null: nullpx
Cargando Video...

Por Amar Sin Ley Capítulo 65

Univision15 Jun 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

roberto: buenos días.

lucía: pero mira nada más

qué guapo estás.

roberto: muchas gracias.

lucía: no lo puedo creer,

roberto.

roberto: perdón, pero es

que no me acuerdo muy bien

de dónde nos conocemos.

lucía: roberto...

soy lucía, tu mamá.

sofía: buenos días.

fabián: buen día, ¿qué pasó?

ricardo: todavía no

han entregado los videos

de seguridad de la clínica.

fabián: de todos modos,

esto se está complicando más.

la prensa ya sabe lo que pasó.

sofía: sí, los vimos

llegando al hotel.

fabián: le pedí al jefe

de seguridad que los retirara,

pero están en todas

las entradas.

ricardo: siento mucho

lo que está pasando,

pero en cuanto tengamos el video

vamos a saber cómo proceder.

fabián: ¿y si esa mujer

no aparece en los videos?

ricardo: se complica más todo,

va a ser tu palabra

contra la de ella.

además de la pensión

para el niño,

te puede pedir algo para ella.

fabián: esto no puede ser.

lorenza: vaya,

espero que estés muy contento.

nuestro hotel,

siendo uno de los mejores...

ahora nuestros huéspedes

tienen que toparse con la prensa

y todo por tu culpa.

fabián: esto se va a arreglar,

los abogados están trabajando

en eso.

lorenza: pues, no, eso

no me importa ya.

lo único que me importa

es que trabajen en mi divorcio.

fabián: lorenza, lorenza,

ya te dije que no me quiero

divorciar de ti.

lorenzo: ese no es impedimento

para detener el proceso,

¿verdad?

ricardo: lorenza tiene razón.

¿tienen bienes en común?

fabián: sí.

ricardo: sólo habría

que ponerse de acuerdo

en eso y con la custodia

compartida de su hija

para iniciar el proceso.

fabián: yo no quiero nada,

que todo se lo quede lorenza.

lorenza: ¿estás seguro?

porque estoy dispuesta

a darte la mitad

de la operación del hotel.

fabián: todo se haga

como tú quieras.

lorenza: ¿estás hablando

en serio?

fabián: lo único

que me interesa, lorenza,

es la familia que tengo contigo,

que te des cuenta

que lo que me hizo esa mujer

es una trampa.

lorenza: ella no te obligó

a meterte a esa habitación,

¿verdad?

¿o sí?

fabián: sí, cometí un error,

lo sé, pero ¿qué?

¿en verdad te importa lo que yo

quiero o lo que yo necesito?

si te importa, espera al juicio

para que tomes una decisión.

lorenza: pues, lo siento,

fabián.

cuando nuestra hija crezca,

nada nos va a asegurar

que no vea las notas

que van a sacar los reporteros

que están abajo, ¿eh?

así que por favor,

licenciado bustamante.

ricardo: ¿mande?

lorenza: dígame en qué otra cosa

nos tenemos que poner de acuerdo

para iniciar el trámite.

lucía: hijo,

ya eres todo un hombre,

pero eres justo

cómo te imaginaba.

sigues teniendo

esa mirada dulce.

roberto: perdón,

pero no entiendo.

¿qué estás haciendo aquí?

lucía: no sabes cuántos años

llevo imaginando este momento.

ay, hijo,

me has hecho tanta falta.

roberto: te tardaste 25 años

en darte cuenta.

lucía: y cada uno de esos días

sufría por estar separada de ti.

roberto: bueno,

esa fue tu decisión

porque tú nos dejaste.

lucía: yo no quería hacerlo,

pero no tenía opción,

te lo juro.

sí sé que es difícil creerme

porque sólo conoces

un lado la historia.

por eso estoy aquí,

porque necesito que me escuches,

porque no hay día de mi vida

que no haya deseado

estar a tu lado.

ricardo: si se inscribe

el divorcio al juzgado

ya con un acuerdo

sobre cómo piensan repartir

los bienes, todo va a ser

mucho más rápido.

también se tendrían que poner

de acuerdo para saber

cómo van a compartir

la custodia de su hija.

