null: nullpx
Cargando Video...

Por Ella Soy Eva Capítulo 107

Univision3 Ene 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

renato: perdón, licenciada,

pero me extraña un poco

su petición.

yo supe de su relación

con juan carlos,

que en paz descanse.

me llegaron los rumores

de todo lo que pasó

helena: independientemente

de eso, renato.

por favor, ayúdame.

renato: es que yo no sé

si existe ese documento

como tal.

aunque, sí debe haber un informe

sobre el asunto del fraude.

¿usted tiene algún motivo

en especial para investigar

sobre ese asunto?

adriano: ¿pasa algo?

helena: [suspira]

marcela: apúrense, por favor,

que ya es tarde.

jennifer, ¿ya estás?

fernando: espérate,

que aún no me la acabo.

jennifer: sí, ya, ya, ya.

fernando: ¡flaca!

[exhala]

jennifer: oye.

fernando: ¿mm?

jennifer: y, ¿cómo vas?

¿ya te resolvieron algo

del trabajo ese tan padre

por el que dejaste

grupo imperio?

fernando: eh--

marcela: se supone que hoy

te resolvían eso, ¿no?

fernando: sí, sí, no, sí,

en cualquier momento me llaman.

[teléfono]

fernando: eh, qué ójole.

ahí está, seguramente.

han de ser los de la ¿qué?

pues, de la chamba.

bueno.

>> llamamos de la compañía

de televisión por cable

para recordarle que tiene

una deuda con nosotros.

si usted no cubre el monto

el día de hoy,

su servicio será suspendido.

fernando: sí, cómo no, señorita.

no, no, hoy mismo me presento

ahí con ustedes, ¿eh?

eh. gracias.

saludos.

¿qué les dije?

¿les dije o no les dije

lo que les dije?

yo les dije

que me iban a hablar.

era para decirme

que pasé a la siguiente fase

de entrevistas, ¿qué húbole?

casi no tardan nada

en contratarme, ¿eh?

marcela: qué bueno, fer.

fernando: sí.

marcela: me da mucho gusto.

fernando: pues ya, ya me voy,

ya me voy, ¿eh?

jennifer: hasta luego.

fernando: tengo que seguir

con los trámites.

jennifer: ay, me despeinas.

fernando: m'ijito.

pórtate bien.

mete de velocidad. péinate.

kevin: ay, no, papá, papá.

fernando: no, ¿cómo no?

péinate, m'ijo.

kevin: ay, papá.

fernando: órale, flaquilla,

nos vemos a la noche.

jennifer: suerte, papi.

fernando: órale, bye, bye.

a chambear.

helena: y si estoy averiguando

sobre el desfalco

se debe a lo que sucedió

recientemente,

con fernando contreras.

le voy a ser sincera,

licenciado.

adriano: por favor.

helena: he estado dudando

si no habrá pasado lo mismo

en el caso

de juan carlos caballero.

o sea, que lo hayan enredado

en algo turbio,

y que él haya sido inocente.

adriano: entiendo, helena.

ese lamentable suceso

removió las cenizas del pasado.

a mí me pasó igual.

helena: ¿ah, sí?

adriano: pero créame,

la culpabilidad de juan carlos

está más que comprobada,

desgraciadamente.

helena: ¿usted también

lo había pensado?

¿tenía dudas?

adriano: así es.

helena: ah.

adriano: de todas formas,

le voy a decir a renato

que le dé el informe oficial

de aquel penoso incidente

que tanto me dolió.

y... y que nos costó

tres millones de dólares.

helena: sí. muchas gracias.

adriano: es que usted no sabe

cuánto apreciaba yo

a juan carlos.

era como mi hijo.

y qué ironía, ¿verdad?

a pesar de todo el daño

que nos hizo a usted, a mí,

él va a seguir en su memoria.

y también en la mía.

helena: es cierto.

adriano: fíjese que,

eva maría también me solicitó

ver el mismo informe oficial.

también ella

estuvo muy interesada

en ese asunto.

marcela: ay, mientras más tarde

se me hace,

algo se me olvida.

a ver.

[teléfono]

marcela: ay, ¿por qué ahorita?

[teléfono]

marcela: ¿bueno?

>> hablo de su servicio

de televisión por cable.

llamé hace un rato

para solicitar el pago inmediato

de su adeudo

y evitar la cancelación,

pero el señor que me contestó

debió confundirme, señora.

¿usted me puede atender?

marcela: sí, señorita.

yo voy, personalmente,

a pagar en la tarde.

muchas gracias.

qué entrevista

ni qué ocho cuartos.

fernando, me estás diciendo

mentiras otra vez.

¡ay!

eugenia: es una noticia

magnífica, señor becker.

becker: me alegro

que le entusiasme, eugenia.

fue algo inesperado.

eugenia: no, no se preocupe.

