publicidad

[DUPLICATE] "Un Gigante que casi se queda huérfano"

[DUPLICATE] "Un Gigante que casi se queda huérfano"

Mientras Geoffrey buscaba un sitio en Pequeños Gigantes 2, su padre se debatía entre la vida y la muerte.

La vida de Geoffrey de la Cruz, un niño de Nueva Jersey de apenas once años ya no será la misma luego de haber pisado el escenario de Pequeños Gigantes. Mientras él buscaba cumplir su máximo sueño de ser cantante, su padre se debatía entre la vida y la muerte a causa de un repentino derrame cerebral.

¿Crees que Geoffrey merece otra oportunidad?

Geoffrey fue uno de los nueve niños seleccionados en Estados Unidos para viajar a la ciudad de México al casting final de Pequeños Gigantes. Entretanto en Nueva Jersey, su padre y su hermana Clarisa le echaban porras, pero un día el papá se sintió mal y fue hospitalizado de emergencia.

El señor Claudio de la Cruz, padre de Geoffrey, le pidió a su hija Clarisa que por nada del mundo avisara a su madre ni a su hermano, pues era una gran oportunidad para Geoffrey. Así que mientras él perdía la mitad de su cerebro, Geoffrey se prepara para enfrentar el último duelo de canto que le daría el paso a la casa de los Pequeños Gigantes o su boleto de regreso a su casa.

Durante los días previos al programa todo parecía ir viento en popa, pues logró hacer amistad con Miguel Ángel y Montserrat, participantes de la primera generación de los Pequeños Gigantes, quienes le auguraban un gran éxito. Sin embargo las cosas no le favorecieron.

La grabación del show llegó y Geoffrey apareció en el escenario dispuesto a conquistar los jueces con su voz, pero las calificaciones se dividieron entre él y su contrincante Josafat, del Estado de México. Así que el productor Rubén Galindo tuvo que decir y eligió a Josafat.

publicidad

Geoffrey soltó el llanto, pero su madre apareció en el escenario y lo tranquilizó diciéndole que eso era apenas el principio de una larga carrera y que llegarían cosas buenas para él.

Al término del show, Geoffrey lloraba desconsolado y lo único que quería era volver a su casa. “Sin duda su corazón le decía que algo estaba pasando”, comentó su madre, Rosa Rodríguez.

Efectivamente cuando llegaron al Aeropuerto de Nueva Jersey, su padre no estaba y de inmediato supieron que algo estaba mal.

Sus familiares le explicaron al niño que su padre había sufrido un infarto cerebral, pero que poco a poco se iba recuperando. De inmediato Geoffrey y su madre acudieron al hospital.

Su padre se ha recuperado y Geoffrey se siente mejor por haber llegado tan lejos, pero está dispuesto a regresar el próximo año.

Doña Rosa comentó a Univision.com que el sueño de su hijo es llegar a Sábado Gigante con Don Francisco y espera que pronto lo pueda hacer.

publicidad
publicidad
'Todos por Cuba Libre' es el nombre de la iniciativa en la que se han unido varias organizaciones para buscar recursos e ideas que permitan luchar contra el régimen y recuperar la democracia en Cuba.
Reyna Cavazos destaca los temas y contenidos más populares que circulan en las redes sociales.
El hombre pretendía subirse al avión con toda la ropa puesta, y así evitar pagar por el exceso de equipaje. La compañía aérea lo detuvo por mala conducta.
Las voraces llamas afectaron 14 departamentos de un complejo habitacional durante la medianoche de este lunes.
publicidad