null: nullpx
Cargando Video...

Por Amar Sin Ley Capítulo 47

Univision21 May 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

ricardo: los padres de janette

tienen el apoyo de la ley para

quedarse con la custodia

de la niña.

fanny: ino, no, no puede ser!

ino!

[solloza]

alan: gracias.

oye, ¿ya viste esto?

carlos: ¿qué es?

alan: una transferencia por

una muy buena suma de dinero.

carlos: ¿quién la hizo?

alan: jaime ponce.

¿de qué es el dinero, eh?

carlos: le dije que no quería

nada.

alan: ¿por qué? ¿qué está

pasando?

carlos: nada, jaime me dijo

que me iba a pagar la deuda

que alejandra tenía conmigo.

alan: es un pago, bueno, con eso

nosotros le pagamos al ciego.

carlos: no, no.

yo no quiero el dinero de jaime.

alan: pero no se lo puedes

regresar, hombre, ¿cómo?

no te lo va a aceptar de vuelta.

carlos: yo me metí en este

problema con el ciego y yo

se lo voy a pagar de mi dinero.

alan: carlos, acéptale

ese dinero.

carlos: no, no, yo nunca quise

que me pagaran.

solo quería ver a alejandra bien

y que estuviera de regreso

conmigo, es todo.

alan: alejandra está muerta,

carlos, es parte del pasado.

hoy tienes un problema y tienes

que pagar, usémoslo para pagarle

al ciego.

dámelo.

carlos: no, no, alan, tú no

entiendes.

a mí en esta vida no me importa

nada, si no está alejandra.

fanny: no, no, licenciado, no.

acabo de perder al amor

de mi vida, no puedo perder

a mi hija también.

ricardo: la entiendo muy bien y

sé lo que siente, lo que quiero

decirle es que tenemos

que recurrir a un procedimiento

legal para que podamos pelear

por su hija.

fanny: sí, sí, no importa, yo

hago lo que sea.

ricardo: muy bien, sé que le voy

a decir algo duro.

pero es algo que necesita

quedarle claro.

si la madre de janette tiene a

la ley de su lado, es porque es

un pariente consanguíneo

directo, pero eso no quiere

decir que no podamos demostrarle

al juez lo importante que es

usted para la vida de la niña,

de carla.

y solo así vamos a asegurarnos

de que la vuelva a ver.

fanny: entonces,

¿tengo una esperanza?

ricardo: claro que la tiene.

y créame que voy a pelear

con todo, se lo prometo.

fanny: [solloza]

no sé cómo agradecerle,

licenciado.

alan: yo entiendo que te sientas

mal, pero no debes estar

pensando en alejandra el resto

de tu vida.

esto ha sido muy duro para ti,

lógico, pero la vida continua

y tenemos problemas reales

y en el presente.

el ciego nos está tratando

como sus empleados.

carlos: se lo voy a regresar

a jaime.

alan: ay, carlos,

no te entiendo, de veras.

carlos: yo los quise ayudar.

yo por eso no les voy a cobrar

nada, alan.

fue lo último bueno que hice

por alejandra.

alan: piensa lo que vas a hacer.

carlos: ya, ya lo hice.

así que regrésalo a la cuenta

de dónde vino, por favor.

nancy: carlos, ¿estás bien?

carlos: ¿qué quieres?

nancy: dime qué te pasa.

carlos: nada.

nada, el imbécil de alan

que siempre viene aquí

y se quiere meter

en lo que no le importa.

nancy: carlos, ¿en qué quedamos?

te dije que me puedes pedir

lo que quieras para

hacerte sentir bien, relájate.

siempre estás muy estresado.

dime, ¿qué necesitas?

¿besitos? ¿cariño?