lorenza: puedes ver a la niña

cuando quieras.

fabián: gracias.

ricardo: con esto puedo ir

trabajando y si están

de acuerdo, lo firman los dos

y ya estarían divorciados.

fabián: [suspira]

lorenza,

si esto es lo que quieres,

estoy dispuesto a aceptarlo,

pero al menos espera el juicio.

lorenza: licenciado,

cuando tenga el acta

me avisa para firmarla.

fabián: mira, lorenza, yo--

de verdad yo sé que hice

algo mal, pero los licenciados

están por probar que ella

hizo todo esto con el apoyo

de alguien más

y que fue una trampa.

lorenza: ¿es cierto?

sofía: sí, estamos trabajando

en esa teoría, lorenza,

pero necesitamos evidencia

para poder probarlo.

lorenza: ¿sabes qué?

ya no quiero ser pensando

en todo esto.

fabián: solamente te pido

que te esperes, lorenza.

lorenzo: lo siento,

pero no puedo.

sinceramente,

suerte en el juicio.

fabián: está bien,

pero sólo date cuenta que estoy

dispuesto a hacer todo

lo necesario y lo que creas

necesario, pero te suplico

que pienses bien las cosas.

lorenza: ya no tengo nada

que pensar.

roberto: por favor, siéntate.

lucía: gracias.

hijo, antes que nada,

quiero que sepas que te amo

y que el momento más duro

de vida fue alejarme de ti.

roberto: también para mí.

lucía: lo sé, mi vida,

y sé que todo esto fue

muy injusto para ti

porque tú no tenías la culpa

de todos los errores

que tu padre y yo cometimos.

roberto: mi papá no ha hecho

más que cuidarme.

no lo metas en esto, por favor.

lucía: veo que en todos

estos años a su lado nicolás

logró lo que yo más temía,

ponerte en mi contra.

roberto: mi papá jamás

habló mal de ti,

pero no fue necesario.

tu abandono lo dijo todo.

lucía: ¿y alguna vez

le has preguntado a nicolás

por qué me fui?

sé que sigues soltero

y tal vez sea difícil para ti

entenderme, pero el matrimonio

es complicado.

cuando uno forma una familia,

adquiere un compromiso

que nicolás nunca entendió.

no sabes el daño que me hizo

con todas sus infidelidades.

por más esfuerzo que yo hice

para que me amara,

por mucho que yo dejé mis sueños

a un lado para estar con él,

yo nunca fui suficiente

para nicolás.

roberto: eso no es cierto.

lucía: ¿alguna vez

te has enamorado?

roberto: ¿eso qué tiene que ver?

lucía: que el día que eso

te pase entenderás que uno

no lastima lo que ama.

por eso estoy segura

que tu papá nunca me amó.

fabián: licenciado,

por favor hable con mi esposa.

es probable que a usted

sí lo escuche.

ricardo: lo podemos intentar,

pero no se trata de hablar

con ella o no,

ella ya tomó una decisión.

fabián: yo le tengo

que demostrar a lorenza

que lo que pasó con ana

fue un error,

que no significa nada para mí.

sofía: fabián, legalmente

no hay nada que se pueda hacer

para impedir que lorenza

se divorcie de usted.

ricardo: viene estipulado

en el código civil para el

estado de baja california sur.

fabián: esto es demasiado

para mí.

tengo un juicio encima

y, por si fuera poco,

mi esposa se quiere

divorciar de mí.

ricardo: mira, fabián,

siento mucho que te encuentres

en esta situación, pero estamos

aquí para ayudar a los dos.

y si lorenza quiere que se

redacte el acuerdo de divorcio,

ella está en todo su derecho.

no lo podemos impedir.

fabián: al menos deja

que pase el juicio.

ricardo: es más, si no tenemos

los vídeos de la clínica

a tiempo, le voy a decir

al juez que estás

en medio de tu divorcio

y que tiene que esperar

la sentencia para saber

cuáles son los bienes

con los que se vas a quedar,

y sobre eso que se haga

la pensión alimenticia.

sofía: sí, en cierta forma

es proteger el patrimonio

de tu familia.

