null: nullpx
Cargando Video...

Por Amar Sin Ley Capítulo 87

Univision24 Jul 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

lorena: yo solo quiero

que vuelvas a ser feliz.

poderte devolver un poco

de fe en la vida.

gustavo: es que yo no sé

si eso se pueda.

lorena: yo sé que sí.

sé que tienes un gran corazón,

pero que está tan lastimado

que no quiere volver a creer

en nada.

gustavo: sí.

lorena: pero puedo recordarte

que la vida está llena

de cosas bonitas y que el dolor

va a desaparecer poco a poco.

michelle: a ver, muchachos,

los quiero a todos aquí.

alberto se tuvo que ir.

kevin: ¿cómo que se fue?

nos dijo que estuviéramos

preparados para agarrar

al ciego.

michelle: sí, pero las cosas

se complicaron.

kevin: ¿qué pasó?

michelle: el ciego nos tendió

una trampa.

llegó la policía

y vio a alberto,

pero él logró escapar.

kevin: a poco.

¿y usted dónde estaba?

michelle: eso a ti no

te importa.

kevin: ¿adónde se fue?

michelle: por su seguridad,

no se los puedo decir.

kevin: el patrón no hubiera ido

a ningún lugar sin avisarme.

michelle: por el momento

está desconectado, así que no

esperes comunicarte con él.

kevin: yo estoy 100% seguro

que el gringo quiere

que yo esté con él.

michelle: no, por el momento

quiere estar solo.

a partir de ahora

todas las órdenes las doy yo.

¿tienes algún problema?

kevin: del único que yo

recibo órdenes acá

es del gringo y de nadie más.

michelle: es una lástima

que lo veas así.

kevin: mire, michelle,

ni yo ni ninguno de mis hombres

vamos a mover un dedo

si la orden no viene de arriba,

del patrón.

yo siempre le he

sido leal al gringo

y él jamás tuvo una queja de mí.

michelle: yo tampoco

las quiero tener.

¿alguien tiene alguna duda?

qué bueno que ya no hay dudas.

miren, muchachos,

yo voy a estar en contacto

con mi hermano y estoy segura

que en esta nueva etapa

nos va a ir muy bien a todos.

llévense al kevin

y vuelvan a sus puestos.

hola, carlos.

sí, vi tu mensaje,

pero estaba en un junta.

sí, claro que nos vamos a ver.

perfecto, nos vemos en la noche.

gustavo: eres una mujer

increíble, inteligente,

apasionada.

y a la vez dulce

y con tantos sueños por delante,

que no.

yo no soy una buena

compañía para ti.

lorena: no, no digas eso.

gustavo: si nos hubiéramos

conocido en otro momento,

tal vez las cosas

serían diferentes.

pero yo lo único que siento

cada día que me levanto

es un gran enojo.

mi única motivación

cada mañana es dar

con esos malditos

para hacerlos pagar.

lorena: es normal

que te sientas así.

gustavo: no, no es normal.

así como tampoco es normal

lo que me hicieron.

tú eres una joven que tiene

toda la vida por delante

y mereces que a tu lado

esté alguien que vea la vida

con la misma ilusión que tú.

lorena: sé que en el fondo

tú eres así.

gustavo: no.

así era.

tú te mereces el mejor

de los hombres a tu lado.

no a alguien lleno de rencor

y con tanto dolor.

lorena: pues es muy tarde

para hacerme a un lado, gustavo.

desde hace tiempo

te metiste en mi corazón

y no puedo hacer nada

contra eso.

gustavo: bueno, me haces sentir

alguien muy especial,

pero por favor,

no te hagas esto.

no te involucres con alguien

que está destruido.

lorena: uno no puede decidir

de quién se enamora, gustavo.

voy a estar a tu lado apoyándote

y también sabré mantener

mi distancia.

pero quiero que sepas algo.

me importas mucho,

así que...

si vas a hacer algo

que te ponga en peligro,

al menos piensa en lo mucho

que me dolería si algo te pasa.

y espero que algún día te des

la oportunidad de volver

a ser feliz.

ya sea conmigo

o con alguien más.

voy a seguir trabajando.

si necesitas algo,

avísame, ¿sí?