¿apapachos?

fanny: de verdad, de verdad,

muchísimas gracias, licenciado.

ricardo: no, no tienes nada que

agradecer, fanny.

vamos a hacer hasta lo imposible

para recuperar a su hija.

fanny: muchas gracias, dios

quiera que así sea.

de nuevo gracias, hasta luego.

permiso.

ricardo: muy bien,

¿cómo se portaron?

carmen: muy bien, licenciado.

ricardo: bueno, qué bueno.

natalia: ¿por qué estaba tan

triste la señora estefanía?

ricardo: bueno, porque no

la dejan ver a su hija.

federico: así como cuando a ti

no te dejaban vernos, ¿verdad?

ricardo: algo así, hijo, algo

así.

natalia: pobrecita.

y la vas a ayudar, ¿verdad?

ricardo: sí, mi amor.

aunque su caso es un poquito

complicado, vamos a pelear

para que la dejen ver a su niña.

natalia: ayúdala, papá.

ricardo: sí, mi amor.

natalia: ella se oye demasiado

triste.

y también de seguro su hija

también va a estar así.

se siente muy feo que no

te dejen ver a tus papás.

ricardo: mi amor, te aseguro que

voy a hacer algo, te lo prometo.

y muchas gracias por esperarme,

ya vi que pidieron pizza.

carmen: [ríe]

juan: salud por el placer

de estar con usted.

muchas gracias por venir con

nosotros, doctor.

nicolás: dime nicolás,

por favor,

roberto: sí, sí, nicolás.

juan: bueno, está bien, nicolás.

salud.

roberto: salud, salud.

bueno, de mi papá aprendí

absolutamente todo, mi johnny.

nicolás: claro que no.

roberto: ¿cómo que no?

bueno, con mis cosas.

nicolás: bueno, no le vayas

a hablar, ¿eh?

juan: no, no, ya sé que eso no

se hace.

nicolás: tanto ella como tú

se tienen que esperar a que pase

un poco de tiempo, para que

con la cabeza fría hablen

y puedan arreglar las cosas,

pero que pase un tiempo.

roberto: 100%.

juan: claro, claro.

nicolás: yo siempre he dicho que

hasta el problema más grave

se tiene que arreglar

con la mente bien fría.

juan: a mí lo que me preocupa

es que parece que ella y yo ya

no nos entendemos en nada.

roberto: bueno, eso sí puede ser

un tema, mi johnny.

nicolás: ¿ya se habían peleado

antes?

juan: pues, tuvimos un problema,

pero lo pudimos solucionar.

nicolás: deja que pasen un par

de días y después la vas

a buscar.

juan: ¿y si no quiere hablar

conmigo?

roberto: a ver, me vas a decir

que vas a ser breve, muy

funcional, muy rápido, ¿verdad?

juan: exacto.

nicolás: en todo este tiempo

piensa cómo decirle qué tan

especial es para ti.

juan: ¿y si no me entiende?

nicolás: entonces, piensa si es

ahí en donde quieres estar.

juan: es cierto.

si no me comprende, pues, ya no

tiene caso que siga con ella.

pero lo que más me duele,

doctor, es que se fijó en lo que

no pude hacer, sin darse cuenta

en todo lo que me esforcé y sí

pude lograr para ella.

roberto: efectivamente.

créeme que te entiendo mucho

mejor de lo que crees,

mi johnny.

sofía: te escuché,

cuánta razón tienes.

nicolás: ¿de verdad?

roberto: dr. morelli operando.

sofía: martini.

ricardo: joven ilustre,

por favor.

preciosa princesa.

federico: oye, déjame que

te diga algo, las maquinitas

estuvieron increíbles.

ricardo: sí, sí, estabas pegado

a ellas, ya no querían regresar.

natalia, lo hubiéramos dejado

ahí, ¿verdad?

natalia: sí.

cuando regresemos, ¿nos vuelves

a llevar?

ricardo: obvio, mi amor,

las veces que quieras

y que quieras.

natalia: además, mis premios

están increíbles.

federico: ah, pero está más

padre mi chango, no me puedes

decir que no.

ricardo: ¿este chango a quién

se me figura?

[ríe]

oigan, entonces, ¿qué se

les antoja de cenar?

natalia: yo creo que comí

demasiado.

ricardo: comiste, sí.

federico: yo también.

ricardo: muy bien, ¿y qué vamos

a hacer?

natalia: pues, podemos ver

una película.

ricardo: esa idea es

extraordinaria.

natalia: no me quiero regresar

a canadá sin ti, papá.

ricardo: mi amor.

federico: no, pa, yo tampoco.

