.

[jadea]

no tengo tiempo, la peluca.

la peluca, la peluca.

[gime]

ah, la peluca, la peluca.

ay, cómo duele,

nunca, nunca va a dejar

de doler la pelu--

marcela: licenciado, muchas

gracias por su tiempo,

le quitamos su sábado.

>> no se preocupe, señora,

con su permiso.

marcela: adelante, propio.

fernando: flaquita, ya,

¿ya vamos a hablar? por fin.

marcela: ajá.

no puedo creer que me hayas

inventado que te quedaste ciego

con tal de cometer semejante

robo con lo de la indemnización,

igualito que lo que hiciste

en grupo imperio.

y aquí, esta idiota, otra vez

estuve a punto de renunciar

por ti.

fernando: mira, flaquita,

realmente--

marcela: lo que más me duele

es que para lograr

lo que querías, hayas arriesgado

tu vida y hayas jugado

con la angustia de tus hijos

y la mía también.

ni ellos ni yo nos merecemos

esto.

fernando: no era mi intención,

flaquita, se me hizo fácil

aprovechar el accidente

y cobrar una lanita--

no--no es robo, lo que se dice

robo, no es robo,

es como un modo de ganar algo

ahí, porque de todos modos

es una empresa que--que se--

marcela: fernando, ya, por

favor, ya, no te hundas más.

esas son excusas y pretextos

que no vienen al caso.

escúchame bien, fernando, ahora

lo único que quiero de ti

es el divorcio.

gustavo: ¿cómo está usted,

señor?

lalo: muy bien.

gustavo: yo me llamo gustavo

y soy un cliente de aquí

de este invernadero.

qué bueno que vengas a ayudar

a tu abuelita, ¿eh?

te felicito.

lalo: bueno, ¿y qué le vamos

a vender?

gustavo: [ríe]

silvia: bueno, creo que resultó

un muy buen vendedor, ¿verdad?

gustavo: pues, mire, lo que ando

buscando es un arbolito

que pueda--que pueda estar--

eduardo: silvia, ¿me puedes

explicar quién es este hombre?

helena: ay, por fin.

juan carlos: perdón, helena,

por favor, perdóname.

helena: ¿qué te pasó?

me tenías muy preocupada ya.

juan carlos: es que no me di

cuenta que mi celular estaba

descargado, ¿no?

se quedó sin pila y se me fue

el tiempo buscando un cargador

y una solución para no seguirnos

escondiendo tú y yo.

helena: pues, me tenías muy

preocupada, qué bueno que ya

estás aquí.

¿qué tanto pensabas

que te tardaste?

juan carlos: pues, muchas cosas,

hasta pensé una locura.

helena: ¿qué?

juan carlos: que lalito, tú y yo

nos podemos ir lejos

para iniciar una nueva vida

en otra parte, donde nadie

nos conozca ni nos cuestione,

los tres, pues, como una familia

de tres.

helena: sí, suena muy lindo,

pero viviríamos con el miedo

de que algún día descubran

que estás vivo y... y vivir así

no sería vida.

juan carlos: sí, ya sé, pues,

te lo dije, es una locura--no,

pero me haces caso y yo aviento

la locura y tú no me interrumpes

y me dejas hablar

las tonterías que digo.

helena: lo que tenemos que hacer

es ver la manera de comprobar

tu inocencia, antes de que todo

el mundo se entere que estás

vivo.

y a propósito de eso, tengo

muchas cosas que contarte

de grupo imperio.

juan carlos: cuenta, cuenta.

eduardo: ahora entiendo

por qué te urgía el divorcio,

silvia.

claro, tarde se te hacía

para hacer de las tuyas.

gustavo: perdone que

lo interrumpa, señor, no quiero

parecer un entrometido, pero

esa no es forma de tratar

a una dama.

eduardo: usted no es quién

para decirme cómo le debo hablar

a mi esposa.

silvia: exesposa.

usted disculpe, el señor

es mi exmarido.

o sea, el abuelo de lalito.

lalo: el señor es un cliente

y le vamos a vender un arbolito.