>> van a construir

un muro más alto.

no, están en hacer

que la gente no tenga que huir.

en eso tendrían que invertir

todo el esfuerzo

y los países tendrían que luchar

para fuese así.

>> muchachos.

me tengo que ir a dar una vuelta

porque necesito hacer

unas compras.

unos encarguitos

que me hicieron.

¿nos vemos al ratito?

por aquí.

licenciado.

>> míralo.

>> ¿qué tal, eh?

tú sí saliste bueno

para las compritas.

juan: hay que aprovechar.

>> ¿esto es para ti o qué?

>> ¿cómo que para él?

¿no hay nada para nosotros?

juan: licenciado, ¿qué le puede

hacer falta a usted, hombre?

no, son unos encargos

para una amiga.

>> ¿amiga?

juan: sí.

>> vamos.

juan: claro, claro.

>> vamos, vamos.

juan: te va a gustar

lo que te compré.

ricardo: hola, gustavo,

con permiso.

¿te parece que nos veamos

mañana para seguir trabajando?

gustavo: sí, claro.

ricardo: bueno, es que quedé

de cenar con sofía.

gustavo: hombre, me da gusto.

ricardo: no, no es para eso,

es para ver el caso

de benjamín nada más.

gustavo: ricardo, es claro

que algo pasa entre ustedes.

hazme caso y date más tiempo

para estar con ella.

hay cosas que no

se pueden ocultar

y es evidente que le importas

más de lo que te imaginas.

ricardo: es que no puedo,

gustavo, no puedo.

me cuesta trabajo pensar

en otra mujer

que no sea alejandra.

gustavo: sí, te entiendo,

pero alejandra ya no está.

y si tienes la oportunidad

de ser feliz, estoy seguro

de que eso hubiera querido

ella para ti.

ricardo: pues eso aplica

también para ti.

¿por qué no buscas la forma

de ser feliz?

gustavo: no, no, ricardo,

no es lo mismo.

ricardo: a isabel le gustaría

que siguieras adelante.

gustavo: lorena me dijo

que siente algo por mí.

pero le dije que no me puedo

comprometer a nada por todos

los problemas que tengo.

ricardo: no pierdes nada

con darte una oportunidad.

gustavo: lorena es una niña,

ricardo, y tiene tantas

cosas por vivir.

ricardo: está bien.

pero lo que quiero decirte

es que no tengas miedo.

date el permiso de vivir

lo que mereces.

gustavo: primero tengo

que arreglar todo esto.

y entonces, podré pensar en mí.

manuel: estoy muerto.

juan: yo también.

>> sí, pues vayamos

a descansar ya

que nos lo merecemos.

mañana tenemos

el vuelo temprano.

manuel: qué gran día.

juan: licenciado, muchas gracias

en verdad por la oportunidad.

>> gracias a ti, juan.

y a ti.

han sido de gran ayuda.

juan: bueno, muy buenas noches

y voy a ver cómo empaco esto.

>> suerte.

manuel: licenciado,

quisiera pedirle que

en cuanto me gradúe,

me ayude a certificarme

en estados unidos.

>> claro que sí.

manuel: la verdad es que todo

esto me abre muchísimo

el panorama

y ahora me doy cuenta de todo

lo que puedo aportar

como abogado.

>> qué bueno.

alonso ya me había dicho

que eres un alumno muy aplicado.

manuel: bueno, el licenciado

vega me ha apoyado muchísimo.

>> qué bueno.

pues sí, cuenta conmigo

para lo que necesites.

de verdad, hay mucha gente

que necesita abogado

tan preparados

y con tantas ganas como tú.

[música]

[música]

ramiro: yo sé porque yo

tuve que ver con un caso así.

benjamín: ven por acá.

ramiro, ¿a qué le tienes

tanto miedo?

ramiro: ¿estás seguro

que me puedes sacar de aquí?

benjamín: claro que sí.

para eso tengo que valorar

la información

que me puedas dar.

ramiro: ¿qué necesitas?

benjamín: para que un juez

acepte ver tu caso, tiene

que haber información

muy valiosa de por medio.

si tú sabes de algún pacto

que haya hecho tu hermano

con algún criminal,

les estaríamos entregando algo

más importante, ¿me entiendes?

supe que al poco tiempo

de tu detención

y el desafuero de tu hermano,

atacaron a los abogados de vega,

fue un grupo armado.