ricardo: esa es mi estrategia si

es que llegamos a una situación

en la que sólo sea tu palabra

contra su palabra.

porque si eso pasa,

ana tiene todas las de ganar.

roberto: todos los días veo

pasar por estas oficinas

a parejas que se separan,

familias que se rompen,

pero a pesar de eso

los padres siguen en contacto

con sus hijos.

es más, se pelean por el derecho

de verlos, de tenerlos

a su lado, sólo por ellos.

en cambio tú,

tú te fuiste

y te olvidaste de mí.

lucía: eso no es cierto.

roberto: nunca me volviste

a ver.

lucía: porque tu padre

nunca me dejó.

mira, no me hubiera gustado

cambiarte la imagen que veo

que tienes de nicolás,

pero si todos estos años

no hemos podido vernos,

es porque él nunca lo permitió.

yo te busqué muchas veces,

hijo.

sabía de tu vida, de cómo ibas

en la escuela, de lo que hacías,

de lo que querías.

supe cuando entraste

a la escuela de derecho,

cuando te graduaste y quisiste

estudiar derecho penal

y que has sido muy exitoso

en tu carrera.

es más, hasta supe

cuando organizaste el viaje

de generación de tu secundaria

y convenciste al director

de que por primera vez

se hiciera en cancún.

también sabía que odiabas

los festivales de la escuela,

sobre todo los del día la madre.

ese día preferías que tu papá

te llevará a otro lado

o de viaje.

sé que cada navidad

y que cada uno de tu cumpleaños

pedías lo mismo.

roberto: verte.

lucía: ¿y sabes por qué lo sé?

porque siempre, siempre estuve

al pendiente de ti,

porque yo deseaba lo mismo.

y si no hubiera sido

por tu papá, por su rencor,

por el odio que me tiene,

tal vez nuestra historia

sería diferente.

juan: no me voy a cansar

de darte las gracias

por todo lo que hiciste ayer.

la cena estuvo deliciosa.

como siempre, te luciste.

susana: ay, hijo, gracias,

pero qué bueno

que se la pasaron muy bien.

oye, juan,

esta muchacha tatiana

¿vive muy lejos?

juan: no, no mucho,

y la ventaja es que de noche

ya no hay tanto tráfico.

susana: mm, menos mal.

oye, ¿y qué pasó con fer?

¿no la vas a buscar?

juan: no.

susana: pero ¿por qué no?

ay, mi hijito, mira, yo creo

que las cosas entre ustedes--

yo no creo que no se puedan

arreglar.

juan: pues, la verdad

yo no sé si hay arreglo entre

nosotros, pero lo que sí sé,

es que yo tengo que ver

hacia adelante.

susana: ah, caray,

no te entiendo.

juan: pensar en fer solamente

me lastima, mamá.

la extraño mucho y sé que

por más que lo intente

no va a regresar conmigo.

creo que tengo que dejarla ir.

ya me voy, mamá.

nos vemos al rato y,

otra vez, gracias por todo,

mamita.

nancy: hola, carlos.

carlos: hola, nancy.

¿qué pasó con lo que te pedí?

nancy: te traigo noticias.

hablé con javier,

es un tipo muy pesado.

carlos: como todos los de vega,

son igualitos.

nancy: este tipo está preparado.

fue asesor de la procuraduría,

así que si lo dejamos seguir

investigando, tarde o temprano

va a dar con el ciego.

carlos: bueno, pero para eso

hablaste con él, ¿no?

nancy: sí, pero no va

a ser nada fácil.

carlos: ¿qué piensas hacer?

nancy: necesito ganarme su

confianza y estar cerca de él.

carlos: ¿sabes qué tan cerca

están de dar con el ciego?

nancy: por lo pronto, está

enfocado en dar con la gente

del gringo, es el único

sospechoso que tiene.

carlos: está bien, acércate

y encárgate de que su atención

solamente esté concentrada

en el gringo.

así, sin que lo sepan,

me van a acercar

a ese desgraciado.

roberto: tranquila, tranquila.

lucía: gracias.

es que no sabes

lo que esto es para mí.

estoy llena de emociones

que no sé ni cómo manejar.