¿a qué hora es el casting?

sí, sí, sí, sí. nos vemos allá,

en la televisora.

becker: yo sé

que es bastante precipitado.

si quiere, puedo decirles

que vamos otro día.

eugenia: no, no, no.

de ninguna manera.

allá lo veo.

gracias.

chepina,

dile al chofer que prepare

el coche, voy a salir.

chepina: ah. muy bien, señora.

con permiso.

claudia: ¿adónde va?

ay, perdón por entrar

sin avisar.

no me vaya a regañar.

eugenia: estoy tan contenta

y emocionada, claudia.

al fin llegó mi oportunidad.

un casting para la televisión.

una serie en puerta.

puede ser mi retorno triunfal.

claudia: bueno,

no festeje por adelantado,

o sea,

hay muchas actrices más,

y no es seguro

que usted se quede con el papel.

porque así es eso de la tele,

¿no?

helena: puede haber miles.

pero como yo, ninguna.

y si lo que quieres

es fastidiarme,

hoy no lo vas a conseguir.

claudia: pues, allá usted.

suerte.

[música]

[música]

[teléfono]

eva: [ríe]

[teléfono]

eva: mamá, ¿cómo estás?

eugenia: ay, hijo,

me matan los nervios.

fíjate que me acaba de hablar

mi representante

y tengo un casting

para la televisión.

eva: ¡felicidades, mamá!

esto seguro que te va a ir

de maravilla, oye.

eugenia: es que hace tanto

tiempo que no actúo,

que ahora estoy paralizada

por el pánico escénico.

ando...

ando como en mis primeras

audiciones.

y que me temblaba la voz

y todo el cuerpo y...

eva: mamá. por favor.

ese nido te hace lo que--

[balbucea]

tú eres eugenia mistral, jefa.

eugenia: hijo.

sí, si te pidiera que...

que me acompañaras

a la televisora,

¿vendrías conmigo?

eva: pero ¿como eva, mamá?

está bien.

¿a qué hora y adónde te veo?

ahí voy a estar.

ahí voy a estar.

eugenia: gracias.

vas a ser la fuerza

que me ayude a dominar

mis nervios.

y a dar lo mejor de mí.

lo mejor de la primera actriz,

eugenia mistral.

eva: esa es la actitud, mamá.

muy bien.

oye, mientras llego,

tranquilízate.

voy para allá.

bye.

[cuelga teléfono]

helena: [suspira]

el hombre que declaró

en contra de juan

se llama maximiliano montes.

¿por qué me suena

tanto ese nombre?

pues, si todavía trabaja

en la agencia star taurus,

alguien tiene que saber

más de él.

[golpe en la puerta]

helena: adelante.

vero: ¿me llamó, licenciada?

helena: sí, vero.

¿me puedes conseguir el teléfono

de un señor que trabaja

aquí en la agencia taurus,

por favor?

vero: claro que sí.

¿cuál es el nombre de él?

helena: ahí está,

maximiliano montes.

vero: ah.

¿el enamorado de doña eva?

plutarco arrieta: me enteré

que usted estaba buscando

a maximiliano montes,

y como da la casualidad

que lo conozco,

me tomé la libertad

de hablar con él sobre usted.

eva: ¿qué?

adriano: fíjese que...

eva maría también me solicitó

ver el mismo informe oficial.

también ella

estuvo muy interesada

en ese asunto.

vero: ¿pasa algo,

licenciada?

helena: ¿de qué?

na... no. no, no.

vero: ¿no? bueno.

entonces, en un momentito

le consigo los teléfonos

de taurus.

helena: [asiente]

sí, vero, gracias.

vero: con permiso.

helena: gracias.

vero: gracias.

helena: no, no.

no puede ser.

¿o sí?

¿y si eva

está detrás del fraude?

a ver, juan.

no.

sr. rodríguez: se lo vas a decir

con ternura.

becker: señor rodríguez.

sr. rodríguez: ¡becker!

becker: ¿cómo está?

sr. rodríguez: bien.

apúrense con ese set.

es para hoy.

becker: doña eugenia.

permítame presentarle

al productor de la serie.

la joven promesa

de esta televisora,

el señor gabriel rodríguez.

eugenia: ah.

sr. rodríguez: ay, becker.

señora mistral, es un placer

y un honor

recibirla en este foro.

a sus pies.

eugenia: ay, muchas gracias.

el gusto es mío, ¿eh?

sr. rodríguez: ay, sra. mistral.

eva: yo soy

eva maría león jaramillo,

viuda de zuloaga.

encantada.

sr. rodríguez: igualmente.

bienvenida.

eva: usted reconocerá

a mi íntima amiga,

eugenia mistral,

por esas telenovelas

y películas magistrales,

¿verdad?

mire, ahí le va.

"ángeles y serafines".

ahí le va.

"memorias del imperio".

ahí le va.

"más oscuro que la noche".

sí sabe

de qué le estoy hablando,

¿verdad?

¿se acuerda o no?

sr. rodríguez: sí. por supuesto.

grandes películas todas ellas.

sobre todo esta última

que mencionó.