¿tú sabes quién fue?

ricardo: eso no lo podemos decir

porque sería algo que nos

perjudique a ti y a mí.

mi hermano sí trabajó

con alguien.

benjamín: ¿quién es?

ricardo: lo conoces.

por él supe que lavabas dinero.

mi hermano trabajaba

con el ciego.

gustavo: lore, ¿podemos hablar?

lorena: sí, claro.

gustavo: solo quería decirte

que no me gustaría

que te sintieras mal

por lo que pasó hace rato.

lorena: no debí hacerlo

ni decirte nada.

gustavo: al contrario, sentí

muy lindo que me dijeras eso.

lorena: es la verdad.

gustavo: mira, yo sé que estoy

mal, que estoy muy afectado

por todo lo que me pasó,

pero no sé,

tal vez con el tiempo

pueda volver a confiar

y quizá vea

las cosas diferentes.

lorena: estoy segura que sí.

gustavo: ojalá.

lo único que no quiero

es que vaya a cambiar

la relación que teníamos,

porque te has convertido

en un apoyo muy importante

para mí.

lorena: no te preocupes,

todo va a seguir como antes.

gustavo: gracias por ser

tan sincera.

me hiciste sentir muy bien

y me hacía mucha falta.

lorena: espero poder

hacerlo siempre.

ramiro: mira, el que empezó

a molestar a mi hermano

se llamaba fausto.

era de esos que se quejaba

por el abuso del gobierno y...

mi hermano le pidió al ciego

que lo callara para siempre.

y lo mismo le pidió con

el despachó que lo desaforó.

benjamín: ¿el de vega?

ramiro: sí.

por mucho que me quiera

vengar del ciego, no puedo.

estoy...

estamos rodeados de su gente.

benjamín: ¿cuál es tu problema

con él?

ramiro: nos humilló

a mi hermano y a mí.

por eso te digo

que no me puedes sacar de aquí.

benjamín: mira, si estás metido

por fraude, puedo organizar

de qué formas le repares

el daño a la gente.

benjamín: por eso es importante

que me digas si tienes

dinero o no.

ramiro: puede que me haya

quedado con alguno.

benjamín: ok, ya.

con eso funciona.

si el juez ve que estás

dispuesto a ayudar

a la gente del fraude,

va a ser de mucha ayuda.

ramiro: me interesa

salir de aquí.

ya te dije que esta gente

del ciego está en todas partes.

trato de pasar desapercibido,

pero tengo miedo de que me pase

lo mismo que a mi hermano.

ayúdame.

no me vayas a traicionar.

sofía: ricardo, benjamín

sí va a conseguirte algo.

ricardo: ojalá, ojalá,

porque todas mis esperanzas

están puestas

en lo que nos diga.

sofía: sí, ahora

que reveló que había

custodios involucrados,

entendí perfectamente que justo

por toda la corrupción

que ellos manejaban,

es que no hemos dado con ellos.

ricardo: pero eso no puede

seguir así.

sofía: sí, lo sé y estamos

a punto de descubrirlos,

ya lo verás.

ricardo: el día que los agarre,

voy a volver a sentirme en paz.

además, necesito que se resuelva

todo esto pronto porque

tengo que ir a vancouver.

sofía: ¿está todo bien?

ricardo: me habló elena

y me dijo que federico

estaba raro.

incluso sospecha que está

consumiendo algún tipo de droga.

sofía: ¿y tú qué crees?

ricardo: deseo desde el fondo

de mi corazón que no sea cierto.

yo hablé con él y me asegura

que su mamá está exagerando.

lo cual también

puede ser cierto.

sofía: sí, y así va a ser.

ricardo: ojalá.

me dolería mucho que por haber

alejado a mis hijos

para protegerlos, de todos modos

les haya hecho daño.