¿por qué no te vienes a vivir

con nosotros a canadá?

ricardo: ay, hijos, saben que yo

no puedo ir para allá,

mi trabajo está aquí.

federico: es que te extrañamos

mucho, pa.

ricardo: y yo a ustedes, hijo,

pero prometo ir a visitarlos

pronto y hacer todo para que

ustedes regresen.

natalia: pero ya no vas a estar

triste, ¿verdad?

ricardo: no, mi amor, ya no.

federico: es que tampoco quiero

que te quedes aquí, me da miedo

que esas personas malas vengan

y te hagan algo.

ricardo: no, hijo, no va a pasar

nada.

les juro que me voy a cuidar

mucho.

además, el verlos me ha dado

la fuerza que necesitaba

para seguir adelante.

ahora me voy a dedicar

a trabajar mucho y voy a dar

con esos tipos.

los voy a atrapar.

así ustedes pueden regresar

pronto a vivir conmigo.

se los prometo.

natalia: te quiero, papi.

ricardo: yo a ti, mi amor.

cristina: ¿entonces?

¿ahora qué vamos a hacer?

sofía: pues, mañana a primera

hora vamos a la oficina

de blums a hablar directamente

con él.

cristina: lo dudo mucho que él

esté dispuesto a recibirlos.

sofía: cristina, te aseguro que

si le decimos que tenemos

una denuncia en su contra,

va a ponernos atención, créeme.

adrián: lo que tenemos que hacer

es llegar con una actitud

agresiva.

que vea que no estamos

dispuestos a ceder, aunque sí

a conciliar.

sofía: [suspira]

sé qué es lo que hay que hacer,

pero la verdad es que tengo

muchas ganas de llevar a ese

hombre a juicio.

cristina: ¿por qué no hacemos

eso?

adrián: cristina, porque no

podemos exponerte tanto.

sofía: sí, hay que tratar

de conciliar con él, pero

sin ceder en nada.

adrián: sí, así es.

cristina: gracias, de verdad,

por alegar tanto por mí.

pero blums es un tipo

muy poderoso.

sofía: y aunque sea muy

poderoso, lo que te hizo ese

hombre, cristina, no se va

a quedar así.

ciego: ah, ya me ha encontrado

el gringo.

>> pues, desde la otra noche que

nos mandó a repartir la merca

le pregunté a mis conectes

pero, pues, nadie sabe nada

de su gente.

>> a mí ya se me hace que

ganamos, patroncito.

ciego: ¿eres idiota?

>> ya nadie sabe nada de él,

patrón.

ciego: eso no se los puedo

creer.

>> le estamos diciendo

la verdad, jefe.

ciego: pues, esa verdad no es

suficiente, yo sé que ese

maldito está planeando algo.

>> pues, jefe, yo creo que usted

está preocupado por lo que pasó.

pero ya le mostramos al gringo

que no se puede meter

con nosotros.

ciego: es que esto es una guerra

y ellos no han terminado.

>> a mí se me hace que ya

ganamos.

ciego: a mí se me hace que no.

así que van a ir y van

a preguntar en los antros

donde se movía la mercancía del

gringo, alguien tiene que saber

dónde está y qué está haciendo.

regresen a donde fueron y espero

que esta vez me den

las respuestas que necesito.

orale.

vayan a trabajar, a trabajar.

fanny: janette, mi amor.

lucrecia: felipe, lleva

a carlita que coma algo,

por favor.

felipe: sí, sí, claro, claro.

vamos, amor, vamos.

fanny: ay, bonita.

[solloza]

lucrecia: te dije que no quería

verte aquí.

fanny: señora, por favor, ¿sí?

necesito estar junto a mi mujer.

lucrecia: cállate.

no quiero que la gente escuche

eso.

mi hija no era tu mujer.

fanny: lo que piense la gente--

señora, escúcheme.

lo que piense la gente a mí no

me importa, yo amaba a su hija.

y su hija, su hija, me amaba

a mí.

lucrecia: si no te largas, voy

a pedirle a seguridad

que te saque.

fanny: ¿sabe qué, señora?

haga lo que quiera.

yo no me voy a apartar

de su lado, no me voy a mover

de aquí.