"más negro que la noche".

claro.

claro.

eva: alelí.

sr. rodríguez: sí.

eva: a lo mejor,

ha de ser amante del teatro.

quizás.

sr. rodríguez: me gusta mucho.

eva: y la vio, ¿sabe dónde?

ahí le va.

"un tranvía llamado deseo".

ahí le va.

"salomé".

ahí le va.

"el aquelar de las arpías".

o la última que hizo:

"bajo cero".

sabe de qué le estoy hablando,

¿verdad?

sr. rodríguez: ¡por supuesto!

grandes montajes todos ellos.

es usted una actriz

de talla internacional,

señora mistral.

helena: entonces,

¿el señor maximiliano montes

ya no trabaja con ustedes?

ay, ¿está segurísima?

>> sí, licenciada.

el señor montes

trabajó con nosotros

aquí en taurus

durante más de 40 años.

pero, pues, ya se jubiló.

¿quiere que la comunique

con alguien más?

helena: no, no, no, señorita.

muchas gracias, ¿eh?

gracias.

¿cómo?

[música]

[música]

lucía: [suspira]

[ríe]

qué asco.

santiago: los domingos

eran mi día favorito.

pero ayer la pasé pésimo.

lucía: ah. la verdad, a mí,

los domingos siempre

me han chocado,

pero el de ayer

fue el peor de todos.

santiago: angélica y yo

apenas y nos hablamos.

lucía: mira, pues te fue bien.

por lo que es a mí,

mi renato ni siquiera

se dignó a hablarme

en todo el día.

santiago: no sé qué es peor.

sí estar solo como tú,

o sentirse solo como yo,

estando con alguien.

lucía: al menos, ¿sabes qué?

sí me vas a perdonar,

pero yo me voy a ir a buscarlo.

sí, lo voy a ir a buscar,

nada más para hacerle

una pregunta, nada más--

santiago: pues, no lo busques,

deja que él te busque.

lucía: pero él no me busca.

santiago: precisamente por eso.

porque no lo dejas.

lucía: [refunfuña]

rebeca: qué bueno

que los veo juntos.

esto es para ti,

y esto para ti.

y no me pregunten qué es.

averigüen ustedes.

por cierto,

¿no han visto a renato?

que no lo encuentro

por ningún lado.

lucía: ah, que la...

renata: valiente noviecito

que tienes.

ni siquiera sabes dónde está.

y luego,

¿por qué te ven la carota?

ponte busa.

y averigua dónde se esconde

tu "galán".

lucía: mi renato

y esta musaraña algo se traen,

¿eh?

algo traman esos dos.

pues, entonces

yo voy a averiguar

en este mismo momento--

santiago: ¡no, no!

¡no lo busques!

lucía: ¿por qué no?

santiago: porque no.

lucía: pero quiero.

santiago: ¡no!

lucía: ¡ay!

¡santiago!

helena: ah, eh...

eva no tendría

por qué engañarlo.

digo yo.

usted es un hombre bueno,

atento, romántico,

adriano: ¿pero?

helena: pues, yo creo

que ella está nerviosa,

con... con todos estos asuntos

del matrimonio,

porque una no se casa

todos los días, ¿no?

yo... yo creo.

adriano: claro.

entiendo.

¿sabe?

lo... lo que pasa

es que ya van varias veces

que eva maría

me dice que...

que no es la mujer para mí.

y que no me conviene.

¿vio? le encanta desaparecerse.

ahorita mismo, por ejemplo,

no ha llegado. mira.

¿dónde está?

helena: pues es...

yo creo que tal vez

tuvo algún contratiempo.

me...

o tal vez fue a hacer un pago,

ya ve cómo se ponen las colas.

es normal.

¿por qué no le llama?

para saber dónde está.

adriano: ella dice:

"me asfixio".

dice que soy como un pulpo.

que le aprietan las amígdalas.

prefiero esperar

a que ella me busque, de verdad.

helena: pero no, no,

no se preocupe.

ya verá

que todo va a estar bien.

adriano: [ríe]

le debo de parecer

un adolescente, ¿verdad?

pero si me comporto así

es porque esta es la primera vez

que me involucro

en una relación de verdad.

una relación madura.

discúlpeme, helena,

y gracias por todo.

helena: no. nada qué agradecer.

>> silencio.

prevenidos a grabar.

fuera luz de base.

sr. rodríguez: gracias.

>> grabando pruebas

para eugenia mistral

para la serie

"la sombra de una duda".

cinco, cuatro, tres, dos.

eugenia: ay, hijo,

¿qué te puedo decir?

quizás no hayas nacido de mí,

pero eso no debería importar.

madre no es la que concibe,

sino la que cuida, la que ama,

la que se entrega,

en cuerpo y alma.

>> lo sé...

mamá.

pero... pero...

tengo que decirte todo...

todo este caudal de...

de penas que llevo dentro.

eugenia: te entiendo,

juan carlos.

te comprendo más

de lo que te imaginas.

pero no es tu culpa,

ni la mía.

es de modesto,

que se burló de mí, de tu madre,

desde que el mundo es mundo

las mujeres hemos sido víctimas

de amar a los esposos,

de amar a los padres,

de amar a los hombres,

pero tú y yo

vamos a vencer

todas las calamidades.

ay, ven a mis brazos, hijo.