¿te enojaste por eso, abuelo?

silvia: no, mi vida, tu abuelo

no tiene ninguna razón

para estar enojado.

además, vino a verte a ti, ¿mm?

no a platicar conmigo, así que

aprovecha y ve a jugar con él.

eduardo: en eso tiene razón

tu abuela, vine por ti para dar

una vuelta, ¿quieres ir?

lalo: sí, señor.

eduardo: conste que no tardamos.

gustavo: perdóneme que se

lo diga, señora, pero

lo que este señor tiene

son unos celos tremendos

de verla con alguien más.

silvia: no tendría por qué,

como le dije, él es mi exesposo

y nada más.

gustavo: yo lo entiendo, señora.

con todo respeto, si yo

estuviera en su lugar, jamás

me hubiera perdonado el no haber

podido retener a una mujer...

como usted.

silvia: m--m--muy amable,

¿qué le parece si--si le muestro

el roble que le gustó

la otra vez?

a--a--aunque también pensándolo,

tengo un roble que me acaba

de llegar, eh, por aquí.

gustavo: sí, por supuesto.

silvia: eh, está--

[música]

[música]

juan carlos: te digo, plutarco

es el peor de todos, es que

era lógico que hiciera mal uso

de su poder ahora que es

presidente.

anda luciéndose ahí, como todo

un dictador, déspota,

prepotente, malviviente,

"gediondo".

helena: y además de eso, renato

estuvo a punto de descubrirme.

bu--bueno, lo peor, encontré

la tesis de doña antonia

en la oficina de don adriano.

juan carlos: pues, puede ser que

plutarco la haya puesto ahí

también, ¿no?

helena: sí, pues, eso pensé,

pero luego me entraron mil dudas

y ya--ya no sé.

a mí se me hace muy raro

que don adriano se haya ido

justo cuando viene la próxima

junta con el regidor de playa

majahua.

juan carlos: hay que pensar

en algo drástico, entonces,

algo que pueda llevar a plutarco

a cometer una tontería,

pa' que se descubra, pues.

helena: sí, sí, lo voy a pensar,

a ver qué se me ocurre.

es tardísimo, amor, me tengo

que ir y no entiendo, eva se fue

a contestar una llamada y no ha

regresado, qué rara es--

juan carlos: eva ya está grande,

se sabe cuidar sola, no pasa

nada, yo la espero,

tú vete tranquila, vete.

yo te puedo cuidar.

silvia: sí, adiós.

ambos: te amo.

helena: yo también.

tú también cuídate.

juan carlos: bye.

qué padre, ahora a vestirme

de eva otra vez.

[gime]

fernando: no--no--per--es que

para, no, ¿no crees que estás

exagerando con eso del divorcio?

ok, la regué, y feo, per--pero

no es pa' tanto, flaca.

marcela: al contrario, aguanté

muchos años porque te amaba,

pero esta ya fue la gota

que derramó el vaso.

no solamente nos engañaste

para transarte a tu jefe,

sino que esa transa la planeaste

porque eres el mismo corrupto

de siempre.

fernando: no, no, no, no, no--

marcela: no, sí, sí,

fernando.

eres el mismo que prefiere hacer

un chanchullo a esforzarse

en la chamba, reconócelo.

reconoce que eres un flojo

y que no has cambiado nada

en todos estos años.

fernando: no, es que no es así--

marcela: no, es que sí es así,

es que sí es así.

eva: chino, me da harto

gusto poderte decir que ya te

tengo tu regalote.

ah, qué menso, pues, ¿cómo

cuál de todos?

la potranca que te dije,

así que yo digo que mejor

te vengas adelantando

y aquí te espero a tus

achichincles para que vengan

por ella.

ándele pues, mi chino.

ándele, sí, claro.

épale, épale, épale, tss,

ahorita estaba hablando

con mi amigo que te quiero

presentar, ¿y qué crees,

hemeteria?

mimí: que no me digas hemeteria.

eva: que la fregada, pues,

si así te llamas.

nos quiere invitar a cenar

a las dos, en chico rato

se aparece.

mimí: nah, yo no voy a ninguna

parte con ninguno de tus

amigotes, ah, seguro han de ser

uno de eso criminales igual

que tú, ¿eh?

sus fotos han de salir en esos

carteles que dicen "se busca",

hombre.

eva: hija de... mira, hemeteria.

mimí: ¡que no me digas

hemeteria!

eva: pues, así te llamas, pues.

vas a ser por las buenas

o va a ser por las malas,

y yo diría que mejor

por las buenas, porque

por las malas, te va a doler,

hemeteria, te va a doler,

como dijo el chino, o cooperas

o cuello.

eva: ay, ¿qué onda?