[solloza]

[celular]

ricardo: hola, gustavo.

gustavo: ricardo, ¿estás

ocupado?

ricardo: estaba checando el

código civil, para lo de un caso

nuevo que me llegó.

gustavo: yo he estado revisando

lo que tenemos y por más que

le doy vueltas, no encuentro

la forma de vincular a ibarra

con los asesinatos.

ricardo: ese día ibarra estaba

en el restaurante y yo no creo

que sea una coincidencia.

gustavo: mira, ricardo, aunque

no quieras darte cuenta, no hay

nada más que lo vincule

que el haber estado ese día

en el restaurante.

ricardo: conozco a ibarra

y estoy seguro que ese día

no fue por un cliente, sino

por alejandra.

gustavo: aun así, eso no tiene

nada que ver con el ataque.

pero de todas maneras voy

a seguir buscando más

información sobre él.

ricardo: muchas gracias,

gustavo.

gustavo: bueno, te dejo para que

estés con tus hijos.

nos vemos mañana, ¿sí?

ricardo: nos vemos.

hijo, hijo, a la cama, dale.

por favor, descansen.

federico: sí, pa.

ricardo: descansa.

federico: igualmente, buenas

noches.

mi amor, cielo,

ve a la camita, mi amor.

ya terminamos

de ver la película, ¿sí?

descansa, mi amor.

¿te llevo?

ven.

ay, dios, una, dos--

ay, qué pesada estás, hermosa.

fanny: [solloza]

>> señora, disculpe, pero tiene

que irse.

fanny: perdón, no, no, yo no

me puedo ir de aquí.

>> no nos obligue a usar

la fuerza.

fanny: no, suéltenme.

suéltenme, esta mujer--

esta mujer es el amor

de mi vida.

esta mujer es--

ella era, era mi pareja ella.

>> señora, por favor, respete

la voluntad de la familia.

fanny: no, perdón, no me puedo

ir de aquí.

por favor, no me toquen.

por favor, no me toquen.

no me puedo ir.

lucrecia: sáquenla.

fanny: señores, señores,

por favor, por favor.

yo me voy, yo me voy sola.

[solloza]

adiós, amor, adiós.

[música]

[música]

ciego: ¿hicieron

lo que les pedí?

>> sí, patrón.

ciego: ¿qué les dijeron?

>> pues, nadie sabe nada

de la gente del gringo o de él,

patrón.

>> pues, yo le dije que ya

habíamos preguntado.

ciego: ¿crees que no te entendí

la primera vez?

>> es que ya preguntamos y nadie

sabe nada, jefe.

ciego: puede ser eso

o puede ser que no están

haciendo bien su trabajo.

ilevántate!

>> ya le dimos toda

la información que nos pidió.

ciego: todo lo que me dices

no me sirve ide nada! para dar

con ellos, nada.

>> patrón, de verdad, ya

le dimos toda la información.

ciego: nada.

estoy harto de sus excusas.

así que vete

y no regreses hasta que hayas

encontrado algo.

>> ayer llegaste bien tarde.

mi hijo.

¿tuviste mucho trabajo?

juan: estaba con el licenciado

morelli y su papá, mamá.

>> ah, qué bien.

¿y cómo te fue con el caso

de fer?

juan: pues, no logré que

le regresaran su aplicación.

>> ay, no me digas.

juan: bueno, pero logré que

la compensaran con ochenta mil

pesos.

>> ay, eso es mucho dinero.

juan: pues, sí, eso pensé, pero

no fue suficiente para fer.

>> ¿cómo crees?

juan: sí, ella quería a fuerza

su aplicación, no el dinero.

y como no la conseguí, terminó

conmigo.

>> ay, no, hijo, eso no puede

ser.

juan: es la verdad, mamá.