[música]

[música]

sofía: no pienses en eso.

ricardo: es la verdad.

tú sabes que hay una edad

en los jóvenes que si uno

no está al pendiente de ellos,

se van por el lado equivocado,

así de simple.

sofía: sí, tienes razón,

pero te aseguro que ese no es

el caso de tu hijo.

mira, tú lo cuidaste

y lo educaste con mucho amor.

ricardo: cierto.

pero en los momentos

que más me necesita,

ni siquiera puedo estar con él.

sofía: ya, tranquilo, mira,

puedo asegurarte de que todo

está bien.

ricardo: ¿y si no?

sofía: bueno, pues entonces

estarás a tiempo de ayudarlo

para corregir su camino.

ricardo: tienes razón.

sofía: sí, ten la confianza

de que los educaste

con buenas bases y que por eso

siempre vas a estar con ellos

aunque no puedas estar

físicamente.

ricardo: tienes razón.

gracias.

sofía: de nada.

bueno, en cuanto des

con los responsables

del atentado, ricardo,

te vas a vancouver

para que puedas estar

un tiempo con ellos.

ricardo: ajá, eso es

lo que quiero.

sofía: y te va a caer muy bien,

vas a ver.

es hermoso.

ricardo: gracias por siempre

apoyarme.

tu amistad ha sido

muy importante.

sofía: créeme que para mí

también.

carlos: hola, buenas noches.

¿cómo estás?

¿bien?

¿qué pasa?

michelle: qué bueno

que estás aquí.

carlos: ¿qué pasa?

¿qué tienes?

michelle: tuve otro problema

con mi socio.

carlos: no me digas.

¿y ahora por qué?

michelle: siempre se salta

mis instrucciones,

no actúa de correcta,

es impulsivo, desordenado.

carlos: los negocios

hay que mantenerlos

con la cabeza fría.

michelle: ¿quieres tomar algo?

siéntate.

carlos: sí, sí, sí.

¿un vinito?

un guisqui, lo que tengas.

michelle: vino.

carlos: vino está bien.

cuéntame qué pasó.

michelle: tuve que tomar

medidas drásticas.

carlos: ¿tanto así?

michelle: sí, y lo saqué

del negocio definitivamente.

carlos: muchas veces

es mejor así.

mira, si yo hubiera sido

mucho más duro con alan

y no tan condescendiente,

créeme que me hubiera ahorrado

muchos problemas.

michelle: pero si te soy

sincera, me siento mal

por haberlo hecho.

carlos: sí, créeme

que te entiendo.

michelle: yo no quería que

termináramos así,

pero no me dejó otra opción.

carlos: así es la vida,

son cosas que pasan.

pero mira, si tomaste esa

decisión fue por algo.

así que no te sientas mal.

a veces es muy difícil hacer

ese tipo de cosas,

pero créeme que está bien.

así que no te preocupes.

carmen: licenciado, buenos días,

¿cómo está?

roberto: buenos días,

carmencita.

carmen: mire, aquí tiene

lo que me mandó a imprimir.

roberto: perfecto, buenísimo.

ah, caray.

carmen: ¿pasa algo?

roberto: no, no, no,

lo que pasa es que no sabía

que la tía de mi mamá

estuviera pensionada,

por ahí por su esposo.

carmen: ¿necesita algo más?

roberto: no, carmencita,

muchas gracias por todo.

carmen: bueno, que tenga

muy buen día, licenciado.

roberto: igualmente, gracias,

carmencita.

lucía, ¿cómo estás?

oye, necesito tus comprobantes

de ingreso.

sí, por favor.

¿los puedes traer aquí

a la oficina?

y también me tienes que firmar

unos documentos.

sí, ¿puedes venir más tarde?

perfecto, aquí te veo.

gracias.

juan: mamá, ya llegué.

susana: ay, mi hijito.

gracias a dios

que regresaste bien.

¿cómo te fue?

juan: muy bien, mamá,

estuvo padrísimo.

resolvimos el caso

y aprendí mucho

del licenciado carballo.

susana: ay, no sabes el gusto

que me da, hijito.

juan: espérate.

susana: ¿y esas maletas?

juan: bueno, son cosas

que me compré, pero mira.

traje un regalito para ti,

mamá.

sí, está padrísimo, mira.

susana: no te hubieras

molestado.

juan: mira, te compré

otras cosas.

mira.

susana: está muy bonito.

juan: no puedo con estas llaves.

mira.

te quiero llevar

a un lugar muy especial

para que lo estrenes.

y te compré otro, mira este.

ya es como más formal.

susana: ¿y todo eso, hijo?