¿qué pasa aquí? tanto grito,

¿por qué discuten?

eva: ay, hijas, así las quería

tener a las dos juntas.

ya me di color que ustedes

me quieren traicionar,

¿y saben qué?

no se lo voy a permitir,

móndrigas tlacuachas,

ya me colmaron la paciencia,

¿eh? de aquí no salen.

de aquí no sale nadie

hasta que vengan por ustedes

dos aquí ahorita, ¿cómo la ven?

¿cómo la ven?

[celular]

eva: ay, es mi celular,

¿puedo contestar?

eva: sí, ¿cómo no?

contestas ese celular

y te mueres, grandota.

eva: no contesto, pues, ay, no,

no contesto, ¡no contesto!

no voy contestar.

marcela: por eso preferí

que viniéramos al restorán,

porque no quiero

que sus abuelitos se enteren

todavía.

el caso es que su papá inventó

todo eso de que estaba ciego,

nunca perdió la vista.

lo que yo les quiero pedir

es que, a pesar de todo, hagan

un esfuerzo y sigan respetando

a su papá.

yo, por mi parte, pues, ya...

me duele mucho, pero... yo

ya tomé una decisión: me voy

a separar de su papá.

kevin: ¿en serio, ma?

marcela: quería que lo supieran

por mí.

santiago: el lunes ya salen

los inquilinos de mi depa,

así que ya me puedo ir

llevando mis cosas.

lucía: ay, ay, santi, santi,

santi, santi, qué desorden,

por favor.

ay, ¿sabes qué?

santiago: ¿qué?

marcela: sí se siente feíto

que te vayas, ya me había

acostumbrado a ti.

santiago: y yo a ti.

lucía: pues, ¿sabes qué?

lo bueno es que me pongo muy,

muy, muy feliz, feliz de que hoy

voy a pasar todo el día

con mi sebastián,

y ¿sabes qué se me hace?

que en una de esas podremos

ir viendo eso de formalizar.

santiago: [ríe]

me alegro mucho por ti, lucía.

lucía: sí.

ay.

marcela: la decisión ya está

tomada, hijos, pero tienen

todo el derecho de decir

lo que ustedes piensan

y lo que sienten y...

jennifer: la verdad, ya te

estabas tardando, tú sabes

que yo te apoyo en todo

lo que tú quieras.

[celular]

bueno, hola, qué milagro.

¿es todo? te me desapareciste

todo el día de ayer y sin

avisarme qué onda.

daniel: bueno, pero ya aparecí,

y no te llamé para oír reclamos

bonita, ¿ok, mi amor?

a ver, ahora lo que necesito

es verte, ¿qué onda, paso

por ti o qué?

porque no vas a estar enojada

conmigo todo el día, ¿verdad?

eva: vamos a hablar como

la gente civilizada, evita,

pues, ¿qué te cuesta?

mira, si nos matas, te vas

a meter en un problemón,

la sangre, los cuerpos.

a mí no me aguantas pa' meterle

un cajuelón, no me aguantas,

mejor guarda el arma, ¿verdad?

aquí no ha pasado nada,

tan amigas como siempre,

un cafecito, un abrazo.

eva: shh, ya cállate, pues.

eva: ¡ay!

eva: te relleno el cuerpezote

de balas y te dejo como vil

coladera, desgraciada.

¿querían deshacerse de mí, no?

vamos a ver quién se deshace

de quién.

>> ¡policía, baja el arma!

>> levanta las manos--

eva: ¿y a ustedes quién

los llamó?

¡suéltame!

mírate a la gigantona, esa sí

es una criminal bien--

bien peligrosa.

ella es eva maría león

jaramillo, viuda de zuloaga.

es esta, deténganla.

eva: ay, sabíamos que tarde

o temprano, esta tragedia

iba a pasar.

suéltame, déjame afrontar

mi realidad.

señores oficiales, bellas

personas, yo soy eva maría león

jaramillo, viuda de zuloaga,

llévenme.

Cargando Playlist...