>> no, no, mi amor, mira,

a lo mejor lo dijo así

sin pensar, porque, bueno,

estaba enojada.

fer te quiere y te quiere mucho.

juan: pues, es lo que pensé,

pero ya me di cuenta que no

me quería como yo pensaba, mamá.

se enojó conmigo, me dijo:

"ya no te entiendo", que cada

quien veía las cosas

a su manera y que muy diferente

y que ya no tenía caso seguir

juntos.

>> ay, mi amor.

lo siento mucho.

mira, dale unos días a

que se le pase esto y la buscas.

juan: no, mamita, no.

ya entendí que fer no se da

cuenta de lo que en verdad hice

por ella.

y yo no merezco esto, así que

no la voy a volver a buscar.

es mejor que las cosas se queden

así.

>> nos volvemos a ver, compa.

tráiganlo.

[música]

[música]

lorena: aquí están

las sentencias de estos casos.

victoria: gracias.

lorena: ay, ¿puedo verlos?

victoria: por supuesto, claro.

me estoy preparando para hacer

mi examen y certificarme para

poder litigar en estados unidos.

lorena: está increíble, qué

bueno que lo vas a hacer.

victoria: ¿sabes? me hizo pensar

mucho el caso de violeta.

me di cuenta de todas las

injusticias que suceden tanto

de este lado de la frontera

como del otro.

siendo países vecinos, creo que

debemos buscar la forma de

trabajar bien en los dos lugares

mejor.

lorena: sí, tienes toda

la razón, pero se ve muy

complicado.

victoria: sí, pero adrián

me está ayudando.

lorena: qué buena onda, se ve

que adrián sabe muchísimo

del tema.

[llaman a la puerta]

natalia: hola, victoria.

victoria: hola.

¿cómo están?

federico: muy bien, muy bien.

ricardo: buenos días.

victoria, necesito pedirte

un favor enorme.

victoria: claro, lo que sea.

ricardo: ayer me llegó un caso

de custodia de una menor

y necesito ir a visitar

a la parte contraria.

¿me podrías ayudar un par

de horas con los niños?

victoria: ay, pero por supuesto,

yo feliz de quedarme tan bien

acompañada.

lorena: ricardo, ¿qué tan

complicado es tu caso?

ricardo: sí, es algo complicado.

digamos que mi cliente no tiene

muchos elementos para poder

pelear la custodia, pero aun así

decidí llevar el caso porque

me conmovió el ver lo que

siente por su hija.

victoria: te entiendo perfecto.

me lo imagino muy bien.

lorena: ¿y te podría ayudar

a llevarlo?

ricardo: ¿quieres?

bueno, sí, claro.

me ayudarías mucho, sí.

lorena: y yo feliz.

ricardo: muy bien, ¿qué

te parece que me acompañas a ver

la contraparte y en el camino

te voy explicando?

lorena: perfecto, súper.

victoria: no te preocupes,

ricardo, los niños y yo la vamos

a pasar muy bien.

ricardo: muchas gracias,

victoria.

bueno, no me tardo, hijo.

se portan bien.

federico: no prometo nada.

ricardo: mi amor, abogada.

gracias, con permiso.

lorena: adelante, licenciado.

ricardo: no, por favor, lorena,

adelante.

federico: bueno, ¿qué tenemos

hoy?

victoria: hoy tenemos demandas,

pensiones alimenticias, citas

con un juez.

federico: qué divertido.

victoria: van a jugar a ser

abogados por un día.

federico: va, va, me parece

genial.

¿con qué empezamos?

victoria: tengo el caso

de una mujer--

gringo: pues, yo creo que

a los estados unidos.

>> no, hombre, no me puedo ir

hasta que haya resuelto

tus problemas.

como siempre.

gringo: ¿cómo que como siempre?

yo no te he pedido ayuda.

>> estuviste a punto de morir

por culpa del ciego.

gringo: no, no es cierto.

>> ¿a poco es tan difícil

decirme gracias?

gringo: ¿y por qué debería

darte las gracias? dime.

>> patrón.

gringo: ¿qué pasó?

>> ahí le tengo a uno

de los cercanos al ciego.

gringo: bien.

ahora ese desgraciado me las va

a pagar.

>> oye, espérate.

gringo: ¿qué pasa?