¿eso?

juan: ¿eso?

ah, son encargos

que me hizo tatiana.

susana: ¿encargos?

encargos que supongo

que ella te va a pagar.

juan: no, no, no, mamá.

¿cómo crees que le voy a cobrar?

qué pena.

susana: pero ¿cómo es posible

que le hayas traído todo eso?

juan: pues es que estaba

por allá, me los pidió

y yo, bueno, le hice el favor,

¿qué tiene?

susana: ¿no te das cuenta?

te está usando

para que le compres cosas.

juan: ella me quiere, mamá.

susana: sí, ¿cómo no?

juan: es la verdad.

susana: ella no te quiere.

lo único que le interesa de ti

son las cosas

que le puedes comprar,

que le puedes dar.

date cuenta.

esa mujer no te conviene.

>> ya lo sabía, alonso.

cuando se desaparecen

las pruebas es porque

hay gente que está soltando

mucho dinero.

si tienen gente dentro

del reclusorio,

es porque pagan por protección.

alonso: eso debería castigarse

como traición.

que un policía reciba dinero

de la delincuencia organizada

es un crimen terrible.

>> tengo los nombres

de toda la gente de la policía

con la que me he puesto

en contacto porque quiero

que se les haga una auditoría.

si alguno de ellos

recibió dinero,

voy a entender mejor

por qué no he encontrado

las pruebas que necesito.

alonso: voy a empezar

con una denuncia en contra

del director del penal.

>> excelente.

hay que pedir su destitución

y la de los custodios.

alonso: sí.

>> conozco a alguien

que tiene mucho tiempo preso.

alonso: ¿quién es?

>> es un conocido, pero tiene

muchos años en prisión.

quizá me pueda dar información

de lo que necesito.

alonso: vamos a esperar a que

benjamín nos dé la información

que nos iba a dar a cambio

de su libertad.

quizá con eso tengamos

más elementos para saber

por dónde empezar.

>> está bien.

no va a ser nada fácil, alonso.

alonso: no, no.

>> lo de jacinto dorantes

solamente fue el inicio.

ya me di cuenta de que esto

puede ser mucho peor.

alonso: aunque así sea,

no me voy a detener ante nada.

si esos corruptos ayudan

a los criminales,

son iguales o peores

por ser servidores públicos.

y van a pagar por todos

sus crímenes, eso te lo juro.

>> que paguen.

juan: o sea que una mujer

tan guapa como tatiana

no me puede querer

por lo que soy sino

por lo que le doy.

susana: nunca dije eso.

juan: pues eso es lo que yo

entendí, mamá.

susana: de veras, juan,

no lo puedo creer.

¿qué te dio esa mujer

que te tiene así?

¿cómo es posible que no abras

los ojos y te des cuenta

de todo lo que estás haciendo?

juan: mamá, solamente son

unos encargos que me hizo,

¿por qué te pones así?

susana: una mujer decente

no encarga eso.

juan: mamá, por favor,

no insultes a tatiana.

susana: lo único que me faltaba,

que la defendieras.

juan: porque te estás pasando

con lo que le dices.

susana: es que ya no sé

cómo hacerte entender, juan.

juan: lo que no me está

entendiendo eres tú.

nada de lo que hago te parece.

susana: porque lo que haces

está mal.

de verdad, te desconozco.

tu papá estaría

muy decepcionado de ti.

juan: tú solo me estás

haciendo sentir mal

por lo que compro.

como si nada de esto

me lo hubiera ganado

por mi propio esfuerzo.

tengo un trabajo digno,

he salido adelante,

¿qué tiene eso de malo?