roberto: me pasa lo mismo.

lucía: sé que es difícil

para ti creerme después

de todos estos años

y sé que debes pensar

que no luché lo suficiente

por ti, que te abandoné,

pero eso no es cierto, hijo.

yo dejé mis estudios

cuando conocí a tu padre,

me casé con él, me dediqué a ti.

nicolás y tú

eran mi mundo entero.

cuando decidí ponerle alto

a todo lo que nicolás

me hacía sufrir y terminé

mi relación con él, me di cuenta

que no tenía trabajo

ni dinero

ni un lugar a dónde ir.

tu padre me amenazó,

me dijo que si lo dejaba,

no me iba a dar ni un peso

aunque me viera en la calle.

y yo pensé que no te podía

hacer eso a ti.

por eso es que me fui

con la idea de conseguir

un lugar para vivir,

un trabajo

y regresar por ti.

pero cuando volví,

tu papá no me dejó volver

a verte nunca más.

no sabes, no sabes

todo lo que sufrí.

me dolía tanto estar

separada de ti,

pero me consolaba saber

al menos que tu papá

te había dado todo

y sentía que mi sacrificio

había valido la pena.

pero creo

que aún podemos recuperar

el tiempo que hemos estado

separados para demostrarte

lo mucho que te he amado

siempre.

[música]

[música]

[celular]

[celular]

contestadora: deje su mensaje

después del tono.

téllez: licenciado,

no podrá evadirme por siempre,

así que le sugiero que tome

este mensaje como un ultimátum

para que me dé mi dinero.

voy a tomar otras medidas.

espero tu llamada,

no estamos jugando.

roberto: mira, todo esto

es demasiado para que lo pueda

asimilar.

lucía: lo sé, hijo, sí.

y no espero que de un momento

a otro me aceptes.

lo único que deseo es

que al menos me dejes

acercarme a ti para conocernos.

roberto: y yo te pido

que me tengas paciencia.

esto no es fácil para mí.

lucía: claro, claro.

roberto: ¿y por qué decidiste

buscarme ahorita?

lucía: hace unos días murió

estela, mi tía que casi fue

como una segunda madre para mí.

roberto: lo siento muchísimo.

lucía: ha sido muy doloroso,

mi amor, porque enfermó

y sus hijos nunca vieron

por ella, sólo yo por años.

ella sabía mucho lo que yo

te amaba y...

y lo mucho que te extrañaba.

antes de morir me hizo

prometerle que te buscaría.

ella sabía lo mucho que me dolía

estar lejos de ti.

roberto: o sea que solamente

por ella lo hiciste.

lucía: no, no, para nada, no.

yo tenía muchas ganas

de buscarte desde hace

muchos años pensando

en que quizás con la madurez

de tu edad podrías comprenderme.

pero sí te soy honesta, tenía

terror de que me rechazaras,

así que no lo hice

antes por miedo.

tu tía me hizo ver

que no podía seguir cargando

con esos sentimientos

sin al menos haber intentado

acercarme a ti.

así que aquí estoy...

haciendo un intento

por recuperar a mi hijo.

paula: ay, luz de mi vida,

desde que te fuiste

el tiempo se detuvo

y ya nada es igual, alejandra,

ya nada.

yo no sé cómo seguir

si tú ya no estás, mi niña.

yo no s--

jaime: ha sido muy difícil

para todos, hija,

pero tu mamá ha sido muy fuerte.

aunque cada día es casi

tan difícil como el anterior,

míranos, nos estamos apoyando

para darnos fuerza

y poder soportar

este dolor tan grande.

así que puedes estar tranquila,

hija, porque vamos

a estar muy bien.

no va a ser fácil,

pero no nos vamos a vencer,

¿verdad?

roberto: pues, creo que dentro

de todo, sea por la muerte

de tu tía o no,

está muy bien que hayas venido.

lucía: tenía que decirte

muchas cosas.

roberto: y yo necesitaba

escucharlas.

lamento muchísimo lo de tu tía.

lucía: gracias, gracias, hijo.

ella ya llevaba muchos años mal

y, la verdad, es que tampoco

me tomó por sorpresa,

pero no deja de dolerme.