>> está bien. mami.

y ¿qué vamos a hacer

de ahora en adelante?

eugenia: pues,

lo que debimos haber hecho

hace mucho tiempo, hijo.

abandonar a modesto.

modesto no me merece.

porque yo...

[suspira]

perdón.

perdón, sr. productor, perdón.

lo siento mucho.

daniel: no puedo creer

que por fin

ya nos vamos a acapulco.

jennifer: sí,

está padre, ¿verdad?

daniel: ¿ya sabes

qué le vas a inventar

a tus papás?

jennifer: pues,

que vamos a ir en vuelo

con otros cuates.

y que van los papás

de unos amigos,

que, por cierto,

es verdad a medias, ¿no?

y bueno, y que tú también vas.

está bien, ¿no?

daniel: no, no, no, mi amor.

no seas tontita.

a ver, con todo eso,

les estás diciendo la neta.

a ver, si saben que voy yo,

por más que les caiga bien

a tus papás, es obvio

no te van a dejar ir.

jennifer: y entonces,

¿qué les digo?

daniel: tú confía en mí.

¿ok?

yo tengo amigos

que nos pueden hacer el pan.

lo que tú tienes que decir,

chécate,

es que te vas a quedar con...

con una amiga, el fin de semana,

para hacer tareas, trabajos,

y así.

y ya con eso nos libramos.

jennifer: es que no sé,

la verdad yo no soy buena

inventando cosas.

¿y si nos cachan?

daniel: a ver.

tú misma me dijiste

que en tu casa,

los que están diciendo mentiras

son tus papás, ¿o no?

jennifer: bueno, sí.

pero eso no quiere decir

que yo me sienta a gusto

mintiendo.

daniel: pues, como veas.

si no haces por lo menos

el esfuerzo para ir,

pues, igual

y no me quieres tanto.

jennifer: mi amor,

no digas eso,

claro que sí te quiero.

daniel: pues, ¿quién sabe?

una cosa es decirlo

con palabras

y otra muy diferente

es hacerlo.

para podérmelo demostrar.

si de veras te importa

que estemos juntos pues...

pues haz algo, ¿no?

jennifer: uy, ok.

les voy a echar mentiras

a mis papás

con tal de que los dos vayamos

con toda la bolita a acapulco.

¿va?

daniel: va.

jennifer: [ríe]

eva: ya, cálmate, hombre.

todo bien.

eugenia: [llora]

no sé qué me pasó, hijo.

olvidé los textos,

mezclé todo con la realidad.

[suspira]

me vinieron a la mente

claudia, tu padre.

ay, hijo,

es la muestra de que yo no debo

volver a la actuación.

eva: mamá, tranquila.

es natural

que te pongas nerviosa.

hace mucho que no haces

una audición.

además, estás viviendo

una situación muy estresante

en la casa, hombre.

eugenia: tengo pánico

de que mi retorno a la actuación

sea un fracaso.

voy a renunciar a mis sueños,

antes de que mis sueños

se vuelvan pesadillas.

eva: no, ma. no lo hagas.

acuérdate:

"somos del mismo material

del que se tejen los sueños".

eugenia: [ríe]

shakespeare.

eva: no renuncies

de lo que has soñado.

si tu pasión es actuar,

pues, retoma tu carrera.

eugenia: ¿y la situación

que estoy viviendo en la casa?

¿qué hago? ¿qué hago con eso?

eva: ay, ya lo solucionaremos

tú y yo, no pasa nada, hombre.

eugenia: oh, más bien yo

debería ayudarte a ti

a tratar de salir adelante

de este problema

en el que estás metido, hombre.

eva: no, hombre,

sería muy arriesgado

para ti, mamá.

lo mejor que puedes hacer

para ayudarme

es estar bien.

y recuperar tu vida.

y tu carrera.

¡ah, ah! ah.

becker: señora mistral.

eugenia: ay, perdón.

perdón, señor becker, yo...

yo sé que lo arruiné todo.

me venció el nerviosismo--

becker: no sé de qué habla,

señora mistral.

se queda usted con el papel.

eva: [suspira]

becker: a todo el mundo

le encantó su improvisación.

felicidades, señora mistral.

felicidades.

eva: ¡ay, no que no, sr. becker!

esa es mi ma...

gistralísima estrella.

eugenia mistral.

no que no.

ahora sí.

luces, cámara, acción.

[ríe]

¡yupi!

yupi.

[música]

[música]

marcela: bueno.

te lo agradezco mucho.

que tengas buen día.

ay, de veras que no puede ser

este hombre.

no puede ser.

santiago: marce,

¿cómo le fue a nando

con la entrevista de trabajo

que tuvo el sábado?