¿no me lo merezco?

susana: yo nunca dije eso,

lo que dije es que

estás haciendo por

razones equivocadas.

las cosas no se definen así,

hijo.

y eso no te lo define,

lo que te define

es tu buen corazón.

y sobre todo ayudar

a la gente que lo necesita.

a esa que no le alcanza

para un buen abogado.

eso, hijo, es lo que te hace

grande y digno.

no que te endeudes con un coche

o con una casa como esta.

y menos que estés al lado

de una mujer como tatiana.

juan: mamá, no me entiendes.

susana: yo no puedo creer

en lo que te has convertido,

juan.

así que, yo no puedo seguir

en una casa que es pura fachada

y que está llena

de cosas falsas.

prefiero mi casa.

ese sí era mi hogar.

juan: a ver, mamita, mamita.

por favor, te lo suplico,

explícame de qué estás hablando.

susana: yo no quiero seguir aquí

nada más viendo en lo que

te estás convirtiendo.

el día que lo entiendas,

de verdad, el día

que lo entiendas, búscame.

así voy a poder hablar

con el hijo que eduqué.

porque ahora estás lleno de

ideas que nunca fueron tuyas.

[música]

[música]

[llaman a la puerta]

roberto: adelante.

lucía: hijo, ¿cómo estás?

roberto: lucía.

¿cómo estás?

¿y tú?

por favor, siéntate.

lucía: gracias.

roberto: permíteme.

lucía: gracias, gracias,

está bien.

roberto: lucía.

tenemos que hablar.

lucía: ¿qué?

¿pasa algo?

roberto: las cosas se están

complicando un poco.

para poder pedir la casa,

tenemos que comprobar

que tú estabas pagando todo

que estela estaba necesitando.

lucía: bueno, traigo algunos

comprobantes.

pero no mucho más.

roberto: ¿tienes

tus estados de cuenta

o comprobantes de ingreso?

lucía: no, no,

esos no los tengo.

esto es todo lo que traigo.

roberto: bueno,

habrá alguna forma de pedir

un comprobante de tu trabajo,

¿no?

lucía: ¿te acuerdas que te conté

que dejé todo por cuidarla?

roberto: es que, a ver, tengo

los comprobantes de la pensión

y recibía una muy buena

cantidad mensual.

lo suficiente para vivir bien.

para pagar su casa,

sus medicamentos,

sus necesidades.

entonces, lucía, yo no entiendo

qué es lo que estabas

pagando tú.

susana: disculpe, me dijeron

que aquí podría encontrar

a la señorita tatiana.

>> sí, aquí es.

tati, te busca la señora.

tatiana: señora susana.

¿cómo está?

qué milagro, adelante,

por favor.

susana: escúchame muy bien,

quiero que te alejes de mi hijo.

tatiana: señora, ¿qué pasa?

susana: tú no eres una buena

influencia para juan,

así que no quiero

que estés cerca de él.

tatiana: no puedo creer

que esté diciendo eso,

señora, si yo lo único que he

hecho es demostrarle a juan

que puede ser mejor.

susana: mi hijo no necesita

comprarse cosas

para demostrar nada.

eso se lo metiste tú

en la cabeza.

tatiana: no es mi culpa que esté

acostumbrado a conformarse

con poco, señora,

susana: te equivocas,

él sabe el valor de las cosas.

es un hombre bueno,

es un hombre con principios.

y no se merece tener al lado

a una mujer como tú.

tatiana: no me ofenda, señora.

susana: no, yo solamente

te estoy diciendo la verdad.

y bueno, pues si eso te ofende,

pues no es mi culpa.

tatiana: pues yo no creo

que a juan le moleste

mi compañía, señora,

al contrario.

creo que está feliz de tener

al lado a una mujer de verdad.

alguien que le enseñe

lo que es la vida lejos

de la falda de su mamá.

lucía: bueno, pues todo.

ya sabes, lo que necesitaba.

sus medicinas eran muy caras.

la muchacha, todo.

roberto: ¿y lo puedes comprobar?

lucía: ¿estás dudando de mí?

roberto: espero no tener

que hacerlo.

vino gerardo.

me dijo que tú te mudaste

con estela cuando

la desahuciaron.

lucía: sí, eso es cierto.

roberto: pero antes de eso,

nunca la visitaste.

lucía: no lo puedo creer.

de verdad que estás

dudando de mí.

roberto: lo estoy viendo

como un caso

y para poder llevarlo,

tengo que comprobar

que lo que me estás

diciendo es cierto.