roberto: me imagino.

lucía: sobre todo porque ella

era todo lo que me quedaba

de familia, pero por suerte

aún tengo la oportunidad

de tenerte a ti.

roberto: vamos--vamos

a darle tiempo a las cosas

lucía: claro, mi amor.

pero bueno, cuéntame más de ti.

no sé, ¿cómo te va

en este trabajo?

veo que es un bufete

muy importante.

roberto: sí, la verdad es

que nos va bastante bien.

lucía: qué bueno, mi amor,

qué bueno.

tus jefes son muy afortunados

de tener un abogado como tú.

por lo que veo,

tienes mucho trabajo.

roberto: siempre.

lucía: me imagino.

¿y cómo cuantos abogados hay?

roberto: somos cuatro socios

y hay seis abogados más,

los que siempre estamos aquí.

lucía: ¿eres socio

de esta firma?

claro, hijo, siempre supe

que ibas a llegar muy lejos

y veo que no me equivoqué.

pero enséñame tus oficinas,

quiero conocer

dónde estás todos los días

y ver lo importante que eres.

roberto: está bien, vamos

para que te enseñe las oficinas.

acompáñame, por favor.

adelante, por favor.

lucía: gracias.

roberto: vamos, vamos,

por favor.

[música]

[música]

sofía: sí, sí, mamá,

todo está bien.

cuídate mucho, te quiero.

perdón, estaba hablando

con mi mamá.

¿te ayudo?

ricardo: ya estoy terminando.

la verdad es que no hay mayor

complicación en el proceso

de divorcio.

sofía: sí, sí, claro,

es que fabián

está dispuesto a ceder todo.

ricardo: es una lástima

que terminen así,

parecían una pareja sólida.

sofía: sí, sí es.

el error de fabián

le va a costar muy caro.

ricardo: sí, sí, totalmente.

bueno, ya prácticamente

esto ya está, ya lo tenemos

redactado.

mañana se los damos a firmar

a ver si están de acuerdo.

sofía: sí.

ricardo: bueno, ¿y cómo está

tu mamá?

sofía: bien, la escuché bien.

bueno, dentro de todo, ¿verdad?

ricardo: tal vez no debería

de meterme en esto

y si no me quieres contestar,

lo voy a entender.

sofía, ¿tú cómo te sientes

con todo esto?

sofía: eres la primera persona

que me lo pregunta

y creo que contigo

puedo ser muy sincera.

tengo mucho miedo.

roberto: bueno, esta es la sala

de juntas, obviamente.

bueno, por aquí se llega a las

oficinas de los otros abogados.

lucía: está muy bonito.

roberto: gracias.

bueno, vamos

a ir a la biblioteca,

vamos para que la conozcas.

es mi punto favorito de aquí,

de las oficinas,

después de mi oficina.

adrián: buenos días.

roberto: hola, adrián.

victoria, ¿cómo estás?

adrián: adrián carballo,

un placer.

lucía: lucía carvajal,

mucho gusto.

roberto: ellos son adrián

y victoria,

son dos abogados de la firma.

ella es lucía,

es mi madre.

lucía: mucho gusto.

adrián: me da mucho gusto

saludarla de verdad

y la felicito.

sí, su hijo es uno

de los mejores abogados

que he conocido nunca.

victoria: muchísimo gusto

de verdad.

lucía: el gusto es mío.

roberto: bueno, nada, vamos

a enseñarte la biblioteca,

por favor.

adrián: sí, adelante.

lucía: con permiso, ¿eh?

adrián: por supuesto.

lucía: con permiso.

sofía: me da angustia,

culpa de no poder darle todo

lo que necesita para que ella

esté bien.

además, no sé qué esperar

mañana.

no sé cómo va a reaccionar,

a evolucionar

y, sobre todo, no sé cuándo

se va a empezar a olvidar de mí.

ricardo: mira, nunca me

he enfrentado a una situación

así, pero creo que es

muy lógico todo lo que sientes.

sofía: sí, sí, lo sé,

pero al mismo tiempo

tengo que ser fuerte

porque yo tengo que seguir

con mi vida, con mi trabajo.