¿consiguió el trabajo?

marcela: ¿cómo le va a ir?

¿qué va a conseguir nada?

me acabo de enterar

que el baboso de tu amigo

ni siquiera acabó

de hacer los trámites.

santiago: a ver, a ver, a ver.

¿cómo?

pero--pero era un buen trabajo,

¿o no?

marcela: claro que era

un buen trabajo.

pero el muy mula,

que es lo más decente

que se me ocurre decirle,

se fue y dejó todo botado

en cuanto supo

que su jefa directa

iba a ser una mujer.

hazme el favor.

santiago: no, no, no.

no me digas eso, marce.

marcela: no, pues, no quisiera.

pero es lo que me acaba

de contar esta chava

que conozco yo en esa empresa.

y mira, conociendo a fernando,

le creo cada palabra

de lo que me dijo.

santiago: ay, ay, ay.

y ahora,

¿qué vas a hacer, marce?

marcela: ay, no sé.

eso es lo peor,

que a estas alturas del partido

de verdad ya no sé qué hacer

con el insensato que tengo

por marido, santi.

¿qué hago?

santiago: [exhala]

lucía: hola.

>> hola.

lucía: ay, renato.

qué casualidad,

¿qué haces aquí?

renato: [ríe]

esta es mi área de trabajo.

lucía: ah, sí, sí, cierto, sí.

cindy.

¿qué crees?

fíjate que te están hablando

de recursos humanos.

bueno, no te están hablando,

te están buscando.

bueno...

ay, en realidad es un chisme.

cindy: ok.

sí, ¿te encargo un tantito?

lucía: claro que sí.

claro que sí.

eva: órale--

[teléfono]

eva: helena, ¿pasa algo?

¿todo está bien?

helena: me gustaría decirte

que no pasa nada,

pero no estoy segura.

necesito hablar contigo

y quisiera aprovechar

la hora de la comida.

¿nos podemos ver?

eva: sí, sí, claro.

tú dime dónde.

helena: en el lugar

de la otra vez.

eva: está bien.

allá te veo.

[cuelga teléfono]

fíjese por dónde camina,

no sea baboso.

no, no es cierto.

[ríe]

lucía: ay, oye,

fíjate que me quedé

medio preocupadona,

porque ayer no me hablaste

en todo el día y pues...

pues, me preocupé.

renato: todo está bien.

lucía: ¿estás bien? ¿sí? ah.

renato: sí.

lucía: sí,

porque incluso como no pasaste

a saludarme a mi lugar,

pues yo sí dije:

"¿bueno, qué tal si se reportó

enfermo y...

qué tal si no está bien?".

renato: no, mira, mira.

yo... yo estoy perfectamente.

lucía: ay, sí, qué bueno, sí.

sí, se ve

que estás perfectamente bien.

te ves radiante

con tus ojos verdes,

verdes, verdes, ¿no?

pues, así te ves muy sanote.

renato: lucía, tal vez

no es el momento

para hablar de esto,

pero, tú... ¿tú te sientes bien?

lucía: ¿yo? ¡ay!

renata: sí, yo últimamente

te he sentido medio rara.

lucía: no, no, yo estoy... no.

normal. cool. bien.

renato: no, no, créeme que no.

lucía: ¿no?

renata: tú estás muy rara.

lucía: ay, no.

renato: y eso desde hace días.

yo no me siento bien

y por eso estuve pensando que...

que lo mejor sería

que tú y yo termináramos.

lucía: ¿terminar?

¿terminar de... se acabó?

¿de kaput, bye-bye,

thank you very much?

juan carlos: helena.

helena: ah, gracias.

gracias por venir.

juan carlos: gracias a ti

por llamarme.

¿pasa algo?

porque me extrañó

que fuera así como...

como de emergencia tu llamada.

helena: juan,

creo que cometí

un gravísimo error

y estoy muy...

muy apenada contigo.

juan carlos: ¿por?

helena: yo creo que nunca

debí decirle a eva

que tú estás vivo.

juan carlos: ¿por qué?

este... ¿pasó algo?

helena: es que tengo motivos

para sospechar que eva

está involucrada en el fraude

en el que te implicaron a ti.

lucía: gracias

por tus brillantes consejitos.

por seguir tus recomendaciones

me acaba de mandar a volar

renato.

santiago: ay, lucía,

la verdad

es que no me extraña nada, ¿eh?

lucía: ¿cómo que no me extraña?

santiago: ¡au!

espérate, explícame qué fue

lo que pasó.

lucía: pues, nada.

me cortó.

me cortó porque me dijo

que estaba muy rara,

muy fría, muy distante,

y eso fue por tu recomendación.

santiago: ¡ay, luc... duele!

mira, ¿no será que renato

agarró eso de pretexto

para terminar contigo?