eso es todo, lucía.

lucía: ahora me doy cuenta

de todo el daño

que tu padre te hizo

al hablarte mal de mí.

roberto: solamente necesito

una prueba.

algo que me demuestre

que me estás diciendo la verdad.

yo con muchísimo gusto te ayudo.

lucía: si con mi palabra

no es suficiente, no veo

qué sentido tiene todo esto.

roberto: lucía, no podemos

llegar solamente

con tu palabra ante un juez.

el va a necesitar algo

que lo demuestre.

lucía: ¿y tú?

roberto: yo también.

lucía: veo que me equivoqué

al pedirte que me ayudaras

con esto porque solo estás

confundiendo las cosas.

roberto: a ver, no lo veas así.

lucía: y el cariño y confianza

que ya habíamos recuperado

se acaba de perder.

mira, no te preocupes.

yo arreglo esto sola

y, entonces, te busco.

roberto: lucía, por favor,

no te pongas así.

lucía: lo último que quiero

es que por algo así se destruya

la relación que ya estábamos

construyendo.

gracias.

gracias por el apoyo.

cuando salga de este problema,

te busco.

roberto: te abro.

tatiana: y si de verdad

le molesta, pues que venga él

y me lo diga.

susana: ¿sabes?

el tiene un corazón demasiado

noble como para darse cuenta

de lo que eres.

tatiana: pues yo lo veo

muy feliz conmigo.

y creo que al contrario,

creo que con la que ha tenido

problemas es con usted, señora.

quizá la que debería mantener

su distancia es otra.

le voy a hacer una pregunta,

señora.

¿por qué no deja

a su hijo en paz?

déjelo.

déjelo ser feliz

y mejor usted ocúpese

en hacer algo útil con su vida.

porque no creo que juan esté

dispuesto a seguir manteniéndola

por mucho tiempo más.

susana: eso no es cierto.

¿sabes?

yo no dependo de mi hijo.

tatiana: ¿no?

¿está segura?

porque yo la veo muy feliz

disfrutando y viviendo

todo lo que él le da.

acéptelo, señora,

usted es una mantenida.

y lo que le preocupa

es que juan se harte de usted.

susana: no tienes ni tantita

idea de lo que estás diciendo.

se ve que no conoces a mi hijo

y le voy a decir todo esto.

tatiana: sí, por favor.

y dígale que fue usted

la que vino a insultarme

para que le quede en claro

cómo fueron las cosas.

gracias.

susana: te juro--

y veme muy bien a los ojos.

te vas a arrepentir.

tatiana: vieja loca.

juan: doña chuy.

chuy: hola, juanito.

qué gusto verte

por acá otra vez.

juan: pues el gusto es mío,

doña chuy.

oiga, ¿ha visto a mi mamá?

chuy: no, no la he visto.

luego viene a saludarnos,

pero no, hoy no.

¿pasó algo?

juan: no, no, no, está bien.

lo que pasa es que tuvimos

un problema.

si la ve, por favor,

dígale que vine a buscarla.

que no se enoje conmigo,

que yo la quiero mucho.

chuy: sí, juan,

si la veo, le digo.

pero te voy a dar un consejo,

díselo en persona.

vas a ver que te va a perdonar.

tu mamá es una gran mujer.

juan: yo lo sé, doña chuy.

muchas gracias.

qué dios la bendiga

y que venda mucho.

chuy: claro.

me saludas mucho a tu mamá.

juan: si es que la veo.

[llaman a la puerta]

roberto: estoy ocupado.

victoria, muy mal momento.

por favor, déjame solo.

victoria: ¿estás bien?