además, ella no me puede ver

así, vulnerable.

yo creo que eso sólo la puede

angustiar mucho más, ¿verdad?

ricardo: creo lo ideal es que

platicáramos con algún experto.

sobre todo, para que

nos explique el proceso

y cómo podemos enfrentar

todo esto que viene,

sobre todo tú, que estás

siempre con ella.

sofía: sí, sí, sí, tienes razón.

voy a buscar alguno.

ricardo: ahora, si quieres,

podemos platicar con nicolás.

el conoce a muchísimos médicos.

tal vez nos pueda ayudar

con eso.

además, es un gran, gran tipo.

sofía: gracias,

te lo agradezco mucho.

sí, sí, vamos hablar con él.

ricardo: sí, claro, claro,

claro.

ahora, tú no te preocupes,

cuando te sientas lista me dices

y los pongo en contacto

o nos ponemos en contacto.

sofía: sí, gracias, gracias,

ricardo, sobre todo

por escucharme, por estar.

es que mi mamá es la única

persona con la que platico

y ahora que está así,

yo no tengo a nadie más.

ricardo: ey, ey, ey.

te comprendo, pero ahora tienes

a alguien en quién confiar.

por favor, confía en mí,

yo quiero que me tengas

confianza, ¿sí?

sofía: gracias, gracias.

carlos: maldita sea...

[celular]

ciego: licenciado ibarra,

¿qué pasó?

carlos: pero ¿por qué no me dijo

que ya lo encontró?

ciego: ¿eh? ¿de qué habla?

carlos: del gringo.

quedamos en que me iba

a decir cuando encontrara

a esos desgraciados.

ciego: ¿qué le pasa, licenciado?

carlos: es muy importante

para mí.

ciego: mire, no lo vamos

a hablar por teléfono, ¿sí?

lo busco luego--

carlos: déjeme, deje--

maldita sea.

[música]

[música]

ricardo: hola, hola.

señorita, ¿cómo está?

buenas tardes.

¿señorita?

señorita, buenas tardes.

>> ay, ¿otra vez aquí?

sofía: sí, sí, otra vez aquí.

vamos a venir las veces que sean

necesarias hasta que tengamos

las evidencias que necesita

nuestro cliente.

ricardo: ¿ya llegaron los vídeos

que solicitamos de la clínica?

>> que todavía

no han mandado nada.

ricardo: no, es que de verdad

no puede ser, señorita,

no puede ser, de verdad.

>> miren, por eso es bueno

que recuerden que la gente

no tiene obligación

de hacer todo en el momento

que ustedes lo pidan.

ricardo: a ver, señorita, a ver,

esto lo necesitamos

para el juicio, ¿lo entiende?

¿lo comprende?

>> miren, si yo fuera ustedes,

iba pensando en más evidencias

porque esta parece

que no la van a tener.

carlos: perdón, perdón,

licenciado téllez.

téllez: ¿cómo está, licenciado?

carlos: bien, bien.

téllez: me da mucho gusto ver

todo lo que ha logrado

después del penoso incidente

de patricia.

carlos: eso ya quedó

en el pasado.

téllez: bueno, es muy difícil

que algo realmente

quede en el pasado,

ya ve cómo es la vida...

carlos: sí.

con su cliente, con pedro,

¿ha pasado algo?

téllez: sigue en la cárcel.

carlos: ¿qué lo trae

a mi despacho?

téllez: vengo a buscar

a su primo alan.

carlos: si lo necesita,

yo lo puedo ayudar.

téllez: no estaría nada mal,

licenciado.

carlos: mire, yo tengo

que salir, pero nos podemos

ver otro día cuando usted

quiera.

alan: carlos--

téllez: licenciado páez.

alan: ¿cómo le va?

téllez: qué bueno que lo veo,

ya estaba molestando

al licenciado ibarra

por nuestro asunto.

alan: no, hombre, no, hombre.

carlos: ¿y se puede saber

qué asunto tienen en común?

téllez: sí, claro, ¿verdad?

el asunto--

alan: sí, sí, justamente

le estoy dando una asesoría

al licenciado para un caso

que tiene.

téllez: sí, sí, licenciado

ibarra, es que me buscaron

para un caso muy grande,

pero no tengo los mismos medios

que ustedes para llevarlo.

alan: exacto.

carlos: bueno, si quiere

hablar conmigo,

usted sabe dónde encontrarme.

téllez: por supuesto.

carlos: estoy a sus órdenes.

téllez: gracias.

carlos: está en su casa.

alan: yo me encargo, ¿eh?

tú tranquilo.

ricardo: es que, señorita,

de verdad no puede ser,

no puede ser.

pedimos esas pruebas

en carácter de urgente.