>> no tienes que ser siempre

como un animal.

gringo: no, es que no voy

a hacerlo, solamente lo voy

a picar en mil pedacitos

y lo voy a dejar tirado en toda

la calle para que todo el mundo

lo vea.

>> no es necesario que seas así

de salvaje.

gringo: ah, ¿no?

entonces, ¿qué quieres que haga?

a ver, esta es mi oportunidad

de mostrarle a todo el mundo que

nadie se puede meter conmigo.

>> te falta visión del negocio.

gringo: ah, claro.

porque seguramente a ti

se te está ocurriendo una idea

mejor, ¿no?

>> claro.

sofía: me imaginé que blums no

iba a recibirnos.

adrián: pero es mejor así.

de esta manera nosotros podemos

plantearle al juez que tuvimos

la intención de llegar

a un acuerdo, pero que en cambio

no hubo ninguna voluntad

por su parte.

sofía: pues, sí, pero

sinceramente prefiero

que las cosas sean así.

quiero ver a blums en la corte.

adrián: sí, pasa que él nunca va

a aceptar lo que hizo.

sofía: sí, pero nosotros

nos vamos a encargar de

exponerlo y que no tenga manera

alguna de evadir la ley.

adrián: sí, sí, por supuesto,

pero lo que tenemos que hacer

ahora es hablar con cristina

y prepararla para lo que viene.

ellos van a hacer todo

lo posible para defenderse.

sofía: sí que va a ser

complicado, pero ni con sus doce

abogados nos van a intimidar.

adrián: sí, pero es importante

que preparemos bien a cristina.

ella no es consciente

de a lo que se enfrente.

natalia: ¿y es muy difícil

ser abogada?

victoria: si te gusta lo que

haces, nada, nada es difícil.

licenciado federico, ¿me puede

pasar el siguiente?

federico: claro que sí,

licenciada victoria.

victoria: gracias.

federico: de nada.

roberto: ya decía yo que esas

vocecillas no eran de victoria.

¿qué húbole? ¿cómo están?

¿qué hacen?

federico: le ayudamos

a victoria con su trabajo.

roberto: ¿en serio?

natalia: sí, así aprendo a ser

una buena abogada.

roberto: eso me parece perfecto.

¿cómo van? ¿bien?

yo creo que ya trabajaron mucho,

¿o no?

natalia: pues, más o menos.

roberto: ¿sí? yo digo que ya

trabajaron mucho y se merecen

un descanso.

¿vamos por un helado?

ambos: isí!

roberto: ¿qué dices, victoria?

victoria: no, ricardo

me los encargó.

roberto: por eso, vamos a ir

todos juntos.

ellos quieren ir y tú tampoco

los puedes dejar aquí solitos,

¿verdad? apóyenme, ¿sí o no?

federico: sí.

roberto: un helado y regresamos.

federico: un helado

y regresamos.

andale, licenciada victoria.

roberto: con todos

los superpoderes, chocolate,

todo.

federico: sí, por favor.

déjanos ir.

natalia: ¿qué dices?

natalia: andale.

federico: es solo un helado.

roberto: ieso!

lo logramos, bien ahí, bien ahí.

muy bien, ¿estamos listos?

andale, pues, véngase, señorita.

¿lista?

victoria: tú invitas.

roberto: no quieres llevar

tu bolsa, por si no me alcanza.

victoria: no.

[ríen]

roberto: oye, ¿de qué

lo quieres tú?

gringo: quítale la capucha.

>> cuando mi jefe se entere

de esto, los va a matar.

ya los anda buscando.

cuando los encuentre, no la van

a contar.

gringo: el ciego no nos va

a encontrar.

>> les va a caer toda mi gente

y te vas a arrepentir.

gringo: cállate, no te voy

a hacer nada.

lo único que quiero es hablar

contigo.

no te voy a matar, solo

quiero que hablemos.

>> ¿y qué quieres?

gringo: ¿no te cansas

de hacerle todo el trabajo

al ciego?

¿cuánto te paga?