¿hablaste bien con él?

lucía: ¡no!

ni chance me dio.

ni chance me dio

porque nomás me mandó a volar,

y se puso a trabajar

como si nada.

ay, te odio.

santiago: ay, lucía, espera...

espérate.

yo te diría que...

espérate un momento,

piensa bien las cosas,

para que--

lucía: ¡no me aconsejes nada!

no vuelvo a seguir

nunca en mi vida

un consejo tuyo.

porque por tu culpa

estoy en este estado civil

que tanto odio.

¿sabes qué?

mejor viuda que soltera.

santiago: lucía, per...

perdóname.

lucía: ¡no me toques!

no me toques.

no me toques.

[jadea]

[llora]

juan carlos: apenas hace un par

de días me dijiste

que esta señora enka--

helena: eva.

juan carlos: eva, o lo que sea,

es una amiga

de toda tu confianza,

y ahora tienes

sospechas de ella.

pues, ¿qué pasó?

helena: es que a mí

me da una rabia, juan,

seguirme equivocando

con la gente.

no sabes el coraje que tengo,

ni siquiera con ella, conmigo.

soy bruta, por dios.

juan carlos: pero, pues,

¿qué pasó?

tranquila.

helena: resulta que eva

tiene un amante, un novio,

que de repente se aparece

en la pensión donde vive.

un... un brasileño,

joao carlinho.

un... un tipo más joven

que ella.

yo no soy quién para juzgarla.

pero sí me da coraje

que ella esté engañando

a don adriano con ese chavo.

juan carlos: bueno,

pero ¿eso qué tiene que ver

con que pueda estar implicada

en el fraude?

helena: a ver, espérame.

el punto es,

que el día en que tú y yo

fuimos a buscarla

para que la conocieras,

¿te acuerdas?

supe que el cuate este,

el brasileño iba de salida,

pero yo no alcancé a verlo.

pero ahora que lo pienso,

lo más probable

es que mimi,

la prima de ella,

también haya tenido que ver

en el asunto, pues...

a lo mejor ella es su tapadera.

claro, caras vemos.

juan carlos: a ver, ¿qué?

a ver, tranquila.

digo, por lo que me has dicho

no hay nada que compruebe

que la señora esta, eva,

esté involucrada en algo.

pero a lo mejor estás sacando

conclusiones equivocadas.

helena: no, no, no, no, no, no.

es que ya pensándolo con calma,

todo va emonando perfecto.

fíjate.

eva llegó de la nada,

no era una candidata

que se ajustara

al perfil que acostumbra

la empresa,

y sin embargo, la contrataron.

luego, la muerte de antonia.

la nombran socia

del grupo imperio.

y, aunque tiene mucho dinero,

nunca ha dejado de vivir

en la pensioncita esa,

la chiquitita, la que fuimos.

juan carlos: sí.

helena: ¿a poco

no está rarísimo?

juan carlos: pues...

pues, no.

a lo mejor se siente mejor así,

es sencilla--

helena: ay, ya.

tú también, qué.

también eres bruto, ¿o qué?

ay, no. de veras.

qué inocencia esa.

>> pero la verdad,

qué bueno que no corriste

a la rebecota.

plutarco: por muchas razones

me conviene tenerla cerca.

>> claro.

para mí.

¿o sea que sí piensas embarrarla

en lo de la constructora pirata?

digo, cuando llegue el momento.

plutarco: eso

ya lo estoy cocinando,

pero tengo que hacerlo muy bien.

por eso voy a verme con alguien

que me va a echar la mano

en ese asunto.

y, aunque rebeca

finja que está muy tranquila,

muy quietecita,

de muy buen modo,

sé que algo está tramando.

la conozco muy bien.

>> es que no se puede

estar quieta.

anda metida en todo, digo,

en todo lo malo.

¿sabes qué?

debería dedicarse a la polaca.

plutarco: la muy estúpida

debe estar desesperada.

me anda coqueteando de nuevo,

la muy resbalosa.

qué bárbara esa mujer.

cree que todo lo puede conseguir

con sexo.

[ríe]

>> claro.

así son las viejas, ¿no?

hijas...

palmípedas.

prontuarias.

dubitativas.

helena: por favor, discúlpame

por haberte delatado con ella.

no sabes lo mal

que me siento contigo.

juan carlos: no te preocupes

por mí, de verdad, ahora--

helena: ay.

juan carlos: hace frío aquí,

hombre.

helena: pues, sí. sí.

juan carlos: ahora,

si te hace sentirte mejor,

yo puedo espiar a eva,

con mucho gusto.

así veo si tienes razón

en sospechar de ella o no.

helena: va.

sí, me parece perfecto.

mira, eva es... es...

ay, los ojos.

[titubea]

[ríe]

eh, no. va.

es...

tiene...

es más alta que tú, y es...

es...

juan carlos: ¿cómo es más alta?

¿qué es...? ¿qué es...?

¿qué es...?

¿pie grande? ¿quién es?