>> a ver, no le pegue

a la mesa, licenciado.

le repito que nadie tiene

la obligación de trabajar

al ritmo que ustedes quieran.

ricardo: mire, licenciada,

hemos sido muy respetuosos

con usted por el lugar que tiene

en el juzgado, pero su actitud

no le ayuda a nadie.

sofía: mire, si ese material

se tarda más de lo que tiene

la ley previsto

para las peticiones urgentes,

vamos a proceder con la denuncia

en contra de la clínica.

¿sabe qué?

sí, también podemos meter

un escrito para el presidente

del tribunal.

señorita, la gente viene

a los juzgados buscando justicia

y parte de su trabajo

es ayudarlos, no complicarles

más la situación.

>> piense lo que quiera.

además, ustedes ni son de aquí.

ricardo: aunque vengamos

de afuera, señorita,

somos ciudadanos de este país

y los juzgados de este país

están justamente para servir

a los mexicanos

que lo necesitan.

sofía: así es.

>> miren, licenciados,

su forma de trabajo

no es común para nosotros,

pero tienen razón.

estoy aquí para servirles.

bueno, estamos para servirles,

¿verdad?

ricardo: así es, así es.

>> si no llegan para mañana

los videos que solicitaron,

yo misma les firmo una denuncia

por obstrucción a un proceso

judicial.

ricardo: se lo agradecemos.

>> miren, falta poquito

para que cierre el juzgado.

si quieren, pueden esperar

a ver si llega al material.

sofía: no, pues, claro,

no tenemos otra opción.

>> no, no hay otra opción.

>> [llaman a la puerta]

gustavo: adelante.

lorena: hola.

te traje un café.

le pregunté a carmen

cómo lo tomas.

gustavo: gracias,

pero no te hubieras molestado.

lorena: es para agradecerte

que me hayas llevado a mi casa.

gustavo: ¿en serio?

no tienes nada que agradecer.

lorena: ¿necesitas ayuda

con algo?

gustavo: no, no,

muchísimas gracias.

lorena: bueno,

cualquier cosa, avísame.

estoy un poco ocupada

con todo lo ricardo y sofía,

pero si necesitas cualquier

cosa, yo te ayudo.

gustavo: por el momento no,

muchas gracias.

lorena: insisto.

si quieres, te puedo ayudar

a archivar

todos estos expedientes.

gustavo: bueno, está bien,

muchas gracias.

lorena: de nada.

lo hago con mucho gusto porque

me interesa mucho aprender.

[música]

alan: ¿cuál es tu maldito

problema, licenciado?

téllez: te llamé,

pero no me contestaste.

alan: porque te he dicho

mil veces que no me vengas

a buscar aquí.

téllez: bueno, pensé

que estabas ocupado.

alan: escúchame muy bien,

licenciado, tú no vas a tener

ningún poder sobre mí nunca.

téllez: bueno, no, no,

esa nunca ha sido mi intención.

sólo quiero que sigamos

con nuestro acuerdo.

alan: licenciado, perdón,

yo ya te di suficiente dinero.

téllez: no, no,

siempre hay imprevistos.

es por eso que lo necesito.

no es mi intención venir

a molestarte, licenciado,

pero tú y yo siempre

nos hemos entendido muy bien.

tal vez ya se te olvidó

que me pediste asesorar mal

a mi cliente para que se hiciera

culpable del crimen

que tú cometiste.

alan: si tú te vendiste,

licenciado,

ese no es mi problema.

yo ya te pagué y muy bien

por lo que hiciste.