[música]

[música]

roberto: el caso que estoy

llevando es para ayudar

a mi mamá.

pero hay pruebas que--

me hacen dudar de ella.

victoria: ¿estás seguro?

roberto: tampoco tengo pruebas

de lo contrario.

victoria: a ver, vamos a pensar

bien las cosas.

roberto: es que tengo

demasiadas cosas en la cabeza.

por años quise que me buscara,

la extrañé toda mi vida.

me daría muchísima tristeza

darme cuenta que mi mamá

solamente me está buscando

por interés.

victoria: yo entiendo la falta

que te hizo cuando eras niño,

pero ya eres un hombre

y eres un abogado brillante.

piensa con claridad

qué es lo que tienes que hacer.

velo como un juicio,

usa tu razón.

roberto: por un lado, quiero

creer que lucía tiene razón

y que haya mantenido a su tía

que se murió intestada,

pero no tengo pruebas

que me ayuden a darme cuenta

que estoy en lo correcto.

victoria: entonces,

sigue investigando.

no hagas caso de nada

y analízalo fríamente.

por difícil que sea,

olvídate de que es tu mamá.

velo como un cliente.

roberto: es lo que más me duele.

que al final de todo esto

me dé cuenta que solamente

por eso me buscó.

victoria: ¿y por qué no

lo hablas con tu papá?

roberto: por este caso

nos peleamos fuerte

y se fue de la casa.

victoria: el siempre

ha estado contigo.

roberto: lo sé.

victoria: yo entiendo que hayas

pasado años preguntándote

qué pasa y tratando

de ver a tu mamá,

pero al final del día, roberto,

los hechos importan

mucho más que las palabras.

roberto: gracias, victoria.

victoria: nunca, nunca pienses

que no me importas.

yo siempre me voy

a preocupar por ti.

>> ¿qué pasó, doña susana?

¿por qué está así?

susana: es que tuve un problema

con juan por culpa de tatiana.

>> ¿qué?

¿cómo que por culpa de tatiana?

susana: sí, porque tenías razón.

esa mujer es una mala influencia

para él y se lo dije.

y claro,

juan no lo tomó muy bien.

>> no puede ser.

susana: después de discutir

con él, pues que me voy a buscar

a esa mujer a los juzgados.

>> ¿qué?

susana: no, hombre, la cosa

se puso peor.

>> ¿por qué?

susana: pues porque fue

muy grosera conmigo.

imagínate, me dijo: "usted

lo único que quiere es seguir

viviendo de lo que juan le da".

y que yo era una mantenida.

>> pero ¿cómo se atrevió

a decirle eso?

susana: pues me lo dijo.

y lo peor es que me dijo

que le iba a decir a juan

que yo había ido a insultarla

a su trabajo.

ay, creo que eso va

a hacer enojar a juan.

yo no hubiera ido,

pero es que te juro

que sentí un coraje.

pero es que mi juan

está muy cambiado por su culpa.

>> no, es que esa vieja no tiene

por qué insultarla.

y si me había aguantado

todo este tiempo,

era solo por juan.

pero ahora sí, ahora sí.

susana: no, no, no, espérate.

oye, ¿adónde vas?

no, no, no, por favor.

no, es que--

ay, dios mío.

ay, dios mío.

ay, ayúdala, por favor.

ahora sí se va a poner

la cosa dura.

gustavo: hola, ¿cómo están?

¿ustedes viven por aquí?

¿sí?

¿saben qué paso aquí?

>> pues la verdad se escucharon

muchos balazos en la noche,

pero...

>> muchos policías,

de hecho, hasta había

un muertito.

lorena: carmen.

¿sabes en dónde está

el licenciado soto?

carmen: no, según yo,

no tenía ninguna cita agendada.

lorena: pero tampoco

ha venido aquí, ¿verdad?

carmen: no.

lorena: es que no me contesta

el teléfono.

carmen: tal vez está

en algún juzgado

o con algún cliente.

lorena: bueno, si sabes algo

de él, me avisas, por favor.

carmen: claro que sí,

licenciada.

chivo: ya me dijeron

que te quieres meter

en donde no te importa.

gustavo: oye, oye, ¿qué te pasa?

solo quiero saber qué pasó--

chivo: ¿quién te mando?

es una pregunta,

¿quién te mandó?

gustavo: tranquilo.

tranquilo, tranquilo,

ya, tranquilo.

chivo: ¿quién [...]?

gustavo: escúchame,

yo solamente quiero saber

qué pasó en este lugar.

chivo: [...]

¿[...] eres?

gustavo: tranquilo, tranquilo,

no, mira, te voy a decir

toda la verdad.

chivo: te vas a morir,

te vas a morir.

Cargando Playlist...