¿cómo más alta que yo?

helena: sí, es muy grande.

es muy peculiar. muy.

es de espalda... espalda grande,

es robustita, es fortotota.

grandototota.

tiene el pelo así,

como ondulado.

le llega como por aquí,

con luces.

usa lentes, eh...

sonrisa.

no... no te va a ser difícil

identificarla.

en el momento que la veas

vas a decir:

"ella es eva".

juan carlos: ah, ok.

helena: no hay pierde.

juan carlos: va a estar

lo suficiente para seguirla,

entonces, como salga

de grupo imperio, la sigo, ¿no?

helena: sí.

muy bien.

yo también trataré de averiguar

por mi cuenta,

a ver qué tanto sabe.

[música]

[música]

juan carlos: helena.

helena: ¿mm?

juan carlos: gracias.

helena: ¿gracias por qué?

juan carlos: porque,

a final de cuentas,

todo esto me comprueba

que tú sí estás creyendo en mí.

de que soy inocente.

y que detrás del fraude

hubo otra persona,

y para mí, esa persona

fue plutarco.

helena: yo estoy segura

que plutarco es inocente.

ya, lo he dicho mil veces,

te pido, te exijo,

que no vuelvas a decir

una palabra en su contra.

y ya... ya me tengo que ir.

adiós.

bye.

renato: no, sí, sí,

en unos minutos va a tener todo,

todo ahí a su bandeja

de entrada.

sí, se lo aseguro, sí.

sí, hasta luego.

[teléfono]

santiago: eh, cindy. hola.

cindy: sí, hola.

santiago: este, te buscan en...

recursos humanos.

cindy: ¿otro chisme?

santiago: eh, sí.

cindy: sí.

santiago: otro.

cindy: te encargo aquí

santiago: sí, yo veo todo y...

eva: hola.

[teléfono]

eva: híjole, mi celu.

mi celu, mi celu está...

eva: don adriano,

¿en qué habíamos quedado, pues?

adriano: no vaya a decir

que la estoy atosigando,

por favor, eva maría,

porque toda la mañana

me estuve reprimiendo

para no llamarla, vida mía.

eva: pues, no sirvió de mucho

el reprime, ¿no?

porque ya me está llamando.

¿qué es esto?

¿una imaginación de mía o qué?

adriano: por favor, eva maría.

póngase en mi lugar.

compréndame.

no puede tenerme así,

sin noticias suyas, y...

alejado de usted.

eva: ay, disculpe, es verdad.

he sido una desconsiderada,

pero créame que tuve

una buena razón pa' no llamarle.

adriano: ¿pasó algo?

¿está bien, amor?

eva: estoy bien, enfadoso,

y entrandito aquí,

al grupo imperio.

así que espéreme,

que ahorita le cuento.

ándale.

[cuelga el teléfono]

hol--[teléfono]

helenita, ¿qué pasó?

sí, ahorita la veo.

ahora sí.

santiago: lucía está llorando

como magdalena

porque la cortaste.

renato: uy, sí.

oye, ya.

me lo puso todo

en charola de plata.

desde hace unos días

andaba fría, distante,

haciéndose la autosuficiente.

santiago: si serás.

yo fui el que le aconsejó eso.

renato: hombre.

santiago: ¿qué?

renato: gracias, santiago,

hombre.

santiago: ¿qué?

renato: te debo una, hermano.

santiago: no, no, no, no, no.

¿cómo que me debes una?

no seas canijo, ¿eh?

yo le aconsejé eso para...

para despertar

tu interés en ella,

no para que la cortaras.

¿eh?

no le puedes romper

el pobre corazoncito

que tiene lucía.

renato: oye, pero si tú me...

nadie se ha muerto de amor,

santiago.

adriano: ¡renato camargo!

permiso.

santiago: sí.

adriano: no.

¿cómo está eso

de que acaba de romperle

el corazón a su novia?

helena: usted sabe

que yo le tengo mucho aprecio,

¿verdad?

pero últimamente la noto rara,

como misteriosa.

la verdad, yo no sé

si hice bien en contarle

que juan está vivo.

eva: ¿sabe qué?

me duele mucho el corazón

de oírla hablar así.

¿qué motivos le he dado yo

para tamaña desconfianza?

dígame si se atreve.

helena: sí, sí me atrevo,

y voy a ser

muy directa con usted.

eva: ah.

helena: yo sé que ha engañado

a adriano con su sobrino,

el tal joao carlinho.

el encargado de la pensión

me dijo que estaba usted

con su sobrino, juan carlos.

eva: sí...

el brasileño,

este que está acá adentro.

helena: sí... si este hombre

es un novio, su...

eva: una tiene necesidades,

y, pues,

ocho años son mucho, perdón,

belisario, pero es que...

helena: no pasa nada.

eva: ah, ya, ayoacán.

ay, helenita, por dios.

helena: no, no,

no lo niegue, eva.

porque la otra vez

que la fui a buscar,

me di cuenta

que su sobrino este

estaba saliendo de la pensión

casi al mismo tiempo

que don adriano

la estaba buscando.

igual que yo.

eva: bueno, pero eso es--

helena: no, no, nada de peros.

no sabe cómo me duele

saber que engaña de esa manera

a un hombre tan bueno

como don adriano.