>> ¿para qué quieres saber?

gringo: pues, digamos que

tenemos planes de crecimiento,

¿no?

tarde o temprano la policía

lo va a atrapar.

yo soy el futuro de este

negocio, tengo conectes

en méxico y estados unidos.

tengo palanca, pero sobre todo,

tengo muchísimos billetes

de los verdes.

lo que sea que te pague el

ciego, te voy a pagar el doble.

>> no te creo.

gringo: a ver.

tienes una sola oportunidad

de que esto sea por las buenas.

te quedas con este varo

y sales de aquí vivo

y con chamba nueva.

solo por responderme unas

preguntas.

o de lo contrario, no me va

a quedar de otra que sacarte

de aquí en pedacitos.

jaime: mira, esta--

esta es la demanda en contra

de gilberto, te voy a dejar

una copia para que la leas

con calma.

pero básicamente estás

demandándolo por incumplimiento

de contrato y por fraude.

paula: pues, yo confío

totalmente en lo que hayas

escrito, así que lo voy a firmar

de una.

jaime: gracias por confiar

en mí, paula.

pero tienes que dejar de creer

tanto en las personas.

es mejor que cada documento que

firmes lo leas con calma, no

importa que te tardes

en hacerlo, siempre revisa todo

y pregunta, pregunta las cosas

que no entiendas.

paula: voy a tratar de no volver

a ser tan confiada.

jaime: una vez que firmes esta

denuncia, vamos a ingresarla

para solicitar la detención

de gilberto.

es la forma en la cual tú te vas

a proteger para que pague

por el dinero que debe.

y evitar que te quiten tu casa.

paula: si esa es la solución,

adelante.

jaime: así es, mira, aquí--

aquí apareces tú como demandante

y aquí está el nombre

de gilberto.

aquí viene descripta la razón

por la cual estás haciendo esta

demanda.

y si estás de acuerdo, firmas

donde viene tu nombre.

paula: lo siento mucho, alicia.

pero es la única solución.

jaime: así es, es la única

solución.

aquí también.

>> ¿y cómo sé que no me estás

poniendo una trampa?

ya me la sé. voy a tomar el

dinero y luego me vas a matar.

gringo: puedo matarte en este

momento sin ponerte ninguna

trampa.

yo no sé cómo trabaja el ciego,

pero conmigo todavía se puede

negociar.

>> ¿qué quieres saber?

gringo: ¿cómo le hace el ciego

para traer su mercancía,

por ejemplo?

¿cómo es que siendo

tan descuidado

aún no lo han agarrado?

>> ¿quieres que te suelte

toda la sopa, no?

si en serio quieres hacer

negocio, me tienes que dar más

que esta lana.

gringo: está bien.

habla, y si me sirve lo que

me estás diciendo, te doy más

dinero.

>> está bien.

gringo: ¿cómo trae su mercancía?

>> tenemos gente en san benito

que la trae de otros estados

y ahí la repartimos.

gringo: ¿y cómo le hace para

que no tenga bronca con la ley?

>> porque tiene un abogado que

trabaja para él.

gringo: ¿y el abogado está

metido con ustedes?

>> solo va cuando nos tiene que

sacar de la delegación.

eso sí, nos ha sacado de volada.

gringo: ¿y cómo se llama

ese abogado?

[música]

ricardo: con permiso.

¿señora lucrecia?

lucrecia: sí, soy yo.

ricardo: buenas tardes,

le presento a la licenciada

fuentes.

yo soy el licenciado bustamante.

lucrecia: ¿qué se les ofrece?

ricardo: somos los abogados

de la sra. fanny córdoba

y necesitamos hablar con usted

de un asunto muy importante.