téllez: a mi edad la única paz

que puedo tener es la seguridad

económica.

alan: si tú lo que crees,

licenciado, es que aquí tienes

a tu idiota que te va a mantener

de por vida, el imbécil eres tú.

téllez: no estás en posición

de pedirme nada, licenciado.

simplemente tienes que cumplir

lo que acordamos.

alan: baja la voz.

téllez: te advertí

que si no me respondes,

te va a ir muy mal.

alan: [chista]

te veo las 10:00 de la noche,

yo te aviso en dónde.

voy a conseguir el dinero.

téllez: si quieres que guarde

silencio por mucho tiempo,

esa es la cantidad.

alan: no, no,

esto es demasiado.

téllez: el licenciado ibarra

estaba muy interesado

en saber por qué vine aquí,

tal vez él me pueda ayudar.

alan: déjame ver qué puedo

hacer.

téllez: si no me das el dinero

hoy a las 22:00 de la noche,

ya no habrá más advertencias,

licenciado.

le voy a decir la verdad

a tu primo y además voy a pedir

que se reabra el caso de pedro

para que pagues por el homicidio

que tú cometiste.

con permiso.

ciego: ¿cómo se le ocurre

hablarme para preguntarme

de maldito gringo?

carlos: teníamos un trato.

ciego: parece nuevo, licenciado.

carlos: llevo mucho tiempo

esperando el momento

de encontrar al maldito que

le quitó la vida a alejandra.

ciego: pues, ya encontramos

a su gente.

carlos: ¿dónde está?

¿dónde está el gringo?

ciego: en eso estoy, licenciado,

en eso estoy.

carlos: quedamos en que me iba

a mantener al tanto.

ciego: y lo voy a hacer,

pero todavía no encuentro

al maldito gringo.

pero eso sí, a su gente

me la voy a ir echando

uno por uno.

carlos: nunca le he pido nada,

pero quiero ver a ese maldito

de frente antes de que se muera.

ciego: [ríe]

licenciado, no sabe lo que dice.

carlos: quiero ver

a ese maldito sufrir.

gustavo: hola, juan.

oye, felicidades por tu nueva

casa, está muy bonita.

juan: ah, muchas gracias,

licenciado.

gustavo: ¿estás bien?

juan: sí--bueno,

no, licenciado.

licenciado,

dígame por favor

cómo le hace uno para olvidarse

de alguien que ama.

gustavo: no, juan,

eso no se puede.

créeme, alguien que ha sido

importante en tu vida

no se borra.

juan: es que es algo

muy difícil.

fer es muy importante para mí,

es todo para mí.

gustavo: ¿y ya no tienes

posibilidad de regresar con ella

y aclarar las cosas?

juan: es que ella no me quiere

escuchar, hasta siento

que me evade.

gustavo: mira, juan,

si todavía sientes algo

fuerte por ella,

no te rindas.

fue lo que yo hice con isabel.

juan: bueno, porque ella

lo amaba a usted,

pero yo no sé si fer

en realidad me amó.

así que para no seguirme

lastimando, me quiero olvidar

de ella, pero no sé cómo.

gustavo: juan, te aconsejo

que pongas tus pensamientos

en otro lugar, que te distraigas

en cosas nuevas, aprende

a crecer aunque eso duela.

madurar es difícil,

pero se puede.

deja por un momento de pensar

en ella, juan.

juan: lo haré, licenciado.

muchas gracias

por sus palabras.

lucía: todo está hermoso, hijo.

bueno, quisiera quedarme

más tiempo, pero sé que tengo

que dejarte trabajar.

este ha sido uno de los días

más felices de mi vida.

roberto: a mí también me dio

mucho gusto verte.

lucía: bueno, yo no quiero

que te sientas presionado,

pero dime ¿cuándo puedo

volver a verte?

roberto: me--cuando tú quieras.

llámame y yo me hago un espacio

para platicar.

lucía: sé que nos llevará tiempo

asimilar todo,

pero el amor que te tengo

es tan grande que sabrá

ser paciente, hijo.

¿te llamo pronto?

cuídate, mi amor.

roberto: igualmente.

Cargando Playlist...