no se vale.

no se vale que juegue

con los sentimientos

de su prometido.

adriano: quizás sea

una frase trillada la de:

"no hay que tocar a una mujer

ni con el pétalo de una rosa",

pero es cierta.

el corazón de las mujeres

es lo más delicado que hay.

y hay que tratarlo

como una frágil

pieza de cristal.

santiago: cállate, cállate.

adriano: ahora que sé

lo que es estar enamorado,

me doy cuenta que a las mujeres

no se les debe de lastimar,

de ninguna manera.

santiago: cállate.

adriano: renato.

no hagas lo mismo

con esa jovencita.

no seas canalla.

si en verdad quieres terminar

con ella,

hazlo como lo hacen

los caballeros.

pero no botándola

como una jerga usada.

santiago: habla.

renato: ah, sí, sí, don adriano.

usted tiene toda la razón

y yo le juro

que eso voy a hacer.

adriano: cindy.

cindy: ¿sí?

adriano: tienes

15 minutos libres.

vete a recursos humanos

a chismear a gusto.

santiago: sí.

eva: perdóneme, pero discúlpeme.

¿alguna vez usted y yo quedamos,

gente como amigas que somos,

no tendríamos por qué darnos

explicaciones de nuestra vida

privada?

¿si se acuerda o no se acuerda?

helena: sí, pues,

claro que me acuerdo.

eva: ah, pues ahí está.

helena: yo fui la misma

que lo propuse.

eva: ahí está.

para que usted no vaya a pensar

mal de mí, le aseguro

que entre joao carlinho y yo

no hay absolutamente nada

de lo que hubo en otros tiempos.

y cuando hubo en otros tiempos,

porque ya lo expliqué yo,

que ocho años de viudez

pesan mucho,

y una tiene necesidad,

no me haga recordar--

helena: sí, ya, eva, ya.

eva: no me haga recordar.

helena: no.

eva: pero de aquello,

ya ni cenizas quedan.

y las que caen del popo.

helena: y entonces,

¿por qué lo sigue viendo?

eva: pues,

porque el pobre muchacho

no me ha olvidado, pues,

¿cómo cree que me va a olvidar

con este pedazo de hembra

que de repente se la arrancan

de su cuerpo?

pues, no, ¿verdad?

y él me busca, ¿no?

porque yo soy una buena persona,

no le puedo negar mi amistad,

¿verdad?

y de repente, pues...

pues nos echamos

un tecito de manzanilla--

helena: bueno, a ver,

además de eso,

hay otras cosas que usted oculta

y que afectan a otros,

más allá de su vida personal.

y esta vez, afectaron a juan.

eva: ¿a cuál?

¿al suyo o al mío?

helena: al mío.

eva: ah.

helena: bueno...

no es mío.

al... me... suyo... mi...

a juan carlos caballero.

para que me entienda, ya.

eva: ah.

helena: me refiero al fraude

en que lo implicaron.

eva: ¿y yo qué tengo que ver

en ese menester, perdón?

helena: pues eso

es lo que yo quiero saber, eva.

¿qué busca detrás del fraude

del que acusan a juan?

¿por qué tiene tanto interés

en él, eva?

¿por qué? a ver. ¿por qué?

santiago: jamás había oído

hablar así al chief

de las mujeres, ¿eh?

y mucho menos del amor.

renato: pues, se ve

que le pegó duro el romance

con doña eva.

santiago: sí, sí, sí.

así que ya lo oíste, ¿eh?

te portas como un caballero

con lucía,

y si vas a terminarla,

lo haces dignamente

y bien hecho.

renato: a ver, a ver, a ver,

sí, pero es que--

santiago: no, no, no, no, no.

o aplica tu otra técnica

para que sea ella

la que te mande a freír

a ti espárragos.

¿ah?

helena: eva.

no se quede callada.

eva: ¿qué?

helena: no, no.

no me vaya a empezar con:

"¿qué? ¿qué?"

eva: ay, lo hice otra vez,

es que lo hago sin querer,

es mi subconsciente.

helena: eva, es que usted--

adriano: pero

¿qué escándalo es este?

¿interrumpo algo?

helena: no.

no, licenciado,

no interrumpe nada.

de hecho,

yo ya me iba a mi oficina.

eva: al rato la busco

para darle los datos

que me pidió, lic.

helena: pues, más le vale.

con permiso.

adriano: eva maría.

la estaba esperando.

¿ahora sí me va a decir

por qué llegó tan tarde?

eva: porque mi amiguita,

eugenia mistral

tuvo una audición,

y yo fui a acompañarla.

qué enfadoso es usted.

cantante: ♪ radical voy

sin frenos al viento

a mi lado

siempre tendrás tu asiento

invencible

un querer tan profundo

que se come de un bocado

este mundo

pescando sueños

pasas cada mañana

me los cuelgas

cerca de mi ventana

insuperable como tú

no existe nadie para amar

me lanzo en tus brazos ♪

Cargando Playlist...