¿podemos pasar?

lucrecia: pasen.

ricardo: gracias.

lorena: con permiso.

lucrecia: miren, abogados, yo no

tengo nada que hablar

con ustedes.

menos si tiene que ver algo

con esa mujer.

ricardo: en realidad no es sobre

ella, sino sobre la custodia

de carla.

lucrecia: no hay nada que

hablar, carla es mi nieta.

y debe estar conmigo.

eso es todo.

ricardo: mire, aunque la niña no

haya estado registrada como hija

de fanny, de alguna manera es

parte de su familia, porque ella

y su hija vivían en concubinato.

lucrecia: pecado, que es muy

distinto.

lorena: señora, ella--

ricardo: nosotros, señora, no

estamos aquí para juzgar

a nadie.

no, no, no, solo le pido que

piense en el bien de su nieta

y en lo que su hija hubiera

querido.

lucrecia: mi hija era una mujer

normal, hasta que esa mujer

se le acercó, así que yo no voy

a dejar que le haga lo mismo

a mi nieta.

nunca.

nunca voy a permitir

que mi nieta esté cerca de esa

pervertida.

roberto: de haber sabido

que te gustaban los helados,

te hubiera invitado antes.

¿quieres uno de chicle?

victoria: no lo hice para venir

contigo.

roberto: victoria,

ya ni siquiera te pido

que te entregues, solamente

que me escuches.

victoria: no tiene caso.

roberto: no, no, por supuesto

que tiene caso.

es muy importante que entiendas

tú qué fue lo que pasó esa

noche.

victoria: lo sé perfecto.

roberto: no, no, estás

equivocada, victoria.

¿y sabes qué pienso?

como me estás alejando tanto

es porque tú sientes algo

por mí.

victoria: claro que no.

roberto: por favor, vamos

a comer y hablamos.

victoria: créeme que estoy

muy ocupada.

roberto: ¿en el teléfono? ¿sí?

bueno, tú sabes perfectamente

que yo no me voy a rendir.

victoria: y tú sabes que nunca

te voy a aceptar.

natalia: llegaron los helados.

roberto: ey, buenísimo.

victoria: gracias.

sí, ay, qué rico se ve.

federico: está riquísimo.

victoria: no sabía que

tuviéramos una heladería

tan cerca de la oficina.

roberto: ah, eso es porque nunca

quieres salir conmigo.

mira, este es de plastilina.

natalia: yo me quiero quedar más

tiempo.

roberto: sí, oye,

¿cuándo se van?

federico: nos vamos mañana.

victoria: los vamos a extrañar

mucho.

federico: nosotros también.

natalia: y yo a ustedes.

roberto: chócalas.

natalia: ahora que lleguemos,

¿podemos ir a trabajar contigo?

victoria: sí, vamos a demandar a

muchas personas hoy.

roberto: después de este helado

vamos a llegar con las pilas

recargadas.

victoria: claro.

roberto: una buena dosis

de azúcar, ¿no?

salud.

federico: salud.

roberto: bueno, vámonos.

federico: vámonos.

roberto: ya extrañaba

que salieras conmigo.

buenísimo.

[ríe]

¿qué te pareció este?

victoria: guácala.

roberto: [ríe]

¿cómo que guácala?

o sea, es como de plastilina

combinada.

ricardo: sra. lucrecia, tiene

que considerar el impacto

emocional tan fuerte que va

a sufrir carla.

ya perdió a su madre y aunque a

usted no le parezca, ella creció

al lado de fanny.

lucrecia: no es necesario

que me lo repita.

yo todavía estoy a tiempo de

arreglar los errores de mi hija.

y como usted comprenderá,

la única forma de hacerlo

es salvando a mi nieta.

lorena: señora, ¿se da cuenta

del daño que le va a causar

a su nieta?

lucrecia: no quieran hacerme

creer que carla les importa.

yo sé cómo son los abogados,

solo quieren cobrar.

ricardo: no, señora, no,

le aseguro que lo único

que queremos es el bienestar

de la niña.

lucrecia: bueno, si es lo que

de verdad les interesa, no tiene

nada que hacer aquí.

carla va a estar perfecta

conmigo.

así que, por favor, váyanse

de mi casa.

ricardo: señora,

si no llegamos a un acuerdo,

nos tendremos que ir a juicio.

lucrecia: ni crea que me va

a espantar con eso, ¿eh?

yo ya me asesoré y no les tengo

miedo.

así que hagan lo que quieran.

ricardo: muy bien, señora,

lamento que esa sea su postura.

nos vemos en el juicio,

con su permiso.

Cargando Playlist...